cristina cifuentes y el clan de la complutense

cifuentes y dionisio ramos : dos amigos populares con carreras  sospechosas

Cristina Cifuentes y el clan de la Complutense. Preguntar no es ofender. Blog de Javier Otero. 18.03.15

LAS NOTICIAS, TAL CUAL


CIFUENTES APROBÓ LA OPOSICIÓN DE SU ACTUAL PLAZA DE FUNCIONARIA EN UN TRIBUNAL CON DOS AMIGOS PERSONALES

EL AMIGO DE CIFUENTES Y COMPAÑERO DE MÁSTER CONSTRUYÓ LA RESIDENCIA DE ESTUDIANTES DE LA URJC

DIONISIO RAMOS, AMIGO DE CIFUENTES IMPLICADO EN EL ‘TAMAYAZO’, TAMBIÉN HIZO EL MÁSTER DE LA PRESIDENTA MADRILEÑA

SIETE DE LOS COMPAÑEROS DE MÁSTER DE CIFUENTES TENÍAN VINCULACIÓN DIRECTA CON EL PP O LA COMUNIDAD DE MADRID

EL LEONÉS AMIGO ÍNTIMO DE CRISTINA CIFUENTES QUE CURSÓ EL MISMO MÁSTER DE LA POLÉMICA

FOMENTO DA UNA CONCESIÓN A UNA FIRMA LIGADA AL RESPONSABLE ANTICORRUPCIÓN DEL PP Y A UN EMPRESARIO DEL ‘TAMAYAZO’

ESTEPONA, ENTRE AROMAS DE "GÜRTEL" Y "TAMAYAZO"

UN VIEJO AMIGO DE CIFUENTES QUIERE AMEDRENTARNOS PARA QUE OCULTEMOS EL PASADO

EL EMPRESARIO QUE PRESENTA LA ÚNICA OFERTA PARA LA RESIDENCIA UNIVERSITARIA MANTUVO VÍNCULOS CON LA GÜRTEL

AYER POR MÍ, HOY POR TI. CIFUENTES NOMBRA ALTO CARGO A UN VIEJO AMIGO QUE ESTUVO EN EL TRIBUNAL QUE LA ‘ASCENDIÓ’ A ELLA

DIONISIO RAMOS, EL PRESIDENTE DEL TRIBUNAL QUE ASCENDIÓ A CRISTINA CIFUENTES, DEBIÓ ABSTENERSE, SEGÚN LA LEY, POR SER AMIGOS

LOS AGUJEROS NEGROS EN LA BIOGRAFÍA DE CRISTINA CIFUENTES: UN CURRÍCULO FALSEADO

LOS DUEÑOS DE LA RESIDENCIA UNIVERSITARIA QUE DISEÑA EL MARIDO DE CIFUENTES SE OCULTAN EN LAS ISLAS CAIMÁN

QUIÉN ES QUIÉN EN LA POLÉMICA OBRA DEL MARIDO DE CIFUENTES

BALLARÍN, EL PROTEGIDO DE CIFUENTES, AGILIZÓ DESDE EL AYUNTAMIENTO LA OBRA DE SU MARIDO

EL CLAN DE CIFUENTES VUELVE A BENEFICIAR A SU MARIDO EN SUS NEGOCIOS INMOBILIARIOS

EL MARIDO DE CIFUENTES DISEÑA UNA MACRO RESIDENCIA DE ESTUDIANTES EN TERRENOS DE LA COMPLUTENSE

CRISTINA CIFUENTES, EN 'LA SEXTA NOCHE': "ME GUSTARÍA QUE EL TRABAJO DE MI MARIDO NO FUERA TAN PRECARIO, RONDA LOS 1.000 EUROS"

LA PRIVATIZACIÓN DE GALLARDÓN BENEFICIÓ AL MARIDO DE CIFUENTES

EL MARIDO DE CRISTINA CIFUENTES HACE NEGOCIOS CON EL AYUNTAMIENTO DE MADRID

EL ESCOLTA DE TAMAYO DENUNCIA POR ESCRITO QUE TAMBIEN ESPIO A UNA DIPUTADA DEL PP

EL AGENTE QUE VIGILO A TAMAYO REALIZO PARA LA COMPLUTENSE SERVICIOS DE CONTRAESPIONAJE

LA DESTITUCIÓN DE UN ALTO CARGO DE LA COMPLUTENSE LLEGA A LA ASAMBLEA


CIFUENTES APROBÓ LA OPOSICIÓN DE SU ACTUAL PLAZA DE FUNCIONARIA EN UN TRIBUNAL CON DOS AMIGOS PERSONALES

Dos de los miembros del tribunal de oposiciones que le dio su actual plaza de funcionaria a Cristina Cifuentes tenían lazos de amistad con la hoy presidenta de Madrid

Uno de ellos es Dionisio Ramos, alumno también del polémico máster de Cifuentes, implicado en el Tamayazo; Cifuentes fue testigo de su boda

El otro es José Francisco Otero, otro amigo al que Cifuentes nombró en 2015 gerente del Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid

La hoy presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, es funcionaria de la Universidad Complutense desde 1990. Pero su actual categoría como parte del Cuerpo de Técnicos Superiores de la institución la logró en 2001, tras presentarse a unas oposiciones de promoción interna para incorporarse a la Escala de Técnicos de Gestión de la universidad. Cifuentes aprobó, según consta en el Boletín Oficial del Estado del 5 de noviembre de ese mismo año, y ese aprobado se lo dio un tribunal en el que estaban al menos dos amigos, entre ellos un futuro cargo político de la Comunidad de Madrid, y hasta un implicado en el caso Gürtel.

Uno de esos dos amigos era Dionisio Ramos Martínez que, según consta en la convocatoria de las oposiciones publicada en el BOE del 7 de abril de 2001, figuraba como presidente suplente del tribunal pero que, como contó El Plural en 2015, ejerció como presidente de facto en sustitución del entonces rector de la Universidad Complutense, Rafael Puyol. La amistad entre Cifuentes y Ramos se remonta a finales de los años 80 y prueba de la misma es que la presidenta madrileña fue testigo de la boda del propio Ramos, en 1993, tal y como quedó reflejado en una nota de sociedad que publicó entonces el diario ABC.

Asimismo, Dionisio Ramos, implicado en el episodio de transfuguismo conocido como el tamayazo, también hizo el máster en Derecho Autonómico de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) durante el curso 2011-2012 que, tal y como destapó eldiario.es, la dirigente madrileña aprobó con notas falsificadas.

Él no era el único integrante del tribunal que era más que conocido para la presidenta madrileña. También estaba José Francisco Otero, otro de los testigos –también por parte del novio– de la boda de Ramos y que también compartía amistad con Cifuentes desde hacía años. Además, se da la circunstancia de que Otero fue nombrado alto cargo del Gobierno de la Comunidad de Madrid apenas un mes después de que ella accediera a la Presidencia.

Un decreto del 22 de julio de 2015 de la Consejería de Presidencia, Justicia y Portavocía del Gobierno aprobado por el Consejo de Gobierno que ya presidía Cifuentes nombraba “gerente del Organismo Autónomo Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid a don José Francisco Otero Ferrero”. Así consta en la nota hecha pública por la administración regional ese mismo día. Y se trata de un cargo que sigue manteniendo en la actualidad, tal y como se especifica en el Portal de Transparencia de la Comunidad que recoge, además, las “diversas jefaturas de servicio” que ostentó Otero en la Universidad Complutense.

En la nómina de nombres que compusieron el tribunal de las pruebas selectivas que permitieron el ascenso de Cifuentes también está el de Reinolfo Ortiz Gómez. Se trata de un empresario al que se ha relacionado con el caso Gürtel por su vinculación con el cabecilla de la trama, Francisco Correa. Tal y como explicó la revista Tiempo en 2014, Ortiz estaba ligado a empresas de Correa como, por ejemplo, Nuevos Proyectos Inmobiliarios Salobreña. Ortiz tenía, asimismo, un despacho de asesores que habría realizado gestiones sobre una de las empresas más importantes del caso Gürtel, Inversiones Kintamani, en la que Correa invirtió buena parte de su fortuna personal.

Además de por los citados, el tribunal que evaluó a Cifuentes estuvo compuesto por Francisco del Campo Gutiérrez y María del Carmen Caballero Fernández, como titulares, y por Ignacio Torres Pérez, Manuel Ruiz de Elvira Serra, Juan José Docampo Darriba y María Teresa Galino Mateos, como suplentes.

https://www.eldiario.es/politica/relacionado-Gurtel-tribunal-ascendio-Cifuentes_0_756975272.html

EL AMIGO DE CIFUENTES Y COMPAÑERO DE MÁSTER CONSTRUYÓ LA RESIDENCIA DE ESTUDIANTES DE LA URJC

Dionisio Ramos, vinculado al Tamayazo, formó parte del tribunal que ascendió a Cifuentes en 2001 pese a su relación

Los vínculos de Dionisio Ramos, el amigo íntimo de Cristina Cifuentes que participó en su ascenso como funcionaria, con la Universidad no dejan de florecer. Ramos construyó una residencia de estudiantes para la Universidad Rey Juan Carlos I al mismo tiempo que cursaba el polémico máster junto a la presidenta de la Comunidad de Madrid.

Se trata de la residencia José Pérez de Vargas, perteneciente al campus de Vicálvaro. Es el mismo campus donde se impartía el máster en Derecho Autonómico que cursaron tanto Cifuentes como Dionisio Ramos. También es el campus donde fue contratada de manera ilegal la hermana de la presidenta, Margarita Cifuentes, y donde imparte varias de sus clases como profesora visitante.

Tanto Cifuentes como Ramos habrían realizado el máster en el curso 2011/2012 y la presidenta de la Comunidad de Madrid habría realizado el examen el 2 de julio de 2012, según el acta presentada por ella y que cuenta con varias firmas falsificadas, según publica hoy ElConfidencial.

Por otra parte, la residencia fue inaugurada sólo unos meses después, el 12 de noviembre de 2012. El día de la presentación, Dionisio Ramos posó para los servicios informativos de la Universidad junto al entonces rector, Pedro González-Trevijano, que después sería colocado en el Tribunal Constitucional por el Partido Popular.

Dionisio Ramos es un personaje vinculado a Cristina Cifuentes desde hace décadas. Ligados ambos de manera laboral a la Universidad Complutense, en 1993 Cifuentes ejerció de testigo en la boda de Ramos, como reseñan las crónicas de la época. Y en 2001, Ramos formó parte del tribunal que ascendió a Cifuentes en una promoción interna de funcionarios, a pesar de que la convocatoria prohibía expresamente que los opositores fueran evaluados por personas con las que tuvieran relación de amistad.

La relación de ambos se mantiene a día de hoy por vía conyugal. En su faceta de promotor inmobiliario de residencias universitarias, Ramos también ha construido la residencia de lujo El Faro, en Moncloa, para la Complutense, donde antes había trabajado como gerente. Sus dueños son una sociedad pantalla que se oculta en paraísos fiscales y el arquitecto del proyecto fue Francisco Javier Aguilar, el marido de Cristina Cifuentes.

Ligado al Tamayazo

Ramos se ha visto en los últimos años mezclado con varias polémicas relacionadas con el Partido Popular de Madrid. Una de las más sonadas resonó en 2013, cuando InfoLibre publicó un documento donde se reflejaba que Ramos estuvo en el epicentro del caso Tamayazo que sirvió para frenar a los socialistas y dar el gobierno a Esperanza Aguirre. El constructor habría sido el intermediario como suministrador logístico entre Ricardo Romero de Tejada, ex secretario general del PP de Madrid y José Luis Balbás, líder de la corriente socialista de Eduardo Tamayo y María Teresa Sáez, los diputados del PSOE que se ausentaron en la votación de Rafael Simancas como presidente.

Además, Ramos también se vio implicado en otro escándalo en Estepona, ciudad marcada por la trama Gürtel, cuando el Ayuntamiento adjudicó a su empresa, dedicada a la construcción y gestión de residencias universitarias, el contrato para rehabilitar el mercado municipal y convertirle en un mercado gourmet. Una contratación extraña que los socialistas locales amenazaron con llevar a los tribunales y por la que el Ayuntamiento pagó 600.000 euros más 70.000 al año de canon.

https://www.elplural.com/politica/2018/04/05/dionisio-ramos-cristina-cifuentes-residencia-universidad

DIONISIO RAMOS, AMIGO DE CIFUENTES IMPLICADO EN EL ‘TAMAYAZO’, TAMBIÉN HIZO EL MÁSTER DE LA PRESIDENTA MADRILEÑA

Ambos se hicieron amigos en la Universidad Complutense, hasta el punto de que la presidenta madrileña fue testigo de la boda de Ramos, en 1993

En 2001, presidió el tribunal de las oposiciones que permitieron a Cifuentes ascender de su categoría como funcionaria

Ha sido uno de los mejores amigos de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, y la ha acompañado tanto en su trayectoria profesional como personal en las últimas dos décadas. Dionisio Ramos también figura entre los matriculados en el máster en Derecho Autonómico de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) durante el curso 2011-2012 que, tal y como destapó eldiario.es , la dirigente madrileña aprobó con notas falsificadas. Su nombre está en la lista de los alumnos del máster, según la documentación a la que ha tenido acceso este diario.

El inicio de la relación de amistad entre Cifuentes y Ramos se remonta a hace más de 25 años. En 1993, la presidenta madrileña fue una de las testigos de la boda de Ramos junto a, entre otros, Gustavo Villapalos, exrector de la Universidad Complutense de Madrid y exconsejero de Educación de la Comunidad de Madrid durante los gobiernos de Alberto Ruiz-Gallardón. Ambos se conocieron en los grupos de apoyo creados en la universidad para conseguir nombrar a Villapalos primero decano de la Facultad de Derecho y, después, rector, cargo que ostentó entre 1987 y 1995. Además, los dos eran miembros del claustro de alumnos y estaban vinculados al PP.

Cuando Villapalos fue nombrado consejero por Gallardón, en 1995, Dionisio Ramos también dio el salto a la política al ser elegido como secretario general técnico de la Consejería de Educación. Pero apenas duró un año en el cargo. Después regresó a la Universidad Complutense para ser nombrado gerente general por el nuevo rector, el también conservador Rafael Puyol.

Cifuentes, por su parte, accedió en 1990 al puesto de funcionaria en la Escala de Gestión Universitaria de la misma universidad tras aprobar las oportunas oposiciones. Compaginaba su trabajo con la actividad política. En 1991 fue elegida diputada autonómica por primera vez y siguió siéndolo sucesivamente hasta que, en 2012, fue nombrada delegada del Gobierno en Madrid.

En paralelo a su carrera política, en 2001 Cifuentes logró ascender de categoría en la universidad. Se presentó a las oposiciones internas para incorporarse a la Escala de Técnicos de Gestión de la institución y, al aprobarlas, entró a formar parte del Cuerpo de Técnicos Superiores de la Complutense que ella misma menciona en su biografía que se puede consultar en la página web de la Asamblea de Madrid.

Se da la circunstancia de que uno de los miembros del tribunal que examinó a la hoy presidenta madrileña fue el propio Dionisio Ramos. Tal y como recoge el Boletín Oficial del Estado del 7 de abril de 2001 en el que se publicó la convocatoria de las oposiciones, Ramos fue designado como presidente suplente del tribunal. Sin embargo, según contó El Plural en 2015 , fue él quien ejerció finalmente como presidente en sustitución del propio rector Puyol. Es decir, que el máximo responsable de evaluar las pruebas selectivas de Cifuentes para su ascenso fue uno de sus amigos más íntimos.

El nombre de Dionisio Ramos ha estado relacionado con distintas polémicas en las que se ha visto envuelto el PP de Madrid en los últimos años. En 2013, InfoLibre desveló un documento en el que quedaba reflejado que el exgerente de la Complutense estaba en el centro del conocido como tamayazo , el episodio de transfuguismo que hizo que los exdiputados socialistas Eduardo Tamayo y María Teresa Sáez se abstuvieran en la votación de la investidura del candidato del PSOE para presidir la Comunidad de Madrid en 2003, Rafael Simancas, y que abrió el paso a la presidencia de Esperanza Aguirre.

Siempre según la citada información, Ramos habría ejercido tanto de intermediario como de suministrador logístico entre el que fuera líder de la corriente socialista Renovadores por la Base, José Luis Balbás, y el exsecretario general del PP Ricardo Romero de Tejada, muñidores de la operación para evitar la presidencia de Simancas. De todo ello habría estado al corriente la propia Cifuentes, aunque cuando se conoció dicha información, y al salir a la luz su amistad con Ramos, la hoy presidenta madrileña se apresuró a desvincularse de lo sucedido al considerar "rotundamente falso que participara en el lamentable suceso del tamayazo ni directa ni indirectamente, ni por acción ni por omisión".

A Dionisio Ramos también se le ha vinculado con el caso Gürtel, tal y como figura en una información publicada por el diario Público en 2011. Cinco años antes, El País le señaló como responsable de una caja b para pagos en negro de la Universidad Complutense. Y el pasado 27 de febrero eldiario.es desvelaba, asimismo, que una empresa a la que están vinculados tanto Dionisio Ramos como el presidente de la oficina anticorrupción del PP, Andrés Ayala, había recibido una concesión administrativa por parte de la Autoridad Portuaria de Cartagena, dependiente del Ministerio de Fomento

Este diario ha intentado sin éxito ponerse en contacto con Ramos para conocer cómo fue su participación en el máster de la URJC. No ha contestado ni a las llamadas ni a los mensajes que le han sido enviados a su teléfono móvil.

https://www.eldiario.es/politica/Dionisio-Ramos-Cifuentes-implicado-presidenta_0_756625025.html

SIETE DE LOS COMPAÑEROS DE MÁSTER DE CIFUENTES TENÍAN VINCULACIÓN DIRECTA CON EL PP O LA COMUNIDAD DE MADRID

Entre ellos hay varios altos funcionarios autonómicos, un empresario vinculado al partido y nombres como el del exconcejal Pedro Calvo.

Un aula pequeña, con solo 21 alumnos y en la que al menos siete de ellos tienen relación directa con el PP, con Cristina Cifuentes o con la Comunidad de Madrid. En ese ecosistema, es imposible pasar desapercibido cuando eres delegada del Gobierno en Madrid, figura meteórica dentro del PP autonómico y la persona que rivaliza en popularidad con la lideresa Esperanza Aguirre para controlar el partido en la capital. Y más cuando al menos uno de los inscritos reconoce a EL ESPAÑOL que se matriculó en el máster pero que nunca llegó a cursarlo.

Una razón menos para no fijarse en ella. Para no saber de forma fiel si Cristina Cifuentes acudió o no su postgrado en la Universidad Rey Juan Carlos. Si defendió su trabajo de fin de máster ante algún profesor, uno solo aunque fuera, en las fechas fijadas para el resto de los alumnos. Y para saber si su nota fue publicada con la del resto de los alumnos en los tablones oficiales en aquellas fechas.


El tribunal del máster de Cifuentes nunca existió

La lista de nombres que coincidieron con Cifuentes reflejan además un ecosistema vinculado directamente con el Partido Popular. El director del máster, Enrique Álvarez Conde, señalado ahora por "recrear" según sus propias palabras el acta que Cifuentes ha esgrimido durante días para justificar su evaluación, fue responsable del Instituto Nacional de Administración Pública con el gobierno de José María Aznar. Otro de los docentes cuestionados, que cambió la nota en 2014 para aprobarla, Pablo Chico de la Cámara fue colocado por el PP como presidente del Tribunal Económico Administrativo del Ayuntamiento de Pozuelo, tal y como reveló ElDiario.es en los primeros compases del caso.

Pero no solo los docentes tienen vinculación con el partido. Entre los matriculados ese año, hay al menos siete personas relacionadas directamente con el PP con Cristina Cifuentes o con la Comunidad de Madrid. Empezando por el empresario Dionisio Ramos, que ejerció de presidente de facto en el tribunal que en 2001 concedió a Cifuentes su plaza de funcionaria. Llama la atención incluso que alguna de las actas oficiales del curso cita a Ramos únicamente con su nombre y su primer apellido, comos si con eso fuera suficiente para ser conocido por todos, alumnos incluidos.

El empresario, con una firma de construcción especializada en residencias universitarias. ha sido beneficiario después de importantes concursos públicos de Administraciones controladas por el PP. En alguno de sus proyectos ha contado además con la colaboración profesional de Javier Aguilar, arquitecto y marido de Cristina Cifuentes, como adelantó el diario Público.

Un corto listado

La lista de alumnos se completa con personas como la jefa de prensa de una importante institución dependiente del Ministerio del Interior, que ha explicado a EL ESPAÑOL que se apuntó al máster, pagó las tasas pero desistió de hacerlo finalmente por falta de tiempo. También figura matriculado el actual responsable de Formación de la Comunidad de Madrid, presidida ahora por la propia Cifuentes, además de una investigadora del mismo instituto que organiza estos estudios de postgrado, controlado por el catedrático que ha reconocido participar en la falsificación del acta.

Otro de los responsables del PP que se matriculó el mismo año que Cristina Cifuentes fue Pedro Calvo, exsenador y exconcejal hasta 2015 del Ayuntamiento de Madrid. La lista se completa con una alta funcionaria de la Consejería de Empleo de la Comunidad de Madrid y otra destinada en la actualidad en el Ministerio de Empleo.

Otros dos funcionarios, según la documentación consultada por EL ESPAÑOL, están adscritos a la Agencia de Reeducación del Menor de la Comunidad de Madrid y el Servicio Madrileño de Salud. Otro de los matriculados, además de varios estudiantes de América Latina, fue durante años director gerente de la Agencia EFE.

Sin acudir a clase

Tanto en su comparecencia ante la prensa como en la Asamblea de Madrid, Cristina Cifuentes reconoció que pese a que su máster era presencial, no acudió a clase. Aseguró que pactó un plan de estudios adaptado a su condición de responsable público. Sin embargo, la normativa universitaria prohíbe este tipo de prácticas siempre que el afectado no tenga la llamada dispensa universitaria: un certificado que hay que solicitar esgrimiendo una causa justificada para no acudir a clase. De otra forma, se trata de una irregularidad en la que un profesor decide de forma arbitraria saltarse el plan de estudios con un alumno concreto.

Ahora, será la Justicia la encargada de decidir tanto sobre la validez o no del título obtenido por Cristina Cifuentes, como la presunta implicación de varios profesores en la falsificación (bien como culpables o como afectados) del acta con la que se engañó a la opinión pública desde la universidad para hacer creer que la presidenta de la Comunidad de Madrid había defendido su trabajo de fin de máster con todas las garantías que marca la normativa.

En ese punto, puede que sus presuntos compañeros de clase tengan mucho que decir. Sobre todo en fechas clave, para confirmar si Cifuentes apareció alguna vez por alguno de los exámenes oficiales o si defendió su trabajo en la fecha fijada para el resto, que se hace en función de la composición del tribunal.

Eso, servirá para determinar si Cifuentes es beneficiada, como todo apunta, o víctima, como sólo ella y los suyos mantienen, dentro de una trama de corrupción universitaria que ya está más que confirmada.

https://www.elespanol.com/espana/20180406/companeros-cifuentes-vinculacion-directa-pp-comunidad-madrid/297721331_0.html

EL LEONÉS AMIGO ÍNTIMO DE CRISTINA CIFUENTES QUE CURSÓ EL MISMO MÁSTER DE LA POLÉMICA

El astorgano Dionisio Ramos, miembro del 'Clan de la Complutense' al que pertenece Cifuentes, también figura entre los matriculados en el máster en Derecho Autonómico de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) durante el curso 2011-2012.

A los leoneses que vivieron en los noventa en los colegios mayores de la Complutense en la avenida de Séneca de Madrid, y concretamente en los entonces masculinos Antonio de Nebrija y el Diego de Covarrubias, y el femenino Miguel Antonio Caro, les suenan los inicios en política de Cristina Cifuentes. Y mucho.

También Dionisio Ramos Martínez, el astorgano que fue director de esos dos primeros colegios mayores en aquella época —del segundo de forma 'in péctore' mientras lo era oficialmente del primero: el Covarrubias era un polvorín en el que los estudiantes habían echado al anterior director; y del que se hizo cargo eficientemente, apaciguándolo por completo—, al igual que lo fue Cifuentes del Caro a partir de 1995, como miembro del grupo de protegidos de Gustavo Villapalos (el rector de la Complutense, universidad de la que Ramos llegó a ser gerente). Hoy empresario y que ha salido a la luz pública en las investigaciones que cursó el mismo máster de la polémica Cristina Cifuentes en el curso 2011-2012.

Ser director de los colegios mayores de la Complutense era en aquellos momentos un trampolín político de primera categoría —el que le 'sustituyó' en el Diego de Covarrubias fue Alfredo Timmermans, que llegó a ser secretario de Estado de Comunicación y subdirector del Gabinete de la Presidencia del Gobierno de José María Aznar— y Dionisio Ramos lo aprovechó gracias a su trato cercano y afable para ir escalando puestos en el PP y consiguiendo cargos gracias a su padrino, Gustavo Villapalos, que llegó a ser Consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid. Un camino similar siguió Cristina Cifuentes, que llegó a ser directora del colegio mayor femenino Miguel Antonio Caro, con la que trabó una cercana amistad hasta el punto de que ella fue testigo en la boda del leonés.

Ramos también tiene una fuerte vinculación con la Universidad Rey Juan Carlos, ya que diseñó la residencia estudiantil de esta institución educativa aprovechando los conocimientos adquiridos por su amplia experiencia directiva en los colegios mayores de la Complutense. Pero se le ha relacionado de forma directa con el 'Tamayazo', los tránsfugas del PSOE que pusieron en bandeja a Esperanza Aguirre su presidencia de Madrid, y se le ha vinculado con el caso Gürtel. Ramos es un personaje muy influyente del PP de Madrid apoyado por los miembros del Clan de la Complutense y en la actualidad posee una empresa de Obra Pública; aunque no le gusta nada estar en primera línea.

Ayudó a Cifuentes en un tribunal opositor que no debía formar

Según Eldiario.es las trayectorias políticas y vitales del astorgano Dionisio Ramos y Cristina Cifuentes corren paralelas en los últimos 25 años. Ha sido uno de los mejores amigos de la presidenta de la Comunidad de Madrid y, casualmente, figura entre los matriculados en el máster en Derecho Autonómico de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) durante el curso 2011-2012. Curso en que matriculó Cifuentes y sacó presuntamente el máster aunque la universidad haya declarado que no hay constancia documental de la entrega del Trabajo Fin de Máster ni de un acta reglada de la corrección.

La amistad de los dos no impidió que Dionisio Ramos, cuando ya había ascendido a gerente general de la Universidad Complutense, presidiera el tribunal que evaluó a Cifuentes en las oposiciones internas de la Escala de Técnicos de Gestión de la mencionada universidad madrileña celebradas en 2001, y, al aprobarlas, entró a formar parte del Cuerpo de Técnicos Superiores de la Complutense. Un tribunal del que no podía formar parte por la propia normativa de la Complutense que prohíbe la presencia de amigos (y enemigos) del opositor en ellos. La noticia fue publicada por elplural.com en 2015 teniendo como fuente el Boletín Oficial del Estado del 7 de abril de 2001 en el que se publicó la convocatoria de las oposiciones. Ramos fue designado como presidente suplente del tribunal pero fue quien ejerció finalmente la presidencia del tribunal examinador en sustitución del rector Rafael Puyol, según la versión del periódico.

Al astorgano también le señaló en 2006 El País como presunto responsable de una 'caja B' para pagos en negro de la Universidad Complutense. Y el pasado 27 de febrero eldiario.es desvelaba, asimismo, que una empresa a la que están vinculados tanto Dionisio Ramos como el presidente de la oficina anticorrupción del PP, Andrés Ayala, había recibido una concesión administrativa por parte de la Autoridad Portuaria de Cartagena, dependiente del Ministerio de Fomento.

Ya se sabe, no hay un escándalo en España en que no haya cerca un leonés.

http://www.ileon.com/politica/084574/el-leones-amigo-intimo-de-cristina-cifuentes-que-curso-el-mismo-master-de-la-polemica?d=print

 FOMENTO DA UNA CONCESIÓN A UNA FIRMA LIGADA AL RESPONSABLE ANTICORRUPCIÓN DEL PP Y A UN EMPRESARIO DEL ‘TAMAYAZO’

Una empresa de cuyo consejo es secretario Andrés Ayala, presidente de la oficina anticorrupción del PP, se adjudica una concesión administrativa de la Autoridad Portuaria de Cartagena hasta 2030

Ayala, que fiscalizó los Puertos del Estado en el Congreso durante años, trabaja para uno de los socios de la firma, una 'joint venture' del grupo de bebidas alcohólicas Zamora y el grupo inmobiliario RyA

El copropietario de RyA es Dionisio Ramos, ex alto cargo del PP en Madrid al que se atribuye un papel clave en la coordinación del 'Tamayazo' de 2003; la adjudicataria montará un mercado gourmet en un espacio público

La Autoridad Portuaria de Cartagena (APC), dependiente del Ministerio de Fomento, ha otorgado una concesión administrativa (hasta diciembre de 2030) a una empresa a la que están vinculados el jefe de la oficina anticorrupción del PP, el exdiputado Andrés Ayala, y Dionisio Ramos, empresario inmobiliario, ex alto cargo del PP en la Comunidad de Madrid y relacionado con el ‘tamayazo’ que propició la llegada de Esperanza Aguirre al gobierno de esa región en 2003.

La adjudicataria se llama Mercado del Puerto de Cartagena SL y Ayala es, según el Registro Mercantil, el secretario de su consejo de administración. Es una 'joint venture' de la empresa RyA Residencias, de la que Dionisio Ramos es socio y administrador, y el grupo murciano de bebidas alcohólicas Diego Zamora, al que Ayala está muy vinculado desde hace años.

Con permiso de Fomento, la empresa va a poder montar, a lo largo de este año y tras invertir unos 2 millones de euros, un mercado gourmet en el puerto de Cartagena, feudo natal de Ayala, que durante trece años (hasta 2016) fue portavoz de Fomento del PP en el Congreso y como tal fiscalizaba la actividad de los puertos del Estado.

Constituida formalmente en diciembre, Mercado del Puerto de Cartagena SL comenzó sus operaciones el 7 de noviembre, dos semanas después del nombramiento de Ayala como presidente de la Oficina del Cargo Popular en sustitución del dimitido Manuel Cobo. Dedicada a "la explotación de todo tipo de concesiones Administrativas", se creó para adjudicarse la concesión de explotación hasta el año 2030 de un inmueble ocupado hasta entonces por la Cámara de Comercio cartagenera en un espacio público, el Paseo del Muelle de la ciudad.

El pasado 22 de noviembre, el consejo de administración de la APC dio luz verde a la transmisión de esa licencia, en una reunión a la que asistió en calidad de invitado el delegado del Gobierno en Murcia, Francisco Bernabé. Con ese visto bueno, y una vez presentada la documentación pertinente, la empresa a la que asesora Ayala puede subrogarse en la concesión que la APC autorizó inicialmente en 2000 a la Cámara de Comercio para permitirle ocupar durante un plazo de 30 años el edificio.

A preguntas sobre este asunto, fuentes cercanas al presidente de la APC, el ex consejero de Obras Públicas de la Región de Murcia Antonio Sevilla, aseguran desconocer la vinculación de Ayala con la concesionaria. Señalan que la adjudicación "está dentro de la legalidad" y que busca "dinamizar" esa zona del puerto para atraer cruceristas a la ciudad cartagenera.

Este diario ha intentado contactar sin éxito con Andrés Ayala y con el grupo Diego Zamora, propietario del pacharán Zoco, el Licor 43, el ron Matusalén y, desde hace unas semanas, principal accionista de la ginebra Martin Miller's. El presidente de la Cámara de Comercio de Cartagena, Miguel Martínez, no ha querido hacer comentarios sobre una operación que la institución ha justificado por su delicada situación económica.

Por su parte, el copropietario de RYA, Dionisio Ramos, niega conocer "personalmente" a Ayala pese a formar parte del consejo de administración de Mercado del Puerto de Cartagena SL, del que el político es secretario, porque, asegura, ese órgano "no se ha reunido todavía". Los negocios del grupo RyA en Murcia, añade, los lleva su socio, Pedro Artes Carpena, natural de Santomera y con el que no ha sido posible contactar.

En 2013, Infolibre situó a Ramos "en el centro de la trama" del 'Tamayazo’ basándose en un manuscrito del ex diputado socialista que le dio nombre, Eduardo Tamayo. Según esa publicación, concentraba "no sólo los contactos políticos e inmobiliarios, sino el suministro logístico y la cobertura mediática, indispensables para consumar el tamayazo" que a la postre aupó a la presidencia a Aguirre.

Amigo de Cifuentes

Ramos fue gerente de la Universidad Complutense y secretario general técnico en la Consejería madrileña de Educación durante la presidencia de Alberto Ruiz-Gallardón. En 2011, el diario Público le relacionó con la trama Gürtel y cinco años antes El País le señaló como responsable de una ‘caja b’ para pagos en negro de la Universidad Complutense.

En los últimos años, Ramos ha estado metido de lleno en el negocio inmobiliario a través de RyA, que gracias a las adjudicaciones públicas gestiona residencias universitarias en Madrid y Asturias. También ha desarrollado proyectos para terceros, como otra residencia de estudiantes promovida en Madrid por el fondo buitre Oaktree de cuyo proyecto se encargó el arquitecto Francisco Javier Aguilar Viyuela, marido de Cristina Cifuentes. Ramos y Cifuentes son íntimos amigos, hasta el punto de que la actual presidenta madrileña fue testigo en su boda.

El actual socio de Ramos en RyA, Pedro Artes, compartió en el pasado cargos en empresas relacionadas con familiares de otro personaje del ‘tamayazo’, José Luis Balbás, líder de la corriente socialista Renovadores por la Base, a la que pertenecían Tamayo y María Teresa Sáenz, la otra tránsfuga que impidió la investidura de Rafael Simancas en la Comunidad de Madrid.

Hace un año, el Ministerio de Fomento, del que depende la APC, colocó a Ayala en el consejo de administración del mayor ente de gasto público de España, Adif, con tal discreción que, tal y como ha reconocido ahora el Gobierno, la empresa incumplió la Ley de Transparencia al ocultar el nombramiento en su web hasta ahora.

Desde que dejó su escaño en el Congreso en 2016, Ayala no ha parado. Abogado experto en urbanismo y derecho administrativo, es desde hace años socio de varias filiales del grupo Orenes, que se adjudicó dos concesiones de Aena cuando él estaba en el Congreso y mientras su esposa era consejera de varias filiales del grupo de salas de juego; ahora, otra de las empresas a las que asesora Ayala ha conseguido las licencias para construir una urbanización en una zona en riesgo medioambiental en Cartagena.

El año pasado, Ayala fue noticia en Murcia por sus gestiones como asesor legal de dos empresarios, Aurelio Solana y Fernando Díez Ripollés, que querían promover un hotel en el Faro del Cabo de Palos (Cartagena). El proyecto empezó a cobrar vuelo tras la aprobación de una Proposición No de Ley (PNL) del PP en el Congreso para privatizar el faro, aunque el plan parece haber quedado en el alero. El visto bueno final, de haber salido adelante, habría dependido, precisamente, de la Autoridad Portuaria de Cartagena.

http://www.eldiario.es/economia/Fomento-anticorrupcion-PP-empresario-Tamayazo_0_743326349.html

ESTEPONA, ENTRE AROMAS DE "GÜRTEL" Y "TAMAYAZO"

Los socialistas llevarán a los tribunales a alcalde del PP por supuesta irregularidad en una adjudicación

El Ayuntamiento de Estepona, vía alcalde García Urbano, lleva una larga etapa abonado a la polémica. Aún resuenan los ecos de la espantada y renuncia de regidor popular-notario-registrador-alcalde y lo que haga falta. El fichaje "estrella" del PP malagueño para encabezar la lista popular en las pasadas elecciones generales, quedó en estrella fugaz y efímera tras presentar su dimisión como diputado del Congreso recientemente.

El amor patrio esteponer como excusa

Esa dimisión la fundamentó García Urbano en un supuesto patriotismo local sobrevenido y amor esteponero. De puertas para afuera García Urbano justificó su "espantá" en dedicarle todo su tiempo a la localidad costasoleña. En realidad encubría una incompatibilidad aprobada para ejercer su profesión, registrador de la propiedad en Huelva junto al sillón de primer múnicipe. Una renuncia a su trabajo que, de haberse producido, hubiera significado la renuncia a pingües beneficios a su economía personal, ya de por sí incluida en el exclusivo club de los millonarios

Tras esa polémica e interesada dimisión, llega ahora la continuidad fílmica. De "José María García Urbano, el diputado que nunca estuvo allí"al "Dimisión por patriotismo de hojalata esteponero", II parte, para completar la trilogía con "Estepona, entre aromas de Gürtel y Tamayazo", .

Según informa el diario "Viva Málaga" y "Andalucía Información", el PSOE denunciará ante los tribunales al alcalde de Estepona, José María García Urbano, por presuntas irregularidades en la adjudicación de las obras de rehabilitación del edificio municipal del Mercado de Abastos. Los socialistas creen que hay un oscuro negocio tras esta adjudicación, mientras el Ayuntamiento defiende la transparencia del proceso administrativo.

Casi 600.000 euros

Según los criterios de los técnicos municipales y del interventor municipal, la Mesa de Contratación, cumpliendo con la normativa vigente, propuso la adjudicación del contrato administrativo especial a la mercantil R&A Residencias, S.L. según la oferta realizada por un canon anual de 70.000 euros IVA no incluido, y con una inversión para la rehabilitación del edificio del Mercado de Abastos de 589.558,68 euros.

Tamayazo” y “Gürtel” en el ambiente

Según estos medios, el administrador de esta empresa era hace tres meses, según figura en el Registro Mercantil, Dionisio Ramos Martinez, implicado en un escándalo de financiación paralela en la Universidad Complutense de Madrid, y relacionado también en los casos “Tamayazo” y “Gürtel”, según publica el periódico EsteponaPress. El Ayuntamiento no ha querido valorar esta cuestión por no tratarse de un tema municipal. EsteponPress intentó ponerse en contacto con la empresa adjudicataria, pero no logró comunicarse con ella, ni con Dionisio Ramos.

El PSOE, además de estudiar esta denuncia por presuntas irregularidades, solicitará en un próximo pleno municipal información sobre la empresa adjudicataria y su administrador. Los socialistas se preguntan cómo una sociedad cuyo objeto social es la explotación de residencias para todo tipo de colectivos y, en especial los universitarios, pase a explotar un espacio público de incalculable valor. También quiere conocer cómo aparece esta empresa en Estepona, de qué mano viene el empresario, cuál es su experiencia en el sector y su solvencia.

El Ayuntamiento elude la polémica y subraya la necesidad de dar una nueva imagen al mercado para favorecer y revitalizar la actividad comercial en la zona. El proyecto permitirá la creación de 75 puestos de trabajo.

http://www.elplural.com/2016/05/03/estepona-entre-aromas-de-g-rtel-y-tamayazo

UN VIEJO AMIGO DE CIFUENTES QUIERE AMEDRENTARNOS PARA QUE OCULTEMOS EL PASADO

Dionisio Ramos, clave en el ascenso de la presidenta, relacionado con el Tamayazo, exdirigente del PP, y ahora constructor de obra pública, nos exige borrar una noticia

La pasada semana recibimos en la redacción de ELPLURAL.COM un correo electrónico de un despacho de abogados por el que se nos solicitaba la retirada de una información que este periódico publicó el pasado 6 de febrero de 2015, titulada “Dionisio Ramos, el presidente del tribunal que ascendió a Cristina Cifuentes, debió abstenerse, según la ley, por ser amigos”.

Un borrado con efecto retroactivo
En realidad, los abogados lo que nos hacían llegar era una misiva del propio Dionisio Ramos, fechada el 3 de mayo de 2016. Es decir, quince meses después de que publicáramos la noticia. En su carta, Dionisio Ramos califica nuestra información de “acusación totalmente infundada, basada en un mero juicio de valor personal del autor”.

Y por ello nos pide en ejercicio de “mi derecho de cancelación de datos personales, requiriéndoles formalmente para que eliminen y retiren el enlace o, en su defecto, adopten medidas técnicas necesarias para que la referida información y link no puedan ser indexados y mostrados por los proveedores de servicios de búsqueda de Internet…” (el subrayado es del original).

Una oposición en la Complutense...
Veamos esos hechos tal y como se recogían en nuestra información, y después por qué podrían resultarle tan molestos tanto tiempo después.

Lo que contábamos en la noticia era que en el BOE del 7 de abril de 2001 se anunció una convocatoria de la Universidad Complutense para cubrir 14 plazas por promoción interna para Técnicos de Gestión. A esa convocatoria se presentó Cristina Cifuentes, funcionaria entonces de la escala de Gestión Universitaria, una escala inferior.

En la información recordábamos que la diferencia entre las dos escalas es sustancial tanto en lo económico como en prestigio dentro de la carrera. E igualmente, que Cristina Cifuentes obtuvo una de las plazas ofertadas y fue ascendida a Técnico de Gestión, lo que ella en su perfil de Linkedin pasó a denominar “Técnico Superior”.

...y un Tribunal amigo
Pero, y aquí estaba el centro de nuestra información, esta promoción de Cristina Cifuentes en nuestra opinión presentaba una irregularidad grave: quien presidió el tribunal que la aprobó era Dionisio Ramos, Gerente de la Complutense en aquel momento, pero además, y este es el detalle que subrayábamos, amigo desde varios lustros antes de la propia Cifuentes.

En la noticia ofrecíamos los detalles de esa íntima amistad, que incluía la participación en proyectos políticos comunes y que se concretaba en un hecho que nos parece incontestable: en la boda de Dionisio Ramos, Cristina Cifuentes no sólo había sido invitada, sino que había sido elegida como una de las testigos por parte del propio Ramos.

Como prueba de la presencia de Ramos en la presidencia del Tribunal que ascendió a Cifuentes aportamos la reproducción del Boletín Oficial del Estado (BOE) en la que se recogía su composición. Como prueba de que Ramos hubiera debido abstenerse de participar en él, añadimos, también recogido del BOE, las causas para la abstención entre los miembros del tribunal conforme a la Ley 30/1992, entre las que figura como causa ‘c’ “tener amistad íntima o enemistad manifiesta” con algunos de los opositores.

Podemos ir más lejos. En aquel tribunal que ascendió en el escalafón a Cifuentes, no sólo figuraba como presidente, Dionisio Ramos, su amigo, sino también un segundo miembro, José Francisco Otero, vocal, y amigo igualmente desde lustros atrás de los dos, Cifuentes y Ramos. Tanto es así, que la presidenta de Madrid, no ha dudado en nombrarle para su gobierno como Gerente del Boletín Oficial de la Comunidad.

Tanto tiempo después...
Esta información, que debería invalidar la oposición al menos, y que en otros países quizás tuviera incluso consecuencias políticas, no fue contestada en ningún momento por Cristina Cifuentes ¿Por qué, quince meses después, lleva a Dionisio Ramos, sin darnos argumento alguno que descalifique nuestras pruebas, a exigirnos que impidamos que siga apareciendo esta historia en los buscadores de internet, como Google?

Dice como todo argumento Dionisio Ramos en su carta (se acoge a la Ley Orgánica de Protección de Datos y en la Ley Orgánica 1/82) que “en la actualidad no desempeño ningún cargo público” y que “tampoco hay un interés histórico en vincular mi identidad con las indicadas acusaciones”. Y acaba anunciándonos que si no cumplimos con su deseo en diez días “procederé a ejercer las acciones judiciales y administrativas oportunas”, con las que entre otras cosas, claro, anuncia el “resarcimiento por los daños causados”.

En realidad, el rol público de Cristina Cifuentes y el interés informativo de las circunstancias de su ascenso en la carrera de funcionaria bastarían para justificar la presencia del artículo en cuestión en nuestros archivos y en los motores de búsqueda de internet. Pero además, si se acude a cualquiera de esos buscadores y se solicita información sobre Dionisio Ramos, se descubre de inmediato el interés público que sigue ofreciendo su figura. Por ejemplo, porque contrata obras con la administración pública en diversos niveles.

Contratos con las administraciones públicas
Y así, sólo de las últimas semanas ofrecemos dos ejemplos en dos puntos muy distantes. Por un lado, el digital Esteponapress recoge el 25 de abril pasado esta noticia: “Adjudicado el mercado gourmet a una empresa relacionada con el caso Gürtel y el Tamayazo”, subtitulada “Dionisio Ramos Martínez, administrador único de R&A Residencias S.L., estuvo relacionado con varias tramas de corrupción como: Gürtel, Tamayazo o finaciación “b” en UCM”.

En la otra punta de España, en Gijón, el 22 de marzo, el digital Asturias24.es titulaba “El empresario que presenta la única oferta para la residencia universitaria mantuvo vínculos con la Gürtel”; y subtitulan “La empresa RYA Residencias pertenece a Dionisio Ramos, ligado al PP madrileño, y a los implicados en el Tamayazo”.

También en Madrid, el digital Público relacionaba en dos informaciones del pasado mes de junio de 2015, el hecho de que su empresa estuviera construyendo una macro residencia de Estudiantes para su antigua empleadora, la Universidad Complutense, y que el arquitecto que llevaba a cabo la obra fuera precisamente el marido de Cristina Cifuentes, Javier Aguilar: “El clan de Cifuentes vuelve a beneficiar a su marido”, titularon aquella información.

Tamayos y Gürteles
Como se ve, Dionisio Ramos aparece en diversas informaciones a las que hemos aludido de otros medios de comunicación, relacionado con el llamado Tamayazo que posibilitó el desembarco de Esperanza Aguirre en la Comunidad de Madrid. Su propia versión de alguno de estos hechos los dio en Infolibre; en otros digitales, como República, se le llega a definir como “intermediario de la operación”. Sobre el otro asunto en el que se le relaciona, Gürtel, resulta especialmente interesante una crónica que se dio en el diario Público, donde se cita a Ramos y en la que a la redactora que la escribió, cuando acudió a preguntarle por su versión, ya le advirtió que “ya demandé a una periodista de El País y eso se va a repetir”.

http://www.elplural.com/2016/05/10/un-viejo-amigo-de-cifuentes-quiere-amedrentarnos-para-que-ocultemos-el-pasado

EL EMPRESARIO QUE PRESENTA LA ÚNICA OFERTA PARA LA RESIDENCIA UNIVERSITARIA MANTUVO VÍNCULOS CON LA GÜRTEL

La empresa RYA Residencias pertenece a Dionisio Ramos, ligado al PP madrileño, y a los implicados en el 'Tamayazo'

Sólo una empresa ha presentado oferta para construir y explotar la residencia universitaria de Gijón, se trata de RYA Residencias, perteneciente al empresario Dionisio Ramos quien, según informa la Cadena Ser, mantuvo vínculos con la trama Gürtel y también con empresarios relacionados con el 'Tamayazo' por el que dos diputados socialistas renunciaron a votar a su candidato en la Asamblea de Madrid abriendo el paso, tras un adelanto electoral, a la presidencia de Esperanza Aguirre.

Según informa la Cadena Ser, Ramos creó la empresa RYA Residencias en el año 2010; pero su participación en empresas y sociedades de todo tipo, muchas vinculadas a la Universidad, es extensa en el tiempo. Así, según una información del diario Público figuró en el año 2002 como comprador de un paquete accionarial de una de las empresas de Francisco Correa. La sociedad en cuestión era Gestión y Equipamientos Deportivos SL, empresa que formaba parte de un entramado de negocios que se utilizaban para blanquear las comisiones y mordidas que presuntamente recibían de operaciones con administraciones públicas y al frente de la cual se situaba Luis de Miguel Pérez, considerado elarquitecto financiero de la Gürtel. En el año 2015 se publicó en varios medios de comunicación que Ramos había sido contratado como promotor delegado de la empresa Castellana Management. El propio Ramos aseguró en su momento que su figura se correspondía con la de un consultor, es decir, se encargaba de supervisar y de comprobar que se cumplían los plazos de ejecución de la construcción del colegio Mayor Faro, ubicado en terrenos de la Universidad Complutense. Fue precisamente en la Complutense donde Ramos ejerció como gerente a finales de lo 90. De esa época data una investigación por, supuestamente, haber creado una caja B con la que se desviaban fondos para pagar trabajos irregulares.

La Universidad de Oviedo mantiene un convenio con el Ayuntamiento de Gijón para la cesión de la residencia, un acuerdo que tuvo que prorrogarse por un año después de que en la primera convocatoria para su construcción y explotación ninguna empresa presentara ninguna oferta. El pasado mes de marzo, Dionisio Ramos habló para la televisión autonómica asturiana explicando detalles del proyecto, en el que aseguró que que se construiría en la denominada parcela de la Semana Negra y que contaría con 150 plazas, bar restaurante y zonas deportivas, además de asegurar que las obras se realizarían con subcontratas locales con el objetivo de terminarlas en 2018.

http://www.asturias24.es/secciones/gijon/noticias/el-empresario-que-presenta-la-unica-oferta-para-la-residencia-universitaria-mantuvo-vinculos-con-la-gurtel/1458671611%20

AYER POR MÍ, HOY POR TI… CIFUENTES NOMBRA ALTO CARGO A UN VIEJO AMIGO QUE ESTUVO EN EL TRIBUNAL QUE LA ‘ASCENDIÓ’ A ELLA

La presidenta de Madrid nombra Gerente del Boletín Oficial a un viejo amigo de la Universidad, que después fue vocal en el jurado que aprobó su pase a Técnico de Categoría A de la Administración

Este miércoles, el Gabinete de Comunicación de la Comunidad de Madrid hacía pública una serie de decretos de la Presidencia de la Comunidad de Madrid. Uno de ellos decía: “Decreto por el que se nombra Gerente del Organismo Autónomo Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid a don José Francisco Otero Ferrero”. Lo que podría parecer un hecho sin mayor importancia, esconde, sin embargo, una historia reseñable.

Amigos en el Tribunal

En la edición de ELPLURAL.COM del pasado dos de junio, antes de que se cerrara el acuerdo entre el PP y Ciudadanos que permite a Cristina Cifuentes presidir la Comunidad de Madrid, publicamos lo que parecían graves irregularidades en su promoción dentro de la función pública. En concreto informábamos cómo dos de los miembros del tribunal que evaluó su ascenso a Técnico de Gestión de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), un cuerpo del Grupo A de la Administración, debieran haberse abstenido en su caso, por mantener una manifiesta relación de amistad con ella.

Esas dos personas eran uno, Dionisio Ramos, entonces Gerente General de la UCM, y el otro José Francisco Otero Ferrero, él mismo miembro de la Escala de Técnicos de Gestión. Los dos, como informábamos en el artículo, eran amigos desde la juventud de Cristina Cifuentes, con la que coincidieron a partir de su llegada a la Complutense. Esta relación de amistad, según se recogía en las mismas bases de la oposición, era causa de abstención y recusación:

Amigos en la boda

Como ejemplo de esa amistad personal, explicábamos cómo Cifuentes y el propio Otero habían sido testigos en la boda de Dionisio Ramos. Una relación que se había mantenido a lo largo del tiempo… En realidad los tres, junto a otro pequeño grupo de personas, formaron un núcleo de miembros del Partido Popular y simpatizantes, que les llevó, por ejemplo, a estar en el equipo de personas que impulsó la candidatura de Gustavo Villapalos.

Las carreras de Cifuentes y Otero en la Complutense se puede decir que en gran manera fueron paralelas. Incluso, cuando ambos ingresaron, tras sus estudios, en la escala de funcionarios de la Universidad, lo hicieron en la misma oposición. Entonces, año 1990, como miembros de la Escala de Gestión Universitaria, como lo prueba el resultado publicado en el Boletín correspondiente.

Amigos en la Presidencia

Las carreras profesionales paralelas, como se ve, continúan. Si en 2001 fue Cristina Cifuentes la posible ‘beneficiada’ de su amistad con José Francisco Otero Ferrero, ahora es la presidenta de Madrid la que nombra a su viejo amigo y compañero de Universidad para un alto cargo en la Administración de la Comunidad Autónoma de Madrid.

http://www.elplural.com/2015/07/24/cifuentes-nombra-alto-cargo-a-uno-de-sus-amigos-que-formaba-el-tribunal-que-la-ascendio-como-funcionaria/

DIONISIO RAMOS, EL PRESIDENTE DEL TRIBUNAL QUE ASCENDIÓ A CRISTINA CIFUENTES, DEBIÓ ABSTENERSE, SEGÚN LA LEY, POR SER AMIGOS

En el 2001, la candidata del PP a Madrid, aprobó el paso a Técnico de Gestión, categoría A de la Administración, incumpliéndose el requisito de neutralidad de los examinadores

En el Boletín Oficial del Estado del 7 de abril de 2001, se recogía una convocatoria del Rectorado de la Universidad Complutense para cubrir 14 plazas “por el sistema de promoción interna y sistema general de acceso libre” como Técnicos de Gestión de la Universidad Complutense de Madrid. Un cuerpo del Grupo A, el máximo de funcionarios de la Administración. A esa convocatoria se presentó Cristina Cifuentes, actual candidata del PP a presidir la Comunidad de Madrid, por promoción interna, ya que ella era ya funcionaria del Grupo B, en la escala de Gestión Universitaria, desde una década antes.

Ser de Grupo A, o ser de Grupo B, he ahí la cuestión

La diferencia entre las dos categorías es sustancial, tanto en lo económico, como en el prestigio dentro de la carrera. Como contábamos en una crónica precedente en ELPLURAL.COM, Cristina Cifuentes aprobó esta oposición con el número 9 entre los 12 aprobados por el turno de promoción. La importancia que el cambio tiene lo resalta el hecho de que en sus biografías oficiales, Cifuentes destaque su pertenencia a un en realidad inexistente cuerpo Técnico Superior, y que resalte que es “funcionaria por oposición. Grupo A”.

El problema es que en su examen se produjo lo que parece una manifiesta irregularidad. Y es que, al contrario de lo que sucedía con el resto de los opositores, que podamos saber, ella tenía una relación íntima de amistad con quien presidía el tribunal, el Gerente de la Universidad Complutense, Dionisio Ramos. Un hecho que, como subraya la ley, está expresamente prohibido.

El comienzo de una larga y cercana amistad

De la vieja e íntima relación entre Cristina Cifuentes dimos todos los datos en la crónica antecedente. Se conocieron al poco de ingresar la actual candidata a presidir Madrid en la facultad de Derecho de la Complutense, en el que coincidieron como miembros del Claustro, en el que Cifuentes era parte de la Junta de representantes de Alumnos.

El trabajo de ambos en favor de la candidatura de Gustavo Villapalos para el decanato de Derecho primero, y el rectorado de la Complutense más tarde, intensificó su relación, hasta el punto de que cuando Dionisio Ramos se casó, Cifuentes no figuraba como una de las invitadas más, sino que el novio la eligió entre los testigos que firmaron.

Su relación no se enfrió, sino todo lo contrario, en los años siguientes, mientras ella progresaba en política y él pasaba a ocupar un puesto de responsabilidad, acompañando a Gustavo Villapalos a la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid tras la victoria de Alberto Gallardón en 1995.

Tener o no tener…, padrinos

Pero para cuando se convoca la oposición de plazas de Técnicos de Gestión, Dionisio Ramos ya está de vuelta en la Complutense. Ha dejado el cargo político, y se ha convertido en el número dos de la Universidad, como Gerente General. Y como tal, según se recoge en el propio BOE donde se convocan las plazas, se especifica que será él quien presida el tribunal “en representación del magnífico y excelentísimo señor Rector”.

El problema, en este caso, es que en el propio BOE, media docena de páginas antes, al especificar las características del tribunal se establece que sus miembros deberán abstenerse de intervenir, “notificándolo al Rector de la Universidad, cuando concurran en ellos circunstancias de las previstas en el artículo 28.2 de la Ley 30/1992, de 26 de noviembre…”.

El artículo de esa ley es contundente. Causa c) para la abstención, “tener amistad íntima o enemistad manifiesta con algunas de las personas mencionadas en el apartado anterior (algún interesado en la oposición)”.

Esta situación de amistad entre el presidente del tribunal, Dionisio Ramos, y una de las opositoras, Cristina Cifuentes, evidentemente, podría ser interpretada como una situación de privilegio de la candidata actual del PP a presidir Madrid, frente al resto de los participantes en el concurso… Porque Dionisio Ramos, no se abstuvo en el proceso de selección.

… Y uno más

Pero aún hay más. Tampoco hay constancia de que se abstuviera el primer vocal del tribunal, José Francisco Otero Ferrero… Que, ‘por casualidad’, también es amigo de Cristina Cifuentes y de Dionisio Ramos, hasta el punto de que es otro de los que firmó como testigo del novio en la boda de Ramos y, que, ya casualidad de casualidades, además de aparecer aquí en el tribunal que aprobó el ascenso de Cifuentes, aparece justo detrás de ella cuando en 1990 aprobó su primera oposición para entrar como funcionaria en la Complutense entonces, como decimos, como miembro de la escala de Gestión.

http://www.elplural.com/2015/06/02/dionisio-ramos-el-presidente-del-tribunal-que-ascendio-a-cristina-cifuentes-debio-abstenerse-segun-la-ley-por-ser-amigos/

LOS AGUJEROS NEGROS EN LA BIOGRAFÍA DE CRISTINA CIFUENTES: UN CURRÍCULO FALSEADO

Un amigo personal suyo, presidente del tribunal que aprobó su oposición a Técnico Clase A de la Administración

Los resultados electorales del pasado 24M en la Comunidad de Madrid han provocado una situación políticamente apasionante. Ninguno de los candidatos ha obtenido mayoría absoluta… ni siquiera una mayoría con suficiente peso como para que los demás no puedan sentirse moralmente libres para buscar una coalición de la que beneficiarse.

Ciudadanos, los liados ‘autoexigidos’
Desde este lunes, ejerciendo su derecho como la más votada, Cristina Cifuentes ha iniciado contactos con las demás candidaturas. Aunque ella no ha hecho excepciones y se verá con todos sus ‘rivales’, en realidad, la lógica y las declaraciones tanto de socialistas como de Podemos, llevan a una sólo salida para Cifuentes en su intento de convertirse en la siguiente presidenta de Madrid: obtener el apoyo de Ciudadanos.

La formación de Rivera ha adoptado, sin embargo, unos ‘Acuerdos poselectorales’, unas autoexigencias, que llama “condición previa para firmar el compromiso por la regeneración democráctica” que en el caso de Cristina Cifuentes podrían dificultar esos apoyos conforme a informaciones de la biografía de la candidata del PP a las que hemos tenido acceso.

En esta primera entrega vamos a centrar esa información en la biografía profesional de Cifuentes… que presenta algunos agujeros negros. Agujeros en algún caso difíciles de explicar y en el que no son ajenos la intervención de un grupo de amigos e intereses del que ella forma parte.

Una activa cachorra de Alianza Popular
Para entender todo en su valor es necesario retrasar la mirada hasta 1980, y recordar que Cristina Cifuentes se afilió ese año a las Nuevas Generaciones (NNGG) de Alianza Popular que presidía Manuel Fraga (existía entonces el partido de centro UCD, que no fue su elección). Por cierto, quien dirigía entonces NNGG era el ahora periodista y tertuliano Antonio Martín Beaumont, director de El Semanal Digital.

Tenía sólo 16 años, una edad incluso entonces poco habitual para comenzar a militar. Su vocación política la llevó, en el mismo sentido, a ser extraordinariamente activa en los siguientes años, en especial al entrar en la Universidad. En su caso, en la Complutense de Madrid.

Era tan activa que en 1984 ya encabezó el grupo de firmantes de una carta al director de ABC que el diario monárquico publica en diciembre de ese año y en la que, quien será poco después política profesional de AP, condena las manifestaciones de estudiantes en la Universidad Complutense, protagonizadas “por grupos extremistas, tanto de derechas como de izquierdas”.

Pero no es el único caso en el que el diario de la derecha hace hueco entonces a Cristina Cifuentes. En 1987, ya miembro del Claustro y de la Junta de representantes de Alumnos, e integrada en un grupo llamado Colectivo de Representantes de Estudiantes y Asociaciones, que se dice alejado de sindicatos y partidos, pero que en el caso de Cifuentes coincide con su pertenencia a AP, vuelve a abrirse hueco en el ABC. Una nota del diario da cuenta de las actividades de este grupo que, a pesar de apenas sumar un centenar, se hace, como se ve, un hueco importante.

“Uno de ellos…”
Pero en ese mismo momento, Cristina Cifuentes estaba inmersa en una tarea más importante para su futuro. Era, como líder de su grupo, una activa promotora de la candidatura de un profesor de su facultad, la de Derecho. Nos referimos a Gustavo Villapalos, un hombre como ella de AP, que fue primero su profesor, y después se convertiría en su amigo, y al que activamente apoyó, moviéndose entre los estudiantes, para que fuera elegido primero decano de la Facultad y, más tarde, rector de la Complutense.

En el grupo de apoyos a Villapalos, Cristina Cifuentes conocería a otros dos hombres que jugarían un papel relevante en su futuro. Por un lado Jesús Calvo Soria; por otro, aún más importante, Dionisio Ramos. Los dos con no pocas historias ‘oscuras’.

Jesús Calvo Soria, que luego sería compañero de candidatura de Cristina Cifuentes en las listas del PP a las europeas en 1994, resultaría clave para su nombramiento como directora del Colegio Mayor Miguel Caro, ya que en el momento de su nombramiento, él ocupaba el cargo de Gerente de la Complutense. Esta relación se convertiría después en tóxica para Cifuentes, porque Calvo Soria se vio imputado en numerosos casos de corrupción, incluida la trama Gürtel, pasando por el caso Complutense, uno de los que merecen capítulo aparte por las dudas que dejan sobre la biografía de Cifuentes y acabando en otros centrados en sus negocios.

Pero el personaje que va a tomar más peso de todo este grupo cercano a Cristina Cifuentes, además del propio rector, es Dionisio Ramos. La relación entre los dos será muy intensa a partir de la segunda mita de los años ochenta e irá más allá de lo puramente profesional. Hasta el punto de que Cristina Cifuentes, como Villapalos, formará parte del grupo de testigos que el novio elige para su boda (como cuenta la oportuna nota social del ABC).

Funcionaria del Grupo B de Gestión
Como miembro de este grupo liderado por Villapalos, la carrera de Cifuentes en la Complutense es rápida. En 1990 ingresa por el turno libre como funcionaria del Grupo B de la Complutense en la escala de Gestión Universitaria. Es importante recordar este dato, funcionaria del Grupo B. Porque Cristina Cifuentes enterrará esta circunstancia de su curriculum, falseándolo, tan pronto como le resulte posible… Pero para eso tendrá que pasar aún toda una década y Cifuentes habrá desarrollado ya su carrera política.

Pero volvamos a 1990. Se convocan 16 plazas. El BOE publica la lista de aprobados el 31 de octubre de ese año. Cristina Cifuentes, según se puede ver, ingresa como número dos por el turno libre.

Sin duda, la pertenencia al grupo de personas que se han hecho con el control de la Complutense no perjudica a la joven Cifuentes. Tanto es así que al año siguiente de su ingreso, 1991, la recién ingresada funcionaria ya es ella misma miembro del Tribunal que elige a su siguiente promoción como funcionarios de la escala de Gestión de la Complutense.

Política… pero simultaneando cargos en la Universidad
En paralelo a esta carrera en la Universidad, Cristina Cifuentes también acelera en su proyección política. Con sólo 24 años es ya asesora del Grupo Parlamentario del PP en la Asamblea de Madrid y en 1991 es elegida por primera vez como diputada autonómica de este partido. En seguida elige, con diferentes responsabilidades, participar en las comisiones de Educación de la Asamblea. Área del que apenas se apartará.

Paradójicamente, aunque ya es política profesional, en 1995 logra un puesto remunerado en la Universidad, el de directora del Colegio Mayor Miguel Caro. Cargo que seguirá ocupando hasta 1999 y que abandona sin que se aclaren muy bien las razones. Pero de eso hablaremos en otro momento.

En 1995, sus grandes apoyos profesionales, Villapalos y Dionisio Ramos reciben un nuevo espaldarazo. La victoria de Alberto Gallardón en las elecciones a la Comunidad de Madrid significan el ‘ascenso’ de Villapalos de rector a Consejero de Educación de Madrid. Y con él marcha su gran apoyo, Dionisio Ramos, que se convierte secretario general técnico de la Consejería… Ramos permanece en ese cargo un año, para después regresar como gerente general a la Complutense (por cierto, que al quedar vacante el puesto de Ramos, éste pasa a ser ocupado, parece inevitable, por el otro constante en el grupo, Jesús Calvo Soria).

No sólo Cifuentes se beneficia de ser miembro del clan
Aún más, en diciembre del 98 Villapalos nombra al marido de Cristina Cifuentes, Francisco Javier Aguilar Viyuela, como director general de Patrimonio de la Comunidad… puesto que deja en el 99 por razones que no acaban de aclararse.

El regreso de Dionisio Ramos a la Complutense se produce por la llamada del rector que sustituye a Villapalos, el ultraconsevador y miembro del Opus, Rafael Puyol Antolín. Ellos dos son los protagonistas del ‘ascenso’ profesional de Cristina Cifuentes. Los que la ‘liberan’ de su pertenencia a la categoría B de funcionarios. En el año 2001 convocan 14 plazas para ingreso en la Escala de Técnicos de Gestión de la Complutense. Es el momento de dar el salto a la crema de la Administración. Si quieren comparar, la diferencia que se producía entre un perito y un ingeniero… entre un enfermero y un médico… entre un maestro y un catedrático.

El irresistible salto a la escala de Técnicos Superiores
A esa ‘promoción interna’ se presenta Cristina Cifuentes. Estaba en su derecho. Aunque también es verdad que llevaba casi una década siendo la responsable como portavoz del PP en la Asamblea de los temas de Educación. Legislando sobre las políticas que afectaban a quienes iban a formar su tribunal… Incluso más, como hemos visto, siendo amiga de quienes iban a participar en el tribunal.

Y es que quien preside el tribunal que va a decidir sobre el ascenso de Cristina Cifuentes es en teoría el rector, Puyol… pero quien lo llevará en la práctica es su suplente, tal y como se recoge en el BOE… Dionisio Ramos. Sí, el amigo de hace casi 15 años de Cristina Cifuentes, la mujer que con él ha trabajado para impulsar la carrera de Villapalos, la que ha estado a su lado desde sus años de estudiante, la que ha sido compañera en tantas situaciones y al final testigo en su boda… Cristina Cifuentes obtiene un poco llamativo puesto 9 en la promoción.

Este ‘ascenso’ en su categoría profesional parece cegar a Cristina Cifuentes. Que a partir de ese momento, en todos sus currículos comienza a falsear su experiencia profesional. Y así, bien sea en su biografía oficial del PP de Madrid… o bien sea en el currículo que ofrece Moncloa para avalar su puesto como delegada del Gobierno en Madrid… en todos desaparece, se borra, se elimina… “Cristina Cifuentes la funcionaria Grupo B”, y aparece ”Cristina Cifuentes la Técnico Superior de la Universidad Complutense 1990- actualidad (25 años)”. Una mentira de ego, quizás, sin mayor pretensión.., o no, que queda patente también, por ejemplo, en su cuenta más profesional y al tiempo personal, la que ha nadie ha hecho con seguridad por ella, la de Linkedin.

¿Es esta falsedad en su currículo suficiente para impedir que Ciudadanos pueda, conforme a su compromiso, apoyar la elección de Cristina Cifuentes? La formación de Albert Rivera, que tiene la falsedad en los curriculos en el número 3 de sus líneas rojas, debe decidir ahora. La biografía de la candidata del PP, en cualquier caso, presenta más claroscuros de los que les iremos informando.

http://www.elplural.com/2015/06/01/los-agujeros-negros-en-la-biografia-de-cristina-cifuentes-un-curriculo-falseado/

LOS DUEÑOS DE LA RESIDENCIA UNIVERSITARIA QUE DISEÑA EL MARIDO DE CIFUENTES SE OCULTAN EN LAS ISLAS CAIMÁN

La Complutense de José Carrillo adjudicó un colegio mayor a una empresa que oculta sus dueños detrás de una trama societaria que pasa por Holanda, Luxemburgo y las Islas Caimán

Parte de la inversión se canalizó a través de Oaktree, uno de los principales fondos buitre del mundo

El promotor de la obra es Dionisio Ramos, ex alto cargo del PP, y el arquitecto es Javier Aguilar, marido de Cristina Cifuentes

La residencia universitaria El Faro, en el barrio madrileño de Moncloa, tendrá 358 plazas, gimnasio, sala de juegos, lavanderia y WiFi de alta calidad. Estará operativa para el curso 2016-17. El edificio lo diseña Javier Aguilar Viyuela, marido de Cristina Cifuentes, y el promotor delegado es Dionisio Ramos, ex alto cargo del PP en la Comunidad de Madrid que apareció relacionado con el Tamayazo. ¿Y los propietarios? No se sabe porque su verdadera identidad se oculta tras una trama societaria que pasa por Holanda, Luxemburgo y las Islas Caimán, de acuerdo con los documentos a los que ha tenido acceso infoLibre. Parte de la inversión se canalizó a través de Oaktree, uno de los principales fondos buitre del mundo.

La Universidad Complutense –cuyo rector era José Carrillo– adjudicó en marzó de 2014 la explotación de la residencia universitaria, por un periodo de 50 años, a la empresa Castellana Management SL. Creada en marzo de 2013, dos meses después se convirtió en su accionista único la empresa holandesa KSH Netherlands Holdings BV.

Esta adjudicación creó un importante malestar entre sectores progresistas que habían apoyado en su día a Carrillo, por el hecho de entregar terrenos de una entidad pública como la Complutense a una sociedad pantalla –Castellana Management SL– cuyos verdaderos dueños se desconocían. Un enfado que se incrementó al conocer la identidad de algunas personas relacionadas con el proyecto.

El 14 de mayo de 2015, El Confidencial Digital informó de que el arquitecto encargado de diseñar la residencia era el marido de Cristina Cifuentes, candidata del PP a la Comunidad de Madrid. Este jueves, Público desveló la participación en el proyecto de Dionisio Ramos, a través de la empresa Rya Residencias, en calidad de "promotor delegado".

La trama societaria

La versión oficial de la Complutense es que la concesión se realizó a una empresa británica experta en la explotación de residencias universitarias, The Student Housing Company, cuyo director general en España es Christopher Holloway. Este es además consejero de la sociedad Castellana Management SL, la sociedad que recibió la concesión. Pero la verdad es que resulta imposible saber quiénes son los verdaderos propietarios de la empresa española.

El accionista único de Castellana Management es, tal y como consta en el Registro Mercantil de Madrid, la empresa holandesa KSH Netherlands Holdings BV. Constituida el 3 de agosto de 2012, con un capital inicial de 18.000 euros, tiene a su vez como accionista único a una compañía de Luxemburgo: KSH Europe Holdings Sàrl.

Creada el 23 de mayo de 2012 como una sociedad limitada, KSH Europe Holdings Sàrl tiene como objeto social las inversiones financieras. El 27 de marzo de 2015 realizó una ampliación de capital, que quedó distribuido de la siguiente forma: el 79,2% de las participaciones son de otra sociedad luxemburguesa, denominada OCM Luxembourg EPF III Sàrl, y el 21,8% restante se reparte entre trece accionistas individuales.

Christopher Holloway Entre esos accionistas individuales están los tres consejeros de la española Castellana Management SL: el anteriormente citado Christopher Holloway (en la foto), Matthew Taylor y Thomas Stoorgard. Entre los tres controlan el 7,5% del capital de KSH Europe Holdings Sàrl. Un español, Antonio Miguel Muñoz Santiago, tiene el 1,3% de las acciones a su nombre. Este último figura también como apoderado en Castellana Management SL.

Por tanto, los británicos que gestionan la compañía en España son realmente accionistas minoritarios.

¿Y quién está detrás de la luxemburguesa OCM Luxembourg EPF III Sàrl? Pues una sociedad radicada en el paraíso fiscal de las Islas Caimán denominada Oaktree European Principal Fund III Ltd., que pertenece a uno de los principales fondos buitre del mundo: Oaktree.

Oaktree European Principal Fund III Ltd. tiene un capital social de 1,27 millones de euros, repartido en diez tipos de acciones. Los dueños de las 400 acciones de clase D son los que reciben los beneficios de la inversión realizada en KSH Europe Holdings Sàrl. Esos desconocidos accionistas son, por tanto, los propietarios verdaderos de la mayoría del capital de Castellana Management SL, la sociedad española que recibió la adjudicación de la Complutense para explotar la residencia universitaria.

El representante en España de Oaktree es Carlos Gila, experto en "reestructuración" de empresas, que entre otros puestos desempeñó el de vicepresidente de La Seda de Barcelona. Gila fue administrador único de Castellana Management SL desde mayo de 2013 hasta febrero de 2015. Por tanto, en la época en que esta sociedad recibió la adjudicación de la Complutense. En otras palabras: cuando se realizó la concesión de los terrenos para explotar la residencia universitaria, Castellana Management SL estaba administrada por el representante en España de uno de los principales fondos buitre del mundo.

Este periódico intentó, sin éxito, conocer la versión de Carlos Gila y de Christopher Holloway.

El papel de Javier Aguilar y Dionisio Ramos

A preguntas de infoLibre, fuentes próximas a Javier Aguilar aseguraron de forma rotunda "que no tiene inversión alguna en el proyecto de la residencia universitaria. Ni un euro. Su participación se limita a ser uno de los arquitectos que dirige la obra". Otras fuentes añadieron que, en los últimos años, la situación económica del marido de Cifuentes "no ha sido precisamente boyante". El matrimonio tiene separación de bienes.

También negó cualquier inversión financiera en el proyecto Dionisio Ramos, aunque en este caso por otros motivos, no por su mala situación económica: "Aunque hubiese querido participar en el accionariado, no me habrían dejado. Los fondos de inversión no funcionan así".

Dionisio Ramos, amigo de juventud de Cifuentes, explicó a infoLibre su papel en el proyecto: "Hace cinco o seis años constituí la empresa Rya Residencias para participar en la explotación de residencias universitarias. Esa sociedad es accionista, por ejemplo, de la adjudicataria de la residencia Rey Juan Carlos de Vicálvaro. En los últimos tiempos, nuestra actividad se ha centrado más en lo que los anglosajones llaman project management, que aquí se traduce como promotor delegado. Y ese es mi papel en la residencia que la Complutense le adjudicó a Castellana Management".

El promotor delegado, continúa Ramos, "es una especie de consultor que se ocupa de que el proyecto avance. De que se cumplan los plazos, los presupuestos...". A cambio de su trabajo, percibe entre un 2 y un 5% del importe del proyecto.

De acuerdo con su versión, fue la cara visible de Castellana Management SL en España, Christopher Holloway, quien le ofreció ser el promotor delegado del proyecto. Y la decisión de elegir al marido de Cifuentes como arquitecto fue compartida: "A Castellana se había incorporado gente que había trabajado antes con Javier Aguilar. Yo llevaba 12 años sin trabajar con él, pero antes sí habíamos hecho cosas juntos. Así que tanto ellos como nosotros teníamos la tranquilidad de que Javier Aguilar era una buena opción. Y por eso lo contratamos". La época anterior en la que trabajaron juntos fue en los años noventa, cuando Ramos era vicegerente de la Complutense y Aguilar hizo diversas obras para la universidad.

"Sería bastante disparatado pensar que el equipo de Carrillo me iba a beneficiar precisamente a mí", concluye Dionisio Ramos, antes de ofrecer una explicación sobre el interés de los fondos de inversión por el sector: "En 2011 el Deutsche Bank publicó un informe recomendando la inversión en residencias universitarias en España. Y lo repitió en 2014. Así que se ha puesto de moda. Hay varios fondos que han invertido dinero".

LA VERSIÓN DE CARRILLO

En ese último punto coincide José Carrillo, que este viernes dejará de ser rector de la Complutense: "Si llegamos a saber que iba a aparecer Dionisio Ramos no le hubiésemos dado la adjudicación a Castellana Management, porque hay contra él una denuncia por temas económicos, así que tendríamos un motivo para no hacer esa concesión. Pero cuando se hizo, en marzo de 2014, no estaban ni Ramos ni el marido de Cristina Cifuentes".

El hecho de que Javier Aguilar sea el arquitecto del proyecto, razona Carrillo, "contribuye ahora a que se hable del tema por el momento político especial que vive Madrid".

José Carrillo defiende la absoluta legalidad de la adjudicación realizada: "Al ser un concurso público hay que adjudicárselo a la mejor oferta. Se presentaron cuatro empresas y la mejor oferta para la universidad fue la de Castellana Management, que está pagando". En concreto, la Complutense recibirá 1,5 millones de euros de canon inicial y 120.000 euros de canon anual, durante los 50 años de concesión.

"¿La alternativa cuál es? ¿No darle la concesión a la mejor oferta? Eso sería adjudicar a dedo", señala Carrillo, quien insiste en un tema: "Ni Ramos ni el marido de Cifuentes están en la empresa que recibió la concesión. Si luego esa empresa los contrata, es otro asunto. Pero nosotros nos enteramos un año después de la adjudicación de que habían contratado a Dionisio Ramos".

Carrillo cree que "no sería mala idea que en la adjudicación de bienes públicos se supiese quién es el beneficiario final, pero la ley ahora no establece ese requisito".

Por último, niega falta de transparencia en el proceso. Carlos Andradas, el ganador de las elecciones a rector, denunció durante la campaña, el oscurantismo de dicha adjudicación: "Nunca se facilitó al Consejo de Gobierno el pliego de condiciones del concurso de concesión demanial de la esquina de Cristo Rey, ni sabemos cuántas ni cuáles han sido las diferentes ofertas". La versión de Carrillo es otra: "Le entregué públicamente al señor Andradas, durante la celebración de un claustro, ese pliego de condiciones".

http://www.infolibre.es/noticias/politica/2015/06/12/los_duenos_del_colegio_mayor_que_disena_marido_cifuentes_ocultan_las_caiman_33936_1012.html

QUIÉN ES QUIÉN EN LA POLÉMICA OBRA DEL MARIDO DE CIFUENTES

La residencia de lujo ubicada en terreno público y diseñada por el arquitecto Javier Aguilar reúne de nuevo al conocido en los 90 como 'clan de la Complutense'. Este grupo de amigos vinculados al PP cobran actualidad por la inminente llegada a la Presidencia madrileña de la candidata conservadora

A pocos días de hacerse oficial que Cristina Cifuentes será la próxima presidenta de Madrid en sustitución de Ignacio González, gracias al apoyo de Ciudadanos, ha vuelto a la actualidad el grupo que en los 90 se conoció como el clan de la Complutense, por ser la mayoría de ellos -incluido su marido, Javier Aguilar- funcionarios y cargos de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), algunos de ellos con vínculos familiares.

También la publicación de este diario sobre los detalles de la construcción en terreno público (UCM) del Colegio Mayor Faro, que diseña el marido de Cifuentes, Javier Aguilar, por decisión de Dionisio Ramos (promotor delegado de la obra con su empresa Rya Residencias, exgerente de la Complutense y ex alto cargo en el Gobierno madrileño del PP), ambos vinculados al clan de la Complutense, reclama un repaso de los nombres vinculados a esta polémica obra pública cuyo concurso y adjudicación no se hicieron público en ningún momento desde que ABC aseguró en marzo de 2013 que había tenido acceso al pliego de condiciones.

Cristina Cifuentes: candidata del Partido Popular a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, a punto de ser investida gracias al apoyo de Ciudadanos, ya que no ha obtenido mayoría absoluta. Funcionaria en excedencia de la UCM, donde dirigió el colegio mayor Miguel Antonio Caro, colindante con el colegio Antonio de Nebrija, dirigido por Dionisio Ramos. Una hermana de Cristina Cifuentes (Blanca Cifuentes) es asimismo funcionaria de la UCM (profesora titular en la Facultad de Ciencias Biológicas), mientras que la hermana de Dionisio Ramos, Isabel Ramos, fue subdirectora del colegio que dirigió Cifuentes y actualmente, ocupa su puesto de técnico de gestión en Administración.

Javier Aguilar: arquitecto casado con Cristina Cifuentes, codirige el proyecto del Colegio Mayor Faro por elección del promotor delegado de la obra construida en terreno público en la madrileña Plaza de Cristo Rey 7, Dionisio Ramos. Aguilar fue director general de Patrimonio de la Consejería de Educación y Cultura de la Comunidad de Madrid cuando Gustavo Villapalos, exrector de la Complutense con Dionisio Ramos como vicegerente, era el consejero y Cristina Cifuentes estaba al frente del colegio mayor y era diputada en la Asamblea madrileña. Aguilar hizo muchos trabajos para UCM en los 90: reformas totales en las facultades de Físicas y Podología, en los colegios mayores Diego de Covarrubias y Menéndez Pelayo o el anteproyecto del edificio de aulas para Derecho y Filosofía.

Fuentes del entorno de Cifuentes han subrayado a Público que Aguilar simplemente diseña la residencia de estudiantes y no tiene participación alguna en las empresas, ni de Dionisio Ramos (Rya Residencias) ni de Castellana Management, que contrató a Ramos como promotor delegado y, según publica el diario digital Infolibre, se ocultan en las Islas Caimán. La propia Cifuentes señaló ayer en rueda de prensa que "no hay ninguna ilegalidad" en el trabajo de su marido. La información de este diario no habló de más ilegalidad que la que apuntaron técnicos de la Complutense a Público (y denunció el recientemente investido rector Carlos Andradas) por que el concurso público de la obra de Plaza de Cristo Rey no pasó por el Consejo de Gobierno de la UCM y la documentación no se ha hecho pública de momento.
Cartel Clan Cifuentes

Dionisio Ramos: actual promotor delegado de la obra del Colegio Mayor Faro y exdirector del colegio mayor Antonio de Nebrija cuando Cristina Cifuentes lo era del suyo. La presidenciable madrileña fue testigo en la boda de Ramos. Exvicegerente, exgerente de la Complutense y exsecretario general técnico en la Consejería de Educación en la etapa de Gustavo Villapalos al frente de la UCM y de la Consejería, respectivamente, Ramos estuvo vinculado al escándalo del Tamayazo que arrebató a los socialistas la Presidencia de la Comunidad de Madrid el 10 de junio de 2003, y a la trama Gürtel de corrupción política vinculada al PP. El promotor delegado del Colegio Mayor Faro ha sido acusado asimismo, de crear una caja b de pagos ilegales en la UCM, que ascendió a cerca de 900.000 euros. Ramos es, además, una persona muy cercana a la responsable de la Gerencia de la Complutense que pilotó el opaco concurso del solar de Cristo Rey, Begoña Aísa, que ha abandonado este puesto hace semanas.

Gustavo Villapalos: fue consejero de Educación de la Comunidad de Madrid con Alberto Ruiz-Gallardón y rector de la Complutense con Dionisio Ramos de vicegerente y Jesús Calvo (implicado posteriormente en la Gürtel), gerente. Villapalos fue imputado en 2001 y absuelto posteriormente de un delito de prevaricación al ofrecer al catedrático Manuel Garrido 30 millones de pesetas para que le retirase una querella. El exrector y exconsejero nombró al marido de Cristina Cifuentes, Javier Aguilar, director general de Patrimonio de la Consejería de Educación y Cultura de la Comunidad de Madrid.

Álvaro Ballarín: el número siete de la lista de Cristina Cifuentes para la Comunidad de Madrid en las elecciones autonómicas del pasado 24 de mayo fue el concejal-presidente de la Junta Municipal del Distrito Moncloa-Aravaca cuando la empresa que recibió la concesión del solar de la Complutense solicitó autorización al Ayuntamiento de Madrid para talar los árboles que impedían la obra. Ballarín, en el pleno de la Junta Municipal, se jactó de lo rápido que se le dio autorización a la tala: "Diligentemente no ha pasado ni un mes desde que esa sociedad ganadora de ese concurso [Castellana Management, con Rya Residencias-Dionisio Ramos como promotor delegado] ha pedido una autorización a esta Junta para la tala de árboles y en menos de un mes, tienen ya depositada en sus oficinas la autorización para la tala", concedida por el Área de Medio Ambiente del Consistorio y confirmada por la propia Junta. El fiscal de Madrid ha renunciado a recurrir el archivo de una causa por prevaricación abierta contra Ballarín.

http://www.publico.es/politica/polemica-obra-del-marido-cifuentes.html

BALLARÍN, EL PROTEGIDO DE CIFUENTES, AGILIZÓ DESDE EL AYUNTAMIENTO LA OBRA DE SU MARIDO

El número 7 de la lista de la candidata del PP a la Presidencia madrileña preside la Junta Municipal del Distrito Moncloa-Aravaca, donde se ubicará el colegio mayor diseñado por Javier Aguilar por decisión de Dionisio Ramos

La rápida actuación de Álvaro Ballarín, el polémico número siete de la lista de Cristina Cifuentes, candidata del PP a la Comunidad de Madrid, fue decisiva para dar luz verde a la construcción del Colegio Mayor Faro en el solar de la Universidad Complutense situado en un enclave privilegiado de la capital, la Plaza de Cristo Rey 7 (Distrito Moncloa-Aravaca)

Público denunció el miércoles cómo el conocido clan de la Complutense de la exdelegada del Gobierno en los 90 participa en un lucrativo negocio constructor en el citado terreno. Dionisio Ramos -exgerente de la UCM, mentor de Cifuentes allí, acusado de crear una caja B en la Universidad para pagos ilegales e implicado en el Tamayazo y la trama Gürtel de corrupción- es el promotor delegado de la obra y Javier Aguilar -arquitecto y marido de Cifuentes- codirige el proyecto.

Si en su día sorprendió la diligencia con la que la Junta Municipal del Distrito Moncloa-Aravaca (presidida por Ballarín) autorizó la tala de los árboles que impedían construir la residencia de lujo, el interrogante se fue esfumando entre los concejales de la Junta Municipal cuando se conoció el detalle de la obra y la vinculación del proyecto con Cifuentes. Las fuentes consultadas subrayan que Ballarín no es sólo un hombre de Esperanza Aguirre, como se intenta trasladar desde el equipo de la exdelegada, sino que ésta y el concejal-presidente de Moncloa-Aravaca se tratan desde hace tiempo.

Más adelante, el estupor desapareció por completo cuando los concejales madrileños supieron que su presidente en el Distrito madrileño integraría la lista de la presidenciable en las elecciones autonómicas del pasado 24 de mayo. Y ello, a pesar de su imputación entre enero y finales de mayo por delitos de prevaricación, falsedad de documentos públicos y desobediencia por la titular del Juzgado de Instrucción número 39 de Madrid. Sin embargo, el juez sólo ha archivado de forma provisional la causa que se seguía contra Ballarín y fuentes cercanas a Cifuentes dan por hecho el archivo de la causa en los próximos días.

Ballarín, que según sus excompañeros no se caracteriza por su prudencia (recuerdan, por ejemplo, cuando contrató de asesora cultural a Cintia Martínez, actriz, presentadora de televisión y portada de la revista Interviú en 2008), siempre se jactó de su rápida actuación para facilitar la burocracia del colegio mayo diseñado por el marido de Cifuentes en el mismo pleno de la Junta Municipal. "Diligentemente no ha pasado ni un mes desde que esa sociedad ganadora de ese concurso [Castellana Management, con Rya Residencias-Dionisio Ramos como promotor delegado] ha pedido una autorización a esta Junta para la tala de árboles y en menos de un mes, tienen ya depositada en sus oficinas la autorización para la tala"

http://www.publico.es/politica/ballarin-protegido-cifuentes-agilizo-ayuntamiento.html

EL CLAN DE CIFUENTES VUELVE A BENEFICIAR A SU MARIDO EN SUS NEGOCIOS INMOBILIARIOS

Javier Aguilar es el arquitecto de una polémica obra en terreno público, cuyo promotor delegado es Dionisio Ramos, mentor en la Complutense de la candidata a la Presidencia madrileña y vinculado al 'Tamayazo' y a la 'Gürtel'.

"Nunca se facilitó al Consejo de Gobierno el pliego de condiciones del concurso de concesión demanial [perteneciente al dominio público] de la esquina de Cristo Rey, ni sabemos cuántas ni cuáles han sido las diferentes ofertas". Así denuncia en su blog de campaña el nuevo rector electo de la Universidad Complutense, Carlos Andradas, el oscuro concurso de "concesión demanial" del solar propiedad de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) ubicado en la Plaza de Cristo Rey 7, un enclave de lujo en la capital perteneciente al Distrito de Moncloa-Aravaca.

La breve explicación que la Complutense dio a Público estos días es que el solar es una concesión demanial por 50 años a la empresa Castellana Management S.L. que se resolvió el 10 de marzo de 2014 con un canon inicial de 1,5 millones de euros y otro anual de 120.000 euros. La parcela ha sido valorada en 14 millones de euros por técnicos de la UCM.

Castellana Management S.L. (perteneciente a Ksh Netherlands Holdings bv. y creada en marzo de 2013, un mes después de convocado el concurso de la Complutense) también ha confirmado a este diario que es el "concesionario para el desarrollo, construcción y gestión de una residencia de estudiantes en la Plaza Cristo Rey por la Universidad Complutense de Madrid".

El consejero delegado de la empresa, Christopher Holloway, ha asegurado, además, que la adjudicataria "ha contratado a Rya Residencias como Promotor Delegado para desarrollar y construir la Residencia por nuestra parte". Rya Residencias es la empresa propiedad del polémico exgerente de la UCM (1999-2003), Dionisio Ramos, también exalto cargo del primer Gobierno del PP en la Comunidad de Madrid, vinculado al escándalo del Tamayazo que arrebató a los socialistas la Presidencia de la Comunidad de Madrid el 10 de junio de 2003, y a la trama Gürtel de corrupción política vinculada al PP. Ramos es, además, una persona muy cercana a responsable de la Gerencia de la Complutense que pilotó el misterioso concurso del solar de Cristo Rey, Begoña Aísa. Aísa ha abandonado este puesto hace semanas.

La constructora encargada de dar forma a la residencia de estudiantes de lujo (Colegio Mayor Faro) que se ubicará en el solar de Complutense por 5,3 millones, según la agencia EFE, es Inbisa Construcción, que en una nota de prensa publicada en su web el pasado 22 de mayo anunciaba que Rya Residencias (Dionisio Ramos) había apostado por ella y su "proyecto de obra, realizado por los arquitectos Francisco Javier Aguilar Viyuela y Alfonso Rubio Castañera". Javier Aguilar, además de ser un viejo amigo de Ramos, es el marido de la candidata del PP a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes.

La Complutense aseguró a Público que el concurso se resolvió el 10 de marzo de 2014 con una concesión demanial del citado solar a la empresa Castellana Management S.L. por 50 años, 1,5 millones de euros de canon inicial y otro anual de 120.000. La propietaria del terreno no puede venderlo por tratarse de un solar ubicado en Ciudad Universitaria, declarada Bien de Interés Cultural (BCI) por el Ayuntamiento de Madrid en 1999.

Dionisio Ramos fue el presidente del tribunal que ascendió a Cifuentes a Técnico de Gestión de categoría A, aun cuando debió abstenerse, según la ley, por ser amigos

Este diario ha intentado con insistencia ver los pliegos y documentos del concurso pero, como denuncia el rector electo Andradas en el citado blog, son inaccesibles. Según un portavoz oficial de la UCM, ahora no es posible dar con ellos por el momento "complicado" que vive la institución con el cambio de rector. Andradas toma posesión este viernes de su nuevo cargo en sustitución de José Carrillo.

De nuevo el viejo 'clan de la Complutense'

Ramos, Aguilar y Cifuentes (funcionaria en excedencia de la UCM) pertenecen al conocido en los 90 como clan de la Complutense, un grupo de altos responsables de esta Universidad que, posteriormente, fueron apareciendo en casos tan sonados como los citados Tamayazo o Gürtel, pero no sólo en ellos. Dionisio Ramos también fue acusado de crear una caja b en la UCM entre 1999 y 2002 con la que entregaba gratificaciones irregulares a funcionarios de la Universidad y a personas ajenas a la misma, según denunció El País en abril de 2006, que cifró los pagos en, al menos, 894.000 euros (unos 150 millones de pesetas). Entre estos pagos, según el diario, estarían "varios a Juan Antonio Expósito, el escolta que protegió a los ex diputados del PSOE Eduardo Tamayo y María Teresa Sáez durante la crisis que ambos provocaron al desertar de las filas socialistas tras las elecciones autonómicas madrileñas de 2003".

La presidenciable Cifuentes, por su parte, fue la portavoz del PP en la comisión de la Asamblea de Madrid creada para investigar el Tamayazo y cerrada sin conclusión alguna. Pero mucho antes, fue testigo de la boda de Dionisio Ramos, a quien conoció durante su etapa como directora del Colegio Mayor Miguel Antonio Caro de la UCM. Ramos era director del colegio mayor masculino Antonio de Nebrija, colindante con el de Cifuentes. Asimismo, según una información de El Plural, el dueño de Rya Residencias fue el presidente del tribunal que ascendió a Cifuentes a Técnico de Gestión de categoría A, aun cuando Ramos debió abstenerse, según la ley, por ser amigos

El marido de Cifuentes, Javier Aguilar, responsable ahora del proyecto del Colegio Mayor Faro en los terrenos de la Complutense fue director general de Patrimonio de la Consejería de Educación y Cultura de la Comunidad de Madrid dirigida por Gustavo Villapalos [en la foto superior], rector de la UCM entre 1987 y 1995, con Ramos entonces de vicegerente. Aguilar fue el arquitecto de referencia de la Complutense, donde reformó varias facultades y colegios mayores.

http://www.publico.es/politica/clan-cifuentes-vuelve-beneficiar-marido.html

EL MARIDO DE CIFUENTES DISEÑA UNA MACRO RESIDENCIA DE ESTUDIANTES EN TERRENOS DE LA COMPLUTENSE

Francisco Javier Aguilar es el arquitecto contratado por Castellana Managment, la empresa que ha logrado la concesión de la universidad

“Javier Aguilar es el arquitecto de uno de nuestros proyectos en Madrid, en el de la Residencia El Faro de la calle Isaac Peral, junto al Clínico”. Fuentes de la empresa concesionaria de los terrenos de la Universidad Complutense en el barrio de Moncloa han confirmado que el marido de la candidata del PP a la Comunidad de Madrid está diseñando la macro Residencia de Estudiantes que se abrirá en esta zona, prevista para 2016.

Francisco Javier Aguilar Viyuela, miembro del estudio AQT Gestión Proyectos Urbanos, trabaja en la construcción de la macro residencia de estudiantes que se ubicará en los históricos terrenos de la Universidad Complutense en la calle Isaac Peral de Madrid. Estos terrenos llevan años en constante deterioro. Incluso una colonia de rumanos instalaron un campamento en el verano pasado que tuvo que ser desalojado por la policía.

Meses antes, en marzo, el rector de la universidad, José Carrillo, concedió esos terrenos en régimen de concesión por un periodo de tiempo de 50 años a la compañía Castellana Managment, una empresa inglesa que se ha fijado en España para desarrollar varias residencias de estudiantes. Ya tienen la Galdós, en Madrid, y abrirán próximamente más en Madrid y Barcelona.

Fuentes de esta compañía han confirmado a ECD que el marido de la candidata del PP a la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, “es el arquitecto de ese proyecto”. Se preve que esté abierta en 2016 y será una gigantesca residencia de 358 habitaciones y siete plantas. La constructora Inbisa está realizando las obras.

Aguilar y la Complutense
Javier Aguilar reaparece de esta forma en el mundo de las residencias de estudiantes y de la universidad Complutense. Aguilar fue nombrado a finales de los noventa director general de Patrimonio de la Comunidad de Madrid por el entonces consejero, Gustavo Villapalos.

Antes, según ha publicado El País, durante la etapa de Gustavo Villapalos como rector de la Complutense y Dionisio Ramos, amigo personal de Cifuentes, vicegerente de obras de esta universidad, Aguilar fue el arquitecto de varias obras en facultades y colegios mayores propiedad de la Complutense.

Fuentes universitarias quieren ver cierta relación entre este nuevo contrato y la amistad entre Dionisio Ramos y Begoña Aísa, gerente actual de la Complutense. Sin embargo, consultada por ECD, Aísa asegura que la adjudicación de los terrenos se ha hecho a la empresa británica Castellana Managment.

“Nosotros no decidimos si luego la empresa concesionaria contrata a este arquitecto o a otro. Como tampoco entramos en quién gestionará la cafetería de la residencia, por poner un ejemplo. Nosotros hemos dado a esta empresa esta concesión por 50 años y ahí termina toda nuestra toma de decisiones”, explica.

http://www.elconfidencialdigital.com/politica/Cifuentes-residencia-estudiantes-terrenos-Complutense_0_2489751029.html

CRISTINA CIFUENTES, EN 'LA SEXTA NOCHE': "ME GUSTARÍA QUE EL TRABAJO DE MI MARIDO NO FUERA TAN PRECARIO, RONDA LOS 1.000 EUROS"

"Me gustaría que el trabajo de mi marido no fuera tan precario, porque sus ingresos rondan los 1.000 euros anuales", apunta.

http://ecoteuve.eleconomista.es/interstitial/volver/mmvj15/programas/noticias/6863458/07/15/Cristina-Cifuentes-en-La-Sexta-Noche-Espana-esta-creando-empleo-y-riqueza-gracias-al-Gobierno.html#.Kku8hJhtPnuD4Lc

LA PRIVATIZACIÓN DE GALLARDÓN BENEFICIÓ AL MARIDO DE CIFUENTES

El Supremo tumbó la ordenanza del Ayuntamiento de Madrid que ha supuesto unas pérdidas en las arcas públicas de ocho millones de euros

Privatizar para favorecer la actividad económica y crecimiento de la ciudad. Bajo este argumento externalizó el Ayuntamiento de Madrid en 2009, por entonces con el gobierno de Alberto Ruiz Gallardón, la gestión de licencias urbanísticas de actividad.

Y entre los beneficiarios de esta externalización, un nombre: Francisco Javier Aguilar Viyuela. El marido de Cristina Cifuentes es vicepresidente de ‘Licencias y Certificaciones de Madrid SL’, una de las compañías colaboradoras con el consistorio en la gestión de licencias. Como publicó este lunes ESTRELLA DIGITAL, el esposo de la Delegada del Gobierno, no está solo. Comparte consejo de administración con Rafael Verdes –hermano del abogado del ‘tamayazo’ Esteban Verdes y cuñado de la concejala del PP, Paloma García Romero- y Gonzalo Martín Borregón, compañero de negocios de la familia Rato.

Según los Requisitos Específicos de Acreditación que marca el consistorio para las ECLU, estas empresas deben disponer de procedimientos para ser informadas de cualquier posible relación directa o indirecta de su personal con la Administración municipal, pero no exige ninguna exigencia para los dueños de la empresa. Fuentes cercanas al consistorio de Ana Botella aseguran que el grupo municipal ‘popular’ prefiere no decir nada al respecto porque “es un capricho del modelo Gallardón”. Sin embargo el consejero de Presidencia y Justicia de la Comunidad de Madrid, Salvador Victoria, se muestra convencido de que no existe ningún tipo de conflicto de interés o incompatibilidad legal porque el marido de la Delegada del Gobierno tenga una empresa que dé licencias administrativas o municipales.

El Supremo tumbó en diciembre la ordenanza privatizadora del Ayuntamiento de Madrid

El concejal del Grupo socialista, Diego Cruz Torrijos, considera que el único objetivo de esta privatización es recaudatorio. Desde que el Ayuntamiento de Madrid aprobó la ordenanza de privatización, ha dejado de ingresar en sus arcas ocho millones de euros.

Una cantidad que se ha repartido entre las 25 empresas colaboradoras con el Ayuntamiento que se han creado desde la privatización de las licencias. El negocio se divide tras el fallo del Tribunal Supremo del pasado mes de diciembre que dio la razón al TSJM y anuló la ordenanza de Ruiz Gallardón que privatizaba la gestión de licencias. El consistorio de Ana Botella no se achica y prepara una nueva ordenanza en la que pretende dar al empresario las dos opciones para gestionar sus licencias; acudir al Ayuntamiento o bien, a una entidad privada.

http://www.estrelladigital.es/articulo/espanha/privatizacion-gallardon-beneficio-marido-cristina-cifuentes/20140217203427011987.html

EL MARIDO DE CRISTINA CIFUENTES HACE NEGOCIOS CON EL AYUNTAMIENTO DE MADRID

El esposo de la Delegada del Gobierno tramita licencias de actividad en la capital. Sus socios, el cuñado de una concejala y un aliado empresarial de la familia Rato. El hombre que da el visto bueno a la actividad de los locales nocturnos, es el esposo de la mujer que tiene autoridad para cerrarlos

Francisco Javier Aguilar Viyuela, marido de la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, tramita licencias de actividad urbanística autorizado por el Ayuntamiento de Madrid. La empresa ‘Licencias y certificaciones de Madrid SL’, de la que el esposo de Cifuentes es vicepresidente, es una de las ECLU (Empresa Colaborado de Licencias Urbanísticas) que se creó en 2009 en paralelo a la externalización del servicio que hizo el Ayuntamiento de Ruiz Gallardón tras el 'caso Guateque'. Así, el hombre que autoriza la actividad a los locales nocturnos es paradójicamente el esposo de la mujer que tiene facultad para cerrarlas, Cristina Cifuentes, la delegada del Gobierno que manda en la Policía y la Guardia Civil.

“Es obvio que el modelo que construyeron es irregular”, asegura a ESTRELLA DIGITAL el concejal del grupo municipal socialista, Diego Cruz Torrijos. “Claramente es un negocio para algunas empresas porque todo el dinero que recibía el Ayuntamiento por las tasas para tramitar las licencias, ahora lo reciben las ECLU”.

La empresa en la que trabaja el marido de la Delegada de Gobierno tiene la sede principal en la exclusiva calle Príncipe de Vergara, 136, a tres número de la Junta Municipal del Distrito de Chamartín. Las otras dos oficinas se distribuyen entre el norte y sur de la capital. Una se sitúa en la calle General Ricardo, 147, en el barrio de Carabanchel, y la segunda en la Av. Monforte de Lemos, 117 en pleno barrio de Pilar.

No está solo en este oficio. El marido de la Delegada del Gobierno tiene como socios en ‘Licencias y certificaciones de Madrid SL’ a personalidades conocidas en el aparato del PP de Madrid. Los principales, Rafael Verdes López Diéguez y Gonzalo Martín Borregón García Chica, ambos apoderados de la empresa.

Rafael Verdes es el hermano del abogado y afiliado del PP, Esteban Verdes, y por tanto cuñado de concejala del Ayuntamiento de Madrid, Paloma García Romero.

Manchado por el ‘tamayazo’, Esteban Verdes fue denunciado por el PSOE por hacer de intermediario entre el tránsfuga Eduardo Tamayo y el entonces secretario general del PP de Madrid, Ricardo Romero de Tejada. La cuñada de Rafael Verdes es Paloma García, concejala del Ayuntamiento de Madrid y esposa de Esteban Verdes. Su trayectoria siempre ha estado ligada a la carrera de Ruiz Gallardón. Fue su viceconsejera de Presidencia en la Comunidad de Madrid, y a partir de 2003, concejala del consistorio que Gallardón gobernaba.

El segundo camarada del marido de Cristina Cifuentes ligado al PP es Gonzalo Martín Borregón García Chica. Secretario y consejero de Telemadrid desde 1992 hasta 1997, es socio habitual de la familia de Rodrigo Rato. Así, el registro Mercantil muestra varias compañías en las que está asociado con la ex esposa, los hermanos y cuñados del expresidente de Bankia. Comparte consejo de administración en Hispánica Arte SL, Muinmo SL, Mundiclass SL, Independencia Plaza SA o Europea de Bebidas entre otras.

El concejal socialista Diego Cruz incide en la “casualidad” de que en este negocio haya gente relacionada con el Partido Popular. “El marido de Cifuentes y otra vez, Verdes. Sorprende que siempre aparezcan las mismas personas”.

Aguilar Viyuela fue nombrado director general del Patrimonio Cultural en 1999 cuando Cristina Cifuentes estaba en el Consejo de Cultura de la Comunidad de Madrid y era diputada de la Asamblea regional. El consejero de Educación por aquel entonces era Gustavo Villapalos, ex rector de la UCM. Siempre a la sombra de la carrera de su mujer, no se prodiga ante los medios ni aparece de su brazo en los actos públicos. Disfruta de una discreción que le ha permitido moverse con ligereza de una empresa a otra junto con sus aliados empresariales muy cercanos al PP.

http://www.estrelladigital.es/articulo/espanha/marido-cristina-cifuentes-hace-negocios-ayuntamiento-madrid/20140214174844011652.html

EL ESCOLTA DE TAMAYO DENUNCIA POR ESCRITO QUE TAMBIEN ESPIO A UNA DIPUTADA DEL PP

El vigilante asegura que le avisaron del episodio de los tránsfugas antes de que se produjera

José Antonio E. también señala que conoció que algo grave iba a pasar en la Asamblea de Madrid días antes de que ocurriera. Y que quien se lo dijo le encargó luego la vigilancia y seguimiento de Tamayo. El escolta ha declarado al juez que para saber más sobre este trabajo especial pregunte al ex gerente de la Complutense Dionisio Ramos. Éste niega que conozca al escolta y rechaza que le hubiera encargado el espionaje a su "amiga" Cristina Cifuentes. La vicepresidenta de la Asamblea manifestó semanas atrás a este periódico que desconocía tal espionaje pero que temía que la difusión de estos hechos podían ensuciar su carrera. "No sabe lo que me ha costado llegar hasta aquí. Y estas cosas siempre ensucian".

Ésta es la telegráfica versión escrita por José Antonio E. sobre el supuesto espionaje a Cristina Cifuentes:

"Apoyo y organización: Ángel, del CNI.

Encarga: Dionisio Ramos UCM [Universidad Complutense de Madrid].

Misión: Efectuar seguimiento a esta señora, anotar y fotografiar todos sus movimientos. Identificar a las personas con las que se cita (Importante).

Confidencialidad Total.

Redacta Informe del servicio: Ángel (Azul-Blue).

Entrega informe del servicio: José Antonio E. en cafetería Galaxia ante Santos [directivo de Securitas, firma que custodia la Universidad Complutense y que niega los hechos]. Una parte dentro de una revista. Entrega la segunda parte José Antonio E. en la UCM. Ambas partes se entregan a Paco [Francisco García Martínez, segundo responsable de seguridad de la Complutense, quien ha negado los hechos] y Paco, a su vez, a Dionisio Ramos. En dos ocasiones Diego se llevó a una amiga para que pasaran más desapercibidos sobre todo en los plantones de su domicilio (Cifuentes)".

La investigación de la Guardia Civil hasta el momento no corrobora que Dionisio Ramos encargara tales trabajos, pero sí apunta que responsables del aparato de seguridad de la Complutense bajo su mandato le encomendaron "trabajos secretos" que le pagaron con dinero opaco. Ramos asegura no conocer a este escolta que tantas veces barrió electrónicamente la Complutense bajo su etapa. "No lo conozco, ni he tomado un café con él, ni nada". Y refuta la tesis del espionaje a Cristina Cifuentes. "¿Cómo iba a espiar a Cristina si es mi amiga?".

Pero hay otro punto del relato de José Antonio E. que abre otro abanico de contradicciones: el supuesto barrido que fue a efectuar en marzo de 2003 José Antonio E. en el despacho oficial de Mercedes Pedreira, concejal del CDS en Majadahonda. La versión de Ramos es que Pedreira se lo contó meses después de realizarlo. El escolta asegura, sin embargo, que fue otro nuevo encargo de Ramos y usa un singular verbo: "Neutralizar" micrófonos, no detectarlos. "Me encarga Dionisio Ramos, en presencia de Paco, que nos dirijamos al Ayuntamiento de la citada localidad y neutralicemos un sistema de escucha que una concejal amiga suya tiene instalado en el teléfono oficial, una chicharra. Mientras desmontamos su teléfono se barre el espectro detectando unas señales con bastante fuerza. Al menos dos transmisores más estaban dentro del Ayuntamiento". El relato indica que estando en casa de la concejal, Pedreira llama a Dionisio Ramos. Pero añade un dato que apunta a una operación de borrado de pruebas. "Ángel nos siguió desde la zona donde dejamos los coches hasta la urbanización donde esta mujer residía. Cuando salí, con el pretexto de coger algo del coche, le di lo que quería, el transmisor, pero no se lo pude dar completo pues esta señora se quedó la cápsula y no sé si algo más. Ángel me dijo que qué hacíamos allí, que allí no había nada, o por lo menos nada nuestro". "Ramos me llamó por la tarde, dándome las gracias y que le habían dicho que muy bien, pero no hizo alusión alguna al sistema encontrado, eso lo hablaría con Ángel supongo".

El relato del escolta de Tamayo asegura que Dionisio Ramos utilizaba un sistema de grabación oculto en su despacho bajo su mesa y sujeto con un velcro. "Este equipo se lo facilité yo", asegura.

"Se equivocan de hombre o de despacho. Todo es falso", replica Dionisio Ramos.

http://elpais.com/diario/2005/12/02/espana/1133478012_850215.html

EL AGENTE QUE VIGILO A TAMAYO REALIZO PARA LA COMPLUTENSE SERVICIOS DE CONTRAESPIONAJE

El juez tiene las facturas de la universidad que acreditan los pagos por la colaboración

Tamayo y Sáez no acudieron al pleno de constitución de la Asamblea de la Comunidad de Madrid tras las elecciones de mayo de 2003, con lo que el PSOE no pudo imponer a su candidato, Rafael Simancas, para presidir ese órgano -le faltaban dos votos y se quedaba en minoría- y empezó a temer que perdería el Gobierno de la Comunidad. Posteriormente, Tamayo y Sáez votaron en contra del PSOE. Aquella situación forzó unas elecciones anticipadas, en las que el PP recuperó su mayoría absoluta en la Comunidad de Madrid, lo que permitió gobernar a su candidata, Esperanza Aguirre.

El agente privado de seguridad ha declarado que Dionisio Ramos, gerente en aquella época de la Universidad Complutense de Madrid, sabe mucho acerca de quién le encargó ese trabajo de vigilancia y protección de Tamayo. El encargo le llegó a través de un guardia civil al que identifica como Ángel y del que asegura trabajaba para al Centro Nacional de Inteligencia y para la Universidad Complutense de Madrid.

Dionisio Ramos formó parte del primer Gobierno del PP en la Comunidad de Madrid y tiene fuertes vínculos con algunos diputados del PP con responsabilidades en la Asamblea de Madrid como Cristina Cifuentes, que también trabajó en la Universidad Complutense como directora de un colegio mayor. Ramos fue secretario general técnico de la Consejería de Educación con Gustavo Villapalos como consejero. En el cargo duró sólo unos meses debido a importantes desavenencias con el consejero, que había sido rector de la Complutense.

Entre los trabajos de espionaje que realizó José Antonio E., según la investigación judicial, el agente privado de seguridad acudió hace varios años al Ayuntamiento de Majadahonda, cuando el alcalde era Ricardo Romero de Tejada, entonces secretario general del PP.

Pinchazos telefónicos

José Antonio E. buscó, y supuestamente encontró, micrófonos ocultos y pinchazos telefónicos. De una parte de esos trabajos de contraespionaje -José Antonio E. era experto en electrónica- y de la adquisición de aparatos para captar conversaciones telefónicas habría quedado constancia oficial en las facturas de que dispone la Universidad Complutense. El juez reclamó esas facturas y los nuevos dirigentes de la universidad las enviaron tras una complicada búsqueda.

También existe en el juzgado de instrucción la prueba del seguimiento que se hizo a Tamayo tras su decisión de plantar al PSOE y abrir una nueva posibilidad para que el PP mantuviese el poder en la Comunidad de Madrid. Una grabación, encontrada en el domicilio de José Antonio E. tras un registro de la Guardia Civil, recoge imágenes de Eduardo Tamayo en el hotel Los Vascos, donde se refugió tras su espantada de la Asamblea de Madrid.

La habitación del hotel Los Vascos donde se hospedó Tamayo fue reservada por un constructor, Francisco Bravo, que un día antes había visitado el despacho de Ricardo Romero de Tejada, secretario general del PP de Madrid. Bravo se afilió al PP de Villaviciosa de Odón durante el proceso congresual del partido en esa localidad. El PSOE ha denunciado varias operaciones urbanísticas en municipios de Madrid gobernados por el PP que han beneficiado al constructor Francisco Bravo.

http://elpais.com/diario/2005/10/31/espana/1130713208_850215.html

LA DESTITUCIÓN DE UN ALTO CARGO DE LA COMPLUTENSE LLEGA A LA ASAMBLEA

El Grupo Socialista en la Asamblea ha presentado una pregunta al consejero de Educación y Ciencia, Gustavo Villapalos, interesándose por "qué opinión le merece" la reciente destitución del director de los Servicios Informáticos de la Complutense, Rafael López Martínez, cargo de confianza del rector de esta universidad, Rafael Puyol. La iniciativa parlamentaria alude, implícitamente, a la denuncia que López Martínez ha presentado por presuntas coacciones y amenazas contra el gerente de la Complutense, Dionisio García.

Supuestamente, García habría advertido al responsable informático que sería defenestrado si concurría a las elecciones a claustro, como así ha sido. En la denuncia, presentada en el Juzgado de guardia el pasado día 4, el alto cargo caído en desgracia alude a cinco integrantes del comité de empresa como testigos de estas supuestas amenazas.

El interés de los socialistas por la opinión del Ejecutivo regional acerca de este conflicto ha sentado muy mal a la responsable del PP en temas de educación, Cristina Cifuentes. "Yo comprendo que a esta oposición le resulta a veces difícil de comprender que las universidades son entidades autónomas", exclamó esta diputada.

Por lo demás, los órganos de gobierno de la Complutense ya han procedido a la proclamación provisional de los candidatos a las elecciones a claustro, que se celebrarán el próximo día 26. Se disputan sus 604 puestos un total de 1.502 miembros de la comunidad universitaria.

http://elpais.com/diario/1998/02/13/madrid/887372669_850215.htm

 VOLVER

© Copyright. 1998 - 2018. www.losgenoveses.net.  Ningún derecho reservado. Aquí es todo de gratis y sin comisiones
( Página diseñada para ver con Explorer 9 o superior  a 1024 x 768 píxeles