LOS TRAJES DE GRATIS DE LA TRAMA GURTELIANA A CAMPS Y OTROS MONOSABIOS
 

 

”Yo voy a apoyar a Camps y va a ser el candidato del PP a las próximas elecciones en Valencia porque comprenderá que eso de los tres trajes, yo no me lo creo. Hay gente a la que le gusta y gente a la que no le gusta, pero le he dicho lo que pienso” (…) La Justicia “puede decir lo que quiera” porque el 12 de mayo “no le van a condenar”
( Mariano Rajoy.06.05.10 )

LAS NOTICIAS , TAL CUAL

EL SUPREMO INSINÚA QUE EL FISCAL DEL ‘CASO CAMPS’ ACTUÓ CON POCO CELO

El tribunal defiende la importancia de la acción popular cuando el ministerio público no es suficientemente activo

En la sentencia sobre el caso Camps por la que el Tribunal Supremo ratifica el veredicto de absolución del jurado, el alto tribunal defiende la legitimidad de la acción popular para recurrir una decisión de este tipo aunque no lo haga el fiscal. El expresidente de la Generalitat Francisco Camps trató de que no se admitiera el recurso de casación contra su absolución precisamente porque lo habían presentado solo un grupo de diputados socialistas valencianos en ejercicio de la acusación popular. Pero el alto tribunal concluyó que los recurrentes estaban plenamente legitimados. No solo eso. La resolución habla de la importancia de la acción popular en los casos en los que la Fiscalía no ejerce la acusación con suficiente intensidad.

La sentencia, cuyo fallo se avanzó el 9 de abril, y que adoptan los magistrados de la Sala de lo Penal Carlos Granados, Juan Ramón Berdugo, Manuel Marchena y Antonio del Moral —con el voto discrepante de Joaquín Giménez—, habla en general y no específicamente sobre Camps en este punto. Pero deja caer que, “en el momento actual”, la acción popular “puede asumir un importante papel en la persecución de aquellos delitos que pueden infringir un bien perteneciente a la esfera o patrimonio social, con respecto a los cuales se ha podido observar un escaso celo por parte del Ministerio Fiscal a la hora de ejercitar la acción y sostener la acusación penal”.

La sentencia habla, además, de otro de los temas más polémicos del veredicto del jurado que absolvió a Camps: la falta de motivación suficiente del porqué se llegó a la conclusión de que este era inocente cuando en la causa obraban múltiples pruebas, según el parecer de los recurrentes, de que el expresidente y Ricardo Costa habían recibido múltiples regalos de la trama Gürtel.

Absuelto sin argumentos

El magistrado Joaquín Giménez García considera en un voto particular que la sentencia absolutoria de Camps es “nula de pleno derecho” por su “clamorosa” falta de argumentación. Giménez explica que el magistrado que presidió el juicio se limitó “sin más” a levantar “un acta” de lo decidido por los miembros del jurado, sin armar un razonamiento de su resolución ni justificar el fallo. Y cree que debió haber un mayor esmero en explicar el porqué de la absolución ante “la falta de convicción” que expresó el jurado sobre si Camps participó o no en los hechos juzgados. El discrepante sugiere que la sentencia no cumple el “estándar exigible a toda resolución judicial” para garantizar “la legitimidad de la decisión”, y que por ello debió ser devuelta a su redactor para que motivase la absolución.

Los cuatro magistrados consideran que no había contradicción en el relato de hechos planteado por el jurado y que estos se limitaron a valorar las pruebas de una forma determinada. El Supremo habla de la “dosis” necesaria de motivación que debe sustentar las “afirmaciones o negaciones del jurado”. Y opina que, de las tres opciones posibles —que hace falta incluir una “descripción detallada, minuciosa y crítica de la interioridad del proceso psicológico que conduce a dar por probados o no los hechos"; que no es necesaria ninguna precisión; y que el jurado debe individualizar las pruebas y otros elementos de convicción pero sin mucha profundidad—, la más “razonable” es la intermedia.

Señala el alto tribunal que “cuando se trata de sentencias dictadas por el tribunal del jurado no puede exigirse a los ciudadanos que lo integran el mismo grado de razonamiento intelectual y técnico que debe exigirse al juez profesional”. Considera que “no es necesario que el jurado haga una ponderación argumentada de los medios de prueba, sino que ponga en conocimiento del público, del acusado, y eventualmente del tribunal que tenga facultades para revisar el fallo, los elementos que permitan juzgar sobre la racionalidad del juicio realizado”. ¿Y cómo se hace esto? ¿Hasta dónde tiene que detallar estos elementos? Según la sentencia —que cita abundante jurisprudencia—, “basta con la enumeración de los medios de prueba de los que el jurado ha partido”.

En resumen, la motivación que se exige a un jurado es “bastante menos exigente” que la que rige para los demás tribunales. Si al jurado no es posible exigirle “un juicio técnico”, “tampoco cabe esperar de él un análisis depurado de los distintos elementos de prueba y la razonada valoración sintética del conjunto”. A mayor abundamiento, según los cuatro magistrados, las sentencias absolutorias —como la de Camps— necesitan de menor motivación que las de culpabilidad.

http://politica.elpais.com/politica/2013/05/10/actualidad/1368185432_282781.html

LA VERDAD JUDICIAL Y LA CEGADA

A Camps y Costa les sonó la flauta y el jurado acabó absolviéndoles por cinco votos contra cuatro

El expresidente Camps ya puede exhibir públicamente su verdad judicial de inocencia. El Tribunal Supremo ratificó ayer el veredicto emitido por el jurado popular de Valencia que, ante la sorpresa general, le absolvió del delito de cohecho pasivo en enero de 2012. Era previsible: raramente el alto tribunal tuerce o se inmiscuye en la voluntad de un jurado popular, aunque este se constituyera en una Valencia con un reo beneficiario de tres mayorías absolutas y emitiera un fallo harto cuestionable. Camps ya es, pues, no culpable de haber recibido 22 prendas de la trama Gürtel. Pero de lo que nunca podrá jactarse es de que no hubiese pruebas incriminatorias contra él. Precisamente eso fue lo que sobró en el juicio: documentos y testimonios, hasta sonoros, que nunca refutó y que seguían perfectamente el rastro impagado de las prendas. Camps es un hombre de contrariedades: con la misma soltura con la que dice que él pagó sus trajes negó amistad alguna con quien luego resultó ser (está grabado) su “amiguito del alma” Alvarito, El Bigotes.

No siempre la verdad judicial coincide con la real si por esta se entiende el conjunto de indicios y razones constatadas que orientan el común de los sentidos hasta otear certezas penalmente tipificadas. En Camps ya hay verdad judicial. La otra no está clara. Aun así, los fallos judiciales hay que acatarlos. Pero es sabido que siempre habrá inocentes condenados y culpables sin condena. Y es que la peor justicia no es la ciega, sino la cegada. La que solo ve lo que quiere.

En la misma causa de los trajes de Camps iban, aparte del que fuese su lugarteniente en el PP valenciano, Ricardo Costa, dos altos cargos de su Gobierno: Víctor Campos (su exvicepresidente) y Rafael Betoret (su exasesor en Turismo). Y por los mismos hechos: aceptar trajes de El Bigotes. Pero antes del juicio, los dos se presentaron ante el tribunal, admitieron haber recibido trajes gratis total de Alvarito y salieron de allí con la condena bajo el brazo. Ahora son la cruz de la otra verdad judicial.

A Camps y Costa les sonó la flauta y el jurado acabó absolviéndoles por cinco votos contra cuatro; por la mínima, pero absueltos. Fue un veredicto de inocencia basado en argumentos que, aunque al Supremo le parezcan ahora racionales y lógicos, distaban de ser sólidos. Pues se construyó una absolución soslayando los 14 argumentos incriminatorios expuestos por las fiscales anticorrupción que han permitido aflorar las espuertas de suciedad que anidaban en Gürtel. Ellas no recurrieron al Supremo, pero no por falta de ganas. Ni de argumentos. Camps ya tiene razones exógenas para esgrimir su inocencia. Lo que no está claro es si un hombre como él, de férreas convicciones religiosas, empleará sobre la almohada, para sus adentros, el mismo consuelo jurídico.

http://politica.elpais.com/politica/2013/04/10/actualidad/1365591854_990421.html

EL SUPREMO RESPALDA LA ABSOLUCIÓN DEL JURADO A CAMPS EN EL CASO DE LOS TRAJES

·         El fallo ha salido adelante por cuatro votos a favor y uno en contra

·         El voto particular argumentará que la sentencia carecía de la motivación mínima exigible

·         Un jurado muy dividido declaró a Camps no culpable de aceptar 22 prendas de la 'trama Gürtel'

Ni “arbitrario” ni “irrazonable” ni “ilógico”. Según cuatro de los cinco miembros que componían la Sala del Tribunal Supremo que ayer decidía sobre la suerte judicial del expresidente de la Generalitat valenciana Francisco Camps en relación con el caso de los trajes, el veredicto del jurado fue correcto. El 25 de enero de 2012, por un estrecho margen de cinco votos frente a cuatro, un jurado popular absolvió a Camps y al exsecretario general del PP valenciano, Ricardo Costa, acusados del delito de cohecho impropio por haber aceptado presuntamente regalos de la trama Gürtel mientras la red lograba contratos a dedo de la Generalitat por cerca de ocho millones de euros.

La absolución fue una decisión polémica —y cuestionada por el numeroso material probatorio que se había presentado—, que ayer fue ratificada por los magistrados del Tribunal Supremo Manuel Marchena, Carlos Granados, Juan Ramón Berdugo y Antonio del Moral. El quinto miembro de la sala, Joaquín Giménez, presentará un voto particular.

El avance del fallo —la sentencia aún no ha sido redactada— indica que se han desestimado los cuatro argumentos fundamentales de los recurrentes, el Partido Socialista del País Valenciano: el error en la apreciación de la prueba (por ignorar decenas de elementos incriminatorios); la contradicción entre los distintos hechos considerados probados por el jurado; la arbitrariedad en el funcionamiento de los poderes públicos; y la supuesta necesidad legal de que hubiera una mayoría más amplia (de siete votos en lugar de cinco) para considerar como “no probados” hechos desfavorables para los acusados.

El único recurso contra la sentencia absolutoria fue el presentado por los socialistas valencianos. La Fiscalía Anticorrupción no recurrió. La decisión se produjo poco después de que el recién creado Ejecutivo de Mariano Rajoy nombrara al nuevo Fiscal General del Estado.

El magistrado discrepante en la decisión de ayer, Joaquín Giménez, anunció un voto particular que tampoco está aún elaborado, a la espera de los argumentos concretos de la sentencia. Fuentes jurídicas consideran que no entrará a valorar si hubo o no arbitrariedad o error en la apreciación de la prueba, sino que previsiblemente se aludirá a un argumento previo: la falta de motivación de la sentencia de 30 de enero de 2012 que absolvió a Camps y que se limitaba a levantar acta de lo que dijo el jurado sin cubrir, según algunas opiniones, las exigencias mínimas de motivación que requiere toda sentencia y que en este caso obligaban a desarrollar los argumentos que había proporcionado el jurado. Según esta línea de argumentación, una de las soluciones jurídicas del recurso habría sido devolver la sentencia al tribunal para que la motivara y, a partir de aquí, poder valorar otras cuestiones.

Los argumentos de los cuatro magistrados del alto tribunal que han respaldado al jurado y que fueron avanzados ayer son dos. Por un lado, la motivación del jurado, según la sala, no ha sido “arbitraria, ilógica o irrazonable al individualizar las pruebas y elementos de convicción que le han llevado al veredicto de no culpabilidad”.

No se aceptan, por tanto, los argumentos de los recurrentes de que el jurado no tuvo en cuenta en su decisión una serie de pruebas “esenciales” y que existía contradicción en el caso porque había cuatro personas acusadas y dos de ellos (Víctor Campos, exvicepresidente del Gobierno valenciano y Rafael Betoret, exjefe de gabinete de turismo) reconocieron los hechos y su culpabilidad. “No tiene sentido que los otros dos que no lo aceptaron finalmente fueran absueltos”, argumentaban los socialistas valencianos.

Por otro lado, relación con el argumento sobre el número de votos por el que se adoptó la decisión, los cuatro magistrados consideran que “concurrían las mayorías necesarias para declarar no probados los hechos desfavorables del objeto del veredicto”. El artículo 59 de la Ley del Jurado dispone que los jurados votarán si estiman probados o no los hechos y que, “para ser declarados tales se requieren siete votos, al menos, cuando fueren contrarios al acusado, y cinco votos cuando fuesen favorables”.

La decisión de Camps se tomó por cinco votos frente a cuatro. Por ese número de votos se decidió tanto aceptar como probados los hechos favorables a Camps y a Costa como asumir como no probados los desfavorables. El recurso de los socialistas valencianos consideraba que los hechos desfavorables que se consideren “no probados”, según la interpretación que hacían de ese artículo 59 de la Ley del Jurado, necesitaban de un apoyo de al menos siete votos. Pero, según el Supremo, bastan los cinco votos para cualquier decisión que sea favorable al reo.

Camps dimitió del cargo en julio de 2011, solo unos meses antes del juicio, y se declaró víctima de una campaña personal contra él. Al igual que Ricardo Costa, es diputado del PP en las Cortes Valencianas, aunque apenas acude al hemiciclo. Como expresidente de la Generalitat, también es miembro del Consejo Jurídico Consultivo, del que cobra su sueldo.

El alto tribunal reabrió el caso después de que la Sala Civil y Penal del Tribunal Superior valenciano, que entonces presidía un buen amigo de Camps, Juan Luis de la Rúa, lo archivara en agosto de 2009 en contra del criterio del juez instructor, José Flors. El Supremo observó indicios de delito al reabrir el caso en mayo de 2010 y reprochó al tribunal valenciano una interpretación del cohecho pasivo impropio (aceptar dádivas que se ofrecen en atención al cargo) que implicaba en la práctica suprimir la figura de ese delito.

La Sala del TSJ consideró que para que el delito se consumase era necesario que el receptor de los regalos, en este caso Camps, desplegase a cambio alguna actividad. En el juicio, el jurado también llegó a la conclusión de que, incluso en el supuesto de que hubiera aceptado trajes de la trama, estos no se realizaron “en función de su cargo”, por lo que le absolvieron. Los socialistas valencianos interpusieron entonces un recurso de casación argumentando que hubo una “manifiesta ausencia de motivación” del veredicto y una errónea valoración de las pruebas por parte del jurado.

El letrado Virgilio Latorre destacó en el recurso que para concluir que los regalos no existieron, los cinco jurados que apoyaron la absolución se limitaron básicamente a remitirse al testimonio de Isabel Jordán, exempleada de la trama. Jordán, que declaró en Valencia como testigo estando imputada en otras ramas del caso Gürtel  y que corría el riesgo de autoinculparse, dijo desconocer si había habido sobornos. Una afirmación que contradecía lo que había afirmado años antes, cuando fue grabada sin saberlo.

La acusación popular ahondaba en el hecho de que el jurado se apoyó básicamente en las palabras de Jordán, que hablaba de lo que le habían contado y desechó sin motivación las declaraciones de una decena de testigos directos, la mayoría empleados de las tiendas (incluido el sastre José Tomás), que coincidieron en que Camps y Costa recibieron la ropa, y que los pagó Pablo Crespo, lugarteniente de la red que lideraba Francisco Correa. Los testimonios ignorados por el jurado proclamaron que Camps recibió una veintena de trajes y prendas adquiridos por Gürtel en las tiendas madrileñas de Milano y Forever Young.

A estas declaraciones se sumaron grabaciones policiales telefónicas entre Camps y El Bigotes en plenos Reyes Magos de 2009. En una de ellas Pérez recordaba a Camps el tarjetón navideño que le acababa de enviar, y zanjaba el distendido diálogo con un “fíjate si te debo [presidente]”. Varios testigos coincidieron en que Crespo liquidaba las cuentas que la trama tenía abiertas en las tiendas, en las que figuraban también el exvicepresidente de la Generalitat Víctor Campos y el exjefe de gabinete de la Consejería de Turismo Rafael Betoret. Entre los cuatro, Gürtel se habría gastado algo más de 40.000 euros en prendas de vestir entre 2005 y 2008. Campos y Betoret admitieron los hechos cinco meses antes de que empezara el juicio a Camps y Costa. El Supremo se ha mostrado de acuerdo con el tribunal valenciano y cree que ni el expresidente valenciano ni su ex número dos cometieron un delito.

http://politica.elpais.com/politica/2013/04/09/actualidad/1365502448_047833.html

LA FIESTA ANTICIPADA

La ley establece que tres votos de un jurado son suficientes para bloquear la condena

La impresión de la mayoría de los periodistas que cubrieron a diario el juicio contra Francisco Camps y Ricardo Costa fue que terminaría en condena. Entre los que lo veían más difícil se contaban los poquísimos reporteros que siguieron las más de 20 jornadas de vista, algunas de 10 horas, desde el interior la sala. Estar dentro permitía ver al jurado. Y casi desde el principio pareció claro que dos de los nueves ciudadanos que lo componían estaban inclinados hacia las tesis de la defensa del expresidente. La ley establece que tres votos son suficientes para bloquear la condena.

Uno de esos dos miembros del jurado, entre muchos otros pequeños gestos, rechazó examinar una de las pruebas documentales presentadas por la fiscalía. El mismo miembro del jurado fue elegido por sus compañeros como portavoz, quedando encargado de redactar las respuestas a los 21 puntos del veredicto.

El final del juicio dejó otras cosas llamativas. En los meses anteriores, Camps había sufrido un progresivo retraimiento que le llevó a borrarse de su propia campaña electoral. El proceso se intensificó con el inicio del juicio.

La tónica se rompió la víspera de que el veredicto fuese leído en el Tribunal Superior valenciano. Aquella noche del 25 de enero de 2012 Camps y su familia asistieron a una cena en la sede del Consejo Jurídico Consultivo (CJC), del que el expresidente forma parte. A la nunca explicada cita en un organismo oficial acudió un círculo muy reducido de sus fieles. Entre ellos, el presidente del CJC, Vicente Garrido, y la delegada del Gobierno en la Comunidad Valenciana, Paula Sánchez de León. Fuentes que vieron la llegada de Camps afirmaron que estaba tan contento que pensaron que ya había sido absuelto.

El jurado aún no había emitido, sin embargo, veredicto y seguía recluido con prohibición de comunicarse con el exterior en el Hotel Inglés, en cuya terraza pudo verse ese mismo 25 de enero, tomando un aperitivo, a un miembro de Nuevas Generaciones que había acompañado a Camps durante todo el juicio. La misma terraza a la que salía esos días el portavoz del jurado cuando quería fumar.

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2013/04/08/valencia/1365441544_026585.html

EL (PEN)ÚLTIMO ESCALÓN DE CAMPS

El Supremo revisa hoy la absolución del expresidente valenciano

En 2010 el alto tribunal vio indicios de delito en el caso de los trajes

El expresidente de la Generalitat valenciana Francisco Camps se enfrenta este martes en el Tribunal Supremo al último peldaño de la “estrafalaria” escalera con la que el 7 de julio de 2009 comparó el caso de corrupción que acabó costándole la carrera política y aún le persigue. El alto tribunal se reúne para revisar la sentencia por la que un jurado dividido le declaró no culpable en enero de 2012 de cohecho pasivo impropio; haber aceptado 22 prendas de vestir regaladas por Álvaro Pérez, más conocido como El Bigotes, delegado en Valencia de la trama Gürtel y, por entonces, “amiguito del alma” del expresidente.

El Supremo avalará la inocencia de Camps y su ex número dos en el PP valenciano, Ricardo Costa, los condenará u ordenará repetir el maratoniano juicio. Pero parece improbable, en todo caso, que con ello terminen los problemas judiciales del expresidente, especialmente por lo que respecta a la rama valenciana del caso Nóos, en el que puede ser imputado junto a su antigua mentora, la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá.

Las fuentes jurídicas consultadas recuerdan que muy pocos recursos de casación prosperan. El que se dirime hoy, además, fue presentado por los socialistas valencianos sin el apoyo de la Fiscalía Anticorrupción, a pesar de que esta fue la que armó durante años la acusación. La negativa al recurso fue una de las primeras decisiones tomadas por la cúpula del ministerio público tras el nombramiento de Eduardo Torres-Dulce como fiscal general del Estado por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

Las mismas fuentes añaden, sin embargo, un elemento formal y otro de fondo que hacen pensar en que el recurso puede tener posibilidades. El primero fue el anuncio del alto tribunal de que su Sala Segunda se reuniría hoy para estudiar el caso. No es insólito, pero las fuentes señalan que ni está obligado a dar tal aviso ni es frecuente que lo haga.

El Supremo reabrió la causa después de que el TSJ valenciano la archivara en agosto de 2009

El segundo y más relevante elemento es que el llamado caso de los trajes no es desconocido para el Supremo. El alto tribunal ya reabrió la causa después de que la Sala Civil y Penal del Tribunal Superior valenciano, que entonces presidía otro buen amigo de Camps, Juan Luis de la Rúa, lo archivara en agosto de 2009, en contra del criterio del juez instructor, José Flors. Ese archivo llegó menos de un mes después de que el expresidente pronosticase que solo le quedaban “uno o dos escaloncitos” para verse libre de la causa.

El Supremo observó indicios de delito al reabrir el caso en mayo de 2010. Y reprochó al tribunal valenciano que su interpretación del cohecho pasivo impropio (aceptar dádivas que se ofrecen en atención al cargo) suponía en la práctica suprimir la figura de ese delito. La sala presidida por Juan Luis de la Rúa consideró erróneamente que para que el delito se consumase era necesario que el receptor de los regalos desplegase a cambio alguna actividad.

Una equivocación técnica en la que, según el recurso de casación, también incurrieron los cinco miembros del jurado, legos en derecho, que absolvieron a Camps y Costa, frente a la opinión de otros cuatro.

La última bala de la acusación para cambiar el signo del caso explota, además, lo que considera una “manifiesta ausencia de motivación” y una errónea valoración de las pruebas.

El recurso redactado por el letrado Virgilio Latorre destaca que para concluir que los regalos no existieron, los cinco jurados se limitaron básicamente a remitir al testimonio de Isabel Jordán, exempleada de la trama. Jordán, que declaró en Valencia como testigo estando imputada en otras ramas del caso Gürtel y corría el riesgo de autoinculparse, dijo desconocer si había habido sobornos. Una afirmación que contradecía lo que había afirmado años antes, cuando fue grabada sin saberlo.

El recurso ahonda en el hecho de que el jurado se apoyó básicamente en las palabras de Jordán, que era un testigo de referencia (hablaba de lo que le habían contado). Sin motivar siquiera sucintamente por qué desechaba las declaraciones de una decena de testigos directos, la mayoría empleados de las tiendas, que coincidieron en que Camps y Costa recibieron la ropa, y que toda ella fue pagada por Pablo Crespo, lugarteniente de la red que lideraba Francisco Correa.

Crespo, coincidieron varios testigos, realizaba el abono al liquidar cuentas que la trama tenía abiertas en las tiendas, en las que figuraban también el exvicepresidente de la Generalitat Víctor Campos y el exjefe de gabinete de la Consejería de Turismo Rafael Betoret. Entre los cuatro, Gürtel se habría gastado algo más de 40.000 euros en prendas de vestir entre 2005 y 2008. Campos y Betoret admitieron los hechos cinco meses antes de que empezara el juicio a Camps. Betoret incluso devolvió parte de la ropa para suavizar la multa a la que fue condenado.

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2013/04/08/valencia/1365440360_654396.html

EL SUPREMO REVISARÁ LA ABSOLUCIÓN DE CAMPS POR EL ‘CASO DE LOS TRAJES’

La justicia no ha dicho la última palabra sobre la absolución del expresidente de la Generalitat valenciana Francisco Camps y el ex número dos del PP valenciano Ricardo Costa por haber recibido presuntamente regalos de la trama Gürtel en el conocido como caso de los trajes. Un jurado popular declaró no culpables por cinco votos contra cuatro a ambos políticos a principios de 2012. Los socialistas valencianos, que ejercían la acusación popular, presentaron recurso ante el Tribunal Supremo. Los jueces se reunirán el 9 de abril a puerta cerrada para decidir sobre el fallo, según ha adelantado Europa Press.

Cinco magistrados de la Sala Segunda del Tribunal Supremo revisarán a puerta cerrada las absoluciones. Según la Fiscalía Anticorrupción, Camps recibió 22 prendas valoradas en 13.121 euros y Costa, 16 prendas por algo más de 10.000 euros. El autor de los obsequios fue, según las acusaciones, Álvaro Pérez, El Bigotes, cabecilla de la red Gürtel en Valencia, a quien el expresidente valenciano llamaba “amiguito del alma”. En los años en que se entregaron los supuestos los regalos, Orange Market y otras sociedades de la trama corrupta obtuvieron cerca de ocho millones de euros en adjudicaciones de la Generalitat.

El grueso de esos fondos, cinco millones de euros, fueron entregados por la Agencia Valenciana de Turismo a Orange Market por el diseño y montaje del pabellón valenciano en la feria Fitur entre 2005 y 2009. Las múltiples irregularidades que, según la fiscalía, cometieron los altos cargos de la Administración autonómica al conceder dichos contratos, están a punto de ser juzgados, después de que el magistrado instructor del caso Gürtel en el Tribunal Superior de Justicia valenciano haya dado por finalizada la instrucción. Anticorrupción ha solicitado, entre otras penas, 11 años de cárcel por estos hechos para Milagrosa Martínez, exconsejera de Turismo, expresidenta de las Cortes Valencianas, que sigue siendo diputada autonómica y alcaldesa de Novelda con el PP.

Se trata de una de las seis piezas abiertas en Valencia por el caso Gürtel. En una de ellas se investiga la supuesta financiación ilegal del PP regional por parte de ocho empresas constructoras (en la que la trama Gürtel habría actuado de vehículo de los pagos irregulares) y en otra, el supuesto saqueo de los fondos que la Canal 9, la televisión autonómica, destinó a cubrir la visita del Papa a Valencia en el año 2006.

Los socialistas alegaron en su recurso a la absolución de Camps y Costa que el jurado incurrió en una "manifiesta contradicción" entre los hechos declarados probados por parte de los miembros del jurado y el fallo final. Anticorrupción, a pesar de haber sostenido la acusación durante tres años, decidió no presentar recurso al Supremo. La decisión, según fuentes jurídicas, fue tomada por la cúpula del ministerio público.

El ponente de la resolución sobre el fallo de corresponderá al magistrado Juan Ramón Berdugo, y completarán la sala Carlos Granados, Joaquín Giménez, Manuel Marchena y Antonio Del Moral. Fuentes del alto tribunal citadas por Europa Press apuntaron a que los jueces podrían revocar la sentencia absolutoria y condenar directamente a los dos políticos. El recurso del PSPV-PSOE, redactado por el letrado Virgilio Latorre, planteó como primera petición que el Supremo condenara directamente a los acusados y, subsidiariamente, pidió la repetición del juicio.

En este caso, Camps y Costa tendrían que volver al banquillo para ser juzgados por nueve jurados. Se dio la circunstancia de que otros dos acusados por Anticorrupción y los socialistas en el mismo caso, el exvicepresidente de la Generalitat Víctor Campos y el exjefe de gabinete de la Consejería de Turismo, Víctor Campos, fueron condenados meses antes del juicio tras aceptar los hechos. Según han declarado reiteradamente ambos condenados por aceptar cohechos de la trama Gürtel, dieron el paso de asumir la culpa tras alcanzar un acuerdo con Camps y Costa que finalmente estos no cumplieron.

Un jurado integrado por seis hombres y tres mujeres decidieron el 25 de enero de 2012, por cinco votos a cuatro que Camps y Costa no eran culpables. El proceso se inició en febrero de 2009 cuando la Policía registró la sede de la empresa Orange Market en Valencia, vinculada a la "trama Gürtel".

La Fiscalía Anticorrupción pidió 33.000 euros de multa para el presidente de la Generalitat por un delito de cohecho pasivo impropio y la misma pena para Costa; 24.750 para el ex jefe de Gabinete de la Conselleria de Turisme, Rafael Betoret y 21.000 para el exvicepresidente del Consell Víctor Campos. El PSPV pidió para Camps hasta tres años de cárcel y ocho de inhabilitación.

El PSPV recurrió la sentencia en base a cinco criterios. El primero de ellos se fundamenta en quebrantamiento de forma que al existir contradicción entre los hechos declarados probados. Este hecho, a su entender, debería haber obligado al magistrado a devolver el acta al jurado.

El segundo de los criterios se engloba también en el quebrantamiento de forma pero hace referencia a que se ha dictado una sentencia sin la concurrencia del número de votos exigidos por la ley. El abogado del PSPV, Virgilio Latorre, también alude en su recurso de casación a la infracción del precepto constitucional, al considerar que se ha vulnerado el derecho a la tutela judicial efectiva; el derecho a la interdicción de la arbitrariedad de los poderes públicos; y el derecho a un procedimiento con todas las garantías.

En un cuarto apartado, el abogado comenta que ha habido infracción de ley al existir error en la apreciación de la prueba, en base a una serie de documentos que "demuestran la equivocación del juzgador" sin resultar contradichos por otros elementos probatorios.

Entre otros documentos, el letrado alude a unas hojas de pedido de la sastrería de Forever Young a Sastgor, en las que constan tres pedidos de prendas de vestir a nombre de Ricardo Costa y cuatro a nombre de Camps. También nombra un recibo de venta por la compra de cuatro corbatas en el que aparece la nota manuscrita de 'Camps'; y un listado dirigido a la Atención de Pablo Crespo --uno de los presuntos cabecillas de la trama-- con una relación de personas e importes atribuidos a cada una de ellas. En esta última aparece el nombre de Ricardo Costa y Francisco Camps, a quienes se les atribuye una cuantía de dinero.

Además, Latorre recuerda en su escrito que hay una relación de tickets de venta de Milano Difusión que fueron pagados con dos cheques emitidos por Orange Market que hacen referencia a Camps y a Ricardo Costa; facturas de Sastgor a Castellana Inmuebles y Locales de prendas confeccionadas a nombre de Francisco Camps; y confirmaciones de pedido tanto a Milano como a Forever con los nombres de Francisco Camps y Ricardo Costa.

El abogado alude en su escrito a un manuscrito y protocolizado aportado por el 'director de moda' José Tomás en una de sus declaraciones ante el jurado. Este documento fue remitido a Pablo Crespo y en él constan prendas atribuidas a Camps por un importe total de 2.680 euros, y especifica que la deuda que incluye la del Sr. Camps y otra del Sr. Pérez asciende a 4.040 euros.

Asimismo, el PSPV se refiere a diferentes justificantes bancarios en los que constan distintas transferencias por varios importes; así como una nota hallada en un ordenador en el registro de la embarcación 'Parapipi', en el que aparece anotado 'Cans' junto a dos cantidades; además de Ricardo Costa y de Camsp.

Latorre incorpora, además, varios inventarios de la tienda Milano correspondientes a enero de 2006, a agosto del mismo ejercicio y a enero de 2007. En el primero de ellos aparecen dos apuntes a nombre de Camps y otro a nombre de Costa, todos ellos correspondientes con unos tickets de venta. En el segundo están los mismos números de tickets pero con el nombre de Comunidad Valenciana. Y en el tercero sigue existiendo un ticket a nombre de Comunidad.

Igualmente, alude en su recurso a la existencia de un CD que contempla un apunte de la Caja B Orange del año 2007 y otro apunte del mismo ejercicio. En ambos casos se trata de un apunte del 23 de enero de 2007 en el que se hace constar 'Ent. A P.Crespo p/Pago en milano' por importe de 4.821 euros.

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2013/03/21/valencia/1363869039_949797.html

LOS SOCIALISTAS RECURREN LA ABSOLUCIÓN DE CAMPS EN EL CASO DE LOS TRAJES 

·         El recurso se basa en “error en la apreciación de la prueba” y “arbitrariedad”

·         Alarte: "Se lo debíamos a los miles de valencianos que no comparten el veredicto"

 Los socialistas valencianos han presentado esta mañana recurso de casación ante el Tribunal Supremo contra la sentencia del caso de los trajes. En ella, el expresidente de la Generalitat Francisco Camps y el exsecretario general del PP valenciano Ricardo Costa fueron absueltos del delito de cohecho pasivo impropio –aceptar prendas de vestir regaladas por la trama Gürtel- después de que un jurado dividió considerase, por cinco votos contra cuatro, que no existían pruebas suficientes para condenarlos.

El secretario general de los socialistas valencianos, Jorge Alarte, ha anunciado la presentación del recurso a través de twitter. “Se lo debíamos a los miles de valencianos que no comparten el veredicto”, ha afirmado. 

El recurso se basa en tres elementos. Quebrantamiento de forma, “al existir manifiesta contradicción entre los hechos declarados probados”; infracción de ley, al haberse producido según los recurrentes un “error en la apreciación de la prueba” (numerosas pruebas que figuraban en autos fueron desestimadas sin contraponer otras), e infracción de precepto constitucional, al haberse producido “arbitrariedad” en el funcionamiento de los poderes públicos. 

www.elpais.es 10.02.12

EL NUEVO FISCAL DEL ESTADO RECHAZA RECURRIR LA ABSOLUCIÓN DE CAMPS 

El caso llegará al Tribunal Supremo con el único apoyo del PSOE valenciano 

Después de haber sostenido la acusación pública durante todo el caso, la Fiscalía ha anunciado este viernes que no recurrirá al Tribunal Supremo la absolución del expresidente de la Comunidad Valenciana, Francisco Camps, y del ex secretario general de su partido (PP) Ricardo Costa, por la causa de los trajes presuntamente recibidos de la trama Gürtel. El anuncio llega después del cese del anterior fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido, y de su sustitución por Eduardo Torres-Dulce decidida por el Gobierno. El Ministerio Público aduce que no encuentra base suficiente en la sentencia, basada en el veredicto del jurado popular que rechazó la culpabilidad de ambos. El único recurso al alto tribunal será el del Partido Socialista, que ejerce en el caso la acusación popular. 

Fuentes de la Fiscalía General explicaron que, tras conocerse la sentencia absolutoria, Anticorrupción hizo una consulta a la fiscalía del Tribunal Supremo sobre la viabilidad del recurso de casación. Los fiscales del alto tribunal concluyeron que había pocas posibilidades de que la impugnación prosperara, dado el criterio restrictivo que mantiene el Supremo en estos casos, que obligan a analizar de nuevo las pruebas practicadas en el juicio. Esas mismas fuentes aseguraron que el resultado más probable hubiera sido la anulación del juicio y su repetición por un jurado similar y con las mismas pruebas, lo que a su juicio hubiera producido un resultado parecido. La posición inicial de la Fiscalía era juzgar a Camps en relación al resto de la trama y con los demás imputados, lo que, asegura, hubiera implicado un juicio con un tribunal profesional. 

Desde la asociación minoritaria y progresista Jueces para la Democracia, sin embargo, sí encuentran base jurídica para el recurso. Su portavoz, José Luis Ramírez, considera que “la motivación del veredicto no es todo lo rigurosa que debería ser” y que “los hechos probados de la sentencia no se pronuncian sobre todas las cuestiones que el magistrado presidente [Juan Climent] planteó a los miembros del jurado”. “Es bastante pobre”, subraya el magistrado. “No descartaría la viabilidad de una impugnación”. 

Ahora, el recurso contra la absolución será defendido solo por la acusación popular, que representa a los socialistas valencianos, que ya han anunciado que preparan el recurso. Su secretario general, Jorge Alarte, pidió este viernes explicaciones a Torres-Dulce sobre el “cambio de criterio” y si este se debe al cambio de Gobierno y a la llegada del PP. 

El problema es si el Supremo permitirá al PSOE acusar en solitario. El tribunal ha mantenido posiciones opuestas al respecto. En el caso del proceso a Emilio Botín por las cesiones de crédito, concluyó que una acusación popular no puede sacar adelante un proceso sin el apoyo del fiscal. Sin embargo, en el juicio a Garzón por la Memoria Histórica, los magistrados sí han permitido a Manos Limpias sostener el caso sin el Ministerio Público 

www.elpais.es 03.02.12

EL MILLÓN QUE CAMPS CONSIGUIÓ A LA HERMANDAD DE LA MACARENA

El ex hermano mayor cuenta que el antiguo president logró una ayuda de la CAM

Si Francisco Camps está agradecido a la Virgen de la Macarena, la Hermandad de la Macarena también tiene motivos para estar agradecida a Camps. El expresident visitó el domingo la popular basílica y fue a misa por la tarde acompañado por Javier Arenas, líder del PP andaluz y reconocido macareno; Juan Ignacio Zoido, alcalde de Sevilla; y un pequeño grupo de concejales y figuras del PP provincial.

La visita, publicitada en su web por la propia hermandad, tuvo entre sus motivos (aparte de lo que acabe significando políticamente su encuentro con Arenas, aunque este intentó quitarle toda trascendencia y afirmó que Camps visitó Sevilla sólo para ir a misa) el deseo del expresident de agradecer a la Virgen su absolución en el caso de los trajes, según personas informadas sobre los pormenores del viaje. "Lo vemos [a Camps] como un hermano más, como lo son la duquesa de Alba o un barrendero que pasa por la puerta", dice Manuel García, hermano mayor de la Macarena. Pero Camps no es un miembro cualquiera.

La valenciana se convirtió en caja preferente de la Macarena en 2006 

Corría el año 2005. El Gobierno del PSOE había anulado una subvención de 1.116.000 euros concedida por el último Ejecutivo de José María Aznar a la Hermandad de la Macarena para obras de remodelación. El entonces hermano mayor, Juan Ruiz Cárdenas, coincidió entonces con Camps, hermano 11.107 de la Macarena, a escasas fechas de la Semana Santa de Sevilla. Así lo cuenta Ruiz Cárdenas a Público en conversación telefónica: "Es íntimo mío. Un hombre honrado, sobrio, austero... Estábamos él y yo con el que era presidente de la Caja de Ahorros del Mediterráneo [Vicente Sala, fallecido en 2011] en la basílica. Yo le conté lo que pasaba. Y Camps, yo estaba delante, le dijo [a Sala]: Los macarenos necesitamos un millón. Y el otro respondió: Si me lo pide mi presidente, está hecho".

Público intentó ayer sin éxito contactar con Camps a través del grupo del PP en Les Corts, donde es diputado. La CAM fue intervenida en 2011 y vendida al Banco Sabadell.

Jugada redonda

La jugada fue redonda para la hermandad. En septiembre de 2007, Ruiz Cárdenas y Pedro Torres, entonces director de la CAM en la zona Centro Sur, dieron a conocer lo esencial de la ayuda: un millón para reformar y ampliar el museo de la hermandad. No sólo eso. Ruiz Cárdenas consiguió 300.000 euros del Ayuntamiento de Sevilla. La obra fue inaugurada en noviembre de 2009. Para colmo, en junio de ese año, el Tribunal Superior de Madrid obligó al Estado a abonar a la hermandad la subvención de 1,16 millones que le dio el Gobierno del PP y le anuló el del PSOE. "Pero Fomento recurrió y eso está en el Supremo", cuenta el abogado de la hermandad, Alfonso Pérez Moreno.

 Arenas restó trascendencia política a la visita de Camps

Ruiz Cárdenas afirma que logró aquella subvención de la CAM "a cambio de nada". "Fue un regalo", dice. No obstante, en la Macarena hay voces que recuerdan cómo la CAM "quiso entrar en Sevilla a través de hermandad". "Y con el apoyo de Camps", añaden las fuentes. En diciembre de 2006, por ejemplo, la CAM donó 40.000 euros a la hermandad y se convirtió en su entidad preferente, nada desdeñable considerando la solera y la riqueza de la Macarena, con 13.000 hermanos. El acuerdo incluía una oferta de productos exclusivos para hermanos y el patrocinio conjunto del Concierto de Navidad.

Efe recogió unas declaraciones de entonces de Camps sobre aquel acuerdo, que, según él, "encarna valores, como el de la ayuda a los más necesitados, reconocidos en cualquier rincón de España". Y añadió, entre alusiones a la "solidaridad", la "tenacidad" y la "honradez": "La nación española tiene sentimientos comunes, como el acuerdo solidario suscrito".

www.publico.es 02.02.12

CAMPS DA LAS GRACIAS A LA MACARENA

El expresident visita en Sevilla la basílica de la virgen, de la que es devoto, tras su absolución en el ‘caso de los trajes'

Francisco Camps es un hombre agradecido. El expresident de la Comunidad Valenciana visitó el domingo la Basílica de la Macarena, en Sevilla. Allí pudo agradecerle su absolución, por cinco votos a cuatro, de un delito de cohecho en el llamado caso de los trajes.

El parlamentario valenciano acudió acompañado de Javier Arenas, presidente del PP andaluz y devoto de la Virgen, Juan Ignacio Zoido, alcalde de Sevilla, y otros rostros destacados del PP de Sevilla. Camps y Arenas fueron a misa y besaron la imagen de la Virgen, cuenta una persona conocedora de los pormenores de la visita.

Camps es hermano de la Macarena "desde hace varios años", señala a Público.es Manuel García, hermano mayor de la misma. "Ha venido aquí varias veces a verla, también siendo presidente. Lo consideramos un hermano más de los miles que hay, como la duquesa de Alba o el barrendero que pasa por la puerta", añade García, que no da detalles de la visita por ser "privada".

Desde que Camps vio por primera vez a la Virgen quedó "prendado" de ella, cuenta un miembro de la hermandad. Su acompañante Arenas es también devoto de la virgen y acude frecuentemente a misa en la basílica. El expresident valenciano suele prodigar gestos públicos de devoción católica, como el ya famoso "Gracias, dios mío" que musitó tras conocer el veredicto absolutorio de cohecho.

La propia hermandad informa de la visita en su web: "En la tarde del pasado día 29 de enero, NHD [que significa Nuestro Hermano Don] Francisco Camps Ortiz, acompañado por NHD Javier Arenas Bocanegra, NHD Juan Ignacio Zoido Álvarez, D. José Luis Sanz Ruiz, alcalde de Tomares [y presidente del PP de Sevilla], y [el concejal del PP en Sevilla] D. Juan Francisco Bueno Navarro, giró exprofesa visita particular a la Basílica de Santa María de la Esperanza Macarena, y ofreció las intenciones de una misa a la Santísima Virgen, por La que profesa una especial devoción y a La que se encomienda en los momentos de mayor necesidad". La web publica varias fotografías de la visita en las que se ve, entre otras escenas, a Camps mirando con sonrisa arrobada a la imagen de la virgen y a Arenas besándola.

Camps, Arenas y el resto fueron recibidos por el hermano mayor, Manuel García, que los acompañó durante la celebración y "posterior visita a las plantas de Nuestra Señora de la Esperanza", se lee en la web

www.publico.es 01.02.12 

EL JUEZ DA CINCO DÍAS PARA RECURRIR LA ABSOLUCIÓN DE CAMPS

La acusación popular está decidida a presentar un recurso al Supremo

El presidente del tribunal del jurado, Juan Climent, dictó ayer la sentencia absolutoria que ya adelantó el veredicto de no culpabilidad para el expresidente de la Generalitat Francisco Camps y el ex secretario general del PP valenciano Ricardo Costa, juzgados por sendos delitos de cohecho impropio. Ambos estaban acusados de recibir regalos de la trama Gürtel y fueron absueltos por un jurado popular que así lo determinó por cinco votos a favor y cuatro en contra.

El fallo del magistrado del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana indica expresamente que sobre el mismo cabe recurso de casación ante el Tribunal Supremo. La acusación popular, que representa a los socialistas valencianos, ya ha mostrado su decisión de ejercer este derecho, tal como indicó ayer el diputado Ángel Luna. "La decisión está tomada y es la de recurrir, si no hay ningún impedimento que lo imposibilite", señaló.

Por su parte, fuentes de la fiscalía ya indicaron que, antes de adoptar una decisión, debían estudiar tanto el veredicto como el fallo del magistrado presidente del tribunal.

La sentencia recoge los argumentos esgrimidos por el jurado en su veredicto y considera, como hechos probados, que Camps encargó en la tienda Milano únicamente cuatro trajes, "que fueron devueltos, al ser imposible arreglarlos, dado que no tenían las tallas adecuadas". El encargo se efectuó en agosto de 2006 pero "finalmente no adquirió prenda alguna del referido establecimiento de Madrid", indica.

Sobre la segunda tienda, Forever Young, el fallo traslada la conclusión del veredicto que admitía que "encargó y adquirió", entre principios de enero y agosto de 2008, "solamente" cuatro trajes, un par de zapatos y una americana de color azul. "Todas estas prendas fueron abonadas por el acusado D. Francisco Enrique Camps Ortiz personalmente al Sr. Tomás", señala la sentencia. Así concluye que Camps "es no culpable de haber recibido regalos consistentes en prendas de vestir de forma continuada en consideración a su función de presidente de la Generalidad".

Sobre Ricardo Costa, el fallo del magistrado afirma que "pagó las prendas que le fueron confeccionadas en Milano" y que "nunca encargó trajes en Forever Young, ni recibió prendas de ese establecimiento".

La sentencia ordena la devolución de la fianza impuesta a ambos acusados, fijada para el caso de que hubieran sido declarados culpables y con el fin de garantizar el pago de la multa que conlleva el delito de cohecho impropio. El juez reclamó al expresidente un depósito de 55.000 euros que cubrió con un aval.

www.elpais.es 31.01.12

EL CONSELL DICE QUE CAMPS SE MERECE UNA SALIDA POLÍTICA EN ESPAÑA

El Gobierno valenciano aseguró ayer que el expresidente de la Generalitat Francisco Camps, tras la sentencia absolutoria, "merece tener una salida política importante, con arreglo a lo que ha sido su trayectoria y a lo que él ha representado y representa dentro del PP, no ya de la Comunidad Valenciana, sino de España".

El vicepresidente del Consell, José Ciscar, salió al paso de quienes creen que el Gobierno valenciano le ha dado poco afecto a Camps y aseguró nada más iniciar su comparecencia que "todos los miembros" del Gabinete habían expresado "su satisfacción" por la absolución de Camps y Ricardo Costa.

Pero tras el afecto, ninguna intención explícita de dar protagonismo a quien ha gestionado la Generalitat durante los últimos ocho años.

"Lo único justo de este proceso ha sido la sentencia", manifestó el vicepresidente del Consell y portavoz, "a partir de ahí, lo que toca ahora mismo es dejar reposar esta situación porque todo ha sido muy rápido".

Ciscar admitió que se habla mucho sobre el futuro de Camps y poco sobre el de Ricardo Costa, absuelto en la misma causa, pero recalcó que lo dicho para el expresidente "vale perfectamente para el caso de Ricardo Costa".

Ayer, tras el aluvión de valoraciones sobre el fallo del jurado en el caso de los trajes, por parte de los principales dirigentes populares, el silencio público fue la nota dominante en el PP.

Sin embargo, los socialistas insistieron en la idea de que si Camps ha hecho tan buena gestión y es tan buen modelo el PP tiene en sus manos reponerlo en su puesto.

El secretario general del PSPV, Jorge Alarte, insistió en que no descarta recurrir el fallo del jurado ante el Tribunal Supremo.

www.elpais.es 28.01.12

UN JURADO EN EL SALÓN DE LOS CAMPS

"Va bien, va bien", dijo el expresident segundos antes de leerse el veredicto

Cuando se supo quién era el portavoz del jurado, se escucharon suspiros de alivio. El de la tez morena, la nariz aguileña y la melena aplanada hacia la nuca carraspeó y se lanzó con énfasis a la lectura del veredicto. "Va bien, va bien", tranquilizaba Francisco Camps a los suyos. "No culpable", leyó el portavoz y la sala estalló. Fue el último gesto de este jurado al expresident y su entorno. Una relación que pertenece a la intrahistoria del juicio y que está cosida con el finísimo hilo de una empatía difícil de disimular.

Resulta complejo concluir cuándo se produjo el primer saludo, el primer guiño, pero la actitud del portavoz no ha pasado desapercibida a nadie. Su desaprobación ante las tesis de las acusaciones ha sido tan explícita como su identificación con las de la defensa. Ni una nota tomó cuando fiscales y acusación popular presentaron sus conclusiones finales. A la mañana siguiente, transcribió a mano las cinco horas del informe de Javier Boix, el abogado de Camps. La secretaria judicial hubo de proporcionarle más folios ante el regocijo del público. Los 21 puntos del veredicto de inocencia son un calco de los argumentos de Boix, que alertan sobre una confabulación de fiscales, jueces y policías contra Camps, dirigida por el sastre José Tomás, y que definen como mera "relación mercantil" las impúdicas conversaciones entre el molt honorable y Álvaro Pérez, el Bigotes, cabecilla de la Gürtel en Valencia.

Los partidarios del exjefe del Consell tomaron la sala de vistas todo un mes

Un líder en el grupo

"Es común que en los jurados populares alguien con madera de líder arrastre al resto", comentó ayer a Público un prestigioso miembro de la judicatura. Esta norma podría aplicarse al juicio de los trajes. El jurado portavoz desdeñó pruebas incriminatorias durante la fase documental y desplegó una creciente influencia sobre los jurados más cercanos, quienes solían consultarle los apuntes de los tomos. En la fase testifical, dedicó tardes enteras a mirar al público hasta generar vínculos que pudieron ir más allá de los límites de la sala. En una ocasión, a pocos metros de la puerta del tribunal, saludó y estrechó la mano de una de las incondicionales de Camps y asidua al juicio desde el primer día.

Esta complicidad sólo puede entenderse bajo la tupida atmósfera creada por los afines al expresident durante la vista. Un ambiente inhóspito e intimidatorio en el que se han escuchado insultos a los testigos poco favorables a Camps, a fiscales, al abogado de la acusación popular e incluso al magistrado Juan Climent. Una estancia convertida en salón de casa de los Camps, cuya familia impedía sentarse a nadie en la primera fila. "Está reservada", gruñían si alguien intentaba acceder. Y cuando detectaban entre el público a algún desconocido o sospechoso lo escrutaban con la severidad de quien siente invadida su propiedad privada. "Ya están aquí, ya están aquí", murmuraban con desprecio cuando llegaban periodistas de medios de comunicación progresistas. "Sois unos mierdas", llegó a espetarles la mujer de Camps, Isabel Bas, durante un receso.

Los 21 puntos del fallo son un calco de las tesis de la defensa

Un entorno hostil, casi subversivo, que a menudo fluctuaba hacia la lástima. La que intentaban hacer sentir al jurado por los acusados. La prueba más evidente se vivió con la exhibición del hijo pequeño de los Camps el 2 de enero, sentado en la segunda fila, el rostro entumecido y la mirada cartilaginosa del padre desde el fondo del banquillo. Una escenografía doble con el objetivo de avivar la misericordia del jurado, que durante 27 días ha presenciado la insistente ceremonia del llanto y el insulto, del derrumbe y la resurrección

www.publico.es 27.01.12

UN VEREDICTO ABSOLUTORIO CON ELEMENTOS CHOCANTES

La testigo en que se apoyó el jurado, imputada en la financiación ilegal

El veredicto absolutorio para Francisco Camps y Ricardo Costa por aceptar regalos de la trama Gürtel contiene conclusiones llamativas en puntos que eran claves para el caso. Estas son las más destacadas:

- "Consideramos que la relación de Álvaro Pérez con los acusados era meramente comercial". La afirmación parece chocar, entre otras pruebas, con las conversaciones intervenidas que se reprodujeron en la sala.

En una, Costa le pide a Pérez, conocido como El Bigotes, que medie ante Camps para que lo nombre consejero: "Como secretario general le puedo ser más útil si me pusiera en el Gobierno". "Vale", responde Pérez. "Tú déjaselo caer y que lo vaya teniendo en la cabeza", insiste Costa.

En otra conversación, Camps le dice a El Bigotes: "Te quiero un huevo"; "amiguito del alma", "tenemos que quedar para hablar de lo nuestro, que es muy bonito". Y la esposa del expresidente, Isabel Bas, le agradece cariñosamente a Pérez los regalos que Pérez ha enviado a su casa:

-La caja tiene una pinta...

-Ya me conoces.

-Me vas a tumbar los Reyes.

El jurado se basó para ello en que la testigo Isabel Jordán señaló "que la relación era meramente comercial". Jordán es una exempleada de la trama que fue grabada: "He pagado 30.000 euros de trajes para Camps", dijo hace tres años. Sin embargo, el jurado tuvo en cuenta solo las matizaciones que hizo en el juicio en el que, como imputada en la causa general de Gürtel, podía mentir. Pero es que, además, Jordán ha sido recientemente imputada en la causa de financiación ilegal del PP valenciano -la misma causa por la que aún ha de responder uno de los acusados, Costa- y cualquier palabra de admisión de los hechos podría haberle perjudicado.

- "El señor Camps no tenía influencia alguna en materias de contratación como presidente de la Generalitat". La conclusión del jurado se aleja de lo que quedó acreditado en el juicio: que Camps no disponía de capacidad directa de contratación. Carecer de "influencia alguna" parece más propio de un bedel que del jefe de un Gobierno. El jurado lo justificó en las declaraciones de los cargos y funcionarios de la Generalitat. La acusación advirtió de que, de haber reconocido que recibían instrucciones para contratar con la trama, hubiesen sido a su vez imputados. Algunos de ellos ya lo están.

- "Los peritos no pueden relacionar al 100% la documentación que acredita los pagos de las prendas". Los peritos examinaron decenas de documentos que acreditan el encargo y confección de prendas a nombre de Camps y Costa y el pago por la trama. El itinerario de cada una de ellas no podía reconstruirse absolutamente, porque la fábrica usaba códigos propios, distintos de los de las tiendas.

www.elpais.es 27.01.12

LA FISCALÍA Y LA ACUSACIÓN ESTUDIAN EL FALLO PARA DECIDIR SI RECURREN LA ABSOLUCIÓN

La respuesta de la Fiscalía Anticorrupción y de la acusación popular sobre la posibilidad de recurrir el veredicto absolutorio para Francisco Camps y Ricardo Costa ha sido la misma. Ambas acusaciones están estudiando el veredicto, y harán lo propio con la sentencia que ha de dictar el magistrado que ha presidido el tribunal, Juan Climent, para decidir si recurren la absolución del expresidente de la Generalitat y el ex secretario general del PP valenciano.

Si los recursos ante el Tribunal Supremo -única instancia a la que pueden recurrir- son complicados habitualmente, aún lo son más en el caso del jurado.

En primer lugar, la sentencia que dictará Climent ha de señalar si el fallo es recurrible, como es de prever. Si, siendo recurrible, la fiscalía decidiera no hacerlo, sería necesario determinar si la acusación puede presentar el recurso y no es de aplicación la doctrina Botín por la que una acusación, siendo popular, no puede quedarse como única acusación. En este caso, el juicio de los trajes ha contado con una acusación popular que representaba a un partido político, el de los socialistas valencianos, por lo que el interés podría considerarse no particular para dar cabida a esta posibilidad.

Además, la admisión de estos recursos, de casación, se limita a los fallos en los que se haya incurrido en infracción de ley y no por un defecto formal.

El recurso de casación no se puede basar en la valoración que el jurado popular ha hecho de las pruebas. El recurso tendría opciones de prosperar si el veredicto no se hubiera motivado, pero en el alcanzado para el llamado juicio de los trajes las posibilidades parecen limitarse a encontrar algún punto en el que se hayan valorado estas de forma errónea.

Ante todas las hipótesis, el recién absuelto Camps optó ayer por decir que el PSOE "no puede recurrir" la sentencia porque "está aterido en la acusación a la propia Fiscalía". "Yo creo que tendría que revisar si la acusación popular tiene que representar un partido político o los intereses de un grupo de ciudadanos", dijo sobre una forma jurídica ampliamente admitida.

Entre los socialistas, el único que hizo referencia al recurso fue el secretario general del PSPV, Jorge Alarte, que dijo ser "proclive" a esa posibilidad.

www.elpais.es 27.01.12

EL PP ACONSEJA A CAMPS QUE SE RETIRE POR AHORA DE LA PRIMERA LÍNEA POLÍTICA

El PSOE insta a rehabilitar al expresidente valenciano si es tan buen modelo

Calma, mucha calma. Los principales referentes del Partido Popular aconsejaron ayer al expresidente valenciano Francisco Camps que, tras su absolución en el caso de los trajes, se tome las cosas con tranquilidad y se retire de la primera línea política durante una temporada. Falta por conocer cuáles son los planes del propio Camps, que ayer admitió que aún no ha pensado qué va a hacer en el futuro. "De momento", dijo Camps, "agradecer a todos los que han estado apoyándonos en estos días tan complicados".

Cotino: "La vida es muy larga, si Dios le da salud podrá hacer muchas cosas"

Las declaraciones de los cargos del PP fueron unánimes a la hora de arropar al expresidente de la Generalitat. A partir de ahí, unos se encargaron de dejar claro que no hay ninguna posibilidad de que Camps pueda aspirar de nuevo a la presidencia de la Generalitat y del PPCV, que ahora ocupa Alberto Fabra. Un argumento dirigido a algunos cargos intermedios que se han visto desplazados con Fabra y que especulan con un retorno inminente de Camps que les permita ganar un mayor protagonismo. Y otros se ocuparon de recomendarle que haga la descompresión y se recupere anímicamente antes de volver a tener protagonismo en la política.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, expresó en Berlín su satisfacción por la absolución de Camps, en cuya inocencia siempre creyó. "Estoy contento", dijo Rajoy, quien admitió haber hablado con Camps. "Él pasó una etapa muy dura y, a partir de ahí, ya veremos qué es lo que ocurre en el futuro". "Cuenta como cualquier otro dirigente", añadió sin precisar nada más. En el mismo sentido se pronunció la secretaria general del PP, Dolores de Cospedal, quien afirmó que Camps "siempre va a tener reservado un sitio" en la política aunque no especificó.

Sin embargo, desde el círculo de confianza de Camps los mensajes fueron mucho más concretos. El presidente de las Cortes Valencianas y amigo personal de Camps, Juan Cotino, le recomendó "que se tome un año sabático". "Lo que tiene que hacer ahora es descansar", prosiguió, "la vida es muy larga, si Dios le da salud podrá hacer muchas cosas", afirmó Cotino.

La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, uno de los grandes apoyos políticos y personales del expresidente valenciano, echó mano de una metáfora para referirse a su futuro político. "El agua de los ríos nunca vuelve atrás. Puede regar nuevos campos, pero no vuelve atrás", remachó la alcaldesa, que dejó meridianamente claro que Camps no podrá recuperar sus anteriores responsabilidades. Su regreso a la política, si se produce, irá por otros derroteros. "No sé qué planes tiene Camps; yo le he recomendado que descanse porque se lo merece", abundó.

Alberto Fabra, "como presidente de la Generalitat y del PP de la Comunidad Valenciana", aseguró que tanto Camps como quien fue su mano derecha Ricardo Costa "ya quedan rehabilitados para todo el mundo" con el fallo exculpatorio. El jefe del Gobierno valenciano recordó que su antecesor dimitió "voluntariamente" para preparar su defensa y recalcó: "Camps y Costa se merecen un periodo de reflexión".

Fabra instó a los socialistas, y al resto de la oposición, a pedir perdón a la sociedad por alentar el proceso judicial y deteriorar la imagen de la Comunidad Valenciana.

Desde el PSOE, los principales referentes socialistas emplazaron al PP a ser coherentes con su apoyo a Camps. Alfredo Pérez Rubalcaba retó a Cospedal a rehabilitar a Camps. "Si creéis que es un ciudadano ejemplar, creéis que pagó sus trajes, le podéis rehabilitar y podéis hacerle presidente mañana mismo", señaló el precandidato socialista. La también precandidata socialista Carme Chacón sugirió al candidato popular a la Junta de Andalucía, Javier Arenas, que si Camps es tan buen modelo se lo lleve a hacer campaña con él.

www.elpais.es 27.01.12

PONS: "NO HAY QUE REHABILITAR A CAMPS PORQUE NADIE LO INHABILITÓ"

Alarte reclama a Fabra que explique cuál es el futuro político del expresidente

¿El veredicto del jurado que declaró no culpable a Francisco Camps habilita o inhabilita políticamente al expresidente? PP y oposición mantuvieron ayer un duelo dialéctico a cuenta de la situación en que se encuentra ahora el que fuera jefe del Con-sell. Para Alberto Fabra, presidente de la Generalitat, no hay discusión: "La rehabilitación se produjo con el veredicto". En cambio, Jorge Alarte, secretario general de los socialistas valencianos, mantuvo la tesis contraria "[Camps] está inhabilitado políticamente, porque una cosa es la responsabilidad judicial y otra la política, que es absolutamente atronadora".

Alarte recuerda que está pendiente el juicio por la financiación del PP

Mollà: "Es culpable de habernos empobrecido y de habernos vendido "

Esteban González Pons, vicesecretario de Comunicación del PP, eludió el debate: "No hay nada que rehabilitarle porque es un político en activo que está en primera fila, que se encuentra perfectamente. El partido nunca lo inhabilitó y por lo tanto no es necesario rehabilitarlo". Sobre el futuro de Camps y su hipotético regreso a la presidencia de la Generalitat, Pons aseguró que no era el día "en que debamos preguntarnos qué pasará mañana, sino qué ha pasado durante los tres últimos años, por qué una persona que ha sido declarada inocente por un tribunal del jurado ha sido tan vilipendiada por la oposición, tan agredida en términos verbales y sometida a un acoso tan grande".

Las críticas al papel de la oposición fueron constantes por parte de los dirigentes populares. Pons reclamó a Alfredo Pérez Rubalcaba y a Carme Chacón, los dos candidatos a la secretaría general del PSOE que "dijeran públicamente que Camps es inocente". El secretario general del PP en la Comunidad Valenciana, Antonio Clemente, elevó el tono en sus ataques: "Es repulsivo que la oposición se muestre orgullosa de pisotear a [Francisco Camps y Ricardo Costa] dos personas inocentes, una comunidad y sus instituciones. Los dirigentes de la izquierda, señaló Clemente, demuestran un absoluto desprecio por la democracia y la Justicia".

Rafael Blasco, portavoz del grupo parlamentario del PP en las Cortes Valencianas, no se quedó atrás en las acusaciones de grueso calibre contra la oposición. Blasco centró sus ataques en Jorge Alarte y Ángel Luna, portavoz del grupo socialista en el parlamento autonómico en la anterior legislatura, de quienes dijo que "no solo deberían pedir perdón, sino que si fueran consecuentes deberían dimitir. La oposición, dijo, ha fracasado una vez más, no solo ante la justicia, sino ante la sociedad valenciana y la opinión pública". Para el portavoz del PP ha quedado demostrado que "con sus descalificaciones, difamaciones y calumnias, la oposición pretendía ocultar sus miserias políticas".

La alcaldesa de Alicante, Sonia Castedo, expresó su satisfacción por el veredicto. "Un amigo, un compañero, deja de sufrir como ha estado sufriendo durante tres años por un juicio paralelo" Alfonso Rus, presidente del PP provincial de Valencia, no realizó ningún comentario.

Desde la oposición las cosas, lógicamente, se ven de otra manera. Alarte reclamó a Alberto Fabra que dijera "si su deseo es que [Camps] descanse hasta la jubilación o solo un mes" y recordó que el veredicto es provisional y puede ser recurrido. El secretario general de los socialistas valencianos aseguró que tanto Camps como Ricardo Costa "tendrán que explicar qué es lo que hicieron en la presunta financiación ilegal del PP".

Mireia Mollà, diputada autonómica por Compromís, calificó la decisión del jurado de "terrible equivocación" y reclamó a la fiscalía que recurriera el fallo "de no hacerlo, afirmó, sería un error gravísimo". Mollà aseguró en Elche que "Camps es culpable de los delitos que se le imputaban y de muchos más. Y es culpable de habernos vendido, empobrecido y de habernos hecho líderes de la corrupción y el paro".

Marga Sanz, coordinadora y portavoz en las Cortes Valencianas de Esquerra Unida, subrayó la responsabilidad política del expresidente que "está más que demostrada, aunque el PP no la ha querido asumir nunca". Sanz se mostró convencida de que Alberto Fabra "no tiene sitio para Camps. Su sugerencia de enviarlo de vacaciones es una manera de huir de la realidad: El expresidente está políticamente desacreditado por su íntima relación con los corruptos de la trama Gürtel y por la desastrosa gestión que nos ha llevado a la ruina".

www.elpais.es 27.01.12

EL JURADO ABSUELVE A CAMPS Y COSTA

Un tribunal popular dividido falla que no se puede probar el cohecho impropio - El expresidente y el ex 'número dos' del PP valenciano, inocentes por cinco votos a cuatro - La decisión no tuvo en cuenta la autoinculpación de Víctor Campos y Rafael Betoret

El expresidente de la Generalitat valenciana Francisco Camps, del PP, fue absuelto ayer por un jurado, con cinco votos a favor y cuatro en contra, del delito de cohecho pasivo impropio del que estaba acusado desde hacía tres años por haber aceptado trajes y otras prendas de vestir de la trama corrupta Gürtel. También fue absuelto el ex secretario general del PP valenciano Ricardo Costa, por la misma mayoría.

La relación entre Camps y El Bigotes era solo "comercial", según el tribunal

El veredicto asegura que el sastre Tomás incurrió en contradicciones

El anuncio provocó un estallido de alegría de los fieles de los acusados en la sala, que fueron desalojados por orden del juez. La alegría de los campistas se mezcló con los cánticos críticos que llegaban de la calle, donde coincidía una concentración de apoyo al juez Baltasar Garzón, juzgado estos días, entre otros procesos, por autorizar la intervención de las comunicaciones de los cabecillas de Gürtel en la cárcel.

El jurado motivó la absolución de Camps sobre la base de buena parte de los argumentos que ha utilizado la defensa del expresidente durante todo el juicio. La primera de ellas, las contradicciones en las declaraciones hechas antes y durante el juicio por el sastre José Tomás, testigo de cargo de la acusación; las dudas de Isabel Jordán, exempleada de la trama, imputada en el caso Gürtel, a la que en una grabación aportada a la causa se le oía decir: "He pagado 30.000 euros de trajes para Camps", pero que en el juicio matizó que no sabía exactamente qué había pagado su empresa y que en la conversación grabada señaló al expresidente debido, dijo, a la presión que vivía en aquellos días; y la declaración de los funcionarios de la Generalitat que afirmaron que Camps, como jefe del Gobierno valenciano, "no tenía influencia alguna en materia de contratación", según leyó el portavoz del jurado.

Las motivaciones del jurado incluyeron algunas afirmaciones llamativas. Señaló, por ejemplo, que la relación entre Álvaro Pérez, El Bigotes, y Camps (que le llamaba "amiguito del alma") había sido meramente "comercial".

La mayoría del jurado que estableció la absolución de los acusados destacó igualmente la falta de concreción de los peritos que declararon en la sala, que en varios casos afirmaron no poder reconstruir inequívocamente el itinerario completo de las prendas desde su encargo hasta la recepción por parte de Camps y Costa. En su veredicto también recordaron que la encargada de la empresa de transportes que trasladó cajas con varios kilos de ropa desde las tiendas de Milano y Forever Young a casa o a la oficina de El Bigotes, no pudo decir, en cambio, qué contenían los fardos ni a quién iba destinado su contenido.

Respecto a algunos de los documentos incriminatorios, como la lista manuscrita elaborada en una de las tiendas (en las que figuran los acusados junto a prendas y precios), o las incautadas a la trama con anotaciones similares, el jurado consideró que carecían de valor mercantil y no le atribuyeron "ninguna credibilidad".

Los cinco jurados que declararon a Camps y Costa inocentes (es el mínimo que exige la ley, mientras que la condena requiere siete votos) no tuvieron en cuenta que dos de los imputados en su día en la causa, el exvicepresidente de la Generalitat Víctor Campos y el exjefe de gabinete en Turismo Rafael Betoret, fueron condenados tras aceptar que cometieron el delito. Ni que el propio abogado de Camps, Javier Boix, llegara a presentar en el tribunal un escrito de conformidad con las acusaciones en la semana de julio de 2011 en la que el expresidente acabó dimitiendo.

Tampoco les convenció la declaración de cinco empleados de las tiendas de las que salieron las prendas, aparte del sastre José Tomás, que declararon que, sin lugar a dudas, se hacían prendas para Camps y Costa y que las pagaba el lugarteniente de la trama, Pablo Crespo, junto a las suyas propias, las de Álvaro Pérez y las del expresidente de Radio Televisió Valenciana Pedro García.

El jurado sí que dio peso, y así argumentó otra de sus respuestas al cuestionario entregado por el juez, a la declaración del escolta de Camps, que afirmó haberle prestado unos 200 euros para que el expresidente comprara una chaqueta que estaba rebajada. Ni la Fiscalía Anticorrupción ni la acusación popular le acusaban, sin embargo, de haber aceptado como regalo dicha prenda. El llamado caso de los trajes llega de este modo a su fin tres años después de ser destapado por el juez Garzón. El veredicto, que el magistrado convertirá en sentencia en los próximos días, puede ser recurrido ante ese Tribunal y ante el Supremo.

Los argumentos de la mitad más uno del jurado

- La mitad más uno de los miembros del jurado (justo los necesarios para sacar adelante la absolución) justificaron su decisión de considerar "no culpable" a Camps en dos testimonios menores que se oyeron durante el juicio, unas supuestas contradicciones de José Tomás sobre quién vendió realmente los trajes, y una interpretación peculiar de un informe pericial. Estos son los argumentos principales de los cinco miembros del jurado:

- Directiva de Madrid. Esta directiva de la red Gürtel gestionaba las empresas de Madrid que montaban los actos para la presidenta regional, Esperanza Aguirre, y que, según la investigación, pagaba comisiones al entonces consejero de Transportes, Alberto López Viejo, imputado en la causa. Jordán vio un día que en sus cuentas aparecía un apunte de 30.000 euros gastados en la tienda de ropa Milano y al preguntar a un colaborador, este le comentó que correspondía a trajes que le regalaban a Camps. En el juicio de Valencia, Isabel Jordán declaró que desconocía si se le pagó algún traje al expresidente valenciano. El jurado se aferró a este testimonio para declarar que no había quedado probado que Camps recibiera trajes de la red Gürtel.

- Escolta sí, empleados de la tienda no. Aunque ninguno de los empleados de la tienda donde se vistió Camps declaró que el expresidente se hubiera pagado los trajes, sino todo lo contrario, los cinco miembros del jurado dieron especial relevancia en su veredicto a la declaración de un escolta del expresidente que un día le prestó dinero que le faltaba para comprar una prenda.

- Las contradicciones de José Tomás. La parte del jurado mayoritaria que absolvió a Camps consideró que las distintas declaraciones de José Tomás, el jefe de ventas de la tienda Forever Young que tomaba medidas a los cargos del PP y encargaba sus prendas, estaban repletas de contradicciones y, por tanto, no servían como elemento de prueba. Tomás ha mantenido en todo momento que Camps no pagó.

- El informe reinterpretado. Un informe pericial elaborado por interventores del Estado hacía un seguimiento de las prendas de vestir que supuestamente llegaron a Francisco Camps y de cómo las cobró la tienda de ropa. Ese informe delimitaba con claridad cómo, al menos en cuatro prendas, se podía hacer el seguimiento desde que se encargaba el traje hasta que se entregaba y cómo se liquidaba la deuda a través de distintos cheques pagados por empresas de la trama corrupta. Sin embargo, cinco miembros del jurado entendieron que ese mismo informe de la Intervención General del Estado no acreditaba documentalmente que las prendas atribuidas al expresidente valenciano hubieran sido pagadas con cargo a distintas empresas de la trama corrupta.

- "Relación meramente comercial". Los miembros del jurado que encontraron inocente a Francisco Camps no dieron relevancia alguna a las grabaciones por orden judicial donde el expresidente valenciano y el ex secretario general del PP valenciano Ricardo Costa mantenían unas conversaciones de supuesta amistad íntima con Álvaro Pérez, El Bigotes, jefe de Orange Market, la firma valenciana de la red Gürtel. Los miembros del jurado que han absuelto a Camps consideran en su veredicto que la relación de Álvaro Pérez con Camps y con Costa, al que le llegó a buscar una lata de caviar para una cena de Navidad, era meramente comercial y que ninguno de los dos altos cargos del PP valenciano "recibieron regalo alguno en consideración a su cargo".

- Funcionarios como excusa. También alude el veredicto a que los funcionarios de la Comunidad Valenciana que trabajan en los departamentos que contrataron a Orange Market declararon que el expresidente Camps no les había presionado para que adjudicaran servicios a la red Gürtel. Algunos de esos departamentos adjudicaron a dedo contratos a Orange Market un mes después de constituirse y sin que acreditara ninguna experiencia.

www.elpais.es 26.01.12

UNA 'LIEBRE' PARA SUMAR CINCO VOTOS

El jurado mostró signos de división a lo largo de todo el proceso - Las reacciones del tribunal popular anticiparon el veredicto absolutorio

Una vez terminada la lectura del veredicto de absolución de Francisco Camps y Ricardo Costa, con las respuestas a los 21 puntos del cuestionario, en las que se repitió invariablemente la mayoría de cinco votos a favor de los acusados por cuatro votos en contra, el magistrado que ha presidido el tribunal advirtió a los nueve miembros jurados que su deliberación había sido secreta y que así debía permanecer "siempre".

Algunos siguieron el juicio con atención, otros con cierta distancia

Las defensas fueron más convincentes al principio, la acusación al final

Está prohibido que los nueve ciudadanos, vecinos de la provincia de Valencia, que han juzgado a su expresidente cuenten cómo alcanzaron el veredicto tras dos días y medio de aislamiento. No se pueden revelar sus nombres. Ni datos que puedan conducir directamente a su identificación. Sí es posible, en cambio, señalar que el veredicto alcanzado por los jurados no resultó extraño para quienes han seguido íntegramente el juicio en el interior de la sala: un número muy reducido de personas, que incluye a los familiares y a los amigos íntimos de los acusados, no más de 20 personas.

La composición de los miembros del jurado, elegidos por sorteo, no dejó de ser una representación de la sociedad valenciana, donde el PP ha barrido, durante 16 años, de forma mayoritaria, elección tras elección.

Desde relativamente pronto pareció claro -en clave de impresiones- que dos jurados, los dos únicos varones que lo integraban, se inclinaban por las tesis de las defensas. Fue especialmente evidente en el caso de uno de ellos, que durante las jornadas de deliberación fue elegido portavoz del tribunal.

Este jurado escribió incansablemente las intervenciones de los letrados del expresidente y del ex secretario general del PP valenciano, y con mucha menos energía las de la Fiscalía Anticorrupción y la acusación popular que representaba a los socialistas. Dedicó parte de las más de 100 horas del juicio a observar al público, integrado básicamente por partidarios de los acusados. Se negó, en una ocasión, a examinar uno de los documentos incriminatorios que el Ministerio Público había aportado a la causa, entregándolo sin mirarlo al siguiente jurado. Se esforzó en hacer comentarios sobre las pruebas documentales al resto de integrantes del tribunal que tenía a su alcance. Y la sintonía con su vecino de banco, en primera fila, resultó evidente durante la segunda parte del juicio. Ambos conversaron frecuentemente, poniéndose las manos en las bocas para impedir que pudiera intuirse qué se decían.

Los otros tres miembros del jurado sentados en primera fila dieron la impresión de seguir el conjunto del juicio con atención, tomando notas, reaccionando a las pruebas (audición de grabaciones, exhibición de documentos, declaraciones de testigos) que iban mostrándose en la sala de vistas. La misma apariencia dieron los dos suplentes, que no han participado en el veredicto.

La fila de arriba la integraban un joven que apenas tomó notas ni pareció tampoco sentir simpatía por los acusados; Dos mujeres que superaban los 50 años, que transmitieron durante buena parte de las sesiones cierta distancia con lo que se vivía en el juicio; y otro jurado muy joven, a quien el finalmente portavoz del tribunal dedicó muchas indicaciones sobre los documentos examinados, a pesar de estar sentados en filas distintas.

Si el juicio se hubiese seguido atendiendo a las reacciones que el jurado fue dando a lo que ocurría en la sala, habría que decir que, pese al resultado final, la inclinación a favor de la condena fue creciendo a medida que se acercaba el final del juicio. El abogado de Camps, Javier Boix, pareció imponerse durante el primer tramo del juicio, logrando sembrar dudas entre los testigos y conectando mejor con los ciudadanos que tenían en su mano la decisión. En la recta final del juicio, con la fase documental y los informes definitivos, pareció inclinarse a favor de las acusaciones. La actuación de las fiscales y el letrado de la acusación, Virgilio Latorre, dio la impresión de convencer a alguno de los que parecían expresar dudas. Pero no a los suficientes. Los jurados, dicen los expertos, no suelen articularse por bloques, sino con una liebre que tiende a tirar del resto.

www.elpais.es 26.01.12

UN MIEMBRO DE NUEVAS GENERACIONES, FIEL A CAMPS, EN EL HOTEL DEL JURADO

La espera por conocer el veredicto del juicio al expresidente de la Generalitat valenciana Francisco Camps dio lugar ayer a una situación extraña. Carlos Lirio, miembro de Nuevas Generaciones del PP y una de las escasas personas que han seguido incansablemente las sesiones en la sala, acompañando a Isabel Bas, esposa del expresidente, o a otros amigos de los acusados, se hallaba tomando un aperitivo en la terraza del hotel en el que se aloja el jurado. El hotel es el lugar en el que los nueve ciudadanos que integran el tribunal popular están recluidos, custodiados por la policía, cuando no se encuentran deliberando en la sede del Tribunal Superior de Justicia. El fiel de Camps disfrutó de la terraza poco antes de que el jurado se dirigiese al establecimiento a almorzar.

www.elpais.es 25.01.12

EL JUEZ PONE 21 PREGUNTAS AL JURADO PARA QUE DECIDA EL FUTURO DE CAMPS Y COSTA

El tribunal inicia la deliberación sobre el supuesto cohecho de los cargos del PP

El juicio por cohecho contra el expresidente de la Generalitat Francisco Camps y el ex secretario general del PP valenciano Ricardo Costa completó ayer la última fase antes de que se conozca si los acusados son declarados culpables o inocentes. El magistrado que preside el tribunal, Juan Climent, entregó a los nueve miembros del jurado el objeto del veredicto, que contiene un cuestionario con 21 preguntas sobre los hechos que deben considerar probados o no probados.

El magistrado rechazó cambios en el cuestionario que pedían las partes

Dos jurados parecen estar inclinados por la versión del expresidente

Las preguntas se ciñen a los hechos que se enjuician y son del tipo: ¿encargaron los acusados trajes, americanas y otras prendas en los establecimientos madrileños Milano y Forever Young? ¿La ropa fue abonada por empresas del grupo de Francisco Correa? ¿Les fueron regalados en atención a los cargos públicos que ocupaban?...

Después de haber completado el cuestionario -lo que puede llevar días-, el jurado votará, por separado, sobre la culpabilidad o inocencia de cada acusado. El juez les instó a llevar a cabo su misión "con independencia y responsabilidad".

El magistrado convocó ayer a las partes a las 9.00, a puerta cerrada y sin el jurado, para mostrarles el cuestionario que él mismo había redactado y para escuchar sus propuestas de modificación. El combate jurídico se prolongó durante cinco horas y la entrega de las preguntas al jurado, así como la explicación de las instrucciones que debían seguir, no se produjo hasta pasadas las 14.00. El magistrado resistió las presiones de las partes, especialmente de las defensas, y la redacción final del cuestionario se parece mucho a su primera propuesta.

Entre lo poco que admitió el juez se encuentra la supresión, solicitada por las acusaciones, de algunas de las empresas de la trama corrupta que habrían pagado ropa a Camps y Costa. Las sociedades que habrían abonado las prendas a través de cheques y transferencias serían Orange Market (la terminal valenciana de la red), Diseño Asimétrico y Servimadrid Integral.

El jurado deberá elegir un portavoz, que dirigirá el debate, anotará las respuestas y redactará el veredicto. Las respuestas deberán incluir una breve motivación y no pueden ser incongruentes entre sí. El juez subrayó que deben juzgar sobre las pruebas practicadas y advirtió de que, si existen contradicciones, puede devolver el acta.

Hacer apuestas sobre el veredicto es muy arriesgado. Durante las cerca de 150 horas que ha durado el juicio ha dado la impresión, sin embargo, de que dos miembros del jurado, que han conversado muy a menudo, se inclinaban por Camps. Sobre todo uno de ellos, que ha dedicado mucho tiempo a observar al público de la sala y que en una ocasión rehusó examinar una de las numerosas pruebas documentales aportadas por la Fiscalía Anticorrupción.

Para que el veredicto sea de culpabilidad es necesario que así lo voten siete de los nueve jurados. La inocencia solo requiere cinco votos. Ese mismo juego de mayorías es de aplicación a cada una de las preguntas del cuestionario, según sean favorables o desfavorables para los acusados. La abstención, que está prohibida bajo amenaza de multa, se contabilizaría como un voto a favor de la absolución. En el supuesto de que ninguna opción recabe los votos necesarios en tres votaciones, el magistrado disolverá el tribunal y el juicio volverá a empezar desde cero con otro jurado.

Después de muchas jornadas movidas, el silencio en la sala de vistas fue ayer total y la tensión, perceptible entre los acusados y el fiel grupo que los ha apoyado. Costa abandonó el tribunal en silencio. Camps se limitó a contestar "sí" a la pregunta de si estaba tranquilo.

www.elpais.es 24.01.12

EL JURADO SE RETIRA A DELIBERAR SI CAMPS ES CULPABLE O NO DE COHECHO 

La consideración de culpabilidad precisa de siete votos y la inocencia requiere solo cinco 

Los nueve miembros del jurado popular se han retirado ya a deliberar si el expresidente de la Generalitat valenciana, Francisco Camps, es culpable o no de un delito de cohecho impropio por haber recibido regalos de la trama Gürtel. Con dos horas de retraso sobre las previsiones, el presidente del tribunal, el magistrado Juan Climent, les ha entregado el objeto del veredicto, que es el cuestionario al que han de contestar y que se ciñe, únicamente, a los hechos enjuiciables: Si recibieron regalos y si se los hicieron en su condición de autoridad. 

Las preguntas han sido formuladas por el mismo magistrado pero han contado, como era de prever, con objeciones planteadas por las acusaciones y las defensas. El debate sobre las cuestiones que debía plantar el juez ha sido intenso. 

A partir de ahora, el jurado estará en una sala aislada. Allí contestarán a cada una de las preguntas y, posteriormente, la culpabilidad o inocencia de Camps. Después harán lo mismo con el ex secretario general del PP valenciano, Ricardo Costa, que está acusado de los mismos hechos. Si el debate se prolonga, los nueve serán conducidos a un hotel, donde pasarán la noche, sin teléfonos ni acceso a medios de comunicación que los puedan influir. “Deben deliberar con independencia, responsabilidad y sumisión a la ley”, les ha dicho el magistrado. 

La consideración de culpable precisa de siete votos mientras que la inocencia requiere solo cinco. Si no llegaran a un acuerdo en la culpabilidad o inocencia de los acusados, después de tres votaciones, el juez disolvería el tribunal y el juicio tendría que repetirse. 

www.elpais.es 23.01.12 

EL JURADO RECIBE EL OBJETO DEL VEREDICTO SOBRE EL QUE DECIDIRÁ EL FUTURO DE CAMPS 

El magistrado entregará el cuestionario que contestará si el expresidente es culpable o no 

El presidente del tribunal del jurado, Juan Climent, ha reunido esta mañana a las acusaciones y las defensas del juicio de los trajes, en el que el expresidente de la Generalitat, Francisco Camps, se ha sentido en el banquillo por un delito de cohecho impropio. Climent les ha entregado el llamado “objeto del veredicto”, que es el cuestionario de hechos sobre el que deliberará el jurado, que también decidirá sobre el ex secretario general del PP valenciano, Ricardo Costa. 

El cuestionario aborda los hechos que se han de considerar probados y sus respuestas pueden ser favorables o desfavorables para los acusados. Los nueve miembros del jurado han de contestar a cada una de las preguntas, de forma individualizada. Para que la pregunta se pueda dar por contestada, ha de haber siete votos coincidentes, en el caso de que sea desfavorable para los acusados, y únicamente cinco, si les beneficia. Las preguntas son muy concretas y se ciñen a los hechos justiciables. Previsiblemente plantearán cuestiones como  

“¿Considera probado que Francisco Camps recibió algún regalo por su consideración de presidente de la Generalitat?”, “¿Considera probado que Camps pagó sus trajes?" 

Una vez votadas y respondidas las preguntas, se realizará una primera votación sobre la culpabilidad o no de Camps y una segunda sobre la de Costa. Los miembros del jurado tienen hasta tres posibilidades de votación. Si las consumen sin haber llegado a un resultado factible (siete votos para culpabilidad y cinco para la absolución), el magistrado disolverá el jurado y decidirá la repetición del juicio con otro miembros del jurado. 

La deliberación del jurado no tiene plazos. Pueden estar el tiempo que quieran. El juez les entregará el objeto del veredicto después de consultar con las partes. Las acusaciones y las defensas pueden solicitar precisiones en el cuestionario pero la última palabra es del magistrado. Una vez tienen el objeto del veredicto, el jurado se encerrará en una sala aislada del mismo Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana en el que se ha celebrado el juicio. Si el debate se prolonga, serán conducidos a un hotel, donde pasarán la noche, sin teléfonos ni acceso a medios de comunicación, con el fin de que no sean influidos. Si a las 48 horas el jurado no ha dicho nada, el secretario judicial entrará a preguntarles si necesitan alguna aclaración. Pero, al margen de este, la ley no designa ningún límite para la deliberación.

El presidente de la Generalitat valenciana, Alberto Fabra, ha asegurado esta mañana, sobre el juicio a Camps, que "todo el mundo tiene ganas de que termine 

www.elpais.es 23.01.12 

VEREDICTO PARA UN ‘MUERTO’ POLÍTICO 

El juicio contra Camps y Costa queda hoy en manos de nueve jurados 

Las 26 extenuantes jornadas del juicio por cohecho contra Francisco Camps y Ricardo Costa han sido una recreación, a escala, de los tres años de proceso. Las acusaciones han aportado un abrumador número de pruebas: documentos, testigos directos de los hechos, y conversaciones entre los supuestos regaladores —la trama Gürtel— y los agasajados —el expresidente de la Generalitat y el ex secretario general del PP valenciano—. Las defensas han presentado algunos elementos de descargo y, sobre todo, han sometido a fuego graneado cada prueba e indicio aportados por las acusaciones. 

La decisión sobre el futuro, también el político, de Camps está en manos de nueve personas, los miembros del jurado, que desde hoy deberán buscar un veredicto, que sigue siendo un enigma. 

Camps, un muerto político con apoyos 

“Está muerto, está muerto”, captó una cámara de boca de la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, aquel 20 de julio, el día en que Camps presentó su dimisión como presidente de la Generalitat. Su criticada estrategia para afrontar su implicación en el caso Gürtel y la situación en la que dejó la Administración autonómica han socavado, aún más, su figura. Su vuelta a la primera línea, con condena o sin ella, se antoja imposible tras pasar por la trituradora del juicio. Sin embargo, Camps sigue contando con el apoyo de la alcaldesa Barberá y del presidente de la Diputación provincial, Alfonso Rus, pivotes del PP de Valencia y desairados por el nuevo líder regional, Alberto Fabra. Dentro del PP son muchos los que, en privado, confían en que la condena desarme cualquier intento de recuperación política. Y otros tantos quienes piensan que su absolución provocaría un alud de pretensiones de redención que abundaría en una incontrolable crisis dentro del PP valenciano, solo salvable con la intervención de Mariano Rajoy.

El rastro del delito 

La causa está repleta de documentos con los nombres de Francisco Camps y Ricardo Costa junto a prendas e importes. Sus defensas se han concentrado en sembrar dudas. Sobre los inventarios de Milano, una de las tiendas de las que, presuntamente, salieron las prendas, sostienen que no está claro si figura el nombre de Camps o Campos. Y en los tiques de la otra tienda, Forever Young, en los que se habla de "Nuevo Cliente Camps", dicen que podrían hacer referencia a otro comprador. El letrado de la acusación popular, Virgilio Latorre, martilleó esas dudas en su informe final con una retahíla de vídeos de los testimonios de los testigos. Entre ellos, el de la cajera que escribió el inventario, y que afirmó que pone Camps, y el de cinco empleados que confirmaron que "Nuevo Cliente Camps" es, indiscutiblemente, Francisco Camps, porque no se hicieron prendas a medida para otro cliente con ese apellido. El dueño de la tienda y aliado del expresidente en el proceso, Eduardo Hinojosa, no ha logrado encontrar en tres años a un hipotético cliente alternativo. 

Posible encubrimiento 

El caso de Forever Young ha sido un puntal en la estrategia de la defensa. La realidad es que faltan documentos del establecimiento que deberían respaldar los que sí constan (un abundante rastro de prendas que la sastrería Sastgor hizo a nombre de Camps y Costa y que luego cobró de la tienda). Las acusaciones han demostrado que el propietario del establecimiento, Hinojosa, fue renuente a la hora de aportar los documentos. El tribunal se los requirió hasta ocho veces y en varios casos no llegó a aportarlos. Las acusaciones también han presentado a un testigo, el informático Francisco Ferre, que, apoyándose en pruebas, declaró que recibió órdenes para alterar las bases de datos de la tienda para encubrir las prendas de Camps y fabricar tiques en los que en vez del nombre del expresidente apareciera el de su “amiguito del alma”, Álvaro Pérez El Bigotes. 

Las contradicciones de José Tomás 

Las defensas han aprovechado que el sastre cambió su versión de los hechos tras ser despedido por Hinojosa. El letrado de Camps ha extraído de ello que Tomás sintió “animadversión” hacia Camps (sin razonar el motivo) y que pactó la retirada de su imputación (sin acreditarlo) a cambio de declarar contra él. Las acusaciones consideran que, en un momento dado, el sastre tuvo que elegir y optó por “contar la verdad”. 

La ausencia de la secretaria de Costa 

El gran argumento del diputado del PP es que su secretaria llamó para preguntar por el precio del primer traje que se hizo, lo que parece confirmado. Costa dijo que le autorizó para sacar dinero de su cuenta y que él se lo dio a El Bigotes para que pagase en Madrid, aunque esto no está acreditado. Su secretaria tampoco ha confirmado la versión en el juicio porque no ha sido llamada como testigo. 

Podían cometer cohecho 

Las defensas insisten en que, al no tener capacidad directa de contratación, los acusados no pudieron cometer el delito. Ese fue el argumento para que el “más que amigo” de Camps, Juan Luis de la Rúa, archivara el caso en 2009. El Tribunal Supremo lo reabrió en 2010 alegando que sí podían cometerlo, ya que son considerados “autoridad”, condición que requiere este tipo de delito. Por eso llevan cinco semanas sentados en el banquillo.

El desenlace del ‘caso de los trajes’ 

 www.elpais.es 23.01.12

LAS ACUSACIONES REBATEN CON DATOS LAS TEORÍAS DE CAMPS

Las acusaciones del juicio de los trajes recogieron ayer, en la jornada de sus informes definitivos, todas las piezas del supuesto cohecho impropio que se imputa al expresidente de la Generalitat Francisco Camps y al exsecretario del PP valenciano Ricardo Costa. El resultado fue una construcción coherente -basada en documentos de tiendas, de la sastrería, de los bancos, declaraciones de testigos que los confirman, informes periciales y policiales- difícil de obviar por el jurado.

Frente a ella, la fiscalía y la acusación popular se anticiparon a las defensas, que intervendrán hoy, al señalar que la única alternativa a la comisión del delito consistiría en una teoría de la conspiración que calificaron de "disparatada", y "de la que no se ha aportado ninguna prueba". En ella tendrían que haber participado numerosos fiscales, jueces, policías, empleados de las dos tiendas de las que, presuntamente, salieron los trajes regalados, la sastrería que los confeccionó e incluso los miembros de la trama que han exculpado en el juicio a los acusados.

Buena relación

El sastre José Tomás, "que se llevaba bien con los acusados", recordó la fiscal Miriam Segura, tendría que haber empezado a generar pruebas incriminatorias en 2005, cuatro años antes de que estallara el caso. Y el primer indicio del cohecho, subrayó el letrado, lo aportó junto al resto del origen del caso Gürtel José Luis López Peñas, exconcejal del PP de Majadahonda: "¿Qué sentido tiene?".

El abogado de la acusación, Virgilio Latorre, también abordó esta supuesta conspiración, de la que dijo que "es un disparate que repugna a la razón y al sentido común". El letrado expuso su informe apoyado en una presentación informática, emitida por la televisión de la sala, en la que se intercalaron documentos, gráficos y fragmentos de las declaraciones de los testigos, con las que fue rellenando el relato de la acusación.

La fiscal terminó su intervención con una batería de preguntas. "El juez instructor indicó que la trama pretendía ganarse la complacencia, estar a bien con los cargos que recibían los regalos. ¿Es irrelevante que en una ciudad uno sea amigo ni más ni menos que del presidente de la Generalitat? ¿Da igual?". "Solo me queda desearles que impartan justicia, que sean justos", concluyó Latorre dirigiéndose al jurado después de que ambas acusaciones optaron por rebajar el número de prendas que supuestamente recibió Camps y, por el contrario, elevar las regaladas a Costa.

www.elpais.es 20.01.12

EL JURADO ACCEDE AL ESCRITO DEL LETRADO DE CAMPS EN EL QUE ADMITÍA SER CULPABLE

El jurado del caso de los trajes escuchó ayer la lectura de la aceptación de culpabilidad que el abogado de Francisco Camps presentó en el tribunal el 20 de julio de 2011. Ocurrió en la esperpéntica semana en la que el expresidente de la Generalitat decidió confesar los hechos, embarcó en dicha decisión al resto de imputados, y terminó dando marcha atrás, dimitiendo del cargo (por presiones de su partido) y dejando en la estacada a dos de sus compañeros de causa: su exvicepresidente Víctor Campos y el ex jefe de gabinete de la Consejería de Turismo, Rafael Betoret, que finalmente, fueron condenados por cohecho impropio. Ricardo Costa no llegó a firmar la aceptación de culpa porque no se fiaba de Camps, pero ayer en el juicio se leyó el fax que su letrado envió al Tribunal Superior de Valencia autorizando a otro abogado a presentar por él su conformidad con las acusaciones.

"Mediante el presente escrito comparezco y me persono como parte en las actuaciones del procedimiento", indicaba el letrado del expresidente, Javier Boix, aludiendo al auto dictado el 15 de julio de 2011 por el juez instructor José Flors que enviaba a Camps, Costa, Campos y Betoret al banquillo. "Al mismo tiempo, muestro, a los solos efectos formales, mi conformidad con los escritos de acusación en el marco de lo dispuesto en el citado auto, interesándose que se dicte sentencia de acuerdo con la misma". Boix subrayó, en su turno de la prueba documental, la expresión "a los solos efectos formales" que incluyó en el escrito.

El último día de la fase documental del llamado juicio de los trajes contó también con la reproducción de nuevas grabaciones. Entre ellas, se escuchó la conversación mantenida, en diciembre de 2008, entre el cabeza visible de la trama Gürtel en Valencia, Álvaro Pérez, y el ex secretario general del PP valenciano, Ricardo Costa. Así, Camps escuchó cómo ambos diseñaban la estrategia para que El Bigotes intercediera ante el entonces presidente y su esposa, Isabel Bas, con el objetivo de que Costa entrara a formar parte de Gobierno valenciano. "Yo, como secretario general, le puedo ser más útil si me pusiera en el Gobierno", le dijo Costa. "Tú déjaselo caer y que lo vaya teniendo en la cabeza", le pedía a El Bigotes. "No te preocupes, pensaba darle de lo lindo por varios sitios y ese era uno de ellos", le contestó Pérez.

En otra de las grabaciones, Pérez habla con el número dos de la red, Pablo Crespo. "Te llamaba para que estés tranquilo, que lo que se está haciendo allí se está haciendo bien pero lo que sí conviene es que llamaras a 'R' que nos tiene que echar una mano porque estamos muy colgados", le dice Crespo a Pérez. "A ver si hablas con él y solucionamos algo porque sino vamos a entrar en una situación peligrosa con los bancos", añade.

www.elpais.es 19.01.12

COSTA AL 'BIGOTES': "ME TIENEN SOCARRADO"

El secretario general de los conservadores valencianos pidió al 'Bigotes' que intercediera ante Camps para lograr un puesto en el Gobierno

El ex secretario general del PP en la Comunidad Valenciana Ricardo Costa le pidió a Álvaro Pérez 'el Bigotes', supuesto cabecilla de la trama Gürtel, que intercediera ante Francisco Camps para formar parte del Gobierno de la Generalitat. Creía que en ese puesto podría ser "más útil".

Así lo revela una conversación telefónica entre Costa y Pérez grabada por la Policía y reproducida hoy ante el jurado del llamado 'juicio de los trajes', en el que se acusa a Camps y a su ex "número dos" en el partido de un delito continuado de cohecho pasivo por aceptar regalos de la trama.

En este diálogo, Costa le pregunta si finalmente va cenar con el president, tal y como le había dicho en otra llamada, y 'el Bigotes' lo confirma: "He quedado el martes para ir a su casa".

"Pues entonces a ver si le puedes meter una 'ideíta' en la cabeza -agrega Costa-. Vamos a ver si le podemos trasladar que a mí me tienen 'socarrado', y que yo como secretario general podría ser más útil si me pusiera en el Gobierno".

Pérez le dice que pensaba sacar este tema durante la cena aludiendo a lo que le pasó a Javier Arenas y decirle: "Si vas a implicar a Ricardo próximamente en el Gobierno, está tan achicharrado que deberías dejarle descansar, porque le pasó a Arenas. Ahora mismo causa rechazo por el socarramiento al que le sometió Aznar en los últimos tres años de Gobierno".

Costa añade: "Yo creo que lo que a nosotros... yo creo que lo que a él le interesaría es tenerme en una posición institucional conjugada con el tema orgánico (...), si me diera un poco la labor de coordinación política desde el Gobierno podía arreglar mucho lo de Alicante (...). Déjaselo caer y que lo vaya teniendo en la cabeza".

www.publico.es 18.01.12

EL JURADO ESCUCHA LAS CONVERSACIONES EN LAS QUE COSTA Y 'EL BIGOTES' CRITICAN A CAMPS

"Es un gilipollas", le dijo en varias ocasiones Pérez a Crespo del expresidente

"Es un jeta, es un jeta", le decía Álvaro Pérez, El Bigotes, al diputado Ricardo Costa sobre su "jefe", Francisco Camps. "És molt heavy ", le respondía el también secretario general del PP valenciano. Este y el cabeza visible de la trama Gürtel en Valencia y gerente de Orange Market, Álvaro Pérez, comentaban de esta manera que Camps no le hubiera comunicado a El Bigotes una reunión que iba a mantener con el embajador de EE UU en España, Edward L. Romero, después de habérsela gestionado. En la entrevista tenía que participar también el gobernador de Nuevo México, Bill Richardson, que fue una figura relevante de la campaña de Obama, con quien Camps quería reunirse.

Pero el tribunal del jurado que juzga a Camps y a Costa por un delito de cohecho pasivo impropio en la conocida como causa de los trajes derivada del caso Gürtel escuchó otras grabaciones, de 2008, plagadas de otros insultos hacia el expresidente. En una de ellas hablan Pérez y el número dos de la trama, Pablo Crespo, sobre las mismas reuniones. El Bigotes le cuenta que ha hablado con el embajador de EE UU, pero que el presidente de la Generalitat "mañana tiene un acto con 60 empresarios y no lo puede suspender...". "Es un gilipollas", dice el gerente de Orange Market sobre Camps. Crespo le intenta tranquilizar, pero Pérez insiste: "Es un gilipollas... consigo que vea a uno de los tres tíos más importantes del puto planeta...", y añade que Camps "tenía que haber mandado a tomar por culo a esos gorrones", dice sobre los empresarios.

Sin embargo, al hablar de Costa el tono es distinto y, tal como se pudo escuchar en otra grabación, Crespo le comenta a El Bigotes cuánto le quiere "Ric". "Tío, de verdad, te quiere de verdad", le asegura, a lo que él contesta que "eso es un amigo de verdad".

La gala del deporte de Alicante fue otro de los temas de conversación entre ambos. "No podemos ir ahí", dice Crespo, que argumenta: "Lo que me preocupa es tener que hablar con nueve personas de una cosa que es una irregularidad, y no sé si has visto que han detenido hoy a otra alcaldesa por cuestión de 5.000 euros". "La empresa que trabaja para el partido no puede cometer ninguna irregularidad, porque el presidente no nos lo perdonaría", añade Crespo.

www.elpais.es 17.01.12

CAMPS LEE UN ENSAYO SOBRE LA TRAICIÓN MIENTRAS EL JURADO EXAMINA DOCUMENTOS

Lee con claros deseos de ser visto 'La ruta antigua de los hombres perversos', de René Girard

El expresidente de la Generalitat valenciana Francisco Camps se ha llevado entretenimiento a la sala de vistas donde hoy se celebra la tercera sesión de la fase documental del juicio del que ha de salir el veredicto de culpabilidad, o no, por un delito de cohecho impropio.

Desde primera hora de la mañana lee con ahínco y con claros deseos de ser visto La ruta antigua de los hombres perversos, un ensayo del escritor francés René Girard que el propio volumen resumen de esta manera: "La Biblia cuenta la extraña historia del Job: tras perderlo todo, repudiado por los suyos y abandonado por el propio Dios, se lamenta en su estercolero”. El libro habla de la "verdadera dimensión social de Job: el chivo expiatorio de su comunidad". "Como Edipo, debe también tomar la ruta antigua de los hombres perversos que conduce que conduce a la muerte sacrifical".

En el mismo resumen, se explica que el autor plantea “una pregunta lancinante: ¿la historia de las culturas que quisiera contemplarse, como una marcha honesta hacia la verdad, no es sino una sucesión de linchamiento?”.

Francisco Camps no ha parado de pasarle el libro a su abogado, indicándole párrafos concretos y con la evidente intención de que se muestre su lectura.

www.elpais.es 16.01.12

DE "AMIGUITO DEL ALMA" A "HIJO DE PUTA" Y "GILIPOLLAS"

Nuevas grabaciones del 'caso Gürtel' destapan conversaciones entre 'El Bigotes' y Ricardo Costa en las que el primero insulta al expresident Francisco Camps

El tribunal del jurado que juzga al expresidente de la Generalitat valenciana Francisco Camps y al exsecretario general del PPCV y diputado en las Corts, Ricardo Costa, por un delito de cohecho pasivo impropio en la conocida como causa de los trajes dentro del caso Gürtel, ha podido escuchar este lunes nuevas grabaciones en las que hay insultos hacia Camps y muestras de cariño entre Costa y Alvaro Pérez, conocido como 'El Bigotes', considerado uno de los cabecillas de la trama..

En total, la sala ha escuchado, a petición de la acusación popular, el PSPV, ocho grabaciones, la mayoría de ellas entre 'El Bigotes', Pablo Crespo, el otro cabecilla, y Ricardo Costa. También hay una en la que aparece el vicesecretario de Organización del PPCV y actual diputado en las Corts David Serra, y otra con el alcalde de La Nucía, Bernabé Cano. En ellas también aparecen los nombres del exdirector de RTVV Pedro García; del exvicepresidente del Consejo valenciano y exconsejero Vicente Rambla; y de la extesorera del PP, Yolanda García.

En la mayoría de las grabaciones se pueden escuchar numerosos insultos hacia Camps por parte de Pérez. En concreto, en una, le cuenta a Pablo Crespo que "Paco Camps" ya ha hablado con el embajador de EEUU en España pero "mañana tiene un acto con 60 empresarios y no lo puede suspender...", así que no se podrán ver. Tras ello, afirma que Camps es un "gilipollas", y dice que por ello tiene ganas de llorar. "Iría a verle y le daría dos hostias". Crespo le intenta tranquilizar y le dice que él lo ha intentado.

Pero Pérez insiste: "Es un gilipollas... consigo que vea a uno de los tres tíos más importantes del puto planeta...", y añade que Camps "tenía que haber mandado a tomar por culo a esos gorrones".

"Le he mandado un mensaje diciéndole si quería que le acompañara a la reunión y ni me ha contestado el hijo de puta"

Sobre este mismo asunto, en otra conversación, 'El Bigotes' cuenta a Costa lo ocurrido con este encuentro, y le dice: "Me llama antes de ayer Romero, el exembajador de EEUU en España, con el que habló Paco Camps para decirle que no podía ir a casa de Richardson, y me dice que si voy a ir al encuentro el martes". "Y yo me quedé flipao, resulta que el hijo de puta ha estado llamando día sí y día también para ver si se podía ver con Richardson y no me ha dicho ni pío. Heavy, ¿eh?", y le contesta Costa: "Molt heavy".

Tras ello, Pérez le señala a Costa que mandó un mensaje a Camps y se ofreció a acompañarle en el viaje, y que éste no le había contestado: "Le he mandado un mensaje diciéndole si quería que le acompañara a la reunión y ni me ha contestado el hijo de puta, y se lo mandé ayer".

Junto a ello, el jurado ha escuchado otra conversación con más insultos entre Pérez y Costa. En ella, este último le dice que "entre mañana y el viernes vas a tenerlo todo lo que te falta, lo que te debemos nosotros, pero necesito que el presidente esto no lo sepa". Tras ello, Pérez le comenta que el presidente le había llamado y le había comentado que estaba intentando "solucionarlo todo". Ante esta afirmación, Costa le pregunta "desde hace cuanto tiempo" lleva intentando solucionarlo, a lo que Pérez le dice: "Es un jeta, es un jeta". Costa insiste en que iba a dar instruccones "de dónde tiene que salir el dinero y aunque me quede sin poder pagar el alquiler".

"Es un gilipollas... Iría a verle y le daría dos hostias", llegó a decir 'El Bigotes' en relación a Camps

En otra conversación, 'El Bigotes' dice al alcalde de La Nucía, Bernabé Cano, que le había llamado Isabel, "la mujer del presidente", para decirle que la próxima semana iba a cenar con ellos. "No sé si era verdad o mentira, no sé si en enero el presidente va a hacer reestructuración del Gobierno... yo voy a volver a darle caña para que te haga consejero". Cano le dice que si cree que le interesa, y él le responde que "depende de la consejería". Cano contesta: "Si me dan Sanidad, ¿tú sabes los envolados que hay y el dinero que se debe?".

Luego se ha escuchado otra grabación en la que Crespo le dice a 'El Bigotes' que Costa le quiere. "Tío, de verdad, te quiere de verdad", le asegura, a lo que él contesta que "eso es un amigo de verdad". En otra conversación entre ambos, 'El Bigotes' le describe un reloj por el que habían llamado a la relojería a preguntar lo que valía "y le ha flipado a Costa", afirma. "Entonces se lo han ajustado, le han ajustado la correa e iba como un niño, con una cosa de éstas se vuelve loco, pero le he dicho que no se lo puede poner por Valencia porque es un cante de cojones".

En otra conversación, entre 'El Bigotes' y Crespo, este último le comenta al primero que ha estado mirando "el tema de la gala del deporte" y "no podemos ir ahí". "Lo que me preocupa  es tener que hablar con nueve personas de una cosa que es una irregularidad, y no sé si has visto que han detenido hoy a otra alcaldesa por cuestión de 5.000 euros".

Seguidamente señala a 'El Bigotes': "No podemos hacer en este momento una cosa tan irregular. Porque Ripoll y Bernabé andan a hostias, Ripoll contra todos los demás, y va a entar allí Orange Market, que es la imagen de sus enemigos, y de una forma irregular... si nos metemos ahí nos van a dar de hostias y yo creo que no compensa, aunque ganemos dinero, que tampoco está claro que lo ganemos". "Otra cosa es que para marzo del año que viene haya un concurso y nos presentemos, en obra pública es legal. En la situación actual, la empresa que trabaja para el partido no puede cometer ninguna irregularidad, porque el presidente no nos lo perdonaría. Ni Ricardo ni nadie, y menos con Alicante que es un avispero", señala

www.publico.es 16.01.12

BARBERÁ ADMITE COMO "HABITUALES" REGALOS QUE NEGÓ RECIBIR EN 2009 

El juez rechazó una querella de la alcaldesa de Valencia por la noticia de EL PAÍS  

"Nada se acredita sobre la real existencia de la referida conversación". Este fue uno de los argumentos que utilizó la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, para querellarse contra EL PAÍS, hace dos años, tras la publicación de una conversación mantenida entre Álvaro Pérez, El Bigotes, y Cándido Herrero, encargado de compras de Orange Market, la sociedad con la que la trama corrupta Gürtel operaba en Valencia. 

"Llevamos cuatro años regalándole. No sirve de nada pero tampoco jode" 

"Estoy aquí en Louis Vuitton porque hay una cosa que no habíamos pensado... Llevamos cuatro años aquí regalando a la alcaldesa y este año no voy a dejar de regalarle algo. Luego no nos da nada. No sirve de nada, pero tampoco jode. Voy a comprar un bolso de la colección nueva...", decía El Bigotes en aquella conversación grabada el 2 de enero de 2009. El miércoles todo el mundo pudo oírla, ya que fue reproducida en el llamado juicio de los trajes, por el que el expresidente de la Generalitat, Francisco Camps, lleva más de 20 días sentado en el banquillo, acusado de cohecho impropio. 

Barberá negó la mayor hace dos años, dijo que "jamás en su vida" había recibido regalos de Álvaro Pérez y se querelló contra este periódico por calumnias. El juez sobreseyó el asunto, afirmó que la información era veraz, que el delito que se pretendía "no existe" y que los propios tribunales habían avalado la existencia y veracidad de la conversación. 

Ayer, después de que todo el mundo oyera la grabación, la alcaldesa de Valencia volvió a saltar a la palestra, pero no para anunciar una querella contra El Bigotes por calumniarla, ni para negar rotundamente la recepción de esos regalos que el ahora imputado decía haberle hecho. Rita Barberá dio otra explicación y sostuvo que "un bolso de Louis Vuitton es un regalo absolutamente habitual". Lo hizo con el mismo atrevimiento con que hace dos años pretendió comparar los regalos de la trama Gürtel con las anchoas que el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, regalaba al entonces presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, "cada vez que visita La Moncloa". "Todo el mundo sabe que Revilla regala anchoas a Zapatero por agasajo o complacencia", dijo. "Y vive Dios que las anchoas son un producto caro, bueno pero caro; por lo tanto, son dádivas", añadió. 

Barberá ha sido uno de los cargos electos que ha acudido al Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana para asistir al juicio a Francisco Camps, el mismo que no solo negó haber recibido regalos, sino que aseguró que no conocía a El Bigotes, a quien en otra grabación se refirió como "amiguito del alma". 

Quizá ahora Barberá tenga que dar alguna explicación, ya que el grupo Compromís en el Ayuntamiento de Valencia ha pedido a Fiscalía que investigue si los bolsos que pudo recibir de la trama corrupta la alcaldesa, que también es diputada en las Cortes Valencianas, fueron por su condición de primera edil. 

www.elpais.es 14.01.12

EL JURADO COTEJA LOS RECIBOS DEL PAGO DE LOS TRAJES DE CAMPS POR LA RED GÜRTEL

Los documentos revelan que la trama liquidó con talones las deudas con la tienda

El jurado del caso de los trajes examinó ayer, durante varias horas, los documentos que reconstruyen el cohecho que supuestamente cometieron el expresidente de la Generalitat Francisco Camps y el ex secretario general del PP valenciano Ricardo Costa, al aceptar prendas pagadas por la red corrupta.

La fiscalía reconstruye el itinerario del supuesto cohecho

"Comunidad Valenciana" agrupaba las deudas de Camps y Costa

El juicio se encuentra en su recta final, en la fase documental, en la que los miembros del jurado, que decidirán si son culpables o no, tienen acceso a las pruebas que se han incluido en la causa, que comenzó a instruirse hace tres años.

Entre los documentos que la fiscalía pidió que fueran examinados se encuentran los procedentes de Milano, la primera de las dos tiendas de las que, presuntamente, salieron las prendas de ropa para los acusados. La documentación fue aportada por el propio establecimiento, que pertenecía al grupo Cortefiel, en lo que se refiere a los encargos y a los documentos de pago sobre cómo fueron saldadas las deudas.

Uno de los documentos (reproducido en la infografía) es un inventario de "créditos pendientes de cobro" de Milano, elaborado en enero de 2006. En él figuran dos tiques a nombre de Camps: el 187706, tres americanas y un traje por importe de 3.300 euros; y el 187729, dos trajes por importe de 1.400 euros. La primera prenda (deuda) está fechada en noviembre de 2005, lo que difiere de la versión de Camps de que acudió a la tienda por primera vez en la primavera de 2006. La segunda es de enero de ese año. Su aparición en estos inventarios significa que ninguna de las dos compras habían sido pagadas en el momento de elaborar el listado.

Igualmente figura un tique a nombre de Ricardo Costa, el 187730, que corresponde a tres trajes a medida, cuyo precio ascendía a 2.400 euros. En ese mismo inventario de enero de 2006 figuran también prendas anotadas a nombre de Víctor Campos y Rafael Betoret (los dos excargos de Camps que aceptaron los hechos y ya están condenados); del exdirector de Canal 9 Pedro García (que está imputado en el grueso de Gürtel que instruye la Audiencia Nacional), y de los cabecillas de la trama corrupta Álvaro [Pérez], El Bigotes, y Pablo [Crespo].

El siguiente documento (también reproducido) es el inventario que la misma tienda Milano hizo unos meses después, en agosto de 2006. En él se mantienen los números de tique (187706 y 187729, Camps; 187730, Costa) y los importes que aparecían en enero (es decir, la deuda estaba sin saldar siete meses después), pero los nombres propios (Camps, Costa, Betoret, Víctor Campos, Álvaro...) aparecen en este documento sustituidos por el genérico "Comunidad Valenciana". Esta era la cuenta que, según han declarado en el juicio distintos empleados de la tienda, tenía abierta en el establecimiento Álvaro Pérez y en la que se agrupaban las deudas de "los de la Comunidad Valenciana".

El jurado examinó también ayer la documentación que desvela los medios de pago que se utilizaron para saldar las deudas que ya no aparecen en el siguiente inventario, elaborado en enero de 2007. Los documentos aportados por Milano acreditan que el tique 187729 de Camps y el 187730 de Costa fueron abonados con dos talones, de 10.672 y 16.936 euros, de Orange Market, junto a otras muchas prendas destinadas al resto de personas que figuraban en la cuenta Comunidad Valenciana. En la causa se incluyen también los documentos que acreditan que esos talones eran de Orange Market, que fueron cobrados y que, de la contabilidad de la tienda, no se puede deducir que se produjera ninguna devolución.

El último tique a nombre de Camps en Milano, el 187706, que corresponde según las fichas de confección a tres americanas y un traje por importe de 3.300 euros fue saldado, según la misma documentación, el mismo mes de enero de 2007 pero unos días después de que se realizara el inventario de pendientes de cobro. La tienda sostiene que se pagó en efectivo y coincide con el día en el que Pablo Crespo sacó 4.821 euros de la caja B de Orange Market "para pago en Milano", tal como figura en la contabilidad que se la incautó a la trama. Las acusaciones y los peritos aseguran que ese dinero de Crespo sirvió para saldar la cuenta de Camps.

Estos son solamente algunos de los documentos que ayer examinaron los miembros del jurado. Hoy analizarán los procedentes de la segunda tienda, Forever Young.

"TENEMOS QUE HABLAR DE LO NUESTRO, QUE ES MUY BONITO"

La jornada de ayer del juicio de los trajes contra Francisco Camps y Ricardo Costa se inició con un nuevo bombardeo de grabaciones de conversaciones intervenidas por orden judicial, en las que se evidenciaron varias cosas. La más llamativa, la naturalidad con la que el expresidente y su esposa, Isabel Bas (que aguantó el chaparrón en la sala) hablaban con Álvaro Pérez, El Bigotes, de los regalos que este les hacía.

También quedó patente la importancia que Pérez, cabecilla de la trama Gürtel en Valencia, daba al cargo que ocupaban las personas a las que obsequiaban: El Bigotes lo destaca al referirse a los bolsos que durante cuatro años regaló a la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, y a relojes para la exconsejera de Turismo Milagrosa Martínez y su sucesora, Angélica Such, que le concedieron año tras año la millonaria adjudicación de Fitur. Y también el descaro con el que Costa pedía a Pérez que le consiguiera 100 gramos de caviar.

No se escucharon todas las grabaciones de la causa, porque la fiscal consideró innecesario reproducir las que ya se han oído a lo largo del juicio. Las que se escucharon a través de los altavoces de la sala resultaron, sin embargo, explícitas.

Instrucciones precisas

Álvaro Pérez, El Bigotes, dando instrucciones a una dependienta del Corte Inglés sobre cómo enviar obsequios navideños al domicilio del expresidente Camps sin tener problemas con los escoltas del entonces presidente de la Generalitat. Isabel Bas, esposa de Camps, agradeciendo los presentes, subrayando la expectación que han generado en la familia, preocupándose porque sus propios regalos van a quedar empequeñecidos. "Eres ideal", concluía en un SMS Isabel Bas a Álvaro Pérez.

Y se oyó de nuevo al expresidente, en esa semana de Reyes del año 2009, un mes antes de que estallara el caso que acabó costándole el cargo y que le mantiene sentado en el banquillo, dándole "muchísimas gracias" a Pérez. Confirmándole que sí había leído su tarjetón (que suele acompañar a un regalo). Diciéndole que tenían que quedar: para "hablar de lo nuestro, que es muy bonito". Insistiendo en que quería al miembro de la trama "más que mucho". También se escuchó a la mujer del expresidente decirle a Pérez que con su regalo se había pasado "20 pueblos" y que tendrían que hablar de ello en la farma (la farmacia que Bas tiene en el centro de Valencia), pero no tajantemente que fuera a devolverlo.

www.elpais.es 12.01.12

RITA, SOBRE LAS ESCUCHAS: ´SE PUEDEN INVENTAR LO QUE SEA´

La alcaldesa considera "una cosa absolutamente pasada" las grabaciones escuchadas en el juicio- Compromís pide que se investigue si recibió regalos

La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, ha afirmado este jueves, respecto a las conversaciones reproducidas en el juicio de Gürtel, que es "una cosa absolutamente pasada" y que, por tanto "se pueden inventar lo que quieran".

Barberá se ha pronunciado en estos términos, tras asistir a una sesión del Tribunal de las Aguas acompañada por los miembros del Tribunal Constitucional, después de que este miércoles en el juicio por la 'causa de los trajes' que se sigue contra el expresidente de la Generalitat valenciana Francisco Camps y el exsecretario general del PPCV y diputado, Ricardo Costa, la sala pudiera oír una serie de conversaciones telefónicas grabadas a Álvaro Pérez, 'El Bigotes', considerado presunto cabecilla de la trama, en las que se hace referencia a regalos para la alcaldesa.

Al respecto, ha señalado: "este tema está más pasado que nada. Por tanto se pueden inventar lo que quieran. Eso es una cosa absolutamente pasada".

Compromís pide que se investigue si Barberá recibió regalos

El grupo municipal Compromís en el Ayuntamiento de Valencia ha anunciado este jueves que el viernes presentará un escrito en la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV) para que se investigue si, "como se señala en las conversaciones de 'El Bigotes'", la alcaldesa Rita Barberá recibió regalos de parte de Álvaro Pérez, considerado uno de los presuntos cabecillas de la trama Gürtel.

La formación ha apuntado en un comunicado que pedirá a Fiscalía que averigue si aceptó los obsequios que Álvaro Pérez dice en esas conversaciones que regaló a Barberá, y si ella en su caso los devolvió. Asimismo, quiere que determine "si hubiera podido incurrir en el mismo delito que Francisco Camps, el de cohecho impropio pasivo al aceptar regalos de la trama".

Ribó ha exigido a Barberá que "salga al paso" de las conversaciones reproducidas en el juicio y que "devuelva, en el caso de que los hubiera aceptado, los regalos que Álvaro Pérez le hizo durante cuatro años, unos bolsos de lujo que para nada son comparables con las famosas anchoas que Revilla le regalaba al anterior presidente del Gobierno".

Según Ribó, "conforme se van haciendo públicas las conversaciones, vemos con preocupación hasta dónde estaba de podrida la gestión del gobierno de Franscico Camps" y ha mostrado su "preocupación" porque Rita Barberá "también haya salido en las cintas, ya que si Álvaro Pérez llevaba cuatro años regalándole a la alcaldesa algo, sería porque desde el primer año aceptó los regalos".

"No entendería que 'El Bigotes' le regalara durante cuatro años un bolso de la colección nueva --de Louis Vuitton-- y la alcaldesa se lo hubiera devuelto, porque al segundo año y tras la primera devolución del regalo, hubiera optado, lógicamente y por sentido común, por no volver a regalarle nada más", ha manifestado.

Ribó ha recordado que Rita Barberá, en julio de 2009, anunció que había hablado con su abogado para estudiar una posible querella "contra todo aquel que le acusara de haber recibido regalos de 'El Bigotes"'. "Han pasado dos y medio, y no sabemos nada de esa querella, lo que demuestra que quien calla otorga", ha añadido.

www.levante-emv.com 12.01.12

LA GENERALITAT DE CAMPS ADJUDICÓ 76 CONTRATOS A DEDO A LA TRAMA GÜRTEL

El perito que hizo el informe alega en el juicio que los convenios son irrecurribles

La Generalitat valenciana comenzó a contratar con la red Gürtel, formada por las empresas del grupo Correa, en 2004. Desde entonces hasta 2010 han sido un total de 85 contratos, de los que 76 fueron a dedo, sin expediente ni concurso, por un máximo, cada uno, de 12.000 euros. Se llaman "contratos menores" y, en teoría, están destinados a servicios que, por motivo de urgencia, han de encargarse con premura. Así lo plasmó el último perito que declaró ayer en el juicio al expresidente del Consell, Francisco Camps, y al ex secretario general del PP valenciano, Ricardo Costa, por la llamada causa de los trajes.

La defensa fracasa en su intento de que no se reproduzcan las grabaciones

La acusación se basa en que, por su condición de autoridad, recibieron regalos de la trama corrupta, en forma de prendas de vestir. Y de ahí que las acusaciones quisieran plasmar la relación del Gobierno valenciano con el grupo Correa.

El técnico de Hacienda, que fue el que realizó el informe de análisis de toda la contratación del Gobierno de Camps con la trama, sostuvo en su declaración que en al menos 14 actividades se troceó el objeto del contrato con el fin de no utilizar otros procedimientos de contratación y "vulnerando los principios de publicidad y concurrencia". Además, adujo que los contratos menores "no se pueden impugnar", son irrecurribles, contestando así a las defensas de Camps y Costa que preguntaron, hasta la saciedad, a los funcionarios y cargos de la Generalitat si los contratos fueron impugnados. Ayer, manteniendo la versión del expresidente, las defensas se acogieron al hecho de que los contratos suponen un 0,5% de la contratación total de la Generalitat, pero no abundaron en sus irregularidades.

El final de la fase de testigos peritos y el inicio de la documental dio paso a un duro enfrentamiento entre las partes. A un lado, las defensas, partidarias de que durase "dos minutos" y se quedaran sin reproducir en la sala las conversaciones intervenidas por la policía y sin exhibir ninguno de los muchos documentos que existen, a cambio de que todo se pusiera a disposición de los jurados por si quisieran consultarlo durante la deliberación.

Al otro lado, las representantes del ministerio fiscal y la acusación popular, que se inclinaban por reproducir y exhibir solo las grabaciones y documentos más importantes y dejar el resto al alcance del jurado por si quisiera repasarlos. Los abogados de las defensas rechazaron la oferta e insistieron: o no se practicaba ninguna prueba o impugnarían toda aquella que no se hubiera visto o escuchado en la sala, con el objetivo de restarle toda validez de cara al veredicto. Las fiscales fueron claras: "Esa postura nos aboca a solicitar que se practique toda la documental que obra en la causa".

En el fondo de la disputa se observaba una situación parecida a la de partida. Fiscalía y acusación popular disponen de munición de gran calibre contra los acusados en forma de decenas de documentos y grabaciones comprometedoras. Las defensas no: el abogado de Costa reconoció que él solo iba a pedir que se exhibiera un documento; Boix admitió que solo pondría "una o dos grabaciones".

Su peor escenario era, sin embargo, que solo se viera una selección de las pruebas más dañinas para Camps y Costa. Antes que eso preferían que se vieran todas, con la esperanza de que su tortuosa práctica, que llevará varios días, disuelva el impacto de las más devastadoras. La solución, hoy a primera hora.

www.elpais.es 11.01.12

"LE VOY A COMPRAR UN BOLSO A LA ALCALDESA. NO NOS DA NADA PERO NO NOS HACE NADA"

El presidente del tribunal rechaza la petición del expresidente valenciano

La fase documental del juicio al expresidente de la Generalitat valenciana, Francisco Camps, acusado de recibir regalos de la trama Gürtel, ha vuelto a mostrar esta mañana pruebas sonrojantes para los acusados. La más llamativa, conocida pero no escuchada hasta ahora, ha sido la grabación de la conversación mantenida entre dos directivos de la empresa Orange Market, una de las empresas que pagó, presuntamente, los regalos de Camps y del ex secretatrio general del PP valenciano, Ricardo Costa.

En la grabación se puede oír a Álvaro Pérez, el Bigotes y a Cándido Herrero, en una llamada del 2 de enero de 2009. El Bigotes le cuenta a su compañero que está en una tienda de Louis Vuitton “comprándole un bolso a la alcaldesa, como llevo haciendo desde hace cuatro años", dice Pérez. Según explica El Bigotes a Herrero, Barberá "no nos da nada, no nos sirve para nada pero tampoco nos hace nada".

Camps y su esposa, Isabel Bas, que como todos los días ocupa el bando de la primera fila de la sala de vistas, han tenido que escucharse también en una grabación, la intervenida por una conversación con Álvaro Pérez el 7 de enero de 2009, en la que le agradecen los regalos recibidos en navidad. En ella, El Bigotes adula a la entonces esposa del presidente. “¿Has leído mi tarjetón?”, le pregunta Pérez a Camps. Sí, sí, sí...”, le responde el presidente. Bueno, pues fíjate, fíjate si te debo”, dice El Bigotes. Qué le debía el gerente de Orange Market fue una de las preguntas formuladas por la acusación popular que Francisco Camps no quiso contestar.

“Yo quiero que nos veamos con tranquilidad para hablar de lo nuestro... que es muy bonito”, le dijo Camps en todo caso.

Tras el acuerdo de las partes, las grabaciones que se han oído ya no volverán a reproducirse, con lo que Camps se librará de que en la sala se vuelva a escuchar su "amiguito del alma".

www.elpais.es 11.01.12

EL JUEZ VUELVE A AFEAR A CAMPS SU ACTITUD CHULESCA

Juan Climent ha pedido al ex president que no haga gestos de aprobación o desaprobación durante las declaraciones

El magistrado Juan Climent se ha visto de nuevo obligado a afear la conducta de Francisco Camps este martes durante la vigésima sesión del juicio por cohecho pasivo impropio.

Si ayer se dedicó a hablar por el móvil y a hacer gestos a los agentes que declaraban, hoy el ex president de la Generalitat valenciana ha tenido que ser reprendido por el magistrado por hacer de nuevo gestos de aprobación o desaprobación a lo que se iba diciendo, esta vez a un perito, funcionario del Ministerio de Economía y Hacienda. 

Climent ha vuelvo a pedir respeto por las formas al ex president, tras solicitar que se colocase correctamente en su asiento para poder verle mejor. "Señor Camps, por favor, estése quieto, no haga gestos de aprobación o desaprobación de lo que dice quien sea. No haga gestos por favor, solo le pido eso", le ha espetado.

La actitud chulesca de Camps empieza a ser una constante en el proceso por la 'trama Gürtel'. Ayer, llegó a dirigirse al público entre grandes gestos y con los ojos fuera de las órbitas y exclamó: "¡Son de la Stasi, de la Policía Comunista! ¡Son unos marxistas!".

Declaración del perito

Gómez ha prestado declaración esta mañana, en la vigésimo sesión del juicio, en calidad de perito a petición del abogado de la acusación popular (PSPV), y ha relatado ante el tribunal el contenido del informe que elaboró el 13 de abril de 2010 tras solicitárselo el titular del juzgado Central de instrucción de Madrid.

Según ha dicho, el sistema de contrataciones en la Comunitat era "similar" al de otras autonomías, en cuanto al uso de contratos menores —de cuantía inferior a 12.000 euros y sin publicidad ni concurso— y de adjudicaciones.

El perito ha relatado que, en total, 17 centros gestores —entre consellerias, fundaciones y empresas públicas— contrataron con nueve empresas de la trama. También ha concretado, respecto a contratos menores, que no existía la posibilidad de impugnarlos porque no había un proceso abierto.

En cuanto a adjudicaciones, el perito —quien ha afirmado desconocer el porcentaje exacto de los contratos dados por parte de la administración valenciana a empresas del grupo— ha indicado que en algunos casos se pedían ofertas a tres empresas del mismo grupo, por lo que el precio se pactaba entre las mismas.

Si no era así, ha comentado que "se valoraban criterios objetivos con una puntuación baja, mientras que la más alta se dejaba para criterios subjetivos como la creatividad o el diseño". También se fracturaban contratos mayores para evitar los expedientes administrativos.

Gómez ha puesto el ejemplo de la adjudicación de Fitur 2005. Al respecto ha explicado que pese a que se adjudicó a Orange Market, luego se dejó al margen a dos consellerias —Territorio e Infraestructuras— para que pudieran tramitar otros expedientes del evento. Estas dos entidades, ha agregado, contrataron con las mismas empresas y fraccionaron el importe "que debería de haber salido a concurso". Preguntado por si era necesaria la autorización del presidente de la Generalitat para este tipo de adjudicciones, ha contestado que no, aunque sí una "comunicación" al gabinete de Presidencia

www.publico.es 10.01.12

LA POLICÍA VE CONTRATOS DE CAMPS TRAS LOS REGALOS

Agentes de la UDEF desvelan el modus operandi de la Gürtel' en Valencia

Con precisión, sin descanso y con el objetivo de saquear las cuentas públicas. Sobre esos ejes rodó durante años la maquinaria de la Gürtel por casi todas las consejerías del Gobierno valenciano. La descripción pormenorizada aparece en un informe de febrero de 2009 que redactaron dos agentes de la Unidad de Delitos Económicos y Fiscales (UDEF) que declararon ayer en el llamado juicio de los trajes. "¿Qué es el grupo Correa?". La pregunta de Virgilio Latorre, abogado de la acusación popular, causó en Francisco Camps y Ricardo Costa el efecto de una picadura de alacrán. Entonces, el relato en cuatro actos de los policías fluyó como un veneno que fue llenando la sala de rostros lívidos.

1. La siembra. Francisco Correa, líder de la trama, fabricó una nutrida agenda de amigos y conocidos al más alto nivel político en el PP con alta capacidad para influir en los presupuestos de autonomías y ayuntamientos. Paralelamente, según los agentes, Correa levantó "una estructura empresarial, con varias firmas, como sustrato de sus negocios" y se dedicó a esperar que el terreno abonado en cócteles, fiestas y actos del PP diera sus frutos.

2. La siega. La semilla más prolífica se plantó en gobiernos del PP. "Comenzaron a obtener contratos de administraciones públicas, la mayor parte a través de vericuetos u otro tipo de sistemas para tratar de eludir los requisitos de la contratación, como por ejemplo fraccionar el objeto de contrato entre diferentes sociedades [de la trama] para no alcanzar el umbral que obligaba a acudir a concurso público", señalaron los agentes. Sobre este asunto, la Generalitat fue una tierra fértil. Hasta seis millones cosecharon las diferentes firmas de la trama. Uno de los casos más evidentes es un vídeo que se editó para promocionar el Hospital Clínico de Valencia. El importe total era de 47.000 euros, pero se dividió en cuatro de 12.000 euros, el mínimo que exige la ley para adjudicar a dedo. Dos de los contratos se los llevó Orange Market y los otros dos Easy Concept y Diseño Asimétrico. Las tres son firmas de la red Correa.

El presidente del tribunal vuelve a reprenderle su actitud chulesca

3. Exportación a paraísos fiscales. "La ingente cantidad de dinero que generaban había que introducirla en el sistema legal y crearon una estructura de blanqueo de capitales tanto en España como en el exterior con cuentas bancarias en distintos países del mundo", prosiguieron los policías.

4. El ciclo de la vida según Correa. "Se efectuaban dádivas de todo tipo a los cargos públicos para obtener el favorecimiento de la obtención de contratos o negocios para Correa y así volver a empezar", concluyeron los agentes. Regalos en forma de ropa como los que presuntamente recibieron Camps y Costa durante el mismo periodo en que las empresas de la Gürtel exprimieron las arcas valencianas.

La declaración de los agentes, que ocupó mañana y tarde, sonó a portazo a casi un mes de juicio, a pieza final de un rompecabezas que mañana entrará en su fase de exhibición de documentos, la previa a las conclusiones e informes finales que apuntalen el veredicto del jurado. Camps, por su parte, fue reprendido una vez más por el magistrado Juan Climent. En esta ocasión por hablar por el móvil y hacer gestos a los agentes. "¡Son de la Stasi, de la Policía Comunista! ¡Son unos marxistas!", llegó a dirigirse al público entre grandes gestos y con los ojos fuera de las órbitas.

www.elpais.es 10.01.12

LA POLICÍA RELATA CÓMO EL 'CASO CAMPS' DESATÓ LA ALARMA EN LA RED GÜRTEL

El expresidente, señalando a un agente: "Esto es la Stasi, ese es un marxista"

El expresidente de la Generalitat valenciana Francisco Camps descendió ayer otro escalón en la falta de compostura que le ha caracterizado en el largo juicio contra él y Ricardo Costa por aceptar cohechos de la trama Gürtel. Declaraban los policías de la brigada de delitos económicos que investigaron el supuesto delito, y que habían reconstruido en la sala cómo consideran que se cometió.

Camps, que ya había sido advertido repetidamente por el magistrado que preside el tribunal durante la jornada (por usar el móvil, por hacer gestos, por hablar), aprovechó una distracción del juez para girarse hacia el público, compuesto básicamente por sus fieles, y decir en voz no muy baja: "Esto es la Stasi [policía política de la República Democrática Alemana]". "Este es un marxista", añadió señalando a uno de los inspectores.

Por la mañana, los dos responsables policiales habían declarado a preguntas de las acusaciones que de los muchos documentos obrantes en la causa, los testigos, y las conversaciones intervenidas habían concluido que la trama Gürtel pagó prendas de vestir a los dos acusados.

Como un indicio, los inspectores relataron el nerviosismo que se desató entre los cabecillas de la red corrupta el 20 de enero de 2009, cuando supieron que el sastre José Tomás García iba a declarar ante la Fiscalía Anticorrupción sobre unas "compraventas" en las que había participado: "A partir de ese momento se desencadena un conjunto de llamadas entre los distintos dirigentes de la organización, Pablo Crespo, Álvaro Pérez, Francisco Correa, y otras personas vinculadas a los mismos, como dos abogados de Madrid, Pedro García y otros". "Y se pone de manifiesto cómo esta citación crea una situación de desasosiego y alarma", agregaron.

Los cabecillas de la trama querían saber qué iba a declarar Tomás, cómo evitar daños a las personas que habían recibido los regalos y quién había dado el chivatazo. Sospechaban de Isabel Jordán, que en una grabación oída en el juicio había afirmado haber pagado "30.000 euros de trajes para Paco Camps". Los policías no lo mencionaron, pero una de las personas que participó en esa rueda de llamadas fue Costa, a quien Álvaro Pérez, El Bigotes, llamó para advertirle del "putadón" que les había gastado "la Jordán".

El letrado de Camps se empleó a fondo en intentar desacreditar a los policías, a quienes insistió en preguntar por qué no habían incluido en sus informes las contradicciones en las que incurrió José Tomás en sus distintas declaraciones (en las primeras dijo que Camps pagaba y, posteriormente, lo negó). También preguntó porqué no se elaboró un informe sobre el patrimonio de Camps y si compararon los encargos que constan en los autos con las imágenes que existen de Camps cuando era presidente de la Generalitat. "No se propuso", respondió el agente.

www.elpais.es 10.01.12

EL AUDITOR DE CORTEFIEL DICE QUE ORANGE MARKET PAGÓ RECIBOS A NOMBRE DE CAMPS

El testigo asegura que la filial valenciana de la trama pagó con dos cheques 16 operaciones de venta de la tienda Milano

El director de Auditoría de Cortefiel, Luis Fandilla, ha declarado hoy que Orange Market, la filial valenciana de la trama Gürtel, pagó diversos recibos de la tienda Milano a nombre de el expresident de la Generalitat Francisco Camps y del exsecretario general del PPCV Ricardo Costa.

Fandilla ha realizado esta declaración en el juicio que se celebra en el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV) contra Camps y Costa, acusados de un delito de cohecho pasivo impropio por aceptar prendas de vestir supuestamente regaladas por la trama.

Según el auditor, que ha declarado en calidad de testigo-perito, en septiembre de 2006 Orange Market pagó con dos cheques 16 operaciones de venta de la tienda Milano, de las cuales el testigo ha asegurado que tres se corresponden con recibos a nombre de Camps y Costa.

En uno de los recibos, que incluye la confección de un "vitale pantalón" y de un traje a medida, figura el nombre de "Camps o Campos", pero el testigo ha explicado que no se aclaró con la cajera encargada de su emisión a quién hacía referencia.

Tanto ese recibo como otro por la confección de tres americanas coinciden, según el auditor, con las facturas de Sastgor, la empresa de sastrería que realizó los trajes y en cuyos documentos sí figura el nombre completo de Francisco Camps.

El tercer recibo pagado por Orange Market está a nombre de Ricardo Costa y corresponde a una operación de venta del 26 de enero de 2006 que se liquidó el 15 de septiembre de 2006.

Sin embargo, en el caso del recibo de Costa no existe una correlación con una factura de la sastrería que debería haber confeccionado las prendas, una información que debería haber estado en la tienda de Milano donde se encargaron, donde el auditor ha explicado que no se encontraron.

En la misma línea, el abogado de la acusación popular ha destacado que también existe confirmación de pedidos y facturas de Sastgor por varias prendas de vestir, pero que en este caso lo que no se ha encontrado son los recibos correspondientes a los mismos clientes emitidos por Milano.

El testigo ha explicado que esa ausencia podría deberse a que esas facturas de la sastrería se correspondan a alguno de los recibos en los que, en lugar de figurar un nombre de cliente concreto, pone "Comunidad Valenciana".

En este sentido, ha explicado que no se indagó al respecto de ese nombre de cliente, pero ha indicado que supone que estará "asociado a una persona".

Además, ha explicado que otro de los recibos a nombre de Francisco Camps con un importe de 3.300 euros se saldó en efectivo en dos partes, una el 23 de enero de 2007 y otra el 27 de enero del mismo mes.

En este sentido, el abogado defensor de Camps ha señalado que el primer pago de esos 3.300 euros se realizó "solo un minuto después" de que se realizara el abono de otro recibo de 679 euros en el que figuraba, esta vez con claridad, el nombre de Campos.

A preguntas del letrado, el auditor ha explicado que no preguntó en la tienda si ambos pagos los había realizado la misma persona, si bien lo constató de forma informática en el registro central de la compañía.

Fandilla también ha indicado que no tiene constancia de que en la tienda Milano se hubiera hecho un talón por una devolución, de la misma manera que ha negado que la tienda tuviera alguna deuda con Orange Market por devolver prendas que les habían pagado.

A este respecto, el letrado de Camps ha preguntado al auditor qué posibilidad hay de que cuatro trajes que habían sido pagados fueran devueltos sin que hubiera una salida de dinero por parte de Milano, una situación que Fandilla ha atribuido a la posibilidad de que se entregaran otras prendas en sustitución de las devueltas.

Sin embargo, ha indicado que "no existe forma" de saber si a partir de septiembre de 2006 se entregaron esas prendas en sustitución.

Durante el juicio, el magistrado ha llamado nuevamente la atención a Camps a quien ha pedido que dejara su teléfono móvil y que se abstenga de hacer gestos, y también ha realizado diversas llamadas de atención al público.

http://www.levante-emv.com/comunitat-valenciana/2012/01/09/auditor-cortefiel-dice-orange-market-pago-recibos-nombre-camps/871001.html

EL JUEZ: ´SEÑOR CAMPS, ¿QUIERE DEJAR EL MÓVIL?´

Climent vuelve a llamar la atención al expresidente por su comportamiento en la sala en la 19ª sesión y le pide que no le obligue a interrumpir una declaración

El juez encargado de la conocida como causa de los trajes dentro del 'caso Gürtel', Juan Climent, ha pedido al expresidente de la Generalitat valenciana Francisco Camps, en la décimonovena sesión del juicio que se sigue contra él y contra el exsecretario general del PPCV y diputado en las Corts, Ricardo Costa, por un delito de cohecho pasivo impropio, que dejase el móvil y que no le obligara a volver a interrumpir una declaración.

En concreto, Climent le ha realizado esta advertencia mientras declaraban ante el tribunal del jurado dos policías de la Unidad de Delitos Económicos y Fiscales (UDEF) que realizaron varios informes tras la documentación intervenida en domicilios particulares y en sociedades del grupo Correa.

En un momento determinado, mientras la fiscal realizaba una pregunta, Climent se ha dirigido a Camps y le ha dicho: 'Señor Camps, ¿quiere dejar el móvil por favor?. No me haga interrumpir otra vez'.

Ésta no es la primera vez que el magistrado presidente llama la atención al expresidente del Consell desde que se inició el juicio ante los gestos que realiza y las conversaciones que mantiene con su letrado, e incluso en una ocasión le ha advertido con expulsarle de la sala si no cesaba en su actitud. Estas advertencias obligaron a Climent a cambiar de sitio a los acusados y a desplazarlos hacia la derecha para poder verlos mejor.

http://www.levante-emv.com/comunitat-valenciana/2012/01/09/juez-senor-camps-quiere-movil/870987.html

EL ENIGMÁTICO JURADO DE CAMPS

En el juicio de los trajes se han visto pruebas contundentes del cohecho, pero por las reacciones de quienes emitirán el veredicto, el resultado parece abierto

En las cuatro semanas de juicio contra Francisco Camps y Ricardo Costa por aceptar presuntamente regalos de la trama corrupta Gürtel se han visto pruebas contundentes y en algunos casos sonrojantes contra los acusados. ¿Quiere eso decir que el sentido del veredicto parece claro? Ni mucho menos.

La condena exige siete de los nueve votos; la absolución, tan solo cinco

Ningún testigo declaró haber visto que el expresidente pagase sus trajes

La suerte del expresidente y del ex secretario general del PP valenciano está en manos de nueve ciudadanos: seis hombres y tres mujeres, la mayoría jóvenes, sin experiencia en procesos judiciales y vecinos de la provincia de Valencia. Para que los acusados sean condenados hace falta que siete voten en este sentido. La absolución requiere, en cambio, cinco votos. Atendiendo solo a sus reacciones, el resultado parece abierto.

Algunos han tomado nota incansablemente de las declaraciones de los testigos, los documentos y las conversaciones reproducidas. Otros, no tanto. Todos se han concentrado en sobrellevar el tedio y la tensión vividos en las más de 100 horas de juicio, con sesiones, a veces, interminables.

El proceso para escogerlos fue laborioso desde que el azar designó a los primeros 36 candidatos. Sin embargo, al menos uno pareció decantarse desde muy pronto por Camps, a juzgar por lo mucho que anota en las intervenciones de su letrado y por los gestos y sonrisas que llegó a dedicar al expresidente, según han confirmado distintas fuentes presentes en la sala.

Camps ha logrado tres mayorías absolutas, la última en mayo. Pero su abogado llegó al juicio sin la artillería con la que contaban las acusaciones. No dispone de documentos. Ni de grabaciones. Ni ha podido encontrar, en casi tres años, a un empleado que viese a Camps pagar sus trajes en metálico, por importes a veces superiores a los 3.000 euros. Quienes podrían haberlo acreditado, los que trabajaban en las tiendas, han manifestado casi unánimemente lo contrario.

El letrado del expresidente, Javier Boix, ha tenido que utilizar otras armas: sembrar dudas sobre testigos y documentos, sugerir (sin hilvanar ningún relato) conjuras y ganarse al jurado. Adecuando el tono. Suprimiendo tecnicismos. Introduciendo resúmenes al principio de las preguntas. Subrayando lentamente en sus papeles las respuestas que le interesaba que fuesen recordadas. Apelando directamente a los jurados. De las pocas veces que el jurado ha reído a la vez, en varias ocasiones, ha sido con alguno de sus golpes de efecto.

Pero en un juicio tan largo los ánimos evolucionan. Y la sintonía de Boix con el jurado ha parecido ir a menos. Quizá por los muchos encontronazos que el letrado y su cliente han tenido con Juan Climent, el magistrado que preside el tribunal, que pareció erigirse desde el primer día como la figura en la que más confía la mayoría de jurados.

La sala suele estar medio vacía. En primera fila se sientan los incondicionales del expresidente, entre ellos su esposa, Isabel Bas. A alguna sesión han asistido, además, sus hijos. Con el más pequeño, de 13 años, Camps se mostró llamativamente cariñoso al final de una vista, ante el jurado.

Los curiosos presumiblemente críticos con Camps son escasos. La presencia socialista, nula. El resultado es una atmósfera de murmullos que juega a favor del expresidente, y que el magistrado Climent ha cortado en reiteradas ocasiones.

El estilo de las fiscales fue, desde el principio, el opuesto al de Boix: tono serio, ninguna demagogia, cero gestos a la galería. Las fiscales que armaron la investigación han reconstruido varias veces el itinerario que va del encargo de las prendas al pago por la trama. Un recorrido que un tribunal formado por jueces no habría tenido dificultad en seguir. ¿Lo han hecho los jurados? Es imposible decirlo, y resulta improbable en el caso de testigos no colaboradores. Fue mucho más fácil entender al sastre de Costa decir que el trasero de su cliente no cabría en las medidas que figuran en los encargos. El valor que el jurado dé a unos y otros elementos es una incógnita.

El letrado que representa a la acusación popular, Virgilio Latorre, casi siempre con semblante serio, ha hecho entendibles para personas de la calle varias claves del caso. En su contra va que representa a los socialistas, los grandes rivales políticos de Camps y Costa. Pero, en pequeñas dosis, ha ido arrancando algún gesto del tribunal.

Los jurados pueden formular preguntas. Las dos que hicieron muy al principio del juicio parecieron responder a la curiosidad. Desde entonces han recibido toneladas de información, y no han vuelto a preguntar.

www.elpais.es 07.01.12

EL AUDITOR DE LA TIENDA DE TRAJES AFIRMA QUE GÜRTEL PAGÓ VENTAS REALES

El empleado de Hinojosa declara que no puede saber si eran para Camps y Costa

El perito-testigo que declaró ayer en el juicio al expresidente de la Generalitat Francisco Camps, acusado de cohecho impropio, aseguró que la mayoría de las facturas alteradas y documentos de pago de Forever Young atribuidos por las acusaciones a prendas de vestir para Francisco Camps y Ricardo Costa corresponden a "ventas reales" abonadas por la trama Gürtel. En su testimonio, el auditor de cuentas de una de las tiendas de las que salieron, presuntamente, los regalos para Camps y Costa, llegó a cuestionar el sistema de contabilidad del establecimiento, pese a que lleva años trabajando para el propietario del mismo, Eduardo Hinojosa.

Twitter cancela una cuenta que suplantó al tribunal para verter insultos

El perito presta servicios para Hinojosa y ayer reconoció que el informe que hizo originalmente sobre la contabilidad de Forever Young fue utilizado por el empresario en el juicio por despido contra el sastre José Tomás, testigo principal contra Camps y Costa.

A lo largo de su declaración de ayer, el perito Arturo Alfonso Cenjor, no fue, sin embargo, rotundo, ya que, dependiendo de la parte que le preguntara, acusaciones o defensas, matizó o varió sus afirmaciones.

El auditor habló de las facturas a las que la defensa se refiere como "facturas falsas". Sobre estas sostuvo que se refieren a "ventas reales" sobre las que se cambió el concepto y, en lugar de las prendas supuestamente encargadas por Costa y Camps, se consignó la venta de metros de tela para que las empresas de la trama Gürtel pudieran desgravárselas ante Hacienda. "Un traje nunca se podría deducir, pero los metros de tela o las cintas para un acto, sí", declaró.

Apoyándose en los documentos de la causa, siguió el rastro de algunos de los tiques a nombre de Camps y llegó a afirmar que estas facturas fueron pagadas con transferencias procedentes de sociedades de la trama Gürtel. Y, ante las preguntas de la fiscalía, reiteró que los importes del documento 71 (una relación de nombres, entre ellos Camps y Costa, asociados a diferentes cantidades interpretadas como pendientes de pago con una deuda global de más de 30.000 euros, que fue aportado por la propia tienda) fue satisfecho "íntegramente" por empresas de la trama y está soportado en facturas reales.

Sin embargo, después, durante el interrogatorio de la defensa de Camps, señaló que no podía afirmar que ese pago fuera de prendas de los acusados. Y destacó que ese mismo documento 71 no era oficial, sino un papel "sin validez mercantil", en el que los precios de las prendas no coinciden con los de la tienda.

El Tribunal Superior de Justicia valenciano informó, por otra parte, de la denuncia presentada por usurpación de identidad e injurias contra el promotor de una cuenta falsa de Twitter abierta a principios de semana a nombre del órgano judicial con una foto de la presidenta, Pilar de la Oliva, junto a su familia.

Desde dicha cuenta, que Twitter ya ha cancelado a instancias del Grupo de Delitos Tecnológicos de la policía, se vertían insultos y descalificaciones contra los jueces, las fiscales e incluso el jurado que ha participado en el proceso contra Camps y Costa. "Había una fiscal tan servil, tan servil que le dieron un portátil rosa y la mandaron al TSJ", se leía en un mensaje. Y en otro: "De la Oliva: Cómo va el juicio de Camps? [El magistrado que preside el juicio de los trajes, Juan] Climent: Bien. De la Oliva: Crees que le condenará el jurado? Climent: Ya te he respondido!". Fuentes del tribunal creen que el autor ha asistido al juicio, porque entre otras cosas se refirió a los miembros del jurado como "perroflautas". Y a los jurados, cuya imagen está prohibido reproducir, solo se les puede ver dentro de la sala.

www.elpais.es 06.01.12

LA GUARDIA PRETORIANA DEL MOLT HONORABLE FRANCISCO CAMPS

Una treintena de familiares, amigos y antiguos asesores acompañan al expresident en todas las sesiones

Son los amos. Hacen gestos al jurado. Insultan a las fiscales, al juez y al abogado de la acusación popular. Copan los pasillos del Palacio de Justicia y acribillan con miradas de asco a los disidentes. Actúan siempre al unísono, al milímetro. Son la guardia pretoriana de Francisco Camps, la claque que le ríe las gracias en la sala, la que se desborda en estudiadas coreografías de desafección cuando los testimonios no son benévolos. Una actitud que roza la desobediencia civil y que ayer hizo equilibrios por todas la líneas de seguridad posible. "Les ruego que no me hagan utilizar las potestades de policía que me otorga la ley", les advirtió el magistrado Juan Climent, acorralado tras la mesa presidencial por un enjambre de miradas acechantes.

También son un grupo de inflexibles jerarquías. En la cúspide está Isabel Bas, la mujer de Francisco Camps. Ayer, como cualquier otro día, ocupó su asiento en la primera fila, el cuerpo rígido, un bloque de hielo que jamás se consume; los ojos incisivos como bisturíes y la sonrisa dejada caer como un adorno con el que aligerar tanta suma de severidades. A ella dirige Camps todas la miradas y basta un movimiento suyo, por nimio que sea, para que la sala lo repita como un acto reflejo. Si ella se gira, todos se giran. Si come un caramelo, todos se sacan un caramelo del bolsillo. Suele ser discreta, pero también puede abandonar toda diplomacia sin perder la sonrisa. "¡Qué te den!", le soltó a un periodista la víspera de Nochebuena cuando este le preguntó qué regalos le habían pedido a Papá Noel.

El juez se ve obligado a llamar constantemente la atención

Por debajo de Bas está la hermana de Camps, Leonor. Es lo contrario de su cuñada: impetuosa, vehemente, con el improperio siempre a punto en la boca. Es la más fiel representante de la teoría de la conspiración, de la supuesta conjura de jueces, fiscales y del socialismo internacional para hundir la carrera política de su hermano. "¡Qué zorra!", escupió hace días a una de las fiscales durante un interrogatorio. Una minucia en comparación al ataque de bilis que sufrió ayer durante toda la vista. "¡Qué cabrón! Pobre Paco, es que es la hostia", murmuró de manera perfectamente audible en dirección a Juan Climent, quien había intervenido para pedirle al testigo Arturo Alfonso Cenjor, contable y auditor de Forever Young, una mayor concreción en las respuestas.

"¡Qué zorra!", espetó hace días la hermana de Camps a una de las fiscales  

De hecho, Climent es una de las bestias negras para los adláteres de Camps. El expresident ya lo dejó claro durante su declaración en los albores del juicio: "Usted fue asesor de Joan Lerma [jefe del Consell por el PSPV-PSOE en los años noventa]". Cada vez que Climent interviene, la guardia de Corps campista se desborda en gestos de desaprobación. Una animadversión sólo superada por la que profesan hacia Virgilio Latorre, el abogado de la acusación popular, representada por cinco diputados socialistas. Ayer, Latorre fue punzante con Cenjor, el único testigo que pasó por la sala. Fue un declarante más a las órdenes de Eduardo Hinojosa, el amo de Forever Young, a quien se le acusa de haber manipulado pruebas para suprimir a Francisco Camps y Ricardo Costa de la documentación que probaría que recibieron regalos de la Gürtel. Una maniobra que se habría producido después que Hinojosa y Federico Trillo, diputado y emisario del PP para borrar el rastro de la trama, se reunieran en al menos dos ocasiones.

Credibilidad

Cenjor intentó restar credibilidad a los tickets y facturas en los que aparecen los nombres de los políticos valencianos. "No es un documento oficial de la tienda y carece de sello", se refirió a un papel en el que se asocian prendas valoradas en 30.000 euros a Camps, Costa y Álvaro Pérez, el Bigotes, el cabecilla de la red en Valencia. Pese a ello, el letrado de la acusación atornilló a Cenjor, quien acabó reconociendo que más allá del caos contable, los pagos siempre corrían a cuenta de la Gürtel. Es el caso de un documento manuscrito a nombre de Camps y Pérez con diversas prendas por valor de 4.040 euros. "El importe coincide con un pago de Orange Market [la firma valenciana de la red] por un metraje de tela industrial", admitió.

La esposa del expresident está al frente de su grupo de seguidores

La presión de Latorre hizo estallar a la sala. "¡Ya vale! ¡Ya vale!", se oyeron gritos desde el fondo. El expresident masculló entonces una serie de palabras irreconocibles y se ganó la enésima reprimenda de Climent: "Señor Camps haga el favor, que le estoy viendo vocalizar". "¡Madre mía, madre mía!", le respondió el Molt Honorable con los brazos extendidos hacia el techo.

Leonor acudió en auxilio del hermano y fumigó a Latorre con la mirada: "¡Qué cabrón! Este es un amargado". "No hay más preguntas señoría", concluyó Latorre y la sala se convirtió en un estruendoso suspiro unánime de alivio. Acto seguido, Leonor agarró una cuartilla doblada por la mitad y empezó a redactar compulsivamente: "Padre nuestro que estas en el cielo, santificado sea tu nombre...", se detuvo, mostró el papel a una amiga y lo lanzó al final de la banqueta.

www.publico.es 06.01.12

LOS PERITOS DE HACIENDA CONFIRMAN QUE LA TRAMA PAGÓ SEIS TRAJES DE CAMPS

El experto contratado por el expresidente no halla rastro de que abonase en efectivo

"¿A qué conclusión han llegado sobre el pago de los trajes que constan en los tiques a nombre de Camps Nuevo Cliente?", preguntó ayer la fiscal a los inspectores de Hacienda que analizaron la documentación de los establecimientos de los que presuntamente salieron las prendas que la trama Gürtel regalaba al expresidente y a Ricardo Costa. "Existe una transferencia de la entidad Diseño Asimétrico por importe de 9.497 euros con 60 céntimos", respondió uno de los miembros de la Agencia Tributaria, refiriéndose a una de las empresas que integraban el grupo Correa; "parece razonable que dicha transferencia los paga [los trajes]", junto a otras prendas destinadas a Álvaro Pérez, El Bigotes, añadió.

El auditor de cuentas de Camps califica de débil la documentación

"¿Se refiere a los tiques de Camps Nuevo Cliente, los tiques números 266 y 308?", insistió la fiscal. "Efectivamente", respondió el perito. "¿Es decir, los tiques de Camps Nuevo Cliente fueron pagados por transferencias de Diseño Asimétrico y Servimadrid Integral?", quiso asegurarse la representante del ministerio público. "Sí", concluyó el inspector de Hacienda. Los peritos dejaron así de claro que la documentación refleja que la trama pagó en Forever Young, al menos, cuatro trajes, mientras que en Milano hizo lo mismo con, al menos, otros dos.

Los dos peritos de la Agencia Tributaria comparecieron en el juicio de los trajes junto a otro, contratado por Francisco Camps, que atacó la documentación que obra en la causa destacando que existían "duplicidades, documentos falseados, y precios diferentes de productos aparentemente iguales". Además calificó la documentación de "débil" en reiteradas ocasiones.

Los inspectores de Hacienda analizaron en su día decenas de documentos entre tiques de venta, inventarios, hojas de pedidos y de confirmación de los encargos, así como facturas de confección en los que aparecen repetidamente los nombres de Camps y de Costa. Los dos peritos dejaron constancia, sin embargo, de la dificultad para seguir el itinerario completo desde el encargo hasta el pago por la trama. Aunque en muchos casos el importe, las fechas y las prendas permiten seguir el rastro, este no es inequívoco, porque hay pasos (la fábrica de Sastgor que hizo 12 trajes a nombre de Francisco Camps, por ejemplo) donde no se mantenía el número identificativo que utilizaban internamente las tiendas de Madrid, y algunos precios cambian.

Sin embargo, en otros, sobre todo en las prendas encargadas en la tienda Milano, el rastro de los pedidos es mucho más claro y finaliza, tal como confirmaron ayer los peritos, con el pago de las deudas atribuidas a Camps y Costa a través de talones de Orange Market.

Los inspectores de Hacienda también advirtieron de que en la documentación aportada por las tiendas Milano y Forever Young existían lagunas y que algunos de los documentos parecían haber sido manipulados. Varios empleados han confirmado en el juicio que los cabecillas de la trama pedían cambiar los conceptos de las facturas.

El dueño de Forever Young declaró en su día que Camps y Costa pagaron su ropa a medida en metálico. Los tres peritos (incluido el del expresidente) aseguraron ayer que no hay ni un documento que respalde tal afirmación.

Los peritos de Hacienda señalaron en su informe que no podían atribuir a la trama el pago en efectivo de algunas prendas, dada la imposibilidad de identificar a quien efectuó el pago en metálico. Ayer indicaron que no tuvieron acceso a la documentación de la caja B de Orange Market donde figura una entrega en metálico al número dos de la red corrupta, Pablo Crespo, para pagar trajes en Milano.

www.elpais.es 04.01.12

HACIENDA DEBILITA LA VERSIÓN DE CAMPS DE QUE SU JUICIO SE BASA EN FALSEDADES

Los peritos atribuyen total credibilidad al contenido de la ‘caja b’ de la red Gürtel

El letrado de Francisco Camps no ha pronunciado ni una vez la palabra conspiración. Tampoco ha ofrecido un relato alternativo al de las acusaciones que explique por qué el nombre de su cliente y el de Ricardo Costa aparecen repetidamente vinculados a importes y prendas de vestir en escenarios tan dispares como una fábrica de confección de Navarra, dos comercios de Madrid, oficinas y hasta en un barco de la trama Gürtel atracado en Calpe. Durante las tres semanas y media que dura ya el juicio de los trajes, el abogado del expresidente, Javier Boix, ha insistido una y otra vez, en cambio, en que las pruebas que asedian a Camps están basadas en embustes. “Facturas falsas” ha sido probablemente la frase que más ha repetido. Los dos nuevos inspectores de Hacienda que hoy comparecieron en el juicio dejaron muy debilitada, sin embargo, esa línea de defensa.

Los agentes de la Administración tributaria, un hombre y una mujer, se mostraron contundentes al indicar que las facturas que Milano emitió a empresas de la trama (y que presuntamente incluían los importes de los trajes regalados a Camps y Costa) correspondían a “ventas reales”. Los apuntes para pagos en Milano que figuran en la contabilidad b de la red corrupta implicaron “una salida de dinero que luego no volvió a entrar”; “es una salida unidireccional” hacia la tienda, concluyeron.

Cosa distinta, explicaron, es que las facturas contengan “elementos falsos”: mantelería y tela que Milano no vendía, en vez de prendas de vestir. Varios empleados han declarado que hacían esos cambios a petición de miembros de la red Gürtel. Los peritos señalaron que se trata de una práctica irregular, similar “a la que hacen muchas empresas para poder reducir la base imponible” a la hora de tributar.

Los peritos habían sido llamados a declarar por la fiscalía para intentar encajar otra pieza del puzle del supuesto cohecho del expresidente: el pago en efectivo de un tique de compra en la tienda Milano, correspondiente a un traje y tres americanas a nombre de Camps, supuestamente abonado por el número dos de la trama corrupta, Pablo Crespo.

Los inspectores de Hacienda explicaron que en la contabilidad b de las sociedades del cabecilla de la trama, Francisco Correa, y también en la caja b de Orange Market aparece el 23 de enero de 2007 un apunte que indica: “Ent a P. Crespo p/Pago en Milano”, junto a un importe de 4.821 euros. Entre ese día y el 27 de enero, en Milano se abonaron en efectivo 3.979 euros, incluido el tique atribuido a Camps. “Se puede cuadrar con cierta certeza y racionalidad la salida de la caja b de Orange Market con el pago de ese tique”, declararon los peritos.

Es imposible afirmar con rotundidad, admitieron a preguntas de las defensas, que fuese efectivamente Crespo quien pagase el tique con el dinero de la caja b, puesto que los pagos en metálico no dejan rastro personal. Además, Boix insistió en que se sacó más dinero (4.821 euros) que lo que se pagó en la tienda (3.979).

Los peritos sí dieron plena fiabilidad a los apuntes de la caja b intervenida a la trama. “Eran muy detallistas”, indicaron: “Tenían tantos fondos ocultos que necesitaban establecer algún tipo de control. El contable, José Luis Izquierdo, era muy exhaustivo precisamente para que no le pudieran reclamar nada”.

www.elpais.es 04.01.12

LA DEFENSA DE CAMPS SE ACOGE A IMPRECISIONES PARA SALVAR A SU CLIENTE

Los peritos mantienen que la trama pagó trajes del expresidente

La defensa del expresidente de la Generalitat valenciana, Francisco Camps, ha tratado de elevar a única verdad las imprecisiones sobre fechas y cantidades que hay en algunos de las decenas de documentos que hay en la causa de los trajes para tratar de mantener su tesis. Algunos incluso son inexistentes pero así lo parecen en los primeros informes periciales, los realizados antes de contar con toda la documentación incautada y requerida para la instrucción del caso.

El abogado del expresidente ha sostenido, con sutilezas y datos inconcretos, durante los 17 días de juicio que existen facturas falsas y una trama oculta que ha buscado encausar a Camps.

Esta mañana, la declaración de otros dos peritos de Hacienda ha dejado claro que la trama pagó deudas de la tienda Milano que estaban a nombre tanto de Camps como del exsecretario general del PP valenciano, Ricardo Costa.

También han afirmado que la alteración del concepto de las facturas de la tienda (a petición de la trama según algunos empleados) no quiere decir, exactamente, que se trate de una factura falsa.

Además, han asegurado que de los detalles y el cuidado con el que los cabecillas de la trama trataban la caja B se deduce que se trata de una contabilidad oculta pero que refleja la realidad de las empresas de la trama.

www.elpais.es 04.01.12

EL ESCOLTA DE CAMPS AFIRMA HABERLE PRESTADO 200 EUROS PARA UNA CHAQUETA

La acusación anuncia que denunciará a dos testigos por falso testimonio

El escolta que Francisco Camps tuvo durante los ocho años que permaneció al frente de la Generalitat declaró ayer en el juicio de los trajes que un día, en el verano de 2008, prestó dinero al expresidente para realizar una compra en Forever Young, uno de los establecimientos de los que presuntamente salieron las prendas con las que le obsequiaba la trama Gürtel. "Al poco de haber entrado en la tienda, volvió a salir, se acercó a mí, me preguntó si podía dejarle dinero y le dije que sí. Creo que fueron sobre 200 euros", afirmó el guardaespaldas.

El guardaespaldas asegura que el expresidente solía pedirle dinero

Su versión fue confirmada por el chófer de Camps. Los dos relataron que a continuación guardaron en el maletero la bolsa "portatrajes" con las que el expresidente salió de Forever Young, aunque no supieron decir qué contenía. El escolta añadió que alguna otra vez el expresidente le había pedido dinero, aunque nunca tanto ("para un libro", dijo). Y que cuando eso ocurría, al volver a Valencia "subía a casa, cogía el dinero y me lo bajaba".

Nadie lo manifestó durante la sesión de ayer y por tanto el jurado no pudo saberlo, pero la comparecencia del escolta y del chófer fue rechazada repetidamente por el juez instructor del caso, José Flors, y aceptada en última instancia por la Sala Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia valenciano. Flors se oponía a las dos declaraciones porque la americana "bléiser azul marino" rebajada que Camps asegura que compró aquel día no está entre las 25 prendas de vestir que supuestamente le regaló la trama corrupta. Es decir, que "nadie pone en duda", en palabras del juez instructor, que la pagase.

Los dos testigos admitieron a preguntas de la fiscalía haberse reunido con Javier Boix, letrado de Camps, para repasar lo ocurrido ese día. El escolta reconoció que lo hizo en dos ocasiones, la última la pasada semana.

Ayer, una vez finalizados los interrogatorios a cerca de 80 testigos y antes de iniciar la toma de declaración a los peritos, que comienza hoy, el presidente del tribunal del jurado, Juan Climent, resolvió la petición de la defensa de Camps de celebrar un careo entre el informático de la tienda Forever Young, Francisco Ferre, y la contable del mismo establecimiento, Raquel Vázquez. El magistrado la rechazó.

Las acusaciones se habían opuesto al careo, entre otras cosas, tal como adelantó el abogado de la acusación particular, porque van a instar la apertura de un procedimiento tanto contra la contable como contra el propietario de la tienda, Eduardo Hinojosa, por falso testimonio y falsedad documental.

El informático declaró haber recibido instrucciones de la contable para alterar las bases de datos de la tienda y ocultar el nombre de Camps de algunos documentos de encargo. Ferre admitió que llegó a cambiar el número de cliente en la base de datos, pero explicó que era imposible variarlo en los tiques, en los que únicamente se podía suprimir, y que así lo hizo. Vázquez negó haber mandado los correos electrónicos en los que aparecían las órdenes y sostuvo que un "hacker" había entrado en su ordenador y enviado los mensajes.

Hinojosa presentó como originales, a requerimiento del juez, esos tiques de encargo, en los que faltaba la banda superior, donde aparece el cliente. Sin embargo, el sastre, José Tomás, llegó al juicio y, en un golpe de efecto, aseguró que eran falsos y que él tenía los originales, extraídos de la causa general de Gürtel, pese a que nunca llegaron al Tribunal Superior de Justicia de Valencia.

Los documentos se admitieron y, por ello, la acusación quiere que se investigue a Hinojosa y a Vázquez para averiguar si falsificaron esos documentos y, con ello, mintieron al negar haber dado instrucciones para tratar de borrar el rastro del supuesto delito de Camps.

www.elpais.es 03.01.12

MÁS NOTICIAS

VOLVER

© Copyright. 1998 - 2013. www.losgenoveses.net. Ningún derecho reservado. Aquí es todo de gratis y sin comisiones
( Página diseñada para ver con Explorer 8 o superior  a 1024 x 768 píxeles )