ESPECIAL GUERRA SUCESORIA  ENTRE LOS CLANES GENOVESES

 

LAS NOTICIAS MÁS SELECTAS


ÍNDICE

PABLO CASADO: "CONDENO EL VÍDEO CONTRA SORAYA. MI CANDIDATURA BUSCA LA UNIDAD"

EL GIRO A LA DERECHA DE CASADO ABRE UNA BATALLA IDEOLÓGICA EN EL PP

LA CANDIDATURA DE CASADO SE ATRIBUYE APOYOS DE COSPEDAL

CASADO Y SANTAMARÍA PUGNAN POR EL ELECTORADO MÁS ULTRA DEL PP MIENTRAS EL PARTIDO RECLAMA UNA LISTA ÚNICA

GUERRA TOTAL ENTRE LAS CANDIDATURAS DE SÁENZ DE SANTAMARÍA Y CASADO A 11 DÍAS DE LA VOTACIÓN

LOS CANDIDATOS A LIDERAR EL PP SE LÍAN CON EL "DEBATE DE IDEAS" Y LOS ESCÁNDALOS DE CORRUPCIÓN

MAÍLLO RECHAZA UN DEBATE ENTRE CASADO Y SÁENZ DE SANTAMARÍA

CASADO SE LANZA A BUSCAR APOYOS ANTE UNA SANTAMARÍA QUE PARTE CON VENTAJA

SANTAMARÍA Y CASADO LUCHARÁN POR PRESIDIR EL PP TRAS SUPERAR A COSPEDAL

SANTAMARÍA GANA POR LA MÍNIMA PERO SIN GARANTÍA DE SER PRESIDENTA

EL PP VOTA TRAS UNA CAMPAÑA SIN DEBATES NI PROPUESTAS, MARCADA POR LOS ATAQUES ENTRE SANTAMARÍA, COSPEDAL Y CASADO

UN ‘LOBBY’ ULTRA CATÓLICO IRRUMPE EN LAS PRIMARIAS DEL PP EN APOYO DE CASADO

TODO LO QUE ESTÁ SALIENDO MAL EN LAS PRIMARIAS DEL PP

EL PP ADJUDICÓ EN SU CONTABILIDAD OFICIAL A MILES DE AFILIADOS EL PAGO DE CUOTAS ANUALES TAN INSÓLITAS COMO 3,61 O 9,97 EUROS

MARGALLO: “SANTAMARÍA NO TIENE DEFINICIÓN IDEOLÓGICA NI PROYECTO POLÍTICO”

AZNAR ENTRA EN LA CAMPAÑA DE LAS PRIMARIAS DEL PP A TRES DÍAS DE LA VOTACIÓN DE LOS MILITANTES

LOS JÓVENES DEL PP SE DESENTIENDEN DEL FUTURO DEL PARTIDO

LA PUGNA DEL PP EN ANDALUCÍA AMENAZA LA UNIDAD A UN AÑO DE LAS ELECCIONES

SANTAMARÍA Y COSPEDAL ACAPARAN APOYOS ENTRE CARGOS PROVINCIALES DEL PP

EL PP RECHAZA EN 48 HORAS Y FOLIO Y MEDIO LAS DENUNCIAS POR NO PODER VOTAR EN LAS PRIMARIA

PENSIONES, EUTANASIA, CONCERTINAS, FRANCO... LAS IDEAS DE LOS CANDIDATOS A SUCEDER A RAJOY EN EL PP

EL PP RECHAZA EN 48 HORAS Y FOLIO Y MEDIO LAS DENUNCIAS POR NO PODER VOTAR EN LAS PRIMARIAS

DE ERMUA A MADRID, EL PP SE MOVILIZA CON LAS VÍCTIMAS DE ETA

EL PP DECLARÓ 40 MILLONES POR "APORTACIONES DE CARGOS PÚBLICOS" EN LOS CINCO AÑOS PREVIOS AL ESTALLIDO DE LOS 'PAPELES DE BÁRCENAS'

PABLO CASADO DECLARA LA GUERRA A SÁENZ DE SANTAMARÍA Y COSPEDAL

EL PP INTERVIENE PARA CALMAR LA GUERRA POR SU LIDERAZGO

LOS INGRESOS CONTABILIZADOS POR EL PP COMO APORTACIONES DE AFILIADOS SE
DESPLOMARON TRAS CONOCERSE LOS 'PAPELES DE BÁRCENAS'


MUCHOS MENSAJES Y POCAS IDEAS EN LA CAMPAÑA PARA SUCEDER A RAJOY

EL CENSO OBSOLETO DEL PP PROVOCA UN CHOQUE ENTRE LOS FAVORITOS A SUCEDER A RAJOY

LOS INSCRITOS PARA VOTAR EN LAS PRIMARIAS DEL PP APENAS SUPERAN A LOS CANDIDATOS DE LAS MUNICIPALES DE 2015

LOS AFILIADOS DEL PP SE MOVILIZAN MENOS PARA VOTAR AL SUCESOR DE RAJOY QUE PARA LA ELECCIÓN DE SUS BARONES REGIONALES

EL INFORME DEL TRIBUNAL DE CUENTAS REVELA QUE EL PP NO LLEGA A 140.000 MILITANTES

Cospedal reconoce que el 90% de los afiliados del PP no paga sus cuotas

Solo una minoría de los afiliados del PP elegirán al sucesor de Rajoy

EL PP ADVIERTE A SUS CANDIDATOS DE QUE NO PUEDEN ACEPTAR DONACIONES

EL PP FINANCIARÁ LA CAMPAÑA DE SUS CANDIDATOS Y AYUDARÁ A LOS QUE TENGAN MENOS MEDIOS

LA SUCESIÓN DEL PP ARRANCA ENTRE CRÍTICAS A LA ELECCIÓN A DOBLE VUELTA

LÍDERES Y EXMINISTROS DEL PP LIGAN SU FUTURO A COSPEDAL Y SANTAMARÍA

¿QUIÉNES SON Y QUÉ PIENSAN LOS SIETE CANDIDATOS A LIDERAR EL PP?

SECTORES DEL PP DUDAN DEL SISTEMA DE VOTACIÓN Y TEMEN QUE "EL APARATO DEL PARTIDO CORRIJA EL VOTO DE LOS AFILIADOS"

PABLO CASADO ASPIRA A LIDERAR "LA ESPAÑA DE LOS BALCONES"

MARÍA DOLORES DE COSPEDAL PRESENTA SU CANDIDATURA A PRESIDIR EL PARTIDO POPULAR

MARGALLO CONFIRMA QUE COMPETIRÁ PARA SUCEDER A RAJOY AL FRENTE DEL PP

FEIJÓO SE ARRUGA Y TRASLADA LA PRESIÓN A SANTAMARÍA Y COSPEDA

RAJOY: “NO TENGO SUCESORES NI DELFINES”

RAJOY ANUNCIA SU DIMISIÓN COMO LÍDER DEL PP Y DEJA EN MANOS DE SU SUCESOR LA RENOVACIÓN

SÁNCHEZ DESALOJA A RAJOY DE LA MONCLOA


PABLO CASADO: "CONDENO EL VÍDEO CONTRA SORAYA. MI CANDIDATURA BUSCA LA UNIDAD"

El candidato a las primarias del PP critica en el Fin de Semana de COPE el Tratado de Schengen

Pablo Casado ha negado que su candidatura tenga nada que ver con el vídeo que ha circulado por redes sociales en el que se critica a miembros del Partido Popular como Javier Arenas, Celia Villalobos o Cristóbal Montoro, mostrando imágenes de su vida política, que abarca casi 40 años, con la música de fondo de Cuéntame, insinuando que no pueden renovar el PP. Al final del vídeo se ve a la rival de Casado Soraya Saénz de Santamaría.

En el Fin de Semana de COPE, Casado ha asegurado que condena este vídeo y que detrás de él no hay nadie de su candidatura: "Yo siempre he dicho lo que pienso, y no pienso lo que dice el vídeo. Javier Arenas, Celia Villalobos y Cristóbal Montoro han hecho mucho por el Partido Popular. No cabe este tipo de descalificaciones y en mi partido todos caben. Hace falta unidad".

Además, el candidato a la presidencia del PP ha vuelto a asegurar que se puede suspender el Tratado de Schengen por la decisión de Alemania de no extraditar a Puigdemont: "Si un estado miembro de la UE discute el Poder Judicial de su vecino, tenemos un problema. Schengen se ha suspendido entre Francia y España seis veces. Yo soy europeísta, pero no se puede permitir que un delincuente se escape. Si no se respeta la soberanía y el orgullo del pueblo español, habrá que tomar medidas".

Cree que el Gobierno de Pedro Sánchez está satisfecho con esta decisión del tribunal alemán, y que forma parte de su hoja de ruta con los independentistas, que incluía otras medidas, como llevar los presos de Cataluña: "El acercamiento de los presos independentistas es el pago del Gobierno a la moción de censura vergonzante que apoyaron batasunos, podemitas e independentistas".

Pablo Casado no reniega de sus orígenes y no se avergüenza de los hombres que han liderado el PP: "Quien aspira a liderar el PP tiene que estar orgulloso de su pasado. De Fraga, de Aznar, de Rajoy. Casi nadie ha dado la cara tanto por el PP como yo. Y si aspiramos a liderar el partido tenemos que recordar a nuestros líderes".

Casado rechaza las medidas que propone el Ejecutivo socialista en materias como la eutanasia, la Memoria Histórica o la educación: "Las leyes de Sánchez, como las de Zapatero, buscan dividir a la sociedad. España necesita acuerdos, consensos, concordias. Y un progreso que favorezca la natalidad". Unos acuerdos que no rompan la unidad: "Yo tengo la fe que tengo, y estoy orgulloso. Cuando digo que defiendo la vida, lo hago desde una perspectiva cívica. La ley de la eutanasia rompe la concordia en España. ¿Por qué la plantean? Para dividir a la sociedad, lo mismo que la ley del aborto".

Su objetivo, si llega a la presidencia del PP es recuperar "los principios que hemos defendido siempre, aunque la crisis económica nos haya distraido. Proponemos las esencias de siempre defendidas como nunca. No me avergüenza la palabra derecha. Yo me considero liberal-conservador. Pedimos libertad individual, defensa de la vida y la familia, honestidad en la gestión pública y defensa de las víctimas del terrorismo."

Unas libertades que plasmará en medidas concretas: "He propuesto una bajada de impuestos. Una ley de memoria para las víctimas. Hay que explicarle a los españoles qué queremos hacer. No podemos depender de partidos bisagra.

https://www.cope.es/noticias/fin-semana/sigue-entrevista-pablo-casado-fin-semana-cope_239031

EL GIRO A LA DERECHA DE CASADO ABRE UNA BATALLA IDEOLÓGICA EN EL PP

Las propuestas del candidato le alejan de Rajoy y parten el partido en dos: los que ven necesaria una "refundación" y los que no

El candidato a las primarias del PP Pablo Casado solicitó “un debate de ideas” con Soraya Sáenz de Santamaría porque ve necesaria una “refundación” del partido. Desde la candidatura de la exvicepresidenta rechazan ese duelo porque aseguran que el programa del PP ya está escrito y ahora se trata de elegir a un nuevo líder, no de reiventarse. El partido descarta el debate por “falta de consenso”, pero la campaña del vicesecretario ya ha abierto la batalla ideológica. Al hablar de ilegalizar a los partidos independentistas o regresar a la ley del aborto de 1985, Casado y sus apoyos se colocan a la derecha de Rajoy.

Durante años, fueron José María Aznar y Esperanza Aguirre los que exigieron un rearme ideológico en el PP. “Cuando un partido no tiene claro cuál es su ideología, sus dirigentes van como pollos sin cabeza”, llegó a decir esta última. Predicaban en el desierto, porque mientras la formación estuvo en el poder, ningún dirigente apreció ese problema de “indefinición”. Ahora, en el debut de primarias del PP, uno de los candidatos, Pablo Casado, recluta apoyos retomando esa receta de la “refundación” y prometiendo una “convención extraordinaria sobre principios y valores”. “Acabo de votarle con mucha ilusión”, declaró Aguirre entusiasmada en la primera vuelta de las primarias.

El vicesecretario del PP, de 37 años, ha diseñado su campaña bajo esa premisa —“Quiero lanzar un proyecto nacional donde tengamos un discurso reconocible”— y ha abierto una batalla ideológica en las siglas. El PP se ha partido en dos: quienes creen que solo están eligiendo a un nuevo líder y quienes opinan que hay que revisar el núcleo ideológico.

Mientras Casado trata de hacer una campaña de tipo presidencial, con actos sectoriales y propuestas de cambios legislativos, su rival, Soraya Sáenz de Santamaría, ha enfocado la suya hacia el liderazgo, vendiendo su experiencia de Gobierno con Mariano Rajoy y su mejor disposición para regresar a La Moncloa. “Me encantaría saber qué propuestas fiscales, educativas, internacionales tiene la otra candidatura”, le afea Casado. “Quien pide un debate de ideas no tiene ni idea. El programa del PP ya está escrito”, responden en el equipo de Santamaría, la opción continuista, tras casi 20 años al lado de Rajoy.

El vicesecretario se ha situado a la derecha del Gobierno de Rajoy, que llegó a La Moncloa tras las elecciones de 2011 y se fue el pasado 1 de junio tras la moción de censura de Pedro Sánchez. Casado habla ahora, por ejemplo, de la posibilidad de ilegalizar a los partidos independentistas. “No podemos hacer una política reactiva, hay que prevenir. Se puede hacer con la ley de partidos, como se hizo con el entorno de Batasuna. En este caso no hay violencia, pero sí coacciones, amenazas, niños que sufren en los colegios..”. No se hizo durante el Gobierno de Rajoy.

El vicesecretario, además, ha criticado la llamada Operación Diálogo que el entonces presidente encargó a Sáenz de Santamaría: “Fue un fracaso. Y no aplicamos el 155 como había que aplicarlo”.

Casado también propone recuperar los delitos de sedición impropia y convocatoria ilegal de referéndum en el Código Penal. Alfonso Alonso, que apoya a la exvicepresidenta, ha calificado esta catarata de reproches relacionados con la gestión en Cataluña como “oportunistas”. Pero el vicesecretario está convencido de que su mensaje cala en una parte del electorado que está “deseando volver a tener una excusa para votar al PP” y a la que llama “la España de los balcones” [en alusión a las banderas colgadas].

En esa batalla ideológica, Casado también ha recurrido a asuntos muy sensibles, como el aborto. “No nos gusta la ley de Zapatero [de plazos] y la vamos a modificar. Queremos volver a la ley de 1985 [de supuestos]. El aborto no es un derecho. No puede ser barra libre y un coladero como con esta ley”, declaró el candidato prometiendo un cambio legislativo que Rajoy tampoco hizo en su etapa en el Gobierno. La división que este asunto provoca en las filas del PP hizo que el partido modificara sus estatutos en su último congreso, en 2017, para permitir el voto de conciencia (y por tanto, sin sanción por romper la disciplina). De los seis precandidatos a primarias, el ultracatólico grupo Hazte oír, celebre por sus autobuses tránsfobos, solo aprobó a García Hernández y a Casado por ser los únicos, decían, que defendían suficientemente “la vida, la familia y la unidad de España”.

En lo económico, Casado proclama un “liberalismo sin complejos” y ha reclutado para su equipo a Daniel Lacalle, fichado en su día por Aguirre, y a Manuel Pizarro. Cuando, en 2013, le preguntaron qué haría si fuera presidente del Gobierno, Lacalle respondió: “Renegociar todas las subvenciones para cambiarlas por incentivos fiscales; poner un sistema fiscal estándar y fijo, bajo y el mismo para todos, para que no haya deducciones”. El vídeo contra Sáenz de Santamaría difundido ayer a través de Whatsapp y redes sociales mostraba a uno de los apoyos de la exvicepresidenta, Cristóbal Montoro, exministro de Hacienda, junto al titular: “Feroz subida de impuestos”.

Otra muestra del giro a la derecha de Casado es el hecho de que ha recuperado a una dirigente que abandonó en 2008 la primera línea política al entender que su partido “se desdibujaba” —María San Gil— y pretende recuperar a otro que directamente, se fue a Vox —Ortega Lara-. El vicesecretario ha ofrecido a San Gil, si gana, el cargo que quiera. “Estos 10 años me he sentido ideológicamente muy huérfana, pero Pablo me ha devuelto la ilusión por militar en el PP”, dijo la expresidenta del partido en Euskadi.

La tensión es máxima. “Se están peleando por el último compromisario”, admitió este viernes el presidente del comité organizador del congreso, Luis de Grandes. Finalmente, serán 3.082 los que votarán, en cabinas y con sobres, si lo desean, para evitar “miedos escénicos”. Dentro de una semana se conocerá el nombre del sucesor de Mariano Rajoy, pero la batalla ideológica ya está abierta.

https://politica.elpais.com/politica/2018/07/13/actualidad/1531506669_382258.html

LA CANDIDATURA DE CASADO SE ATRIBUYE APOYOS DE COSPEDAL

Guerra de cifras entre el vicesecretario y la exvicepresidenta del Gobierno a apenas 10 días de la votación para suceder a Rajoy

Pablo Casado se atribuye unos 2.000 compromisarios de los 3.184 que decidirán quién es el sucesor de Mariano Rajoy. El vicesecretario afirma que ya se ha visto con María Dolores de Cospedal y en su candidatura cuentan con un desplazamiento a su favor de los apoyos de la secretaria general. Mantienen, incluso, que gente de su equipo trabaja ahora en el de Casado. La candidatura de Sáenz de Santamaría hace otras cuentas y le ha convocado a una reunión para tratar de integrarlo. Está dispuesta a ofrecerle el antiguo cargo de Cospedal.

Pablo Casado ya se ha reunido con María Dolores de Cospedal, según fuentes de la candidatura del vicesecretario, que este martes, a apenas 10 días de la votación en la que se elegirá al sucesor de Mariano Rajoy, dice contar con el apoyo de unos 2.000 compromisarios (votan 3.184 en total). En la candidatura de Sáenz de Santamaría hacen otras cuentas y aseguran que “ganan con más que claridad”.

La estrategia del equipo de Casado es agrupar el voto de las candidaturas descalificadas en la primera fase de las primarias, especialmente, los de la secretaria general, María Dolores de Cospedal, que obtuvo el 25,92% de los apoyos en la primera vuelta. El vicesecretario se atribuye ya buena parte de sus apoyos, habla de “sintonía” y en su entorno aseguran, incluso, que miembros del equipo de Cospedal se han pasado ahora a su bando y comparten “una estrategia conjunta”. “Están trabajando ya en nuestro equipo”, afirman. Fuentes del entorno de uno de los supuestos tránsfugas citados por la candidatura de Casado, sin embargo, aseguran que una cosa es ponerse al teléfono y otra fichar por su equipo.

La candidatura de Casado apoya su tesis en el hecho de que cada vez menos barones se pronuncian públicamente a favor de la candidatura única para el congreso del 20 y 21 de julio, esto es, que el vicesecretario renuncie y solo llegue a la votación de la segunda vuelta quien tuvo más votos en la primera. Sin embargo, el propio vicesecretario insistió este martes en TVE, en denunciar “presiones” para que se integre en la candidatura de la exvicepresidenta. Sí hay temor en los cuadros del partido a posicionarse públicamente y equivocarse apostando al caballo perdedor.

Del otro lado, la candidatura de la exvicepresidenta insiste en que no se puede juzgar los apoyos de Cospedal “en bloque” porque entre ellos aseguran que hay quien ya les ha comunicado que en la segunda vuelta la apoyarán a ella para ser coherentes con el mantra de que debe ganar “la lista más votada”. Este martes ponían como ejemplo Ceuta, donde ganó Cospedal en la primera vuelta y donde el presidente de la ciudad y del PP local, Juan Vivas, anunció que votará ahora a Sáenz de Santamaría. Ceuta aporta 34 compromisarios al congreso.

Casado afirma que ya se ha visto con Cospedal y hablado con todas las candidaturas perdedoras en la primera fase. Sáenz de Santamaría le pidió una reunión para hacer “un diagnóstico de qué es lo mejor para el partido”, pero el vicesecretario, dispuesto a reunirse con ella “cuantas veces quiera”, advierte de que no le convencerá para tirar la toalla, ni aunque le ofrezca ser su secretario general. La integración, sostiene, “después del congreso”, no antes.

Desde la campaña de Casado aseguran que en la de la exvicepresidenta “están proponiendo cargos a todo el mundo, a muchos de ellos el mismo, y diciendo que si gana él, los echará”. Sube el tono de los reproches y acusaciones en la candidatura del vicesecretario, incluidos a miembros de la dirección del partido a los que acusan de falta de neutralidad.

Foto con San Gil

Casado se comprometió este martes en público a darle a María San Gil el cargo que quiera. Lo hizo en un acto donde se rodeó de víctimas del terrorismo y disidentes venezolanos, como el padre de Leopoldo López. “Hace 10 años abandoné la presidencia del PP [vasco] porque intuí que mi partido aparcaba en un altillo los principios y valores por los que muchos nos jugábamos la vida. Estos 10 años me he sentido ideológicamente muy huérfana, pero ahora Pablo Casado me ha devuelto la ilusión por militar en el PP”, declaró San Gil al terminar el acto de campaña en el parque madrileño del Retiro.

De telonero de Casado actuó también Ángel Garrido como anfitrión. “¡Quién nos iba a decir que yo iba a ser presidente de la Comunidad de Madrid y tú candidato a presidir el PP!”, bromeó Garrido, nombrado tras la dimisión de Cristina Cifuentes por el escándalo del máster. El presidente madrileño votó a Cospedal en la primera vuelta de las primarias. Casado aprovechó el acto para asegurar que el PP de Madrid era un ejemplo de unidad y que él no renegaría de nadie de su pasado, “porque el pasado del PP de Madrid es el mejor”, en referencia a Esperanza Aguirre, que le apoya públicamente.

El vicesecretario viaja hoy a Galicia, lugar estratégico en la campaña de primarias por ser la comunidad donde se truncó la posibilidad de un congreso plácido al renunciar el candidato favorito, Alberto Núñez Feijóo, y por contar con el 10,2% de los compromisarios, más que Madrid, por ejemplo. Fuentes de la Xunta aseguran que se envió una carta a los compromisarios convocándoles al acto de Casado porque así se lo pidió este, pero que harán lo mismo cuando este fin de semana sea Sáenz de Santamaría quien desplace su campaña a Galicia.

Sáenz de Santamaría: "en Cataluña se practica el aparheid"

La exvicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría afirmó este martes que en Cataluña se practica “el apartheid, indudablemente”.

“Hemos sido muchos los que hemos sufrido allí el acoso y la manera de apartarte que tienen los independentistas en Cataluña, y lo digo abiertamente porque lo he vivido, he estado allí muchísimo”, añadió en un acto en Ceuta la candidata a presidir el PP, informa Efe.

En plena campaña de primarias, la exvicepresidenta ha recibido reproches de Pablo Casado y antes de María Dolores de Cospedal sobre su gestión del desafío independentista y la llamada Operación Diálogo con Cataluña, cuando Mariano Rajoy le encargó asumir la interlocución con la Generalitat. Por eso ahora quiso reivindicarse y endurecer el tono ante los independentistas.

Sáenz de Santamaría criticó la reunión del lunes entre Pedro Sánchez y Quim Torra. “Quizá esté pagando los votos que le llevaron a la presidencia del Gobierno sin haber ganado las elecciones”, dijo.

La exvicepresidenta presumió de la querella que le puso Torra “por defender la unidad”.

Pese a las críticas a su gestión en Cataluña, Casado coincidió con Sáenz de Santamaría en atacar a Sánchez por su reunión con el presidente de la Generalitat. “Me parece tremendo que Torra llegue a La Moncloa, a la casa de todos los españoles, con un lazo amarillo y que el presidente no le deje claro que no cabe ninguna negociación. Ya está bien de humillar a los españoles. No podemos tolerar ninguna cesión”, dijo.

https://politica.elpais.com/politica/2018/07/10/actualidad/1531221858_793882.html

CASADO Y SANTAMARÍA PUGNAN POR EL ELECTORADO MÁS ULTRA DEL PP MIENTRAS EL PARTIDO RECLAMA UNA LISTA ÚNICA

Los candidatos a suceder a Mariano Rajoy han decidido lanzarse a la búsqueda del sector más a la derecha del PP radicalizando sus discursos sobre Catalunya o ETA e incluso recurriendo a la oposición venezolana en Madrid, asuntos que entran bien en el electorado más extremo del partido. El segundo tramo de la campaña trata de convencer a los 3.184 compromisarios que elegirán el 21 de julio al líder del PP.
Mientras siguen subiendo los decibelios y los reproches entre Soraya Sáenz de Santamaría y Pablo Casado -el partido ha frenado el cara a cara entre ambos que pudiera amplificar las descalificaciones- aumentan las voces de dirigentes populares que les reclaman a ambos que dialoguen y lleguen a una candidatura de unidad que evite un cisma interno.
La exvicepresidenta, que estando en el Gobierno impulsó la llamada 'operación diálogo' con el independentismo, cargaba este martes contra el Ejecutivo de Pedro Sánchez por hablar con el president de la Generalitat, Quim Torra. Sáenz de Santamaría, a la que un sector de la derecha mediática acusa de haber sido demasiado suave en Catalunya, elevaba el tono al considerar que "no debe haber ningún apaciguamiento con esta gente". "En Catalunya practican el apartheid", llegó a decir antes de advertir que "Sánchez debe defender primero a los catalanes que se sienten españoles".
Casado, que el fin de semana ya acusó a Sáenz de Santamaría (y, por tanto, también a Mariano Rajoy y al Consejo de Ministros en pleno) de no aplicar "el 155 como había que aplicarlo" y de considerar que "la 'operación diálogo' fue un fracaso", iba todavía más allá y planteaba la ilegalización de los partidos independentistas. "Los partidos democráticos españoles no deberían incluir en sus estatutos fines ilegales", aseguraba durante un acto en Madrid en el que pedía prohibir que cualquier formación política pueda plantear "romper la Constitución y romper la ley".
El vicesecretario de Organización del PP insistía, además, en su propuesta de tipificar en el Código Penal el delito de sedición impropia y de incluir el de convocatoria ilegal de referéndum.
Casado, que también ha hecho de la lucha contra el aborto o la eutanasia sus banderas a lo largo de los últimos días, conseguía sumar a su candidatura a una de las principales exponentes del sector más a la derecha del PP, la expresidenta de los populares vascos, María San Gil. Como él, la exdirigente está asociada a la figura del expresidente del Gobierno José María Aznar, y decidió desvincularse de los populares en 2008 por su oposición al rumbo que estaba adoptando el partido con el liderazgo de Mariano Rajoy. A éste lo consideraba flojo en la defensa de las víctimas del terrorismo o de la unidad de España.
"Una referencia moral"
Casado y San Gil se dedicaron múltiples piropos y elogios cruzados: "Estaba deseando volver a ver a María San Gil en un acto de partido, como amiga y como persona que representa la esencia de nuestros principios y valores", aseguraba el vicesecretario de Comunicación obviando la enmienda que eso supone a la gestión de Rajoy al frente del PP. "Ya lo dije en Ermua: yo quiero un partido en el que María San Gil sea lo que quiera cuando quiera y como quiera (...) es para mí una referencia moral y política imprescindible", añadía el más joven de los aspirantes a la presidencia del partido.
"Abandoné la Presidencia del PP vasco hace diez años porque intuí entonces que mi partido se empezaba a desdibujar y aparcaba en un altillo los principios y valores por los que muchos nos jugábamos la vida", apuntaba, de vuelta, San Gil. "Y diez años después en los que me he sentido ideológicamente muy huérfana, Pablo Casado me ha devuelto la ilusión. Es la mejor persona para encarnar esos principios y esos valores en los que creemos la inmensa mayoría de los votantes del PP y una gran mayoría de españoles", le respondía. "España se merece un PP fuerte y no hay nadie como Pablo para liderarlo".
Casado y San Gil participaban en un acto de apoyo al vicesecretario respaldado por la derecha venezolana. La oposición a Nicolás Maduro instalada en Madrid le considera "un héroe" por defender sus intereses en España. Entre quienes más cercanía mostraban con el candidato a presidir el PP estaban Leopoldo López Gil, padre del dirigente opositor Leopoldo López, y el huido exalcalde metropolitano de Caracas Antonio Ledezma.
Tras quedar aparcada definitivamente la posibilidad de celebrar un debate entre los dos aspirantes a suceder a Rajoy, dirigentes del PP consultados por eldiario.es confían ahora en que Santamaría y Casado pongan en marcha un cauce de diálogo que pueda garantizar la unidad del partido en el congreso que se celebra dentro de diez días. "Los dos se han dado cuenta de que tienen que hablar entre ellos", apuntaba un diputado.
De cena, en la misma mesa
A lo largo de toda la tarde de este martes se aventuró la posibilidad de que ambos candidatos mantuvieran un primer encuentro en el Congreso de los Diputados. Pero finalmente decidieron esperar a la cena que el Grupo Parlamentario Popular ha celebrado en el Café Varela de Madrid. Allí han compartido Mesa y alguna charla distendida, según las candidaturas. Desde el equipo de la exvicepresidenta insisten en que tanto ese encuentro como los que se producirán en los próximos días están centrados en la "unidad". Sáenz de Santamaría quiere que Casado se sume a su candidatura antes del cónclave para que el proceso de primarias no cause un cisma interno. El vicesecretario insiste en que va a seguir "hasta el final" y que solo entonces se deberá producir la integración entre ambos equipos.

A pesar de que los compromisarios –únicos con capacidad de voto en el congreso– no han dicho públicamente a quién apoyarán en el cónclave, las dos candidaturas se dan por ganadoras. Si el lunes era el equipo de Sáenz de Santamaría el que consideraba tener una mayoría de apoyo de compromisarios, este martes Casado aseguraba contar con más de 2.000 de los 3.184 representantes. Fuentes de la dirección del PP consideraban que las cifras del vicesecretario están "infladas".

En una conversación informal con periodistas, el candidato explicaba que ya se ha reunido con los cuatro que no pasaron el corte del voto de los afiliados, María Dolores de Cospedal, José Manuel García-Margallo, José Ramón García-Hernández y Elio Cabanes. Él cree contar con el apoyo de todos ellos, hasta el punto de asegurar que el equipo de Cospedal ya está trabajando con él y mantiene una "estrategia conjunta". Visiblemente molesta con las palabras del vicesecretario, una de las portavoces de la candidatura de la número dos del PP negaba esa integración y aseguraba que la exministra "trabaja por lo mejor para el PP".

https://www.eldiario.es/politica/Casado-Santamaria-discurso-PP-integracion_0_791271700.html

GUERRA TOTAL ENTRE LAS CANDIDATURAS DE SÁENZ DE SANTAMARÍA Y CASADO A 11 DÍAS DE LA VOTACIÓN


La candidatura de unidad que exigen importantes dirigentes del PP para evitar que las primarias sigan dañando la imagen del partido no parece una opción a corto plazo. Mientras se suceden las llamadas a la integración de las dos candidaturas por parte de dirigentes como el portavoz parlamentario Rafael Hernando y el exministro de Fomento Íñigo de la Serna, entre otros, Pablo Casado y Soraya Sáenz de Santamaría agravan la intensidad de los ataques.

La noche de la votación de la primera vuelta se inició una escalada verbal con cruce de acusaciones entre ambos equipos que dificulta esa convergencia pedida por barones y diputados. La guerra no ha hecho más que empezar y aún quedan 11 días para la votación definitiva. Tras el resultado del pasado jueves, los dos aspirantes han vuelto a recorrer el país en busca del apoyo de los compromisarios, de quienes depende la elección del presidente en el congreso de los días 20 y 21. Se trata de convencer a los 3.184 militantes que decidirán el sustituto de Rajoy. Y de ganarse los apoyos de la tercera en liza, María Dolores de Cospedal, que no pasó el corte.

El propio Casado iniciaba el cuerpo a cuerpo el fin de semana con afirmaciones que ponen en cuestión incluso las políticas del Gobierno al que ha defendido todos estos meses como vicesecretario de Comunicación del PP. "Cuando oigo que Soraya es la persona que mejor puede ganar a Pedro Sánchez, yo digo que precisamente con las políticas de Soraya nos han mandado a la oposición", aseguraba el vicesecretario en una entrevista en ABC. "No aplicamos el 155 como había que aplicarlo; la operación diálogo fue un fracaso; y lo que no puede ser es que Pedro Sánchez esté fiando todo a una estrategia judicial, como hicimos nosotros", añadía en declaraciones recogidas por El País, en una clara afrenta a las políticas puestas en marcha por Sáenz de Santamaría, la encargada de abordar la crisis catalana en el Gobierno de Mariano Rajoy.

El equipo de la exvicepresidenta aprovechaba un encuentro con la prensa para responder a esas acusaciones: "En los años en los que ha sido vicesecretario nunca le hemos oído quejarse", aseguraban, en referencia a la postura de Casado ante la política respecto a Catalunya puesta en marcha por el Ejecutivo de Rajoy. Además, al mismo tiempo que pedían un acercamiento entre ambos candidatos y exigían al partido el respeto a la candidatura "más votada", decidían entrar a la confrontación directa con el vicesecretario de Comunicación.

Tras defender varias veces que no están molestos con Casado, el equipo de la exvicepresidenta destacaba su "enorme falta de experiencia política" a la hora de abordar su estrategia de campaña, por estar centrada en ir en contra de Sáenz de Santamaría a pesar de que ésta fue la candidata más votada por los afiliados inscritos en la primera vuelta de las primarias. Por eso le recordaban que la que está en marcha "no es una campaña entre dos partidos" sino que tiene lugar "dentro de uno". "No puede olvidar que somos compañeros", aseguraban.

Evitar la división

Uno de los puntos de fricción entre ambas candidaturas tiene que ver con el debate propuesto por Casado y sobre el que desde la candidatura de Sáenz de Santamaría tienen dudas. Explican que dentro del PP existe un temor a que un cara a cara vaya a subrayar todavía más la división del partido y a dar argumentos a sus adversarios políticos. Argumentan, además, que no puede tener lugar un enfrentamiento de ideas, como ha sugerido el vicesecretario, al que acusan de desconocer la normativa interna. "Quien pide un debate de ideas no tiene ni idea de lo que va este congreso", apuntan, para recordar que el cónclave está convocado únicamente para renovar la dirección tras la salida de Rajoy y no para modificar la ideología del partido, que ya se fijó en el congreso ordinario de 2017.

Ante la prensa, José Luis Ayllón, exsecretario de Estado para las Relaciones con las Cortes y uno de los responsables de la campaña de Sáenz de Santamaría, cargaba contra Casado por mostrarse convencido de poder ganar a la exvicepresidenta en un debate: "Dice que le favorece porque tiene que decir algo así", ha asegurado. También le recordaba al vicesecretario que Santamaría ha mantenido bastantes debates con políticos como los socialistas María Teresa Fernández de la Vega, Alfredo Pérez Rubalcaba y Pedro Sánchez; el líder de Ciudadanos, Albert Rivera; o el dirigente de Podemos, Pablo Iglesias. "Que se vea esos debates y luego analice si saldría o no bien parado".

Fuentes de la candidatura de Casado aseguraban en declaraciones a eldiario.es que si desde el equipo de la exvicepresidenta "tienen tan claro" que ella tiene mucha más experiencia que él en los cara a cara, aclare "si quiere o no quiere" debatir y se lo pida a la Comisión Organizadora del Congreso (COC), organismo interno que en su reunión de este lunes optaba por aplazar su decisión sobre la convocatoria de un debate, ante las reticencias de Sáenz de Santamaría y de parte del partido.

Citando a Obama

El equipo de la exvicepresidenta prefiere un "diálogo sobre el entendimiento" antes que el debate. Pero la candidatura de Casado considera que "ese diálogo es solo para plantear una candidatura de unidad". Se trata de una posibilidad ya descartada por el vicesecretario de Comunicación que, como explica su entorno, "considera que lo más democrático es acatar las normas del partido", que prevén una segunda vuelta en la que los compromisarios puedan revertir el resultado de la votación de la militancia, haciendo presidente al segundo más votado.

Sobre las alusiones a la inexperiencia de Casado, desde el equipo de éste señalan que "también decían que no tenía ninguna experiencia en la campaña de la primera vuelta y, en cambio, ha llegado a donde ha llegado", en alusión a su posición como segundo candidato más votado, incluso por encima de una de las favoritas, la aún número dos del PP, María Dolores de Cospedal.

Las fuentes del entorno del vicesecretario concluyen citando una frase del expresidente estadounidense Barack Obama que el candidato suele repetir una y otra vez desde que anunció que optaría a suceder a Rajoy: "Tengo la suficiente experiencia para saber qué decisiones tengo que tomar".

https://m.eldiario.es/politica/Guerra-candidaturas-Saenz-Santamaria-Casado_0_790921486.html

LOS CANDIDATOS A LIDERAR EL PP SE LÍAN CON EL "DEBATE DE IDEAS" Y LOS ESCÁNDALOS DE CORRUPCIÓN

"En política todo es posible", repiten estos días en el Partido Popular. Pero si nos atenemos a los gestos y a las declaraciones de los candidatos a suceder a Mariano Rajoy en el congreso que se celebrará los días 20 y 21 de este mes en Madrid, va a ser muy difícil que los compromisarios voten una lista conjunta en el cónclave, tal y como piden un importante número de barones.

Los poco más de 1.500 votos de diferencia entre Soraya Sáenz de Santamaría y Pablo Casado y el respeto escrupuloso a las normas, lo que implica que la solución definitiva llegue en la segunda vuelta, son los principales argumentos de los fieles al exvicesecretario de Comunicación del PP para continuar dando la batalla. Mientras, la exvicepresidenta sigue insistiendo en la necesidad de mantener unido al partido y mostrando su voluntad de integrar a miembros de otras candidaturas en su futuro equipo. Hay una reunión pendiente entre ambos para aclarar posturas cara a cara. Pero mientras llega, la nota dominante es la tensión. Este lunes el foco ha estado puesto en los reproches sobre corrupción y en el "debate sobre las ideas".

Casado sigue insistiendo en la necesidad de un debate con su rival para "confrontar ideas", algo que preocupa en amplios sectores del partido, que temen que más que beneficiar a un candidato concreto acabe perjudicando al partido en bloque. Pero lo que más ha revuelto a muchos de sus compañeros es que "ahora reniegue" de muchas de las decisiones tomadas por el Gobierno de Mariano Rajoy cuando él las defendió, en numerosas ocasiones, ante la prensa en su calidad de portavoz del PP. "El fin último es poner el foco en Santamaría, que era la mano derecha de ese Gobierno", analiza un parlamentario que califica la actitud de Casado de "oportunista".

"El pasado de Santamaría está con Rajoy, como el suyo que también se le puede considerar miembro del 'aparato' del partido por su pertenencia al Comité de Dirección. Pero su pasado también está junto a Esperanza Aguirre, que dejó la política por los escándalos de corrupción que se desarrollaron cuando ella mandaba", añade la misma fuente.

En los últimos días, Aguirre no ha ocultado su preferencia por Casado. Este mismo lunes, en una entrevista en Onda Cero dijo no poder definir ideológicamente a la rival del que fuera uno de los presidentes de las Nuevas Generaciones del PP bajo su mandato: "Yo no sé cuál es la ideología de Sáenz de Santamaría. A lo mejor en el debate nos vamos a enterar. Si hay un debate pues ella nos lo dirá".

"Más que ayudar, tener a la expresidenta de Madrid de tu lado resta si tenemos en cuenta que dejó la política en plena ebullición de los escándalos de corrupción protagonizados por quienes fueron sus hombres de confianza", señala un dirigente regional.

En el equipo de Casado ven "nerviosismo" en el de Santamaría e insisten en que hablarán "de todo" con su rival, pero que la unión en una candidatura no es una opción. "Hay miedo porque nos ven muy fuertes. Es un argumento infantil ofrecer al otro una especie de empate porque le vean fuerte. Hay unos estatutos y hay que cumplir esos estatutos", relata uno de sus fieles.

La hegemonía del centroderecha

Casado se presentó a este congreso con, entre otros objetivos, recuperar a los votantes que han pasado del PP a partidos como Ciudadanos o Vox. "Lo que tenemos que hacer es recuperar la hegemonía del centro derecha. El frentismo no gusta nada. Por cada voto que ganemos por la derecha más conservadora, perderemos una decena por el centro. Hay que tener cuidado con qué partido queremos", considera un miembro del Comité Ejecutivo Nacional.

Los partidarios de Casado defienden que la prueba de que sus ideas están vigentes es el resultado del pasado jueves, el haber sido el segundo más votado de un total de seis y a una distancia muy reducida de la ganadora. Rechazan, además, que su proyecto vaya a suponer una especie de resurrección del aznarismo o del aguirrismo. Pero añaden que ellos no reniegan de la historia del PP.

En este contexto, muchos de los que vivieron el XVI Congreso Nacional del PP, celebrado en junio de 2008 en Valencia, consideran que "el aznarismo y el aguirrismo quieren ganar lo que no pudieron en aquel momento", en alusión a cómo Rajoy restó poder a los fieles a la expresidenta madrileña en la estructura del partido después de una dura etapa precongresual, en la que se cuestionó con insistencia su capacidad para liderar el partido.

"La gente no quiere que se repitan las divisiones de 2008, por eso piden que se hagan esfuerzos para una candidatura única. No podemos retroceder diez años. No tiene sentido que sectores del partido quieran ahora ganar lo que perdieron en 2008", valora un barón regional en conversación con infoLibre.

El debate se enfría

Si nada cambia en los próximos días, no habrá debate entre Santamaría y Casado. En la cúpula del PP no son demasiado partidarios y, aunque Santamaría no lo rechaza abiertamente, lo cierto es que tampoco lo reclama con insistencia como Casado. En la candidatura de la exvicepresidenta del Gobierno rechazan que esta idea les preocupe y recuerdan que ella "ya ha debatido con más gente" y en contextos más difíciles. "Su preocupación es el diálogo para buscar un acuerdo más que confrontar", concluyen.

A ojos del equipo de la ex mano derecha de Rajoy en el Gobierno, este cónclave no puede plantearse "para hacer un PP nuevo, sino mejor", "no más pequeño, sino más grande". En este sentido, recuerdan, que este congreso, de carácter extraordinario, no conlleva el debate de ponencias ideológicas como ocurre en los ordinarios.

Buenas sensaciones

En ambos equipos se ven ganadores. En el de Casado se muestran convencidos de que van a conseguir atraer gran parte del voto de María Dolores de Cospedal y que ello les haría quedar por encima de Santamaría. Mientras, sus rivales definen su posición como "tremendamente optimista" y niegan que ese trasvase de votos vaya a ser tan directo. Por citar un ejemplo, mencionan el caso de Madrid.

Ahora son 3.184 afiliados del PP, los compromisarios, los que tienen en su mano la decisión. Las conversaciones con estos delegados y con personas con capacidad de liderazgo ante estos compromisarios son constantes en las dos candidaturas.

https://www.infolibre.es/noticias/politica/2018/07/10/los_candidatos_liderar_lian_con_debate_ideas_los_escandalos_corrupcion_84898_1012.html

MAÍLLO RECHAZA UN DEBATE ENTRE CASADO Y SÁENZ DE SANTAMARÍA | ELPLURAL.COM

"Yo sinceramente no lo veo necesario, la organización del partido no lo ve necesario", ha afirmado Maíllo en declaraciones a los periodistas antes de asistir a un desayuno informativo del presidente electo de Colombia, Iván Duque.

Ha precisado, no obstante, que la decisión de celebrarlo depende de los candidatos y de la comisión organizadora del congreso del partido, pero ha insistido en que a él los debates que le gustan son los del PP con el PSOE y Ciudadanos.

"Esos son los verdaderos debates que esperamos", ha dicho, tras lo que ha apuntado que además hay que tener en cuenta que el debate sería entre dos compañeros de partido y que no vota el conjunto de los españoles, sino los más de tres mil compromisarios que van al congreso extraordinario y que ya votaron en la primera vuelta, por lo que "muchos de ellos ya tendrán una decisión más o menos tomada".

El coordinador general del PP ha vuelto a llamar a la unidad: "La he pedido desde el primer día y la pediré hasta el último", ha subrayado.

Maíllo ha defendido que su llamamiento a la unidad es "perfectamente compatible" con la decisión de Pablo Casado de mantener su candidatura y que se vote en segunda vuelta.

"Está plenamente legitimado para continuar", ha insistido, tras lo que ha negado que haya presiones a Casado desde la dirección nacional de partido para llegar al congreso con un único candidato.ç

https://www.elplural.com/politica/2018/07/09/debate-partido-popular-saenz-santamaria-pablo-casado-maillo

CASADO SE LANZA A BUSCAR APOYOS ANTE UNA SANTAMARÍA QUE PARTE CON VENTAJA


El candidato a líderar el PP lanza un ataque indirecto a la exvicepresidenta: “Hace falta un cambio de etapa. No hacer lo mismo con los mismos”

Tras quedar segundo en la primera vuelta de las elecciones del PP, Pablo Casado se lanzó este viernes a conquistar el apoyo de los compromisarios que necesita para superar a Soraya Sáenz de Santamaría en el Congreso del 20 y el 21 de julio. “La cuenta de delegados empieza 0-0”, argumentaron desde su candidatura, que negociará para enjugar la ventaja con la que parte la exvicepresidenta sumando los 1.150 delegados de 3.134 que dice controlar el equipo de María Dolores de Cospedal.

La posibilidad de que los 3.134 compromisarios del PP reviertan el voto de las bases provocó el viernes que Sáenz de Santamaría y Casado comenzaran una ronda de llamadas a presidentes autonómicos y provinciales. El vicesecretario está convencido de que puede convertirse en el líder de su partido negociando el apoyo de María Dolores de Cospedal, José Ramón García Hernández y José Manuel García Margallo, ya eliminados de la carrera por el poder. Aunque no todo el mundo en el PP está seguro de que los antiguos aspirantes controlen el voto de sus delegados — “En política uno más uno no son dos”, dijo el coordinador, Fernando Martínez Maillo—, Casado se lanzó a construir un frente en contra de Santamaría y calculó contar con un mínimo de 2.000 delegados de los 3.134. En el grueso de ese grupo estarían los 1.150 que dice controlar el equipo de Cospedal.

“No hemos llegado hasta aquí para que nada cambie”, dijo el vicesecretario, que por sí solo no cuenta con los delegados suficientes para superar la ventaja que le saca de inicio Santamaría. “Ya he hablado con los cuatro candidatos que no han pasado el corte. Les he dicho que quiero que mi proyecto sea su proyecto”, explicó Casado, dispuesto a ofrecer cargos orgánicos y puestos en las listas electorales a los integrantes de los equipos derrotados. Y recalcó: “Tendremos una agenda intensa en la que quiero hablar con todos los compromisarios”.

El PP estrena el sistema de doble vuelta en el ámbito nacional sin saber qué harán los delegados. El equipo de Casado argumenta que son libres para elegir lo que quieran. Sin embargo, los afines a Sáenz de Santamaría señalan que deben replicar la elección de las bases en cada provincia; que por eso trasladarán al congreso la victoria que ya ha logrado la aspirante entre los afiliados; y que en última instancia tendrán que actuar siguiendo las instrucciones de sus líderes territoriales. “Eso es un error. El partido empieza 0-0”, argumentó uno de los estrategas que aconseja a Casado, que cabalga a lomos del voto de la protesta, espoleado por el mensaje de que él no representa al aparato y lanzado por la esperanza de que Cospedal acabe por apoyarle frente a Santamaría, su eterna rival y contrapeso interno.

“Los compromisarios son libres”, añadió este interlocutor, recordando que la presidenta de Castilla-La Mancha ya sobreestimó en la primera vuelta la capacidad del aparato para controlar el resultado. “Se están haciendo suposiciones erróneas. Volvemos a empezar de cero, como con los militantes”, añadió. Y subrayó: “Evidentemente, llevamos ventaja. Por eso andan diciendo que hay que respetar a la lista más votada”. “Pero Soraya ya tiene más votos que el jueves, pasa siempre en la vida: a todos les gusta acudir en apoyo del que ha ganado”, respondió uno de los principales consejeros de la vicepresidenta, que tiene su gran agujero en la principal fortaleza de Casado, Madrid. “A todo el mundo se le hace imposible pensar que no se respete la voluntad de los militantes, porque este partido es el que ha defendido que gobierne siempre la lista más votada”, afirmó. “Soraya ha ganado en 30 circunscripciones y a poco que se acuda en favor del ganador, va a estar muy cerca de la mayoría de compromisarios”.

La ventaja de Santamaría

Los principales barones del PP empezaron a presionar el viernes a Casado para que negociara con Sáenz de Santamaría la fusión de sus equipos. Los líderes del PP andaluz, valenciano, cántabro, balear, o canario defendieron al unísono una única lista que evitara que los delegados cambiaran la decisión de los afiliados. Al tiempo, el presidente de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, que sería un apoyo decisivo para Casado, insinuó que mantendrá su neutralidad: pidió que se trabaje para lograr una unificación de los integrantes de las dos listas antes, durante y después del Congreso. Los líderes regionales perseverarán en esa estrategia en los próximos días, según observadores neutrales con un conocimiento profundo de la estructura territorial del PP. “Soraya gana en compromisarios de calle, porque los compromisarios son gente elegida por los presidentes provinciales y regionales en su mayor parte, y están muy supeditados a sus órdenes”, explicaron.

“Siendo generosos con Pablo, en un escenario muy positivo, Sáenz de Santamaría tendrá 1.600 compromisarios electos y Casado 1.000”, siguieron. “Por ejemplo, en Palencia ganó Pablo, pero los compromisarios elegidos son todos de la dirección del partido, que está con Soraya”, añadieron. “Y esa idea de que Cospedal le dará sus apoyos a Casado... las cosas no funcionan así. La secretaria general solo puede responder de lo que hagan los delegados de Castilla-La Mancha”.

“Ahora sí que es el momento de los aparatos, de los presidentes provinciales y autonómicos”, coincidió un líder territorial que dijo controlar el 80% de los delegados elegidos en su región. “¡Qué nos va a decir la gente de Cospedal lo que tenemos que hacer!”, bramó, pese a reconocer que hay circunscripciones que apoyaron a la secretaria general y que ahora bascularán de forma natural hacia el vicesecretario, como Navarra, Asturias, Extremadura y quizás Aragón. Por contra, los dirigentes de Andalucía, Islas Baleares, las Canarias, Castilla y León, la Comunidad Valenciana o el País Vasco trabajarán en favor de Sáenz de Santamaría. En consecuencia, lo que decida el aparato en Madrid —hasta ahora afín a Cospedal— tendrá un peso decisivo en el resultado.

Con todo por decidir, el PP se divide entre el frente antiSoraya que propone Casado —unir a todos los rivales de la exvicepresidenta— y la integración que ofrece Sáenz de Santamaría —incorporando al vicesecretario a su proyecto, por ejemplo como secretario general—. El sistema del PP ofrece ahora un paréntesis para calmar las tensiones internas al dejar casi 15 días entre las urnas de los afiliados y las de los compromisarios. Ese calendario esconde otro objetivo: dar días suficientes al segundo candidato con más apoyos para que madure la posibilidad de unirse al primero.

Feijóo modifica su discurso y avala la segunda vuelta

Hasta minutos antes de que se cerraran las urnas, el presidente gallego apeló con insistencia a la necesidad de acudir al congreso con una candidatura única, de integración, en el caso de que los resultados entre los dos candidatos que pasaran el corte fuesen, como finalmente ha ocurrido, muy similares. Este viernes, con Sáenz de Santamaría —la opción menos afín a él— proclamada ganadora, Feijóo ha modificado su discurso y ha precisado que la unidad del partido puede conseguirse tanto “antes del congreso como durante o después del mismo”.

El presidente gallego ha avalado esta mañana la segunda vuelta. Respondiendo a preguntas de los periodistas, ha asegurado que de la misma forma que el jueves se votó en libertad “ahora toca volver a votar en libertad” en el congreso.

La posición de Feijóo es determinante para el futuro del PP. Galicia es la cuarta comunidad en número de compromisarios y hasta este jueves todo parecía evidenciar que podría ser la única que acudiría al congreso con el voto de los 270 delegados agrupado. No obstante, la provincia de Ourense, liderada por el clan de los Baltar, se desmarcó este jueves de la preferencia del presidente gallego y votó mayoritariamente a Sáenz de Santamaría (206 votos, frente a 177 de Cospedal y 94 de Casado) evidenciando que la fortaleza del liderazgo de Feijóo puede tener una fisura en el feudo ourensano, históricamente enfrentado a la dirección del PP gallego.

Ourense aportará al congreso con 73 compromisarios, prácticamente los mismos que A Coruña, provincia con mucho mayor peso demográfico a la que corresponden 78.

https://politica.elpais.com/politica/2018/07/06/actualidad/1530872517_330732.html

SANTAMARÍA Y CASADO LUCHARÁN POR PRESIDIR EL PP TRAS SUPERAR A COSPEDAL

La exvicepresidenta y el vicesecretario se imponen en el voto de los afiliados

Soraya Sáenz de Santamaría (36,9% de los votos) y Pablo Casado (34,3%) sobrevivieron este jueves a la disputada primera vuelta de las elecciones internas del PP, superando a María Dolores de Cospedal (25,9%), José Manuel García Margallo (1,17%), José Ramón García Hernández (1,15%) y Elio Cabanes (0,32%). El resultado permitirá al vicesecretario negociar para lograr el apoyo de los derrotados e intentar voltear el voto popular en el Congreso del 20 y el 21 de julio, que decidirán los compromisarios.

Nada está decidido en la lucha por sustituir a Mariano Rajoy como presidente del PP y candidato del partido a La Moncloa. El exiguo margen con el que Sáenz de Santamaría se impuso a Casado en la votación de la militancia puede ser corregido por los compromisarios del partido en el congreso del 20 y el 21 de julio. En consecuencia, se abren dos semanas de negociaciones en las que solo hay una cosa clara: el vicesecretario de Comunicación no se plantea aceptar la oferta para integrarse en el equipo de Sáenz de Santamaría y buscará el apoyo de los delegados de Cospedal, Margallo y García Hernández para ocupar el poder. Casado —al que aún persigue la sombra de la investigación sobre las inexactitudes de su currículo— quiere llegar hasta el final. Si no le convencen en los próximos días, habrá batalla hasta el último suspiro.

“Nuestros militantes quieren y merecen un esfuerzo de unidad e integración, y yo quiero que Pablo y yo se lo ofrezcamos”, dijo anoche Sáenz de Santamaría, que no descartó ofrecerle a Casado la secretaría general del PP a cambio de que ambos unan fuerzas. “Haré el máximo esfuerzo de generosidad”, prometió la exvicepresidenta del Gobierno. “Quiero abrir un diálogo muy amplio con Pablo”, aseguró. “Mi opción tiene el aval de haber sido la lista más votada por los afiliados y de haberlo sido en la mitad de las circunscripciones”, recordó, reivindicando su derecho a ganar el cónclave popular sin que los compromisarios corrijan el voto de las bases.
La propuesta de Sáenz de Santamaría fue interpretada por el equipo de Casado como una señal de la que victoria está a su alcance. El vicesecretario no intentó esconder su estrategia tras una intensa quincena en la que movilizó a las bases populares. Casado da por descontado que todos los delegados vinculados a Margallo y García Hernández le darán su apoyo en el congreso extraordinario. Y espera que

Santamaría y Casado lucharán por presidir el PP tras superar a Cospedal

Cospedal le ayude a voltear la decisión de los afiliados, sumando sus compromisarios a la causa de derrotar a Sáenz de Santamaría, rival y contrapeso interno de la secretaria general desde hace una década.

“Esta es la candidatura en la que cabe todo el mundo”, dijo el vicesecretario de Comunicación nada más conocer el resultado. “Yo he respetado las normas en todo momento, cuando me iban bien y cuando no. La doble vuelta es democrática, y es así como hay que decidir”, argumentó. “Los dos tenemos un resultado muy igualado y hay candidaturas que no han pasado que tienen muchos apoyos y líderes con los que me siento muy identificado”, siguió sobre los escasos 1.500 votos de diferencia entre los dos aspirantes. “Lo más justo es respetar las normas y dar la voz a muchos militantes a los que con esta segunda vuelta les gustaría opinar quién de los dos que han pasado les representa mejor”, añadió.

Esa es la carta que aún le queda por jugar a Cospedal en la partida por ocupar el poder en el PP. Su ascendiente entre los cargos orgánicos de la formación, labrado durante una década como secretaria general, le permitirá intentar redirigir el voto de los compromisarios que le son afines. Junto a ella, que también es presidenta del PP en la Castilla-La Macha, la clave para decantar el resultado la tendrán los delegados de Madrid, con el presidente Ángel Garrido al frente; Galicia, con Alberto Núñez Feijóo; Castilla y León, con Alfonso Fernández Mañueco; Andalucía, con Juan Manuel Moreno Bonilla; y la Comunidad Valenciana, con Isabel Bonig.
Santamaría y Casado lucharán por presidir el PP tras superar a Cospedal

“Yo no aspiro a ninguna responsabilidad ni cargo en el PP, otra cosa sería improcedente, pero hay muchas personas que han apoyado a esta candidatura, ganadoras de elecciones, y respetadas en el partido, que tienen que estar presentes en el futuro”, pidió la todavía secretaria general, defendiendo en su derrota el futuro de quienes apostaron por ella. “Tenemos un tiempo todavía para reflexionar”, añadió sobre la posibilidad de que sus compromisarios apoyen a la candidatura de Casado, enmendando el voto de las bases para darle la victoria al vicesecretario de comunicación.

Candidatura a La Moncloa

Los días que descontará ahora el partido hasta el Congreso marcarán su futuro, del que ya se sabe que no se parecerá en nada a su pasado.

El relevo generacional en la cúpula del PP ya es un hecho. El paso atrás de Rajoy, de 63 años, dejará espacio para Sáenz de Santamaría, de 47, o Casado, de 37. El futuro de Cospedal, que ha sido la secretaria general durante toda una década, parece ya fuera de la política activa. Por primera vez se ha abierto una gran decisión del partido al voto de las bases. Y más importante aún: si los dos aspirantes llegan a un acuerdo, o los compromisarios respetan el voto popular en el congreso del 20 y el 21 de julio, el PP apostará por primera vez por una mujer candidata a la presidencia del Gobierno.

Lo nunca visto en una formación con opciones reales de ocupar La Moncloa.

https://politica.elpais.com/politica/2018/07/05/actualidad/1530822070_868613.html


SANTAMARÍA GANA POR LA MÍNIMA PERO SIN GARANTÍA DE SER PRESIDENTA

Pablo Casado queda segundo, a sólo 1.546 votos de Santamaría, pasa a la segunda fase y anuncia que dará la batalla hasta el final

En el PP auguran presiones para evitar que los compromisarios voten en el congreso de forma diferente a los afiliados

Cospedal es la gran derrotada al quedar tercera

Soraya Sáenz de Santamaría se impuso este jueves en la primera ronda del proceso de elección del sustituto de Mariano Rajoy. La exvicepresidenta del Gobierno logró 21.513 votos de los afiliados (el 36,95% de los votos válidos), seguida de Pablo Casado con 19.967 sufragios (34,29% del total) y de María Dolores de Cospedal con 15.090 votos (25,91% del total), según los datos oficiales facilitados por el PP en la noche de este jueves.

Los otros tres candidatos quedaron a una diferencia abismal: José Manuel García-Margallo consiguió 680 votos, José Ramón García-Hernández obtuvo 668 y Elio Cabanes logró 185.

Pablo Casado (Palencia, 1981) se convirtió en el segundo protagonista de la jornada. Muy al estilo de Pedro Sánchez, el exvicesecretario de Comunicación del PP, presentó su candidatura asegurando que se echaba a la carretera. Se echó. Y sin el respaldo del aparato del partido, de los barones regionales y de exministros de Mariano Rajoy logró colarse en el tándem ganador. El que fuera líder de las Nuevas Generaciones del PP de Madrid bajo la presidencia de Esperanza Aguirre pasa a la siguiente fase junto a Soraya Sáenz de Santamaría. María Dolores de Cospedal, ex secretaria general, y, por tanto a la que se le suponía un mayor control del aparato del partido, ha quedado fuera.

Ahora, la última palabra la tienen los 3.184 compromisarios que votarán en el XIX Congreso Extraordinario del PP. Fue el propio Mariano Rajoy el que puso los cimientos para este proceso el pasado 11 de junio en una Junta Directiva Nacional convocada para dar el pistoletazo de salida. Las primeras votaciones se convocaron para este jueves; la definitiva, a la que sólo pueden acudir dos candidatos, tendrá lugar en el marco del congreso que se celebrará en Madrid los días 20 y 21 de julio.

En sus primeras declaraciones tras conocer los resultados, Pablo Casado anunció que pensaba dar la batalla hasta el final y realizó claros guiños a Cospedal y Margallo, dos líderes muy enfrentados con Santamaría y cuyos compromisarios se suponen más próximos a Casado. "Las normas están para cumplirse y más aún cuando los resultados han sido muy igualados", destacó Casado. En cambio, Santamaría pidió un "esfuerzo por la integración y la unidad".

La integración

Barones regionales y cargos han indicado durante las últimas semanas que lo mejor para el partido es que al cónclave llegue un sólo candidato. Es la mejor forma, dicen, de cerrar heridas y arrancar una nueva etapa a menos de un año para las elecciones europeas, autonómicas y municipales de 2019. En el PP auguran fuertes presiones para evitar que los compromisarios voten en el congreso de forma diferente a los afiliados.

La unidad tras la votación de este jueves la han reclamado destacados dirigentes, como el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, o el líder de los conservadores vascos, Alfonso Alonso. Lo mismo opinaba, al menos hasta este jueves, la mayoría en el Comité de Dirección del PP.

El PP ha vivido esta situación inédita con tensión y preocupación. El sistema parecía ideado para la proclamación de un candidato ya en esta primera fase. Pero la exigencia de un un número bajo de avales para dar el paso –100– y la negativa de Alberto Núñez Feijóo a presentar su candidatura revolucionó a la formación conservadora y fueron seis los dirigentes que se animaron a dar el paso. No obstante, sólo tres de ellos tenían opciones serias de ganar.
En este contexto, el foco de la campaña ha estado puesto en María Dolores de Cospedal, Soraya Sáenz de Santamaría y Pablo Casado. No ha habido debate ideológico ni competición de propuestas. Cada uno ha hecho girar su discurso en torno al que creen su principal valor. La exvicepresidenta se ha apoyado en que es la favorita de los votantes del PP; Cospedal, en que nadie ha defendido las siglas del partido como ella. Y Casado se ha presentado como la única opción posible para regenerar el partido además de para renovarlo generacionalmente. Pero sin renunciar al pasado: desde Aznar a Mariano Rajoy. Sin distinciones.

La jornada

Las urnas se abrieron a las 9.30 horas y se cerraron a las 20.30. Los inscritos pudieron votar en más de 1.000 mesas en las que, como norma general, había dos urnas. Una, para elegir entre los seis precandidatos y otra para los compromisarios. En algunas sedes se habilitó una tercera para elegir a los compromisarios correspondientes a la cuota de Nuevas Generaciones (NN GG), la organización juvenil del PP. En total hubo 58.219 votos válidos, lo que supone que se acercaron a las urnas el 86,8% de los inscritos.

A las 13.00 horas, la Comisión Organizadora del Congreso (COC) hizo públicos los primeros datos de participación: el 35% de los inscritos ya habían votado. Al mismo tiempo, informaba de que la jornada había transcurrido con "normalidad". Los datos de las 18.00 horas subían hasta el 65,8%. Y se insistía, de nuevo, en la misma normalidad. No obstante, sí hubo tensiones a lo largo del día, sobre todo entre las candidaturas de Pablo Casado y María Dolores de Cospedal. Pese a las amenazas de impugnaciones, fuentes de la COC negaban poco antes del cierre de las sedes haber recibido denuncias formales en este sentido.

Sin Rajoy

Mientras, Rajoy decidió no participar en esta primera fase de la votación, según avanzaban fuentes del partido a primera hora de la mañana.

"Tal y como adelantó ante la Junta Directiva Nacional, Mariano Rajoy considera que no sería justo por su parte privilegiar a un precandidato sobre los demás, dado que todos han sido leales colaboradores suyos durante su etapa al frente del Partido y del Gobierno", explicaban desde el partido.

"El Presidente Rajoy celebra que la campaña se haya desarrollado de manera ejemplar, por lo que felicita a los precandidatos, a sus equipos, al comité organizador del congreso y a las distintas organizaciones territoriales por la movilización de toda la organización del PP en multitud de actos durante estos días", añadían.

https://www.infolibre.es/noticias/politica/2018/07/05/congreso_votaciones_primera_fase_84783_1012.html

EL PP VOTA TRAS UNA CAMPAÑA SIN DEBATES NI PROPUESTAS, MARCADA POR LOS ATAQUES ENTRE SANTAMARÍA, COSPEDAL Y CASADO

Los candidatos no han planteado cambios orgánicos ni debates ideológicos entre las grandes familias del partido: liberales, conservadores y democristianos

Los analistas coinciden en que la falta de cultura de primarias de los populares explica las improvisaciones y la bajísima participación

Los aspirantes se han limitado a vender sus currículum y han recurrido a ETA o la eutanasia para movilizar a unas bases muy desmovilizadas

"Ha llegado el momento de poner el punto final a esta etapa". El expresidente del Gobierno Mariano Rajoy abría el pasado 5 de junio el proceso de su sucesión al frente del PP. Nada más conocerse la decisión del líder que acababa de perder el poder tras una sorpresiva moción de censura, los dirigentes populares se apresuraron en reclamar una regeneración y una transformación de la organización para poner fin a la debacle de los últimos años sacudido por la corrupción y por la pérdida sucesiva de apoyos elección tras elección.
Este viernes los 66.706 afiliados inscritos en las primarias irán a votar a su nuevo presidente sin conocer cuáles son las propuestas de los seis candidatos para esa ansiada renovación.
Soraya Sáenz de Santamaría, María Dolores de Cospedal, Pablo Casado, José Manuel García-Margallo, José Ramón García-Hernández y Elio Cabanes llegan a la votación de este 5 de julio sin explicar cuál es su modelo de partido y, sobre todo, sin clarificar en qué se diferencia el de cada uno de ellos del resto de sus contrincantes. No ha habido opción de contrastar sus opiniones en ningún cara a cara, ya que la Comisión Organizadora del Congreso que está pilotando las primarias renunció a organizar un debate entre los seis aspirantes o entre algunos de ellos, como solicitó el exministro José Manuel García-Margallo.
Los candidatos se han limitado a exponer sus logros personales y sus méritos para ocupar el despacho de presidente de la séptima planta de la sede de Génova 13. Todos han hecho girar sus estrategias en los habituales mantras del PP, presentándose como garantes de la unidad de España, defensores de la vida, contra el aborto y la eutanasia o relacionando al Gobierno del PSOE con ETA y reivindicando el papel de las víctimas del terrorismo. La sucesión de consignas ha explotado todos esos asuntos para tratar de despertar a un electorado desmovilizado y abatido tras los últimos escándalos.
Pero nada de cambios orgánicos ni de debates ideológicos entre las grandes familias del partido: liberales, conservadores y democristianos. Ni siquiera las posibles modificaciones de los estatutos que se podrían poner en marcha en la ponencia política del congreso de los días 20 y 21 han ocupado a los aspirantes a suceder a Mariano Rajoy en las últimas semanas.
La apertura de las primarias
El único consenso que parece existir entre varios candidatos es el relacionado con el propio sistema de elección del presidente que se prueba en estas primarias. Pablo Casado, Margallo, García-Hernández y Cabanes quieren que en próximos procesos la obligatoriedad de que los afiliados se inscriban para poder votar se pueda prolongar durante toda la campaña y no solo durante diez días, como ha sucedido en esta. O incluso que la inscripción deje de ser imprescindible. Margallo también ha propuesto la limitación de mandatos, de forma que ningún cargo pueda permanecer en el mismo más de ocho años, o la creación de una Secretaría General de dedicación exclusiva.
Pero no ha habido más propuestas de reforma de los estatutos, ni siquiera referidas a la respuesta que el partido debe dar a la corrupción, la lacra que acabó expulsando a Rajoy del Gobierno y que, tal y como reconocen internamente, es la que ha hecho que muchos de sus votantes se estén yendo a Ciudadanos o a Vox.
El problema, central en la historia reciente del partido, sí ha ocupado parte de la campaña, pero ha sido más para que cada aspirante se pusiera sus propias medallas que para plantear propuestas concretas que eviten nuevos casos. Ha sido también arma arrojadiza en una campaña plagada de ataques más o menos velados entre los rivales internos. " He dado la cara y he defendido a mi partido de temas que no tenían que ver directamente conmigo porque es mi partido", decía Cospedal, nada más anunciar su candidatura, en referencia a su papel frente a las acusaciones contra el PP enmarcadas en los casos Gürtel o Púnica.
Casado le respondía: "A mí nadie me va a dar lecciones de lo que es defender este partido. (...) Cuando perdíamos elecciones autonómicas y municipales o de otra clase y había que bajar, bajaba yo, cuando se ganaba, bajaban otras personas", aseguraba. Él ha sido el único que ha anunciado que, si llega a la Presidencia tomará nuevas medidas contra la corrupción, aunque no las ha concretado: se ha comprometido a "establecer los mecanismos de control y de alerta temprana" que sean "necesarios".
Sáenz de Santamaría, por su parte, se ha dedicado en toda la campaña a poner en valor la acción del Gobierno del que ha formado parte en contra de la corrupción.
Los tres favoritos
Los tres, la exvicepresidenta, Cospedal y Casado, son quienes tienen opciones de victoria según han reconocido en los últimos días cargos y diputados del partido. Y entre los tres se ha producido el principal cruce de acusaciones durante la campaña, que empezaron prometiendo juego limpio y respeto mutuo y acabaron en una auténtica batalla campal. Era de sobra conocida la enemistad entre las dos primeras, que compartieron Gobierno y son compañeras desde hace lustros. La sorpresa la daba el vicesecretario, que también ha sido colaborador de ambas y con quien la tensión ha ido creciendo hasta el punto de que no se saludó con Sáenz de Santamaría en un avión en el que coincidieron haciendo campaña.
La batalla se caldeaba la semana pasada cuando Génova daba a conocer la cifra de inscritos, un irrisorio 7,6% de los 869.535 afiliados. Los aspirantes se repartieron las culpas. Sáenz de Santamaría se desentendió de unos supuestos censos inflados y animó a los periodistas a preguntar "a Pablo" o "a Dolores"; Casado aseguró que la baja participación beneficiaría a las dos candidatas; y Cospedal dijo que se conformaba: "Son las reglas y hay que respetarlas". Los tres han acusado al resto de formar parte del aparato.
La irrupción de Aznar en campaña, –a diferencia de Rajoy, que se ha mantenido al margen–, volvía a provocar más roces. Cospedal relacionaba a Casado con el expresidente y le recordaba que "la edad por sí sola no supone regeneración". "Creo que a nuestro afiliado le gusta que nuestra gente esté orgullosa de su historia y que no reniegue de ella. No entiendo por qué otros candidatos reniegan de Aznar", respondía el vicesecretario. El propio Aznar acusaba a Cospedal de querer borrar la historia del partido.
Casado ha denunciado a lo largo del proceso la existencia de "presiones" a los líderes regionales. Y ha cargado contra sus dos adversarias, a cuyos equipos acusó de poner "zancadillas" a su candidatura, sin concretar más sus acusaciones, lo que llevaba al presidente de la Comisión Organizadora del Congreso (COC), Luis de Grandes, a hacer un llamamiento a los candidatos para que no desprestigiaran el partido. El martes, era Cospedal la que daba una idea de cómo están las cosas en el partido: "Espero que no se abran heridas imposibles de coser ni fracturas que no se puedan cerrar".
Sin disimulo en sus ataques, el más duro ha sido el exministro José Manuel García-Margallo, que empezó la campaña manifestando su rechazo a la exvicepresidenta y que ha concluido refiriéndose a los tres favoritos como "las dos viudas y el hijo adoptivo".
Recursos rudimentarios e improvisados
Los analistas coinciden en que las primarias han pillado al PP con el pie cambiado y que la falta de cultura democrática en la elección de sus cargos –hasta ahora han sido escogidos a través del llamado 'dedazo'– explica las improvisaciones de los candidatos y la bajísima participación. El politólogo Antoni Gutiérrez Rubí ha percibido cierta "desorganización", que se ha reflejado, por ejemplo, en los vídeos de campaña o en los recursos gráficos de los candidatos, que a su juicio han sido rudimentarios e improvisados.
Ante la ausencia de propuestas, considera que los tres principales candidatos han supuesto una propuesta en sí misma. "Cospedal es el viejo PP, Sáenz de Santamaría el PP más pragmático y de Gobierno, el más institucional, mientras que Casado es la nueva derecha, con un perfil joven interesante para poder enfrentarse en las urnas a Albert Rivera, Pedro Sánchez o Pablo Iglesias".
"Las primarias son para elegir presidente del partido y candidato a la Presidencia del Gobierno. Y la segunda de estas dos elecciones es la que más ha influido en los discursos y gestos de los candidatos, en especial en Soraya Sáenz de Santamaría, que hace valer su experiencia gubernamental, la de portavoz parlamentaria y el resultado favorable que le dan las encuestas entre votantes o simpatizantes del PP", recuerda, por su parte, Carmen Lumbierres, profesora de Ciencias Políticas de la UNED.
Ella reconoce que "no ha podido haber grandes diferencias ideológicas sobre el modelo de partido, porque no las hay entre los principales líderes y corrientes". Sí es verdad, añade, que Cospedal y Sáenz de Santamaría insisten más en la integración, "mientras que el candidato Casado ha ido acentuando un perfil más de confrontación, porque esa es su fortaleza para distinguirse en este proceso".
La campaña ha sido, en su opinión, más de gestos que de propuestas: "Desde su inicio, Cospedal se presentó ante los militantes de Castilla- La Mancha para recordar su poder orgánico y su capacidad para ganar elecciones, y recordó a Rita Barberá EN su paso por Valencia para mostrar su lealtad a los líderes históricos. Santamaría lo hizo en la escalinata del Congreso, sola, para escenificar la legitimidad que le habían dado las urnas y su habilidad como portavoz de la oposición. Y Casado en la calle, pero en la puerta de Génova, en su dualidad de cargo directivo y militante de base. Este último es el que más se asemeja en estilo comunicativo a Pedro Sánchez y Albert Rivera, tendiendo hacia una homogeneización de los liderazgos masculinos en los partidos más votados en el país".
La trascendencia del proceso
Javier Lorenzo, politólogo de la Universidad Carlos III de Madrid, apunta que cada candidato ha buscado su "electorado". Margallo se ha lanzado a por "un sector más conservador pero liberal", Sáenz de Santamaría ha optado por "la continuidad en cierta regeneración y experiencia de gobierno sólido", Cospedal se ha decantado por "la gestión del apoyo de las estructuras locales del partido" y Casado ha apostado por "la regeneración y su enganche con Nuevas Generaciones".
"No sé quién va a ganar, ni siquiera me atrevo a decir quién lo ha hecho mejor o peor o si el futuro presidente del partido va a tener una larga vida o vamos a vivir otro proceso estilo Hernández Mancha. La cuestión de las primarias es que, por mucho que las quieras controlar, el resultado electoral va a determinar el futuro y el éxito de este proceso y, en ese caso, la literatura nos dice que no tienen un gran impacto salvo que verdaderamente se celebren unas primarias abiertas y que consigan movilizar a un volumen significativo, no ya de los militantes, sino del electorado simpatizante", concluye.

https://eldiario.us6.list-manage.com/track/click?u=c69ba1ef3f044e29f01e39064&id=1528dc14cc&e=fad5001efc

UN ‘LOBBY’ ULTRACATÓLICO IRRUMPE EN LAS PRIMARIAS DEL PP EN APOYO DE CASADO

Hazte Oír lanza una campaña donde critica a Cospedal, Santamaría y García Margallo

El lobby ultracatólico Hazte Oír ha irrumpido en las primarias del PP. El colectivo, que el pasado año saltó a la primera línea del debate público por fletar varios autobuses tránsfobos, ha insertado esta semana publicidad en tres periódicos de tirada nacional —El Mundo, La Razón y ABC— para mostrar su preferencia por algunos candidatos. El grupo solo aprueba en su campaña a dos de los populares —Pablo Casado y José Ramón García Hernández—. Sobre ellos, afirma que están a favor de los tres preceptos que valoran: "la vida", "la familia" y "la unidad de España".
Hazte Oír, contrario al aborto, suspende en cambio a José Manuel García Margallo, Soraya Sáenz de Santamaría y María Dolores de Cospedal. De los dos primeros, el grupo ultracatólico asegura que se oponen a la "vida" y a la "unidad de España"; y coloca puntos suspensivos sobre si respaldan la "familia". De la exministra de Defensa, por su parte, afirma que está en contra de la "vida" y la "familia", pero la aprueba en la "unidad de España". Sobre el sexto candidato, Elio Cabanes, la organización solo lo valora a favor en este último aspecto y dice desconocer su posición sobre los otros dos.
"El motivo de participar es contribuir al bien común de España. Creemos que si en el PP triunfa un candidato contrario a nuestros valores, peligrarán por partida doble: estarán amenazados por el Gobierno socialista y también por el primer partido de la oposición", asegura un portavoz de Hazte Oír, a preguntas de EL PAÍS. El colectivo insiste en que "no apoya a ningún partido" y que la campaña se ha financiado con aportaciones de sus socios y simpatizantes.
"Hicimos una encuesta para preguntar a nuestros miembros si creían que Hazteoir.org debería decir algo sobre las primarias del PP y un 79,8% dijo que 'sí', con intención de influir en los militantes del PP con derecho a voto", añade la organización, que apunta que en ese sondeo la mayoría de sus integrantes mostró su preferencia por Casado (38,5%). Frente a Santamaría (22,4%), Cospedal (13,3%), García Margallo (11,9%), García Hernández (8,4%) y Cabanes (3,2%). "Pero, para ser exactos, Hazte Oír no se postula a favor de ningún candidato", apostilla la organización, que también ha fletado este miércoles dos camionetas que circulan por las inmediaciones de las sedes del PP con la misma información que aparecen en los periódicos.

https://politica.elpais.com/politica/2018/07/04/actualidad/1530728851_743887.html

TODO LO QUE ESTÁ SALIENDO MAL EN LAS PRIMARIAS DEL PP

Un incierto censo de votantes está convocado para elegir a la persona que sustituirá a Rajoy
La democracia interna es tan novedosa en el Partido Popular que algunos afiliados desorientados han llamado a las sedes de su partido para preguntar a quién tienen que votar. Anécdotas aparte, lo cierto que es que nada parece salir como estaba previsto.
Fuentes del Grupo Parlamentario Popular en el Congreso señalan a ElPlural.com que el mecanismo de primarias, que se introdujo en su pasado Congreso como concesión a la defenestrada Cristina Cifuentes, "es un sistema diseñado por [Fernando] Martínez-Maíllo y Javier Arenas para que Rajoy, o quién él designase fuera elegido con apariencia de democracia".
Sin embargo la inesperada salida de Rajoy, sin decantarse por ningún sucesor y la espantada del posible candidato de consenso, Alberto Núñez Feijóo, ha dejado un vacío de poder y de instrucciones que el descabezado Partido Popular trata de llenar, mientras los afiliados reclaman la prometida democracia interna. Casi nadie del PP creía en las primarias en el pasado y han tenido que convertirse a ellas a marchas forzadas. Mientras tanto, todo esto lo que ha salido mal en las primarias populares.
1. La inscripción para votar despierta serias dudas sobre el censo y la financiación del PP
Van a votar sólo 66.706 militantes de los 869.535 que presumía tener el PP. Éstos estarían al corriente de las cuotas y, por tanto, tendrían derecho al voto. Un 7,67%. Un porcentaje inusualmente bajo que, además, despierta dudas acerca del dinero que el PP dice ingresar en concepto de cuotas de militantes.
2. Desinformación generalizada y cierres inexplicables de sedes
La militancia popular no sólo no tenía claro qué hacer para inscribirse a la hora de votar, sino que muchos de los que deseaban hacerlo no han podido. Ya sea porque su sede local siempre ha estado cerrada para ellos o bien porque les hayan informado erróneamente de que estaban exentos de pagar cuotas.
3. Un comité organizador inflexible y poco transparente
El Comité Organizador del Congreso del PP (COC), presidido por Luis de Grandes ha ignorado o negado sistemáticamente las protestas sobre irregularidades, se ha negado a celebrar un debate entre las candidaturas, ha improvisado unas normas que favorece a los candidatos con más recursos económicos y ha creado más dudas de las que ha resuelto sobre el procedimiento.
4. Quedan horas para la votación y nadie sabe cómo se va a desarrollar
Los afiliados no tienen claro en qué sede pueden votar, no se conocen los presidentes de mesa electoral, no se va a permitir el acceso a los medios de comunicación, nadie sabe cuánto va a durar el recuento, se va a votar en urnas opacas y tampoco se sabe quién dará la cara para comunicar los resultados.
5. Los aparatos regionales presionan a sus afiliados mientras De Grandes no investiga las denuncias
Juanma Moreno Bonilla apoya a Sáenz de Santamaría en Andalucía, Ángel Garrido a Cospedal en la Comunidad de Madrid. El COC no sólo no ha investigado de oficio, sino que ha negado posibles problemas excusándose en que a ellos no les ha llegado ninguna protesta formal.
6. Los compromisarios pueden votar en contra de la voluntad de los afiliados
Mañana, además de votarse a las candidaturas a la presidencia del PP, se vota a los compromisarios (delegados) que acudirán al Congreso del PP. Si no hay una victoria arrolladora de uno de los candidatos, serán los compromisarios quienes elijan a su líder en una segunda vuelta, por lo que bien pueden votar algo diferente a la militancia. ¿Democracia corregida?
7. El nuevo líder tendrá serios problemas de legitimidad una vez electo
No está nada claro que ese 7,67% del censo con derecho a voto vaya a participar en masa. ¿Hasta qué punto es legítimo un liderazgo apoyado por menos del 10% de los supuestos afiliados. Y si los compromisarios eligen finalmente a otro candidato, ¿va a ser aceptado por los militantes como su nuevo presidente o presidenta? Para Luis de Grandes no hay ninguna clase de déficit o conflicto de legitimidad porque, según ha declarado, a los compromisarios también se les vota.

https://www.elplural.com/politica/2018/07/04/problemas-primarias-pp

EL PP ADJUDICÓ EN SU CONTABILIDAD OFICIAL A MILES DE AFILIADOS EL PAGO DE CUOTAS ANUALES TAN INSÓLITAS COMO 3,61 O 9,97 EUROS

Una hoja de cálculo con más de 287.000 casillas e incorporada al sumario de los 'papeles de Bárcenas' refleja las extrañas cantidades que el partido declaró entre 2008 y 2011 como aportaciones de los afiliados Estos datos afianzan el interrogante de si la aparente hiperinflación del censo del PP está vinculada a la forma en que se financiaba el partido

Dos días antes de que voten en las primarias del PP menos de 67.000 de los 860.000 afiliados que el partido proclamaba tener, surgen nuevos interrogantes sobre el censo interno de la formación conservadora. Una hoja de cálculo con más de 287.000 casillas o registros, incorporada al sumario de los papeles de Bárcenas y a la que ha tenido acceso infoLibre, constata que al menos entre 2008 y 2011 el PP adjudicó a miles de afiliados el pago de cuotas anuales tan insólitas como 0,20, 3,61, 9,97 o 37,14 euros. Esas son solo algunos de la larguísima serie de números decimales que se integran en la tabla.
¿Resulta verosímil que un afiliado abone en concepto de cuota anual cuantías como las enumeradas o son producto de la aplicación de algún programa informático que aleatoriamente hubiera repartido los importes hasta alcanzar una determinada suma? Es una incógnita.

El PP no ha ofrecido ninguna explicación más allá de la que sostiene que este lunes por la tarde fue imposible contactar con nadie de la tesorería o la gerencia. La semana pasada, el partido tampoco accedió a ofrecer explicaciones detalladas cuando este periódico preguntó a sus portavoces por el desplome de las denominadas "aportaciones de cargos públicos" tras la salida a la luz de los papeles de Bárcenas en 2013. Como constatan los informes del Tribunal de Cuentas, esas "aportaciones" fueron en ascenso desde 2009 hasta alcanzar su cénit en 2013 con 9,4 millones. Al año siguiente, cayeron a 2,3 millones. Desde entonces se han mantenido en ese nivel. El PP se ha limitado a decir, sin más datos, que todo obedece a "un cambio de criterio contable".

En ausencia de explicaciones detalladas –el PP se ha negado a ofrecerlas-–, precedentes como el del pitufeo de 2011 destapado en Valencia –blanqueo de donaciones opacas mediante la transferencia de pequeñas cantidades que luego regresaban en negro al bolsillo de quienes las habían efectuado- o el realizado desde la sede central de Génova en 2009, y que reveló hace dos años elespanol.com, alimentan las dudas sobre el abultado peso de esas "aportaciones" y su posterior e inmediato colapso.

Ni naturales ni redondos

La existencia de la referida hoja excel ya era conocida y, de hecho, fue la que en el verano de 2013 destapó que el juez Francisco Pérez de los Cobos, entonces presidente del Tribunal Constitucional, había pagado hasta 2011 cuotas de militante al PP.

Pero había pasado inadvertido que en esa tabla se suceden de continuo dígitos que no solo no se encuadran en la categoría de números naturales sino que ni siquiera son decimales redondos. Por ejemplo, y según la contabilidad oficial del PP, Pérez de los Cobos pagó entre 2008 y 2011 una cantidad idéntica por año: 37,14 euros. Y su caso no constituye una excepción: ese inopinado importe –37,14 euros– aparece 636 veces en la hoja de cálculo.

Más sorprendente si cabe resulta la entrada en escena de minicuotas anuales como la de 3,61 euros, que se repite 78 veces. O la de 1,08 euros, que figura una sola vez, asignada a un afiliado en 2008. Idéntica circunstancia concurre en la más reducida de todas: 0,20 euros, que figura en 2008 como la contribución de un único militante. Otra no menos estrafalaria, 9,97 euros, hace acto de presencia cuatro veces, una por año. Y siempre teóricamente satisfecha por el mismo afiliado.

En ese extensísimo excel figuran, con nombre, apellidos y DNI quienes, supuesta y oficialmente, entregaron durante el cuatrienio 2008-2011 contribuciones para el sostenimiento de su partido.

En 2007, entró en vigor una nueva ley de Financiación de Partidos que permaneció vigente hasta la que le sustituyó en 2015. Aprobada sin el apoyo del PP, aquella ley de julio de 2007 prohibió que las organizaciones políticas recibieran donaciones anónimas.

¿Optó el PP, cuya tesorería estaba entonces en manos de Álvaro Lapuerta –recientemente fallecido– y de Luis Bárcenas, por inflar el censo de afiliados para camuflar como cuotas o "aportaciones de cargos públicos" lo que en realidad eran donaciones externas? Algunas fuentes jurídicas conocedoras de la pieza separada de Gürtel que analiza la contabilidad paralela del PP creen que es a eso a lo que apuntan los datos.

La sentencia de la pieza troncal del caso, cuyo recurso ante el Supremo ya ha anunciado el PP, ya ha declarado acreditada la existencia de la caja B. Según la Audiencia Nacional, el partido recibía donaciones opacas que no se hacían "de modo altruista por algunos empresarios" sino para "pagar favores" y como "contrapartida por adjudicaciones irregulares".

https://www.infolibre.es/noticias/politica/2018/07/03/el_adjudico_contabilidad_oficial_miles_afiliados_pago_cuotas_anuales_tan_insolitas_como_9_euros_84667_1012.html

MARGALLO: “SANTAMARÍA NO TIENE DEFINICIÓN IDEOLÓGICA NI PROYECTO POLÍTICO”

El aspirante a la Presidencia del PP y exministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, explica su proyecto a 'Público' en la recta final de la campaña, que dará paso a un duelo de sólo dos candidatos. Desde el equipo de Soraya Sáenz de Santamaría y Pablo Casado no han dado respuesta a la petición de entrevista de este diario, mientras que desde la candidatura de María Dolores de Cospedal ofrecieron responder a un cuestionario cerrado, alegando problemas de agenda.
Ha venido a hablar de su libro. La cita a Francisco Umbral se sustenta sobre el discurso de José Manuel García-Margallo (Madrid, 1944): tiene su programa de gobierno plasmado en varios libros, mientras que los otros cinco candidatos a reemplazar a Mariano Rajoy se niegan a desvelar los suyos, si existen -o eso dice-. Es el único "verso libre" y "outsider" que presume de estos títulos tras cuarenta años en política, y también el precandidato a la Presidencia del Partido Popular que más ha visibilizado su interés por celebrar un debate con sus rivales, sin que estos aceptasen.
En entrevista con Público, en la recta final de la primera etapa de la carrera sucesoria, el diputado y exministro de Exteriores dedica varios dardos a la exvicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y vende que el PP requiere de una "revolución tranquila". El sistema aprobado por Génova obliga a que los militantes voten este jueves, para que únicamente dos candidatos pasen a una segunda fase en la que la última palabra quede en manos de los compromisarios del partido (20 y 21 de julio). "En unas primarias como dios manda no hay lugar a una segunda instancia, a un colegio cardenalicio o a un colegio de ayatolás que corrijan la voz de los militantes de base", defiende.
Margallo, además, es el único de los cuatro candidatos más conocidos que ha accedido a entrevistarse con este diario; mientras desde el equipo de Santamaría y Pablo Casado han rechazado esta petición sin ofrecer alternativas, desde la candidatura de María Dolores de Cospedal accedieron a responder a un cuestionario cerrado, pero no a una entrevista personal, alegando problemas de agenda.
¿Ha escuchado la intervención de José María Aznar este martes en 'Onda Cero'? ¿Qué le ha parecido?
"Coincido con Aznar en que es necesaria una revolución tranquila, pero revolución"
Coincido con Aznar en que es necesaria una revolución tranquila, pero revolución. Y esto no se ha tratado en la campaña; aquí hay muchísimas cuestiones de actualidad, pero nadie habla de cómo encajar la cuestión catalana, de cómo actualizar las pensiones, si hay que hacer una reforma de la Constitución… los grandes temas se han quedado en el tintero, y lo más que he oído ha sido a la exvicepresidenta diciendo que Sánchez toma paracetamol, cosa que está muy bien, pero no me parece que clarifique cuál es su programa.
Si Sáenz de Santamaría se hace con la Presidencia del PP, ¿se ha planteado si seguirá en el partido?
"¿Por qué los militantes nos han abandonado? Primero, porque las políticas de gobierno no han satisfecho sus necesidades"
Seguiré siendo militante del PP. Si sale, sobre todo espero que haga una definición ideológica más precisa de la que tenía hasta ahora, lo cual no es difícil porque no tenía ninguna. También espero que clarifique cuáles son sus proyectos políticos, lo cual tampoco es excesivamente complejo, porque yo no le he oído ninguno. Sé lo que ha hecho en Catalunya, en materia de reformas en las instituciones, y desde luego eso no me gusta. Espero que, como dice el Tenorio [Don Juan Tenorio], que un punto de contrición dé a un alma la salvación.
De cara a la votación del jueves, se especula con la posibilidad de que los militantes voten una cosa y después los compromisarios otra, en la segunda vuelta, el día 21. ¿Puede pasar? ¿Puede dejar en mal lugar a los militantes, que ya ha han tenido una baja participación?
"En unas primarias como Dios manda no hay lugar a una segunda instancia, a un colegio de ayatolás que corrijan la voz de los militantes de base"
Puede pasar. Las primarias que yo propongo son primarias de verdad, sin inscripción previa, con debates para conocer la opinión de los militantes, y no tendría sentido un colegio de ayatolás por encima. En unas primarias como Dios manda no hay lugar a una segunda instancia, a un colegio cardenalicio o a un colegio de ayatolás que corrijan la voz de los militantes de base.
Usted recuerda a menudo que su programa lo ha plasmado en libros, y critica que no se haya hablado más de lo programático en campaña. Tampoco se ha abordado cómo se regenera el PP. ¿Cuál es el tema estrella de la campaña?
El mío es abrir puertas y ventanas en todos los sentidos, y que el militante se sienta reconocido. ¿Por qué los militantes nos han abandonado? Primero, porque las políticas de gobierno no han satisfecho sus necesidades, y si hubiera debates públicos en el partido se podría haber hablado de estas cosas.
Con la secretaria general y un vicesecretario en la carrera electoral, y con la mayoría de integrantes de la cúpula ya posicionados con algún candidato, ¿quién está al mando del PP hoy?
Hay tres candidatos del sistema y un outsider, que soy yo. Los del sistema son Santamaría, que ha tenido un poder omnímodo, ha tenido la administración periférica y ha colocado a sus peones en toda España, y han hecho su trabajo; María Dolores de Cospedal, que ha tenido el poder del partido, y por tanto una enorme influencia en los partidos regionales, y Pablo Casado, que ha tenido Nuevas Generaciones y era vicesecretario de Comunicación del partido hasta antes de ayer.
Llama la atención que un candidato que se vende como 'outsider' haya estado en política durante 40 años. Que haya sido diputado desde 1977 con UCD, con el PP desde 1989, después eurodiputado y luego ministro, ni más ni menos.
"No pueden llamarme una cosa y la contraria. No pueden decir que he sido un verso libre, y al mismo tiempo acusarme de ser del aparato"
Lo que no pueden hacer es llamarme una cosa y la contraria. No pueden decirme que he sido un verso libre, que siempre he dicho lo que me ha parecido bien antes, durante, y después de ser ministro, y al mismo tiempo acusarme de ser del aparato. No he tenido ningún cargo orgánico en el partido jamás, no he tenido retribución del partido jamás. No se puede ser verso suelto y ser aparato al mismo tiempo.
¿Qué se hace para limpiar la corrupción? De aquí a nada hay nuevos juicios por tramas que afectan al partido, y ya no cuentan con un Mariano Rajoy que pueda dimitir o ser destituido…
Eso son cosas que han ocurrido, está en manos de la justicia, y no se puede... lo que hay que hacer es tomar todas las medidas del mundo para que eso no se pueda repetir. Por eso he propuesto la creación de una comisión de expertos.
¿Qué es lo que hubiera hecho distinto del anterior Gobierno en relación con la corrupción y la regeneración democrática?
Es que yo he estado tan ajeno a la vida del partido... Me he pasado la vida en Europa, tan ajeno a los órganos de dirección, que no me lo sé. Lo que sí sé es lo que hay que hacer de cara al futuro.
Pero la corrupción ha afectado al Gobierno. Primero, con la dimisión de Ana Mato como ministra de Sanidad (2014), y después con la moción de censura a Rajoy.
"Garantizo que no sabía que la señora Ana Mato tenía un problema. No se pude hacer la quiniela el lunes"
Lo que no se puede es hacer la quiniela el lunes. Yo te garantizo que no sabía que la señora Ana Mato tenía un problema, no de corrupción, sino parece que fue partícipe a título lucrativo. Eso no lo sabes hasta que te lo dice un juez
Había noticias en prensa. Y luego estaba el Jaguar que aparecía y desaparecía.
Sí, pero en un Estado de derecho, afortunadamente, con una presunción de inocencia y jueces independientes. No hay corrupción hasta que un juez dice que hay corrupción. Sólo faltaba que sean los periódicos quienes digan quién es culpable o no. Hay que leerse Yo Acuso, de Emile Zola.
¿Por qué cree que quienes parten como favoritos junto con usted no quieren debatir? Ni Casado, ni Santamaría ni Cospedal... ¿Qué es lo que habría mostrado el debate?
"Hurtar el debate a los militantes es tan absurdo como las bodas hindúes en las que conoces a la novia el día de la boda"
Lo que digo es que predicar que en el futuro quieren un partido democrático y plural y rehuir el debate es una contradicción en los términos. Hurtar el debate a los militantes es tan absurdo como las bodas hindúes en las que conoces a la novia el día de la boda.
Sobre sus diferencias con Sáenz de Santamaría, se ha dicho que sobre todo está relacionadas con Catalunya.
No. También están en el tema de la regeneración de España con este proceso. Yo estoy en una revolución tranquila, en una reforma completa de las instituciones que explico en mi libro. También en la concepción del sistema tributario y del estado del bienestar. Creo mucho en la compensación social, y creo que hay que atender a los colectivos que más han sufrido a lo largo de la crisis.
El Gobierno, cuando usted estaba en él, y con Soraya Sáenz de Santamaría como portavoz, vendía eso, que estaba ayudando a esos colectivos. A esos y a todos los demás…
"Aquí lo que sobra es codicia, y lo que falta es ambición de país"
Donde yo creo que se ha fallado es ahora. En la época de la crisis, por aquello tan Ignaciano [por San Ignacio de Loyola] de no hacer mudanza en tiempo de tribulaciones, las exigencias se embalsan. Cuando empieza la recuperación económica es cuando vienen las reivindicaciones que hemos escuchado.
Cuando se publicó que Santamaría podría ser la nueva portavoz parlamentaria, usted dijo que haría lo posible porque no llegara a este puesto.
"Creo que las propuestas de Santamaría no son buenas para España. ¿Aquí hay que cambiar o no?"
Sí, pero porque creía que sus propuestas no habían sido buenas para España. ¿Aquí hay que cambiar o no hay que cambiar? Si hay que cambiar, no parece que tenga mucho sentido que las personas que han abanderado las políticas anteriores sean las más aptas para hacerlo
Casado dijo este lunes, recordando que usted estuvo en el Gobierno durante cuatro años: “No entiendo por qué la gente reniega de su pasado”
"No he renegado de mi pasado jamás. En política exterior fui un revolucionario"
No he renegado de mi pasado jamás. Yo era ministro de Exteriores, y creo que en política exterior fui un revolucionario. Hice tres leyes que no se habían hecho nunca: la Ley de Acción Exterior, la Ley de Tratados y la Ley de Inmunidades, no se habían hecho en la vida. Si te parece poca revolución...
¿Qué habría hecho distinto a Rajoy?
Las reformas.
¿Era viable parar la moción de censura? Después de la Gürtel, ¿no había otro escenario posible?
Todo el proceso de reformas, el proceso de regeneración, se tenía que haber hecho desde el principio. Desde el minuto uno. La reforma constitucional la tengo escrita desde 2012.
¿Cuál es el punto fuerte de su candidatura? ¿Qué es lo primero que haría si llegara a presidente del PP?
"Nunca he mezclado emociones personales con política, y eso me permitiría lograr una reconciliación interna del partido"
Tengo experiencia de Gobierno, tengo conocimiento de la escena internacional. Nunca he mezclado emociones personales con política, y eso me permitiría lograr una reconciliación interna del partido. Tampoco me tiembla el pulso cuando creo que hay que hacer una cosa. Lo único que no se perdona en política es no mandar.
Con todo, esto son elecciones a presidir el PP. ¿Qué es lo primero que haría como líder del partido?
Convocaría un congreso para reformar los Estatutos, incluyendo las 32 propuestas que he colgado en mi página web, y que constituyen una originalidad. Tengo un programa dirigido a devolver el partido a los afiliados, a escucharles. Crearía la figura del defensor del militante, daría a conocer sus propuestas en una web pública, celebraría reuniones trimestrales entre militantes y dirigentes políticos. También habría una especie de rendición de cuentas, y crearía una comisión de transparencia, para indagar cualquier indicio de irregularidad.
¿Con cuál de los candidatos cree que se integraría mejor? ¿A cuál ve con más simpatía?
"Las propuestas que he visto son muy vagas. Es obvio que todos queremos un partido unido"
Depende de las propuestas que planteen. No he visto propuestas, y las que veo son terriblemente vagas. Decir que quieres un partido unido... hombre, es obvio, no vas a decir que quieres un partido dividido.
¿Ve factible una candidatura conjunta tras el día 5? ¿Es deseable?
Depende de los proyectos. Ya lo he sido todo en política, no tengo ningún afán de ocupar ningún cargo, ninguno. Lo que sí tengo claro, y lo he dicho alguna vez, es que aquí lo que sobra es codicia, y lo que falta es ambición de país, ambición de España. Lo que quiero es transformar mi país.
¿Eso se puede cambiar desde un partido con la fuerza de 66.700 inscritos? Da la sensación de que el PP se ha quedado en los huesos, de que parecía contar con otro tejido. ¿Dónde están los que faltan?
Eso tiene que ver con que tengas las ideas, y yo las tengo. Tiene que ver con que tengas la determinación y el coraje de querer sacarlas adelante, y con la convicción absoluta de que con esfuerzo puedes hacerlo. Charles de Gaulle empezó la resistencia con 20 y el del trombón.

http://www.publico.es/politica/entrevista-candidato-liderar-pp-margallo-santamaria-no-definicion-ideologica-proyecto-politico.html

AZNAR ENTRA EN LA CAMPAÑA DE LAS PRIMARIAS DEL PP A TRES DÍAS DE LA VOTACIÓN DE LOS MILITANTES

Cospedal y Margallo señalan a Casado como el candidato del expresidente, que este martes hablará sobre el proceso de elección del nuevo líder del PP
“Difícilmente“ puede aspirar a liderar un partido político alguien que “reniega” del pasado de ese partido, se defiende Casado
Han pasado casi 14 años desde que José María Aznar cedió la Presidencia del Partido Popular pero este lunes, a tres días de que los militantes del PP se pronuncien sobre el candidato que prefieren para suceder a Mariano Rajoy, su influencia y su ideario político se colaron en la campaña. Y no sólo eso: este martes Aznar, que no se prodiga mucho en sus declaraciones públicas, amenaza con convertirse en el protagonista absoluto del tramo final de las primarias del PP: a las nueve de la mañana será entrevistado por Carlos Alsina en el programa Más de Uno de Onda Cero.
Quizá anticipando ese movimiento, fue María Dolores de Cospedal, hasta ahora secretaria general del PP, la que lo puso en el centro del debate. Lo hizo a primera hora del lunes, en una entrevista emitida por la Cadena SER en la que reservó el grueso de sus dardos para Pablo Casado, que junto a Soraya Saénz de Santamaría y la propia Cospedal pertenece a la terna de aspirantes a la Presidencia conservadora con más posibilidades de pasar a la segunda fase congresual, en la que 3.134 delegados tendrán la última palabra.
Cospedal se refirió abiertamente a Casado como “próximo” a Aznar y no descartó que el antecesor de Rajoy esté intentando hacer valer su influencia para favorecerle. Durante la entrevista, la aspirante a la Presidencia del PP se mostró en contra de la convergencia entre el PP y Ciudadanos que Aznar propuso el pasado mes de junio —“yo creo que el PP tiene entidad suficiente como para ser referente del centro derecha; tenemos que ser nosotros mismos” subrayó Cospedal— y recordó que, aunque Casado es el más joven de los aspirantes, “la edad por sí sola no supone regeneración” y sí en cambio “menos experiencia y menos conocimiento de cómo funciona un partido político y de cómo se ganan elecciones”. Y añadió, esta vez sin citar a nadie en concreto: “Sólo con marketing, superficialidad y cambios de imagen vistosos que no tengan que ver con los contenidos“ no se puede “renovar el partido”.
Al pimpampum se apuntó enseguida el exministro José Manuel García-Margallo, que no tiene dudas ni sobre la falta de preparación de Casado ni de sus vínculos con Aznar: “Es un hecho evidente”. Casado, indicó, está “rescatando” las “ideas” de Aznar.
Al aludido le faltó tiempo para responder. Y por si alguien no lo tenia claro, se reivindicó orgulloso del pasado de su partido, no sólo de Aznar, sino también de Manuel Fraga, el ministro franquista que lo fundó en plena transición con el nombre de Alianza Popular. “Fraga, Aznar y Rajoy han sido grandes presidentes del PP; hay que estar orgullosos de nuestro pasado para mirar al futuro”, añadió antes de lanzar una advertencia a sus competidores: “Difícilmente“ puede aspirar a liderar un partido político alguien que “reniega” del pasado de ese partido y “de su propio pasado al haber pertenecido a los gobiernos de los que está hablando”. “Me extraña que personas que llevan 30 años haciendo política con Aznar digan que soy el candidato de Aznar”, afirmó Casado en una entrevista emitida por Antena 3.
Aún así, el hasta ahora vicesecretario de Comunicación del PP, aseguró que detrás de su candidatura no hay ningún alto cargo, ningún expresidente, ni ningún barón autonómico o provincial porque es, dijo, “el candidato de las bases”.
Ahijado político de Aznar
Su condición de ahijado político de Aznar, latente desde que comenzó la campaña de las primarias, ha terminado por estallar a tres días de la votación de los militantes. El expresidente del PP nunca ha ocultado su simpatía por Casado. Y este, que colaboró con él en la fundación FAES, ha abrazado durante la campaña el discurso más derechista del PP, ese que defiende recortar la ley del aborto, impedir la legalización de la eutanasia, mantener la prisión permanente revisable e incluso retirar a Cataluña sus competencias en materia educativa haciendo que los profesores dependan del Estado. Los tres pilares de su propuesta, explica estos días en su gira en busca del apoyo de los militantes, son la libertad individual, la unidad de España y la familia.
La irrupción de Aznar en la campaña no sólo tiene que ver con sus preferencias sobre el ganador sino con la estrategia orgánica y las propuestas políticas que debe llevar a cabo. Pocos días después de la moción de censura que sacó a Rajoy de la Moncloa, el expresidente responsabilizó a su sucesor de haber liderado la deriva que ha llevado a la fractura de un "centroderecha" que, a su juicio, ha perdido "sus señas de identidad" y "su conexión con el electorado". Y fue más allá al ofrecerse para favorecer una reunificación de ese espacio actuando como mediador entre el PP y Ciudadanos.
Aznar señaló recientemente en una entrevista concedida al diario El Mundo que las elecciones en el PP son una oportunidad para “reconstruir” el centroderecha y “renovar” y “refundar” el partido. “Si se hace, podrá volver a ser un partido de Gobierno. Si no se hace, el PP corre el grave riesgo de dejar de ser un partido con posibilidades de Gobierno”, proclamó.
Sobre la mesa está el debate de cómo recuperar el terreno cedido a Ciudadanos, pero también a Vox, según Casado, que echa de menos también los votos que según él han buscado refugio en la formación de extrema derecha.
El problema de la segunda vuelta
Ya en la recta final de la campaña ante los afiliados, cargos del PP asumen que el candidato que gane la votación de los afiliados debe ser el presidente de la formación, salvo que haya un resultado muy ajustado entre dos aspirantes y deban decidir los 3.134 compromisarios en el congreso nacional fijado para los días 20 y 21 de julio, según fuentes del partido citadas por Europa Press.
Las mismas fuentes subrayan que los presidentes provinciales del PP tienen un papel clave en este proceso e intentarán influir hasta el último minuto en el voto de los afiliados inscritos en su territorio. Eso sí, también admiten que el voto “suelto” o no controlado puede situarse en el 30 o 40%, lo que abre un escenario incierto y hace difícil prever cuál será el resultado este jueves.
En principio, los analistas atribuyen a Cospedal un apoyo mayoritario en Castilla-La Mancha, Extremadura y Asturias, así como buena parte de Aragón, La Rioja y Madrid. También tiene apoyos en Cataluña y Andalucía. En el caso de la exvicepresidenta del Gobierno, aseguran su principal bastión es Andalucía, donde cuenta con respaldos en varias provincias, así como en Cantabria, Canarias y Comunitat Valenciana. También cuenta con apoyos en parte de Aragón, Melilla y Castilla y León. Galicia no ha tomado posición por ningún candidato hasta el momento.
El PP confía en dar “resultados provisionales” la misma noche del 5 de julio y calculan que la participación se situará en torno al 70% de los inscritos.

https://www.infolibre.es/noticias/politica/2018/07/03/aznar_entra_campana_las_primarias_del_tres_dias_votacion_los_militantes_84661_1012.html

LOS JÓVENES DEL PP SE DESENTIENDEN DEL FUTURO DEL PARTIDO

Solo 4.480 afiliados de los 33.532 que tiene nuevas generaciones votarán al nuevo líder
A la mayoría de los jóvenes del PP no les interesa el futuro del partido: apenas 4.480 afiliados de los 33.532 que tienen las nuevas generaciones (13%) se han inscrito para votar este jueves al sustituto de Mariano Rajoy, según datos internos a los que ha tenido acceso EL PAÍS. La cifra no solo refleja la desmovilización de las bases de la formación conservadora, que restringe la agrupación de jóvenes a aquellos interesados que tengan entre 18 y 30 años. También palidece frente a los aproximadamente 7.000 integrantes de las juventudes socialistas que participaron en las primarias del PSOE en 2017 (60%), según fuentes de este partido. Y muestra, finalmente, que las raíces del PP podrían estar secándose en puntos muy concretos —y clave— de la geografía española.
Así, en provincias tan importantes para la formación como las de Guadalajara, Burgos, Salamanca, Segovia o Soria, ni 30 integrantes de la cantera del partido se han inscrito para votar. Los jóvenes interesados en un proceso inédito en el PP no llegan a diez en Tarragona, Girona, Lanzarote, el Hierro o Fuerteventura. Y un único y solitario afiliado de nuevas generaciones se ha inscrito en Formentera, la isla de la Gomera y Ceuta, respectivamente.
Aunque el 13% de movilización de los jóvenes casi duplica la media del 7,6% del partido, la posibilidad de elegir por primera vez al líder del PP no ha azuzado ni a los afiliados a los que se supone más activos. ¿La razón? Que ha actuado como freno el requerimiento de estar al corriente del pago de las cuotas, la obligatoriedad de declarar que se quiere participar y el choque cultural que ha supuesto poder votar al líder en un partido acostumbrado al dedazo, según opinan desde el PP.
“El número de inscritos de nuevas generaciones representa casi el 14% del total. No siendo un dato mayoritario, es el doble de los que se han inscrito por el partido”, argumenta Diego Gago, el presidente de las juventudes del PP, que tiene 30 años. “Dejando aparte que son fechas de exámenes, que muchos jóvenes están fuera de su residencia por estudios universitarios, o por sus primeros empleos, sería importante que para el próximo congreso se cumplieran dos premisas”, añade. “Primero, que voten todos aquellos que están al corriente de pago, sin necesidad de inscribirse previamente. Y segundo, introducir métodos telemáticos en la primera votación”, propone. “Otra causa ha sido la inmediatez del congreso, que fue fruto de una moción de censura inesperada”.
El partido no cede la sede nacional para un debate a tres
La comisión organizadora del congreso del PP se negó ayer a ceder la sala de prensa de la sede nacional, o cualquier otro lugar, para que José Manuel García Margallo, José Ramón García Hernández y Elio Cabanes debatan sobre sus proyectos mañana a las 20.00.
"No hay circunstancias nuevas que modifiquen el acuerdo que adoptó la comisión, y más aún cuando solo tres de los precandidatos han mostrado su predisposición", argumentó.
Ni María Dolores de Cospedal ni Soraya Sáenz de Santamaría veían viable participar en un cara a cara con seis representantes que además coincide con el cierre de la campaña interna. Con Pablo Casado pendiente de aclarar su posición, Margallo renunció ayer a organizar el debate por falta de medios económicos y técnicos.

https://politica.elpais.com/politica/2018/07/02/actualidad/1530548078_199440.html?rel=str_articulo#1530776458582

LA PUGNA DEL PP EN ANDALUCÍA AMENAZA LA UNIDAD A UN AÑO DE LAS ELECCIONES

La comunidad autónoma clave en las elecciones internas se divide entre los tres favoritos
El pulso entre los favoritos a suceder a Mariano Rajoy ha reavivado viejos desencuentros del PP en Andalucía, la Comunidad que aporta más inscritos —11.658— y compromisarios —475— en las elecciones internas. María Dolores de Cospedal tiene el apoyo del exalcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido; Soraya Sáenz de Santamaría, el de Javier Arenas; y Pablo Casado, el de cargos intermedios. Esas alianzas ponen en peligro la unidad interna del PP a menos de un año de las andaluzas.
El 5 de junio, cuando Mariano Rajoy anunció su renuncia a presidir el PP, un importante dirigente autonómico ya vaticinó que Andalucía estaría en el corazón de la batalla por el poder y que esa circunstancia reavivaría el pulso soterrado que han mantenido en los últimos años Cospedal y Arenas. “En Andalucía están mayoritariamente con Soraya, pero también hay votos para Cospedal y para Casado”, dijo este dirigente. “Y lo que está claro es que el sector de Arenas apoyará a quien pueda ganar a Cospedal”. En consecuencia, a nadie le pasó desapercibido que Sáenz de Santamaría eligiera ayer Almería para aprovechar los focos del último domingo de la primera fase de la campaña del PP sentándose junto a Juan Manuel Moreno Bonilla, presidente autonómico del partido, y Arenas, vicesecretario territorial e histórico factótum del partido en la región.
“Soraya ganará en Andalucía”, aventuró un presidente regional del PP que maneja votos clave para el Congreso del partido. “Arenas aporta mucho, como Fátima Báñez”, siguió sobre la exministra de Trabajo, natural de Huelva, que también apoya a la exvicepresidenta; como el influyente exdelegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz; o el presidente del PP de Málaga, Elias Bendodo. “Pero está todo muy fragmentado. Zoido apoya a Cospedal en Sevilla, y José Antonio Nieto lo hace en Córdoba”, añadió sobre el exministro de Interior y el exsecretario de Estado, que coinciden en su preferencia con José Enrique Fernández de Moya, exalcalde de Jaén y exnúmero dos de Hacienda. “Y Casado, en Andalucía, poco”, opinó sobre el tercer favorito, al que han apoyado públicamente el actual alcalde de Jaén, Javier Márquez, y distintos concejales.
La polarización de los cargos orgánicos y públicos del PP en Andalucía, casi sin parangón en el resto de España, refleja los equilibrios que tuvo que mantener laboriosamente el partido para garantizar la paz interna en esta Comunidad Autónoma clave. Al tiempo, también muestra la importancia que tendrá lo que hagan estos representantes en el proceso interno del PP.
La importancia del aparato
Solo el 7,6% de los afiliados que dice tener la formación conservadora se han inscrito para votar el 5 de julio, cuando las bases reducirán los seis candidatos actuales a un máximo de dos y seleccionarán a los compromisarios que decidirán quién es el nuevo líder del PP en el congreso extraordinario del 20 y el 21 de julio.
Los equipos de los aspirantes consideran que la desmovilización de los afiliados favorece a quien controle el aparato, porque entre los inscritos para votar predominan cargos electos y orgánicos. Y concluyen que eso marca decisivamente el duelo entre Cospedal, Sáenz de Santamaría y Casado.
Cospedal acude a la votación con la ventaja de ser la secretaria general y la única presidenta regional del PP —Castilla-La Mancha— que hay entre los aspirantes. Fuentes populares observaron desde el inicio del proceso que Sáenz de Santamaría tenía dos opciones para compensar la capacidad de su rival para activar los resortes internos del partido. O lograba que el coordinador nacional, Fernando Martínez Maillo, abandonara la neutralidad, o contaba con el apoyo de Moreno y Arenas. Esa segunda opción cristalizó ayer y reactivó el pulso por el control de Andalucía que enfrenta desde hace tiempo a las dos colaboradoras de Rajoy.
El primer episodio clave se vivió en 2014, cuando la exvicepresidenta del Gobierno vio cómo su candidato, Moreno Bonilla, se hacía con el control del PP andaluz. Inmediatamente, el juego de contrapesos constante que practicó el partido durante la etapa de Rajoy reforzó a Zoido, entonces alcalde de Sevilla, como uno de los grandes apoyos de Cospedal en esa Comunidad Autónoma. Un pulso que salió de nuevo a la luz en 2017, cuando el congreso provincial de Sevilla midió a los partidarios de Cospedal y Zoido con los de Arenas y Moreno, que acabaron por imponerse.
Ese enfrentamiento de las familias andaluzas del PP, que por extensión ha sido el de Cospedal y Sáenz de Santamaría, vive ahora su último capítulo. De su resultado dependerá el balance del partido en las primeras elecciones que se celebrarán tras la designación de su nuevo líder: los andaluces serán llamados a las urnas en marzo de 2019, si Susana Díaz no apuesta por un adelanto electoral.
Levy apoya a Casado
La vicesecretaria de estudios y programas del PP, Andrea Levy, anunció el domingo que apoya la candidatura de Pablo Casado a presidir el PP.
"Esto es el presente, pero esto va de convicción y de ilusión por el futuro y, por eso, apoyo a Casado", ha dicho Levy. "De este proceso debe de salir un PP con un nuevo impulso, fortalecido en ideas, equipos y programas, para dar la victoria a sus concejales y equipos autonómicos en las elecciones del año que viene".
La decisión de Levy deja al coordinador nacional, Fernando Martínez Maillo, como el único integrante de la actual dirección nacional con responsabilidades en España que mantiene la neutralidad.
El vicesecretario de Acción sectorial, Javier Maroto también apoya a Casado, que era vicesecretario de comunicación; el vicesecretario territorial, Javier Arenas ha hecho explícito que cree que Soraya Sáenz de Santamaría es la mejor opción; y María Dolores de Cospedal se ha presentado como aspirante.

https://politica.elpais.com/politica/2018/07/01/actualidad/1530462925_844264.html?rel=mas

SANTAMARÍA Y COSPEDAL ACAPARAN APOYOS ENTRE CARGOS PROVINCIALES DEL PP

Las dos favoritas se reparten las principales provincias y dejan a Casado en manos de los afiliados
María Dolores de Cospedal y Soraya Sáenz de Santamaría cierran este miércoles la campaña para las primarias del PP para elegir el sustituto de Mariano Rajoy con una división casi a partes iguales del decisivo apoyo de los líderes provinciales de una veintena de las principales circunscripciones de España. Para compensar esa ventaja y superar el corte de la votación del jueves, Pablo Casado necesitará un apoyo masivo de los afiliados de base, según un análisis de EL PAÍS sobre cada provincia.
La candidata a presidir el PP María Dolores de Cospedal, este martes en un encuentro en el parque San Telmo de Las Palmas de Gran Canaria. En vídeo, la militancia del Partido Popular elige a su nuevo presidente. FOTO: EFE / VÍDEO: ATLAS
Los 66.706 afiliados que se han inscrito para participar este jueves en las elecciones del PP reducirán el número de aspirantes a suceder a Rajoy de seis a dos y seleccionarán a los compromisarios que elegirán al nuevo líder en el congreso del 20 y el 21 de julio. Fuentes populares del máximo rango avanzan que el partido trabajará para evitar que el voto de los delegados corrija el de las bases si la diferencia entre el ganador y el segundo es abultada. Sostienen que los aspirantes derrotados no tendrán en sus manos negociar su futuro a cambio de redirigir sus apoyos a una de las dos candidaturas supervivientes. Y apuntan a que ese diálogo corresponderá especialmente a los presidentes provinciales, que son los que tienen más capacidad de influencia en los compromisarios de sus circunscripciones y también los más interesados en corregir su apuesta si su favorito no pasa el corte del jueves. Queda menos de un año para las elecciones locales y regionales de 2019.
El análisis de las preferencias expresadas por estos cargos orgánicos en público y en privado revela una “ligera” ventaja de Sáenz de Santamaría, según fuentes populares, que argumentan que ese estrecho margen puede ser limado fácilmente por sus rivales en función de la participación. También Cospedal ha consolidado importantes compromisos entre estos votantes, que tendrán un papel decisivo en las elecciones: con solo un 7,6% de los afiliados inscritos para votar, fuentes populares dan por descontado que muchos de los movilizados son cargos orgánicos con capacidad para influir en los afiliados de base.
Con José Manuel García Margallo, José Ramón García Hernández y Elio Cabanes como las opciones de victoria más remotas, y la incógnita de quién recibirá los decisivos votos de Galicia, estos son los principales apoyos de los tres favoritos.
María Dolores de Cospedal. La aspirante, de 52 años, es la secretaria general y la única candidata que es al mismo tiempo presidenta regional (lo es en Castilla-La Mancha). Cuenta con el apoyo público de los presidentes provinciales de Albacete, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara y Toledo, además de Almería y Cáceres. También apuestan por su proyecto el presidente regional de Extremadura, José Antonio Monago; la de Asturias, Mercedes Fernández; y el autonómico de Madrid, Ángel Garrido, que no controla al aparato pero sí tiene a importantes aliados en las principales sedes madrileñas —altos cargos de su Gobierno o diputados de la región tienen puestos de responsabilidad en distritos que reúnen el 70% de los votos—. Según fuentes populares, Cospedal también cuenta con ganar en Zaragoza y Ceuta, y se disputará Jaén y Córdoba con Sáenz de Santamaría.
Soraya Sáenz de Santamaría. La exvicepresidenta del Gobierno, de 47 años, tiene de su lado a los presidentes provinciales de Álava, Alicante, Cádiz, Castellón, Girona, Huelva, Gipuzkoa, Málaga, Sevilla o Valencia —esta última provincia tiene una gestora—. Además, el apoyo de los exministros Íñigo de la Serna y Alfonso Alonso le garantiza obtener un buen resultado en Cantabria y el País Vasco. Más decisivo aún será que cuente con el aval de Juan Manuel Moreno Bonilla quien, como líder andaluz del PP, puede inclinar en su favor Granada, Córdoba y Jaén. Finalmente, fuentes populares que conocen a la perfección la estructura territorial del PP le dan como ganadora en provincias clave de Castilla y León —Burgos, León, Palencia, Salamanca, Valladolid, Soria o Segovia—, además de en Murcia, en las Islas Canarias y en Melilla
Pablo Casado. El vicesecretario nacional, de 37 años, solo ha conseguido que tres presidentes provinciales le den su apoyo: los de Barcelona, Tarragona y Lleida. Eso no implica que no tenga importantes apoyos orgánicos a su favor. El sector aguirrista de Madrid apostará por Casado, como los nostálgicos del aznarismo, por lo que podría incluso ganar en esta Comunidad, según las fuentes consultadas, o en Huesca. Y se dividirá el voto de las Islas Baleares con Sáenz de Santamaría, según estos interlocutores. Las opciones de Casado, en cualquier caso, pasan por lograr un apoyo masivo de los 4.800 inscritos de Nuevas Generaciones y porque los afiliados de base se decidan mayoritariamente por él al observarle como una tercera vía de renovación frente a las dos principales colaboradoras de Rajoy.
La lucha por el poder agrava la crisis popular en Cataluña
La lucha por ocupar la presidencia del PP ha agravado la división interna del PP catalán y prolongado su inestabilidad, según fuentes populares. Los dos principales aspirantes a sustituir a Xavier García Albiol al frente de la marca catalana de la formación se han decantado públicamente por candidatos distintos en la batalla nacional. Así, la exministra de Sanidad, Dolors Montserrat, se ha convertido en portavoz de la candidatura de María Dolores de Cospedal. Por su parte, el diputado autonómico y presidente del PP de Tarragona, Alejandro Fernández, ha expresado en público su apoyo por Pablo Casado, como Andrea Levy. Y el exdelegado del Gobierno y presidente del PP de Girona, Enric Millo, apuesta por Soraya Sáenz de Santamaría.
"Los apoyos de Cataluña hay que medirlos en función de su disputa interna", resumió la situación un interlocutor con responsabilidades estratégicas en la formación conservadora.
El PP catalán vive sumido en una aguda crisis desde que las elecciones autonómicas de diciembre le hundieron hasta el peor resultado de su historia: cuatro diputados autonómicos frente a los 36 logrados por Ciudadanos. "Una paliza formidable", según describió ayer el expresidente del partido José María Aznar.

https://politica.elpais.com/politica/2018/07/03/actualidad/1530636581_387271.html


EL PP RECHAZA EN 48 HORAS Y FOLIO Y MEDIO LAS DENUNCIAS POR NO PODER VOTAR EN LAS PRIMARIAS

El PP ha despachado en 48 horas y con un folio y medio de contestación tipo las miles de denuncias recibidas en Génova por no poder votar en las Primarias. Han llegado más de 1.000 quejas. Algunas sin tener la forma exigida para ser tramitadas por la Comisión Organizadora. Pero otras sí. Y, pese a cumplir los formalismos, han sido rechazas de forma generalizada en menos de dos días, con un folio y medio de texto, sin citar ningún artículo de los estatutos del partido y sin mencionar los casos concretos denunciados salvo en el primer párrafo de la carta remitida a los denunciantes.
OKDIARIO publica hoy una de estas contestaciones. En concreto, la correspondiente a una denuncia que relata el bloqueo a inscribirse en el registro de votantes para las primarias del 5 de julio en una sede de Laredo y posteriormente en otra de Santander. La denuncia relataba lo ocurrido el día 25 de junio a lo largo de todo el día y fue presentada esa misma tarde. Y la contestación ha sido fechada el día 27, en menos de 48 horas.
El PP rechaza en 48 horas y folio y medio las denuncias por no poder votar en las Primarias
El documento de la denuncia hacía referencia a la queja de 24 personas que se han quedado sin poder inscribirse en el registro oficial de voto sin haber recibido en esas dos sedes ninguna argumentación jurídica ni cita del artículo de los estatutos del partido que supuestamente impedían recogérseles los documentos de inscripción en el censo de voto.
Y la contestación de la Comisión Organizadora ha rechazado la denuncia sin citar, de nuevo, un artículo de los estatutos. Tan sólo, para negar la reclamación, se apoya en un argumento: “Que los firmantes no acreditan los hechos que exponen en su escrito. De ser ciertas sus afirmaciones, debieran haber obtenido en la propia sede un documento acreditativo del supuesto rechazo de los documentos”.
Pero la denuncia relata como eso fue imposible por la negativa de los presentes a emitir ningún documento y, en una de las sedes, literalmente porque estaba cerrada.
Se trata del cierre a algunas de las denuncias trasladadas en un contexto en el que las quejas de militantes del PP que no pueden votar en las Primarias han superado el millar.

PENSIONES, EUTANASIA, CONCERTINAS, FRANCO... LAS IDEAS DE LOS CANDIDATOS A SUCEDER A RAJOY EN EL PP

Los principales aspirantes a la presidencia de la formación conservadora responden a un cuestionario de EL PAÍS sobre las propuestas clave para definir su ideario

La brecha salarial. El futuro de las pensiones. O el conflicto territorial que recorre España como un terremoto. Cinco de los seis aspirantes a suceder a Mariano Rajoy —todos menos Soraya Sáenz de Santamaría— responden a un cuestionario de EL PAÍS para definir algunos de los pilares del proyecto que ofrecen para el partido que ha ganado las tres últimas elecciones generales. Los afiliados elegirán a un máximo de dos candidatos el 5 de julio, y los compromisarios decidirán quién es el nuevo líder del PP en el Congreso Extraordinario que se celebrará el 20 y el 21.

MARÍA DOLORES DE COSPEDAL.

1. ¿Está a favor de regular por ley la eutanasia?

No. Creo que una buena legislación de cuidados paliativos (como en la que estaba trabajando el PP) es la vía para ayudar a los pacientes en el proceso del final de la vida. Apuesto por una muerte digna, que evite el dolor y porque se acompañe al paciente en el final de la vida con cuidados paliativos. Además, y no por ello menos importante, el derecho a la vida está recogido en el artículo 15 de nuestra Constitución como derecho fundamental.

2. ¿Exhumaría los restos de Franco y los retiraría del Valle de los Caídos?

Creo que los españoles tienen otras prioridades en su día a día. Estamos ante un Gobierno que se limita a los gestos y al efectismo, como se está viendo, y eso es un riesgo para nuestro país

3. ¿Cambiaría la ley de plazos del aborto?

Habrá que esperar a saber qué dice el Tribunal Constitucional sobre el recurso que presentamos contra la ley del año 2010, pendiente de resolver desde hace 8 años. En todo caso, en ese recurso se recogía la posición del PP en relación con el aborto; fundada en la existencia de un estatuto jurídico de la vida humana en formación ya consolidado por el Tribunal Constitucional y que la ley del 2010 alteraba gravemente. De cualquier forma, en una situación como la que tenemos de invierno demográfico, con crecimiento negativo, en lo que tenemos que hacer hincapié es en que las mujeres puedan compatibilizar su maternidad con sus obligaciones laborales, sin que les penalice esta decisión, así como facilitar que los jóvenes que muestran su deseo de tener hijos no tengan que renunciar a ello. Lo bueno sería continuar en la línea iniciada con el plan integral de apoyo a la familia, prioridad siempre para el PP.

4. ¿Retiraría las concertinas de la frontera?

Las concertinas son uno de los distintos elementos de seguridad disuasorios instalados en la frontera, que por cierto hay que recordar que las instaló el Gobierno de Rodríguez Zapatero, porque algunos parecen olvidarlo. Con todo el respeto, creo que la pregunta no es si hay que retirar las concertinas o no, que es un elemento concreto como otros que hay, porque no podemos quedarnos solo en eso. Debemos plantear qué medidas es necesario tomar para garantizar la vigilancia fronteriza respetando, por un lado, los Derechos Humanos y, por otro, el marco legal español y europeo en materia de migración. Y, también, y esto es muy importante, sin olvidar la necesidad de garantizar unas buenas condiciones para los miembros de las fuerzas y cuerpos de seguridad que tienen encomendada esa función.

5. ¿Legislaría para combatir la brecha salarial?

Sí sería necesario actuar para reducirla. Ya en la convención del PP se abordó ese tema y vimos que una de las variables determinantes de esa brecha es la maternidad, por tanto habrá que trabajar para evitar que las mujeres sufran esa sobredesigualdad por ser mujeres y por ser madres.

6. ¿Hay que crear impuestos nuevos para pagar las pensiones?

No hay que crear impuestos nuevos. De hecho algunas Comunidades Autónomas tienen esa capacidad y muy pocas lo han hecho. Para que el sistema sea sostenible necesitamos tres cosas: crecimiento económico sostenido; creación de empleo; nuevos cotizantes. Esto exige seguir manteniendo políticas económicas que permitan seguir creciendo al ritmo de los últimos años por encima de la media europea. Seguir creando empleo e incentivar políticas activas de apoyo a la familia y especialmente a la natalidad. En todo caso, resulta imprescindible mantener la línea de control de gasto y estabilidad presupuestaria para garantizar el futuro de las pensiones sobre otras actuaciones.

7. ¿Se reuniría usted con Quim Torra para buscar una solución a la situación de Cataluña?

No me reuniría con él hasta que no aceptara la legalidad y el marco constitucional de todos los españoles. La unidad de España es innegociable.

8. ¿Con quién identifica más su proyecto: con Aznar o con Rajoy?

Con el de los militantes del Partido Popular y con los 11 millones de españoles que en algún momento han confiado en nosotros.

9. ¿Firmaría otro acuerdo de investidura con Ciudadanos?

Mi objetivo es ser presidenta del Partido Popular para luego ser la candidata a la presidencia del Gobierno, ganar las elecciones y gobernar en mayoría.

10. ¿Si queda segunda en el voto de los afiliados, pedirá que los compromisarios no cambien ese resultado?

La normativa sobre este procedimiento interno se fijó y aprobó en el último congreso del partido. No creo que se deban cambiar las reglas del juego a mitad del partido. Son unas reglas que hemos aprobado entre todos y por tanto todos debemos respetarlas.

PABLO CASADO.

1. ¿Está a favor de regular por ley la eutanasia?

No. El miércoles voté en contra de la propuesta del Gobierno. Estoy a favor de la cultura de la vida. Rechazo cualquier forma de encarnizamiento terapéutico. Soy partidario de que las Administraciones hagan un esfuerzo mayor en todo lo que tiene que ver con los cuidados paliativos y que el final de la vida sea con la máxima dignidad y el mínimo dolor para el enfermo.

2. ¿Exhumaría los restos de Franco y los retiraría del Valle de los Caídos?

No soy partidario de hacer de la historia un elemento de división y confrontación. Ésta es una cuestión en la que no gastaría ni tiempo ni dinero público. Mis prioridades son otras. Ahora bien, lo que le diría a Pedro Sánchez es que se lea las recomendaciones de la comisión que creó el Gobierno de Zapatero para esta cuestión, y que indicaba para este tema la necesidad de un amplio acuerdo parlamentario; negociar con la Iglesia la autorización, dado que el espacio en que se encuentran es una Basílica; y acordar con la familia el destino de los restos.

3. ¿Cambiaría la ley de plazos del aborto?

Yo he experimentado las ganas de vivir de un bebe desde las 22 semanas, que es la franja en la que es posible abortar en España. Apuesto por volver al consenso social de los 80 y 90 del PSOE y del PP que Zapatero rompió con fines electorales y por intensificar las ayudas a la maternidad y una red madre nacional para atender a los bebés y sus madres con problemas económicos o familiares.

4. ¿Retiraría las concertinas de la frontera?

Las concertinas las puso el Gobierno socialista de Zapatero. Imagino que no lo haría por sadismo sino porque no es fácil encontrar instrumentos intimidatorios de una eficacia similar para evitar saltos ilegales.

5. ¿Legislaría para combatir la brecha salarial?

Es necesario reforzar la inspección de trabajo para evitar cualquier situación de discriminación hacia la mujer en el ámbito laboral. A mismo trabajo, mismo salario. Hay que acabar con cualquier forma de discriminación tal y como ya prevé la Ley.

6. ¿Hay que crear impuestos nuevos para pagar pensiones?

No, es más creo que los impuestos hay que bajarlos. Las pensiones se pagaran si las empresas crean empleo. Las recetas socialdemócratas se han demostrado que no solucionan los problemas, los agravan.

7. ¿Se reuniría usted con Quim Torra para buscar una solución a la situación de Cataluña?

Independientemente de la relación institucional, la solución al desafío secesionista es que quien ha incumplido la ley, la cumpla y quien no acepta la Constitución como marco legal, la acepte. Sobre la unidad de España no hay diálogo posible con el Sr. Torra.

8. ¿Con quien se identifica más su proyecto, con Aznar o con Rajoy?

Con los dos he trabajado y me siento orgulloso de ello. Vengo a continuar la historia del partido desde la unidad para garantizar su futuro.

9. ¿Firmaría otro acuerdo de investidura con ciudadanos?

El PP debe aspirar a tener mayorías suficientes de Gobierno y a recuperar el voto que se fue a Ciudadanos, pero prefiero pactar con ellos que con los nacionalistas.

10. ¿Si queda segundo en el voto de los afiliados, pedirá que los compromisarios no cambien ese resultado?

No me planteo otro escenario que el de ganar.

J. M. GARCÍA-MARGALLO.

1. ¿Está a favor de regular por ley la eutanasia?

Soy partidario de luchar por la vida y evitar decisiones irreversibles. Estoy a favor de un final de la vida digno para las personas, paliando el dolor y acompañando a las personas hasta el final. Considero que por parte del Estado, la clave esta en contribuir con políticas activas de ayuda médica, psicológica y de cuidados paliativos a los enfermos y apoyo a las familias. En términos legislativos, pienso que debemos de ser responsables y legislar sobre temas sociales que tienen mayor consenso y demanda social y política.

2. ¿Exhumaría los restos de Franco y los retiraría del Valle de los caídos?

En este tema siempre he sido mas partidario de buscar fórmulas inclusivas que favorezcan la reconciliación. Mi propuesta al respecto sería convertir el Valle de los Caídos en un espacio de confraternizaron donde todo el mundo se sienta representado. Sería bueno trasladar el debate a un foro más reducido donde las partes interesadas e implicadas buscasen formulas que suscitasen un consenso al respecto. En este foro, quizás convendría no incluir a los partidos políticos que parecen ser los mayores interesados en no encontrar soluciones al respecto con el único fin de confrontar con otros partidos políticos.

3. ¿Cambiaría la ley de plazos del aborto?

Mi postura al respecto es muy clara. Estoy siempre a favor de la vida. Considero que la mejor forma de favorecer la vida es ayudar a la mujer y a las familias para que nadie se vea abocado a ni siquiera a plantearse una decisión tan trágica. Las políticas familiares deben ser nuestra primera prioridad para España. Tenemos que incrementar urgentemente los recursos que favorezcan el incremento de la natalidad porque de otra manera el resto de políticas por muy buenas que sean no servirán para nadie en el futuro. Respecto a la ley actual, considero que no es buena. Fue una ley partidista que no buscaba dar apoyo real a las mujeres. Soy partidario de buscar una ley consensuada, que evite cambios legislativos cada vez que cambia el color del gobierno. En cualquier caso, creo que siempre se ha puesto el foco en el tema legislativo en esta materia y para mí, la clave son las políticas activas en favor de la mujer y de las familias.

4. ¿Retiraría las concertinas de la frontera?

Sí, las concertinas se pusieron con una finalidad disuasoria y dado que no han cumplido esa función y han causado graves heridas a aquellos que han intentado saltar, hay que buscar otras fórmulas de control de fronteras. Creo que las fronteras son necesarias y tienen que servir para controlar la inmigración, pero la labor fundamental del gobierno y de la Unión Europea tiene que ser ayudar a los países en desarrollo a prosperar. La clave de la inmigración esta en la política internacional y es una obligación moral ser solidario con los países más necesitados.

5. ¿Legislaría para combatir la brecha salarial?

Por supuesto. En España se ha avanzado mucho en la igualdad de genero, en gran medida gracias a la iniciativa del Partido Popular. Queda mucho por hacer en el impulso de la igualdad de género y el empoderamiento económico de la mujer en nuestro país, En mi programa para liderar el PP propongo una Escuela para Políticos que forme a nuestros líderes del futuro en temas tan importantes como la igualdad de género. Para que cuando sean los líderes políticos que toman las decisiones tengan el tema de la brecha salarial en sus agendas políticas y de gobierno.

6. ¿Hay que crear impuestos nuevos para pagar las pensiones?

El pensionista tiene derecho absoluto y exigible a cobrar su pensión porque es un derecho tan sagrado como puede ser el pago de los intereses de la deuda. Las pensiones son un gasto más como cualquier otro en nuestro presupuesto que debemos cubrir vía impuestos como el IVA. Porque sino repercute en los impuestos al empleo y los salarios. Habría que ir disminuyendo las cotizaciones sociales y sustituyéndolas por el IVA. ¿Se ha preguntado usted con qué impuestos pagamos los intereses de la deuda?

7. ¿Se reuniría usted con Quim Torra para buscar una solución a la situación de Cataluña?

Yo he sido el único responsable político del PP que pidió un diálogo constructivo con los catalanes en el marco de la constitución y la aplicación del 155. He sido el responsable político que más ha ido a Cataluña en estos últimos años a explicar y defender por qué Cataluña es parte esencial de España y por qué el proyecto independentista es un peligro para nuestro país. No recuerdo ver a ninguno de los otros tres candidatos del continuismo visitar Cataluña como yo para defender la visión del PP sobre Cataluña, salvo ahora, por oportunismo electoral. Si es necesario me reuniría con Torras para tener un diálogo constructivo siempre bajo el marco de la constitución.

8. Con quién identifica más su proyecto: ¿Con Aznar o con Rajoy?

Tengo mi propio proyecto y así lo he puesto de manifiesto con lealtad a uno y a otro.

9. ¿Firmaría otro acuerdo de investidura con Ciudadanos?

Si soy presidente del PP, en los primeros 15 días pondré en encima de la mesa del parlamento seis pactos para impulsar España con los que buscaré un acuerdo con las fuerzas políticas. Incluidos Ciudadanos, ya que ideológicamente es un partido con una visión más parecida.

10. ¿Si queda segundo en el voto de los afiliados, pedirá que los compromisarios no cambien ese resultado?

Como buen demócrata, siempre he respetado las reglas del juego. Personalmente me gustaría que el Partido Popular diese toda la voz a los militantes y no fuera solo un susurro. Los partidos políticos deben ser instrumentos útiles para la sociedad y considero que cuanto más se escuche a sus afiliados, mejor podrán cumplir ese objetivo. Si salgo elegido presidente del Partido Popular, trabajare en esa dirección.

JOSÉ RAMÓN GARCÍA HERNÁNDEZ

1. ¿Está a favor de regularizar por ley la eutanasia?

Se pone una presión sobre los más débiles, sobre los que están a punto de fallecer por una enfermedad, o los discapacitados, y me parece una aberración. Aquí tenemos que poner mucho más énfasis en los cuidados paliativos y ayudar a morir bien a la gente, no en forzarles a morir.

2. ¿Exhumaría los restos de Franco y los retiraría del Valle de los caídos?

Es una decisión que corresponde a la familia, como a todas las familias que están sujetas a la ley de memoria histórica, y no al criterio de un presidente que lo quiere usar con motivos ideológicos.

3. ¿Cambiaría la ley de plazos del aborto?

Tenemos que cambiar esa cultura de la muerte a una cultura de la vida. El siglo XXII va a ser poco benévolo en este debate en el que no supimos defender a los más débiles. Empezaría con una ley de maternidad para que el aborto no sea la única opción que tenga una mujer que se enfrenta a este dilema, y cambiaría la ley de adopción y la ley de acogimiento.

4. ¿Retiraría las concertinas de la frontera?

Tenemos que saber qué inmigración queremos y ser sinceros. Es una medida populista. Se tiene que plantear una alternativa para que Ceuta y Melilla tengan la protección que merecen.

5. ¿Legislaría para combatir la brecha salarial?

Es un planteamiento típicamente de la izquierda. Legislar para acabar con la brecha salarial no es lo mismo que hacer medidas de discriminación positiva para que la brecha se acorte, sobre todo con medidas que favorezcan a las familias, a las mujeres con hijos, que es cuando se produce la brecha. Medidas a favor de la familia.

6. ¿Hay que crear impuestos nuevos para pagar las pensiones?

Otra medida típicamente de la izquierda, que lo único que pretende es que la generación actual soporte tanto el pago de las pensiones como menor renta disponible por tener impuestos. Hay que pagar siempre los impuestos. El tena de las pensiones es de una gran complejidad. Trata tanto de la inmigración, como con las reformas laborales y ligar la productividad al sistema laboral. No puede ser que cuando hay un nuevo presidente del Gobierno parezca que el problema ha desaparecido.

7. ¿Se reuniría usted con Quim Torra para buscar una solución a la situación de Cataluña?

El día 6 de julio yo habré sido presidente del PP por los afiliados. Para ese día Torra no debería ser ya presidente de la Generalitat, porque deberá haber dimitido por no estar a la altura de la institución que representa.

8. Con quién identifica más su proyecto: ¿Con Aznar o con Rajoy?

Con el PP. Todos, también Aznar y Rajoy, son del PP.

9. ¿Firmaría otro acuerdo de investidura con Ciudadanos?

Desde los principios, y sabiendo que Ciudadanos siempre intentará hacerle oposición al PP para crecer, lo podría firmar. Pero con mis políticas, no cediendo.

10. ¿Si queda segundo en el voto de los afiliados, pedirá que los compromisarios no cambien ese resultado?

Los compromisarios tienen que respetar el resultado que den los afiliados en las primarias.

ELIO CABANES

1. ¿Está a favor de regularizar por ley la eutanasia?

En principio, no. Jamás una eutanasia activa, aunque la pasiva se podría debatir con expertos. Se trata de dejar de suministrar medicación.

2. ¿Exhumaría los restos de Franco y los retiraría del Valle de los caídos?

No. Eso forma ya parte de la historia de España. No hay que remover conciencias ni generar enfrentamientos que ya estaban superados.

3. ¿Cambiaría la ley de plazos del aborto?

La recortaría, reduciría las semanas que contempla la ley, pero por otra parte, cambiaría la ley de adopción, no es de recibo que haya niños en orfanatos esperando hasta diez años una familia.

4. ¿Retiraría las concertinas de la frontera?

No son lo óptimo pero tenemos que proteger nuestras fronteras con los sistemas que más seguridad nos ofrezcan

5. ¿Legislaría para combatir la brecha salarial?

Eso no existe, yo soy empresario y pago lo mismo a todos sin distinción. Es más, no conozco ningún empresario o empresa que haga distinción por sexos. En caso de que se produzca un caso de este tipo, el empleado debe denunciar.

6. ¿Hay que crear impuestos nuevos para pagar las pensiones?

No. Hay que bajar impuestos. La economía lo necesitan y los españoles lo merecen. Para garantizar estas prestaciones, solo hay que reducir gastos superfluos y saber administrar los recursos públicos.

7. ¿Se reuniría usted con Quim Torra para buscar una solución a la situación de Cataluña?

Sí, aunque no serviría de nada. Yo no toleraría que se iniciara otro proceso de consulta independentista como el anterior, aplicaría mucho antes el 155 y lo prolongaría hasta frenar los ánimos independentistas. Que estén reabriendo embajadas ya es motivo xa aplicarlo, es más legislaría para impedir que las autonomías tuvieran consejeros de Exteriores.

8. Con quién identifica más su proyecto: ¿Con Aznar o con Rajoy?

Ambos proyectos mejoraron España, Pero el de Aznar se identificada más con los ideales del partido popular.

9. ¿Firmaría otro acuerdo de investidura con Ciudadanos?

Si, si es necesario para gobernar España e impedir que gobierne la izquierda en connivencia con los nacionalistas.

10. ¿Si queda segundo en el voto de los afiliados, pedirá que los compromisarios no cambien ese resultado?

No, los compromisarios deben votar lo que les hayan encomendado los afiliados de sus agrupaciones y así respetar a las bases, que es el pilar de mi programa de futuro para el PP

https://politica.elpais.com/politica/2018/06/30/actualidad/1530372293_234708.html

EL PP RECHAZA EN 48 HORAS Y FOLIO Y MEDIO LAS DENUNCIAS POR NO PODER VOTAR EN LAS PRIMARIAS

Este jueves OKDIARIO publicaba una de las denuncias presentadas oficialmente ante el Comité Organizador del Congreso del Partido Popular. Se trataba de una de muchas que exigían el derecho a votar después de que, en la práctica, no hubiesen podido ejercer este derecho a causa de los cierres de las sedes, inexistencia de mecanismos para efectuar el voto a distancia, imposibilidad de entregar las hojas de inscripción del censo, etc.

Pero la escalada de denuncias ha ido a más. Y fuentes internas consultadas por este diario cuantifican ya las denuncias presentadas ante Génova 13 en más de 1.000.
Fuentes de esta formación consultadas por OKDIARIO han reconocido ya que son “bastantes las denuncias que están llegando de parte de militantes que no han podido inscribirse para votar en el Congreso Extraordinario”.

Pero ese “bastantes” empieza a coger tintes inimaginables hasta el inicio de este proceso de votación. Porque 1.000 es una cifra claramente elevada y porque el número de zonas de procedencia crece y se generaliza.

Se trata de denuncias presentadas ante Génova: unas, la mayoría, informales y traducidas en una queja telefónica o escrita. Pero otras convertidas formalmente en reclamación ante el Comité Organizador del Congreso.

Y la práctica totalidad de esas denuncias centradas en una misma práctica: no dejar presentar las hojas de inscripción o no haber habilitado mecanismos para la recogida de las hojas de inscripción para votar. Cierres de sedes a las horas habituales de apertura, negativas a recoger hojas ajenas entregadas bajo representación, falta adecuada de comunicación de los mecanismos de entrega, negativa a entregar resguardos de las entregas de las hojas, etc.
Distintos mecanismos que han propiciado un mismo resultado: la imposibilidad de una parte de la militancia de inscribirse para votar, algo que, evidentemente, ha influido en el bajo número –algo más de 66.000 afiliados– que votarán en las urnas de Primarias del PP. Una cifra evidentemente alejada de los más de 800.000 afiliados de los que alardeaba hasta hace bien poco la formación Popular.

https://okdiario.com/espana/2018/06/30/pp-rechaza-48-horas-folio-medio-denuncias-no-poder-votar-primarias-2498391

DE ERMUA A MADRID, EL PP SE MOVILIZA CON LAS VÍCTIMAS DE ETA

Los candidatos a suceder a Rajoy apelan a la memoria del terrorismo para confrontar con el Gobierno

Colocado frente a un atril en el salón más solemne de La Moncloa, Mariano Rajoy anuncia que ETA no obtendrá contrapartidas por dejar las armas. Es 4 de mayo, y el aún presidente no puede imaginar lo que pasará solo un mes y medio después. El triunfo de la moción de censura de Pedro Sánchez abre una guerra por el poder en el PP que tiene en el terrorismo uno de sus temas estrella. La defensa de las víctimas sirve a los candidatos para criticar al presidente del Gobierno socialista, al que acusan de haber llegado al poder tras alcanzar un pacto oculto con Bildu (algo que el PSOE siempre ha negado). Los aspirantes anuncian movilizaciones si hay un acercamiento de presos al País Vasco. Y así, juntos en la mención de ETA, intentan despertar a las bases populares, petrificadas tras 40 años sin casi participar en la vida interna del partido.
Todo empieza en Ermua y Alsasua. Domingo 24. Segundo día de campaña. Pablo Casado homenajea a Miguel Ángel Blanco en el País Vasco — “Aquí, justo cuando el pulso de un joven concejal de nuestro partido dejaba de latir, comenzó a latir el de España con más fuerza que nunca” — y a la Guardia Civil en Navarra —“No me dan pena las familias de los terroristas porque estén lejos, me dan pena las familias de las víctimas que tienen que ir a poner flores en los cementerios”—.

En la misma semana, Soraya Sáenz de Santamaría evoca a otros asesinados por los terroristas. Ocurre en Málaga. José María Martín Carpena; Gregorio Ordóñez, Alberto Jiménez Becerril... desgrana la lista de víctimas.

Y ayer, un día después de un mitin en Madrid en el que la rodearon familiares de víctimas como Mari Mar Blanco o Manuel Giménez Larraz, María Dolores de Cospedal hace la primera oferta de un candidato al resto en toda la campaña electoral.

“Pido que hagamos una declaración conjunta rechazando esa política que está haciendo el presidente del Gobierno de vulnerar la memoria, la dignidad y la justicia para las víctimas del terrorismo”, dice la secretaria general del PP. “Hay que dejar bien claro que hubo asesinos y asesinados”.

“En la genética del PP está no negociar con ETA”, responde Sáenz de Santamaría, que propuso la alternativa de que todos suscribieran aquel discurso de Rajoy del 4 de mayo, poniendo en valor el papel del último Gobierno del PP, del que ella formó parte.

“Cualquier iniciativa que vaya encaminada a reivindicar la memoria de las víctimas y a dejar muy claro que el PP jamás va a aceptar ningún tipo de contraprestación a los que mataban por dejar de hacerlo, por supuesto cuenta con todo mi respeto”, contesta Casado, que estos días tuitea fotos suyas en manifestaciones contra el acercamiento de presos.

¿Por qué los tres favoritos a suceder a Rajoy coinciden en subrayar este tema en su campaña?

“El núcleo duro del PP, que es el que va a votar en estas primarias, siempre se enciende mucho con los asuntos que tienen que ver con la unidad de España y en particular con ETA”, responde Luis Arroyo, director de asesores de comunicación pública. “Son mensajes que movilizan”, sigue. “Los militantes no están pensando en propuestas concretas. Quieren ver a alguien duro, que haga la mejor oposición al PSOE y que transmita que puede devolver antes al PP a la victoria”.

Desconexión

“Los candidatos actúan en contraposición con la actualidad, con la posibilidad del acercamiento de presos, y con la voluntad de luchar por el relato una vez terminada ETA”, dice Jordi Rodríguez Virgili, vicedecano de la facultad de comunicación de la Universidad de Navarra. “Quizás sientan que el PP ha dejado en un segundo plano este discurso en aras del pragmatismo que implica estar en el Gobierno e intenten volver a reconectar con una de las cuestiones más sensibles en sus bases”.

Esa desconexión se escenificó en 2008, con la salida de María San Gil del PP, y en 2014, con la desvinculación de Jaime Mayor Oreja. Discrepaban de la política del partido en el País Vasco.

Pedían mayor contundencia frente a los nacionalismos. Y no coincidían con una decisión estratégica de Rajoy: poner el acento en nuevos temas para ensanchar la base electoral del partido.

“Yo no quiero interferir en el debate entre los candidatos”, dice el exministro de Interior. “Me han dicho que era un obseso de ETA, pero me limito a señalar que el proceso de ruptura de España ha estado presente y sigue presente en la España de hoy”, sigue. “Y todo lo demás es secundario”.

https://politica.elpais.com/politica/2018/06/29/actualidad/1530299249_264533.html

EL PP DECLARÓ 40 MILLONES POR "APORTACIONES DE CARGOS PÚBLICOS" EN LOS CINCO AÑOS PREVIOS AL ESTALLIDO DE LOS 'PAPELES DE BÁRCENAS'

El desplome de los ingresos oficiales por cuotas y contribuciones de cargos públicos tras la salida a la luz de la caja B abre interrogantes sobre si hay nexos entre un censo de afiliados con visos de hiperinflación y la forma en que se financiaba el partido En el trienio 2011-2013, con la crisis en su punto álgido, esas ayudas al partido sumaron 25,3 millones mientras que en el periodo 2014-2016, ya con la recesión superada, se limitaron a 6,7 millones

La bajísima participación en las primarias del PP -66.384 inscritos de los 869.535 afiliados oficialmente registrados- y la constatación de que los ingresos declarados como aportaciones de la militancia se desplomaron tras salir a la luz los papeles de Bárcenas abren ahora un interrogante: el de si existe algún nexo entre un censo con visos de hiperinflación y la forma en que se financiaba el partido.

Los informes del Tribunal de Cuentas analizados por infoLibre no solo certifican la caída en picado de las llamadas "aportaciones de cargos públicos" -contribuciones adicionales a las cuotas- tras haber alcanzado su cénit en 2013 sino que ofrecen para esas ayudas unas cifras astronómicas en el quinquenio que finalizó ese año, el mismo en que la justicia colocó el foco sobre las cuentas del PP tras las revelaciones de su antiguo tesorero. Entre 2009 y 2013, el PP declaró haber recibido casi 40 millones por "aportaciones de cargos públicos": 39.085.466 euros en cifras exactas.

En ausencia de explicaciones detalladas -el PP se ha negado a ofrecerlas-, precedentes como el del pitufeo de 2011 destapado en Valencia –blanqueo de donaciones opacas mediante la transferencia de pequeñas cantidades que luego regresaban en negro al bolsillo de quienes las habían efectuado- o el realizado desde la sede central de Génova en 2009, y que reveló hace dos años elespanol.com, alimentan las dudas sobre el abultado peso de esas "aportaciones" y su posterior e inmediato colapso.

Y afianza también esas dudas la ausencia de explicaciones para un hecho insólito: el desfase de nada menos que siete millones de euros entre las “aportaciones de cargos públicos” que el Tribunal de Cuentas dictamina como recibidas por el PP en 2013 -9,4 millones- y las anotadas por el partido en la cuenta de resultados publicada en su web: 2,3 millones.

Ante las preguntas de este periódico, el PP se ha limitado a aducir que esa discrepancia multimillonaria obedece a que hubo "un cambio de criterio contable". En realidad, fue en 2014 y en 2013 cuando el Tribunal de Cuentas concluyó que el PP había contabilizado erróneamente ese ejercicio como ingresos procedentes de afiliados siete millones cuyo verdadero origen eran subvenciones públicas a grupos municipales y al del Parlamento de Navarra. En el informe de 2013 el órgano fiscalizador desglosa en cambio con tal detalle los ingresos de origen privado que resulta imposible atribuir nada menos que siete millones a una fuente de financiación distinta de la que señala el texto.

Fue en 2013 cuando el entonces ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz sostuvo que el PP contaba con "más de 700.000 militantes" que confiaban "en el honor del partido" frente a las acusaciones de Luis Bárcenas sobre la caja B, la contabilidad paralela cuya existencia terminó por certificar la Audiencia Nacional en la sentencia de la pieza troncal del caso Gürtel.
Más peso que las donaciones legales

Pero si la cifra de 40 millones en un quinquenio como fruto de las aportaciones de cargos públicos resulta en sí misma formidable, la mayor sorpresa radica en que fueron esas aportaciones y no las cuotas de afiliación ni las donaciones las que, oficialmente, mayores ingresos privados procuraron al PP. De hecho, a lo largo de ese mismo lustro las cuotas de afiliación se limitaron a 21,3 millones: es decir, casi exactamente la mitad de lo que representaron las “aportaciones de cargos públicos”. Las donaciones declaradas solo sumaron 7,6 millones.

¿Por qué precisamente en el momento álgido de la crisis se dispararon esas "aportaciones de cargos públicos" -25,3 millones entre 2009 y 2011- y cayeron ya en 2014, justo cuando, según el propio Gobierno de quien entonces dirigía el PP, Mariano Rajoy, la recesión había quedado por fin atrás? ¿Tenía menos electos el PP en 2014 que en 2013? No. O, al menos, no sustancialmente dado que en 2014 solo había perdido ocho escaños -en las elecciones al Parlamento Europeo celebradas ese año- de los más de 27.000 cargos que atesoraba desde la triple cita electoral de 2011: generales, autonómicas en la mayoría de las comunidades y municipales.

¿Y había variado entre 2013 y 2014 el tratamiento fiscal de las cuotas y aportaciones a los partidos políticos? No. ¿Por qué entonces pasaron de 9,4 millones en 2013 a 2,3 en 2014 esas aportaciones de cargos públicos, en ascenso desde al menos 2009, el primer ejercicio en que el Tribunal de Cuentas ofrece datos desagregados que permiten diferenciar las cuotas ordinarias de esas contribuciones especiales? Sigue sin haber explicación oficial.

A día de hoy, el PP posee alrededor de 23.500 cargos electos. Es decir, unos cuatro mil menos que en 2013. ¿Explica ese retroceso que las aportaciones de cargos públicos cayeran desde los 25,4 millones contabilizados en el trienio 2011-2013 a los 6,7 que el PP declaró entre 2014 y 2016? En principio, las reglas de proporcionalidad tampoco apuntan aquí a una respuesta afirmativa.

https://www.infolibre.es/noticias/politica/2018/06/30/el_declaro_solo_cinco_anos_hasta_que_conocieron_los_papeles_barcenas_millones_por_aportaciones_sus_afiliados_84586_1012.html

PABLO CASADO DECLARA LA GUERRA A SÁENZ DE SANTAMARÍA Y COSPEDAL

Giro en la campaña del PP. El exportavoz popular critica a sus adversarias que prefieren no entrar al trapo

“No todo vale”, dicen algunos cargos del PP. Lamentan que él hable de “juego sucio” cuando no deja de lanzar “dardos envenenados”

Fuentes de Génova aseguran que Casado ha enviado a los suyos a Castilla- La Mancha a comprobar el número militantes inscritos

Pablo Casado habla mucho de la unidad de su partido pero para algunos populares ayer le dio todo un giro a la campaña del PP al embarrarla hasta el fondo. Cuando esta comenzó todo el mundo daba por hecho que iba a estallar la guerra entre Soraya Sáenz de Santamaría y María Dolores de Cospedal pero, al final, ha sido él quien se la ha declarado a ambas.

Casado dice que si no es presidente, no ostentará ningún cargo. “Yo no estoy aquí por un plato de lentejas, yo no voy a jugar a la tercera vía, como Patxi López. Yo juego a ganar y voy hasta el final”, señaló ayer ante los medios.

Juego sucio

Además, denuncia continuamente que hay “juego sucio” y aunque no señala a nadie, siempre termina arremetiendo contra las dos dirigentes populares. Tras oír ayer a la exministra de Defensa proclamar que con ella al frente no habrá corruptos en el PP, Casado quiso recordarle lo mucho que él había dado la cara en esto últimos años cuando ella, ante los escándalos, no quería bajar a la sala de prensa de Génova para hacerlo.

También criticó a la exvicepresidenta, tanto por su Operación Diálogo como por desvincularse de la formación conservadora. “He escuchado últimamente esto de que no estaba en el PP. Pues difícilmente puede alguien liderar un partido del que reniega. Yo sí estaba pero llevo dos años. Hay quien ha estado diez”, resaltó.

Cospedal y Saénz de Santamaria intentaron no entrar al trapo. La primera comentó que lo mejor era “no hacer reproches”. Mientras, la segunda, explicó que para ella sus compañeros de partido, no son adversarios políticos. Aunque no pudo evitar defender su papel en Cataluña, resaltando que ella tiene “una querella de los independentistas por defender la unidad de España”.

"Otro dardo envenenado"

Por cierto, la exvicepresidenta también se mostró poco partidaria “de acumular cargos“. Un comentario que a algunos les pareció “otro dardo envenenado”. Esta vez dirigido hacia Cospedal, quien siempre ha sumado varios. Pero en su partido hubo quien se encargó de recordar que ella en la Moncloa ostentaba también muchos.

En las filas conservadoras sorprendió ayer la beligerancia de Casado. Algunos piensan que está nervioso, otros consideran que “no todo vale”. Hay quien no comprende que siempre vaya acusando a sus contrincantes de “ponerle zancadillas”, cuando él no deja de lanzar “dardos envenenados”.

De hecho, fuentes de Génova aseguran que él, por ejemplo, ha enviado a los suyos a Castilla La Mancha para comprobar uno por uno, si existen los militantes inscritos para ver si Cospedal no se los ha inventado.

http://cadenaser.com/ser/2018/06/29/politica/1530255688_595021.html


EL PP INTERVIENE PARA CALMAR LA GUERRA POR SU LIDERAZGO

Luis de Grandes reclama a los candidatos que "no desprestigien" al partido

La dureza con la que se enfrentan los favoritos a suceder a Mariano Rajoy, y las críticas de algunos candidatos a los requisitos para participar en las elecciones internas, obligaron ayer a intervenir al PP, donde hay dirigentes preocupados por las consecuencias de escenificar un pulso interno a menos de un año de los comicios locales, regionales y europeos de 2019. “No desprestigien al partido”, pidió el presidente de la comisión organizadora, Luis de Grandes,que también solicitó a los aspirantes que “nadie tire piedras sobre su propio tejado”.

La polémica generada por la baja participación que habrá en la votación para elegir al sucesor de Rajoy; las peticiones de ampliar el plazo de inscripción de varios candidatos; las suspicacias que genera en algunos candidatos el sistema de doble vuelta (con el que los compromisarios pueden cambiar la elección de las bases); y las críticas cruzadas entre los aspirantes, obligaron ayer a intervenir a Luis de Grandes, el presidente de la comisión organizadora.

“No van a ser unos juegos florales, pero tampoco debe ser un juego de tronos”, dijo ayer el eurodiputado e histórico portavoz . “Pido a los precandidatos que no desprestigien al partido y que nadie tire piedras sobre su propio tejado”, añadió en A3.

Sin embargo, las heridas ya están abiertas y afectan a la estrategia electoral del PP para las elecciones locales, autonómicas y europeas de 2019.

Pablo Casado, destinado a ser candidato a la alcaldía o al gobierno de Madrid antes del triunfo de la moción de censura de Pedro Sánchez, anunció ayer que no optará a esos puestos si pierde las elecciones internas. Su compromiso avanzó uno de los problemas que tendrá el PP como consecuencia de sus primarias.

Antes de la renuncia de Rajoy, la dirección nacional trabajaba para convencer a Soraya Sáenz de Santamaría de que ocupara una de las principales candidaturas para los comicios de 2019. Y lo mismo ocurría con María Dolores de Cospedal, que debía decidir entre intentar recuperar Castilla-La Mancha o asaltar Europa. El cambio de líder rodea ahora de incógnitas esos planes, que apostaban porque los dirigentes más importantes del PP lideraran los carteles electorales de los comicios de mayo. ¿El objetivo? Frenar a Ciudadanos antes de las elecciones generales de 2020.

No será el único problema electoral que afronte el partido tras sus primarias. El equipo de Rajoy ya había elegido a sus candidatos municipales en Andalucía porque esta será la primera Comunidad en la que se vote en 2019 —será en marzo, si Susana Díaz no opta por un adelanto—. Y es en esta Autonomía donde más división está causando el proceso electoral del PP: ninguna otra región tiene tantos inscritos ni reparte tantos compromisarios, por lo que los candidatos se están volcando en ella.

https://politica.elpais.com/politica/2018/06/28/actualidad/1530209273_505754.html

LOS INGRESOS CONTABILIZADOS POR EL PP COMO APORTACIONES DE AFILIADOS SE DESPLOMARON TRAS CONOCERSE LOS 'PAPELES DE BÁRCENAS'

El debate sobre el censo real de afiliados saca a la luz cómo los informes del Tribunal de Cuentas confirman que las contribuciones específicas atribuidas a los cargos públicos fueron en ascenso hasta alcanzar 9,4 millones en 2013 para caer al año siguiente a 2,3 y mantenerse desde entonces en ese nivel

Las cuentas publicadas por el PP en su web presentan en 2013 una discrepancia de siete millones respecto a los datos del órgano fiscalizador, pero la formación se aferra a que solo se trata de un “cambio de criterio contable” y rehúsa dar más detalles

Los ingresos oficialmente contabilizados por el PP como procedentes de sus afiliados se desplomaron hasta caer a menos de la mitad a partir de 2013, el año en que salieron a la luz los papeles de Bárcenas y que la justicia comenzó a investigar la denominada caja B. Fue el descenso drástico de las llamadas “aportaciones de cargos públicos” -contribuciones adicionales a la cuota de afiliación- lo que condujo a que en 2014 el PP pasara de 13,8 millones anotados en el ejercicio anterior como ingresos de sus militantes a reflejar menos de la mitad: solo 6,01 millones.

Esos datos proceden de los informes del Tribunal de Cuentas, que antes de su publicación reciben el visto bueno de la comisión mixta Congreso-Senado para las relaciones con el órgano fiscalizador. La comisión está presidida por un diputado del PP.

Pese a que la redacción de los dos informes que constatan el punto más alto y la caída fulminante de las "aportaciones de cargos públicos" (el de 2013 y el de 2014) resulta inequívoca, el PP sostiene ahora que simplemente hubo un "cambio de criterio contable", extremo que ninguno de los dictámenes avala. Pero hay más: las cuentas que publica en su web difieren de las analizadas por el tribunal fiscalizador en lo que respecta al ejercicio 2013.

¿En qué difieren? Pues nada menos que en cuanto al origen de siete millones de euros. Esa memoria financiera -la de 2013- no es pública. Pero sus principales magnitudes aparecen reflejadas en la cuenta de resultados de 2014, la primera a las que el partido dio acceso desde su página web.

El PP no ha atendido la petición de explicaciones más detalladas que el miércoles le hizo llegar infoLibre. [Puedes comprobar la discrepancia sobre los ingresos por cuotas y aportaciones de cargos públicos pinchando aquí para ver lo que dice el informe del Tribunal de Cuentas en su página 201 y en el cuadro de la página 203 y pinchando aquí para leer lo que en el cuadro de su página 4 dicen las cuentas difundidas por el PP a través de su web].

Un peso creciente y sostenido

Pero el formidable peso de las "aportaciones de cargos públicos" no se limita a 2013. Al menos desde 2009 -el primer año que el Tribunal de Cuentas distingue entre las cuotas de afiliación y ese tipo de contribuciones extra-, su peso en los ingresos del PP había sido abrumador: 6.769.221 euros en 2009 (el 63,06% del total de los ingresos por afiliados); 6.972.199 en 2010 (61,8%); 7.831.037 en 2011 (64,8%); 8.083.603 en 20o12 (64,6%); y por fin, 9.429.406 en 2013 (68,2%). A partir de ahí, se despeñaron: 2.306.368 euros en 2014 (38,3%) y 2.350.462 en 2015 (42,2%). De 2016 aún no hay informe de fiscalización. Según las cuentas del PP, las aportaciones de cargos públicos representaron ese año 2.069.167 euros, el 41,2% de los ingresos por afiliados.

Este periódico preguntó al PP cuáles de esas cifras, todas ellas presentes en los informes del Tribunal de Cuentas, considera incorrectas y fruto de una simple discrepancia de criterio contable. No hubo respuesta. Pero la pregunta resulta crucial porque el dato de 2013 no constituye un hito aislado sino la culminación de una serie en ascenso.

El partido tampoco contestó a las preguntas de por qué si consideraba errónea la atribución a
"aportaciones de cargos públicos" que hace el Tribunal de Cuentas en 2013 no presentó alegaciones en ese punto ni planteó ninguna objeción en la comisión mixta Congreso-Senado. La resolución por la que la comisión parlamentaria aprobó el 7 de febrero de 2017 el dictamen de fiscalización de los partidos para el ejercicio 2013 acuerda, textualmente, "asumir el contenido del citado informe, así como sus conclusiones y recomendaciones".

El informe del Tribunal de Cuentas para 2013 dice así: "Los ingresos procedentes de la financiación privada ascendieron a 18.339.797,54 euros". De ese total, el mayor volumen se correspondía a cuotas y aportaciones de los cargos públicos. "Los importes correspondientes a las cuotas de afiliados y a las aportaciones de cargos públicos ascendían a 4.381.006,31 y 9.429.406,14 euros, respectivamente".
En cambio, el cuadro que, según el PP, refleja su cuenta de resultados en 2014 y el año anterior cifra los ingresos por cuotas en 4.436.327,94 euros y las "aportaciones de cargos públicos" en 2.349.049,66 euros. Los siete millones de diferencia respecto de los números que acredita el informe del Tribunal de Cuentas los asigna el PP a un desconocido epígrafe titulado "otros ingresos" que ni son cuotas ni aportaciones de cargos públicos ni "otras aportaciones de afiliados, adheridos y simpatizantes" ni tampoco donaciones y legados. Las aportaciones de cargos públicos se corresponden con un porcentaje del salario que, según el PP, varía por territorios.

Ingresos "en efectivo"

El informe detalla el origen de todos los fondos de origen privado que en 2013 contabilizó el PP. Y desglosa así los 18,3 millones de euros a que asciende la suma: 13.810.412,45 euros procedían de los ingresos por cuotas y aportaciones de cargos; 406.244,48 euros, de donaciones; y 4.123.140,61 euros tenían “procedencia diversa”. El tribunal cita aquí fuentes de ingresos como la regularización de saldos de acreedores por importe de 630.347,48 euros o ingresos financieros por 286.997,59 euros, por mencionar las dos cuantías más voluminosas de la serie.

Los números relativos a los ingresos por afiliados salen a la luz en medio del debate sobre el censo real de afiliados del PP. En su informe sobre 2014, el tribunal advierte de lo que, previo análisis de “una muestra de sedes territoriales”, plasma del siguiente modo: “Determinadas sedes de la formación, en particular, las de Las Palmas de Gran Canaria, Zaragoza, Ourense y Pueblos de Madrid, han registrado cobros de cuotas de sus afiliados y de aportaciones de cargos públicos bajo el concepto de “ingreso en efectivo”, si bien no figura en todos los casos la identificación de la persona que ha realizado dicho ingreso, lo que contraviene lo dispuesto en el artículo 8 de la LOFPP (Ley Orgánica de Financiación de Partidos)”.

También en 2013, el tribunal pidió al PP una "relación certificada" de las cuentas "destinadas al ingreso exclusivo de donaciones, cuotas de afiliados y aportaciones de cargos públicos". Pero lo que a ese requerimiento entregó el partido fue una "relación de las cuentas bancarias en la que no consta firma, rúbrica ni sello alguno de la formación política".

Cuando este miércoles, infoLibre preguntó a los portavoces del PP qué factor explica que las “aportaciones de cargos públicos” cayeran de pronto en picado justamente en un año electoral como lo fue 2014 -hubo comicios europeos-, la formación conservadora pidió tiempo para conocer en detalle el asunto y responder a las preguntas planteadas. El jueves a mediodía, el partido terminó respondiendo por escrito con la frase escueta ya citada: hubo “un cambio de criterio contable”.

De manera verbal, fuentes autorizadas del partido añadieron que ese “cambio de criterio” se refiere a que “se había contabilizado como ingresos de afiliados las cantidades provenientes de algunos grupos municipales y parlamentarios”.

El informe del Tribunal de Cuentas sobre 2013 sí señala que el PP contabilizó incorrectamente determinadas subvenciones como si se tratasen de ingresos por cuotas, pero esas subvenciones solo sumaban 542.155 euros. El órgano fiscalizador aborda ese punto en el mismo párrafo donde cuantifica en 9,4 millones las aportaciones de cargos públicos. Y lo hace así: "El partido ha clasificado incorrectamente como ingresos por cuotas las subvenciones procedentes del Parlamento de Navarra por importe de 270.948 euros y de las Juntas Generales de Vizcaya por importe de 271.207 euros".

En 2014, el PP anotó 7,3 millones bajo el epígrafe “otros ingresos” con origen en su militancia y en todo caso diferentes a las “cuotas” y las “aportaciones de cargos públicos”, que ya tienen su propia casilla. Son esos 7,3 millones los que, según el Tribunal de Cuentas, se correspondían en aquella anualidad con el siguiente concepto: “Las aportaciones realizadas por los grupos políticos en las Entidades Locales (Ayuntamientos, Diputaciones, etc.), por importe conjunto de 7.012.311,02 euros, así como las aportaciones del grupo parlamentario de Navarra, por importe de 285.556,36 euros”, y así lo constata el Tribunal de Cuentas.

infoLibre pidió al PP obtener una copia de sus cuentas de 2013, el año en que se conoció la contabilidad paralela de la que Luis Bárcenas había dejado constancia manuscrita a lo largo de casi 20 años. El partido no accedió a la petición de este periódico.


https://www.infolibre.es/noticias/politica/2018/06/29/los_ingresos_contabilizados_por_como_aportaciones_afiliados_desplomaron_tras_conocerse_los_papeles_barcenas_84532_1012.html


MUCHOS MENSAJES Y POCAS IDEAS EN LA CAMPAÑA PARA SUCEDER A RAJOY

Cospedal, Sáenz de Santamaría y Casado priorizan los guiños internos a las propuestas
La campaña de los tres favoritos a suceder a Mariano Rajoy al frente del PP —María Dolores de Cospedal, Soraya Sáenz de Santamaría y Pablo Casado— está siendo rica en mensajes internos y pobre en propuestas programáticas.

“Destacaría la improvisación”, fotografió Gustavo Entrala, experto en comunicación. "Se nota que la realidad les ha cogido por sorpresa en al menos dos ocasiones: nadie esperaba primero la dimisión de Rajoy del partido; y la desactivación de la opción Núñez Feijoo ha desdibujado los esbozos -si los había- de alianzas y estrategias que se hubieran establecido respecto al supuesto favorito", continuó. “Se les nota desentrenados en la articulación de ideas ilusionantes para el electorado”, siguió. “Tras la victoria de 2011, el PP de Rajoy se desideologizó para ser una agrupación política tecnocrática”, argumentó.

“Casado representa una mayor promesa de renovación, pero la credibilidad de su discurso está lastrada por la controversia de su pasado académico”, siguió. “Soraya se está proponiendo como alguien capaz de ganar a Pedro Sánchez”, añadió. “Y Cospedal está apoyándose en la actualidad política”, remató sobre la secretaria general, que ha confrontado con el presidente de la Generalitat, Quim Torra, tras decir que habría aplicado un 155 más duro.

Huérfanos de un debate entre los candidatos, los afiliados del PP apenas han escuchado propuestas. Los líderes del partido sí han visto mucha escenografía para tocar la fibra sensible de las bases —como la visita de Casado a Hermua, la tierra de Miguel Ángel Blanco—. También, gestos para delimitar el terreno de juego: Cospedal presentó su candidatura en una junta directiva del PP de Castilla-La Mancha para mostrar su peso orgánico; Sáenz de Santamaría en el Congreso para defender su capacidad de hacer oposición al PSOE, y Casado en una acera de la sede nacional para unir su condición de dirigente nacional a la de outsider de las elecciones.

“Casado mezcla tradición y juventud”, dijo un barón autonómico. “Soraya es la fiabilidad institucional, la capacidad de ganar elecciones y competir con Ciudadanos”, siguió. “Y Cospedal es el partirse la cara por las siglas”.

En lo que va de campaña, Cospedal ha intentado encarnar la tradición y los valores del PP. Una foto lo resume todo: a su paso por Valencia, evocó a la exalcaldesa Rita Barberá y su legado fotografiándose con Asunción, su hermana. También ha intentado jugar otras dos bazas: la de su capacidad para ganar elecciones (recordando que en dos ocasiones se impuso en las de Castilla-La Mancha) y su tirón entre la franja de electores más fieles del PP, que son los mayores de 60 años ("Los mayores de 45 años también tenemos derecho a la vida", ha dicho).

Por su parte, Sáenz de Santamaría se ha presentado como rival de Pedro Sánchez, evitando confrontar con el resto de aspirantes en la elección interna del PP. "No es ganar el congreso, sino las elecciones", ha sido uno de los argumentos que más ha repetido la candidata, permanentemente rodeada de exministros como Fátima Báñez, lo que le ha ayudado a transmitir la imagen de que está capacitada para gestionar.

Casado, finalmente, ha intentado unir el cambio generacional que a su juicio necesita el PP con el respeto a la obra de sus predecesores. Quiere unir, dice, a Ortega Lara, Rajoy y José María Aznar. Hacer un PP que mire al futuro sin olvidar a Mayor Oreja, San Gil o Miguel Angel Blanco. Es el favorito del aznarismo. Mezcla un discurso duro ("Quemar banderas españolas, por mucho que diga
Estrasburgo, aquí es delito") y que tiene como referente al ala más conservadora del PP ("“Yo he venido a Alsasua a decir que viva la Guardia Civil”) con una imagen amable. "Soy el candidato que más teme la izquierda y Ciudadanos", defiende.

“Hay tres ideas fuerza”, enumeró otro líder regional. “Renovación, Pablo. Partido, Cospedal. Ganar elecciones, Soraya”.

https://politica.elpais.com/politica/2018/06/25/actualidad/1529948413_468731.html

EL CENSO OBSOLETO DEL PP PROVOCA UN CHOQUE ENTRE LOS FAVORITOS A SUCEDER A RAJOY

Casado se compromete a actualizar el número de afiliados y Cospedal lo defiende

El censo que emplea el PP para elegir al sucesor de Mariano Rajoy agravó ayer el choque entre los principales candidatos, que se criticaron mutuamente por no haber depurado un listado en el que figuran fallecidos, militantes que se dieron de baja y personas ilocalizables, según fuentes del partido. “Hemos vivido ante un espejismo”, dijo José Manuel García-Margallo tras constatar que solo 66.000 de los 869.000 miembros de las bases votarán al nuevo líder. Un abismo estadístico que afecta a un aspecto clave del proceso: los compromisarios que elegirá cada autonomía para votar en el Congreso se distribuyeron principalmente en función de su número de militantes.

Tras conocer que solo un 7,6% de los militantes que decía tener el PP han declarado su interés por participar en la elección del sustituto de Rajoy, los principales candidatos se enzarzaron en un ejercicio de acusaciones mutuas.

¿Están las cifras del censo hinchadas?, le preguntaron ayer a Soraya Sáenz de Santamaría. “No lo sé. Yo no he estado en el aparato del partido. Quizá esa pregunta pueda contestarla algún otro candidato, tanto Dolores [Cospedal] como Pablo [Casado], que sí que estaban allí”, contestó la exvicepresidenta, lanzando un dardo a sus rivales y aludiendo a que era responsabilidad de la dirección nacional depurar el censo.

“Soraya lleva en el aparato del partido desde 2004, fue revalidada en 2008, y yo llevo desde 2015”, le replicó Casado. “No me parece bien que haya gente que se desligue de la historia”, siguió. “No es una cuestión de quién tiene la culpa, sino de ser autocríticos. Me comprometo a depurar el censo si soy presidente”.

“Decir eso es no conocer el partido”, remató Dolors Montserrat, portavoz de Cospedal, sobre las palabras de Sáenz de Santamaría. “Todo funciona a través de las gerencias provinciales, regionales...”, añadió la exministra, que defendió la veracidad del censo.

Los compromisarios populares

Un total de 3.184 compromisarios votarán al nuevo presidente del PP en el Congreso del 20 y el 21. De ellos, 522 son natos, 40 corresponden a los representantes del PP en el extranjero, 10 a la comisión organizadora y 2.612 son electos.

Los 2.612 compromisarios electos serán elegidos el 5 de julio. Cada provincia tiene un mínimo de 6 compromisarios. Las islas, 3. El resto se decide así: 75% en función del peso de la afiliación y 25% por resultados electorales.

La suma del bajo número de inscritos con que se distribuya el número de compromisarios según la afiliación provocará que el 4% de la militancia —inscritos de Galicia, Andalucía, Comunidad Valencina, Castilla-La Mancha y Canarias— vayan a elegir al 54% de los compromisarios.

Los afiliados del PP votarán el 5 de julio en dos urnas. En la primera elegirán a un máximo de dos candidatos para llegar al congreso extraordinario del 20 y el 21 de julio. Y en la segunda seleccionarán a 2.612 compromisarios que decidirán el nombre del nuevo líder. El número de delegados que tiene cada comunidad se decidió en función de cuántos afiliados hay en sus provincias. Y el censo de referencia ha quedado en cuestión por la escasa movilización que ha provocado que las bases elijan por primera vez al líder del PP: solo han cumplido con los requisitos de pagar sus cuotas y expresar que quieren votar 66.384 de los 869.535 teóricos afiliados —el PP sostiene que esa cifra también engloba a simpatizantes—. Aunque esos datos son provisionales, nadie en el partido espera que los oficiales, que se conocerán este jueves, supongan un cambio de calado.

¿Qué es lo que ha ocurrido? Dirigentes del PP argumentan que una depuración unilateral de cada censo autonómico habría redundado en una pérdida de poder para ese líder territorial. Cambiar el censo que se empleó en el congreso nacional, los autonómicos y los regionales de 2017 habría puesto en cuestión esos procesos. Y, de hecho, la organización del cónclave extraordinario de julio incluso ha rectificado el intento más serio que ha habido hasta ahora de actualizar las cifras.

El caso de Madrid

En septiembre de 2017 la entonces presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, anunció que reducía a 68.427 los militantes de su partido. Sobraban, dijo, 4.227 afiliados fallecidos o que habían solicitado la baja; y 24.694 ilocalizables. Un año después, el PP de Madrid acude al Congreso con 94.607, según los cálculos de la dirección nacional.

"Lo que ha ocurrido es que ellos los depuraron a su manera, pero no lo consolidaron en Génova", explicó uno de los gestores que acompañó a Rajoy al frente del partido hasta el último momento.

“Andalucía y Valencia son los censos más inflados”, opinó un veterano del PP. “El problema en la cifra de los afiliados es doble: hay muchos difuntos que las sedes no depuran desde hace 40 años; y cuando se apunta alguien nuevo, con glamur, un consejero por ejemplo, el presidente del distrito no le tramita el alta no le vaya a quitar el puesto”. “Génova no ha hecho la actualización”, renegó un líder regional.

“Y no es lo mismo inscribirse que votar”, advirtió una fuente de la dirección, aventurando que la participación, en ningún caso, llega a los 66.000 inscritos. “El 5 de julio habrá temperaturas terribles”, añadió sobre el día de la votación, que además es laborable.

https://politica.elpais.com/politica/2018/06/27/actualidad/1530127728_375915.html

SOLO UNA MINORÍA DE LOS AFILIADOS DEL PP ELEGIRÁN AL SUCESOR DE RAJOY

Castilla y León y la Comunidad Valenciana aportan unos 14.000 afiliados de los 200.000 esperados
Solo una minoría de los 869.535 afiliados que el PP decía tener a 6 de junio elegirán al sucesor de Mariano Rajoy. A falta de que la formación haga público el censo, sus organizaciones más potentes casi no han podido aportar votantes que cumplieran con los requisitos de haber pagado sus cuotas y especificado que quieren votar. Andalucía, Castilla y León y la Comunidad Valenciana sumarán poco más de 26.000 electores, pese a que oficialmente rozan los 370.000 militantes.

El 5 de julio, los afiliados del PP elegirán a los candidatos que lleguen al Congreso —un máximo de dos de los seis actuales— y a los compromisarios que decidirán el nombre del sucesor de Mariano Rajoy en el cónclave (20 y 21 de julio). Sin embargo, solo una exigua minoría de los 869.535 seguidores que la formación dice tener participarán en el proceso, según fuentes consultadas por EL PAÍS. Sirvan de ejemplo Andalucía, la Comunidad Valenciana y Castilla y León, que son tres de las cinco Comunidades Autónomas con más peso en el sistema electoral del PP: a falta de la revisión de Génova, aportarán unos 12.000 votantes, unos 8.000 y poco más de 6.600, según fuentes de sus direcciones regionales, cuando se supone que tienen 169.602 afiliados, 149.177 y 49.621, respectivamente. Datos que demuestran la desmovilización de las bases del PP y que las cifras oficiales no constituyen un fiel reflejo de la realidad.

¿Por qué no depuró el PP el censo antes de iniciar el proceso? Para no alterar el reparto de compromisarios que tiene cada Comunidad Autónoma, y que se calcula en función del número de afiliados de cada región. De hecho, antes del proceso electoral los dirigentes de la formación conservadora oficializaron que el número de afiliados en la Comunidad de Madrid ascendía a 94.607... pese a que la labor de purga liderada por Cristina Cifuentes dejó esa cifra en 68.427 para el congreso autonómico de 2017, al eliminar a fallecidos e ilocalizables.

Frente a las obligaciones de estar al corriente de pago y de apuntarse al proceso no surtieron efecto los llamamientos a participar de los candidatos, o que los presidentes de sede enviaran cartas personalizadas a cada afiliado para advertirles de la situación. Las trabas, denunciadas por los candidatos con menos posibilidades, redundarán ahora en una mínima movilización.

Una sola lista

Una vez que los afiliados voten el 5 de julio, la lista de aspirantes se reducirá a un máximo de dos. El 20 y el 21 de julio, los compromisarios elegidos por las bases decidirán quién sustituye a Rajoy. Para evitar un recrudecimiento de la guerra interna que ya está viviendo el PP, María Dolores de Cospedal propuso ayer que al cónclave solo llegue una lista.

¿Sería partidaria de una integración de las dos listas más votadas?, le preguntaron a Cospedal en Onda Cero. “Absolutamente sí. Así de claro se lo digo”, contestó la aspirante. “Sería bueno para mi partido. Si es mi caso, yo lo voy a intentar. Esta candidatura lo que busca es que el día 21 salgamos más fortalecidos de lo que entramos el día 19, y desde luego cuando empezamos este proceso congresual”, añadió.

¿Lo haría también si quedase segunda en la votación de los afiliados?, le insistieron. “Tendría que ser así”, respondió Cospedal, la candidata a la que se supone con mayor peso orgánico, y por tanto más posibilidades de revertir en su favor la decisión de los afiliados a través de los compromisarios. “Una vez pasada la primera elección, deberíamos intentar ir conjuntamente. Si es posible, bien, y si no es posible, pues a llegar al final”, argumentó. “Tenemos un proceso largo. Hay mucho tiempo para hablar, para ponernos de acuerdo y redifinir nuestro proyecto ideológico”.

Con Sáenz de Santamaría

Aunque Cospedal no llegó a especificar que renunciaría a la presidencia si queda segunda en la votación del día 5, sí avanzó que querría llegar a un acuerdo hasta con Soraya Sáenz de Santamaría, con la que se la supone enfrentada.

El resto de candidatos hicieron ayer caso omiso a la oferta de una lista única. Aunque el sistema electoral de doble vuelta ha sido criticado desde el principio por los aspirantes más débiles, y por distintos líderes regionales, sus motivaciones parecen distintas. Mientras que Cospedal prima el mantenimiento de la unidad del PP, que considera como la garantía de futuros triunfos electorales, los críticos con la doble vuelta defienden que la opinión de los afiliados no puede ser alterada por los compromisarios.
“Yo no voy a juntarme a ninguna otra candidatura, yo me he presentado para ganar”, dijo, por ejemplo, Pablo Casado, que en principio es el aspirante más perjudicado por el sistema, porque no controla al ciento por ciento el aparato de ningún territorio.

“Somos compañeros y candidatos, cada uno legítimamente presentando sus ideas, pero el 21 no hay que preguntarle a nadie en qué candidatura estaba, sino cómo va a trabajar para ganar las elecciones municipales y autonómicas, las generales y las europeas”, dijo Sáenz de Santamaría, retrasando cualquier acuerdo a una fecha posterior al Congreso.

La fecha del 5 de julio, sin embargo, actúa como frontera de las elcciones del PP. Cuando decidan los afiliados, según fuentes de las candidaturas, solo quedarán dos aspirantes. Y ese día, todo cambiará: las cartas quedarán sobre la mesa, y las alianzas que hoy parecen imposibles podrán empezar a negociarse.

La comisión organizadora no acepta la candidatura de Bayo

La comisión organizadora del congreso del PP rechazó ayer la candidatura de José luis Bayo al no cumplir los requisitos exigidos. De los 100 avales requeridos solo eran válidos 42, hecho que no ha sido subsanado en el plazo concedido, según un comunicado del organismo.

En consecuencia, seis candidatos (y no siete) competirán por sustituir a Mariano Rajoy al frente de la formación conservadora: María Dolores de Cospedal, Soraya Sáenz de Santamaría, Pablo Casado, José Ramón García Hernández, José Manuel García Margallo y Elio Cabanes.

https://politica.elpais.com/politica/2018/06/25/actualidad/1529949647_242736.html

LOS INSCRITOS PARA VOTAR EN LAS PRIMARIAS DEL PP APENAS SUPERAN A LOS CANDIDATOS DE LAS MUNICIPALES DE 2015

La organización política más fuerte de España, la más importante de Europa era sólo una imagen agigantada sobre una pared. Una proyección que ha perdido base social, un espejismo de 869.535 militantes. En uno de los momentos más cruciales de su historia, la elección del relevo de Mariano Rajoy, sólo 66.384 afiliados, el 7,6% del total que el PP dice tener, se han apuntado para votar el 5 de julio. Unas cifras que en el propio partido reconocen como ridículas y evidencian la realidad sobre el número de militantes activos y que pagan cuota. En 2015, el PP presentó en las elecciones municipales a 61.986 personas. Todos ellos alcanzan casi el número de afiliados que escogerán el próximo 5 de julio entre los seis candidatos a la Presidencia del partido: María Dolores de Cospedal, Soraya Sáenz de Santamaría, José Manuel García-Margallo, Pablo Casado, José Ramón García Hernández y Elio Cabanes.

En los congresos autonómicos de hace un año, donde por primera vez se ofreció a las bases del partido la oportunidad de pronunciarse, prácticamente se apuntaron los mismos, 64.305. El dato ahora de participación -66.384- revela que, pese a la magnitud política de algunos de los aspirantes el proceso, apenas ha generado ilusión. La coincidencia de estas dos cifras ofrece la radiografía de un PP que dista mucho de ser un ejército de 869.535 afiliados. Probablemente, estas personas en algún momento de su vida han militado en el partido pero ni pagan cuota (la propia Cospedal ha reconocido que sólo lo hace un 10%) ni participan de manera activa en la vida de la organización. Son militantes fantasma que componen un censo ficticio, que está hinchado porque ningún territorio quiere asumir los datos reales para no ver rebajado su peso y disminuido su número de compromisarios. Sólo lo hizo Cristina Cifuentes en el PP madrileño, que al menos eliminó de la base de datos a todos los que habían muerto.
Fuentes populares mantienen que la depuración del censo «se estaba preparando» junto a un sistema de altas y bajas exprés por internet que iba a entrar en vigor después del verano. La moción de censura, la caída del Gobierno de Mariano Rajoy, su renuncia, el congreso apresurado.... lo han orillado y la realidad vuelve a reflejar con absoluta claridad la disparidad entre las cifras de afiliados y los militantes dispuestos a participar en unas primarias excepcionales y extraordinarias en la historia del PP.

En Andalucía, la comunidad con mayor número de fieles (169.602), participarán en la primera votación (en la segunda lo hacen los compromisarios en el propio Congreso) 12.119; en la Comunidad Valenciana (149.177), 8.974; en Madrid (94.607), 10.020; en Galicia (101.100), 4.222; en Castilla y León (49.621), 6.691; en Castilla-La Mancha (51.770), 4.803. Estas son las regiones más importantes del PP y donde los tres principales candidatos -Cospedal, Casado y Sáenz de Santamaría- se juegan su paso a la segunda vuelta.

En las locales de 2015, 61.986 personas iban en sus listas, casi los que votarán el día 5

Casado reconoció ayer que las cifras de inscritos son una «noticia malísima» y que el PP debe volver a ilusionar. En cambio, a la ex ministra Dolors Montserrat, que es portavoz de la candidatura de Cospedal, le pareció que son «muchísimos». La discusión es de calado, porque Casado pide al Comité Organizador del Congreso (COC) que amplíe hasta el 5 el plazo para que los afiliados se apunten, ponerse al día en la cuota y votar, y García Hernández plantea que directamente se elimine el requisito de la inscripción previa. Santamaría se limitó únicamente a señalar que ella no haría ningún cambio y que está «a lo que dicte el COC».

La relación de inscritos por comunidades ofrece las primeras interpretaciones sobre cómo evoluciona la contienda interna. En Castilla-La Mancha, Cospedal, que preside allí el partido, ha hecho un enorme esfuerzo por registrar afiliados para la votación: 1.500 más que en el congreso autonómico. A nadie en la organización le ha pasado desapercibido el enorme número de inscritos en Toledo: 1.902. También sorprendieron los datos en Barcelona (1.238), donde parte del partido respalda también a la secretaria general.

En este contexto, Casado reiteró ayer su mensaje en contra de las presiones a algunos cuadros del partido y pidió que no haya «llamadas».

El número de votantes en Galicia, sólo 4.222, evidencia, según distintas fuentes consultadas, que Alberto Núñez Feijóo se quitase de en medio. Y que la partida se juega en Andalucía, Madrid y Comunidad Valenciana.

http://www.elmundo.es/espana/2018/06/27/5b32a26b46163f769e8b4575.html

LOS AFILIADOS DEL PP SE MOVILIZAN MENOS PARA VOTAR AL SUCESOR DE RAJOY QUE PARA LA ELECCIÓN DE SUS BARONES REGIONALES

Cargos del partido coinciden en que el bajo porcentaje de afiliados inscritos, el 7,6%, podría favorecer, a priori, a las candidaturas de Cospedal y Sáenz de Santamaría En los congresos regionales de 2017 se movilizó el 8,6% del censo, una cifra que se esperaba superar para el XIX congreso nacional Los candidatos se dividen entre quienes creen que hay que respetar las reglas del juego, los estatutos, y quienes piden que se flexibilicen las normas para que voten más afiliados

Las cifras provisionales de inscritos para participar en la elección del sustituto de Mariano Rajoy al frente del Partido Popular no llegan al 10% del censo. A media tarde de este martes, la Comisión Organizadora del XIX Congreso (COC) informó de que se habían inscrito 66.384 afiliados, lo que, en porcentaje, equivale al 7,6% de un censo integrado por 869.535 militantes. En la formación conservadora confiaban en que, al menos, se superase la cifra media de participación registrada en 2017 para elegir a los líderes regionales: el 8,6%.

El porcentaje pone, además, de manifiesto la necesidad de que el principal partido de la oposición depure el censo descontando, por ejemplo, a aquellos fallecidos o que no están al corriente de pago. El proceso, no obstante, no está exento de dificultades para un partido que lleva a gala ser el que tiene mayor número de militantes. "Hemos abierto un proceso de participación y son los afiliados los que han decidido si quieren hacerlo de forma activa o esperar a que decidan por ellos. Pero ya que hemos dado este paso, es hora de que el censo sea lo más ajustado a la realidad", valora un dirigente nacional en conversación con infoLibre.

La votación está prevista para la semana que viene, para el 5 de julio. Ese día los inscritos podrán escoger –si no hay integraciones previas entre las candidaturas– entre seis militantes del PP: la exvicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría; la secretaria general, María Dolores de Cospedal; el exvicesecretario de Comunicación, Pablo Casado; el exministro José Manuel García-Margallo; el diputado por Ávila José Ramón García-Hernández y el concejal Elio Cabanes.
En las sedes, junto a la urna para los candidatos habrá otra para votar a los compromisarios, los delegados que tendrán la última palabra en el congreso que se celebrará los días 20 y 21 de julio en Madrid. En este caso, el plazo de inscripción culmina el 29 de junio.

¿A quién favorece?

Cargos del partido coinciden en que el bajo porcentaje de afiliados inscritos podría favorecer, a priori, a las candidaturas de Cospedal y Sáenz de Santamaría. ¿Por qué? Lo explica así un cargo regional: "El reducido número de afiliados que se han animado a participar permite llegar a la conclusión de que se trata de la gente más movilizada, la más cercana al aparato, a los cargos públicos y a los dirigentes regionales y provinciales".

Tanto la exvicepresidenta como la exministra de Defensa están contando estos días con el apoyo de antiguos compañeros de los consejos de ministros y líderes regionales. "Estos se han estado moviendo en sus respectivos territorios para animar a la gente a inscribirse", subraya un diputado.
Lo mismo ha hecho Pablo Casado con un equipo compuesto por algunos de los jóvenes con los que compartió sus años en las Nuevas Generaciones del PP de Madrid, con miembros actuales de la asociación juvenil de los conservadores y con algunos diputados y senadores. No obstante, algunos de sus fieles no ocultaban este martes la preocupación de que los inscritos estén divididos, mayoritariamente, entre Cospedal y Santamaría.

Las mayores posibilidades de Casado están en Madrid, donde se han inscrito 10.020 afiliados para votar el próximo 5 de julio. Pero en los equipos de Santamaría y Cospedal destacan que la batalla puede estar muy igualada en la capital. El presidente de la Comunidad, Ángel Garrido, se ha decantado a favor de la secretaria general.

Sólo Andalucía, con 12.119 inscritos, supera a Madrid. El tercer puesto es para la Comunitat Valenciana (8.974), el cuarto para Castilla y León (6.991) y el quinto para Galicia (4.222).

Pensando en el contexto de que del 5 de julio pasen ambas a la segunda votación –la que tendrá lugar ya en el congreso– Cospedal y Santamaría, han lanzado en los últimos días mensajes de integración. Primero fue la exministra, el lunes, cuando abogó por una lista pactada incluso en el caso de que ella quedase en segundo lugar.

La exvicepresidenta prefirió no pronunciarse el lunes sobre las palabras de su eterna rival. Pero, este martes, en Palma de Mallorca, no descartó una candidatura conjunta a partir del 5 de julio. "Tenemos que ser muy generosos, yo voy a practicar esa generosidad antes, durante y después del Congreso, porque somos compañeros, porque lo que queremos es lo mejor para el partido y, desde luego, integrar siempre es la mejor opción", dijo.

Divisiones sobre las cifras de inscritos

Los candidatos se mostraron divididos respecto a la interpretación de las cifras de inscritos. Mientras los equipos de Santamaría y Cospedal evitaron hacer críticas, Casado lo vio una mala noticia. Su interpretación es que van a participar los afiliados más próximos al "organigrama", que son "más vulnerables a las presiones que se están produciendo por parte de algunas candidaturas".

En declaraciones en el Congreso, Casado pidió "autocrítica". "Algo habremos hecho mal con la pérdida de votos que hemos tenido y la pérdida de interés al participar en un proceso interno", dijo. "El PP tiene que ir a un periodo de revitalización, de renovación, de cambio", reclamó.

Pablo Casado abogó por que la comisión organizadora del cónclave revise la situación y permita que hasta el mismo día 5 de julio, se permita a los afiliados ponerse al día con la cuota –pagar 20 euros– y participar.

🔵Tras conocer las cifras de inscripción, pediremos a la Comisión Organizadora del Congreso que se pueda ampliar el plazo hasta el día 5 de julio para que así los afiliados puedan regularizar el pago de las cuotas documentalmente e inscribirse

— Pablo Casado Blanco (@pablocasado_) 21:49 - 26 jun. 2018
Horas antes, José Ramón García-Hernández, trasladó al comité organizador del congreso un escrito en el que demandaba que el 5 de julio voten todos los afiliados al corriente de pago. Si este trámite no tiene éxito, dijo, no renuncia a acudir a los tribunales.

"Bordeamos el ridículo", dijo cuando no se conocía todavía la cifra provisional de inscritos. García-Hernández sostuvo que el hecho de que sólo los inscritos puedan elegir de forma directa a los aspirantes a presidir el PP contraviene los estatutos. Las últimas normas internas del PP fueron aprobadas en el XVIII Congreso, celebrado en Madrid en febrero de 2017. En efecto, el artículo 35.1 expresa que tienen derecho a elegir al Presidente Nacional "por sufragio universal, libre, igual y secreto". Pero obvió este parlamentario por Ávila que esas mismas normas subrayan que han de inscribirse para participar.
No obstante, en su escrito, puede leerse que "los Estatutos no exigen en absoluto la previa inscripción de los afiliados para ejercer el derecho de sufragio activo en este proceso electoral". Porque a su juicio, el término "participar" debe ser interpretado "en relación al derecho a participar como candidato a Presidente o a compromisario en el congreso. No como votante".

En términos similares a García-Hernández se expresó García-Margallo. De "ridículamente bajo" definió el porcentaje de inscritos. "Hubiese esperado una participación del 80%", dijo.

Para cerrar el círculo, el portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Rafael Hernando, restó importancia a la baja participación. Achacó los datos a que los militantes no quieren votar es porque están "tranquilos", saben que el proyecto del PP "no está en peligro" y están convencidos de que cualquiera de los aspirantes es mejor que el socialista Pedro Sánchez.

https://www.infolibre.es/noticias/politica/2018/06/27/los_afiliados_del_movilizan_menos_para_votar_sucesor_rajoy_que_para_eleccion_sus_barones_regionales_84437_1012.html

EL INFORME DEL TRIBUNAL DE CUENTAS REVELA QUE EL PP NO LLEGA A 140.000 MILITANTES

Otras organizaciones vinculadas al PP, como la red Flordiblanca, creen que el partido no tiene ni 100.000 afiliados. Alarma por la escasa participación prevista para las primarias del 5 de julio

El Partido Popular (PP) cuenta con menos de 140.000 militantes al corriente de pago si atendemos al balance económico que el partido facilita al Tribunal de Cuentas. El PP dice tener 869.535 afiliados. Pero según reconoce en su propia página web, los ingresos por "afiliados, adheridos y simpatizantes" son 5.011.042 euros. Si la cuota afiliación es de 36 euros al año, el total de militantes sería 139.194 personas, un 84% menos de los que el PP asegura tener.

Los 64.523 afiliados inscritos para votar en las primarias del próximo 5 de julio han supuesto un golpe a la credibilidad de este proceso de primarias inédito en la historia del PP. Son apenas un 7,42% del censo, y poco más del doble de los cargos electos del partido. Un cálculo que supuestamente beneficia más a María Dolores de Cospedal y Soraya Sáenz de Santamaría, con poder orgánico en las comunidades, que a Pablo Casado. Si el PP hubiera depurado el censo en función de los ingresos reconocidos ante el Tribunal de Cuentas, el porcentaje de inscritos sería el 53,64% del total.

"Bordeando el ridículo"

La escasa participación prevista ha llevado a algunos candidatos a solicitar que se amplíe el plazo de registro. Es el caso de Casado, que ha sugerido esa posibilidad en un acto de campaña en Logroño. El aspirante José Ramón García Hernández ha ido más lejos. García Hernández ha exigido eliminar la barrera de la inscripción para que todos los afiliados puedan votar. "El PP está bordeando el ridículo", dijo. Los dos candidatos más votados el 5 de julio se enfrentarán por el liderazgo del partido en el congreso extraordinario de los días 20 y 21 de julio. El ganador será elegido por los compromisarios.

Todo indica que el PP no cambiará las reglas del juego a mitad del partido.

Isabel Benjumea es la directora de la red Floridablanca, un think tank vinvulado al PP. Este grupo presentó una propuesta de nueve medidas para regenerar el PP en febrero del 2016. El último punto de la lista era precisamente la actualización del censo de militantes. "En el modelo de la dirección del Partido Popular ningún militante sabe cuántos afiliados hay en el partido, ni cuántos están al corriente de cuota (y, por tanto, tienen derecho a votar)”, decían entonces.

El tiempo ha acabado dando la razón a Floridablanca, que recibió críticas internas cuando quiso llevar esta propuesta al congreso que volvió a ganar Mariano Rajoy en febrero del 2017. "Cabe preguntarse, ¿qué renovación puede salir de un Congreso sin un censo de militantes cuya autenticidad esté verificada?", dice Benjumea en conversación con Vozpópuli.

Según Benjumea, el problema es que el PP no tiene un Comité de Garantías que supervise el censo y compruebe la identidad de las personas que se han inscrito. "Los datos que hemos conocido son un recuento. El afiliado manda a su sede una solicitud, que se envía a la dirección provincial y de ahí a la nacional", dice. "No hay una agente externo que controle los datos facilitados por los distritos. No es un sistema garantista, porque la identidad de los militantes no está verificada".

A más afiliados, más compromisarios

El número tan sumamente elevado de afiliados del que siempre ha hecho gala el PP se explica por varias razones. "Históricamente ser afiliado del PP no implicaba ningún derecho. Tú decías que tenías 9.000 y nadie decía nada, porque ese militante en realidad no tenía derecho a nada", explica Benjumea. "Los diferentes distritos inflaban el censo para ganar poder. Y los líderes regionales utilizaban esta cifra como una manera de sumar compromisarios, y por lo tanto peso, en los congresos del partido". El PP repartía sus compromisarios en función de territorios, pero también había un cuota asignada por número de militantes.

En opinión de Benjumea, el PP conoce perfectamente que la cifra no es real. Por eso, dice, Floridablanca pidió actualizarla. "Nadie se quería poner delante del espejo, porque es un proceso muy duro", asegura. "El PSOE lo hizo en su momento. Cuando abres un proceso (primarias) de estas características en el que los afiliados van a ejercer el derecho de sufragio no queda más remedio que hacerlo. Y por eso es importante tener una comisión de garantías", añade.

La organización de Benjumea elaboró un estudio propio utilizando datos que facilita Hacienda sobre el número de personas que declara pagar una cuota de afiliación a un partido político para desgravar. Según este cálculo, el PP no llegaba ni a los 100.000 militantes. El dato de Hacienda es sesgado, porque no es obligatorio declarar tu militancia política al fisco. Y de hecho mucha gente no lo hace. Sólo 95.000 españoles declaran en el IRPF que pertenecen a un partido, según los últimos datos disponibles.

https://www.vozpopuli.com/politica/informe-Tribunal-Cuentas-PP-militantes_0_1148586455.html

Cospedal reconoce que el 90% de los afiliados del PP no paga sus cuotas

La aún secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, ha reconocido este lunes que el 90% de los afiliados del PP no paga sus cuotas, por lo que al no estar al corriente de las mismas, no podría participar en la votación para elegir al nuevo presidente del partido. Preguntada al respecto, la candidata a suceder a Mariano Rajoy ha asegurado que "eso pasa en muchísimas formaciones políticas". Y sobre la suya, ha señalado: "Puede pasar, sí".

Con estas palabras se ha expresado Cospedal en una entrevista en Onda Cero, en la que ha asegurado que el PP se financia, además de con las cuotas de sus afiliados, con "las aportaciones por los resultados electorales" o por "el número de diputados que se eligen en las elecciones autonómicas". "También el Estado ayuda a sufragar gastos a todos los partidos políticos", ha dicho.

El PP lleva semanas asegurando que sus afiliados son 869.535, pero Cospedal dice ahora que son "más de 780.000". Pero al no pagar las cuotas la mayoría de ellos, los que tendrían derecho a votar en la elección del 5 de julio en la que deberán escoger a su próximo presidente no serían más de 100.000. Preguntada al respecto, Cospedal ha considerado que puede que "haya personas que no quieren participar" en el proceso. "La explicación es que no se ha querido participar más. Es la primera vez que se da este proceso y también nuestros afiliados se tienen que habituar. Iremos poco a poco y con toda tranquilidad", ha asegurado.

"Estamos intentando que vaya a votar un número importante de gente y en eso vamos a continuar", ha añadido, sin precisar cuál sería el número de personas que consideraría que legitimarían la votación: "El mayor posible", ha zanjado.

Además, Cospedal ha asegurado que, después de la primera votación, uniría las candidaturas de los dos aspirantes más votados, incluso si ella queda en segundo lugar y la más respaldada es Soraya Sáenz de Santamaría. Y es que aboga por un partido "fuerte y unido". Además, ha recordado que el hecho de que "haya dos mujeres candidatas debería ser un signo de igualdad, mucho más que en otros partidos que lo predican pero no lo practican".

https://m.eldiario.es/politica/Cospedal-reconoce-afiliados-PP-cuotas_0_786021471.html

Solo una minoría de los afiliados del PP elegirán al sucesor de Rajoy

Castilla y León y la Comunidad Valenciana aportan unos 14.000 afiliados de los 200.000 esperados

Solo una minoría de los 869.535 afiliados que el PP decía tener a 6 de junio elegirán al sucesor de Mariano Rajoy. A falta de que la formación haga público el censo, sus organizaciones más potentes casi no han podido aportar votantes que cumplieran con los requisitos de haber pagado sus cuotas y especificado que quieren votar. Andalucía, Castilla y León y la Comunidad Valenciana sumarán poco más de 26.000 electores, pese a que oficialmente rozan los 370.000 militantes.

El 5 de julio, los afiliados del PP elegirán a los candidatos que lleguen al Congreso —un máximo de dos de los seis actuales— y a los compromisarios que decidirán el nombre del sucesor de Mariano Rajoy en el cónclave (20 y 21 de julio). Sin embargo, solo una exigua minoría de los 869.535 seguidores que la formación dice tener participarán en el proceso, según fuentes consultadas por EL PAÍS. Sirvan de ejemplo Andalucía, la Comunidad Valenciana y Castilla y León, que son tres de las cinco Comunidades Autónomas con más peso en el sistema electoral del PP: a falta de la revisión de Génova, aportarán unos 12.000 votantes, unos 8.000 y poco más de 6.600, según fuentes de sus direcciones regionales, cuando se supone que tienen 169.602 afiliados, 149.177 y 49.621, respectivamente. Datos que demuestran la desmovilización de las bases del PP y que las cifras oficiales no constituyen un fiel reflejo de la realidad.

¿Por qué no depuró el PP el censo antes de iniciar el proceso? Para no alterar el reparto de compromisarios que tiene cada Comunidad Autónoma, y que se calcula en función del número de afiliados de cada región. De hecho, antes del proceso electoral los dirigentes de la formación conservadora oficializaron que el número de afiliados en la Comunidad de Madrid ascendía a 94.607... pese a que la labor de purga liderada por Cristina Cifuentes dejó esa cifra en 68.427 para el congreso autonómico de 2017, al eliminar a fallecidos e ilocalizables.

Frente a las obligaciones de estar al corriente de pago y de apuntarse al proceso no surtieron efecto los llamamientos a participar de los candidatos, o que los presidentes de sede enviaran cartas personalizadas a cada afiliado para advertirles de la situación. Las trabas, denunciadas por los candidatos con menos posibilidades, redundarán ahora en una mínima movilización.

Una sola lista

Una vez que los afiliados voten el 5 de julio, la lista de aspirantes se reducirá a un máximo de dos. El 20 y el 21 de julio, los compromisarios elegidos por las bases decidirán quién sustituye a Rajoy. Para evitar un recrudecimiento de la guerra interna que ya está viviendo el PP, María Dolores de Cospedal propuso ayer que al cónclave solo llegue una lista.

¿Sería partidaria de una integración de las dos listas más votadas?, le preguntaron a Cospedal en Onda Cero. “Absolutamente sí. Así de claro se lo digo”, contestó la aspirante. “Sería bueno para mi partido. Si es mi caso, yo lo voy a intentar. Esta candidatura lo que busca es que el día 21 salgamos más fortalecidos de lo que entramos el día 19, y desde luego cuando empezamos este proceso congresual”, añadió.

¿Lo haría también si quedase segunda en la votación de los afiliados?, le insistieron. “Tendría que ser así”, respondió Cospedal, la candidata a la que se supone con mayor peso orgánico, y por tanto más posibilidades de revertir en su favor la decisión de los afiliados a través de los compromisarios. “Una vez pasada la primera elección, deberíamos intentar ir conjuntamente. Si es posible, bien, y si no es posible, pues a llegar al final”, argumentó. “Tenemos un proceso largo. Hay mucho tiempo para hablar, para ponernos de acuerdo y redifinir nuestro proyecto ideológico”.

Con Sáenz de Santamaría

Aunque Cospedal no llegó a especificar que renunciaría a la presidencia si queda segunda en la votación del día 5, sí avanzó que querría llegar a un acuerdo hasta con Soraya Sáenz de Santamaría, con la que se la supone enfrentada.

El resto de candidatos hicieron ayer caso omiso a la oferta de una lista única. Aunque el sistema electoral de doble vuelta ha sido criticado desde el principio por los aspirantes más débiles, y por distintos líderes regionales, sus motivaciones parecen distintas. Mientras que Cospedal prima el mantenimiento de la unidad del PP, que considera como la garantía de futuros triunfos electorales, los críticos con la doble vuelta defienden que la opinión de los afiliados no puede ser alterada por los compromisarios.

“Yo no voy a juntarme a ninguna otra candidatura, yo me he presentado para ganar”, dijo, por ejemplo, Pablo Casado, que en principio es el aspirante más perjudicado por el sistema, porque no controla al ciento por ciento el aparato de ningún territorio.

“Somos compañeros y candidatos, cada uno legítimamente presentando sus ideas, pero el 21 no hay que preguntarle a nadie en qué candidatura estaba, sino cómo va a trabajar para ganar las elecciones municipales y autonómicas, las generales y las europeas”, dijo Sáenz de Santamaría, retrasando cualquier acuerdo a una fecha posterior al Congreso.

La fecha del 5 de julio, sin embargo, actúa como frontera de las elcciones del PP. Cuando decidan los afiliados, según fuentes de las candidaturas, solo quedarán dos aspirantes. Y ese día, todo cambiará: las cartas quedarán sobre la mesa, y las alianzas que hoy parecen imposibles podrán empezar a negociarse.

La comisión organizadora no acepta la candidatura de Bayo

La comisión organizadora del congreso del PP rechazó ayer la candidatura de José luis Bayo al no cumplir los requisitos exigidos. De los 100 avales requeridos solo eran válidos 42, hecho que no ha sido subsanado en el plazo concedido, según un comunicado del organismo.

En consecuencia, seis candidatos (y no siete) competirán por sustituir a Mariano Rajoy al frente de la formación conservadora: María Dolores de Cospedal, Soraya Sáenz de Santamaría, Pablo Casado, José Ramón García Hernández, José Manuel García Margallo y Elio Cabanes.

https://politica.elpais.com/politica/2018/06/25/actualidad/1529949647_242736.html

EL PP ADVIERTE A SUS CANDIDATOS DE QUE NO PUEDEN ACEPTAR DONACIONES

El partido especifica que pagará los gastos de viaje de dos personas por candidatura

El PP ha advertido a los siete aspirantes a sustituir a Mariano Rajoy de que no pueden aceptar donaciones para financiar sus campañas y de que cualquier gasto debe ser supervisado previamente por parte de la comisión organizadora. Así consta en un documento al que ha tenido acceso EL PAÍS en el que también se especifica que el PP financiará la campaña de los candidatos, pagando los gastos de viaje de dos personas "siempre que obedezcan a un criterio de racionabilidad".

"Dado que la ley prohíbe las donaciones de carácter finalista, se hace constar la prohibición de solicitar, recibir o aceptar cualquier clase de donación encaminada a financiar los procesos electorales de ningún candidato", explicita la normativa de la campaña electoral. "Cualquier donación ha de ingresar en la cuenta del partido a tal fin, debiendo respetarse el resto de las limitaciones y prohibiciones legales: donaciones de personas jurídicas superiores a 50.000 euros anuales, o realizadas por personas con contratos vigentes con las Administraciones Públicas”.

El PP afronta un proceso inédito en su historia. Nunca antes se celebró una campaña electoral para elegir al líder del partido. Y para evitar problemas, los integrantes de la comisión organizadora han estudiado todas las vicisitudes de las primarias que celebró el año pasado el PSOE. Tras observar la polémica generada porque los candidatos socialistas emplearan el crowdfunding para financiar su campaña, el PP intenta adelantarse a cualquier contratiempo en un proceso que será revisado por el Tribunal de Cuentas. En consecuencia, se ha encargado a la tesorera, Carmen Navarro, que elabore una normativa sobre los gastos de campaña.

Ordenador y teléfono

Como informó este diario, el PP financiará la campaña de los candidatos, pagando los gastos de viaje de dos personas "siempre que obedezcan a un criterio de racionabilidad". "El concepto incluye dietas de manutención, y abono por el Partido de los gastos de transporte y alojamiento siempre se tramiten a través de la Gerencia del Partido", especifica la normativa, que intenta aclarar lo que pueden y lo que no pueden hacer los aspirantes. "La Comisión organizadora del congreso decidirá lo que proceda, en condiciones de igualdad y de austeridad, respecto de cualesquiera otras peticiones que puedan formular los candidatos", añade el texto.

Los candidatos tendrán derecho a dar acceso a la sede nacional de Génova a hasta seis personas, a abrir un despacho allí y a disponer de coche y chófer. Al tiempo, todas las sedes serán cedidas gratuitamente para sus actos de campaña y se les proporcionará un ordenador con wifi y una extensión telefónica de la centralita del partido. Y los mítines que se celebren fuera de ese ámbito tendrán que pagárselos ellos mismos

Además, el reglamento establece que los candidatos deben velar porque sus equipos no empleen cuentas oficiales del PP en las redes sociales para promover su candidatura. Todo un aviso para quienes parten con la ventaja de tener un mayor peso orgánico en la formación conservadora, como la exvicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, o la secretaria general, María Dolores de Cospedal, que también es presidenta del PP de Castilla-La Mancha, que en los últimos días ha lanzado algún mensaje en su apoyo a través de Twitter.

Instrucciones para votar

El PP nunca ha abierto una votación para elegir a su líder. El novedoso reglamento especifica que cada Mesa electoral estará compuesta por tres personas (presidente, secretario y vocal) designada por la organización provincial de entre los afiliados del territorio. Como los interventores, deberán estar en la sede media hora antes de que arranque la votación, que se producirá el jueves 5 de julio de 2018, desde las 9,30 horas hasta las 20,30 horas.

Los electores podrán identificarse con dni, pasaporte o carnet de conducir, y deberán haberse inscrito previamente y haber demostrado que han pagado las cuotas correspondientes.
El Presidente de Mesa trasladará las actas a la organización territorial correspondiente para su remisión a la Comisión Organizadora antes de las 20:30 horas del 6 de julio.

https://politica.elpais.com/politica/2018/06/23/actualidad/1529753637_679970.html

EL PP FINANCIARÁ LA CAMPAÑA DE SUS CANDIDATOS Y AYUDARÁ A LOS QUE TENGAN MENOS MEDIOS

La tesorera elaborará una instrucción para que los aspirantes puedan pasar gastos al partido

El PP financiará el grueso de los gastos de campaña de los aspirantes a sustituir a Mariano Rajoy y actuará para evitar que la mayor capacidad financiera de los favoritos impida que el resto tengan las mismas opciones de victoria. Así lo anunció ayer el presidente de la comisión organizadora del congreso, Luis de Grandes, que no detalló cuánto dinero invertirá el partido. Como informó EL PAÍS, los candidatos tendrán coche y chófer si así lo quieren, pasarán gastos al PP, y deberán garantizar la trazabilidad de cada euro para que lo fiscalice el Tribunal de Cuentas.

Estas son las facilidades que pondrá el PP a los seis precandidatos que ha confirmado este viernes —el séptimo, José Luis Bayo, tiene 24 horas para enmendar problemas formales en sus avales—: coche, chófer y personal administrativo; el uso de las sedes del partido en toda España para sus actos de campaña; gastos de manutención o medios de transporte hasta un límite que no se ha hecho público y que ha establecido la tesorera, Carmen Navarro, y el envío de su propaganda a todos los afiliados por medios electrónicos. Lo que no se cubrirá será el coste de cualquier acto organizado fuera de las sedes del PP —en hoteles y palacios de congresos, por ejemplo— o el envío postal de material electoral.

“De momento estamos pagándonoslo todo de nuestro bolsillo”, explicaron desde la candidatura de Soraya Sáenz de Santamaría, en un resumen de lo transmitido por el resto de aspirantes. Los candidatos tendrán que adelantar el dinero, para luego presentar sus facturas al PP. Además, la comisión organizadora está facultada para revisar y autorizar los principales desembolsos de cada caravana electoral, según el reglamento del proceso interno. Un régimen de control con el que se busca evitar que los problemas de un candidato afecten luego al partido, que es el responsable ante el Tribunal de Cuentas.

“Todos los gastos tienen que estar perfectamente tasados y regulados. No vamos a tolerar financiaciones irregulares”, explicó ayer De Grandes. “Ponemos ya a disposición de los candidatos las sedes de toda España para sus actos, y todos los medios y los recursos materiales que necesiten, pero todo tiene que estar perfectamente documentado”, siguió. “Seremos requeridos por el Tribunal de Cuentas, ya tenemos la experiencia de otros partidos que han tenido problemas de forma indeseada”, añadió en referencia a las primarias del PSOE, donde se cuestionó la colecta empleada por la candidatura de Pedro Sánchez. “La tesorera ya ha establecido un sistema con limites de gasto relacionado con los requisitos del Tribunal”.

Protección de datos

Como candidatos más fuertes, con más trayectoria en la vida pública y apoyo orgánico, María Dolores de Cospedal, Soraya Sáenz de Santamaría y Pablo Casado parten con un margen mayor para financiar sus viajes y actos por toda España. No es ese el caso de los diputados José Ramón García Hernández y José Manuel García Margallo, y mucho menos el del concejal Elio Cabanes o el del afiliado Bayo, si es que este finalmente pasa el corte. Para que esa diferencia de partida no acabe por marcar el proceso, concediendo más opciones a quienes pueden organizar más mítines y visitar más partes de España, el PP tomará medidas.

“Vamos a intentar que se equilibre, que ningún candidato tenga menos que otros”, avisó De Grandes. “Todo estará tasado, y reglado con generosidad, pero también con los límites que imponen las normas para que no exista desequilibrio”.

El envío de propaganda también ocupará a la comisión organizadora, que ya ha recibido protestas de afiliados que denuncian haber recibido en sus teléfonos particulares vídeos y comunicados de algunos aspirantes. De Grandes reconoció ayer que ha habido organizaciones territoriales que han colaborado con algún aspirante —sin especificar cuál— cuando no debían hacerlo. En consecuencia, el PP remitió un comunicado a todas sus sedes para informarles de que hoy, y no antes, empieza la campaña. Una referencia velada a Casado, que lleva ya días recorriendo España, y enviando propaganda, lo que ha creado malestar en las otras candidaturas y en algunos afiliados, que en al menos dos casos han protestado ante el partido.

Desde hoy y hasta el 4 de julio, los candidatos explicarán su proyecto a los afiliados. Estos votarán el día 5, eligiendo un máximo de dos aspirantes y a los compromisarios que decidirán el ganador en el Congreso del 20 y el 21 de julio.

El PP renuncia a organizar un debate a siete

El presidente de la comisión organizadora del Congreso, Luis de Grandes, reconoció ayer que quería celebrar un debate entre candidatos, que había buscado una moderadora —la periodista Victoria Prego— y que había tenido que frenar el proyecto por la recomendación de varios expertos y la oposición de varios aspirantes. "A siete es imposible", dijo.
Aunque el PP no descarta celebrar un cara a cara entre los dos candidatos que superen la criba de la votación de los afiliados —5 de julio—, la decisión soliviantó a los que tienen menos opciones.

"En La 1 los organizan cada semana con ocho personas", dijo el diputado José Ramón García. "Vamos ser tremendamente beligerantes".

"No sería el primer debate a seis o más", opinó el exministro José Manuel García Margallo. "En las primarias demócratas fueron seis y en las republicanos diez".

Consultados por EL PAÍS, los equipos de María Dolores de Cospedal, Soraya Sáenz de Santamaría y Pablo Casado negaron haberse opuesto al debate a siete.

https://politica.elpais.com/politica/2018/06/22/actualidad/1529665265_254383.html

LA SUCESIÓN DEL PP ARRANCA ENTRE CRÍTICAS A LA ELECCIÓN A DOBLE VUELTA

El sistema permite a los compromisarios corregir la elección de los afiliados

El sistema de doble vuelta con el que el PP sustituirá a Mariano Rajoy provoca las críticas de los candidatos con menos posibilidades y de dirigentes regionales, que temen que no se respete lo que decidan las bases. Aunque el 5 de julio el voto de los afiliados reducirá de siete a un máximo de dos el número de aspirantes, nada garantiza que el nuevo líder sea el que tenga más apoyos ese día. Los compromisarios podrán darle la victoria en el congreso del 21 de julio al candidato que haya quedado segundo en el voto popular

Los afiliados del PP que hayan pagado sus cuotas y expresado su voluntad de participar en la elección del sustituto de Rajoy votarán el 5 de julio. Ese día elegirán a un máximo de dos candidatos y a los compromisarios que decidirán al ganador en el Congreso del 21 de julio. El sistema, aprobado en 2017, ha provocado quejas entre los aspirantes con menos opciones y cargos regionales. Los críticos creen que favorece a los políticos que se han asegurado la lealtad de las organizaciones autonómicas más potentes —capacitadas para coordinar a sus cargos e influir en la elección de los compromisarios— y que abre la puerta a que ocurra lo que ya pasó en el congreso de Jaén: no ganó el preferido por los afiliados.

"El resultado del 5 de julio hay que respetarlo", avisó el candidato y diputado José Ramón García Hernández.

"Si la voluntad de los afiliados es muy clara, es difícil que los compromisarios cambien esa decisión", coincidió su rival, José Manuel García Margallo.

"Si las bases dan un resultado y luego en segunda vuelta los compromisarios dan otro, el partido implosionará y explotará", advirtió otro aspirante, José Luis Bayo.

Las quejas de los candidatos con menos opciones tuvieron eco en cargos regionales, que subrayaron la necesidad de no defraudar a las bases.

"El sistema se está poniendo en cuestión", reconoció un presidente provincial. "Aparecen las dudas, y me parecen razonables", añadió. "Si el primer candidato saca una distancia sideral del segundo, será difícil justificar una corrección en el congreso".

"Lo ideal es respetar el voto popular", dijo un líder regional.

"El sistema es complejo y farragoso", lamentó el secretario general de una de las marcas autonómicas del PP más importante. "Se ha hecho una mezcla de participación directa e indirecta".

'Explainer' del proceso de elección del Partido Popular.

Perjudicial para Casado

Los defensores del sistema argumentan que garantiza la unidad alrededor de un líder. Y recuerdan que los afiliados pueden decantar totalmente el proceso sin que participen los compromisarios: si el 5 de julio un precandidato logra más del 50% de los votos, una diferencia de 15 puntos sobre el segundo, o es el más votado en la mitad de las circunscripciones, será candidato único.

Sin embargo, lo previsible es que 3.134 compromisarios decidan quién lidera el PP. De ellos, 522 son natos —todos los miembros de la junta directiva y diez de la comisión organizadora— y 2.612 se elegirán el 5 de julio —repartidos por cada Comunidad según el peso de su afiliación—.

"Yo estoy a favor de cumplir las reglas y los estatutos que hemos aprobado todos y no hacer trampas a mitad del juego", advirtió María Dolores de Cospedal, que como secretaria general conoce mejor que ningún otro candidato la estructura del partido.
"Nosotros somos respetuosos con el procedimiento, pero es evidente que el voto del afiliado tiene que pesar muchísimo en la decisión de los compromisarios", opinaron desde el equipo de Soraya Sáenz de Santamaría.

"No vamos a protestar en absoluto, aunque el sistema nos perjudica", reconocieron desde la candidatura de Pablo Casado, que goza de gran predicamento entre las bases pero no concita el apoyo en bloque de ninguna organización territorial. "Lo respetamos, pero va contra nosotros".

Eliminar todas las deudas con 20 euros

Mientras los siete candidatos se preparan para iniciar hoy sus campañas, y al tiempo que arrecian las peticiones internas para que haya integración de candidaturas —por ejemplo, de la de Pablo Casado en la de Soraya Sáenz de Santamaría—, el PP va aclarando cómo organizará un proceso de votación inédito.

El partido anunció ayer que el pago de 20 euros permitirá regularizar su situación a todos los afiliados que no estén al corriente de pago, propiciando así que puedan participar en la votación si especifican que quieren hacerlo. Un intento de luchar contra la baja participación en un partido con más de 869.000 afiliados.

https://politica.elpais.com/politica/2018/06/21/actualidad/1529603298_524257.html

LÍDERES Y EXMINISTROS DEL PP LIGAN SU FUTURO A COSPEDAL Y SANTAMARÍA

Ángel Garrido apuesta por la exministra de Defensa mientras Íñigo de la Serna anuncia su apoyo a la exvicepresidenta
María Dolores de Cospedal y Soraya Sáenz de Santamaría han convertido este miércoles su primera jornada como candidatas a la presidencia del PP en una exhibición de apoyos con el máximo peso orgánico. Líderes territoriales, exministros y diputados han ligado su presente a las candidatas —también, en algunos casos, a Pablo Casado— para recolocarse con vistas al incierto futuro del partido. Esas muestras de compromiso avanzaron tanto el combate de pesos pesados que será el proceso electoral como las heridas que puede abrir un congreso a las puertas de las elecciones de 2019.

El PP afronta la sucesión de Mariano Rajoy en un momento inesperado. El presidente aspiraba a un proceso ordenado, dirigido por Alberto Núñez Feijóo y con el examen de las elecciones municipales, autonómicas y europeas de 2019 ya superado. La moción de censura liderada por Pedro Sánchez reventó esas previsiones. Rajoy está en su plaza de registrador de Santa Pola (Alicante), hay siete candidatos a sucederle y el paso adelante de Cospedal y Sáenz de Santamaría ha obligado a significarse a los principales nombres del partido, temerosos de que el futuro líder no cuente con ellos.

Los exministros Íñigo de la Serna, Íñigo Méndez de Vigo, Fátima Bañez, Alfonso Alonso y Álvaro Nadal han anunciado este miércoles que apoyarán a Sáenz de Santamaría. Al tiempo, la exvicepresidenta buscará la complicidad de los representantes de las nuevas generaciones, que preside Diego Gago. Por su parte, los exministros Juan Ignacio Zoido, Dolors Montserrat —que será su portavoz—, Isabel García Tejerina y Rafael Catalá se consideran cercanos a Cospedal.

Los siete candidatos a suceder a Rajoy

María Dolores de Cospedal. Secretaria general del PP.
Soraya Sáenz de Santamaría. Exvicepresidenta del Gobierno.
Pablo Casado. Vicesecretario de Comunicación del PP.
José Manuel García-Margallo. Exministro de Exteriores.
José Ramón García. Diputado.
José Luis Bayo. Exdirigente de Nuevas Generaciones.
Elio Cabanes. Edil de Valencia.

Pablo Casado, el aspirante más afín a José María Aznar, espera contar con el apoyo de las nuevas generaciones y con el de Esperanza Aguirre. Ya tiene el del vicesecretario Javier Maroto; el del senador y exdirector de la Policía Ignacio Cosidó; o el de diputados jóvenes como Teodoro García Egea o Guillermo Mariscal.

Pero no todos los representantes del partido se han posicionado aún. Huérfanos de un líder capaz de aglutinar al partido, los diputados que esperaban a Núñez Feijóo, y que, tras su renuncia, animaron a Ana Pastor para lograr una candidatura de unidad, viven con la máxima tensión el proceso electoral.

“Los diputados que pintan canas nos dicen: ‘Soraya es perfecta, Cospedal es perfecta, pero gane una o gane la otra, habrá una purga contra la otra mitad del partido”, ha asegurado un diputado.

Personas y territorios

Nadie en el PP se atreve a aventurar cuánto valen realmente los apoyos de cada aspirante. Aunque los exministros tienen capacidad de arrastre por ser rostros conocidos, también pesan los líderes territoriales y, sobre todo, lo que decidan los afiliados.
Cospedal tiene la complicidad de las organizaciones de Madrid, Navarra o Castilla-La Mancha. Sáenz de Santamaría tiene predicamento en el País Vasco y Castilla-León. Casado tiene capacidad para captar votos en distintos territorios. Y hay comunidades clave que están indecisas —Galicia—, divididas —Andalucía, Cantabria y La Rioja— o a la expectativa —Comunidad Valenciana, Murcia, Extremadura y Cataluña—. Un complejo escenario al que se añade que los presidentes regionales no puedan garantizar el control de los votos de sus territorios.

“Esto es un follón y con tantos candidatos todo está muy repartido”, ha resumido un presidente autonómico. “Ya no es cuestión de lo que digan los líderes regionales, sino de qué piensan los afiliados”, ha seguido. “Por ejemplo, en Andalucía están mayoritariamente con Soraya, pero también hay votos para Cospedal y para Casado”.

Según fuentes populares, Sáenz de Santamaría solo podrá compensar el conocimiento que tiene Cospedal de las estructuras del partido si cuenta con la complicidad del coordinador nacional, Fernando Martínez-Maillo, o del vicesecretario Javier Arenas, que no se han decantado públicamente por ningún aspirante.

Sin un líder que actúe como pegamento y aglutine voluntades y apoyos, hasta los candidatos reconocen que hay riesgo de que estalle un conflicto interno. Como ha dicho el exministro José Manuel García Margallo: “Si convertimos esto en la guerra de las dos rosas, o en un enfrentamiento entre los Montesco y los Capuleto, acabaremos fragmentando el partido”.

https://politica.elpais.com/politica/2018/06/20/actualidad/1529480709_625611.html

¿QUIÉNES SON Y QUÉ PIENSAN LOS SIETE CANDIDATOS A LIDERAR EL PP?

María Dolores de Cospedal, Soraya Sáenz de Santamaría y Pablo Casado han sido los primeros aspirantes en recabar apoyos. Arranca el debate de ideas para conquistar el poder de la formación conservadora
La sucesión de Mariano Rajoy ya ha comenzado. Siete son los nombres que se han postulado para presidir un nuevo proyecto político en un partido que no está pasando por su mejor momento, tras la pérdida del Gobierno por la moción de censura presentada por los socialistas y el paso atrás de Rajoy como líder de los populares. EL PAÍS ha recopilado los aspectos más destacados —el poder territorial, las posibles alianzas o qué opinan de temas tan delicados como Cataluña o la inmigración— de los aspirantes que se medirán en primarias el próximo 5 de julio, dos semanas antes de que se celebre el Congreso Nacional Extraordinario.
Soraya Sáenz de Santamaría
Madrid, 16 de mayo de 1971
Número de avales presentados: Sin desvelar
Poder territorial. Un apoyo clave en las primarias puede ser Juan Manuel Moreno Bonilla, presidente del PP de Andalucía, por su influencia sobre los compromisarios de la organización territorial más numerosa. La circunscripción del País Vasco está de su lado, así como la de Canarias (Asier Antona)
Líderes aliados. Mariano Rajoy fue su mentor. Su poder durante el Gobierno de aquel era tal que se ha hablado de una corriente liderada por ella conocida como sorayismo. En ese círculo se encuentran la exministra de Trabajo Fátima Báñez y el exsecretario de Estado con Rajoy José Luis Ayllón. También goza de la cercanía del presidente del PP vasco y exministro de Sanidad Alfonso Alonso. Los exministros Íñigo de la Serna y Álvaro Nadal le han mostrado su apoyo públicamente
Soy una militante más y me presento para ofrecer lo que quieren los militantes: unidad, responsabilidad e integridad
Diputada en el Congreso de los Diputados por la circunscripción de Madrid y miembro del Comité Ejecutivo nacional del PP, ha sido vicepresidenta y ministra de la Presidencia del Gobierno entre 2011 y 2018; portavoz del Gobierno entre 2011 y 2016 y ministra de Administraciones Territoriales entre 2016 y 2018. Casada y con un hijo, es licenciada en Derecho y Abogada del Estado. Dentro del PP, Sáenz de Santamaría es vista como una buena gestora, más que una política nata
Qué opina de...
Candidatura: "Soy una militante más y me presento para ofrecer lo que quieren los militantes: unidad, responsabilidad e integridad. Lo hago porque en el PP con la máxima ilusión. Siempre hemos acertado cuando hemos trabajado en positivo. Este es un proyecto abierto"
Futuro del partido: En su breve alocución ante los medios en la que anunciaba su candidatura a liderar el PP, declaró sobre la formación conservadora: "Somos el partido del bienestar económico y del empleo. Somos el partido de la igualdad de oportunidades. Hay algo que nos une a todos, que es servir a España. Y creo que España necesita un partido fuerte"
Inmigración: Sáenz de Santamaría ha defendido, en una entrevista en Cope, la gestión llevada a cabo en la etapa de Rajoy en cuanto al problema migratorio en el Mediterráneo. "El Gobierno que vicepresidía (de Rajoy) con la labor de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado ha asistido, cuidado y atendido a miles de inmigrantes que llegaban a nuestras costas sin tantos gestos". La candidata a dirigir el PP ha asegurado también que la Unión Europea tiene que hacer "una gestión solidaria y ordenada. No podemos resolver un problema con un barco"
Mujeres: En el marco de la conmemoración del 8 de marzo, Sáenz de Santamaría expresó su respeto "al derecho a la huelga de todo el mundo" y admitió que hay que "cambiar muchas cosas" en la sociedad porque las mujeres, incluso las que ocupan un cargo de vicepresidenta, viven "algunos comportamientos machistas inaceptables"
Cataluña: Tenemos que rescatar a Cataluña", proclamó en el Senado el pasado 27 de octubre la por entonces vicepresidenta del Gobierno al pedir la autorización para aplicar el artículo 155 de la Constitución en la comunidad autónoma. Y acusó a "Puigdemont de no haber querido dialogar, de llevar a Cataluña al "desgobierno" y de permitir que bajo su mandato "haya crecido la intolerancia hacia quien piensa distinto y sobre todo, a la verdad"
Relación con otros partidos: El pasado enero, en su cuenta de Twitter, Sáenz de Santamaría agradeció al partido socialista su "compromiso de lealtad". "Hemos hablado mucho con el PSOE y hemos trabajado juntos para lograr puntos de acuerdo. Quiero agradecer su lealtad institucional"
María Dolores de Cospedal
Madrid, 13 de diciembre de 1965
Número de avales presentados: 3.336
Poder territorial. Su feudo es Castilla-La Mancha, región que gobernó entre 2011 y 2015. Cospedal lleva 12 años al frente de la formación conservadora manchega. También goza de alianzas en Cataluña (Alicia Sánchez-Camacho), Valencia (Isabel Bonig) o Asturias (Mercedes Fernández). Madrid está dividida entre los seguidores de la todavía secretaria general y Sáenz de Santamaría, igual que los representantes de Valencia. La circunscripción de Navarra ha mostrado su apoyo a Cospedal
Líderes aliados. Su cargo en Génova es visto como una ventaja de cara a las primarias, ya que supuestamente se podría ver favorecida por sus relaciones con distintos dirigentes regionales. El presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, ha reconocido que es su candidata preferida. Núñez Feijóo también es próximo a Cospedal, al igual que el exministro Juan Ignacio Zoido, Dolors Montserrat (que es la portavoz de su campaña), Isabel García Tejerina y Rafael Catalá
Quiero ser la primera mujer que preside el PP y España
Nació en Madrid el 13 de diciembre de 1965, aunque residió gran parte de su infancia en Albacete. Estudió Derecho y superó las oposiciones a Abogada del Estado. Entra en política de la mano del exministro Javier Arenas, durante el Gobierno de José María Aznar. En 2005, la presidenta de Madrid, Esperanza Aguirre, la nombra consejera de Transportes. Tras la derrota del PP en las elecciones generales de 2008, se convirtió en la primera mujer en ocupar la Secretaría General del partido. Fue elegida presidenta de Castilla-La Mancha en 2011, y aunque el PP consiguió ser el partido más votado en 2015, no consigue formar Gobierno. Durante el Gobierno de Mariano Rajoy fue ministra de Defensa (2016-2018)
Qué opina de...
Candidatura: "Estoy preparada. Sé lo que es gobernar. Y me siento profundamente orgullosa de conocer nuestra formación política. Y quiero ser la primera mujer que presida el Partido Popular"
Futuro del partido: "Me presento para revitalizar y rejuvenecer nuestro partido. Para abrir los cuadros dirigentes a los jóvenes de nuestra formación. Ellos no son el futuro, son el presente", ha explicado en el anuncio de su candidatura
Inmigración: El pasado 3 de abril, Cospedal participó en la VII cumbre bilateral que se celebró en Argelia. La exministra de Defensa publicó un tuit sobre la importancia del país argelino como un "socio de referencia" en materia de defensa. "La cooperación en la lucha contra el terrorismo y la inmigración ilegal, claves en la reunión de hoy con el viceministro de Defensa Nacional argelino. Argelia es un socio de referencia en materia de defensa"
Mujeres: "Hoy más que nunca defendemos una igualdad real, donde los roles compartidos sean una realidad, y cada uno podamos realizar, hombre o mujer, mujer u hombre, nuestro camino", ha explicado en el anuncio de su candidatura
Cataluña: "El Estado de derecho está siendo amenazado desde hace tiempo [por los independentistas]. Que en este momento pretenda apoyarse en los enemigos del Estado de derecho convierte a Pedro Sánchez en enemigo del Estado de derecho", declaró días antes de la moción de censura
Relación con otros partidos: Antes de que se produjese la moción de censura a Rajoy, declaró: "A Sánchez lo único que le interesa es ser presidente a toda costa sin haber ganado unas elecciones generales y para ello es capaz de subirse a los hombros de los partidos golpistas y antiespañoles traicionando a los ciudadanos de su país"
Pablo Casado
Palencia, 1 de febrero de 1981
Número de avales presentados: Más de 5.000
Líderes aliados. Espera contar con el apoyo de las Nuevas Generaciones, de Esperanza Aguirre y de diputados jóvenes como Teodoro García Egea (diputado por Murcia), Ascensión Carreño, Guillermo Mariscal o Belén Hoyo. Además, tiene el respaldo de los vicesecretarios Javier Maroto (actual vicesecretario de Política Sectorial) y Andrea Levy; el del senador y exdirector de la Policía, Ignacio Cosidó, y el del exconsejero de Castilla-La Mancha José Ignacio Echániz
Yo sí quiero presidir el PP; hay que salir a conquistar el futuro
Es vicesecretario general de Comunicación del PP desde junio de 2015. Antes, entre 2005 y 2013, presidió las juventudes del partido conservador en la Comunidad de Madrid. El pasado mayo, la juez que instruye el caso Cifuentes inició una investigación sobre el máster de Derecho Autonómico y Local cursado en 2008. El vicesecretario reconoció que había obtenido la titulación sin ir a clase y cursando solo cuatro de las 22 asignaturas gracias a las convalidaciones. Desde mayo, Casado preside el Comité Electoral autonómico de Madrid
Qué opina de...
Candidatura: "Yo sí quiero presidir el PP; hay que salir a conquistar el futuro, no podemos seguir arrastrando los pies durante toda una semana para saber quién quiere liderar un partido que es uno de los pilares fundamentales del sistema democrático español"
Futuro del partido "Presentaré un equipo renovado, en el que hay espacio para más gente. Lo que quiere es lanzar un mensaje a aquellos votantes o afiliados que se fueron a otros partidos, a Ciudadanos, a Vox, a los que a lo mejor no se han sentido tan identificados últimamente con el PP"
Inmigración: Sobre el barco Aquarius y la iniciativa de Sánchez, en declaraciones a Espejo Público: "España siempre ha sido solidaria para que todas las embarcaciones que llegaban a nuestras costas tuvieran la acogida y servicios sociales y sanitarios que necesitaran, pero sobre todo queríamos que esa gente no tuviera que arriesgar su vida para embarcarse por las mafias que las explotan y por eso empezamos a hacer política de cooperación"
Mujeres: Con motivo del 8 de marzo, Casado explicó a través de su cuenta de Twitter unas semanas antes: "El Día Internacional de la Mujer lo celebraremos recordando que ahora hay más mujeres que nunca trabajando en España". Y añadió que la brecha salarial en España se situaba "en mínimos históricos, con un 14,9%"
Cataluña: Casado aboga por "la defensa de la unidad de España, más aún con el desafío independentista en Cataluña", según declaraciones a Onda Cero
Relación con otros partidos: Dos semanas después de que Rajoy perdiera la moción de censura, Casado arremetía en Twitter contra el Gobierno presidido por el socialista: "Sánchez sigue sin dar explicaciones de los escándalos que afectan a su Gobierno. Empiezan con opacidad, incoherencia y doble rasero los mismos que acusaban de forma inquisitorial al Gobierno del PP"
José Manuel García-Margallo
Madrid, 13 de agosto de 1944
Número de avales presentados: +/- 500
Poder territorial. Margallo, que es diputado por Alicante, no cuenta con el respaldo del Partido Popular de la Comunidad Valenciana
Presento mi candidatura dada la situación extraordinaria que vive el partido
Es licenciado en Derecho y máster en Leyes por la Universidad de Harvard. Inició su carrera profesional como inspector de Hacienda. Llegó al Congreso como diputado en 1977, con la UCD de Adolfo Suárez, y en 1989 se incorporó al PP. Fue portavoz de Economía y Hacienda (1986-1994) en la Cámara baja. Después, dio el salto a Bruselas, donde se hizo cargo de la vicepresidencia de la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios del Parlamento comunitario. Años después, se convirtió en el ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación del Gobierno de Mariano Rajoy, entre 2011 y 2016. El ya expresidente, con el que ha discrepado de ciertas decisiones, le eligió por su dilatada experiencia como eurodiputado con buenos contactos en Bruselas, una persona clave para influir en la Unión Europea
Qué opina de...
Candidatura: "Pido que el proceso de primarias sea un debate de proyectos porque creo que "no confrontar ideas" llevaría al partido a la "desaparición"
Futuro del partido: Margallo ha llegado a proponer "una confluencia del PP y Ciudadanos" que permita una "reedición" de la Unión de Centro Democrático, ya que sería "absurdo" que se produjera una "competición fratricida" en el centro derecha español
Inmigración
Mujeres
Cataluña. Margallo quiere abrir "diálogos con Cataluña", y apuesta por una reforma del Estatut. No obstante, pone líneas rojas ante el desafío catalán, al precisar que "jamás se puede dar un premio a quienes han dado un golpe de Estado"

https://politica.elpais.com/politica/2018/06/19/actualidad/1529411140_145427.html

SECTORES DEL PP DUDAN DEL SISTEMA DE VOTACIÓN Y TEMEN QUE "EL APARATO DEL PARTIDO CORRIJA EL VOTO DE LOS AFILIADOS"

En la primera fase pueden votar todos los afiliados al corriente de pago; en la segunda, votan los 3.134 compromisarios, a los que se supone más próximos a las direcciones regionales
Santamaría y Cospedal vuelven a cruzarse dardos. La primera recuerda que los sondeos la sitúan como favorita, mientras la secretaria general destaca que siempre "ha dado la cara"
Las reglas son las que son. Y en base a ellas va a celebrarse el XIX Congreso Nacional del PP. Pero esto no es óbice para que en sectores conservadores se haya instalado el temor de que los compromisarios acaben "corrigiendo" en la votación del cónclave, que se celebrará en Madrid los días 20 y 21 de julio, el voto de los afiliados en las sedes que tendrá lugar el día 5 del mismo mes.
En la primera fase pueden votar todos los afiliados al corriente de pago; en la segunda, votan los compromisarios, a los que se supone más próximos a las direcciones regionales, al llamado "aparato del partido".
Esta inquietud ya ha sido expresada en público por dos de los candidatos que han entregado sus más de 100 avales para ser proclamados precandidatos: José Ramón García-Hernández, diputado por Ávila, y José Luis Bayo, exdirigente de Nuevas Generaciones de la Comunitat Valenciana. Pero ese temor es compartido en privado por muchos dirigentes del partido.
"Si el candidato o la candidata más votada el 5 de julio no es la persona que sale proclamada líder del PP en el XIX Congreso, el partido se rompería. Se interpretaría como un engaño a los afiliados porque no habría servido de nada el cambio en los estatutos", reflexiona un dirigente regional.
El PP pondrá a prueba en este congreso regional un nuevo sistema de elección de su líder nacional tras años de demandas de mayor democracia interna. Fue en febrero de 2017, en el marco del XVIII Congreso Nacional, cuando se aprobó una reforma de los Estatutos que contempla un proceso de doble vuelta asimétrico.
En la primera fase, la que se celebra el 5 de julio, pueden votar todos afiliados que hayan pagado la cuota y que se hayan inscrito para participar antes del próximo 25 de julio. La última palabra, no obstante, la siguen teniendo los compromisarios.
869.535 afiliados
El censo oficial del PP, a fecha de 6 de junio, era de 869.535 afiliados. En teoría, este es el número de militantes que podría acceder a votar en la primera fase. Pero,fuentes del partido admiten que la cifra es superior a la real porque hay comunidades en las que los datos no han sido actualizados.
El número de compromisarios será de 3.134, de los cuales 522 son natos y 2.612 electos. Así lo aprobó la Comisión Organizadora del Congreso (COC) el pasado 11 de junio. Los electos se eligen también el 5 de julio en una urna diferente a la de los candidatos. Para ser compromisarios también hay que inscribirse previamente. Pero, en este caso, el plazo es algo mayor: hasta el 29 de junio.
Los criterios de distribución de compromisarios se mantienen desde 1990. El reparto es de seis mínimo por provincia y las islas. El resto se distribuye otorgando un 75% según afiliación y un 25% por resultados electorales de las anteriores elecciones generales.
"Tradicionalmente, los compromisarios han sido identificados con el aparato del partido, no sólo por los natos, sino porque esa es la gente que viaja a los congresos y, por lo general, es la que hace más vida de partido", explica un líder provincial.
"Nos toca fidelizar, fidelizar, fidelizar. Porque si pasamos a la segunda ronda y no nos apoyan los mismos, estamos perdidos", subrayan en el equipo de uno de los candidatos, que considera que Soraya Saénz de Santamaría y María Dolores de Cospedal serían las que mejor paradas saldrían de este sistema de doble vuelta por su mayor grado de conocimiento de las estructuras del partido.
Tres candidatos "muy potentes"
A la segunda votación, a la del congreso, sólo pueden pasar dos candidatos. Hay una forma de que pase sólo uno, o sea, de que llegue ya al cónclave sólo pendiente de la ratificación de los compromisarios. Pero todas las fuentes coinciden en que la presencia de la secretaria general, la exvicepresidenta y Pablo Casado, candidatos "muy potentes", hace muy complicado que vayan a darse todas las condiciones para proclamar ya el vencedor el día 5 de julio.
"Si alguno de los precandidatos obtuviese más del 50% del total de los votos válidos emitidos por los afiliados, hubiese logrado una diferencia igual o superior a 15 puntos sobre el resto de precandidatos y hubiera sido el más votado en la mitad de las circunscripciones será proclamado ante el Congreso como candidato único a la presidencia del partido", figura en los estatutos.
Los congresos regionales y provinciales que siguieron al XVIII Congreso Nacional del PP sí recurrieron a este sistema que ahora disgusta a una parte de la formación conservadora. La media de participación fue bastante baja: no llegó al 9% del censo. Concretamente fue del 8,6%, según datos publicados por este periódico a partir de las cifras facilitadas por la dirección del PP.
El PP quiere que la participación sea la mayor posible y los afiliados que no estén al corriente del pago pueden regularizar su situación con el abono de 20 euros.
El precedente de Cantabria
Precisamente, en estos congresos hay un precedente de que el candidato más votado en la primera fase no fue el ganador en la segunda. Fue el caso de Cantabria. María José Sáenz de Buruaga, hasta entonces secretaria general, arrebató a Ignacio Diego la presidencia de los conservadores cántabros. Pero lo hizo por la mínima: 458 votos frente a 454 de los compromisarios. En la fase previa, Diego había cosechado 1.568 votos frente a los 1.414 de su rival.
Los estatutos del PP no podrán cambiarse hasta el siguiente congreso nacional. En este, al ser de carácter extraordinario por la marcha de Mariano Rajoy, no hay debate de ponencias. Su estructura irá encaminada a la elección del nuevo líder y a varios discursos. El más esperado es el de Mariano Rajoy, que, además, podría ser nombrado presidente de honor del PP después de que José María Aznar renunciara al título en diciembre de 2016.
En clave de precampaña
Este viernes, tras comprobar los avales, el Comité Organizador de Campaña anunciará de forma oficial a los precandidatos. Si todos los avales son correctos, serán siete los aspirantes a suceder a Rajoy. Competirán la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal; la exvicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría; el vicesecretario de Comunicación, Pablo Casado; el exministro José Manuel García-Margallo; el diputado por Ávila José Ramón García-Hernández; el exidirigente de Nuevas Generaciones del PP de la Comunitat Valenciana José Luis Bayo y el concejal del PP valenciano Elio Cabanes.
Este jueves, a la espera de que el sábado se inicie la campaña de forma oficial, las entrevistas a los candidatos han sido la nota dominante de sus agendas, salvo la de Casado, que ya ha empezado a realizar "visitas informales". La jornada la dedicó a Castilla y León, un territorio que se conoce bien porque es nacido en Palencia y diputado por Ávila.
Mientras, en las entrevistas, Santamaría y Cospedal han vuelto a cruzarse dardos como ya hicieron el día que anunciaron sus candidaturas. La primera recordó que los sondeos la sitúan como favorita, mientras que la secretaria general destacó que siempre "ha dado la cara". En el equipo de la todavía secretaria general critican que la exvicepresidenta se pusiese "de perfil" en los momentos en los que tocaba defender al partido, sobre todo a cuenta de los escándalos de corrupción.

https://www.infolibre.es/noticias/politica/2018/06/22/sectores_del_temen_que_aparato_corrija_voto_los_afiliados_congreso_84272_1012.html

SÁENZ DE SANTAMARÍA SE PRESENTA CON UN “PROYECTO ABIERTO Y EN POSITIVO”

La exvicepresidenta llama a los demás aspirantes para apelar a una disputa que no ponga en peligro la unidad y la cohesión
La exvicepresidenta del Gobierno Soraya Saenz de Santamaría ha presentado este martes su candidatura a la presidencia del PP "con humildad, energía, entrega y determinación" y, sobre todo, con un “proyecto abierto y en positivo”. Santamaría, que no tiene feudo propio en el PP, quiso hacer su presentación en la escalinata principal del Congreso de los Diputados, donde ha sido 14 años diputada. Y no lo hizo por casualidad. Allí, bajo un sol tórrido y delante de los emblemáticos leones, subrayó los que considera son sus principales méritos para encabezar el nuevo proyecto del PP. Y compaginó su reivindicación de todo lo logrado por el Gobierno de Mariano Rajoy en estos siete años en el poder pero también su experiencia como portavoz en la Cámara baja durante la primera etapa de Rajoy en la oposición.
"Soy una militante más y me presento a ofrecer unidad, responsabilidad e integridad", que es lo que cree que quieren los militantes, ha afirmado Santamaría, que ha hecho bandera de "la igualdad" con su aspiración de convertirse en la primera mujer presidenta del Gobierno de España. Algo que también recalcó su principal oponente en esta disputa, Dolores de Cospedal. Ambas son abogadas del Estado y llevan junto a Rajoy desde el Congreso del PP de Valencia, en 2008.
"Quiero que todos los militantes sepan que pueden contar conmigo. Para mí es un honor y una responsabilidad poder presentar esta candidatura", ha señalado la ya precandidata, que tiene pensado ahora presentar sus avales y a parte de su equipo mañana miércoles. "Sé lo que es estar en el Gobierno pero también lo que es estar en la oposición. Y si hacemos una buena oposición volveremos a gobernar", ha prometido a militantes y simpatizantes, subrayando su experiencia en el Ejecutivo y en el banquillo.
Santamaría no ha querido valorar, ni en público ni en privado en corrillos ante los periodistas, la candidatura de María Dolores de Cospedal, materializada a las once de la mañana en Toledo, ni tampoco la renuncia a presentarse de Alberto Núñez-Feijoo, con el que ha hablado estos días. "Los militantes tendrán que decir por qué mi candidatura es mejor que la de Cospedal", ha despejado la pregunta. "Somos compañeros y como compañeros espero que nos tratemos (los candidatos). Creo que algo nos une a todos, el amor a nuestro partido y a España", ha deseado.

La exvicepresidenta ha aclarado que antes de anunciar públicamente había intentado localizar a sus posibles rivales, incluida a Cospedal. En un primer momento no contactó con la aún secretaria general del PP, que estaba presentando sus opciones en ese momento ante la junta directiva del PP en Toledo, pero le dejó un mensaje. Habló con otros. Uno de ellos, José Ramón García Hernández, secretario ejecutivo del área internacional del PP, se presentó unos minutos antes que ella ante los micrófonos de los periodistas también frente a los leones del Congreso para valorar la creciente competencia y pedir ya un debate público y televisado. Santamaría no quiso pronunciarse sobre esa posibilidad, que ahora debería regular el comité organizador del cónclave.
Ya en clave casi electoral, la vicepresidenta sí ha querido dejar dicho: "Somos el partido del bienestar económico y del empleo. Somos el partido de la igualdad de oportunidades. Nos presentamos con el aval de lo que hemos hecho. Creo que podemos estar orgullosos de ello". Y añadió: "Hay algo que nos une a todos, que es servir a España. Y creo que España necesita un partido fuerte".
La diputada popular no ha querido pronunciarse por la posibilidad ahora de una guerra abierta y compleja dentro del PP. En todas sus palabras se contenía un discurso medido para no destapar ahora el malestar de las bases, que son las que votarán en esta ocasión por primera vez al nuevo líder popular. Fue por todo ello por lo que intentó remarcar que su proyecto también es inclusivo: "Lo hago porque creo en el PP con la máxima ilusión. Siempre hemos acertado cuando hemos trabajado en positivo. Este es un proyecto abierto".

La diputada del PP, que ha hablado con otros candidatos y también ha intentado contactar con Cospedal —aunque aún no han hablado—, ha asegurado que el proyecto que va a defender es "abierto y en positivo" y piensa construirlo "escuchando y dialogando, cooperando e integrando". En una entrevista en Telecinco, ha negado que se trata de "una guerra" entre Cospedal y ella sino de una "sana competencia democrática".
La propia Santamaría avanzó que se presentaba en un mensaje publicado sobre las diez de la mañana en Twitter. "Hoy martes, a las 13h y en el acceso del Congreso, he convocado a los medios de comunicación para presentaros mi candidatura a la presidencia del Partido Popular", decía el tuit. En lugar de acudir a la puerta de la sede del PP o a un hotel, como han hecho otros aspirantes, Sáenz de Santamaría ha preferido convocar a los medios de comunicación en la Puerta de los Leones del Congreso, donde ocupa un escaño como diputada.

La exvicepresidenta se adelantaba así una hora a María Dolores de Cospedal, que ha confirmado sobre las once y media en un hotel Toledo que se presenta ante la junta directiva del PP de Castilla-La Mancha, que preside. Cospedal se ha sumando a Saenz de Santamaría, al vicesecretario, Pablo Casado; al exministro José Manuel García Margallo; al diputado José Ramón García Hernández; y al exlíder de Nuevas Generaciones José Luis Bayo.

Sin el principal aspirante en la carrera tras la renuncia ayer de Alberto Núñez-Feijóo, los seis candidatos, a los que no se descarta que se pueda sumar la presidenta del Congreso, Ana Pastor; tienen hasta las dos de la tarde de mañana miércoles para decidir si pelean por la presidencia. Distintos dirigentes populares aseguran que la exnúmero dos del Ejecutivo ha sido más activa que Cospedal en buscar apoyos y recuerdan que ha sido animada a dar el paso por líderes regionales como el vasco Alfonso Alonso.

https://politica.elpais.com/politica/2018/06/19/actualidad/1529395649_971989.html

PABLO CASADO ASPIRA A LIDERAR "LA ESPAÑA DE LOS BALCONES"

El vicesecretario arranca su carrera a las primarias reivindicando el legado de Aznar y Rajoy
El vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Casado, ha anunciado hoy que se presenta al congreso del partido para ocupar la Presidencia y relevar a Mariano Rajoy.
"He decidido presentarme al Congreso Nacional del PP", señala Casado en un mensaje en su cuenta de Twitter, en el que convoca a los medios de comunicación en la sede nacional para explicar su candidatura.
Casado ha comparecido ante los medios de comunicación a las puertas de la sede de Génova para arrancar su particular carrera en las primarias ensalzando los legados de José María Aznar y Mariano Rajoy ya que “he tenido la oportunidad de trabajar con las dos últimas personas que han liderado el PP”.
El ya candidato oficial a liderar el PP ha destacado que se presenta con un “proyecto ilusionante y de futuro” porque “no es un proyecto personal, sino de todos. Ni siquiera es un proyecto para ahora, sino para el futuro”. Casado se ha mostrado preocupado porque “solo el 5% de menos de 25 años confía en el PP” y se muestra escéptico con lo que pueda pasar “en los próximos 10 años”.
Casado pretende recuperar “aquellos votantes o afiliados que se han ido a Ciudadanos y a Vox”. Para ello, apela al “repóquer”: la libertad económico e individual, la unidad de España, la familia y la seguridad en la lucha contra el terrorismo y la defensa de las víctimas. Con respecto al asunto secesionista en Cataluña, ha precisado que aspira a representar a "la España de los balcones".
El vicesecretario de Comunicación presentará su equipo mañana martes, pero ha subrayado que es un proyecto “integrador” y que hay sitio para muchos más. Además, ha afirmado que tenía pensado anunciar su candidatura la pasada semana pero estaba a la espera de que alguien diera el paso para saber si “alguien ofrecía un proyecto mejor”.
Por el momento no ha desvelado los apoyos con los que cuenta, pero ha asegurado que ha hablado con Mariano Rajoy, de quien dice que “está manteniendo una posición impecable”, y con María Dolores de Cospedal por su condición de secretaria general del PP.

https://www.elplural.com/politica/2018/06/18/pablo-casado-se-presentara-liderar-el-pp


MARÍA DOLORES DE COSPEDAL PRESENTA SU CANDIDATURA A PRESIDIR EL PARTIDO POPULAR

Ha centrado su discurso en su trayectoria política y ha puesto en valor su trabajo con un mensaje al resto de candidatos:

"Siempre he dado la cara por el PP y me la han partido muchas veces, lo sabéis"

María Dolores de Cospedal también optará a liderar el Partido Popular. "Me presento desde la humildad, la experiencia y la ilusión para servir a España. Estoy preparada. Me presento para dar la batalla con todas las energías", ha señalado ante la Junta Directiva regional del PP de Castilla-La Mancha en un discurso en el que se ha deshecho en elogios hacia la gestión de Mariano Rajoy y lanzando varios mensajes a sus rivales, en especial a la exvicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría.

La secretaria general del PP -que renunciará a este cargo cuando sea proclamada candidata- ha dado un paso al frente una hora y media después de que Santamaría anunciara a través de Twitter su candidatura a presidir el PP, después de que ayer Alberto Núñez-Feijóo renunciara a suceder a Mariano Rajoy para sorpresa de muchos. Si bien ha reconocido que el PP ha sufrido "un desgaste", ha recordado que "los españoles nos prefirieron antes que a ningún otro candidato" a pesar de que ahora La Moncloa esté ocupada por Pedro Sánchez. En este sentido, ha dejado claro que quiere ser la "primera mujer" en presidir el PP y el Gobierno entre los aplausos de los integrantes de la Junta directiva del PP manchego.
"He dado la cara por el PP y me la han partido"

La todavía secretaria general del PP ha centrado gran parte de su discurso en su trayectoria política dentro del partido y ha puesto en valor su trabajo con un mensaje velado al resto de candidatos, aunque ha querido remarcar que no se presenta "contra nadie" porque eso sería "muy mezquino". "Siempre he dado la cara por el PP y me la han partido muchas veces, lo sabéis. Pero siempre me he vuelto a levantar", ha dicho para destacar que ha tenido "el honor" de ser la primera presidenta de Castilla-La Mancha y la primera mujer al frente de la Secretaría General del PP.

Cospedal presenta su candidatura para presidir el Partido Popular

"Siempre he estado por y para mi partido", ha remarcado en varias ocasiones para dejar muy claro que se presenta "para ganar, para ganar y para ganar". "Sé lo que es ganar elecciones", ha insistido tras recordar que ha ganado dos veces las autonómicas de Castilla-La Mancha, algo de lo que Santamaría no puede presumir porque solo ha concurrido a elecciones generales y nunca como cabeza de lista.


"Me enfrenté a quien robó a nuestras espaldas"

La presidenta del PP en Castilla-La Mancha ha entonado el mea el culpa por su gestión en algunos aspectos, sobre todo en lo referente al extesorero del PP Luis Bárcenas. "Me he equivocado muchas veces pero creo que en muchas otras me he comportado como se esperaba de mí", ha continuado para mostrarse emocionada al recordar que ha vivido "momentos muy felices" como secretaria general del PP pero "también muy ingratos". "Me he enfrentado a individuos que robaron a nuestras espaldas y al propio partido, que ensuciaron las siglas de nuestro partido y que están donde tienen que estar", ha continuado, en clara referencia a Bárcenas, en prisión desde el pasado 29 de mayo para cumplir los 33 años a los que fue condenado por el caso Gürtel.

Cospedal, que comenzó a sopesar dar el paso poco después de que Rajoy anunciara que abandonaba la presidencia del PP, ha tomado la decisión "consultando con muchos compañeros de partido y mi familia". "Siempre estabáis vosotros ahí y siempre está la honorabilidad de este proyecto que hoy considero más importante que nunca", ha remarcado haciendo un guiño a los militantes del partido, a los que ha dicho que son ellos lo que hacen "invencible" al PP.

Con ella ya son seis los candidatos a suceder a Rajoy al frente del PP: el secretario ejecutivo de Relaciones Internacionales, José Ramón García-Hernández; el vicesecretario de Comunicación, Pablo Casado; el exministro de Asuntos Exteriores José Manuel García-Margallo, el expresidente de Nuevas Generaciones de la Comunidad Valenciana José Luis Bayo, y la exvicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría.

¿Quién va a sustituir a Rajoy al frente del Partido Popular? Estos son los candidatos

Pablo Casado, José Ramón García, José Luis Bayo, José Manuel García-Margallo, Mª Dolores de Cospedal y Soraya Sáenz de Santamaría competirán por la presidencia del PP

La votación, el 5 de julio

El número de candidatos puede variar, ya que el plazo para presentarse termina este miércoles a las 14:00 horas. De acuerdo con el calendario fijado, dos días más tarde, el 22 de junio, se proclamará a los candidatos oficialmente tras comprobar que reúnen todos los requisitos, entre ellos contar con 100 avales. El día 23 arrancará la campaña electoral, que se prolongará hasta el 4 de julio. El 5 de julio será el día en el que los afiliados del PP podrán votar por el candidato que prefieran, y, para ello, deberán estar al corriente de pago e inscribirse de forma previa acudiendo personalmente a la sede correspondiente de su partido.

La forma de elección de líder que va a estrenar el PP se aprobó en su último congreso, celebrado en febrero de 2017, y las fuentes populares recalcan que no es un sistema de primarias, sino de doble vuelta. Una primera en la que participan los militantes y una segunda que protagonizan los compromisarios del partido. Si hay varios candidatos, solo pasarán a la fase del congreso los dos más votados, pero puede haber un candidato único. Eso ocurriría si en la votación de los afiliados alguien logra más del 50 por ciento de los votos totales y, además, es el preferido en más del 50% de las 60 circunscripciones electorales y obtiene una diferencia de al menos 15 puntos sobre el segundo.

https://www.elconfidencial.com/espana/2018-06-19/cospedal-presidencia-partido-popular-santamaria-casado_1580827/

MARGALLO CONFIRMA QUE COMPETIRÁ PARA SUCEDER A RAJOY AL FRENTE DEL PP

El exministro asegura que el partido debe confrontar ideas para evitar su desaparición
José Manuel García-Margallo, exministro de Asuntos Exteriores y diputado del Grupo Parlamentario Popular, ha confirmado este lunes que presentará su candidatura a liderar el PP por la "situación extraordinaria" que vive el partido tras la moción de censura que el PSOE de Pedro Sánchez ganó a Mariano Rajoy y pide que el proceso sea un debate de proyectos porque cree que "no confrontar" ideas llevaría al partido "a la desaparición". La confirmación llega de que Pablo Casado haya anunciado que también opta para dirigir el PP.

En su opinión, dado que "es la primera vez que un Gobierno de España cae por una moción de censura, hay que hacer un alto en el camino y reflexionar" sobre el camino que ha llevado al PP hasta aquí y "sobre todo, cuál es el camino" por el que aspira a guiar al país. Espera así "que los candidatos se centren y se ciñan mucho a sus proyectos de futuro para explicar a los militantes y la ciudadanía cuál es la idea de España, cuáles son las reformas que España necesita y cuáles son las reformas que el partido necesita para seguir sirviendo a España".

"Estoy dispuesto a llegar hasta el final salvo que el candidato con que tengo afinidad personal tenga un proyecto que coincida con los proyectos que he ido escribiendo a lo largo del tiempo", ha señalado Margallo, quien ha incidido en que no está "improvisando proyectos" para España y el PP porque se avecine un congreso, ya que sus ideas se han venido publicando en forma de libros en los últimos años.

La semana pasada el exministro ya anunció que un equipo de voluntarios estaba recabando los avales necesarios para que pudiera presentar su candidatura. Además, aseguró que no había contado con las estructuras territoriales del partido para esta tarea.

En el día en que se abre el plazo para presentar candidaturas a la presidencia del PP, Margallo ha incidido en que debe ser un congreso donde se debatan ideas más que candidatos porque "con la excepcionalidad del momento, la complejidad y la profundidad de las causas" que han llevado al partido a esta situación, "sería absurdo" en su opinión, asumir que todos dentro piensan lo mismo.

"Esto no es la santa Iglesia Católica en que hay dogmas de fe y costumbres. Aquí hay problemas y distintas escuelas de pensamiento y lo que hay que hacer es confrontarlas. Lo contrario es lo que nos llevaría a la desaparición. Los partidos tradicionales en toda Europa y si me apura, en todo el mundo, han desparecido o están a punto de desaparecer por su incapacidad de adaptarse a los cambios", ha señalado.

Esa falta de adaptación a nuevos tiempos es una de las causas que según Margallo, han llevado al PP a perder el Gobierno, junto a "la corrupción", Cataluña y la "compensación social", es decir, "la falta de rapidez en atender a aquellos sectores que más perjudicados y más olvidados se sintieron en la crisis".

En su opinión, es necesaria "una segunda transición", tanto en lo económico, "consensuada como lo fueron los Pactos de la Moncloa", como en lo político, pues "para mantener la Constitución hay que reformarla".

https://politica.elpais.com/politica/2018/06/18/actualidad/1529319436_652689.html

FEIJÓO SE ARRUGA Y TRASLADA LA PRESIÓN A SANTAMARÍA Y COSPEDAL

La negativa de Feijóo pone el foco en la exvicepresidenta y la secretaria general, enfrentadas internamente desde hace años Pablo Casado sorprende al presentar su candidatura, que se une a otras tres ya confirmadas: el exministro Margallo, el diputado García-Hernández y el militante valenciano Bayo

Yolanda González
El grueso de los dirigentes conservadores llevan repitiendo desde que Mariano Rajoy dijo que no iba seguir al frente del partido que el favorito, el mejor ubicado en las encuestas internas para hacerse con las riendas era el gallego Alberto Núñez Feijóo. Si se hubiesen apostado dinero, este lunes lo habrían perdido todo. Como también lo habrían perdido cuando aseguraban que Rajoy no iba a dar un portazo tras perder la moción de censura. El rechazo del presidente de la Xunta de Galicia a dar el salto a Madrid –justificado en que su compromiso con los gallegos está por encima de todo– devuelve al principal partido de la oposición a un escenario que ya casi creía superado, al menos en lo que tenía que ver con las candidaturas: al posible enfrentamiento entre Soraya Sáenz de Santamaría y María Dolores de Cospedal. El PP, pues, no abandona el estado de shock en el que entró cuando Pedro Sánchez se hizo con el Gobierno.

"Feijóo tiene miedo y Soraya [Sáenz de Santamaría] dudas", así se resumía este lunes por la mañana, en conversación con infoLibre, un destacado dirigente el panorama. Pablo Casado, el vicesecretario de Comunicación, ya había anunciado que daba un paso al frente, pero el partido seguía esperando a los primeros espadas, a los nombres de los que llevan semanas hablando.

De la secretaria general, María Dolores de Cospedal, se había dejado de hablar en los últimos días porque la idea más extendida era que iba a dedicarse a remar por la candidatura del líder gallego. Pero ahora vuelve de nuevo a primera línea de batalla.

Si no hay sorpresas de última hora, el misterio se desvelará este mismo martes. A las 11.00 horas, ha convocado a la Junta Directiva Regional del PP de Castilla-La Mancha, formación que preside, en un hotel de Toledo.

"Una decisión personal"

El plazo para la presentación de candidaturas culmina el miércoles a las 14.00 horas. Santamaría tampoco tiene, por tanto, mucho tiempo para deshojar la margarita. En los últimos días, sus fieles han intentado animarla para que dé el paso con los argumentos de que ella, pese a haber estado en todos los gobiernos de Rajoy, sí encarna la regeneración, de que está perfectamente preparada para asumir el reto y de que ha llegado la hora de que el PP tenga una mujer al frente. Y España, una presidenta del Gobierno. "Es una decisión tan personal que por mucho que animemos, es ella la que tiene que ir a Génova con los avales", dice un dirigente provincial no dando por cerrado ninguno de los escenarios.

Quienes en el PP eran partidarios de Feijóo tendrán ahora que replantearse su posición y apostar por otro candidato. Para ellos, el presidente de la Xunta era la verdadera regeneración por haber estado lejos de Madrid en los años en los que había que dar explicaciones, desde la sede de Génova o desde la sala de prensa de la Moncloa, de los continuos escándalos de corrupción que afectan al partido. Todo, pese a sus fotos con el contrabandista Marcial Dorado. Unas imágenes de cuya difusión se ha responsabilizado en sectores del PP al entorno de Santamaría, en connivencia con el Centro Nacional del Inteligencia (CNI), del que fue máxima responsable.

"El palo ha sido muy gordo"

"El palo ha sido muy gordo. Dábamos por hecho que Feijóo se presentaba. Ahora, habrá que apostar por el mal menor", resume una de las fuentes que se declaraba "convencida" de que el presidente de la Xunta iba a dar el salto a Madrid.

Como Santamaría, Cospedal tiene enemigos internos. Pero a su favor está el conocer mejor el territorio, el haberlo pisado más, el tener más contactos con las direcciones regionales y provinciales, algo que le ha permitido su cargo en Génova. En contra, tiene todas las críticas que ha cosechado por su acumulación de cargos, las reacciones a los escándalos de corrupción –ella protagonizó el episodio de la "indemnización del diferido" de Bárcenas–. Quienes la defienden dan la vuelta a este último argumento poniendo el énfasis en que mientras Santamaría evitaba los "temas de partido" en las ruedas de prensa posteriores a los consejos de ministros, Cospedal siempre daba la cara por el PP. "Defendamos lo nuestro y a los nuestros", diría en la convención nacional del PP celebrada el pasado abril en Sevilla, cuando el caso del máster de Cifuentes estaba en plena ebullición.

Tras la espantada de Feijóo, Cospedal podría cosechar apoyos en Galicia, Castilla-La Mancha, Madrid, Cataluña y la Comunidad Valenciana, entre otras regiones. Hay dirigentes, no obstante, que piden huir de este tipo de planteamientos apuntando a que en un sistema de votación como el actual –primero votan todos los militantes, y en el congreso, los compromisarios– la clave de la primera votación está en las provincias, estructuras más cercanas a los afiliados que los propios barones.

Para cerrar el círculo, hay algo común a Cospedal y Santamaría que no gusta a la militancia: sus continuas guerras de poder. La imagen de ambas en la fiesta del Dos de Mayo, fiesta de la Comunidad de Madrid, separadas por una silla y sin dirigirse la palabra levantó ampollas en el partido. "Este congreso puede ser la batalla definitiva y de las guerras se sale con heridas. Por eso muchos barones y dirigentes de Génova insisten en la candidatura única", resume un dirigente regional.

"Guerra de dossieres"

La decisión de Feijóo dejó boquiabierto al PP. Pero ya se había llevado otra sorpresa por la mañana con el anuncio de la candidatura de Pablo Casado. "Yo sí quiero presidir el Partido Popular", arrancó en una clara alusión a que ninguno de los nombres que sonaban en las quinielas se hubiese pronunciado todavía. "No podemos seguir arrastrando los pies durante toda una semana", recalcó.

Casado se presentó como el candidato de la "renovación" y se fijó como objetivo recuperar a los votantes que se han ido a Ciudadanos y a Vox. Pese a estar muy presente la idea de "renovación" en su discurso, Casado no renegó del partido. Así, presumió de haber trabajado junto a José María Aznar y también junto a Mariano Rajoy. Y de estar orgulloso de ello.

"Lo quiero hacer con los principios de siempre que tantas veces me habéis escuchado defender", añadió. Se trata, dijo, de "la libertad", "la unidad de España", "la defensa de la familia, la educación, la sanidad, las pensiones", "la seguridad, la lucha contra el terrorismo y la defensa de las víctimas". Por último dijo que el PP tiene "que recuperar la honestidad y la eficacia en la gestión como seña de identidad para todos los administrados". Un "proyecto ambicioso" para recuperar el Gobierno "cuanto antes".

Casado dio a entender que no piensa integrarse en ninguna otra candidatura de las que puedan llegar. Él, dijo, quiere dar la cara. Y la quiere dar solo. Como ya ha hecho, añadió, en los últimos años en las ruedas de prensa que ha ofrecido en la sede nacional del PP en su función de responsable de Comunicación, donde, subrayó, ha dado la cara "en las peores noches electorales" y también defendiendo "la honorabilidad del partido frente a traidores" a los que él ni siquiera conoce, en alusión a los escándalos de corrupción que han afectado a las siglas conservadoras.

Poco después de que Casado hiciera público el anuncia, el programa Al Rojo Vivo de laSexta avanzaba que la juez Carmen Rodríguez-Medel dictó el pasado viernes una providencia, notificada a las partes ese mismo día, solicitando al Congreso de los Diputados que acredite la condición de parlamentario del vicesecretario de Comunicación del PP después de recibir información de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid (URJC) sobre el máster en Derecho Autonómico que curso en 2008, el mismo de las presuntas irregularidades cursado por Cifuentes.

Pese a que el dirigente conservador se dijo tranquilo, ya empezaban a surgir las voces en el PP que apuntaban que la posibilidad de ser imputado "no es el mejor cartel de presentación de candidato".

La noticia sorprendió en círculos del PP que se preguntaban si ya ha comenzado "la guerra sucia" para debilitar a los candidatos. La jueza Rodríguez-Medel fue asesora del exministro de Justicia Rafael Catalá, sostienen. Y, en este sentido, destacan que no pasa inadvertido que Catalá es uno de los fieles a la secretaria general, María Dolores de Cospedal.

Las mismas fuentes se preguntaban si la decisión de Feijóo partía del miedo a una "guerra de dossieres", a informaciones que le fuesen a debilitar como candidato o, posteriormente, como líder del partido.

Cuatro candidatos ya confirmados

Casado se convirtió en el segundo dirigente conservador que dio un paso al frente. El sábado, José Ramón García-Hernández, secretario Ejecutivo de Relaciones Internacionales del Partido Popular, anunció, también en Twitter, que quiere liderar el partido.

Como Casado, García-Hernández es diputado por Ávila.

También el exministro de Exteriores José Manuel García-Margallo dejó claro este lunes, como ya había sugerido, que tiene intención presentar los avales que la semana pasada aseguró estar recogiendo. Y a las 18.00 de la tarde, el exdirigente de Nuevas Generaciones de la Comunitat Valenciana, José Luis Bayo, acudió a Génova para presentar sus avales. "No traigo mochila de nada. Venimos con las manos limpias", dijo a su llegada a la sede nacional del PP. Una de las bases de su programa es la exigencia de primarias en todo el proceso de elección de los líderes del PP.

El proceso

El plazo de presentación de precandidaturas quedó abierto desde este lunes a las 12:00 horas hasta las 14.00 horas del 20 de junio. La Comisión Organizadora proclamará a los precandidatos presentados el día 22 de junio, y convocará la campaña electoral interna desde las 10.00 horas del día siguiente, 23 de junio, hasta las 24 horas del 4 de julio.

Los afiliados podrán inscribirse para participar en la elección del presidente del PP desde este mismo lunes hasta las 14.00 el 25 de junio y para participar como compromisario en el Congreso hasta el 29 de junio a la misma hora. Todas las asambleas se celebrarán el jueves 5 de julio, desde las 09:30 hasta las 20:30 horas. En estas asambleas se votará en dos urnas. En una, a los precandidatos; en otra, a los compromisarios.

"Si alguno de los precandidatos obtuviese más del 50% del total de los votos válidos emitidos por los afiliados, hubiese logrado una diferencia igual o superior a 15 puntos sobre el resto de precandidatos y hubiera sido el más votado en la mitad de las circunscripciones será proclamado ante el Congreso como candidato único a la presidencia del partido", figura en los estatutos. De lo contrario, van al congreso los dos precandidatos con más votos.

El congreso está previsto para los días 20 y 21 de julio. Se celebrará en Madrid.

https://elpais.com/ccaa/2018/06/19/valencia/1529427583_178245.html


RAJOY: “NO TENGO SUCESORES NI DELFINES”

El presidente del PP propone celebrar el Congreso Extraordinario el 20 y el 21 de julio
Mariano Rajoy ha propuesto este lunes que el Congreso extraordinario en el que el PP elegirá a su sucesor se celebre el 20 y el 21 de julio. La formación conservadora afronta ese proceso intentando evitar la división interna y rodeada por las peticiones de los críticos del partido, que reclaman un debate ideológico profundo, el contraste de proyectos y que se escuche a las bases. Frente a la amenaza de que la lucha por el poder provoque una guerra entre los pesos pesados del PP (Alberto Núñez Feijóo, María Dolores de Cospedal y Soraya Sáenz de Santamaría, que no han oficializado su candidatura), Rajoy ha avanzado que no intervendrá para decantar el pulso. Él no será como José María Aznar, que le designó como heredero en 2003. "No voy a señalar a nadie con el dedo ni a vetar a nadie. No voy a influir ni condicionar vuestra libre elección. No tengo sucesores ni delfines", ha dicho Rajoy.

Tanto los integrantes de la dirección nacional como la mayoría de los líderes autonómicos reclaman que al congreso extraordinario llegue una única lista, evitando así la imagen de división a las puertas de las elecciones municipales, autonómicas y europeas de mayo de 2019. Una vez abierta la carrera por el poder, los aspirantes miden sus fuerzas y evalúan cómo podría influir en la partida que den el paso políticos con los que no se contaba en un principio, como el exministro Íñigo de la Serna, que no descarta dar el paso, el senador José Ramón Bauzá, o el exministro José Manuel García Margallo.
A todos los posibles aspirantes les ha pedido este lunes Rajoy "competición natural y sana" y que el vencedor "integre" a los vencidos. Sin embargo, el líder saliente no intervendrá para poner orden. Quiere dejar hacer. Que decidan las bases. Y distanciarse así del expresidente Aznar, que le designó como su sucesor en 2003, según interpretan dirigentes populares.

Feijóo: "no pasa nada porque haya varios candidatos"

El presidente de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, ha asegurado este lunes que apurará los plazos que le permite el reglamento interno del PP para decidir si presenta su candidatura a la presidencia del partido. El presidente autonómico puede esperar hasta el 20 de junio, último día hábil para dar un paso adelante. Ya sabe, en cualquier caso, que previsiblemente no será el único candidato: José Luis Bayo, excandidato a la presidencia del PP de la Comunidad Valenciana, también quiere dar el paso, según ha anunciado en sus redes sociales.

"No pasa nada porque haya varios candidatos. Pero quien gane debe intentar sumar", ha opinado Feijóo.
Para ser precandidato a la presidencia del PP solo se necesita el respaldo de 100 afiliados al corriente de pago. Sin embargo, es complicado que una figura sin peso interno pueda llegar hasta el Congreso extraordinario con opciones de victoria. Si un aspirante logra más del 50% de los votos, una diferencia de 15 puntos sobre el segundo, o es el más votado en la mitad de las circunscripciones, será proclamado candidato único.
“Todos llevamos el tiempo suficiente en política para saber que este proceso es cualquier cosa menos fácil, que es algo delicado y que puede provocar tensiones lógicas”, ha dicho Rajoy sobre las elecciones internas, en las que se elegirá al nuevo líder del PP con una doble votación (compromisarios y precandidatos) que decidirá si al Congreso llega más de un candidato (lo que no ocurrirá si un aspirante logra más del 50% de los votos, una diferencia de 15 puntos sobre el segundo, o es el más votado en la mitad de las circunscripciones). “Se puede plantear, o no, una competición natural y sana", ha seguido el presidente saliente. "Gane quien gane, al día siguiente deberá contar con sus rivales, integrar", ha pedido. Y ha subrayado: "De mi podéis esperar respeto absoluto. No quiero ni puedo designar sucesor. No voy a señalar a nadie con el dedo ni a vetar a nadie. No voy a influir ni condicionar vuestra libre elección. No tengo sucesores ni delfines".
Durante su discurso en la junta directiva nacional de la formación conservadora, el aún líder del partido ha pedido que la "renovación" del proyecto se haga "teniendo muy presentes" a sus afiliados, ha criticado al Gobierno de Pedro Sánchez ("carece del aval de los españoles", ha dicho tras el triunfo de la moción de censura patrocinada por el líder socialista) y ha resaltado los hitos que considera más destacables de su obra de Gobierno.
Rajoy le pide al PP que se rearme para dar la batalla contra el Ejecutivo del PSOE desde la oposición. Antes, sin embargo, la formación tiene que votar un nuevo líder. Y la tensión recorre el partido, asombrado ante un proceso que nunca había afrontado: al nuevo líder del PP hay que votarle.
El calendario del congreso
Hasta el 20 de junio, se pueden presentar candidaturas a la presidencia del PP. Solo se requiere el aval de 100 candidatos.
El 22 de junio se proclaman los precandidatos, que posteriormente serán votados por los afiliados al corriente de pago que especifiquen su deseo de participar en el proceso.
Del 23 de junio al 4 de julio, los precandidatos participarán en la campaña electoral interna.
Hasta el 29 de junio, los afiliados que lo deseen podrán presentarse para ser compromisarios.
El 5 de julio se celebrarán las asambleas que elegirán los compromisarios del Congreso extraordinario y si a ese cónclave llegan uno o dos candidatos. Si un aspirante logra más del 50% de los votos en esta votación, una diferencia de 15 puntos sobre el segundo, o es el más votado en la mitad de las circunscripciones, será proclamado candidato único para el Congreso.
El 20 y 21 de julio se celebrará el Congreso extraordinario, en el que votarán los compromisarios independientemente de que haya uno o dos candidatos.

https://politica.elpais.com/politica/2018/06/11/actualidad/1528710979_813823.html

RAJOY ANUNCIA SU DIMISIÓN COMO LÍDER DEL PP Y DEJA EN MANOS DE SU SUCESOR LA RENOVACIÓN

El expresidente del Gobierno da un paso atrás después del triunfo de Pedro Sánchez

Mariano Rajoy ha anunciado este martes entre lágrimas que abandona la presidencia del PP y que deja la política tras perder el Gobierno en favor del socialista Pedro Sánchez. La formación conservadora abrirá ahora un periodo de interinidad, pilotado por el líder saliente, que concluirá antes del final del verano con un congreso extraordinario en el que se elegirá a un nuevo presidente mediante una votación en doble vuelta (primero afiliados y luego compromisarios) si hay más de un candidato. No habrá por tanto dedazo ni primarias estrictas para seleccionar al sucesor de Rajoy, puesto al que optan Alberto Núñez Feijóo, María Dolores de Cospedal, Soraya Sáenz de Santamaría, Ana Pastor o Alfonso Alonso. Apenas diez días después de celebrar la aprobación de los Presupuestos de 2018 como la garantía de su permanencia en La Moncloa hasta 2020, el político gallego dimite tras ser derrotado por una moción de censura motivada por la primera parte de la sentencia del caso Gürtel
“Me he sentido muy reconfortado por vuestro apoyo en estas jornadas, que no han sido fáciles para mi”, ha dicho el expresidente del Gobierno, que probablemente también dejará su escaño en el Congreso de los diputados. “Ha llegado el momento de poner el punto y final a esta historia. El PP debe seguir avanzando bajo el liderazgo de otra persona", ha seguido el líder conservador, que asumió la presidencia del partido en 2003, por designación de José María Aznar, y desde entonces ha perdido dos elecciones generales (2004 y 2008) y ha ganado tres (2011, 2015 y 2016), gobernando casi siete años (2011-2018). Y ha concluido: "Es lo mejor para mi y para el PP. Es lo mejor para el PP y para mí. Y creo que también para España. Y lo demás no importa nada”.
Las lágrimas de Rajoy han resumido el desgarro del PP. En apenas 10 días, el partido ha pasado de ocupar La Moncloa a enfrentarse a una guerra interna por el poder sin precedentes. El presidente saliente no recolocará a los ministros y altos cargos que se han quedado sin trabajo inesperadamente. Tampoco protagonizará un dedazo para designar al nuevo líder, como ocurrió en 2003, cuando José María Aznar le señaló a él como su heredero. A los 63 años, Rajoy actuará como árbitro de un proceso que el PP nunca ha puesto en marcha, y que amenaza con reventar sus costuras si todos los aspirantes acuden al combate. En consecuencia, los dirigentes regionales trabajarán para que haya una candidatura única y “un congreso de unidad”.
La decisión de Rajoy ha conmocionado a los asistentes. Al llegar a la reunión de la sede nacional de Génova, solo tres personas sabían que dejaría el cargo: María Dolores de Cospedal, Soraya Sáenz de Santamaría y el coordinador nacional, Fernando Martínez-Maillo. Tras el anuncio, se sucedieron las lágrimas, los discursos sentidos de todos los barones, y las conversaciones privadas que reflejaron el vértigo que genera una situación inédita en el PP. Por primer vez, queda abierta en público la lucha por el poder. Con luz, taquígrafos y dos votaciones si hay más de un candidato.
Antes, Rajoy puso fin a casi 40 años en política. Cuatro décadas en las que ha sido presidente de diputación, diputado autonómico, ministro, vicepresidente y presidente del Gobierno con el PP. Un final inesperado para la carrera de un político que ganó fama como gran gestor de los tiempos. Si hubiera dimitido antes del triunfo de la moción de censura, el PP mantendría el Gobierno en funciones y podría presentar un candidato alternativo, señalaron en las últimas horas sus críticos. Al marcharse ayer, dejó a sus compañeros a la intemperie: adiós al Ejecutivo y adiós al dirigente. Del todo a la nada en cinco días.
Alberto Núñez Feijóo, presidente de Galicia; Sáenz de Santamaría, exvicepresidenta, y Cospedal, número dos del partido, son los tres políticos con más opciones de suceder a Rajoy. Distintos barones regionales afirman que les pedirán que formen una candidatura única. Estos interlocutores avanzan que ya habrá movimientos de cara a la junta directiva del lunes. Y subrayan, finalmente, la complicada situación del PP —huérfano de un líder que ponga cara a la oposición en el Congreso frente a Sánchez— y de los tres aspirantes.
El lunes, una junta directiva establecerá la fecha del congreso extraordinario, que será como pronto 30 días después, y en todo caso antes de final del verano, según fuentes de la dirección del PP, que esperan organizar el congreso en julio. En ese breve plazo, Feijóo tendrá que decidir si se arriesga a dejar Galicia a mitad de legislatura. Sáenz de Santamaría, que tiene a su favor el vacío que deja Rajoy en el Congreso, tiene que resolver si pelea sin ningún poder orgánico. Y Cospedal, que controla los resortes internos, medirá si participa del pulso sabiendo que hay importantes comunidades que no le apoyarían.

Votación para elegir al nuevo líder
Ninguno de los aspirantes ha oficializado aún su decisión de optar a liderar el partido. Este martes, ha explicado en privado alguno de ellos, era el día de la despedida de Rajoy. Desde 2017, la dirección nacional del PP ha trabajado en todos los congresos provinciales y autonómicos para lograr una única lista y evitar la confrontación entre candidatos. Sin embargo, en la pelea por el liderazgo nacional todo está abierto.
"El presidente ha demostrado una grandeza humana y política que es muy importante", ha dicho Feijóo, que es quien concita más apoyos internos, a la salida de la reunión del comité ejecutivo. "Le damos la gracias por su grandeza humana y política y por su lealtad a todo y a todos", ha añadido. "Como le acompañan la grandeza y la lealtad, es un político atípico. Se va después de ganar, sin perder e invicto".
"Dejas un enorme vacío en el PP que espero podamos llenar con el mismo entusiasmo e inteligencia con que tú lo hiciste todo este tiempo", ha reaccionado la presidenta del Congreso, Ana Pastor. "Gracias por el maravilloso viaje que me permitiste emprender contigo hace 22 años".
El presidente saliente ha prometido "lealtad" a su sustituto y ha avanzado que no acometerá ningún cambio estructural en el PP durante este periodo de interinidad, evitando así que esas decisiones puedan interpretarse en clave sucesoria. Tras reivindicarse como un Ulises atado al mástil de su barco para no escuchar los cantos de sirena, el expresidente del Gobierno ha repasado los episodios más importantes de su trayectoria al frente del Ejecutivo: no pedir el rescate bancario, afrontar el desafío del independentismo catalán activando el artículo 155 de la Constitución, o asistir al fin de ETA sin negociar con la banda terrorista. Rajoy también ha alertado sobre la debilidad del Gobierno de Sánchez, y ha pedido al PP que protagonice una oposición dura en defensa de su labor de Gobierno. Finalmente, ha defendido que ha tomado medidas para actuar contra los casos de corrupción que acosan a su partido: Gürtel, Púnica, Brugal, Lezo...
"Somos el primer partido de España", ha argumentado Rajoy, recordando que su formación se ha impuesto en las últimas municipales, en las últimas europeas y en las tres últimas generales. "Y lo somos a pesar del daño enorme que nos han causado los caos de corrupción que nos han afectado", ha seguido tras provocar aplausos al criticar con la máxima dureza a Ciudadanos. "El PP ha actuado. Ha pedido responsabilidades. Ha apartado a la gente. Y yo he asumido mis errores y también los que no eran mías", ha rematado, en una referencia implícita a Aznar.
El expresidente no se quedará para defender su herencia legislativa, que ve en peligro ante la llegada del PSOE al poder. Su marcha abre algo más que una nueva etapa en el PP. A menos de un año para las elecciones locales, autonómicas y europeas de 2019, el partido se queda descabezado, en estado de shock y sin un referente con el que afrontar el auge de Ciudadanos. Todo, en menos de una semana: del triunfo de la moción de censura de Sánchez, motivada por la sentencia de la primera pieza del caso Gürtel, a la dimisión de Rajoy.

https://politica.elpais.com/politica/2018/06/05/actualidad/1528193102_308542.html?rel=str_articulo#1529137527326

SÁNCHEZ DESALOJA A RAJOY DE LA MONCLOA

Sánchez ya es presidente del Gobierno. El Congreso de los Diputados decidió este viernes, por 180 votos a favor, 169 en contra y una abstención, desalojar a Mariano Rajoy de la Moncloa y situar en su lugar al líder del PSOE

El nuevo presidente cuenta únicamente con el respaldo de 84 diputados, lo que le obliga a negociar amplios acuerdos para sacar adelante sus iniciativas en el Congreso

Fueron 180 votos a favor (PSOE, Unidos Podemos, Esquerra, PDeCAT, PNV, Compromís y Nueva Canarias), cuatro más de los que necesitaba y diez mas que los que hicieron presidente a Mariano Rajoy en 2016. Una abstención —la de Coalición Canaria— y 169 votos en contra —PP y sus confluencias y Ciudadanos—. Con estos números, el socialista Pedro Sánchez, se convirtió este viernes en el nuevo inquilino del palacio de la Moncloa.

Hace sólo una semana, el Grupo Parlamentario Socialista registraba en la Cámara una moción de censura contra Mariano Rajoy que los primeros días pocos veían con posibilidades de prosperar. La sentencia de Gürtel, que ubica al PP como beneficiario de los tejemanejes de la trama corrupta y el hecho de que el testimonio de Rajoy en sede judicial careciese de "credibilidad" a ojos del tribunal condujo a los socialistas a hacer este movimiento.

Rajoy había conseguido, sólo una semana antes sacar adelante los Presupuestos Generales del Estado en el Congreso gracias al apoyo de sus socios electorales, de Cs, del PNV, de Coalición Canaria y de Nueva Canarias. Y no había motivo, insistían en el PP los días posteriores al registro de la moción, para que los nacionalistas vascos dejasen de ser "responsables". Pero lo hubo. Y, pasadas las 15.00 horas del jueves, el PNV trasladó a PP y PSOE que su Ejecutiva había decidido colaborar para hacer presidente a Pedro Sánchez.

Tras sentenciar el PNV a Rajoy, los rumores sobre una inminente dimisión para evitar que el PP perdiese el poder sonaron con fuerza. Pero la maquinaria del Gobierno y del PP los frenaron en una hora. "No va a dimitir porque no ha hecho nada malo y porque no evitaría que el PP acabase en la oposición", defendían.

Sánchez toma posesión este sábado y, a partir de ahí, nombrará a su Consejo de Ministros. Este mismo sábado también está previsto que se levante el artículo 155 de la Constitución en Cataluña después de que tome posesión el Govern de Quim Torra.

La despedida de Rajoy

Media hora antes de la votación hacía entrada en el hemiciclo el presidente saliente. Rajoy había dejado el Congreso el jueves a la hora de comer y no regresó hasta este viernes pasadas las 10.00 de la mañana para entonar un breve discurso en el que, resignado, dijo no compartir “lo que se ha hecho”. Visiblemente emocionado, y arropado por los aplausos de un grupo parlamentario en estado de shock, felicitó a Pedro Sánchez por estar a punto de sustituirle como jefe del Ejecutivo y subrayó que ha sido “un honor” haber ocupado ese puesto.

Rajoy calificó de “honor” haber dejado España “mejor” que la encontró. “Ojalá mi sustituto pueda decir lo mismo en su día. Se lo deseo por el bien de España”, añadió.

Además, consideró que ha cumplido con su mandato habiendo “mejorado la vida de las personas”.

Tras agradecer el apoyo a su partido y a todos los españoles, se despidió con un mensaje a los diputados: “Suerte a todos ustedes por el bien de España”. Como si él ya no fuese a formar parte de la Cámara.

El martes ha convocado al Comité Ejecutivo Nacional del PP, una cita en la que se analizará la situación y se fijarán prioridades.


https://www.infolibre.es/noticias/politica/2018/06/01/sanchez_desaloja_rajoy_moncloa_83491_1012.html

VOLVtER

 

© Copyright. 1998 - 2018. www.losgenoveses.net . Ningún derecho reservado. Aquí es todo de gratis y sin comisiones. Abstenerse centristas recalcitrantes