SANTIAGO ABASCAL CONDE : UN ULTRA GENOVÉS CON SUELDO Y PISTOLA

VOX : DOCUMENTACIÓN DE REFERENCIA
 

Acuerdo PP- Vox Andalucía. 09.01.1
Vox. Propuesta para Andalucía entregada al PP.08.01.19
Vox. Registro de Partidos Políticos. 2013
VOX. Carta de Abascal a Rajoy dándose de baja PP.24.11.13
Vox. Programa Electoral.100 medidas
Vox. Cuentas. 31.12.17
Vox. Comité Ejecutivo Nacional
Vox. RESULTADOS Elecciones Autonómicas Andalucía. Diciembre 2018
Vox. RESULTADOS ELECCIONES Generales 2016
Vox. RESULTADOS Elecciones Generales 2015
Vox. RESULTADOS Elecciones Parlamento Europeo 2014
Vox. Candidatos. Elecciones Europeas 2014

LAS NOTICIAS

LA OCULTACIÓN DE DATOS POR PARTE DE VOX IMPIDE SABER SI LAS DONACIONES IRANÍES FUERON LEGALES

VOX SE INVENTA QUE EL TRIBUNAL DE CUENTAS FISCALIZÓ Y DECLARÓ "LEGALES" LAS
DONACIONES IRANÍES QUE RECIBIÓ EN LAS EUROPEAS DE 2014

ALEJO VIDAL-QUADRAS: "ABASCAL CONOCÍA EL APOYO ECONÓMICO DE OPOSITORES IRANÍES A VOX Y LE PARECÍA BIEN"

VOX NO ENTREGÓ AL TRIBUNAL DE CUENTAS LA LISTA DE SUS 146 DONANTES IRANÍES

VOX ADMITE QUE SE FINANCIÓ CON FONDOS IRANÍES PERO DEFIENDE LA LEGALIDAD DE SUS CUENTAS

EL TRIBUNAL DE CUENTAS NIEGA HABER AUDITADO LAS CUENTAS DE VOX

EL EXILIO IRANÍ FINANCIÓ EL 80% DE LA CAMPAÑA DE VOX DE 2014


LA OCULTACIÓN DE DATOS POR PARTE DE VOX IMPIDE SABER SI LAS DONACIONES IRANÍES FUERON LEGALES

Mantiene en secreto el periodo exacto en el que se recibieron las aportaciones de personas extranjeras, un dato fundamental para dilucidar si el partido incurrió en una ilegalidad en las elecciones europeas de 2014

La Junta Electoral Central interpreta que la prohibición legal de recibir fondos "procedentes de entidades o personas extranjeras" se limita a los 54 días del periodo electoral

El partido de extrema derecha no aportó la información al Tribunal de Cuentas, en contra de lo que afirmó su número dos, y tampoco atiende la solicitud de información de medios como infoLibre

La opacidad de Vox impide conocer si el partido de extrema derecha se financió legalmente en las elecciones al Parlamento Europeo de 2014. El Tribunal de Cuentas desmintió haber fiscalizado y declarado “legales” las donaciones recibidas por Vox de seguidores del denominado Consejo Nacional de Resistencia Iraní (CNRI), con las que se habría pagado hasta el 80% de la campaña electoral. Y la formación presidida por Santiago Abascal también rechaza facilitar información a los medios de comunicación que se han interesado por aclarar el tema. Así lo indicó uno de los periodistas de El País que publicó informaciones sobre la financiación de Vox y el mismo resultado negativo han obtenido las peticiones de información planteadas por infoLibre. Entres otras cuestiones, este periódico trasladó a los responsables de Vox una pregunta sobre el periodo en el que recibió las aportaciones de los iraníes, un dato que es fundamental para dilucidar si Vox incurrió en una ilegalidad en aquellos comicios, en los que el expresidente del PP catalán Alejo Vidal-Quadras se presentó como cabeza de lista. Abascal era el secretario general del partido.

En las elecciones al Parlamento Europeo de 2014, el partido recurrió para financiarse al conocido como micromecenazgo. Gracias a este mecanismo, consiguió ingresar alrededor de 800.000 euros a través de 146 donaciones procedentes de una quincena de países distintos –Alemania, Italia, Suiza, EEUU o Canadá, entre otros–, aportaciones que realizaron seguidores del CNRI, un colectivo heredero de una organización que en su momento fue incluida en varias listas de grupos terroristas. Aunque desde Vox dicen estar “absolutamente tranquilos”, el resto de formaciones han pedido que aclare las cuestiones surgidas en torno a estos donativos. Este martes, la portavoz de Unidos Podemos en el Congreso, Irene Montero, ha instado a Vox a resolver “todas las dudas”. Mientras tanto, el PP está estudiando llevar a la formación ultraderechista a la comisión de investigación sobre la financiación de partidos del Senado.

¿Son legales las donaciones de personas extranjeras?

La Ley de Financiación de Partidos Políticos, aunque prohíbe expresamente aceptar cualquier aportación procedente “de Gobiernos y organismos, entidades o empresas públicas extranjeras”, sí que permite a las formaciones, en su artículo 7.1, recibir “donaciones no finalistas" –es decir, que no tengan un fin concreto– de personas extranjeras. No obstante, tales aportaciones tienen que respetar ciertos límites, requisitos y condiciones. En la actualidad, las donaciones procedentes de un mismo individuo no pueden superar los 50.000 euros anuales, y todas aquellas superiores a 25.000 euros deberán ser notificadas obligatoriamente al Tribunal de Cuentas “en el plazo de tres meses desde su aceptación”; en 2014, esos límites cuantitativos se situaban en 100.000 y 50.000 euros, respectivamente. Además, tendrán que ser nominativas, es decir, deben estar perfectamente identificadas por los partidos dejando constancia de “la fecha de imposición, importe de la misma y del nombre e identificación fiscal del donante”.

De cara a un proceso electoral, sin embargo, la cosa cambia. El artículo 128 de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (Loreg), además de prohibir tajantemente la aportación a las cuentas electorales de fondos provenientes de cualquier Administración, organismo autónomo o empresa del sector público, entre otros, tampoco permite aquellos “procedentes de entidades o personas extranjeras, excepto los otorgados en el Presupuesto de los órganos de las Comunidades Europeas para la financiación de las elecciones al Parlamento Europeo”. Sin embargo, según aclaró la Junta Electoral Central en un acuerdo del 10 de octubre de 2013, dicho artículo 128.2 de la Loreg “no resulta aplicable a las aportaciones de fondos que puedan realizarse fuera del periodo electoral”. Es decir, que la prohibición sólo rige durante los 54 días que separan la convocatoria de elecciones y la cita con las urnas.

Falta de transparencia

Teniendo en cuenta que el decreto de convocatoria de los comicios se publicó en el Boletín Oficial del Estado el 31 de marzo de 2014, y que las elecciones fueron el 25 de mayo, cualquier aportación procedente del extranjero que Vox hubiera recibido en ese marco temporal habría sido irregular. Vidal-Quadras, que mantiene una relación estrecha con los opositores iraníes desde 1999, aseguró este lunes en declaraciones a eldiario.es que no percibió ni un solo euro de los seguidores del CNRI cuando los comicios ya estaban convocados. “Si lo hubiera hecho habría contravenido la ley y yo siempre cumplo con la ley”, apuntó el también exvicepresidente del Parlamento Europeo, que aseveró que todo se respetó “escrupulosamente”. Pero el partido se niega a aportar dato alguno al respecto.

Tanto la Junta Electoral Central (JEC) como las Provinciales son las encargadas, en cualquier proceso electoral, de velar por el cumplimiento de las normas, pudiendo pedir la colaboración del Tribunal de Cuentas. Para desarrollar su función fiscalizadora, según la Loreg, “podrán recabar en todo momento de las entidades bancarias y de las cajas de ahorro el estado de las cuentas electorales, números e identidad de los impositores”, así como solicitar a los administradores electorales “las informaciones contables que consideren necesarias”. Sin embargo, fuentes de la JEC consultadas por infoLibre explican que a día de hoy, cinco años después de las europeas, no pueden hacer nada. “Una vez transcurrido el plazo que va desde la convocatoria hasta los cien días siguientes a la celebración de las elecciones, la Junta Electoral ya no tiene ninguna competencia, por lo que no puede hacer absolutamente nada en relación con el tema”, explican.

El Tribunal de Cuentas desmiente a Vox

En las últimas horas, varios dirigentes del partido de extrema derecha reconocieron las aportaciones de seguidores del CNRI en aquellos comicios, aunque asegurando que el Tribunal de Cuentas había afirmado que eran “legales”. “Cuando Santiago Abascal asumió el partido, vimos que una parte de la financiación de la campaña europea (…) había recibido donativos provenientes del exterior. Nosotros, inmediatamente, presentamos las cuentas, toda la documentación que teníamos, al Tribunal de Cuentas pidiéndole que las analizase. La respuesta fue clara y contundente: todos los donativos habían sido legales, totalmente transparentes”, afirmó el secretario general de Vox, Javier Ortega Smith. Unos segundos después, volvió a insistir: “Como desconocíamos si eso tenía o no alguna irregularidad, lo presentamos al Tribunal de Cuentas, que dijo que era perfectamente legal”.

El órgano encargado de fiscalizar a los partidos, sin embargo, negó la mayor. Fuentes de la institución explicaron a este diario que, según el artículo 133.1 de la Loreg, sólo tienen obligación de presentar la contabilidad electoral ante el Tribunal de Cuentas las formaciones que hubieran alcanzado los requisitos establecidos para recibir subvenciones electorales o que hubieran solicitado adelantos con cargo a las mismas. Con la normativa sobre la mesa, desde el órgano apuntan que en los comicios europeos de 2014 la formación “no obtuvo representación alguna y, por tanto, no estaba obligada a la presentación de la correspondiente contabilidad electoral para su fiscalización”. “No consta en el Registro del Tribunal de Cuentas entrada alguna que tuviera por remitente o asunto la formación Vox en el año 2014, en relación con las citadas elecciones”, sentenciaron.

El partido liderado por Abascal tampoco presentó ante la institución auditora su contabilidad anual de 2014. De nuevo, no tenían obligación de hacerlo. La Ley Orgánica 8/2007 sobre financiación de los partidos políticos establecía que sólo debían presentar sus cuentas anuales ante el órgano fiscalizador todas aquellas formaciones que “recibieran algún tipo de subvención pública” de las previstas en la citada norma –es decir, las que reciben los partidos en función de su representación parlamentaria–. Tras la entrada en vigor de la reforma del año 2015, dicha obligación de depositar su contabilidad se extendió a todas las formaciones inscritas en el Registro de Partidos Políticos del Ministerio del Interior. “Por consiguiente, (…) el primer ejercicio en el que la formación Vox ha presentado las cuentas anuales a esta institución ha sido el ejercicio de 2016”, señalaron fuentes del Tribunal de Cuentas.

https://www.infolibre.es/noticias/politica/2019/01/16/la_ocultacion_datos_por_parte_vox_impide_saber_si_las_donaciones_iranies_fueron_legales_90797_1012.html

VOX SE INVENTA QUE EL TRIBUNAL DE CUENTAS FISCALIZÓ Y DECLARÓ "LEGALES" LAS DONACIONES IRANÍES QUE RECIBIÓ EN LAS EUROPEAS DE 2014

Según el órgano fiscalizador, en su registro "no consta" ninguna entrada "que tuviera por remitente o asunto la formación Vox en el año 2014, en relación con las citadas elecciones"

"Presentamos las cuentas al Tribunal pidiéndole que las analizase. La respuesta fue clara y contundente: todos los donativos habían sido legales, totalmente transparentes", aseguró este domingo el secretario general de Vox

Vox se sirvió del exilio opositor iraní en su primer intento para acceder a la política comunitaria. La formación de extrema derecha financió el 80% de la campaña electoral de los comicios al Parlamento Europeo de 2014 con aportaciones que hicieron los seguidores del Consejo Nacional de la Resistencia de Irán (CNRI), colectivo que tiene sus orígenes en una organización que tanto la Unión Europea como Estados Unidos incluyeron en su momento en la lista de grupos terroristas, según reveló este domingo el diario El País. En las últimas horas, el partido ultraderechista, que se presentó a los comicios con el expresidente del PP catalán Alejo Vidal-Quadras encabezando la candidatura, ha confirmado tales donaciones, asegurando que el Tribunal de Cuentas afirmó que habían sido “legales”. Sin embargo, fuentes del órgano que fiscaliza a las formaciones políticas niegan, en conversación con infoLibre, haber auditado la contabilidad de Vox relativa a aquellos comicios, en los que el partido de extrema derecha se tuvo que conformar con menos del 2% de los votos.

En las elecciones al Parlamento Europeo de 2014, Vox recurrió, al igual que otras formaciones políticas, al conocido como micromecenazgo –crowdfunding en inglés–, un mecanismo de financiación a través de pequeñas aportaciones económicas procedentes de gran cantidad de personas. A través de esta técnica, habría recibido, siempre según la información publicada, 146 donativos de seguidores del Consejo Nacional de la Resistencia de Irán. Las aportaciones, procedentes de más de una quincena de países –Alemania, Italia, Suiza, EEUU o Canadá, entre otros–, permitieron a la formación ingresar en sus cuentas alrededor de 800.000 euros, una cantidad que habría sido utilizada para financiar el 80% de la campaña electoral. El actual presidente de Vox, Santiago Abascal, era entonces secretario general provisional del partido y ocupó uno de los puestos de cierre de la candidatura capitaneada por Vidal-Quadras.

El PP, que ha conseguido que tanto Ciudadanos como Vox apoyen la investidura de Juan Manuel Moreno Bonilla en Andalucía, tilda el caso de “preocupante” y no descarta que la formación de extrema derecha tenga que explicar su financiación en la comisión que investiga las cuentas de los partidos políticos en el Senado. Desde Vox se defienden con el siguiente argumento: “Lo tendrá que aclarar el Tribunal [de Cuentas], que tiene todas nuestras cuentas. Nosotros, en todo caso, no tenemos fondos iraníes, hemos recibido donaciones de personas que pueden ser extranjeras. La financiación de Vox es absolutamente legal, ha sido auditada por una empresa, ha sido depositada en el Tribunal de Cuentas y estamos absolutamente tranquilos con esa cuestión. (…) Y además disfrutamos con la desesperación de los medios de comunicación intentando hurgar en el pasado de Vox”, señaló este lunes el propio Abascal durante un desayuno informativo en Madrid.

En la misma línea se pronunció horas antes el secretario general del Vox, Javier Ortega Smith, durante un acto en Burgos. Sin embargo, el número dos de la formación fue un paso más allá, aseverando hasta en dos ocasiones que el Tribunal de Cuentas había dado su beneplácito a los donativos de procedencia iraní que su formación recibió en 2014. “Cuando Santiago Abascal asumió el partido, vimos que una parte de la financiación de la campaña europea (…) había recibido donativos provenientes del exterior. Nosotros, inmediatamente, presentamos las cuentas, toda la documentación que teníamos, al Tribunal de Cuentas pidiéndole que las analizase. La respuesta fue clara y contundente: todos los donativos habían sido legales, totalmente transparentes”, afirmó Ortega Smith. Unos segundos después, el número dos de Vox volvió a insistir nuevamente: “Como desconocíamos si eso tenía o no alguna irregularidad, lo presentamos al Tribunal de Cuentas, que dijo que era perfectamente legal”.

El Tribunal de Cuentas lo niega

El órgano encargado de fiscalizar a los partidos, sin embargo, niega la mayor. Fuentes de la institución explican a este diario que, según el artículo 133.1 de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General, sólo tienen obligación de presentar la contabilidad electoral ante el Tribunal de Cuentas las formaciones que hubieran alcanzado los requisitos establecidos para recibir subvenciones electorales o que hubieran solicitado adelantos con cargo a las mismas. Con la normativa sobre la mesa, desde el órgano apuntan que en los comicios europeos de 2014 la formación “no obtuvo representación alguna y, por tanto, no estaba obligado a la presentación de la correspondiente contabilidad electoral para su fiscalización”. “No consta en el Registro del Tribunal de Cuentas entrada alguna que tuviera por remitente o asunto la formación Vox en el año 2014, en relación con las citadas elecciones”, sentencian las fuentes consultadas por infoLibre.

Efectivamente, no hay ni una sola mención al partido de extrema derecha en el informe de fiscalización del Tribunal de Cuentas relativo a las elecciones al Parlamento Europeo de 2014. De hecho, el primer documento en el que consta que la institución ha auditado la contabilidad electoral de Vox es en el informe de fiscalización correspondiente a las elecciones locales de mayo de 2015, comicios en los que consiguió representación en algunos ayuntamientos, lo que le obligaba a presentar las cuentas de aquella campaña.

Este diario se puso en contacto con la formación para saber en qué escrito el órgano había dejado claro que los donativos recibidos por simpatizantes del CNRI eran “legales”, tal y como apostilló su secretario general. “Todo lo que teníamos que decir ya lo ha dicho hoy Santiago en el desayuno y ayer Javier Ortega en Burgos”, se limitaron a responder.

El partido liderado por Abascal tampoco presentó ante la institución auditora su contabilidad anual de 2014. De nuevo, no tenían obligación de hacerlo. La Ley Orgánica 8/2007 sobre financiación de los partidos políticos establecía que sólo debían presentar sus cuentas anuales ante el órgano fiscalizador todas aquellas formaciones que “recibieran algún tipo de subvención pública” de las previstas en la citada norma –es decir, las que reciben los partidos en función de su representación parlamentaria–, explican desde el Tribunal de Cuentas.

Tras la entrada en vigor de la reforma del año 2015, dicha obligación de depositar su contabilidad se extendió a todas las formaciones inscritas en el Registro de Partidos Políticos del Ministerio del Interior. “Por consiguiente, (…) el primer ejercicio en el que la formación Vox ha presentado las cuentas anuales a esta institución ha sido el ejercicio de 2016”, aseveran fuentes del Tribunal de Cuentas.

“Islamista, marxista y feminista”

Los orígenes del denominado Consejo Nacional de Resistencia Iraní se remontan a hace más de medio siglo. En 1963, un grupo de jóvenes estudiantes de la Universidad de Teherán pusieron en marcha la Organización de los Muyahidines del Pueblo de Irán (Mujahedin-e-Khalq, MeK), una organización cuya ideología combinaba “islamismo, marxismo y feminismo”, según detalló el Departamento de Estado de EEUU en un informe del año 2010. Su razón de ser giraba en torno al derrocamiento de la dictadura del sha Mohammad Reza Pahlavi, al que consideraban un títere a las órdenes de Estados Unidos. Y, para conseguirlo, apostaron por la utilización de la lucha armada. Así, en la década de 1970, Mujahedin-e-Khalq llevó a cabo multitud de atentados contra intereses norteamericanos en suelo iraní, siendo responsable del asesinato de tres militares y otros tres civiles estadounidenses durante ese periodo. También respaldaron el asalto a la embajada de EEUU en Teherán, en el que más de medio centenar de diplomáticos permanecieron secuestrados durante más de un año.

En la actualidad, el CNRI se define como un “parlamento en el exilio” que busca el “establecimiento de una república democrática” en Irán basada en la separación de religión y Estado. Compuesto en un 50% por mujeres, está integrado por veinticinco comités que “forman la base para un gobierno provisional de coalición una vez que los mulás hayan caído”, una suerte de Ejecutivo que estaría en el poder durante seis meses y cuya “responsabilidad principal” sería la celebración de elecciones “libres y justas” para la formación de una asamblea nacional legislativa. Aunque oficialmente se desvinculan del MeK, afirmando que solo es una más de las movimientos que forman parte del proyecto, lo cierto es que el FBI apuntó en una investigación en 2004 que el CNRI “no es una organización separada”. “Es, y ha sido, una parte integral del Mujahedin-e-Khalq”, aseveraron.

La entrada del Consejo Nacional de Resistencia Iraní en la arena política española se produjo de la mano de Vidal-Quadras. “Al poco de estar en Bruselas conocí a un diputado portugués socialista, Paulo Casaca. Él llevaba unos años trabajando con la oposición democrática iraní y me pidió que recibiera a unos representantes de este movimiento. Tenemos una larga conversación, me aportan documentos y me explican las circunstancias en las que está Irán y su historia. Ahí comienza nuestra relación”, explicó el propio Vidal-Quadras en 2014 a Estrella Digital. Tras esto, parlamentarios y dirigentes políticos, de izquierda a derecha, se han dejado ver por las convenciones anuales que cada mes de junio celebra el CNRI en suelo francés. Entre ellos, los expresidentes del Gobierno José María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero.

https://www.infolibre.es/noticias/politica/2019/01/15/vox_inventa_que_tribunal_cuentas_fiscalizo_declaro_legales_las_donaciones_iranies_que_recibio_para_las_europeas_2014_90758_1012.html

ALEJO VIDAL-QUADRAS: "ABASCAL CONOCÍA EL APOYO ECONÓMICO DE OPOSITORES IRANÍES A VOX Y LE PARECÍA BIEN"

El exdirigente del PP, que concurrió bajo las siglas de Vox a las últimas europeas sin lograr escaño, asegura que "toda ayuda, dentro de la ley, era bienvenida"

Niega financiación irregular porque los 800.000 euros de los iraníes no se recibieron durante la campaña electoral, que es lo que prohíbe la ley

El grupo iraní que financió a Vox: una organización apoyada por líderes occidentales pese a su pasado terrorista

El que fuera cabeza de lista de Vox al Parlamento Europeo en las elecciones de 2014, Alejo Vidal-Quadras, asegura que el actual líder de la formación de extrema derecha, Santiago Abascal, estaba al tanto de que partidarios del Consejo Nacional de la Resistencia de Irán (CNRI) aportaron fondos para esa campaña y que no puso objeción alguna a ese respaldo. "Santiago Abascal conocía el apoyo económico de opositores iraníes y le parecía bien. Toda ayuda, dentro de la ley, era bienvenida", afirma en declaraciones a eldiario.es.

El CNRI es el nombre adoptado por la Organización de los Muyahidines del Pueblo de Irán (MeK, en sus siglas en inglés) para intentar aparentar que forma parte de una coalición de grupos de oposición al régimen de Irán. Aunque en su origen tuvo inspiración marxista, desde hace años ha sido adoptado por ámbitos neoconservadores como la alternativa al régimen iraní. Según reveló este domingo el diario El País, la formación de extrema derecha recibió 800.000 euros en 146 donativos de personas vinculadas a este grupo para financiar esa campaña. El 80% de los fondos que empleó Vox para intentar tener representación en el Parlamento Europeo provinieron de ese grupo. Vidal-Quadras, que se quedó a 2.600 votos de entrar en la Eurocámara, abandonó Vox tras ese fiasco. Antes había militado treinta años en el PP, formación por la que fue eurodiputado entre 1999 y 2014.

La Ley Orgánica del Régimen Electoral General (LOREG) prohíbe la aportación a las cuentas electorales de "fondos procedentes de entidades o personas extranjeras", es decir, que no tengan nacionalidad española. No obstante, en octubre de 2013, meses antes de estos comicios, la Junta Electoral Central precisó que esta prohibición opera únicamente en período electoral: desde que se convocan formalmente los comicios hasta su celebración.

El decreto de convocatoria de estas elecciones se publicó en el Boletín Oficial del Estado (BOE) el 31 de marzo de 2014, donde se fijó el 25 de mayo para la cita con las urnas. Es decir, cualquier donación extranjera en este período habría sido irregular. Vidal-Quadras asegura que la ley se cumplió "escrupulosamente". "No recibí un euro cuando las elecciones ya estaban convocadas. Si lo hubiera hecho habría contravenido la ley y yo siempre cumplo con la ley", afirma.

A pesar de que su marcha del PP y fichaje por Vox no se anunció hasta el 27 de enero de 2014, Vidal-Quadras asegura que desde finales de diciembre de 2013 en los círculos de la oposición al régimen iraní ya se conocían sus pretensiones de irse a otro partido e intentar de nuevo ser europarlamentario bajo otras siglas. "Es ahí cuando se empezaron a fraguar esos apoyos porque yo soy una persona archiconocida en ese ámbito", explica. En todo caso, no fue proclamado formalmente candidato de Vox al Parlamento Europeo hasta el 10 de abril, con las elecciones ya convocadas de manera oficial y, por tanto, cuando ya operaba la prohibición de recepción de fondos con origen extranjero.

Colaboración "sin contrapartidas"

Vidal-Quadras encuadra la "colaboración" de opositores iraníes en su frustrado intento por ser eurodiputado de Vox en su vinculación "de años" con el CNRI. Asegura que esa "estrecha relación" empezó a fraguarse en 1999, cuando llegó a Bruselas como europarlamentario del PP. "Me integré entonces en la plataforma Amigos del Irán Libre, donde había otros representantes del PP y también socialistas, liberales, verdes... hacíamos actos públicos, declaraciones o ruedas de prensa para darles su apoyo", detalla. "Cuando dejé el PP y me lancé a Vox, personas de la sociedad civil, no del CNRI como organización, me prestaron su apoyo económico", amplía. Asegura que lo hicieron "sin contrapartidas", por agradecimiento a los 15 años que llevaba colaborando con ellos.

Cuando la Unión Europea decidió retirar de la lista europea de organizaciones terroristas a los Muyahidines del Pueblo de Irán (OMPI), principal grupo de oposición al régimen islámico de Teherán, Maryam Rajavi, presidenta del Consejo Nacional de la Resistencia de Irán (considerado el brazo político de los Muyahidines), agradeció el apoyo de un grupo de miembros del Parlamento Europeo, en especial de Vidal-Quadras. Era frecuente que el entonces político del PP participase activamente en todo tipo de actos del lobby en Bruselas de la oposición iraní en el exilio, informa Marina Estévez.

Vidal-Quadras circunscribe las aportaciones de fondos al período en el que estuvo en Vox y las vincula "totalmente" a su persona. "No hubo donativo alguno mientras estaba en el PP", asegura, si bien reitera que diputados populares también participaban en actos de la oposición iraní. Este lunes, el partido que preside Pablo Casado anunció que estudiaba obligar a Vox a comparecer en la Comisión de Investigación sobre la Financiación de los Partidos Políticos que impulsa en solitario en el Senado para explicar una recepción de fondos de Irán que la vicesecretaria de Comunicación del PP, Marta González, calificó de "preocupante".

Y eso a pesar de que referentes políticos de Pablo Casado como el expresidente del Gobierno José María Aznar también han prestado su apoyo a este grupo de opositores iraníes. De hecho, ni siquiera su pasado terrorista –así lo consideraban hasta hace unos años EEUU y la UE– ha impedido a esta organización contar con el apoyo de dirigentes occidentales. José Luis Rodríguez Zapatero, por ejemplo, acudió a las reuniones anuales que el grupo organizó en París en 2013 y 2014.

https://m.eldiario.es/politica/Alejo-Vidal-Quadras-financiacion-Vox_0_857065255.html

VOX NO ENTREGÓ AL TRIBUNAL DE CUENTAS LA LISTA DE SUS 146 DONANTES IRANÍES

El organismo desmiente las afirmaciones de Abascal y Ortega sobre las elecciones europeas de 2014

Vox no entregó al Tribunal de Cuentas datos sobre las 146 donaciones por valor de 800.000 euros que recibió de un grupo de exiliados iraníes para su campaña de las elecciones europeas de 2014, según indican a EL PAÍS fuentes oficiales del organismo fiscalizador.

Esta revelación contradice las declaraciones del presidente y del secretario general del partido de extrema derecha, Santiago Abascal y Javier Ortega, respectivamente. "No consta en el registro del Tribunal de Cuentas entrada alguna que tuviera por remitente o asunto la formación Vox en 2014, en relación con las citadas elecciones", apunta el organismo fiscalizador.

Después de que este periódico revelara que el 80% de los fondos de las elecciones europeas de Vox de 2014 procedieron del grupo de origen marxista-islámico Consejo Nacional de la Resistencia de Irán (CNRI), Abascal y Ortega se apresuraron a destacar que el Tribunal de Cuentas manejó y aprobó su contabilidad electoral.

"Nosotros inmediatamente presentamos toda la documentación en el Tribunal de Cuentas. La respuesta fue clara y evidente: todos los donativos habían sido legales y totalmente transparentes", precisó Ortega Smith el domingo.

La Ley 9/1985 del Régimen Electoral General (LOREG) establece que solo los partidos que obtienen representación deben presentar sus finanzas al Tribunal de Cuentas. Y Vox no consiguió que su candidato en 2014 a Bruselas, Alejo Vidal-Quadras, consiguiera el escaño. Solo sacó el 1,56% de los votos (244.929). Sin embargo, el partido afirmó que, de forma voluntaria, aportó al órgano fiscalizador su contabilidad, según tres fuentes de la formación.

El Tribunal de Cuentas sí que auditó las cifras de las elecciones locales de mayo de 2015, donde Vox obtuvo 22 concejales y declaró unos gastos de 47.422 euros, según el fiscalizador. Esta es la primera y única ocasión en la que Vox presentó sus finanzas a la institución que analiza la caja de las fuerzas políticas.

Vox recibió 800.000 euros en 2014 del CNRI, un grupo que tuvo un brazo armado, el Muyahidin-e Jalq (MJ), que figuró hasta 2012 en las listas de organizaciones terroristas de EE UU. Estos fondos procedían de más de una quincena de países, entre los que destacan Alemania, Italia, Suiza, EE UU y Canadá.


La institución examinadora solo auditó las cuentas de la fuerza extremista de los comicios locales de 2014

Abascal ha asegurado este lunes durante un desayuno organizado por el Club Siglo XXI que todos los fondos del partido han sido auditados por una empresa y entregados al Tribunal de Cuentas, que es el que tendrá que "aclarar" si existe alguna irregularidad. Abascal dedicó una gran parte de su intervención a explicar la financiación de su partido y defenderse de la existencia de irregularidades en las donaciones de exiliados iraníes a la formación en 2014, según informa Nicolás Pan-Montojo. "Lo tendrá que aclarar el tribunal que tiene todas nuestras cuentas, pero nosotros en todo caso no tenemos fondos iraníes, hemos recibido donaciones de personas que pueden ser extranjeras", avanzó Abascal, que aseguró que la financiación de Vox es "absolutamente legal".

Para el líder de Vox, las donaciones tienen que ver con el apoyo que el anterior presidente del partido, Alejo Vidal-Quadras, dio al exilio iraní, con el que tenía "una relación cercana". "Vox no está apoyado por oscuros poderes o extraños movimientos", concluyó el político de extrema derecha, que aseguró que su formación está respaldada por "españoles modestísimos", que no tienen miedo de estar "estigmatizados".

Durante las elecciones europeas de 2014, el actual líder de la formación, Santiago Abascal, ocupaba el cargo de secretario general. Y participó en la campaña de 2014 como miembro de una lista que incluía también como número dos al vicesecretario de Relaciones Internacionales de Vox, Iván Espinosa de los Monteros.

El PP ha abierto este lunes la puerta a solicitar información en el Senado sobre la financiación iraní de Vox, según anunció su vicesecretaria de Comunicación, Marta González.

https://elpais.com/politica/2019/01/14/actualidad/1547487450_173155.html

VOX ADMITE QUE SE FINANCIÓ CON FONDOS IRANÍES PERO DEFIENDE LA LEGALIDAD DE SUS CUENTAS

El secretario general de la formación ultradererechista, Javier Ortega Smith, asegura que los donativos fueron “transparentes” y que se encuentran publicados en la página web del partido

“Los donativos fueron legales y totalmente transparentes”. El secretario general de Vox, Javier Ortega Smith, se ha referido así este domingo durante un acto en Burgos a la información de EL PAÍS que revela que su partido recibió 800.000 euros de simpatizantes de un grupo iraní en el exilio para financiar la campaña de las elecciones europeas de 2014. El dinero de los opositores al régimen islámico supuso el 80 % del presupuesto total de los gastos de la fallida carrera a Bruselas de los extremistas.

Ortega Smith ha insistido en que “presentaron” la documentación sobre estos donativos al Tribunal de Cuentas. Y que el órgano que fiscaliza a los partidos políticos respondió que las aportaciones eran legales. “La respuesta fue clara y evidente”, ha matizado el dirigente.

El Tribunal de Cuentas, sin embargo, confirmó a EL PAÍS que no llegó a analizar la campaña de las europeas de Vox de 2014, según un portavoz de este organismo. La ley no obliga a escrutar la contabilidad de una formación si no obtiene representación. Y la fuerza ultra no se hizo con ningún escaño en Bruselas al registrar solo el 1,56 % de los votos (244.929).

El secretario general de Vox ha señalado que los donativos que en 2014 recibió su formación no superaron el máximo permitido. La Ley de Financiación de Partidos de 2012 fija en 50.000 euros el tope de las donaciones individuales. “Se sabía con nombres y apellidos quién había hecho el donativo”, ha dicho Ortega Smith.

El número dos de Vox ha indicado que este dinero sirvió para "apoyar al entonces vicepresidente del Parlamento Europeo, Alejo Vidal-Quadras, porque querían que recuperase su acta de diputado".

Tras abandonar el PP en 2014, Vidal Quadras intentó sin éxito revalidar su escaño en Bruselas –donde desembarcó en 1999- como cabeza de lista de Vox. El político abandonó este último partido en 2015 tras el fiasco electoral europeo.

Desde una quincena de países, Vox recibió en 2014 un total de 146 transferencias de partidarios del Consejo Nacional de la Resistencia de Irán (CNRI). Un grupo de orígenes marxistas que tuvo un brazo armado que salió en 2012 de la lista de grupos terroristas de EE. UU., el Muyahidin-e Jalq (MJ).

Durante las semanas previas a las elecciones europeas de 2014, el partido de Abascal presumió de haber recaudado a través de micromezenazgo por internet más fondos que otras formaciones. Sin embargo, ocultó que el 80% del dinero procedía de simpatizantes de un grupo iraní en el exilio.

Vidal-Quadras participó durante su etapa como vicepresidente del Parlamento Europeo (2004-2014) en decenas de actos organizados por el grupo que financió su campaña, el CNRI. Llegó a visitar en 2009 el entonces cuartel general del grupo en Camp Ashraf, a 80 kilómetros al noroeste de Bagdad, la capital del vecino Irak, donde residían 3.500 milicianos. Y acudió a más de una decena de encuentros multitudinarios anuales en París bajo el lema de “Irán Libre”. El exalcalde de Nueva York y abogado de Donald Trump, Rudy Giuliani fue el invitado estrella de esta cita el pasado año.

https://elpais.com/politica/2019/01/13/actualidad/1547380061_479106.html

EL TRIBUNAL DE CUENTAS NIEGA HABER AUDITADO LAS CUENTAS DE VOX

El partido reconoció haber recibido en 2014 fondos de la oposición iraní en el exilio para su campaña en las elecciones europeas

Abascal insiste en que las cuentas de Vox fueron auditadas por una empresa externa y entregadas a dicho Tribunal

El Tribunal de Cuentas ha negado haber sometido a auditoría las cuentas de Vox, partido que este pasado domingo admitió haber recibido donaciones del exilio iraní en 2014 para financiar su campaña a las elecciones europeas. En esos comicios presentó como candidato el exvicepresidente del Parlamento Europeo Alejo Vidal-Quadras.

Este mismo lunes, el presidente de Vox Santiago Abascal defendía en un desayuno informativo que el sistema de financiación de su partido es legal y que todos sus fondos han sido auditados por una empresa y entregados al Tribunal de Cuentas, y que este órgano es en todo caso el que debería "aclarar" si existe alguna irregularidad. Pero ha insistido: "No tenemos fondos iraníes, hemos recibido donaciones de personas que pueden ser extranjeras", ha diferenciado.

Sin embargo, fuentes del Tribunal de Cuentas han desmentido a Efe haber auditado las cuentas del partido de extrema derecha, ya que no estaba obligado a hacerlo con un partido que en 2014 carecía de representación parlamentaria.

En las últimas 24 horas, el propio Abascal, el secretario general del partido, Javier Ortega Smith, y la líder de Vox en Madrid, Rocío Monasterio, han defendido que los 800.000 euros que sumaron las 146 donaciones procedentes del Consejo Nacional de la Resistencia de Irán (CNRI), un grupo de presión opositor al régimen iraní, eran legales y se ajustaban a las reglas de financiación de partidos políticos.

Ha añadido que están "absolutamente tranquilos" al respecto y ha incidido en que esas donaciones de 2014 tienen que ver con el apoyo que Alejo Vidal-Quadras, anterior presidente de Vox, dio al exilio iraní.

Abascal ha destacado que Vox es una "gran labor de voluntariado" y, frente a quienes piensan que pueden estar respaldado por "oscuros movimientos", ha subrayado que sus apoyos proceden de españoles "modestísimos".

Las fuentes de financiación del partido, ha explicado, son exclusivamente tres: las aportaciones de sus 27.000 afiliados a través de cuotas mensuales, trimestrales o anuales por una media de nueve euros; donaciones de personas físicas hasta el máximo permitido de 50.000 euros, que según el líder de la formación "no es habitual"; y captaciones puntuales de fondos en redes sociales.

De esto modo, Abascal ha insistido en la claridad de las cuentas de Vox y ha animado con ironía a quienes están intentado "hurgar" en el pasado del partido para tratar de encontrar "algo sucio" a que continúen "perdiendo el tiempo".

http://www.rtve.es/noticias/20190114/tribunal-cuentas-niega-haber-auditado-cuentas-vox-como-defiende-abascal/1868883.shtml

EL EXILIO IRANÍ FINANCIÓ EL 80% DE LA CAMPAÑA DE VOX DE 2014

El partido ultra recibió 146 donaciones de opositores al régimen islámico desde una quincena de países

Los seguidores de un grupo opositor iraní financiaron el 80% de la campaña de las elecciones europeas de Vox de 2014, que costó un millón de euros, según tres fuentes conocedoras de las cuentas de la formación. Desde más de una quincena de países —entre los que destacan Alemania, Italia, Suiza, EE UU y Canadá— partidarios del Consejo Nacional de la Resistencia de Irán (CNRI), una fuerza marxista-islámica en sus orígenes, enviaron durante tres meses 146 donativos a una cuenta de la formación de extrema derecha en España, según revelan las mismas fuentes, por valor de 800.000 euros.

El dinero del exilio iraní costeó la campaña del candidato de Vox a las elecciones europeas de 2014, el exdirigente del PP y exvicepresidente del Parlamento Europeo Alejo Vidal-Quadras, que no se hizo con el escaño en Bruselas al obtener solo el 1,56 % de los votos (244.929). El actual líder de la formación, Santiago Abascal, ocupaba entonces el cargo de secretario general. Y participó en la campaña de 2014 como miembro de una lista que incluía también como número dos al vicesecretario de Relaciones Internacionales de Vox, Iván Espinosa de los Monteros.

El caudal de fondos iraní, revelado por el EL PAÍS el pasado diciembre, llegó a una cuenta de Vox en Madrid después de que Vidal-Quadras anunciara en 2014, vía Twitter —donde tiene más de 66.000 seguidores—su intención de aspirar a un escaño en Bruselas bajo la marca de la fuerza ultra, según ha confirmado el propio político. “Algunos de los donantes eran económicamente muy potentes”, detalla. Tras el fiasco en las europeas, Vidal-Quadras abandonó el partido. Pero antes, dice que informó a Abascal de la procedencia del dinero. Los fondos de la diáspora iraní se emplearon íntegros en la campaña. La dirección de Vox ha declinado atender a este periódico.

A fuerza de rodearse de relevantes figuras políticas y cargos institucionales europeos y estadounidenses, el CNRI ha batallado en las últimas dos décadas para erigirse ante la comunidad internacional como una potente voz de la oposición iraní en el exilio. Y desmarcarse de su brazo armado, el Muyahidin-e Jalq (MJ). EE UU sacó a este grupo de su lista negra de organizaciones terroristas en 2012. El Reino Unido lo hizo en 2009. ¿Cuál era la relación de Vidal-Quadras con el exilio iraní? Durante su etapa como vicepresidente del Parlamento Europeo (2004-2014), el ex- candidato de Vox participó en decenas de actos organizados por el CNRI. Visitó en 2009 el entonces cuartel general del grupo en Camp Ashraf, a 80 kilómetros al noroeste de Bagdad, la capital del vecino Irak, donde residían 3.500 milicianos. Y acudió a más de una decena de encuentros multitudinarios anuales en París bajo el lema de “Irán Libre”. Solo faltó un año para poder asistir a la boda de un familiar, afirma.

El político catalán también escribió cartas a los Gobiernos para arremeter contra el régimen islámico de Teherán y firmó declaraciones conjuntas con decenas de eurodiputados para suscribir las tesis del CNRI. El excandidato de Vox sostiene que su vínculo con el CNRI se remonta a 1999, cuando aterrizó como diputado en el Parlamento Europeo. Fue entonces cuando recibió la visita del socialista portugués Paulo Casaca, que presidía un grupo denominado “Amigos del Irán libre”. “Irán no era una de mis preocupaciones, pero me pidieron que recibiera en Bruselas a la gente del CNRI y lo hice”, reconoce. Y ahí empezó todo.

¿Conocía el grupo iraní el trasfondo ultra de Vox y su posición sobre inmigración? “Sabíamos que era un partido nuevo, pero no de extrema derecha”, explica ahora un portavoz del grupo iraní en el exilio. “Yo, por mi parte, no conocía de nada a los donantes. Eran personas que no tenían nada que ver con Vox. La candidatura era yo. Eran donativos a mi persona. He ayudado a salvar muchas vidas”, indica Vidal-Quadras. El político define así su relación con el grupo iraní: “Es una masa de exiliados que me tiene como un protector. Cuando voy a sus actos, me abrazan, besan y achuchan”.

Vidal-Quadras: "Cuando voy a los actos de los opositores iraníes, me abrazan, besan y achuchan"

El exdiputado del PP sostiene que no cobró por asistir a los actos de la entidad iraní ni por defender su posición en foros internacionales. Precisa que usó una asignación anual del Parlamento Europeo para costearse el avión y el hotel en la decena de ocasiones que visitó París para asistir a los encuentros. El CNRI insiste en que tampoco le pagó.

El diario británico The Guardian reveló el pasado noviembre que este grupo opositor iraní se caracteriza por abonar a sus invitados VIP “elevadas tarifas”. Y apuntó que el asesor de Seguridad Nacional de EE UU, John Bolton, cobró más de 156.000 euros por asistir a varias citas de los disidentes iraníes.

Líderes internacionales

El CNRI alcanzó relevancia cuando reveló en 2002 que Irán tenía un programa nuclear secreto. Por los multitudinarios actos de esta fuerza liderada por la ingeniera Maryam Rayaví (1953), que tomó el relevo de su marido en el cargo, han desfilado mandatarios internacionales. El expresidente del Gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero asistió a uno de sus encuentros en París, según confirman desde el entorno del socialista.

El grupo al que pertenecen los donantes de Vox dice desconocer el trasfondo ultra del partido

También han frecuentado las actividades de esta organización los republicanos John McCain, Newt Gingrich, el exdirector del FBI Louis Free, el exministro francés de Exteriores Bernard Kouchner o la candidata presidencial colombiana en 2002 Íngrid Betancourt.

El invitado estrella en la última edición del acto celebrado a las afueras de París fue el exalcalde de Nueva York y abogado de Donald Trump, Rudy Giuliani. 4.000 personas siguieron su discurso. Cuando Vox presentó su campaña a las europeas de 2014, presumió de su exitosa estrategia de crowdfunding (micromecenazgo a través de Internet). La formación recaudó a través del sistema de donaciones 10 veces más que Podemos. ¿Por qué no informaron entonces de que el 80% de los fondos se nutrían de simpatizantes de un grupo iraní en el exilio? “Nadie nos lo preguntó”, zanja Vidal-Quadras.

El excel de la discordia

Las transferencias por valor de 800.000 euros que Vox recibió de la diáspora opositora iraní para sufragar su campaña a las elecciones europeas de 2014 se reflejaron en una hoja de Excel, según una fuente conocedora de las finanzas de la formación. “En el documento aparecían los nombres y apellidos de los iraníes”, añade.

Vox entregó la relación de donantes al Tribunal de Cuentas, que no auditó la relación, según confirman desde el organismo fiscalizador. La ley solo insta al escrutinio de las aportaciones de aquellos partidos que obtienen representación. Y Vidal Quadras no consiguió el acta de diputado en Bruselas.

https://elpais.com/politica/2019/01/11/actualidad/1547224673_461197.html

Volver

© Copyright. 1998 - 2019.www.losgenoveses.net. Ningún derecho reservado. Aquí es todo de gratis y sin comisiones
( Página diseñada para ver con Explorer 9 o superior  a 1024 x 768 píxeles )