BLESA $ AZNAR : CORREOS Y ALGO MÁS?

MATERIAL DE LECTURA

Correos.Aznar.Infolibre
Correos.Aznar.Infolibre1
Correos.Aznar.Infolibre2
Correos.Aznar.Infolibre3
Correos.Aznar.Infolibre4
Correos.Aznar.Infolibre5

LAS  NOTICIAS

El juez responsabiliza a Blesa y Rato de todo el gasto de las tarjetas opacas

Impone fianzas de 16 millones al expresidente de Caja Madrid y tres al de Bankia

El juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu atribuyó este jueves a Miguel Blesa, expresidente de Caja Madrid, y a Rodrigo Rato, de Bankia, la plena responsabilidad por el sistema de tarjetas de crédito opacas que permitió a 83 consejeros de ambas entidades cargar 15,5 millones de euros en gastos personales a las cuentas de la caja. Tras tomar declaración como imputados por este escándalo a ambos exdirectivos, así como al ex director general de la entidad Ildefonso Sánchez Barcoj, el magistrado impuso una fianza de responsabilidad civil de 16 millones de euros para Blesa y de tres millones para Rato.

Los exdirectivos deberán depositar este dinero antes del miércoles o se les embargarán sus bienes. La fianza cubre tanto la responsabilidad civil como las posibles multas a imponer. Andreu explicó en el auto que este montante cubre el dinero cargado a las arcas de Caja Madrid, así como un 25% adicional que permite la ley por el posible ilícito. El juez les considera supuestos autores de un delito continuado de administración desleal “que sanciona a los administradores de una sociedad que realizan conductas causantes de perjuicios con abuso de las funciones propias de su cargo”.

Con su fianza, el juez Andreu fue más allá de la petición del fiscal anticorrupción Alejandro Luzón y de la acusación particular que ejerce el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), que tuvo que inyectar 22.424 millones de euros de origen público para evitar la quiebra de la caja madrileña. El representante del ministerio público había solicitado una fianza civil de 15 millones para Blesa y 245.000 para Rato y el abogado del Estado que representa al FROB, se adhirió a esta solicitud.

La decisión del juez llegó después de un interrogatorio a los expresidentes, en el que intentaron defender que las tarjetas fantasma —cuya existencia no consta ni en los contratos laborales de los consejeros y directivos ni en los estatutos de la caja— eran un complemento salarial. Los imputados no pudieron explicar por qué nunca declararon este dinero a Hacienda.

El juez y el fiscal nunca han creído que este dinero se destinara a gastos de representación de la entidad crediticia. Y los imputados no se molestaron en hacerles cambiar de opinión. No obstante, sus versiones difieren en aspectos esenciales. Según Blesa y Sánchez Barcoj, el dinero de plástico era un complemento retributivo “flexible” o “de libre disposición” que se sumaba a su salario oficial. Para Rato, en cambio, se trataba de un pago que formaba parte de su salario anual y que se descontaba de este.


Los tres exdirectivos dijeron que entendían que los supervisores y los diferentes órganos de la entidad conocían estos pagos

Los tres exdirectivos también dijeron que entendían que los supervisores y los diferentes órganos de la entidad conocían estos pagos, aunque no pudieron dar explicaciones que convencieran al juez o al fiscal. Blesa llegó a decir que ningún organismo de Caja Madrid, como el Comité de Medios, le dio explicaciones sobre cómo se contabilizaban las tarjetas, ante lo que el fiscal, con evidente enojo, según fuentes presentes en la sala, le respondió: “Usted era el presidente y estaba allí para dar explicaciones. Estoy convencido de que tenía que saber cómo se contabilizaban las tarjetas”.

El primero en declarar fue Sánchez Barcoj, que describió a Blesa como un presidente con un poder absoluto. “Con seguridad, quién tiene tarjeta y cuánto va en la tarjeta, era decisión de Blesa”, afirmó. También comentó que él no fue el responsable de la organización de las tarjetas, ya que venía de atrás, de 1988, cuando el presidente era Jaime Terceiro.

Barcoj aseguró que “las comunicaciones” sobre el otorgamiento de nuevas tarjetas las hacía el presidente, y que eran sus secretarias las que se encargaban de tramitarlas. Según el ex director general y principal usuario del medio de pago opaco —575.000 euros— “nadie declaraba ese dinero a Hacienda porque se suponía que ya lo hacía la caja”. El ejecutivo se desvinculó de la idea de las tarjetas black: “Desde luego que yo no he ideado ni las tarjetas ni nada ¿Cómo voy a decidir quién de los consejeros tenía tarjeta?”, le dijo al fiscal Luzón.

Blesa, que estuvo 55 minutos declarando, coincidió en que el uso de tarjetas opacas de los consejeros era una costumbre en la entidad, y para reforzar esta tesis trajo a colación actas del consejo de Caja Madrid que se remontan al año 1988. Con estos documentos trataba de demostrar que las tarjetas opacas eran una “práctica consuetudinaria” desde los años ochenta del siglo pasado. “No pregunto por los fundamentos jurídicos de estas tarjetas. Simplemente, era costumbre”, señaló. Las manifestaciones de Blesa, inspector de Hacienda en excedencia, que sostuvo que “se pagaban retribuciones con una tarjeta para gastar” y que “nadie” le dijo que hubiera que declarar estas cantidades, causaron el enfado del fiscal.

Blesa, que estuvo 55 minutos declarando, coincidió en que el uso de tarjetas opacas de los consejeros era una costumbre en la entidad

Por su parte, Rodrigo Rato, el último directivo en comparecer este jueves, siguió por una senda parecida a sus compañeros. “Entiendo que la tarjeta es parte de mi retribución para gastos personales. Para gastos de representación tenía otra”, afirmó. El exministro de Economía y ex director gerente del Fondo Monetario Internacional añadió: “No recibo ninguna información que me haga pensar que no estaba pagando impuestos (...), era algo que existía desde hace más de 15 años y no me planteé nada”.

La gran sorpresa de la declaración de Rato fue, no obstante, la pregunta que le formuló el fiscal sobre un pago de seis millones que le realizó la banca Lazard, la entidad que lideró y cobró grandes comisiones por la salida a bolsa de Bankia en julio de 2012. Rato fichó por este banco tras abandonar el FMI. El ejecutivo señaló que el dinero corresponde a unas opciones sobre acciones de 2008 que solo podían hacerse efectivas en 2011.

http://politica.elpais.com/politica/2014/10/15/actualidad/1413393602_358368.html

ARIAS CAÑETE DICE QUE LO MÁS SORPRENDENTE DE LOS CORREOS DE BLESA ES QUE SEAN PÚBLICOS

El ministro lamenta las filtraciones y asegura que borra todas sus comunicaciones para no bloquear su ordenador

El ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, ha afirmado este jueves que lo que más le asombra de los correos electrónicos del expresidente de Caja Madrid, Miguel Blesa, es "que todo el mundo pueda acceder" a unas comunicaciones que son como la correspondencia, "algo privado entre el que lo emite y el que lo recibe".

"Lo que más me preocupa es que, cuando un juez pide determinados correos para investigar un delito, se pueda luego filtrar la parte que no tiene nada que ver con el delito", ha lamentado en una entrevista en Antena 3. Según el ministro, eso es lo más sorprendente de los correos, al margen de que el contenido pueda "gustar o no gustar".

Para Arias Cañete, "lo importante es que si hay una petición desmesurada, pues no se acepte en el resultado final", y no el detalle de la correspondencia privada. En su opinión, los contenidos "pueden sorprender más o menos en la lucha política que existe en las instituciones financieras, en todas".

A su modo de ver, los jueces pueden "filtrar, hacer públicas del sumario, las partes que sean relevantes para el sumario", pero no las que no lo son, así que se ha mostrado preocupado porque en las causas judiciales que están abiertas actualmente "sale cualquier tipo de correspondencia privada".

Dicho esto, Arias Cañete ha asegurado que él es "muy prudente" con sus correos electrónicos y ha añadido que los borra todos para no bloquear el ordenador. En ese momento le han avisado de que sus correos borrados se podrían recuperar a través del servidor del Ministerio. "Bienvenido sea el servidor", ha replicado.

http://www.infolibre.es/noticias/politica/2013/12/19/arias_canete_dice_que_sorprendente_los_correos_blesa_que_sean_publicos_11242_1012.html

EL JUEZ SILVA AMENAZA CON TIRAR DE LA MANTA: “EL SISTEMA NO LO SOPORTARÍA”

Presenta una queja ante Torres-Dulce y dice que Blesa "nunca" debió haber salido en libertad por el riesgo "espectacular" de destrucción de pruebas

El juez del caso Blesa Elpidio José Silva ha advertido de que si tirase de la manta y revelase todos los detalles de la investigación al ex presidente de Caja Madrid Miguel Blesa, se generaría una "situación institucional insostenible". Además, ha defendido que el banquero "nunca debió haber quedado en libertad" ya que se ha podido producir un "riesgo espectacular y enorme" de destrucción de pruebas.

"Si la ciudadanía tuviera un relato completo de cómo en los últimos 15 años determinada caja de ahorros se ha gestionado, si supiera quienes han intervenido, cuáles han sido los protocolos y las formas de actuación, el sistema institucional no lo soportaría y el ciudadano comprobaría el tipo de alianzas que en un momento dado se pueden producir entre los corruptos, determinados medios de comunicación, determinados elementos que forman parte de las instituciones y que están incardinados en la casta política", ha afirmado Silva.

"Considero que no es el momento, pero a partir de ahora cualquier momento puede ser el momento", ha avisado Silva, que ha remarcado que hoy en día prefiere no contar "la película desde el principio" y guardar silencio por "prudencia", pero que podría desvelar información conforme a su derecho de defensa y para "salvar" la causa penal.

Una queja ante la Fiscalía

El titular del Juzgado de Instrucción número 9 de Madrid ha reaparecido este jueves en rueda de prensa para anunciar la queja que ha presentado ante la Fiscalía General del Estado solicitando la apertura de un expediente disciplinario contra el fiscal superior de Madrid, Manuel Moix, por las "mentiras" e "irregularidades" que recoge en la querella que ha presentado contra él.

Acompañado de sus abogados Cándido Conde-Pumpido y Gonzalo Boyé, el juez ha destacado que pedirá también auxilio a la Defensora del Pueblo, Soledad Becerril, y colgarán una iniciativa en Change.org para que se adhiera cualquier ciudadano que piense que el fiscal está actuando como un "auténtico abogado defensor" de Blesa.

Silva, que ha confesado que le "estimula" y "emociona" el apoyo ciudadano que ha recibido, ha denunciado que ha llegado ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid como "una persona culpable" y ha tenido que demostrar "punto por punto, frase por frase y prueba por prueba su inocencia".

"Es la primera vez en la historia judicial europea que el juez es sentado como imputado antes de que termine la instrucción por parte del Ministerio Fiscal", ha destacado, antes de que su defensa adelantase que recurrirá este viernes su imputación por presunta prevaricación, retardo malicioso en la Administración de Justicia y dos delitos contra la libertad individual.

Dicho esto, ha defendido que su instrucción sobre el crédito concedido al ex presidente de la CEOE, Gerardo Díaz-Ferrán, y la compra del City National Bank de Florida por parte de Caja Madrid es "correcta", "roza la perfección en algunos puntos" y, aún así, ha sido sometido a un procedimiento "injusto" ante el TSJM.

"Cuando un barco se hunde, hay que pedirle responsabilidad al capitán", ha afirmado Silva, antes de enfatizar que los españoles merecen saber qué ha ocurrido con el "volcán" de la caja madrileña y que "esta historia no se va a poder tapar".

Contento de volver al juzgado

Después de que el magistrado se mostrase "contento" por volver a su Juzgado "del que nunca debió salir", su abogado Gonzalo Boyé ha resumido que el proceso contra su cliente lanza el mensaje de la judicatura: "No investigues a los poderosos porque caerás como Silva".

"Si la Justicia va a revisar esta suerte de cacería de brujas, que sepa que todas las resoluciones tienen erratas", para preguntarse cómo se ha arrogado el instructor del Tribunal Superior, Jesús Gavilán, la competencia sobre esta causa penal.

Por su parte, el letrado Cándido Conde-Pumpido justifica la queja presentada al servicio de inspección de la Fiscalía General del Estado por el conocimiento parcial e incompleto del Ministerio Público en el 'caso Blesa', las faltas de respeto hacia el letrado y los testigos de la defensa --"coartando, abroncando y amedrenta a testigos"-- y sosteniendo "mentiras, errores de bulto e irregularidades" en su querella.

Al entender que tal conducta podría dar lugar a faltas graves y leves, la defensa solicita que el servicio de inspección tome declaración a Silva, a una secretaria judicial y al capitán y al sargento de la Guardia Civil que actuaron en el 'caso Blesa'

http://economia.elpais.com/economia/2013/12/12/actualidad/1386871961_361275.html

BLESA GANÓ 20 MILLONES DE EUROS EN SUS ÚLTIMOS OCHO AÑOS EN CAJA MADRID

Las retribuciones dinerarias incluidas en sus declaraciones de la renta entre 2003 y 2010 suman 19.749.014 euros

Con la llegada de la crisis, a partir de 2007, sus ingresos se doblan y pasan de 1,7 a 3,5 millones de euros anuales

El año que abandonó Caja Madrid (2010) el banquero marcó un récord de ingresos: 3,6 millones de euros

Miguel Blesa ganó 19,7 millones de euros en concepto de retribuciones por rendimientos del trabajo en sus últimos ocho años al frente de Caja Madrid. Así se desprende del análisis de las declaraciones de la renta presentadas por Blesa durante esos años, incorporadas a la causa que se abrió contra él por la compra del banco City de Florida.

Los salarios del banquero siempre estuvieron, en ese periodo, por encima del millón de euros anuales y en sus últimos cuatro años al frente de la entidad superaron con mucho los tres millones de euros. Los datos laborales de Blesa señalan que 2007 fue un año clave para sus ingresos. En ese ejercicio multiplicó por dos su salario: pasó de 1,7 millones a 3,5.

Las nóminas percibidas por Blesa y sus hombres de confianza en el consejo de administración de Caja Madrid motivaron en marzo de este año una denuncia de UPyD ante la Fiscalía Anticorrupción. En aquella denuncia, la formación liderada por Rosa Díez presentó ante el fiscal una tabla de remuneraciones que señalaba que Miguel Blesa cobró, entre sueldo e indemnización, 12,44 millones de euros entre 2007 y 2010. La indemnización percibida por Blesa tras ser apartado de la Caja se cifró entonces en 2,7 millones de euros.

eldiario.es ha tenido acceso a la documentación fiscal que refleja las retribuciones dinerarias de Blesa entre los años 2003 y 2011, que forma parte de la investigación judicial sobre Blesa. Con la única excepción del ejercicio de 2008, el expresidente de Caja Madrid aumentó sus ingresos año a año durante su mandato en la caja a la que llegó en septiembre de 1996.

A principios de 2010 Blesa abandona Caja Madrid y deja los mandos en manos de Rodrigo Rato. Ese año sus ingresos marcaron un récord alcanzando los 3,6 millones de euros. En esa cantidad se englobaría el sueldo que le correspondió con cargo a la nómina de enero, más una serie de variables a las que hay que sumar la indemnización percibida por abandonar la entidad (entre 2,7 y 2,8 millones de euros). El salario de Blesa multiplicó en 2010 al del presidente del Gobierno en una proporción de 1 por 50; Zapatero cobraba en esa época poco más de 70.000 euros anuales, una cifra similar a la que percibe en la actualidad Mariano Rajoy.

Los abultados ingresos de Blesa no le impidieron problemas de pago con Hacienda. Según la documentación a la que ha tenido acceso eldiario.es, en 2003 la declaración de la renta de Blesa ofrecía un resultado de 4.701 euros a pagar. Sin embargo, no pagó a tiempo. El 24 de agosto de 2005, la Agencia Tributaria impulsó una liquidación provisional en la que imponían a Blesa la obligación de cumplir con sus deudas tributarias y le advertía de que el retraso le supondría 263 euros en concepto de intereses de demora.

Los datos fiscales de Blesa demuestran la importancia de su cargo en Caja Madrid para sus ingresos. En la declaración de 2011 sus retribuciones se estancaron en 96.191 euros. Para entonces ya había abandonado Caja Madrid y sus ingresos salariales estaban entonces relacionados con su participación en el consejo de administración de FCC Construcciones y en el de una filial de la aseguradora Mafre.

Durante su declaración ante el juez Elpidio Silva en junio, Blesa argumentó carecer de medios económicos que hicieran pensar en su huida fuera de España para evitar la acción de la Justicia. En aquel interrogatorio que acabaría con su ingreso en la cárcel, el banquero afirmó haberse gastado la práctica totalidad de sus recursos económicos en el pago de la fianza (2,5 millones de euros) que le había impuesto el magistrado Elpidio Silva para evitar su primer encarcelamiento. Resulta llamativo que Blesa afirmase que 2,5 millones habían dejado su cuenta en números rojos cuando cobró 20 millones en solo 8 años. FCC y la filial de Mapfre prescindieron de sus servicios tras su paso por Soto del Real.

Las altas remuneraciones percibidas en la cúpula de Caja Madrid han sido objeto de polémica constante. La caja pública comunicó en su informe de gobierno corporativo de 2009 que había decidido subir el sueldo de su consejo de administración en un 27%. Ese informe, remitido a la CNMV, aclaraba que, a pesar de la reducción de ingresos de la caja, solo su consejo de administración le suponía a la entidad un gasto de 16,78 millones/año.

http://www.eldiario.es/politica/declaraciones-renta-Miguel-Blesa_0_208579538.html

GALLARDÓN PIDIÓ A BLESA 'ÁRNICA' EN FAVOR DE UN GRAN PROMOTOR ALBERTO RUIZ- GALLARDÓN, JUNTO A

El actual ministro de Justicia, Alberto Ruiz- Gallardón, apoyó cuando era alcalde de Madrid la continuidad de Miguel Blesa en Caja Madrid e intercedió en favor de empresarios y ejecutivos para que obtuvieran buen trato en la entidad financiera.

Un ejemplo notorio se produjo cuando Caja Madrid, tras una mediación de Gallardón, llegó a desbloquear 4,8 millones al promotor inmobiliario Luis García Cereceda, pese a que el equipo de Blesa consideraba que podía ser un cliente moroso o fallido.

Así aflora en los correos del ex presidente de Caja Madrid. Un portavoz del Ministerio declinó hacer comentarios a este diario sobre la naturaleza de las mediaciones que hacía Gallardón en favor del promotor inmobiliario o de otros clientes de la caja y sobre el apoyo prestado por Blesa al Ayuntamiento de Madrid.

Llegó a desbloquear 4,8 millones al promotor, pese a que el equipo de Blesa consideraba que podía ser un cliente moroso o fallido

Todo arranca el 26 de mayo de 2009 cuando Blesa escribe a uno de sus lugartenientes, Matías Amat, que Gallardón ha intercedido en favor de uno de los promotores inmobiliarios más importantes del país, Luis García Cereceda, impulsor de la exclusiva urbanización La Finca de Madrid, pero que estaba sufriendo la crisis del ladrillo.

"Luis Garcia Cereceda, Promociones Somosaguas, pide árnica a traves del Alcalde para que le dejemos disponer de una cuenta de credito que tiene en la oficina de Brunete. Entérate y me dices", le escribió. Amat se mostró hostil en un primero momento, porque no le veía solvente. "Hace una semana vinieron a decir que iban a renegociar toda la deuda ( no pagar intereses ). En ese momento teniamos una cuenta de credito de 15.millones y 2 dispuestos", describió. Pero Cereceda, fallecido un año después, necesitaba urgentemente disponer de 13 millones sin intereses.

'Yo aguantaría'

"Hoy han intentado disponer de los 13 restantes. Asesoria juridica ha autorizado que podíamos no desembolsar, y es lo que han hecho los muchachos. Si les dejamos disponer, no cobraremos intereses y probablemente habra que provisionar", respondió Amat a Blesa en alusión a que iba ser probablemente un cliente moroso o fallido. "Yo aguantaria", recomendó el directivo de Caja Madrid. Blesa le hizo caso inicialmente: "Qué listillos. Pues claro que aguantaremos; yo creo que nunca han sido buenos clientes, que te pasen su historial".

Pero Gallardón y Cereceda mostaron capacidad de influencia e insistieron. Un mes después, en la tarde del 2 de julio, Blesa volvió a interesarse por el asunto mostrando que estaba recibiendo presión. "Vuelven a la carga por enésima vez con El asunto de Luis Garcia Cereceda, que no le contesta Manrique, que no le hacemos caso. Por favor...".

Blesa lamentaba que Alberto Manrique, su director de Negocio de Promotores en la caja, no atendía suficientemente bien a Cereceda. Amat le recordó que diez días antes habían "quedado" en no participar en la renegociación de deuda de Cereceda porque obligaba "a una dotación inmediata por insolvencias de 3,5 millones".

Sin embargo, el consejero delegado de la promotora Somosaguas de Cereceda, Julián García Díez, había telefoneado ya por la mañana a Manrique preguntándole si le habían "llamado ya de las alturas y, por lo tanto, si había cambiado ya de opinión". García Díez fue profético, porque en apenas horas, Blesa, contra el criterio de su equipo, impulsó el trato de favor que ya habrían querido otros clientes de la época. Resultado: la caja ofreció a la promotora de Cereceda a disponer, pese al riesgo de insolvencia, de 7,5 millones, 4,8 más de los que había dispuesto hasta la fecha. Era la mitad de la cuenta de crédito prevista. El último correo analizado data del 4 de septiembre y en ese momento Manrique se declara a la espera de que Cereceda cierre la refinanciación con la Caixa y Sabadell -con más riesgo aún que Caja Madrid, según Blesa- para firmar a su vez con la entidad madrileña el desbloqueo del dinero. La Urbanizadora Somosaguas quedó extinguida un año después, según el Registro Mercantil y Bankia no informa del resultado de aquella operación.

En los correos también consta que Gallardón intercedió para que el consultor financiero -y promotor de la candidatura olímpica de Madrid- Juan Antonio Samaranch Junior, fuera contratado por la caja para trabajar con la participada SOS Cuétara. También figura la mediación del alcalde en favor de Blanca Marsillach para un proyecto cultural que el director de la Fundación Caja Madrid, Rafael Spottorno, consideró "pobre" y "poco serio".

Batalla con Aguirre

Gallardón respaldó durante 2009 la continuidad de Blesa en Caja Madrid y éste apoyaba a su vez, e incluso financiaba indirectamente, la batalla de poder que el entonces alcalde mantenía contra la entonces presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre.

Los correos privados de Blesa exhiben continuos contactos con Gallardón y con el actual subsecretario del Ministerio de Justicia, Juan Bravo. En los correos queda acreditado que durante la batalla legal librada desde el Ayuntamiento contra el Gobierno regional.

El entonces secretario general de la caja, Enrique de la Torre, envió en junio de 2009 al entonces concejal de Hacienda y actual subsecretario de Justicia, Juan Bravo, dos informes de Uría y Menéndez y Lupicinio Eversheds sobre cómo debía defender el Ayuntamiento en los tribunales la suspensión del proceso electoral con la cuota de poder pretendida por Aguirre. El pago a estos bufetes, que figuran entre los más caros del país, corría por cuenta de Caja Madrid, pero Bravo los aprovechaba para armar la defensa legal. Fruto de eso, Gallardón logró un éxito frenando inicialmente el proceso electoral deseado por Aguirre, pero el líder del PP, Mariano Rajoy decidió que Blesa debía ser relevado por Rodrigo Rato.

http://www.elmundo.es/economia/2013/12/23/52b750cb268e3e982e8b456b.html?a=1f8a9a2b90f0b8da1866161578de6cf1&t=1387798729

“MIS ARTISTAS FAVORITOS SON RUEDA, RUEDA Y RUEDA”

Aznar inauguró una exposición en Roma y un museo en Oporto dedicados al pintor

El hijo adoptivo afirma que Spottorno ocultó datos a Blesa

El 12 de octubre de 2008, día de la Hispanidad, José María Aznar inauguró en Roma la exposición Gerardo Rueda, escultor. Como es norma, un diplomático español le recibió en el aeropuerto. Era la primera vez que un artista español exponía en el Museo de los Foros Imperiales, instalado en el Mercado de Trajano, imponente sitio arqueológico del siglo II. Sin embargo, la delegación oficial española fue mínima. Solo el embajador en Roma, Luis Calvo, y la directora del Instituto Valenciano de Arte Moderno (IVAM), Consuelo Ciscar, acompañaron a Aznar en aquel acto presidido por el alcalde posfascista de Roma, Gianni Alemanno.

La exposición fue un ejemplo más de las buenas relaciones que mantiene desde hace 20 años la familia Aznar con la hoy desaparecida destra de Silvio Berlusconi y Gianfranco Fini. Este dio conferencias en los cursos de la FAES, la fundación que preside Aznar; Berlusconi fue invitado a la boda de su hija con Alejandro Agag Longo, quien mantiene excelentes contactos y negocios en Italia desde que ayudó a Berlusconi a ingresar en el Partido Popular Europeo cuando era consejero político de su suegro.

Aquel día, en Roma, Aznar aceptó cruzar unas palabras con los periodistas y declaró una vez más su admiración por Gerardo Rueda, miembro del Grupo de Cuenca y depurado pintor y escultor constructivista (Madrid, 1926-1996). “Mis artistas favoritos son Rueda, Rueda y Rueda”, dijo Aznar ante las 35 piezas de la exposición que impulsó la Fundación Gerardo Rueda, presidida por el hijo adoptivo del artista, José Luis Rueda.

Solo unos meses más tarde, según han revelado ahora los correos electrónicos de Miguel Blesa, expresidente de Caja Madrid, Aznar, su hijo mayor y homónimo y Rueda iban a sufrir una “dolorosa decepción”. Tras dos años de negociaciones, el actual jefe de la Casa del Rey, Rafael Spottorno, entonces director de la fundación de la caja que acabaría en situación de quiebra y siendo rescatada con 22.000 millones de dinero público, rechazó la idea de dedicar un museo a Rueda, por considerar excesivo el presupuesto inicial de 169 millones de euros: 54 millones por 200 obras del artista y 1.500 piezas y objetos de su colección; y 115 millones más por la reforma del edificio del paseo del Prado en Madrid.

El heredero del escultor dice que su padre y Aznar solo se vieron una vez
El hijo del expresidente reprochó a Blesa que el proyecto no saliera adelante, en un mensaje enviado el 16 de julio de 2009: “Con los pelos que (Aznar) se ha dejado por ti, y han sido muchos, me parece impresentable lo que has hecho o no has hecho. No se merecía esta decepción”.

El propio expresidente del Gobierno había escrito un correo a Blesa en septiembre de 2008 recomendando la compra de la colección de Rueda y adjuntando varias tasaciones que le concedían un valor superior a los 50 millones de euros, aunque la valoración que encargó Spottorno rebajó el precio a tres millones.

Rueda, cofundador en 1966 del Museo de Arte Abstracto de Cuenca con su íntimo amigo Fernando Zóbel y con Gustavo Torner, es un pintor relevante, y algunos especialistas como Barbara Rose le consideran “pieza clave de las vanguardias de posguerra”. Pero no goza del renombre ni de la cotización de los grandes nombres del arte español.

¿De dónde viene la pasión de Aznar por la obra de Rueda? ¿Se trata de mero amor al arte, como asegura el ofendido expresidente, o de una vieja amistad, como afirmó hace dos años el propio Aznar al inaugurar el Centro de Arte Moderno Gerardo Rueda de Oporto?

Es difícil dar respuestas claras a esas preguntas, porque ni siquiera los protagonistas se ponen de acuerdo. Según escribió la enviada especial de Abc a Oporto el 14 de diciembre de 2011, Aznar glosó “a su gran amigo” Rueda diciendo que lo “admiraba, respetaba y quería profundamente”.

Pero, según cuenta el heredero de Gerardo Rueda, José Luis López Jiménez, nacido en Ávila hace 48 años, cobijado por el artista desde que tenía 12 años y adoptado al cumplir 18 (cuando tomó su apellido), “Aznar solo vio a Gerardo Rueda una vez y de pasada”.

“Es mentira que fueran amigos”, dice José Luis Rueda. “Se conocieron el 2 de marzo de 1996, la víspera de las elecciones que ganó Aznar, en [el madrileño restaurante] Casa Ciriaco. Les presentó [Mario] Vargas Llosa, que estaba cenando con su mujer y con el matrimonio Aznar. Gerardo y yo estábamos con el presidente de J. P. Morgan y su mujer. Aznar le dijo a Gerardo que le admiraba mucho, pero no se vieron más, porque a mi padre le dio un derrame cerebral el 28 de marzo y se murió en mayo”.

Rueda suena agitado y destemplado al otro lado del teléfono. Asegura que es un hombre “honesto” y se declara indignado con EL PAÍS. “Todo es falso. Habéis intentado destruir a Gerardo Rueda”, brama. “Pero yo no soy Blesa, ni Aznar, ni Bárcenas, yo no he hecho nada malo. ¡Yo no he quebrado Caja Madrid; son otros los que deben ir a la cárcel!”.

El heredero, que niega haber sido amante del artista, afirma que no necesita dinero porque vive “de los alquileres”, y desmiente que Aznar presionara a Blesa: “No necesitaba presionar, porque es un artista genial y se defiende solo”. Según Rueda, la negociación con Caja Madrid fue “una pesadilla que duró dos años, de 2007 a 2009, y que acabó en nada por culpa de Rafael Spottorno, que ocultó las tasaciones reales a Blesa, y además se inventó que la reforma del museo valía 115 millones”.

El Instituto Valenciano de Arte Moderno, principal valedor del artista
“¡No costó eso ni la reforma del MOMA!”, exclama. Según aduce, “la reforma costaba solo 10 millones”. Y evoca un informe que encargó él mismo al arquitecto Campo Baeza, aunque no aclara si lo presentó a los responsables de la fundación o no.

Cuando se le pregunta a José Luis Rueda si es admirador o amigo del expresidente, afirma: “No tengo nada que hablar de Aznar, es un gran señor. Desde luego, no soy de esos (zapateristas) que se ponen la ceja en la Puerta del Sol. Pero no me ayudó. Era una negociación a tres bandas, con el Ayuntamiento y Caja Madrid. Y no me ayudó. A mí no me ha ayudado nadie nunca. La prueba es que la operación no se hizo”.

La confesión de desamparo parece algo exagerada. Durante los últimos 18 años, desde que murió su padre, el exfutbolista y coleccionista José Luis Rueda ha conseguido dar a su padre la fama y el lugar que el artista probablemente merecía.

José Guirao, exdirector del museo Reina Sofía, recuerda que programó dos exposiciones antológicas y adquirió varias obras del pintor que, sumando las donaciones que hizo su hijo, dejaron en el centro 70 piezas “de todas las etapas”.

Pero el principal valedor y comprador de ruedas en España es el Instituto Valenciano de Arte Moderno (IVAM), dirigido desde 2005 por Consuelo Ciscar, la esposa del Rafael Blasco, el exconsejero del Gobierno valenciano imputado por robar las ayudas de la Generalitat al Tercer Mundo.

Ciscar convirtió la peineta en un peinado vanguardista y a su museo, primero en un asombro internacional, y más tarde, según han denunciado varias asociaciones de críticos y artistas, en un centro marcado por la “opacidad”, el “estado de excepción” y la “ley del terror”.

El IVAM empezó a comprar obra de Rueda en 2004, cuando era director Juan Manuel Bonet. Hoy posee 106 piezas suyas o de su colección particular, un lote que el museo valoró en 2006 en 24 millones de euros.

En 2008, en plena negociación con Caja Madrid, Ciscar asistió, con Rueda y Aznar, a la inauguración de la exposición de Roma. Con ellos viajaron, con los gastos pagados, especialistas en arte de los grandes medios nacionales.

La expedición se alojó en el lujoso hotel De Russie —donde solían concentrarse las velinas del harén de Berlusconi— y Rueda y Ciscar ejercieron de anfitriones en una cena para 30 invitados. Aún eran días de vino y rosas para dos instituciones que acabarían quebradas: la Generalitat valenciana y el Ayuntamiento de Roma. Este año, el alcalde saliente Gianni Alemanno ha perdido las elecciones, dejando un agujero en caja de 16.000 millones. En la intervenida Comunidad Valenciana, la deuda pública pasó de 10.000 millones en 2005 a los casi 30.000 millones de 2012. Preguntada sobre el coste de aquel viaje, Ciscar afirma que el IVAM “no pagó un euro y solo prestó 14 obras para la exposición”. Y añade: “Lo debió pagar todo el Ayuntamiento”. Rueda, por su parte, sostiene que los gastos los sufragaron “los patrocinadores”.

En todo caso, el viaje no fue en balde: el Ayuntamiento romano compró a Rueda una de las 32 esculturas expuestas, Almagro amarilla, de cuatro metros de altura, por un millón de euros.

Los datos y el ambiente parecen dar la razón a quienes afirman que las élites políticas, empresariales y culturales del sur de Europa han unido sus intereses para gestionar los recursos y las instituciones públicas en su beneficio, entre el despilfarro, la simulación y la megalomanía, y con muchos museos, fundaciones y cajas funcionando, pese a lo que sostuvo Blesa, como cortijos políticos.

La gran ironía es que, después de que la operación madrileña fracasase, Rueda y Aznar hallaron consuelo a sus cuitas en otro país insolvente, Portugal. Oporto acabaría abriendo el faraónico y ansiado museo que negó Caja Madrid: el Centro de Arte Moderno Gerardo Rueda fue inaugurado en Matosinhos por Aznar y por el primer ministro conservador portugués, Pedro Passos Coelho, cuando Portugal sufría ya el rescate de la troika.

El museo, que abrió sin estar terminado, reúne 500 obras en 6.000 metros cuadrados. Solo 35 son de Rueda, muchas son de su colección (Millares, Laffón, Palazuelo, López, Feito, Miró, Tàpies...) y otras —sobre todo, de artistas portugueses— fueron adquiridas por José Luis Rueda tras la muerte de su padre.

¿Qué pensaría de todo esto el refinado artista, dueño de una espléndida mansión frente al Palacio Real? “Era un hombre tímido, un espíritu puro que nunca se preocupó de promocionar su obra”, explica un experto. “Su hijo se tomó esa tarea como una misión, porque piensa que Rueda es Picasso o más que Picasso. Muchos herederos sufren ese síndrome, aunque es verdad que él ha invertido más que otros en su obra”, añade la fuente.

Rueda nunca reparó en gastos para poner en valor la obra heredada: contrató a la historiadora estadounidense Barbara Rose —comisaria de la muestra de Roma con Ciscar— para que escribiera un libro; encargó textos y exposiciones a críticos de prestigio como Bonet, Tomás Llorens o Francisco Calvo Serraller; donó obra a museos de Estados Unidos y Europa, y organizó exposiciones por medio mundo.

En 2011, el IVAM y la Shanghai International Cultural Association llevaron a varios museos chinos la muestra Rueda y la tradición moderna. Como en Roma, Ciscar prestó obras y fue comisaria. No fue esa su única relación con Oriente. En 2008, Rafael Sierra, director de Descubrir el arte, una revista del grupo editorial de El Mundo y buen amigo de Ciscar, le ofreció organizar una muestra de arte chino. El museo aceptó y compró 61 fotografías.

Ciscar pagó 440.280 euros a Gao Ping, que ejercía entonces de galerista y luego sería detenido como supuesto cabecilla de una mafia china de blanqueo de dinero. Ping vendió las fotos con el asesoramiento del abogado Alberto Sierra, hermano del comisario y administrador solidario entre 2007 y 2009 de Espacio Tao, sociedad madrileña dedicada al arte creada por el presunto delincuente chino.

http://politica.elpais.com/politica/2013/12/21/actualidad/1387650378_054716.html

BLESA AL HIJO MAYOR DE AZNAR: “CAJA MADRID NO ES MI CORTIJO”

El exbanquero se planta ante la familia del expresidente tras rechazar la compra de las obras del artista Rueda: “A tu padre nunca le decepcionó mi honestidad”

El 16 de julio de 2009, Miguel Blesa, entonces presidente de Caja Madrid, envió un sms cargado de misterio al teléfono de José María Aznar Botella, hijo mayor del expresidente José María Aznar: “No quiero pensar que me estás hablando de tu padre y Rueda [José Luis, heredero del escultor y pintor Gerardo Rueda]”. Un día después, el banquero envió un nuevo mensaje sobre el mismo asunto dirigido a la misma persona, según confirmaron a EL PAÍS colaboradores directos de aquella etapa del expresidente de Caja Madrid. “Puede que seas muy joven para entenderlo: algún día no te explicarás haber escrito este mensaje. Yo nunca me arrepentiré de haber actuado así, la caja [Caja Madrid] tiene sus procedimientos, no es mi cortijo. A tu padre nunca le ha decepcionado la seriedad y honestidad de un amigo”, señalaba el mensaje de Blesa a José María Aznar Botella.

Los dos sms, volcados en el correo electrónico que Blesa tenía en Caja Madrid, forman parte de los casi 8.700 e-mails requisados, un auténtico wikiblesa, al exbanquero por el juez que lo encarceló, Elpidio Silva. Los mensajes cuentan el desenlace final de una historia frustrada que a punto estuvo de costarle a Caja Madrid más de 100 millones de euros en plena crisis financiera de la entidad. Se trataba de la adquisición de obras del artista Gerardo Rueda, amigo de Aznar y fallecido en 1996, y de la construcción de un museo para exponerlas en un edificio propiedad del Ayuntamiento de Madrid que el entonces alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, se ofreció a ceder de forma gratuita por 50 años.

Las gestiones comenzaron en agosto de 2008 a raíz de un mensaje que el expresidente Aznar mandó a Miguel Blesa, al que había colocado años antes al frente de la entidad financiera aprovechando la mayoría del PP en los órganos de la caja. El heredero del artista, según los correos de Aznar, empezó pidiendo 54 millones de euros por algunas obras de Gerardo Rueda y parte de su colección privada de otros artistas. Las negociaciones duraron nueve meses y acabaron en nada debido a que el presupuesto de aquel proyecto superó los 100 millones de euros.

Los mensajes a José María Aznar Botella por parte de Blesa parecen una dura respuesta a los reproches que supuestamente le dirigió el hijo mayor del expresidente tras el fiasco de las negociaciones para comprar la colección de Rueda.

No quiero pensar que me estás hablando de tu padre y Rueda
Al entonces presidente de Caja Madrid no le llegó solo la queja del hijo de Aznar, sino también el lamento de una exconcejal del PP y consejera de Caja Madrid, Mercedes de la Merced (fallecida en mayo pasado tras una larga enfermedad).

El mismo día en que Blesa se defiende ante el hijo de Aznar esgrimiendo que Caja Madrid no es su cortijo, De la Merced le envía otro correo electrónico: “Miguel qué tal? Estoy en La Paz, Bolivia, me dice el alcalde [Alberto Ruiz-Gallardón] que Aznar está triste por la negativa de Caja a su proyecto, Alberto también está molesto. ¿No se puede retomar? ¿Quién lo vetó? ¿Puedo hacer algo?”

Lo significativo de este correo electrónico es que la dirigente del PP tenía clara la paternidad del proyecto. No habla de las obras de Rueda, sino de la iniciativa del expresidente: “Aznar está triste por la negativa de Caja a su proyecto”.

Los sms de Blesa de respuesta al hijo de Aznar evidencian que disimula como puede su malestar ante los reproches sufridos porque es consciente, al igual que su interlocutor, de que debe el puesto de presidente de Caja Madrid a su amigo el exjefe del PP y del Gobierno. Pero por mucho que le deba, no puede saltarse, o eso invoca en ese momento, los procedimientos internos.

Durante las negociaciones para la adquisición de la obra del artista Gerardo Rueda, Blesa se topó con la tozudez y la oposición del director de la Fundación Caja Madrid, Rafael Spottorno, hoy jefe de la Casa Real.

Spottorno cuestionó el proyecto casi desde que Aznar se lo presentó directamente a Blesa, el 16 de septiembre de 2008 a través de un correo electrónico en el que detallaba el conjunto de las obras en venta. Ya ese mismo día Spottorno dudó de las valoraciones remitidas por el heredero del artista a través de Aznar. “He leído no sin estupor las valoraciones. (...) Pinto Almeida hace una oferta concreta para comprar la miscelánea de objetos coleccionados por Rueda entre 40 y 50 millones de euros. ¡Qué pedazo de mecenas portugués! Y eso que sus únicas credenciales como mecenas son que es asesor de la ministra de Portugal y patrono de la Fundación Berardo”.

Eres muy joven. Algún día no te explicarás haber escrito ese mensaje

El 20 de octubre, mientras Aznar sigue a la carga enviando datos a Blesa sobre las obras que Rueda quiere venderle, Spottorno vuelve a contratacar: “Para dejar claro que el precio es disparatado no me ha parecido entrar en detalle de muchas valoraciones concretas, sino solamente de algunas pinceladas sobre lo que puede ser valioso, sin referencias a lo que no lo es”. En lenguaje diplomático, Spottorno evidenciaba que le intentaban colar a Caja Madrid obras con menos valor del que señalaba el heredero de Gerardo Rueda.

Las obras en venta bajaron en número. Solo se comprarían 24 piezas originales de Rueda y no cuadros de su colección de otros artistas. El precio descendió de 54 millones a seis. No obstante, debía construirse un museo con ayuda municipal cuyas obras podrían exceder los 50 millones. Blesa agradece a Spottorno el dinero ahorrado a la caja. Spottorno se quita méritos. Le explica que el proyecto era una “quimera que se deshizo como azucarillo”. En junio de 2009, pese a que se había firmado un acuerdo de intenciones para construir el museo y comprar las obras, Spottorno sigue minando el plan: “El proyecto resulta inabordable para la Fundación Caja Madrid” y por lo tanto debería ser abandonado por tener un precio “prohibitivo” y ser “innecesario”. Blesa renuncia. El hijo de Aznar se lo reprocha, supuestamente, y el expresidente de la entidad financiera responde: “No es mi cortijo”. Este periódico intentó, sin éxito y durante varios días, que el hijo mayor del expresidente diera su versión de los hechos para lo que contactó tanto con el PP como con su familia

http://politica.elpais.com/politica/2013/12/17/actualidad/1387311912_030528.html

EL HIJO DE AZNAR A BLESA: “ME PARECE IMPRESENTABLE LO QUE HAS HECHO”

Aznar Botella recordó a Blesa en un mensaje a quién le debía el cargo al frente de Caja Madrid
Blesa al hijo mayor de Aznar: “Caja Madrid no es mi cortijo”

José María Aznar Botella, hijo del expresidente del Gobierno José María Aznar y de la actual alcaldesa de Madrid, Ana Botella, reprochó con palabras muy duras al entonces presidente de Caja Madrid Miguel Blesa que no realizase una operación de compra de arte de Gerardo Rueda, como le había indicado su padre. Al ver que Blesa rechazaba llevarla a cabo, tras nueve meses de intensas negociaciones, Aznar Botella envió un SMS a Blesa en el que le recordaba a quién le debía su puesto al frente de Caja Madrid: "Con los pelos que se ha dejado [Aznar] por ti, y han sido muchos, me parece impresentable lo que has hecho. No se merecía esta decepción". Este mensaje hecho público este miércoles por eldiario.es provocó en su día, el 16 de julio de 2009, la respuesta del presidente de Caja Madrid que avanza hoy EL PAÍS y que forma parte de los casi 8.700 emails requisados al banquero por el juez que lo encarceló.

La operación frustrada estuvo a punto de costar a la entidad 100 millones de euros. Se llegó a firmar incluso un acuerdo de intenciones para comprar 24 obras originales del autor por 6,1 millones de euros y exponerlas en un museo de nueva construcción situado en un edificio propiedad del Ayuntamiento de Madrid, Aznar también medió con el entonces alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, para que cediera un inmueble municipal para instalar esas obras de forma permanente. El director de la fundación Caja Madrid, Rafael Spottorno, hoy jefe de la Casa del Rey, desaconsejó la operación por "inabordable, excesiva e innecesaria". Blesa renunció y la familia Aznar se quejó amargamente.

“No quiero pensar que me estás hablando de tu padre y Rueda [José Luis, heredero del escultor y pintor Gerardo Rueda]”, escribió Blesa al hijo de Aznar, el día siguiente, en un mensaje de texto en el que se plantaba ante las presiones del primogénito del político, entonces de 31 años, reproducido por EL PAÍS. Le explicaba que Caja Madrid no era su "cortijo" y le advirtió: "Algún día no te explicarás haber escrito este mensaje. Yo nunca me arrepentiré de haber actuado así".

José María Aznar Botella replica que su familia vive con "dolor" esta respuesta en la que Blesa justifica su negativa a invertir en las obras de Rueda a través de Caja Madrid: "Si quieres pregunta a tu amigo por el mensaje que te mandé. Te puedo asegurar de que existe dolor y decepción, y no tiene nada que ver con el resultado del tema ni con tus responsabilidades. Hay muchas formas de hacer las cosas y aquí por lo que parece se han hecho mal", desafió.

La tira de mensajes revelados por eldiario.es concluye con una muestra de perplejidad por parte de Blesa, ante la responsabilidad que le achacaba el hijo de Aznar: "Hacerme culpable a mí es ir muy desencaminado. Pero no quiero decir más, esto es muy desagradable. Ojalá todo quede en el olvido".

http://politica.elpais.com/politica/2013/12/18/actualidad/1387358237_527770.html

AZNAR MEDIÓ CON BLESA PARA QUE EL BANCO COMPRARA LA COLECCIÓN DEL ARTISTA RUEDA

Spottorno, director de la Fundación Caja Madrid en 2009, dijo que el precio era “disparatado”
Blesa ofrecía 54 millones de euros

El expresidente José María Aznar envió el 18 de septiembre de 2008 un correo electrónico a su amigo Miguel Blesa, al que había colocado algunos años antes al frente de Caja Madrid, en el que le contaba que José Luis Rueda, heredero del pintor y escultor Gerardo Rueda, ofrecía a la entidad financiera una parte de su colección de arte y otra parte en préstamo a cambio de 54 millones de euros. Rueda, fallecido en 1996, es considerado uno de los artistas españoles más importantes del siglo XX.

A partir de ese correo electrónico de Aznar, Blesa se afanó por hacer la operación a través de la Fundación Caja Madrid, pese a que la entidad financiera ya daba signos de grave debilidad.

El director de la Fundación Caja Madrid, Rafael Spottorno, hoy jefe de la Casa del Rey, no solo puso reparos a la valoración de la colección — “es un precio disparatado”—, sino que desaconsejó cerrar la operación por “inabordable”.

Durante las negociaciones, que se prolongaron durante meses, el precio de la adquisición se redujo de los 54 millones iniciales que pedía el heredero por un paquete de más de 200 obras (solo 20 de ellas de Gerardo Rueda y el resto de su colección privada de otros autores) a seis millones de euros (por 24 obras del artista). El proyecto se complicó por culpa del museo que debería albergar estas obras para su exposición.

Aznar también medió con el entonces alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, para que cediera un inmueble municipal como museo permanente de arte contemporáneo. Gallardón ofreció un edificio situado en el Paseo del Prado. Pero las necesarias obras de demolición del viejo inmueble y la construcción del nuevo museo disparaban el presupuesto por encima de los 100 millones de euros. En julio, Spottorno, al que Blesa pedía que siguiera con las gestiones, envió un correo al presidente de Caja Madrid en el que le contaba que había llevado el proyecto como una propuesta a la Comisión de la Fundación Caja Madrid y todos los vocales lo consideraron inviable. Blesa acabó renunciando.

Lo que sigue es una reconstrucción cronológica de los correos electrónicos que prueban todas las negociaciones de este proyecto frustrado.

Aznar y el informe Rueda (16 de septiembre de 2008). Aznar remitió el 16 de septiembre de 2008 un informe con algunas valoraciones de la obra de Gerardo Rueda hechas por supuestos expertos internacionales. Blesa reenvió ese informe a Rafael Spottorno, quien dudó de las valoraciones de la obra artística de Rueda.

Spottorno a Blesa (18 de septiembre). “He leído, no sin estupor, las valoraciones”. Spottorno escribe a Blesa que tras leer (“no sin estupor”) los informes de los expertos que le remitió Aznar al presidente de Caja Madrid, pone en cuestión las valoraciones. “Pinto Almeida hace una oferta concreta para comprar la miscelánea de objetos coleccionados por Rueda por entre 40 y 50 millones de euros. ¡Qué pedazo de mecenas portugués! Y eso que sus únicas credenciales como mecenas son que es asesor de la ministra de Cultura de Portugal y patrono de la Fundación Museo Berardo, que no es precisamente el Museo Getty”.

Aznar envía “la oferta global” a Blesa (27 de septiembre de 2008). La oferta global, por 54 millones de euros, incluía 200 obras del grupo El Paso, de la Escuela de Vallecas, del Grupo Cuenca y otros, 20 obras de Gerardo Rueda y otras 130 del artista en préstamo para su exposición.

Aznar insiste: “Querido Miguel, creo que esto te puede interesar”. (30 de septiembre de 2008). El heredero de Rueda envía un mensaje a Aznar sobre las condiciones del acuerdo de venta, que incluían la colocación y exposición de las obras en un Museo, al estilo del convenio firmado por Carmen Thyssen con el Ayuntamiento de Málaga.

Aznar a Blesa: “Esto es confidencial para ti”. (6 de octubre de 2008). El expresidente vuelve a escribir a Blesa para reenviarle un mensaje de José Luis Rueda en el que precisa las 24 obras que está dispuesto a vender.

Spottorno. “El precio es disparatado”. (20 de octubre de 2008). El director de la Fundación Caja Madrid escribe su opinión sobre la operación en un correo remitido a Blesa: “Para dejar claro que el precio pedido es disparatado no me ha parecido entrar en detalle de muchas valoraciones concretas, sino solamente de algunas pinceladas sobre lo que puede ser valioso, sin referencia a lo que no lo es”. Spottorno empieza a negociar un nuevo acuerdo para comprar solo obras de Gerardo Rueda y por mucho menos dinero.

Blesa a Spottorno. “¿Sabes lo que es una apisonadora? Porfa”. (16 de enero de 2009). El presidente de Caja Madrid escribe preocupado a Spottorno porque se ha aplazado a febrero la reunión con José Luis Rueda. “Está dispuesto a venir la próxima semana el día que digáis y celebrar la reunión en su casa. ¿Sabes lo que es una apisonadora? Porfa”.La súplica de Blesa tiene efecto y la reunión se celebrará el 20 de enero. “La reunión fue agradable y buena”, escribe Spottorno a Blesa. “Llegamos a un acuerdo, a reserva de que lo ratifique tras consulta con su asesor jurídico”. Spottorno le explica en una nota adjunta a Blesa las condiciones de ese acuerdo: la compra de 26 obras de Gerardo Rueda por 6,1 millones de euros más el préstamo de otras 75 para su exposición en un museo que se abrirá en un edificio que cederá el Ayuntamiento de Madrid por un mínimo de 50 años situado en el Paseo del Prado, 30 con autorización para demolerlo y levantar uno nuevo.

Blesa: “¿Sabes de dónde partíamos?”. Spottorno: “De una quimera que se deshizo como azucarillo”. (21 de enero de 2009). Tras el acuerdo que dejó la petición de 54 millones por parte de José Luis Rueda en una oferta por seis millones de euros, Blesa agradece a Spottorno sus gestiones: “Gracias, increíble. ¿Recuerdas de dónde partíamos?”. Y Spottorno contesta: “De una quimera que se deshizo como azucarillo. Ahora por fin estamos con los pies en la tierra”.

“Aznar habló con Gallardón, se mostró encantado”. (27 de enero de 2009). Blesa informa a Spottorno que, según le cuenta el heredero de Gerardo Rueda, José María Aznar había hablado con Alberto Ruiz-Gallardón sobre el acuerdo alcanzado y este se mostró encantado “de que todo vaya adelante y ratificó su oferta” de cesión de un edificio municipal.

Spottorno a Blesa: “No es viable por su enorme coste”. (Junio de 2009). En marzo, la Fundación Caja Madrid y José Luis Rueda firman un acuerdo de intenciones. En junio, Spottorno escribe a Blesa con las dificultades del proyecto, entre otras, el coste de derribar el edificio que cede el Ayuntamiento y construir uno nuevo: “Entre 69 y 115 millones de euros”. “El proyecto”, concluye, “resulta inabordable para la Fundación Caja Madrid y por lo tanto debería ser abandonado”.

La puntilla. “Prohibitivo, innecesario e inabordable”. (15 de julio de 2009). Spottorno escribe a Blesa para comunicarle lo ocurrido en la Comisión de Propuestas de la Fundación: “Intervinieron todos y fue unánime la opinión de que el proyecto es innecesario e inabordable y el coste es prohibitivo”. El proyecto se frustra definitivamente

http://politica.elpais.com/politica/2013/12/13/actualidad/1386964712_830538.html

UN INFORME TASÓ EN TRES MILLONES LA OBRA QUE AZNAR ACONSEJÓ COMPRAR POR 54

Rafael Spottorno dudó de los expertos remitidos por el expresidente a Blesa

El expresidente del Gobierno José María Aznar no se limitó a enviar un e-mail en septiembre de 2008 recomendando la compra de la colección del pintor Gerardo Rueda a su amigo Miguel Blesa, presidente de Caja Madrid. Le adjuntó diversas valoraciones de expertos que coincidían en concederle un valor superior a los 50 millones de euros, en línea a lo que demandaba el heredero del autor, José Luis Rueda, que exigía 54 millones de euros.

Pero el aprecio personal y artístico de Aznar por el fallecido autor poco tenía que ver con el precio real de esa obra en el mercado, según los expertos consultados por Caja Madrid.

Un detallado informe interno realizado un mes después por la Fundación Caja Madrid y remitido a Blesa por correo electrónico, demostró lo sobrevalorada que estaba la oferta pictórica avalada por el expresidente: "Una vez visto y analizado, aunque de una manera ciertamente preliminar y somera el conjunto de obras ofertadas, se puede afirmar que la valoración citada está sin duda alguna muy alejada de la realidad".

Y agregaba: "En efecto, en el conjunto de piezas, lo que cabría considerar obras mayores está en abrumadora minoría y sólo unas pocas piezas pueden tener un alto valor económico. En conclusión, no parece que pueda atribuirse a este conjunto un precio remotamente próximo al solicitado, ya que un cálculo generoso no permitiría superara los tres millones de euros en el mejor de los casos".

Ese peritaje interno no solo valoraba la obra de Gerardo Rueda, sino un surtido de piezas de su colección privada que el heredero intentaba vender en lote inseparable. El perito que citaba la Fundación Caja Madrid en un correo electrónico fue demoledor: "No estamos ante lo que se suele llamar una colección, sino más bien un conjunto de obras —muchas de ellas regaladas al artista o intercambiadas entre ellos— que no responde a épocas ni técnicas homogéneas... El conjunto es muy irregular en calidad. Por esta relación, no es relevante el número de obras". En suma, remataba el informe, "su aportación a la colección de Caja Madrid no le añade ningún nombre importante ni cubre ninguna laguna que pueda eventualmente tener".

La valoración citada está sin duda muy alejada de la realidad
El propio Rafael Spottorno, entonces director de la Fundación Caja Madrid y hoy jefe de la Casa del Rey, cuestionó a los expertos cuyos informes entregó Aznar a Blesa para mostrar la valía del conjunto ofrecido. "No conozco a nadie que tras visitar unas exposiciones escriba al dueño de las obras expuestas y le proponga sin más comprarlas en bloque, mojándose con una carta de oferta concreta entre 50 y 60 millones", escribió en un correo electrónico remitido a Blesa.

El propio José Luis Rueda llegó a reconducir su oferta: se conformaba con seis millones por 24 originales del artista y con gestionar parte del merchandising del futuro museo. Museo para el que el Ayuntamiento de Madrid, regido entonces por Alberto Ruiz-Gallardón, hizo gestiones hasta el punto de estar dispuesto a ceder un edificio municipal en pleno Paseo del Prado, que necesitaba obras de reforma por un valor que podía superar los 100 millones. Y todo ello, según relataba en sus correos Spottorno, con prisas. "Seguramente, por un lado le urge liquidez, y, por otro, no renuncia a exhibir la importancia de sus amistades. Todo ello puede dar al traste con el proyecto que el herederísimo pretende acelerar alocadamente".

Las obras mayores están en abrumadora minoría
"Me dice José Luis Rueda que habló ayer con José María Aznar, quien había hablado con Alberto Ruiz-Gallardón para ponerle al día de nuestro acuerdo y recordarle el compromiso ofrecido respecto al edificio. Ruiz-Gallardón se mostró encantado, me dice Rueda". Así detalla Spottorno el intenso tráfico de gestiones y presiones de José Luis Rueda tanto sobre el aparato municipal como sobre la cúpula de Caja Madrid.

El proyecto fue abortado por juzgar Caja Madrid prohibitivo todo el coste, unos 100 millones, con la construcción del edificio para albergar solo una parte menguada de la colección. El hijo mayor de Aznar, José María Aznar Botella, se lo dejó claro a Blesa: "Con los pelos que se ha dejado por ti, y han sido muchos, me parece impresentable lo que has hecho o lo que no has hecho. No se merecía esta decepción". Blesa le replicó que su padre le admiraba por su honestidad. Pero el hijo del expresidente se mantuvo firme: "Hay dolor y decepción".

http://politica.elpais.com/politica/2013/12/18/actualidad/1387400219_423185.html

AGUIRRE IMPUSO A POLÍTICOS PARA LA PRINCIPAL FILIAL DE CAJA MADRID

Un exministro de Aznar, un exconsejero y la cuñada de González entraron en corporación Cibeles

La CNMV lo consideraba “impresentable”

Cuatro años después, Cibeles arrojaba pérdidas por 136 millones

La corporación financiera Cibeles nació en 2008 como la joya de la corona de Caja Madrid, su principal filial, la última obra de su presidente, Miguel Blesa, para ser la compañía que desarrollaría sus inversiones financieras. Pretendía, según el proyecto inicial, tener acceso directo a los capitales y cotizar en la bolsa. Pero más allá de los problemas técnicos para su alumbramiento, y que nunca logró salir a bolsa, su gestación explica que, como en tantos otros casos de su matriz, fue pasto de la voracidad del PP para situar a sus elegidos al frente del principal órgano de Gobierno de la nueva entidad.

En uno de los correos electrónicos incautados por orden judicial en el proceso abierto a Miguel Blesa, el presidente de Caja Madrid confiesa en 2008 a uno de sus subordinados lo siguiente: “Lo de la Ejecutiva presente en Cibeles me lo ha insinuado pero torpemente, no tiene pies ni cabeza. Detrás de esa propuesta está JMA, seguro. Por ahí no podemos pasar, quieren excluir a Antonio, entre otras cosas”. JMA son las iniciales con las que Blesa siempre se refiere en sus emails al expresidente José María Aznar.

Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad de Madrid, también pretende opinar sobre el futuro de esa filial principal de Caja Madrid. En un sms que la entonces presidenta de la Comunidad envía a Blesa, se queja de que se rechace nombrar a determinadas personas por su falta de independencia: “Tu tenías razón en cuanto a que los consejeros o son independientes o son dominicales. En cambio, no creo conveniente estigmatizar a Lamela o a Cavero por el hecho de no nombrarles cuando se han publicado sus nombres. Yo sé que no van a decir nada porque ni Lamela participó nunca en decisiones sobre caja ni Cavero tiene participación”.

Unos meses después, los directivos de Caja Madrid se reúnen con Ángel Benito, un alto ejecutivo de la Comisión Nacional del Mercado de Valores, que les señala todos los problemas de incluir en los órganos de Gobierno de la corporación Cibeles a personas tan politizadas. “He hablado con Ángel Benito. Me ha dicho que le parece impresentable la propuesta que, a falta de chequear con su presidente, la rechazarían. Que si estamos de acuerdo les hagamos un comunicado y, con mucha seguridad, cree que nos dirán que dado que la ley otorga a las comunidades autónomas en la tutela de las cajas, entiende que estos señores no son independientes. Ha incidido especialmente en Cavero y Lamela. Me ha dicho que si de los tres viniese uno solo, nos parecería bien, y al que veo más independiente, curiosamente, es a [Angel] Acebes”, ex ministro de Interior con Aznar.

Mientras se desarrollan estas conversaciones, el secretario de Caja Madrid avisa a Miguel Blesa de lo siguiente: “Me dice Salvador [Victoria, entonces viceconsejero de Presidencia] que no ha podido hablar con la Presidenta de este tema desde que le dejo un escueto mensaje rebotado tuyo. El tema lo tiene estudiado y confirma que la CNMV no utiliza sólo criterios jurídicos. Quiere hablar hoy con Esperanza y comentarle como está la situación. Me llamará. Ha estado mucho más cordial”.

Al final, el criterio de Esperanza Aguirre se impone y los políticos del PP entran en Cibeles. Ildefonso José Sánchez Barco, subordinado de Blesa, explica cómo está logrando colar a esos candidatos al consejo de Cibeles y pasar el filtro de la CNMV: “OK a [Angel Acebes], ok a [Pilar] Cavero [cuñada del entonces vicepresidente Ignacio González] por su currículum y porque no hay ilegalidad en el parentesco y no a [Manuel Lamela [ex consejero de Aguirre]. No he usado a Ángel Benito [directivo de la CNMV] he entrado por las cañerías utilizando conocimiento de una anterior vida”.

Pese a los reparos de la CNMV por la escasa independencia de los candidatos, en los sillones del consejo de Cibeles acabaron sentándose los tres: Ángel Acebes, Carmen Cavero y Manuel Lamela. Más Estanislao Rodríguez Ponga, exsecretario de Estado de Hacienda. con el PP, y Mercedes de la Merced, ex concejala del PP, ya fallecida.

El PP copaba seis de los 17 sillones del consejo de Cibeles, la presunta tododopoderosa locomotora de la inversión de Cajamadrid, incluida su presidencia, ambas en manos de Miguel Blesa, nombrado por José María Aznar.

El secretario del consejo de administración de Caja Madrid envía el siguiente apunte sobre los estatutos de la nueva corporación al presidente Blesa: “Me atrevería a asegurarte que tendría la conformidad de los reguladores y que con estos estatutos no se te cuela ni Dios en Cibeles”. Léase, el consejo es un club selecto que puede controlar Blesa a su gusto.

Enviar vídeo

La sociedad se crea con el siguiente objeto social: “Realización de actividades en el sector financiero, tanto en territorio nacional como extranjero”; “servicio de asesoramiento económico”; “la administración y gerencia de todo tipo de sociedades” y la “actuación como sociedad tenedora de todo tipo de participaciones y valores pudiendo al efecto constituir o participar en concepto de socio o accionista en otras sociedades”.

La sociedad, en cuyo consejo de administración entraron políticos del PP y de otros partidos sin conocimientos financieros especiales que cobraron altísimas remuneraciones por su supuesto asesoramiento, nacía el 13 de diciembre de 2008 con unos fondos propios de 1.470 millones de euros.

A 31 de diciembre de 2012, las expectativas de lo que iba a ser el motor de la expansión internacional y el embudo de la inversión de Caja Madrid fue un fiasco más dentro de la política que llevó a esta entidad financiera, que llegó a ser la cuarta de España en número de clientes y en depósito, a su quiebra e intervención por parte del Estado.

En esa fecha, la corporación Cibeles ya arrojaba 136 millones de euros de pérdidas con tan solo cuatro años de vida. El batacazo de sus participadas fue peor: 176 millones de pérdidas.

Entre medias del feliz alumbramiento y el batacazo financiero de Cibeles adquirió un rosario de sociedades de Cajamadrid y el banco CM Florida Holding. El auditor puso dos reservas a las cuentas: “El principal activo de Caja Madrid Florida Holdings se encuentra contalizada por un valor de 621 millones. El principal activo de CMFH es una participación mayoritaria en el City National Bank of Florida, a la que tiene concedida financiación por 15 millones de euros. No hemos dispuesto de los estados financieros auditados del ejercicio de 2012”.

Enviar vídeo

Y también mostraba la opacidad sobre Mapfre Caja Madrid Vida, con un valor contable de 124 millones de euros. “No hemos dispuesto de las cuentas anuales de esta participada”.

El informe de gestión finalizaba esbozando un futuro muy poco optimista: “Un ciclo económico adverso reduciría la demanda de los productos ofrecidos por algunas de las sociedades participadas por Cibeles”.

Muy lejos quedaba la prosopopeya de los inicios: “Qué es Cibeles? Cibeles es una empresa que aglutina los negocios de gestión de activos y banca privada, seguros e internacional de Cajamadrid. Cuenta con operaciones en el sector financiero en España y en el extranjero. Al ser una sociedad cotizada, Cibeles podrá utilizar sus acciones en la financiación de adquisiciones para la Comunidad de Madrid. Posibilidad de ampliar la obra social de Caja Madrid mediante los recursos generados inicialmente con su salida a bolsa. y, por tanto, fortalece la capacidad de crecimiento de Caja Madrid y, por tanto, beneficios, obra social y generación de empleeo”. Y por si no era bastante el dibujo, concluían: “Incrementa la solidez del sistema financiero español en el sistema en el contexto actual de los mercados generando alternativas de obtención de liquidez y capital”.

http://politica.elpais.com/politica/2013/12/19/actualidad/1387487300_595855.html

CAJA MADRID, LA SUCURSAL DEL PP

Los correos que Miguel Blesa envió o recibió entre 2007 y 2009, los últimos tres años de su mandato al frente de Caja Madrid, revelan hasta qué punto los dirigentes del PP impusieron decisiones estratégicas, inversiones millonarias innecesarias o pidieron determinados tratos de favor para amigos o conocidos. El juez Elpidio Silva, que dictó prisión para Blesa por su gestión al frente de Caja Madrid en relación con la compra de un banco en Florida y la concesión de un préstamo al expresidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, requisó sus correos electrónicos. Esas comunicaciones —más de 8.000 correos personales y profesionales—, a las que ha tenido acceso EL PAÍS, prueban la batalla por el poder de Caja Madrid que libraron en 2009 dos sectores del PP enfrentados. Uno lo dirigía Esperanza Aguirre, que pretendía sustituir a Blesa por Ignacio González, hoy presidente autonómico. El otro lo encabezaba desde el Ayuntamiento el entonces alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, partidario de Blesa.

Los correos revelan también cómo José María Aznar, que colocó a Blesa al mando de Caja Madrid, le sugería inversiones multimillonarias en obras de arte; cómo dirigentes del PP pedían favores hipotecarios para sus conocidos; y cómo el Gobierno autonómico ordenaba colocar a determinadas personas en consejos de administración o adquirir los derechos de retransmisión de los partidos del Real Madrid.

Caja Madrid sufrió en el otoño de 2009 la batalla política más descarnada por el poder de toda su historia. Esperanza Aguirre, entonces presidenta de la Comunidad de Madrid, diseñó las maniobras para desbancar a Miguel Blesa, al que había colocado José María Aznar al frente de la entidad financiera en 1996. El amigo del expresidente había caído en desgracia y Aguirre trabajó intensamente para sustituirle por Ignacio González, entonces vicepresidente de la Comunidad de Madrid. Aguirre se encontró con la oposición de una parte de la izquierda política representada en los órganos de Caja Madrid y, sobre todo, de un sector del PP dirigido por el entonces alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, que tenía a varios representantes en el consejo de administración y en otros órganos de control de la entidad financiera.

La batalla terminó en los tribunales y Miguel Blesa, principal víctima de aquel órdago a su mandato, la vivió con especial intensidad, como certifican los correos electrónicos que envió y recibió aquellos días.

En uno de ellos, fechado el 2 de octubre de 2009, Matías Amat, director general y primer lugarteniente de Blesa, celebra con el presidente de Caja Madrid la decisión de los tribunales de suspender el proceso electoral que Aguirre quería poner en marcha. “Es la enésima vez que Nacho González y la rubia [Esperanza Aguirre] se llevan un revolcón. Aprenderán? A los del pacto se les ha vuelto a quedar cara de gili... Felicidades¡¡¡”. Blesa le contesta: “Prudentes pero es un triunfo”.

Aquellos días, Blesa recibe felicitaciones de otros colaboradores. A uno de ellos le responde: “Es una batalla, pero no la guerra. Pero un bofetón a la rubia. Llega un momento en que todo te produce satisfacción. Atento a los próximos días. Un abrazo”.

Blesa acabó dejando su puesto solo unos meses después. Pero Aguirre no pudo imponer a su candidato. Mariano Rajoy, líder ya del PP, eligió para ese puesto estratégico en el mundo financiero español al ex vicepresidente económico Rodrigo Rato, que retornó de su etapa al frente del Fondo Monetario Internacional.

Los correos electrónicos de esta etapa acreditan también cómo Blesa utilizó todos los recursos a su alcance, con la contratación de los mejores abogados, para frenar el intento de Aguirre por tomar el control de Caja Madrid arrebatándole la presidencia. Además de buscar los mejores asesores jurídicos para plantar batalla al Gobierno regional, Blesa enviaba numerosos correos a los principales colaboradores de Alberto Ruiz-Gallardón, en los que se lamentaba de las maniobras de Aguirre para desbancarle.

Ante el escándalo desatado por el conocimiento público de todos estos tejemanejes y maniobras, el PSOE pidió este miércoles la intervención inmediata del fiscal general del Estado, Eduardo Torres-Dulce, porque considera que ha podido producirse tráfico de influencias entre la familia del expresidente José María Aznar y el propio Blesa.

Inversiones innecesarias

Los derechos del fútbol. El Gobierno de Esperanza Aguirre involucró a Caja Madrid en la batalla de los derechos del fútbol, para lo que la presidenta autonómica avisó por sms a Blesa: “Nacho [González] te hablará de un asunto importante. Hazle caso”.

Enviar vídeo

El asunto importante era ordenar a Caja Madrid que financiase una oferta de Telemadrid para comprar sus derechos de televisión del Real Madrid. Ignacio González, entonces vicepresidente de la Comunidad de Madrid y mano derecha de Aguirre, escribió dos sms a Blesa: “Miguel, necesito urgentemente que mañana a primera hora firmes la oferta conjunta con Telemadrid, tal como quedamos, para que [Ramón] Calderón, [presidente del Real Madrid] la tenga antes del mediodía. No hay que añadir o cambiar nada, tan solo tu firma junto a la de Soriano [director general de Telemadrid]”. La oferta era de 120 millones de euros por siete temporadas. Pero Mediapro se quedó al final con los derechos de retransmisión de los partidos del Real Madrid.

Enchufismo

Como Caja Madrid era uno de los principales accionistas de Iberia, le correspondían dos puestos en el consejo de administración de la compañía. Ignacio González escribió a Blesa un sms el 18 de diciembre de 2007 ordenándole a quién tenía que elegir para uno de los dos puestos: “Me dice la jefe que si tienes que poner dos consejeros de la caja en Iberia, y uno es ejecutivo de la caja, que el otro sea Mercedes Rojo Izquierdo”.

Los méritos para ocupar ese y otros puestos de Mercedes Rojo eran haber sido asesora de Esperanza Aguirre. Rojo declaró en la Audiencia Nacional que carecía de conocimientos financieros, pese a lo cual formó parte de la Comisión de Auditoría de BFA/Bankia.

Blesa, según explican sus propios correos, tuvo una relación tirante con Esperanza Aguirre en los últimos meses de su mandato. En agosto de 2009, cuando se repetían las noticias sobre fusiones entre cajas, el presidente de Caja Madrid habla con Aguirre. En un correo electrónico que dirige a uno de sus colaboradores, cuenta así lo ocurrido: “Hable con Esperanza para confirmarle que sí, que estoy tratando de hacer una fusión, que llevo años pensando que es una buena opción para la Caja y en este momento de reestructuración del sector lo considero mi obligación y responsabilidad. Pero que no hay nada, que son los tanteos iniciales, que ya lo sabrá cuando haya algo más concreto”. Blesa se queja de que a Esperanza Aguirre no le tranquilizó su explicación: “Tampoco le tranquilizó que le asegurara que con ello no pretendo paralizar el proceso electoral. Que dejen de calentar la prensa sus dobermans de siempre. ¿Quién Beteta? No, yo no sé quien ni eso importa ahora. Solo que te creas lo que te digo. Y así, con poco más acabó la conversación. Lo dicho, nada nuevo”.


Familiares de consejeros del Gobierno de Aguirre, esposas y hermanos, formaban parte de consejos de administración de distintas entidades de Caja Madrid. En los correos electrónicos del expresidente de Caja Madrid también se puede comprobar cómo Blesa intentaba ganar fidelidades dentro del consejo de administración ofreciendo distintos puestos, algunos en empresas privadas participadas por su entidad financiera.

Favores personales

Los correos que recibía Miguel Blesa tenían que ver, en algunas ocasiones, con algún favor que pedían dirigentes políticos de todo signo, aunque abundan los que proceden de dirigentes del PP. Esperanza Aguirre se preocupaba por problemas hipotecarios de algún amigo y conocido, y Blesa ordenaba investigar lo ocurrido. Como ejemplo sirve un correo que manda uno de los principales ejecutivos de Caja Madrid a Blesa, en el que le informa de que se ha refinanciado la hipoteca de una persona “por quien se interesó el alcalde [José María Álvarez del Manzano]”.

En otras, con operaciones multimillonarias aconsejadas por el amigo que le había regalado el puesto. José María Aznar le pidió embarcar a Caja Madrid en la cuestionada compra de la colección de un artista amigo, Gerardo Rueda. Blesa hizo todas las gestiones necesarias, ordenó negociar y estuvo a punto de consumar una operación que le hubiera costado a la entidad financiera más de 100 millones de euros. Al final no se hizo, fundamentalmente por la oposición del actual jefe de la Casa del Rey, Rafael Spottorno.

La entonces presidenta autonómica tampoco fue ajena a la petición de favores a los responsables de Caja Madrid en relación con dificultades de conocidos en relación a distintos préstamos de la entidad financiera. En uno de ellos, el director general de Caja Madrid, Matías Amat, informó a Blesa: “Cliente referido por Esperanza Aguirre que decía que no le atendíamos. No parece que fuera cierto. Cliente con dificultades”. Junto al mensaje, Amat remite un informe interno a Blesa con las incidencias del préstamo correspondiente al recomendado de Esperanza Aguirre.

http://politica.elpais.com/politica/2013/12/18/actualidad/1387403931_559022.html


DÍAZ FERRÁN Y UN CONSEJERO DE AGUIRRE, ‘PADRINOS’ DE BECARIOS EN CAJA MADRID

La fundación informaba a Blesa sobre becas concedidas a estudiantes por los que se interesaban desde el expresidente de la patronal hasta distintos políticos
Caja Madrid, la sucursal del PP

Caja Madrid financió durante mucho tiempo los estudios en el extranjero de cientos de jóvenes. Al correo electrónico de Miguel Blesa, presidente de la entidad, llegaban numerosas recomendaciones para distintos favores que Caja Madrid podía hacer a determinadas personas. Entre ellos, para las becas de postgrado en el extranjero.

El máximo responsable de la Fundación Caja Madrid, Rafael Spottorno, hoy jefe de la Casa del Rey, era el encargado de informar a Blesa sobre la selección de los becarios agraciados con la ayuda económica.

En uno de sus correos electrónicos, Spottorno se dirige a la secretaria de Blesa para informarle sobre algunos estudiantes que habían solicitado la beca y que venían apadrinados. “En diversos correos electrónicos de esa Secretaría”, escribía Spottorno, “se ha manifestado interés por algunos solicitantes de beca de postgrado en el extranjero. El próximo lunes 21 haremos pública la lista definitiva de becarios seleccionados en esta convocatoria 2007. Por si quiere adelantárselos al presidente, a continuación le informo de los candidatos de su interés sobre los que no haya dado razón antes (lo he hecho en algunos casos de candidatos que no superaron el primer o el segundo corte en el proceso de selección)”.

El correo de Spottorno sugiere que las recomendaciones de políticos o empresarios no eran atendidas. El listado que facilita en esa comunicación incluye la beca concedida a un apadrinado por Gerardo Díaz Ferrán, que además de ser entonces el presidente de la CEOE era consejero de Caja Madrid y tenía numerosas deudas con la entidad; y la beca, denegada, a un recomendado del entonces consejero de la Comunidad de Madrid, Juan José Güemes. Blesa recibe esa información y ordena preparar “las correspondientes cartas”.

También registró en su correo algunas cartas de rectores de universidad o de obispos que le pedían dinero para financiar cursos o reparar iglesias con el dinero de la Obra Social.
Las negativas son numerosas aunque siempre hay excepciones, como cuando la petición viene de la mano de algún miembro del Gobierno de la Comunidad de Madrid que impone determinados gastos millonarios en distintos proyectos culturales. En esas circunstancias, Blesa ordena pagar y Spottorno, director de la Fundación Caja Madrid, le manda correos electrónicos cargados de reproches al supuesto proyecto cultural que tiene que costear la entidad financiera.

“¿Les pagas a los tres consejeros la dieta de los 6.000 netos?”

Enrique de la Torre fue durante mucho tiempo secretario del Consejo de Administración de Caja Madrid y mano derecha de Miguel Blesa. Era uno de los hombres que le informaba sobre las maniobras dentro del Consejo de Administración, quien le detallaba con qué consejeros podía contar en según qué votaciones y le mantenía al tanto de las batallas de poder que se pudieran producir en ese órgano de Gobierno de la caja. En uno de los correos dirigidos a Blesa en julio de 2007, De la Torre le informa de reuniones previas con tres consejeros que integran la comisión de retribuciones. El secretario quiere orientación respecto a los futuros pagos y pregunta a Blesa: “Les pagas a los tres la dieta de 6.000 [euros] netos de la que hablamos ayer”. Blesa contesta: “Luego hablaremos”. En otro correo, De la Torre le informa sobre una negociación e insiste con la preocupación de consejeros sobre las futuras retribuciones. El presidente de Caja Madrid sentencia: “Las mejoras en la retribución de consejeros están presentes en todas las negociaciones”

http://politica.elpais.com/politica/2013/12/19/actualidad/1387489388_055251.html

“EL PP ENVIÓ DOS FACTURAS PARA SU ABONO POR LA CAJA. LAS TENGO BIEN GUARDADAS”

El secretario de la entidad alertó a Blesa del pago de gastos para elecciones

El victimismo del juez y del banquero

Enrique de la Torre, secretario del consejo de Caja Madrid, envió el 28 de septiembre de 2009 a Miguel Blesa, presidente de la entidad, una alarma por correo electrónico: “Tienes que estar avizor. De las dos facturas que enviaron del PP de Madrid para su abono por la Caja, vía Engracia, en las anteriores elecciones de 2006, una es de una sociedad que aparece en la prensa estos días. Yo tengo los papeles bien guardados, pero no respondo ya del entorno”. Ese día la prensa recogía un informe policial que citaba a las empresas de Gürtel.

El e-mail, uno de miles que obran en la causa que abrió el juez Elpidio Silva contra Miguel Blesa, sugiere que Caja Madrid pagó a dos empresas gastos que no le correspondían sino que eran servicios prestados al PP para unas “elecciones de 2006”.

El correo electrónico que le remite el secretario del Consejo alertándole del pago de unas facturas supuestamente comprometedoras.

Exconsejeros de la entidad financiera consultados por EL PAÍS no ven ninguna explicación legal a ese aviso —“Caja Madrid no pagaba facturas a los partidos políticos”— y señalan que las elecciones que se celebraron en 2006 fueron internas para elegir impositores. Ese año solo hubo elecciones políticas en Cataluña, en cuya campaña intervino Esperanza Aguirre.

La candidatura del PP en Caja Madrid ganó esas elecciones internas celebradas en junio de aquel año. Eran importantes para consolidar la mayoría que atesoraba en la entidad y que permitía a Miguel Blesa mantener el cargo de presidente. En aquel año había que renovar a 112 consejeros generales y el PP obtuvo 31. La segunda fuerza, CC OO, se hizo con 23. Esta victoria del PP arrebató un sillón al PSOE en el consejo de administración de Caja Madrid. “Vía Engracia”, señala otro exconsejero en referencia al correo electrónico que envía De la Torre a Blesa, “querrá decir que las facturas fueron remitidas por Engracia Hidalgo, entonces consejera de Hacienda de la Comunidad de Madrid”. Hidalgo era una persona de máxima confianza de Aguirre, que ya la fichó diez años antes, en 1996, como directora general de programación económica y control presupuestario, cuando Aznar la eligió ministra de Cultura.

Ninguno de los implicados explica el abono de gastos del PP de Madrid

El secretario del consejo de Caja Madrid avisaba a Blesa de otro hecho supuestamente preocupante: que una de las empresas que hizo la campaña del PP y de la que tenían una de las dos facturas pagadas por la entidad financiera estaba saliendo esos días en prensa, en septiembre de 2009. Por aquellas fechas se difundían las actuaciones irregulares de las sociedades de la trama Gürtel, alimentada, entre otras administraciones del PP, por la Comunidad de Madrid, y que solía organizar los actos electorales del partido en la región. El e-mail aflora una conexión nueva de Gürtel con el Gobierno de Aguirre, distinta de la del imputado exconsejero Alberto López Viejo. De la Torre mostraba su temor a Blesa de que esas facturas saliesen a la luz: “Yo tengo los documentos bien guardados, pero no respondo ya del entorno”. EL PAÍS ha solicitado, sin éxito, la versión de Blesa y De la Torre sobre ese correo electrónico. Hidalgo lo refuta: “Si eran facturas del PP, imposible”.

El victimismo del juez y del banquero

El juez Elpidio Silva se presenta hoy como víctima de una conjura para defenestrarlo del Juzgado de Instrucción número 9 de Madrid por haber encarcelado a Miguel Blesa, expresidente de Caja Madrid, cuando lo investigaba por un supuesto crédito irregular al expresidente de la CEOE y la compra de un banco norteamericano a un precio supuestamente excesivo. El ingreso en prisión de Blesa no solo fue considerado injustificado por el afectado sino por la Fiscalía de Madrid, cuyo máximo responsable, Manuel Moix, tuteló la querella interpuesta contra el juez por prevaricación. Silva no fue apartado del juzgado durante cuatro meses por esa querella, sino por dos hechos menores vinculados a su supuesta mala gestión y una entrevista que concedió sobre el caso Blesa, lo que provocó la sanción, hoy ya cumplida, del Consejo General del Poder Judicial. Por tanto, puede darse la situación de que juez e imputado vuelvan a reencontrarse. Blesa también se siente víctima, pero del juez. Defiende la legalidad del crédito a Díaz Ferrán y la compra del banco en EE UU, y ve arbitrario su ingreso en prisión. El juez requisó casi 9.000 correos del expresidente de Caja Madrid. Blesa invoca su privacidad, pero Silva alega que apuntan nuevos delitos. “Si la ciudadanía tuviera un relato completo de cómo en los últimos 15 años determinadas cajas de ahorro se han gestionado, si supiera quiénes han intervenido, cuáles han sido los protocolos de actuación, el sistema institucional no lo soportaría”, ha avisado el juez.

El documento forma parte de un voluminoso paquete de casi 9.000 correos electrónicos, de los que Infolibre y eldiario.es han publicado una parte en los últimos días. Infolibre detalló que la firma Einsa envió en 2008 a Blesa el siguiente mensaje: “Aznar ya está en marcha en Argelia y lo que acordemos con Agag es como si lo acordásemos con él”. Aznar ha precisado que no concluyó ningún contrato con Einsa ni cobró comisión alguna ni participó en ningún tráfico de armamento.

eldiario.es hizo público un correo electrónico en el que Blesa celebra la exitosa salida en 2009 de las preferentes, hoy causa de ruina de miles de depositarios y objeto de múltiples querellas. “Lo que he aprendido es que si a los sindicatos no les gusta probablemente es un buen producto”, explica. “Qué bárbaro. Y eso que habíamos engañado a los clientes”, señala para festejar el dinero captado en la venta de ese producto financiero.

Mientras que las presiones de amigos de Blesa para recibir tratos de favor de Caja Madrid queda reflejada en los correos, una figura emerge en sentido contrario: el entonces director de la Fundación Caja Madrid y hoy jefe de la Casa Real, Rafael Spottorno, quien utiliza un tono descarnado para oponerse a la rapiña ajena con cargo a Caja Madrid. Consta en correos en poder de este diario y en los publicados por eldiario.es. Spottorno reprueba las subvenciones a la Fundación Dos de Mayo: “La desvergüenza y el despilfarro están llegando a unos límites que no resultan aceptables aun con anchas tragaderas”. Y llega a enfrentarse y frustrar un costoso plan pictórico apadrinado nada menos que por Aznar.

Los correos electrónicos que enviaba y recibía el expresidente de Caja Madrid arrojan así una cara de su mandato que evidencia una notable dosis de discrecionalidad en su gestión vinculada al trato de favor que le reclamaban sus amigos políticos, ajena a los controles oficiales.

“Una de las facturas es de una de las sociedades que sale en prensa”

El material documental de los correos de Blesa se halla bajo disputa judicial. El juez José Elpidio Silva, que abrió la causa contra Blesa y encarceló al expresidente de Caja Madrid, ha pedido usar esas pruebas para justificar el calado de su instrucción. El juez ordenó encarcelar a Blesa por presuntas irregularidades en su gestión relacionadas con un préstamo al empresario Gerardo Díaz Ferrán y por la compra de un banco en Estados Unidos a un precio supuestamente superior al real.

Su actuación en la causa contra Blesa le valió una querella por presunta prevaricación de la fiscalía y, además, fue apartado del juzgado por un expediente disciplinario. El Tribunal Superior de Justicia le ha impedido acceder al material incautado para defenderse, y el magistrado ha recurrido esa decisión.

La documentación requisada tiene un valor notable para poder probar las gestiones y presiones secretas en el mandato de Blesa al frente de Caja Madrid. En unas ocasiones, las recomendaciones de financiar negocios vienen de la mano de su amigo el expresidente José María Aznar. Las operaciones, cuajaran o no, muestran cómo el aparato de Caja Madrid se movía para intentar satisfacer las peticiones de favor o recomendaciones. En ningún caso prueban que Aznar tuviera interés económico en esos negocios, pero sí que sus movimientos fueron constantes para que salieran adelante. En sentido contrario, algunos de tales e-mails revelan el hartazgo de Blesa ante las presiones y quejas sufridas desde la familia Aznar.

http://politica.elpais.com/politica/2013/12/13/actualidad/1386962708_954063.html

UNA CAUSA SIN 8.777 CORREOS ELECTRÓNICOS

Las comunicaciones requisadas de Blesa están de momento fuera del sumario
“Han cercenado mi vida profesional”

Miguel Blesa, presidente de Caja Madrid hasta 2010, declaró en el Tribunal Superior de Justicia de Madrid que el correo electrónico corporativo que tenía de la entidad financiera lo utilizaba para asuntos personales y gestiones relacionadas con su cargo. Cuando el abogado defensor le preguntó si ese hecho no contravenía las normas internas de Caja Madrid, que prohibía a sus empleados utilizar el correo electrónico corporativo para asuntos personales, Blesa declaró que esa prohibición no operaba para el presidente de la entidad. Los correos electrónicos de Miguel Blesa requisados durante la investigación abierta en el juzgado que dirigía Elpidio Silva están, de momento, fuera de la causa por decisión judicial.

Esos correos electrónicos acreditan numerosas gestiones de Blesa alejadas de los intereses de Caja Madrid y muy cercanas a tratos de favor a políticos y amigos del entonces presidente de la entidad.

Los abogados defensores pretenden que esos correos electrónicos, 8.777 según la contabilidad que ha hecho el juez que instruye la querella presentada por la fiscalía contra Elpidio Silva, puedan ser utilizados en esta causa. Pero, de momento, el juez instructor considera que “no aportan elementos de juicio que a la causa interese”.

La fiscalía entiende que el juez Elpidio Silva pudo prevaricar cuando dictó las resoluciones contra Blesa y decidió decretar prisión incondicional contra el presidente de Caja Madrid en relación a sus gestiones para la compra de un banco norteamericano y la concesión de un crédito al expresidente de la patronal CEOE, Gerardo Díaz Ferrán.

Los abogados defensores entienden que esas decisiones del juez estaban motivadas por una investigación judicial rigurosa, que también incluye el contenido de esos correos electrónicos en los que Blesa trata con numerosas autoridades políticas para garantizarles, en muchos casos, que atenderá sus peticiones. En ocasiones se trata de pequeños favores relacionados con hipotecas de familiares o conocidos de esos políticos que han sufrido algún percance en su tramitación en sucursales de Caja Madrid. En otros casos, como en el de la intermediación de José María Aznar para la compra de obras de arte, de inversiones multimillonarias que debería afrontar la entidad financiera en momentos especialmente complicados por la situación económica de la entidad.

El juez que instruye la querella de la fiscalía contra Elpidio Silva no ha dejado que Blesa conteste a ninguna pregunta sobre los supuestos tratos de favor que dio el presidente de Caja Madrid a sus amigos personales y conocidos políticos

http://politica.elpais.com/politica/2013/12/16/actualidad/1387230146_288256.html

DE LOS PRÉSTAMOS A DÍAZ FERRÁN A LA COMPRA DE ACCIONES DE LIBERTAD DIGITAL

El juez y el fiscal evitaron que el ex presidente de Caja Madrid contestara preguntas

Los abogados que defienden al juez José Elpidio Silva, contra el que la fiscalía de Madrid interpuso una querella por prevaricación relacionada con el auto de prisión del expresidente de Caja Madrid, Miguel Blesa, intentaron sin éxito formular decenas de preguntas en el Tribunal Superior de Justicia de Madrid para intentar aclarar lo ocurrido en ese proceso judicial.

El fiscal jefe de Madrid, Manuel Moix, que se querelló contra Silva, y el juez que instruye la querella en el Tribunal Superior de Justicia de Madrid consideraron que las preguntas de los abogados defensores tenían poco que ver con los hechos que analizaban. La defensa, sin embargo, sacó temas en esas preguntas que detallaban algunas gestiones del presidente de Caja Madrid supuestamente irregulares relacionadas con la concesión de préstamos multimillonarios a personas insolventes o en la adquisición de paquetes accionariales de empresas sin motivación alguna.

Los abogados se basaban en informaciones sacadas de los correos electrónicos que se incautaron por orden judicial en Caja Madrid del correo corporativo de Miguel Blesa. El expresidente de la entidad admitió ante el juez que utilizaba ese correo para temas personales pero también para asuntos profesionales. Sin embargo, tanto el juez que instruye la querella como la fiscalía consideran que esos correos electrónicos y su contenido, relacionado con la gestión de Blesa en Caja Madrid, no pueden formar parte de la causa en la que se investiga si el juez Silva prevaricó en la instrucción del caso que acabó con Blesa en prisión por la concesión de un préstamo y la compra de un banco en Miami.

Durante la declaración de Miguel Blesa en el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, donde compareció como testigo en la querella contra el juez Elpidio Silva, el expresidente de Caja Madrid sólo se alteró en una de las preguntas referidas a un correo electrónico que le remitió el exjefe de la patronal, Gerardo Díaz Ferrán —encarcelado por supuestos delitos cometidos como propietarios de sus empresas— para pedirle su ayuda para lograr un crédito. Blesa se alteró recordándole al abogado del juez Elpidio Silva que había otros correos electrónicos donde Díaz Ferrán reconocía que el crédito no se le había concedido.

Fue la única excepción a la regla que impusieron durante la declaración de Blesa el fiscal que defendía la querella y el juez que la instruía: las preguntas sobre los correos del ex presidente de Caja Madrid eran, todas, impertinentes.

Sobre la compra de acciones de Libertad Digital, el fiscal preguntó a Blesa, directamente: “¿Adquirió Caja Madrid acciones de medios de comunicación como Libertad Digital u otros con el fin de poder realizar una campaña encaminada a transmitir una visión irreal de la situación de la caja?”. “Señoría, solicitamos el amparo del tribunal ante los gestos que está realizando el representante del ministerio fiscal, que a este letrado le ha hecho gestos como si estuviera loco", replicó el abogado.

http://politica.elpais.com/politica/2013/12/17/actualidad/1387275886_983701.html

AZNAR INTENTÓ CONVENCER A BLESA DE QUE CAJA MADRID COMPRASE VARIAS OBRAS DE ARTE

El expresidente del Gobierno medió para que el entonces presidente de la entidad impulsase la compra de cuadros de Gerardo Rueda por 54 millones de euros, según informa El País

La operación, cuyo coste se redujo a 6 millones tras las negociaciones y que implicaba el acondicionamiento de un edificio como museo, se frustró finalmente por la negativa a realizarla de la Fundación Caja Madrid, presidida entonces por Rafael Spottorno

El mismo diario cuenta que en 2009 el PP madrileño envió dos facturas a la caja madrileña para que las pagase en su nombre, una de ellas a una empresa que "aparece en prensa estos días" por su supuesta relación con el caso Gürtel

El expresidente del Gobierno José María Aznar buscó convencer en 2008 al expresidente de Caja Madrid Miguel Blesa de que comprase obras de arte por 54 millones de euros a través de la entidad. El coste de la operación ascendía a los 54 millones por varios cuadros que pertenecían al artista Gerardo Rueda, que habían sido ofrecidos por el sobrino del pintor a Aznar.

Según revela el diario El País, que ofrece más correos de Blesa como los ya publicados por eldiario.es, la compra fue rechazada en primera instancia por el entonces presidente de la Fundación Caja Madrid Rafael Spottorno (actual jefe de la Casa Real). Sin embargo, éste acabó aceptando tras la reducción del precio inicial a 6 millones de euros. Pero los intentos del expresidente de la caja fueron en vano: la operación se frustró por su alto coste, al implicar a el acondicionamiento de un edificio cedido por el ayuntamiento de Madrid para usarlo de museo.

Los mensajes entre Blesa y Aznar revelan la insistencia del exlíder del PP en que la caja se hiciese con las obras de arte de Rueda. Una operación que desde el principio contó con la oposición de Spottorno, que se justificaba con el "precio disparatado" que conllevaba. Las conversaciones con el sobrino de Rueda fructificaron ya en 2009 para que el coste inicial se redujese de forma generosa hasta algo más de 6 millones de euros, lo que hizo que el ahora jefe de la Casa Real y su consejo aceptasen.

Todo se complicó por el edificio que iba a ceder el ayuntamiento de Madrid para hacer las veces de museo de dichas obras. José María Aznar también medió con el alcalde de la ciudad en 2008, Alberto Ruiz Gallardón, para obtener el inmueble. Tras la firma de un acuerdo entre el sobrino de Rueda y Caja Madrid para llevar a cabo el proyecto, las dificultades aumentaron.

El edificio cedido por Madrid necesitaba ser derruido para que se construyese otro. Spottorno comunicó entonces a Blesa que serían necesarios "entre entre 69 y 115 millones de euros" para ello. De esta manera, considera que lo que tienen entre manos "resulta inabordable para la Fundación Caja Madrid y por lo tanto debería ser abandonado".

En junio de 2009, Spottorno volvió a mandar un email al expresidente de la caja para advertirle de que la Comisión de propuestas de la Fundación rechazaba la operación por "inabordable" y "su coste prohibitivo". Blesa terminó por aceptar su derrota y el proyecto no se llevó a cabo.

Las facturas del PP madrileño

El País también ofrece este sábado el intercambio de correos durante 2009 entre Blesa y Enrique de la Torre, secretario del Consejo de Caja Madrid, a cuentas de dos facturas remitidas por el PP de Madrid "para su abono por la Caja" a dos empresas. A la vez, le advirtió de que una de las compañías "aparece estos días en prensa", por su supuesta relación con la trama Gürtel.

Dichas facturas correspondían "a las anteriores elecciones de 2006", según relata De la Torre a Blesa. Esta operación apunta a que Caja Madrid abonó gastos que no eran de su competencia al PP regional, y que correspondían a comicios internos de la caja para elegir impositores, dado que en ese año solo hubo elecciones en Cataluña.

Las facturas fueron remitidas "vía Engracia", como cuenta de la Torre. Dicha identidad correspondería a Engracia Hidalgo, consejera de Hacienda en la Comunidad de Madrid en 2009 bajo la presidencia de Esperanza Aguirre. Pero la preocupación del secretario del Consejo estaba en que una de esas compañías apareciese en las informaciones relacionadas con el caso Gürtel, no en abonar las cantidades.

Aquellos comicios internos eran importantes para que Blesa pudiese mantener la presidencia de la caja. Había que renovar en aquel año a 112 consejeros generales, de los que el PP finalmente obtuvo 31. Así, Blesa mantuvo la presidencia.

http://www.eldiario.es/politica/Moncloa-quiere-decidir-pregunta-Rajoy_0_206480286.html

LA FILIAL DE CAJA MADRID EN MIAMI COMPARTÍA SEDE CON LA EMPRESA DE ARMAS QUE OFRECIÓ UN CONTRATO A AZNAR

CM Florida Holdings, la sociedad participada al 100% por la caja y que en noviembre de 2008 se embarcó en la ruinosa compra del City National Bank of Florida, le había allanado a Einsa el camino para instalarse en Miami

La compañía de material bélico prescindió de su agente registrado inicial y su antigua sede en cuanto CM Florida se constituyó: ambas se domiciliaron en el mismo sitio y eligieron al mismo abogado para sus comunicaciones oficiales

CM Florida Holdings, la filial estadounidense de Caja Madrid que en 2008 se embarcó en la ruinosa compra del City National Bank of Florida, compartía en Miami sede y agente registrado con la filial local de Einsa, la empresa de material bélico que ese mismo año ofreció a José María Aznar un contrato como comisionista para abrir mercado en Argelia y Libia.

Quien puso a Aznar en contacto con Einsa fue su amigo y compañero de pupitre Miguel Blesa, entonces presidente de Caja Madrid y que ve ahora cómo, a instancias del fiscal jefe de Madrid, Manuel Moix, el Tribunal Superior de Madrid (TSJM) se apresura para sentar en el banquillo al juez Elpidio Silva por haber enviado al financiero a prisión. Silva no podrá culminar las investigaciones sobre la compra del banco de Miami, que según lo investigado acarreó a Caja Madrid pérdidas por 500 millones de euros.

Pese a que, en la práctica, resulta extremadamente difícil que Silva se libre de ir a juicio, el TSJM le sigue prohibiendo conocer y utilizar para su defensa los 8.000 correos secretos de Blesa, aquellos cuya publicación inició infoLibre el pasado viernes 29 de noviembre.

La coincidencia de domicilio y de agente registrado –la persona física o jurídica que debe facilitarse a las autoridades estadounidenses a efectos de comunicaciones oficiales– entre CM Florida Holdings y Einsa US Corp refuerza lo que algunos de los correos secretos de Blesa desvelados por infoLibre ya indicaban: la estrecha relación entre el presidente de Caja Madrid y el consejero delegado de Einsa, que le informaba puntual y detalladamente de cada paso de la compañía como si, en realidad, estuviera escribiéndole a un socio.

Uno de esos correos electrónicos, al que este miércoles tuvo acceso este diario, anuda la tesis de que entre Blesa y Einsa había un nexo de características y alcance todavía desconocido. Y, también, la de que el entonces presidente de Caja Madrid se volcó con su equipo en pro de los intereses de esa empresa, que nunca constó como participada por Caja Madrid.

Enviado el 27 de noviembre de 2006 por Borja Murube, que llegó a ser director general de Caja Madrid en Miami, el mail tenía por destinatario al presidente y consejero delegado de Einsa, Pedro Rodríguez Pla. Murube puso a disposición de Pla su infraestructura en Miami “por si te podemos ayudar con las reservas de hoteles o cualquier otra cosa que necesites”.

Pero previamente le ofreció algo más: “Te hemos organizado –le escribió Murube- una reunión con Alcides Avila de Holland&Knight [una firma de abogados] el próximo viernes 1 de diciembre, a las 10 de la mañana en sus oficinas”. Esas oficinas se ubican en una de las arterias de Miami con más sociedades por metro cuadrado, la Brickell Avenue.

En el número 701 de esa vía, justamente el mencionado en el correo junto con un número de teléfono de contacto, se localiza uno de los despachos vinculados al letrado Alcides Avila. Fue ahí, en la suite 3000 del número 701 de Brickell Avenue donde Einsa US fijó su sede en Miami.

Luego, apenas un mes después de que la filial de Caja Madrid para Miami, CM Florida Holdings, se hubiera inscrito el 27 de marzo de 2008 como nueva sociedad , hubiera señalado su domicilio en la suite 1225 del número 225 de Ponce de Leon Boulevard y hubiese nombrado agente registrado a Interamerican Corporate Services Llc, una sociedad directamente ligada a Alcides I. Avila, ocurrió algo: Einsa US, la filial americana de la empresa española de material bélico cuyo accionariado está bajo control de dos sociedades opacas creadas en Jersey (Canal de la Mancha) y transferidas luego a Luxemburgo, la misma para la que Aznar y su equipo de FAES ya habían hecho gestiones en EEUU a lo largo de 2006, justamente esa se mudó al mismo despacho que CM Florida Holdings. Y eligió como nuevo agente residente a Interamerican Corporate Services Llc. Es decir, al mismo que la empresa cuyos hilos manejaba en última instancia Miguel Blesa a caballo entre Madrid y Miami.

Transcurridos siete meses y medio desde su nacimiento como sociedad estadounidense, CM Florida Holdings compró el 7 de noviembre de 2008 el City National Bank of Florida por 1.117 millones de dólares pagados en dos veces. Al abonarse el precio total en dos plazos, Caja Madrid logró aparentar que el importe de la operación había quedado por debajo del límite a partir del cual debía ser autorizada por la Comunidad de Madrid.

Por qué Blesa y sus directivos más cercanos se volcaron en ayudar y asesorar a Einsa sigue siendo una incógnita. Más allá de que Einsa jamás figuró como empresa participada por la caja, el único dato irrefutable estriba en que Blesa se sentó en su consejo de administración hasta enero de 1997. O sea, hasta cuatro meses después de que José María Aznar, que había ganado las elecciones con que desbancó al PSOE, le aupase a la presidencia de Caja Madrid.

Blesa, a cuyo abogado llamó este miércoles de nuevo este diario, nunca ha accedido a explicar si continuó participando accionarialmente en Einsa tras abandonar su consejo de administración. El consejero delegado y presidente de Einsa, Pedro Rodríguez Pla, también ha recibido en las dos últimas semanas varias peticiones de infoLibre para conocer su versión de los hechos, aunque todas ellas han caído en saco roto hasta ahora.

Pese a la nebulosa que envuelve la relación entre el financiero y el directivo de Einsa la investigación desarrollada por este periódico acredita que el control accionarial de la compañía está en manos de Rona Industries y Caraway Holdings. Constituidas en la isla de Jersey, ambas se mudaron a Luxemburgo a mediados de la década pasada. El traslado societario se produjo después de que la Fiscalía Anticorrupción las incluyese en la lista de compañías cuyas operaciones pidió investigar en el caso BBV Privanza.

El galimatías mercantil que rodea Einsa implica la existencia de cinco sociedades, tres de Luxemburgo y dos, españolas. Tanto Rona Industries como Caraway Holdings tienen como socio único a la también luxemburguesa Einsa Lux. Pero, a su vez, Einsa Lux se presenta en los documentos registrales como propiedad de la empresa española Peselos SL, una sociedad instrumental administrada por un hijo de Rodríguez Pla. La compleja estructura arroja resultados paradójicos: por ejemplo, en 2011 Peselos SL contabilizó pérdidas por 69.000 euros. En cambio, su filial Einsa Lux registró un beneficio de 3,64 millones de euros. Y las dos filiales de Einsa Lux, Rona Industries y Caraway Holdings, anotaron igualmente ganancias netas: 2,99 millones, la primera; y 612.000 euros, la segunda.

http://www.infolibre.es/noticias/politica/2013/12/11/la_filial_caja_madrid_miami_compartia_sede_con_empresa_armas_que_ofrecio_contrato_aznar_10941_1012.html

LA EMPRESA DE MATERIAL BÉLICO PARA LA QUE AZNAR HIZO GESTIONES PERTENECE A DOS COMPAÑÍAS OPACAS CREADAS EN UN PARAÍSO FISCAL

Einsa, que en 2008 ofreció al expresidente un contrato a comisión para abrirle mercado en Argelia, tiene copado el 87% de su accionariado por dos sociedades creadas en Jersey, una de las islas del Canal de La Mancha, y transferidas luego a Luxemburgo

Entre octubre de 2008 y septiembre de 2009, la compañía destinó a "comisiones" a intermediarios y a subcontratación la mayor parte de los 4,032 millones contabilizados como "servicios de profesionales independientes"

La empresa de material bélico Einsa, que, por mediación del entonces presidente de Caja Madrid Miguel Blesa, ofreció en 2008 a José María Aznar un contrato a comisión, tiene como accionistas mayoritarios a dos sociedades opacas constituidas en el paraíso fiscal de Jersey (Canal de la Mancha) y trasladadas luego a Luxemburgo. Una de esas empresas figura en la lista de compañías cuyas operaciones pidió investigar Anticorrupción en 2002 tras el estallido del caso BBV Privanza, cuyo entonces director, Alfredo Roselló Montelongo, pertenece al consejo de administración de Einsa.

Aunque la relación oficial de paraísos fiscales a efectos de la normativa española ha ido adelgazando con los años, el último Manual práctico sobre Impuesto de Sociedades, publicado por la Agencia Tributaria en julio de este año, sigue considerando Jersey como territorio opaco; y ello pese a que en mayo de 2012 ambas partes suscribieron un protocolo de intercambio de información fiscal cuyo contenido no está disponible: según el Ministerio de Hacienda, se encuentra "en tramitación". Luxemburgo permaneció conceptuada como paraíso fiscal por España hasta el 16 de julio de 2010.

Tras sacar a la luz parte de los correos secretos de Blesa, aquellos que el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) ha intentado mantener ocultos, infoLibre ha seguido el rastro internacional societario de Einsa. La identidad última de las personas físicas que poseen las acciones de este enjambre empresarial continúa siendo una incógnita.

Las dos sociedades que, creadas en Jersey y transferidas luego a Luxemburgo, se reparten el 87% del accionariado de Einsa son Rona Industries sàrl, que posee el 72% de la compañía española, y Caraway Holdings sàrl, que ostenta el 15%. El 13% restante estaba en 2008 a nombre de la esposa y un hijo del consejero delegado de Einsa. Las últimas cuentas de la sociedad, relativas al ejercicio octubre de 2011-septiembre de 2012, no detallan si ese cupo ha cambiado o no de manos.

De esas dos sociedades, es Rona Industries la que aparecía en la lista de sociedades opacas que la Fiscalía pidió investigar en 2002 tras el estallido del caso BBV Privanza. Los documentos del Registro de Jersey indican que Rona Industries fue inscrita el 27 de octubre de 1982 por tres sociedades dependientes de ese banco.

Anticorrupción también incluyó en su solicitud de investigación otra firma de Jersey denominada Caraway Holdings Limited y constituida a su vez por esas mismas tres sociedades del BBV: BiBJ Management Limited, Canal Trust Company Limited y BIBJ Nominees Limited.

Este periódico no ha encontrado ningún documento oficial que permita sostener que Caraway Holdings Limited, destapada por el caso BBV Privanza y constituida en Jersey en 1986, fuese la precursora de la luxemburguesa Caraway Holdings sàrl (société à responsabilité limitée). Con una cuota del 15% en el accionariado de Einsa, esta segunda sociedad se mudó a Luxemburgó en mayo de 2006, un año después de haber sido inscrita en el Registro de Jersey bajo el nombre Caraway PC Limited.

Más socio que amigo

InfoLibre contactó de nuevo el jueves tanto con Einsa, acrónimo de Equipos Industriales de Manutención SA, como con el despacho del abogado de Miguel Blesa, verdadero nexo entre Aznar, amigo desde la juventud, y Pedro Rodríguez Pla. Pese a que Rodríguez Pla se sitúa en la cúspide de Einsa, sus correos electrónicos a Blesa muestran un afán constante por mantenerle al tanto de cada paso de la compañía. Como si, en realidad, Blesa no solo fuera un amigo sino, sobre todo, un socio. Y Blesa, desde luego, movió desde la presidencia de Caja Madrid sus hilos en ayuda de Einsa.

El abogado de Blesa no atendió el jueves la llamada de este diario ni lo ha hecho hasta hoy. En la sede de Einsa en Alcalá de Henares (Madrid), la empleada que el jueves atendió la llamada confirmó dos cosas: que el consejero delegado, Pedro Rodríguez Pla, se encontraba de viaje y que ningún directivo estaba ni estaría disponible para explicar a infoLibre nada sobre Rona Industries ni Caraway Holdings.

La mudanza societaria de Rona Industries y Caraway desde Jersey a Luxemburgo comenzó en 2005, año en que la primera de ellas quedó domicilada en el Gran Ducado, y así lo exponen los documentos registrales. Tres años antes, la Fiscalía Anticorrupción había pedido al juez Baltasar Garzón que investigase ambas sociedades dentro del caso sobre las cuentas secretas del BBV Privanza. Eass cuentas se localizaban en el paraíso fiscal de Jersey y parte de ellas fueron utilizadas por consejeros del banco para ocultar un fondo de pensiones.

En 2007, la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional dictó la nulidad de actuaciones y archivó el caso con el argumento de que la Fiscalía no había acreditado la existencia de “perjudicados” por la ocultación de los 224,43 millones de euros en el paraíso fiscal de Jersey, una de las islas del Canal de la Mancha, catalogadas como “Dependencias de la Corona” británica.

Fuentes conocedoras de aquella investigación han confirmado a este periódico que Rona Industries y Caraway no llegaron a ser investigadas pese a la petición expresa del ya fallecido fiscal anticorrupción David Martínez Madero.

Einsa Lux, constituida en 2005 con dos socios

El juez que en 2002 emprendió las investigaciones, el hoy exmagistrado Baltasar Garzón, fue sobreseyendo progresivamente las actuaciones tras negarse a citar a varias personas cuya declaración como imputados pedía la Fiscalía. Entre ellas se contaban el entonces secretario de Estado de Hacienda, Estanislao Rodríguez Ponga, del PP, y el director de BBVA Privanza Suiza, Alfredo Roselló.

Roselló, y así lo acreditaban las cuentas anuales de Einsa ya en 2007, ocupa un asiento en el consejo de Einsa como representante de Rona Industries sàrl. El registro luxemburgués sólo permite saber que, en una fase inicial, Rona Industries tuvo como socio único a otra sociedad domiciliada en el Ducado y que se denomina Ropperse, SA. De Ropperse SA no es factible averiguar nada a través de documentos públicos: ni queda rastro de su constitución ni de quiénes la integraban. Tan sólo hay constancia de que noviembre de 2006 traspasó todas las acciones en Rona a la sociedad Einsa Lux, aunque no hay ni una sola pista de en qué condiciones económicas se produjo el traspaso. Por lo que respecta a la otra sociedad nacida en Jersey, Caraway Holdigns sàrl, el proceso fue idéntico: Ropperse figura en el documento de luxemburgués inscripción como accionista único de Caraway en julio de 2006 y, en noviembre de 2006, Einsa Lux pasa a copar el 100% de los títulos.

Según el Registro de Luxemburgo, Einsa Lux fue constituida en mayo de 2005 con dos socios: la española Peselos, que figura como participada al 100% por tres miembros de la familia del presidente y consejero delegado de la Einsa española, Pedro Rodríguez Pla, y que suscribió 1.599 participaciones de Einsa Lux SA; y Carlos Rodríguez, hijo del antes citado y que se hizo con la acción restante. Los documentos registrales no aportan datos que permitan concluir si su accionariado sigue siendo el mismo o si, por el contrario, los títulos han cambiado de manos total o parcialmente.

Con independencia de quiénes conforman su accionariado, los números arrojan un resultado demoledor: Peselos, matriz formal del entramado de Luxemburgo y donde Pedro Rodríguez Pla posee el 51% de los títulos, contabilizó en 2011 pérdidas por 69.593 euros. Su filial Einsa Lux anotó, en cambio, la cifra 3.657.214 euros junto a la leyenda "beneficio del ejercicio". A su vez, las dos sociedades dependientes de Einsa Lux, Rona Industries y Caraway Holdings también registraron pingües ganancias: 2.990.760 euros, la primera; y 612.000 euros, la segunda.

En resumen, Einsa (España) es propiedad de dos sociedades luxemburguesas que pertenecen a una tercera (Einsa Lux). Y esta tercera sociedad es a su vez propiedad de una empresa española, Peselos. El porqué y para qué de tan compleja estructura es una incógnita.

Las cinco sociedades conectadas cierran el ejercicio en fechas distintas, lo que objetivamente dificulta analizar el flujo interno del dinero. Peselos y Einsa Lux cierran sus cuentas el 31 de diciembre; la española Einsa lo hace el 30 de septiembre. Y las filiales luxemburguesas Rona Industries y Caraway Holdings acaban cada ejercicio el 30 de junio. En cualquier caso, las cuentas de la única empresa visible en España, Einsa, indican que el negocio militar avanza viento en popa a despecho de la crisis.

Sin referencias a la estructura societaria

En octubre de 2008, cuando Aznar recibió el email con que Rodríguez Pla trababa de disipar sus dudas sobre el contrato a comisión que le había ofrecido para abrir mercado –militar sobre todo– en Argelia y Libia, el expresidente del Gobierno tenía a su alcance averiguar un dato esencial sobre la empresa a la que llegó por Miguel Blesa. Y ese dato es el siguiente: que el accionariado de Einsa estaba en manos de un entramado de empresas que había viajado desde Jersey a Luxemburgo, país mercantil y bancariamente todavía opaco.

Ese ejercicio, iniciado por Einsa el 1 de octubre de 2008 y finalizado el 30 de septiembre de 2009, la compañía destinó a "comisiones" para intermediarios y a subcontratación de personal la mayor parte de los cuatro millones contabilizados como "servicios de profesionales independientes". Así lo refleja la memoria anual correspondiente a ese periodo y depositada por Einsa en el Registro Mercantil.

Sin descartar que esa preocupación pudiera haberse visto reflejada en los miles de correos secretos de Blesa que aún no han salido a la luz, desde luego el asunto de la estructura societaria de Einsa no aflora en aquellos a los que ha tenido acceso este diario. La correspondencia ciberepistolar entre el consejero delegado de Einsa, Pedro Rodríguez Pla, y Aznar y sus colaboradores sí aborda el apartado internacional, pero sólo en lo que respecta a cómo Einsa podía mejorar su posición en países como Rusia, Venezuela o Estados Unidos.

Fue Pedro Rodríguez Pla quien, en octubre de 2008 y tras un largo cruce de misivas –directas o canalizadas a través de Miguel Blesa– con Aznar y su equipo de la fundación FAES, hizo al expresidente del Gobierno una propuesta concreta: reelaborar el “borrador de contrato” a comisión que le había ofrecido para dejarlo "a gusto de todos". Rodríguez Pla se dirigió entonces a Aznar en los siguientes términos: “No hay ningún problema en que el contrato sea a una persona física o jurídica; si quieres ser titular del acuerdo como persona física, para nosotros sería un honor”.

Después de que infoLibre publicase hace diez días la primera información sobre el asunto, Aznar difundió un comunicado a través de FAES, fundación que utilizó ya en 2006 para sus primeras gestiones en favor de Einsa. En ese comunicado, el anterior líder del PP sostiene que no "concluyó" ningún contrato con Einsa, pero no niega que lo estuviera negociando ni que hubiera dado pasos en favor de sus intereses.

El mercado civil representa el 7,8% del negocio de Einsa

En su nota, Aznar recordaba que Einsa también presta "servicios de apoyo en tierra" a la aviación civil. Los datos recabados por este diario sobre los contratos públicos que obtuvo Einsa durante los ocho años de Aznar en el Gobierno constatan que el 81% tenía como objeto la provisión de material militar. Y la última memoria anual depositada en el Registro Mercantil por Einsa incluye el siguiente enunciado: "En resumen, el Mercado Civil ha representado solamente el 7,8% de nuestro negocio". En el ejercicio comprendido entre el 1 de octubre de 2011 y el 30 de septiembre de 2012, Einsa facturó 28,73 millones, lo que significa un 10% más que el periodo anual anterior. La venta de material militar a terceros países explica el crecimiento, y así lo plasma la memoria de la compañía, cuyo beneficio neto ascendió a 3,14 millones de euros. Eso significa que ganó un 13,6% más, dado que en el ejercicio previo anotó un resultado de 2,76 millones después de impuestos.

Precisamente, la expansión internacional era el objetivo que Einsa buscaba con Aznar. Dos meses después de que llegara a manos del expresidente el correo con que la empresa trataba de disipar sus dudas sobre el contrato, el consejero delegado de la compañía, Pedro Rodríguez Pla, informó a Miguel Blesa de que Aznar ya comenzaba a “tener estructura” en Argelia y que su primer colaborador sería un hermano de Alejandro Agag, su yerno. "Lo que acordemos con Agag es como si lo acordásemos con él". Un mes antes, el 5 de noviembre de 2008, Aznar se había entrevistado en Argel con Abdelaziz Bouteflika, presidente de la República de Argelia.

Investigación judicial

Los correos electrónicos que corroboran el vínculo entre Einsa y Aznar pertenecen a aquellos que, almacenados en el servidor de la antigua Caja Madrid, reclamó a la entidad el juez Elpidio José Silva para la investigación del caso Blesa. En julio, después de que el fiscal jefe de Madrid, Manuel Moix, presentara una querella por prevaricación contra el juez por haber encarcelado a Blesa, el querellado pidió al Tribunal Superior de Madrid (TSJM) acceso a los emails intervenidos. Los pidió precisamente para defenderse y demostrar que no había adoptado ninguna decisión ilegal y premeditada respecto del expresidente de Caja Madrid. Pero el juez del TSJM Jesús Gavilán, que tramita la querella del fiscal Moix contra Elpidio Silva, denegó la solicitud: según el tribunal, los correos cuyo examen quería realizar Silva poseen un contenido "totalmente personal, de la esfera íntima y de amistad o estrictamente profesional con terceras personas" que son "irrelevantes" en la causa abierta sobre los presuntos desmanes de Blesa y otros miembros del equipo directivo de Caja Madrid.

El juez impugnó esa decisión y presentó un recurso donde avanzaba la vinculación de José María Aznar con el negocio de las armas. La publicación por parte de infoLibre de algunos de esos correos corrobora la veracidad de sus afirmaciones. Pese a ello, fuentes consultadas en el TSJM dan por hecho que, lejos de archivar la querella contra Elpidio Silva, el tribunal seguirá adelante salvo que algún elemento inesperado emerja en el caso. Si el TSJM no archiva la querella, podría darse la paradoja de que el juez que investiga los manejos de Blesa se siente en el banquillo antes que el financiero.

http://www.infolibre.es/noticias/politica/2013/12/09/la_empresa_material_belico_para_que_aznar_hizo_gestiones_pertenece_dos_companias_opacas_creadas_paraiso_fiscal_10751_1012.html

SEIS PREGUNTAS QUE NO CONTESTA AZNAR SOBRE SU RELACIÓN CON EINSA

1. ¿Qué gestiones realizó para Einsa?
2. ¿Cobró alguna empresa del entorno de Aznar por esas gestiones?
3. ¿Considera ético realizar gestiones para una empresa a la que su Gobierno adjudicó contratos por 13 millones de euros?
4. ¿Fue su amigo Blesa quien le puso en contacto con Einsa?
5. ¿Utilizó FAES en sus trabajos para Einsa?
6. ¿Debe cumplir algún código de buen gobierno como presidente de FAES?

José María Aznar es el primer expresidente del Gobierno español acusado de hacer gestiones en favor de una empresa dedicada a la venta de material bélico. PSOE e Izquierda Unida le han pedido que aclare su relación con Einsa, pero su reacción ante las informaciones desveladas por infoLibre ha sido el silencio, con una única excepción: un breve comunicado de 14 líneas, difundido pocas horas después de que este diario publicase la primera noticia el viernes 29 de noviembre, en el que Aznar afirmaba que no había "concluido" ningún contrato con Einsa y que tampoco había recibido "retribución o comisión alguna por parte de dicha compañía".

Desde entonces infoLibre ha seguido publicando noticias sobre las relaciones entre Aznar y Einsa, entre las que destacan tres: que el expresidente utilizó medios de la fundación FAES en sus gestiones a favor de la empresa de armamento, que implicó en este asunto a un hermano de su yerno Alejandro Agag y que el Gobierno que presidió entre 1996 y 2004 adjudicó contratos a Einsa por más de 13 millones de euros. El expresidente no ha explicado ninguna de estas cuestiones.

Con los hechos que se conocen a día de hoy, existen al menos seis cuestiones que Aznar se niega a aclarar en relación con Einsa. Son las siguientes:

1. ¿QUÉ GESTIONES REALIZÓ PARA EINSA?

En su comunicado, Aznar asegura que no "concluyó" ningún contrato con Einsa, pero no niega que realizase gestiones para dicha empresa. Una cuestión, por otra parte, difícil de negar a la vista del contenido de los correos secretos de Miguel Blesa, a parte de los cuales ha tenido acceso este diario. Blesa es un viejo amigo personal de Aznar, que lo colocó como presidente de Caja Madrid tras ganar las elecciones de 1996.

Así, el 16 de octubre de 2008, el presidente de Einsa (Pedro Rodríguez Pla) le envió un correo a Aznar con el siguiente contenido: “Respetado Presidente: De acuerdo con tus deseos, adjunto te remito unos breves comentarios relativos a nuestros movimientos comerciales en Argelia y Libia; como verás casi todo está por hacer”.

Rodríguez Pla añadió en su mensaje una aclaración para el expresidente: “Nuestro personal está a tu entera disposición para visitar esos países, hacer las presentaciones que sean necesarias e incluso para invitar a ejecutivos, adecuadamente elegidos, para que visiten nuestras instalaciones y para que puedan probar nuestros equipos”.

Ese mismo día, Rodríguez Pla envió un email a Blesa para informarle del contacto con el expresidente. El texto hablaba de un Aznar ilusionado con las gestiones: "Nuestro amigo nos ha pedido dos presentaciones adicionales, electrónicas y en papel así como la información adicional que te adjunto, relativa a Libia y Argelia; parece ser que estará en esos países durante la semana que viene; a través de su secretaria creemos verlo muy ilusionado". Efectivamente, el 5 de noviembre de 2008 Aznar fue recibido en Argel por el presidente del país magrebí, Abdelaziz Bouteflika.

2. ¿COBRÓ ALGUNA EMPRESA DEL ENTORNO DE AZNAR POR SUS GESTIONES PARA EINSA?

Aznar aseguró, en su comunicado, que él no había recibido "retribución alguna" por parte de Einsa. Esa afirmación, de ser cierta, deja abierta dos opciones: que el expresidente realiza gestiones de forma gratuita para empresas que se dedican a vender material bélico o que Aznar no hubiese cobrado directamente como persona física sino a través de alguna empresa de su entorno.

La primera opción no sólo choca con la lógica capitalista –no se conoce a demasiados empresarios liberales que se apliquen a sí mismos el concepto de trabajo gratuito–, sino con otro de los correos encontrados en el ordenador de Blesa y cuya difusión ha intentado evitar el Tribunal Superior de Madrid tras la querella del fiscal Manuel Moix contra el juez Elpidio Silva, que investigaba al banquero. En concreto, se trata de un email enviado por Rodríguez Pla a Blesa el 23 de abril de 2007, informándole de los contactos mantenidos con un cargo de FAES y persona de la máxima confianza de Aznar: Rafael Bardají. En ese correo queda claro que, según Bardají, la opinión de Aznar era esta: "Antes de empezar a trabajar con otros países, debíamos mantener una reunión para definir esos países, la forma de operación y la determinación de las compensaciones correspondientes; podemos también aprovechar esta ocasión para definir las compensaciones de las operaciones en las que no están apoyando en USA". En aquel momento, abril de 2007, Aznar y Bardají sólo habían realizado gestiones para Einsa en Estados Unidos, de ahí la referencia a "trabajar con otros países". Libia y Argelia vendrían más tarde.

En cuanto a la vía para recibir esas "compensaciones", hay otro correo enviado por el presidente de Einsa a Aznar que puede ofrecer alguna pista. Fue enviado el 3 de octubre de 2008 y Rodríguez Pla intentaba disipar las dudas del expresidente del Gobierno sobre la fórmula contractual. “No hay ningún problema en que el contrato sea a una persona física o jurídica; si quieres ser titular del acuerdo como persona física, para nosotros sería un honor”, le decía Rodríguez Pla.

A la luz del comunicado de Aznar, parece que éste rechazó el "honor" de aparecer como persona física. ¿Pero alguna empresa del entorno del expresidente recibió alguna "compensación"? Quienes lo saben, callan.

3. ¿CREE ÉTICO HACER GESTIONES PARA UNA EMPRESA A LA QUE SU GOBIERNO ADJUDICÓ CONTRATOS POR 13 MILLONES DE EUROS?

Durante los ocho años que Aznar gobernó en España, entre 1996 y 2004, diferentes ministerios adjudicaron a Einsa contratos por un importe que supera los 12,9 millones de euros. Einsa fue elegida por el Gobierno conservador en más de 60 ocasiones.

La empresa de material bélico realizó durante los dos mandatos del PP un amplio abanico de trabajos, varios de ellos directamente relacionados con el ámbito militar. En al menos cuatro ocasiones, el Ejército del Aire eligió a Einsa para que colaborase en el despliegue de misiles Sidewinder, en su mantenimiento y para que fabricase equipos de apoyo a esas operaciones. Estas adjudicaciones reportaron a la firma ingresos por un importe de 1.254.515 euros. Además, Einsa fue contratada por el procedimiento de urgencia dos años después para suministrar material para el destacamento del Ejército del Aire en Pristina (Kosovo), y se embolsó otros 750.000 euros.

Aunque Einsa tiene una rama de negocio civil y otra militar, la mayor parte de las contrataciones públicas en la época de Aznar fueron para material bélico. De hecho, de las 60 adjudicaciones recibidas, el reparto según el órgano contratante fue el siguiente: 35 contratos de organismos dependientes del Ejército del Aire, 8 de la Armada y 6 del Ministerio de Defensa. Es decir, 49 sobre 60, lo que representa más del 81% del total. Las otras 11 licitaciones fueron para suministrar equipos o realizar tareas de mantenimiento para la Dirección General de Tráfico (en 5 ocasiones), la Policía (5) y la Guardia Civil (1).

Lógicamente, un expresidente no tiene que saber de memoria cuáles han sido las adjudicaciones realizadas por su Gobierno. Pero es de suponer que, si decide trabajar en favor de una empresa, se tomará la molestia de preguntarle a algún colaborador por el historial de la compañía. Y todos los contratos arriba mencionados fueron publicados en el Boletín Oficial del Estado, de forma que los datos son fáciles de obtener a través de una simple búsqueda a través de la página web del BOE. Si además se trata de un expresidente que presume a menudo de "principios y valores", cabe plantearse al menos dos preguntas: ¿incluyen esos principios y valores hacer trabajos para una empresa que se dedica a vender material bélico? ¿Protegen esos principios y valores la realización de gestiones en favor de una compañía a la que su Gobierno adjudicó 60 contratos?

4. ¿FUE SU AMIGO BLESA QUIEN LE PUSO EN CONTACTO CON EINSA?

La intensa relación epistolar mantenida por el presidente de Einsa con Miguel Blesa deja al descubierto que fue el entonces máximo responsable de Caja Madrid quien hizo a Aznar de puente con Einsa.

El 1 de diciembre de 2006, Rafael Bardají le envió un correo a su jefe en FAES a través de una de sus secretarias, Amalia A. Tras pedir a la secretaria que se lo hiciera llegar a Aznar "superurgentísimo", Bardají le cuenta lo siguiente al expresidente: “Ayer jueves tuvimos dos reuniones en Washington con representantes del grupo Cohen. La primera sirvió para que la gente de Einsa explicara en profundidad tanto su empresa como sus aspiraciones para el contrato que persiguen en la actualidad con LM [Lockheed Martin]”.

Ese correo fue reenviado tres días después –4 de diciembre– por la secretaria de Aznar a Blesa. El texto añadido por la secretaria era escueto: “Por indicación del Presidente D. José María Aznar le envía [sic] esta información confidencial”.

Que Blesa hiciera de introductor de embajadores no tenía nada de extraño, ya que el banquero había sido consejero de Einsa entre marzo de 1991 y enero de 1997. Así que mantenía una vieja amistad tanto con Aznar como con Rodríguez Pla.

Lo que sí resulta más extraño es la puntillosidad con la que Rodríguez Pla informaba a Blesa de la evolución de la empresa. Un grado de detalle propio de quien está reportando a un socio y no de quien informa a un amigo sobre la evolución de sus negocios. infoLibre ha realizado numeros intentos de hablar con Blesa para saber, entre otros asuntos, si forma parte del accionariado de la compañía. Pero el banquero no ha respondido.

En todo caso, que Blesa buscase oportunidades de negocio al expresidente del Gobierno podría interpretarse como una muestra de agradecimiento. No en vano fue Aznar quien poco después de llegar a la Moncloa forzó la elección de Blesa como presidente de Caja Madrid. Un cargo que le proporcionó grandes beneficios económicos, aunque también el descrédito actual, dado su innegable protagonismo en el hundimiento de la entidad. Un papel compartido, por cierto, con otro viejo amigo de Aznar: Rodrigo Rato.

5. ¿UTILIZÓ FAES EN SUS TRABAJOS PARA EINSA?

Los correos secretos de Blesa certifican, sin lugar a dudas, que Aznar utilizó parte de su equipo en la fundación FAES para abrir mercado a Einsa en Estados Unidos, Argelia y Libia. En esas gestiones desempeñó un papel destacado uno de los más estrechos colaboradores de Aznar, Rafael Bardají, director de Estudios de Política Internacional de la fundación que preside Aznar y antiguo asesor de Defensa durante los mandatos del PP,

En el correo fechado el 1 de diciembre de 2006, Bardají relata a su jefe una serie de debilidades que observa en la empresa de material bélico. Y en un epígrafe titulado “En relación a nosotros”, le cuenta lo siguiente: “Tal vez ahí podamos jugar algún papel en esta primera fase. En todo caso, nuestra participación y futura relación nunca ha acabado de discutirse. Lo que Einsa ha hecho hasta el momento ha sido cubrir mis gastos de viaje mediante reembolso de los mismos, pero nada más. Convendría que MB [alusión a Miguel Blesa] hablara con ellos para ver qué piensan y qué podemos hacer”. Era finales de 2006 y la relación entre las partes fue evolucionando hasta que, ya en 2008, Einsa le envió un borrador de contrato a Aznar.

De hecho, en otro email enviado por Rodríguez Pla a Blesa el 16 de diciembre de 2008, el primero explica que Aznar ya se había entregado a la tarea de abrir mercado a Einsa en Argelia: "Hablé ayer con el presidente y me confirmó que ya empieza a tener estructura. Su primer colaborador es un hermano de su yerno [...]. Me confirmó que ya está en marcha en Argelia y que lo que acordemos con Agag es como si lo acordásemos con él".

¿Quién montó y quién abonó esa estructura de la que hablaba Aznar? ¿Era una estructura de FAES? ¿Corrió la fundación con los gastos del hermano de Alejandro Agag? Preguntas que permanecen sin respuesta, pero que sin duda tienen un importante interés, sobre todo teniendo en cuenta que más del 50% de los ingresos de FAES proceden de fondos públicos.

6. ¿DEBE CUMPLIR AZNAR ALGÚN CÓDIGO DE BUEN GOBIERNO COMO PRESIDENTE DE FAES?

Ni FAES ni Aznar han dado explicación alguna sobre la utilización de los medios de una fundación que se alimenta de dinero público para fomentar negocios privados, como ocurrió en el caso de Einsa. Pero es que, además, es imposible saber si dicho comportamiento atenta contra los estatutos de FAES por la sencilla razón de que son... secretos.

Aunque la fundación de Aznar presume de transparencia, lo cierto es que los estatutos no figuran en la página web. infoLibre se dirigió a FAES para pedir una copia, pero un portavoz de la fundación se negó a facilitarla. Ello impide saber si dicha organización se gestiona de acuerdo con algún código de buen gobierno, que por ejemplo impida aceptar dinero de determinadas fuentes o que establezca qué uso hay que dar a los medios de la fundación.

El informe Transparencia, el mejor eslogan, que analiza las webs de los partidos y fundaciones políticas, destaca precisamente que la mayoría de ellas no publican sus estatutos. "Ninguna de las fundaciones analizadas publica un código de buen gobierno. Esta es una de las áreas más críticas del sector fundacional en general y de las fundaciones políticas en particular", se denuncia en el informe.

En este caso, por tanto, no se trata de una crítica exclusiva a FAES. Esa falta de transparencia, ocultando sus estatutos, es achacable también a otras fundaciones políticas. Claro que no consta que el presidente de ninguna de ellas se dedique a realizar gestiones para abrir nuevos mercados a una empresa de venta de material bélico.

http://www.infolibre.es/noticias/politica/2013/12/08/las_preguntas_que_contesta_aznar_sobre_los_correos_blesa_10775_1012.html

LA FUNDACIÓN NO EXPLICA POR QUÉ UTILIZÓ AZNAR A PARTE DE SU EQUIPO PARA ABRIR MERCADOS FUERA DE ESPAÑA A LA EMPRESA DE MATERIAL BÉLICO EINSA

FAES no detalla en su auditoría qué cantidad de dinero público recibe, aunque según el BOE obtuvo más de 1,7 millones de euros en 2012

Tampoco son públicos los estatutos de la fundación, de forma que es imposible saber si sus actividades deben cumplir algún código de buen gobierno

Según ha desvelado infoLibre en los últimos días, el expresidente del Gobierno y presidente de la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES), José María Aznar, utilizó a parte de su equipo en la fundación FAES, think tank del PP, para abrir mercado a la empresa española de material bélico Einsa. Los datos del BOE señalan que FAES recibió en 2012 más de un millón y medio de euros procedentes de subvenciones públicas.

En el año 2006, Aznar y uno de sus más estrechos colaboradores en FAES, Rafael Bardají, director de Estudios de Política Internacional de la organización y antiguo asesor de Defensa durante los mandatos del PP, ya habían entrado en contacto con Einsa. Además, el expresidente del Gobierno utilizó a al menos una de sus secretarias en la fundación para realizar varias gestiones con la empresa armamentística.

Pese a los reiterados intentos de infoLibre por conocer la versión de FAES o Aznar sobre esta utilización de los medios de una fundación que se alimenta de dinero público para negocios privados, ha sido imposible ya que han declinado ofrecer cualquier tipo de explicación.

No es posible comprobar a través de FAES si la utilización de recursos de la fundación para actividades privadas está prohibida específicamente en sus propios estatutos, ya que la organización no los hace públicos. Este diario ha intentado obtener este documento a través de la propia fundación, pero la institución se ha negado a facilitarlo. En este sentido, también es imposible saber si FAES se gestiona en base a algún código de buen gobierno, una carencia que, según el informe Transparencia, el mejor slogan, de la Fundación Compromiso y Transparencia publicado en 2012, "es una de las áreas más críticas del sector fundacional".

Siempre según el informe, esta última carencia es "especialmente grave, teniendo en cuenta algunos escándalos recientes que han salpicado a las fundaciones políticas por no contar con los mecanismos de gobierno y control interno mínimos". "Aunque no tenemos elementos de juicio para valorar si las fundaciones políticas han impulsado internamente códigos de buen gobierno debido a la omisión de su publicación en la web, la experiencia y contraste con otros sectores fundacionales más avanzados (fundaciones empresariales y fundaciones familiares) nos inclina a pensar que lo más probable es que ninguna de las fundaciones políticas actuales cuente con un código de buen gobierno", expresa el estudio.

FAES no detalla lo que ingresa del erario público

Pero, ¿cuáles son los números que maneja FAES? Según la auditoría de sus cuentas de 2012, realizada por la empresa Ernst & Young, la fundación tuvo el pasado año unos ingresos totales de 3.334.833 euros, de los cuales prácticamente tres millones corresponden a "subvenciones, donaciones y legados imputados al excedente del ejercicio".

Este es el máximo grado de desglose que FAES ofrece, ya que sus cuentas no detallan la cuantía concreta de los ingresos proveinientes del erario público. En este sentido, la fundación tan sólo afirma escuetamente que "recibe fondos públicos a través de las convocatorias que realizan los Ministerios de Cultura y de Asuntos Exteriores, a las cuales concurre y que se distribuyen con arreglo a criterios objetivos fijados por la Administración. En idénticas condiciones opta a subvenciones de otras Administraciones Públicas".

Sin embargo, el BOE sí detalla que FAES recibió una subvención de 1.188.071 euros del Ministerio de Cultura en el año 2012, una cantidad destinada a cubrir los gastos de "funcionamiento y actividades de estudio y desarrollo del pensamiento político, social y cultural". Además, la fundación recibió otra subvención, en esta ocasión del Ministerio de Asuntos Exteriores, con una cuantía de casi 530.000 euros "para la realización de actividades en el marco del Plan Director de la Cooperación española". Ambas ayudas suman un total de 1.717.920 euros.

No son las únicas subvenciones que recibe FAES del Estado central ya que, por ejemplo, en 2012 Exteriores también entregó 19.000 euros a la fundación para que desarrollase unas jornadas dedicadas a la "cooperación para el desarrollo de la democracia y el Estado de derecho en los países del norte de África". Y la organización también ingresa dinero procedente de las comunidades autónomas: la Comunidad de Madrid, por ejemplo, le concedió una subvención de 1.462 euros en el año 2011 para la publicación de su revista trimestral "Cuadernos de pensamiento político".

Se publica número de eventos, pero no su precio

La fundación, además, publica en su memoria anual el número de actividades de cada tipo (seminarios, conferencias, cursos...) que realiza, pero no su coste. De esta manera, puede saberse que FAES realizó 63 encuentros internacionales, 48 cursos de formación o 66 seminarios –en los que participaron 718 ponentes–, pero no cuál fue el importe de cada una de las acciones.

No obstante, FAES pertenece a la minoría de fundaciones vinculadas a partidos políticos –un 38%, según Transparencia, el mejor slogan– que sí hace público el nombre de los miembros de su patronato, en el que se encuentran dirigentes pasados y presentes del PP, como Ángel Acebes, Jaime Mayor Oreja o Manuel Pizarro. No obstante, la organización no ofrece un perfil de los patronos, lo que, según la Fundación Compromiso y Transparencia, "puede ser un indicativo de que la elección de los mismos no obedece a criterios de selección rigurosos y que la pertenencia al patronato tiene una función más representativa que de asesoramiento o gobierno".

Sin embargo, la de Aznar no es la única polémica que ha salpicado a este tipo de fundaciones. En octubre, el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, anunció que la Fundación Ideas, vinculada a los socialistas, será desguazada tras el escándalo que supuso la información publicada el pasado enero en el diario El Mundo, en la cual se relataba que Ideas pagó 50.000 euros por varios artículos a una escritora llamada Amy Martin, autora que no existía, y que era realmente el seudónimo de Irene Zoe Alameda, la esposa del entonces director general de la fundación, Carlos Mulas.

http://www.infolibre.es/noticias/politica/2013/12/05/faes_dinero_publico_sin_explicaciones_publicas_10725_1012.html

EL 81% DE LOS CONTRATOS DEL GOBIERNO AZNAR CON EINSA FUERON PARA MATERIAL MILITAR

El Ejército del Aire, la Armada y el Ministerio de Defensa fueron los principales contratantes de Einsa durante los gobiernos de Aznar

Policía, Guardia Civil y DGT supusieron el otro 19% de las adjudicaciones entre 1996 y 2004
El expresidente conoció a través del presidente de Einsa que el interés básico de la empresa era el mercado militar

"Einsa es una empresa de capital español que se dedica a prestar servicios de apoyo en tierra a la industria de aviación, tanto civil como militar". La definición es de José María Aznar, que realizó gestiones para dicha empresa a partir de 2006, dos años después de abandonar la Moncloa. Sus palabras proceden del breve comunicado enviado a los medios por el expresidente para asegurar que no había llegado a "concluir ningún contrato" con Einsa. En ese texto, llama la atención que Aznar quisiera dejar claro que la empresa también se dedicaba a la industria civil, y no sólo a la militar.

Lo cierto es que, tal y como desveló infoLibre, los correos secretos de Miguel Blesa, expresidente de Caja Madrid y encargado de poner en contacto a Einsa con Aznar, revelan que el expresidente se documentó sobre la actividad de la compañía, entre cuyos objetivos principales figuraban nuevos contratos militares en Argelia y Libia.

El negocio de las armas

El 16 de octubre de 2008, el presidente de Einsa, Pedro Rodríguez Pla, envió al expresidente información relevante: “Respetado Presidente: De acuerdo con tus deseos, adjunto te remito unos breves comentarios relativos a nuestros movimientos comerciales en Argelia y Libia; como verás casi todo está por hacer”, le escribió. De los "breves comentarios" enviados por Rodríguez Pla a Aznar se desprende un dato clave: el interés básico de la empresa era el mercado militar.

En el caso de Argelia, el presidente de la compañía española fue aún más específico, y además de informar sobre la situación a Aznar, incluyó un capítulo dedicado a "posibles clientes" que Einsa deseaba captar. Se trata de la Unidad Aérea de la Policía argelina, a la que desde 2004 suministraba piezas para helicópteros Eurocopter; la Fuerza Aérea, el Ejército de Tierra y Air Algerie, el único integrante civil de la serie.

Volcada en lo militar

Durante los años de Gobierno de José María Aznar, Einsa pactó numerosos contratos con la administración. Entre 1996 y 2004, la firma recibió como mínimo 60 adjudicaciones por las que recibió casi 13 millones de euros. En ese listado, la mayoría de encargos fueron para material militar destinado a organismos dependientes del Ejército del Aire (35 contratos), la Armada (8) y el Ministerio de Defensa (6). Es decir, 49 sobre 60, lo que representa más del 81% del total.

El resto de acuerdos fueron resultantes de licitaciones para suministrar equipos o realizar tareas de mantenimiento para la Dirección General de Tráfico (en 5 ocasiones), la Policía (5) y la Guardia Civil (1).

Einsa, con sede en Alcalá de Henares, emplea a unas 90 personas y fue constituida en 1979. Entre octubre de 2011 y septiembre de 2012, obtuvo beneficios por importe de 3,1 millones de euros, un 13% más que en el ejercicio anterior, y sus ventas alcanzaron los 28,7 millones de euros.

En el informe de gestión que acompaña a sus últimas cuentas se destaca que "todos los esfuerzos" se dedicaron en esas fechas al mercado militar exterior. En esta línea, Einsa invirtió en el ámbito militar el 72% de los 2,6 millones de euros que destinó a inversión en I+D+I.

"Este mercado [el mercado militar exterior] –señala el documento– ha compensado con creces al resto de los mismos de modo que hemos superado nuestras previsiones de ventas, hemos aumentado nuestra cartera de pedidos, hemos mejorado nuestro beneficio del ejercicio y, en general, todos los parámetros".

El catálogo de Einsa

La compañía lleva años fabricando toda clase de productos militares: equipos de carga y manipulación de misiles y bombas, posicionadores de cargas externas en aviones de combate y helicópteros, equipos para arranque y mantenimiento de aviones... Son sólo algunos de los ejemplos que figuran en la Revista española de Defensa, editada por el Ministerio de Defensa.

Entre los productos que la administración compró a Einsa, destacan los relacionados con el despliegue de los misiles Sidewinder. La compañía suministró equipos de apoyo para este tipo de armamento y fue la encargada de realizar el mantenimiento y las reparaciones oportunas a los productos suministrados. Estos contratos fueron adjudicados por el Mando de apoyo logístico del Ejército del Aire.

Einsa también recibió pagos de Defensa a cambio de una docena de vehículos militares conocidos como "mulas". Según la información de la propia empresa, estos todo terreno pueden emplearse como puestos de tiro móvil, anticarros, equipos de reconocimiento táctico o para servir como lanzaderas de misiles aire-tierra.

No fueron las únicas tareas encomendadas a la compañía: Einsa se encargó de la modificación y revisión de los lanzadores de un avión de combate C-15 y de proporcionar equipos de tierra y utilaje para una aeronave tipo P3 Orión, destinada al patrullaje marítimo.

Además, contó con la confianza del Ejército del Aire para colaborar en la gestión de la ingeniería y el mantenimiento de su armamento, así como para equipar con material a este mismo Ejército para su despliegue en Pristina (Kosovo), en el año 2003.

http://www.infolibre.es/noticias/politica/2013/12/05/los_productos_belicos_que_fabrica_einsa_10654_1012.html

IU PIDE AL GOBIERNO LA LISTA DE CONTRATOS CON LA EMPRESA DE MATERIAL BÉLICO PARA LA QUE AZNAR HIZO GESTIONES

El diputado Ricardo Sixto registra en el Congreso una solicitud para conocer todas las adjudicaciones a Einsa otorgadas entre 1996-2004 y las realizadas tras el regreso del PP a Moncloa en diciembre de 2011

La formación reclama que los documentos incluyan los encargos, si los ha habido, a la filial estadounidense de la compañía, Einsa US Corp, con sede en Miami

El grupo, que en 2008 ofreció al exjefe del Gobierno un contrato a comisión para abrir mercado en Argelia, recibió durante el mandato de Aznar 60 adjudicaciones por 12,9 millones de euros

El diputado de Izquierda Unida por Valencia Ricardo Sixto ha pedido formalmente al Gobierno el listado de contratos públicos con la empresa de material bélico Einsa, para la que el expresidente José María Aznar hizo gestiones internacionales al menos entre 2006 y 2008. Registrada en el Congreso el pasado día 3, la petición del diputado se circunscribe a dos periodos: el comprendido en 1996-2004, con José María Aznar como presidente del Gobierno; y el iniciado el 21 de diciembre de 2011, fecha en que Mariano Rajoy tomó posesión de ese mismo cargo. Como publicó ayer infoLibre, solo en los ocho años durante los que Aznar dirigió el país, Einsa obtuvo 60 contratos públicos por importe total de 12,9 millones de euros. La gran mayoría de los contratos fueron fruto de adjudicaciones del Ministerio de Defensa.

Aznar entabló relación con Einsa a través de su amigo Miguel Blesa, presidente de Caja Madrid hasta enero de 2010 y cuyo panorama judicial se presenta hoy mucho más despejado que el del juez que investigaba sus presuntos manejos ilegales en España y EEUU, Elpidio Silva. Ayer, fuentes jurídicas consultadas en el Tribunal Superior de Madrid (TSJM) consideraron improbable que la querella, por prevaricación, acabe sobreseída. Si el TSJM sigue adelante contra Silva, podría darse la paradoja de que el juez acabe en el banquillo mucho antes que Miguel Blesa, si es que el financiero llega a ser finalmente procesado.

La filial estadounidense, también

El diputado de IU no limita su requerimiento de información a Einsa, acrónimo de Equipos Industriales de Manutención SA. Sixto también demanda el listado de contratos, si existen, suscritos con la filial estadounidense de la compañía, Einsa US Corp., con sede en Miami (Florida). La compra de un banco de Florida por parte de Caja Madrid durante el mandato de Miguel Blesa –el City National Bank of Florida- figura entre las presuntas actuaciones delictivas que el juez Elpidio Silva investigaba hasta que el fiscal jefe de la Comunidad de Madrid, Manuel Moix, lo apartó del caso con un empujón en forma de querella. Según Moix, Silva prevaricó al enviar a Blesa a prisión dos veces.

La semana pasada, tanto el PSOE como IU ya urgieron explicaciones a Aznar sobre sus movimientos comerciales con una empresa que, como Einsa, fabrica, entre otros productos, posicionadores de carga –misiles de largo alcance, por ejemplo- para aviones de combate. El secretario de Relaciones Institucionales del PSOE, Antonio Hernando, calificó de "extremadamente graves" las informaciones desveladas por infoLibre. El líder de IU, Cayo Lara, interpretó la relación entre Aznar y Einsa como "un ejemplo más de la "vergonzante" práctica de la "puerta giratoria", el sistema que permite a un político pasar del sector público al privado y viceversa.

Para defenderse como querellado y demostrar que no actuó arbitrariamente, Silva pidió al Tribunal Superior de Madrid que le pidiera acceder a los 8.000 correos entregados in extremis por Caja Madrid, ahora convertida en fundación. Y el instructor de la querella, el juez del TSJM Jesús Gavilán, respondió con una negativa sustentada en el siguiente argumento: los correos cuya entrega queda vetada a Silva no guardan relación con los delitos investigados en Caja Madrid. Son algunos de esos correos secretos los que este diario ha publicado.

Y esos correos constatan dos cosas. La primera, que Miguel Blesa, consejero de Einsa hasta enero de 1997 –cuatro meses después de ascender a la presidencia de Caja Madrid–, recibía información constante, detallada y directa de los movimientos comerciales de la empresa, entre cuyos clientes militares se cuentan países como Venezuela y Argelia. La segunda, que fue a través de Blesa como Aznar contactó con Einsa, para la que, usando parte de su equipo humano en FAES –desde sus secretarias al director del área internacional, Rafael Bardají- ya en 2006 hizo en EEUU gestiones a su favor.

Einsa buscó como cerrra el pacto a cambio de una comisión

En el otoño de 2008, y así lo confirman los emails secretos de Blesa, Einsa buscó cómo cerrar un pacto para que, a cambio de una comisión, Aznar le abriese mercado en Argelia y Libia. Aznar niega que suscribiese ningún contrato. El 3 de octubre, el presidente y consejero delegado de la empresa, Pedro Rodríguez Pla, envió a Aznar un correo con el que trataba de disipar sus dudas sobre el contrato a comisión que había ofrecido al exjefe de Gobierno: “No hay ningún problema –escribió el empresario– en que el contrato sea a una persona física o jurídica; si quieres ser titular del acuerdo como persona física, para nosotros sería un honor”.

Aznar, que el viernes por la noche difundió un comunicado a través de la fundación bajo su mando, FAES, asegura que no llegó a “concluir” ningún contrato con la empresa de material bélico. El comunicado no niega sin embargo la existencia de negociaciones ni aclara si alguna compañía bajo el área de influencia de Aznar cobró de Einsa algún tipo de comisión.

Dos meses después de que Einsa ofreciese a Aznar modificar los términos del contrato para dejarlo “a gusto de todos”, su consejero delegado informó a Blesa de una noticia importante: que Aznar le había comunicado que ya empezaba a tener “estructura” en Argelia y que como primer colaborador tendría a un hermano de Alejandro Agag, su yerno.

Fechado el 16 de diciembre de 2008, ese correo dice lo siguiente en referencia a Aznar: “Me confirmó que ya está en marcha en Argelia y que lo que acordemos con Agag es como si lo acordásemos con él”. El 5 de noviembre, el exjefe del Gobierno español se había entrevistado en Argel con el presidente de la República de Argelia, Abdelaziz Bouteflika. Antes de emprender viaje, Einsa le había hecho llegar un documento con sus intereses concretos en Argelia y Libia. Y esos intereses pasaban por vender material bélico a ambos países.

http://www.infolibre.es/noticias/politica/2013/12/04/iu_pide_gobierno_lista_contratos_con_empresa_material_belico_para_que_aznar_hizo_gestiones_10659_1012.html

 

EL GOBIERNO DE AZNAR ADJUDICÓ 13 MILLONES A LA EMPRESA DE ARMAMENTO PARA LA QUE DESPUÉS HIZO GESTIONES EL EXPRESIDENTE

Einsa fue contratada en más de 60 ocasiones durante los mandatos de Aznar

La firma colaboró con el Ejército del Aire en el despliegue de misiles y realizó frecuentes tareas de mantenimiento
El expresidente del Gobierno recibió un borrador de contrato para actuar como comisionista de la compañía después de que Miguel Blesa pusiera a las partes en contacto

Einsa recibió más de 12,9 millones de euros de la administración mediante adjudicaciones entre 1996 y 2004, periodo de gobierno de José María Aznar. Tal y como ha desvelado infoLibre, el propio Aznar realizó gestiones a partir de 2006 en favor de esta empresa española de material bélico para ayudarle a abrir nuevos mercados. Miguel Blesa, amigo personal de Aznar y expresidente de Caja Madrid, fue la persona que puso en contacto a ambas partes.

De los correos electrónicos secretos de Blesa, a parte de los cuales ha tenido acceso este diario, también se desprende que Aznar llegó a negociar un contrato para usar su influencia en favor de Einsa a cambio de contraprestaciones económicas. Entre los objetivos preferentes que Einsa marcó para las gestiones de Aznar estaban los mercados de Libia y Argelia.

El expresidente Aznar sostiene que no llegó a "concluir" contrato alguno con la empresa y que no recibió comisiones de la firma de material bélico. Sin embargo, no niega las negociaciones y tampoco aclara si alguna empresa bajo su área de influencia cobró algún tipo de comisión.

OPERACIONES MILLONARIAS

Mientras Aznar permaneció en Moncloa, Einsa fue elegida por su Gobierno en más de 60 ocasiones y recibió por ello un importe total que supera los 12 millones de euros. El volumen de cada acuerdo oscila entre los 7.200 euros que se le abonaron en 1999 por suministrar material para equipos de tierra a la Maestranza Aérea de Madrid y los 715.236 euros que le costaron al Mando de Apoyo Logístico del Ejército del Aire una decena de arrancadores eléctricos un año más tarde.

Muchos de las adjudicaciones reportaron a Einsa grandes ingresos. Además de la operación más cuantiosa, ya referida, un total de cuatro contratos superaron la barrera de los 500.000 euros. 576.785 euros, por ejemplo, fue el importe que percibió la compañía en agosto de 1998 por suministrar mulas mecánicas y accesorios al Tercio de la Armada. El tercer contrato por volumen –556.934 euros–, fue adjudicado por el Ejército del Aire a la firma en septiembre de 2000, cuando le encargó diez tractores remolcadores.

Las otras dos adjudicaciones que completan el listado de las cinco más beneficiosas para la empresa, y que también superan el medio millón de euros, se refieren a operaciones de mantenimiento de "vehículos especiales" que Einsa desarrolló para la Dirección de Construcciones Navales de la Armada. 541.448 euros recibió en septiembre de 2001 por revisar y actualizar vehículos embarcados en buques. Y 504.850 euros más, en octubre de 1999, por una operación de puesta a punto similar efectuada a los equipos de apoyo en tierra a la flotilla de aeronaves del Ejército.

DESPLIEGUE DE MISILES

La empresa de material bélico realizó durante los dos mandatos del PP un amplio abanico de trabajos, varios de ellos directamente relacionados con el ámbito militar. En al menos cuatro ocasiones (noviembre de 1996, junio de 1999, junio de 2000 y abril de 2003), el Ejército del Aire eligió a Einsa para que colaborase en el despliegue de misiles Sidewinder, en su mantenimiento y para que fabricase equipos de apoyo a esas operaciones. Estas contrataciones reportaron a la firma ingresos por un importe de 1.254.515 euros.

Además, la compañía en favor de la cual interdeció Aznar participó en labores de asistencia técnica, ingeniería y gestión de armamento del Ejército del Aire en 2001, y fue contratada por el procedimiento de urgencia dos años después para suministrar material para el destacamento de este mismo Ejército en Pristina (Kosovo). La firma se embolsó otros 750.000 euros gracias a estos dos contratos.

Todas las adjudicaciones analizadas por infoLibre constan en el Boletín Oficial del Estado (BOE), donde sólo se publica una parte de las licitaciones y adjudicaciones. Así, las cantidades recibidas por Einsa entre 1996 y 2004 podrían haber sido aún mayores.

EL NEGOCIO DE LAS ARMAS

Las informaciones publicadas en los últimos días por este periódico revelan que Miguel Blesa buscó a Aznar un contrato como comisionista de Einsa. Posteriormente, el banquero actuó de intermediario entre la compañía y Aznar, quien se habría encargado de proporcionar contactos en países en los que Einsa buscaba abrir mercado. Entre los objetivos preferentes figuraban Libia, Argelia y Rusia.

Más aún, Aznar empleó a parte de su equipo en la fundación FAES para esta tarea. Así, uno de sus más estrechos colaboradores en el think tank, Rafael Bardaji, antiguo asesor de Defensa mientras Aznar ocupó la Moncloa y a la postre director de Estudios de Política Internacional de FAES, también estuvo involucrado en los contactos. El expresidente llegó a recibir un borrador de contrato para percibir retribuciones de Einsa.

Pese a los reiterados intentos de conocer su versión, Aznar se ha negado a hablar con infoLibre.

http://www.infolibre.es/noticias/politica/2013/12/03/el_gobierno_aznar_adjudico_mas_millones_contratos_einsa_10592_1012.html

BLESA SE VOLCÓ MIENTRAS PRESIDÍA CAJA MADRID EN LA EMPRESA DE ARMAS PARA LA QUE AZNAR HIZO GESTIONES

Blesa perteneció al su consejo de administración de Einsa hasta 1997. No consta que pertenezca a su accionariado pese a que el consejero delegado le informaba de cada paso como se haría con un socio o jefe

Presidente de Caja Madrid entre 1996 y 2010, le encargó a sus subordinados que movieran sus hilos en favor de Einsa.
Miguel Blesa, expresidente de Caja Madrid, se volcó durante la recta final de su mandato en la evolución de los negocios de la empresa de material bélico Einsa, a cuyo consejo de administración perteneció hasta 1997 y a cuyo accionariado no consta que pertenezca, pese a que el consejero delegado le informaba de cada paso como se haría con un socio o un jefe. Así lo constatan los correos secretos a los que ha tenido acceso infoLibre y cuya difusión ha intentado evitar el Tribunal Superior de Madrid tras la querella del fiscal jefe de la Comunidad, Manuel Moix, contra el juez que investigaba a Blesa y le envió a prisión, Elpidio Silva.

Presidente de Caja Madrid entre octubre de 1996 y enero de 2010, Blesa no solo hizo de puente para que la compañía contactase con Aznar y lo embarcase en sus gestiones internacionales tanto en Estados Unidos como en Argelia sino que ya en el verano de 2006 encomendó a sus subordinados una tarea de apariencia radicalmente ajena a la actividad de la entidad de ahorro: que movieran sus hilos con una tercera compañía a la que Einsa aspiraba a suministrar elementos para asistencia aeroportuaria en tierra, el llamado handling, un servicio estrictamente civil a diferencia de los que prestaba para países como Venezuela.

“Aena –escribió el consejero delegado de Einsa, Pedro Rodríguez Pla- ya ha dado las concesiones de handling para los aeropuertos españoles; una de las compañías ganadoras ha sido la formada por Ferrovial y Mencies”. A renglón seguido, Rodríguez Pla se quejaba ante Blesa de que, por razones de amistad, uno de los directivos de ese grupo había decidido encargar todos los suministros a otra empresa del sector en perjuicio de Einsa. “No sé si tienes alguna relación con la compañía –y aquí llegó la nueva petición de Rodríguez Pla a Blesa-, si la tuvieses quizá deberíamos aprovecharla para, al menos, poder tener una oportunidad”.

Esa misiva, que pertenece a los correos secretos de Blesa, llegó al presidente de Caja Madrid el 3 de agosto de 2006. A tenor del relato de Rodríguez Pla, el financiero estaba de safari. Pero la petición del máximo responsable mercantil de Einsa no cayó en saco roto. Apenas dos semanas más tarde, el 17 de agosto, el entonces director de la unidad de banca de negocios de Caja Madrid, Carlos Vela, recibió un correo. Enviado por otro directivo bancario que previamente había trabajado para el HSBC, Jesús Apraiz, la misiva reflejaba las coordenadas precisas para localizar al vicepresidente de Swissport, la filial de Ferrovial que había ganado los servicios de handling en seis ciudades españolas.

El 4 de septiembre, Apraiz escribió de nuevo al director de la banca de negocios de Caja Madrid. Había intentado de nuevo esa mañana contactar con el vicepresidente de Swissport, no lo logró, le dejó un mensaje en el contestador, habló con su asistente y se propuso someterle “a un estrecho marcaje” hasta dar con él. Einsa nunca ha figurado en la lista de filiales de Caja Madrid ni de su entidad sucesora, Bankia. Y tanto Jesús Apraiz como Carlos Vela trabajaban a las órdenes de Blesa, pero en Caja Madrid.

Aquel día, bastaron 20 minutos para que Vela informase a Blesa. Reenvió a Blesa la secuencia completa de los mails relativas a Einsa y su ansiado handling y añadió una frase de su cosecha: “le seguimos la pista… te diré”.

Desde luego, quien no perdió en ningún momento la pista de Einsa fue Blesa. El consejero delegado de la sociedad, Pedro Rodríguez Pla, le informaba de cada paso profesional con una profusión de detalles inédita para alguien que, en teoría, se carteaba solo con un amigo. O, en todo caso, con la cabeza ejecutiva de una de las grandes entidades financieras del país, aunque el tiempo terminase por demostrar que sus pies eran de barro y acabara sacando a la luz una gestión desastrosa y sostenida sin quejas ni protesta por consejeros elegidos a propuesta de todos los partidos.

¿Cuál era exactamente el vínculo entre Miguel Blesa y Einsa, que fabrica, por ejemplo, posicionadores de carga para aviones de combate? ¿Se mantuvo como accionista de la compañía una vez que en 1997, y ya situado en la cúpula de Caja Madrid, abandonó su consejo de administración?

¿Alcanzó finalmente Caja Madrid como entidad de ahorros algún tipo de acuerdo con Einsa? Y, sobre todo, ¿qué terminó por ocurrir con el contrato que en el otoño de 2008 negociaba con José María Aznar el consejero delegado de esta empresa de material bélico? ¿Por qué, si como aseguró el viernes por la noche Aznar, no "concluyó" ningún contrato con Einsa siguió en diciembre de 2008 haciendo gestiones para ella en Argelia y con el apoyo de un hermano de su yerno, Alejandro Agag?

Las preguntas de los dos párrafos anteriores carecen de respuesta por el momento. Pero la relativa a si Caja Madrid se traía entre manos algún negocio como institución con Einsa queda planteada tras la lectura de otro de los correos secretos de Blesa.

Fechado el 23 de enero de 2008, lo redactó Carlos Contreras, uno de los directivos contra los que UPyD presentó querella por la presunta estafa de las preferentes. El email tenía por destinatario a Miguel Blesa. Y el entonces director de participadas, Matías Amat, aparecía en copia.

Contreras escribió lo siguiente: "Para tenerte informado sobre el tema de Einsa: ya hemos mantenido una reunión de trabajo con el equipo de Einsa (el día 15 de enero) en la que estuvimos profundizando sobre cómo organizar un proceso competitivo de venta". Atendiendo al texto de esa carta, Caja Madrid planeaba actuar como intermediario en una venta -no se sabe si total, parcial, solo de activos o de la propia compañía- relacionada con Einsa. La entidad de ahorro cobraría comisión -"les estamos proponiendo un 1,75% sobre el valor de venta"- si el negocio fraguaba. ¿Se llevó a cabo esa operación? Es otra incógnita. La prohibición del Tribunal Superior de Madrid (TSJM), que ha impedido al juez que envió a Blesa a prisión examinar todos los correos incorporados a la causa, dificulta el cruce de datos. Según el TSJM, los correos secretos que pretende mantener ocultos afectan a terceras personas y carecen de relevancia penal. Los referidos a José María Aznar y sus tratos con Einsa figuran entre ellos.

http://www.infolibre.es/noticias/politica/2013/12/02/blesa_volco_mientras_presidia_caja_madrid_empresa_armas_que_ofrecio_contrato_aznar_10556_1012.html

EINSA A BLESA: “AZNAR YA ESTÁ EN MARCHA EN ARGELIA Y LO QUE ACORDEMOS CON AGAG ES COMO SI FUESE CON ÉL”

Un correo del presidente de la empresa de armas Einsa informaba en diciembre de 2008 a Blesa de que Aznar ya tenía "estructura" y de que su "primer colaborador" sería "un hermano de su yerno"

Un mes antes, el líder histórico del PP se había entrevistado en Argel con el presidente del país, Abdelaziz Bouteflika

Los nuevos emails salen a la luz después de que Aznar asegurase el pasado viernes que no "concluyó" el contrato a comisión que negociaba con Einsa en octubre de 2008

Jean Paul Agag, hermano de Alejandro, tiene en Madrid dos empresas: una de ellas se llama Tizimad SL y se dedica al asesoramiento legal y "la intermediación en operaciones comerciales".

Los correos secretos de Miguel Blesa, cuya entrega al juez Elpidio Silva ha prohibido el Tribunal Superior de Madrid tras la querella del fiscal Manuel Moix y a parte de los cuales ha tenido acceso infoLibre, vuelven a poner en jaque la versión del expresidente del Gobierno José María Aznar sobre su relación con el negocio de venta de armamento a países como Argelia y Libia. Según el comunicado difundido el viernes por la noche por Aznar, el líder histórico del PP "no concluyó" las negociaciones abiertas para la firma en octubre de 2008 de un contrato a comisión con la empresa de armamento Einsa. Pero un nuevo email, dirigido por el máximo responsable de Einsa, Pedro Rodríguez Pla, a Blesa el 16 de diciembre de 2008, indica que en esa fecha Aznar ya se había entregado a la tarea de abrir mercado a Einsa en Argelia: "Hablé ayer con el presidente y me confirmó que ya empieza a tener estructura. Su primer colaborador es un hermano de su yerno (...). Me confirmó que ya está en marcha en Argelia y que lo que acordemos con Agag es como si lo acordásemos con él". Muy poco antes de que Rodríguez Pla informase puntualmente a Blesa de sus avances, Aznar había sido recibido en Argel por el presidente del país magrebí, Abdelaziz Bouteflika. Ocurrió el 5 de noviembre de ese año, como refleja la web oficial de la Presidencia argelina.

Lo único equívoco de ese email es el nombre –Carlos– que Rodríguez Pla usó para referirse al hermano de Alejandro Agag, yerno de Aznar por su matrimonio con su hija Ana y cuya familia paterna procede de Argelia.

Alejandro Agag solo tiene dos hermanos varones: Rachid, de quien no consta actividad empresarial alguna en España, y Jean Paul –que a veces se identifica como Juan Pablo o Pablo–, que administra dos sociedades limitadas con domicilio en Madrid. Una de ellas, Tizimad SL –se llamó Chamois International Strategic Advisory SL hasta el 16 de octubre de 2012–tiene precisamente como objeto social el asesoramiento legal y “la intermediación en operaciones comerciales”.

La página web de Tizimad solo muestra un contenido: una cita literal de Abdelaziz Bouteflika, fechada en marzo de 2007 y que condensa un encendido elogio a la visita a Argelia de los reyes Juan Carlos y Sofía. Este diario intentó ayer contactar con Jean Paul Agag a través del correo electrónico de Tizimad y de otro de carácter personal. También intentó localizar a Alejandro Agag. En ninguno de los dos casos hubo respuesta. Por su parte, Aznar se ha negado a hablar con infoLibre desde antes de que se publicase la primera información sobre su relación con la empresa de armamento Einsa.

El correo con que, el 3 de octubre de 2008, el consejero delegado de Einsa trataba de disipar las dudas de Aznar sobre el contrato a comisión que le ofrecía, abría dos opciones para canalizar ese pacto. El email de Rodríguez Pla al expresidente del Gobierno lo expresaba así: “No hay ningún problema en que el contrato sea a una persona física o jurídica; si quieres ser titular del acuerdo como persona física, para nosotros sería un honor”.

AGAG, CONTACTO PERMANENTE EN ARGEL

El papel de Agag no acabó ahí. El 12 de mayo de 2009, Rodríguez Pla remitió a Blesa uno de sus constantes reportes de actividad. "Agag –le contó el directivo de Einsa al presidente de Caja Madrid– ha cambiado sus planes por temas de negocio y sigue en Argelia. Esta tarde (...) Denis [directivo de Einsa] vuela hacia allí; esta noche o mañana me informará de la situación". En este caso, Rodríguez Pla habla de Agag a secas, sin especificar el nombre de pila. Es cierto que cuando alguien cita en España el apellido Agag se suele referir a Alejandro, pero en este caso podría aludir perfectamente a su hermano Jean Paul, puesto que los dos interlocutores saben quién es la persona que está realizando las gestiones en Argelia.

Un simple cotejo de fechas –el 16 de diciembre de 2008 emerge el apellido Agag en relación a Argelia y el 12 de mayo de 2009 reaparece en el mismo contexto– arroja la siguiente conclusión: que no fue coyuntural la presencia de Agag en los proyectos argelinos de Einsa, aquellos sobre los que previamente Aznar había querido documentarse.

¿Por qué se involucró Aznar en los negocios de Einsa si, según la nota que difundió el viernes, "es falso que haya recibido retribución o comisión alguna por parte de dicha compañía"? De momento, esa es la principal incógnita. El resto –que colaboró con la empresa de armas– queda extensamente acreditado por los correos secretos de Blesa.

Cobrase o no, como persona física o jurídica –a través de una sociedad–, lo cierto es que la movilización de Aznar en favor de Einsa comenzó mucho antes de 2008. En el otoño de 2006, y como publicó el sábado infoLibre, tanto Aznar como uno de sus más estrechos colaboradores en FAES, Rafael Bardají, ya habían aportado su colaboración a Einsa en su esfuerzo por captar como cliente a Lockheed Martin, gigante estadounidense de la aviación de combate y la industria aeroespacial.

AZNAR SE DOCUMENTÓ SOBRE LOS "CLIENTES"

El correo del 16 de diciembre de 2008, en el que Rodríguez Pla se congratulaba por el hecho de que Aznar ya empezara "a tener estructura", llegó a manos de Blesa exactamente dos meses después de otro relevante para entender lo sucedido. Lo había enviado el mismo Rodríguez Pla al “Excmo. Sr. D. José M. Aznar”. Fechado el 16 de octubre de 2008, a las 11.31 y con las palabras “ARGELIA Y LIBIA” en la casilla reservada al “asunto”, la misiva decía esto: “Respetado Presidente: De acuerdo con tus deseos, adjunto te remito unos breves comentarios relativos a nuestros movimientos comerciales en Argelia y Libia; como verás casi todo está por hacer”.

A renglón seguido, Rodríguez Pla escribió lo siguiente: “Nuestro personal está a tu entera disposición para visitar esos países, hacer las presentaciones que sean necesarias e incluso para invitar a ejecutivos, adecuadamente elegidos, para que visiten nuestras instalaciones y para que puedan probar nuestros equipos”.

Hora y media después, a las 13.01 del 16 de octubre, el presidente de Einsa envió un email a Blesa para informarle del contacto con Aznar. El texto decía lo siguiente: "Nuestro amigo nos ha pedido dos presentaciones adicionales, electrónicas y en papel así como la información adicional que te adjunto, relativa a Libia y Argelia; parece ser que estará en esos países durante la semana que viene; a través de su secretaria creemos verlo muy ilusionado".

Dado que los portavoces de Aznar, a quienes este periódico solicitó el jueves hablar con el expresidente, se han limitado a difundir un comunicado, no ha sido posible averiguar si en su entrevista con Abdelaziz Bouteflika abordó o no el interés de Einsa en conseguir contratos militares de Argelia. Einsa no cuenta con ninguna empresa o entidad pública entre los accionistas reflejados en sus cuentas, lo que excluye la hipótesis de que Aznar estuviera en realidad ayudando no a una compañía privada española sino al Estado español en sí.

Los “breves comentarios” sobre los “movimientos comerciales” de Einsa en Argelia y Libia que Rodríguez Pla envió a Aznar constatan un dato relevante: que el interés básico de la empresa era el mercado militar.

A través de la nota pública que la fundación FAES divulgó el viernes por la noche, Aznar subrayó que Einsa es una “empresa de capital español que se dedica a prestar servicios de apoyo en tierra a la industria de la aviación, tanto civil como militar”.

EL MERCADO MILITAR

En efecto, es así. Pero el documento que su máximo responsable envió al expresidente del Gobierno para ponerlo en antecedentes sobre el capítulo argelino se abre con un epígrafe relativo a los "posibles clientes" que Einsa aspiraba a lograr. Debajo, hay cuatro potenciales compradores: la Unidad Aérea de la Policía argelina, a la que desde 2004 suministraba piezas para helicópteros Eurocopter; la Fuerza Aérea, el Ejército de Tierra y Air Algerie, el único elemento civil de la serie.

Al abordar el punto sobre la Fuera Aérea Argelina, Rodríguez Pla introdujo un párrafo que alude a conversaciones o correos previos: “Este mercado tiene, en parte, características similares al ya comentado sobre Venezuela (equipo de apoyo ruso muy viejo y obsoleto), por lo que su capacidad potencial puede ser enorme”. En esas fechas, y según el relato que su máximo responsable hizo a Aznar, Einsa no había logrado aún ningún contrato de la aviación militar argelina, aunque sí algunos menores para la Policía del país. En cambio, iban viento en popa los negocios con Venezuela, entonces gobernada por Hugo Chávez, durante años tratado por el PP como paradigma del mal.

Para cuando Aznar recibió el informe resumido de actividades e intereses de Einsa en Argelia, hacía poco menos de dos semanas que Rodríguez Pla le había mandado un largo y prolijo mail con el que trataba de disipar sus dudas para la firma de un contrato a comisión. Datado el 3 de octubre de 2008, ese correo resulta esencial para entender esta historia de equipos para armamento –básicamente, posicionadores de cargas para aviones de combate– y manejo de influencias a escala internacional.

Escrito con unción –el texto comienza de nuevo con un “respetado presidente”– y remitido al buzón de una de las dos secretarias de Presidencia de Fundación FAES, su texto dice así: “Estos días pasados estuve con Miguel [Blesa] y me comentó que tenías algunas dudas con relación al borrador de contrato de referencia. Lamento que estas dudas se hayan producido; voy a intentar aclararte en las próximas líneas algunas de las dudas comentadas”.

A partir de ahí, Rodríguez Pla desgrana las condiciones aplicables a Aznar y cómo se gestionaría su “compensación” –término utilizado en otros correos referidos a terceros– por los trabajos para Einsa. Lo que el expresidente del Gobierno tendría que hacer para la empresa de armamento quedó explicitado en los párrafos “a”, “b” y “c” del punto 2.

El párrafo a) quedó redactado así: “Ayudarnos a llegar a un acuerdo con los fabricantes de aviones (solo para RUSIA) para que vendan nuestros equipos de apoyo junto a sus aviones; en este caso el beneficio de la operación para los fabricantes de aviones sería la diferencia entre el precio compra (sic) a nosotros y el de venta a sus clientes (este sistema es el que estamos aplicando, como ya te informamos, en ciertas operaciones con EADS, MBDA y BGE); los ejecutivos de esas compañías se conforman con que el beneficio se quede en 'sus' compañías”.

El párrafo designado con la letra b exponía la posible participación de lo que podría denominarse conseguidores secundarios. Pero Rodríguez Pla lo planteó de forma que Aznar no pudiera pensar que sus ingresos iban a verse disminuidos si esa fórmula se aplicaba: “Si el sistema anterior no llena las expectativas de negocio de los contactos en el país, la operación puede hacerse como está indicada en el párrafo anterior, pero introduciendo un intermediario entre nosotros y los fabricantes de los aviones; el importe de la comisión para este intermediario sería negociada, independiente y complementaria a la de nuestro acuerdo personal, que en ningún caso resultará afectada por la misma”.

El texto elaborado por Rodríguez Pla y enviado a Aznar emplea –y así se lo aclara él mismo al destinatario de su correo– la terminología del borrador de contrato que había suscitado las dudas del expresidente. En ese borrador, Aznar figura como “la PROMOTORA”, escrito así, todo en mayúsculas. Y el empresario reservó para el párrafo nombrado como c) la tarea de más sencilla de las que quedarían encomendadas a Aznar como abrepuertas: “En países distintos a Rusia nuestra colaboración queda un poco simplificada, puesto que la misión de la PROMOTORA se reduciría a seleccionar, a través de sus contactos, a un Agente Local que nos represente, con quien negociaríamos también una comisión adicional complementaria, en procedimiento similar al indicado en el punto anterior”.

UN CONTRATO "A GUSTO DE TODOS"

Por si en Aznar todavía anidaba alguna reserva sobre las condiciones del pacto con la empresa armamentística, Rodríguez Pla añadió el siguiente epílogo: “El documento que te hice llegar es un BORRADOR de contrato muy simple y que, por tanto, se puede modificar a gusto de todos. Por ello te ruego que me hagas llegar cuantas dudas tengas o aclaraciones necesitas. Quedo a tu entera disposición”.

Además de a Aznar, Rafael Bardají, Alejandro Agag y su hermano Jean Paul Agag, infoLibre ha intentado sin éxito recabar la versión del abogado de Miguel Blesa, Carlos Aguilar, y la del presidente de Einsa. Ninguno de ellos ha accedido hasta ahora a hablar con este periódico, que realizó a cada uno de sus despachos varias llamadas, con explicación detallada del motivo, antes de publicar la primera información sobre los comprometedores correos secretos de Blesa.

Miguel Blesa fue consejero de Einsa entre marzo de 1991 y enero de 1997. Este periódico no ha podido averiguar si durante su etapa al frente de Caja Madrid (1996-2009) siguió participando en la empresa ni si la entidad de ahorro concedió créditos a esa compañía.

http://www.infolibre.es/noticias/politica/2013/12/01/aznar_esta_marcha_argelia_que_acordemos_con_agag_como_fuese_con_10515_1012.html

AZNAR USÓ FAES PARA ABRIR MERCADO A LA EMPRESA DE MATERIAL BÉLICO EINSA

La compañía ofreció al expresidente un contrato a comisión en 2008, pero dos años antes Aznar y uno de sus más estrechos colaboradores en FAES, Rafael Bardají, ya habían entrado en contacto con Einsa

Bardají realizó gestiones para la empresa española de armas en Estados Unidos, de las que informaba puntualmente a Aznar

De acuerdo con la versión del consejero delegado de Einsa, Bardají aseguró que "su jefe" quería determinar "las compensaciones correspondientes" antes de trabajar en otros países además de EEUU

Los correos secretos de Miguel Blesa, cuya difusión ha intentado evitar el Tribunal Superior de Madrid tras la querella del fiscal Manuel Moix contra el juez Elpidio Silva, que investigaba al financiero, confirman que José María Aznar utilizó parte de su equipo en la fundación FAES para abrir mercado a la empresa española de material bélico Einsa. El primer objetivo, y así lo desvelan los mails que ahora saca a la luz infoLibre, fue Estados Unidos, donde Aznar imparte clases en la Universidad Johns Hopkins y desarrolla una ajetreada actividad empresarial.

Los correos de Blesa desvelan una intensa relación epistolar entre el expresidente de Caja Madrid y el consejero delegado de Einsa, Pedro Rodríguez Pla. Esos mails muestran tres datos clave: que fue Miguel Blesa, amigo de la infancia de Aznar, quien hizo al ex presidente del Gobierno de puente con la empresa de armamento Einsa; que Aznar llegó a hacer gestiones para Einsa en Argelia, y así se lo contó a Blesa el consejero delegado de Einsa; y que el responsable de la empresa armamentística reportaba a Blesa de manera constante.

infoLibre ha intentado, sin éxito, conocer la versión de los hechos de José María Aznar, Miguel Blesa y Rafael Bardají. El expresidente del Gobierno, después de que este periódico publicase la primera información relacionada con los correos secretos de Blesa, difundió un breve comunicado en el que sostiene que no "concluyó" ningún contrato con la empresa de armas Einsa.

EL COMIENZO DE LA RELACIÓN

En octubre de 2008, fecha en que ya era proveedor de países como Venezuela y Rusia y buscaba introducirse en otros como Argelia y Libia, Einsa ofreció al expresidente del Gobierno un contrato a comisión. Pero dos años antes de que esa oferta viese la luz, Aznar y uno de sus más estrechos colaboradores en FAES, Rafael Bardají, director de Estudios de Política Internacional de FAES y antiguo asesor de Defensa durante los mandatos del PP, ya habían entrado en contacto con Einsa. Así, el 30 de octubre de 2006, la empresa mandó a Aznar un amplio documento descriptivo de las piezas —"posicionadores de cargas externas para el avión de combate F-35"— que intentaba vender a la estaounidense Lockheed Martin, gigante de la industria militar y aeroespacial.

Seis meses después, el 23 de abril de 2007, el consejero delegado de Einsa comunicó a Miguel Blesa que, según Bardají, "la opinión de su jefe" era esta: "Antes de empezar a trabajar con otros países, debíamos mantener una reunión para definir esos países, la forma de operación y la determinación de las compensaciones correspondientes; podemos también aprovechar esta ocasión para definir las compensaciones de las operaciones en las que no están apoyando en USA". La lectura de otros correos indica que el término "compensaciones" equivale aquí al de comisión.

UN CORREO "SUPERURGENTÍSIMO" PARA AZNAR

Entre los correos secretos de Blesa analizados por infoLibre hay uno anterior, fechado el 1 de diciembre de 2006 y enviado por Bardají a Aznar a través de una de sus secretarias de FAES, Amalia A. En la casilla de “asunto” se leen dos palabras en mayúsculas: “MUY URGENTE”. En el cuerpo del texto, y tras pedir a la secretaria que se lo hiciera llegar a Aznar "superurgentísimo", Bardají le cuenta al expresidente lo que viene a continuación: “Ayer jueves tuvimos dos reuniones en Washington con representantes del grupo Cohen. La primera sirvió para que la gente de Einsa explicara en profundidad tanto su empresa como sus aspiraciones para el contrato que persiguen en la actualidad con LM [Lockheed Martin]”.

Ese correo fue reenviado tres días después –4 de diciembre– por la secretaria de Aznar a Miguel Blesa. El texto añadido por la secretaria era escueto: “Por indicación del Presidente D. José María Aznar le envía (sic) esta información confidencial”.

Esa información confidencial, la escrita por Bardají para que la leyese Aznar y reenviada a Blesa, incluye un epígrafe titulado “En relación a nosotros”. Relata ciertas debilidades que observa en Einsa y, en ese contexto, añade esto: “Tal vez ahí podamos jugar algún papel en esta primera fase. En todo caso, nuestra participación y futura relación nunca ha acabado de discutirse. Lo que Einsa ha hecho hasta el momento ha sido cubrir mis gastos de viaje mediante reembolso de los mismos, pero nada más”. “Convendría —agregó Bardají— que MB [alusión inequívoca a Miguel Blesa] hablara con ellos para ver qué piensan y qué podemos hacer”. A quién se refiere el plural utilizado por el colaborador de Aznar es algo que no queda claro. Pero lo que se desprende de este y otros correos de la serie es que las gestiones en favor de Einsa estaban en manos de Aznar y su colaborador, Bardají.

Apenas un mes antes, un email fechado el 30 de octubre de 2006 y que tenía por remitente al consejero delegado de Einsa, Pedro Rodríguez Pla. y por destinatario a Miguel Blesa, anunciaba la fase germinal de la colaboración con el expresidente del Gobierno: “Te adjunto la nota para el Sr. Aznar”, escribió Rodríguez Pla para que lo leyese Blesa.

Esa nota es un guión o argumentario sobre las fortalezas de Einsa, que en esas fechas trataba de incorporar como cliente a la estadounidense Lockheed Martin, gigante de la aviación de combate y a la que la empresa española aspiraba a vender “posicionadores de cargas externas para el avión de combate F-35”, también llamado Joint Strike Fighter. La descripción sobre esos posicionadores, destinada a convencer a Lockheed Martin de que debía elegir a Einsa como proveedor, incluye lo siguiente bajo el epígrafe “Planteamientos iniciales”: “Con uno de nuestros equipos se cubrían básicamente las necesidades que ellos nos habían anticipado; el segundo llegaba a operar con los misiles de crucero y el tercero era válido para uso en portaaviones. Quisimos dar la imagen de que con Einsa 'no se iban a correr riesgos', puesto que llevábamos 18 años diseñando y fabricando vehículos posicionadores, incluyendo toda la flota de la Royal Air Force (RAF) inglesa”.

LAS DUDAS CONTRACTUALES DE AZNAR

La relación entre Einsa y Aznar se remonta a 2006. Pero fue el 3 de octubre de 2008 cuando a las dos y cuarto de la tarde el consejero delegado de la firma, Pedro Rodríguez Pla, envió a Aznar un correo electrónico con el que pretendía disipar sus dudas sobre la fórmula contractual y en el que, entre otras cosas, decía lo siguiente: “No hay ningún problema en que el contrato sea a una persona física o jurídica; si quieres ser titular del acuerdo como persona física, para nosotros sería un honor”.

Encabezado con un “respetado presidente” y remitido al correo de una de las dos secretarias de Presidencia de Fundación FAES, santuario de Aznar desde su cese como jefe del Gobierno en la primavera de 2004, el texto comienza así: “Estos días pasados estuve con Miguel [Blesa] y me comentó que tenías algunas dudas con relación al borrador de contrato de referencia. Lamento que estas dudas se hayan producido; voy a intentar aclararte en las próximas líneas algunas de las dudas comentadas”.

A partir de ahí, Rodríguez Pla desgrana las condiciones aplicables a Aznar y cómo se gestionaría su “compensación” –término utilizado en otros correos referidos a terceros– por los trabajos para Einsa.

Por si en Aznar todavía anidaba alguna reserva sobre las condiciones del pacto con la empresa armamentística, Rodríguez Pla añadió el siguiente epílogo: “El documento que te hice llegar es un BORRADOR de contrato muy simple y que, por tanto, se puede modificar a gusto de todos. Por ello te ruego que me hagas llegar cuantas dudas tengas o aclaraciones necesitas. Quedo a tu entera disposición”.

http://www.infolibre.es/noticias/politica/2013/11/29/aznar_uso_faes_para_abrir_mercado_empresa_material_belico_einsa_10472_1012.html

AZNAR SOSTIENE QUE NO “CONCLUYÓ” NINGÚN CONTRATO CON LA EMPRESA DE ARMAS EINSA

El expresidente del Gobierno afirma que "no ha recibido retribución o comisión alguna" por parte de la empresa de armas Einsa

infoLibre desveló este viernes que los correos secretos de Miguel Blesa demuestran que el banquero "le buscó a Aznar un contrato como comisionista de una empresa que vendía armamento a Venezuela"

José María Aznar envió en la noche del viernes un comunicado a los medios de comunicación en el que afirma que "no ha recibido retribución o comisión alguna" por parte de la empresa de armas Einsa. Era la respuesta del expresidente a la noticia desvelada por infoLibre: que los correos secretos de Miguel Blesa demuestran que el banquero "le buscó a Aznar un contrato como comisionista de una empresa que vendía armamento a Venezuela". Una hora antes de que Aznar emitise su comunicado, el PSOE le había pedido públicamente que diese explicaciones. Por su parte, el líder de Izquierda Unida, Cayo Lara, consideró que la información era un ejemplo más de la "vergonzante" práctica de la puerta giratoria entre la política y los negocios privados.

El comunicado íntegro enviado por Aznar a los medios dice lo siguiente:

Ante lo publicado hoy viernes 29 de noviembre en el diario digital InfoLibre, el expresidente del Gobierno José María Aznar quiere hacer constar lo siguiente:

1) Es falso que José Maria Aznar concluyera ningún contrato o encargo de EINSA, empresa de capital español que se dedica a prestar servicios de apoyo en tierra a la industria de la aviación, tanto civil como militar.

2) Es falso que haya recibido retribución o comisión alguna por parte de dicha compañía.

3) José María Aznar no ha participado en ninguna operación relativa al comercio de material de armamento.

4) En consecuencia, las informaciones que están apareciendo al respecto están siendo analizadas por si dieran lugar a acciones legales.

Ante el contenido del comunicado de José María Aznar, infoLibre desea aclarar lo siguiente:

1) Aznar no niega la veracidad de los correos electrónicos, que fue cotejada por este diario antes de su publicación. Los correos están judicializados en la causa abierta en su día contra Miguel Blesa por su gestión al frente de Caja Madrid.

2) Aznar no niega que, tal y como demuestra el email reproducido por este diario, el presidente de Einsa le hiciese llegar un borrador de contrato para hacer gestiones a favor de esta empresa de armas en Rusia y otros países. Y que, lógicamente, en ese borrador de contrato se indicase que recibiría una retribución económica por las diferentes gestiones.

3) Aznar no niega que, tal y como consta en el titular y en el texto de la información, fuese su amigo Miguel Blesa quien le buscase el contacto con la empresa Einsa.

4) Aznar no niega que negociase con Einsa.

5) Aznar asegura que él no ha "concluido" ningún contrato y que no ha recibido "retribución o comisión alguna" de Einsa. No aclara, sin embargo, si alguna empresa de su propiedad o bajo su control percibió algún ingreso por las gestiones de Einsa. En el correo reproducido por este diario, el presidente de Einsa le indica lo siguiente: "No hay ningún problema en que el contrato sea a una persona física o jurídica; si quieres ser titular del acuerdo como persona física, para nosotros sería un honor".

6) Aznar responde a cosas que infoLibre no ha afirmado. De hecho, en la información no se afirma que Aznar cobrase de Einsa, sino que negoció con la empresa de venta de armas.

7) Aznar no respondió a la petición de infoLibre de hablar con él, realizada un día antes de que se publicase la información, para conocer su versión de los hechos.

http://www.infolibre.es/noticias/politica/2013/11/30/aznar_sostiene_que_quot_concluyo_quot_ningun_contrato_con_empresa_armas_einsa_10471_1012.html

LOS CORREOS DE BLESA. “EL PP ENVIÓ DOS FACTURAS PARA SU ABONO POR LA CAJA. LAS TENGO BIEN GUARDADAS”

El secretario de la entidad alertó a Blesa del pago de gastos para elecciones

El victimismo del juez y del banquero

Enrique de la Torre, secretario del consejo de Caja Madrid, envió el 28 de septiembre de 2009 a Miguel Blesa, presidente de la entidad, una alarma por correo electrónico: “Tienes que estar avizor. De las dos facturas que enviaron del PP de Madrid para su abono por la Caja, vía Engracia, en las anteriores elecciones de 2006, una es de una sociedad que aparece en la prensa estos días. Yo tengo los papeles bien guardados, pero no respondo ya del entorno”. Ese día la prensa recogía un informe policial que citaba a las empresas de Gürtel.

El e-mail, uno de miles que obran en la causa que abrió el juez Elpidio Silva contra Miguel Blesa, sugiere que Caja Madrid pagó a dos empresas gastos que no le correspondían sino que eran servicios prestados al PP para unas “elecciones de 2006”.

Exconsejeros de la entidad financiera consultados por EL PAÍS no ven ninguna explicación legal a ese aviso —“Caja Madrid no pagaba facturas a los partidos políticos”— y señalan que las elecciones que se celebraron en 2006 fueron internas para elegir impositores. Ese año solo hubo elecciones políticas en Cataluña, en cuya campaña intervino Esperanza Aguirre.

La candidatura del PP en Caja Madrid ganó esas elecciones internas celebradas en junio de aquel año. Eran importantes para consolidar la mayoría que atesoraba en la entidad y que permitía a Miguel Blesa mantener el cargo de presidente. En aquel año había que renovar a 112 consejeros generales y el PP obtuvo 31. La segunda fuerza, CC OO, se hizo con 23. Esta victoria del PP arrebató un sillón al PSOE en el consejo de administración de Caja Madrid. “Vía Engracia”, señala otro exconsejero en referencia al correo electrónico que envía De la Torre a Blesa, “querrá decir que las facturas fueron remitidas por Engracia Hidalgo, entonces consejera de Hacienda de la Comunidad de Madrid”. Hidalgo era una persona de máxima confianza de Aguirre, que ya la fichó diez años antes, en 1996, como directora general de programación económica y control presupuestario, cuando Aznar la eligió ministra de Cultura.

Ninguno de los implicados explica el abono de gastos del PP de Madrid

El secretario del consejo de Caja Madrid avisaba a Blesa de otro hecho supuestamente preocupante: que una de las empresas que hizo la campaña del PP y de la que tenían una de las dos facturas pagadas por la entidad financiera estaba saliendo esos días en prensa, en septiembre de 2009. Por aquellas fechas se difundían las actuaciones irregulares de las sociedades de la trama Gürtel, alimentada, entre otras administraciones del PP, por la Comunidad de Madrid, y que solía organizar los actos electorales del partido en la región. El e-mail aflora una conexión nueva de Gürtel con el Gobierno de Aguirre, distinta de la del imputado exconsejero Alberto López Viejo. De la Torre mostraba su temor a Blesa de que esas facturas saliesen a la luz: “Yo tengo los documentos bien guardados, pero no respondo ya del entorno”. EL PAÍS ha solicitado, sin éxito, la versión de Blesa y De la Torre sobre ese correo electrónico. Hidalgo lo refuta: “Si eran facturas del PP, imposible”.

El documento forma parte de un voluminoso paquete de casi 9.000 correos electrónicos, de los que Infolibre y eldiario.es han publicado una parte en los últimos días. Infolibre detalló que la firma Einsa envió en 2008 a Blesa el siguiente mensaje: “Aznar ya está en marcha en Argelia y lo que acordemos con Agag es como si lo acordásemos con él”. Aznar ha precisado que no concluyó ningún contrato con Einsa ni cobró comisión alguna ni participó en ningún tráfico de armamento.

eldiario.es hizo público un correo electrónico en el que Blesa celebra la exitosa salida en 2009 de las preferentes, hoy causa de ruina de miles de depositarios y objeto de múltiples querellas. “Lo que he aprendido es que si a los sindicatos no les gusta probablemente es un buen producto”, explica. “Qué bárbaro. Y eso que habíamos engañado a los clientes”, señala para festejar el dinero captado en la venta de ese producto financiero.

Mientras que las presiones de amigos de Blesa para recibir tratos de favor de Caja Madrid queda reflejada en los correos, una figura emerge en sentido contrario: el entonces director de la Fundación Caja Madrid y hoy jefe de la Casa Real, Rafael Spottorno, quien utiliza un tono descarnado para oponerse a la rapiña ajena con cargo a Caja Madrid. Consta en correos en poder de este diario y en los publicados por eldiario.es. Spottorno reprueba las subvenciones a la Fundación Dos de Mayo: “La desvergüenza y el despilfarro están llegando a unos límites que no resultan aceptables aun con anchas tragaderas”. Y llega a enfrentarse y frustrar un costoso plan pictórico apadrinado nada menos que por Aznar.

Los correos electrónicos que enviaba y recibía el expresidente de Caja Madrid arrojan así una cara de su mandato que evidencia una notable dosis de discrecionalidad en su gestión vinculada al trato de favor que le reclamaban sus amigos políticos, ajena a los controles oficiales.

“Una de las facturas es de una de las sociedades que sale en prensa”

El material documental de los correos de Blesa se halla bajo disputa judicial. El juez José Elpidio Silva, que abrió la causa contra Blesa y encarceló al expresidente de Caja Madrid, ha pedido usar esas pruebas para justificar el calado de su instrucción. El juez ordenó encarcelar a Blesa por presuntas irregularidades en su gestión relacionadas con un préstamo al empresario Gerardo Díaz Ferrán y por la compra de un banco en Estados Unidos a un precio supuestamente superior al real.

Su actuación en la causa contra Blesa le valió una querella por presunta prevaricación de la fiscalía y, además, fue apartado del juzgado por un expediente disciplinario. El Tribunal Superior de Justicia le ha impedido acceder al material incautado para defenderse, y el magistrado ha recurrido esa decisión.

La documentación requisada tiene un valor notable para poder probar las gestiones y presiones secretas en el mandato de Blesa al frente de Caja Madrid. En unas ocasiones, las recomendaciones de financiar negocios vienen de la mano de su amigo el expresidente José María Aznar. Las operaciones, cuajaran o no, muestran cómo el aparato de Caja Madrid se movía para intentar satisfacer las peticiones de favor o recomendaciones. En ningún caso prueban que Aznar tuviera interés económico en esos negocios, pero sí que sus movimientos fueron constantes para que salieran adelante. En sentido contrario, algunos de tales e-mails revelan el hartazgo de Blesa ante las presiones y quejas sufridas desde la familia Aznar.

El victimismo del juez y del banquero

El juez Elpidio Silva se presenta hoy como víctima de una conjura para defenestrarlo del Juzgado de Instrucción número 9 de Madrid por haber encarcelado a Miguel Blesa, expresidente de Caja Madrid, cuando lo investigaba por un supuesto crédito irregular al expresidente de la CEOE y la compra de un banco norteamericano a un precio supuestamente excesivo. El ingreso en prisión de Blesa no solo fue considerado injustificado por el afectado sino por la Fiscalía de Madrid, cuyo máximo responsable, Manuel Moix, tuteló la querella interpuesta contra el juez por prevaricación. Silva no fue apartado del juzgado durante cuatro meses por esa querella, sino por dos hechos menores vinculados a su supuesta mala gestión y una entrevista que concedió sobre el caso Blesa, lo que provocó la sanción, hoy ya cumplida, del Consejo General del Poder Judicial. Por tanto, puede darse la situación de que juez e imputado vuelvan a reencontrarse. Blesa también se siente víctima, pero del juez. Defiende la legalidad del crédito a Díaz Ferrán y la compra del banco en EE UU, y ve arbitrario su ingreso en prisión. El juez requisó casi 9.000 correos del expresidente de Caja Madrid. Blesa invoca su privacidad, pero Silva alega que apuntan nuevos delitos. “Si la ciudadanía tuviera un relato completo de cómo en los últimos 15 años determinadas cajas de ahorro se han gestionado, si supiera quiénes han intervenido, cuáles han sido los protocolos de actuación, el sistema institucional no lo soportaría”, ha avisado el juez.

http://politica.elpais.com/politica/2013/12/13/actualidad/1386962708_954063.html

LOS CORREOS DE BLESA. CAJA MADRID PAGABA UNA LUJOSA SELECCIÓN DE VINOS PARA "USO EXCLUSIVO" DE MIGUEL BLESA

Los correos de Miguel Blesa revelan que la caja pública pagaba una bodega con vinos exclusivos para el presidente

Había dos cartas de vinos en Caja Madrid: una para los directivos y otra, con botellas de más de 600 euros, que solo podía beber Blesa

"Para ti hay una [carta] con 'vinos finos' (Château d'Yquem, incluido)". "Se nos va cayendo el pelo de la dehesa", presumía uno de los altos directivos de Caja Madrid que presentaba la carta de vinos ante Blesa

Caja Madrid no escatimaba en gastos para agradar a su presidente. Sólo la bodega reservada a Miguel Blesa está valorada en miles de euros, con algunas botellas que superan los 600 euros y que se pagaban con cargo a la entidad financiera. Lo revelan los correos electrónicos del presidente de la caja de ahorros a los que ha tenido acceso eldiario.es a través de una fuente anónima derivada por colaboradores de la Red Ciudadana Partido X.

"Estas son las cartas de vino que hemos preparado [...]. Hay una para ti con 'vinos finos' (Château d'Yquem, incluido)", informó en noviembre de 2007 uno de los principales directivos de Caja Madrid, Ildefonso Sánchez Barcoj, a Blesa, que estaba al tanto con anterioridad de la elaboración de la selecta lista. "Se nos va cayendo el pelo de la dehesa", presumía Sánchez Barcoj.

Caja Madrid, que años después tuvo que ser rescatada con fondos públicos, pagaba la lujosa y cara vinoteca de los directivos de la entidad, que reservaba los vinos "sublimes" al presidente, Miguel Blesa. Según revela el correo electrónico enviado por Sánchez Barcoj, existían dos listas bien diferenciadas por la calidad de las bebidas: una destinada al presidente, Miguel Blesa, y otra para los directores. Para ellos había "buenos vinos", pero sin acceso a los "sublimes", que eran "de uso exclusivo de la Presidencia.

El hombre de confianza de Blesa le informó de la exclusividad de su carta de vinos y se la adjuntó en el correo. El presidente disfrutaba de 32 tipos de vino de distintas denominaciones de origen, entre las que destacan Ribera del Duero, Rioja y Sauternes, y cuatro tipos de champán . La carta de los directores contenía los mismos, exceptuando los "sublimes", como Vega Sicilia, Château d'Yquem y dos tipos de champagne (ni Louis Roederer, ni Krug Brut).

Entre los vinos "sublimes" que la entidad reservaba para Presidencia hay dos Vega Sicilia Magnum. El de 1981, cuya añada fue excelente, está valorado en el mercado en unos 680 euros, y el de 1985, en 640, que corrían a cargo de los presupuestos de la caja de ahorros. Los precios son en bodega, pero en un restaurante pueden multiplicarse. El siguiente escalón ronda los 200 euros, la mayoría de ellos de bodegas exclusivas de Ribera del Duero, y también un francés Château d'Yquem que está valorado en unos 220 euros. Las demás variantes tienen precios que van desde los diez euros hasta las cifras anteriores.

La lujosa carta de vinos seleccionada para Blesa le define como un "bebedor clásico, que no arriesga mucho y apuesta por marcas y zonas conocidas", según explica a eldiario.es el experto enólogo Paco Berciano. "No parece un gran entusiasta del vino, sino que bebe lo más seguro y conocido", explica el vinatero, gran conocedor de vinos exclusivos como los que bebía Blesa mientras presidía Caja Madrid.

El expresidente de la entidad financiera sólo variaba en el caso de los vinos franceses, todos procedentes de Sauternes, en la parte sur de Burdeos. "Se trata de vinos dulces, elaborados con la botrytis cinerea o podredumbre noble", matiza Berciano.

Las marcas de champagne que la entidad reservaba para Blesa –Louis Roederer (Cristal Brut 2000), Krug Brut (Grande Cuvée), Moët & Chandon (Brut Impérial) y Billecart Salmon (Brut Rosé)– también eran "clásicas pero de alto nivel de prestigio y calidad, con la excepción de Moët Chandon, que es una marca más del montón, la más vendida pero no de las mejores". Destaca especialmente el Brut Cristal de Roederer, "una botella especial de cristal transparente que la bodega creó de forma exclusiva para el zar Alejandro II y que es la preferida de Madonna", según explica Berciano.

La carta de vinos remitida por Sánchez Barcoj no es el único mensaje en el que se informaba al presidente de la adquisición de botellas para Caja Madrid. En octubre de 2008, una trabajadora de la entidad financiera escribió a Blesa para informarle de las botellas de 75 centilitros que les ofrecía Bodegas Santa Cecilia -una tienda de vinos muy reputada en Madrid- para que él las eligiera. En ese email, también se aludía al encargo a esa compañía de las "botellas mágnum para planificación".

"Si te parece que hay pocas unidades, podríamos preguntar si podrían hacerse con más", añadía la remitente de la información. A continuación, figuraban los tipos de vino que ofrecía Santa Cecilia de "vino tinto francés". El más caro era el Château Palmer 2005, a 278 euros, del que disponían de una docena de unidades, seguido de Château Pichon Comtesse 2003, a 118,80 euros cada una de las diez botellas. Blesa podía elegir también entre 125 botellas cuyo precio abarcaba de los 28 a los 66 euros.

http://www.eldiario.es/politica/Caja-Madrid-sublimes-exclusivos-Presidencia_0_206829803.html

LOS CORREOS DE BLESA. ESPERANZA AGUIRRE IMPULSABA ENCHUFES EN CAJA MADRID MIENTRAS CRITICABA LOS GASTOS DE BLESA

La expresidenta de la Comunidad de Madrid intercedió a favor de una joven que quería un trabajo en Caja Madrid

El puesto requería estudios universitarios, pero la protegida de Aguirre no contaba con ellos

"Esta es la chica por la que se interesa Esperanza Aguirre", reza uno de los correos que recibió Blesa en 2009. El presidente de Caja Madrid respondió a su equipo: "Lo hablaremos antes de contestar nada"

En esa época las relaciones entre Blesa y Aguirre eran muy tensas, entre otras cosas por las críticas de la presidenta a un coche oficial de medio millón de euros que había pagado el banquero con dinero de la caja


La expresidenta de Madrid Esperanza Aguirre utilizó la agencia de colocación en Caja Madrid de Miguel Blesa mientras criticaba en público los gastos desorbitados del todopoderoso presidente de la entidad bancaria. El 21 de mayo de 2009, Aguirre cuestionó públicamente a Miguel Blesa, tras publicarse que había gastado 500.000 euros de la caja en un coche oficial. Las críticas de Aguirre indignaron al presidente de Caja Madrid. "No tiene ni puta idea", le dedicó en uno de sus correos al recibir la noticia de estas declaraciones de Aguirre.

Solo ocho días después de ese enfrentamiento ahora desvelado en su totalidad, al buzón de correo de Blesa llegó indirectamente una petición de la expresidenta madrileña, que circulaba por los emails de los altos cargos de la entidad. Aguirre –según aparece en los correos– se interesaba por la contratación de una joven para una de las oficinas de Caja Madrid. En un email fechado el 28 de mayo, la secretaria de dirección de Blesa advertía: "Es la chica por quien se interesa Esperanza Aguirre".

Las relaciones entre Aguirre y Blesa no atravesaban su mejor momento y el banquero no fue tan sensible como en otras ocasiones. En un correo del 28 de mayo Blesa contesta a su secretaria de dirección: "Lo hablaremos antes de contestar nada".

El distanciamiento entre Aguirre y Blesa era para entonces evidente, pero fueron unas declaraciones de la presidenta madrileña las que desataron la ira del banquero. En aquellas semanas de mayo había trascendido con gran polémica que Blesa se había comprado un coche de medio millón de euros a cargo de la entidad para su uso personal. Cuando Aguirre fue preguntada por el escándalo, no dudó en responder que ella se tenía a sí misma por "una persona austera por naturaleza" y advirtió que "no le parece correcto" que los cargos públicos no tengan más cuidado con el dinero de todos que con el suyo propio. Paralelamente Aguirre patrocinaba un nuevo enchufe en la caja y Blesa lo sabía.

eldiario.es se ha puesto en contacto con el equipo de Esperanza Aguirre que ha declinado realizar comentario alguno sobre las revelaciones que apuntan a la expresidenta madrileña como solicitante de favores laborales.

La petición de ayuda a Blesa no fue la primera que partió del entorno de la expresidenta madrileña para acabar en la bandeja de entrada del email del banquero. En 2007, como adelantó eldiario.es, la secretaria de Aguirre pidió ayuda para facilitar la concesión de una hipoteca a un familiar. Corría el año 2007, las relaciones entre ambos eran buenas, Aguirre no criticaba despilfarro alguno en la Caja y Blesa se limitó a ordenar "hágalo". En este caso, de los correos electrónicos que se refieren a la nueva petición del entorno de Aguirre no se desprende con certeza que la gestión solicitada se llevase finalmente a cabo.

Enchufe sin título universitario

La lectura de esas comunicaciones, a las que ha tenido acceso eldiario.es gracias a una fuente anónima que ha sido derivada por colaboradores de la Comisión Anticorrupción del Partido X, pone de relieve que Aguirre "se interesaba" por una joven cuya contratación era casi imposible. Su patrocinada carecía de título universitario y además exigía ser contratada en los alrededores de Ávila, donde residía.

El 26 de mayo de 2009, la secretaria de presidencia de Caja Madrid, Blanca de Pedro, escribió a cuatro personas con responsabilidad en la entidad la siguiente comunicación: "Necesitamos que nos informéis, a la mayor brevedad posible, sobre S.S.N.. Hizo unas pruebas para entrar a trabajar en la Caja. Esperamos que nos digáis. Muchas gracias. Un saludo".

El correo tuvo contestación inmediata por parte de los servicios de personal de la entidad, que solo tardaron dos días en conseguir la información que Blesa quería conocer antes de decidir si daba luz verde al enchufe planteado por Aguirre.

En un correo de 28 de mayo de 2009, la secretaria de Blesa recibe toda la información sobre la patrocinada por la presidenta madrileña. En esa comunicación se aportan los siguientes datos sobre la persona que Aguirre estaba promocionando: "Colaboró en la Entidad durante cuatro meses, en el verano de 2008 (...) Dado que la valoración obtenida en la oficina fue buena, realizó el proceso de selección. El resultado fue positivo (R+). No obstante, al no haber finalizado la Diplomatura en Empresariales que estaba cursando, fue incluida en la bolsa de trabajo como superado el proceso de selección pero supeditado a que finalizara su formación. Por otra parte, mostraba movilidad limitada a Ávila (donde reside), provincias adyacentes y Sierra de Madrid en las que habitualmente existe una alta demanda de traslados internos, limitando su posibilidad de colaboración".

"Esperamos vuestras indicaciones en caso de tener que hacer alguna gestión adicional", rezaba ese correo que acabó en poder de Blesa. Tras el análisis de esos datos, la secretaria de Blesa advirtió al presidente de Caja Madrid que "es la chica por quien se interesa Esperanza Aguirre", pero Blesa no mostró en su respuesta la diligencia de otras ocasiones ("lo hablaremos antes de contestar"). Tan sólo había pasado una semana tras haber sido criticado por la entonces presidenta de la comunidad de Madrid.

Los manejos de Aguirre con Blesa no eran novedad para el presidente de Caja Madrid. Según la correspondencia electrónica de Blesa, Aguirre tenía mando en plaza. Así se desprende del correo que este sábado publica el diario El Mundo en el que Ignacio González traslada a Blesa órdenes concretas para nombrar consejeros en Iberia. En ese correo que reproduce un mensaje de Ignacio González a Blesa se lee: "Me dice la jefa que tienes que poner a dos consejeros de la Caja en Iberia, y uno es ejecutivo de la caja, el otro que sea Mercedes Rojo. estoy en desayuno de Mariano y luego te llamo".

http://www.eldiario.es/politica/Esperanza-Aguirre-Caja-Madrid-Blesa_0_207179318.html

JUEZ SILVA: "EN CUALQUIER PAÍS DEL MUNDO BLESA ESTARÍA EN PRISIÓN"

El magistrado declaró en el Tribunal Superior de Justicia de Madrid que los correos electrónicos del expresidente de Cajamadrid probaban su gestión delictiva de la entidad

"En cualquier país del mundo este señor estaría en prisión". La frase es del juez Elpidio José Silva y se refiere al expresidente de Cajamadrid Miguel Blesa. Fue pronunciada en el interrogatorio al que fue sometido el pasado 21 de noviembre en el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, dentro de la instrucción de la querella formulada contra él por la Fiscalía por delitos de prevaricación, retardo malicioso en la administración de justicia y dos delitos contra la libertad (por decretar por dos veces prisión para Blesa).

En la transcripción de su declaración en calidad de imputado, a la que ha tenido acceso Público, el juez Silva insiste en la importancia de los correos electrónicos intervenidos a Miguel Blesa como fuente de prueba de la gestión delictiva que hizo en la entidad de ahorros que presidió durante 13 años (1996-2009), y se queja de no poder referirse pormenorizadamente a cada uno de ellos por el veto del instructor de su querella, el magistrado Jesús Gavilán, a dar acceso a las partes de esos e-mails, por considerarlos de contenido íntimo.

"No hay más de un 10% de correos personales y de esos realmente personales sólo hay uno", declaró Silva al juez Gavilán. A preguntas de su abogado, el juez del 'caso Blesa' también contestó a si había indicios de que el expresidente de Cajamadrid hubiera condonado alguna hipoteca.

"El sr. Blesa captaba señoritas casadas o solteras --dijo el juez Silva-- y hay un correo en el que el marido de una de esas señoritas le dice a Blesa que ya que está con su mujer que le condone una hipoteca".

La comparecencia del juez Silva estuvo marcada por las constantes interrupciones y protestas del fiscal jefe de Madrid, Manuel Moix, y el abogado de Blesa, Carlos Aguilar, que consideraban que las preguntas de los letrados del querellado eran impertinentes. Entre las frases más destacadas de la declaración que prestó el juez Silva están las siguientes:

No relación previa ni con Blesa ni con Cajamadrid
(El juez Silva declara) "que no conoce personalmente al sr.Blesa hasta que va a declarar al Juzgado, que antes no lo conocía ni por nombre. Que tampoco tiene relación con el señor Bernard (secretario general de Manos Limpias, denunciante contra Blesa), que no supo su nombre hasta hace tres semanas. Que no ha tenido ninguna relación comercial con Caja Madrid, y que no tiene ningún interés en la causa, (...) que tampoco tuvo en cuenta si esa causa le podía traer algún perjuicio, que no lo pensó, de hecho al principio lo archivó y no pensó tampoco si eso le perjudicaría".

Prisión "totalmente justificada"
"No era imprescindible reproducir los correos en el auto de prisión, pues la prisión estaba totalmente justificada. Le consta que había correos entre el sr. Blesa y el sr. Díaz Ferrán en los que éste pedía a Blesa su intervención para la concesión de los créditos, que había una clara conciencia de que cuando Díaz Ferrán pedía dinero no lo iba a devolver, que se lo estaba dejando a un amigo".

Riesgo de fuga
"Como ya estaban en una tesitura tan grave, la pena se incrementaba de forma considerable o bien se utilizaba ese banco como instrumento para cometer el delito o bien habría perjuicio económico considerable y por tanto ahí el riesgo de fuga sí saltaba, y le impone una fianza de 2 millones de euros, porque además del riesgo de fuga la clave era la posible destrucción de elementos de prueba".

Causa por la compra de Cajamadrid de un Banco de Miami
"La causa de Banco de Miami (en el marco de la cual encarceló dos veces a Blesa) está viva y no se puede desconectar. Considera que la Fiscalía no se interesó por esta causa. Ningún fiscal apareció por el Juzgado para examinar esta causa".

Crédito de 26 millones de euros de Caja Madrid a Díaz Ferrán
Declara que "cuando lee la denuncia de Manos Limpias vio que había noticia criminis, vio que había una estrategia delictiva por parte de un estafador que podría ser el señor Díaz Ferrán, y la Audiencia avaló su decisión de instruir diligencias respecto de esa denuncia".

Blesa manipulaba a los medios de comunicación
"Consta en los correos corporativos como sistemáticamente el sr. Blesa intoxicaba a los medios de comunicación, consta en una carpeta llamada Aguirre de las que están en los correos electrónicos y que pudo examinar junto a la Secretaria Judicial".

Hundimiento de las cajas de ahorro
"Cualquier conocedor mínimo de la materia sabe que las Cajas no se hunden sin más, y que el hundimiento de una entidad como ésta enciende todas las alarmas, que el hundimiento de una entidad bancaria sin explicación alguna e un hecho gravísimo, que no es algo que a él se le ocurra. Que esos mismos hechos notorios han servido de base a otros órganos judiciales en decisiones similares, y de hecho la causa Blesa está reaperturada por la Audiencia Nacional".

Los correos recogían delitos más graves
"Al examinar los correos salieron cuestiones delictivas más graves que el crédito a Díaz Ferrán".

"El correo corporativo era necesario para adoptar las decisiones (...). No era particular (...) Lo estaba usando para otras cosas a través del banco. Lo que mostraba eran actividades realizadas a través de Caja Madrid. No hay más de un 10% de correos personales y de ésos realmente personales sólo hay uno".

"Intento que Manos Limpias no tuviera acceso a los correos y por esto los encapsuló y los metió en la caja fuerte y fue analizando uno por uno, y sólo uno era de una señora en la playa y era íntimo".

Gestión criminal de Caja Madrid
"La Policía Judicial consideró esos correos como una fuente necesaria para probar algunas cuestiones, lo que más claramente dicen los correos es que el régimen de comisión delictual era de gestión criminalizada, que en cualquier país del mundo este señor estaría en prisión, pero cuando dictó el primer auto (prisión con fianza de 2 millones de euros) no tenía conocimiento de los correos".

Análisis de todos los correos
Señala que "ha examinado y analizado todos los correos y los tiene clasificados, y que la Guardia Civil examinó prácticamente todos, que hay algún correo que constituye prueba plena y del que había que dar traslado a las partes".

Blesa enfrentaba a facciones de partidos políticos
Dice que "hasta ahora no ha detallado el número tan grande de aletas criminógenas en que incurren los imputados, que le constaba que el comité financiero se atribuía competencias que no le correspondían, que hay varios correos que hablan de la 'trampita', que además engañaron al Banco de España, que no todos los correos de los que extrae esas conclusiones constan en el informe de la Guardia Civil, que las cajas tienen un control político pero el gestor debería encargarse de salvaguardar la caja, y que había correos en los que el presidente se dedicaba a enfrentar a diferentes corrientes de partidos políticos, que para su derecho de defensa sería fundamental señalar ese correo".

Revocación de oficio de la prisión de Blesa
"Siempre salvaguardo los derechos del imputado y cuando la Sección 30 de la Audiencia de Madrid revocó la resolución (de reapertura del caso) acordó la libertad inmediatamente de oficio, que no se trataba de una causa general sino de unos hechos muy concretos". "Nunca manifestó que quería investigar toda la gestión del sr.BLesa y Caja Madrid y sus efectos en la crisis en general, que ésa nunca fue su intención, que aquí no había causa general, había delitos muy concretos".

http://www.publico.es/489177/juez-silva-en-cualquier-pais-del-mundo-blesa-estaria-en-prision

LA AUDIENCIA NACIONAL AVALA INVESTIGAR A BLESA POR "PLANEAR" LAS PREFERENTES

El tribunal, en cambio, rechaza que se investigue a los consejeros de la caja de ahorros madrileña por la comercialización en las sucursales o case de operaciones

La Audiencia Nacional ha avalado investigar al expresidente de Caja Madrid Miguel Blesa y otros seis exconsejeros de la entidad, entre ellos el ex jefe de CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, por "planificar" la emisión de participaciones preferentes para capitalizarla. Además de Blesa y Díaz Ferrán, la investigación afecta al exsecretario de Estado de Comercio José Manuel Fernández Norniella (PP); el expresidente de la Asamblea de Madrid Jesús Pedroche (PP); el exalcalde socialista de Móstoles José María Arteta; el exdirigente de CCOO Rodolfo Benito; y el representante de UGT Gonzalo Martín Pascual.

El tribunal apoya admitir parcialmente a trámite una querella planteada por un empresario contra la cúpula de Caja Madrid el pasado mes de junio. El empresario, que invirtió 340.000 euros en estas participaciones, les acusaba de la comisión de delitos de estafa, maquinación para alterar el precio de las cosas, publicidad engañosa y omisión del deber de denunciar delito.

Si bien respalda la investigación en lo referente a "la planificación llevada a cabo desde los órganos directivos de las entidades", la Audiencia rechaza que se les investigue por la comercialización en las sucursales o case de operaciones.

El tribunal argumenta que este empresario firmó un documento en su banco en el que manifestaba que había sido informado de que el producto presentaba un alto riesgo y que cabía la posibilidad de incurrir en pérdidas. Los magistrados Alfonso Guevara, Guillermo Ruiz Polanco y Antonio Díaz Delgado agregan que de la documentación aportada "se hace difícil creer que el querellante no sabía en que estaba invirtiendo, es decir cual era la naturaleza del producto que adquirió con sus posibles consecuencias". Aseguran, además, que tampoco se puede investigar en el caso el empresario querellante que el case de operaciones le perjudicara puesto que adquirió las participaciones en el mercado primario (Caja Madrid) y no en el secundario por mediación de Bankia, "que es donde al parecer se produjo el perjuicio".

No obstante aseguran que "cuestión distinta" es que a raíz de "la situación financiera de las entidades donde los querellados ocupaban puestos del Consejo de Administración" estos "para retrasar y ocultar el deterioro utilizaran la emisión de participaciones preferentes para disfrazar la situación de insolvencia en que se encontraban". Los magistrados hacen suyo el argumento de la Fiscalía Anticorrupción, que recurrió la admisión a trámite de la querella, de que la existencia de un presunto plan ideado para casar irregularmente las operaciones con participaciones preferentes, pese a ser "difícil de concebir" es susceptible de ser investigado.

El juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu admitió a trámite el pasado mes de junio tres querellas cursadas por empresarios y particulares por la venta fraudulenta de participaciones preferentes. La primera de ellas fue presentada por Unión, Progreso y Democracia (UPyD), que solicitaba la apertura de una investigación sobre el diseño, implantación, emisión, comercialización y gestión del producto y pedía que se investigara a cinco directivos de Caja Madrid y Bancaja. Andreu se inclinó por la admisión a trámite de las querellas en contra del criterio de la Fiscalía Anticorrupción que recurrió su decisión al considerar que el lanzamiento y la venta de preferentes no constituye delito ni se puede determinar que hubiera "un plan preconcebido" para su gestión y diseño.

http://www.publico.es/dinero/488785/la-audiencia-nacional-avala-investigar-a-blesa-por-planear-las-preferentes

EL JUEZ SILVA RELACIONA LOS CORREOS DE BLESA CON GÜRTEL, AZNAR Y AGAG

Reclama al TSJ de Madrid que le permita el acceso a los mails por ser esenciales para defenderse de la querella de la Fiscalía por el encarcelamiento del exbanquero

El juez Elpidio José Silva, que encarceló dos veces al exbanquero Miguel Blesa, ha recurrido al Tribunal Superior de Justicia de Madrid la prohibición de acceso a 8.000 correos electrónicos obtenidos de los ordenadores del expresidente de Cajamadrid. El magistrado, en el marco de la querella que la Fiscalía ha presentado contra él por prevaricación, eleva el tiro y señala que en el paquete de mails algunos hacen referencia al pago de facturas por parte de la caja madrileña a la trama Gürtel, y que hay otros donde se menciona a José María Aznar, su yerno Alejandro Agag y una operación de compra de armas, según fuentes jurídicas.

El juez Silva sólo apunta alguno de los contenidos de los correos, que considera esenciales para su defensa por mostrar la actuación de Blesa y otros exdirectivos de Cajamadrid imputados para desarrollar operaciones irregulares. El magistrado los conoció cuando instruía las causas contra Blesa, y ahora están incorporados a la causa del TSJ de Madrid pero sin acceso para él.

Entiende que el contenido de los mails demuestra que actuó con extrema prudencia, sigilo y discreción como instructor de las causas contra Blesa, que le han costado la querella de la Fiscalía por delitos de prevaricación, contra la libertad y de retardo malicioso en la administración de justicia. El magistrado insiste en que en los correos se reflejan actuaciones extravagantes, que apuntan a tráfico de influencias y concesión de créditos a sabiendas de que no se cobrarían y que supondrían perjuicios para la entidad.

Con esos argumentos, el objeto del recurso es permitir que tanto sus abogados como él mismo puedan examinar los correos electrónicos, lo que el instructor del TSJ de Madrid, Jesús Gavilán, denegó al considerar que afectan a la esfera de la intimidad de Blesa.

Asimismo, y en otro escrito, el juez Silva propone al instructor la práctica de una batería de pruebas para contrarrestar la querella de la Fiscalía. En primer término, pide al juez Jesús Gavilán que le cite a él mismo. Su comparecencia como imputado fue pospuesta en tres ocasiones a lo largo del pasado mes de octubre, ante la alegación del juez querellado de que sus abogados y él no habían tenido opción de analizar la totalidad de la causa.

El juez pide que se cite a sus colegas de la Audiencia Nacional Fernando Andreu y Javier Gómez Bermúdez

Para armar su defensa, los letrados del magistrado objeto de la querella de la Fiscalía piden además, como diligencias de prueba, que se cite a los jueces centrales de Instrucción de la Audiencia Nacional, Fernando Andreu, instructor del 'caso Bankia' y que tiene imputado a Blesa por la emisión de preferentes; así como a Javier Gómez Bermúdez, que investiga la causa contra la Caja de Ahorros del Mediterráneo.

Silva defiende que el testimonio de ambos es relevante para conocer la práctica forense y procesal en relación a delitos como los que investigó él en el 'caso Blesa'.

Otros testigos propuestos por la defensa son los guardias civiles de Rivas Vaciamadrid que investigaron la causa contra Blesa a las órdenes de Silva, y que solicitaron medidas para el esclarecimiento de la causa que el juez acordó posteriormente, siendo algunas de ellas consideradas prevaricadoras por la Fiscalía. Entre ellas destaca la solicitud de que se decretase secreto de sumario, la intervención de comunicaciones y orden de entrada y registro.

También piden que declaren como testigos ante el juez los peritos de la auditora KPMG, que realizaron un informe que certificaba irregularidades en la concesión del crédito de 26 millones de euros por Cajamadrid al expresidente de la CEOE y entonces consejero de la propia Caja Gerardo Díaz Ferrán. Asimismo, quiere que confirmen si fueron objeto de presiones por parte de consejeros de la caja madrileña como Estanislao Rodríguez Ponga o José Antonio Moral Santín, proximos el primero al PP y el segundo a IU.

Su petición de prueba incluye la comparecencia de su sustituto en determinadas fechas de 2012 en el Juzgado de Instrucción número 9 de Madrid, Juan Antonio Toro Peña, que firmó la inhibición de la causa en julio de 2012 confirmando la reapertura de las actuaciones, ambas decisiones cuestionadas por la Fiscalía por injustificadas e inmotivadas. Y la de dos secretarios judiciales relacionados con el caso del crédito y el de la compra de un banco de Miami por Cajamadrid.

Asimismo, quiere que testifiquen el secretario general de Manos Limpias, Miguel Bernad, y los abogados de Ausbanc que representaron a dicho sindicato como acusación en la causa contra Blesa, Luis Pineda y Almudena Velázquez, para explicar detalles de su personación en la causa --negada por el fiscal--, su petición de prisión para el expresidente de Cajamadrid, y otras cuestiones procesales defendidas por Blesa y su abogado, Carlos Aguilar. También solicita la citación de cuatro directivos de Bankia, y que se lleve a cabo en el Tribunal el visionado de las grabaciones audiovisuales de las declaraciones testificales y de imputados en el caso del crédito y en el del Banco de Miami

http://www.publico.es/482402/el-juez-silva-relaciona-los-correos-de-blesa-con-gurtel-aznar-y-agag

EL TSJ DE MADRID DECLARA 'ÍNTIMOS' 8.700 EMAILS DE MIGUEL BLESA

Usa ese argumento para prohibir al juez que encarceló al exbanquero acceder a sus correos electrónicos. Elpidio José Silva pedía revisar su contenido antes de declarar

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha incorporado a la causa que sigue por prevaricación contra el juez Elpidio José Silva, que encarceló a Miguel Blesa, unos 8.700 correos electrónicos del expresidente de Cajamadrid, pero, sorprendentemente y a petición de Blesa, no se los dejará leer al acusado alegando que pertenecen a la esfera de la intimidad del exbanquero, pese a que fueron enviados con los ordenadores profesionales de la caja madrileña.

El juez Silva y sus abogados querían revisar el contenido de dichos correos para preparar su declaración judicial, dado que el contenido de varios de ellos explica, según su postura, las resoluciones del magistrado consideradas prevaricadoras por la Fiscalía.

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid tiene encausado a Silva por delitos contra la libertad, prevaricación y retardo malicioso en la administración de justicia. El instructor de la querella, Jesús Gavilán, permitió el pasado 28 de octubre que tanto Silva como su abogado estudiaran en la misma sede judicial algunos de esos correos de Blesa ahora considerados 'íntimos' e inaccesibles, ya que el acusado consideraba necesario hacerlo antes de prestar declaración.

Ese mismo día, 28 de octubre, dictó un auto que autorizaba el examen de los correos por Silva o sus representantes, incluso asistidos por un técnico informático, aunque previo examen por Gavilán para excluir los que 'cercenaran' la intimidad de Blesa.

Sin embargo, el 31 de octubre, día en que el juez Gavilán tomó declaracion a Blesa, éste le manifestó expresamente que se oponía al examen de dichos correos electrónicos "por afectar a su intimidad".

En un nuevo auto, con fecha 4 de noviembre, el instructor de la querella comparte la posición de Blesa y declara que "no ha lugar al examen por la defensa del querellado de los restantes correos electrónicos incluidos en la base documental aportada, por afectar a la intimidad del perjudicado y ser irrelevantes para esta causa".

El magistrado Gavilán indica que, salvo los escasos correos electrónicos tenidos en cuenta por la Guardia Civil en el caso del crédito de 26 millones de euros concedido por Cajamadrid a Gerardo Díaz Ferrán (una de las investigaciones de Silva contra Blesa), que sí estaban relacionados con la investigación, el resto son irrelevantes "por tener un contenido totalmente personal, de la esfera íntima y de amistad, o estrictamente laboral y profesional con terceras personas, o intrascendente a los efectos aquí debatidos".

Cree que el examen de esos correos por el juez Silva vulneraría el derecho a la intimidad de Blesa, y carece de finalidad, ya que no puede pretender ahora el querellado buscar o justificar en esos emails una motivación de las resoluciones denunciadas como prevaricadoras por la Fiscalía (como los dos autos de prisión del exbanquero).

Gavilán recuerda que el examen de los correos ya fue realizado por la Guardia Civil y por el propio instructor en el marco de la causa principal contra Blesa, por lo que permitir la nueva revisión supondría además una injustificada dilación de la causa. Por ello, en el mismo auto pide a la defensa de Slva, a la Fiscalia y a las acusaciones particulares (Blesa y Díaz Ferrán) que planteen en tres días las diligencias de prueba que estimen pertinentes,"especialmente la propia declaración del querellado".

http://www.publico.es/480350/el-tsj-de-madrid-declara-intimos-8-700-emails-de-miguel-blesa

Volver

© Copyright. 1998 - 2014. www.esperanzaaguirre.net . Ningún derecho reservado. Aquí es todo de gratis y sin comisiones
( Página diseñada para ver con Explorer 9 o superior  a 1024 x 768 píxeles )