LOS TRAJES DE GRATIS DE LA TRAMA GURTELIANA A CAMPS Y OTROS MONOSABIOS
 

 

”Yo voy a apoyar a Camps y va a ser el candidato del PP a las próximas elecciones en Valencia porque comprenderá que eso de los tres trajes, yo no me lo creo. Hay gente a la que le gusta y gente a la que no le gusta, pero le he dicho lo que pienso” (…) La Justicia “puede decir lo que quiera” porque el 12 de mayo “no le van a condenar”
( Mariano Rajoy.06.05.10 )

LAS NOTICIAS , TAL CUAL : ANNUS HORRIBILIS 2011

EL AUDITOR DE CORTEFIEL DICE QUE ORANGE MARKET PAGÓ RECIBOS A NOMBRE DE CAMPS

El testigo asegura que la filial valenciana de la trama pagó con dos cheques 16 operaciones de venta de la tienda Milano

El director de Auditoría de Cortefiel, Luis Fandilla, ha declarado hoy que Orange Market, la filial valenciana de la trama Gürtel, pagó diversos recibos de la tienda Milano a nombre de el expresident de la Generalitat Francisco Camps y del exsecretario general del PPCV Ricardo Costa.

Fandilla ha realizado esta declaración en el juicio que se celebra en el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV) contra Camps y Costa, acusados de un delito de cohecho pasivo impropio por aceptar prendas de vestir supuestamente regaladas por la trama.

Según el auditor, que ha declarado en calidad de testigo-perito, en septiembre de 2006 Orange Market pagó con dos cheques 16 operaciones de venta de la tienda Milano, de las cuales el testigo ha asegurado que tres se corresponden con recibos a nombre de Camps y Costa.

En uno de los recibos, que incluye la confección de un "vitale pantalón" y de un traje a medida, figura el nombre de "Camps o Campos", pero el testigo ha explicado que no se aclaró con la cajera encargada de su emisión a quién hacía referencia.

Tanto ese recibo como otro por la confección de tres americanas coinciden, según el auditor, con las facturas de Sastgor, la empresa de sastrería que realizó los trajes y en cuyos documentos sí figura el nombre completo de Francisco Camps.

El tercer recibo pagado por Orange Market está a nombre de Ricardo Costa y corresponde a una operación de venta del 26 de enero de 2006 que se liquidó el 15 de septiembre de 2006.

Sin embargo, en el caso del recibo de Costa no existe una correlación con una factura de la sastrería que debería haber confeccionado las prendas, una información que debería haber estado en la tienda de Milano donde se encargaron, donde el auditor ha explicado que no se encontraron.

En la misma línea, el abogado de la acusación popular ha destacado que también existe confirmación de pedidos y facturas de Sastgor por varias prendas de vestir, pero que en este caso lo que no se ha encontrado son los recibos correspondientes a los mismos clientes emitidos por Milano.

El testigo ha explicado que esa ausencia podría deberse a que esas facturas de la sastrería se correspondan a alguno de los recibos en los que, en lugar de figurar un nombre de cliente concreto, pone "Comunidad Valenciana".

En este sentido, ha explicado que no se indagó al respecto de ese nombre de cliente, pero ha indicado que supone que estará "asociado a una persona".

Además, ha explicado que otro de los recibos a nombre de Francisco Camps con un importe de 3.300 euros se saldó en efectivo en dos partes, una el 23 de enero de 2007 y otra el 27 de enero del mismo mes.

En este sentido, el abogado defensor de Camps ha señalado que el primer pago de esos 3.300 euros se realizó "solo un minuto después" de que se realizara el abono de otro recibo de 679 euros en el que figuraba, esta vez con claridad, el nombre de Campos.

A preguntas del letrado, el auditor ha explicado que no preguntó en la tienda si ambos pagos los había realizado la misma persona, si bien lo constató de forma informática en el registro central de la compañía.

Fandilla también ha indicado que no tiene constancia de que en la tienda Milano se hubiera hecho un talón por una devolución, de la misma manera que ha negado que la tienda tuviera alguna deuda con Orange Market por devolver prendas que les habían pagado.

A este respecto, el letrado de Camps ha preguntado al auditor qué posibilidad hay de que cuatro trajes que habían sido pagados fueran devueltos sin que hubiera una salida de dinero por parte de Milano, una situación que Fandilla ha atribuido a la posibilidad de que se entregaran otras prendas en sustitución de las devueltas.

Sin embargo, ha indicado que "no existe forma" de saber si a partir de septiembre de 2006 se entregaron esas prendas en sustitución.

Durante el juicio, el magistrado ha llamado nuevamente la atención a Camps a quien ha pedido que dejara su teléfono móvil y que se abstenga de hacer gestos, y también ha realizado diversas llamadas de atención al público.

http://www.levante-emv.com/comunitat-valenciana/2012/01/09/auditor-cortefiel-dice-orange-market-pago-recibos-nombre-camps/871001.html

EL JUEZ: ´SEÑOR CAMPS, ¿QUIERE DEJAR EL MÓVIL?´

Climent vuelve a llamar la atención al expresidente por su comportamiento en la sala en la 19ª sesión y le pide que no le obligue a interrumpir una declaración

El juez encargado de la conocida como causa de los trajes dentro del 'caso Gürtel', Juan Climent, ha pedido al expresidente de la Generalitat valenciana Francisco Camps, en la décimonovena sesión del juicio que se sigue contra él y contra el exsecretario general del PPCV y diputado en las Corts, Ricardo Costa, por un delito de cohecho pasivo impropio, que dejase el móvil y que no le obligara a volver a interrumpir una declaración.

En concreto, Climent le ha realizado esta advertencia mientras declaraban ante el tribunal del jurado dos policías de la Unidad de Delitos Económicos y Fiscales (UDEF) que realizaron varios informes tras la documentación intervenida en domicilios particulares y en sociedades del grupo Correa.

En un momento determinado, mientras la fiscal realizaba una pregunta, Climent se ha dirigido a Camps y le ha dicho: 'Señor Camps, ¿quiere dejar el móvil por favor?. No me haga interrumpir otra vez'.

Ésta no es la primera vez que el magistrado presidente llama la atención al expresidente del Consell desde que se inició el juicio ante los gestos que realiza y las conversaciones que mantiene con su letrado, e incluso en una ocasión le ha advertido con expulsarle de la sala si no cesaba en su actitud. Estas advertencias obligaron a Climent a cambiar de sitio a los acusados y a desplazarlos hacia la derecha para poder verlos mejor.

http://www.levante-emv.com/comunitat-valenciana/2012/01/09/juez-senor-camps-quiere-movil/870987.html

EL ENIGMÁTICO JURADO DE CAMPS

En el juicio de los trajes se han visto pruebas contundentes del cohecho, pero por las reacciones de quienes emitirán el veredicto, el resultado parece abierto

En las cuatro semanas de juicio contra Francisco Camps y Ricardo Costa por aceptar presuntamente regalos de la trama corrupta Gürtel se han visto pruebas contundentes y en algunos casos sonrojantes contra los acusados. ¿Quiere eso decir que el sentido del veredicto parece claro? Ni mucho menos.

La condena exige siete de los nueve votos; la absolución, tan solo cinco

Ningún testigo declaró haber visto que el expresidente pagase sus trajes

La suerte del expresidente y del ex secretario general del PP valenciano está en manos de nueve ciudadanos: seis hombres y tres mujeres, la mayoría jóvenes, sin experiencia en procesos judiciales y vecinos de la provincia de Valencia. Para que los acusados sean condenados hace falta que siete voten en este sentido. La absolución requiere, en cambio, cinco votos. Atendiendo solo a sus reacciones, el resultado parece abierto.

Algunos han tomado nota incansablemente de las declaraciones de los testigos, los documentos y las conversaciones reproducidas. Otros, no tanto. Todos se han concentrado en sobrellevar el tedio y la tensión vividos en las más de 100 horas de juicio, con sesiones, a veces, interminables.

El proceso para escogerlos fue laborioso desde que el azar designó a los primeros 36 candidatos. Sin embargo, al menos uno pareció decantarse desde muy pronto por Camps, a juzgar por lo mucho que anota en las intervenciones de su letrado y por los gestos y sonrisas que llegó a dedicar al expresidente, según han confirmado distintas fuentes presentes en la sala.

Camps ha logrado tres mayorías absolutas, la última en mayo. Pero su abogado llegó al juicio sin la artillería con la que contaban las acusaciones. No dispone de documentos. Ni de grabaciones. Ni ha podido encontrar, en casi tres años, a un empleado que viese a Camps pagar sus trajes en metálico, por importes a veces superiores a los 3.000 euros. Quienes podrían haberlo acreditado, los que trabajaban en las tiendas, han manifestado casi unánimemente lo contrario.

El letrado del expresidente, Javier Boix, ha tenido que utilizar otras armas: sembrar dudas sobre testigos y documentos, sugerir (sin hilvanar ningún relato) conjuras y ganarse al jurado. Adecuando el tono. Suprimiendo tecnicismos. Introduciendo resúmenes al principio de las preguntas. Subrayando lentamente en sus papeles las respuestas que le interesaba que fuesen recordadas. Apelando directamente a los jurados. De las pocas veces que el jurado ha reído a la vez, en varias ocasiones, ha sido con alguno de sus golpes de efecto.

Pero en un juicio tan largo los ánimos evolucionan. Y la sintonía de Boix con el jurado ha parecido ir a menos. Quizá por los muchos encontronazos que el letrado y su cliente han tenido con Juan Climent, el magistrado que preside el tribunal, que pareció erigirse desde el primer día como la figura en la que más confía la mayoría de jurados.

La sala suele estar medio vacía. En primera fila se sientan los incondicionales del expresidente, entre ellos su esposa, Isabel Bas. A alguna sesión han asistido, además, sus hijos. Con el más pequeño, de 13 años, Camps se mostró llamativamente cariñoso al final de una vista, ante el jurado.

Los curiosos presumiblemente críticos con Camps son escasos. La presencia socialista, nula. El resultado es una atmósfera de murmullos que juega a favor del expresidente, y que el magistrado Climent ha cortado en reiteradas ocasiones.

El estilo de las fiscales fue, desde el principio, el opuesto al de Boix: tono serio, ninguna demagogia, cero gestos a la galería. Las fiscales que armaron la investigación han reconstruido varias veces el itinerario que va del encargo de las prendas al pago por la trama. Un recorrido que un tribunal formado por jueces no habría tenido dificultad en seguir. ¿Lo han hecho los jurados? Es imposible decirlo, y resulta improbable en el caso de testigos no colaboradores. Fue mucho más fácil entender al sastre de Costa decir que el trasero de su cliente no cabría en las medidas que figuran en los encargos. El valor que el jurado dé a unos y otros elementos es una incógnita.

El letrado que representa a la acusación popular, Virgilio Latorre, casi siempre con semblante serio, ha hecho entendibles para personas de la calle varias claves del caso. En su contra va que representa a los socialistas, los grandes rivales políticos de Camps y Costa. Pero, en pequeñas dosis, ha ido arrancando algún gesto del tribunal.

Los jurados pueden formular preguntas. Las dos que hicieron muy al principio del juicio parecieron responder a la curiosidad. Desde entonces han recibido toneladas de información, y no han vuelto a preguntar.

www.elpais.es 07.01.12

EL AUDITOR DE LA TIENDA DE TRAJES AFIRMA QUE GÜRTEL PAGÓ VENTAS REALES

El empleado de Hinojosa declara que no puede saber si eran para Camps y Costa

El perito-testigo que declaró ayer en el juicio al expresidente de la Generalitat Francisco Camps, acusado de cohecho impropio, aseguró que la mayoría de las facturas alteradas y documentos de pago de Forever Young atribuidos por las acusaciones a prendas de vestir para Francisco Camps y Ricardo Costa corresponden a "ventas reales" abonadas por la trama Gürtel. En su testimonio, el auditor de cuentas de una de las tiendas de las que salieron, presuntamente, los regalos para Camps y Costa, llegó a cuestionar el sistema de contabilidad del establecimiento, pese a que lleva años trabajando para el propietario del mismo, Eduardo Hinojosa.

Twitter cancela una cuenta que suplantó al tribunal para verter insultos

El perito presta servicios para Hinojosa y ayer reconoció que el informe que hizo originalmente sobre la contabilidad de Forever Young fue utilizado por el empresario en el juicio por despido contra el sastre José Tomás, testigo principal contra Camps y Costa.

A lo largo de su declaración de ayer, el perito Arturo Alfonso Cenjor, no fue, sin embargo, rotundo, ya que, dependiendo de la parte que le preguntara, acusaciones o defensas, matizó o varió sus afirmaciones.

El auditor habló de las facturas a las que la defensa se refiere como "facturas falsas". Sobre estas sostuvo que se refieren a "ventas reales" sobre las que se cambió el concepto y, en lugar de las prendas supuestamente encargadas por Costa y Camps, se consignó la venta de metros de tela para que las empresas de la trama Gürtel pudieran desgravárselas ante Hacienda. "Un traje nunca se podría deducir, pero los metros de tela o las cintas para un acto, sí", declaró.

Apoyándose en los documentos de la causa, siguió el rastro de algunos de los tiques a nombre de Camps y llegó a afirmar que estas facturas fueron pagadas con transferencias procedentes de sociedades de la trama Gürtel. Y, ante las preguntas de la fiscalía, reiteró que los importes del documento 71 (una relación de nombres, entre ellos Camps y Costa, asociados a diferentes cantidades interpretadas como pendientes de pago con una deuda global de más de 30.000 euros, que fue aportado por la propia tienda) fue satisfecho "íntegramente" por empresas de la trama y está soportado en facturas reales.

Sin embargo, después, durante el interrogatorio de la defensa de Camps, señaló que no podía afirmar que ese pago fuera de prendas de los acusados. Y destacó que ese mismo documento 71 no era oficial, sino un papel "sin validez mercantil", en el que los precios de las prendas no coinciden con los de la tienda.

El Tribunal Superior de Justicia valenciano informó, por otra parte, de la denuncia presentada por usurpación de identidad e injurias contra el promotor de una cuenta falsa de Twitter abierta a principios de semana a nombre del órgano judicial con una foto de la presidenta, Pilar de la Oliva, junto a su familia.

Desde dicha cuenta, que Twitter ya ha cancelado a instancias del Grupo de Delitos Tecnológicos de la policía, se vertían insultos y descalificaciones contra los jueces, las fiscales e incluso el jurado que ha participado en el proceso contra Camps y Costa. "Había una fiscal tan servil, tan servil que le dieron un portátil rosa y la mandaron al TSJ", se leía en un mensaje. Y en otro: "De la Oliva: Cómo va el juicio de Camps? [El magistrado que preside el juicio de los trajes, Juan] Climent: Bien. De la Oliva: Crees que le condenará el jurado? Climent: Ya te he respondido!". Fuentes del tribunal creen que el autor ha asistido al juicio, porque entre otras cosas se refirió a los miembros del jurado como "perroflautas". Y a los jurados, cuya imagen está prohibido reproducir, solo se les puede ver dentro de la sala.

www.elpais.es 06.01.12

LA GUARDIA PRETORIANA DEL MOLT HONORABLE FRANCISCO CAMPS

Una treintena de familiares, amigos y antiguos asesores acompañan al expresident en todas las sesiones

Son los amos. Hacen gestos al jurado. Insultan a las fiscales, al juez y al abogado de la acusación popular. Copan los pasillos del Palacio de Justicia y acribillan con miradas de asco a los disidentes. Actúan siempre al unísono, al milímetro. Son la guardia pretoriana de Francisco Camps, la claque que le ríe las gracias en la sala, la que se desborda en estudiadas coreografías de desafección cuando los testimonios no son benévolos. Una actitud que roza la desobediencia civil y que ayer hizo equilibrios por todas la líneas de seguridad posible. "Les ruego que no me hagan utilizar las potestades de policía que me otorga la ley", les advirtió el magistrado Juan Climent, acorralado tras la mesa presidencial por un enjambre de miradas acechantes.

También son un grupo de inflexibles jerarquías. En la cúspide está Isabel Bas, la mujer de Francisco Camps. Ayer, como cualquier otro día, ocupó su asiento en la primera fila, el cuerpo rígido, un bloque de hielo que jamás se consume; los ojos incisivos como bisturíes y la sonrisa dejada caer como un adorno con el que aligerar tanta suma de severidades. A ella dirige Camps todas la miradas y basta un movimiento suyo, por nimio que sea, para que la sala lo repita como un acto reflejo. Si ella se gira, todos se giran. Si come un caramelo, todos se sacan un caramelo del bolsillo. Suele ser discreta, pero también puede abandonar toda diplomacia sin perder la sonrisa. "¡Qué te den!", le soltó a un periodista la víspera de Nochebuena cuando este le preguntó qué regalos le habían pedido a Papá Noel.

El juez se ve obligado a llamar constantemente la atención

Por debajo de Bas está la hermana de Camps, Leonor. Es lo contrario de su cuñada: impetuosa, vehemente, con el improperio siempre a punto en la boca. Es la más fiel representante de la teoría de la conspiración, de la supuesta conjura de jueces, fiscales y del socialismo internacional para hundir la carrera política de su hermano. "¡Qué zorra!", escupió hace días a una de las fiscales durante un interrogatorio. Una minucia en comparación al ataque de bilis que sufrió ayer durante toda la vista. "¡Qué cabrón! Pobre Paco, es que es la hostia", murmuró de manera perfectamente audible en dirección a Juan Climent, quien había intervenido para pedirle al testigo Arturo Alfonso Cenjor, contable y auditor de Forever Young, una mayor concreción en las respuestas.

"¡Qué zorra!", espetó hace días la hermana de Camps a una de las fiscales  

De hecho, Climent es una de las bestias negras para los adláteres de Camps. El expresident ya lo dejó claro durante su declaración en los albores del juicio: "Usted fue asesor de Joan Lerma [jefe del Consell por el PSPV-PSOE en los años noventa]". Cada vez que Climent interviene, la guardia de Corps campista se desborda en gestos de desaprobación. Una animadversión sólo superada por la que profesan hacia Virgilio Latorre, el abogado de la acusación popular, representada por cinco diputados socialistas. Ayer, Latorre fue punzante con Cenjor, el único testigo que pasó por la sala. Fue un declarante más a las órdenes de Eduardo Hinojosa, el amo de Forever Young, a quien se le acusa de haber manipulado pruebas para suprimir a Francisco Camps y Ricardo Costa de la documentación que probaría que recibieron regalos de la Gürtel. Una maniobra que se habría producido después que Hinojosa y Federico Trillo, diputado y emisario del PP para borrar el rastro de la trama, se reunieran en al menos dos ocasiones.

Credibilidad

Cenjor intentó restar credibilidad a los tickets y facturas en los que aparecen los nombres de los políticos valencianos. "No es un documento oficial de la tienda y carece de sello", se refirió a un papel en el que se asocian prendas valoradas en 30.000 euros a Camps, Costa y Álvaro Pérez, el Bigotes, el cabecilla de la red en Valencia. Pese a ello, el letrado de la acusación atornilló a Cenjor, quien acabó reconociendo que más allá del caos contable, los pagos siempre corrían a cuenta de la Gürtel. Es el caso de un documento manuscrito a nombre de Camps y Pérez con diversas prendas por valor de 4.040 euros. "El importe coincide con un pago de Orange Market [la firma valenciana de la red] por un metraje de tela industrial", admitió.

La esposa del expresident está al frente de su grupo de seguidores

La presión de Latorre hizo estallar a la sala. "¡Ya vale! ¡Ya vale!", se oyeron gritos desde el fondo. El expresident masculló entonces una serie de palabras irreconocibles y se ganó la enésima reprimenda de Climent: "Señor Camps haga el favor, que le estoy viendo vocalizar". "¡Madre mía, madre mía!", le respondió el Molt Honorable con los brazos extendidos hacia el techo.

Leonor acudió en auxilio del hermano y fumigó a Latorre con la mirada: "¡Qué cabrón! Este es un amargado". "No hay más preguntas señoría", concluyó Latorre y la sala se convirtió en un estruendoso suspiro unánime de alivio. Acto seguido, Leonor agarró una cuartilla doblada por la mitad y empezó a redactar compulsivamente: "Padre nuestro que estas en el cielo, santificado sea tu nombre...", se detuvo, mostró el papel a una amiga y lo lanzó al final de la banqueta.

www.publico.es 06.01.12

LOS PERITOS DE HACIENDA CONFIRMAN QUE LA TRAMA PAGÓ SEIS TRAJES DE CAMPS

El experto contratado por el expresidente no halla rastro de que abonase en efectivo

"¿A qué conclusión han llegado sobre el pago de los trajes que constan en los tiques a nombre de Camps Nuevo Cliente?", preguntó ayer la fiscal a los inspectores de Hacienda que analizaron la documentación de los establecimientos de los que presuntamente salieron las prendas que la trama Gürtel regalaba al expresidente y a Ricardo Costa. "Existe una transferencia de la entidad Diseño Asimétrico por importe de 9.497 euros con 60 céntimos", respondió uno de los miembros de la Agencia Tributaria, refiriéndose a una de las empresas que integraban el grupo Correa; "parece razonable que dicha transferencia los paga [los trajes]", junto a otras prendas destinadas a Álvaro Pérez, El Bigotes, añadió.

El auditor de cuentas de Camps califica de débil la documentación

"¿Se refiere a los tiques de Camps Nuevo Cliente, los tiques números 266 y 308?", insistió la fiscal. "Efectivamente", respondió el perito. "¿Es decir, los tiques de Camps Nuevo Cliente fueron pagados por transferencias de Diseño Asimétrico y Servimadrid Integral?", quiso asegurarse la representante del ministerio público. "Sí", concluyó el inspector de Hacienda. Los peritos dejaron así de claro que la documentación refleja que la trama pagó en Forever Young, al menos, cuatro trajes, mientras que en Milano hizo lo mismo con, al menos, otros dos.

Los dos peritos de la Agencia Tributaria comparecieron en el juicio de los trajes junto a otro, contratado por Francisco Camps, que atacó la documentación que obra en la causa destacando que existían "duplicidades, documentos falseados, y precios diferentes de productos aparentemente iguales". Además calificó la documentación de "débil" en reiteradas ocasiones.

Los inspectores de Hacienda analizaron en su día decenas de documentos entre tiques de venta, inventarios, hojas de pedidos y de confirmación de los encargos, así como facturas de confección en los que aparecen repetidamente los nombres de Camps y de Costa. Los dos peritos dejaron constancia, sin embargo, de la dificultad para seguir el itinerario completo desde el encargo hasta el pago por la trama. Aunque en muchos casos el importe, las fechas y las prendas permiten seguir el rastro, este no es inequívoco, porque hay pasos (la fábrica de Sastgor que hizo 12 trajes a nombre de Francisco Camps, por ejemplo) donde no se mantenía el número identificativo que utilizaban internamente las tiendas de Madrid, y algunos precios cambian.

Sin embargo, en otros, sobre todo en las prendas encargadas en la tienda Milano, el rastro de los pedidos es mucho más claro y finaliza, tal como confirmaron ayer los peritos, con el pago de las deudas atribuidas a Camps y Costa a través de talones de Orange Market.

Los inspectores de Hacienda también advirtieron de que en la documentación aportada por las tiendas Milano y Forever Young existían lagunas y que algunos de los documentos parecían haber sido manipulados. Varios empleados han confirmado en el juicio que los cabecillas de la trama pedían cambiar los conceptos de las facturas.

El dueño de Forever Young declaró en su día que Camps y Costa pagaron su ropa a medida en metálico. Los tres peritos (incluido el del expresidente) aseguraron ayer que no hay ni un documento que respalde tal afirmación.

Los peritos de Hacienda señalaron en su informe que no podían atribuir a la trama el pago en efectivo de algunas prendas, dada la imposibilidad de identificar a quien efectuó el pago en metálico. Ayer indicaron que no tuvieron acceso a la documentación de la caja B de Orange Market donde figura una entrega en metálico al número dos de la red corrupta, Pablo Crespo, para pagar trajes en Milano.

www.elpais.es 04.01.12

HACIENDA DEBILITA LA VERSIÓN DE CAMPS DE QUE SU JUICIO SE BASA EN FALSEDADES

Los peritos atribuyen total credibilidad al contenido de la ‘caja b’ de la red Gürtel

El letrado de Francisco Camps no ha pronunciado ni una vez la palabra conspiración. Tampoco ha ofrecido un relato alternativo al de las acusaciones que explique por qué el nombre de su cliente y el de Ricardo Costa aparecen repetidamente vinculados a importes y prendas de vestir en escenarios tan dispares como una fábrica de confección de Navarra, dos comercios de Madrid, oficinas y hasta en un barco de la trama Gürtel atracado en Calpe. Durante las tres semanas y media que dura ya el juicio de los trajes, el abogado del expresidente, Javier Boix, ha insistido una y otra vez, en cambio, en que las pruebas que asedian a Camps están basadas en embustes. “Facturas falsas” ha sido probablemente la frase que más ha repetido. Los dos nuevos inspectores de Hacienda que hoy comparecieron en el juicio dejaron muy debilitada, sin embargo, esa línea de defensa.

Los agentes de la Administración tributaria, un hombre y una mujer, se mostraron contundentes al indicar que las facturas que Milano emitió a empresas de la trama (y que presuntamente incluían los importes de los trajes regalados a Camps y Costa) correspondían a “ventas reales”. Los apuntes para pagos en Milano que figuran en la contabilidad b de la red corrupta implicaron “una salida de dinero que luego no volvió a entrar”; “es una salida unidireccional” hacia la tienda, concluyeron.

Cosa distinta, explicaron, es que las facturas contengan “elementos falsos”: mantelería y tela que Milano no vendía, en vez de prendas de vestir. Varios empleados han declarado que hacían esos cambios a petición de miembros de la red Gürtel. Los peritos señalaron que se trata de una práctica irregular, similar “a la que hacen muchas empresas para poder reducir la base imponible” a la hora de tributar.

Los peritos habían sido llamados a declarar por la fiscalía para intentar encajar otra pieza del puzle del supuesto cohecho del expresidente: el pago en efectivo de un tique de compra en la tienda Milano, correspondiente a un traje y tres americanas a nombre de Camps, supuestamente abonado por el número dos de la trama corrupta, Pablo Crespo.

Los inspectores de Hacienda explicaron que en la contabilidad b de las sociedades del cabecilla de la trama, Francisco Correa, y también en la caja b de Orange Market aparece el 23 de enero de 2007 un apunte que indica: “Ent a P. Crespo p/Pago en Milano”, junto a un importe de 4.821 euros. Entre ese día y el 27 de enero, en Milano se abonaron en efectivo 3.979 euros, incluido el tique atribuido a Camps. “Se puede cuadrar con cierta certeza y racionalidad la salida de la caja b de Orange Market con el pago de ese tique”, declararon los peritos.

Es imposible afirmar con rotundidad, admitieron a preguntas de las defensas, que fuese efectivamente Crespo quien pagase el tique con el dinero de la caja b, puesto que los pagos en metálico no dejan rastro personal. Además, Boix insistió en que se sacó más dinero (4.821 euros) que lo que se pagó en la tienda (3.979).

Los peritos sí dieron plena fiabilidad a los apuntes de la caja b intervenida a la trama. “Eran muy detallistas”, indicaron: “Tenían tantos fondos ocultos que necesitaban establecer algún tipo de control. El contable, José Luis Izquierdo, era muy exhaustivo precisamente para que no le pudieran reclamar nada”.

www.elpais.es 04.01.12

LA DEFENSA DE CAMPS SE ACOGE A IMPRECISIONES PARA SALVAR A SU CLIENTE

Los peritos mantienen que la trama pagó trajes del expresidente

La defensa del expresidente de la Generalitat valenciana, Francisco Camps, ha tratado de elevar a única verdad las imprecisiones sobre fechas y cantidades que hay en algunos de las decenas de documentos que hay en la causa de los trajes para tratar de mantener su tesis. Algunos incluso son inexistentes pero así lo parecen en los primeros informes periciales, los realizados antes de contar con toda la documentación incautada y requerida para la instrucción del caso.

El abogado del expresidente ha sostenido, con sutilezas y datos inconcretos, durante los 17 días de juicio que existen facturas falsas y una trama oculta que ha buscado encausar a Camps.

Esta mañana, la declaración de otros dos peritos de Hacienda ha dejado claro que la trama pagó deudas de la tienda Milano que estaban a nombre tanto de Camps como del exsecretario general del PP valenciano, Ricardo Costa.

También han afirmado que la alteración del concepto de las facturas de la tienda (a petición de la trama según algunos empleados) no quiere decir, exactamente, que se trate de una factura falsa.

Además, han asegurado que de los detalles y el cuidado con el que los cabecillas de la trama trataban la caja B se deduce que se trata de una contabilidad oculta pero que refleja la realidad de las empresas de la trama.

www.elpais.es 04.01.12

EL ESCOLTA DE CAMPS AFIRMA HABERLE PRESTADO 200 EUROS PARA UNA CHAQUETA

La acusación anuncia que denunciará a dos testigos por falso testimonio

El escolta que Francisco Camps tuvo durante los ocho años que permaneció al frente de la Generalitat declaró ayer en el juicio de los trajes que un día, en el verano de 2008, prestó dinero al expresidente para realizar una compra en Forever Young, uno de los establecimientos de los que presuntamente salieron las prendas con las que le obsequiaba la trama Gürtel. "Al poco de haber entrado en la tienda, volvió a salir, se acercó a mí, me preguntó si podía dejarle dinero y le dije que sí. Creo que fueron sobre 200 euros", afirmó el guardaespaldas.

El guardaespaldas asegura que el expresidente solía pedirle dinero

Su versión fue confirmada por el chófer de Camps. Los dos relataron que a continuación guardaron en el maletero la bolsa "portatrajes" con las que el expresidente salió de Forever Young, aunque no supieron decir qué contenía. El escolta añadió que alguna otra vez el expresidente le había pedido dinero, aunque nunca tanto ("para un libro", dijo). Y que cuando eso ocurría, al volver a Valencia "subía a casa, cogía el dinero y me lo bajaba".

Nadie lo manifestó durante la sesión de ayer y por tanto el jurado no pudo saberlo, pero la comparecencia del escolta y del chófer fue rechazada repetidamente por el juez instructor del caso, José Flors, y aceptada en última instancia por la Sala Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia valenciano. Flors se oponía a las dos declaraciones porque la americana "bléiser azul marino" rebajada que Camps asegura que compró aquel día no está entre las 25 prendas de vestir que supuestamente le regaló la trama corrupta. Es decir, que "nadie pone en duda", en palabras del juez instructor, que la pagase.

Los dos testigos admitieron a preguntas de la fiscalía haberse reunido con Javier Boix, letrado de Camps, para repasar lo ocurrido ese día. El escolta reconoció que lo hizo en dos ocasiones, la última la pasada semana.

Ayer, una vez finalizados los interrogatorios a cerca de 80 testigos y antes de iniciar la toma de declaración a los peritos, que comienza hoy, el presidente del tribunal del jurado, Juan Climent, resolvió la petición de la defensa de Camps de celebrar un careo entre el informático de la tienda Forever Young, Francisco Ferre, y la contable del mismo establecimiento, Raquel Vázquez. El magistrado la rechazó.

Las acusaciones se habían opuesto al careo, entre otras cosas, tal como adelantó el abogado de la acusación particular, porque van a instar la apertura de un procedimiento tanto contra la contable como contra el propietario de la tienda, Eduardo Hinojosa, por falso testimonio y falsedad documental.

El informático declaró haber recibido instrucciones de la contable para alterar las bases de datos de la tienda y ocultar el nombre de Camps de algunos documentos de encargo. Ferre admitió que llegó a cambiar el número de cliente en la base de datos, pero explicó que era imposible variarlo en los tiques, en los que únicamente se podía suprimir, y que así lo hizo. Vázquez negó haber mandado los correos electrónicos en los que aparecían las órdenes y sostuvo que un "hacker" había entrado en su ordenador y enviado los mensajes.

Hinojosa presentó como originales, a requerimiento del juez, esos tiques de encargo, en los que faltaba la banda superior, donde aparece el cliente. Sin embargo, el sastre, José Tomás, llegó al juicio y, en un golpe de efecto, aseguró que eran falsos y que él tenía los originales, extraídos de la causa general de Gürtel, pese a que nunca llegaron al Tribunal Superior de Justicia de Valencia.

Los documentos se admitieron y, por ello, la acusación quiere que se investigue a Hinojosa y a Vázquez para averiguar si falsificaron esos documentos y, con ello, mintieron al negar haber dado instrucciones para tratar de borrar el rastro del supuesto delito de Camps.

www.elpais.es 03.01.12

LAS ANOMALÍAS DE LOS CONTRATOS A GÜRTEL SE CRUZAN EN EL JUICIO A CAMPS

La trama corrupta obtuvo más de siete millones de euros de la Generalitat

Las empresas de la trama Gürtel obtuvieron más de siete millones de euros de la Generalitat en los mismos años en que sus cabecillas obsequiaban, presuntamente, a los entonces presidente, Francisco Camps, y secretario general del PP valenciano, Ricardo Costa, con trajes, americanas, pantalones, corbatas y otras prendas de vestir por valor de 21.300 euros. Todos esos contratos están siendo investigados judicialmente por su aparente irregularidad, pero la complicada evolución procesal del caso Gürtel y la decisión que en su día promovió el expresidente del Tribunal Superior de Justicia valenciano y "más que amigo" de Camps Juan Luis de la Rúa han provocado que se diriman en distintas causas, quedando fuera del juicio de la llamada causa de los trajes. La clara conexión entre ambas cuestiones provocó, sin embargo, que ayer se filtraran en la sesión de la vista que tiene sentados en el banquillo a Camps y Costa.

La Generalitat troceó decenas de contratos para adjudicarlos a dedo

Más de 20 cargos niegan haber sido influidos para elegir a Orange Market

La Administración valenciana firmó hasta 70 contratos con las distintas empresas de la red corrupta entre 2004 y 2010. Una de las anomalías detectadas en la investigación ha sido el constante fraccionamiento, en varios contratos, de un mismo encargo. El fin, según se deduce de los ejemplos, es que no sobrepasara el importe de 12.000 euros, que hubiera impedido tramitarlo como contrato menor, de contratación directa, y obligado a adjudicarlos siguiendo mecanismos de legalidad más rigurosos, con un concurso público.

Pedro Hidalgo, por ejemplo, que ocupó la Dirección General de Interior en 2007 sostuvo ayer a preguntas del abogado del expresidente que firmó un solo contrató con Orange Market, la empresa dirigida por el también amigo de Camps Álvaro Pérez, El Bigotes, para la cobertura audiovisual del recuento de las elecciones municipales y autonómicas de ese año.

Pero en su turno, el letrado de la acusación le espetó: "¿Eso fue un contrato?". "Un contrato menor", respondió Hidalgo. "¿Se incluyeron todas las actividades en un mismo contrato?", insistió el abogado Virgilio Latorre. "Que yo recuerde, sí, y fue por unos 7.000 u 8.000 euros". El letrado repasó entonces los dos contratos que constan en autos respecto a ese mismo acto con la firma de El Bigotes: "Uno, por el montaje y desmontaje del acto, por valor de 11.000 euros. Y otro, por material audiovisual y personal técnico, por otros 8.000 euros. Total, 19.000 euros". Es decir, dos contratos menores, por debajo de los 12.000 euros, lo que permitió a la dirección de Hidalgo contratarlo a dedo. "Yo solo recuerdo uno...", alcanzó a añadir el testigo.

Escenas parecidas se han repetido con varios de los cargos públicos que han comparecido en el juicio. Cinco de ellos, que siguen siendo diputados, cargos de la Generalitat y del PP, lo hicieron en calidad de testigos-imputados, acompañados por sus abogados y acogiéndose en algún caso a su derecho a no declarar para no incriminarse más. Esos cinco cargos están imputados en la causa que se instruye en Valencia y comprende el grueso de las adjudicaciones a la trama (Fitur durante cinco años, por cerca de seis millones) y la financiación ilegal. Pero el resto de adjudicaciones de la Generalitat también están siendo investigadas en la causa central de Gürtel que instruye la Audiencia Nacional, por lo que la veintena de cargos que han declarado en los tres últimos días de juicio pueden acabar siendo finalmente imputados allí.

Las defensas preguntaron, una y otra vez, si alguno de los contratos fue impugnado en su día, a lo que la mayoría respondió con un "no" rotundo.

La línea de la defensa también buscó dejar claro que ninguno de los funcionarios y cargos recibió presión o instrucción para que estas empresas fueran contratadas. Todos respondieron que no, pero no pudieron contestar si la ausencia de directrices tampoco llegó de Camps. El magistrado que preside el tribunal del jurado impidió que los testigos contestaran a este tipo de preguntas, al considerarlas "impertinentes" ya que el juicio de los trajes se limita a una acusación de cohecho impropio, por recibir supuestamente regalos de la red corrupta en su condición de autoridad, pero no en contraprestación por favorecerles en contratos públicos.

www.elpais.es 30.12.11

LA 'CAJA B' DE ORANGE MARKET REFLEJA UN PAGO A CRESPO PARA SALDAR TRAJES

El juicio a Camps saca a la luz la contabilidad oculta de la trama Gürtel

Se esperaba que el encargado de los pagos de Orange Market, Cándido Herrero, declarara ayer que nunca pagó prendas al expresidente de la Generalitat Francisco Camps y al ex secretario general del PP valenciano Ricardo Costa y, como empleado de una de las empresas del grupo Correa, plasmara un testimonio favorable para los acusados. Sin embargo, su declaración ante el jurado, tapada por su amnesia parcial y su derecho a no contestar a algunas preguntas al estar imputado en el grueso del caso Gürtel, no fue tan clara.

Los regalos de la trama incluían un bolso de Loewe para la esposa de Camps

Herrero afirmó que nunca pagó prendas a los acusados pero, tras ser insistido por las acusaciones, admitió que no sabía con certeza si lo hicieron su "jefe", Álvaro Pérez, El Bigotes, o Pablo Crespo, número dos de la trama. "No sé qué hacen con su vida", declaró.

Cándido Herrero sí dejó claro que había operaciones en Orange Market de las que no se enteraba y en las que, aunque participara, solo lo hacía porque así se lo mandaba "su jefe". No pudo explicar una anotación encontrada durante el registro al despacho de Ramón Blanco, asesor fiscal del cabecilla de la trama, Francisco Correa. La anotación se incluía en un documento titulado "caja B Orange", y en ella se hacía constar una entrega de dinero a Pablo Crespo. "Ent a P. Crespo p/Pago en Milano", indica el apunte junto a una cantidad, 4.825 euros. La fecha de esa entrega, enero de 2007, coincide con el pago de una de las deudas apuntadas por los encargos realizados a nombre de Camps en Milano, que posteriormente se registró bajo el epígrafe Comunidad Valenciana.

La fiscal preguntó a Herrero si Orange Market había hecho regalos a Camps y Costa. Herrero dijo que no. La fiscal le mostró un archivo informático intervenido por la policía en la sede de su empresa. "Usted se encargaba de pagar a los proveedores. ¿Recuerda este archivo? ¿Ve que pone regalos de Navidad? ¿Ve que en la parte inferior pone?: maletas para los hijos de Francisco Camps; una maleta de Loewe para Ricardo Costa, de 1.130 euros. Y un bolso de Loewe para Isabel Bas, la esposa del presidente Camps?". "Esta hoja no la he hecho yo, y me da la sensación de que es anterior a la época en que yo empecé a trabajar en Orange Market. Es el tipo de hoja que se usaba para todos los actos", respondió el testigo.

Herrero negó que, como han declarado varios testigos, diera instrucciones a Forever Young para alterar los conceptos de las facturas que incluían supuestamente trajes para Camps y Costa poniendo en su lugar otros productos, como metros de tela y uniformes, que la tienda de Madrid no comercializaba. Y responsabilizó en todo caso al sastre José Tomás de las irregularidades en la facturación. La fiscal solicitó entonces poner una grabación intervenida por la policía al propio Herrero y a Pablo Crespo en la que se escuchó lo siguiente:

-Oye Cándido, llama a Tomás de Forever porque hay unos 2.500 [euros] o algo así que te va a facturar.

-Sí.

-Dale tú el concepto.

-Vale.

-Son cosas de Paco y mías

www.elpais.es 29.12.11

EL JUEZ VUELVE A REPRENDER A CAMPS: "ESTÁ AHÍ DETRÁS PERO LE VEO"

El expresidente de la Generalitat Valenciana Francisco Camps siguió manteniendo ayer una actitud inaudita en una sala de vistas. La solemnidad con la que se celebran los juicios volvió a romperse con su comportamiento, que provocó de nuevo el reproche del presidente del tribunal del jurado, Juan Climent.

La sesión comenzó con normalidad pero, a media mañana, el magistrado tuvo que llamarle nuevamente la atención y fue, otra vez, en el momento en el que rechazaba, por impertinente, una de las preguntas que estaba formulando su abogado defensor. "Señor Camps, deje de hacer gestos al testigo", le reclamó el magistrado. Y Camps se echó la mano al pecho, en actitud de autoexculpación. "Está usted ahí detrás, pero le veo", le advirtió Climent, que el día que llegaron a declarar los cabecillas de la trama Gürtel, Francisco Correa y Pablo Crespo, permitió que los dos acusados dejaran el banquillo de los acusados y se sentaran en un lugar más próximo a sus letrados. De esta manera, Camps se ubicó tras el letrado de Costa, donde resulta parcialmente visible.

El reproche del magistrado, que el martes ya amenazó a Francisco Camps con echarle de la sala por hablar en voz alta y hacer aspavientos, provocó una clara reprimenda al expresidente valenciano por parte de su abogado y del de Costa. Por la tarde, permaneció sentado y callado.

www.elpais.es 29.12.11

LA CAUSA DE LA FINANCIACIÓN ILEGAL DEL PP IRRUMPE EN EL JUICIO DE LOS TRAJES

Cuatro imputados por adjudicar a dedo a la trama Gürtel declaran como testigos

El llamado juicio de los trajes es una causa derivada del grueso del caso Gürtel, al igual que lo son la investigación por la supuesta financiación ilegal del PP valenciano y por la adjudicación irregular de cerca de ocho millones de euros del Gobierno de Francisco Camps a la red corrupta. Sin embargo, ambas se tramitan separadas por orden judicial, atendiendo a la reclamación de la defensa del expresidente de la Generalitat, y en contra del criterio de las acusaciones. Pese a ello, ayer irrumpieron en el juicio tanto el delito electoral (financiación ilegal) como las decenas de contratos adjudicados a dedo a la trama, por el que están imputados más de una decena de cargos del Gobierno autónomo por malversación, cohecho y prevaricación.

La defensa podría haberlo evitado, ya que la acusación popular, que representa a los socialistas valencianos, había renunciado prácticamente a la decena de testigos relacionados con la Agencia Valenciana de Turismo (que fue, a través de la feria Fitur, el departamento que más dinero inyectó en el grupo de Francisco Correa). Los interrogatorios acabaron dando a conocer al jurado que la relación entre la Administración, el PP y la trama corrupta no se limita a los trajes. La fiscalía no había pedido su comparecencia, pero la defensa de Camps quiso mantenerlos.

Entre los testigos se encontraban cuatro imputados en la causa de financiación ilegal, que trata de aclarar si el PP endosó a varias constructoras facturas por servicios prestados en actos electorales por empresas de la trama Gürtel. Además, también se investiga el procedimiento por el que la red logró que se le adjudicara, por casi seis millones de euros, el montaje del pabellón de la Generalitat en la feria de turismo Fitur, entre 2005 y 2009. Pero el jurado oyó además que hubo otras contrataciones, como las de la Guía de la Comunicación de 2005, la presentación del Congreso de Nuevo Periodismo en 2006 y la fiesta para la salida de la Volvo Ocean Race desde Alicante. Y con la comparecencia de otros testigos pueden llegar a salir los hasta 70 contratos que la Administración valenciana firmó con nueve empresas de la trama.

La defensa de Camps pretendía que todos ellos dijeran que en ningún momento recibieron instrucciones para adjudicar los contratos de Fitur a Orange Market, pero el presidente del tribunal del jurado, Juan Climent, no dejó que le contestaran en ninguna ocasión. El magistrado rechazó las preguntas al considerarlas improcedentes para este juicio que es por cohecho impropio, es decir, por recibir dádivas en su condición de autoridad, y no por cohecho propio, que sería la acusación si hubieran recibido los regalos en contraprestación por alguna adjudicación o contrato.

Limitadas, las defensas preguntaron si los cargos, que ocupaban puestos de libre designación, oyeron a Álvaro Pérez, El Bigotes, hacer ostentación de su relación especial con Camps y, en el caso de Ricardo Costa, si su departamento dependía del diputado. Todos contestaron que no.

La única imputada que se acogió a su derecho a no declarar, por si sus palabras le perjudicaban, fue la exconsejera de Turismo y expresidenta de las Cortes valencianas Milagrosa Martínez, que hubo de escuchar las preguntas que la acusación, la fiscalía y la defensa de Camps le querían hacer. Una de ellas hizo referencia al reloj de oro, valorado en 2.400 euros, que supuestamente le regaló la trama. Un detalle que llamó la atención del jurado.

www.elpais.es 28.12.11

LA CAJERA DE MILANO: "EL ÚNICO QUE PAGÓ FUE CRESPO"

Ana Belén Luque, que trabajó en Milano de 2003 a 2006, cerró ayer las declaraciones de empleados de los establecimientos de los que salieron presuntamente los trajes y otras prendas de vestir que la trama Gürtel regalaba a Francisco Camps, Ricardo Costa y otros cargos valencianos. Su declaración no provocó el revuelo que días antes había generado la cajera de Forever Young, porque Luque aseguró de entrada que nunca vio al expresidente ni al ex secretario general del PP por la tienda. Sus palabras volvieron a impactar, sin embargo, en la línea de flotación de los acusados.

La exempleada declaró que Camps y Costa nunca pasaron por caja, pero que sabía que se les habían confeccionado prendas a ambos. "En la tienda teníamos un apunte a nombre de Comunidad Valenciana, que era de Álvaro Pérez y Pablo Crespo, donde se metían las prendas del señor Camps", afirmó Luque. "¿Quién las pagaba?", le preguntó el abogado de la acusación popular. "Si lo cobré yo me lo pagó Pablo Crespo" (el lugarteniente de Francisco Correa). "Porque era el único que recuerdo que pagaba esa cuenta", agregó.

Prendas dejadas a deber

La cajera reconstruyó el itinerario de tres tiques correspondientes a "trajes a medida" que en el inventario de Milano de febrero de 2006 aparecen como dejados a deber por el expresidente (dos tiques) y Costa (uno). En el inventario de verano, que hizo ella misma, los trajes seguían sin pagarse pero los tiques habían sido agrupados en la cuenta Comunidad Valenciana. Las prendas (1.400 euros de Camps y 2.400 de Costa) fueron saldadas parcialmente en septiembre de 2006, mediante talones de Orange Market y transferencias de Servimadrid y Diseño Asimétrico, todas ellas empresas de la red, según observó la cajera con los documentos que así lo acreditan a la vista. Otros 3.300 euros correspondientes a Camps figuran como pagados en enero de 2007, un año después de ser generados, y en efectivo.

Antes de la cajera se escuchó en la sala el final de la declaración de José Tomás García, que respondió a preguntas de las acusaciones. El letrado de Camps siguió con su estrategia de desacreditar al sastre. Le preguntó por sus apariciones en los medios. Mostró una nómina de Tomás en Forever Young (6.000 euros). E intentó atraparlo una y otra vez con las fechas de los pedidos. El testigo aguantó el chaparrón: "Porque lo pregunte usted 20 veces", contestó, "no va a cambiar lo que digo".

www.elpais.es 28.12.11

CAMPS PIERDE LOS NERVIOS EN LA SALA

El expresidente de la Generalitat valenciana estuvo ayer a punto de ser expulsado de su propio juicio. Pasaba el mediodía. El abogado de Ricardo Costa intentaba, al igual que había hecho antes el de Francisco Camps, preguntar a los altos cargos que comparecían como testigos si los acusados les habían influido para que adjudicasen contratos a Orange Market, la empresa de la trama Gürtel que dirigía Álvaro Pérez, El Bigotes. El magistrado que preside el tribunal, Juan Climent, se negaba a aceptar la pregunta tal y como estaba formulada. Camps, que lleva parapetado detrás del letrado de Costa desde hace dos semanas para evitar la cámara de televisión, se removía en el asiento, movía los brazos, mascullaba. "Señor Camps, guarde silencio, por favor", le advirtió el juez.

"Considera este presidente que la pregunta no corresponde al objeto del proceso...", estaba zanjando Climent cuando el expresidente empezó a hablar hacia la primera fila del público, ocupada desde el primer día por su grupo de familiares y fieles. El magistrado, que se había mostrado paciente desde el primer día del juicio oral, estalló: "¡Señor Camps, guarde silencio o lo tendré que sacar de la sala, por favor, como la ley me autoriza! ¡Ya no se lo digo más veces! Guarde silencio. Y si quiere hablar en privado con su abogado, hágalo, pero despacito y que no lo oigamos nadie".

Fue la escena culminante, pero solo una entre las muchas que ha protagonizado el expresidente en los 12 días que lleva el juicio de los trajes. La mayor parte del tiempo Costa permanece a su lado serio como una estatua. A Camps, en cambio, parece que cada día le cueste más quedarse callado.

www.elpais.es 28.12.11

"CAMPS ME DIJO: 'POR FAVOR, SÁCAME DE ESTA. HABLARÉ CON TU JEFE Y NO TE FALTARÁ DE NADA"

Es el testigo principal en la causa de los trajes. Es la persona que trató con todos los protagonistas de la trama. Los empresarios corruptos le conocían y aconsejaron vestirse en esa tienda a los políticos del PP que supuestamente se corrompieron. Desde entonces, José Tomás, jefe de ventas en Milano y Forever Young, tomó medidas a los dirigentes del PP y encargó los trajes. También supo quién pagaba y se lo contó a la policía, a la Fiscalía Anticorrupción y a distintos jueces. Ayer, entró en la sala y miró a los dos acusados, que desde que estalló el escándalo le acusan de mentir. Tomás perdió su empleo cuando declaró a la Justicia todo lo que sabía.

Fiscalía. ¿Es usted sastre?

Tomás. Yo nunca he dicho que fuera sastre. Le doy todos mis respetos a los sastres, pero yo no soy sastre, aunque he llegado a cortar. Mi profesión no es sastre y jamás he dicho que lo sea. Mi profesión ha sido director de moda desde que tenía 25 años.

Fiscalía. ¿Sabe usted qué se cargaba en sus cuentas Álvaro Pérez?

Tomás. En principio, solo se cargaban prendas de ellos, de Pérez y de Crespo

[miembros de la trama empresarial que dirigía Francisco Correa]. Luego, empezaron a cargar a sus cuentas, primero a Rafael Betoret [jefe de gabinete de la consejería valenciana de Turismo que adjudicó a la empresa de Álvaro Pérez la instalación del pabellón de la Comunidad Valenciana en Fitur por un millón de euros] y a Pedro García [ex director general de la televisión autónoma valenciana que adjudicó a una constructora leonesa, vinculada a la trama corrupta, la instalación de pantallas en la calle durante la visita del Papa]. Después, en la primavera de 2005, comenzó mi relación con Francisco Camps y Ricardo Costa. Personalmente, para mí era un orgullo aunque era mucho trabajo porque tenía que ir a tomarles medidas.

Fiscalía. ¿Puede relatar el procedimiento de encargos en la tienda?

Tomás. El vendedor empezaba a enseñarle telas y, si sabía, les tomaba medidas. Pero el 80% de los clientes pasaba por mí. En las hojas de encargo, lo primero que se ponía era el nombre, sus datos y su teléfono. La inmensa mayoría pagaba cuando hacía el encargo, otros pagaban un porcentaje y había clientes especiales, que no adelantaban dinero sino que sus encargos quedaban como pendientes de pago íntegramente. Todos los pendientes de pago se agrupaban en una misma carpeta. Cuando se saldaba un pago, el cliente tenía un resguardo, la prenda tenía otro tique grapado y el tercero desaparecía de la carpeta de pendientes de pago. En Milano todo estaba muy controlado.

Fiscalía. ¿Quién se ocupaba de la cuenta de Álvaro Pérez?

Tomás. La cajera se encarga de mandar un mensaje a Crespo de lo que se debía.

Fiscalía. ¿Cómo fue su relación con el señor Camps?

Tomás. Camps jamás ha consentido que nadie le hiciera nada sin que estuviera yo. Se le hicieron tres americanas, una azul, otra marrón y otra beige; le estaban muy ajustadas pero le convencimos de que se las pusiera. Camps devolvió los trajes y yo avisé a Pablo Crespo para que no los pagara. De los cuatro trajes devueltos me he acordado siempre. Los trajes de Camps tenían muchas peculiaridades. Después de hacer muchos intentos, dimos con el patronaje.

Fiscalía. ¿Se le enviaban las prendas a Valencia?

Tomás. Sí, a Álvaro Pérez.

Fiscalía. ¿Le mandaban a él las de Camps y Costa?

Tomás. Sí, sí... Yo creo que incluso salieron de la fábrica directamente a Valencia sin pasar por la tienda. Todo lo que se hacían Crespo, Pérez o gente de la Comunidad Valenciana, incluido Pedro García, se consideraba de la Comunidad Valenciana. Bajo el epígrafe Comunidad Valencia se agrupaban los encargos de Camps, Costa, Campos y Betoret.

Fiscalía. ¿Quién hacía los pagos de esas prendas?

Tomás. Crespo [número dos de la trama corrupta]. Álvaro jamás. No sé si no se fiaba de Álvaro Pérez.

Fiscalía. ¿Cómo funcionaban los pagos?

Tomás. Había cuentas con pendientes de pago que se saldaban con talones y cheques, que yo recuerde.

Fiscalía. ¿Recuerda si cuando se fue de Milano quedaban cuentas pendientes?

Tomás. Sí, y llamé a Pablo [Crespo] y le dije que los trajes de Camps se habían quedado en el aire y luego me llamó y me dijo que lo había liquidado (...). Lo único que le importaba a Álvaro Pérez es que yo nunca dijera que los señores a los que les compraba la ropa no la pagaban, que nunca se me escapara.

Fiscalía. ¿Recuerda cuántas prendas encargó Camps en 2007?

Tomás. Cinco o seis trajes mínimo, un esmoquin, un chaleco para un acto en el Vaticano y un frac.

Fiscalía. ¿Tiene alguna enemistad con Camps o Costa?

Tomás. Al contrario, los quería muchísimo.

Acusación particular. ¿Recuerda si usted declaró en la Audiencia Nacional que Camps se pagó sus trajes?

Tomás. Jamás ha pagado el señor Camps delante de mí nada. La última vez que hablé con el señor Camps fue el 8 de febrero de 2009, que me llamó siete veces y estuve hablando con él entre media hora y una hora. Me llegó a decir. "Por favor, sácame de esta. Hablaré con tu jefe y no te va a faltar de nada".

Acusación particular. Esta mañana ha dicho que no tiene ninguna animadversión contra los acusados, que incluso le dolía...

Tomás. Muchísimo.

Acusación particular. ¿Por qué?

Tomás. Porque yo les apreciaba muchísimo.

Defensa de Camps. Usted declaró que Camps ha pagado sus trajes. ¿Cuándo mintió?

Tomás. Jamás ha pagado (...). Jamás ha pagado ni un solo euro ni en Milano ni en Forever. Lo juro por Dios y ante este jurado.

www.elpais.es 27.12.11

EL TESTIGO CLAVE DEL JUICIO JURA QUE CAMPS "JAMÁS PAGÓ NI UN EURO DE SUS TRAJES"

El sastre José Tomás dice que nunca quiso perjudicar con su declaración al expresidente valenciano, al que quería mucho

José Tomás García, exdirector comercial en las tiendas Milano y Forever Young, testigo clave en el juicio de los trajes derivado del caso Gürtel, pasó ayer todo el día declarando en el tribunal y aseguró que Francisco Camps "jamás ha pagado ni un solo euro ni en Milano ni en Forever. Lo juro por Dios y ante este jurado". Tomás, conocido como el sastre, narró el temor que embargó al expresidente al conocer que él iba a declarar al día siguiente sobre los supuestos regalos que la trama Gürtel hacía a cargos valencianos, entre otros, a él mismo y a Ricardo Costa. "El día anterior me llamó no una, sino seis o siete veces. La última fue cerca de la una y media de la mañana"; "me llegó a decir: 'Por favor, sácame de esta, que cuando pase esto hablaré con tu jefe y no te va a faltar de nada".

"El día anterior a declarar Camps me llamó no una, sino seis veces"

"Yo les acompañaba desde que entraban hasta que salían de la tienda"

El testigo afirma que Ricardo Costa pagó algunas de las prendas

"Parece como si fuera un traidor. Yo, que toda la vida he votado al PP"

La declaración de José Tomás se esperaba con la sensación de último asalto. Los muchos testigos que han desfilado ya ante el Tribunal Superior de Justicia valenciano han aportado su versión sobre los fragmentos del supuesto cohecho que tuvieron oportunidad de conocer. Tomás era, sin embargo, el único que podía ofrecer un teórico relato completo de lo ocurrido, desde el día en que tomó por primera vez medidas a Camps en el Hotel Ritz de Madrid y a Costa en su despacho de secretario general del PP valenciano, hasta el envío de las prendas a Álvaro Pérez y el pago por parte de las empresas de la trama "con talones, transferencias o en efectivo". "Yo era el que les acompañaba desde que entraban en la tienda hasta que salían", contó.

Las defensas, especialmente la de Camps, habían dedicado muchas sesiones a intentar desacreditar anticipadamente a Tomás. La táctica pareció haber dado algún resultado porque cuando el sastre entró en la sala y se sentó, alguno de los jurados lo miró con un gesto que parecía expresar algo más que prevención. A medida que la representante de la Fiscalía Anticorrupción avanzó en el interrogatorio y Tomás fue hablando (con respuestas extensas, una considerable dispersión y un buen número de anécdotas) los rostros fueron cambiando, como si se cumpliera el principio de que la credibilidad la dan los detalles. Y Tomás dio muchos.

Confirmó, tal y como ha declarado Camps, que hizo cuatro trajes que el expresidente acabó devolviendo. "¿Esa devolución era porque rechazaba el regalo?", preguntó el abogado de la acusación popular que representa a los socialistas, Virgilio Latorre. "Fue porque no le quedaban bien. Me llamó y me dijo: 'Oye, a mí esto no me gusta cómo me queda. El tercer botón este es altísimo...", contestó Tomás. "El señor Camps me dijo que jamás se ponía una prenda si no estaba hecha exactamente como a él le gustaba. Desde el primer detalle al último", añadió.

Contó cómo, para satisfacer esas peticiones, decidió finalmente pedirle a Camps un traje ("uno con el que se sintiera cómodo") y desmontarlo completamente para tomar de ahí las medidas. Explicó cómo hablaba posteriormente por teléfono con el encargado de la sastrería industrial Sastgor para asegurarse de que las prendas quedasen exactamente a su gusto. Y la premura con la que en algunas ocasiones tuvo que terminar los encargos del expresidente. Una vez, con motivo del premio de fórmula 1 en Valencia. Otra, para una recepción en Nueva York. Y una tercera para conseguirle un esmoquin negro ("como manda el protocolo del Vaticano") para ir a ver al Papa a Roma.

Tomás aseguró que todos en las tiendas sabían que las prendas para Camps y Costa las pagaba el número dos de la red Gürtel, Pablo Crespo, y que este "no se fiaba" de que Álvaro Pérez, El Bigotes, no cargara a otras prendas que eran para él. "Crespo me hacía detallarle por personajes qué prendas compraba cada uno", dijo Tomás.

La defensa de Camps había tratado de convencer al jurado por anticipado de la animadversión que el sastre tenía contra el expresidente. Tomás afirmó, en cambio, que todo el proceso le había dolido "muchísimo" y que "los quería mucho". "Parece como si se me responsabilizara de haber dicho la verdad. Como si yo fuera un traidor a algo. Yo, que toda la vida he sido votante del Partido Popular", sostuvo.

La línea del interrogatorio de la acusación popular chocó un poco, en un principio, al adoptar un tono más inquisidor que conciliador con un testigo clave para sostener sus acusaciones. Sin embargo, de inmediato quedó patente que el letrado utilizó su turno para adelantar todas las contradicciones en las que podía incurrir el sastre cuando comenzara a preguntar la defensa de Camps. Tanto fue así que este, Javier Boix, llegó a agradecer a la acusación, no sin cierta sorna, "que haya adelantado las cosas que yo quería preguntar".

Las preguntas se refirieron, fundamentalmente, a las declaraciones, hasta seis, que José Tomás ha protagonizado ante la policía y los juzgados. Ayer, ante el jurado, insistió en que nunca se ha desdicho de ninguna de ellas y mantuvo que únicamente puede haber precisiones entre unas y otras y que se hayan recogido afirmaciones que él realmente conoce por boca de otros empleados de las tiendas. Sin embargo, en su primer tramo de interrogatorio, que continuará hoy, la defensa de Camps no dejó de instigarle sobre las diferentes versiones y pidió la incorporación de los testimonios ofrecidos hasta ahora. Esta documentación se añade como prueba de la credibilidad del testigo ya que el jurado no ha de conocer nada de lo que se tramitó en la causa sino únicamente los testimonios y pruebas que se planteen durante el juicio.

Además, José Tomás tenía preparado un golpe de efecto que no gustó a las defensas. Al ser preguntado por unos tiques de Forever Young, los que supuestamente fueron manipulados y sobre los que el propietario de la tienda, Eduardo Hinojosa, acabó admitiendo que eran copias, el sastre dijo que los documentos que le estaban mostrando eran falsos. ¿Cómo lo sabe?, le preguntó el abogado de la acusación. "Porque yo tengo los originales", dijo, y sacó unas fotocopias que, según aseguró, están en un CD de la causa principal, que se instruye en Madrid y que corresponden a esos mismos tiques en los que figura claramente el nombre de Camps.

La insistencia de José Tomás sobre la ausencia de cualquier tipo de pagos de Camps varió al referirse a Ricardo Costa, del que llegó a decir que en ocasiones pagó algunas prendas. El testigo ratificó la versión del acusado sobre un primer traje encargado en Milano ya que confirmó que su secretaria llamó para pedir el precio. Incluso admitió saber que Costa le había dado el dinero a El Bigotes para pagarlo, pero aseguró que ese dinero "nunca llegó", sino que el encargo siguió el trámite de todos los demás, que fueron pagados por el número dos de la trama, Pablo Crespo. A pesar de ello, Tomás siguió las instrucciones de Álvaro Pérez y llamó a la secretaria de Costa para agradecerle el pago y decirle que "no corría tanta prisa". Al margen de este encargo, el sastre certificó la existencia de otros encargos realizados por el ex secretario general del PP valenciano que no fueron abonados.

www.elpais.es 27.12.11

LAS 12 + 1 CLAVES DE LOS 12 TRAJES

Las dos primeras semanas del juicio a Camps han ofrecido testimonios contundentes en contra del expresidente valenciano y frágiles en su favor

El juicio al expresidente valenciano Francisco Camps y al ex secretario general del PP valenciano Ricardo Costa, por presunto cohecho impropio en el caso de los trajes, ha cumplido dos semanas. Las sesiones han revelado la cantidad de documentación que les ha llevado hasta el banquillo. A ella se unen los testimonios de los testigos y acusados, algunos claves.

El Bigotes y Crespo negaron, sin más explicación, haber regalado prendas Hinojosa admite fallos, pero dice que nadie pagó los encargos de Camps

La cajera asegura que Camps no pagó, que solo le dio la mano y se fue

El informático afirma que recibió órdenes para manipular pruebas

- Francisco Camps. El expresidente ha defendido la misma versión desde que estalló el caso. Conocía a Álvaro Pérez, El Bigotes, porque organizaba actos del PP; y sus cariñosos comentarios ("te quiero un huevo"; "amiguito del alma") se deben, según su abogado, a que "es así, entrañable". Camps mantiene que solo compró tres trajes y un par de zapatos en Forever Young, y que los pagó en efectivo (hasta 3.000 euros). Nunca pidió tiques porque no iba a "desgravárselos". No ha podido explicar por qué su nombre aparece repetidamente junto al de prendas e importes -Anticorrupción le acusa de haber aceptado 12 trajes, cuatro americanas, cinco pares de zapatos y cuatro corbatas, que costaban 14.000 euros- en multitud de documentos. Pero sigue con su idea de que todo es una conspiración.

- Ricardo Costa. La versión del ex secretario general del PP valenciano Ricardo Costa ante el jurado tampoco ha sufrido variaciones. Mantiene que solo encargó un traje en Milano (que pagó a través de El Bigotes) y compró unos vaqueros y una corbata en Forever Young. La fiscalía le acusa de recibir cuatro trajes y seis pantalones, por un valor de 7.325 euros. Costa fue preguntado por su relación con el cabecilla de la trama corrupta, Francisco Correa, del que dijo que apenas le conocía, pero hubo de escuchar una grabación en la que hablan con un tono más que coloquial (insultos incluidos) y en la que Correa le adula ("tú serás el próximo presidente del Gobierno"). Además, en las conversaciones con Álvaro Pérez, lo trata como un conseguidor de artículos exclusivos.

- Eduardo Hinojosa. El dueño de Forever Young ha sido el testigo más favorable a las defensas de Camps y Costa. Dijo que no le constaba que a ninguno de los dos se les hubieran regalado trajes y sembró dudas sobre testimonios y pruebas. Hinojosa está enfrentado con el sastre José Tomás, con quien se ha cruzado varias denuncias. Su testimonio exculpatorio se vio, sin embargo, debilitado porque tardó varios meses en aportar documentos requeridos por el juez, hizo pasar como originales papeles que ha tenido que admitir que eran copias y reconoció haber proporcionado documentación tanto al abogado de Camps como a Federico Trillo.

- Empleados de Hinojosa. Las declaraciones de Raquel Vázquez y Javier García, ambos dependientes todavía laboralmente de Hinojosa, fueron parcialmente favorables a Camps y Costa. Repreguntados, tanto Vázquez como García acabaron aceptando buena parte de las concordancias entre los tiques de caja, anotaciones de deuda y transferencias bancarias de la trama. García reconoció que habló con Orange Market para alterar las facturas, siguiendo instrucciones de Tomás. Vázquez se retractó de un escrito en el que que consideraba "rotundamente" claro que los tiques en los que ponía Nuevo Cliente Camps no correspondían a Francisco Camps.

- Sastre de Costa. Antonio Sánchez-Rincón Puebla señaló que era "imposible" que Costa cupiera en las prendas que presuntamente le regalaba la trama Gürtel.

- Álvaro Pérez, 'El Bigotes'. "Ni mi empresa ni yo hemos regalado ningún traje a los cuatro imputados en la causa", fueron las únicas palabras que salieron de una de las caras más conocidas de la trama, que se acogió a su derecho a no declarar.

- Correa y Crespo. El cabecilla de la trama Gürtel, Francisco Correa, guardó silencio absoluto, aunque tuvo que escuchar las grabaciones en las que, con El Bigotes, comparte su preocupación por el inicio de la investigación. El número dos de la red Gürtel, el ex secretario de Organización del PP gallego Pablo Crespo, sí respondió a algunas de las preguntas de la defensa de Camps para afirmar que, si la red hubiera pagado una prenda al presidente de la Generalitat, él se "hubiera enterado". Y no ocurrió así, según dijo.

- Víctor Campos. El exvicepresidente del Consell fue condenado en julio por cohecho impropio, acusado en la misma causa de los trajes. Ante el jurado alegó ser "inocente". Pero reveló que llegó a firmar su culpabilidad pensando que también acudiría Camps, tal como habían quedado.

- Documento 71. El "famoso documento 71" es un listado de deudas de la tienda Forever Young. En él aparecen los nombres de Francisco Camps y Ricardo Costa, entre otros. Al primero se le atribuye una deuda de 5.393,50 euros. Al segundo, de 4.925 euros. En la parte inferior, manuscritas, aparecen unas cantidades que se van restando de la deuda global, de 30.678,90 euros. La empleada que lo redactó dijo que es un recopilatorio de la cuenta de Álvaro Pérez, en la que se agrupaban todos los cargos de "los de la Comunidad Valenciana". El empleado que hizo las anotaciones explicó que se trataba de una cuenta regresiva y verificó que los talones procedían de Orange Market y las transferencias de otras dos empresas de la trama, Servimadrid y Diseño Asimétrico.

- Informático. Francisco Ferre era el informático de Forever Young y, apoyado en documentos, relató cómo sus jefes, Eduardo Hinojosa y Raquel Vázquez, le ordenaron alterar las bases de datos del comercio para encubrir el cohecho de Camps.

- Cajera de Forever Young. "Era la primera vez que lo veía y no sabía exactamente quién era. Tenía preparado el tique por si acaso venía [José]. [Camps] Se acercó a la caja. Yo, pensando que venía a pedirme el tique o a decirme cómo iba a pagar, pero se acercó y simplemente me dio la mano y se fue". "¿No le dio dinero?", le preguntó el letrado de la acusación. "No, no me dio nada, simplemente me dijo: 'Gracias, gracias'. Saludó a todos y se fue. Y yo al rato pregunté: '¿Quién es ese que me ha saludado?". Su testimonio fue demoledor para la versión de Francisco Camps.

- Empleados de Milano y Forever Young. Víctor Sanfelipe y Antonio del Fresno trabajaron tanto en Milano como en Forever Young. Ambos aseguraron que Álvaro Pérez tenía una cuenta en la que se apuntaban los cargos de Camps y Costa, entre otros. Sanfelipe añadió que "allí lo pagaba todo Pablo Crespo", en referencia a la cuenta de El Bigotes.

- Sastgor y Milano. El propietario de Sastgor, la sastrería que confeccionaba las prendas, ajena a la trama, verificó con cerca de 50 documentos que su planta fabricó 12 trajes y dos americanas a nombre de Camps, y un traje y seis pantalones al de Costa. Todos ellos se pagaron. A la documentación de Sastgor se une la de Milano, que expone los encargos realizados a nombre de los acusados. Cada encargo lleva un número que vuelve a aparecer en los inventarios de deudas y cuyo rastreo sigue hasta una cuenta bajo el epígrafe de Comunidad Valenciana, saldada por Orange Market y por Pablo Crespo.

www.elpais.es 26.12.11

FOREVER YOUNG TARDÓ MESES EN APORTAR LA DOCUMENTACIÓN REQUERIDA POR EL JUZGADO

La sastrería Sastgor aportó toda la documentación sobre hojas de pedido y encargo a nombre del expresidente de la Generalitat Francisco Camps y el ex secretario general del PP valenciano Ricardo Costa. Son decenas de documentos que demuestran que los encargos llegaron y salieron de la sastrería.

La tienda Milano presentó los inventarios, tiques y facturas en los que figuraban alguno de los acusados, así como los nombres de los miembros de la trama corrupta Gürtel como Álvaro Pérez, El Bigotes, Pablo Crespo o Francisco Correa.

El establecimiento Forever Young, al que se trasladó el sastre José Tomás tras su paso por Milano, prolongó durante meses y meses el envío de documentación al juzgado. Y lo hizo en muchas ocasiones sin responder a los requerimientos concisos que se le hacían y presentando, en cambio, otros papeles. Este fue uno de los reproches que las acusaciones realizaron al propietario de la tienda, Eduardo Hinojosa, durante su interrogatorio, durante el que le insistieron en que contestara por qué se demoró en sus contestaciones y no fue preciso en sus aclaraciones.

El "apagón" en Forever Young es significativo. Cuando saltó el escándalo, Hinojosa sí aportó varios documentos, entre otros, el listado realizado por la cajera en el que se agrupan las deudas de Camps y Costa junto a las de Crespo y Pérez. La suma total de esas deudas fue saldada, tal como aparece manuscrito en el mismo documento y como demuestra la contabilidad, con transferencias de dos de las empresas de la trama, Diseño Asimétrico y Servimadrid, y a través de talones de otra de las empresas, Orange Market.

Sin embargo, posteriormente la tienda no fue capaz de encontrar, según ha alegado Hinojosa, ningún tique de Ricardo Costa, pese a que sí hay notas manuscritas de las prendas. Tampoco aparecen tiques de la deuda de Camps, aunque han admitido que los que han presentado no son originales y que, en comparación con otros a nombre de otros clientes, desvelan que se ha suprimido la parte en la que aparece el número y nombre del deudor.

Forever Young presentó, en cambio, voluntariamente un escrito al juzgado que afirmaba "rotundamente" que Camps no era la persona que aparecía en algunos de sus pedidos sino "otra persona de igual apellido y distinto nombre". En el juicio se han desdicho de esta afirmación después de que quedara claro que el otro cliente era "Javier Camp", sin "s".

www.elpais.es 24.12.11

EL DUEÑO DE LA TIENDA DE LOS TRAJES EXCULPA A CAMPS ENTRE CONTRADICCIONES

Eduardo Hinojosa asegura que nadie pagó las prendas del expresidente valenciano y señala a José Tomás como urdidor de la trama

Eduardo Hinojosa, propietario de Forever Young, una de las dos tiendas que presuntamente servían los trajes y otras prendas con las que la trama Gürtel obsequiaba a cargos valencianos, prestó ayer la declaración más favorable a Francisco Camps desde que empezó el juicio. Hinojosa aseguró que no le constaba que al expresidente le hubieran regalado ropa. "Me dijeron que venía a vestirse, pero no que lo pagaran otros", dijo, y expresó dudas sobre que la referencia a "nuevo cliente Camps" que aparece en un tique de compra aluda a Francisco Camps.

El testigo dice que el sastre "regaló" facturas falsas a la trama Gürtel

Hinojosa también exculpó al otro acusado, Ricardo Costa: "No existe ningún encargo a nombre de Costa en toda la historia de nuestra tienda", declaró.

El propietario de la tienda señaló al sastre José Tomás como urdidor de una trama de facturas falsas para beneficiar a empresas de la red Gürtel, aunque no acertó a explicar porqué querría el sastre implicar a los dirigentes valencianos. "Debe ser algo personal", fue lo único que apuntó. Así, insistió en que él cree que José Tomás hacía "un favor" a las empresas "regalándoles" facturas falsas, con el fin de que se las desgravaran en Hacienda. Hinojosa, que está enfrentado judicialmente en otras causas con el sastre, tampoco llegó a ser rotundo sobre su consideración de si dichas facturas eran realmente falsas o únicamente tenían conceptos alterados, es decir, cambiada la referencia de las ventas reales de trajes, pantalones y otras prendas por la de telas y uniformes, tal como declararon varios testigos.

Pese a las mil vueltas que se les dio a los documentos que él mismo ha aportado a lo largo de estos casi tres años al juzgado, Eduardo Hinojosa no fue muy clarificador en su testimonio. Cuando sí resultó rotundo fue al negar haber dado instrucciones para que el informático del establecimiento, Francisco Ferre, manipulara la base de datos con el fin de encubrir el supuesto delito de Camps.

Las contradicciones en el testimonio de Hinojosa quedaron más patentes durante el interrogatorio de las acusaciones, celebrado en la tarde del jueves. La primera pregunta de la fiscal fue si había facilitado información a alguna de las partes de la causa de los trajes, que es la que se está juzgando. La respuesta fue contundente: "Sí". Y cuando la fiscal le preguntó a quién y cómo, respondió que a Francisco Camps, a través de su abogado y porque se la había pedido. La primera pregunta del abogado de la acusación popular, tres horas después, fue la misma pero la respuesta fue "no". Al ser inquirido por el cambio, respondió con un "pregúntele a mi abogado".

Lo que no tuvo reparos en reconocer el propietario de la tienda fueron sus dos encuentros con el exministro de Defensa, Federico Trillo, al que se atribuye haber marcado la tan criticada línea defensa política del expresidente valenciano. Eduardo Hinojosa contó que la primera fue, a instancias del propio Trillo, cuando acudió a preguntarle por las revelaciones del sastre José Tomás sobre los regalos a Camps. La segunda, según explicó, cuando este fue "desimputado", es decir, cuando el Tribunal Superior de Justicia de Valencia archivó la causa que posteriormente reabrió el Supremo. Fue cuando, tal como explicó el testigo, le "dio un abrazo".

www.elpais.es 24.12.11

EL INFORMÁTICO DE FOREVER DECLARA QUE ENCUBRIÓ A CAMPS

Hinojosa, el dueño de la tienda, admite que trató el caso con Trillo

El informático Francisco Ferre, que daba servicio a Forever Young, la tienda de la que salieron supuestamente muchas de las prendas de vestir con las que la trama Gürtel obsequió al expresidente y a Ricardo Costa, declaró ayer ante el jurado que recibió instrucciones de sus jefes para sustituir el número de cliente del expresidente por el de Álvaro Pérez, El Bigotes, en los registros del comercio. Ferre recibió la orden, aseguró, el 19 de marzo de marzo de 2009. Un mes después de que estallara el caso Gürtel y a los pocos días de que el diputado del PP Federico Trillo se reuniera con el dueño del establecimiento, Eduardo Hinojosa.

"Me dijeron que había un error en la atribución de prendas a clientes y si lo podía arreglar. Pasé dos tardes viendo qué podía hacer y el lunes 21 de marzo hice las modificaciones", declaró Ferre. El testigo aportó los correos eléctronicos en los que Raquel Vázquez, la responsable de la contabilidad de Forever Young y mujer de confianza de Hinojosa, le indicaba qué registros debía alterar y a quién se lo debía atribuir. En el primero de los mensajes que se le mostraron al jurado, remitido desde el correo de Vázquez, figuraban dos números de referencia y un nombre: "14.335, 12.958, Alv Pérez".

Ferre relató que al buscar dichos números de referencia descubrió que al cliente al que había que descargarle las prendas era Francisco Camps. Y que en la búsqueda le aparecieron un total de cinco ventas atribuidas al expresidente. Ferre informó de ello, pero solo le pidieron que alterara uno más, el 12.109. La fiscal dejó caer en el interrogatorio que los otros dos registros correspondían a tiques de venta que la tienda ya había aportado al juez. Es decir, que era demasiado tarde para hacer cambios.

El informático explicó que la manipulación fue doble. Consistió en cambiar el número de cliente de Camps, 394, por el de El Bigotes, 571. Y borrar, "porque cambiarlo era imposible", las imágenes de los tiques de venta que habían quedado automáticamente recogidas en la base de datos al salir por la caja de la tienda, y en las que figuraba el nombre de Camps. Ferre indicó que solo eliminó las imágenes registradas de los dos primeros números de registros que le indicaron. "El 12.109 no lo borré; me lo pidieron más tarde y estaba enfadado". Ferre apoyó sus palabras en pantallazos de la base de datos antes y después de ser manipulada.

La declaración de Hinojosa se convirtió en una guerra de trincheras con las acusaciones. La táctica evasiva del dueño de Forever Young recordó a la que emplearon dos de sus todavía empleados que testificaron días atrás: Raquel Vázquez y Javier García. A Hinojosa tuvieron que preguntarle siete veces, por ejemplo, si la tienda adjudicaba números de clientes. Finalmente, respondió que sí. El dueño de Forever está enfrentado judicialmente en dos procedimientos con el sastre José Tomás, testigo de cargo contra Camps y Costa. Hinojosa reconoció que proporcionó documentos de dichas causas al letrado del expresidente, Javier Boix, y que también le entregó documentos a Trillo, con quien se reunió dos veces.

www.elpais.es 23.12.11

COMIDA CON CAMPS EN EL PALACIO DE JUSTICIA

La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá; el presidente de la Diputación, Alfonso Rus, y la regidora de Alicante, Sonia Castedo, almorzaron ayer, en el interior del Palacio de Justicia de Valencia con Francisco Camps. Después de comer, los tres entraron en la sala en la que se celebra el juicio, en la que solo permanecieron durante diez minutos.

www.elpais.es 22.12.11

"PREPARÉ EL TRAJE, CAMPS VINO A CAJA, NO PAGÓ, ME DIO LA MANO Y SE FUE"

La cajera de Forever Young niega que el expresidente pagara en efectivo

El juicio contra Francisco Camps, acusado de aceptar sobornos de la trama corrupta Gürtel, pareció vivir ayer un momento decisivo. Declaraba María Calero, la cajera de Forever Young, la tienda de la que presuntamente salieron buena parte de las prendas de vestir regaladas al expresidente y a Ricardo Costa. Calero era, según explicó, la única cajera de Forever Young y, más en concreto, "la única persona que había detrás de la caja" de la tienda. Por tanto, podía confirmar si, como Camps ha afirmado desde que fue imputado, él siempre pagaba sus compras en efectivo con el dinero de la farmacia que le daba su mujer. Su declaración fue, sin embargo, exactamente la contraria.

"¿No le dio dinero?". "No. Solo dijo: gracias, gracias, y saludó a todos"

Calero relató que recordaba con precisión haber visto a Camps en el comercio una vez. Un día "que salió de la tienda con una bolsa de trajes". "Si fue más veces", agregó, "yo sinceramente no me preocupaba, porque sabía que no iba a venir a la caja para nada".

El expresidente no pasaba por caja, contó la testigo, pero "precisamente ese día sí que se acercó". "Empaqueté el traje y le debí meter los zapatos en la bolsa. Era la primera vez que lo veía y no sabía exactamente quién era. Tenía preparado el tique por si acaso venía, para dárselo o darle el traje. Vino [José] Tomás a recoger el traje, porque a Camps no se le atendía directamente. Y él [Camps] se acercó a la caja. Yo pensando que venía a pedirme el tique o a decirme cómo iba a pagar, pero se acercó y simplemente me dio la mano y se fue".

La sala de vistas quedó un instante en silencio, como si las partes, el jurado y el grupo de fieles del expresidente estuvieran conteniendo la respiración. Virgilio Latorre, el letrado de la acusación popular que representa al PSPV-PSOE, preguntó: "¿Le dio la mano? ¿No le dio dinero?". "No, no me dio nada", respondió la testigo; "simplemente me dijo: 'gracias, gracias, gracias'. Saludó a todos y se fue. Y yo al rato pregunté: '¿quién es ese que me ha saludado?", añadió Calero con la misma naturalidad con la que estuvo declarando durante dos horas.

La testigo aseguró igualmente haber visto a Costa, ex número dos del PP valenciano, en el establecimiento -"al verlo aquí lo he reconocido, y del único sitio que puede ser es de la tienda"-. Y haber visto su nombre en tiques de pagos a cuenta que, pese a no haber sido aportados a la causa por Forever Young, se dejaban a deber y se incorporaban en la línea de crédito que Álvaro Pérez, El Bigotes, tenía abierta en la tienda. Lo mismo ocurría, continuó, con Camps, Rafael Betoret y Víctor Campos. "Ninguno de ellos pagó nunca en efectivo", declaró. Exactamente como mantiene desde hace casi tres años la Fiscalía Anticorrupción.

¿Quién saldaba finalmente esa cuenta?, le preguntaron las acusaciones. Calero, con los documentos a la vista y reconociendo su letra en algunas anotaciones, fue repasando transferencias y talones de Servimadrid, Diseño Asimétrico y Orange Market, tres de las empresas del Grupo Correa.

El turno de preguntas de la defensa del expresidente pretendió suavizar la versión, pero no lo consiguió. El letrado insistió en si, aparte de la relatada, vio en alguna otra ocasión a Camps en la tienda. La testigo estuvo a punto de volver a relatar el encuentro en la caja, pero el abogado le cortó. ¿Sabe si le pagó al señor Tomás?, le inquirió entonces. "Si le hubiera pagado, el señor Tomás hubiera venido a la caja a continuación a darme el dinero", le contestó.

Tampoco sirvió de nada cuando le interrogó sobre los talones y transferencias de las empresas de la trama con las que se saldaron las deudas de Camps que la propia cajera tenía calculadas, hasta 2007, en 5.393,50 euros. "Yo recibía los talones e iba restando del global de la cuenta de Álvaro Pérez", en las que se agrupaban todas las de la Comunidad Valenciana) y que eran de un total de 30.678,90 euros.

www.elpais.es 22.12.11

LA TRAMA PIDIÓ ALTERAR LAS FACTURAS DE LOS TRAJES DE CAMPS Y COSTA

Las deudas fueron saldadas con transferencias de las empresas de Correa

La trama Gürtel solicitaba y conseguía que en las facturas para pagar los encargos de trajes para Francisco Camps y Ricardo Costa se alterasen los conceptos y en lugar de prendas de vestir apareciesen metros de tela para tapizar y uniformes para Fitur, Feria Valencia, Feria Bilbao y otros certámenes. Lo aseguraron ayer dos empleados de las tiendas Milano y Forever Young. Antonio del Fresno, exencargado en ambos establecimientos, relató: "Hablé con Pablo Crespo [número dos de la red corrupta] y me lo pidió. Me dijo que le hiciera dos facturas, si no recuerdo mal, a una proporción 70%-30% del total. Y que en vez de prendas pusiéramos que era tejido".

"Crespo me dijo que facturara telas en vez de trajes", declara un testigo

El importe global de las deudas era de 30.678,90 euros. Uno de los documentos que obran en la causa ofrece un desglose por personas: al expresidente valenciano le corresponden 5.393,5 euros y a Costa, 4.925 euros. En la misma anotación figuran los nombres de Víctor Campos, Rafael Betoret, Pedro García, Álvaro Pérez, El Bigotes, y Pablo Crespo, junto a sus importes respectivos.

Javier García, que sigue trabajando en el Grupo Cortefiel, al que pertenecían las dos tiendas, declaró que habló por teléfono con Cándido Herrero, la mano derecha de El Bigotes en Orange Market, la sucursal valenciana de la trama. Herrero le dio instrucciones, explicó García, para hacer desaparecer los trajes y americanas de una factura de 4.040 euros y sustituirlos por "tejidos". García, a quien las acusaciones tuvieron que esforzarse durante horas para que proporcionara información, admitió que Forever Young no vendía telas. Indicó que las dos deudas globales, la de 30.6678,90 y la de 4.040 euros, fueron saldadas mediante transferencias realizadas por empresas de la trama. La de menor cuantía incluía, según los tiques de compra que constan en la causa, compras para Camps por importe de 2.680 euros.

Antonio del Fresno también confirmó la versión de otros testigos sobre el recorrido de tres encargos anotados en Milano a nombre de Camps y Costa en enero de 2006: los tiques de compra 187706, 187729 y 187730. Del Fresno detalló con los documentos a la vista que los tres tiques se dejaron a deber. En agosto seguían sin pagarse y habían sido agrupados en la contabilidad de Milano bajo el título Comunidad Valenciana junto a los de Costa, Campos, Betoret, Pérez y Crespo. Dos de ellos, el 187729 y 187730, fueron saldados en septiembre de 2006 con talones de Orange Market. El tercero fue pagado en efectivo en enero de 2007, un año después de la compra.

El "ceñidor central" del expresidente

"Nunca nadie más ha pedido un ceñidor central". La afirmación de uno de los encargados de las tiendas Milano y Forever Young, donde se encargaba los trajes el expresidente de la Generalitat Francisco Camps, dejó al público expectante. Pero no hubo explicación. Un ceñidor central es una especie de trabilla con un elástico que los sastres pueden colocar en la parte trasera del pantalón para ceñirlo a la cintura. Es más frecuente en la ropa de niños, colocado a ambos lados, con una goma elástica y botones.

La peculiaridad no fue más que eso pero dejó patente las exigencias de Camps respecto a la confección de los trajes. En varias ocasiones ha quedado patente, con la declaración de los testigos, que las prendas debían ajustarse exactamente a sus medidas y a los tejidos que reclamaba. Así, el sastre José Tomás hablaba directamente con la fábrica que los confeccionaba para definir, exactamente, cuánto debía medir cada patrón.

www.elpais.es 21.12.11

LA FÁBRICA DE LOS TRAJES CONFIRMA QUE CONFECCIONÓ 12 PRENDAS PARA CAMPS

El dueño de la planta afirma que envió las prendas a Milano y Forever Young

Las acusaciones del juicio contra Francisco Camps y Ricardo Costa lograron ayer acreditar otro de los escalones del cohecho que presuntamente cometieron el expresidente de la Generalitat y el ex número dos del PP valenciano. Francisco Gorina, dueño de Sastgor, la fábrica de Navarra que confeccionaba prendas de ropa a los establecimientos Milano y Forever Young, declaró, tras examinar los documentos que así lo indican, que su planta fabricó 12 trajes y dos americanas para Camps, y un traje y seis pantalones para Costa. "Se hicieron los trajes, en los que ponía el texto Francisco Camps, se facturaron y se enviaron a las tiendas", señaló Gorina.

Los documentos que permiten reconstruir la fabricación de las prendas, que según la Fiscalía Anticorrupción terminó pagando la trama Gürtel, constan en la causa por triplicado. Por cada prenda hay una hoja de pedido de la tienda, una hoja de confirmación del pedido elaborada por Sastgor, y la factura que la fábrica pasaba al cobro a uno de los dos comercios de Madrid.

En los 42 documentos relativos al expresidente aparecen referencias al mismo bajo distintas formas: Camps, señor Camps, Camp... Pero en los documentos más formales, las facturas, se repite invariablemente la fórmula "Francisco Camps". Los tres documentos referentes a una misma prenda de vestir contienen, además, el mismo número identificativo.

El primer encargo a Sastgor desde Milano a nombre de Camps está fechado en noviembre de 2005, cuando el expresidente ha insistido en que él no tuvo relación con la tienda hasta la primavera del año 2006.

El testigo rechazó que los documentos pudieran haber sido manipulados, y declaró que las tallas que figuran en las hojas de Sastgor pueden variar en función del modelo de traje a medida: "A veces es mejor hacer un poco más grande una talla 52 y otras puede interesar hacer más pequeña una 54".

Raquel Espejo, empleada de la empresa de transporte Transaher, confirmó por su parte que su firma envió 18 fardos de ropa desde Milano y Forever Young al domicilio de Álvaro Pérez, El Bigotes, o a Orange Market, la empresa que administraba en Valencia. El envío número 19 fue directamente de Forever a Rafael Betoret, uno de los cargos valencianos ya condenados en la causa.

www.elpais.es 20.12.11

UN PUÑO APRETADO CON UN USB

Tres de los policías que declararon ayer participaron en el registro del domicilio del contable de la red Gürtel, José luis Izquierdo. Los tres recordaron cómo el contable se mostró muy nervioso cuando le conminaron a que se vaciara los bolsillos. "Un compañero se percató de que tenía el puño cerrado, apretándolo", relató uno de los agentes, que explicó que el contable se negó a abrir la mano, por lo que tuvieron que forzarle. Dentro, portaba una memoria externa, un USB. En él figuraba, según quedó constancia ayer, la contabilidad B de Orange Market, la sociedad con la que operaba la trama en Valencia. En esa documentación aparece una entrega de dinero en metálico al número dos de la red, Pablo Crespo, que coincide en cantidad y fecha con la liquidación de una deuda de 3.300 euros que figuraba en la tienda Milano a nombre de Camps.

www.elpais.es 20.12.11

ATRAPADO POR EL TIQUE 187729

Francisco Camps afronta la segunda semana del juicio minado por la documentación de la tienda en la que niega haber encargado varios trajes

El expresidente de la Generalitat valenciana Francisco Camps inicia hoy su segunda semana sentado en el banquillo de los acusados para ser juzgado por un presunto delito de cohecho impropio, al haber aceptado, supuestamente, regalos de la trama Gürtel. Camps la inicia minado por las grabaciones que el jurado ya ha oído, que desvelan el compadreo entre los dirigentes del PP valenciano y los cabecillas de la trama, y por la evidencia de los papeles, que los miembros del tribunal ya han podido examinar. Sobre todo, por la de los tiques hallados en la contabilidad de la tienda Milano. Y en particular, por la de las referencias 187729 y 187706.

El rastreo de un pedido a nombre de Camps llega a Orange Market

La defensa insiste en que todos los registros de la sastrería son falsos

En su declaración, Camps mantuvo su versión. Dijo que no compró nada en Milano, que dirigía el sastre José Tomás. Y los trajes que, según dice, adquirió posteriormente en el establecimiento que abrió el mismo sastre, Forever Young, los pagó en efectivo. Las declaraciones de dos empleados de la tienda, y los documentos que examinó el jurado, sin embargo, dicen lo contrario.

La cajera de la tienda, la que cobraba en el horario de mañana, siguió, a través de la documentación incautada, que en parte fue elaborada por ella misma, el rastro de dos tiques. En los documentos aparece por primera vez la referencia 187729 el 24 de enero de 2006, cuando, según Camps, no acudió a la tienda hasta primavera de ese año. En esa fecha y con esa referencia se hizo un encargo, según la operativa que los empleados dijeron utilizar en la tienda. El encargo, de 1.400 euros, no fue pagado y, por lo tanto, pasó a engrosar el listado de "liquidaciones a cuenta", un inventario que se realizó a final del primer mes de 2006 con las deudas que tenía contabilizadas la tienda hasta ese momento. La empleada que hizo este inventario señaló cómo aparecía esta referencia, bajo el epígrafe "Camps". En la misma operación realizada en agosto de ese año (el segundo inventario de deudas), la misma referencia, la 187729, vuelve a aparecer como no pagada, aunque, en esta ocasión, se incluyó bajo el epígrafe "Comunidad Valenciana". En la siguiente liquidación, en enero de 2007, la referencia ya no aparece, es decir, la deuda, en esa fecha, había sido satisfecha.

Tras dejar claro el recorrido del encargo, la cajera explicó la documentación de los pagos, que también pudo comprobar el jurado. Y evidenció que la deuda había sido saldada en septiembre de 2006, a través de talones procedentes de Orange Market, la sociedad con la que la trama operaba en Valencia, con Álvaro Pérez, El Bigotes, a la cabeza.

De igual manera se desveló el recorrido de otro tique, el del encargo referenciado bajo el número 187706, a nombre de "Camps", por un valor de 3.300 euros. El encargo no se pagó, se contabilizó en las deudas de principios de 2006, también apareció en el segundo inventario bajo el epígrafe de "Comunidad Valenciana" y, en este caso, volvió a aparecer en la liquidación que se realizó en enero de 2007, otra vez, bajo la referencia "Comunidad Valenciana". El rastro se acaba a finales de ese mismo mes de enero, cuando la deuda fue satisfecha en efectivo, en un momento en el que la contabilidad de la trama registra una entrega de dinero al número dos de la red, Pablo Crespo, para saldar las deudas de estas prendas.

"Cuando empecé a ver a Crespo en los medios de comunicación lo reconocí porque había venido alguna vez a la tienda", señaló la cajera en su declaración como testigo.

Al igual que las de Francisco Camps, las referencias a los encargos del exsecretario del PP valenciano Ricardo Costa, que es juzgado por el mismo motivo, aparecen ya en enero de 2006, por un importe de 2.400 euros. Es el tique 187730, que consta en el primer inventario bajo el nombre "Ricardo Costa" y que aparece dentro del apartado "Comunidad Valenciana" en el elaborado en agosto de ese año. Esta deuda, según la contabilidad de la tienda, fue saldada, al igual que la de Camps y las de los otros dirigentes del PP valenciano, a través de talones de Orange Market.

Por si los papeles no lo hubieran dejado claro, el otro empleado de la tienda lo clarificó aún más. "Álvaro Pérez tenía una cuenta en la que se incluían deudas de otras personas", dijo. "¿De quiénes?", le preguntaron. "Del señor Camps, de Ricardo Costa...", contestó. "Y el que pagaba era Pablo Crespo", añadió después.

Ni Camps ni Costa disponen de recibo, tique de pago u orden bancaria que atestigüe sus palabras. Y la cajera de la tienda afirmó, incluso, que en las ocasiones en las que el cliente hacia amago de irse, después de pagar, sin tique, ella le insistía.

"Los papeles son muy sufridos", fue lo que alcanzó a decir el abogado defensor de Camps tras la exhibición de los documentos. Sus preguntas a los empleados se dirigieron, fundamentalmente, a cuestionar el funcionamiento de la operativa. "¿Puede ser que se realizara una hoja de encargo a nombre de una persona cuando realmente no era para esa persona?". "¿Puede que, aunque insistiera, alguien pagara en metálico y se fuera sin el tique?". Los empleados de tienda miraron con cara de asombro al letrado. E indicaron que "algún caso" pudo haber pasado. Y los papeles en los que aparecen Camps y Costa no son alguno, son muchos, aunque la defensa mantiene que son todos falsos. Quizá por ello las acusaciones también les insistieron en otra pregunta. "¿Sabe si alguien de la tienda tenía algo en contra de estos señores?", preguntaron insistentemente, para obtener siempre la misma respuesta -"no"-, ante la presunta conspiración de todos los que elaboraron los documentos.

Hasta ahora, en el juicio se ha mostrado, fundamentalmente, la documentación de Milano. Esta semana se abundará en el segundo establecimiento, Forever Young.

www.elpais.es 19.12.11

UN EMPLEADO DE MILANO DECLARA QUE CRESPO PAGÓ LOS TRAJES A CAMPS Y COSTA

Su ropa se agrupaba en la misma cuenta que la de El Bigotes, afirma la cajera

Víctor Sanfelipe, que fue segundo encargado en los establecimientos Milano y Forever Young, declaró ayer en el juicio de los trajes que Pablo Crespo, lugarteniente de la trama Gürtel, era quien pagaba las prendas que Francisco Camps y Ricardo Costa encargaban en ambas tiendas. "Álvaro Pérez tenía abierta una cuenta a su nombre en Milano. Allí se apuntaban las prendas que se llevaba él y también las de otras personas, sobre todo de la Comunidad Valenciana: el señor Camps, el señor Betoret, el señor Costa...", explicó el testigo. ¿Quién saldaba esa cuenta?, le interrogó la representante de la Fiscalía Anticorrupción. "Que yo haya visto, lo pagaba siempre Pablo Crespo. Todo lo que se apuntaba en esa cuenta lo pagaba él".

"En Milano solo había un Camps: Francisco Camps", sostiene el encargado

Sanfelipe trabajó en Milano hasta mediados de 2006, cuando se fue a Forever Young siguiendo a quien había sido su jefe, el sastre José Tomás García. Y allí se mantuvo el sistema de pago de prendas a los dos acusados por cohecho, afirmó. En el verano de 2007, Sanfelipe dejó definitivamente de trabajar debido a problemas de salud.

El testigo declaró que en Forever Young "solo había un cliente llamado Camps: Francisco Camps". Y que "nuevo cliente Camps", la forma en que aparecen registrados algunos pedidos que constan en la causa, hacía igualmente referencia al expresidente de la Generalitat.

Las palabras del exencargado, de quien en principio no se esperaba una declaración decisiva (avanzada la tarde la sala de vistas estaba casi vacía), resultaron ser muy favorables para las acusaciones y devastadoras para las defensas. Sanfelipe afirmó: "A Camps y Costa nunca les vi pagar. Ni nadie me comentó haberlos visto". Y poco después: "Enviamos unos trajes desde Sastgor [la sastrería industrial que confeccionaba la ropa para Milano y Forever Young] a Valencia para Francisco Camps".

El expresidente, aseguró el testigo, era "muy especial" a la hora de confeccionarse los trajes, y por ello en algunas hojas de pedido aparece la anotación "Tomás-Emilio". Para que el responsable de hacer la ropa en Sastgor llamase a José Tomás para pedirle instrucciones antes de ponerse manos a la obra.

Sanfelipe ofreció explicaciones a algunos de los pequeños misterios de la causa. Indicó que en algunas de las hojas de encargo de los establecimientos a Sastgor no aparecen las medidas del expresidente porque la fábrica ya tenía el patrón de Camps. Y que a eso se refieren las anotaciones "Modelo Camps" que figuran en esos documentos.

Mucho menos clara que la declaración de Sanfelipe, pero complementaria con la misma, resultó la comparecencia de Elena Rodríguez, que fue cajera de Milano en los años en que presuntamente el expresidente y Costa cometieron el delito de cohecho.

Rodríguez confirmó tras examinar tiques de compra que en enero de 2006, meses antes del momento en que Camps sostiene que hizo el primer encargo en Milano, en la tienda ya existían dos ventas a su nombre y que no fueron pagadas en el momento. Lo mismo ocurrió con Costa, concluyó, en este caso por tres trajes a 800 euros cada uno.

Cuando Milano hizo inventario en verano, las compras seguían sin estar pagadas, pero habían sido agrupadas en una cuenta que bajo el epígrafe de Comunidad Valenciana incluía el número de tiques de Camps, Costa, Pedro García (exdirector de Canal 9, íntimo amigo de los cabecillas de la trama e imputado en la principal rama del caso Gürtel), Rafael Betoret, Víctor Campos y el propio Álvaro Pérez, El Bigotes.

La cuenta fue saldada en septiembre de 2006 y no en efectivo, como ha afirmado el expresidente de la Generalitat que siempre paga las cosas. Su deuda (de 3.300 euros) y la del resto de cargos valencianos fue saldada con dos talones, indicó la cajera. Esa era, según Anticorrupción, una de las formas en las que Pablo Crespo solía pagarles la ropa.

www.elpais.es  17.12.11

EL EXPRESIDENTE PIDE QUE LE TRAIGAN UN TRAJE DE SU CASA PARA INTENTAR EXHIBIRLO

Los rotundos planteamientos de los dos testigos que prestaron declaración en el juicio chocaron con la débil línea de defensa de Francisco Camps y Ricardo Costa. El letrado de Camps intentó desacreditar la veracidad de los documentos que, uno a uno, examinaron los miembros del jurado y sobre los que insiste en que se trata de información manipulada y falsa. "Los papeles son muy sufridos", fue su frase para iniciar el interrogatorio.

Sin embargo, la debilidad de su argumento frente a la obviedad de los papeles y la contundencia de los testigos quedó aún más patente en los últimos minutos de la sesión de ayer. Fue después de que el empleado de las tiendas en las que se encargaban los trajes relatara cómo el expresidente pedía que sus prendas no llevaran las etiquetas con el nombre de la tienda, aunque sí aceptaba las que daban información sobre el tejido, según relató.

Ante esta afirmación, la esposa de Francisco Camps abandonó la sala. Volvió poco después con una bolsa de plástico. Y el abogado de la defensa desentrañó el misterio y preguntó si podía mostrar un traje (el único que Camps reconoce haber encargado) con una etiqueta que identifica la tienda de procedencia, con el supuesto objetivo de desacreditar las palabras del testigo.

Las acusaciones se negaron a que lo hiciera, sobre todo porque, tal como alegaron, el traje podía corresponder a una de las prendas referidas o a cualquier otra adquirida por Camps o por cualquier otra persona en cualquier momento. El juez se negó a que lo mostrara porque, además, el testigo, antes de saber que Camps pretendía mostrar el traje, había afirmado que "alguna" etiqueta se les pudo pasar. En cualquier caso, en algunos documentos figura que era Ricardo Costa el que exigía sus prendas sin etiqueta. Por eso el abogado de la acusación le insistió al testigo si no se refería al ex secretario general del PP, pese a lo que el empleado sostuvo que creía recordar que las exigencias procedían de Camps.

www.elpais.es  17.12.11

EL EXHIBICIONISMO DE LA AUSTERIDAD

Camps y Costa muestran una imagen sobria en el juicio por la causa de los trajes El expresidente no lleva ni reloj ni gemelos, dos complementos habituales en él; el exsecretario general del PPCV exhibe un reloj de plástico Casio; y ninguno lleva cinturón

Dijo Julio César que la mujer del emperador no sólo había de ser honesta, sino que además tenía que parecerlo. Y esa vieja máxima, también aplicada a los políticos acusados de actos deshonestos, parecen haberla asumido el expresidente Francisco Camps y su antigua mano derecha en el PP valenciano, Ricardo Costa, en la imagen que ambos están trasladando al jurado popular y a la opinión pública durante el juicio por la llamada causa de los trajes.
En las primeras sesiones ha llamado la atención que Ricardo Costa luciera un humilde reloj de plástico de la marca Casio -posiblemente el modelo más común- cuando es conocida su pasión por los relojes ampulosos y de diseño. Además, en una de las conversaciones intervenidas por la policía a El Bigotes, Costa aparece como presunto receptor de un reloj de lujo valorado en 20.000 euros (según Álvaro Pérez) que habría regalado el diputado autonómico y ex alcalde de Alicante Luis Díaz Alperi.

Camps ni siquiera lleva un Casio. El expresidente ha aparecido sin reloj y sin gemelos en los puños de la camisa, dos complementos que Camps usaba en sus actos públicos antes de estallar el caso Gürtel, como atestigua la hemeroteca de este periódico. La imagen de austeridad en las manos del expresidente se refuerza con los abalorios que lleva atados a su muñeca izquierda. Entre ellos figura una pulsera en la que se reproduce el Ave María en imágenes, celdas y colores; un cordón de los que usan los devotos de San Pascual, patrón de Vila-Real y otras localidades; y otro brazalete que se asemeja a un rosario. Precisamente en el juicio han salido a relucir los regalos de El Bigotes a la familia de Camps en la Navidad de 2008, entre los que figuraba una pulsera de piel para la hija del expresidente, pulsera que Camps asegura haber devuelto en su momento.

La descripción de "racanillo" que hizo el abogado de Camps sobre el expresidente, así como la frase del exmandatario de que "uno tiene el sueldo que tiene e intenta ajustarse", contribuyen a esa imagen de austeridad que han querido trasladar los acusados. Otros ejemplos son los trajes de confección (no de sastrería), las camisas sin iniciales bordadas (una práctica que gustaba a Costa) y algo que no parece fruto de la casualidad: Camps y Costa ni siquiera han llevado cinturón. Una puesta en escena muy acorde con su defensa.

www.levante-emv.com 17.12.11

CAMPOS CONFIRMA UN PACTO CON CAMPS PARA IR JUNTOS A CONFESAR EL DELITO

El Bigotes se niega a declarar salvo una frase para defender al expresidente

El sainete en que se convirtieron los últimos días de presidencia de Francisco Camps irrumpió ayer en la sala del juicio de los trajes. Lo hizo por boca de su expresidente y excompañero de causa Víctor Campos y con la presencia de Álvaro Pérez, El Bigotes, que se negó a declarar, pero cuya comparecencia dio lugar a un nuevo bombardeo sobre el jurado de grabaciones y documentos comprometedores, que pareció dejar muy tocadas las defensas del expresidente y del ex secretario general del PP valenciano, Ricardo Costa.

SMS al móvil de Pérez: "Medidas de Camps talla 54 pant, tiro a 79,50"

Campos, condenado en septiembre en la misma causa de los trajes tras aceptar que había recibido las prendas de vestir de la trama Gürtel, ofreció una declaración de doble filo. Sostuvo, de un lado, que se consideraba inocente (aunque nunca aportó justificantes de las compras) y que si se conformó con la pena que pedían las acusaciones fue por sus problemas de salud y por el cansancio de oír cómo le llamaban "corrupto todos los días". El procedimiento en su conjunto, dijo, estaba "cargado de un tufo político tremendo".

El exvicepresidente confirmó, sin embargo, que en los erráticos días que siguieron al auto que decretó la apertura del juicio oral se puso de acuerdo con Camps para ir juntos a reconocer el delito.

"Yo acudí el 20 de julio a presentar conformidad porque entendí que habíamos quedado los cuatro para firmar, que era la única acción válida y segura de que ahí se terminaba con todo", relató. "Acudí a primera hora. Firmé. Después vino [Rafael] Betoret y no vino nadie más", dijo.

¿Eso quiere decir que quedaron los cuatro para ir el mismo día?, le preguntó Virgilio Latorre, letrado del PSPV-PSOE. "Yo hablé con el señor Camps y esa era la idea", respondió. Camps incumplió dicho acuerdo y horas después dimitió.

A diferencia de lo que habían hecho Campos, el lugarteniente de la trama Pablo Crespo y de lo que haría después El Bigotes, Rafael Betoret, el cuarto encausado por los trajes, no movió un dedo para defender a Camps y Costa.

Betoret, que no solo se conformó en julio con la pena sino que llevó al Tribunal Superior de Justicia los dos abrigos, 11 trajes, cuatro americanas y un pantalón con los que le obsequió la trama corrupta, se negó a declarar alegando que también está imputado en la principal rama del caso Gürtel que se investiga en Valencia por delitos contra la Administración Pública.

Su silencio no impidió que la representante del ministerio público aprovechara la aparente incoherencia de que dos de los acusados por el mismo delito cometido mediante el mismo sistema hayan ya sido condenados y otros dos no. La fiscal solicitó mostrar al jurado un correo enviado por el sastre José Tomás a Pérez y Crespo el 19 de marzo de 2007, que fue intervenido por la policía en la sede de Orange Market.

"En el correo se dice: 'Te envío la relación de compras de la Comunidad Valenciana'. Y en él consta: Rafael Betoret, con cinco trajes a 950 euros, 4.750 euros. Una chaqueta, 750 euros. Un abrigo, 1200. Total: 6700 euros, una referencia exacta a las prendas que usted reconoció haber recibido", señaló la fiscal. "Junto a usted, en este mismo documento, aparece el nombre de Francisco Camps con cinco trajes y tres pares de zapatos por un total de 5.393,5 euros. ¿Le encuentra explicación?", añadió.

La sesión de la tarde estuvo dominada por El Bigotes. Pérez se negó a declarar por estar imputado en varias causas del caso Gürtel, pero el juez le permitió hacer un breve alegato en favor de su "amiguito del alma" y de Costa: "Ni mi empresa ni yo nunca hemos regalado ningún traje a ninguno de los cuatro imputados en esta causa", declaró.

El Bigotes permaneció callado a partir de ese momento, aunque durante una de las grabaciones (cuando le cuenta en directo a Francisco Correa cómo "dos hijoputas en una moto" acaban de intentar robarle) tuvo que contener la risa. Los acusados no dieron la impresión de tener cuerpo para bromas durante las dos horas que duró su declaración, en la que volvieron a llover las grabaciones. A fuerza de repetirlas, los jurados, que el primer día parecían despistados, parecieron seguir perfectamente el compadreo y los indicios de delito que contienen.

La fiscal preguntó a Pérez por un SMS que recibió en el móvil, en el que se leía: "Medidas sr. Camps americana t 54 pantalón, 48 largo pant, 108 tiro a 79,50". "¿Recuerda haber pedido las medias de Francisco Camps? ¿Por qué motivo las solicitó?", inquirió.

Latorre expuso al jurado al reverso de la causa que se juzga estos días en Valencia: las adjudicaciones que Orange Market, la empresa de la trama en la ciudad, logró de la Generalitat. "¿Contrataron ustedes en 2005 un congreso de Software Libre con la Consejería de Educación por valor de 48.000 euros? ¿El acto Violencia de Género por 15.900 euros? ¿Los actos del Open de Tenis del año 2006 por 26.000 euros?...", preguntó. "Y finalmente, ¿recibieron ustedes un contrato por Fitur en 2005 por un valor de 1.737.205 euros, otro de Fitur 2006, otro de Fitur 2007, otro de Fitur 2008, y otro de Fitur 2009, de la Agencia Valenciana de Turismo, todo ello por seis millones de euros, es decir, 1.000 millones de pesetas?".

Una de cal y otra de arena

- Campos: "Estaba cansado de que me llamaran corrupto todos los días".

- Campos: "Yo vine pensando que acudíamos los cuatro, pensando que se acabaría para todos este exceso".

- Álvaro Pérez,

El Bigotes: "Ni mi empresa ni yo hemos regalado trajes a los imputados".

www.elpais.es 16.12.11

EL JUICIO REVELA LA ÍNTIMA RELACIÓN DE CAMPS Y COSTA CON LA TRAMA CORRUPTA

El ex secretario general del PP valenciano no encuentra explicación a que su nombre y sus medidas figuren en los encargos de tres trajes y seis pantalones

La segunda jornada del juicio de los trajes empezó con la declaración de Ricardo Costa, ex secretario general y antigua promesa del PP valenciano, a quien Francisco Correa, líder de la trama Gürtel, le dijo, en una de las conversaciones intervenidas que se oyeron ayer en la sala: "Tú serás el futuro presidente de este país". Su ascensión se vio rota súbitamente cuando salieron a la luz sus vinculaciones con la trama corrupta: además de por cohecho en el juicio que se está celebrando, Costa ha sido imputado por financiación ilegal (delito electoral) en la principal causa del caso Gürtel que se instruye en Valencia.

A diferencia de Francisco Camps, Costa decidió responder a todas las preguntas. Del mismo modo que ocurrió con el expresidente, sin embargo, su versión para negar haber aceptado prendas de vestir por valor de 7.325 euros de la red Gürtel se estrelló con el contenido de las grabaciones y la abundante documentación (hojas de pedido y confirmación, albaranes, facturas, cheques, transferencias bancarias...) que obra en la causa, y que revelaron, como en el caso de Camps y su "amiguito del alma", la muy estrecha relación que mantuvo con los cabecillas de la trama.

Costa reconoció ser amigo de Álvaro Pérez, El Bigotes, delegado de la trama en Valencia. Las grabaciones que solicitó escuchar la fiscal revelaron, sin embargo, que esa amistad era de un tipo muy especial. Costa usaba a El Bigotes como una especie de tienda de conveniencia de artículos exclusivos. Le llamaba para que le consiguiese, por ejemplo, 100 gramos de caviar, un reloj Lacoste Bellerose, una maleta de Loewe o un iPhone que por aquella época, según Pérez, costaba 1.000 euros.

El exsecretario del PP valenciano afirmó igualmente que su relación con Pablo Crespo (número dos de la trama) era "indirecta" y que a Correa apenas lo conocía: "Me lo presentaron dos veces, una por la calle, y otra vez en la boda de Álvaro Pérez porque no me acordaba de él", afirmó ayer.

Las grabaciones confirmaron, en cambio, que su proximidad con Crespo era lo bastante profunda como para comer juntos e intercambiar cariñosos comentarios. Y otra conversación entre Costa y Correa dejó patente la familiaridad que existía entre ellos: "Tú, cabrón", le dice el diputado del PP al jefe de la trama, "eso de que tenía un futuro acojonante siendo portavoz y secretario [general del partido] te lo cambio sin inventario"; "tú en Brasil y yo aquí con navajazos en San Juan (de Alicante), en Orihuela y en no sé donde...". A lo que el líder de la trama responde: "Macho, ese es el precio que pagas por el poder".

El ex secretario general del PP valenciano declaró que conoció a Álvaro Pérez en 2004 después de haberlo visto frecuentemente organizando actos del PP "por toda España". Y que fue El Bigotes quien llevó al sastre José Tomás García a su despacho, donde le tomó medidas. Según Costa, solo encargó un traje. "Cuando lo recibí, le dije a mi secretaria que llamara a Tomás, pero se negó a decirle el precio. Al final, Tomás le dijo que el importe, unos 1.300, 1.400 o 1.500 euros, se lo diera al señor Pérez, porque él iba por Madrid y se lo llevaría. Autoricé a mi secretaria a sacar 1.000 euros de mi cuenta, utilicé unos 200 euros más que tenía en efectivo y se lo di", sostuvo Costa. Su letrado aportó a la causa un extracto bancario con una retirada del dinero, hasta ahora desconocido. El juez, eso sí, lo aceptó.

Virgilio Latorre, el abogado del PSPV-PSOE, inquirió: "¿Usted tiene alguna explicación para que ese traje le costara, según dice, 1.400 euros, cuando en la causa hay documentos que revelan que los trajes de Milano estaban en un margen de 700 a 900 euros?"; "¿no será que usted ni siquiera supo el dinero que costaba ese traje porque nunca lo pagó?".

Costa no pudo aclararlo. Tampoco encontró explicación al hecho de que en Forever Young y en la sastrería Sastgor existieran hojas de pedido y de confirmación, albaranes y facturas de compra en los que figuraban su nombre y sus medidas junto a los encargos de otros tres trajes y seis pantalones. Ni por qué se halló, en un registro en el barco Parapipi de Crespo, una anotación con el importe de esas prendas destinadas a Costa. Ni por qué el rastro de talones y transferencias bancarias indican que fue la trama quien los pagó.

Amigos, trajes, relojes y compadreos

- Costa, sobre el reloj: "Le pregunté a Pérez si podía ayudarme a cambiar un reloj por otro, de una serie limitada, que me gustaba".

- Costa, sobre los trajes: "Mi sastre de siempre ha dicho que esas no son mis medidas (las que aparecen en los documentos de la trama), y está reflejado en un acta notarial".

- Costa a Correa: "Tú en Brasil, cabrón, y yo aquí con navajazos en San Juan, en Orihuela y por aquí", dice en una conversación con el cabecilla de la trama.

www.elpais.es 15.12.11

UNA TESTIGO PROTEGIDA SIEMBRA AHORA DUDAS

La exempleada había declarado que 30.000 euros eran de los trajes de Camps

Isabel Jordán fue empleada de Easy Concept, una de las muchas empresas que constituían el Grupo Correa hasta que fue desmantelado por la policía en febrero de 2009. Desde entonces Jordán, que denunció irregularidades en la firma y amenazas, lleva escolta. La mujer se convirtió ayer en la primera testigo del juicio de los trajes. Lo hizo, sin embargo, acompañada por su abogado porque ella misma está imputada en el tronco del caso Gürtel que se investiga en Madrid.

Jordán contó que el contable de su empresa, Javier Nombela, le dijo, al preguntarle por qué en Easy Concept existía un apunte de 30.000 euros a favor del establecimiento de Forever Young, que dicho importe debía de ser "de los trajes del hijo de puta de Camps", en referencia al expresidente de la Generalitat.

La fiscal pidió poner un audio en el que era la propia Jordán quien afirmaba: "Durante cuatro años yo he mantenido a la empresa [Easy Concept] porque he hecho trabajos que no he facturado"; "incluso le hemos anticipado dinero para nóminas [a otras firmas de la red] y 30.000 euros para los trajes confeccionados a Camps".

La grabación había sido realizada en secreto por José Luis Peña, exconcejal del PP de Majadahonda, quien grabó durante un año al líder de la red Francisco Correa y llevó el contenido a la policía dando inicio a la investigación del caso.

A medida que avanzaba su declaración, sin embargo, Jordán fue matizando su opinión sobre el apunte contable, sobre el destino final de la ropa y sobre el modo de funcionar de su propia empresa. Como si tuviera un ojo puesto en la causa en la que ella misma está imputada: el contenido de su intervención ayer en el juicio podría ser utilizada en su contra.

Jordán declaró ayer que no estaba segura de que el apunte de Forever Young fuese realmente de Camps. Que la mención de su nombre por parte del contable pudo deberse más bien al hecho de que asociase el nombre de Orange Market (la firma que cargaba la deuda de Forever Young a Easy Concept) con Valencia, pero que se podía "haber referido a cualquier otro de allí". Y el insulto con que acompañó a la figura del expresidente, al tono entre "resentido" y "jocoso" con el que solía hablar.

Y justificó su propia afirmación grabada indicando que durante las semanas en que se realizó estaba "muy nerviosa y sometida a mucha presión".

Jordán declaró, en cambio, que Easy Concept no encargaba ropa para sus empleados. Y que en una ocasión acompañó a la misma Forever Young a un alcalde de Madrid del PP. "Me dijo que ese año no le regalara una cesta porque le habían regalado 12 jamones. Que fuera otro tipo de regalo. Algo como un traje". Jordán afirmó que trasladó la petición a su jefe Pablo Crespo y que éste le indicó que llevara al alcalde a ver al sastre José Tomás García. "Llevé allí al alcalde y le dejé cuando estaban tomándole las medidas". La exempleada afirmó que aquel regalo costó 2.400 euros.

www.elpais.es 15.12.11

CORREA SE ACOGE A SU DERECHO A NO DECLARAR Y EL JUEZ LE IMPIDE GESTICULAR

Crespo contesta solo a algunas preguntas para beneficiar a Francisco Camps

Las declaraciones de los cabecillas de la trama Gürtel, Francisco Corea y Pablo Crespo, se esperaban con ansia, pese a que su doble condición de testigos e imputados ya marcaba una extraña línea entre su obligación a decir la verdad y la posibilidad de no contestar o, incluso, a mentir. Sin embargo, en teoría, estaba claro. Podían no contestar a preguntas que tuvieran relación con las otras causas en las que están imputados, el grueso de la trama que se instruye en Madrid y la abierta en el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana por la supuesta financiación ilegal del PP valenciano, y debían contestar a las relativas a la causa de los trajes, en la que están imputados Camps y Costa por recibir, presuntamente, regalos de la trama.

La llegada de Correa a la sala fue un momento de tensión, uno de esos que provocan que cambie el semblante de los miembros del jurado. El cabecilla de la trama, Don Vito, llegó esposado, con la barba completamente canosa y algo más delgado que hace tres años.

Se sentó y dijo que, como le había recomendado su abogado, se acogía a su derecho a no declarar porque, además, le había comunicado que estaba imputado en la causa de financiación ilegal del PP valenciano, cuestión para la que los socialistas valencianos pidieron ayer una comisión de investigación en el Parlamento autónomo.

Correa no abrió la boca. Todos querían preguntarle, incluso el abogado que defiende a Camps, Javier Boix, que protestó porque dijo no entender su silencio cuando las otras causas del caso Gürtel "nada tienen que ver con esta porque, en caso contrario, se hubieran acumulado".

El único gesto de Don Vito llegó con una de las preguntas de Boix, cuando le preguntó si dio órdenes de pagar trajes de Camps. El cabecilla de la trama comenzó a cabecear y el presidente del tribunal, el magistrado Juan Climent, le llamó la atención y le exigió que se estuviera quieto, ya que en la sala no se permiten signos de aprobación o rechazo en ningún caso.

Francisco Correa siguió impasible las preguntas formuladas por la fiscal y la acusación sobre grabaciones y documentos en los que constan pagos de la trama Gürtel a las tiendas que proporcionaron los trajes a Camps y Costa.

La regla por la que Correa tenía derecho a no declarar se reinterpretó cuando llegó el número dos de la red, Pablo Crespo. En un principio dijo que no iba a responder a nada, pero cuando comenzó a preguntar el abogado de Camps, cambió de opinión. Y lo hizo para ratificar una conversación que mantuvo con su abogado en la cárcel, grabada por orden del juez Baltasar Garzón. Las palabras de Crespo entonces, según su transcripción, fueron: "Exacto, y yo le digo, oye, tú di la verdad, no tengas ningún problema, di todo, y supongo que es la verdad lo que habrá declarado. Ahora dice que nosotros pagamos los trajes de Camps, eso es falso, y es tan falso que a ver cómo lo demuestra, pero quiero decir que al fin y al cabo un tipo que... al que su jefe... se querella contra él por haberle robado 400.000 euros, pues ya me dirás tú". Crespo se refería al sastre José Tomás. Ayer aseguró que si la red hubiera pagado una prenda al presidente de la Generalitat se hubiera enterado. Y eso no ocurrió.

El matiz de Isabel Jordán

- "Dije que la ropa era de Camps porque llevaba semanas presionada. No teníamos para nóminas y teníamos que pagar facturas de Forever Young. El contable lo atribuyó al presidente porque asociaba Orange Market con Valencia, pero podría haber sido para cualquier otro de allí".

www.elpais.es 15.12.11

"¿QUE TOMÁS DECLARA EL VIERNES?"

La conversación de enero de 2009 entre Correa y El Bigotes, escuchada ayer en el juicio, es un resumen de la trama Gürtel: de los trajes al 'caso Boadilla'

Una de las grabaciones que ayer, a petición de la fiscalía, se escucharon en el juicio contra Francisco Camps y Ricardo Costa parece, en sí misma, un relato de la trama Gürtel. Por ella desfilan muchos de sus actores y varios de los elementos, entre la presunta corrupción y el sainete, que arman el caso. La conversación es del 22 de enero de 2009; los interlocutores son Francisco Correa y Álvaro Pérez, El Bigotes. Este acaba de enterarse de que alguien -cree que es Isabel Jordán, miembro de la red- ha contado que regalaba trajes a políticos valencianos. Correa le quita importancia a eso, pero parece temer que de ahí, tirando del hilo, la fiscalía llegue a "más temas" y de más calado.

Pérez y Correa fueron detenidos dos semanas más tarde. Este es un extracto de la conversación.

F. Correa. ¿Qué te pasa?

Á. Pérez. Nada... No te lo voy a contar por teléfono. No tiene nada que ver con la ofi... Tiene que ver con la Jordán, tío.

F. C. ¿Con la Jordán?

Á. P. Sí, creo que me ha hecho un putadón... gigantesco.

F. C. ¿Con quién?

Á. P. Con Pa... [no termina de nombrarlo, se refiere presuntamente a Paco Camps] Con el curita [apelativo de Camps, según ha reconocido su propio abogado].

F. C. ¿Con Fitur? [la empresa de El Bigotes recibió durante cuatro años la adjudicación del pabellón de Valencia en la feria Fitur].

Á. P. No, no, no... Con otra cosa, tío... más complicada. Pero no hables por teléfono, tío, te lo pido por favor [...].

F. C. ¿Y por qué crees tú que lo sabe el curita?

Á. P. No, no lo sabe todavía.

F. C. Pero no tiene nada que ver con el trabajo, ¿o sí?

Á. P. No, tiene que ver con cosas que hemos hecho hace tiempo con el curita... Pero es que es muy complicado...

F. C. ¿Tiene que ver con Tomás? [presuntamente José Tomás, director de ventas primero en Milano y después en Forever Young, que hicieron los trajes].

Á. P. Sí, efectivamente. ¿Por qué lo sabes?

F. C. Porque yo me huelo lo único que hay.

[...]

Á. P. Llevo todo el día hundido con la mierda esta. Peter me ha dado un par de ideas, pero Ricardo [supuestamente, Ricardo Costa] me dice: "Oye, tío, si lo arreglas así al único que perjudicas es a mí, a tu amigo Ricardo, el único que te ayuda siempre". Y le digo: "Llevas toda la razón". Entonces, yo mañana temprano me voy a ver a este personaje amigo mío

y le voy a decir: "Tronco, tú verás lo que haces".

F. C. Pero... ¿por qué te va a vender si te aprecia un huevo?

Á. P. Pues hombre, sí... Pero declara el viernes...

F. C. ¿Que declara el viernes?

Á. P. Sí, declara el viernes. Tiene una citación... Y han llamado a declarar a la cajera de Milano y al director financiero.

[Silencio]

Á. P. ¿Me oyes?

F. C. ¿Que han llamado a declarar...?

Á. P. Sí, porque alguien ha dicho que yo hago regalos a una serie de señores... Entonces, tío, no tengo salida. [...] Pablo

[presuntamente Pablo Crespo, mano derecha de Correa y exdirigente del PP gallego] no te lo quiere contar por teléfono.

F. C. ¿Y dónde van a declarar?

Á. P. Al fiscal Anticorrupción.

F. C. ¿Y tú por qué sabes que es la Jordán?

Á. P. ¿Quién va a ser si no? [...]

F. C. Pues los mismos que me están atacando a mí. Eso puede venir por El Albondiguilla [apodo del imputado Arturo González Panero, exalcalde de Boadilla, uno de los municipios madrileños en los que la trama hizo negocio].

Á. P. Hombre, cabe la... A Tomás le han citado y le han dicho que tiene que ver con una empresa que trabaja con el PP.

F. C. Bueno, pues está claro.

[...]

F. C. ¿Tomás te va a ayudar?

Á. P. Pues no lo sé, porque como lleva tres meses deprimido [...]. Y su hijo es juez...

F. C. Yo te digo a ti que sí.

Á. P. Yo me voy a verle mañana por la mañana.

F. C. Hombre, claro. Lo que pasa es que habrá más temas, ¿no?

Á. P. No tengo ni puta idea.

F. C. Claro, estará toda la movida de Boadilla, y saldrá el tema mío, el de Pablo, el de todo el mundo. Esto es una denuncia amplia.

[...]

F. C. Y Pablo se habrá reunido con Tomás.

Á. P. Sí, ha hablado con él.

F. C. Yo creo que no hay nada que ocultar ahí. Todo se ha hecho perfectamente. Lo único que has hecho es presentar a un amigo.

Á. P. Sí, es lo único que he hecho. Además, yo no le he regalado ningún traje a ese hombre, al curita. Yo he comprado trajes a su medida porque cuando hemos hecho una sesión de fotos se lo ha puesto y luego me lo ha devuelto... [la versión de Camps es que los trajes los pagó él en metálico, no que se los prestaran para ninguna sesión de fotos].

F. C. Que ya lo sé, que no tienes nada que ocultar. Que eso es una gilipollez. Lo que pasa es que eso será el principio de un montón de cosas. [...] El problema no es Tomás. Tomás es uno más. Esto habrá sido una cosa muy amplia. [...] Lo mismo él no conoce los temas de fondo, él no sabe de qué va, qué va a contar él, ya me dirás...

Á. P. Mañana voy a ir a decirle que le he ayudado en todo lo que he podido, que siempre que me ha pedido ayuda le he ayudado.

F. C. De todas maneras tú has cometido un error grave ahora conmigo, un error gravísimo...

Á. P. ¿Ahora?

F. C. Sí. Y a partir de mañana debes tomar medidas. Importantísimas. Estás en el punto de mira, tío.

Á. P. ¿Por qué, por haberte...?

F. C. Es una locura lo que estás haciendo, Álvaro. Estás en el punto de mira. ¿No ves que trabajas para un político importante?

www.elpais.es 15.12.11

GRABACIONES Y DOCUMENTOS SOCAVAN A CAMPS

El expresidente de la Generalitat decide no rebatir los argumentos que la acusación sostiene con facturas, hojas de pedidos y conversaciones intervenidas

Francisco Camps aguantó ayer el tipo durante las primeras horas de su juicio por cohecho. El expresidente valenciano repitió, frente al interrogatorio de la representante de la Fiscalía Anticorrupción, que él había pagado las prendas de ropa que presuntamente le regaló la trama Gürtel con el dinero que su esposa sacaba de la farmacia. Volvió a denominar "el lío" al caso de corrupción que lo ha mantenido imputado durante casi tres años y que le costó (como resaltó varias veces durante su declaración) su cargo de presidente de la Generalitat y del PP de la Comunidad Valenciana. Insistió en que su relación con Álvaro Pérez, El Bigotes, uno de los cabecillas de la trama, fue básicamente laboral, producto de su condición de organizador de actos para el PP.

El expresidente enmudeció cuando se empezaron a oír las grabaciones

No justificó su afirmación de que se compra los trajes en El Corte Inglés

El acusado declara que su relación con

El Bigotes fue básicamente laboral Acusa a la fiscalía de ser la "máxima responsable de que hoy esté" allí

El expresidente empezó a la defensiva su declaración a preguntas de la fiscalía y terminó más bien crecido. Discutiendo. Respondiendo a cosas distintas de las que le preguntaban. Girándose para dirigirse directamente al jurado. Llevando el juicio al campo del debate -aunque en ocasiones pareciera más bien un diálogo de sordos-, un terreno que se le da bien.

En esas estaba el juicio cuando le llegó el turno a Virgilio Latorre, letrado de la acusación socialista, conocido, al igual que el letrado de Camps, Javier Boix, por ser uno de los mejores abogados penalistas de la ciudad. Como era previsible, Camps renunció a contestar a las preguntas de Latorre. Representaba, dijo el expresidente, a una parte "estrictamente política" a la que había tenido la suerte de ganar en todas las ocasiones en que se habían enfrentado. La evolución del juicio, al que le quedan muchas jornadas, dirá si esa decisión fue tan equivocada como pareció durante las siguientes dos horas.

La clave, de todas formas, no pareció tanto el silencio de Camps cuanto la emergencia en la sala de la realidad. El letrado de la acusación popular discutió con el magistrado presidente del tribunal, Juan Climent, hasta que consiguió que le permitiera exponer al jurado a los numerosos documentos y a las poco decorosas grabaciones intervenidas a la trama, argumentando que de otra forma sus integrantes no podrían entender las preguntas que formularía aunque el expresidente no quisiera contestarlas.

Durante la siguiente hora, los miembros del jurado tuvieron en sus manos las hojas de pedido, albaranes, confirmaciones de pedidos y otros muchos documentos en los que no solo aparece su nombre y su apellido sino también sus medidas: talla 52, largo 51, solapa Napoli... Después de mostrar cada documento, que los integrantes del jurado observaron detenidamente, tomando notas y haciéndose observaciones entre ellos, Latorre dejaba caer una pregunta: "¿Cómo se explica que, si tal y como ha afirmado, no encargó ninguna prenda de ropa hasta bien entrado el año 2006 en el sumario figuren pedidos de noviembre de 2005 en los que figuran todos sus datos?". "¿Son estas sus medidas, señor Camps?". El jurado examinaba los documentos, escuchaba las preguntas y miraba a Camps, que guardaba un silencio cada vez más dramático.

El choque con la realidad aumentó con la audición de media docena de las grabaciones que la policía intervino a la trama, a la que investigaba desde muchos meses antes antes de que el caso Gürtel saliera a la luz en febrero de 2009. El jurado escuchó al expresidente decirle El Bigotes "amiguito del alma" y "te quiero un huevo". Oyó cómo Pérez se lamentaba por el empeño de Camps por conocer a Barack Obama, recién elegido presidente de Estados Unidos. Al alcalde de La Nucía, Bernabé Cano, del PP, contarle también a El Bigotes cómo había encontrado absolutamente derrotado al exsecretario del PP valenciano Ricardo Costa, "él, que siempre está en plan chulito", tras perder las elecciones en el PP de Alicante ante el entonces zaplanista José Joaquín Ripoll. Y al propio alcalde de La Nucía pedirle a El Bigotes que intercediera ante Camps para que lo nombrara consejero de Industria de su Gobierno.

"¿Qué capacidad de influencia se le suponía a El Bigotes ante usted como para que pudiese conseguir que nombrase a alguien consejero?", le preguntó el letrado.

El tono con que los miembros de la trama corrupta hablaban de su capacidad de influencia ante el expresidente valenciano se combinaba, en las grabaciones intervenidas, con algunas frases que parecieron causar cierto estupor en el jurado. En una de ellas, Álvaro Pérez afirmaba: "Es muy difícil sacarle la pasta ahora a las instituciones, con la crisis".

Camps tenía la posibilidad de resarcirse de cómo había quedado tras la intervención del abogado de la acusación particular luciéndose con las respuestas a su propio letrado. Pero no fue así. Llegó a ser tan inapropiado que el propio y discreto presidente del tribunal del jurado, Juan Climent, le pidió que "ayudara" a su abogado, que se concentrara en las preguntas que le estaba formulando y las contestara. Y lo hizo, porque cada respuesta, a cualquier cuestión planteada por el letrado, desembocaba en un alegato político, en un mitin, en el que Camps hablaba de hospitales, colegios, de carreteras o partidos de fútbol para promocionar el deporte infantil. Lo hizo porque, tal como expresó el propio expresidente, se "entusiasma" al hablar de la Comunidad Valenciana.

Lo que sí afirmó una y otra vez es que se compraba los trajes en El Cortes Inglés, que nunca guarda los tiques de nada y que tampoco paga jamás con tarjeta.

También aprovechó para arremeter contra la fiscalía, a la que señaló como "máxima responsable de que hoy esté aquí", y a la que reprochó no haberle pedido documentación sobre sus cuentas corrientes o su patrimonio. Así calificó de "paradójico" que en un caso de corrupción no se hayan investigado sus bienes. "Y lo hacen porque saben que pinchan en hueso porque solo hay austeridad y transparencia", sostuvo Camps después de asegurar que su vida está "radiografiada en sus declaraciones de renta".

Francisco Camps también perdió la oportunidad de realizar una explicación acorde a su línea de defensa y que le hubiera servido para aplacar la rotundidad de los documentos que minutos antes habían visto los miembros del jurado. Al igual que su letrado, alegó que toda la documentación, la contabilidad, los albaranes, los tíquets, las transferencias y los recibos que están incluidos en la causa y que le sitúan como receptor de unas prendas que no pagó son falsas. "¿A qué atribuye que se incluyera su nombre en estos documentos falsos?", le preguntó su letrado. Pero Camps retomó su discurso político y no contestó. Cuando el letrado le insistió sobre la pregunta dijo no entender a qué se refería. Y la pregunta quedó en el aire.

Otra de las cuestiones sobre las que quiso incidir es en que, según dijo, desde que accedió a la presidencia de la Generalitat, los regalos que se perciben no pueden sobrepasar unos límites estipulados que no desveló. Además, añadió que, en algunos casos, los presentes se reparten entre colectivos desfavorecidos. Pero eso tampoco lo documentó.

www.elpais.es 14.12.11

AUSTERO, RACANILLO Y ENTRAÑABLE

Francisco Camps, con el apoyo de su abogado Javier Boix, hizo ayer esfuerzos por presentarse ante el jurado que le juzga como un hombre austero y casi ingenuo. Y no como el poderoso presidente de la Generalitat que fue hasta el pasado mes de julio. "Se juzga al ciudadano, no al presidente de la Generalitat", insistió Boix durante su intervención. Un argumento que Camps intentó remachar negando que hubiese tenido capacidad como jefe del Gobierno valenciano para influir en las adjudicaciones a la trama corrupta. "Es una persona austera", prosiguió el abogado defensor, "incluso le han llegado a llamar racanillo, y alguien que no paga no va de rácano por la vida ni pregunta los precios". Boix, además, se quiso adelantar a las conversaciones grabadas con Álvaro Pérez El Bigotes al asegurar que las personas que no conocen al expresidente valenciano "se pueden extrañar de la forma tan sumamente entrañable con la que habla con algunas personas".

El propio Camps abundó durante los interrogatorios en la imagen que le había construido su abogado. En sus respuestas afirmó que le había dicho al sastre José Tomás que le compraría los trajes si se los cobraba a mitad de precio que en los grandes almacenes donde los encargaba habitualmente. E insistió Camps en que su patrimonio [el personal, no el familiar] se reduce a una casa a medias con su mujer, que es la que administra su salario, y un coche del año 1995 "que está dado de baja porque no va". Aunque esa imagen de austeridad se deshilachó un poco al admitir que en su ropero solo hay un chaqué, de cuando se casó, y un esmoquin; pero ningún frac, ya que cuando lo lleva es alquilado o prestado.

www.elpais.es 14.12.11

"MI RELACIÓN CON ÁLVARO PÉREZ ES IGUAL A LA QUE MANTENGO CON MUCHOS"

Camps intenta convencer de que pagó en efectivo aunque no pidió facturas

El alegato que el expresidente de la Generalitat valenciana Francisco Camps realizó ayer frente al jurado estuvo trufado de declaraciones con las que intentó convencer de que no aceptó los trajes y otras prendas de vestir. Camps redujo el caso a "un lío" y cargó contra las acusaciones.

- Pago en metálico. "Pagué las prendas en efectivo, como todo lo que pago". "Jamás empleo la tarjeta de crédito, salvo algún viaje al extranjero. No quería que nadie pensase que yo, como cargo público, utilizaba una tarjeta oro". "Muchas de las compras las ha hecho mi mujer y también pagó en metálico".

- Tarjetas de crédito. "Puedo haber pagado algo yendo con mi familia porque mi mujer no tuviera la tarjeta a mano, pero debe haber sido algo súper esporádico".

- Nunca pido facturas. "Habitualmente nunca pido tique. Cuando alguna vez he cogido taxis en Valencia o voy a comer a un restaurante con amigos, nunca lo he pedido. Por dos razones elementales: normalmente el tique o la factura responde o a una desgravación de tipo fiscal, o a que alguien cobre dietas, o que sea funcionario y el precio de la comida se le reintegra".

- Trajes propios. "No recuerdo haberme puesto ninguna prenda que no fuera mía". "Mis conciudadanos querrán que vaya bien vestido...". "Fui a la tienda porque los trajes eran la mitad de caros que los de El Corte Inglés y uno tiene el sueldo que tiene e intenta ajustarse".

- Regalos devueltos. [Sobre los regalos que Álvaro Pérez le hizo en la Navidad de 2009] "Llegamos a casa, con pleno ambiente navideño. Somos muy familiares. Entramos allí. Vimos los regalos. Y cuando vimos el reloj, dijimos: 'esto no tiene sentido. Mañana hablamos y le decimos que los devolvemos'. Y de ahí la frase de mi mujer de: 'te has pasado siete pueblos'. Porque no nos gustan este tipo de regalos".

- Relaciones con El Bigotes. "Mi relación con Álvaro Pérez era cordial, igual que la que tengo con otra mucha gente". "Conocí el nombre de Orange Market cuando empezó todo este lío".

- Conspiración. "Me niego a contestar a quien representa a un partido político al que he contestado durante tres años en comparecencias semanales ante las Cortes Valencianas". "Cuando alguien insulta o persigue a alguien por corrupto, lo normal es pedir su declaración de bienes. Y nadie, ni de la fiscalía, que es la máxima responsable de lo que está pasando hoy aquí, me la ha pedido".

www.elpais.es 14.12.11

ACUSACIONES Y DEFENSAS INTENTAN GANARSE A UN JURADO JOVEN

Francisco Camps se pasó al valenciano en un momento de su declaración

Los 11 miembros del jurado del llamado caso de los trajes -nueve son titulares y dos, suplentes-, superaron el lunes un interrogatorio exhaustivo que se prolongó desde las 10 de la mañana hasta bien entrada la noche. Los ciudadanos de la provincia de Valencia que tienen en su mano la suerte judicial del expresidente valenciano Francisco Camps y del que fuera su segundo en el PP de la Comunidad Valenciana, Ricardo Costa, se sentaron ayer por primera vez en la sala ante el público y los acusados con cierta cara de susto, que fue relajándose a medida que la primera y maratoniana sesión del juicio avanzaba.

Seis de los nueve miembros del jurado tienen entre 30 y 40 años

Lo primero que llamó la atención de ellos (no se pueden difundir imágenes de ellos ni publicar sus nombres) fue su edad. Ocho de los 11 parecían claramente menores de 50 años. Seis de los nueve titulares se hallan, como mucho, entre los 30 y los 40 años y daba la impresión de que algunos eran veinteañeros. Vestidos prácticamente todos con una sencillez que contrastaba con la formalidad de buena parte del público, integrado básicamente por afines al expresidente de la Generalitat.

Las cuatro partes representadas en el juicio parecían tener muy claro que una de las claves para el éxito del proceso consistirá precisamente en ganarse a los miembros del jurado. Pareció conseguirlo la representante de la Fiscalía Anticorrupción, que fue la primera en leer su alegato inicial. En un tono didáctico y cercano, la fiscal desgranó las distintas partes que compondrán el juicio y destacó que el ministerio fiscal tiene como principal objetivo la defensa de la legalidad: "Conseguir la condena de los culpables y asegurarse de la absolución de los inocentes". También adelantó lo que más tarde ocurriría con el interrogatorio a Camps del letrado del PSPV-PSOE: a lo largo de las 10 jornadas de juicio previstas (que podrían tener que ampliarse) se oirán en la sala muchas opiniones, se escuchará las declaraciones de testigos en principio obligados a decir la verdad pero que en ocasiones, dijo la fiscal, por miedo a perder el trabajo, a no agradar a sus jefes o a incriminarse a sí mismo, pueden incumplirlo...

Pero hay un buen número de elementos que son, ni más ni menos, pedazos de realidad. Albaranes en los que figuran las medidas, los gustos por los trajes rectos y más bien ceñidos junto a los nombres de los dos acusados. Hay grabaciones en las que se oye claramente a los miembros de la trama alardear de su capacidad de influencia y de los variados negocios que tenían entre manos con la Administración valenciana. Y dos de los compañeros de causa de Camps y Costa, el exvicepresidente Víctor Campos y el exjefe de gabinete de la Consejería de Turismo Rafael Betoret, ya han sido condenados. Betoret incluso devolvió los trajes que a él le regalaron a través del mismo sistema que supuestamente se utilizó con los demás. Prendas de ropa entregadas al tribunal. Pura realidad.

El resto de partes también jugó sus cartas. El expresidente de la Generalitat, que pareció quedar muy tocado con el interrogatorio del letrado de la acusación popular, Virgilio Latorre, hizo a última hora de la tarde un guiño que dio la impresión de ser muy poco fortuito. Cuando estaba a medio responder a una pregunta de su abogado, Camps se pasó al valenciano, la lengua con la que probablemente están más familiarizados algunos de los integrantes del jurado. El presidente del tribunal le dijo que tenía derecho a ello, pero que quizá habría que buscar traductores. El expresidente dijo que no hacía falta y volvió al castellano.

www.elpais.es 14.12.11 

COTINO SUFRE POR CAMPS

El presidente de las Corts considera que sí ha habido un "un linchamiento moral" contra Camps a lo largo de estos tres años

El presidente de las Cortes valencianas, Juan Cotino, ha señalado este miércoles, preguntado por el juicio que se sigue contra el expresidente de la Generalitat, Francisco Camps, por la causa de los trajes, que está "sufriendo" porque "cuando ves que el aparato del Estado va contra una persona, en concreto contra un político, hacen un daño humano, familiar y un daño político" y "eso están haciéndolo desde hace tres años.

Cotino, en una entrevista a la Copa recogida por Europa Press, ha contestado que sí que ha habido un "un linchamiento moral" contra Camps a lo largo de estos tres años durante los cuales se ha visto "cómo ha habido un acoso y derribo del PSPV y demás partidos" tanto valencianos como nacionales. En concreto, se refirió a las declaraciones de dirigentes del PSOE como José Blanco o Maria Teresa Fernández de la Vega, que "ordenó que la fiscal general del Estado investigara a Camps".

Respecto a si Camps debe volver a la política, ha opinado que lo primero es que "sea absuelto, esperamos que así lo sea, y luego ver en su vida profesional qué es lo que debe hacer". "Mi consejo personal es que es un hombre con muchos valores para estar en la vida pública, pero a lo mejor le conviene tomarse un año sabático, que esto ha sido muy duro", enfatizado.

Al respecto, ha apuntado que a él también salió en una lista porque le habían regalado una cazadora y, ha dicho, "la cazadora no la encontré y al final me encontré al señor que decía que me había regalado la cazadora, que era Álvaro Pérez, que dijo que la cazadora era para él pero que no iba a ponerla a mí nombre porque la empresa no me la iba a pagar".

"Si eso me pasó a mí con mi cazadora a Camps le ha pasado exactamente lo mismo, se le ha cargado el muerto", ha asegurado. Además, ha lamentado que es "una barbaridad el dinero que esta costando" la vista para "juzgar un hecho falso y que no vale nada".

Además, ha recordado que Camps en su declaración de este martes ya expresó que el magistrado que le juzga Juan Climent fue asesor bajo el gobierno de Lerma y "Presidencia hacía entonces lo mismo que hace ahora y Climent no dijo lo contrario porque es verdad".

Por otro lado, ha mantenido que el juez no dejó a Camps y al exsecretario general del PPCV Ricardo Costa sentarse junto a sus abogados en el juicio porque "esa es la finalidad de hacer ver al jurado y a la opinión pública que es culpable y que no hay que mirarle como lo que hay, sino de otra manera".

Asimismo, ha criticado que Camps sea el único político al que se ha llevado al banquillo por la causa de los trajes cuando por la de los ERES de Andalucía no se ha enjuiciado a nadie y ha atribuido la imputación contra el expresidente valenciano en que contra su persona "hubo una cacería para quitarlo de la circulación".

www.levante-emv.com 14.12.11

LA ORFANDAD DE CAMPS

Cotino llevó en su coche al TSJ al expresidente y a su abogado - La cúpula del PP regional acudió a escuchar a Rajoy a Madrid

Ayer no hubo senyeres, ni concentraciones de simpatizantes, ni miembros del Consell que arropasen a Francisco Camps a la puerta del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) antes del inicio del juicio de los trajes vinculado al caso Gürtel. La postal distó mucho de ser la de mayo de 2009, cuando el entonces presidente de la Generalitat acudió a declarar al TSJ acompañado por sus tres vicepresidentes, la cúpula del PP regional y la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, entre vítores de alcaldes, cargos públicos y simpatizantes. Camps se tuvo que conformar ayer, en la primera sesión del juicio con jurado, con el apoyo de su familia y de un puñado de cargos públicos en declive.

El expresidente acudió al TSJ con voluntad de defenderse de los cargos que se le imputan como si fuese un ciudadano normal y "tranquilo", según confesó él mismo a la puerta del edificio judicial. Pero también consciente de que para muchos de sus antiguos correligionarios ha pasado a ser un militante más del Partido Popular despojado del inmenso poder que llegó a acumular.

Por ello, Camps optó por no utilizar el coche oficial que tiene a su disposición como expresidente y acudió al Tribunal Superior de Justicia en un automóvil particular, un BMW blanco, conducido por Juan Cotino en condición de amigo íntimo más que de presidente de las Cortes. Del coche bajaron Camps y su abogado Javier Boix, que fueron recibidos por la mujer del expresidente, Isabel Bas, y un reducido grupo de fieles.

El vicepresidente de la Mesa de las Cortes y exconsejero de Educación, Alejandro Font de Mora; la exconsejera de Cultura Trinidad Míró; la diputada Esther Franco -esposa del ex número dos de Ràdio Televisió Valenciana Vicente Sanz- y la directora del IVAM, Consuelo Ciscar, fueron algunos de los pocos cargos que acudieron a arropar a Camps, que también estuvo acompañado por Pablo Landecho y Henar Molinero, dos de sus cargos de confianza en Presidencia, y el responsable de Ciegsa y amigo íntimo, José Luis López Guardiola.

Una pequeña corte que ni siquiera estuvo presente cuando llegó Ricardo Costa al TSJ, acompañado de su abogado, minutos después. Mientras, los principales cargos del PP valenciano se dirigían a Madrid para escuchar a Mariano Rajoy en la Junta Directiva Nacional.Los principales cargos del PP valenciano estuvieron pendientes durante las primeras horas de la mañana de la entrada de Camps y Costa en el TSJ a través de los teléfonos móviles y otros dispositivos con Internet. Una atención que fue disminuyendo a medida que pasaban las horas y dentro del Tribunal Superior de Justicia el inicio del juicio con jurado se ralentizaba y la actualidad seguía proporcionando nuevos focos de atención. Primero fue la decisión de la Casa Real de apartar a Iñaki Urdangarin de los actos oficiales hasta que no se aclare su implicación en el caso Nóos, pero lo que desvió rápidamente la atención de los populares fueron las palabras de Mariano Rajoy.

Según varios cargos valencianos que acudieron a la Junta Directiva Nacional del PP, fueron pocos los que preguntaron por Camps, pendientes como estaban todos de los nombramientos decididos por Mariano Rajoy en las Mesas del Congreso y del Senado y en la dirección del grupo parlamentario.

Unos nombramientos en los que solo se incluyó al valenciano Ignacio Gil Lázaro como secretario primero de la Mesa del Congreso de los Diputados. Una situación que permite al vicesecretario nacional de Comunicación del PP, Esteban González Pons, aspirar a una cartera en el futuro Gobierno de Mariano Rajoy. Situación que insufló optimismo a la delegación valenciana, que se reunió tras el cónclave popular en la calle Génova para a comentar de forma distendida las posibilidades que abre el nuevo escenario.

Fabra, ponente

En la misma reunión, el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, fue designado como uno de los tres responsables de la ponencia de Estatutos que se debatirá en el congreso nacional del PP el próximo mes de febrero en Sevilla. Una decisión que fue recibida con satisfacción porque permitirá a Fabra trasladar la esencia del cónclave de Sevilla a los congresos autonómico y provinciales en los que debe consolidar su poder.

Durante la jornada de ayer, tan solo dos cargos tuvieron, públicamente, palabras de ánimo para Camps. El propio Fabra y la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá. El resto optó por guardar silencio y no alimentar el ruido sobre el inicio del juicio al expresidente de la Generalitat, incluido el portavoz en las Cortes Valencianas, Rafael Blasco, cuya esposa sí se acercó al TSJ.

www.elpais.es 13.12.11

FABRA DESEA LO MEJOR A SU "AMIGO" CAMPS Y ALARTE SE LO REPROCHA

La oposición emplaza al PP a atajar la corrupción más allá del caso de los trajes

Alberto Fabra habló a la entrada y Rita Barberá a la salida de la reunión de la Junta Directiva Nacional del PP de ayer en Madrid. El presidente de la Generalitat dijo a los periodistas que espera la absolución de Francisco Camps en el juicio por cohecho que comenzó en Valencia. Fabra deseó "lo mejor" para quien calificó de "amigo y compañero de partido". La alcaldesa de Valencia, más melodramática, explicó que Camps "está sufriendo, como es natural", al verse sentado en el baquillo, pero añadió que está "muy íntegro y muy tranquilo". Barberá reiteró que considera al expresidente del Consell inocente. "He creído absolutamente siempre en la inocencia y en la bonhomía de mi amigo".

El PP dejó sin pagar 568.512 euros del congreso de 2008, asegura Compromís

Tales declaraciones de amistad fueron contestadas inmediatamente desde las filas de la oposición. El líder de los socialistas valencianos, Jorge Alarte, preguntó a Fabra "si también considera amigos suyos al resto de los imputados del procedimiento judicial que estudiará la presunta financiación irregular del PP valenciano". El secretario general del PSPV-PSOE consideró que la causa de los trajes es sólo "la punta del iceberg" del caso Gürtel y otros escándalos de corrupción que afectan a los populares.

Según Alarte, el actual presidente no puede obviar su responsabilidad ni la de su partido por haber consentido todo lo ocurrido. "Para vergüenza suya y descrédito de nuestra democracia, ha decidido que Camps continúe siendo diputado autonómico y forme parte del Consell Jurídic Consultiu", señaló el dirigente socialista, que arremetió contra Mariano Rajoy, a quien emplazó a decir "si todavía suscribe o no aquellas declaraciones en las que afirmó: 'Paco, estamos contigo".

A esas declaraciones del líder nacional del PP aludió también el portavoz de la Coalició Compromís, Enric Morera. "Me ha sorprendido no ver a la puerta del Tribunal Superior al señor Rajoy, que dijo que estaría 'detrás, delante o al lado' de Camps", comentó. "Se está juzgando a Camps por si fue sobornado y recibió unos trajes como regalo, pero tendríamos que preguntarnos por qué el señor Rajoy no pagó el congreso de su partido en el que fue reelegido".

Compromís recuperó ayer una información publicada por este diario el pasado mes de marzo sobre el congreso nacional del PP celebrado en la Feria de Valencia en junio de 2008. Según la coalición, el PP debe 568.512 euros por la celebración de aquel cónclave que no ha pagado. Algo que tanto el PP como la Feria de Valencia niegan. "En una situación en que la financiación del PP está en entredicho", afirmó Morera, "bajo una investigación judicial que tiene que determinar si utilizó a la trama Gürtel para financiarse, el impago a Feria Valencia adopta una deriva muy preocupante que obliga a una investigación a fondo".

En opinión de Marga Sanz, coordinadora y portavoz parlamentaria de Esquerra Unida del País Valencià, aunque en este momento le dé la espalda y sólo enviara ayer ante el tribunal a una delegación de segunda fila para apoyarle, "el PP ha sido cómplice de Camps durante dos años y medio".

La dirigente de EUPV consideró "una gravísima irresponsabilidad" haber dejado que se presentara de nuevo a la reelección y añadió que es necesario "frenar el proceso de deterioro de las instituciones". "Si acaban dejando caer a Camps", señaló Sanz, "que lo hagan también con todos los otros implicados en la corrupción".

www.elpais.es 13.12.11

LAS ACUSACIONES DE CAMPS BUSCAN JURADOS SENSIBLES A LA CORRUPCIÓN

El primer día de juicio al expresidente se agota con la formación del tribunal

El primer día del muy esperado juicio a Francisco Camps y Ricardo Costa, imputados por haber aceptado presuntamente sobornos de la trama corrupta Gürtel, se consumió con la selección del jurado que estará formado por seis hombres y tres mujeres. Un trámite que habitualmente lleva entre dos y tres horas se prolongó durante más de ocho porque tanto las acusaciones -fiscalía y PSPV-PSOE- como las defensas eran conscientes de que la composición del tribunal puede tener una influencia crucial en el veredicto.

Fiscalía y socialistas querían ciudadanos con capacidad para entender el caso

El retraso puede llevar a continuar el juicio tras el día de Navidad

Las dos fiscales de la causa y los letrados debían interrogar en un primer filtro a 19 de los 29 candidatos convocados al Tribunal Superior de Justicia valenciano. Contando con que las dos acusaciones podían recusar a cuatro candidatos y las defensas a otros cuatro, el número final de elegidos debía quedar en nueve jurados titulares y dos suplentes. Para que haya sentencia condenatoria son necesarios siete votos.

Las acusaciones orientaron los interrogatorios, según fuentes del caso, con el objetivo de seleccionar a ciudadanos con un nivel cultural medio. Capaces de entender no solo el motivo general por el que se juzga a Camps y Costa (aceptar prendas de vestir por valor de 14.021 y 7.325 euros, respectivamente), sino los mecanismos utilizados supuestamente por la red Gürtel para pagar las prendas, así como el funcionamiento básico de la Administración pública.

Según las mismas fuentes, las acusaciones introdujeron preguntas sobre la percepción de la corrupción en una comunidad autónoma sacudida durante la presidencia de Camps por una larga lista de escándalos: Gürtel, Brugal, Emarsa, Plan General de Alicante, Fabra y otros. E inquirieron sobre su opinión sobre derechos individuales.

Las defensas, que ya anticiparon su intención de recusar (si salía elegida entre el grupo de candidatos examinados) a una mujer que se presentó como independiente en las listas socialistas en las últimas elecciones municipales en un pequeño pueblo valenciano, parecían centrar sus esfuerzos en borrar de la lista a cualquiera con apariencia de tener un prejuicio de partida contra el dimitido presidente Camps y contra Costa, que en el momento en el que supuestamente ocurrieron los hechos era secretario general del Partido Popular en la Comunidad Valenciana.

El extenuante interrogatorio al que sometieron a los candidatos hizo saltar por los aires el ajustado calendario señalado por el tribunal. Ayer estaba previsto que, además de elegir al jurado, se plantearan las cuestiones previas, se leyeran los escritos de calificación y testificaran los dos acusados. Todo ello quedó trasladado a la sesión de hoy y tiene envergadura suficiente como para agotar otra jornada. Lo cual, a su vez, obligaría a desplazar las numerosas declaraciones señaladas para hoy. La del exvicepresidente de la Generalitat Víctor Campos y la del exjefe de gabinete de la Consejería de Turismo Rafael Betoret (ya condenados en la misma causa tras conformarse con las acusaciones), y otras 16 personas, entre ellas los cabecillas de la trama mafiosa: Francisco Correa, Pablo Crespo y Álvaro Pérez, conocido como El Bigotes.

Dado que el juicio oral ha sido señalado hasta el 23 de diciembre, el efecto dominó puede producir que tenga que aplazarse hasta después del día de Navidad y continuar a partir del 26 de diciembre.

Aseguran fuentes del órgano judicial valenciano que el día en que Camps acudió a declarar como imputado ante el juez instructor José Flors, en mayo de 2009, tuvieron que contener a su entonces presidente, Juan Luis de la Rúa, que estaba decidido a bajar a recibir al acusado. Finalmente, lo convencieron de que ese gesto podría poner en duda la imparcialidad del Tribunal Superior de Justicia valenciano, que terminó archivando la causa al considerar que los hechos no eran constitutivos de delito. Una decisión que fue revocada posteriormente por el Tribunal Supremo en un duro auto que ordenó reabrir la causa.

De la Rúa no bajó, pero sí acompañaron a Camps sus vicepresidentes y la alcaldesa Rita Barberá, mientras un nutrido grupo de fieles coreaban su nombre. La imagen de ayer, con el expresidente bajando de un automóvil que conducía el presidente de las Cortes valencianas, Juan Cotino; unos pocos diputados aguardándolo a la puerta, y un reducido grupo de partidarios situados en una esquina del edificio explica por sí misma cómo han cambiado las cosas en menos de tres años. El protagonismo fuera de la sala de juicio lo tuvo la concentración de detractores de Camps, que entonaron durante horas cánticos contra la corrupción.

www.elpais.es 13.12.11

LOS ACUSADOS SE VUELVEN A ESCONDER

Encargan comida preparada para no enfrentarse a los medios de comunicación

Fue como un regreso al pasado. Como un retorno a los tiempos en los que Francisco Camps, aún presidente de la Generalitat, se empeñaba en eludir a los medios de comunicación, en no dar ninguna explicación, en no responder a ningún tipo de pregunta por el caso que le ha llevado al banquillo de los acusados.

Antes de las 9.30 de la mañana, Camps llegó a la sede del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana, en coche, acompañado por el presidente de las Cortes valencianas, Juan Cotino.

Lo hizo junto a su esposa, Isabel Bas, y pegado a su característica sonrisa, esa con la que pretende convencer de que no pasa nada. También lo hizo saludando a diestro y siniestro. Una entrada muy distinta de la que, minutos después, protagonizó su compañero de banquillo, el exsecretario del PP valenciano, Ricardo Costa, quien también está acusado de recibir regalos de la trama Gürtel. Costa llegó andando al tribunal, acompañado de su abogado, con el rostro serio y sin algarabías.

Doce horas después, ninguno de los dos había abandonado la sede del tribunal. Ni para comer. Ambos se parapetaron en la oficina que el Consejo General de la Abogacía tiene en la sede del tribunal valenciano. Hasta allí llegaron las bolsas de comida preparada encargadas poco después de las dos de la tarde. Y allí permanecieron mientras abogados, fiscales, magistrados, incluso los candidatos a ser miembros del jurado, abandonaban el edificio. Todos se sometieron a la posibilidad de ser captados por las decenas de cámaras fotográficas y de televisión que esperaban en la puerta. Pero ellos no lo hicieron. Prefirieron, tal como han hecho a lo largo de la instrucción del caso que les ha llevado al banquillo de los acusados, permanecer escondidos, sin dar explicaciones, sin enfrentarse a las preguntas de los medios de comunicación.

Hoy ambos tendrán que someterse a decenas de preguntas. A las de las acusaciones, a las de sus propios abogados defensores, y si lo precisa, a las del jurado. Pero tienen la posibilidad de no responder. De esconderse tras su silencio.

www.elpais.es 13.12.11

JUICIO A LA ERA CAMPS

El PP deja solo al expresidente valenciano, que se sienta hoy en el banquillo acusado de aceptar regalos de una trama que logró decenas de contratos a dedo

Dos de sus compañeros de causa (Victor Campos, exvicepresidente autonómico, y Rafael Betoret, ex alto cargo de la Consejería de Turismo) han confesado. Uno de ellos ha devuelto el objeto del delito. Hay grabaciones que lo incriminan, decenas de facturas y hojas de pedido en los que figura su nombre. Y un testigo de cargo, el ex jefe de ventas de un establecimiento comercial, ha explicado con todo detalle cómo iba a tomarle medidas al hotel Ritz de Madrid. Francisco Camps, expresidente de la Comunidad Valenciana (2003-julio de 2011) se sienta desde hoy en el banquillo, acusado de un delito de cohecho impropio (aceptar 25 prendas de vestir por valor de 14.000 euros de la trama Gürtel), con su línea de defensa muy debilitada.

Él espera que la fórmula del jurado -que exige siete de los nueve votos favorables para que haya sentencia condenatoria- y el contexto -los miembros del tribunal son ciudadanos de una provincia en la que su partido, el PP, no conoce la derrota desde 1995-, inclinen la balanza a su favor. Pero incluso con la absolución, la vuelta a primera línea de la política del expresidente valenciano parece muy improbable.

Durante las dos semanas de vistas señaladas se verá por primera vez en un proceso a los cabecillas de la trama mafiosa, Francisco Correa, Pablo Crespo y Álvaro Pérez, El Bigotes. Testificarán el sastre José Tomás y el informático que declaró que sus jefes le ordenaron manipular las cuentas de Forever Young para encubrir el delito. Y se oirán las conversaciones en las que el expresidente llama "amiguito del alma" al delegado de la trama en Valencia, le asegura que le quiere "un huevo" e insiste en que su relación durará "toda la vida".

El juicio de los trajes contra Camps y el ex secretario general del PP regional Ricardo Costa será el primer acto de un proceso más grande del caso Gürtel en Valencia. En él están implicados por un amplio catálogo de delitos quienes fueron su número dos en el Gobierno, Vicente Rambla; su número dos en el partido, Ricardo Costa; su secretario de comunicación y luego director de la televisión autonómica, Pedro García, su directora de promoción institucional, Dora Ibars; su consejera de Turismo, Milagrosa Martínez; y la tesorera y la administradora del PP de la Comunidad Valenciana Yolanda García y Cristina Ibáñez, respectivamente, entre otros cargos.

Los indicios contra Camps son numerosos y han ido devastando la versión del expresidente: que pagaba sus trajes con dinero de la farmacia de su esposa, que no pedía tiques para que la gente no pensara que lo cargaba a protocolo y que su relación con El Bigotes era solo laboral.

A la vista de los más de 30 testigos que su defensa ha llamado en exclusiva (por ninguno de Ricardo Costa), las fuentes jurídicas consultadas consideran que su estrategia consistirá en saturar el juicio con declaraciones de escasa relevancia para el caso. Su escolta, por ejemplo, ha sido convocado para que explique que el expresidente pagó en efectivo en Forever Young una americana que nadie plantea que le fuera obsequiada. Y los dos jefes de planta de unos grandes almacenes han sido llamados para que acrediten que Camps suele comprar allí la ropa y que los trajes que adquiere son más caros que los que presuntamente le regaló la trama.

Una táctica que, según las fuentes consultadas, tendría pocas posibilidades de prosperar ante un tribunal formado por magistrados, pero que podría sembrar dudas en un jurado formado por ciudadanos legos en derecho.

Según la acusación de la Fiscalía Anticorrupción que ha sido avalada por los jueces, Camps, Costa, Víctor Campos y Rafael Betoret (los dos últimos ya condenados), recibieron de la red 59 prendas entre trajes, americanas, abrigos, corbatas, zapatos, pantalones y chaqués por importe de 40.374 euros desde 2005 hasta 2008. Los cargos valencianos hacían los encargos a José Tomás García, un sastre que les presentó Álvaro Pérez, El Bigotes, quien solía alardear de ser "el tío mejor vestido de España".

La mayor parte de la ropa era confeccionada por Sastrería Gorina (Sastgor), una empresa con sede en Navarra. Los acusados, según Anticorrupción, no pagaban por las prendas, que les eran enviadas a sus domicilios, al de El Bigotes o a la sede de la empresa que este administraba en Valencia, Orange Market. El precio era anotado en una cuenta abierta por Pablo Crespo que la trama saldaba cada cierto tiempo mediante cheques y transferencias.

La investigación ha destapado que el pillaje de Gürtel alcanzó la visita que el Papa Benedicto XVI hizo a Valencia en 2006. Las empresas de Francisco Correa habrían obtenido cerca de tres millones de euros del dinero que Canal 9 destinó a cubrir los actos. El beneficio de la relación entre la red y el PP valenciano era, sin embargo, mutuo. Según la fiscalía, Orange Market sirvió en la misma época de vehículo a las aportaciones ilegales que ocho empresas constructoras hicieron a sus campañas electorales de 2007 y 2008.

Desde el estallido del caso, en febrero de 2009, hasta su dimisión en julio pasado forzado por su partido, la figura de Camps sufrió un desgaste irresistible. El liquidador del zaplanismo, el poderoso barón territorial a quien se atribuían aspiraciones de suceder a Mariano Rajoy, fue convirtiéndose en un lastre para el PP. Un personaje incómodo, sinónimo de una era de excesos, deuda y escaso aprecio por la legalidad, con el que todos tratan hoy de marcar distancia.

Camps acudirá al juicio prácticamente solo. No habrá miembros del Gobierno autónomo. Ni siquiera estará allí Rita Barberá, la alcaldesa valenciana, que fue su gran apoyo. Cuando Camps se siente en el banquillo, Barberá estará en Madrid aclamando a Rajoy, que ni siquiera citó al expresidente en la plaza de toros de Valencia en plena campaña. Rajoy defendió a Camps hasta el último momento, pero desde que cayó y perdió el poder, todos parecen haberse olvidado de él, aunque sigue recibiendo a algunos consellers, señalan fuentes del PP, en su despacho del club de tenis de Valencia, donde pasa la mayor parte del tiempo, sin acudir a las Cortes, pese a ser aún diputado.

TRES VERSIONES PARA UN JUICIO

"Para sesiones de fotos"

- Álvaro Pérez, El Bigotes, conversó con su jefe, Francisco Correa, en enero de 2009, un mes antes de que estallara el caso con las primeras detenciones. En el diálogo grabado intenta explicar a Correa todo lo relacionado con los supuestos regalos al entonces presidente valenciano y busca una excusa: "Yo no le he regalado ningún traje a ese hombre, al curita [como llamaban a Camps]. Yo he comprado trajes a su medida porque cuando hemos hecho una sesión de fotos se los ha puesto y luego me lo ha devuelto".

"No ha pagado ni una peseta"

- José Tomás, jefe de ventas de la tienda donde Camps adquirió sus trajes, declara: "Camps no ha pagado ni una peseta de los trajes. Los trajes que le hice eran de unos 800 o 900 euros los primeros. Los últimos, de 1.000 o 1.200. En total, le hice unos ocho trajes, tres americanas, pantalones... Los pagos en metálico los hacía Pablo Crespo [número dos de la trama corrupta]. Venía cada seis meses con un fajo de billetes de 500 y pagaba 30.000 o 35.000 euros. Las dos últimas veces pagó Orange Market mediante transferencias bancarias".

"Jamás pagaban en caja"

- María Calero, cajera del establecimiento de Forever Young en Paseo de la Castellana 140, aseguró ante el juez que los principales implicados del PP en la trama Gürtel "jamás pagaban en caja". "Ellos", dice en referencia a Camps, Costa, Betoret y Campos, "venían mucho por aquí, veían trajes, los encargaban, pero ninguno me pagó importe alguno". Miguel Marqués, jefe de compras de la misma tienda, añadió: "Yo no me dedicaba a la venta, pero por los comentarios de los vendedores que les atendían, ellos jamás han pagado ninguna factura".

"Llevo años sin pedir factura"

- "Todo lo pagué en efectivo. (...) Llevo muchos años sin pedir tique ni factura para que nadie crea que luego lo cargo a protocolo. Por eso tampoco utilizo la tarjeta de crédito nunca. (...) He cogido taxis en Valencia alguna vez y jamás he pedido tique como sí que hacen muchos funcionarios, para que nadie crea que hay una especie de cuenta de protocolo que paga ni trajes ni cafés. (...) El dinero lo saca mi mujer de la caja de la farmacia, porque ella tiene una farmacia y, bueno, esa es nuestra vida". (20 de mayo de 2009, declaración de Francisco Camps ante el juez José Flors).

www.elpais.es 12.12.11

EL 'CASO GÜRTEL' ISABEL JORDÁN EXDIRECTIVA DE LA TRAMA

"Esos 30.000 serán de los trajes de Camps"

Denunció a Correa y aporta una de las pruebas contables del cohecho

Lleva desde febrero de 2009 con escolta para protegerse, se supone, de quienes fueron sus jefes, Francisco Correa y Pablo Crespo. Les denunció por administración fraudulenta en octubre de 2007. Aún faltaban 16 meses, hasta febrero de 2009, para que el juez Garzón encarcelase a Correa y Crespo.

No está siendo nada fácil la vida de Isabel Jordán desde que se topó con Correa ni desde que cayó en su mano un apunte contable de la empresa Easy Concept, que ella administraba por encargo de Correa, por importe de 30.000 euros y le dijeron que ese dinero debía ser de los trajes del expresidente valenciano Francisco Camps.

Isabel Jordán, de 42 años, empezó como una empleada más en Easy Concept. Recuerda que un diputado del PP que ella conocía le sugirió organizar actos para el partido. "Yo creía que iba a trabajar para el PP, pero lo que hizo fue presentarme a Jesús Sepúlveda [uno de los cuatro alcaldes de Madrid a los que se ha llevado por delante el caso Gürtel] y este, a Francisco Correa. Y empecé a trabajar, ignorante de dónde me metía".

En el juicio va a repetir lo que ya ha contado ante los jueces que la han interrogado. Es decir, que el contable de Easy Concept, Javier Nombela, sacó de una caja fuerte la documentación contable de la empresa y a ella la puso al día. "Las cuentas y todo lo relacionado con la contabilidad, pago de facturas, nóminas, etcétera, lo llevaba Nombela; yo solo la parte comercial, hablar con los clientes...".

Leyendo con más detenimiento la documentación se fijó en "un apunte de 30.000 euros junto al nombre de Forever Young". Era la última anotación de la hoja. Y le llamó la atención la cantidad. "Constaba como una deuda de Orange Market con nosotros". "Me enfadé porque no había dinero ese mes para las nóminas y encima lo que me faltaba era ver que Orange Market nos debía en total un millón de euros; entre ellos, esos 30.000 de Forever Young. Cogí un lápiz y, al lado, escribí: ¿Y esto qué es?".

Al día siguiente de ver el apunte, se encontró de nuevo con Nombela, que le comentó sobre la citada anotación de 30.000 euros: "Eso será lo de los trajes de Camps". Ella asegura que así lo va a declarar en el juicio.

Recuerda que Nombela incluyó en la frase un insulto que prefiere omitir. Tras estallar el caso Gürtel, Isabel Jordán entregó esa hoja a los jueces, y consta en el sumario del caso de los trajes como una prueba más de cargo contra el expresidente valenciano. "Yo siempre he colaborado y contado la verdad. Una de las cosas de las que me arrepiento en mi vida es de haber trabajado con esta gente", se lamenta Jordán.

De Álvaro Pérez, El Bigotes, Isabel Jordán tiene una imagen muy negativa. "Engatusaba a mujeres y hombres, dominaba el chiste, se hacía el simpático y siempre iba impecablemente trajeado...", recueda. "A mí me causaba rechazo. Ni me agradaba cuando le veía llegar a Easy Concept ni querría verle de nuevo ahora en el juicio".

www.elpais.es 12.12.11

'Amiguito del alma'

La peligrosa relación de Francisco Camps con Álvaro Pérez, alias El Bigotes, destacado miembro de la trama Gürtel, acaba con el expresidente valenciano en el banquillo de los acusados por un delito continuado de cohecho pasivo. Mañana empieza el juicio en Valencia

Camps afirma que abonó las prendas con su dinero. Anticorrupción aportará pruebas que contradicen la versión del expresidente

Nochebuena de 2008. Son las 21.43 en la vivienda familiar del entonces presidente de la Comunidad Valenciana, Francisco Camps. Suena el teléfono móvil del molt honorable. Una voz con tono reverencial saluda al otro lado de la línea: "Presidente". Camps reconoce la voz al instante. Y se muestra contento: "Feliz Navidad, amiguito del alma". Su interlocutor es Álvaro Pérez, El Bigotes, jefe de la trama Gürtel en la Comunidad Valenciana. Quiere felicitar personalmente las fiestas a su amigo, en ese momento uno de los políticos con mayor peso en el PP.

Cuando Rajoy se proclame presidente del Gobierno, Camps llevará ocho días en el banquillo de los acusados

La plana mayor de la red Gürtel, encabezada por Correa, desfilará ante el tribunal. Irán en calidad de testigos

Álvaro Pérez. Oye... que te sigo queriendo mucho.

Francisco Camps. Y yo también... tenía que haberte llamado, te quería haber llamado, para contarte todo (...). Pero sobre todo para decirte que te quiero un huevo.

Ninguno de los dos imaginó entonces, ni por lo más remoto, que una unidad de élite de la policía, la brigada central de blanqueo de capitales, la UDEF, estaba grabando la conversación por orden del juez Baltasar Garzón. No seguían los pasos de Camps, pero sí llevaban meses tras los de El Bigotes.

Sin buscarlo, los agentes pronto se dieron cuenta de que aquella conversación les permitiría atar muchos cabos. El Bigotes era miembro destacado de una trama de corrupción, la red Gürtel, en la que el juez Garzón había puesto en su lupa. Informes policiales, testimonios y grabaciones de sobremesa indicaban que la red ocultaba decenas de millones de euros en el extranjero, y que era la tapadera de una organización que tenía sobornados a una veintena de altos cargos públicos que, a su vez, le facilitaba pelotazos urbanísticos o contratas públicas a dedo y amañados. Dinero que salía de administraciones públicas gobernadas por el PP en Madrid y Valencia.

La conversación entre Camps y El Bigotes permitió a los agentes de la UDEF hacerse sus propias cábalas. ¿Por qué una parte nada desdeñable del dinero opaco recaudado por la trama desde 2004 y hasta finales de 2008 lo había generado Orange Market, la filial de las sociedades Gürtel en Valencia? Al frente de Orange Market, El Bigotes, un personaje clave en una trama difícil de desmadejar. Era un tinglado compuesto por una veintena de sociedades tejidas o con ramificaciones en una docena de paraísos fiscales del planeta por abogados expertos en el lavado de dinero turbio.

Con la llegada de Mariano Rajoy a la sede central del PP en la calle Génova, y la salida de José María Aznar, el negocio del jefe de la red Gürtel, Francisco Correa, cayó en desgracia. La trama creyó encontrar un nuevo maná en Valencia. Y reactivó Orange Market. Con El Bigotes de jefe. Entonces tenía un generoso y cuidado bigote, aunque últimamente lo ha borrado de su rostro.

Sobrino del humorista Andrés Pajares, Álvaro Pérez era un buen gancho para Valencia. Con un lenguaje fluido, seductor y a veces hasta cómico, que no escatima elogios. Y más si el receptor tiene poder: "Tu caudal de palabras, tu facilidad de palabra... Te quiero mucho a ti y a tu familia. ¿Vale?", lisonjeó a Camps en su llamada de Nochebuena, después de que el molt honorable le rectificase un comentario acerca de la lealtad.

La idea de potenciar una filial de Gürtel en Valencia la desarrolla Correa cuando intuye los ingresos que puede generar a la red la aparente buena relación que mantiene El Bigotes con el hombre más poderoso de una de las comunidades más ricas de España. Camps y Álvaro Pérez se conocieron años antes en Madrid, en 2002, en actos del partido, según reconoce el expresidente en un escrito judicial. Camps comenzó a gobernar Valencia, y El Bigotes siguió su estela. "Era un pelota con quienes podían darle trabajo y un colega con sus iguales, pero iba de jefe con los inferiores", le define alguien que le conoció como compañero en las empresas de la red.

El jefe de la trama exalta ante sus compinches las dotes de relaciones públicas de su hombre en Valencia. A veces le llama Alvarito. En una de las grabaciones interceptadas, Correa recuerda cómo el mismísimo Alejandro Agag, yerno del expresidente José María Aznar, le pidió a El Bigotes para el servicio de su suegro. Así lo cuenta Correa a su interlocutor: "Me dijo Alejandro, ponle para que lleve los actos del presidente , y yo le dije: ¿pero tú estás loco?, uno que viene del mundo de Pajares... Bueno, pues lo pusimos y Ana Botella

[esposa de Aznar y posible próxima alcaldesa de Madrid] se enamoró de él, en el buen sentido, le encantó, y empezó a trabajar con él y tuvo un éxito tremendo hasta que llegó Mariano [Rajoy]".

En esa conversación, el jefe de la trama, gustoso de que le llamasen don Vitto (emulando al personaje que escenifica Marlon Brando en la película de Coppola El Padrino), afina sobre la relación entre El Bigotes y el entonces jefe del Gobierno valenciano. "Cuando dejó de trabajar para Mariano Rajoy, Paco Camps se lo ha llevado a Valencia", apunta Correa, "y trabaja y le hace las campañas a Paco Camps".

Entre 2004 y finales de 2008, El Bigotes hizo algo más que alguna campaña para el PP valenciano. Consiguió unas 40 contratas públicas, casi todas a dedo, de la Administración valenciana. Casi ocho millones de euros. El balance de Orange Market creció como la espuma. ¿De dónde salía el dinero? Obtuvo un trato de favor, no solo de los actos del PP regional, también de algunas consejerías del Gobierno valenciano. Por ejemplo, de la de Turismo, como constata el sumario.

¿A cambio de qué? Quizá por sus vinculaciones y simpatías con el PP, posiblemente por su capacidad seductora, y seguramente "porque hacía regalos a diestro y siniestro a altos cargos públicos con capacidad de decidir concursos", según fuentes policiales. A veces eran simples detalles, un buen vino, una cesta; pero otras, según el nivel del receptor, podían ser relojes, trajes, joyas, bolsos.

Tras un primer año malo, la facturación de Orange Market creció espectacularmente. Y se convirtió en la envidia de otras empresas del sector que veían cómo, por ejemplo, las mieles económicas de la instalación del estand de Valencia en Fitur se las bebía Orange Market año tras año. Aunque la suya no fuera la mejor oferta, y ocurrió en la edición de 2008, Orange Market se adjudicaba siempre el evento. Salpicada por este asunto ha salido la exconsejera de Turismo del entonces Gobierno de Camps, Milagrosa Martínez, La Perla, por aceptar supuestamente de El Bigotes un reloj valorado en 2.400 euros.

De una u otra forma, Orange Market se convirtió en la firma de cabecera del PP valenciano: le organizaba todos sus actos. Y si iba Rajoy en campaña a la capital del Turia, también. Mientras El Bigotes se jactaba de su amistad con el molt honorable, mes tras mes se elevaban las cuentas de resultados de Orange Market. Sí, las cuentas. Porque llevaba una doble contabilidad. La opaca, al fisco; la caja B, eufemísticamente llamada Barcelona, frente a la oficial, Alicante.

¿Cabe atribuir el éxito de Orange Mark a la amistad de El Bigotes con Camps? Sí y no. Seducido el jefe, se preocupó de que los subordinados supieran de su proximidad con él. Eso le abría despachos. Y todo ello adobado con regalos por doquier y mucho lisonjeo.

7 de enero de 2009, día siguiente al de los Reyes Magos. De nuevo suena el teléfono en la vivienda familiar del molt honorable, a las 22.38.

"Con el mío te has pasado 20 pueblos", suelta Isabel Bas, la mujer de Francisco Camps, a El Bigotes abrumada por lo caro de su regalo, tras pasarle el móvil su marido. Una pulsera de oro para la hija; un bolso para Isabel Bas. En la grabación consta cómo Bas le advierte que lo va a devolver... El Bigotes le habla con zalamerías y ríe los comentarios de la primera dama valenciana.

Antes que con ella, El Bigotes habló con Camps a través del mismo móvil.

"¿Has leído el tarjetón? ¡Fíjate si te debo!", comentó.

"¿Qué le debe este señor a usted?", preguntaría a Camps meses después José Flors, el juez instructor del caso de los trajes.

"La idea de una Comunidad fuerte y un PP muy fuerte...", respondió.

En su encuentro con Camps, el juez Flors indagó sobre los trajes. Esos que tantos disgustos le han dado desde entonces y por los que se sentará en el banquillo desde mañana ante un jurado formado por nueve vecinos de Valencia. Está acusado de un delito de cohecho continuado pasivo. Es decir, por haber aceptado como regalo, según la Fiscalía Anticorrupción, "12 trajes, 4 americanas, 5 pares de zapatos y 4 corbatas" por valor de 14.021 euros de la trama Gürtel a través de El Bigotes.

Existe un artículo en el Código Penal, el 426, que tipifica como cohecho pasivo que una autoridad o funcionario acepte regalos de ciudadanos. A esto se agarraron Garzón, las fiscales anticorrupción y los jueces Antonio Pedreira y José Flors para entender que los regalos de El Bigotes a Camps en trajes constituían un delito. Aunque fuera a cambio de nada.

Cuando estalló el escándalo de los trajes, allá por febrero de 2009, Camps se apresuró a decir que todo era un montaje y aseguró que él se pagaba sus trajes. De su propio dinero, y que tenía unas ganas "locas, locas" de aclararlo todo ante los tribunales. Luego se encerró en sí mismo y evitó toda pregunta relacionada con los trajes o el caso Gürtel.

Pero el escándalo ya estaba en la calle. E irradiaba con fuerza en Génova, con un Mariano Rajoy que prefería hablar de la crisis económica antes que explicar la retahíla de turbias actividades que había generado la red Gürtel en su entorno.

Camps se autoconvenció de que el escándalo Gürtel iba a más y que él también estaba en la diana del huracán judicial cuando en Madrid, epicentro de la red, se desató una auténtica cascada de dimisiones de altos cargos del PP: cuatro alcaldes de grandes poblaciones, tres diputados, un consejero del Gobierno de Esperanza Aguirre, un diputado nacional, un senador...

Y también le preocupó conocer, a través de EL PAÍS, que los tentáculos de su "amiguito del alma", y por extensión de la trama Gürtel, habían robado presuntamente casi tres millones de euros, en comisiones del presupuesto de actos de la visita que giró Benedicto XVI a Valencia en 2006. Un saqueo en toda regla, según revelan los informes policiales que analizan la operación. Urdida supuestamente por El Bigotes y su amigo Pedro García, ex director general de Canal 9, la televisión pública de Valencia.

Pero lo que finalmente ha atrapado en la noria judicial a Camps no son las comisiones de la visita del Papa, ni siquiera el caso de financiación ilegal del PP de Valencia descubierto por los investigadores de la trama Gürtel. Ningún juez le ha ligado con estos asuntos. Su calvario son los trajes, por los que la fiscalía anticorrupción le pide una multa de 41.250 euros.

Camps no estará mañana solo ante el jurado popular que le juzgará por cohecho continuado pasivo. La misma pena de multa pide Anticorrupción para el que fuera su número dos en el PP de Valencia, Ricardo Costa. Ambos compartirán banquillo. Los dos por aceptar trajes de El Bigotes.

Hermano de Juan Costa, exministro de Aznar, Ricardo soñaba entrar en el Gobierno de Camps, que por entonces había logrado dos mayorías absolutas. Era secretario general del PP, pero ansiaba un puesto más relevante. Y sabía de la amistad de El Bigotes con el presidente. El 27 de diciembre de 2008, según las grabaciones interceptadas a la red, Costa le telefoneó para preguntarle si iba a cenar con "este" [en referencia a Camps] y le pidió que le enchufara y le nombrasen consejero.

Álvaro Pérez. Lo tenía previsto.

Ricardo Costa. (...) Es que como secretario general le puedo ser más útil si me pusiera en el Gobierno.

Que el número dos del PP valenciano interceda ante El Bigotes para un asunto así da idea de la amistad real que, se supunía, le unía con él. O, al menos, de lo bien que la había vendido. Solo El Bigotes sabe si llegó a recomendarlo. Ya que Costa siguió como secretario general del PP, envuelto también en las llamas de un caso Gürtel que no cejaba de levantar humaredas.

Dos meses después de revalidar en mayo pasado su mayoría absoluta al frente del Consell, Camps arrojó la toalla y dimitió. Fue el pasado 20 de julio, solo días después de que el juez Flors decidiese sentarlo en el banquillo por cohecho pasivo continuado. Argumentó que quería tener tiempo para preparar su defensa. Mantenía, y mantiene, que los trajes los pagó él de su bolsillo, del dinero en efectivo que genera la farmacia de su esposa en Valencia. En la sede de Génova era inasumible tener un presidente acusado de cohecho impropio en el banquillo que pudiera entorpecer el camino de Rajoy a La Moncloa, allanado por la crisis económica.

Costa no llegó a consejero, perdió la secretaría general por sus contactos con El Bigotes y hoy solo es diputado regional

Cuando Rajoy instale su mayoría absoluta en La Moncloa, el próximo día 19, el líder autonómico que más se volcó con él -tras surgir un grupo de dirigentes del PP encabezados por Esperanza Aguirre que trató de ponerle la zancadilla en 2008- llevará ocho días sentado en el banquillo, respondiendo ante un jurado. Le perjudica, con vistas al veredicto, que dos antiguos altos cargos de su Gobierno (el exvicepresidente Víctor Campos y el ex asesor jefe de Turismo, Rafael Betoret) hayan reconocido ante el tribunal que El Bigotes sí les regaló a ellos los trajes. Si lo hubieran negado, mañana estarían sentados con Camps. La estadística puede beneficiarle: los valencianos, de entre los que se han extraído los miembros del jurado, le han dado mayoría absoluta tres veces consecutivas.

La plana mayor de la red Gürtel desfilará por el juicio. Esta vez como testigos. Empezando por Don Vitto / Correa, que aún sigue en la cárcel en constantes enfados por escrito con el juez de Madrid que ha instruido el tronco principal del caso Gürtel, Antonio Pedreira. El juez le ha negado nueve veces la libertad provisional porque teme que pueda huir en busca de los millones que presuntamente oculta en el extranjero. Siguiendo por Pablo Crespo, lugarteniente en la trama, que sigue preso. Y cómo no, Alvarito, El Bigotes. El hombre de la voz reverencial que llamó a casa de Camps la Nochebuena del 24 de diciembre de 2008, a las 21.43, y oyó al honorable llamarle "amiguito del alma".

El jurado se retirará a deliberar la víspera de esta próxima Nochebuena. Habrán pasado casi tres años desde la llamada. Y ha llovido mucho.

Un juicio de 19.000 folios y 56 tomos

» El juicio contra Francisco Camps, expresidente de la Generalitat de Valencia,y el exsecretario general del PP en esa comunidad, Ricardo Costa, por el caso de los trajes se inicia mañana, día 12, a las 10.00 en la sede del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana. Lo presidirá el magistrado Juan Climent

» Está previsto que se celebre en sesiones de lunes a viernes, hasta el próximo día 23, para desentrañar un sumario que ocupa 56 tomos con unos 19.000 folios de diligencias.

» El lunes se constituirá el jurado. Elegido al azar entre vecinos de Valencia. Tras una criba inicial, deben comparecer ante el tribunal al menos 26 de los posibles candidatos. Hasta que queden nueve, más dos suplentes. Por eso se producirá otra purga por parte de las defensas y de la acusación. Por Anticorrupción intervendrán las fiscales Miriam Segura y Concepción Sabadell.

» Los elegidos para el jurado cobrarán dietas por ser miembros del mismo mientras dure la vista y estarán escoltados por la policía para que nadie les inquiete en su labor, incluso fuera de las sesiones del juicio.

» Constituido el jurado, empezarán las declaraciones de los dos acusados, Francisco Camps y Ricardo Costa. La previsión es que el martes, día 13, se inicien las declaraciones testificales, que llevarán toda la semana, hasta el viernes.

» Los informes periciales (policías, miembros de la Agencia Tributaria...) se iniciarán el lunes 19 de diciembre. Entre peritos y testigos, el tribunal ha citado a un centenar de personas.

» A partir del día 20, los abogados empezarán a esbozar sus conclusiones definitivas. La intención es que el juicio concluya el 23 de diciembre, víspera de Nochebuena. Y que el jurado comience sus deliberaciones, culpable o inocente, ese mismo día. -

¿Quién pagó los trajes?

La cuestión nuclear de la vista que se celebra desde mañana en Valencia contra el expresidente Francisco Camps por cohecho continuado, se centrará en si aceptó, o no, trajes de la trama Gürtel en función de su cargo público. Lo de la financiación ilegal y el saqueo en la visita del Papa a Valencia llevan un cauce diferente. No es lo que se juzga ahora.

El abogado de Camps, Javier Boix, trazará previsiblemente la defensa en que su cliente pagó en metálico sus trajes, con dinero de la farmacia de su esposa, y que no se los regaló la red Gürtel. Tambien tratará de ensombrecer y quitar credibilidad a los testimonios de José Tomás, el sastre de Camps, que mantiene que el expresidente nunca aportó "ni una peseta" para abonar las prendas que le confeccionó, sino que lo hizo El Bigotes a través de la red Gürtel.

Enfrente, Camps tendrá, además del abogado que representa al PSOE de Valencia, a la Fiscalía Anticorrupción, que dispone de toda una batería de pruebas incriminatorias que avalan lo reiterado por el sastre José Tomás. Fue Isabel Jordán, administradora de una de las empresas del cabecilla de Gürtel, Francisco Correa, la que sacó a relucir por primera vez la existencia de un apunte contable por importe de 30.000 euros relativo al abono de trajes. Preguntó al contable Javier Nombela y este confesó que ese dinero correspondía a trajes pagados al presidente de la Comunidad Valenciana y otros políticos del PP. José Tomás lo avaló después y el sumario, a juzgar por la instrucción, así parece acreditarlo.

En enero de 2009, a solo unas semanas de las detenciones que se avecinaban, con la policía estrechando el círculo sobre la red Gürtel, El Bigotes mantuvo la siguiente conversación con Correa sobre los trajes. Se le notaba nervioso. "Yo no le he regalado ningún traje a ese hombre, al curita [como llamaban a Camps]. Yo he comprado trajes a su medida porque cuando hemos hecho una sesión de fotos se lo ha puesto y luego me lo ha devuelto". Sin embargo, alguien miente. Cuando Camps fue interrogado por el juez Flors sobre si había recibido regalos de trajes nunca dijo que el Bigotes le hubiese prestado prendas. Y explicó que Álvaro Pérez le comentó en alguna reunión que conocía "a alguien en una tienda en Madrid que tenía sastrería industrial (...) a muy buen precio. Un día de los que fui por Madrid, me acerqué a la tienda y conocí al señor Tomás".

Juez Flors. ¿Y adquirió usted allí alguna prenda de vestir, en este establecimiento llamado Milano?

Camps. En este establecimiento no adquirí ninguna prenda. No hubo manera de que ninguna de las prendas (...) me viniese bien.

J. Después de este incidente, parece ser que usted también fue a otra tienda regentada por el mismo señor, que se llama Forever Young, donde al parecer también encargó prendas de vestir.

C. Quien me llamó fue Tomás, me dijo que había cambiado de tienda, que estaba en un lugar fenomenal en el paseo de la Castellana, que, por favor, me pasara por allí, que estaba llamando a clientes de la anterior tienda, que había comprado un sistema de confección industrial, no de sastrería, que el precio de los trajes sería interesante. Y allí aparecí, a finales de 2006. Yo le llevé un traje mío, de los que tengo de sastrería, para ver si lo podía mirar, para no perder tiempo otra vez con la chaqueta, el pantalón, etcétera. Bueno, me hizo dos trajes en aquel momento, y luego fui a recogerlos, debió de ser a principios del 2007, recogí los trajes, le pagué al señor Tomás los trajes y me volví.

J. ¿Los pagó en efectivo?

C. Sí.

J. (...) ¿Ha comprado usted o ha encargado alguna otra prenda de ropa en Forever Young?

C. Sí, sí, sí. Cuando esos dos trajes ya me venían, unos trajes también relativamente baratos, pues fui por la tienda, recogí los trajes y me dijo: mira, si te parece, como la cosa va funcionando, bueno ahora le hemos cogido el aire, no sé cuantos... Al final terminé encargando un tercer traje.

J. ¿Cómo satisfizo usted el importe de este traje?

C. En efectivo.

J. (...) Y aparte de estas prendas. ¿Ha adquirido usted alguna otra cosa en 2007 y 2008?

C. En el 2007, zapatos, que eran muy bonitos y estaban a muy buen precio.

J. ¿Y eso también lo abonó en efectivo?

C. Sí, en efectivo. -

www.elpais.es 11.12.11

 LA PLANA MAYOR DEL PPCV ESTARÁ EN MADRID EL PRIMER DÍA DEL JUICIO AL EXPRESIDENTE CAMPS

 

Esta vez sólo podrían acompañarle Juan Cotino y militantes que a título personal quieren arroparlo

El despliegue de cargos públicos que acompañó al entonces presidente de la Generalitat, Francisco Camps, a su llegada al Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana para declarar como imputado en la causa de los trajes no se repetirá el próximo lunes, día 12, en el que comienza el juicio al exjefe del Consell. Aquel 20 de mayo de 2010, Camps llegó al Palacio de Justicia arropado por sus tres vicepresidentes -Juan Cotino, Vicente Rambla y Gerardo Camps-, así como con la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá. A las puertas del TSJ le esperaban también afiliados y simpatizantes que aplaudieron y jalearon su llegada.

La situación ha cambiado. Camps dimitió de su cargo y ahora el PPCV y el Consell sigue su camino sin él. El presidente Alberto Fabra, que ha tenido gestos de distancia respecto a su antecesor, intenta buscar un equilibrio entre marcar su propia impronta sin herir sensibilidades. En la última reunión del PPCV dedicó la victoria del 20N a Camps y pidió a aquellos que todavía mantienen contacto con él que lo llamaran para darle ánimos para enfrentarse al juicio. Pero hasta ahí llegará el gesto. La consigna en el PPCV sobre este asunto es clara: Camps ya no es el presidente de la Generalitat, por lo quien quiera arroparle el día 12 lo deberá hacer a título personal.

Por lo pronto, la cúpula popular tendrá fácil excusarse. El presidente nacional del PP, Mariano Rajoy, ha convocado ese día la junta directiva nacional, a la que tienen previsto acudir la plana mayor de los populares valencianos, entre ellos Alberto Fabra o el secretario general del PPCV, Antonio Clemente. También están convocados a esta cita quienes en su día se desplazaron al TSJCV. Rambla, Gerardo Camps, Juan Cotino y Rita Barberá son miembros de este órgano de partido.

Aunque el asunto del juicio de Camps resulta incómodo entre los dirigentes populares, incluidos aquellos que en su día mantenían una relación personal con el presidente, todos los cargos consultados entienden que no deben acudir al TSJCV. El único que sí podría hacerlo es el presidente de las Corts, Juan Cotino, que sigue manteniendo una estrecha relación con el exjefe del Consell. No se espera tampoco en principio a la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, en su día uno de los apoyos más importante de Camps. Barberá seguramente viajará también a Madrid, si bien fuentes de su gabinete no pudieron confirmar ayer este extremo.

Eso sí, según ha podido saber este diario, algunos militantes han expresado su intención de desplazarse al TSJ valenciano para dar su aliento a un político que vive uno de los momentos más difíciles de su vida. Cabe apuntar que desde las redes sociales se está convocando a ciudadanos para que el lunes acudan al TSJ valenciano a protestar por el escándalo Gürtel. Dede el PP atribuyen estos foros a círculos de la oposición.

Desde el entorno de Francisco Camps se subrayó que el presidente no ha solicitado a ningún cargo que vaya a arroparle y que el exjefe del Consell está centrado en su defensa. Será, indican, la primera vez que pueda hablar delante de la ciudadanía. En su condición de expresidente, indicaron las citadas fuentes, es normal que no se desplacen cargos del PP y que quien lo haga sea a título personal.

www.levante-emv.com 08.12.11

EL JUICIO A CAMPS REUNIRÁ A UN CENTENAR DE TESTIGOS Y PERITOS

Más de un centenar de testigos y peritos desfilarán la semana que viene en el juicio con jurado por el llamado caso de los trajes, rama del caso Gürtel en la que está procesado el expresidente de la Generalitat Francisco Camps. El juez del Tribunal Superior de Justicia Juan Climent ha previsto que el lunes día 12, tras la constitución del jurado, se inicie la vista oral con la declaración de los acusados, el propio Camps y el diputado del PP Ricardo Costa. Al día siguiente empezará la fase testifical con las declaraciones de Rafael Betoret, exjefe de gabinete de la Consejería de Turismo, y Víctor Campos, exvicepresidente de la Generalitat, ya condenados tras declararse culpables de cohecho pasivo impropio por los mismos cargos que se imputan a Camps.

Tras ellos, testificará la plana mayor de la trama Gürtel, con Francisco Correa, Pablo Crespo y Álvaro Pérez. Entre los testigos propuestos por el fiscal, la acusación popular que ejercen los socialistas y las defensas, está el sastre José Tomás, que recibió de Camps los encargos de trajes que supuestamente pagó la red corrupta. Si el calendario se cumple, los peritos -funcionarios de la Agencia Tributaria y policías en su mayor parte-, declararán el lunes 19. Entonces, el juicio entrará en las fases documental, de conclusiones definitivas, de instrucciones al jurado y veredicto.

www.elpais.es 07.11.12

CAMPS Y COSTA RECUSAN TARDE AL JURADO

El juez rechaza apartar del tribunal popular a una candidata suplente del PSOE en Alpuente (Valencia), al considerar extemporánea la petición

Una candidata del PSOE en las municipales del pasado 22 de mayo podría formar parte del jurado que juzgará al expresidente de la Comunidad Valenciana Francisco Camps (PP) por recibir trajes de la trama Gürtel. La cercanía de esa posible integrante del tribunal popular al principal partido de la oposición en las Cortes Valencianas puede resultar sorprendente. Sobre todo, porque la acusación popular la ejercen cuatro diputados socialistas, encabezados por su exportavoz Ángel Luna. Pero la culpa, según el Tribunal Superior de Justicia Valenciano (TSJCV), es solo de Camps -y de su compañero de banquillo Ricardo Costa-, por no haberlo denunciado a tiempo. La candidata, por lo tanto, puede ser seleccionada para juzgar al ex presidente. Y no hay más que hablar.

Fababuj aseguró que no tenía interés en el caso y que era independiente

Beatriz Fababuj se presentó como candidata a las locales en Alpuente, un pueblecito de 817 habitantes al norte de Valencia. Lo hizo por la lista del PSOE, como suplente número dos. Ese dato lo reveló el 30 de noviembre la defensa de Costa durante la vista que la Ley del Jurado prevé para analizar las excusas y recusaciones de los candidatos al tribunal. El ex secretario general del Grupo Popular en las Cortes aportó para ello la impresión de una página web en la que esta aparecía en las listas y, basándose en ella, la recusó en ese mismo acto. A la petición se sumó Camps.

Ambos alegaron que Fababuj podría tener un interés en el proceso, una de las causas de prohibición para ser jurado que establece la ley que lo regula. El fiscal, sin embargo, se opuso, basándose en la declaración de Fababuj, que aseguró que negó tener interés en el resultado del juicio. Lo mismo que la acusación popular, encabezada por Luna, que añadió que la candidata afirmó que su intención fue participar en las elecciones como independiente.

El magistrado del TSJCV encargado de presidir el jurado, Juan Climent, rechazó la petición de los acusados en un auto que se dio a conocer ayer. Pero no lo hizo porque estos pudieran o no tener razón con la ley en la mano, sino porque Costa y Camps, que se enfrentan a una multa de varios miles de euros por un delito continuado de cohecho impropio, llegaron tarde con su petición.

Y llegaron tarde a pesar de conocer la posible incompatibilidad de Fababuj con suficiente antelación, según la resolución de Climent. La impresora con la que Costa estampó la página que acreditaba su participación en las elecciones dejó en el papel la fecha en que se hizo la copia, el 26 de octubre. Casi un mes después se abrió un plazo de nueve días -del 21 al 29 de noviembre- para alegar los inconvenientes que pudieran presentar los candidatos a jurado y recusarlos, si fuera preciso.

A pesar de que supuestamente tenían en su poder desde hacía semanas la copia en papel de la página web (como atestigua la fecha de impresión), Camps y Costa no presentaron la recusación en ese plazo. Solo lo hicieron un día después de que finalizara, durante la vista del 30 de noviembre. "Que la candidata figurara en las listas (...) es un dato público y notorio que se ha producido con anterioridad al periodo hábil para el planteamiento de recusaciones (...) sin que ninguna de las dos partes ahora recusantes [Camps y Costa] haya hecho uso de su derecho a recusar", recordó Climent en su resolución. El magistrado se basa además en la fecha de impresión de la página web para señalar que no la recusaron a tiempo a pesar de conocer de sobra esa posible incompatibilidad.

Camps aseguró al adherirse a la recusación planteada por Costa que no la había presentado antes porque solo conoció la condición de candidata de Fababuj al escuchar las preguntas que se le hicieron en la vista. Pero el magistrado le quita la razón al recordar que las listas tienen carácter "público y notorio", y rechaza su petición por extemporánea.

Climent sí admite las excusas de otros seis candidatos al estimarlas legales. Tres de ellos porque superan los 65 años, la edad límite para serlo. Otra por tener a cargo a un hijo de dos años sin posibilidad de que alguien lo cuide. Uno más por sufrir cefaleas constantes y otra, embarazada, por tener previsto el parto para las fechas del juicio. Estos no formarán parte de los nueve miembros del tribunal, que se designará el próximo lunes. Pero Fababuj sí podría entrar en él.

www.elpais.es 06.12.11

BETORET ENTREGA LOS TRAJES Y EL JUEZ NO SABE QUÉ HACER

El ex jefe de gabinete de Turismo devuelve cuatro americanas, once trajes, dos abrigos y un pantalón

El exjefe de gabinete de la Conselleria de Turismo Rafael Betoret ha entregado al Tribunal Superior de Justicia valenciano las prendas de vestir que recibió de la trama Gürtel y que le llevaron a ser condenado por un delito continuado de cohecho pasivo.

Así consta en una providencia dictada hoy por el magistrado presidente del jurado de este caso -conocido como la "causa de los trajes"-, escrito en el que consulta a las partes el destino que debe darse a estas prendas.

Betoret y el exvicepresidente de la Generalitat Víctor Campos, tras reconocer su culpa, fueron condenados a sendas multas de 9.600 euros por un delito continuado de cohecho pasivo impropio al haber aceptado prendas de vestir de supuesta red de corrupción.

La sentencia establecía que debían entregarlas o abonar la cuantía de las mismas que se fijó en los hechos probados, que en el caso de Betoret superaba los 7.000 euros.

Cumpliendo con esta resolución, el exjefe de gabinete ha entregado once trajes, cuatro americanas, dos abrigos y un pantalón.

Las partes personadas en la causa tendrán que pronunciarse en un plazo de cinco días hábiles sobre "el destino que consideran que debe darse" a estas prendas.

Betoret y Campos estaban acusados de los mismos delitos que el expresidente de la Generalitat Francisco Camps y el ex secretario general del PPCV Ricardo Costa.

Los dos primeros reconocieron su culpa y fueron condenados, mientras que Camps y Costa mantuvieron su inocencia, por lo que serán juzgados a partir del próximo 12 de diciembre ante un tribunal popular.

www.levante-emv.com 22.11.11

CAMPS LLEVA CASI 100 RECURSOS PERDIDOS

El TSJ rechaza modificar el auto que fija los hechos justiciables en el juicio de los trajes

El expresidente de la Generalitat Valenciana Francisco Camps lleva casi un centenar de recursos perdidos en la causa de los trajes, según confirmaron ayer fuentes del Tribunal Superior de Justicia. El juez Juan Climent acaba de desestimar la última queja del abogado de Camps, que quería que se modificaran los hechos justiciables de la vista oral que arranca el 12 de diciembre. En los cerca de tres años que ha durado la instrucción de la causa, el exjefe del Consell ha ganado menos de cinco recursos. La estrategia de defensa de Camps ha conseguido al menos demorar al máximo el juicio, que se celebrará tres semanas después de las elecciones generales. La consecuencia negativa para los ciudadanos es el encarecimiento del coste del proceso, que multiplica con creces los 14.021 euros en los que están valoradas las prendas que, según el fiscal, recibió Camps de la trama Gürtel.

El magistrado Juan Climent advierte en su último auto de que una de las pretensiones de Francisco Camps es «de todo punto improcedente» y se plantea fuera de plazo. El juez destaca que el resto de peticiones ya fueron desestimadas

Camps quería que se excluyeran del relato de hechos justiciables las expresiones «a sabiendas de quién asumiría el pago del importe» de las prendas y «fueron entregadas en Valencia, bien en sus domicilios, bien en la sede de Orange Market o en la vivienda de Álvaro Pérez».

El abogado de Camps también reclamó que constara en los hechos justiciables que Camps mantenía con Álvaro Pérez «El Bigotes» una relación «exclusivamente derivada de su intervención en los eventos» del PP en calidad de presidente del partido.

Sin embargo, el juez considera que esta frase supondría «la negación de lo planteado por la acusación» que sostiene que recibió los regalos por su condición de presidente de la Generalitat, que es lo que castiga el delito de cohecho impropio.

A pesar de la contundencia del auto, el juez explica que contra la resolución todavía cabe «un recurso de queja» ante la sala lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Valencia.

Por otra parte, el magistrado instructor del caso Gürtel en Madrid, Antonio Pedreira, ha rebajado de 600.000 a 200.000 euros la fianza impuesta a Pablo Crespo, número dos de la trama. Según las acusaciones, Crespo fue una de las personas que pagó los trajes de Camps y Ricardo Costa, y comparecerá en el juicio como testigo.

Cascos: «Nadie ha pagado más por menos»

El presidente del Principado de Asturias, Francisco Álvarez-Cascos, rechazó ayer valorar casos de corrupción en los que se relaciona a políticos aunque sí defendió a Camps. «No quiero hacer juicios, pero creo que nadie ha pagado más por menos que Camps en la historia política de España», declaró tras ser preguntado por la gestión que hizo el PP del caso de los trajes. En cuanto al portavoz del Gobierno y ministro de Fomento, José Blanco, Cascos declinó mostrar su opinión y recordó que él mismo se vio implicado en un caso en el que las informaciones «eran rotundamente falsas».

www.levante-emv.com 09.11.11

EL JUEZ RECHAZA CAMBIAR LOS HECHOS POR LOS QUE SE JUZGARÁ A CAMPS

El expresidente de la Generalitat Francisco Camps, acusado de aceptar dádivas de la trama Gürtel, con fecha de juicio señalada para el 12 de diciembre, sigue presentando recursos y sigue recibiendo negativas de los jueces. Ayer se conoció la respuesta a uno de ellos. Camps pretendía introducir cambios en el auto de hechos justiciables. Un asunto clave porque en él figura literalmente el relato de los hechos que los nueve miembros del jurado tendrán que considerar probados o no durante el juicio.

El expresidente pretendía que se suprimiera que aceptó las 25 prendas de vestir "a sabiendas de quién asumiría el pago del importe", esto es, conociendo que las pagaría Álvaro Pérez, El Bigotes, cabecilla de la trama Gürtel en Valencia, a quien Camps alude en una de las conversaciones que figuran en el sumario como "amiguito del alma".

El exjefe del Consell quería suprimir igualmente la referencia a que las prendas "fueron entregadas en Valencia, bien en su domicilio, en la sede de Orange Market o en el domicilio de Álvaro Pérez". El juez Juan Climent considera ambas peticiones "improcedentes" y "extemporáneas", porque el momento procesal para plantearlas ya ha pasado.

www.elpais.es 09.11.11

EL FUTURO DE CAMPS, EN MANOS DE 20 HOMBRES Y 16 MUJERES

De estas 36 personas se conformará el jurado definitivo de nueve personas que dirimirá el porvenir del expresident

El expresident de la Generalitat Valenciana, Francisco Camps, ya sabe en manos de quién está su futuro.

Son veinte hombres y dieciséis mujeres los que formarán parte del jurado popular que a partir del próximo 12 de diciembre dirimirán el porvenir del expresident.

Estas 36 personas han sido seleccionadas hoy mediante un sorteo que ha tenido lugar esta mañana en la sala del jurado de la Ciudad de la Justicia de Valencia, donde se ha extraído una bola de un bombo con un número (no utilizado en sorteos anteriores con la misma base de candidatos), que sirve para iniciar la determinación de la combinación matemática que ha señalado a los 36 candidatos, que están identificados en el sistema por una combinación numérica.

Esos candidatos, cuya identidad no es pública, recibirán un cuestionario en el que podrán indicar las eventuales causas de incapacidad, incompatibilidad o prohibición que puedan afectarles.

Acusado de cohecho pasivo

Camps dimitió el pasado 20 de julio, pero se declaró inocente

Este sorteo ha elegido así a los candidatos a formar parte del jurado de once miembros -nueve titulares y dos suplentes- que, en mes y medio, juzgará a Camps y a Costa en la denominada 'causa de los trajes' del caso Gürtel.

En este juicio, Francisco Camps está acusado de cohecho pasivo impropio por haber recibido, al menos, doce trajes, cuatro americanas, cinco pares de zapatos y cuatro corbatas, prendas valoradas en 14.021 euros que fueron adquiridas y pagadas por responsables de la trama. En el juicio también se juzgará al ex secretario general del PPCV Ricardo Costa por un delito continuado de cohecho.

Camps dimitió el pasado 20 de julio, acosado por una pila de pruebas, pero se declaró inocente, tras la decisión del juez Flors de procesarle por un supuesto delito de cohecho impropio al recibir trajes de la trama Gürtel.

www.publico.es 26.10.11

EL JUEZ LE DICE A CAMPS QUE YA NO PUEDE RECURRIR MÁS 

El expresidente de la Generalitat Francisco Camps ha retrasado durante dos años y medio el avance de la llamada causa de los trajes presentando recursos a la práctica totalidad de las decisiones que han ido adoptando los jueces. Ahora que esa etapa se ha cerrado y que el expresidente ya tiene fecha para sentarse en el banquillo de los acusados, el 12 de diciembre, Camps se resiste a aceptarlo. El magistrado Juan Climent rechazó en un auto conocido ayer tramitar la apelación solicitada por su abogado contra la negativa a que su caso fuese trasladado al Tribunal Supremo. 

El juez recuerda que el auto que el expresidente intentaba recurrir establecía claramente "que contra esa decisión no cabía recurso". Y agrega que la posibilidad a la que trataba de acogerse su letrado solo cabría, en todo caso, si el procedimiento se estuviera siguiendo en una Audiencia Provincial y no en el Tribunal Superior de Justicia valenciano, como es el caso. 

Camps está acusado de haber aceptado regalos por valor de 14.000 euros de la trama Gürtel en la misma época en la que, según la Fiscalía Anticorrupción, la red mafiosa rapiñaba las arcas de su Gobierno. A pesar de haber insistido en tener prisa en que la justicia aclare el caso, su táctica procesal ha consistido en dilatar todo lo posible el procedimiento. Y a pesar de su proverbial confianza en el apoyo que le profesan los valencianos, desde que dimitió ha intentado reiteradamente evitar al jurado, que integrarán nueve vecinos de la provincia de Valencia. Para lograrlo, Camps ha pedido que la causa se remitiera al Supremo con el argumento de que, en caso de haber cometido delito, habría sido en Madrid. 

www.elpais.es 22-10.11

CAMPS SERÁ JUZGADO TRES SEMANAS DESPUÉS DE LAS ELECCIONES GENERALES

Los socialistas creen que ha logrado dilatar el proceso para beneficiar a Rajoy

El juicio contra el expresidente de la Generalitat valenciana Francisco Camps por cohecho continuado empezará el 12 de diciembre, tres semanas después de las elecciones generales y casi tres años después del estallido del caso Gürtel. En el banquillo de los acusados le acompañará Ricardo Costa, ex secretario general del PP valenciano y exportavoz del partido en el Parlamento autónomo, imputado al igual que Camps por aceptar supuestamente trajes y otras prendas de vestir regalados por la red mafiosa. Según la Fiscalía Anticorrupción, el valor de las dádivas aceptadas por el expresidente ascendió a 14.021 euros, y el de Costa a 7.325.

La vista será el 12 de diciembre, y la elección del jurado el 25 de octubre

Los otros dos acusados en la llamada causa de los trajes, el exvicepresidente del Gobierno valenciano Víctor Campos y el ex jefe de gabinete de la Consejería de Turismo Rafael Betoret, confesaron su culpabilidad en julio y ya han sido condenados. El abogado de Camps también presentó en el tribunal un escrito en el que admitía los hechos, pero en el último momento el expresidente se echó atrás y en vez de ratificarlo prefirió dimitir.

El magistrado Juan Climent, presidente del tribunal del jurado de la causa, dictó ayer el auto de hechos justiciables. Una resolución importante porque contiene la reconstrucción de lo que supuestamente ocurrió, limitando el ámbito de lo que el jurado debe considerar o no probado. Aunque Climent tenía la posibilidad de incluir algunos de los hechos alegados por las defensas, el relato final que recoge el auto se parece mucho al que han descrito las acusaciones.

Orange Market, empresa gestionada por Álvaro Pérez, El Bigotes, organizaba actos del PP valenciano y a partir de 2005 empezó a trabajar a la vez para la Generalitat. Entre 2005 y 2009 se embolsó 6,9 millones de euros solo por el montaje del pabellón valenciano en Fitur y otras ferias menores. La empresa de El Bigotes estaba vinculada a la red de sociedades gestionada por Pablo Crespo y dirigida por Francisco Correa desde su oficina ubicada en el número 40 de la calle Serrano de Madrid.

Pérez y Crespo frecuentaban, en esa ciudad, la tienda Milano en la que el sastre José Tomás trabajaba como director comercial. Acordaron con él un sistema por el que las compras que realizaran ellos o quienes fueran de su parte no se cobrarían en caja sino que se anotarían en una cuenta que Crespo saldaba periódicamente. Cuando el sastre se trasladó a Forever Young, el sistema continuó allí. Entre los beneficiados estuvieron Camps (con 25 prendas de vestir) y Costa (con 10). El objetivo, siempre según el auto, "era el de ganarse, mediante el agasajo, el afecto o el favor de las personas así obsequiadas". Y ambos acusados aceptaron los regalos "a sabiendas de quién asumiría el importe".

Crespo pagó con dinero de las empresas de la red mediante cheques y transferencias bancarias. José Tomás emitía a cambio "facturas por conceptos diferentes de los realmente adquiridos, pero por igual importe que el efectivamente satisfecho", como forma de encubrir los regalos.

El juez aceptó casi todas las pruebas solicitadas siguiendo el principio de que para garantizar los derechos de las partes deben admitirse todas aquellas "cuya impertinencia o inutilidad no conste o resulte manifiesta". El sorteo de los nueve jurados que integrarán el tribunal se celebrará en audiencia pública el 26 de octubre. Para ser declarados culpables serán necesarios los votos de siete de los nueve jurados.

La causa de los trajes llegará a su fin tras una trayectoria lastrada por las decenas de recursos interpuestos por los acusados. "Al final, las maniobras les han llevado a no sentarse en el banquillo antes de las elecciones para no perjudicar a Rajoy", declaró el diputado socialista Ángel Luna. Como para contradecirlo, el vicesecretario de Comunicación del PP, Esteban González Pons, afirmó: "Me alegro de que se haya señalado la fecha del juicio. Si se pudiera celebrar antes, mejor. Estoy convencido de que serán declarados inocentes". Esquerra Unida consideró "absolutamente kafkiano" que Camps y Costa lleguen al juicio siendo diputados valencianos.

Un jurado de la provincia de Valencia

Francisco Camps y Ricardo Costa serán juzgados por nueve ciudadanos de la provincia de Valencia elegidos de una bolsa de cerca de 4.000 que se extrae bianualmente (los años pares) del censo electoral. La ley aprobada en 1995 establece que el tribunal del jurado tiene competencia para conocer una serie de delitos que van del homicidio al incendio forestal. Tienen especial peso los cometidos por funcionarios en el ejercicio de sus cargos porque el legislador consideró que los ciudadanos serían especialmente sensibles a ellos.

La formación del jurado para el juicio del expresidente valenciano acusado de cohecho empezará el 25 de octubre con un sorteo público en el que se obtendrán 36 nombres del fondo de 4.000 potenciales jurados. Los candidatos serán citados para el día de la vista con la obligación de remitir previamente las posibles faltas de requisitos y excusas por las que consideren que no pueden integrar el tribunal. Están excluidos, por ejemplo, los condenados por delitos dolosos, los policías y los funcionarios de justicia.

Las defensas podrán recusar a cuatro candidatos y las acusaciones a otros cuatro tras interrogarles y sin necesidad de alegar motivos concretos.

El jurado se elige dentro de la misma provincia, según la exposición de motivos de la ley, porque se persigue la proximidad: que los vecinos sean quienes juzguen. El sistema se mantiene para el caso de Camps, aunque supuestamente cometió el delito como presidente de la Comunidad Valenciana y es juzgado por un tribunal cuya competencia se extiende a toda la autonomía. Los críticos del jurado consideran que los ciudadanos pueden verse influidos por la relevancia política de un expresidente. Los defensores responden que lo mismo podría decirse de muchos jueces.

www.elpais.es 19.10.11

CAMPS INSISTE EN TRASLADAR SU CASO AL SUPREMO PARA EVITAR AL JURADO

El magistrado resolverá esta semana las últimas alegaciones sobre los trajes

La defensa del expresidente de la Generalitat Francisco Camps, imputado por un delito de cohecho por haber aceptado supuestamente 14.000 euros en regalos de la trama Gürtel, utilizó ayer sus últimos cartuchos para intentar, si no evitar el juicio, lo que ya es imposible, retrasarlo forzando que el órgano de enjuiciamiento sea el Tribunal Supremo en vez de un tribunal del jurado integrado por nueve ciudadanos. El magistrado Juan Climent presidió ayer la vista sobre las cuestiones previas al juicio. Una portavoz del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) valenciano informó de que el juez resolverá las peticiones esta semana en un auto, pero que en el mismo no se señalará la fecha del juicio. Esta figurará en la siguiente resolución, llamada auto de hechos justiciables, que según la portavoz podría conocerse a finales de esta semana o principios de la siguiente.

El letrado de Camps argumentó en la vista, como ya había hecho por escrito, que en caso de que su cliente hubiese cometido el delito este habría tenido lugar en Madrid, por lo que en aplicación del Estatuto de Autonomía valenciano el órgano competente para conocer el caso sería la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo. El abogado de Ricardo Costa, ex secretario general del PP regional y diputado autonómico, imputado junto a Camps por cohecho pasivo impropio, alegó que al no haber formado nunca parte del Gobierno valenciano no debería ser considerado "funcionario", sino "autoridad", y que por lo tanto no debería ser juzgado por un jurado sino por magistrados de la Sala Civil y Penal del TSJ valenciano.

El ministerio público y la acusación socialista se opusieron a las pretensiones de los acusados. Camps debe ser juzgado en Valencia, mantuvieron, porque fue aquí donde recibió las prendas de vestir remitidas por las tiendas Milano y Forever Young y abonadas por la trama mafiosa. Así consta en las sucesivas declaraciones del sastre José Tomás y así lo admitió el propio Camps ante el juez en relación con los únicos cuatro trajes que ha aceptado que llegaron a sus manos, aunque según su versión los devolvió porque no le sentaban bien. Tampoco Costa debería escapar del jurado, señalaron las acusaciones, porque el término "funcionario público en el ejercicio de su cargo" que emplea la ley engloba también la figura de "autoridad".

Los otros dos imputados en el llamado caso de los trajes, el exvicepresidente de la Generalitat Víctor Campos y el ex jefe de gabinete de la Consejería de Turismo Rafael Betoret, ya fueron condenados en septiembre tras aceptar los hechos de los que se les acusaba. Camps dimitió en julio después de que el juez José Flors dictase la apertura de juicio oral. Costa, que fue defenestrado como secretario general del PP valenciano por orden de la dirección nacional del partido en 2009, está también imputado por financiación ilegal (técnicamente, delito electoral) y falsificación mercantil, con motivo igualmente de sus estrechas relaciones con la trama.

Blasco defiende al expresidente

El expresidente de la Generalitat Francisco Camps no parece, a pocas semanas de las elecciones generales, muy popular en su propio partido, como quedó demostrado en el acto del PP nacional celebrado este fin de semana en Valencia, donde ni siquiera sus más afines lo mencionaron.

Esa prudencia contrastó con las declaraciones efectuadas ayer por el portavoz del Partido Popular en las Cortes, Rafael Blasco. Un alegato en favor de la inocencia del expresidente y contra el maltrato que, desde su punto de vista, ha padecido. Blasco calificó las acusaciones de cohecho que pesan contra Camps de "injustas y desproporcionadas"; tildó el procedimiento de "agresión", y reivindicó la "completa inocencia" del dimitido. Blasco también avaló el último intento del exjefe del Consell para eludir ser juzgado por nueve vecinos de Valencia trasladando la causa al Tribunal Supremo: "Estará utilizando cualquier medio en su defensa, como es lógico y respetable, donde él crea que mejor pueden verse defendidos sus argumentos que compartimos todos los miembros del grupo parlamentario popular y del PP", afirmó.

El portavoz popular consideró un error y una falta de respeto que la oposición reclamase, como ayer volvió a hacer EU, que Camps y Costa entreguen las actas de diputado antes de que empiece el juicio.

www.elpais.es 04.10.11

CAMPS SE ALOJA EN EL HOTEL DE CINCO ESTRELLAS DEL CIRCUITO DE MOTOS DE JAPÓN 

El Twin Ring Motegi, un lujoso hotel de cinco estrellas donde duermen los pilotos de las escuderías, fue el establecimiento escogido por el ex presidente de la Generalitat Francisco Camps para pasar su estancia en Japón durante las pruebas del campeonato mundial de motociclismo, donde vio ganar ayer a Dani Pedrosa en la categoría de Moto GP. 

Camps viajó a Japón para evitar coincidir con la convención nacional sobre pequeñas y medianas empresas organizada por el PP nacional en Valencia. Un acto en el que ya se le advirtió de que no tendría protagonismo. Durante su estancia en Motegui (Japón), Camps estuvo siempre acompañado por Jorge Martínez Aspar

Hoy está previsto que se celebre en el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV) la vista de cuestiones previas de la causa contra Camps y el ex secretario general del PP de la Comunidad Valenciana Ricardo Costa por recibir regalos de la trama Gürtel. 

En esta vista, que tendrá lugar a las diez de la mañana y es un trámite previo al juicio oral exigido por la Ley del Jurado, los abogados de la acusación y de las defensas podrán formular todas sus alegaciones sobre el procedimiento que estimen oportunas. 

Camps, que mantiene su acta de diputado pero cobra como miembro del Consell Jurídic Consultiu (unos 60.000 euros anuales) en su condición de ex presidente, se enfrentará al juicio con jurado probablemente en el mes de febrero. Una cita que se ha dilatado tras los recursos presentados una y otra vez por la defensa. 

www.elpais.es 03.09.11

EL TSJCV CONDENA A 9.600 EUROS A BETORET Y CAMPOS POR EL CASO DE LOS TRAJES

La decisión dificulta la defensa de Camps, al que se le acusa de los mismos hechos que a los condenados.

El Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad valenciana ha condenado al pago de una multa de 9.600 euros a al exvicepresidente del Consell, Víctor Campos, y al ex jefe de gabinete de la Conselleria de Turismo y ex jefe de Protocolo de la Diputación de Valencia, Rafael Betoret, por el conocido como 'caso de los trajes' derivado del caso Gürtel.

En sendas sentencias, la Sala de lo Civil y Penal condena también a Campos y Betoret a sufragar las costas procesales y acuerda el comiso de las prendas de vestir recibidas o, en su defecto, de su valor "en la cuantía de las mismas establecidas en los hechos probados".

Tanto a Betoret como a Campos se les acusaba de los mismos hechos que al expresidente de la Comunidad de Valencia , Francisco Camps: aceptar trajes regalados por la trama Gürtel. Durante ese periodo, las empresas de la trama corrupta cosecharon numerosos contratos millonarios de la Administración valenciana.

Al ser condenados, Camps tendrá más difícil sostener ante el jurado su versión: que todo es un infundio, que él mismo pagó sus trajes y que, en suma, es inocente.

Ambos fallos, contra las que cabe recurso de casación ante el Tribunal Supremo (TS), llegan después de que el ministerio fiscal y el PSPV —acusación particular— aceptasen una sentencia condenatoria contra Campos y Betoret por este caso, después de que ellos admitiesen su culpabilidad por haber recibido regalos de la trama. Por su parte, el expresident de la Generalitat Francisco Camps y ex secretario general del PPCV y actual responsable de Economía del grupo popular en Les Corts Ricardo Costa, decidieron no conformar y someterse al juicio abierto contra ellos por estos hechos, en fecha aún por determinar.

Trajes, americanas, abrigos...

Según se declara probado en ambas resoluciones judiciales dictadas hoy por el presidente del tribunal del jurado, el magistrado Juan Climent, durante los años 2005 y 2008, Francisco Correa, Álvaro Pérez y Pablo Crespo actuaron con el fin de ganarse la amistad y favor de "algunos funcionarios públicos y autoridades de altas instituciones y organismos de la Comunitat Valenciana". De este modo, realizaron las "gestiones necesarias" para hacer llegar a estas personas, de forma continuada y en consideración de su naturaleza y rango, determinados regalos para su uso personal, tales como trajes confeccionados a medida y otras prendas de vestir.

Por lo que respecta a Víctor Campos, según la sentencia, éste aceptó "en varias ocasiones" a lo largo del año 2006 varias prendas de vestir, "al menos" dos trajes, dos pantalones, una americana y un chaqué adquiridos en Milano, por un importe total de 5.529 euros.

Ambos aceptaron los regalos a sabiendas de que eran por su cargo público

Además, Campos aceptó esos regalos "sabedor de que le eran entregados en reiterada consideración al cargo público que ejercía", desde el que "podía tomar decisiones o desplegar su personal influencia sobre determinadas materias" en relación con las cuales Correa, Crespo y Pérez mantenían "importantes intereses económicos".

Por su parte, Rafael Betoret recibió "en varias ocasiones" a lo largo de 2006 "al menos" dos americanas, tres trajes y un abrigo por un importe total de 3.549 euros, y una americana, tres trajes y un pantalón por un valor total de 3.250 euros, adquiridos todos en Milano.

Asimismo, entre finales de 2006 y principios de 2007, aceptó una americana, cinco trajes y un abrigo por importe total de 6.700 euros adquiridos en Forever Young.

Al igual que Campos, el exjefe de gabinete de la Conselleria de Turismo aceptó estos regalos a sabiendas de que le eran entregados por su condición de cargo público y con el fin de favorecer a las personas que los regalaban.

www.publico.es 16.09.11

DOS EXCARGOS DEL PP INSISTEN EN PEDIR UN FALLO DE CULPABILIDAD POR ACEPTAR TRAJES

El exvicepresidente de la Generalitat valenciana Víctor Campos y el ex jefe de gabinete de Turismo Rafael Betoret, ambos imputados en la llamada causa de los trajes del caso Gürtel, presentaron ante el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV) un escrito en el que reclaman que se dicte una sentencia anticipada en ambos casos y como consecuencia de los escritos de conformidad que firmaron en julio. Los dos excargos mantienen así su estrategia jurídica de aceptar los hechos que se les imputan, aceptar regalos de la trama Gürtel, y evitar el juicio. El magistrado presidente del tribunal del jurado designado para la causa, Juan Climent, debate ahora si aceptar la solicitud, lo que supondría que solo el expresidente valenciano Francisco Camps y el exsecretario del PPCV, Ricardo Costa, serían juzgados.

Esto dejaría al jurado ante una situación en la que dos de los "protagonistas" estarían condenados, mientras los otros dos defenderían su inocencia.

Campos y Betoret presentaron en julio su escrito de conformidad, es decir, su asunción de los hechos de los que se les acusa, recibir regalos de la trama Gürtel. Así, se mostraron conformes con la pena que se les reclama, una multa de 49.500 euros y una sentencia que les declarara culpables de cohecho impropio.

Marcha atrás

La estrategia inicialmente marcada era la de que los cuatro imputados presentaran su escrito. Sin embargo, Camps dio marcha atrás y decidió no aceptar la culpabilidad y presentar su dimisión como presidente de la Generalitat. Tampoco Costa presentó asumió su culpabilidad, después de mostrarse reacio a esta opción, esperó a que lo hiciera Camps, momento que nunca se dio, pese a que su letrado sí llego a registrarlo, sin firmar por el encausado, en el TSJCV.

El TSJCV podría haber dictado ya una sentencia anticipada para Campos y Betoret. Sin embargo, el hecho de que no fueran los cuatro imputados quienes se acogieran a esta posibilidad provocó que el tribunal únicamente aportara a la documentación de la causa los escritos, pero no los tuviera en cuenta, ya que el artículo 50 de la Ley del Jurado, en cuya aplicación aún no existe una amplia jurisdicción, dice que se disolverá el jurado si las partes reclaman una sentencia de conformidad que ha de estar "suscrito por todas" las partes.

www.elpais.es 06.09.11

RAJOY DICE QUE CAMPS HA ACTUADO "CON GRANDEZA"

"En política, hay que tomar muchas decisiones. Cuando se conoce a la gente con grandeza es en los momentos difíciles. Y Camps lo ha hecho con grandeza. Ha estado a la altura de las circunstancias y es una persona que tiene futuro donde quiera". Así se acaba de pronunciar el máximo dirigente del PP, Mariano Rajoy, sobre la dimisión de Francisco Camps tras ser procesado por el caso Gürtel. Lo ha dicho en el Paseo de los Tristes de Granada, donde ha visitado al alcalde y al nuevo presidente de la Diputación.

El portavoz del Gobierno y ministro de Fomento, José Blanco, ha instado a Rajoy a “tomar decisiones” tras la dimisión del ex presidente de la Generalitat, Francisco Camps. Blanco ha enmarcado, en su comparecencia tras el Consejo de Ministros, la decisión de Camps en la cadena de dimisiones relacionada con la trama Gürtel.

Por su parte, Rajoy ha reforzado su estrategia de, una vez que Camps ha dimitido, ahora le toca el turno al PSOE por los casos Faisán, el supuesto aviso a ETA de una acción policial, y ERE, el fraude detectado en Andalucía con los fondos para expedientes de regulación de empleo y de los que se beneficiaron personas que no tenían derecho a ello.

"Una explicación de los superiores es lo mínimo. No puede ser que un responsable político no diga nada”, ha dicho en relación a la imputación de tres mandos policiales por el supuesto chivatazo y sobre el que el candidato del PSOE y ex ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, no se ha querido pronunciar esta mañana.

"¿Qué pasaría si en cualquier otro país europeo el jefe de la Policía estuviese imputado por colaboración con banda armada. ¿No tendrían que dar explicaciones sus jefes políticos? Pero aquí dicen que no saben nada", ha añadido.

“Lo mismo pasa con los ERE de Andalucía. Se han aprovechado de mucho dinero. Es necesaria una explicación política y una investigación en el Parlamento”, ha asegurado sobre el fraude andaluz que está en manos de la justicia, pero sobre el que no se ha aprobado la creación de una comisión en la Cámara regional.

También se ha referido Rajoy a la medida aprobada ayer por el Parlamento andaluz que pretende cambiar la norma para que los alcaldes no puedan ser diputados autonómicos. "La ley electoral es una regla de juego y debe ser pactada con el acuerdo de todos. No se puede cambiar por mayoría y menos en el último minuto. No tiene explicación que un alcalde pueda ser eurodiputado y no diputado en Sevilla", ha afirmado.

El presidente del PP en Andalucía, Javier Arenas, se ha sumado al discurso de Rajoy y ha aprovechado para volver a reclamar el cese del presidente de la Junta, el socialista José Antonio Griñán, por el caso ERE. “Le exijo a Griñán que presente su dimisión porque en torno a él merodea la presunta prevaricación y la presunta malversación de fondos”.

El presidente de la Junta ha respondido a Rajoy y a Arenas desde Sevilla. "El señor Camps está procesado. Va a haber un juicio ya, seguro, y no creo que haya ningún socialista en esas condiciones". También ha destacado que, como ha manifestado Rajoy, "para el PP, Camps es un ejemplo".

Por último, Arenas también se ha referido a la propuesta para excluir a los regidores de la Cámara. “Es una gran cacicada echar a los alcaldes y hay que combatirla por tierra, mar y aire. Es una venganza por no haber ganado las elecciones municipales”.

Mientras, en Valencia, su alcaldesa, Rita Barberá, ha manifestado que Francisco Camps, "se ha fiado de quien no debía y se han aprovechado de él", algo que ha achacado a su "bonhomía" y a que tiene el "defecto" de que "se fía demasiado de demasiada gente", tal como ha explicado. Barberá mantiene su tesis y su posición y se ha mostrado "convencida, a título personal, de que Camps es inocente", a la vez que ha señalado que si se demuestra su inocencia en el juicio "será uno de los políticos más brillantes y con más futuro del PP". Ha destacado también que Camps es "una buena persona, honesta, honrada y trabajadora" que aúna "brillantez en la gestión política y bonhomía en su calidad humana", al tiempo que ha resaltado que "ha prestado un gran servicio al partido".

www.elpais.es 22.07.11

FABRA HEREDA UN GOBIERNO HECHO A MEDIDA Y UN PP DESCABEZADO

Cargos del partido ven con preocupación que el expresidente siga de diputado

La dimisión de Francisco Camps como presidente de la Generalitat el pasado miércoles, justo un mes después de jurar su cargo, fue ayer recibida con alivio por la sociedad valenciana, pero agrava la crisis política en la comunidad autónoma.

Cotino compara al líder dimitido con Galileo, "obligado a confesar"

El sucesor designado por Génova para sustituir a Camps al frente del Gobierno de la Generalitat y de la organización regional del PP, el actual alcalde de Castellón, Alberto Fabra, tendrá que gestionar una herencia envenenada, de la que se enteró el pasado miércoles mientras comía con su mujer. "Soy consciente de que estaba en las quinielas, pero uno no cree que pueda producirse", confesó ayer Fabra en Onda Cero.

Fabra parte con un serio problema de legitimidad, dado que no es el candidato que el PP presentó a los valencianos como presidente de la Generalitat. Sin embargo, esta situación no es nueva para él, ya que asumió la alcaldía de Castellón en 2005 tras la renuncia forzada de su antecesor José Luis Gimeno y no tuvo problemas para ser elegido en 2007.

Sin embargo, en esta ocasión, el escenario es mucho más complicado. Alberto Fabra asumirá ahora un Gobierno hecho a la medida de Camps, integrado fundamentalmente por tecnócratas y cargos intermedios del partido con los que ha tenido muy poca relación, en el mejor de los casos. Y además, en una situación de emergencia. Desde que estalló el caso Gürtel en 2009, la parálisis en la que han estado Camps y su Administración han impedido adoptar las medidas necesarias para afrontar la grave crisis económica y han dejado exhaustas las arcas de la Generalitat.

La situación en el PP valenciano no es menos compleja y ayer ya se notaron las primeras tensiones. En privado, se oyeron voces que reclaman que Camps renuncie a su acta de diputado y evite condicionar la gestión de Fabra. De hecho, el expresidente recibió elogios hiperbólicos de los suyos. El presidente de las Cortes, Juan Cotino, llegó a comparar en su blog a Camps con Galileo Galilei que, "aún teniendo razón, fue acusado, obligado a confesar y condenado a arresto domiciliario de por vida".

Fuentes del PP valenciano no ocultan su temor a que el expresidente pueda seguir influyendo en un grupo parlamentario y un Gobierno confeccionados a medida de Camps. "Es una locura que se quede", señaló un diputado. "Sería una situación muy incómoda", reconoció otro.

El presidente provincial del PP y de la Diputación de Valencia, Alfonso Rus, evidenció ayer públicamente su disgusto por no haber sido consultado sobre el sucesor de Camps. "Me enteré por la prensa, como Felipe González", confesó. Según fuentes populares, Rus, uno de los pocos referentes sólidos del partido, confía en que el futuro presidente ejerza una dirección más colegiada que Camps. En la estructura del PP en la provincia de Alicante, Fabra tendrá que superar el recelo de los propios campistas, que desconfían de un presidente de Castellón. Aunque los restos del zaplanismo, tras la defenestración de José Joaquín Ripoll como líder provincial, confían en que Fabra sea capaz de restañar las heridas internas. La exconsejera Gema Amor -hoy fuera del PP y clave en la gobernabilidad de Benidorm- señaló que "Fabra es un buen político que entiende a todas las sensibilidades del partido".

En Castellón, tras la retirada de Carlos Fabra y el nombramiento de Javier Moliner como presidente de la Diputación, el problema para Alberto Fabra es que ha pasado a ser el hombre fuerte de la provincia sin tener estructura propia en el PP.

www.elpais.es 22.07.11

EL SUSTITUTO DE CAMPS ESQUIVÓ LA TRAMA PERO SU SUCESOR APARECE EN LA LISTA DE OBSEQUIADOS

El futuro presidente de la Generalitat valenciana, Alberto Fabra, hubo de dar explicaciones sobre su relación con la trama Gürtel, desde su puesto de alcalde de Castellón y líder del PP local, después de que en la documentación de las sociedades que lidera Francisco Correa aparecieran varios apuntes sobre la realización de servicios al "Grupo Popular Castellón" y al PP castellonense. La conclusión fue que el Ayuntamiento nunca contrató con la trama.

También hubo de responder por una foto en la que aparece, durante la celebración del ascenso del CD Castellón a Segunda división (ahora está en Tercera) junto a Álvaro Pérez, El Bigotes. El evento tampoco fue contratado por el Ayuntamiento.

Pero los dos primeros quiebros no bastaron cuando aparecieron los indicios de la presunta financiación irregular del PP valenciano, que también está en los juzgados. La supuesta financiación, según la instrucción, se realizó a través del endoso a cinco empresas de varias facturas que tenían que haber pagado los populares por los servicios prestados por una de las empresas de la trama, Orange Market. Tres de las cinco empresas, cuyos responsables están imputados, son importantes adjudicatarias del Ayuntamiento de Castellón. Los socialistas pidieron la creación de una comisión de investigación que analizara los contratos, Fabra no se amilanó y aceptó la comisión, la única admitida por el PP. La comisión se cerró con discrepancias pero con un dictamen claro: "No existe base argumental ni jurídica que permita sostener indicio alguno de implicación de una supuesta financiación irregular del PP a cambio de adjudicaciones de contratos en el Ayuntamiento de Castellón".

Lo que sí desveló el examen de la documentación fue que una de las empresas a las que se le atribuye la financiación ilegal, Piaf, facturó al Ayuntamiento más de 19 millones de euros al margen del contrato de mantenimiento, de 820.000 euros, que tiene con el Consistorio. Es decir, que facturó 19 millones, en siete años, por servicios y obras realizados al margen de los contratos, sin que hubiera una consignación presupuestaria, ni una contratación reglada.

Alberto Fabra ha logrado esquivar cualquier implicación con la trama. De hecho, aunque aparece en el listado intervenido por la policía en Orange Market, en el que se detallan los cargos a los que la trama hacía regalos en Navidad, su nombre aparece con un "no" evidente. No ocurre lo mismo con el que será su sucesor en la alcaldía de Castellón, Alfonso Bataller, que aparece en el mismo listado, hasta en tres ocasiones y en las fechas en las que era subsecretario de la Consejería de Sanidad. Bataller aparece mencionado tres veces. En dos de ellas, junto a su nombre y la dirección de su puesto de trabajo, aparece un "OK".

www.elpais.es 22.07.11

LA SOMBRA DEL BIGOTES ES ALARGADA

LA SOMBRA DEL BIGOTES ES ALARGADA

Álvaro Pérez, El Bigotes, también rondó a Alberto Fabra, alcalde de Castellón y próximo presidente de la Generalitat valenciana. Así lo muestra esta imagen tomada el 27 de junio de 2005, en la que Fabra aparece con Marta Gallén, su número dos en el Ayuntamiento, celebrando el ascenso del Castellón a Segunda A con Pérez a su espalda.

www.elpais.es 22.07.11

RUBALCABA VE DETRÁS DE LA TRAMA DE LOS TRAJES UNA GRAN CORRUPCIÓN

El candidato del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, quiso ayer destacar que la causa de los trajes oculta una trama mucho mayor: "Gürtel es infinitamente más complejo y duro, han dimitido alcaldes, concejales, consejeros, el extesorero del PP, aquí hay un caso de corrupción muy grande", argumentó Rubalcaba durante una entrevista en la televisión pública catalana TV3.

El diputado socialista hizo ayer referencia a la estrategia de la dirección del PP de obligar a Camps a confesarse culpable. Para el exministro del Interior, la decisión de dimitir "es mejor" que la que le proponía el líder del PP de declararse culpable y quedarse. "Debió pensar, si me declaro culpable me tengo que ir, con lo cual prefiero declararme inocente y marcharme". Rubalcaba también afirmó que "el caso Gürtel y el caso Faisán no tienen nada que ver", y tildó de "dislate" que se le relacione con el chivatazo. De este modo respondió a la demanda del secretario de comunicación del PP, Esteban González Pons, que ayer le pidió que siga el ejemplo de Camps por haber "traicionado a la Guardia Civil y a la policía con su mayor enemigo, ETA", y le pidió que le diera "una chupadita al bote de la medicina que ayer tomó Camps".

En referencia a las palabras de Pons, el vicecoordinador del Comité Electoral del PSOE, Antonio Hernando, afirmó que la "salida de tono" de Pons ha "sobrepasado todos los límites de la ética política y de la pura educación ciudadana".

www.elpais.es 22.07.11

EL PP DESTILA EUFORIA TRAS LANZAR LA DIMISIÓN DE CAMPS CONTRA RUBALCABA

Rajoy calla mientras su equipo pide la renuncia del candidato del PSOE por Faisán

Durante dos años, cuatro meses y un día, los que pasaron desde que EL PAÍS avanzó que la fiscalía implicaba a Francisco Camps en el caso Gürtel hasta que dimitió, el PP ha ido acumulando mucha presión interna. Cuando más tiempo pasaba, más evidente era el escándalo, más declaraciones absurdas protagonizaba Camps, menos comprensible se hacía para buena parte del PP que Rajoy no hiciera nada. Esa olla a presión se destapó el miércoles, cuando Camps dimitió, y después del enorme alivio, quedó la euforia.

Todo el PP, pero en especial la dirección que arropa a Mariano Rajoy, destilaba ayer una indisimulable euforia. Había división entre los veteranos sobre la forma de gestionar la crisis del líder, algunos se avergonzaban de que hubiera llegado hasta el extremo de aceptar mantener al primer presidente autonómico con antecedentes penales de la historia -esa era la consecuencia de declararse culpable- pero la política es un juego de resultados, y todos insistían en que el resultado es inmejorable.

La mayoría de los dirigentes insisten en que el caso Gürtel y la corrupción no tienen consecuencias electorales, como se vio el 22 de mayo. Pero sí creen que Camps era una piedra en el zapato que dificultaba la estrategia de Rajoy de hablar solo de economía y le daba una baza al PSOE para atacar la debilidad del líder a la hora de tomar decisiones. Muerto el perro, se acabó la rabia; así que el PP está convencido de que el camino de Rajoy hacia La Moncloa ha quedado despejado.

El jefe de la oposición, por su parte, mantiene su estrategia ocultista. Sigue huyendo de la prensa. Ayer llegó al extremo de no acudir al Congreso a votar nada menos que la mayor reforma de las pensiones de los últimos 25 años para no cruzarse con las cámaras. La semana pasada se perdió otra votación importante, el techo de gasto y la ley de víctimas del terrorismo. La palabra "ausente" cada vez se repite más en el listado de votaciones de Rajoy.

Su afán por esquivar a los periodistas no implica que no esté encima del caso Camps. Ha seguido la evolución al minuto y habló con el presidente valenciano varias veces, aunque nunca le pidió que se fuera. Y desde que dimitió, ha diseñado una estrategia para aprovechar esa buena noticia.

La dirección del PP puso en marcha ayer mismo, por todos los canales, ese plan que implica lanzar el cadáver político de Camps contra el candidato del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba. Rajoy evita el choque con él, pero su equipo está concentrado en atacar todos los flancos posibles del que era, hasta que lo dejó, el ministro mejor valorado del Gobierno. Esteban González Pons tiró con artillería pesada: "Rubalcaba debería darle una chupadita al bote de la medicina que ayer tomó Camps". Y Soraya Sáenz de Santamaría remató: "Si Camps ha tomado esta decisión por tres supuestos trajes, yo espero que Rubalcaba y [Antonio] Camacho [nuevo ministro del Interior] actúen en consecuencia por colaboración con banda armada". Desde el PSOE contestaron inmediatamente que ni Rubalcaba ni Camacho están imputados en el caso Faisán, mientras Camps estaba procesado por cohecho.

González Pons tiró por extensión, y pidió la dimisión de José Antonio Griñán, el presidente andaluz, por el caso de los ERE, en el que tampoco está imputado. González Pons, Sáenz de Santamaría y Javier Arenas salieron a alabar el gesto de Camps y a insistir en su inocencia. Arenas y González Pons llegaron a decir que podrá volver a la política si es declarado inocente. Fuentes del PP explican que Rajoy podría ofrecerle algún puesto simbólico, pero en ningún caso volvería a la Generalitat ni tendría un cargo importante en un futuro Gobierno.

www.elpais.es 22.07.11

EL ARGUMENTARIO OFICIAL POPULAR FALSEA DATOS DEL PROCESO PARA ACUSAR AL PSOE

Los dirigentes del PP reciben cada mañana un argumentario breve con el asunto central del día, para que puedan responder ante la prensa. El de ayer, centrado en la dimisión de Francisco Camps, va incluso más allá de lo que se atrevieron a trasladar algunos dirigentes en sus intervenciones ante la prensa. De hecho, va tan lejos que falsea algunos datos sobre el proceso por cohecho impropio contra Camps. "La acusación está promovida por el Partido Socialista y la fiscalía del Gobierno socialista", llega a decir. Lo cierto es que la investigación inicial, dirigida por el juez Baltasar Garzón, se inició con una denuncia de un exconcejal del PP y fue impulsada por la Fiscalía Anticorrupción, dirigida por Antonio Salinas, que fue nombrado durante el Gobierno de José María Aznar.

"Tras ser archivado, fue reabierto por orden expresa del Gobierno socialista a la fiscalía", insiste el argumentario. Los populares aseguran que María Teresa Fernández de la Vega ordenó a la fiscalía reabrir el caso. Sin embargo, la fiscalía estaba casi obligada a recurrir después de una enorme polémica por un archivo que contó con un voto particular de un magistrado conservador y fue decidido por un juez, Juan Luis De la Rúa, amigo de Camps. Además, fue el Tribunal Supremo, por unanimidad de cinco jueces, y no la fiscalía, quien decidió reabrir el caso en un durísimo auto contra el tribunal de De la Rúa.

El argumentario remata: el ejercicio de responsabilidad de Francisco Camps deja sin discurso al PSOE. El presidente Camps dimite en un ejercicio de responsabilidad y generosidad. "El PSOE debe explicar ahora por qué Bono, Chaves y Griñán no han dimitido todavía. Rubalcaba tiene que explicar por qué no ha dimitido por traicionar a la policía y a la Guardia Civil con el chivatazo a ETA".

www.elpais.es 22.07.11

EL PRESIDENTE NO ACEPTA LA PENA Y EL JUEZ LLEVARÁ ANTE EL JURADO A LOS CUATRO REOS

El juez del Tribunal Superior de Justicia de Valencia Juan Climent sentará en otoño en el banquillo ante un jurado popular a los cuatro acusados por el regalo de los trajes de la trama Gürtel, incluido el aún presidente Francisco Camps. Esto implica que también irán a juicio por cohecho impropio (que castiga a la autoridad que recibe dádivas aunque sea a cambio de nada) su exvicepresidente Víctor Campos y el exasesor de la Consejería de Turismo de esa comunidad Rafael Betoret.

Los vaivenes del miércoles de Camps sobre si aceptaba su culpa en el regalo de los trajes ha dejado en la estacada a Betoret y Campos, puesto que ambos (obedeciendo la estrategia del PP de que los cuatro reos aceptaran la pena y librar así a Camps del paseíllo judicial) se presentaron el miércoles en el tribunal y aceptaron que eran culpables de recibir regalos del jefe de la red Gürtel en Valencia, Álvaro Pérez, El Bigotes. El más avispado fue el ex secretario general del PP de Valencia, Ricardo Costa, otro de los acusados, que optó por no ir al tribunal a aceptar la pena si no lo hacía antes el propio Camps.

La mañana del miércoles fue especialmente tensa en el PP. Todo estaba previsto para que los cuatro reos fuesen al tribunal y aceptasen la pena para evitar el juicio. Betoret y Campos cumplieron. Pero Camps se reservó un as en la manga. Mandó a su abogado al tribunal con una carta de aceptación de culpa, pero incumplió la obligación legal de ir personalmente ante el secretario judicial y ratificarse en su contenido. Conclusión, el escrito no vale. Costa ni mandó carta ni fue. Ayer, Camps, tras su dimisión, envió de nuevo a su abogado al tribunal, pero con otro escrito en el que se opone a la pena. Al no haber unanimidad, finalmente el juez Climent sentará a los cuatro en el banquillo ante el jurado.

www.elpais.es 22.07.11

EL PP ABRE LA PUERTA A QUE CAMPS DEJE SU ESCAÑO COMO DIPUTADO

Blasco dice que el expresidente debe decidir "en los próximos días"

Mantener al dimisionario presidente de la Generalitat Francisco Camps presente o ausente, según si decide asistir o no a los debates, parece una perspectiva incómoda para el PP en las Cortes Valencianas. Pese a que Francisco Camps, según todos los indicios, quiere conservar su condición de diputado tras su dimisión como jefe del Consell el pasado miércoles, el portavoz parlamentario popular, Rafael Blasco, abrió ayer la puerta a que abandone también su escaño. "Es una decisión personal", dijo Blasco, tras señalar: "Camps debe resolver su situación dentro del grupo parlamentario popular y esperamos que lo haga, en un sentido u otro, en los próximos días".

El expresidente acusó a portavoces de la oposición de usurpar sus puestos

A la pregunta de qué funciones desempeñaría el expresidente, el portavoz popular, que no ha recibido indicación alguna desde el Palau de la Generalitat, se limitó a responder: "Las funciones que estimemos desde el grupo y que él esté dispuesto a asumir en su responsabilidad como diputado". Blasco puntualizó que "a todos los efectos él es diputado y sigue siendo presidente en funciones de la Generalitat".

En efecto, Camps estará en funciones hasta el próximo jueves, cuando tome posesión del cargo Alberto Fabra. La fecha la decidió ayer la Junta de Portavoces de las Cortes tras las consultas de su presidente, Juan Cotino, con los síndics de los cuatro grupos parlamentarios. El calendario que inicialmente pretendía el PP, con el debate de investidura el lunes y la jura o promesa del presidente el miércoles, se vio ligeramente modificado porque la Coalició Compromís anunció que decidirá, en un Consell Polític que se celebrará mañana, si presenta o no candidato propio. Eso ha obligado a retrasar al martes, día 26, el pleno de investidura y al jueves, día 28, la toma de posesión. Compromís podrá, así, formalizar el lunes la presentación de un candidato que quedará inmediatamente descartado.

El mantenimiento del escaño tiene para Camps efectos judiciales, ya que su condición de aforado y la de Ricardo Costa hacen que el caso de los trajes, que lo ha llevado a la dimisión, se juzgue en el Tribunal Superior de Justicia, pero también implica efectos políticos para su grupo y para su sucesor.Tanto a los motivos judiciales como a los políticos se refería ayer el portavoz socialista, Jorge Alarte -cuyo grupo reclama que sean apartados los diputados implicados en casos de corrupción-, cuando señaló que, antes de pronunciarse sobre la continuidad de Camps, le gustaría que explicara "las razones para no renunciar al cargo". "Ayer intentó decir por qué se va de presidente, hoy debería explicar por qué se queda de diputado", dijo Alarte.

La permanencia del expresidente como diputado, aunque su escaño quedara vacío en las sesiones parlamentarias, ofrecería a la oposición una referencia permanente para subrayar la continuidad de la etapa que se dispone a iniciar Alberto Fabra con la precedente y de los problemas de corrupción que han lastrado la política valenciana los últimos años.

Camps, además, en su resistencia numantina a asumir responsabilidades por los escándalos de corrupción, no dudó en atacar a la oposición poniendo en duda la legitimidad de sus portavoces. Así, en varios debates acusó al exportavoz socialista Ángel Luna de haber "usurpado el puesto" a Joan Ignasi Pla, que dimitió a finales de 2007. Según Camps, que afirmó que eso era un fraude a los electores, él era el único portavoz elegido directamente por los ciudadanos, ya que también Glòria Marcos fue apartada y dimitió más tarde. Como le replicó la diputada de Compromís Mònica Oltra, confundía la elección del presidente de la Generalitat, por toda la Cámara, con la de los síndics, que escogen sus respectivos grupos parlamentarios.

Ahora es el PP el que se ve en la tesitura de sustituir al candidato que presentó a las elecciones del 22 de mayo por otro diputado. Alberto Fabra llegará, así, a la presidencia de la Generalitat sin haber pasado por las urnas, como le ocurrió en 2005, cuando asumió la alcaldía de Castellón por primera vez tras la dimisión de José Luis Gimeno. Y eso ocurre con una legislatura prácticamente completa por delante.

El portavoz del PP, Rafael Blasco, negó que la condición de presidente sobrevenido sea un fraude al electorado o reste legitimidad a Alberto Fabra, cuya candidatura presentó ayer formalmente a la Mesa de las Cortes. "Todo se ha hecho dentro de la legalidad más escrupulosa", explicó. "Cualquier diputado puede ser presidente de la Generalitat. No hay fraude ni déficit de legitimidad".

"Ha sido una época muy convulsa y la verdad es que necesitamos normalizarla", dijo Alberto Fabra en declaraciones a Punto Radio, antes de "tender la mano" a todos los partidos "para volver a presentar una imagen de la Comunidad Valenciana fuerte y potente". Fabra reconoció haber hablado el miércoles con el líder de los socialistas valencianos, Jorge Alarte, sobre la posibilidad de trabajar conjuntamente para restituir la imagen de confianza en la Comunidad Valenciana.

www.elpais.es 22.07.11

BARBERÁ: ´CAMPS SE HA FIADO DE QUIEN NO DEBÍA´

La alcaldesa califica de "tsunami" y "trauma" la dimisión y no ve "nada grave" en las quejas de Rus

La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, ha asegurado hoy que el "defecto" del expresident de la Generalitat Francisco Camps, procesado en la llamada "causa de los trajes" del caso Gürtel, ha sido que "se ha fiado de quien no debía y se han aprovechado de él".

Barberá, quien ha hecho estas declaraciones tras firmar en el aeropuerto de Valencia el convenio de creación del Comité de Desarrollo de Rutas Aéreas, ha añadido que Camps ha sido un president "brillante en su gestión política", una persona con "bondad humana", "honesto, honrado, íntegro y trabajador".

Según la alcaldesa, Camps "ha rendido servicios muy importantes" al Partido Popular, se ha visto "inmerso en un proceso que ha tenido importantes dosis de carácter mediático y político", y su defecto es "fiarse demasiado de demasiada gente".

Se ha mostrado convencida de que "el señor Camps es inocente" y, cuando esa inocencia se demuestre, será "uno de los políticos más brillantes y con más futuro del PP".

Barberá, que ha recordado que el president se ha ido tras ganar nuevamente las últimas elecciones autonómicas con mayoría absoluta, ha señalado que ese apoyo electoral "no borra responsabilidades, si las hubiera".

Ha dicho, además, que Camps "ha prestado el último servicio, y no quiere ser el menor obstáculo" para que Mariano Rajoy llegue a la presidencia del Gobierno.

Camps, de quien ha destacado su "gran fortaleza mental y anímica y un gran control de sus emociones", forma "parte importante" del proyecto del PP y del que encabeza Rajoy y al que ha contribuido "para que vaya adelante", ha afirmado.

La dimisión del president ha hecho "más fuerte" al partido porque, a su juicio, ha abierto un camino de dignidad para otros que tienen que rendir "muchas cuentas y muchas responsabilidades por su mala gestión".

"Saben cuál es el delito que se le imputa a Camps", ha dicho a los periodistas para afirmar que hay otros delitos "terribles" como el de "connivencia de la Policía con los terroristas", un caso en el que aún no se han producido dimisiones, ha apuntado en alusión al caso "Faisán".

Según ha recordado, en su primer mandato como alcaldesa un concejal dejó su cargo al "olvidarse" de incluir en la lista de bienes "una birria de acciones" de un aparcamiento de Valencia.

Por contra, "hay quien se ha olvidado de poner una hípica, por decir algo, y hay quien ha firmado cheques y cheques a empresas relacionadas con sus hijos, que han consentido ERE de cientos de millones de euros que eran mentira".

Estas personas tienen que tomar "responsabilidades ya" y seguir "la autopista de la dignidad" que ha enseñado Camps.

Preguntada por quién se ha aprovechado de Camps, ha zanjado que en alguna emisora de radio "lo han dicho muchas veces" pero no ha querido concretar más.

Ha hecho referencia que en el proceso judicial se ha invertido la carga de la prueba porque no era Camps quien tenía que sacar las facturas de los trajes sino "los otros que acusaban, los que tenían que sacar las facturas", como han dicho "dos ilustrísimas personalidades de la Justicia", uno de ellos el exrector y catedrático Gustavo Villapalos.

Barberá ha reconocido que la dimisión del president de la Generalitat ha sido un "tsunami" y un "trauma" y sus dos años "de sufrimiento", desde el inicio de la "causa de los trajes", han servido para algo: "Para cohesionarnos mucho más, fortalecernos y unirnos en torno a él".

Sobre su opinión respecto a las declaraciones del presidente de la Diputación, Alfonso Rus, sobre cómo se produjo la dimisión de Francisco Camps y la posterior elección de Alberto Fabra como su sucesor, la alcaldesa ha calificado de "normal" que haya "alguna sensación discrepante" dentro del partido, pero que no lo ve "nada grave".

www.levante-emv.com 22.07.11

"¿SI SALIMOS AHORA NOS ESPERAN?"

El presidente valenciano dimite tras plantar en dos ocasiones al juez, que le esperaba para firmar su confesión

El despacho del ya dimitido presidente de la Generalitat, en el centro de Valencia, ha sido en los últimos dos días una olla a presión, llena de indecisiones, advertencias, consejos y, sobre todo, impotencia para salir de la vía muerta en la que Francisco Camps estaba metido desde que el 19 de febrero de 2009 se supo que estaba implicado en el caso Gürtel. En octubre de ese año fue el vicesecretario de Comunicación del PP, Esteban González Pons, el encargado de comunicarle a Camps que había llegado la hora de prescindir de su mano derecha, Ricardo Costa, para atajar los escándalos motivados por las conversaciones con Álvaro Pérez, El Bigotes.

- Martes por la tarde. Rajoy llama a Camps. Federico Trillo, amigo personal de Camps, es el hombre que ha diseñado la estrategia del PP en el caso Gürtel y quien se reunió con el dueño de Forever Young para rebatir la versión del sastre José Tomás. Trillo, el presidente de las Cortes Valencianas, Juan Cotino -también miembro del Opus Dei- y la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, fueron las personas que trataron de convencerle durante la jornada del martes de que tenía que mover ficha. Una llamada de Mariano Rajoy a Camps esa misma tarde-noche fue determinante. Camps pareció convencerse de que valía la pena asumir el coste de la condena y mantenerse al frente de la Generalitat. Solo había un obstáculo: su antiguo número dos, Ricardo Costa, era reacio a declararse culpable sin garantías de que iba a ser rehabilitado por el partido. Para evitar el juicio es necesario que los cuatro imputados asuman la culpabilidad. El exvicepresidente del Gobierno valenciano Víctor Campos, deseoso de acabar con un pleito que lastra su vida apartada de la política, y el exjefe de gabinete de la Consejería de Turismo Rafael Betoret no ponían ninguna objeción.

- 23.00 del martes. Cospedal llama a Costa y le convence. La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, fue la encargada de desbloquear el acuerdo con Costa a las 11 de la noche del miércoles. Costa reclamó garantías al partido de que su sacrificio tendría compensación pero advirtió, según fuentes populares, que solo se declararía culpable cuando ya lo hubiese hecho Camps, del que ya no se fía.

- 8.20 de ayer. El plan está en marcha. Los abogados van al juzgado. El día amaneció con un sol plomizo, capaz de trastornar a cualquiera. Y los implicados en el acuerdo pusieron en marcha su plan. A las 8.20 Víctor Campos acudió acompañado de su abogado, Vicente Grima, y del letrado de Camps, Javier Boix al Tribunal Superior de Justicia valenciano. Ante el juez Juan Climent, presidente del tribunal con jurado designado para juzgar el caso de los trajes, los dos abogados presentaron el escrito de conformidad de sus representados con la condena más alta, solicitada por la acusación popular del PSPV-PSOE. Víctor Campos la firmó y, apenas una hora después, sin esperar a Camps, abandonó el tribunal.

- 9.30. A Camps le entran dudas. No va al juzgado. A las 9.30 el presidente valenciano ya había cambiado de opinión: tenía dudas y no pensaba acudir. ¿Y si se declaraba culpable y luego lo echaban? A las 10.30, mientras Rafael Betoret entraba en el TSJ para firmar su culpabilidad igual que Víctor Campos, los diputados tomaban sus escaños en el pleno de las Cortes Valencianas. Lo hizo Cotino, lo hizo Barberá, lo hizo Costa y todo el Gobierno, excepto Camps. Y la alarma empezó a crispar los rostros de los populares, pegados a los teléfonos móviles y blackberrys. A las 11.40 salió Betoret por una puerta lateral del TSJ y desapareció. Minutos después era el abogado de Camps, harto y hastiado de esperar a su cliente, el que dejaba el tribunal.

- 12.00. La presión crece. Al filo del mediodía el pleno se dio por concluido y Costa se marchó sin hacer declaraciones. Tampoco Barberá, mientras el socialista Jorge Alarte, la diputada de Compromís Mònica Oltra y la portavoz de Esquerra Unida Marga Sanz, empezaban a cargar con virulencia contra el escándalo que supondría un "presidente delincuente" si Camps asumía que se había dejado sobornar por una trama de corrupción.

- 14.10. Le convencen y llama al juzgado. El círculo de confianza de Camps decidió realizar el último esfuerzo para convencerle de que fuese al juzgado. Y a punto estuvo. A las 14.10 llamaron de Presidencia. "¿Si salimos ahora nos esperan?" El TSJ, que cierra a las 14.30 y ya había cerrado la puerta principal, volvió a abrirla. Se anunció la llegada de un coche oficial con Camps a bordo y dispuesto a declararse culpable.

- 14.35. Se arrepiente y llama para decir que no va. Fue un espejismo. A las 14.35 una nueva llamada anunció que no acudiría. Camps había cortado el nudo gordiano. Su honorabilidad, por encima de las pretensiones de Rajoy. Iría a juicio, aunque para ello tuviese que dimitir. Decisión que anunció públicamente a las 17.05.

www.elpais.es 21.07.11

DUDAS POR LA GESTIÓN DE RAJOY DE LA CRISIS

Hay una pregunta que se repite mucho en los pasillos del Congreso. La plantean sobre todo sus rivales, los que se sientan en la izquierda. Pero también la dejan caer en voz baja algunos de sus compañeros de la bancada popular. ¿Será capaz Mariano Rajoy de gestionar en el Gobierno las crisis constantes a las que se va a enfrentar y en 24 o 48 horas, como suceden últimamente la mayoría de los problemas en Moncloa, en especial la vorágine de los mercados?

Los marianistas creen que su jefe ha demostrado que es un 'killer'

Los marianistas más convencidos señalan que sí, que Rajoy siempre fue conocido cuando era ministro y después vicepresidente por su capacidad para resolver crisis. Pero tanto algunos compañeros como los rivales de la bancada de enfrente, a la vista de cómo resuelve sus problemas internos, creen que no, que se limitará a dejar pasar el tiempo. Eso puede valer en la oposición, dicen, pero no en el Gobierno. Insisten en que Rajoy no es un líder, es un segundo con mucha capacidad para "matar los problemas", como hizo con el Prestige, pero que siempre ha necesitado un número uno que tomara las decisiones, como era José María Aznar.

Su gestión de las crisis internas, en especial de las del caso Gürtel, ha animado a los pesimistas sobre sus posibilidades de ser un buen gobernante. La pésima imagen del esperpento valenciano alienta las críticas. Algunos incluso ironizan con la idea de una de las leyendas más conocidas de Francisco Franco, esa que cuenta que en su despacho tenía dos montones de papeles, en uno los problemas que el tiempo resolvería y en otro los que el tiempo no resolvería. Y claro, no se ocupaba de ninguno de los dos, porque era mejor esperar.

Los marianistas estaban ayer eufóricos. Sostienen que su jefe, una vez más, ha demostrado que es un killer y que acaba con los enemigos. Tarda mucho, admiten, pero todos acaban cayendo. Salvo Esperanza Aguirre, con la que ahora parece reconciliado.

Sus silencios a veces son cómodos. Como ayer, cuando en vez de ofrecer una explicación pública y aceptar preguntas, envió un comunicado, superando su propio límite. Pero a veces esos silencios buscan mantener toda la presión en su rival interno, esperar a que cometa errores y se vea obligado a rendirse. Tarde lo que tarde.

Sin embargo, muchos otros dirigentes, sobre todo los más veteranos, están obsesionados con una idea. No basta con vencer, algo que todos dan por hecho. Hay que convencer, ilusionar. Todos ven que Rajoy insiste en ganar todas sus partidas por agotamiento. Y eso, explican, en La Moncloa ya no vale.

www.elpais.es 21.07.11

CAMPS DEJA EN LA ESTACADA A LOS DOS ACUSADOS QUE AYER ACEPTARON LA PENA

Víctor Campos y Rafael Betoret se declaran culpables y pagarán 49.500 euros

La negativa del todavía presidente del Gobierno valenciano, Francisco Camps, a aceptar la pena y su anuncio de que quiere mantener intacta su honorabilidad y defenderse del delito de cohecho impropio que le atribuye el juez José Flors genera un batiburrillo procesal. Y su decisión, además, deja a priori a los pies de los caballos a dos de los acusados que estaban llamados a compartir banquillo con él por el caso de los 59 trajes y prendas que todos ellos habrían recibido de la trama Gürtel; la mayoría, del jefe de la red en Valencia, el "amiguito del alma de Camps", el hombre al que en una grabación policial confiesa querer "un huevo", Álvaro Pérez, El Bigotes.

Se enfrentan a una condena de la que se derivarían antecedentes penales

Pese a su reconocimiento, aún no está claro si se librarán del juicio

Los dos implicados que quedan en una situación comprometida son su exvicepresidente Víctor Campos y al exasesor de la Consejería de Turismo de Valencia Rafael Betoret. Ambos, ayer por la mañana, siguiendo la estrategia diseñada por el PP para librar a Camps del paseíllo judicial que se le avecinaba, se presentaron ante el juez del Tribunal Superior de Valencia que presidirá el juicio del caso de los trajes, Juan Climent, y le dijeron que aceptaban su culpabilidad y que pagarían la multa más grave de las que les piden las partes de ese proceso. Es decir, la suma de 49.500 euros (9.000 más que la Fiscalía Anticorrupción) por cohecho impropio que demanda el PSOE de Valencia.

El PP ideó que la única forma legal de evitar el paseíllo judicial de Camps previsto para otoño, después de que el juez Flors abriera juicio contra él, era que los cuatro implicados se conformaran con la pena. Betoret y Campos cumplieron el plan por la mañana. Pero por la tarde todo se fue al traste. Tenía razón el ex secretario general del PP Ricardo Costa, el cuarto acusado, en desconfiar y no precipitarse en ir al tribunal a aceptar la pena si antes no lo hacía Camps. Y acertó. Todos estos sobresaltos han propiciado que lo que debía ser un proceso judicial normal ante un jurado se haya complicado.

¿En qué situación quedan ahora Betoret y Campos? ¿Pueden ahora arrepentirse de haber aceptado la culpa ante el juez? Lo que hicieron ayer, salvo que el juez les permita retractarse, supone para ellos una condena firme de la que derivan antecedentes penales, aunque tampoco está claro si, pese a su reconocimiento, se librarán del juicio. Si el juez les deja arrepentirse y finalmente comparten banquillo con Camps en otoño, ¿cómo piensan convencer al jurado de que son inocentes tras haber reconocido justo lo contrario?

Todo esto tendrá que desmadejarlo ahora el juez Climent, el presidente del tribunal del jurado al que le ha correspondido la celebración del juicio. Para evitarlo, el artículo 50 de la Ley Orgánica 5/1995, de 22 de mayo, del Tribunal del Jurado, a la que están sometidos Camps y los otros tres implicados en el caso de los trajes, considera indispensable que todos los acusados se conformen con la pena. Pero ahora resulta que dos lo han hecho (Betoret y Campos) y otros dos, no (Camps y Ricardo Costa, ex secretario general del PP de Valencia).

Según fuentes jurídicas, el tema es complejo y hay lagunas legales. Cabe la opción, señalan, de que el juez esquive para los que ya han aceptado la pena el proceso normal de la Ley del Jurado y, con base en la Ley de Enjuiciamiento Criminal, les dicte en los próximos días una sentencia condenatoria por la pena máxima que se les pedía, es decir, el pago de la multa que solicita el PSOE de Valencia, personado como acusación particular en el caso de los trajes. Si, por el contrario, el juez se ciñe a la Ley del Jurado, puede obligar a todos ellos (dado que no hay unanimidad en la aceptación de penas) a ir al juicio y que allí manifiesten si mantienen su aceptación de pena o se retractan. En este último caso, quedarían en una situación delicada, porque ya se encargarán el fiscal y los abogados de la acusación (el PSOE) de recordarles ante los ojos del jurado que ya en su día aceptaron su culpabilidad. Hasta que el juez no despeje las dudas procesales, lo único diáfano es que a Camps y Costa, que de momento son los que batallarán por su inocencia, se les aplicará la Ley del Jurado y se sentarán ante nueve vecinos de Valencia convertidos en jueces al menos durante la semana que puede durar la vista.

Otro paso que debe dar ahora el juez, según la ley, es elaborar "un auto de hechos justiciables". Es decir, definir el objeto del proceso, las pruebas y el delito al que las partes deben ceñirse, en este caso cohecho impropio -aceptar dádivas en función del cargo: dinero, pagos en especie o cualquier trato de favor-, para el que el Código Penal prevé penas de multa, no de cárcel ni de inhabilitación.

El cohecho impropio, el establecido para este juicio, se dirige contra la autoridad o funcionario que acepta dádivas a cambio de nada.

Después, hay que seleccionar a los miembros del jurado. Cada uno o dos años, los tribunales extraen del censo a varios miles de ciudadanos susceptibles de ser llamados a formar parte de un jurado. Inicialmente se cita para cada caso a 40 personas, que tras un proceso de selección y posibles recusaciones quedará reducido a 11 personas (9 titulares y 2 suplentes). Al final del juicio, el juez redactará una sentencia acorde con los hechos que el jurado haya declarado probados.

Pero para Costa y otros altos cargos del PP (y no cabe descartar que Camps al final también pudiera verse implicado) en el horizonte se sitúa otra de las variantes judiciales que ha destapado el caso Gürtel, la financiación ilegal del PP valenciano por parte de grandes empresarios de Valencia que recibieron sustanciosas contratas del Gobierno de Camps.

Dos leyes y un caso

- El artículo 655 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal permite que el juez, antes de la vista, y si las partes se conforman con la pena y así lo manifiestan ante el secretario, que da fe, pueda eludir el desarrollo del juicio y dictar una sentencia condenatoria acorde con la culpabilidad admitida. A este artículo pueden acogerse los dos ex altos cargos valencianos que ayer reconocieron su culpa.

- El artículo 50 de la Ley del Jurado, en puridad la aplicable al caso de los trajes, también permite al juez, ya en el acto del juicio, disolver al jurado si los acusados se conforman con la pena más grave de las que les pidan.

www.elpais.es 21.07.11

UN LEGADO DE ESCÁNDALOS Y CORRUPCIÓN

El PP de la Comunidad Valenciana se encuentra implicado en múltiples tramas y sometido a investigación judicial por presunta financiación ilegal

Francisco Camps dimitió ayer como presidente de la Generalitat valenciana debido a su implicación en el llamado caso de los trajes, una de las vertientes del caso Gürtel. Este sumario incluye otra investigación que afecta de plano a otros cargos de los Gobiernos que Camps ha presidido desde el año 2003, así como a diversos integrantes de la cúpula del PP valenciano, que el presidente dimisionario ha dirigido desde poco antes de ser elegido por primera vez para presidir el Consell. Los jueces indagan una supuesta financiación ilegal del partido mediante un entramado de empresas.

El juez acusa a seis altos cargos populares por delito electoral

Pero ese no es el único legado de supuestas irregularidades de Camps al frente del PP valenciano. A la sombra del poder absoluto que le otorgaron las urnas, en las instituciones públicas en manos de los conservadores se ha sucedido una catarata de escándalos de corrupción que han puesto a los pies de los tribunales a destacados cargos populares, entre ellos, líderes de la envergadura como el expresidente de la Diputación de Castellón Carlos Fabra y su homólogo en Alicante, José Joaquín Ripoll, o alcaldes de calado, como Sonia Castedo y su antecesor Luis Díaz Alperi en la alcaldía de Alicante, ahora diputado autonómico.

Las supuestas tramas que afectan al PP pivotan a la sombra del negocio del urbanismo y de las contratas públicas. El primer caso que hizo tambalear los cimientos del PP fue la imputación por tráfico de influencias, cohecho y fraude fiscal del exlíder del PP de Castellón Carlos Fabra.

Después se han sucedido las imputaciones: el pasado 16 de junio, el Tribunal Superior de Justicia valenciano ratificó la imputación de la cúpula del PP regional por supuesta financiación ilegal del partido. El tribunal confirmó la imputación por delito electoral del exvicepresidente del Consell Vicente Rambla; del ex secretario general del PP y diputado autonómico Ricardo Costa; de David Serra, vicesecretario regional; Yolanda García y Cristina Ibáñez, tesorera y administradora regional del partido, respectivamente. Y junto a ellos, el extesorero nacional del partido, Luis Bárcenas.

La supuesta financiación ilegal del PP se recoge en sendos informes de la Brigada de Blanqueo de Capitales. La policía concluye que el PP se financió ilegalmente a través de varias constructoras, utilizando como tapadera a Orange Market, la empresa de Álvaro Pérez, El Bigotes, que constituía la cabeza de puente en Valencia de la red corrupta que dirigía Francisco Correa. Las empresas que hicieron los pagos fueron Facsa, Piaf, Sedesa, Lubasa y el empresario alicantino Enrique Ortiz.

La segunda trama de envergadura gestada a la sombra del Gobierno de Camps se descubrió en el caso Brugal, que investiga supuestos sobornos de empresarios a cargos del PP por negocios vinculados a la basura y el urbanismo en Alicante. En este sumario hay 25 imputados, entre ellos, Ripoll, y el empresario Ortiz. El fiscal también acusa a Castedo y Alperi.

Junto a los casos Gürtel y Brugal, otro escándalo de relevancia es el de la depuradora de Pinedo (Valencia). El juez investiga trabajos no realizados por 15 millones de euros. Un último sumario indaga obras ilegales en el jardín de Monforte de Valencia, adjudicadas a Ortiz, y en el que está imputado el concejal y diputado autonómico Jorge Bellver.

www.elpais.es 21.07.11

VALENCIANO: "RAJOY QUIERE QUE LA RENUNCIA SEA UN CORTAFUEGOS PARA EVITAR EXPLICACIONES"

Tras la dimisión de Francisco Camps como presidente de la Generalitat valenciana, ayer hubo numerosas reacciones políticas. La directora de campaña del PSOE, Elena Valenciano, dijo que el líder del PP, Mariano Rajoy, "quiere que la renuncia sea un cortafuegos". "No solo en relación con las elecciones generales, sino para frenar la ola de esta trama de corrupción y evitar dar explicaciones", añadió.

También se refirió a Rajoy el ministro de Fomento y portavoz del Gobierno, José Blanco. Apuntó que el presidente del PP "envió" primero al coordinador de Justicia del partido, Federico Trillo, para "conseguir" que el presidente valenciano se declarase culpable en la causa de los trajes y después señaló en un comunicado que "confía en la presunción de inocencia de Camps". "Debe aclararse el señor Rajoy", comentó. Otro ministro, el de la Presidencia, Ramón Jáuregui, consideró que la dimisión de Camps es un acto "congruente, la consecuencia más lógica de admitir una responsabilidad penal". Jáuregui dijo que en lo personal le deseaba lo mejor.

Desde Valencia, el secretario general del PSPV, Jorge Alarte, anunció que su grupo en las Cortes Valencianas facilitará la investidura del nuevo presidente de la Generalitat y no presentará candidato, pero advirtió de que cambiar a las personas sin una "regeneración democrática" y sin cambiar las políticas, "no servirá de nada". Lamentó que la "historia" les haya dado la razón "después de dos años de caso Gürtel y el discurso "no realista" de Camps.

El coordinador general de Izquierda Unida, Cayo Lara manifestó su satisfacción por la dimisión y recordó la "defensa cerrada" realizada a lo largo de los últimos meses por Mariano Rajoy al político valenciano. A su parecer, "defendiendo a Camps, Rajoy realmente defendía la presunta trama de financiación ilegal del PP". En su cuenta de Twitter, el diputado de IU en el Congreso, Gaspar Llamazares, se manifestó en línea similar. "Es una buena noticia para la lucha contra la corrupción y la regeneración democrática", dijo, y añadió que el caso de Camps "es solo la punta del iceberg".

El grupo del PNV en el Congreso afirmó asimismo que Camps "hace mucho que tenía que haber dimitido" puesto que "la ética y el sentido común se lo exigían". La forma en la que Camps decidió irse "solo contribuye a seguir desgastando y perjudicando la maltrecha imagen pública de la clase política".

Crítico fue también el portavoz adjunto de UPyD en la Asamblea de Madrid, Ramón Marcos, quien tachó de "gravísima" la irresponsabilidad del PP por presentar a Camps en las listas electorales: "El daño a la democracia española ya está hecho". "Parece mentira que en un país tenga que haber un enjuiciamiento a un presidente para que al final tenga que dimitir", denunció.

La postura de los compañeros de partido de Camps fue totalmente diferente. El vicesecretario de Comunicación del PP, Esteban González Pons, lamentó que el político valenciano haya dimitido "por tres trajes que no le regalaron" y retó al candidato socialista a la presidencia, Alfredo Pérez Rubalcaba, a que haga lo mismo por "traicionar" a la Policía y a la Guardia Civil en el caso Faisán. "Camps es un hombre honrado, lo he dicho muchas veces y lo sigo creyendo", señaló la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre. La diputada del PP en el Congreso Celia Villalobos, mostró a Europa Press su desacuerdo con la decisión de Camps. "No había ninguna razón" porque es "inocente, inocente, inocente".

www.elpais.es 21.07.11

PRESIDENTE AL DESNUDO

Las imágenes que se creó el dimitido mandatario de la Generalitat valenciana se han derrumbado

Uno de los libros que más han marcado a Francisco Camps es Tiempo de silencio, del psiquiatra Luis Martín-Santos. Lo confesó en una recepción navideña ante un grupo de periodistas, tratando de aparentar normalidad mientras ardía por dentro. Camps había aprendido que el silencio no consistía solo en callar, sino que tenía otra expresión no menos feroz: el monólogo interior, uno de los procedimientos narrativos con los que Martín-Santos innovó el panorama literario español.

Mariano Rajoy le ayudó a llevar su deriva hasta el paroxismo

Con los adversarios ha excedido los límites sin ningún complejo

Durante los dos últimos años, con los jueces en los talones y su cartel de presidente honrado arrugado, esas dos expresiones del silencio han sido el mástil que le permitía navegar mientras la realidad zarandeaba su nave. Camps ha vivido en un mundo paralelo que no solo ha sido producto de su imaginación. Le ayudó sobre todo Mariano Rajoy, que le permitió llevar su deriva hasta el paroxismo. Pero también sus preceptores: Juan Cotino y Rita Barberá, que le han estado haciendo creer que de este laberinto se podía salir por la puerta grande. Ayer, esas dos expresiones entraron en contacto y se pusieron incandescentes como un filamento de tungstato antes de fundirlo.

Camps, pese a su tenebroso fondo de armario, quedó ayer desnudo ante sí mismo. Había llegado a la presidencia de la Generalitat en 2003 para moralizar la institución después de los sospechosos años de Eduardo Zaplana y ahora sale de ella apestando a corrupción. Y no solo por el hedor que le ha impregnado Gürtel, que se le metió hasta la médula de su casa y la farmacia de su esposa, Isabel Bas. Bajo su mandato, además de esta trama, que salpica a la cúpula del PP valenciano, también han engordado los casos Fabra y Brugal o el saqueo de la empresa pública Emarsa, en la que el juez investiga el pago de 15 millones por trabajos no realizados.

Tampoco ha sobrevivido la imagen de hombre afable, tolerante y liberal que ha intentado transmitir estos años. Camps se ha demostrado como un hombre implacable de partido que ha preferido la fulminación a la integración. Ha logrado la unificación del partido en la Comunidad Valenciana con mano dura, a costa de aplastar el zaplanismo y marginar a los herederos de Carlos Fabra.

Pero si ha sido implacable con los suyos, con los adversarios ha excedido los límites sin ningún complejo. Dejó frío el hemiciclo el día que recuperó el lenguaje de la Guerra Civil ante el acoso parlamentario al que lo sometía la oposición. Le espetó al entonces portavoz del PSPV-PSOE, Ángel Luna, que lo que lo que les gustaría a los socialistas sería recogerlo en una camioneta al amanecer y que luego lo encontraran en una cuneta. Incluso en privado se refería a ellos como "las hordas marxistas".

En ese sentido, Camps mantuvo una gran sintonía con el difunto arzobispo Agustín García-Gasco, azote de Zapatero y considerado por los sectores progresistas de Iglesia valenciana como un obsoleto nacional-catolicista. Nunca como en los ocho años de Camps al frente del Consell, la Iglesia ha obtenido tantas prebendas de la Administración valenciana. En virtud de esa cordialidad, Camps involucró a la Generalitat en la organización y financiación de la visita del Papa a Valencia con motivo del V Encuentro Mundial de las Familias, en 2006, parte de cuya gestión está siendo investigada por los tribunales porque de los 14,5 millones de euros que Canal 9 adjudicó para cubrir ese acontecimiento, sin mediar concurso, más de la mitad fueron para una empresa tapadera de la trama Gürtel.

Camps también había llegado al Palau de la Generalitat tocado con el yelmo dragonado de Jaime I. Para ello se leyó el libro gordo del padre Robert Ignatius Burns sobre el monarca y acomodó su agenda a la estela del conquistador, cargando de significado y solemnidad cada acto que protagonizaba. Sin embargo, esa imagen también se le ha estropeado en el transcurso de su mandato. Una de las primeras medidas de la legislatura que no terminará fue liquidar la Ley de Uso y Enseñanza, una norma nacida del consenso en 1983 y que ha servido para encauzar la enseñanza del valenciano sin fricciones.

En estos años ha reducido, asimismo, su valencianismo primario y expansivo a un victimismo irritante contra el Gobierno central, que ha explotado en todos sus frentes hasta la extenuación. Con Camps, la afirmación de la Comunidad Valenciana se ha producido más en la confrontación que en la puesta en valor de sus capacidades y posibilidades. El abuso de ese discurso ha forjado la imagen de una Generalitat reducida a organismo subalterno y menesteroso (incapaz de lograr sus prestaciones sin un Gobierno central del mismo color) que tuviera más responsabilidad que pedir y quejarse.

Y lo más grave: todos lo que no se ajustaran a ese concepto no eran valencianos, sino enemigos de la Comunidad Valenciana. Todas las imágenes que Camps se ha creado para su propio escaparate se derrumbaron ayer ya solo perviven en la pantalla de Canal 9.

www.elpais.es 21.07.11

EL "AMIGUITO DEL ALMA"

Los silencios y críticas del PP a las informaciones de EL PAÍS sobre la trama valenciana de la red Gürtel  

Algo más de dos años han pasado desde que EL PAÍS -en medio de fuertes presiones y el silencio inicial, cuando no críticas de los medios afines al PP a su labor informativa- empezó a tirar de los hilos de la mayor trama de corrupción que sacude España desde el advenimiento de la democracia.

Una red con epicentro en Madrid -dirigida por Francisco Correa- y con su mayor tentáculo corrupto fuertemente anidado en la Comunidad de Valencia. Desde el primer momento, el PP arremetió con fiereza contra este periódico, descalificando o restando valor a las informaciones, la mayoría exclusivas, que iba ofreciendo EL PAÍS sobre la podredumbre que afectaba al Gobierno y al partido de Camps en esa comunidad. También puso a caldo a los jueces y fiscales que investigaban la trama. Camps, por su lado, se limitaba a tachar de falsas e insidiosas, sin más, las informaciones que le concernían. Así lo dijo, por ejemplo, cuando este diario empezó a describir el evidente trato de favor (40 contratas a dedo) de su Gobierno y el PP a la empresa Gürtel Orange Market. Y se hartó de afirmar, incluso con sonrisas, que apenas conocía a Álvaro Pérez, el ya famoso El Bigotes.

Pero aquellas sonrisas públicas de aparente indiferencia se desvanecieron un 23 de abril de 2009. La portada de El PAÍS daba en exclusiva ese día una información que le desmentía totalmente, y que revelaba, no ya amistad, sino la estrechísima relación que le unía a El Bigotes. Este periódico reproducía dos conversaciones que figuraba en el sumario de Gürtel entre Camps y El Bigotes y entre este y la esposa del presidente valenciano, Isabel Bas. Interceptadas por la policía bajo mandato judicial, en una de ellas Camps llamaba "amiguito del alma" a El Bigotes y, aparte de confesarle que le quería "un huevo", le emplazaba a verse ambos "para hablar de los nuestro, que es", definía Camps, "muy bonito".

Aquella primicia informativa fue un punto de inflexión en el caso Gürtel. Los medios afines al PP, en lugar de investigar los trapos sucios que iba aflorando este periódico, se limitaban a descalificar las informaciones tachándolas, sin pruebas, de "filtraciones"; otros medios, en cambio, aunque con tibieza, empezaron a hacerse eco del asunto. Y es que aquella conversación era muy reveladora no solo de la amistad que unía a ambos; también fue una clamorosa evidencia de la retahíla de dádivas con los que la red Gürtel tenía sobornados a decenas de altos cargos del Gobierno valenciano, empezando por el propio Camps y su familia. En esa grabación, Isabel Bas, la esposa del presidente, decía a El Bigotes sobre los regalos que le había hecho a ella y su hija una navidad. "Con el mío, te has pasado 20 pueblos".

Pero aún entonces seguía escondida mucha corrupción. E iban decreciendo los recelos a los autos del juez Garzón (primer instructor del caso Gürtel) que apuntaban que Camps había podido cometer un cohecho por aceptar regalos de trajes de la red. Terrible era la campaña del PP contra este juez cuando El PAÍS, en marzo de 2009, publicó una entrevista con José Tomás, el sastre que confeccionaba los trajes de Camps. Tomás aseguró que lo trajes del honorable se los abonó la red Gürtel. Camps zanjó que era mentira y que los había pagado él de su bolsillo. Hace tan sólo unos días, admitió finalmente, a través de su abogado, la posibilidad de que se los hubieran regalado. Pero, además, no eran tres simples trajes, como trató de hacer ver el PP. El sumario revela que son 12, entre otras prendas, valorados en 14.000 euros.

Otra de las noticias que adelantó El PAÍS y que cayó como un jarro de agua fría en Valencia, fue el espectacular saqueo que hizo la trama Gürtel con la visita del Papa en 2006. La televisión pública Canal 9, dependiente de Camps, pago siete millones por las instalaciones visuales y acústicas para la retransmisión del evento. La mitad se lo quedó la red en comisiones. Y no solo eso, El PAÍS avanzó también cómo el PP valenciano, a través de la empresa de El Bigotes, se financiaban con dinero que proporcionaban bajo cuerda grandes empresas valencianas adjudicatarias de suculentas contratas públicas. La dimisión ayer de Camps revela que El PAÍS nunca fue descaminado.

7 de febrero de 2009

El juez Garzón destapa una trama de corrupción vinculada al PP. Detenido el cabecilla, Francisco Correa.

19 de febrero de 2009

La Fiscalía Anticorrupción halla indicios de que Francisco Camps está implicado en la trama de corrupción

6 de marzo de 2009

Garzón desvela sobornos al presidente valenciano y altos cargos. La trama les regaló 30.000 euros en trajes.

15 de marzo de 2009

El sastre José Tomás asegura que la red Gürtel pagaba los trajes de Camps con billetes de 500 euros.

23 de abril de 2009

Una conversación entre Camps y Álvaro Pérez, El Bigotes, desvela la intensa amistad entre ambos.

23 de abril de 2009

"Amiguito del alma", es alguna de las expresiones que usa Camps para referirse a Álvaro Pérez, El Bigotes.

11 de octubre de 2009

Las grabaciones de la trama evidencian el poder que la red de Correa tenía en Valencia.

16 de octubre de 2009

La red Gürtel también sacó tajada del viaje del Papa a Valencia. Correa cobró un millón de euros en comisiones.

4 de abril de 2010

El sumario del caso destapa que nueve cargos populares defraudaron hasta 3,8 millones de euros.

Las mejores perlas de Rajoy en defensa de Camps

Desde que estalló el caso de los trajes, Mariano Rajoy, líder del PP, ha multiplicado sus declaraciones en defensa de Camps.

- "Camps es un político honrado, que se encuentra en un estado de indefensión". (febrero de 2009)

- "Afecta a la inteligencia pensar que alguien se vaya a vender por tres trajes"- (abril de 2009)

- "Paco, estamos contigo como siempre, y la historia será una historia feliz. Y nos vamos a llevar una alegría para disgusto de esos inquisidores del siglo XXI que no tienen razón ni corazón". (mayo de 2009).

- "Querido Paco, yo creo en ti, en lo que haces. Te he visto actuar muchas veces. La inmensa mayoría de los españoles creen en ti, siempre estaré detrás de ti, delante o al lado, me da igual". (junio 2009)

- "La pena por el cohecho impropio son 2.500 euros. Es evidente que Camps lleva cuatro meses pagando una pena mucho mayor, y la pena de banquillo es aún mayor que esos 2.500 euros. Pero yo soy hijo de juez y creo en la Justicia". (julio de 2009)

- "Camps no me ha mentido, mantengo en Camps el mismo nivel de confianza que en los años que he sido presidente del partido. Mi voluntad es que sea presidente y vuelva a ser candidato a la Generalitat" valanciana. (octubre de 2009)

- "Todos los imputados [ex alcaldes implicados en el caso Gürtel] han abandonado sus cargos [...] Si hay nuevas imputaciones, el PP actuará de la misma manera". (abril de 2010)

- "Voy a apoyar a Camps y va a ser el candidato del PP en las elecciones en Valencia, porque usted comprenderá que eso de los tres trajes, yo no me lo creo". [...] Diga la Justicia lo que quiera. La Justicia no va a condenar al señor Camps". (mayo de 2010)

- "Dije que no iba a acabar con la carrera de Camps solo por los trajes, y lo mantengo, yo no doy bandazos". (febrero de 2011)

- "La dimisión es un ejercicio de ejemplaridad política". (comunicado emitido por el líder del PP, Mariano Rajoy, tras la dimisión de Francisco Camps, ayer, 20 de julio de 2011).

www.elpais.es 21.07.11

JUAN COTINO COMPARA A CAMPS CON GALILEO GALILEI

El presidente del Parlament valenciano ve el proceso como algo "absolutamente menor" y cree que "es inocente"

Para Juan Cotino, miembro del Opus Dei y presidente del Parlament valenciano, Francisco Camps es lo más parecido al Galileo Galilei del siglo XXI

Tal y como explica Cotino en su blog, en referencia a la acusación de herejía a Galilei por decir que la Tierra se movía alrededor del Sol, "la historia nos ofrece ejemplos de injusticias y de personas humildes y sacrificadas por sus ideas que sólo el tiempo les da la razón". Uno fue Galilei y otro, para el presidente del Parlament valenciano, "Paco Camps".

Camps dimitió ayer de su cargo como president de la Generalitat valenciana tras la decisión del juez Flors de procesarle por un supuesto delito de cohecho impropio al recibir trajes de la trama Gürtel. "Un tema absolutamente menor", escribe Cotino, "del que todos sabemos que es inocente".

Pero Juan Cotino no se queda en Galileo a la hora de hacer comparaciones con Camps. También tiene un hueco para Adolfo Suárez. "Hay hombres que pasan a al Historia por su dimisión a favor del bien común, y en esta etapa democrática en nuestro país hay dos personas al menos que así lo han hecho: el President Camps y el Presidente Suárez".

No deja de ser curiosa además la fotografía de Camps que elige Cotino para ilustrar esta última entrada: una del periódico Las Provincias, que ayer, junto a RTVE, denunció que la Presidencia de la Generalitat impidió que retransmitiese en directo la dimisión del dimitido Camps.

www.publico.es 21.07.11

UN PRESIDENTE NI GRIS NI BRILLANTE

El bagaje de Alberto Fabra en la alcaldía de Castellón no deslumbra

Nacido en 1964, Alberto Fabra cursó estudios de Arquitectura técnica en Valencia. Casado y con dos hijos, se afilió a Alianza Popular en 1982 y, ya como miembro del PP, en 1991 fue elegido concejal en el Ayuntamiento de Castellón, donde ocupó las áreas de Juventud, Medio Ambiente, Servicios Públicos y Urbanismo, hasta que en 2005 dio el salto a la alcaldía, apadrinado por Carlos Fabra, que forzó la renuncia del entonces alcalde, José Luis Gimeno. Fue un golpe del entonces presidente de la Diputación y del PP en la provincia de Castellón, que sustituyó a Gimeno, con quien siempre había mantenido notables diferencias, por Alberto Fabra, a quien proclamó como nuevo delfín.

De carácter afable y trato correcto no se ha distinguido por su gestión

Heredó una ciudad con pleno empleo y la deja con una tasa de par del 25%

Los Gobiernos de Camps no han cumplido los pactos con Castellón

Fabra ha exigido a Zapatero el corredor mediterráneo y los accesos al puerto

Desde entonces, el alcalde favorito de Fabra ha logrado dos victorias por mayoría absoluta en el Consistorio, aunque con una sensible pérdida de votos respecto a su predecesor.

De carácter afable, trato correcto e incluso cercano en ocasiones, no se ha distinguido sin embargo por su gestión ni por el cumplimiento de sus compromisos electorales. Heredó una ciudad con pleno empleo y la ha dejado con una tasa de paro superior al 25%.

No ha conseguido concluir la ronda de circunvalación, prometida por el Partido Popular desde 1991, ni el nuevo Ayuntamiento, ni la línea del transporte público TRAM. Este proyecto se ha convertido en uno de los caballos de batalla del hasta ahora alcalde de Castellón, quien anunció que el pasado mandato estaría conectada la línea del bus guiado entre la Universitat Jaume I y el Grao de Castellón. En cambio, solo está concluido un pequeño tramo entre la UJI y el Parque Ribalta, mientras que se encuentra en obras la plataforma reservada en la avenida del Mar. Falta por resolver toda la conexión del bucle por el centro de la ciudad, que es el que presenta los problemas más graves y mayor complejidad. De momento, ni siquiera hay fecha para el inicio de los trabajos.

El problema del intenso tráfico en una ciudad caótica tampoco ha sido resuelto por Alberto Fabra, a pesar de los diversos planes de choque presentados. El único aspecto positivo en el haber de Fabra en este asunto ha sido la implantación del Bicicas o servicio de préstamo de bicicletas, que ha tenido una buena acogida por parte de los usuarios.

El urbanismo, a pesar de su formación y experiencia, tampoco ha sido el punto fuerte de Alberto Fabra, ya que el Plan General de Ordenación Urbana fue anulado por el Tribunal Supremo, y mantiene litigios con asociaciones vecinales por el planeamiento urbano. De hecho, la asociación de vecinos Mestrets ha llevado al Supremo la decisión de Alberto Fabra de cargar en los terrenos de unos pocos propietarios el suelo dotacional que correspondía por la ejecución de varios de sus proyectos "estrella" como el Centro de Convenciones de Calatrava, el nuevo rectorado de la VIU del arquitecto Frank Gehry o la ejecución de más de 3.000 viviendas protegidas. Ninguna de estas promesas se ha materializado todavía.

Otro proyecto que tampoco ha visto la luz ha sido la Ciudad de Las Lenguas, prometida desde 2005 y que debe construirse en los terrenos del aeródromo de Castellón, frente a la fachada marítima.

Tampoco ha destacado Alberto Fabra en política social, porque 10 años después de que fuera anunciado el proyecto, aún no ha sido abierto el centro Gran Vía para dependientes, que debe dar servicio a 268 personas entre pacientes de Alzheimer y enfermos de daño cerebral sobrevenido u otras enfermedades mentales. Las instalaciones fueron concluidas hace ya dos años, pero la Generalitat las mantiene cerradas por falta de presupuesto, y han sido escasas las ocasiones en las que Fabra ha reclamado con energía al Consell su puesta en marcha. Sin embargo, el Gobierno de Camps no cumplió muchos de sus compromisos con la ciudad de Castellón.

El hasta ahora alcalde también ha fracasado a la hora de iniciar los proyectos conjuntos con la UJI del Edificio de Hacienda, cuya propiedad cedió el Estado, o el antiguo palacio de Justicia de la plaza del Juez Borrull, que iban a ser aprovechados por los universitarios, asociaciones de vecinos y delegaciones de las consejerías. Durante su último mandato también ha recibido críticas de los colectivos vecinales por subir los impuestos por encima del IPC real a pesar de la situación de crisis.

Alberto Fabra tuvo también la oportunidad de retirar la Medalla de Oro de la ciudad a Francisco Franco y a otros seis cargos franquistas, pero votó en contra en los dos plenos en los que se solicitó.

"Ni gris ni brillante", con "escasa iniciativa" y un discurso "poco profundo" según coinciden tanto muchos sus defensores como la mayoría de sus detractores, se ha caracterizado durante el último mandato por mostrarse reivindicativo ante el Gobierno central a cuenta del AVE, el Corredor Mediterráneo, los accesos sur al puerto o el desvío de la N-340, pero su nivel de exigencia ha sido prácticamente nulo con la Generalitat. Siempre a la sombra de Carlos Fabra, le ha defendido públicamente en reiteradas ocasiones cuando se conocieron sus imputaciones judiciales por cohecho, tráfico de influencias y fraude fiscal, o si ha surgido alguna novedad sobre el proceso. Incluso después de anunciar su retirada, el todavía presidente provincial del Partido Popular fue tentado después de las pasadas elecciones por Alberto Fabra para que formara parte de la actual Corporación como concejal no electo por Castellón. Alberto Fabra dijo entonces que la participación y experiencia de Carlos era "fundamental" para luchar contra la crisis gracias a sus "contactos" con otras Administraciones, o su capacidad para atraer "inversiones" y "generar empleo". Carlos Fabra acabó rechazando la oferta, alegando que todo había sido "una broma".

Ungido por el todavía presidente provincial del PP como candidato, Alberto Fabra es diputado autonómico por Castellón desde 2007 y, desde 2009, coordinador general del PP valenciano. Alberto Fabra ha designado como sucesor en la alcaldía de Castellón al vicealcalde Alfonso Bataller, que es el número cinco en la lista del PP y carece de experiencia alguna en la gestión municipal o de peso orgánico en el partido. La incorporación de Bataller no fue casual, según fuentes del Partido Popular. Hace semanas Alberto Fabra comentó a empresarios y allegados la posibilidad de sustituir a Camps, y ha querido contar con aquél para el relevo en la alcaldía.

www.elpais.es 21.07.11

CANAL 9 NAUFRAGA MIENTRAS TEJE INFORMATIVOS A LA MEDIDA DEL PP

La televisión ocultó la implicación de Camps en la trama de corrupción

La televisión valenciana ha sido para el ahora expresidente de la Generalitat Francisco Camps una prolongación de su Gobierno y de su partido. Así quedó claro, tanto de forma simbólica como en la práctica diaria, cuando en junio de 2004 puso de director general de Ràdio Televisió Valenciana (RTVV) a Pedro García, hasta entonces secretario autonómico de Comunicación en Presidencia, y que convirtió a la televisión en su principal herramienta de propaganda. Y así ha vuelto a quedar cuando la maniobra ha sido inversa, cuando hace un mes nombró consejera de Turismo y Cultura y portavoz del Consell a Lola Johnson, hasta el momento directora de Canal 9 y responsable directamente de los informativos. El mensaje parece claro, si le sirven en su Gabinete valen para la tele y si le sirven en la tele valen para su equipo.

La deuda de la tele es de 1.300 millones y la audiencia ha caído al 5,6%

La censura de ayer a todas las televisiones, a las que impidió la emisión en directo de su dimisión, tal y como ayer denunció la Unió de Periodistes Valencians, es solo una vuelta de tuerca más. Era claro que en un día convulso y con muchos focos informativos perjudiciales para el PP, la televisión pública no iba a informar. El siguiente paso era impedírselo al resto de cadenas.

De hecho, Canal 9 ha ocultado, o en su caso relegado, minusvalorado y suavizado, la gravedad de las acusaciones que estos dos años y medio han salpicado a Camps. Y sigue haciéndolo de forma cotidiana. Tras la marcha de Johnson, la tónica ha sido la misma con Luis Redondo como responsable de la cadena. La manipulación de los informativos ofrece casos clamorosos, como cuando el pasado viernes relegó la información sobre la apertura de juicio a Camps hasta el minuto 19 de su informativo. Una noticia, la de que Camps tendría que sentarse en el banquillo, que abrió informativos en toda España, se despachó sin mencionar al presidente. O cuando saca conclusiones disonantes como que los peritos del caso aseguran que es imposible afirmar que el presidente no pagó los trajes.

Una fórmula con la que Camps no solo pretende aislar informativamente a los valencianos sino que le aísla a él mismo, que ha declarado que los de Canal 9 son los únicos informativos que sigue. Incluso al parecer solo se fía de periodistas como Isabel Durán, Mamen Gurruchaga o Iñaki Zaragüeta, habituales tertulianos de programas de debate de la cadena como DBT, y que hasta han comido reiteradamente en el Palau de la Generalitat antes de acudir al plató de Canal 9.

Y mientras las denuncias de manipulación de la oposición y hasta de los sindicatos en RTVV se han multiplicado, Camps ha dejado que la televisión se fuera hundiendo. Desde que el PP alcanzó el poder en 1995, la deuda del ente se ha multiplicado por 40, hasta sumar unos asfixiantes 1.300 millones de euros (257 por cada valenciano). Cuando Camps llegó a la Generalitat hace ocho años, Canal 9 debía 501 millones. Y sin visos de mejorar. A falta de los datos de 2010, que RTVV todavía no ha facilitado, el año 2008 se saldó con unas pérdidas de 211 millones y 2009 con otros 278. Mientras, la plantilla no ha dejado de crecer hasta alrededor de 2.000 empleados, según los sindicatos, mediante designaciones a dedo de trabajadores afines al PP.

Sobre el naufragio de la tele, las cifras de audiencia hablan por sí solas: si en 2003 era del 18,2%, en mayo pasado cerró con un mínimo histórico, el 5,6%.

www.elpais.es 21.07.11

CAMPS DEJA LA GENERALITAT PARA DEFENDER SU INOCENCIA 

Camps deja la presidencia de la Generalitat. "Voluntariamente ofrezco mi sacrificio para que Mariano Rajoy sea el próximo presidente del Gobierno", ha dicho al abandonar el cargo por su implicación en la causa de los trajes. El presidente valenciano ha afirmado en una comparecencia en el palacio de la Generalitat que se presenta como víctima de una "campaña" personal. "Me voy con menos de lo que vine", ha asegurado Camps, quien también se ha declarado inocente en el caso que investiga su relación con la trama Gürtel. 

Francisco Camps, que ha hablado delante de todos los miembros de su Ejecutivo, ha anunciado también, en la Junta directiva regional convocada esta tarde, su dimisión como presidente del PP valenciano, que ha elegido por aclamación a Antonio Fabra, actual alcalde de Castellón, nuevo líder regional y sucesor de Camps al frente de la Generalitat. Su nombramiento, de todas formas, tendrá que ser ratificado por las Cortes. 

El presidente saliente ha defendido al final de su comparecencia, en la que no ha admitido preguntas ni retransmisión en directo, a su formación política. "El PPCV es el mejor partido de España", ha dicho antes de dar las gracias por el título de Molt Honorable (tratamiento del presidente de la Generalitat). 

El líder del PP, Mariano Rajoy, ha calificado de "muy dura" la decisión de Camps y, en un comunicado difundido justo después del anuncio, ha asegurado que ha sido adoptada "pensando en el beneficio de las instituciones y de los ciudadanos de su comunidad". Además, según Rajoy, esta opción "no prejuzga en absoluto su presunción de inocencia, ni menoscaba su ejecutoria intachable al frente de la Generalitat que los valencianos acaban de revalidar democráticamente".  

"Su renuncia", prosigue el líder del PP, "no empaña ni contradice la opinión que siempre he tenido de Camps y su honorabilidad; opinión que claramente comparten la mayoría de valencianos, como se acaba de poner de manifiesto en las elecciones del pasado mes de mayo. Antes al contrario, creo que supone un ejercicio de responsabilidad y de ejemplaridad políticas que le ennoblecen". 

Elena Valenciano, directora de campaña del PSOE, ha asegurado en cambio que Rajoy "sabía que Camps había mentido" y ha hecho referencia a las maniobras de la dirección nacional del partido para que dimitiera antes del inicio de la campaña electoral y al papel de negociador desempeñado por Ricardo Costa. "Luego ha intentado que se declare culpable y ahora vuelve a decir que es inocente", ha agregado antes de acusarle de  operar "como cortafuegos" de la "profunda" trama Gürtel y le ha advertido de que tras la dimisión de más de 20 altos cargos del PP, es él el que debe dar explicaciones. 

La dimisión del presidente de la Generalitat deja ahora en el aire el pacto que habrían alcanzado todos los procesados en la llamada "causa de los trajes" para aceptar los hechos, pagar la multa y evitar así el juicio por un supuesto delito de cohecho pasivo impropio. El exvicepresidente Víctor Campos y el exjefe de gabinete en Turismo Rafael Betoret han firmado esta mañana la conformidad; sin embargo, la dimisión de Camps y su afirmación de que se siente "liberado" para defenderse "donde corresponda de estas infamias y estas insidias", hace pensar que el presidente no aceptará la conformidad.

La renuncia de Camps se produce después de que el pasado viernes el juez José Flors, instructor en el Tribunal Superior de Justicia de Valencia la llamada causa de los trajes y que ha encontrado indicios de un delito de cohecho impropio en la actuación del dirigente popular, dictase un auto que confirmaba que el jefe del Consell se sentaría en el banquillo. La decisión conllevaba la estampa de ver a la máxima autoridad autonómica declarando ante un juez en otoño, coincidiendo con la precampaña de las generales, en el escenario de un eventual adelanto. 

Desde el viernes, el presidente había suspendido todas sus comparecencias oficiales. Se esfumó tras conocer el auto y dejó la carga de sus comparecencias en la portavoz de su Gobierno, Lola Johnson. El líder del PP, Mariano Rajoy, no se ha pronunciado al respecto en este tiempo, aunque –de forma soterrada- el PP ha puesto en funcionamiento toda su maquinaria para propiciar la dimisión del presidente autonómico. Ayer, el responsable de Justicia e Interior popular, Federico Trillo, mantuvo un encuentro con Camps. 

Camps ha centrado este miércoles todas las miradas. Tras unas horas de confusión, el presidente había decidido a última hora de la mañana no acudir al TSJ valenciano para presentar el escrito de conformidad, con el que oficialmente aceptaría la condena para eludir el juicio por la causa de los trajes. La llegada de Camps parecía inminente, después de que Ricardo Costa, el principal escollo de la operación diseñada por Mariano Rajoy para permitir que Francisco Camps siga en el cargo y a la vez evite el juicio, cediera. El exsecretario general del PP valenciano, después de múltiples presiones de la dirección nacional, ha decidido declararse culpable en la causa de los trajes, según fuentes de la dirección. Pero el ex número dos del PP valenciano aún no ha firmado la conformidad porque esperaba a que lo hiciera Francisco Camps. 

Hasta el momento, solo dos de los cuatro imputados han presentado este escrito, que les permite eludir el juicio, pero les obliga a asumir la pena más alta. Son el exvicepresidente valenciano, Víctor Campos, y el ex jefe de Gabinete de la Consejería de Turismo, y actual jefe de protocolo de la Diputación de Valencia, Rafael Betoret, que acudieron esta mañana al Tribunal Superior de Justicia de Valencia. El juez fijará la pena para ellos en los próximos días.

Costa es el único de los cuatro imputados que no era miembro del Gobierno cuando se produjeron los hechos investigados, por lo que su defensa era más sencilla. Además, su declaración de culpabilidad, al admitir que ha mentido a un juez durante meses, y tener antecedentes penales, puede complicar su posición ante el proceso por financiación ilegal del PP valenciano en el que él está imputado y Camps no. Costa se arriesga ahí incluso a penas de cárcel. Por último, Costa ha sido prácticamente el único pagano político de Gürtel, ya que fue destituido y suspendido de militancia durante más de un año. 

Sin embargo, el exsecretario general ha decidido seguir adelante con la estrategia diseñada por Mariano Rajoy porque así se lo ha pedido el partido. El líder del PP ha enviado a Valencia a Federico Trillo para rematar una operación que implica aceptar mantener a un presidente condenado por cohecho para evitar un juicio en otoño, en plena campaña electoral. Rajoy no ha logrado que Camps dimitiera, como parecía ser su deseo aunque nunca llegó a pedírselo, y se conforma con este apaño. Costa no se fía ya de las promesas de Camps, que varias veces le garantizó que le pondría en el Gobierno valenciano y no lo hizo. Por eso la negociación se ha llevado directamente con la cúpula nacional. 

Costa reclamaba, a cambio de su decisión, una compensación política. Se hablaba de entrar en el Gobierno autonómico en el futuro o de dirigir la campaña de las generales en Valencia, pero sobre todo lo más importante, y que parece haber logrado, es un compromiso formal de la dirección nacional de que le apoyará, le rehabilitará y reconocerá su sacrificio por el partido.

A lo largo de la mañana, Ricardo Costa ha estado dando “gracias a todos” desde su cuenta en la red social Twitter. 

Por otra parte, la número dos del Consell, Paula Sánchez de León, ha ofrecido el "apoyo inquebrantable", en representación del Ejecutivo autonómico, a Francisco Camps. La dirigente ha asegurado que será el jefe del Consell quien decida lo que tiene que hacer en relación a que posiblemente acepte la acusación del delito de cohecho pasivo impropio. 

Dos escritos ya entregados

El exvicepresidente valenciano, Víctor Campos, ha sido el primero en acudir al Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana, donde se ha instruido la causa de los trajes, a entregar el escrito de conformidad, que es el término jurídico que se utiliza para hacer constar que se asume la culpa. Los cargos que se le atribuyen al exvicepresidente son los mismos que al presidente Francisco Camps: cohecho impropio por haber recibido regalo de la trama Gürtel. Según la investigación, Campos recibió prendas de vestir por un valor de más de 5.500 euros.

Lo mismo ha hecho poco después Rafael Betoret, el exjefe de gabinete de la Consejería de Turismo, otro de los procesados. Las diligencias señalan que sus regalos ascienden a algo más de 13.000 euros. Betoret tenía relación con la trama ya que una de las empresas que la conformaban, Orange Market, fue la adjudicataria del expositor de la Comunidad Valenciana en la feria de Fitur entre 2005 y 2009. 

www.elpais.es 20.07.11 

RAJOY: "LA DIMISIÓN ES UN EJERCICIO DE EJEMPLARIDAD POLÍTICA" 

El líder del PP dice en un comunicado que la renuncia no contradice la honorabilidad de Camps 

Ricardo Costa asegura que Camps ha sido "una persona íntegra y honesta" 

Valenciano afirma que Rajoy defiende y ha defendido a los implicados en la trama Gürtel 

La decisión de Francisco Camps "supone un ejercicio de responsabilidad y de ejemplaridad políticas que le ennoblecen". Son palabras del presidente del Partido Popular, Mariano Rajoy, después de que Camps anunciase su dimisión como presidente de la Generalitat Valenciana. "Su renuncia no empaña ni contradice la opinión que siempre he tenido de Francisco Camps y su honorabilidad", ha afirmado Rajoy en un comunicado

El líder del PP ha añadido que esa opinión sobre Camps es "claramente" compartida por "la mayoría de valencianos, como se acaba de poner de manifiesto en las elecciones del pasado mes de mayo". La decisión "no prejuzga en absoluto su presunción de inocencia, ni menoscaba su ejecutoria intachable al frente de la Generalitat que los valencianos acaban de revalidar democráticamente". 

Principio del formulario

Rajoy añade en el texto que Camps le comunicó que dimite "para preservar la imagen y el prestigio de la Generalitat Valenciana". "Es una decisión muy dura, que ha adoptado pensando en el beneficio de las instituciones y de los ciudadanos de su comunidad", remacha. "Quiero reiterar el aprecio y el respeto por su persona; ha sido, es y será un extraordinario militante del PP y además un gran amigo. Quiero agradecer la labor que ha desarrollado en Valencia durante todos estos años, que ya forma parte de los grandes activos de nuestra formación política, y quiero, por último, reconocer públicamente su gesto de hoy porque su ejercicio de generosidad y responsabilidad contribuye a mejorar la imagen y el prestigio de las instituciones en la Comunidad de Valencia y en toda España”, concluye. 

El exsecretario general del PP valenciano, Ricardo Costa, también ha apoyado a Camps. Costa ha asegurado que ha sido una persona "íntegra, honesta, honrada y un gran amigo". "Es el mejor presidente que hemos tenido", ha añadido. Costa ha hecho estas declaraciones a los periodistas antes de asistir a la reunión urgente de la Junta Directiva Regional del PPCV. 

Postura del PSOE 

La directora de campaña del PSOE, Elena Valenciano, ha comparecido en Ferraz. A su juicio, el líder del PP defiende a los implicados en la trama Gürtel y "no ha movido ni un músculo ni ha explicado nada". "Rajoy quiere que la renuncia sea un cortafuegos. "No solo de cara a las elecciones generales, sino para frenar la ola de esta trama de corrupción y evitar dar explicaciones", ha añadido. Pero es "demasiado tarde". Rajoy "sabía que Camps había mentido". "Luego ha intentado que se declare culpable y ahora vuelve a decir que es inocente", ha agregado Valenciano. 

El ministro de la Presidencia, Ramón Jáuregui, por su parte, ha considerado que la dimisión de Camps es un acto "congruente, la consecuencia más lógica de admitir una responsabilidad penal". Jáuregui ha realizado unas breves declaraciones a los periodistas tras participar en un curso de verano de la Universidad Complutense. El ministro ha dicho que solo le quería "desear en lo personal lo mejor" y en cuanto a la declaración de inocencia de Camps se ha limitado a señalar que "esa es su posición".

Otro ministro, en este caso el de Fomento y portavoz del Gobierno, ha apuntado que Rajoy "envió" primero al coordinador de Justicia del partido, Federico Trillo, para "conseguir" que el presidente valenciano se declarase culpable en la causa de los trajes y después ha señalado en un comunicado que "confía en la presunción de inocencia de Camps". "Debe aclararse el señor Rajoy", ha comentado. 

El lehendakari, Patxi López, ha valorado la dimisión y ha señalado que "la política necesita gestos y actuaciones para dignificarse" y más en un momento como el actual en el que vive un "alejamiento de la ciudadanía". Y desde Valencia, el secretario general del PSPV, Jorge Alarte, ha anunciado este miércoles que su grupo en las Corts facilitará la investidura del nuevo presidente de la Generalitat y no presentará candidato, pero advierte de que cambiar a las personas sin una "regeneración democrática" y sin cambiar las políticas, "no servirá de nada". Además, ha lamentado "profundamente" que la "historia" les haya dado la razón" después de dos años de caso Gürtel y el discurso "no realista" de Camps.  

Compañeros de partido que le apoyan 

El vicesecretario de Comunicación del Partido Popular, Esteban González Pons, también ha hablado sobre la dimisión de Camps. Pons ha asegurado que es una de las situaciones más injustas que ha visto en la vida y le ha definido como "un buen político, un buen presidente y un buen hombre". Además ha augurado que "volverá" a la política una vez que resuelva "esta situación tan injusta". Pons ha hecho estas declaraciones a los periodistas antes de participar en la clausura de la escuela de verano de Nuevas Generaciones.Ya durante su ponencia, ha lamentado que Camps haya dimitido "por tres trajes que no le regalaron" y ha retado al candidato socialista a la presidencia, Alfredo Pérez Rubalcaba, a que haga lo mismo por "traicionar" a la Policía y a la Guardia Civil en el caso Faisán. 

En este acto ha coincidido con la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre. "Camps es un hombre honrado, lo he dicho muchas veces y lo sigo creyendo", ha señalado Aguirre ante los medios, para decir a continuación que Camps "no se ha enriquecido con la política". "Creo que es positivo porque se ha elevado el listón de exigencia que los ciudadanos nos hacen a los políticos", ha sentenciado. 

De la misma opinión es el líder del PP de Andalucía, Javier Arenas. En declaraciones a Efe ha afirmado que a Camps "seguro que le quedan muchas cosas que hacer dentro del Partido Popular" y "sirviendo" a la Comunidad Valenciana y a España. 

La diputada del PP en el Congreso y ex ministra de Sanidad, Celia Villalobos, ha mostrado en declaraciones a Europa Press su desacuerdo con la decisión de Camps. Desde su punto de vista, "no había ninguna razón" para esa dimisión porque es "inocente, inocente, inocente". 

Otras reacciones 

El coordinador general de Izquierda Unida, Cayo Lara, ha manifestado su satisfacción por la dimisión de Camps y ha recordado la "defensa cerrada" realizada a lo largo de los últimos meses por Mariano Rajoy al político valenciano. A su parecer, "defendiendo a Camps, Rajoy realmente defendía la presunta trama de financiación ilegal del PP". Lara ha subrayado que la "familia" del PP" conocía que en el juzgado había "algo más que indicios razonables y racionales sobre el caso, para que haya tomado Camps finalmente la decisión de renunciar al cargo". Por su parte, el diputado de IU en el Congreso, Gaspar Llamazares, ha señalado desde su cuenta de Twitter que la dimisión de Camps "es una buena noticia para la lucha contra la corrupción y la regeneración democrática". Llamazares ha añadido, no obstante, que el caso de Camps "es solo la punta del iceberg". 

Esa misma expresión ha sido utilizada por el portavoz del BNG en el Congreso, Francisco Jorquera, quien considera además que "ya era hora" de que Camps dimitiera por el caso Gürtel, el cual considera únicamente la "punta del iceberg" de un asunto en el que hay indicios de presunta financiación ilegal del PP. En declaraciones a Efe, se ha mostrado convencido de que nunca debió presentarse como candidato a la Presidencia de la Generalitat,.

El grupo del PNV en el Congreso ha afirmado asimismo que Camps "hace mucho que tenía que haber dimitido" puesto que "la ética y el sentido común se lo exigían desde hace tiempo". Los nacionalistas vascos creen que si lo ha hecho es "estando ya acorralado y sin que le quedara otro remedio". A través de una nota de prensa opina que la forma en que Camps ha decidido marcharse, tras su procesamiento y en vez de haberlo hecho antes "solo contribuye a seguir desgastando y perjudicando la maltrecha imagen pública de la clase política". 

Crítico ha sido también el presidente de Esquerra Republicana del País Valencià, Agustí Cerdà, quien ha declarado que la dimisión de Camps evidencia la "supeditación" del PP valenciano "a los intereses de Mariano Rajoy" y le ha acusado de haber dejado en "ridículo" a las instituciones de su comunidad. "La insensatez fue que el PP presentara un candidato tocado de muerte las pasadas elecciones. El señor Camps nunca debía haberse presentado candidato a la presidencia de la Generalitat al tener causas judiciales pendientes", ha insistido Cerdà. 

Desde UPyD, Rosa Díez ha calificado de "buena noticia para la democracia" la dimisión del político valenciano. Díez ha recordado a Efe que su partido había pedido sin éxito que no se presentaran imputados a las pasadas elecciones autonómicas y municipales, algo que hicieron tanto el PP como el PSOE, por lo cual, una vez procesado Camps, lo que ha hecho es "un gesto de respeto a los ciudadanos" que a su entender "está bien". Más severo ha sido el portavoz adjunto de la formación en la Asamblea de Madrid, Ramón Marcos. Ha tachado de "gravísima" la irresponsabilidad del PP por presentar al a Camps en las listas electorales. "El daño a la democracia española ya está hecho", ha indicado. "Parece mentira que en un país tenga que haber un enjuiciamiento a un presidente para que al final tenga que dimitir", ha denunciado. 

Menos duro se ha mostrado el portavoz adjunto de CiU en el Congreso, Pere Macias. "Es una decisión respetable y eso le honra", ha comentado, subrayando que a partir de ahora son los tribunales los que tienen que decidir sobre los "presuntos delitos" que se atribuyen al presidente saliente. "Y hasta que no se demuestre lo contrario, Camps seguirá siendo inocente", ha concluido. 

www.elpais.es 20.07.11

CAMPS SE PLANTEA PAGAR LA MULTA Y SEGUIR EN EL PODER CON ANTECEDENTES PENALES

Quiere admitir el delito pero, si no lo hacen los cuatro procesados, habrá juicio

Algunos dirigentes del PP afirman que el presidente de la Generalitat Valenciana, Francisco Camps, se está planteando aceptar las penas que le reclaman las acusaciones en la causa de los trajes y así evitar el juicio por cohecho impropio dictado por el juez José Flors el viernes. Optar por esta posibilidad significa no sentarse en el banquillo pero admitir que ha mentido durante los más dos años que ha negado haber aceptado los trajes como regalo, admitir que ha cometido un delito y aceptar los antecedentes penales que conlleva. Camps se plantea esta posibilidad para seguir en el poder, pese a que así asumiría una condena por cohecho y aunque pasaría a ser un presidente autonómico condenado y con antecedentes penales.

En cualquier caso, esta opción se ha encontrado con un imprevisto añadido en la negativa de otro de los procesados, Ricardo Costa, a asumir el delito, con lo que no se se evitaría la celebración del juicio, para cuya suspensión han de estar de acuerdo los cuatro procesados. Ricardo Costa es el único de los cuatro imputados que no ostentaba ningún puesto en el Gobierno de la Generalitat en el momento en el que la trama Gürtel les obsequió con ropa por varios miles de euros. Así, en el caso de que Costa se negara a asumir el delito, el juicio habría de celebrarse.

Si Camps opta por pagar la multa, evitaría su interrogatorio en el juicio con jurado e incluso estar presente en la vista que se celebrará, con toda probabilidad, en plena campaña de las elecciones generales. Esa es una de las posibilidades de garantizarle al líder del PP, Mariano Rajoy, que no será el protagonista incómodo de la campaña, en un momento en el que la presión de la dirección nacional es más evidente por el silencio que por las palabras. Y mientras Rajoy pretende que sea Camps quien dé la cara, ninguno de los dos lo ha hecho. De momento, las agendas del Ayuntamiento y de la Diputación de Castellón anuncian para mañana la visita del presidente de la Generalitat a la capital de La Plana. Por su parte, la portavoz del grupo popular en el Congreso, Soraya Sáez de Santamaría, ha dicho que "en su momento, se comunicarán las decisiones".

La otra posibilidad es dimitir y centrarse en la resolución de las acusaciones por recibir regalos de la trama Gürtel. Pero es una opción que no baraja, según los dirigentes del PP que han hablado con él y de él desde el viernes. La dimisión, incluso, podría ser temporal, cesando de su cargo como presidente, quedándose como diputado raso, dando paso a otro parlamentario o parlamentaria y reclamándole que le dejara volver a la presidencia una vez concluya el procedimiento, y en el caso de que fuera favorable para él. Sin embargo, esta opción resulta tan remota como la de delegar las funciones hasta que se resuelva el procedimiento judicial, debido al momento de crisis y a la situación en la que se encuentra la Comunidad Valenciana y sus cuentas. Significaría una transición muy difícil de entender, por una dejadez más que una delegación de funciones.

“Esta semana es crucial”, señala un dirigente del PP valenciano, marcando este plazo como límite para la toma de una decisión: seguir hasta el juicio, dimitir o admitir los hechos.

Además de aceptar las penas que le reclaman las acusaciones, Francisco Camps también tiene la posibilidad de negociar para llegar a ese acuerdo de conformidad que supone declararse culpable. Las opciones se limitan a una rebaja de la multa –la fiscalía pide algo más de 41.000 euros y la acusación popular algo menos de 49.000‑ pero fuentes de los socialistas valencianos, que ejercen la acusación popular, han negado su intención de ceder ni un solo euro. De hecho, ha emitido un comunicado en el que sostiene que "ni ahora ni nunca transaccionaremos o negociaremos, ni directa ni indirectamente, para favorecer que eludan sus responsabilidades; o en su caso, que se reduzcan las penas de quienes hubieran cometido o confiesen haber cometido delitos de corrupción en esta causa o en cualquier otra causa".

El PSOE, como acusación popular, no se plantea rebajar ni un euro de la multa en una posible negociación

La situación de Camps es límite. Ha tratado de evitar el decreto de apertura de juicio por todos los medios y a la desesperada. Muestra de ello fueron las pruebas que pretendió que se admitieran en la vista preliminar a la decisión adoptada el viernes. El presidente de la Generalitat trató de que el juez aceptara como prueba un acta notarial con las fotografías de sus armarios, en los que cuelgan sus trajes etiquetados con distintivos de distintos establecimientos o las imágenes institucionales en las que aparece luciendo distintas prendas que, es de suponer, no fueron regaladas por la trama. También aportó un certificado de las compras realizadas en un gran establecimiento, a la vez que reclamó que fueran a declarar dos empleados del mismo para ratificar que había adquirido allí algunos trajes. Algo parecido a cuando quiso que declarara un sastre de Valencia para que dijera que sus medidas no coincidían con las que aparecen en las diligencias.

Camps ha solicitado la presentación de pruebas a la desesperada

PSPV-PSOE desea recordar con claridad su posición: nos ratificamos plenamente en el escrito de acusación presentado por nuestra representación procesal en todos sus términos y ni ahora ni nunca transaccionaremos o negociaremos, ni directa ni indirectamente, para favorecer que eludan sus responsabilidades; o en su caso, que se reduzcan las penas de quienes hubieran cometido o confiesen haber cometido delitos de corrupción en esta causa o en cualquier otra causa

www.elpais.es 19.07.11

González Pons: "Camps sigue siendo el mismo hoy que la semana pasada"


El vicesecretario de Comunicación del PP cree que el presidente valenciano "es claramente inocente"

El vicesecretario de Comunicación del PP, Esteban González Pons, ha asegurado que el presidente valenciano, Francisco Camps, "sigue siendo el mismo hoy que la semana pasada".

Pons se ha expresado en estos términos poco antes de participar en uno de los cursos de verano que organiza la Universidad Rey Juan Carlos en la localidad madrileña de Aranjuez.

Sus declaraciones a los periodistas han sido de las pocas que desde el viernes pasado, cuando se conoció el auto que llevará a Camps al banquillo por el llamado "caso de los trajes", ha efectuado la dirección nacional del Partido Popular.

Pons ha subrayado que el presidente de la Generalitat "sigue siendo el mismo hoy que la semana pasada", y no sólo para él como integrante de la plana mayor del PP, sino también para la Comunitat y para el partido del que forma parte.

Después, ha asegurado que Camps "tiene derecho a preparar y a articular su defensa" porque, ante todo, "goza de la presunción de inocencia".

El presidente valenciano ha suspendido su agenda pública desde el viernes y no se sabe aún cuándo la retomará, algo que ha levantado cierta expectación en la dirección nacional de los populares y preocupación en miembros del PP valenciano.

Pons ha zanjado el procesamiento de Camps de este modo: "Yo creo que es claramente inocente".

http://www.cadenaser.com/espana/articulo/gonzalez-pons-camps-sigue-siendo-mismo-hoy-semana-pasada/csrcsrpor/20110719csrcsrnac_6/Tes

 

SANTAMARÍA, SOBRE CAMPS: “EN SU MOMENTO SE COMUNICARÁN LAS DECISIONES”

La dirección confía en que al menos reconozca el delito y evite el juicio en plena campaña

Rudi espera que el jefe del Consell tome la decisión "más acertada posible para su futuro"

Soraya Sáenz de Santamaría y Francisco Camps, en una imagen de archivo / Uly Martín

Todo el PP está haciendo esfuerzos para esquivar las preguntas de los periodistas con el objetivo de no hablar de Francisco Camps. Quieren que antes hable él, que sigue sin hacerlo. Mariano Rajoy evita a la prensa y sale por una puerta trasera en Galicia, ayer Dolores de Cospedal suspendió su habitual rueda de prensa de los lunes y hoy Soraya Sáenz de Santamaría también ha suspendido la suya de los martes y la ha sustituido por un discurso televisado, para evitar preguntas sobre Camps.

A la entrada, ante los periodistas, la portavoz parlamentaria ha lanzado una frase críptica que puede no querer decir nada o demostrar lo que muchos dirigentes señalan, que la dirección nacional espera un paso de Camps, que al menos reconozca el delito y evite un juicio en otoño que podría llegar en plena campaña electoral y perjudicar las expectativas de Rajoy.

Nadie habla de una posible dimisión de Camps, que parece absolutamente descartada. A Sáenz de Santamaría le han preguntado ¿Camps debe dimitir? Y ha contestado: “Estamos aquí para debatir sobre nuestro programa electoral, un asunto prioritario para el PP. El partido tiene mucho interés en este asunto, y Mariano Rajoy tiene mucho interés en las decisiones que se van a tomar aquí, como en otras decisiones que en su momento se comunicarán”. Ese “otras decisiones” solo podía referirse a Camps, aunque Sáenz de Santamaría, al estilo de Rajoy, ha huido por lo que no se ha podido aclarar a qué se refería.

El PP mantiene un silencio absoluto desde que se conoció el auto de Camps, al contrario de lo que ha sucedido en otras ocasiones, donde al menos a través de comunicados se analizan los autos judiciales. Sáenz de Santamaría, que la semana pasada tardó una hora en comparecer de forma extraordinaria ante la prensa tras conocerse el auto del caso Faisán, no ha dicho una palabra sobre el durísimo auto que acusa a Camps de haber mentido y le manda a juicio por cohecho.

Ni ella, ni prácticamente ninguno de los dirigentes clave del PP. Sólo Esteban González Pons esta mañana ha pedido respeto a la presunción de inocencia de Camps y ha dicho que el PP está “convencido de que es inocente”.

La presidenta de Aragón, Luisa Fernanda Rudi, ha indicado que espera que el presidente de la Generalitat tome la decisión "más acertada posible sobre su futuro, en su opinión", según informa Efe.

"Jamás intento subrogarme en la situación de otras personas", ha insistido Rudi, también presidenta del PP-Aragón, al ser preguntada por su opinión respecto al procesamiento de Camps.

La portavoz adjunta del Grupo Socialista en las Corts, Carmen Ninet, ha señalado esta mañana que "Camps será recordado, además de por los trajes y por haber puesto en manos de una trama corrupta más de treinta millones de euros, por haber cambiado para siempre el PP". Ninet se refería a la suspensión de la rueda de prensa de Cospedal el lunes y a la huida de Rajoy en Pontevedra por un garaje para evitar a la prensa.

La dirigente socialista se ha mostrado sorprendida de que "cinco días después de que se conociera el auto, no se sabe qué piensa Rajoy ni dónde está Camps". Esto demuestra, según Ninet, que "Rajoy no gobernará nunca. Este caso ha demostrado que es incapaz de hacer ni decidir nada; no tiene autoridad ni entre los suyos".

www.elpais.es 19.07.11

JUAN COTINO CULPA A RUBALCABA DE LA CACERÍA CONTRA CAMPS

El presidente de Las Corts acusa al exministro en su blog de "ir filtrando los papeles adecuadamente para que intoxicaran al juez y a la opinión pública"

En un artículo publicado hoy en su blog, el ex director general de la Policía y ex vicepresidente tercero del Gobierno valenciano se refiere así a la situación judicial del president de la Generalitat, contra el que el magistrado José Flors ha abierto juicio oral por un supuesto delito de cohecho pasivo impropio.

"Un acoso y derribo que dura mas de dos años, una cacería en la que los hombres de Rubalcaba: el ministro Bermejo, el juez Garzón y el comisario González, diseñan, por orden del susodicho, un plan para difamar al presidente de todos los valencianos", señala Cotino para referirse al "Complot de Rubalcaba" que encabeza su artículo.

"El plan", asegura, consistió "en coger a un sastre que había declarado dos veces que Camps pagaba al contado las facturas y hacerle cambiar la declaración para que dijera todo lo contrario", en alusión al responsable de las tiendas Milano y Forever Young José Tomás.

"Muchísimas personas han pasado por los juzgados. Nadie ha avalado el plan diseñado por la cacería, pero la fiscalía y el PSOE, con el apoyo del Ministerio del Interior, han ido filtrando los papeles adecuadamente para que intoxicaran al juez y a la opinión pública", critica Cotino.

Según el presidente del Parlamento valenciano, "la decisión de condenar a Camps" fue "tomada por el gobierno socialista, por la vicepresidenta De la Vega, que nunca aceptó perder las elecciones en Valencia, y por un ministro del Interior que tenia que montar el 'todo vale' para tapar el caso Faisán".

A su juicio, "así se escribe la verdadera historia en este país" pues "de poco sirven los testigos o los informes periciales, de poco sirve la trayectoria profesional de una persona. La estrategia ya estaba diseñada y trazada previamente, antes incluso de que comenzara a conocerse el falso hecho".

Juan Cotino también lamenta que se hayan utilizado "todos los medios posibles" con el fin de "desprestigiar" al president de la Generalitat.

http://www.levante-emv.com/comunitat-valenciana/2011/07/19/juan-cotino-culpa-rubalcaba-caceria-camps/825827.html

EL PP DA UN RESPALDO TIBIO A CAMPS

El ánimo del líder valenciano preocupa a Barberá y alarma a su Gobierno

El que resiste, gana. Pero también puede acabar con la paciencia de quienes le rodean. El presidente valenciano, Francisco Camps, que será juzgado por aceptar regalos de la red Gürtel, ha tardado más de 24 horas en conseguir un tibio respaldo de la dirección nacional del PP.

"Es una persona honrada", aseguran Ana Mato y Cristóbal Montoro

Prácticamente desaparecido desde que el auto del juez José Flors ordenó la apertura de juicio oral por un delito de cohecho pasivo impropio -contra Camps, Víctor Campos, Ricardo Costa y Rafael Betoret-, el presidente valenciano logró ayer el respaldo de Ana Mato, vicesecretaria de Organización del PP nacional.

"Es una persona honrada", dijo Mato, "los valencianos le han votado mayoritariamente porque ha realizado una magnífica labor". Un escueto apoyo que fue coreado por el portavoz de economía del PP en el Congreso, Cristóbal Montoro - "Camps es una persona honrada y hay que dejar que los procesos judiciales lleguen a término"-, y el presidente de Extremadura, José Antonio Monago -"no hay que hacerle un traje a quien hasta el día de hoy es inocente"-. Los tres participaron en Huelva en la escuela de verano del PP de Andalucía.

Nada que ver con la avalancha de comunicados de solidaridad y las decenas de declaraciones de cargos populares que arroparon a Camps en otros momentos del trance judicial.

Y es que las promesas repetidas por Camps de que todo quedará en "nada de nada" se han estrellado una y otra vez contra las sucesivas decisiones de la Justicia. Ya en mayo de 2010, cuando el Supremo ordenó al Tribunal Superior de Justicia valenciano reabrir la causa de los trajes, Génova mostró en privado su cansancio y advirtió al presidente de la Generalitat que tendría que asumir su propia defensa ante la opinión pública. La reacción no se hizo esperar y Camps se comparó con Juan sin miedo. "Nada temo responder", sentenció.

Desde entonces, el presidente valenciano ha intentado mostrarse un poco más elocuente ante los medios de comunicación, pero la decisión del juez Flors de abrir juicio con jurado ha vuelto a desarbolar al presidente valenciano, que por ahora no tiene previsto retomar su agenda pública.

La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, reconoció ayer que el viernes estuvo "mucho rato" con el presidente de la Generalitat tras conocerse la decisión del TSJ. "Evidentemente, el hombre está sufriendo", dijo Barberá, que no quiso pronunciarse sobre si Camps debería dimitir.

Unas declaraciones cuyas consecuencias alarmaron a los miembros del propio Gobierno valenciano. Tanto que el consejero de Gobernación, Serafín Castellano, tuvo que sacar el capote y asegurar que "Camps está muy fuerte" y que la decisión judicial "no va a cambiar en nada, ni el Gobierno, ni la presidencia".

Por su parte, el candidato del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, sin mencionar la situación de Camps, aseguró en Mérida que "una vez que la gente ve un político que se corrompe, el mal está hecho". "Es insostenible e intolerable para una democracia", recalcó Rubalcaba.

www.elpais.es 17.07.11

SUCESIVOS CAMBIOS DE VERSIÓN

El proceso judicial desmonta las excusas del presidente

El auto del Tribunal Superior de Justicia de Valencia, redactado por el juez José Flors, que ordena la apertura de juicio oral por el caso de los trajes, desmonta los principales argumentos utilizados por Francisco Camps desde que estalló el caso Gürtel.

"¿Cree de verdad que yo puedo ser imputado por lo que se dice?"

- Una falsa imputación. "En democracia, a diferencia de la dictadura, quien llama al albor de la mañana es el lechero y no una falsa imputación". Con esta grandilocuencia, Camps realizó el 19 de febrero de 2009 una declaración institucional para salir al paso de la edición de EL PAÍS que informaba que el presidente valenciano estaba implicado en la trama corrupta, según la fiscalía. Ese mismo día en sede parlamentaria, ante la petición de explicaciones de la oposición, replicó: "¿Cree, de verdad, que yo puedo ser imputado por lo que se dice estos días?"

- "Claro, yo me pago mis trajes". Un mes después de estallar el escándalo, el presidente de la Generalitat se desplazó a Madrid y arropado de toda la cúpula nacional del PP respondió la pregunta que había estado evitando durante semanas. ¿Usted se paga sus trajes? "Claro, yo me pago mis trajes", respondió con una risa nerviosa. El auto del juez Flors, que ha excluido de la causa las prendas abonadas por Camps, considera que existen indicios más que suficientes de que el presidente valenciano recibió ropa de la trama Gürtel por valor de 14.000 euros "a sabiendas de quién la pagaba".

- "Nada de nada". En mayo de ese año, Camps se tuvo que someter a varias sesiones de control en las Cortes valencianas tras la decisión del TSJ de investigarle por el supuesto delito de cohecho. "Ya tengo un sitio para contar la verdad y acallar las mentiras", dijo Camps. Y una semana después añadió en sede parlamentaria: "La Justicia ha dicho que de trama, corrupción y financiación ilegal [del PP en la Comunidad Valenciana] nada. Y de lo otro [el supuesto delito de cohecho pasivo impropio], también dirá que nada de nada". El TSJ ha decidido que Camps sea juzgado por el caso de los trajes y se ha declarado competente para investigar la posible financiación ilegal del PP valenciano.

- "Todo esto se caerá por su propio peso". Esta afirmación la hizo Camps en el Parlamento a las puertas del verano de 2009, aunque añadió: "Lo que pasa es que todo tiene unos tiempos y unos plazos, y ya le he dicho que queda un ratito largo". El proceso se ha alargado por la decisión inicial del TSJ de archivar la causa, reabierta por el Tribunal Supremo con un auto durísimo hacia el tribunal que presidía Juan Luis de la Rúa, "más que amigo" del presidente valenciano. Los múltiples recursos de los imputados y del PP, personado como acusación particular, también han contribuido a dilatar la instrucción.

- "Desde Finisterre a cabo de Gata". El 12 de mayo de 2010, el TSJ valenciano reabrió la causa por el supuesto delito de cohecho pasivo impropio. Ese día, Camps recurrió al argumento que ha hecho suyo el PP. "Nadie se puede creer que el presidente de una comunidad pueda venderse por tres trajes. Es absurdo y no solo lo creo yo, lo creen todos mis compatriotas desde Finisterre a cabo de Gata", dijo el líder del PP valenciano, que añadió: "No me preocupa nada, como Juan sin miedo, porque nada temo responder. El proceso es de risa, no se sostiene, no se lo cree nadie".

www.elpais.es 17.07.11

EL SILENCIO DE CAMPS DESMORALIZA AL PP

Alarte exige al presidente que salga a dar explicaciones de su juicio por cohecho - El Consell afirma que el jefe "está fuerte" mientras Barberá dice que "está sufriendo"

A medida que pasan las horas sin que Francisco Camps comparezca tras el auto del juez instructor del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana José Flors que lo ha enviado al banquillo, acusado de un supuesto delito de cohecho impropio, la indignación aumenta en las filas de la oposición y el desánimo cunde en el PP. El secretario general del PSPV, Jorge Alarte, insistió ayer en que Camps salga a dar la cara. Pero la que desató las alarmas fue la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, que aseguró que el sábado estuvo con el jefe del Consell y le pareció que "evidentemente, el hombre está sufriendo". Poco después el Consell salió al paso de la impresión que generó Barberá, quien dejó en el aire muchas dudas al responder que no podía decir "nada más" cuando le preguntaron si, en su opinión, el presidente de la Generalitat debería dimitir.

Alarte dice que el silencio de Rajoy es "atronador y escandaloso"

"No importa el precio, un presidente no se puede vender", señala Oltra

Serafín Castellano, consejero de Gobernación declaró que Camps está "muy fuerte" y añadió que el hecho de que el jefe del Consell vaya a ser juzgado por actos cometidos en el ejercicio de su cargo "no va a cambiar nada".

"Nada cambia en la inocencia, en la credibilidad, en el liderazgo y en la gobernabilidad de Camps, en la que creo firmemente y, además, tiene un respaldo absoluto y total ¡de todos!", dijo Castellano, que volvió a repetir que la apertura del juicio oral "es un trámite".

Una opinión que no compartían la mayoría de los cargos del PP de la Comunidad Valenciana que desde el viernes han dejado sus mensajes de apoyo a Camps en la página web del partido, mientras en las redes sociales arreciaban las críticas contra el presidente valenciano. En los mensajes populares la palabra más repetida era "ánimo" y "amunt", aunque no faltaban quienes bajo la firma de " alcaldesa de Alicante" recurrían a la fórmula que ha funcionado hasta ahora: "Contigo siempre. Tiempo, es cuestión de tiempo". Aunque es poco probable que esta fórmula evite el juicio al que se tendrán que enfrentar Francisco Camps, Víctor Campos, Ricardo Costa y Rafael Betoret.Otros cargos, como el concejal de Valencia y diputado autonómico Jorge Bellver, que también espera juicio tras ser imputado por irregularidades en la construcción de un aparcamiento subterráneo, tacharon de injusta la situación de Camps. "Siempre ha salido más barato atacar al inocente, que acusar al malvado", indicó Bellver en las redes sociales.

En esta situación, con Camps en silencio y los cargos del PP desorientados, la dirección regional del partido intentaba aparentar una situación de normalidad. El secretario general, Antonio Clemente, emitió uno de sus comunicados habituales criticando la situación de los socialistas valencianos y procurando distraer la atención. Aunque la pesada losa del auto judicial era difícil de disimular.

La apelación de Clemente a la pretensión de Francesc Romeu de optar a la secretaría general del PSPV en un futuro no desvió a Jorge Alarte de su objetivo.

"Camps ha de presentar su renuncia como presidente de la Generalitat en el pleno de las Cortes que hemos solicitado con carácter urgente", dijo ayer el secretario general de los socialistas valencianos, que recalcó: "Respetamos la presunción de inocencia, pero no queremos que el presidente de todos los valencianos y valencianas sea juzgado por cohecho y tenga que sentarse en el banquillo de los acusados".

La perplejidad de la oposición ante la desaparición de Camps de la escena pública también fue resaltada por el líder del PSPV-PSOE, que apuntó más alto en el PP a la hora de exigir responsabilidades y criticó que "24 horas después de que se haya conocido el auto del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana, por el que Camps deberá sentarse en el banquillo, el líder nacional del PP guarde un atronador y escandaloso silencio".

Alarte, que el mismo sábado, en sintonía con la dirección federal del PSOE, se mostró dispuesto a aceptar que Camps sea relevado en la presidencia de la Generalitat por otro dirigente del PP, se interrogó: "¿Por qué sigue sin pronunciarse públicamente?". Según el dirigente socialista, "Rajoy debe retirar a Camps de sus responsabilidades, debe decidir ya si consiente que el presidente de la Generalitat sea juzgado, debe esclarecer si le ha ofrecido su apoyo".

Mònica Oltra, portavoz adjunta del grupo parlamentario de Compromís, también criticó la actitud del jefe del Consell. "No podemos tener un presidente que ha de esconderse", señaló la diputada.

Para Oltra, si como explicó la alcaldesa de Valencia, Camps está sufriendo, la solución está en que renuncie al cargo. "No dio la impresión de que estuviese sufriendo cuando se probaba los trajes", dijo la parlamentaria de Compromís, que añadió: "Aunque el PP quiera minimizar lo sucedido, lo cierto es que Camps se va a sentar en el banquillo por un concepto tan fuerte como el de soborno". "No importa el precio, un presidente de la Generalitat no se puede vender", sentenció la diputada.

La portavoz parlamentaria y coordinadora de Esquerra Unida del País Valencià (EUPV), Marga Sanz, exigió directamente a Camps que salga de "su escondite" para dar "una explicación ante la histórica situación político-judicial en que se encuentra". Sanz instó al jefe del Consell a "dar explicaciones inmediatas a todos los valencianos ante la gravísima situación en que ha puesto, no solo a su persona, sino a la institución que representa y a su propio partido".

La dirigente de EUPV considera "indignante que esté callado, que no atienda a los medios de comunicación ni comparezca públicamente para dar explicaciones y, por descontado, que no haya dicho nada sobre lo que debería ser su inexcusable dimisión".

Camps será el segundo presidente de una comunidad autónoma en ejercicio que se siente en el banquillo en España, acusado en su caso de un delito continuado de cohecho pasivo impropio. El otro fue el expresidente de Cantabria Juan Hormaechea.

Hormaechea fue presidente de Cantabria entre 1987 y 1995, primero en las listas de Alianza Popular y más tarde con Unión para el Progreso de Cantabria. Además, ha habido otros presidentes autonómicos que fueron juzgados, pero habían dimitido o sido expulsados de su cargo con anterioridad.

www.elpais.es 17.07.11

FLORS ORDENA JUZGAR A CAMPS POR ACEPTAR SOBORNOS DE LA RED GÜRTEL

El juicio con jurado puede coincidir con la campaña de las elecciones generales

El juez José Flors dictó ayer un auto demoledor para Francisco Camps. El magistrado rebatió los argumentos de su defensa y ordenó la apertura de juicio oral contra el presidente de la Generalitat valenciana ante la acumulación de pruebas (Flors cita 14) de que aceptó sobornos de la trama Gürtel: 25 prendas de vestir por valor de 14.131 euros (2,3 millones de pesetas) obsequiadas a lo largo de cuatro años. La resolución judicial deja en una situación de extraordinaria precariedad política a Camps, que ha negado durante los dos años y medio que ha durado la instrucción haber aceptado regalos de la red corrupta sin ofrecer más explicaciones. Ayer, poco antes de conocerse la resolución, salió del despacho, se subió al coche oficial y desapareció. Por la noche, se le vio salir de su domicilio.

El Código Penal castiga el delito con una pena de hasta un año de prisión

Poco antes de la resolución, Camps se subió al coche oficial y desapareció

El auto también resulta peligroso para Mariano Rajoy, ya que el juicio por cohecho impropio, previsto para otoño, podría coincidir con la campaña de las elecciones generales. El juicio pone finalmente a prueba la coherencia de la dirección nacional del PP, que el año pasado pactó con el PSOE endurecer las penas por corrupción: el delito por el que serán juzgados Camps y tres de sus altos cargos (Ricardo Costa, Víctor Campos y Rafael Betoret) solo llevaba aparejado, cuando presuntamente se cometió, una multa, pero tras esa reforma, el Código Penal castiga la misma acción con tres años de inhabilitación y entre seis meses y un año de cárcel.

Camps deberá abonar una fianza de 55.000 euros para evitar que sus bienes sean embargados. En febrero, cuando se supo que la Fiscalía Anticorrupción le pedía una multa de 41.250 euros, un portavoz del PP valenciano, José Marí, afirmó que dicha sanción le condenaría "al hambre", dado su nivel de ingresos. Camps declaró recientemente 4.000 euros en sus cuentas.

La causa de los trajes es solo un fragmento de la actividad de la trama Gürtel en Valencia. La investigación policial avalada por los jueces ha revelado que la red de Francisco Correa corrompió a decenas de cargos del Gobierno valenciano; obtuvo contratos millonarios adjudicados irregularmente por la Generalitat; metió la mano en los fondos públicos de la visita papal, y participó en la financiación ilegal del Partido Popular, hinchando con dinero de empresas constructoras sus campañas electorales.

Los regalos de la trama a numerosos cargos del PP tenían como objetivo, según los jueces, facilitar el funcionamiento de esa maquinaria corrupta. "No es necesario razonar mucho para entender que el hecho de poder contar con la complacencia y el favor nada menos que del presidente [Camps] y el vicepresidente [Campos] de una comunidad autónoma (...) puede ser de una influencia determinante" a la hora de conseguir contratos de esa Administración, indica Flors.

Es decir, no era necesario que Camps o los tres imputados dijeran a sus subordinados a quién conceder los contratos; "basta solo con que se conozca la estima que se les dispensa [por parte de sus superiores] para que pudieran verse favorecidos sus intereses económicos".

Frente a la versión de Camps (de que pagó las prendas en metálico con dinero que le preparaba su esposa) y las de Costa, Campos y Betoret (que dijeron al juez que los abonaron a plazos a Álvaro Pérez, El Bigotes, cabecilla de la trama en Valencia), el juez se apoya en la "base fáctica plural, de contenido incriminatorio" incluida en el sumario, para inclinarse por lo contrario.

Las prendas las pagó Pablo Crespo, mano derecha de Correa, tanto en Milano como en la tienda Forever Young, mediante cheques y transferencias bancarias. Su finalidad era ganarse el favor de los cargos públicos. Los cuatro imputados las aceptaron "a sabiendas de quién las pagaría". Los obsequios fueron dádivas, en el sentido penal, "dada la peculiaridad del objeto regalado, la reiteración de su entrega y su mismo valor", que no puede inscribirse en los meros presentes "que los usos sociales aceptan como inocuos y admisibles".

No se hicieron por amistad con El Bigotes: los pagos los hizo "materialmente" Crespo y fue asumido por las empresas de la red de Correa "que tenían importantes intereses económicos en sus relaciones con la Administración autonómica valenciana". Y es inútil argumentar que se entregaron en atención a sus cargos en el partido: teniendo esa doble condición en el PP y el Gobierno, no es factible que las dádivas "únicamente puedan influir en una faceta de su vida".

El juicio, que celebrará un tribunal del jurado presidido por un magistrado progresista (Juan Climent), será largo y Camps deberá sentarse en el banquillo el tiempo que dure. Por el Tribunal Superior de Justicia valenciano desfilarán decenas de testigos, entre ellos los líderes de Gürtel. Se oirán las conversaciones intervenidas por la policía. Y todo será público.

Empieza la cuenta atrás

La causa de los trajes se ha tramitado por el procedimiento de la ley del jurado. Dados los plazos que regula la norma, y al ser agosto un mes inhábil, no es probable que la fecha del juicio se conozca hasta septiembre y que la vista, según las previsiones, se celebre en otoño. Las partes tienen ahora 15 días para personarse y proponer las pruebas que desean que se practiquen durante el juicio, así como la inclusión o exclusión de algún hecho.

A partir de ese momento, comenzará otro plazo, de tres días, para alegar, aceptar o rechazar las pruebas solicitadas. Después, el magistrado que presidirá el tribunal del jurado, Juan Climent, redactará el auto de hechos justiciables y señalará el día del juicio. Nueve personas, elegidas de un total de 36 decidirán, si Francisco Camps es culpable o inocente.

www.elpais.es 16.07.11

LA CAUSA DE LOS TRAJES ES LA PUNTA DE UN SUPUESTO MODELO DE GESTIÓN CORRUPTO

El PP valenciano aún ha de enfrentarse a la acusación de financiación irregular

El PP se ha empeñado en minimizar las acusaciones de las que es objeto el partido en la Comunidad Valenciana que, sin embargo, son de las más graves que pueden atribuirse a una formación política democrática. "Son solo tres trajes" es una de las afirmaciones que reiteran sus responsables, obviando que este asunto -que va a llevar al presidente de la Generalitat valenciana, Francisco Camps, a sentarse en el banquillo- es solo una muestra de la forma de proceder del PP de esta comunidad, según desvelan los datos que se desprenden de la investigación. La cúpula del partido y numerosos diputados están imputados por financiación irregular (delito electoral), falsificación en documento mercantil, cohecho y prevaricación.

La justicia investiga si endosaron pagos de gastos electorales a otras empresas

Los tribunales han rechazado, hasta ahora, acumular las dos causas que se instruyen en el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV), la de los trajes, que está pendiente de fecha de juicio, y la parte más extensa, la que hace referencia a la financiación irregular. Los jueces han considerado que los regalos ofrecidos por la trama a los dirigentes del PP y de la Administración valenciana "denotan que la finalidad perseguida no era otra que la de lograr el agasajo o provocar la complacencia de aquellas personas, obviamente para poder contar con su gratitud o con su favor, pero sin tender a la obtención de una determinada contraprestación o un acto concreto que fuera propio del ejercicio de las funciones de su cargo".

El hecho es que los cabecillas de la trama corrupta comenzaron a regalar trajes cuando sus empresas empezaron a lograr contratos con la Administración valenciana y la investigación habrá de determinar si estas adjudicaciones, que ascienden a unos 16 millones de euros, se realizaron de forma regular.

Al margen de estos supuestos sobornos en los contratos públicos, el PP valenciano también habrá de enfrentarse a la acusación de financiación irregular, ya que la justicia ha encontrado indicios de que fueron terceras personas las que pagaron diversos gastos realizados por el partido durante las campañas electorales de 2007 y 2008. Según las diligencias, el PP encargó varios trabajos a la trama corrupta y esta se los cobró a cinco empresas, cuyos responsables son a su vez adjudicatarios de las Administraciones valencianas y también están imputados. Además, la Agencia Tributaria ha atribuido al PP que lidera Camps el haber ocultado al fisco gastos por importe de 2,5 millones de euros, es decir, toda una trama orquestada con un modelo de gestión corrupto.

De momento, la imputación en esta causa no incluye a Francisco Camps. Sin embargo, no se descarta que las imputaciones se amplíen y le salpiquen.

www.elpais.es 16.07.11

TRAJES CON TRES BOTONES Y SOLAPA NÁPOLI PARA EL FONDO DE ARMARIO

Contra lo que ha pretendido el PP, el juicio por cohecho (en castellano común, soborno) impropio contra el presidente Francisco Camps, Ricardo Costa, Víctor Campos y Rafael Betoret no es cosa de tres trajes. Para ser precisos, los cuatro recibieron de la red mafiosa Gürtel, según la Fiscalía Anticorrupción: 29 trajes, nueve americanas, nueve pares de zapatos, cuatro corbatas, nueve pantalones, dos abrigos y un chaqué. Un fondo de armario de 59 prendas de vestir, por importe de 40.374 euros (6,7 millones de pesetas) que el juez José Flors considera incompatible con el mero detalle "inocuo o admisible".

Para abrir el juicio, Flors ha valorado una larga lista de pruebas. Las declaraciones del sastre José Tomás y otros empleados de las tiendas de ropa. Los tiques de caja en Milano y en Forever Young. Los inventarios de pagos pendientes en los establecimientos. Las hojas de encargo de la empresa que confeccionaba las prendas. Las hojas de confirmación de los pedidos. Las transferencias y cheques con que la red Gürtel los abonaba. Los archivos intervenidos a la trama (que anotaba cada regalo que hacía). Y parte de las conclusiones a las que llegaron los dos peritos de la Agencia Tributaria que analizaron los documentos.

No se trataba tampoco de regalos escogidos por terceros, sino de prendas encargadas al detalle por los cuatro imputados. Una de las pruebas que figuran en la causa, los documentos de confirmación de pedidos de Sastgor, la firma navarra que confeccionaba los trajes para Milano y Forever Young, refleja por ejemplo que Camps encargaba trajes rectos "de modelo italiano con solapa Nápoli". Y que quería que el plastrón (un tipo de corbata ancha) fuera para dos botones "aunque el modelo sea de tres".

www.elpais.es 16.07.11

CAMPS SE PLANTEA AGOTAR EL MANDATO AUNQUE EL JUICIO ACABE EN CONDENA

El mandatario valenciano transmite a través de su portavoz que no dimitirá

Faltaba poco para las once de la mañana. A esa hora, el juez José Flors convocó a los procuradores al Tribunal Superior de Justicia de Valencia para entregarles, una hora más tarde, el auto que llevará a Francisco Camps al banquillo para ser juzgado de un supuesto delito de cohecho impropio. A esa hora, el presidente valenciano abandonaba apresuradamente la reunión de Gobierno que se celebraba en el Palau de la Generalitat y se volatilizaba antes de conocerse la decisión judicial.

"Yo no voy a echar al presidente Camps", advierte Rita Barberá

Consciente de las malas noticias que le deparaba el auto, Camps puso en manos de la nueva consejera portavoz, Lola Johnson, el encargo de transmitir su primera valoración de la decisión judicial. Y luego llamó a la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, para que fuese ella, un auténtico peso pesado tanto en el PP valenciano como en el nacional, quien saliese a reforzar la primera línea de defensa.

"Aunque no hemos tenido tiempo de estudiarlo, la decisión del auto no la compartimos", anunció la consejera portavoz pasadas las 12.30, "ni este Gobierno, ni los valencianos que dieron su apoyo en las pasadas elecciones a un proyecto liderado por Francisco Camps".

Lola Johnson, que no supo adelantar cuándo recuperará Camps la agenda pública, fue tajante: "El presidente se plantea cumplir su mandato de cuatro años". Es decir, Francisco Camps está dispuesto a mantenerse en el cargo aunque lo condene un jurado por haber recibido regalos de la trama corrupta de Gürtel.

La consejera portavoz recurrió al argumento de las urnas, puesto en circulación por otro imputado célebre del PP -el presidente provincial de Castellón, Carlos Fabra-, para justificar el enrocamiento de Camps pese a su situación judicial. "Se puede presidir una comunidad cuando los ciudadanos respaldan un proyecto", prosiguió Johnson, "los ciudadanos han dicho sí al proyecto del PP y sí a que el presidente Camps lidere ese proyecto".

Apenas dos horas después, Rita Barberá convocó a los periodistas en el Ayuntamiento de Valencia para respaldar a Camps y atajar cualquier especulación sobre un posible relevo. "Yo no voy a echar al presidente Camps, lo importante es atajar la crisis y que se vaya Zapatero", afirmó Barberá que, desde que estalló el caso Gürtel, en 2009, siempre fue el primer relevo en el que pensó Génova si la situación se hacía insostenible. "Comprendo que hay gente que quiere que Camps se vaya", continuó, "pero yo no y la mayoría de los valencianos tampoco". Tras Barberá, otros cargos del PP valenciano salieron a apoyar a su presidente. Entre ellos, Carlos Fabra, que aseguró que Camps sigue teniendo "toda" su "confianza".

De los otros tres cargos imputados en la misma causa, Víctor Campos, Ricardo Costa y Rafael Betoret, solo se manifestó el primero. El exvicepresidente el Gobierno valenciano se declaró persona "honrada" y tachó de "injusta" la decisión judicial.

Los socialistas valencianos solicitaron la convocatoria de un pleno parlamentario urgente y su secretario general, Jorge Alarte, se mostró dispuesto a facilitar al PP la elección de otro presidente alternativo a Camps. El candidato del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, y el portavoz del Gobierno, José Blanco, pidieron a Mariano Rajoy que se pronuncie sobre la situación. Sin éxito.

www.elpais.es 16.07.11

CANAL 9 RELEGA AL MINUTO 19 LA INFORMACIÓN SOBRE EL JUICIO

Ni siquiera mereció un hueco en el sumario. La información sobre la apertura de juicio por cohecho al presidente de la Generalitat, Francisco Camps, por haber recibido, supuestamente, regalos de la trama Gürtel fue relegada al minuto 19 del informativo de mediodía que emite la televisión autonómica y se zanjó con una noticia de 30 segundos de duración.

La apertura del Notícies 9 fue para la rueda de prensa que ofreció ayer la atleta Marta Domínguez, tras ser exculpada de venta ilegal y suministro de fármacos en la Operación Galgo. El protagonismo fue luego para el inicio de la segunda fase de la operación salida de verano. La tercera noticia fue sobre el FIB, el festival de música que se celebra en Benicàssim, y más tarde siguieron temas como la ocupación hotelera en Benidorm o las nuevas comunicaciones del puerto de Valencia.

No fue hasta el minuto 19, "escondido entre un reportaje del tranvía nocturno de Alicante y la inauguración de una plaza en Puerto de Sagunto", como destacó UGT en un comunicado, cuando se hizo referencia al juicio al presidente de la Generalitat. En la información no se citó por su nombre a Camps ni a los otros tres altos cargos que se sentarán en el banquillo (el expresidente de la Generalitat Víctor Campos, el ex secretario general del PP Ricardo Costa y el exjefe de gabinete de la Consejería de Turismo, Rafael Betoret), que tampoco aparecieron en las imágenes elegidas para ilustrar la noticia. En su lugar, se seleccionaron planos de la comparecencia de la consejera portavoz, Lola Johnson, tras el pleno del Consell.

El 'caso de los trajes'

La Intersindical Valenciana, que también criticó el tratamiento ofrecido por la televisión autonómica, añadió que ni siquiera se aludió a "qué se juzgaba, qué se imputaba a los acusados o en qué consiste el delito" en la información, más allá de aludir a que se abría juicio oral "por el caso de los trajes". Este sindicato comentó que la noticia había sido "elaborada personalmente" por la responsable de información de Televisió Valenciana, Maite Fernández. En la emisora de radio autonómica, la apertura de juicio contra Camps sí apareció en el sumario del informativo de mediodía, aunque luego se emitió como novena noticia.

"Así no hacemos más que dar razones a los que piden el cierre o la privatización de la televisión pública", lamentó UGT. "Este tipo de manipulación no hace más que profundizar en la falta de credibilidad de esta casa y hundir los índices de audiencia", insistió la Intersindical.

www.elpais.es 16.07.11

Camps se sentará en el banquillo por un delito de cohecho por la causa de los trajes

El presidente de la Generalitat valenciana y del PP regional, Francisco Camps, se sentará en el banquillo de los acusados, desde el que habrá de responder a la acusación de haber recibido regalos de la trama Gürtel. Así lo ha decidido el juez José Flors, que ha instruido en el Tribunal Superior de Justicia de Valencia la llamada “causa de los trajes” y que ha encontrado indicios de un delito de cohecho impropio en la actuación del dirigente popular. De cumplir su reiterada intención de no dimitir, Camps se convertirá en el segundo presidente autonómico que se sienta en el banquillo de los acusados.

La decisión no es recurrible, así que el único tiempo que le queda al presidente de la Generalitat valenciana es el que transcurra hasta la fecha para la que se fije el juicio que, al estar sometido al procedimiento del jurado, no se eternizará y probablemente será el próximo otoño.

El PSOE está pidiendo ya a Mariano Rajoy que aclare si va a mantener a Camps en la presidencia de la Comunidad Valenciana. Así lo ha reclamado el líder de los socialistas valencianos, Jorge Alarte, en declaraciones a la cadena SER. También el responsable de Política Autonómica del PSOE, Antonio Hernando, ha insistido en esa petición durante una rueda de prensa y ha asegurado que hoy "comienza el calvario judicial del señor Camps". "Un acusado tiene derecho a defenderse, pero desde el punto de vista político es impresentable", ha afirmado sobre la posibilidad de que Camps se siente en el banquillo y mantenga la presidencia. "Debe ser Rajoy quien valore si no perjudica los intereses de los valencianos", ha agregado.

La Fiscalía Anticorrupción pide la imposición de una multa y la acusación popular tres años de cárcel

Hernando ha aclarado también que la petición que hace el PSOE se refiere a los cargos públicos, no a las responsabilidades de partido. Ha sido su contestación, después de que un medio le preguntara si el partido también iba a aplicar la misma vara de medir al ex director general de la policía Víctor García Hidalgo, procesado en el caso Faisán. "Hace muchos meses que ya no está en el cargo", ha respondido Hernando.

En su auto, el juez sostiene que los elementos indiciarios de la comisión del delito de cohecho "no permite calificar de irrazonables ni de carentes de fundamento los escritos de conclusiones provisionales presentados por las partes acusadoras". Además, José Flors exige el depósito de una fianza de 55.000 euros (la suma de la multa que reclama la Fiscalía Anticorrupción, 41.250 euros, más un tercio de esta cantidad) para asegurar que harán frente a las penas que se les impongan en el caso de ser condenados.

Después de más de dos años de imputación y de instrucción, de que el juez ya encontrara, en una ocasión, indicios de delito, de que el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana archivara el caso y que el Supremo lo reabriera, ha llegado el momento en el que Camps pasa a ser procesado. Durante todo este tiempo, el presidente valenciano ha negado haber recibido regalos de las empresas de la trama que lideraba Francisco Correa. Sin embargo, al final, en su última oportunidad antes de que el juez adoptara esta decisión, cambió su calificación y, en boca de su letrado, expuso la posibilidad de haberlos recibido, pero que las entregas habrían sido por su condición de presidente del PP regional y no por su cargo público. El juez, José Flors, no ha atendido esta posición, ya que considera ambos cargos indisolubles.

En el auto, el magistrado indica que "cuando una misma persona ejerce simultáneamente dos funciones de relevancia pública (...) no cabe excluir que los regalos que reciba de quienes tienen intereses económicos, no sólo con el partido sino también y sobre todo con la administración autonómica gobernada por ese partido, únicamente puedan influir en una faceta de su vida".

El juez ha entendido que existen suficientes indicios para encausar a Francisco Camps por la acusación de haber recibido regalos de la trama Gürtel: 25 prendas de vestir por valor de algo más de 14.000 euros. Para ello ha contado con un informe de la Agencia Tributaria, presentado tras analizar la contabilidad de las empresas de la trama, con el fin de desvelar si en ella aparecía el pago de las dádivas. También ha contado con la declaración de testigos, como el sastre que confeccionaba las prendas, que afirmaron que Camps nunca les pagó los trajes, así como documentos manuscritos y correos electrónicos en los que los integrantes de la red Gürtel hablaban de los regalos al presidente de la Generalitat.

Según la Fiscalía Anticorrupción, Camps recibió, entre finales de 2005 y septiembre de 2006, cinco trajes y tres americanas por importe de 5.600 euros; entre finales de 2006 y julio de 2007, cinco trajes y tres pares de zapatos por importe de 5.393,5 euros; a finales de 2007 recibió cuatro corbatas por importe de 348 euros y en 2008, otros dos trajes, una americana y dos pares de zapatos por importe de 2.680 euros. Por ello, lo considera autor de un delito de cohecho impropio continuado y solicita el pago de una multa de 41.250 euros.

Peticiones de pena

La fiscalía ha recordado que el presidente se beneficia de la irretroactividad de las leyes penales. Los hechos ocurrieron supuestamente entre 2005 y 2008. En 2010, PSOE y PP pactaron endurecer las penas por corrupción y el Código Penal castiga hoy ese mismo comportamiento con tres años de inhabilitación y de seis meses a un año de cárcel.

La petición de la acusación popular, que representa a los socialistas valencianos, es más grave, ya que reclama tres años de cárcel y ocho de inhabilitación, ya que considera que los regalos no son un caso de cohecho impropio (recibir dádivas en función de su cargo) sino de cohecho propio, ya que los recibió a cambio de adjudicar contratos.

Tanto la defensa de Camps como las de los otros tres imputados, Ricardo Costa, Víctor Campos y Rafael Betoret, pidieron el archivo de la causa.

Sin embargo, esta no es la única causa que afecta al PP de Camps. También en el TSJCV se instruye la parte más grave de la rama valenciana de la trama Gürtel, en la que están imputados varios miembros de la cúpula del PP valenciano por delito electoral (que incluye financiación irregular), falsificación mercantil, cohecho y prevaricación, una causa que podría acabar inculpando también al presidente de la Generalitat Valenciana.

www.elpais.es 15.07.11

UN TESTIGO ASEGURA QUE SE ALTERARON FACTURAS PARA PROTEGER A CAMPS

El informático de la tienda de trajes manipuló facturas por encargo del dueño del negocio, que presuntamente se había entrevistado con Trillo

Dos de los principales testigos del caso reforzaron ayer ante el juez la tesis de que Francisco Camps, president valenciano, recibió varios miles de euros en trajes de la trama corrupta de la Gürtel. De sus testimonios se deduce, además, que dirigentes del PP maniobraron para que la Justicia no llegara a descubrir este hecho. Según fuentes cercanas al caso, el que en el momento de los hechos era informático de las tiendas en las que las prendas de vestir fueron adquiridas, Francisco Ferri, afirmó ante el juez que él mismo manipuló tres facturas por orden del dueño del establecimiento, Eduardo Hinojosa.

Por su parte, el que era sastre y director comercial, José Tomás, recordó que Hinojosa dio la orden de falsear la contabilidad tres días después de recibir la visita de Federico Trillo, responsable del área de Justicia en el PP. El sastre recordó que así lo había declarado ante un juez Miguel Marqués, otro de los trabajadores de la empresa. Más tarde, a preguntas de los periodistas, Tomás dijo que Camps no pagó nunca "ni una peseta" de los trajes.

Estas declaraciones se produjeron en el transcurso de la vista preliminar que se celebró ayer en el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV), donde el llamado caso de los trajes se instruye desde hace dos años y tres meses. Durante todo el día, el juez instructor, José Flors, escuchó a los testigos que quedaban por declarar o que, habiendo comparecido anteriormente, tenían que añadir alguna otra información relevante para la investigación. También se revisaron las pruebas que habían quedado pendientes.

Camps está acusado de cohecho pasivo impropio. Se le acusa de recibir varios miles de euros en trajes de la trama corrupta. En el mismo periodo en el que el president recibió las supuestas dádivas, los empresarios que presuntamente le agasajaron recibieron contratos millonarios de la Administración autonómica. Después de la vista preliminar celebrada ayer, el magistrado tiene de plazo hasta el viernes para anunciar si Camps y los otros tres imputados en el caso -el diputado del PP Ricardo Costa, el exvicepresident de la Generalitat Víctor Camps, y un alto cargo vinculado al mismo partido, Rafael Betoret- son finalmente juzgados.

Ayer, el informático narró ante el juez cómo Hinojosa le indicó que había "errores" en varias facturas, y le pidió que alterara su contenido para subsanarlas. En concreto, lo que Francisco Ferri hizo, según su declaración testifical, fue borrar la palabra "Camps" de tres tiques que constaban como pendientes de pago. Precisamente esos tres tiques fueron los que luego, en su declaración antes el juez realizada dos meses más tarde, el president autonómico aseguró haber pagado en efectivo. En concreto, Camps dijo que había pedido prestado el dinero a su escolta porque, en ese momento no llevaba el importe necesario en metálico.

Después del informático, compareció el sastre. Ante el juez, según las fuentes citadas, llegó a mostrar las facturas tal y como eran antes de ser presuntamente manipuladas, con el apellido de Camps incluido. José Tomás explicó que estas facturas están incluidas en el sumario del caso, ya que, según su relato, la manipulación en el archivo informático se produjo después de que la Policía requisara la contabilidad de las tiendas, en las que estaban incluidos los tiques originales.

El juez decidirá en los próximos días si el president es juzgado por corrupto

La alteración de las facturas por parte del informático, después de recibir una orden de Hinojosa, se produjo en marzo de 2009. Ese mismo mes, Trillo acusó públicamente al sastre de haber falsificado facturas. El propio Hinojosa se sumó a esta acusación, hasta el punto de usarla como argumento para despedir a José Tomás. Sin embargo, la jueza que investigó el asunto llegó a la conclusión de que Tomás no había manipulado ningún documento contable, y por lo tanto consideró improcedente el despido. Más tarde, el juez del Tribunal Superior de Justicia de Madrid Antonio Pedreira dio también la razón al sastre, ya que archivó la denuncia que Hinojosa presentó contra Tomás por el mismo tema.

En un auto emitido por el juez Flors en julio de 2009, el magistrado llegó a la conclusión de que había "una razonable base documental" para afirmar que el pago de las prendas de ropa se realizaba desde empresas que formaban parte de la trama.

La vista preliminar se extendió desde las diez de la mañana de ayer hasta las ocho de la tarde. Incluyó la intervención de dos peritos de la Agencia Tributaria que habían analizado la contabilidad de las tiendas de ropa. El informe dice que la documentación auditada "adolece de deficiencias" y retrata un panorama de caos contable. Concluye que la trama Gürtel pagó, como mínimo, cuatro trajes a medida encargados por Camps en noviembre de 2006 y que costaron 2.880 euros. También compareció el perito autor del informe sobre la contabilidad encargado por las defensas.

Ante el juez declaró, además, la asesora fiscal de Hinojosa. Los dos últimos testigos fueron el chófer y el escolta de Camps. Fueron llamados a petición de la defensa. Cuando el president compareció como imputado ante Flors en mayo de 2009, declaró que la razón por la que pidió prestado a estas dos personas la cantidad necesaria para pagar la ropa es que él sólo llevaba dinero para pagar otras prendas que había planificado comprar. Añadió que su esposa, Isabel Bas, le había facilitado el dinero justo para esa adquisición, ya que es ella la que administra la economía familiar.

Otra causa para el PP

Tras la declaración de los testigos, cada una de las partes personadas en el proceso formularon sus conclusiones. No hubo novedades respecto a las posturas que ya se habían hecho públicas anteriormente. La Fiscalía Anticorrupción mantiene su acusación y pide una multa de 41.250 euros para Camps. La acusación popular, ejercida por varios diputados del PSOE valenciano, solicitó una pena de tres años de prisión y ocho de inhabilitación para cargo público, aunque también pide alternativamente una pena de multa.

El TSJCV investiga al PP también por financiación ilegal y prevaricación

Las defensas de los cuatro imputados, por su parte, piden que el caso se archive. "No ha habido ningún elemento incriminatorio", afirmó a la salida del juzgado Ignacio Peláez, abogado de Rafael Betoret. También el abogado de Francisco Camps, Javier Boix, pidió en su momento el archivo de la causa porque su cliente, explicó, pagó todas las prendas de ropa que adquirió en esa tienda.

El llamado caso de los trajes no es el único proceso penal abierto contra dirigentes del PP valenciano. El TSJCV anunció recientemente que abrirá también una investigación por los presuntos delitos de prevaricación, falsedad documental, cohecho y financiación ilegal. Estos delitos fueron presuntamente cometidos por varios dirigentes del PP valenciano.

La Fiscalía pide una multa de 41.250 euros para Camps y el PSOE, cárcel

Entre ellos, está el exvicepresident de la Generalitat Vicente Rambla; la tesorera del partido, Yolanda García, la expresidenta de Les Corts Valencianes Milagrosa Martínez y el diputado y vicesecretario de Organización, David Serra. Los delitos se habrían cometido en la adjudicación de contratos públicos a la trama Gürtel de forma presuntamente irregular, y también en la captación de fondos para la campaña electoral de 2007, en la que grandes empresas adjudicatarias de la Generalitat habrían financiado al partido a través de empresas de la trama.

El TSJCV rechazó unir esta investigación al caso de los trajes porque consideró que no hay ninguna prueba de que el president Camps haya participado de forma directa en los hechos de esta segunda investigación.

Camps se ampara en la crisis para esquivar sus trajes

Ya es habitual. Ante cualquier nuevo paso de la Justicia, el president valenciano se encuentra de viaje, generalmente en Bruselas. Ayer, Francisco Camps acudió a un seminario sobre el Corredor Mediterráneo, la red de infraestructura del transporte que debería conectar el País Valencià con Europa, en parte gracias a fondos comunitarios. Preguntado en repetidas ocasiones sobre lo que estaba pasando en el TSJCV, Camps se negó a contestar. “Lo importante hoy de verdad para todos los españoles es la situación económica en la que estamos, que es gravísima”, aseguró. “En estos momentos, todos los valencianos pensarán que debo hacer lo que estoy haciendo, que es defender la economía de nuestra comunidad”, señaló el jefe del Ejecutivo autonómico.

www.publico.es 12.07.11


Giro copernicano de Camps para evitar el banquillo


Los cuatro imputados explican al juez que si recibieron trajes de las empresas de la trama fue en calidad de dirigentes del PP o de amigos del empresario Álvaro Pérez

El juez José Flors ha celebrado la audiencia preliminar, el paso previo para que el presidente Francisco Camps y tres ex altos cargos del PP valenciano -Ricardo Costa, Víctor Campos y Rafael Betoret- se sienten en el banquillo acusados de un presunto delito de cohecho impropio, es decir, por haber aceptado regalos que los empresarios investigados habrían realizado en consideración al cargo que ocupaban.

En un intento desesperado por evitar la pena de banquillo, los cuatro imputados le dijeron al juez que esas prendas de vestir no las recibieron por el cargo público que ocupaban, sino que fue por su condición de dirigentes del PP y la relación de amistad que les unía a Álvaro Pérez.

La pena de banquillo ha pesado como una losa para el presidente Camps y los otros tres imputados en la rama valenciana del caso Gürtel. Están acusados de un presunto delito de cohecho impropio por haber recibido prendas de vestir que las empresas de la trama les habrían regalado teniendo en cuenta el cargo público que ocupaban.

Por eso, según fuentes jurídicas consultadas por la SER, sus abogados le han explicado al juez que Francisco Camps, Ricardo Costa, Víctor Campos y Rafael Betoret se pagaron sus trajes. De todas formas, si se diera el caso de que el juez Flors no se creyera esta versión, le han explicado que los regalos se los hicieron en su calidad de dirigentes del PP o de amigos del empresario Álvaro Pérez pero nunca como consecuencia del cargo público que ocupaban, con lo que no habrían cometido ningún delito.

Este giro copernicano sorprende fundamentalmente en el caso del jefe del Consell que siempre ha defendido que se había pagado los trajes y que negó ante el juez ser amigo de El Bigotes.

Exculpar a Camps

Durante la audiencia preliminar, el paso previo al juicio, ha declarado también un informático de la empresa Forever Young, donde se compraban las prendas de vestir. Según las fuentes jurídicas consultadas, el testigo ha reconocido que tuvo que modificar el número de cliente de Francisco Camps para que se incluyeran las facturas que habían generado sus compras en la cuenta del empresario imputado Álvaro Pérez y que lo hizo por orden de sus superiores.

http://www.cadenaser.com/espana/articulo/giro-copernicano-camps-evitar-banquillo/csrcsrpor/20110712csrcsrnac_30/Tes

El sastre: ´Nadie duda de que Camps no se pagó los trajes´

 El sastre y exempleado de las tiendas madrileñas Milano y Forever Young José Tomás ha dicho hoy que el president de la Generalitat, Francisco Camps, "no ha pagado ni una peseta" de los prendas de vestir que adquirió en este último establecimiento, algo de lo que "ya nadie duda, ni siquiera el juez".

Tomás ha hecho estas declaraciones a los periodistas a su llegada al Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV), que hoy alberga la vista previa en la que se decidirá si Camps es juzgado por un delito de cohecho impropio, al haber recibido supuestamente regalos de la trama Gürtel.

"A estas alturas no sé cómo se preguntan quién pagó los trajes. No hay duda de que él no los pagó, ni siquiera el juez lo hace", ha reiterado.

Tomás, quien asegura que ha interpuesto una denuncia en la Fiscalía Anticorrupción para demostrar "ciertas irregularidades" relacionadas con el caso, ha expresado su deseo de que "de una vez por todas se sepa la verdad de todo y que cada uno pague el precio que tiene que pagar".

"Se va a sentar sin ninguna duda en el banquillo, y veremos si después no lo hace en otro", ha dicho en alusión a Camps.

Asimismo, ha señalado que el president ha manejado "muy bien los tiempos" mediante continuos recursos judiciales y ha conseguido "su objetivo", que en su opinión era que el juicio no coincidiera con las pasadas elecciones autonómicas, si bien cree que no podrá eludir sentarse en el banquillo.

"Aquí nadie engaña a nadie. Llevamos tres años con esto y de nada sirve hablar muy bien, hay que demostrarlo", ha dicho para considerar que, "en la vida, no se puede abusar de ser fulanito o menganito".

La sesión, que se celebra a puerta cerrada, está presidida por el magistrado José Flors, instructor de una causa en la que también están imputados el exvicepresidente del Gobierno valenciano Víctor Campos; el exsecretario general del PPCV Ricardo Costa y el exjefe de gabinete de la Conselleria de Turismo Rafael Betoret.

Según las investigaciones iniciadas por el juez Baltasar Garzón y continuadas por Flors, todos ellos adquirieron prendas de vestir en diferentes establecimientos de Madrid que posteriormente fueron supuestamente abonadas por la trama corrupta.

La audiencia, fijada para las 10.00 horas y a puerta cerrada, ha comenzado con la comparecencia de los peritos, a los que han seguido los seis testigos que deben asistir, la audición de las grabaciones propuestas y el informe de los abogados de cada una de las partes que se encuentran personadas en este procedimiento.


El magistrado tiene un plazo de tres días para pronunciarse sobre si es procedente abrir juicio oral en esta causa. En el caso de que su resolución sea favorable, no existe para las partes posibilidad de recurrir esta decisión. En el supuesto de que se acuerde sobreseimiento, sí que se puede presentar recurso ante la sala civil y penal del TSJCV.

En el supuesto de que se acuerde la apertura de juicio, el instructor debe dictar una resolución con los hechos justiciables y las pruebas a practicar que considere pertinentes y se inicia el proceso de elección del jurado y la designación de su presidente, que en este caso corresponde, según el turno de la sala, al magistrado Juan Climent, que será el encargado de fijar una fecha de juicio. El sorteo de los miembros del tribunal 'popular' se celebra como mínimo un mes antes de la celebración de la vista.

La fecha de la celebración de la audiencia preliminar se acordó la pasada semana tras haber decidido el TSJCV que las dos causas derivadas de 'Gürtel' que han entrado en el alto tribunal valenciano:
la de los 'trajes' y la presunta financiación irregular del PPCV, debían continuar de forma separada.

Seis testigos
En la audiencia comparecen como peritos, según acordó Flors, dos inspectores de la Agencia Estatal de la Administración Tributaria (AEAT) y un censor jurado de cuentas y economista. Como testigos, declararán, por decisión del instructor, el sastre de Milano, José Tomás y dos personas más, solicitadas por el fiscal y PSPV, en relación con la posible manipulación de ficheros informáticos referidos a ventas de prendas de vestir.

Asimismo declararán, por decisión de la sala que aceptó un recurso en este sentido de Francisco Camps, su chófer, su escolta y Cándido Herrero, considerado uno de los presuntos 'cabecillas' de la trama Gürtel. En la parte documental, se procederá a la audición de archivos que había propuesto Víctor Campos, de conversaciones con el responsable de Orange Market, Álvaro Pérez.

La convocatoria de la audiencia preliminar es el paso siguiente a la recepción por parte del instructor de todos los escritos de conclusiones provisionales, según establece la Ley del Jurado. En este acto procesal, las acusaciones podrán modificar los términos de su petición de apertura de la vista pero, de acuerdo con la normativa, no se admitirán nuevos elementos que alteren el hecho justiciable o la persona acusada.

Fiscalía Anticorrupción pide una multa de 41.250 euros para Camps, igual condena que reclama para Costa y Betoret, mientras que solicita 35.000 euros para Víctor Campos. El PSPV eleva la petición, de acuerdo con su calificación provisional, hasta los tres años de prisión y ocho de inhabilitación, aunque también contempla tres escenarios alternativos para los cuatro imputados que incluyen multa o inhabilitación.

Camps, por su parte, pide el sobreseimiento y archivo de las actuaciones ya que niega haber recibido ningún regalo y sostiene que pagó las prendas en metálico. Asimismo, Campos alegaba que las prendas de vestir las pagó a Álvaro Pérez para que a su vez las abonara en el establecimiento; Betoret argumentó que pagó el precio personalmente mientras que Ricardo Costa aducía la intrascendencia penal de los hechos investigados y destacaba que la relación con Orange Market y Pérez fue por razón de su cargo en el PPCV y no como diputado.

www.levante-emv.com 12.07.11

EL JUEZ DECIDE EL FUTURO DE CAMPS

Flors resolverá tras la vista de mañana si sienta al presidente en el banquillo

El futuro judicial y en gran parte político del presidente de la Generalitat valenciana, Francisco Camps, se decide mañana en el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana. El juez José Flors presidirá la audiencia preliminar, un ensayo del juicio que, según todos los indicios, le espera por haber aceptado, junto a los otros tres altos cargos del PP imputados, 40.000 euros en regalos de la trama corrupta Gürtel a lo largo de cuatro años, lo que constituiría un delito de cohecho pasivo impropio continuado. Flors deberá decidir al término de la audiencia preliminar, o en el plazo máximo de tres días, si dicta o no la apertura de juicio oral. Nunca hasta ahora un presidente en ejercicio de una comunidad autónoma se ha sentado en el banquillo de los acusados.

La pena aplicable por cohecho pasivo entre 2005 y 2008 es una multa

El probable juicio y la eventual condena pondrían a Camps en una situación muy difícil de sostener, aunque su entorno transmita que su intención es aguantar. Primero, porque una sentencia condenatoria establecería que el presidente lleva dos años y medio mintiendo. Segundo, porque el cohecho pasivo conllevaba solo una pena de multa cuando supuestamente sucedieron los hechos (entre 2005 y 2008) y esa es la normativa aplicable. Pero los socialistas y el PP pactaron el año pasado endurecer las penas contra la corrupción y ahora esa misma conducta (aceptar dádivas ofrecidas con motivo del cargo público que se ostenta) se castiga con un año de cárcel y tres de inhabilitación.

Y, finalmente, porque la Fiscalía Anticorrupción acusa a Camps de haber aceptado 12 trajes (no dos ni tres como arguyen en el PP), cuatro americanas y otras nueve prendas de vestir. Pero eso, según ha concluido la investigación y han avalado hasta ahora 10 jueces, constituyó solo la punta del iceberg de la mayor trama de corrupción política destapada en Valencia y España. Según ese relato, la red de Francisco Correa, Pablo Crespo y Álvaro Pérez, El Bigotes, utilizaba las dádivas a cargos públicos y a sus familiares (especialmente a las esposas) para engranar una maquinaria corrupta que le permitía saquear las arcas públicas.

El avance de la investigación judicial apunta a que en Valencia lograron su objetivo por importes millonarios. Y ha conducido a la imputación por un amplio catálogo de delitos de corrupción (financiación ilegal, falsificación en documento mercantil, prevaricación y cohecho) de nueve personas de la máxima confianza de Camps, que en el momento de los hechos ocupaban las principales responsabilidades en el partido y en el Ejecutivo autónomo.

En total: dos vicepresidentes (Vicente Rambla y Víctor Campos); una presidenta de las Cortes (Milagrosa Martínez, anteriormente consejera de Turismo); el portavoz parlamentario y secretario general del PPCV (Ricardo Costa); el director de la televisión pública valenciana (Pedro García, antes responsable de Comunicación de Presidencia de la Generalitat); el vicesecretario general del PPCV (David Serra); la tesorera del PPCV (Yolanda García); la administradora del PPCV (Cristina Ibáñez) y el jefe de gabinete de Turismo (Rafael Betoret).

Dos años y cinco meses después de que estallara el caso, algunos han abandonado completamente la Administración (Campos y García) y la mayoría de ellos han sido degradados por Camps a diputados rasos. Una condición que, sin embargo, les otorga aforamiento, lo que impide juzgarlos como a cualquier ciudadano (solo puede hacerlo el Tribunal Superior de Justicia).

Si, como han dicho hasta el momento los jueces, las acusaciones contra su círculo de confianza están fundadas, o bien Camps no supo que su número dos en el Gobierno y su número dos en el partido mercadeaban favores con la trama corrupta; o bien lo conocía y, al menos, lo toleró. Ninguna de las dos opciones parece muy edificante.

Los procesos por los delitos más graves de la vertiente valenciana de la trama Gürtel tardarán probablemente varios años en resolverse. Parte de ellos se enjuiciarán en Valencia y otra parte (como el supuesto reparto de tres millones de euros en comisiones de los fondos que Canal 9 destinó a la cobertura de la visita del Papa a Valencia en 2006) en la Audiencia Nacional. Si Flors dicta esta semana la apertura de juicio oral por el llamado caso de los trajes, en cambio, Camps será juzgado hacia octubre o noviembre por un tribunal del jurado.

La audiencia preliminar que se celebra mañana viene a ser un ensayo del juicio al que no es necesario que asistan los acusados. El juez analiza de forma sintética las pruebas y argumentos de las partes y a continuación decide si está o no justificado celebrar el juicio. Durante la vista, que quizá dure más de un día, se escucharán las explicaciones de los peritos; declarará una selección de los testigos (no estarán, por ejemplo, Correa, Crespo ni El Bigotes); se oirán las conversaciones grabadas que figuran en el sumario; los abogados presentarán sus conclusiones y se practicará alguna prueba.

www.elpais.es 11-07-11

CAMPS, MÁS CERCA DEL BANQUILLO POR LA CAUSA DE LOS TRAJES

El TSJ rechaza unir la causa de los supuestos regalos recibidos por el president con la financiación irregular del PPCV y fija la vista preliminar el próximo martes

La Sala de lo Civil y lo Penal del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV) ha rechazado acumular las causas que instruye por los supuestos regalos de la red Gürtel al president de la Generalitat, Francisco Camps, y por una presunta financiación ilegal del PPCV.

Así lo indica en un auto hecho público hoy en el que además fija para el próximo martes la audiencia previa del proceso por cohecho pasivo conocido como "la causa de los trajes", donde está imputado Camps junto a otros altos cargos de la Generalitat y del PPCV.

Según informa el Tribunal valenciano, los implicados están exentos de acudir a esta comparecencia previa que establece la Ley del Jurado, y además se celebrará a puerta cerrada ya que todavía forma parte de la fase de instrucción.

El magistrado del TSJCV José Flors instruye esta causa abierta contra Camps, el exvicepresidente del Consell Víctor Campos, el exsecretario general del PPCV Ricardo Costa y el exjefe de gabinete de la Conselleria de Turismo Rafael Betoret, por haber recibido prendas de vestir pagadas por los cabecillas de la trama Gürtel.

La causa por financiación ilegal del PPCV, que procede del Tribunal Superior madrileño, ha recaído por turno sobre el magistrado José Ceres, quien deberá investigar un supuesto delito electoral de este partido en los comicios municipales y autonómicos de 2007 y de falsedad documental en las generales de 2008.


También investigará si el Gobierno valenciano prevaricó y cometió cohecho en contratos con la firma Orange Market, gestionada por Álvaro Pérez "El Bigotes".

El Ministerio Fiscal y varios diputados del PSPV se habían mostrado favorables a la acumulación de ambos procedimientos en una misma causa al entender, afirman los socialistas, que existe "íntima relación" entre las adjudicaciones públicas, la financiación del PPCV y los regalos que recibieron sus dirigentes "por una u otra razón".

La Sala estima pro el contrario que no hay una "concreta conexidad legal" que justifique esta medida, y señala que la unificación es de una "innegable complejidad".

Según el auto, no coinciden las mismas personas en las dos causas y, pese a las "peculiaridades" del estado de ambas -en la de la financiación queda por continuar la instrucción iniciada y en "la de los trajes" ya se han calificado los hechos-, no procede unirlas, aunque lo vería "razonable" si fuera el momento procesal inicial.

Respecto a la de "los trajes", indica que la duración de su instrucción, las diligencias practicadas y las conclusiones asumidas "aconsejan restringir la valoración sobre la acumulación pretendida".

Lo contrario afectaría "seriamente" al proceso y causaría una "posible no justificada dilación" de la causa en la que está imputado Camps que, "sin perjuicio de lo que resulte tras la audiencia preliminar -del próximo martes-", cuenta con "un objeto procesal ya conformado".

La acumulación, insiste la Sala, obligaría a reabrir la instrucción tras dos años de investigación judicial.

www.levante-emv.com 05.07.11

NINGUNO DE LOS ALTOS CARGOS DE CAMPS PUDO JUSTIFICAR HABER PAGADO LOS TRAJES

Costa, Campos y Betoret declararon que abonaron las prendas a un jefe de Gürtel

Ricardo Costa, Víctor Campos y Rafael Betoret, altos cargos del Gobierno y el PP valencianos, compañeros de causa judicial del presidente Francisco Camps por aceptar presuntamente regalos de la trama mafiosa Gürtel, prestaron declaración ante el juez instructor, José Flors, y la Fiscalía Anticorrupción en mayo de 2009. Los interrogatorios, que hoy reproduce EL PAÍS en parte en estas páginas y de forma completa en su web (www.elpais.com), no parecieron convencer al juez, que rechazó archivar las acusaciones y ha conducido la causa hasta dejarla a un paso de dictar la apertura del juicio oral. Ni Camps ni los otros tres imputados pudieron justificar haber pagado los trajes.

La investigación policial y Anticorrupción consideran acreditado que los acusados recibieron prendas por valor de 40.374 euros entre 2005 y 2008. Y que ese era el método que la trama corrupta empleaba para ganarse a los cargos públicos cuyas arcas pretendía saquear. En Valencia, según la investigación, lo logró con creces: la red recibió contratos millonarios adjudicados a dedo, al tiempo que participaba en la financiación ilegal del PP.

Costa era secretario general del PPCV; Campos, vicepresidente de la Generalitat, y Betoret, jefe de gabinete en Turismo. Los tres dejaron, en cierta forma, en evidencia a Camps: reconocieron ser amigos de Álvaro Pérez, El Bigotes, delegado de la trama en Valencia, y sostuvieron que le pagaron a él las prendas de vestir. El presidente negó ante Flors ser amigo de Pérez, a pesar de que en las conversaciones grabadas lo trata de "amiguito del alma", y mantuvo que abonó las prendas en efectivo con el dinero que le preparaba su mujer, aunque ningún empleado lo vio pasar por la caja.

www.elpais.es 27.06.11

RICARDO COSTA EX SECRETARIO GENERAL : "LE PAGUÉ EL TRAJE A ÁLVARO PÉREZ PORQUE IBA MUCHO A MADRID"

Juez. ¿Desde cuándo y qué relación tiene con él [Álvaro Pérez]?

Costa. Prácticamente creo que desde el año 1996, única y exclusivamente porque era una de las personas que organizaba los actos del partido por toda España, y lo veía en los actos del partido donde coincidíamos (...).

J. ¿Aparte de verle, tiene usted alguna otra relación de amistad?

C. A partir del año 2005, noviembre del 2004, que es cuando yo entro en la dirección del Partido Popular de la Comunidad Valenciana, él era el proveedor habitual del partido, por tanto, sigue siendo el proveedor habitual del partido y por lo tanto esa relación de proveedor desembocó (...), una relación digamos de amistad (...).

J. Perdón, ¿a quién le entregó usted el precio del traje?

C. Al señor Pérez, por indicación del señor [José] Tomás. Porque creo que dijo que él iba mucho por Madrid y que no hacía falta que yo me desplazara (...).

J. ¿No efectuó usted ningún otro encargo?

C. Ningún otro encargo.

J. ¿Usted se explica que en un documento que apareció en Forever aparezca su nombre con una cantidad, como una deuda que usted mantenía con esa entidad?

C. Yo creo que ese documento, o esa cantidad o lo que refleja es absolutamente falso.

(El juez hace oír a Costa seis grabaciones hechas poco antes de que estalle el caso Gürtel: los cabecillas de la trama y el propio Costa expresan su preocupación porque una exempleada, Isabel Jordán, se ha ido de la lengua).

J. Álvaro, cuando se pone en contacto con usted, le dice que Pablo [Crespo] tiene que contarle algo importante. ¿Ese algo importante, en qué consistió? (...).

C. Me contaron que lo importante era que la tal Isabel Jordán (...) estaba criticando a la empresa de Álvaro Pérez por Madrid.

J. ¿Pero algún detalle concreto le diría? La expresión que utilizó ya la ha escuchado usted.

C. Sí.

J. [Jordán] "nos ha gastao un putadón".

C. Sí, pero el putadón...

J. Y es algo tan importante que (...) usted acude a las once pasadas de la noche a esa reunión (...). ¿Cuáles son los detalles de eso tan importante?

C. No hubo tiempo a dar ningún detalle porque la reunión duró 10 minutos (...)

www.elpais.es 27.06.11

RAFAEL BETORET: "NUNCA PIDO TIQUE. SOY BASTANTE DEJADO PARA ESAS COSAS"

Juez. ¿Con motivo de esa relación personal, que parece que había entre usted y el señor [Álvaro] Pérez, usted acudió a una tienda de prendas de vestir de Madrid llamada Milano?

Betoret. Sí. Me ha gustado siempre bastante la ropa, los trajes, y yo le había alabado en varias ocasiones los trajes y los abrigos que... Y él [Pérez] decía que me quedaría sorprendido, que un día me presentaría a su sastre. Y con motivo de un Fitur, estando yo en Madrid, él me llevó a la tienda de Milano, que estaba ubicada creo que enfrente de donde tenía el despacho.

J. ¿Y qué prendas de vestir encargó usted en esa ocasión? Sería en el año 2005-2006.

B. No lo recuerdo muy bien porque hace tiempo, creo que fueron dos o tres trajes.

J. ¿Dónde se los enviaron, aquí a Valencia, a su domicilio o al domicilio de Orange Market?

B. No, no, a mi domicilio.

J. A su domicilio. ¿Y cómo satisfizo usted el importe de estos trajes?

B. Yo pensaba (...) que debía ser bastante caro... Yo le decía [a Álvaro]: "Que yo no puedo". Y él decía: "No te preocupes". Entonces yo le dije a él si se los podía pagar más tarde o más adelante porque era enero. Me dijo que sí, que no había ningún problema, que [José] Tomás, el sastre, era una persona de su absoluta confianza y que no tenía ningún problema. Yo le dije a Álvaro que le preguntase cuánto era. Él me dijo. Y eso sí que lo recuerdo porque ahora, con este motivo, he mirado que le [pagué con] dinero en metálico a Álvaro para que él, que iba más frecuentemente a Madrid, se lo pagase. Y he mirado cómo sacaba dinero en efectivo, con la paga de junio realmente fue cuando pagué esos trajes, de ese año, dos mil euros le pagué.

J. ¿Le pidió usted el tique de compra de estos trajes?

B. ¡Pues la verdad es que no! No, nunca. Soy bastante dejado para este tipo de cuestiones.

www.elpais.es 27.06.11

VÍCTOR CAMPOS EXVICEPRESIDENTE: "APRECIO MUCHO [A EL BOGOTES]. ES UNA PERSONA MUY CARIÑOSA"

 Juez. ¿De qué le conoce usted [a Álvaro Pérez, El Bigotes]? ¿Desde cuándo? ¿Qué relación tienen?

Campos. Lo conocí, la fecha exacta no la sé, pero en torno de las elecciones de 2003, porque realizábamos muchas actividades para la campaña y en aquella campaña además de ser miembro de la ejecutiva regional [yo] era el cabeza de lista de mi formación política por la provincia de Castellón. (...) Luego fui coincidiendo con él en varias ocasiones, fundamentalmente por temas de partido y al final entablamos muy buena relación. Yo diría que una relación casi de amistad y, lo aprecio mucho, es una persona muy cariñosa y he mantenido y mantengo una buena relación personal con él.

J. ¿Le consta que él a través de una empresa que se llama Orange Market (...) ha sido contratado por (...) el Gobierno de la Generalidad?

C. Sí, lo comentamos que tenía suerte en algún concurso, y otros no, ¡y nada más!

J. ¿No ha ido usted a una tienda que se llama Milano, y ha hecho usted allí unos encargos de prendas de vestir?

C. No. El señor [José] Tomás era el sastre de la tienda a la que usted se refiere, vino un día aquí a Valencia, a mi despacho y entonces le hice un encargo desde aquí, no fui yo a la tienda de Milano.

J. ¿Cómo se pagaron estas prendas de ropa?

C. Se lo di yo también en dos, tres o cuatro veces, no recuerdo (...). A Álvaro.

J. ¿Pero, usted no había comprado a través de Tomás, que le había encargado?

C. Sí, pero me pareció natural (...).

J. ¿Usted ha realizado alguna vez en su vida alguna otra compra u operación de ropa por ese mismo sistema?

C. ¿De ropa? Pues seguramente no, pero a lo mejor me he comprado alguna otra cosa, pues seguramente sí. De algún amigo que tiene relación pues con no sé qué tipo de artículo que a lo mejor estás buscando y: "¡Oye, pues yo te lo conseguiré, porque te lo consigo del almacén y tal!"

www.elpais.es 27.06.11

EL TRIBUNAL ACELERA LA CAUSA POR COHECHO CONTRA CAMPS

El Tribunal Superior de Justicia valenciano respaldó ayer en un auto al juez José Flors, instructor de la causa por cohecho impropio contra el presidente valenciano, Francisco Camps (PP), y tres altos cargos. Flors decidió en mayo no incorporar a la llamada causa de los trajes a los cabecillas de la trama Gürtel, que presuntamente regalaron prendas de vestir por valor de miles de euros a Camps y al resto de imputados mientras la red corrupta se enriquecía a costa de las arcas públicas. El motivo: el Código Penal castigaba en el momento de los hechos a la autoridad que recibía dádivas entregadas en atención a su cargo "pero no al particular que lo realiza".

La decisión acelera el procedimiento contra Camps: si los jefes de Gürtel hubiesen sido incorporados a la causa, esta se habría demorado varios meses. La apertura o no de juicio al presidente solo está ahora pendiente de que el tribunal decida si acumula el grueso de la vertiente valenciana de Gürtel (financiación ilegal, falsificación mercantil, cohecho y prevaricación) a la causa de los trajes, algo que las fuentes consultadas consideran poco probable.

A la Audiencia Nacional

Flors siempre ha rechazado transformar la causa por cohecho impropio (penado con multa) en otra por cohecho propio (cárcel e inhabilitación). La razón es que, pese a que la investigación ha acreditado que la trama obtuvo decenas de adjudicaciones a dedo violando las normas de contratación pública, Camps, Ricardo Costa, Víctor Campos y Rafael Betoret no adjudicaron personalmente esos contratos.

El juez llamó a declarar como testigos a 35 cargos de la Generalitat en mayo de 2009 que sí intervinieron directamente en dichas contrataciones. Flors les preguntó si recibieron instrucciones de alguien para elegir a Orange Market o a otras empresas de la trama, y todos lo negaron.

El testimonio de esos 35 cargos evitó que Camps fuera encausado por un delito más grave. Pero ahora les dará problemas. Los 10 jueces que han conocido el asunto han avalado los numerosos indicios de que los contratos se adjudicaron de forma irregular y que, por tanto, alguien debe pagar por ello.

Buena parte de esos 35 cargos serán ahora imputados en la causa principal de Gürtel, que previsiblemente terminará en la Audiencia Nacional. Enfrentados a duras penas por prevaricación o cohecho, señalan fuentes jurídicas, quizá recuerden que efectivamente alguien les instó a contratar con la red corrupta.

www.elpais.es 11.06.11

LA OPOSICIÓN VE "INVEROSÍMIL" LA DECLARACIÓN DE CAMPS

El PP presentará hoy una denuncia por revelación de secretos

La declaración de Francisco Camps ante el juez que instruye la causa en la que está imputado por haber aceptado presuntamente regalos de la red Gürtel, que ayer publicó íntegramente EL PAÍS, generó reacciones en las fuerzas políticas. El portavoz socialista, Ángel Luna, calificó de "absolutamente surrealista" la explicación del presidente valenciano. EU insistió en que el PP debía cambiar a su candidato a presidir la Generalitat valenciana antes de la investidura. La dirección regional del Partido Popular consideró, en cambio, que la información era "aclaratoria e incluso positiva"; "lo que viene a decir es que el presidente se paga todo lo que compra". Aunque fuentes del PP anunciaron que hoy presentarán una denuncia por revelación de secretos.

En su declaración judicial, a la pregunta de por qué no conservaba justificantes de los trajes y otras prendas de vestir (22 en total, según la Fiscalía Anticorrupción) que supuestamente le obsequió la trama corrupta y que, según Camps, abonó en metálico, el presidente respondió: "Llevo muchos años no pidiendo ni tique ni factura cuando yo he pagado por ahí para que nadie crea que yo luego eso lo cargo a protocolo de nada".

El juez José Flors preguntó a Camps por qué Álvaro Pérez, El Bigotes, cabecilla de la red corrupta en Valencia, le decía el 7 de enero de 2009: "¿Has leído mi tarjetón?"; "pues fíjate si te debo". Camps respondió al juez: "La idea de una Comunidad fuerte y un PP muy fuerte". El magistrado no se conformó con la respuesta, y agregó: "Insisto en que no tiene usted el deber de contestar, puede negarse o contestar lo que desee, pero en el ámbito del discurso lógico, frente a un agradecimiento de muchísimas gracias y fíjate cuánto te debo, parece deducirse que esa deuda la está compensando con algo. Eso es por lo que yo le pregunto". Y Camps: "Yo no sé lo que me debe el señor Álvaro. Mucha gente me dice por la calle: ¡Cuánto le debemos, presidente!".

www.elpais.es 31.05.11

CAMPS: "NUNCA PIDO FACTURA NI TIQUE PARA QUE NADIE CREA QUE LO CARGO A PROTOCOLO"

El presidente valenciano: "Jamás hablé con Álvaro Pérez de actos del Gobierno"

El presidente valenciano, Francisco Camps, a un paso de sentarse en el banquillo por un delito de cohecho impropio relacionado con la red Gürtel de corrupción, se vio obligado a responder a las preguntas que el juez José Flors y la Fiscalía Anticorrupción le hicieron el 20 de mayo de 2009. Una explicación que, a la vista de los pasos dados por el magistrado desde entonces, resultó poco convincente y que hoy reproduce EL PAÍS en parte en estas páginas y en la página web (www.elpais.com) de manera íntegra.

Camps será juzgado por haber aceptado presuntamente regalos que le hacía Álvaro Pérez, El Bigotes, jefe valenciano de la trama Gürtel. Una práctica que, según la investigación avalada por numerosos jueces en Madrid y Valencia, la red utilizaba para ganarse la confianza y el favor de los altos cargos de las Administraciones del PP donde concurría para conseguir contratos. En Valencia la trama logró adjudicaciones millonarias supuestamente amañadas y colaboró aparentemente en la financiación ilegal del PP regional. Por ambas cuestiones cinco jueces acaban de imputar al círculo de confianza de Camps en el partido y en el Ejecutivo autónomo.

Ese paso demorará algunas semanas, puede que un mes, la decisión de Flors de abrir o no juicio oral contra el presidente Camps. El Tribunal Superior de Justicia valenciano debe dilucidar ahora si los nuevos delitos se incorporan a la llamada causa de los trajes. Lo que sigue es un resumen de la declaración.

Juez. ¿Tiene alguna especial relación de amistad con Álvaro Pérez? ¿Frecuenta usted la amistad de este señor?

Camps. No, la relación ha sido de partido durante todos estos años, es el que ha organizado los actos del partido y mi relación ha sido siempre en los grandes actos del partido en la Comunidad Valenciana, porque me ha gustado siempre supervisar el ingenio, la innovación, los atriles, la iluminación, para dar un ritmo de modernidad a lo que eran los actos del partido. Y esa es la confianza que el partido depositó en él durante estos años y es la única relación que yo he mantenido con él.

J. ¿Además de los actos del partido, parece ser que [Álvaro Pérez] ha organizado diversos actos para la Administración de la Generalidad Valenciana?

C. Si, eso es lo que parece...

J. ¿Le consta a usted?

C. Bueno me ha constado durante, fundamentalmente, estos días que he visto la petición, entre otras muchas cuestiones por parte de este tribunal, de la relación de actos que ha podido realizar para la Administración

J. ¿Y con anterioridad no sabía usted que este señor, a quien usted conocía y trataba por realizar actos del partido, también los organizaba para el Gobierno o la Administración de la Generalitat?

C. Podría tener alguna, más o menos, somera idea al respecto, pero tenga usted en cuenta que la Administración autonómica...

J. Perdone, ¿Él [Álvaro Pérez] nunca le ha comentado nada?

C. ¡No! ¡Nunca! Yo he tenido muy clara la división entre el partido y el Gobierno, yo de hecho he intentado siempre que las personas que estaban en el Gobierno no estuviesen en el partido, y que las personas que estaban en el partido no estuviesen en el Gobierno, y esa dicotomía la he mantenido para mí mismo también (...).

J. Lo que deduzco de lo que dice es que usted sí que ha hablado alguna vez con él por actos relacionados con el partido, pero no con actos relacionados ni con la Administración ni con el Gobierno de la Generalitat.

C. ¡Nunca!

J. Sin embargo, parece que ha tenido alguna intervención o pretendía tenerla con la organización de actos que sí que afectan al Gobierno, por ejemplo una visita institucional a Estados Unidos.

C. No, esta persona, supe que conocía, a través de otra persona, a un exembajador de Estados Unidos de Norteamérica en España, que conocía a un gobernador que tenía posibilidades de ser secretario de Comercio con la Administración Obama. Se puso en contacto, pero la realidad es que yo hice esa visita en diciembre y lo hice a través de un antiguo compañero mío, secretario de Estado para la UE de Exteriores, con quien hice la visita a este señor.

J. Lo que quiere decir usted es que sí que ha hablado con [Álvaro Pérez] respecto de organizaciones de actos que afectan al partido pero no respecto de actos que afectan al Gobierno. ¿Eso es lo que usted afirma?

C. Nunca he hablado con él de cosas que tienen que ver con el Gobierno. Ni con la Administración autonómica.

J. Parece ser que por indicación de este señor [Álvaro Pérez], o bien porque le acompañara, usted fue a hacer un encargo de prendas de vestir a un establecimiento de Madrid. ¿Esto es así?

C. Bueno, me habló en un momento determinado, sería en alguna reunión en el propio partido, que él conocía a alguien en una tienda en Madrid que tenía sastrería industrial y que acoplaba trajes ya hechos de confección que quedaban bien, y estaban a muy buen precio. Un día de los que fui por Madrid, me acerqué a la tienda, conocí al señor Tomás, y me presenté y esa es la circunstancia

J. ¿Y adquirió usted allí alguna prenda de vestir, en este establecimiento llamado Milano?

C. En este establecimiento no adquirí ninguna prenda. No hubo manera de que ninguna de las prendas que intentaba acoplarme me viniese bien.

J. Después de este incidente, parece ser que usted también fue a otra tienda regentada por el mismo señor, que se llama Forever Young, donde al parecer también encargó prendas de vestir.

C. Quien me llamó fue Tomás, me dijo que había cambiado de tienda, que estaba en un lugar fenomenal en el paseo de la Castellana, que, por favor, me pasara por allí, que estaba llamando a clientes de la anterior tienda, que había comprado un sistema de confección industrial, no de sastrería, que el precio de los trajes sería interesante. Y allí aparecí, a finales de 2006. Yo le llevé un traje mío, de los que tengo de sastrería, para ver si lo podía mirar, para no perder tiempo otra vez con la chaqueta, el pantalón, etcétera. Bueno, me hizo dos trajes en aquel momento, y luego fui a recogerlos, debió de ser a principios del 2007, recogí los trajes, le pagué al señor Tomás los trajes y me volví.

J. ¿Los pagó en efectivo?

C. Sí.

J. (...) ¿Ha comprado usted o ha encargado alguna otra prenda de ropa en Forever Young?

C. Sí, sí, sí. Cuando esos dos trajes ya me venían, unos trajes también relativamente baratos, pues fui por la tienda, recogí los trajes y me dijo: mira, si te parece, como la cosa va funcionando, bueno ahora le hemos cogido el aire, no sé cuantos... Al final terminé encargando un tercer traje.

J. ¿Cómo satisfizo usted el importe de este traje?

C. En efectivo

J. (...) Y aparte de estas prendas. ¿Ha adquirido usted alguna otra cosa en 2007 y 2008?

C. En el 2007, zapatos, que eran muy bonitos y estaban a muy buen precio.

J. ¿Y eso también lo abonó en efectivo?

C. Sí, en efectivo

J. ¿Y unos pantalones, parece decir Tomás que se llevó juntamente con los zapatos?

C. No, no, no, yo en la tienda solo he comprado trajes, este par de zapatos, y en el 2008 (...) yo fui por allí, estuve viendo prendas. Y lo único que me interesó de allí fue un bléiser azul marino. Recuerdo perfectamente que estaba rebajado a 150 euros (...).

J. ¿También pagó en efectivo?

C. Lo pagué en efectivo, y además no tenía la intención de llevarme la bléiser. No lo había comentado en casa, llevaba el dinero, que como siempre me había preparado mi mujer en efectivo para pagar. Mi mujer es la que lleva la economía doméstica de casa. Y recuerdo que no llevaba la cantidad para poderla comprar. Salí de la tienda y le pregunté al chófer y al escolta si habían [tenían] a bien, si llevaban dinero, dejarme dinero para poderme comprar pues no llevaba dinero suficiente. El escolta me dio 150 euros y pagué el traje y la bléiser, subí al coche y ya no volví nunca más.

J. Ahora escuchará usted el contenido de esta conversación que mantuvo usted con Álvaro Pérez el día 7 de enero de este año. ¿Reconoce ahí su voz?

C. Sí, y la de mi mujer.

J. ¿Y la de Álvaro Pérez?

C. Sí.

J. Habrá escuchado que al principio de la conversación se interrumpe, usted dice: '¡Oye, muchísimas gracias!' Y él le contesta: '¿Has leído el tarjetón?, ¡fíjate lo que te debo!' ¿Esto a qué responde? ¿Tuvo algún regalo?

C. No. Muchísimas gracias, es porque me decía que yo había hecho muy grande el partido político en la Comunidad Valenciana, y que yo sí que era un líder indiscutible del partido, etcétera... No sé si sabrá pero durante estos años viví las circunstancias internas del partido muy complicadas, y bueno, pues mucha gente entiende después de las elecciones autonómicas de hace dos años ganadas por mayoría absoluta...

J. Sí, pero al margen de estas incidencias en el partido, la expresión que utiliza este señor cuando usted le dice: '¡muchas gracias!' Le dice: '¿has leído mi tarjetón?, ¡fíjate si te debo!' ¿Qué le debe este señor a usted?

C. La idea de una Comunidad fuerte y un PP muy fuerte... porque es que en relación con él.

J. ¿Eso es lo que le debe el señor Álvaro Pérez a usted? (...) Insisto en que no tiene usted el deber de contestar, puede negarse o contestar lo que desee, pero en el ámbito del discurso lógico, frente a un agradecimiento de muchísimas gracias y fíjate cuánto te debo, parece deducirse que esa deuda la está compensando con algo. Eso es por lo que yo le pregunto.

C. Yo no sé lo que me debe el señor Álvaro. Mucha gente me dice por la calle: '¡Cuánto le debemos, presidente!' No lo sé, pero en cualquier caso nada que vaya mas allá de lo que es el convencimiento de que, bueno, que dirijo el partido, y lo dirijo bien (...)

J. En ese mismo contexto, el día siguiente al día de Reyes hay otra expresión que según ha dicho usted es de su esposa, que dice: '¡Con el mío te has pasado 20 pueblos!' ¿A qué se refería?

C. Posiblemente era con la pulserita de la niña.

J. ¡No, con el "mío"! Porque después hablan de la pulsera de la niña. ¿Le hizo algún regalo a su esposa, Álvaro?

C. Sí, sí, sí, el regalo que devolvió mi mujer.

J. ¿Qué regalo era?

C. Un reloj

J. ¿De qué características?

C. La verdad es que no lo sé, porque yo intenté ni verlo. Isabel lo tenía clarísimo también. Nosotros, como habrá podido comprobar en la conversación, entendemos que hay cosas que no se nos tienen ni que regalar ni que ofrecer ni que proponer, lo tenemos muy claro desde hace muchísimos años. Soy responsable público en muchas tareas mucho tiempo, y mi mujer conmigo ha compartido un criterio claro, de que no podemos recibir regalos de nadie, y que por tanto, de una manera o de otra, vamos devolviendo los regalos

J. ¿Y cómo devolvió el reloj?

C. Creo recordar que fue en la propia farmacia de mi mujer, que pasaría Álvaro por la farmacia y le devolvería el regalo.

J. ¿Qué regalo era el de la niña?

C. Creo, por lo que luego me ha contado mi mujer, porque yo no lo vi, que era una pulserita de estas de cuero con una medallita que ponía no sé qué lema.

J. ¿Y también eso se devolvió?

C. ¡Todo, todo se devolvió!

J. (...) ¡En la farmacia!

Fiscal. Dice que pagaba en efectivo. ¿Tiene algún recibo, factura o algún documento que acredite que hiciese el pago en efectivo?

C. El traje. ¡Yo pago y me llevo el traje! Y si nadie me reclama el traje es que yo he pagado el traje que me llevo.

F. En ningún caso reclamó un documento dada la posición que ocupa, la posibilidad de que pudiera...

C. Justo por eso, ¡fíjese! Yo llevo muchos años no pidiendo ni tique ni factura cuando yo he pagado por ahí para que nadie crea que yo luego eso lo cargo a protocolo de nada. Justo por esas circunstancias tampoco utilizo la tarjeta de crédito nunca, la utiliza mi mujer; la tarjeta de crédito que tengo es una tarjeta que pago casi más de cuota que de gasto que hago con ella, porque he entendido siempre que como responsable político y dadas las circunstancias que recuerdo cuando era concejal en los años noventa, que era mucho mejor dejar claro que la tarjeta era de mi mujer, por tanto que es dinero nuestro, y que si yo pedía factura o tique... He cogido taxis en Valencia alguna vez y, jamás he pedido obviamente tique como sí que hacen muchos funcionarios o personas que trabajan para empresas, para que nadie crea que hay una especie de cuenta de protocolo que paga ni trajes, que paga ni cafés, que paga.

F. Pero precisamente para que constara que es un gasto personal que usted no imputaba a ninguna cuenta ni a ningún gasto. ¿No reclamó ninguna documentación justificativa del mismo?

C. ¿Pero que más justificación que el propio traje que yo me llevo de la tienda de forma pacífica? Es que nunca he pensado, jamás en mi vida, que comprarse algo en un sitio y llevárselo y pagarlo en metálico... Si fuese a reclamar luego. No me desgravo esas facturas, no las incluyo en ningún gasto de protocolo, mi mujer se fía de mí porque es la que me da el dinero, que es ante quien respondo, y ella ante mí, y no tiene sentido otra cosa, creo yo.

F. Cuando dice que su mujer es la que le da el dinero, la que gestiona la economía doméstica, ¿es la encargada de ir al banco a?

C. ¡Todo! ¡Todo, todo, todo!

F. Ese dinero en metálico que le da, ¿lo saca ella del banco?

C. Todo, todo. Lo saca del banco o de la caja de la farmacia, porque ella tiene una farmacia, y bueno, esa es nuestra vida.

F. ¿Y usted tiene los extractos del banco que acrediten que en esas fechas ha efectuado las [retiradas] de dinero?

C. Bueno, estamos hablando de cantidades, sí, hay un movimiento de dinero que sale del banco de ella, vamos, de la cuenta corriente que ella es la que maneja, pero en cualquier caso ya le digo que ella tiene una farmacia, tiene dinero en efectivo y compra ella porque tiene dinero.

Letrado de la defensa. ¿En alguna otra compra particular, a usted se le ha ocurrido pedir una factura de lo que compraba?

Camps. No

L. ¿Por qué no utiliza la tarjeta de crédito personal, podía ir a Forever y pagar con la tarjeta?

C. Porque no lo hago nunca, porque nos arreglamos mejor en mi casa así, y por lo que le he dicho antes, creo que quedó en el imaginario colectivo el uso de tarjeta por parte de políticos como si la tarjeta fuese a una cuenta corriente.

L. ¿Para que no le vean utilizar la tarjeta? ¿Por imagen?

C. Sí. Bueno, al final uno va tomando decisiones de imagen, ¿no? De la forma de vestir, de la forma de comportarse.

L. ¿Todo lo suyo lo paga en efectivo?

C. Sí, bueno, si voy con mi mujer, siempre paga mi mujer.

Juez. Ante esa costumbre de pagar en efectivo, normalmente quien así lo hace suele pedir el tique de compra, simplemente para que cuando pase con la bolsa por la puerta de salida si suena algún artilugio electrónico pueda justificar la compra. Usted, a pesar de eso, ¿no pide nunca tiques de compra?

Camps. Bueno, estamos hablando de una tienda en donde el encargado era el que me daba el traje y yo lo pagaba.

J. ¡Es que yo he entendido que su modo habitual de actuar es no pedir nunca tique de compra!

C. Nunca pido tique, efectivamente, nunca pido tique.

J. ¿Y lo poco que compra no pide nunca tique de compra?

C. Nunca.

J. ¿A pesar del riesgo de pasar con la bolsa por la puerta?

C. Bueno, vamos a ver, si es de ropa, si es por el lugar por donde se pasa por el lugar donde puede haber algún tipo de..., he ido con Isabel, he ido con mi mujer.

J. ¿Quiere usted decir algo que no se le haya preguntado y considere de interés para esclarecer estos hechos?

C. Sí, que niego la mayor. Esto sinceramente no tiene sentido alguno, a mí nadie nunca jamás me ha pagado un traje, nunca, que no lo habría permitido. ¡Nunca, que me pagasen un traje! Qué sentido tiene que alguien me pague un traje. Y que he intentado siempre tener clara la diferencia entre mi vida personal y mi vida política. Y en la vida política, mi vida como presidente de la Generalitat, y como presidente del partido. Y que creo durante estos años haberlo conseguido.

LA GRABACIÓN QUE OYÓ EL PRESIDENTE

7 de enero de 2009, 22.38.

Álvaro Pérez. ¿Has leído mi tarjetón?

[la comunicación se interrumpe y continúa después].

Camps. Muchísimas gracias, ¿eh?

Á. Bueno, escucha, tú... ¿Has leído mi tarjetón?

C. Sí, sí, sí...

Á. Bueno, pues fíjate, fíjate si te debo...

C. Bueno, yo quiero que nos veamos con tranquilidad para hablar de lo nuestro... que es muy bonito.

Á. Cuando tú quieras, y te dejen, y puedas...

C. Un abrazo, te paso con Isa .

Isabel. Con el mío te has pasado 20 pueblos.

Á. ¿Qué dices?

I. (...) No, en serio, no me lo voy a quedar.

www.elpais.es 30.05.11 

EL TRIBUNAL ACEPTA JUZGAR A CAMPS Y LA CÚPULA DE GÜRTEL JUNTOS POR COHECHO

La Sala Civil y Penal deja en manos del magistrado Flors la decisión de unir las acusaciones - El juez podría abrir otra causa para enjuiciar a los jefes de la red

Las fructíferas relaciones que, según múltiples informes policiales y de la fiscalía, mantuvieron el Gobierno y el PP valencianos con la trama Gürtel prometen darle nuevos quebraderos de cabeza al presidente de la Generalitat, Francisco Camps, posiblemente antes de las elecciones del 22 de mayo. La primera de esas novedades se conoció ayer. El Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV) dictó un auto en el que acepta la inhibición decretada hace semanas por su homónimo de Madrid para que los cabecillas de la red corrupta puedan compartir banquillo de los acusados por los regalos de los trajes con Camps, Ricardo Costa, Víctor Campos y Rafael Betoret. Lo que se haga al final dependerá del juez que tramita el caso de los trajes, José Flors, en cuyas manos han dejado sus colegas del tribunal valenciano la decisión de si se juzga a Camps y los otros altos cargos junto a los jefes de la trama Gürtel (Correa, Crespo y Álvaro Pérez, el Bigotes) u opta porque unos y otros sean juzgados por separado y con delitos distintos.

La resolución que adopte Flors tendrá consecuencias importantes. Podría implicar que la imputación de Camps y del resto de acusados por cohecho pasivo impropio (aceptar los regalos sin hacer nada a cambio) se transformara en otra causa por cohecho propio y se juzgue a todos bajo esa premisa. De esto cabría colegir que las dádivas que Camps, Costa, Betoret y Camps recibieron lo fueron a cambio de los favores y contratas a dedo (por importe de unos 8 millones de euros) que la Administración dio a la red mafiosa que dirigía Correa en Madrid y el Bigotes en Valencia.

Fuentes jurídicas no creen que Flors vaya a detener ahora el sumario de los trajes, que tiene ultimado y casi listo para juicio ante un jurado popular, para incorporar en él a los jefes de Gürtel. Ven más factible que abra otro procedimiento contra los cabecillas de la trama.

Si es así, antes de las elecciones de mayo, Flors sometería a Camps y los demás políticos imputados a una vistilla, a la que obligatoriamente tendrían que asistir, como paso previo a los preparativos del juicio ante el jurado popular. El auto dictado ayer por el TSJCV, que contiene un voto particular del juez Juan Montero, opuesto a la asunción de la competencia, subraya: "Procede acceder a la inhibición planteada declarando la competencia de este Tribunal para el conocimiento de las conductas realizadas por las personas que presuntamente entregaron las prendas de vestir a las personas respecto de las cuales se sigue el presente procedimiento del Tribunal del Jurado sobre cohecho pasivo impropio, decidiendo el ilustrísimo magistrado instructor con plena libertad de criterio, lo que estime procedente de estos nuevos hechos".

Las "particulares" circunstancias del caso Gürtel, cuya investigación se sigue simultáneamente por tribunales de distintas comunidades, llevan a la Sala a considerar que ambas opciones -mantener tal cual la actual causa contra Camps y los otros altos cargos y abrir otra contra los jefes de Gürtel, o bien juzgarles a todos en un único proceso- "resultan jurídicamente defendibles".

El TSJCV debe decidir también en los próximos días si asume la competencia de la segunda inhibición dictada por Pedreira. En ella están implicados otros siete miembros de las cúpulas del PP y el Gobierno valencianos por supuesta financiación ilegal, cohecho, prevaricación, falsedad y delitos fiscales.

www.elpais.es 27.04.11

ESCENARIOS Y PLAZOS A LA SOMBRA DE LAS ELECCIONES

El Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV) ha dejado "plena libertad de criterio" al instructor del caso de los trajes, José Flors, sobre si el presidente de Valencia, Francisco Camps, debe ser juzgado, o no, junto a los jefes de la trama Gürtel. Flors tiene varias opciones. Una de ellas -y, a la vista de los pasos que ha dado Flors en los dos años que lleva investigando el caso, es la más probable- es que opte por no incluir a los cabecillas de Gürtel en el caso de los trajes.

- Primera opción: el juez no acumula los casos. Si Flors rechaza sentar en el mismo banquillo a los supuestos sobornadores (los cabecillas de Gürtel) y a los supuestos sobornados (los políticos), la audiencia preliminar por el caso de los trajes se celebrará en los próximos días o semanas (antes de las elecciones de mayo, aunque el juicio sería en otoño). Este supuesto, indican fuentes jurídicas, implicaría que Flors se inhibiera a favor de un tribunal ordinario respecto al enjuiciamiento de la cúpula de Gürtel (Francisco Correa, Pablo Crespo y Álvaro Pérez, El Bigotes), ya que, al no ser aforados, pueden ser juzgados por un tribunal normal. En ese caso, Camps y los otros imputados asistirían a ese otro juicio como testigos.

- Segunda opción: el juez sí acumula ambos procesos. Si el juez Flors se inclinara por acumular ambos procesos podría transformar la actual imputación de Camps por cohecho pasivo (que castiga a la autoridad que recibe dádivas en función de su cargo, aunque sea a cambio de nada) en otra por cohecho activo, que implica que los regalos se dieron a cambio de un trato de favor del Gobierno de Camps hacia la red. El cohecho pasivo se castiga con penas de multa; el activo o propio, con la cárcel. Si hay acumulación, la causa de los trajes se retrotraería a una fase anterior y es posible que los nuevos encartados, los jefes de Gürtel, pidan nuevas pruebas, que dilatarían la causa y pospondrían el juicio. Si todo sigue como está, el juicio contra Camps se celebraría el próximo otoño.

- Tercera opción: nueva imputación. El juez Flors podría igualmente, señalan fuentes jurídicas, sentar a sobornados y sobornadores en el banquillo manteniendo la imputación por cohecho impropio contra los primeros y la del propio contra los jefes de Gürtel. Y también cabe la opción de que abra dos procesos y modifique la situación y acusación que pesa sobre algún implicado. Por ejemplo, Betoret, quien sí dio contratos a la red como cargo público.

www.elpais.es 27.04.11

LUNA: "A EFECTOS PENALES EL PRESIDENTE ESTÁ EN LA TRAMA"

Todos los partidos de la oposición en la Comunidad Valenciana coincidieron en señalar que el auto del Tribunal Superior de Justicia era muy explícito a la hora de vincular a Francisco Camps con la trama Gürtel. Una opinión que no era compartida en la Generalitat, desde donde se insistía en que el auto no añadía nada nuevo a la situación procesal del presidente valenciano.

Ángel Luna, portavoz del Grupo Parlamentario Socialista en las Cortes, aseguró que la decisión de la Sala de lo Civil y Penal ponía de manifiesto "con meridiana claridad que, a efectos penales, Camps está en la red Gürtel. Y esto no es un montaje del Partido Socialista ni de ningún aparato extraño del Estado", dijo Luna, quien añadió: "Han sido muchos jueces y dos tribunales superiores de justicia los que están apreciando los indicios reforzados de que Camps ha cometido un delito de cohecho".

En una línea similar se pronunció la coordinadora y candidata a la presidencia de la Generalitat por Esquerra Unida, Marga Sanz: "Cada vez es más evidente la lógica que vincula el presunto delito de cohecho pasivo por el que está imputado Camps con el soborno activo por parte de quienes le ofrecían los regalos". Según Esquerra Unida, el auto del TSJ "cierra el círculo jurídico, al evidenciar la existencia de conexiones entre la trama corrupta y los responsables políticos que, supuestamente, les daban cobertura". Enric Morera, candidato por Compromís, pidió la dimisión del presidente y su retirada como candidato del PP. La causa "no es solo por tres trajes, como han querido hacer creer desde el PP; la cosa es más complicada y va más allá".

Desde la Generalitat se insistió en que no hay cambios en la situación procesal de Camps y se hizo hincapié en el voto particular efectuado por el magistrado Juan Montero.

www.elpais.es 27.04.11

CAMPS PIERDE SU ÚLTIMO RECURSO PARA EVITAR EL JUICIO

El juez Flors decidirá si lo envía al banquillo por cohecho

Francisco Camps, presidente de la Generalitat valenciana, perdió ayer las últimas apelaciones para evitar ser juzgado en la causa de los trajes. La decisión de la Sala Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia valenciano deja las manos libres al juez instructor, José Flors, para decidir si lo sienta en el banquillo por cohecho impropio: haber recibido regalos de la trama Gürtel. La red de corrupción, según consta en la investigación, halló en Valencia un fértil lugar donde hacer negocios al calor del Ejecutivo autonómico y el PP regional, presididos ambos por Camps. Las pruebas acumuladas por la policía señalan que el entramado de empresas de Francisco Correa consiguió contratos millonarios adjudicados irregularmente por la Generalitat y que, simultáneamente, participó en la financiación ilegal de las campañas electorales del Partido Popular.

La desestimación de las apelaciones despeja la convocatoria de la audiencia preliminar, el acto que precede a la decisión de abrir el juicio. Todo apunta, sin embargo, a que Flors esperará al resultado de las dos inhibiciones dictadas por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid a favor del de Valencia. En ellas figuran implicados otros siete altos cargos de las cúpulas del PP y el Gobierno regional en supuestos delitos de corrupción.

La decisión de la sala sobre las inhibiciones parece inminente, lo que refuerza la idea de que la vista preliminar tendrá lugar antes de las elecciones del 22 de mayo, en las que Camps vuelve a ser candidato. Una vez celebrada esa audiencia, Flors dispondrá de tres días para decidir si sienta a Camps, Víctor Campos, Ricardo Costa y Rafael Betoret en el banquillo de los acusados.

En las apelaciones rechazadas ayer, las defensas del presidente valenciano y de su exvicepresidente Campos habían solicitado la práctica de dos diligencias que habrían demorado el procedimiento. Por un lado, pedían averiguar si en el grueso de la causa, que se instruye en Madrid, existían más grabaciones en las que aparecieran los cabecillas de la trama: Correa, Pablo Crespo y Álvaro Pérez, El Bigotes. Por otro, solicitaban la declaración testifical de Cándido Herrero, gerente de Orange Market; Flors había aceptado que lo hiciera en la vista preliminar, pero las defensas consideraban imprescindible que declarase antes.

La sala del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) valenciano respaldó ayer al juez. Respecto a las diligencias sobre las grabaciones, considera que "no se dirigen a contrastar una fuente de prueba cierta sino que, de alguna forma, no puede negarse que tienen un cierto carácter incierto e indefinido". "El instructor", añade la sala en su auto, "permitió el acceso de las partes a todas las conversaciones telefónicas que figuraban en este tribunal; solicitaron las adiciones que estimaron pertinentes respecto de la selección que en su día realizó el instructor que fueron admitidas, y en consecuencia se ampliaron las mismas al interés de las partes, sin que en dicho momento, se solicitaran las diligencias que actualmente se pretenden".

La sala también fue contundente respecto a la declaración de Cándido Herrero: "El Instructor no entra en el carácter o no de imprescindible de la diligencia, sino que considera que la declaración testifical interesada puede practicarse en la audiencia preliminar, y eso resulta indiscutible, no lo cuestiona la parte recurrente, y no cabe considerarlo un criterio personal del instructor sino que es el criterio legalmente establecido".

www.elpais.es 21.04.11

' AQUÍ, NO ES NADA", AFIRMA RAFAEL BLASCO

"El caso Gürtel, aquí no es nada", aseguró tajante el jueves el consejero de Solidaridad y Ciudadanía y portavoz parlamentario del PP, Rafael Blasco. "El caso Gürtel no tiene absolutamente ninguna incidencia en la Comunidad Valenciana".

Entrevistado por Manel Fuentes para Catalunya Ràdio, Blasco se hizo un lío al responder primero que catalán y valenciano son "una lengua común con sus particularidades perfectamente diferenciadas" y añadir después que no, que se trata de lenguas parecidas y que los valencianos "estamos orgullosos de una lengua propia, que es el valenciano".

También respondió al cierre de emisiones de TV-3 que el Consell estaría "encantando" de que pudiera verse la televisión de Cataluña, pero echó la culpa al Gobierno de España por no otorgar un tercer multiplex y dijo que Acció Cultural del País Valencià tendrá que pagar la multa que le ha impuesto la Generalitat porque se trata de una sanción por "haber emitido ilegalmente".

Blasco reiteró que la imputación del presidente Francisco Camps es un asunto sólo de "tres trajes", que nadie ha podido demostrar que se los hayan regalado y que se trata de una "parafernalia mediático-política absolutamente desproporcionada".

www.elpais.es 22.04.11

EL PP RECURRE A LA DESESPERADA PARA EVITAR MÁS DAÑOS A CAMPS EN VALENCIA

Pide que se revoque un auto de Pedreira que agravaba los delitos del presidente

En un intento desesperado por reducir daños en el proceso judicial que está a punto de sentar en el banquillo por cohecho impropio a Francisco Camps, presidente valenciano, el PP presentó la semana pasada un recurso de apelación. Con él pretende que la Sala de lo Penal del Tribunal Superior de Madrid revoque la decisión adoptada hace año y medio por el juez Antonio Pedreira de enviar parte de la causa a Valencia, que incluía indicios de otros delitos graves contra cargos del PP. Pedreira rechazó en diciembre de 2010 un primer recurso, de reforma, sobre este asunto.

La estrategia dilatoria de Trillo beneficia a Camps, pero no a Rajoy

El PP alega en su recurso que el envío a Valencia le obliga a pagar un procurador

Si prosperase, Camps habría salvado otra situación apurada y la causa entraría en una senda imposible de prever, dado que las pruebas con delitos más graves que el de cohecho regresarían al Tribunal Superior de Justicia de Madrid, que no puede juzgar a Camps por ser presidente de otra comunidad autónoma.

No es la primera vez que el PP intenta entorpecer el proceso. De hecho, ha recurrido prácticamente cada movimiento de Pedreira, siempre para tratar de beneficiar a Camps. La estrategia, dirigida por Federico Trillo, responsable de Justicia del PP, en plena coordinación con los abogados de Camps, consiste en dilatar el proceso para que no culmine antes de las elecciones autonómicas. Así, Camps podrá decir que las urnas le han absuelto, y a partir de ahí tomar cualquier decisión.

Este tipo de estrategia, aunque da sus frutos -no habrá juicio antes de las elecciones-, tiene molestos a muchos dirigentes. Los retrasos benefician a Camps, pero no a Mariano Rajoy. De seguir así, tendrá que enfrentarse a la precampaña de las generales de 2012 con Camps sentado en el banquillo y el caso Gürtel en un momento judicial de máxima actualidad. Pero Trillo no ha recibido contraorden de Rajoy y mantiene su estrategia dilatoria.

El PP argumenta en su escrito que el traslado de una parte de la causa al tribunal valenciano "dificulta la acción popular" que está realizando y aclara que recurre para "defender el nombre y la honorabilidad" de este partido político, "dado que el Estado no está sabiendo velar porque no se produzcan las interesadas filtraciones a la prensa que se vienen produciendo desde 2009". Los populares ya han recibido varios avisos tanto de los fiscales como del juez de que están utilizando su personación en la causa de forma torticera. Están allí como acusación popular, esto es como supuestos ofendidos, pero actúan como una defensa más con recursos a cualquier movimiento del juez.

En su enésimo recurso, el PP entiende que la decisión del juez les obliga a incorporarse como parte "a otro proceso ya iniciado", esto es, en Valencia. El PP alega con tono de reproche que de acordarse la inhibición se verá obligado "a desplazarse a otra ciudad, a contratar al menos a otro procurador y a asumir el resto de perjuicios evidentes que de manera natural se deducen de todo cambio de esta naturaleza".

Además, sostiene el PP que la escisión de una parte de la causa y su atribución a un órgano distinto provocará "una mayor demora en la tramitación de los procedimientos, un riesgo de duplicidad de las diligencias que se practiquen y, lo que es más grave, un peligro de que se pueda romper la continencia de la causa, al tratarse de actuaciones que forman parte de un proceder similar y que tiene a unas mismas personas como presuntos autores".

El PP pide ahora que se revoque la inhibición acordada en julio de 2009 por el juez Antonio Pedreira para que el Tribunal Superior de Justicia de Valencia instruyera nuevas pruebas, además del regalo de trajes, contra Camps y su Gobierno. El Tribunal Supremo ya determinó por unanimidad el 12 de mayo de 2010 que el juez valenciano José Flors podía seguir adelante con el caso por cohecho impropio.

El PP tiene ahora otra preocupación: la causa por cohecho propio, malversación y financiación ilegal que deriva de contundentes informes policiales. El Tribunal Superior de Valencia debe decidir en breve si acepta a trámite el asunto, después de meses de dilaciones también con recursos del PP. Los populares creen que el tribunal valenciano decidirá enviarlo al Supremo para que sea este quien decida si debe ser el tribunal madrileño o el valenciano quien lo investigue, lo que supondría una dilación más y un nuevo éxito de la estrategia de Trillo.

Fuentes judiciales creen sin embargo que el Tribunal valenciano sí aceptará la competencia y designará al juez José Ceres como instructor. La instrucción, pues, se iniciaría antes de las elecciones del 22 de mayo. En los informes de la policía y de la Inspección del Estado hay indicios de que al menos cuatro constructoras que recibían contratos multimillonarios de la Generalitat pagaron actos del PP valenciano. Además, hay contratos públicos -muchos de ellos irregulares- con la red Gürtel por valor de siete millones de euros y una presunta comisión ilegal de al menos un millón de euros en la visita del Papa.

ACEPTAR AHORA EL DELITO O SENTARSE EN EL BANQUILLO EN OCTUBRE

Francisco Camps puede asumir el delito de cohecho impropio por aceptar trajes de la trama Gürtel y pagar la multa que lleva aparejada ese delito -con lo que evitaría el paseillo judicial-, o sentarse en el banquillo. En este caso, el juicio se celebraría en septiembre u octubre, calculan fuentes del Tribunal Superior de Valencia. Aceptar el delito y pagar la multa (que la fiscalía cifra en 41.250 euros) lo puede hacer en cualquier momento. Pero en el estado actual del proceso, si no hay aceptación del delito, Camps y los otros tres imputados (Ricardo Costa, Rafael Betoret y Víctor Campos), están abocados a sentarse en el banquillo.

¿Qué pasos quedan? El fiscal ya ha presentado su escrito de acusación, el PSOE lo hará entre hoy y mañana, y las defensas, sucesivamente, tienen cada una cinco días. Todos los escritos estarán listos a comienzos de abril. Hecho esto, el juez José Flors deberá convocar una audiencia preliminar "de forma inmediata", previsiblemente en la primera quincena de abril. Inmediatamente después, tiene que decidir si abre juicio oral (contra esta decisión no cabe recurso) o archiva el asunto (en cuyo caso sí cabe recurso).

Selección del jurado

El juicio con jurado lo presidiría, por riguroso orden de reparto de causas, el magistrado Juan Climent, que ha estado al margen de los recursos y, por tanto, no se ha contaminado para celebrar el juicio. Entonces hay que seleccionar a los nueve jurados, más dos suplentes, que tienen que juzgar a Camps. Se convoca a cuarenta personas como posibles jurados. Cada dos años, del censo se extraen al azar varios miles de personas como candidatas a los juicios con jurado previstos. De ellas, y sin que repitan, para cada juicio se cita a unas cuarenta.

Después hay que fijar la fecha del juicio. En el Tribunal Superior de Valencia se da por hecho que el juicio con jurado no se celebraría hasta, al menos, septiembre. El día del juicio tienen que comparecer, de los 40 jurados inicialmente convocados, y hecha una primera purga, en torno a 26 candidatos. Antes del juicio, los abogados de las partes entrevistan a los candidatos y cada uno de ellos puede recusar a varios. Finalmente, tienen que quedar 11, nueve titulares y dos suplentes, que serán los que emitan veredicto.

La pena la estipula el presidente del tribunal en función de los hechos probados que fije el jurado. El cohecho se halla entre los delitos cuyo conocimiento corresponde al Tribunal del Jurado.

www.elpais.es 21.02.11

FLORS TUMBA OTRO INTENTO DE DEMORAR EL CASO DE LOS TRAJES

Al presidente de la Generalitat, Francisco Camps, le quedan cada vez menos recursos para retrasar el caso de los trajes, en el que está imputado junto a otros tres altos cargos del Consell y el PP regional por un supuesto delito de cohecho pasivo impropio. El juez del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) valenciano José Flors, instructor de la causa, ha rechazado, según se supo ayer, una nueva petición de suspender el procedimiento. El abogado de Camps había solicitado la comparecencia de varios peritos a fin de pedirles aclaraciones.

El magistrado recordó en su auto que según la Ley del Tribunal del Jurado esa diligencia deberá realizarse en la audiencia preliminar, el acto que precede a la decisión del juez de abrir o no juicio oral. Flors hizo hincapié en lo genérico de la solicitud: "No se concretó ningún extremo que debiera ser aclarado, ni se especificó cuál fuera la razón de necesidad por la que debiera alterarse la normal previsión normativa y resultara ineludible proceder a esas no precisadas aclaraciones con anterioridad a aquel momento".

www.elpais.es 19.02.11

"LA MULTA QUE PIDE LA FISCALÍA PARA CAMPS LE CONDENA AL HAMBRE"

El ministerio público ha solicitado una sanción de 41.250 euros

Los populares valencianos parecen no salir de la confusión en la que los ha sumido la petición de la fiscalía de solicitar una pena de multa por importe de 41.250 euros para Francisco Camps por un supuesto delito continuado de cohecho pasivo impropio.

Los populares recurren al conflicto vasco para cuestionar la justicia

Las conclusiones de la fiscalía -y la decisión del juez que instruye el caso de los trajes, José Flors, de dar por finalizada la investigación- han empañado el proceso oficial de designación del presidente de la Generalitat como candidato del PP y han evidenciado la tensión que preside las relaciones entre Génova y los populares valencianos.

Ayer, los principales cargos del Consell y del PP intentaron desviar la atención del caso de los trajes y de la situación judicial del jefe del Consell, aunque en algunos casos rozaron el esperpento.

El portavoz de Economía del PP en las Cortes Valencianas, José Marí, compareció para hablar de la denuncia que tienen interpuesta contra el portavoz socialista, Ángel Luna, por exhibir en el pleno un informe del caso Gürtel. Sin embargo, al ser preguntado por las conclusiones de la fiscalía en el caso de los trajes, Marí tachó de "desproporcionada, elevadísima y disparatada" la pena de multa -250 euros diarios durante 15 meses y 15 días por haber por haber recibido, supuestamente 14.021 euros en ropa y calzado- solicitada a Camps. "Esta multa le condena al hambre, ya que supone prácticamente el doble de sus ingresos netos diarios [como presidente de la Generalitat], afirmó Marí.José Marí señaló que, en su opinión, con la citada petición de multa a Camps, "la fiscalía se salta la ley a la torera". "Entendería que esta multa la pidiese la acusación particular, pero no el ministerio fiscal", prosiguió el popular, "me da la impresión personal de que este escrito de la fiscalía ha sido redactado, no con la intención de convencer a los jueces, sino a los telediarios".

Las críticas del PP al proceso judicial fueron respondidas por la asociación Jueces para la Democracia, que tachó de "irresponsable" a la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, por reclamar un debate sobre la independencia judicial a raíz de la imputación de Camps.

"Sería exigible que la clase política asumiera la condena explícita de los abusos de poder que se hayan podido cometer, si es que se han cometido, y no dirigiera sus ataques a las personas que asumen funciones judiciales, menos aún con cuestionamientos generales del poder judicial", indicó la asociación de jueces progresistas.

El posicionamiento de Jueces para la Democracia obligó a replicar al portavoz de campaña del PP de Valencia ciudad, el edil Alfonso Novo, que salió en defensa de la alcaldesa. Novo insistió en la idea de que en el caso Gürtel "se han venido produciendo una serie de actuaciones que aconsejan abrir el debate sobre la situación de la justicia". Sin embargo, el concejal popular derivó el debate sobre la justicia hacia el conflicto vasco. "Algo falla cuando desde determinados procesos judiciales o político-judiciales, como el de Sortu [el partido de la izquierda radical vasca] se dice que la legalización de ese partido variará si los jueces que tengan que resolver esta causa son progresistas o no conservadores".

El vicepresidente tercero del Consell, Juan Cotino, fue más allá al intentar colocar el foco sobre el Gobierno. Cotino insinuó que tras el caso Faisán puede esconderse la financiación del Ejecutivo presidido por José Luis Rodríguez Zapatero a ETA durante la tregua previa al atentado de la T-4 en Barajas. Cotino, en una entrevista a Ràdio 9, dejó entrever que gente vinculada al PSOE y el PNV llevaron dinero al citado bar donde la banda terrorista realizaba sus transacciones monetarias.

Sin embargo, el presidente de la Generalitat no pudo evitar ser interpelado por su nominación oficial como candidato del PP. Preguntado por si tiene prisa, el jefe del Consell replicó: "Aquí los ciudadanos de lo que tienen prisa es de que Zapatero convoque las elecciones generales y se vaya a su casa".

En Valencia, el presidente del PP provincial y de la Diputación de Valencia, Alfonso Rus, también trajo a colación el caso Faisán, pero no rehuyó hablar de la situación de Camps. "El PP nacional lo ratificará", dijo Rus, que insistió en que "todos los días no se puede decir que Paco es el mejor"

"Cuando a [Mariano] Rajoy le faltaba la peseta para el duro", dijo Rus en referencia al congreso de Valencia en el que Juan Costa amenazaba con presentar candidatura alternativa, "el primero que dio un paso adelante fue Paco", explicó el presidente provincial del PP. "Alguno [en el PP] no estará de acuerdo con la designación, traidores siempre hay, pero no he escuchado a nadie decir que Camps no será el candidato", manifestó Rus, que recalcó que el jefe del Consell no ha plantado cara a la dirección nacional del PP.

www.elpais.es 17.02.11

BLASCO SE AFERRA A QUE EL JUICIO POR COHECHO A CAMPS "ES UNA HIPÓTESIS, NO UN HECHO REAL"

Que el presidente de la Generalitat tenga que sentarse en el banquillo de los acusados es "una hipótesis; no un hecho real", dado que "no se ha planteado todavía", alegó ayer el portavoz parlamentario del PP y consejero de Solidaridad y Ciudadanía, Rafael Blasco, al término de la Junta de Portavoces en las Cortes Valencianas. Para restar trascendencia a la situación judicial de Francisco Camps, Blasco descalificó la actuación de la fiscalía y trató de reducir el supuesto cohecho continuado del que se acusa al jefe del Consell a una cuestión "tonta y banal".

"Estamos convencidos de que acabará en archivo en el momento correspondiente", llegó a decir el portavoz popular sobre la investigación que afecta a Camps, aseguró que la acusación de la fiscalía "no empaña la honradez del presidente" y añadió que su apoyo social y electoral tiene "mayor peso político y moral que cualquier iniciativa judicial que esté sin probar".

"Camps será el candidato en la Comunidad Valenciana", vaticinó Blasco, que descartó cualquier falta de sintonía con la dirección nacional del PP y con su presidente, Mariano Rajoy. A la pregunta de si el Grupo Popular en las Cortes mantiene lo que dijo Camps en el hemiciclo, es decir, que se pagó los trajes, o resta importancia al hecho de haber recibido regalos, Blasco respondió que la acusación es infundada -"se trata de una acusación más política que judicial", dijo textualmente-, pero también calificó de "insignificante" la imputación. "Yo no aceptaría de una trama de corrupción ningún tipo de regalo", exclamó Blasco al responder si le parece digno que un presidente acepte que le regalen 11 trajes, cinco americanas, cinco pares de zapatos y cuatro corbatas. "Pero no está demostrada esa acusación", puntualizó enseguida el portavoz popular, que insistió en reducir el caso a un problema sobre los recibos de "dos trajes" y tildó de "insustancial" la multa de 41.000 euros que solicita la fiscalía por cohecho pasivo impropio.

www.elpais.es 16.02.11

LOS TRAJES, SÓLO LA PUNTA DEL ICEBERG VALENCIANO 

La investigación ha destapado graves delitos de corrupción 

Las airadas protestas del PP por el trato "injusto" a Francisco Camps tropiezan con un hecho: que los hallazgos de la investigación judicial indican que la red Gürtel no se tejió en Valencia con el hilo de los trajes regalados al president, sino con una madeja mucho más enmarañada. Y en ella había presunta financiación ilegal, presunta prevaricación por el amaño de contratos y el consiguiente y presunto saqueo de las arcas públicas. Tanto la Policía como Hacienda y, sobre todo, el juez que instruye la parte principal del caso, Antonio Pedreira, consideran involucrada a la plana mayor de Camps. Pedreira se inhibió de seguir investigando esa línea precisamente porque los indicios apuntan a aforados a quienes sólo puede investigar el Tribunal Superior de Justicia valenciano. 

01. La financiación: 2,5 millones ocultos 

La primera alerta sobre financiación ilegal llegó a través de un informe de la Brigada de Blanqueo en julio de 2009, aunque el Tribunal Superior de Valencia (TSJCV) despreció su contenido. La segunda revelación, clave, fue hecha por Hacienda en mayo de 2010: el PP valenciano, constata un informe de esa fecha, ocultó al fisco 2,5 millones en las elecciones de 2007. Lo hizo, mantiene la Agencia Tributaria, gracias a la colaboración de Orange Market, capitaneada por Álvaro Pérez, el Bigotes, el "amiguito del alma" de Camps. 

Además, una parte de la doble campaña autonómica y local de aquel año fue pagada por "terceros", advertía Hacienda. Un posterior informe policial, fechado en julio de 2010, reveló cómo el PP valenciano y tres de las empresas con más contratos públicos en Valencia Sedesa, Lubasa y Ortiz pagaron a Orange Market 846.000 euros en negro durante 2008. El reparto de costes fue paritario: una mitad la abonó el PP; otra, los empresarios, según la Policía. El objetivo, se lee en el informe, era minorar la deuda electoral contraída con Orange Market. Sedesa propiedad de la familia del vicepresidente Juan Cotino, Lubasa y Ortiz pagaron "siguiendo indicaciones" de los responsables del partido, conscientes de que ayudar al PP entrañaría "contrapartidas". 

02. El amaño: 14 millones en contratos 

En apenas cinco años, la trama obtuvo no menos de 14 millones en contratos públicos de la Generalitat y otros entes públicos dependientes gracias, según el juez Pedreira, a "reiteradas irregularidades". Entre esas anomalías, el magistrado destaca las adjudicaciones a Orange Market, consecutivas durante cinco años, del stand de la Generalitat en Fitur. Y las destaca "tanto por su precio como por la gravedad de las irregularidades cometidas". En 2009, la oferta de Fitur fue la más cara. Pero volvió a ganar. Además, Orange Market se benefició del fraccionamiento de contratos, lo que le garantizaba la adjudicación directa de servicios.  

03. El saqueo: tres millones de Canal 9 

En ese cómputo de 14 millones figuran los siete adjudicados por la Generalitat. Pero, también, el contrato adjudicado a Teconsa investigada en el caso por Canal 9 para organizar en 2006 la cobertura de la visita del Papa. El contrato se cifró en 6,4 millones, de los que la red se repartió casi tres millones en comisiones, según la Policía.  

www.publico.es 15.02.11 

GONZÁLEZ PONS PONDRÍA "LAS DOS MANOS EN EL FUEGO" POR CAMPS 

Mientras Génova elude nombrar a Francisco Camps candidato oficial del PP para las próximas elecciones autonómicas, las manifestaciones públicas en apoyo al presidente valenciano de dirigentes del PP crecen. Este martes, el vicesecretario de Comunicación, Esteban González Pons, ha defendido la inocencia del presidente de la Generalitat valenciana, Francisco Camps, y ha asegurado que pondría "las dos manos en el fuego" por él.  

En una entrevista de Catalunya Ràdio ha aclarado que su designación como candidato, al igual que el resto, está a la espera de que el Comité Electoral Nacional lo ratifique, eso sí, no hay fecha para ello. Pons ha afirmado que "Camps es el candidato del Partido Popular a la presidencia de la Generalitat" valenciana, después de que ayer el comité electoral regional lo propusiera como candidato a la presidencia.  

Convencidos de su inocencia

Preguntado por la imputación del presidente valenciano en el caso Gürtel, ha subrayado: "Estamos convencidos de su inocencia", y ha manifestado que el hecho de que se le esté investigando no influirá en su designación como candidato. "Tomar una decisión en contra de esta convicción (de que es inocente) es arriesgarnos mucho a ser injustos", ha dicho.

Total, por cuatro trajes...

Siguiendo la línea argumental marcada por el PP, Pons ha restado importancia al proceso judicial y ha recordado que "está imputado porque le han regalado cuatro trajes y cuatro corbatas", a lo que ha agregado: "No creo que nadie considere creíble que por cuatro trajes y cuatro corbatas se venda un presidente de la Generalitat valenciana".

Desafío de Camps

Sin embargo, pese a las continuas muestras de apoyo de dirigentes nacionales, Camps no parece estar muy convencido de que será finalmente el candidato y anoche, intentó forzar de nuevo su nominación convocando al comité electoral del PP de la Comunitat Valenciana (PPCV), que aprobó por unanimidad que sería la cabeza de lista para el 22-M.

¿Buena sintonía?

Las aclaraciones del presidente del comité electoral del PPCV, Pedro Agramunt, y su secretario, Vicente Rambla, de que todo se había hecho en "plena sintonía" con Génova no han convencido a nadie. Tampoco las de Soraya Sáenz de Santamaría, portavoz del Grupo Popular en el Congreso, quien ha explicado que la reunión en Valencia se convocó "a instancias" de la dirección nacional del PP. Esta coordinación y buena sintonía, sin embargo, no les lleva a incorporar en el orden del día del Comité Electoral Nacional la nominación de Camps y acabar así con las especulaciones.

www.elplural.com 15.02.11

BARBERÁ DUDA DE LA INDEPENDENCIA JUDICIAL Y COSPEDAL HABLA DE "ATAQUE POLÍTICO"

Rita Barberá, alcaldesa de Valencia, se ha convertido desde que estalló el caso Gürtel en uno de los grandes apoyos del presidente valenciano, Francisco Camps. Ayer, igual que otros colegas del PP, volvió a defenderlo y se mostró orgullosa de abrir un debate sobre la independencia judicial: "Es el mejor servicio que he hecho a España desde que estoy en política", subrayó, para después afirmar que "la transición no ha pasado por el poder judicial".

A la vista de las críticas de la asociación Jueces para la Democracia, que ha pedido a la regidora respeto a los tribunales, Barberá negó que cuestione la imparcialidad de jueces y fiscales. "Dije que la mayoría de jueces y fiscales eran imparciales e independientes pero que podría haber algunos que no", recordó. Y aclaró que, si todos los días se debate sobre el poder ejecutivo y legislativo, "¿por qué no se va a poder hacer lo mismo con el judicial?".

Barberá insistió en que los jueces son "personas, no aquellos antiguos jueces que parecían intocables". "Son unas personas que militan o han militado en partidos políticos, que se han presentado a elecciones... Y [los ciudadanos] lo tienen que saber", afirmó.

Esta ofensiva contra la justicia precisamente cuando Camps está a punto de sentarse en el banquillo -después de que cinco jueces del Tribunal Supremo dictaminaran por unanimidad que había caso- fue respaldada por la dirección nacional del PP. Dolores de Cospedal, la secretaria general del partido, apoyó a Barberá -aunque dijo que sólo se refería a fiscales y no a jueces, algo que no era cierto- y aseguró que Camps está siendo víctima de un "ataque político en toda regla". Insistió en que hay doble rasero en la fiscalía porque, mientras se pide el enjuiciamiento de Camps, en otros casos que el PP ve más graves, como el de los ERE andaluces, la fiscalía no hace nada.

El portavoz parlamentario del PSOE, José Antonio Alonso, calificó de "terrorífico" que el PP cargue contra las instituciones para "amparar" a Camps ante la acusación de la fiscalía, que en su escrito pide 41.250 euros de multa al presidente valenciano por supuesto cohecho impropio.

www.elpais.es 15.02.11

UNA CARRERA CONTRA LOS JUECES

Deprisa y corriendo fue designado ayer Francisco Camps por los suyos, mientras los primeros espadas del PP valenciano arremetían contra jueces y fiscales. El 25 de enero saltó por los aires el calendario que manejaba el presidente de la Generalitat, confiado en dilatar, al menos hasta la disolución de las Cortes valencianas, la instrucción del caso de los trajes, ramificación del caso Gürtel que le afecta de lleno.

En esa fecha, el juez José Flors declaró concluida la instrucción sobre Camps y otros tres altos cargos del PP. Comenzó entonces la cuenta atrás para la apertura de juicio oral. El segundo revés se produjo el viernes, cuando la fiscalía concluyó que 11 trajes, cinco americanas, cinco pares de zapatos y cuatro corbatas regalados por la trama Gürtel suponen un delito continuado de cohecho pasivo impropio. Ese mismo día, el TSJ rechazó recursos que intentaban frenar el procedimiento.

Camps se ha visto obligado a improvisar una estrategia para que Rajoy lo proclame oficialmente candidato. El nerviosismo cunde en la sede nacional del PP, donde hay temor a que la convención autonómica salte por los aires. También en la sede valenciana, donde aumentan las dudas sobre Rajoy y se teme una campaña electoral centrada en los problemas judiciales.

Camps mantuvo ayer un solo acto, de carácter protocolario, en su agenda pública. En su defensa salió la caballería. El vicepresidente del Consell Vicente Rambla dijo que "no es justo" el proceso al que está sometido. Y el portavoz parlamentario y consejero de Solidaridad y Ciudadanía, Rafael Blasco, aseguró que el Gobierno de España "ha teledirigido de manera descarada a la fiscalía contra la soberanía popular de los valencianos".

www.elpais.es 15.02.11

COSPEDAL DEFIENDE A CAMPS Y ACUSA A LA FISCALÍA "DE SER UN ARMA DE ATAQUE POLÍTICO EN TODA REGLA"

Destacados dirigentes del partido vuelven a arremeter contra la justicia como respuesta a la petición fiscal de que el presidente valenciano se siente en el banquillo  

La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, ha insistido hoy en que el Gobierno utiliza la fiscalía "como un arma de ataque político en toda regla" contra su partido. La número dos de Mariano Rajoy se ha sumado así a las declaraciones de los últimos días de varios dirigentes del PP de la Comunidad Valenciana, que han arremetido no solo contra el Ministerio Público sino también contra los jueces.

"Camps es un magnífico presidente de la Generalitat Valenciana"

La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, ha insistido hoy en que el Gobierno utiliza la Fiscalía ?como un arma de ataque político? contra su partido. La número dos de Mariano Rajoy se ha sumado así a las declaraciones de los últimos días de varios dirigentes del PP de la Comunidad Valenciana, que han arremetido no solo contra el Ministerio Público sino también contra los jueces.

Cospedal ha rechazado responder en varias ocasiones y a distintos medios si el presidente valenciano, Francisco Camps, será el candidato del PP en las elecciones autonómicas de mayo, después de que la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana pidiera para el presidente de la Generalitat una multa de 41.250 euros por un delito continuado de cohecho impropio pasivo.

El líder regional respondió a la petición de la fiscalía con un acto en el que fue aclamado por su partido. Hoy, sin embargo, Cospedal se ha negado ha confirmar si Camps será el cabeza de lista el próximo 22 de mayo y ante la pregunta de si preferiría que fuera él mismo el que tomara la decisión de retirarse ha asegurado que no sabe "que está en su mente" pero ha reiterado el mantra que se oye en Génova desde que surgieron las relaciones del PPCV y el caso Camps: "Es un magnífico presidente del PP en Valencia".

La respuesta de Cospedal ha venido precedida de la de otros líderes del PP de Valencia. El vicepresidente primero de la Generalitat, Vicente Rambla, ha acusado hoy a la Justicia "de no ser justa con Camps". Según Rambla, "la Justicia debemos pretender que sea justa y en este caso creo que no es justo lo que está ocurriendo con el presidente Camps". Sin embargo, preguntado por qué es lo que se está haciendo de manera injusta con Camps, Rambla no ha respondido porque se había explicado "suficientemente".

Otro vicepresidente de la Generalitat, el tercero, aseguró en su blog el pasado sábado que "la fiscalía de Rubalcaba presiona al TSJ contra Camps" ya que "acusa sin pruebas". "Volvemos a la manipulación, a la mentira, a la falsedad", zanja Juan Cotino.

Finalmente, la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, aprovechó una entrevista con la agencia Efe para arremeter contra los jueces. Una entrevista que se realizó antes de que la Fiscalía remitiera al juez su escrito, pese a que la agencia fue distribuida el pasado sábado.

En ella, Barberá pidió plantear "un debate sobre la independencia de la justicia, que es un poder del Estado de derecho como lo es el Poder Legislativo o el Ejecutivo". "¿Por qué no puede abrirse un debate sobre la realidad del Poder Judicial?".

La asociación Jueces para la Democracia acusó a Barberá tras conocer las declaraciones de "sugerir que los magistrados instructores de los citados procedimientos (Gürtel y Bellver) no actúan con independencia de criterio y que podrían tener otros intereses". Además, sigue la nota, "resulta sorprendente constatar que nos encontramos ante unas autoridades que aplauden la acción de la justicia cuando ésta les da la razón y luego califican de forma poco respetuosa sus actuaciones cuando creen que no resultan beneficiados".

www.elpais.es 14.02.11

JUECES PARA LA DEMOCRACIA PIDEN A BARBERÁ QUE RESPETE A LOS TRIBUNALES

La alcaldesa insiste en pedir un debate sobre la justiciaJpD cree que las declaraciones de Barberá "evidencian su malestar partidista"

Jueces para la Democracia emitió ayer un duro comunicado sobre las manifestaciones realizadas por la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, en las que solicitaba un debate sobre la independencia de la Justicia. La alcaldesa hizo estas declaraciones el miércoles a la agencia Efe, antes de que se conociera que la Fiscalía fuera a solicitar la apertura de un juicio por cohecho al presidente de la Generalitat, Francisco Camps. Efe no dio a conocer esa parte del contenido de la entrevista hasta el pasado sábado, coincidiendo con un acto del PP, pero ayer Barberá se reafirmó en su petición.

En el PP se procuraba ayer distinguir su posición crítica con los fiscales de la que mantienen con los jueces. Pero la alcaldesa de Valencia volvió a insistir en la posibilidad de plantear "un debate sobre la independencia de la justicia, que es un poder del Estado de derecho como lo es el Poder Legislativo o el Ejecutivo". "¿Por qué no puede abrirse un debate sobre la realidad del Poder Judicial?". Rita Barberá fue ayer más comedida que en sus declaraciones iniciales, en las que se había mostrado "profundamente sorprendida por la evolución judicial" del caso Gürtel y también por el que pesa sobre su concejal de Urbanismo, Jorge Bellver. "Son una muestra", dijo entonces, para que se piense "en darle una vuelta a la independencia de la justicia", ya que aunque hay "jueces y fiscales profundamente independientes, a lo mejor no lo son todos".

Estas manifestaciones, reiteradas ayer con algo de sordina, fueron las que motivaron la nota de Jueces para la Democracia (JpD), "pues llega [Barberá] a sugerir que los magistrados instructores de los citados procedimientos (Gürtel y Bellver) no actúan con independencia de criterio y que podrían tener otros intereses".

JpD asegura que las resoluciones judiciales pueden ser cuestionadas, "pero las críticas deben expresarse con alegaciones jurídicas motivadas y no con descalificaciones hacia los jueces que solo evidencia el malestar partidista de quien las emite". Además, sigue la nota, "resulta sorprendente constatar que nos encontramos ante unas autoridades que aplauden la acción de la justicia cuando ésta les da la razón y luego califican de forma poco respetuosa sus actuaciones cuando creen que no resultan beneficiados".

Jueces para la Democracia opina que "determinados ataques a la actuación judicial no pueden enmarcarse en la aportación de argumentos constructivos, sino que más bien parecen intentar socavar la credibilidad social de nuestros tribunales". JpD finaliza su nota haciendo constar su preocupación por la falta de acatamiento de las resoluciones judiciales y reclamando una mayor responsabilidad por parte de "las autoridades valencianas" e instando a la presidencia del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana y al Consejo General del Poder Judicial a intervenir "para recodar el respeto que se debe al principio de separación de poderes como elemento esencial de un Estado democrático".

Por su parte, los socialistas denunciaron que el único objetivo de las declaraciones de la alcaldesa era "distraer a la opinión pública para que no se hable de la petición de la Fiscalía Anticorrupción" contra Camps.

La portavoz en el Ayuntamiento de Valencia, Carmen Alborch, lamentó que "la alcaldesa, de nuevo, invoca el Estado de derecho cuando su actuación coincide con sus intereses, pero no cuando le perjudican".

Contundente, el portavoz de Compromís en las Cortes Valencianas, Enric Morera, tras mostrar su respaldo a la nota de JpD, aseguró que el "PP valenciano, con total seguridad, asumió gran parte del coste de la organización del congreso nacional o los actos de las elecciones generales de 2008. Aquí se pagaron los gastos y ni Rajoy ni Bárcenas pidieron las facturas ni nos las han enseñado. Por ese motivo Camps tiene cogido a Rajoy de la mano; si se lo lleva por delante se llevará también a Rajoy en su caída. El presunto delito por falsear la contabilidad de las elecciones generales prescribe a los tres años. Faltan unas pocas semanas. Ése es el principal problema para Rajoy: Que Camps tire de la manta y lo meta de lleno en Gürtel".

www.elpais.es 14.02.11

EL PP VALENCIANO RESPONDE AL FISCAL CON UN ACTO DE ACLAMACIÓN A CAMPS

González Pons: "Le persiguen porque dicen que le han regalado cuatro corbatas"

ayer a Francisco Camps en un multitudinario acto de aclamación de candidatos municipales en Alzira, a 35 kilómetros de Valencia, como respuesta a la Fiscalía Anticorrupción. El ministerio público pidió el viernes una multa de 41.250 euros para el presidente de la Generalitat valenciana por un supuesto delito continuado de cohecho impropio por aceptar regalos por valor de 14.021 euros de varias empresas de la trama Gürtel a cambio de decenas de contratos públicos.

El presidente del Gobierno valenciano augura una victoria electoral "épica"

Un millar largo de militantes populares aclamó al presidente valenciano cuando minutos después de las diez de la mañana entró en una sala de fiestas para compartir un almuerzo con sus compañeros de partido. Los periodistas que se acercaron al líder del PP en la Comunidad Valenciana cuando entraba en la sala para preguntarle sobre la solicitud del fiscal al Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana solo obtuvieron una respuesta: "Todos somos conscientes de que estamos ante un éxito electoral sin precedentes, que demuestra que los valencianos quieren que el PP siga gobernando en la Comunidad Valenciana y en la inmensa mayoría de los ayuntamientos". A cada pregunta, la misma respuesta: "Estamos ante un éxito sin precedentes".

Los militantes de la organización provincial del PP de Valencia se tomaron una hora para almorzar. Ensalada, montaditos de lomo, agua y vino. No hubo café. Camps ocupó la mesa presidencial con cinco consejeros de su Gobierno, el presidente provincial del partido y su compañero Esteban González Pons, vicesecretario de Comunicación de la dirección nacional del PP.

Los primeros oradores insistieron en la honradez de Camps y solicitaron aplausos al presidente "por lo que está sufriendo". Nadie tuvo que hacer explícita la supuesta conspiración de todas las instituciones del Estado para derrocar al presidente valenciano. El auditorio ya la tenía asumida. Pero González Pons quiso aclarar algunos extremos: "Con los fiscales, los españoles no somos todos iguales ante la ley. No veréis a los fiscales impulsar actuaciones judiciales ante casos como los 10 millones de euros dados a la empresa donde trabaja la hija de Chaves ni sobre las obras adjudicadas por el tesorero del PSOE en el ministerio de José Blanco, ni los ERE de lujo de Andalucía. Aquí, total, por el regalo de cuatro corbatas te persiguen, pero si eres de Andalucía no lo hacen. Este no es el país que yo quiero".

En el arranque de su intervención, González Pons dio pie al discurso de Camps: "El PP es el único partido que puede decir que es de la Comunidad Valenciana".

El presidente de la Generalitat subió a la tribuna con tono exultante: "Valencia está orgullosa de ser Valencia y de ser del PP. Estamos convencidos de que hemos hecho la mejor gestión que nunca se ha hecho en la Comunidad Valenciana. Hemos hecho de esta tierra una tierra amable, abierta y potente". Camps auguró "una victoria épica el 22 de mayo" y evitó cualquier mención sobre sus problemas judiciales. Apenas deslizó: "Zapatero ha intentado ganar bajo todo tipo de artimañas esta tierra, porque sabe que si no gana en la Comunidad Valenciana no gana en España. Pero nosotros dijimos no, por aquí no pasarás. Y Rajoy ganará en la Comunidad Valenciana y en toda España".

El presidente valenciano insistió en presentar las próximas elecciones municipales y autonómicas como la antesala del relevo de José Luis Rodríguez Zapatero como presidente del Gobierno: "Este partido ha contribuido a parar a Zapatero, le quedan pocos meses. Hoy, más que nunca, todos nuestros compatriotas saben que en Valencia comenzó el éxito de una nueva manera de entender España".

Camps recurrió a la identificación de su proyecto con los intereses de la Comunidad Valenciana en el resto de su discurso, una dimensión regionalista que es tónica habitual en sus intervenciones: "Yo sé qué queremos, cómo queréis que sea la Comunidad Valenciana, porque somos de aquí, de esta tierra. Somos las líneas que dicta el corazón de los valencianos. Por eso somos un proyecto indestructible. Por eso estamos más fuertes que nunca".

www.elpais.es 13.02.11

EL PP TACHA DE "DESPROPORCIÓN" LA PENA QUE PIDE LA FISCALÍA

El Partido Popular se movió ayer con extrema cautela tras conocer las conclusiones provisionales de la Fiscalía Anticorrupción en el caso de los trajes en el que se halla imputado Francisco Camps. El presidente de la Generalitat -de regreso a Valencia de un viaje oficial a Berlín con escala en Madrid- logró que Génova saliese en su defensa con una declaración en la que se volvió a descalificar la actuación de la fiscalía, se reiteró la confianza en la inocencia de Camps y se tachó de "desproporcionada" la pena de multa solicitada por el supuesto delito continuado de cohecho pasivo impropio.

En Valencia, la dirección regional del PP reforzó, poco después, el pronunciamiento de Génova al insistir en que "todo el partido" en la Comunidad Valenciana respalda a Camps como candidato a la reelección. Las mismas fuentes indicaron también que la fiscalía ha fracasado en su intento de vincular el caso de los trajes a la financiación irregular del partido.

www.elpais.es 12.02.11

EL FISCAL ACUSA A CAMPS DE UN DELITO CONTINUADO DE COHECHO POR ACEPTAR REGALOS POR VALOR DE 14.021 EUROS

El ministerio público pide para él una multa de 5 meses y 15 días a razón de 250 euros diarios por los presentes que recibió de la trama Gürtel

La Fiscalía Anticorrupción ha presentado este viernes ante el magistrado instructor de la causa de los trajes en el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV), José Flors, su escrito de conclusiones provisionales, en el que acusa al presidente de la Generalitat valenciana, Francisco Camps, de un delito continuado de cohecho. Por este delito solicita una multa de cinco meses y 15 días, a razón de 250 euros diarios, es decir, un total de 41.250 euros. El fiscal considera que Camps, en atención a su cargo de presidente de la Generalitat Valenciana, recibió regalos de la trama Gürtel por valor de 14.021,5 euros.

 Documento: Texto íntegro del escrito de la fiscalía

El fiscal subraya que los regalos eran adquiridos en establecimientos de las firmas Milano Difusión, SA y Forever Young abiertos al público en Madrid, y se facturaban, según los casos, a las sociedades Easy Concept Comunicación, SL; Diseño Asimétrico, SL; Good & Better, SL; Servimadrid Integral, SL y Orange Market, SL, todas ellas vinculadas a Francisco Correa Sánchez y gestionadas por Pablo Crespo Sabaris, las cuales pagaban las correspondientes facturas y tickets de caja, "bien en efectivo, o mediante transferencia o entrega de cheques".

Tanto Camps, como los otros tres imputados en el caso,"aceptaron esos regalos sabedores de que les eran entregados en reiterada consideración al cargo público que ejercían y desde el que podían tomar decisiones o desplegar su personal influencia sobre determinadas materias en relación con las cuales Francisco Correa Sánchez, Álvaro Pérez Alonso y Pablo Crespo Sabaris", cabecillas de la red corrupta,"mantenían importantes intereses económicos".

Orange Market, la empresa que dirigía Álvaro Pérez, El Bigotes, logró contratos por más de 16 millones de euros del Gobierno valenciano y del partido entre 2004 y 2009, cuando estalló el escándalo.

La fiscalía pide pide la apertura del juicio oral contra Camps y contra el ex vicepresidente del Consell Víctor Camps; el jefe de gabinete de Turismo Rafael Betoret, y el ex secretario general del PP valenciano y diputado Ricardo Costa.

Estos son, según la fiscalía, los regalos recibidos por Camps: entre finales de 2005 y septiembre de 2006, cinco trajes y tres americanas por importe de 5.600 euros adquiridos en Milano Difusión, SA; entre finales de 2006 y julio de 2007, cinco trajes y tres pares de zapatos por importe de 5.393,5 euros adquiridos en Forever Young. Además, a finales de 2007 recibió cuatro corbatas por importe de 348 euros adquiridas también en esa tienda, y con anterioridad al 8 de octubre de 2008, dos trajes, una americana y dos pares de zapatos por importe de 2.680 euros.

Para Ricardo Costa y Rafael Betoret,la fiscalía pide la misma pena de multa que para Camps. En cambio, en el caso de Víctor Campos solicita cuatro meses y 20 días.Según la fiscalía, el ex secretario general del PP valenciano recibió regalos por valor de 7.325 euros; Víctor Campos, por valor de 5.529 euros, y Rafael Betoret, por un importe de 13.499.

La fiscalía vuelve a solicitar igualmente la suspensión del procedimiento en tanto no se resuelva por parte del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) valenciano las inhibiciones acordadas por el juez Antonio Pedreira del TSJ de Madrid, para remitir a Valencia la instrucción de nuevos delitos (cohecho propio, financiación ilegal, delitos electorales y contra la Hacienda Pública) contra las cúpulas del Gobierno y el PP valencianos, en los que también estaría implicado Camps.

El juez Flors ya concluyó hace más de un año que había indicios suficientes para juzgar a Camps y al resto de imputados. Sin embargo, el TSJCV archivó la causa en una polémica resolución que fue anulada por el Tribunal Supremo en mayo del año pasado. A finales de enero pasado, Flors dio de nuevo por concluida la instrucción del proceso y abrió el plazo para que las partes presentasen sus conclusiones antes de decidir si cierra el caso de los trajes o abre el juicio oral. Tras la Fiscalía Anticorrupción, le corresponde ahora el turno a la acusación del PSPV-PSOE y después entregarán sus escritos las defensas.

Recursos rechazados

El proceso contra Camps se acelera a pocos meses de las elecciones autonómicas y municipales y con su confirmación formal como candidato aún pendiente. Hoy mismo, la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia valenciano ha desestimado el recurso planteado por la defensa del presidente de la Generalitat, Francisco Camps, para intentar dilatar la marcha de la causa que se sigue contra él por un presunto delito de cohecho pasivo impropio: haber recibido en función de su cargo trajes y diversos regalos valorados en miles de euros durante varios años de parte de la trama corrupta Gürtel. En la causa están imputados también Ricardo Costa, Víctor Campos y Rafael Betoret, que ocupan u ocuparon puestos de alta responsabilidad en el Gobierno valenciano y el PP regional.

El juez del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) instructor del caso, José Flors, ha desestimado igualmente dos recursos presentados ante él por las defensas con el objetivo evidente de retrasar la marcha del procedimiento, que ha entrado en su recta final. Flors decidirá, una vez concluya el término dado a las partes para que fijen su posición (entre principios y mediados de marzo) si abre juicio oral. Es decir, si sienta en el banquillo a Camps para que sea juzgado por un jurado popular. Hasta llegar a ese punto es probable, sin embargo, que la sala del TSJ valenciano tenga que volver a pronunciarse, dado el intenso ritmo de petición de diligencias y presentación de recursos que están manteniendo las defensas en esta última fase.

La Sala Civil y Penal del TSJ desestima, en su auto emitido hoy, la petición de Camps (del día 8 de febrero) de que se incorpore al procedimiento unas grabaciones realizadas en prisión a Pablo Crespo, número dos de la trama Gürtel. La defensa del presidente valenciano consideraba que dichas cintas serían beneficiosas para su representado. Las grabaciones fueron, sin embargo, declaradas ilegales por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, donde se instruye el grueso del caso Gürtel.

"No se debe olvidar que la petición de la parte recurrente se centra en una determinada conversación y en un detalle específico de la misma, por entender que una y otro favorecen al imputado Sr. Camps Ortiz, pero que si llegara a admitir que ese extremo concreto sí tiene valor probatorio en este procedimiento tendría que llegarse a la conclusión de que ese valor debería atribuirse, sin duda, a la conversación íntegra, y, luego, la coherencia tendría que llegar a atribuir valor probatorio a todas las conversaciones intervenidas", argumenta la Sala Civil y Penal del TSJ de Valencia.

El juez instructor ha desestimado, por otra parte, otros dos recursos interpuestos por Camps. Uno, contra la decisión del magistrado de dar por concluida la instrucción. Y el segundo, contra la solicitud de la defensa de que declarase Cándido Herrero. El juez Flors recuerda al respecto que dicha declaración testifical puede realizarse directamente en el acto de audiencia preliminar. En ese mismo acto o dentro de los tres días posteriores, Flors deberá decidir sobre la apertura de juicio oral.

www.elpais.es 11.02.11

LAS CLAVES DEL ESCRITO DE ACUSACIÓN DEL FISCAL

El escrito presentado hoy por la fiscalía describe pormenorizadamente cómo la trama Gürtel agasajaba a "funcionarios públicos y autoridades con importantes responsabilidades en altas instituciones y organismos de la Comunidad Valenciana" para favorecer a sus intereses. Este es el modus operandi que describe el fiscal.

Los agasajados

El auto cita a cuatro: el presidente de la Comunidad Valenciana, Francisco Camps; el jefe de Gabinete de la Agencia Valenciana de Turismo, Rafael Betoret; el diputado de las Cortes valencianas Ricardo Costa y el vicepresidente y secretario del Consell de la Generalitat valenciana, José Víctor Campos.

Los regalos

Francisco Camps: Según el auto, recibió al menos, los siguientes regalos: 12 trajes, cuatro americanas, cinco pares de zapatos y cuatro corbatas por un importe total de 14.021 euros.

Rafael Betoret: en atención a su cargo, recibió, al menos, cuatro americanas, 11 trajes, dos abrigos, y un pantalón. Todo por un valor de 13.499 euros.

Ricardo Costa: el auto asegura que recibió de la red Gürtel, al menos, cuatro trajes y seis pantalones por un importe total de 7.325 euros.

José Víctor Campos: en atención a su cargo fue agasajado con al menos dos trajes, dos pantalones, una americana y un chaqué por un importe total de 5.529 euros.

Los agasajados los recibían, bien en su domicilio, bien en Valencia. Previamente, se les habían ido a tomar medidas para calcular sus tallas.

Regalos e intereses económicos

Los cuatro agasajados, asegura el fiscal, "aceptaron esos regalos sabedores de que les eran entregados en reiterada consideración al cargo público que ejercían y desde el que podían tomar decisiones o desplegar su personal influencia sobre determinadas materias en relación con las cuales Francisco Correa Sánchez (cabecilla de la red Gürtel), Álvaro Pérez y Pablo Crespo mantenían importantes intereses económicos".

Dónde se compraban

Los regalos eran adquiridos en establecimientos de las firmas Milano Difusión S.A. y Forever Young en Madrid y se facturaban a las sociedades Easy Concept Comunicacion SL, Diseño Asimétrico SL, Good&Better SL, Servimadrid Integral SL y Orange Market SL, "todas ellas vinculadas a Francisco Correa Sánchez y gestionadas por Pablo Crespo Sabaris". Se pagaba en efectivo, en cheques o mediante transferencia.

El presunto delito

El fiscal considera a los acusados como autores de cuatro delitos continuados de cohecho.

Las penas

Francisco Camps: multa de cinco meses y 15 días con una cuota diaria de 250 euros

Ricardo Costa: multa de cinco meses y 15 días con una cuota diaria de 250 euros

Rafael Betoret: multa de cinco meses y 15 días con una cuota diaria de 250 euros

José Víctor Campos: multa de cuatro meses y 20 días y una cuota diaria de 250 euros

www.elpais.es 11.02.11

EL CASO DE CAMPS SIGUE ADELANTE AL MARGEN DE LA FINANCIACIÓN DEL PP

El TSJ espera la remisión de la parte valenciana de Gürtel mientras estudia los recursos contra la instrucción del juez Flors

El Tribunal Superior de Justicia (TSJ) valenciano no acumulará, por ahora, los delitos de cohecho, financiación ilegal, delito electoral y contra la Hacienda pública al caso de los trajes que se sigue contra el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, y otros tres miembros de la cúpula del Gobierno y el PP valencianos por un presunto delito de cohecho pasivo impropio: haber recibido por razón de sus cargos regalos por valor de miles de euros a lo largo de varios años. De haberse producido la acumulación, el caso de los trajes se habría retrasado meses.

El TSJ rechaza unir los delitos como le pidió la Fiscalía Anticorrupción, porque considera que existe un impedimento procesal insuperable: el envío de esos nuevos delitos desde el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, donde se instruye el grueso del caso Gürtel, fue recurrido por el PP y por Álvaro Pérez, El Bigotes, uno de los imputados, y por lo tanto no es firme.

Paradójicamente, el PP forma parte de la causa de Madrid como acusación popular, a pesar de la petición de la fiscalía para que fuera expulsado por su implicación en el caso, al menos en la Comunidad Valenciana.

La inhibición (que es como se llama técnicamente a ese envío de delitos de Madrid a Valencia), señala el TSJ, "exige que la resolución que lo acuerde devenga el carácter de firme, así como que mientras ello no ocurra el órgano judicial que acuerde la inhibición debe seguir practicando las diligencias necesarias propias de la instrucción", señala la Sala Civil y Penal del TSJ valenciano en un auto en el que responde a la petición de fiscalía.

Cuando la Fiscalía Anticorrupción pidió la acumulación, indica el tribunal valenciano, el auto inicial de inhibición del juez instructor en Madrid, Antonio Pedreira, "no era firme, como debiera conocer el ministerio fiscal, y quizá por ello no ha insistido el instructor del TSJ de Madrid, porque el mismo había sido recurrido en reforma (es decir, ante el propio Pedreira), cuya resolución desestimatoria tuvo lugar el 14 de diciembre de 2010. Y además sigue sin devenir firme, porque por la misma parte (el PP) fue recurrido en apelación subsidiaria (ante la Sala Civil y Penal del TSJ de Madrid)". En consecuencia, afirma el TSJ valenciano, "la resolución de esta Sala no puede ser otra que la de no tener por planteada la inhibitoria al no ser firme la resolución en que se acuerda".El embrollo judicial, opinan fuentes del TSJ valenciano, tiene varias causas. La principal, porque habría resuelto los problemas actuales y los que están por llegar, fue la negativa del Tribunal Supremo a abrir un macrojuicio que englobara todo el caso Gürtel. No era una solución fácil, porque el Supremo no es un tribunal de instrucción, pero era lo único que hubiera evitado la fragmentación actual, derivada de la implicación de aforados de varias comunidades autónomas.

El apresurado archivo del caso de los trajes por parte del TSJ valenciano, presidido entonces por el juez Juan Luis de la Rúa (de quien Camps dijo que era más que un amigo), en verano de 2009, aumentó el enredo.

Coincidió casi exactamente con la primera inhibición de Pedreira. En aquella ocasión, cuando aún quedaban por abrir cajas con documentación intervenida a la trama, el juez se inhibió solamente de la implicación de los cabecillas de la trama (Francisco Correa, Pablo Crespo, y Álvaro Pérez), que serían la parte activa (sobornadores o regaladores) del cohecho pasivo impropio por el que están imputados Camps, Ricardo Costa, Víctor Campos y Rafael Betoret.

Aquella inhibición se quedó en el limbo porque casi a la vez la sala presidida por De la Rúa cerró el caso (que más tarde reabriría el Tribunal Supremo). Si el procedimiento no existía, razona ahora en su auto el TSJ valenciano, "nada podía unirse ni resolverse en relación al mismo".

Mayor calibre

A la reapertura del caso, en mayo de 2010, le siguió una segunda inhibición de Pedreira, en este caso de un calibre mucho mayor. Pedreira hallaba indicios de hasta siete delitos que implicarían a 14 altos cargos, incluido Camps.

Con su último auto, el TSJ valenciano ha respondido a la petición de la fiscalía sobre la primera inhibición. Pero la respuesta de la sala vale igual para la solicitud de acumular los delitos derivados de la segunda inhibición que también ha realizado Anticorrupción: hasta que no sea firme no podrá pronunciarse.

El caso de los trajes siguió ayer adelante, entretanto, con la vista a puerta cerrada de uno de los recursos interpuestos por las defensas: la incorporación a la causa de unas grabaciones a Pablo Crespo realizadas en prisión y declaradas ilegales por el TSJ de Madrid. La decisión de la Sala Civil y Penal del tribunal valenciano se conocerá la semana que viene.

www.elpais.es 09.02.11

LUNA APUNTA "DELITOS GRAVES" SI SE FALSIFICARON PRUEBAS A FAVOR DE CAMPS

Los socialistas pedirán diligencias sobre el papel de Trillo en el caso de los trajes

 "Si la estrategia del señor Trillo no queda limitada a analizar qué artículos del Código Penal o qué eximentes se pueden o no aplicar, sino que además está dirigida a la manipulación de pruebas, hablaríamos de cosas extraordinariamente serias". El portavoz socialista en las Cortes Valencianas, Ángel Luna, advirtió ayer de la trascendencia de una prueba aportada por las Fiscalía Anticorrupción al caso de los trajes por el que está imputado el presidente de la Generalitat, Francisco Camps.

El documento aportado por la fiscalía especial probaría que la contabilidad de la tienda Forever Young, donde Camps compró los trajes, fue manipulada en marzo de 2009, un mes después de estallar el escándalo, para sustituir la referencia al jefe del Consell por la de Álvaro Pérez, gerente de la empresa Orange Market, terminal valenciana de la trama de corrupción que dirigía Francisco Correa. El documento procede del abogado de José Tomás, el sastre que hizo los trajes a Camps. Días antes de que se produjera la supuesta manipulación -apoyada con archivos informáticos y correos electrónicos entre un directivo de Forever Young y el informático de la tienda- el diputado y portavoz de Justicia del PP Federico Trillo se reunió con el dueño de la cadena en sus oficinas.

"Si es cierto que se ha producido, y parece que hay algún elemento documental que así lo indica, una manipulación informática para destruir pruebas que podrían resultar determinantes para concluir que el señor Camps, como poco, ha incurrido en un cohecho pasivo impropio, estaríamos hablando de palabras mayores y de delitos extraordinariamente graves", dio Luna, que indicó: "Vamos a pedir alguna diligencia al respecto".

"Si yo fuese fiscal", comentó por su parte la portavoz del grupo Compromís, Mònica Oltra, "me preguntaría qué hacía Trillo con los propietarios de esta tienda, del mismo modo que me preguntaría por qué le regalaron los trajes a Camps, y por qué el presidente tenía tan buena relación con esa gente".

Las ventas de los trajes supuestamente regalados a Camps por una trama de corrupción que obtuvo adjudicaciones millonarias de la Generalitat y a la que se investiga por su intervención en una presunta financiación irregular del PP valenciano, se produjeron entre febrero y julio de 2008 y ascendieron a 2.680 euros.

La evolución judicial del caso, que está en puertas de que el juez instructor, José Flors, decida si sienta en el banquillo al presidente de la Generalitat, ha vuelto a poner al Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana en el centro de atención. La visita que la semana pasada hizo a la sede del tribunal el vicepresidente del Consejo General del Poder Judicial y exconsejero de Camps, Fernando de Rosa, se ha interpretado como un elemento de presión. Ángel Luna dijo ayer al respecto que "hay visitas que se pueden evitar". El portavoz socialista señaló que alguien que como De Rosa ha tenido una relación tan cercana con Camps "debería ser extraordinariamente prudente", aunque añadió, en honor del vocal del poder Judicial por el PP, que ayer mismo por la mañana elogió en la radio la instrucción llevada a cabo por el juez Flors.

Una cuestión "banal" y una "auténtica tontería"

En opinión del portavoz parlamentario del PP y consejero de Solidaridad y Ciudadanía, Rafael Blasco, lo que se reclama judicialmente al presidente de la Generalitat, imputado en un supuesto caso de cohecho pasivo impropio por haber aceptado regalos de una trama de corrupción, "es una auténtica tontería" en comparación con sus responsabilidades públicas. Según Blasco, "lo único que se pretende es demostrar si Camps guarda el tiquet de un par de trajes", lo que resulta "absolutamente banal" y obedece a "una ceremonia encaminada a descalificarlo". Blasco, que eludió responder a una pregunta sobre la implicación de Federico Trillo en la supuesta manipulación de pruebas denunciada por la fiscalía, atribuyó todo el asunto al "nerviosismo" de los socialistas ante las próximas elecciones y reiteró que Camps "continúa teniendo el apoyo de la inmensa mayoría de ciudadanos de la Comunidad Valenciana". El portavoz popular llegó a asegurar que la acusación contra el jefe del Consell no pasará de una falta.

Unos minutos antes, en la propia sala de prensa de las Cortes Valencianas, la diputada de Compromís Mònica Oltra ya había advertido contra esa tergiversación. Se trata de un delito de cohecho impropio y no de una falta. Un delito que hasta hace poco se condenaba con multa de tres a seis meses pero que en la reforma del Código Penal del año pasado ya implica penas de seis meses a un año de prisión y de uno a tres años de inhabilitación. A Camps, llegado el caso, se le aplicaría la previsión más benévola.

El presidente del Consell, mientras tanto, eludió ayer, en una visita a la feria Cevisama junto al presidente de la Diputación de Castellón, Carlos Fabra, el vicepresidente del Consell Vicente Rambla y la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, que los periodistas le preguntaran sobre el caso.

El PP se volcó en arremeter contra el socialista Ángel Luna por la investigación que el TSJ realiza sobre él, ahora por encubrimiento, tras una denuncia del PP. Blasco llegó a acusar a Luna de tener "una actitud reprobable e indigna" por mostrar en un pleno un documento del caso Gürtel que estaba bajo secreto de sumario. El propio Luna negó haber incurrido en encubrimiento, dijo que recibe mucha información anónima y que su obligación como portavoz de la oposición es denunciar casos como el desvío a la trama de corrupción de al menos tres de los 14 millones que gastó RTVV en la visita del Papa.

www.elpais.es 09.02.11

UNA PRUEBA APUNTA A QUE FOREVER YOUNG MANIPULÓ SUS CUENTAS PARA ENCUBRIR A CAMPS

El cerco judicial se estrecha sobre Francisco Camps en el caso de los trajes, la causa por cohecho pasivo impropio abierta contra el presidente valenciano por haber recibido regalos por valor de miles de euros por parte de la trama Gürtel que se sigue en el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) valenciano. La Fiscalía Anticorrupción ha aportado al tribunal un documento que probaría que la contabilidad de la tienda Forever Young fue manipulada en marzo de 2009, tras el estallido del escándalo, para sustituir el nombre del presidente de la Generalitat por el de Álvaro Pérez, El Bigotes, delegado de la trama en Valencia.

"La manipulación habría consistido en sustituir el nombre del adquirente de las prendas (394 que corresponde a Francisco Camps, por 571 que corresponde a Álvaro Pérez)", señala el escrito de fiscalía. Las ventas se efectuaron entre febrero y julio de 2008 y sumaron 2.680 euros. Un importe que coincide con el que figura en una nota manuscrita dirigida a Pablo Crespo, número dos de la trama, por la compra de varias prendas destinadas a Camps, que ya está incorporada a los autos.

La fiscalía recibió la información del abogado de José Tomás, el sastre de Forever Young, que ha explicado cómo tomó medidas al presidente valenciano y le encargó trajes que fueron abonados después por la trama. Los documentos entregados por el abogado incluyen archivos informáticos y correos electrónicos cruzados entre Raquel Vázquez (mano derecha del dueño de Forever Young, Eduardo Hinojosa) y Francisco Ferre, el informático de la tienda, en el que se detallaban las ventas que debían ser manipuladas.

Las fechas son importantes. El caso estalló en febrero de 2009. Los correos para encubrir a Camps se enviaron el 21 de marzo. Pocos días antes (tras la publicación en EL PAÍS de una entrevista con José Tomás), Federico Trillo, coordinador de Justicia del PP, se reunió con el dueño de Forever Young en sus oficinas. El contacto, además de con la supuesta manipulación de la contabilidad ahora aportada, coincidió con el inicio de una intensa campaña contra el sastre en la que se destacó Hinojosa.

www.elpais.es 08.02.11

EL MAGISTRADO RECHAZA EL NUEVO INTENTO DE PARAR EL CASO DE LOS TRAJES

El juez José Flors rechazó ayer un nuevo intento de la defensa de intentar dilatar el caso de los trajes, en el que están imputados por un supuesto delito de cohecho pasivo impropio el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, y otros tres altos cargos del Gobierno autonómico y el PP regional. La causa que se sigue en el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) valenciano ha entrado en la recta final, después de que el magistrado haya pedido a las partes que fijen su posición antes de decidir si abre juicio oral. Y los defensores de Camps, Ricardo Costa, Víctor Campos y Rafael Betoret han multiplicado la petición de diligencias y la presentación de recursos para frenarlo.

En el auto, Flors considera improcedente la solicitud de que se incorporen a la causa grabaciones de los principales cabecillas de la trama (Francisco Correa, Pablo Crespo y Álvaro Pérez) por ser reiterativa de lo ya realizado durante la instrucción y por asentarse "en meras hipótesis tendentes, no a una concreta averiguación, sino a una prospección respecto de algo que tal vez pudiera ser de interés del solicitante". Es decir, en perder tiempo.

www.elpais.es 08.02.11

ANTICORRUPCIÓN PIDE JUZGAR A CAMPS POR LOS TRAJES Y LA FINANCIACIÓN DEL PP

La decisión sobre el futuro del presidente valenciano se retrasa varias semanas

La Fiscalía Anticorrupción, que ha impulsado el proceso contra el presidente de la Comunidad Valenciana, Francisco Camps, cree que un posible juicio contra este debería incluir, además del regalo de trajes y otras prendas de vestir, todo lo relacionado con la contratación irregular con Orange Market y la presunta financiación ilegal del PP valenciano a través de empresas contratistas de la Generalitat vinculadas a la trama corrupta. Así, Camps sería juzgado no solo por el delito de cohecho impropio, sino también por los posibles delitos acumulados tras casi dos años de investigación.

El delito imputable al líder popular sería más grave si las causas se juntan

El juez instructor del caso Gürtel en Valencia, José Flors, ha emplazado a las partes para que se pronuncien respecto a si Camps debe sentarse en el banquillo de los acusados y ser juzgado por un jurado popular, tras considerar que se habían practicado todas las diligencias necesarias y era momento de concluir el procedimiento. El plazo inicial se retrasará varias semanas, posiblemente hasta mediados de marzo.

Flors ya encontró hace más de un año indicios suficientes para llevar a juicio al presidente valenciano por haber aceptado trajes pagados por la red Gürtel, pero este recurrió ante la Sala de lo Penal del Tribunal Superior de Justicia de Valencia. El caso fue archivado, hasta que el Tribunal Supremo estimó el recurso de Anticorrupción y apreció que los indicios apuntaban a que Camps recibió trajes "con opacidad y de forma repetida". El caso Camps fue reabierto y devuelto al juez Flors para que siguiera instruyendo.

Anticorrupción entiende que antes de que se decida sobre el juicio a Francisco Camps deberían resolverse dos cuestiones pendientes.

La primera se refiere a que el Tribunal Superior de Justicia de Valencia quiere limitar el proceso a los dirigentes del PP que han recibido los trajes, pero no a los que los han regalado, es decir, a los cabecillas de la trama Gürtel, Francisco Correa, Pablo Crespo y Álvaro Pérez, El Bigotes. Estos están imputados por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, pero no por el de Valencia. De abrirse juicio oral contra Camps, los jefes de la trama corrupta tendrían que declarar en Valencia en calidad de testigos, pese a que ellos fueron los presuntos promotores de la corrupción, lo que aparentemente carece de sentido. Según fuentes de Anticorrupción, el tribunal valenciano debería pronunciarse sobre la imputación de los cabecillas antes de que la fiscalía formule su escrito de acusación.

También defiende la fiscalía que el asunto de los trajes se enjuicie conjuntamente con todo lo relativo a la contratación e incluso con la financiación irregular del PP. Hace más de un año que la investigación acreditó con numerosos documentos intervenidos y con múltiples conversaciones grabadas a miembros de la trama corrupta y cargos del Gobierno de Camps, que el PP valenciano se financió ilegalmente con empresas contratistas de la Comunidad Valenciana. Estas empresas pagaban los actos del PP a través de un intermediario, la firma Orange Market, propiedad de la trama corrupta. Y mientras los jefes de la red Gürtel regalaban trajes a los dirigentes del PP valenciano, Orange Market recibía múltiples contratos de la comunidad autónoma de manera ilegal, a dedo y sin concurso.

El instructor del Tribunal Superior de Madrid, Antonio Pedreira, ya se inhibió en favor de Valencia respecto de la contratación irregular y la financiación, pero el tribunal valenciano aún no ha decidido si acepta la inhibición de Pedreira. Anticorrupción entiende que el regalo de los trajes es solo una parte de los hechos, y que todo se vería de distinta manera si se enjuiciasen conjuntamente la contratación irregular y la presunta financiación ilegal del PP, presidido en Valencia por Camps.

Si se juntaran las causas, en el caso de Camps, que empezó a recibir trajes cuando Orange Market comenzó a recibir contratos de la Comunidad Valenciana, "se vería que el delito de cohecho impropio a lo mejor era un cohecho más propio", es decir, más grave desde el punto de vista penal, según las fuentes de Anticorrupción consultadas.

El Tribunal Superior de Valencia lleva más de un año sin decidirse a asumir esta causa pese a que afecta a las principales autoridades de la Comunidad Valenciana y es, por tanto, el único tribunal competente para investigar los hechos.

www.elpais.es 07.02.11

CAMPS: ´PARECE SER QUE YO CONTINUARÉ SIENDO PRESIDENTE´

El presidente de la Generalitat, Francisco Camps, ha asegurado esta mañana que desconoce el auto del magistrado instructor de la 'causa de los trajes' en el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV), José Flors, en el que rechaza practicar nuevas pruebas que su defensa había solicitado relacionadas con conversaciones telefónicas intervenidas a los presuntos cabecillas de la 'trama Gürtel'.

Camps, que ha realizado estas declaraciones en Alicante, donde ha asistido en la 'Ciudad de la Luz' al homenaje al director de cine valenciano Luis García Berlanga, ha asegurado en este sentido que tiene el "soporte de la mayoría inmensa de mis conciudadanos".

Al término del acto, el jefe del Consell ha considerado una "barbaridad hablar de una cuestión que, parece ser, acaba de salir en estos momentos", en referencia a la decisión del juez Flors. El jefe del Consell ha remarcado que tiene "el soporte de la mayoría inmensa de mis conciudadanos" y que "es el PP el que continuará gobernando en la Comunitat Valenciana, y, parece ser, que yo continuaré siendo su presidente", ha agregado.

http://www.levante-emv.com/comunitat-valenciana/2011/02/07/camps-parece-continuare-presidente/780717.html

RAJOY DICE QUE CAMPS ´NO ES UN CORRUPTO´

 

González Pons subraya que "ya es el candidato" y que la ratificación del Comité Electoral Nacional es un "trámite"

El presidente del PP, Mariano Rajoy, ha expresado hoy su absoluta convicción de que el presidente de la Generalitat valenciana, Francisco Camps, "no es un corrupto" y ha garantizado que no va a "liquidar" su carrera política por la acusación de no haber pagado tres trajes.

Rajoy ha expresado ese respaldo a Camps en una entrevista en "Veo7", recogida por Efe, en la que ha dicho que él no ve un escenario en el que el presidente de la Generalitat tenga que sentarse en el banquillo.

Respecto a la posibilidad de que eso pueda ocurrir finalmente, ha recalcado que el juez aún no ha tomado una decisión de esas características.

"Camps no es un corrupto y tengo la absoluta convicción; no voy a liquidar la carrera política de nadie por acusarle de no haber pagado tres trajes. No lo voy a hacer", ha remachado el dirigente del PP.

Ante la pregunta de si no ser candidato del PP a la presidencia de la Generalitat supone liquidar la vida política de Camps, ha señalado: "en la práctica, sí".

El líder del Partido Popular ha defendido la necesidad de adoptar en todo momento decisiones buenas en vez de tomar decisiones rápidas que, al final, puede ser malas.

Y ha puesto como ejemplo de ello el respaldo que dio en todo momento al presidente de su partido en Canarias, José Manuel Soria, cuando, tras ser imputado, no atendió las críticas socialistas en las que le acusaban de mantenerle en su puesto y, finalmente, fue exonerado de toda responsabilidad.

"Si lo hubiera echado, se habría dicho que fui resolutivo, pero habría cometido un error monumental y un daño injusto a una persona", ha añadido.

Rajoy ha dicho que la percepción que se tenía con Soria es similar a la que ahora existe en el caso de Camps, aunque ha reconocido la repercusión mayor que hay en este último caso porque se trata del presidente de una Comunidad.

DEFENSA DE PONS

El vicesecretario de Comunicación del PP, Esteban González Pons, ha asegurado este martes que el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, "ya es el candidato" a la Comunitat Valenciana y ha subrayado que la ratificación de su candidatura por parte del Comité Electoral Nacional es sólo un trámite. Además, ha dicho que la dirección nacional no cree que se vaya a sentar en el banquillo por el llamado 'caso de los trajes' de la trama Gürtel.

"Creemos en la inocencia de Camps, creemos que un presidente de Comunidad Autónoma no se vende por cuatro trajes y nos parecería extraordinariamente injusto que esto llevara a algún sitio. Por lo tanto, en la medida en que apostamos por su inocencia apostamos por su candidatura", ha declarado Pons en una entrevista en Punto Radio, recogida por Europa Press.

Al ser preguntado cuándo van a confirmar a Francisco Camps como cabeza de cartel para las próximas elecciones, el responsable de Comunicación ha reiterado que "ya es candidato". "Queda ser ratificado por el Comité Electoral pero es un trámite", ha añadido.

"CREEMOS EN SU INOCENCIA"

En cuanto a si el PP se puede permitir el lujo de llevar en sus listas a un candidato que se va a sentar en el banquillo, el responsable de Comunicación de los 'populares' ha señalado que consideran que eso no se va a producir. "Pensamos que eso no va a ocurrir porque creemos en su inocencia", ha reiterado.

Preguntado si 'Génova' no creía en la inocencia del ex tesorero del PP, Luis Bárcenas, imputado en el 'caso Gürtel', Pons ha explicado que el Partido Popular "no apartó" a Bárcenas sino que él mismo "se apartó voluntariamente". Además, ha aprovechado para recalcar que el ex tesorero "no está imputado de ningun delito que tenga que ver con la gestión del PP".

www.elplural.com 01.02.11

EL FIN DE LA INSTRUCCIÓN DEL CASO DE LOS TRAJES COMPLICA LA CAMPAÑA DEL PP

La portavoz del Consell atribuye las decisiones judiciales a una conspiración

El presidente de la Generalitat, Francisco Camps, confiaba en llegar a disolver las Cortes Valencianas y convocar elecciones sin que el juez José Flors, que instruye el caso de los trajes regalados por la trama Gürtel, hubiese cerrado la instrucción del sumario. La decisión de Flors de dar por concluida la instrucción de la causa abierta hace casi dos años por un supuesto delito de cohecho impropio -en la que está imputado Camps junto a Ricardo Costa, Víctor Campos y Rafael Betoret- ha añadido nuevas dosis de incertidumbre a su nominación como candidato y complica la campaña electoral del PP. Este es el único partido con representación parlamentaria que tiene pendiente de confirmar a todos sus candidatos, tanto autonómicos como municipales, así como la aprobación de la confección de las listas electorales.

Fuentes del PP reconocieron ayer el malestar existente en el entorno del presidente por la providencia dictada por Flors el pasado jueves, que da cinco días a la fiscalía y a la acusación particular para que se pronuncien sobre la celebración de un juicio oral por el caso de los trajes. Cargos del PP creen que si Flors fija fecha para celebrar el juicio oral con Camps como imputado, la campaña electoral se pondrá muy cuesta arriba.

La portavoz del Consell, Paula Sánchez de León, aseguró ayer: "Ante esta judicialización y el intento de hacer daño injusto, les digo que quien crea que Camps va a desfallecer en su defensa y en sacar adelante la Comunidad Valenciana es que lo conoce bien poco". Sánchez de León recuperó ayer, otra vez, la teoría de la conspiración para justificar los escándalos que afectan a los cargos populares: "Empezaron con Camps y están terminando con el concejal [de Urbanismo del Ayuntamiento de Valencia, Jorge] Bellver", dijo la portavoz en referencia a la decisión de otro juez de abrir juicio oral contra el edil por un supuesto delito de prevaricación en los permisos para la construcción de un aparcamiento subterráneo.

En el mismo sentido se pronunció ayer el consejero de Gobernación, Serafín Castellano, que en una entrevista a Canal 9 calificó de "patraña de acusaciones orquestada" las actuaciones judiciales en las que el presidente de la Generalitat está imputado.

Los populares arreciaron ayer las críticas contra los fiscales, la policía y los socialistas sin que se hayan planteado adoptar ninguna medida para atajar los casos de corrupción que asolan sus filas. "Estamos presenciando una campaña orquestada y con tintes electorales en una Comunidad donde el PSOE no puede ganar las elecciones y pretende coger el camino de en medio", remachó Castellano.

Al coro se sumaron voces como las del vicepresidente y consejero de Medio Ambiente, Juan Cotino, que aseguró sin explicación alguna que "las diligencias policiales del caso Camps están viciadas por una visión política".

La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, tampoco se quedó atrás y, junto a sus ediles, exhibió en el pleno municipal celebrado ayer su apoyo al concejal de Urbanismo imputado. Barberá indicó que ella hubiese firmado el mismo expediente que Bellver "con los ojos cerrados", ya que llevaba la firma del secretario general del área y del técnico. La alcaldesa no sólo achacó a los técnicos la situación del concejal popular, sino que acusó a los socialistas de someter a los funcionarios "a un temor continuado que les lleva a no querer firmar ni un papel". Junto a Bellver están imputados cuatro técnicos municipales por la concesión ilegal de la licencia para construir un aparcamiento subterráneo.

En medio de este clima, que ha obligado a la dirección nacional del PP a retrasar hasta finales de febrero la proclamación de candidatos, la tensión ha provocado las primeras escisiones locales en las filas populares. En Torrevieja, el hasta ahora vicepresidente quinto de la Diputación de Alicante Domingo Soler ha decidido abandonar el PP para presentar una candidatura independiente. El PP también tendrá que confrontar sus listas con las de otros ex populares en ciudades importantes como Elche, La Vila, Villena o Calp.

En Elche, uno de los impulsores del Foro Popular, José Manuel Olmedilla, busca apoyos entre los partidarios del defenestrado Francisco Álvarez Cascos para presentar candidatura propia. En La Vila, el ex edil del PP Pedro Alemany presentará en breve su formación Gent per la Vila. Villena Centro Democrático es la denominación elegida por el ex edil popular Juan Carlos Pedrosa para enfrentarse al partido del que fue expulsado por votar en contra del criterio de la alcaldesa Celia Lledó. En Calp, Pedro Fernández decidió dejar el PP tras los escándalos relacionados con la contrata de basuras al estallar el caso Brugal y se ha lanzado a recoger el apoyo de los descontentos para lograr representación municipal.

En Orihuela, un grupo de ex alcaldes pedáneos y de barrio han solicitado que no se vuelva a presentar a la reelección la actual alcaldesa Mónica Lorente y apuestan por el diputado autonómico Andrés Ballester, que aspira a ser cabeza de cartel. En Benidorm, las tensiones entre la presidenta local, Gema Amor, y el ex alcalde Manuel Pérez Fenoll también siguen sin cerrarse a la espera de que se confirme quién será el cartel electoral.

La alcaldesa de Alicante, Sonia Castedo, reconoció ayer que, probablemente, los candidatos autonómicos y los municipales de las principales ciudades serán proclamados al mismo tiempo por la dirección del PP.

www.elpais.es 29.01.11

CAMPS INSTA AL FISCAL A QUE LE EXCULPE CON LA ´DOCTRINA BONO´

                                                                                               

Exhorta a la Fiscalía a que acabe "definitivamente" con su imputación por la causa de los trajes y no evidencie "una doble vara de medir" según la militancia política

El president de la Generalitat, Francisco Camps, ha instado hoy a la fiscalía a "aplicar la doctrina Bono o la doctrina Chaves" para "acabar definitivamente" con su imputación en la investigación de la rama valenciana del caso "Gürtel".

Así, ha dicho Camps, el fiscal evidenciará que no tiene "una doble vara de medir" en función de la militancia política de los implicados.

En declaraciones hechas durante la inauguración de una balsa en Museros, Camps se ha referido a la providencia dictada por el instructor del caso "Gürtel" en el TSJCV donde da cinco días a las acusaciones personadas en la investigación de un posible delito de cohecho pasivo impropio por Camps y otros cargos de la Generalitat y del PPCV para que presenten sus conclusiones, paso previo para abrir juicio oral o archivar la causa.

Tras criticar que "una vez más" se haya enterado de novedades judiciales en esta causa por los medios de comunicación, ha añadido que el fiscal tiene en su caso todas las "opciones favorables" para pedir el archivo.

"Desde el mes de mayo las pruebas tanto testificales como documentales me han venido machaconamente dando la razón", ha apuntado.

www.levante-emv.com 27.01.11

LA CAUSA DE LOS TRAJES DE CAMPS, EN SU RECTA FINAL

 

El juez Flors concluye la investigación y da un plazo de cinco días a la partes para presentar su escrito de conclusiones provisionales - La resolución se acerca

El juez José Flors, que investiga a Francisco Camps por un presunto delito de cohecho pasivo al aceptar trajes de la trama Gürtel, ha concluido su investigación y ahora da un plazo de cinco días a las partes para que presenten su escrito de conclusiones provisionales.

El juez del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana, encargado de la rama valenciana del caso, da por concluida así la investigación abierta contra el presidente de la Generalitat, así como contra el ex secretario general del PPCV y diputado en las Cortes Valencianas, Ricardo Costa; el ex vicepresidente del Consell Víctor Campos, y Rafael Betoret, el ex jefe de gabinete de la Conselleria de Turismo y responsable de Protocolo de la Diputación de Valencia. Según la Fiscalía Anticorrupción y el PSPV, que presentó la denuncia, supuestamente habrían aceptado regalos de Orange Market a cambio de contratos públicos.

Así lo ha acordado en una providencia de fecha 25 de enero, contra la que cabe interponer recurso de reforma en el plazo de tres días ante el mismo magistrado instructor .

Según señala Flors en el escrito, una vez practicadas todas las diligencias que se han declarado "pertinentes" en esta fase del procedimiento a instancias de las partes, y según lo que establece la Ley del Jurado, se da traslado a ministerio fiscal y acusación popular --ejercida por el PSPV-- para que en cinco días "insten lo que estimen oportuno respecto a la apertura del juicio oral, formulando, en su caso, escrito de conclusiones provisionales".

Contra esta resolución se puede presentar recurso de reforma, de acuerdo con los términos previstos en la Ley de Enjuiciamiento Criminal, en el plazo de tres días ante el propio instructor.

La semana pasada, el magistrado rechazó la solicitud de nuevas pruebas por parte de la defensa de Camps que, previsiblemente, recurrirá la decisión.

En cualquier caso, esta semana se conoció que los peritos de Camps han avalado que el caos contable impide saber quién pagó los trajes, apoyando así la tesis de la Agencia Tributaria al denunciar facturas falsas y alteración de la contabilidad.

www.levante-emv.com 27.01.11

LUNA CREE QUE EL JUEZ HA DADO 'UN PASO ADELANTE' PARA QUE 'SE SIENTE A CAMPS EN EL BANQUILLO

El portavoz socialista en las Cortes Valencianas, Ángel Luna, ha afirmado este jueves que el juez instructor de la rama valenciana del 'caso Gürtel' ha decidido "dar un paso adelante" en la instrucción del procedimiento ante los "intentos de dilatarlo" por parte de la defensa de Francisco Camps y los otros inculpados.

Luna se ha pronunciado así en los pasillos de las Cortes sobre la providencia del magistrado José Flors que da cinco días a las acusaciones personadas en la investigación de un posible delito de cohecho pasivo impropio por el president de la Generalitat para que presenten sus conclusiones, paso previo para abrir juicio oral o archivar la causa.

El portavoz socialista, quien ha precisado que todavía no conocen la providencia, ha considerado que ante el "interés" de Camps de que "se alarguen los procesos para conseguir la nominación formal de su partido" como candidato a la reelección a la Presidencia de la Generalitat, el juez "ha querido adelantarse y dejar muy clara su voluntad de concluir cuanto antes el procedimiento".

Luna se ha mostrado convencido de que se abrirá juicio oral y el presidente estará "sentado en el banquillo", ya que en su opinión existen "pruebas suficientemente contundentes para se siente" en él, aunque ha considerado que eso "no será seguramente antes de las elecciones".

A su juicio, Camps debería haber abandonado la Presidencia de la Generalitat "hace muchos meses", porque "lo que tensa la vida política de la Comunidad es un presidente que no quiere dar ni una sola explicación de todo lo que ha pasado", no sólo "el tema de los trajes", sino de las actividades de una trama que "se ha llevado mucho millones de euros de esta Comunidad".

www.elmundo.es 27.01.11

MÁS NOTICIAS

VOLVER

© Copyright. 1998 - 2012. www.losgenoveses.net. Ningún derecho reservado. Aquí es todo de gratis y sin comisiones
( Página diseñada para ver con Explorer 8 o superior  a 1024 x 768 píxeles )