Página Principal
La Presidenta, S.A.
Alberto Ruiz Gallardón,SL
Los Genoveses
Los Asuntillos
Problemillas caseros
Las Noticias + PP
Telemadrid me mata
Con Humor
Estos son sus poderes
Imagen Y sonido
Los Desafectos
Ocurrencias
Compromisos a la carta
Los incunables
Amiga de sus Amigos
La E.T.T. más PPopular
 
Suscríbete Tu opinión aquí El Foro Quienes Somos Los Genoveses.net

LA  M-30 AHORA VA Y SE AHOGA


 

Una tromba de agua inunda un túnel de la M-30, el segundo en tres días que debe cortarse
 

La intensa lluvia y el granizo caídos durante la tarde de ayer provocaron el caos en muchas partes de la ciudad. El túnel de la M-30 que enlaza con la carretera de Valencia en sentido salida fue cerrado al concentrarse el agua en enormes balsas tanto a la entrada como a la salida. No fue el único problema que vivió Madrid. Cerca de 200 semáforos se quedaron sin luz y el tráfico se complicó. Además, la nueva estación de metro de Bambú, en la línea 1, tuvo que cerrarse por una inundación, provocada tras un desprendimiento. Entre las cinco y las siete de la tarde, los bomberos del Ayuntamiento realizaron el triple de salidas de las que suelen realizar en un turno completo de 10 horas.

Las infraestructuras de la capital sucumbieron ayer ante una tromba de agua que, aunque intensa en algunos momentos, apenas duró media hora en los barrios que más la sufrieron. Primero cayó lluvia. Luego granizo. En pocos minutos, uno tras otro, los equipamientos dejaron de funcionar. El nuevo túnel de la M-30 que enlaza con la carretera de Valencia, el paso inferior de María de Molina en sentido A-2, los semáforos de 200 cruces, la nueva estación de metro de Bambú... La tromba empezó a las cinco de la tarde. Pero media hora más tarde, pasada la tormenta, no llegó la calma, porque comenzaron las llamadas a los servicios de emergencia. En total fueron 260 los avisos recibidos entre las cinco y las siete de la tarde; el triple de lo que se hace en una jornada de diez horas de un sábado normal.

El problema principal se concentró en el túnel de la M-30 que enlaza con la A-3 en sentido salida, en donde se formaron balsas de agua tanto a la entrada como a la salida. Hasta allí se desplazó el servicio de emergencias de Madrid Calle 30, que trabajaron durante toda la tarde para achicar el agua. Pese a que no se permitía el acceso a la prensa y las luces de la parte inundada estaban apagadas, desde el exterior se podía ver el enorme charco de agua provocado por la lluvia. Sobre las 00.30 de hoy, el ayuntamiento no estaba en disposición de afirmar si el túnel ya estaba abierto o no.

"La tromba de agua ha afectado al túnel igual que lo ha hecho a otras grandes infraestructuras de la región", aseguró la concejal de Urbanismo, Pilar Martínez. Con el recuerdo de la cascada de agua del pasado jueves en otro de los nuevos túneles, a la altura de San Pol de Mar, Martínez descartó cualquier relación entre ambas inundaciones. "El del jueves fue un problema por una avería, hoy [ayer para el lector] ha sido provocado por la gran cantidad de agua que ha caído en poco tiempo", dijo. Martínez también pidió "prudencia" a los políticos.

Lo hizo en respuesta a las declaraciones de los líderes de la oposición. El candidato del PSOE a la alcaldía, Miguel Sebastián criticó que "una infraestructura en la que se han invertido más de 6.000 millones de euros no aguante una tormenta primaveral", y apuntó que sería "caótico" si sucede un día laborable. Inés Sabanés, de Izquierda Unida, denuncio "la prisa" del Ayuntamiento por abrir los nuevos túneles de la M-30.

El de la A-3 no fue el único problema de la tarde. El paso inferior de María de Molina en sentido A-2, el acceso desde la M-30 a la avenida de Miraflores y un carril que se cortó en el subterráneo de Ventisquero de la Condesa estuvieron cerrados hasta las ocho y media de la tarde.

La tromba de agua se dejó sentir especialmente en la zona este de la ciudad. Los distritos de Puente de Vallecas, Moratalaz, Ciudad Lineal, San Blas, Hortaleza, Chamartín y Fuencarral concentraron el 75% de las actuaciones de los Bomberos del Ayuntamiento. En total fueron 45 las salidas que realizaron. Inundaciones en garajes y sótanos, caída de falsos techos y de ramas de árbol fueron los motivos principales de sus actuaciones.

La ampliación de la línea 1 del metro por el norte de la ciudad, inaugurada hace dos semanas, sufrió ayer los efectos de la lluvia. La estación de Bambú quedó anegada de barro por el derrumbe de un muro adyacente a la entrada al suburbano. Ocurrió alrededor de las cinco de la tarde. Aunque no llegó a cortarse el paso de trenes, éstos no se detenían a recoger o dejar viajeros. En la calle, el aspecto era desolador. Un muro centenario había reventado por completo. La pared había sido empujada por una montaña de arena encharcada.

Los cascotes ocupaban toda la calzada y olían a podrido. Decenas de vecinos miraban curiosos el trabajo de los bomberos. "Parece que ha sido un colector, que se ha rebosado", decía uno. El jefe de bomberos lo explicó así: "El colector estaba atascado y el agua ha empujado el muro abajo".

Felipe Orquin, vecino de la zona, se quejó de las obras. "Ese muro lleva muchos años en pie y nunca había pasado nada. Se ha caído ahora porque han hecho mal los trabajos", aseguraba. José María Pinar, otro residente, relacionaba lo ocurrido con las prisas electorales por abrir el metro. "Vinieron a inaugurarlo y mira ahora", decía mientras señalaba el muro, ya dinamitado por el agua. En la consejería de Transportes de la Comunidad de Madrid desmintieron tajantemente ser los responsables. "Es un problema del exterior, de unas tierras que se han movido, pero no tiene nada que ver con Metro", dijeron. La portavoz aseguró que a Metro le parece "increíble que se diga que tenemos prisa por inaugurar cuando sucede algo exterior a la empresa. Querer relacionar el metro con lo sucedido es ridículo".

www.elpais.es 29.04.07

Un náufrago bajo tierra

Engullido por las aguas en plena M-30. "He chocado literalmente contra el agua dentro del túnel", explicó ayer José Luis Magallares, de 37 años. Sobre las cinco de la tarde, este hombre entró con su coche, un Citröen Xsara, al túnel de la M-30 dirección sur hacia la carretera de Valencia, inaugurado hace un año. José Luis, minusválido (le faltan las dos manos), conducía un coche adaptado.

Según cuenta, no había ni un solo indicativo de problemas en la calzada antes de entrar al túnel. Pero dentro, José Luis se encontró con una balsa de agua que no pudo sortear.

"Al principio pensé que no sería muy profunda y traté de atravesarla", recordaba. Sin embargo, no fue así y el vehículo ya no pudo dar marcha atrás. "El motor se ahogó y llamé al 112", explicó. Esperó dentro del vehículo hasta que el agua ya alcanzó el nivel de las ventanillas. "Ahí decidí salir porque ya estaba muy asustado. Tuve que hacerlo por la ventana". El momento fue especialmente dramático. Sin manos, sintió pánico. "Me he tenido que apoyar en los muñones para salir", recordó.

En ese momento, cuenta, llegaba el personal de mantenimiento de la M-30, "unos veinticinco minutos" después de haber avisado. El agua les llegaba a los operarios por el pecho.

"Trataron de remolcar el vehículo y sacarlo del agua, pero fue imposible. Caía muchísima por las paredes, era como una cascada. Tuvieron que desistir. El agua tenía demasiada fuerza". El coche desapareció dentro del agua. "Ya habría unos tres metros de altura", recordó. El vehículo fue rescatado sobre las ocho de la tarde. Siniestro total. "Me han hecho la puñeta. Ahora hasta que consiga otro coche adaptado pasarán meses", se quejaba amargamente.

www.elpais.es 29.04.07

"¿Qué pasaría si pasase algo en la M-30?", dijo horas antes Sebastián

"¿Qué pasaría si pasase algo en la M-30?", planteó ayer el candidato socialista a la alcaldía de Madrid, Miguel Sebastián, horas antes de que comenzara a llover sobre la capital. La ironía estriba en que utilizó el lema de la campaña publicitaria del Ayuntamiento sobre la mejora de la ciudad -¿Qué pasaría si no pasase nada?- para criticar la cascada de agua que inundó parte de un túnel de la M-30 el pasado jueves, sin imaginar que la historia se repetiría esa misma tarde.

Sebastián pronunció estas palabras en un mitin en el colegio Gredos San Diego (Puente de Vallecas). Apareció con puntualidad española, es decir, 10 minutos tarde, al ritmo de la música del partido y junto al candidato a la Comunidad de Madrid, Rafael Simancas, el senador Juan Barranco y el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba. Éste también se refirió a la vía de circunvalación: "Nos prometieron Disneylandia, pero estaba pareciendo Sarajevo y terminó siendo Venecia". Son los "riesgos", dijo, de inaugurar "precipitadamente".

Por la tarde, tras la enorme tormenta caída sobre Madrid, Miguel Sebastián consideró "intolerable que los madrileños hayan vuelto a sufrir las consecuencias de la lluvia en la M-30". Según el candidato a alcalde, los efectos de la lluvia fueron "menores porque se trata de un sábado de puente". Y agregó: "Si esto pasa un día laborable, las consecuencias serían caóticas". Sebastián también culpó al equipo de Alberto Ruiz-Gallardón de haber inaugurado los túneles de la M-30 "sin la más mínima garantía de seguridad y respondiendo únicamente a los intereses electoralistas del Partido Popular".

www.elpais.es 29.04.07

Más información

Volver

© Copyright.2007. www.esperanzaaguirre.net  Ningún derecho reservado. Aquí es todo de gratis y sin comisiones
( Página diseñada para ver con Explorer 6 o superior  a 1024 x 768 píxeles )