JOSÉ LUÍS BALTAR PUMAR &

" LA FAMILIA, SOBRE TODO SI ES LA SUYA, ES LO PRIMERO "

" Hay personas que tienen influencia y la utilizan en época electoral, pero en realidad aquí no hay caciques ( Galicia ), sino personas de prestigio que están en la opción que yo defiendo, verdaderos líderes de opinión "
( Dixit Mariano Rajoy 14-11-85 )

VIDA, OBRA Y CONTRATACIONES DE AMIGOS, FAMILIARES Y SIMPATIZANTES GENOVESES

Nació en el municipio orensano de Esgos el 10 de octubre de 1940.

Maestro de Primaria de profesión, abandonó la docencia en 1979 para asumir la Alcaldía de la localidad orensana de Nogueira de Ramuín, al frente de la cual permaneció hasta 1995.

Baltar ingresó en política en Coalición Galega y llegó al PP a través de Centristas de Galicia, una escisión de CG de la que fue su fundador y secretario general.

Centristas de Galicia, que aglutinaba un nutrido grupo de alcaldes rurales, se unió al PP en 1989, año en el que Manuel Fraga se presentó por primera vez a las elecciones a la Xunta. Meses después de los comicios autonómicos, ya en 1990, pasó a presidir la Diputación Provincial de Orense.

En las Cortes Generales, fue senador electo por Orense por el PP entre 1993 y 2000, quinta y sexta Legislaturas, en las que fue elegido miembro titular de la Diputación Permanente de la Cámara Alta y presidente de la Comisión Especial sobre el Desarrollo Económico y Social del Estado Español.

En aplicación de las incompatibilidades decididas por su partido, abandonó el escaño del Senado en enero de 2000 para seguir como presidente del PP de Orense, cargo al que había accedido en 1994.

En septiembre de 2004, Baltar junto a siete diputados del PP en la Cámara gallega, amenazó con dejar el Partido Popular de Galicia porque no veía respaldados los intereses de Orense, y con presentar una lista alternativa a los comicios autonómicos de 2005.


Otro de los motivos que desencadenó la crisis fue la excesiva influencia del partido nacional y de su secretario general, Mariano Rajoy, en el PP gallego con la entrada de personas de su entorno en la remodelación del Gobierno de la Xunta llevada a cabo en septiembre de 2004, como el vicepresidente Alberto Núñez Feijoo. El PPdeG anunció en octubre "un acuerdo definitivo" entre Fraga y Baltar sobre la crisis de partido, después de que ambos mandatarios mantuvieran varias reuniones.

Los diputados críticos ya habían amenazado en enero de 2003 con escindirse del partido por responsabilizar al secretario general del PPdeG, Jesús Palmou, próximo a la dirección central del PP, de la salida del Gobierno gallego del entonces consejero de Política Territorial de la Xunta, José Cuiña, respaldado por los dirigentes del partido en Orense y empeñado en preservar la autonomía de los populares gallegos frente a la dirección nacional.

José Luis Baltar, considerado el principal aliado político de Cuiña, es el líder de una provincia donde el PP obtiene cada cita electoral mayoría absoluta y supone el primer bastión electoral de los 'populares' gallegos. Figura como vocal nato del Comité Ejecutivo del PPdeG.

Está casado y es padre de dos hijos. Uno de ellos
, José Manuel Baltar Blanco, fue el elegido en Febreo del 2012 por su padre para sustituirle en la presidencia de la Diputación.

En enero del 2013 el titular del juzgado de instrucción número 1 de Ourense, Leonardo Álvarez, admitió a trámite la querella del fiscal contra José Luis Baltar, por un presunto delito de prevaricación continuada. El magistrado investigó la contratación de un centenar de personas en la Diputación ourensana en las semanas previas al congreso del PP en el que el hijo de Baltar se aupó a la presidencia del partido en la provincia. El ministerio público sostuvo que esos contratos, que se repartieron entre afines al PP, fueron ilegales.El 17 de julio del año 2014, fue condenado por prevaricación.

NOTICIAS SOBRE LOS SUSODICHOS : PADRE, HIJO Y SUS CIRCUNSTANCIAS

CINCO TESTIGOS CONFIRMAN VINCULACIÓN LABORAL CON BALTAR DE LA MUJER QUE LO DENUNCIA POR ACOSO

Los testimonios prestados ante la juez evidencian que la demandante trabajó para el PP y fue interventora en unas elecciones

La mujer que denunció por acoso sexual al presidente provincial del PP y de la Diputación de Ourense, José Manuel Baltar, dependía laboralmente de él, así como de su padre y antecesor en los cargos, cuando supuestamente le ofreció un puesto fijo a cambio de mantener relaciones sexuales. Así lo han confirmado este martes los cinco testigos propuestos por la demandante ante la titular del Juzgado de Instrucción 3 de Ourense, Eva Armesto, que mantiene imputados los dos Baltar, al jefe de personal de la Diputación y a la propia afectada.

Las cinco personas que han prestado declaración han confirmado con detalle la relación de dependencia de la denunciante con José Manuel Baltar, que este había negado en anteriores comparecencias judiciales. Los testigos han confirmado que la mujer, Teresa F. C., no solo había trabajado en la instalación de carpas de campaña contratada por el PP orensano sino que, además, en las elecciones autonómicas de 2012, había representado al partido en una mesa de la ciudad, ubicada en el edificio de la delegación territorial de la Xunta de Galicia, en calidad de interventora.

Cinco testigos confirman vinculación laboral con Baltar de la mujer que lo denuncia por acoso Baltar, investigado en la causa contra su hijo por ofrecer empleo a cambio de sexo

Cinco testigos confirman vinculación laboral con Baltar de la mujer que lo denuncia por acoso Una juez abre diligencias contra Baltar, exbarón del PP gallego

Estos testimonios confirmando el vínculo laboral entre la mujer y el dirigente político ponen en entredicho la credibilidad del presidente provincial que en anteriores comparecencias judiciales había asegurado que no conocía a la demandante. Uno de los citados este martes afirmó que ambos se conocían desde 2010. Las pruebas aportadas por la demandante sitúan el supuesto encuentro sexual entre ambos en ese mismo año.

Las declaraciones se han producido apenas una semana después de que la juez rechazase la prescripción del delito que había pedido la defensa de Baltar. En su estrategia por intentar anular la causa, el letrado del presidente ha reclamado también el archivo. En esta ocasión por considerar nulo el personamiento como acusación del grupo político Democracia Ourensana.

Pese a estos intentos por evitar el procesamiento del presidente provincial del PP, investigado por los supuestos delitos de acoso sexual, cohecho y tráfico de influencias, José Manuel Baltar aseguró hace unos días que la decisión de la juez de mantener la causa no le generaba “ninguna preocupación”. Baltar, que pese a la imputación cuenta con el respaldo de los presidentes autonómico y estatal del PP, insiste en que “se trata de un asunto de índole personal” por lo que se niega a hacer declaraciones ante la opinión pública y ante los grupos representados en la Diputación que preside.

Su padre, José Luis Baltar, el autoproclamado “cacique bueno”, condenado por enchufar en la Diputación a más de un centenar de afines al PP en los meses que rodearon el congreso del traspaso de poderes, mantuvo en su declaración judicial, el pasado septiembre, que la denuncia obedece a un “chantaje” de la mujer para conseguir un puesto de trabajo. El exbarón del PP gallego, cuya voz se reconoce también en los audios aportados por la mujer, está también imputado en la causa por cohecho y tráfico de influencias.

http://politica.elpais.com/politica/2016/11/22/actualidad/1479826790_318950.html

BALTAR, INVESTIGADO POR ACOSO SEXUAL Y COHECHO, REVALIDA LA PRESIDENCIA DEL PP DE OURENSE

El presidente, respaldado por la dirección nacional de su partido, declara el próximo día 15 en el juzgado

“Este es el acto político más importante que se celebra hoy en Galicia y en España”, clamó este sábado un exultante José Manuel Baltar en la inauguración del XVII congreso provincial del PP. Horas después, expresaba su satisfacción por el respaldo casi unánime (el 95,66% de los votos) de cerca de un millar de compromisarios a su candidatura, la única que se ha presentado para dirigir el partido en Ourense.

Desde que el pasado mes de octubre una mujer acudió a la Fiscalía para denunciarlo por acoso sexual (aseguró que en 2010 Baltar le había ofrecido un empleo en la Diputación, entonces presidida por su padre, a cambio de sexo), el hijo-sucesor del todopoderoso barón del PP gallego no ha hecho más que mirar hacia delante. También pesa sobre él una investigación por un supuesto cohecho. Este sábado ha contado con el respaldo de Feijóo y del PP nacional a través de la vicesecretaria de Estudios y Programas, Andrea Levy, que ha cargado contra los que se “autoetiquetan como nueva política” y pretenden “enseñar” a los populares orensanos a hacer las cosas.

Un asunto personal

El PP gallego intenta pasar de largo por la imputación del presidente orensano. A lo largo de los últimos cinco meses, tras haber sido difundidas las grabaciones aportadas por la denunciante en las que se escucha supuestamente a Baltar prometerle un empleo en la Diputación y jactarse de cambiar las notas de las oposiciones, el presidente provincial ha evitado pronunciarse sobre la denuncia. “Es un asunto personal”, responde invariablemente.

El dirigente orensano pudo respirar aliviado cuando la fiscalía anunció, sin haberlo citado a declarar ni pedir las grabaciones que ofrecía la demandante, que descartaba la investigación del supuesto acoso sexual. Prácticamente al mismo tiempo el presidente del PP de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, arropaba a Baltar y cargaba contra la demandante: la acusó a ella de haber intentando hacer delinquir al presidente orensano.

La tranquilidad fue efímera: horas antes del archivo por la Fiscalía la mujer ya había acudido al juzgado con las grabaciones y los mensajes de texto. La denuncia prosperó. La titular del Juzgado de Instrucción 3 de Ourense acabó citando al presidente popular para el día 10 de este mes en calidad de investigado, junto a la demandante, por los supuestos delitos de cohecho, tráfico de influencias y acoso sexual.


El PP gallego convocó para cinco días antes de ese trance el congreso provincial que se ha celebrado esta mañana y Feijóo, presente en el cónclave, volvió a expresar todo su respaldo al presidente imputado que se mantiene el cargo desde el que sucedió a su padre en 2010, tras derrotar sin paliativos al candidato patrocinado por las direcciones gallega y nacional del partido. Desde entonces no ha habido candidato alternativo.

Un viaje a Eurodisney

Tocado ahora por la demanda, Baltar se revuelve contra la investigación judicial. Al conocer su citación para cinco días después del congreso, reclamó a la juez que la pospusiera alegando que tenía comprometido de antemano un viaje a Eurodisney. Declarará finalmente el día 15. Y al conocer que el grupo político de la oposición Democracia Ourensana (DO) se había personado como acusación popular (ante la eventualidad de que una posible imputación a la demandante invalidara la acusación particular) pidió a través de su letrado que se impusiera a DO una fianza de 100.000 euros que la juez estimó no obstante en 9.000 y que el grupo político ya ha pagado.

Este sábado por la mañana, aclamado por los suyos -los mismos que durante décadas habían cerrado filas ya con su padre y predecesor en todos sus cargos, condenado finalmente por enchufismo tras consumar la sucesión-, Baltar consiguió el respaldo unánime del cónclave a un manifiesto en defensa de las diputaciones “frente a los intereses partidistas”. El PP gallego solo mantiene la de Ourense.

http://politica.elpais.com/politica/2016/03/05/actualidad/1457191121_768216.html

“La Diputación de Ourense era para Baltar como una empresa privada”

La justicia castiga el enchufismo del barón del PP de Ourense inhabilitándolo nueve años

La sentencia dictamina que contrató a un centenar de personas violando la normativa más básica

La justicia pone coto al baltarismo después de Baltar. La titular del Juzgado de lo Penal 1 de Ourense, Caterina González, ha dictado sentencia condenatoria contra la práctica del enchufismo masivo y continuado ejercido por el expresidente de la Diputación de Ourense en los tres meses en los que se sentaron las bases de su sucesión dinástica. “Parece que la Diputación era una empresa privada en la que se contrataba a quien parecía oportuno al acusado”, sostiene la juez para explicar que el primero de los Baltar utilizó la institución como si de su propiedad se tratara y condena al ya jubilado barón del PP de Galicia a nueve años de inhabilitación por un delito continuado de prevaricación. La condena, consecuencia de una denuncia presentada en 2010 por el PSOE ante la fiscalía, no tendrá ya efectos prácticos pero, en sintonía con la petición del fiscal jefe de Ourense, Florentino Delgado, de “una pena ejemplar que sirva de aviso a navegantes”, pone en tela de juicio la sucesión dinástica del baltarismo que ahora representa su primogénito.

Dos años después de que el poderoso expresidente ourensano José Luis Baltar hubiese causado baja en el PP, la justicia sentencia que el autodenominado cacique bueno delinquió. La juez considera probado que en los tres primeros meses de 2010, los que rodearon el congreso provincial del PP en el que se consumó el primer traspaso de poderes entre padre e hijo, José Luis Baltar vulneró “a sabiendas” la normativa de la institución provincial y contrató a dedo a las 104 personas que quiso. En esa simbiosis que, según la juez, Baltar hizo entre lo público y lo privado, buena parte de los enchufados que eligió para los empleos estaban vinculados al PP y participaron (ellos o sus familiares) en el cónclave provincial en el que su primogénito, José Manuel Baltar Blanco, barrió al candidato avalado por Feijóo y Rajoy haciéndose con la presidencia del partido que dejaba vacante su padre. Dos años más tarde le traspasaría también a dedo la presidencia de la Diputación.

Frente al alegato de Baltar proclamando en su juicio que después de tres décadas al frente de corporaciones (el Ayuntamiento de Nogueira de Ramuín y la Diputación) desconocía que para contratar en una institución es necesario realizar una convocatoria pública de empleo, la juez considera probado que incumplió “conscientemente” la normativa de la institución provincial cuando, en aquellos meses pre y postcongresuales, enchufó al centenar de afines. El condenado lo había reconocido sin complejos en su declaración. “Oye, cuando que haya que contratar a alguien cuenta con este”, explicó Baltar desde el banquillo su método de selección del personal. Él le decía al jefe de Personal quién entraba y quién no. No sabía, intentó justificarse, que las plazas se tenían que publicitar. “Nadie me advirtió”, remachó su exculpación.

A lo largo de 43 folios, la jueza descalifica las prácticas institucionales del expresidente ourensano. La sentencia precisa que Baltar no solo prevaricó al conceder empleos a dedo, sino que “también se ha probado que esa contratación se realizó sin la fiscalización previa que exigía la ordenanza” y que debería garantizar que existía crédito para hacer frente al gasto en nóminas que disparaba la deuda de una Diputación ya sobredimensionada en empleos: llegó a tener más de un millar de trabajadores —33 porteros, que después redujo a 16, para abrir tres puertas en el edificio cultural; 17 personas para cuidar 15 caballos en el centro ecuestre de la institución— que convirtieron al organismo en la mayor fábrica de empleos de la provincia. Y casi todos los empleados estaban vinculados al PP.

La juez sostiene que en los tres meses a los que se refería la denuncia, el expresidente “olvidó en todo momento” el requisito “básico e irrenunciable que es la publicidad” para garantizar el acceso en condiciones de igualdad de cualquier ciudadano al puesto de trabajo. Y aclara que la Diputación “no es una propiedad de la que pueda hacer el uso que bien le parezca a su titular” para concluir que el acusado viola “consciente y deliberadamente” la norma “en función de una finalidad que le parece prioritaria”, poniéndose para ello “por encima de toda Ley, como quien dispone legítimamente de algo privado”.

En su afán contratador de aquel trimestre sucesorio en el que consumó el primer traspaso de poderes a su hijo, Baltar incumplió, uno tras otro, todos los requisitos que marcaba la ordenanza de la Diputación publicada seis años antes en el boletín oficial de la provincia para los contratos temporales por procedimiento de urgencia. La juez especifica las infracciones: no hubo informe del jefe de servicio de cada plaza, no hubo fiscalización previa de Intervención para comprobar la existencia de crédito suficiente para contratar, no hubo convocatoria pública ni siquiera en el tablón de anuncios y no hubo selección de los contratados basada en su cualificación y méritos. Sencillamente, Baltar tiró también en esa ocasión de los decretos de presidencia con los que durante décadas repartió millones de euros entre sus afines y, así, desde enero hasta el 17 de marzo de 2010 ordenó la contratación en la Diputación de las 104 personas “elegidas por él”.

Según la sentencia, lo hizo “con conciencia de que faltaban los principios básicos de cualquier contratación pública”, por más que el condenado se empleara en el juicio en asegurar que desconocía la existencia de la norma e intentara arrastrar en su caída a sus funcionarios de máxima confianza, a los que acusó de no haberlo advertido de la ilegalidad.

Lejos de aceptar su palabra, la magistrada da credibilidad a los testimonios del jefe de Personal, José Luis Suárez —concejal del PP en el Ayuntamiento de Monterrei e hijo del alcalde de ese municipio—, y al secretario de la institución, Francisco Cacharro —hijo del exbarón del PP de Lugo—, que aseguraron que el primero de ellos había alertado al presidente de que incurría en ilegalidad y que el otro le había explicado la normativa. Caterina González concluye que Baltar actuó “consciente de lo que estaba haciendo” y se basa para ello en el testimonio de los altos funcionarios y del resto de testigos (73 personas entre cargos de la institución, enchufados y alcaldes del PP) para declarar “claro y probado” el delito de prevaricación que a Baltar —imputado ahora también en la Operación Pokémon que investiga supuestos sobornos a políticos de concesionarias municipales— le supone un oscuro final a su trayectoria política y a su hijo-sucesor la mácula sobre los méritos de su acceso a todos su cargos públicos. La juez desestima la petición de la acusación particular del PSOE para que Baltar abone 696.666,58 euros a la Diputación por los gastos que, según su cálculo, supusieron los 104 enchufados a las arcas públicas.

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2014/07/31/galicia/1406790800_888726.html

OURENSE SIENTA EN EL BANQUILLO AL CLIENTELISMO DEL “CACIQUE BUENO”

La Audiencia abre juicio a José Luis Baltar, ya retirado, por enchufes masivos en la Diputación

Jubilado, pero con todos los poderes políticos intactos —ahora en manos de su primogénito— el expresidente del PP y de la Diputación de Ourense José Luis Baltar se sienta hoy en el banquillo. El fiscal lo acusa de haber enchufado a 104 personas, casi todas vinculadas al PP, para favorecer las opciones de su hijo José Manuel Baltar en las vísperas del congreso provincial del partido que 2010 consumó la sucesión dinástica. 104 personas para engordar la plantilla de una endeudada, y ya sobresaturada de empleos, Diputación Provincial que en buena parte acudieron a votar —ellos o sus parientes— al congreso en el que su hijo barrió al candidato rival apoyado por Rajoy y Feijóo. Ese día, Baltar padre —quien se autodefinía como un “cacique bueno”— llevado por la euforia del triunfo levantó en volandas a su hijo para transportarlo sobre sus hombros por el salón de congresos. Consumada la herencia en el partido, le dejaría también en prenda dos años después la presidencia de la Diputación.

Baltar, que tiene ahora 73 años y presidió durante 23 la Diputación, acude al juicio que hoy se inicia en la Audiencia Provincial de Ourense sabiendo que incluso una condena no tendrá consecuencias prácticas para él. Aunque el PSOE lo denunció por prevaricación y malversación, tanto el fiscal como el juez instructor consideraron que incurrió solo en el primero de los delitos, que no implica cárcel. Si resultase condenado, la pena sería de 10 años de inhabilitación para el ejercicio de cargos públicos.

“A mí no me inhabilita nadie, que ya me inhabilité yo”, se zafó cuando trascendió la noticia de su imputación, después de que hubiese dejado ya la política activa Y, convencido de que también lograría zafarse de esta, después de que el fiscal general del Estado archivara por “poco precisa” la denuncia de un anónimo por su supuesto enriquecimiento patrimonial, advirtió: “El que ríe el último ríe dos veces”. Y a continuación se dio de baja en el PP.

Pero, desde entonces, Baltar no ha hecho sino acumular denuncias. El extodopoderoso presidente ourensano ha tenido que enviar un escrito a la juez instructora del caso Pokémon, Pilar de Lara, para justificar su ausencia, hoy mismo, a la citación en la que tenía que responder de una imputación por cohecho por supuestamente haber aceptado un soborno de 6.000 euros del grupo Vendex, concesionario de servicios municipales en Galicia. Además, se enfrenta a su posible responsabilidad en otra causa judicial abierta a instancias de la Unión Europea. Los técnicos de la oficina de lucha contra el fraude de Bruselas acusan a la Diputación que él presidía de haber cometido fraude en la adjudicación de más de un centenar de depuradoras a una empresa afín.

El juicio del enchufismo lo encuentra jubilado. El fiscal presentó querella contra él a finales de 2012, dos años después de que los socialistas ourensanos acudieran a su despacho cargados con cientos de folios con los que denunciaban el clientelismo político en una institución, la mayor fábrica de empleos de la provincia, en la que, según las cuentas de la oposición, llegaron a trabajar más de un millar de personas vinculadas al PP. En ocasiones, familias enteras

En el juicio que hoy desfilarán por el estrado docenas de sus fieles alcaldes, sus técnicos —el personal de confianza al que, cuando se vio apretado judicialmente, señaló como responsable de las contrataciones irregulares— y algunos de los supuestos enchufados. Mientras tanto, su hijo-sucesor, bajo cuya presidencia han seguido aprobando oposiciones de la Diputación afines al PP, ha aprobado un código ético contra la corrupción política.Lo hizo unos meses después de haber contratado a dedo a un exdiputado socialista para que lo asesorara en transparencia.

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2014/06/29/galicia/1404071340_459957.html

EL FISCAL PIDE 10 AÑOS DE INHABILITACIÓN PARA JOSÉ LUIS BALTAR

El ministerio público solicita la máxima pena por el delito de prevaricación continuada

“A mí no me echa nadie; ya me inhabilité yo", sentenció José Luis Baltar al conocer su imputación por el supuesto delito de prevaricación por el enchufismo en la Diputación de Ourense que presidía. Casi dos años después de que presentase su renuncia al frente de la institución alardeando de que lo hacía por propia voluntad, la fiscalía ourensana reclama la pena máxima, 10 años sin poder ejercer cargos públicos, para el septuagenario cacique, que ha delegado ya todas sus competencias políticas en su hijo.

El fiscal jefe, Florentino Delgado, registró este lunes el escrito con la petición de la máxima pena que contempla la ley para el delito de prevaricación continuada por el enchufismo en la Diputación de 104 personas en el entorno del congreso provincial del PP que ganó el vástago del exbarón. Baltar se retiró de la presidencia de la institución a la que durante las dos décadas largas que presidió dotó hasta el delirio de empleos de afines, y de la presidencia del PP provincial, desde la que luchó con uñas y dientes contra los presidentes del partido en Galicia (Manuel Fraga y Alberto Núñez Feijóo) para mantener su parcela de poder, sin que nadie en su partido le rechistara. Al menos públicamente.

Cuando anunció su renuncia a la Diputación, insistió en que lo hacía por propia voluntad y con el reconocimiento de Feijóo de que se iba porque él mismo quería “sin que nadie te eche”, algo que, según repitió Baltar hasta la saciedad, él no consentiría. Meses después, la fiscalía ourensana presentaba el escrito de acusación por el enchufismo.

Para Baltar la verdadera pena es la acusación judicial. Sus abogados intentaron por todos los medios evitar que se sentara en el banquillo. No lo consiguieron. La Audiencia Provincial rechazó el pasado junio la última de las peticiones de archivo de la causa que reclamó constantemente su defensa. Los magistrados avalaron la instrucción del juez Leonardo Álvarez destacando que no existían motivos para el archivo al constatarse “indicios racionales de criminalidad”. En el auto del juez instructor hecho firme por la Audiencia consta que los contratos de trabajo se realizaron sin publicidad y a dedo “a sabiendas” de que conculcaban las normas de la propia institución. “Se limitó a contratar a aquellas personas que le vinieron en gana”, redactó entonces el juez

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2013/08/05/galicia/1375731645_718836.html
 

BALTAR SE SENTARÁ EN EL BANQUILLO PERO ESQUIVA UNA CONDENA DE CÁRCEL

La Audencia desestima los recursos y confirma la imputación por prevaricación

No tendrá que enfrentarse a una posible condena de cárcel, pero se sentará en el banquillo acusado de ejercer el caciquismo del que alardeó durante años aunque ceñido a la contratación irregular, en el entorno del congreso provincial del PP de 2010, de 104 personas mediante una supuesta prevaricación con la que pudo legar a su vástago la presidencia provincial del partido. José Luis Baltar ya ha agotado, sin éxito, todos los recursos contra el auto del juez instructor, Leonardo Álvarez, que encontró indicios suficientes de este delito en la denuncia presentada por el fiscal jefe de Ourense, Florentino Delgado, a instancias del grupo del PSOE en la Diputación.

Los abogados del extodopoderoso cacique se emplearon por evitarle el trago del juicio e intentaron, recurso tras recurso, convertir las consecuencias penales del aluvión contratador en una mera irregularidad administrativa. Pero ni antes el juez instructor ni ahora los magistrados de la Audiencia les han dado la razón. Baltar será juzgado por lo penal por una supuesta prevaricación continuada: el enchufismo. La Audiencia también avala el auto del juez instructor denegando la petición del PSOE de sumarle a ese supuesto delito los de malversación de caudales y falsedad en documento público con lo que en el caso de sentencia condenatoria el cacique no irá a la cárcel, sino que quedará inhabilitado para el ejercicio de cargos públicos. Y, como él mismo anunció cuando comenzaba la instrucción de la causa, ya se había adelantado jubilándose, y causando baja en el PP, con la misión cumplida del traspaso completo de poderes a su hijo. "A mí no me echan, me voy yo", sentenció entonces.

Baltar se enfrenta ahora al escarnio público tras décadas de apología de su sistema contratador que inmortalizó, a ritmo de trombón, con el epítome de "cacique bueno" cuando acumulaba poderes en Ourense -asentados en la fidelidad de los favores realizados desde la institución pública por los que ahora será juzgado- que hacían temblar las mayorías parlamentarias del PP gallego.

En el auto en el que rechazan los recursos y avalan la instrucción de la causa los magistrados de la Audiencia replican a la defensa de Baltar que "el hecho objeto del procedimiento reviste inicialmente características de delito" y precisan que "el principio de igualdad se ve severamente quebrantado si se carece de idónea información pública de la contratación de personal".

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2013/06/13/galicia/1371137904_199620.html

EL TRIBUNAL SUPERIOR DE GALICIA DESMONTA EL ERE DE BALTAR EN LA DIPUTACIÓN

El fallo considera que no han quedado acreditadas las causas alegadas por el organismo

José Manuel Baltar Blanco no consigue desprenderse de la sombra que mancilla el legado político —la presidencia de la Diputación y la del PP de Ourense— que recibió de su padre. Tampoco de sus prácticas. Se lo acaba de recordar el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) que ha declarado “no ajustado a Derecho” el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) con el que el segundo de los Baltar reprobaba, mediante el despido de 25 empleados, la política de contrataciones de la que supuestamente se benefició políticamente.

En el empeño por desvincularse, una vez en el poder, de la imagen caciquil de su progenitor (procesado por, supuestamente, haber enchufado en la Diputación al menos a 104 afines en el entorno del congreso sucesorio del PP) Baltar promovió un ERE. Lo justificó enmendando públicamente la plana a su padre. En el documento que sustentaba el expediente afirmaba que en la heredada Diputación había un elevado número de trabajadores indefinidos no fijos "que no obtuvieron ese estatus mediante la superación de un proceso selectivo reglamentario, sino por la indebida aplicación de contrataciones temporales no justificadas".

Pero al mismo tiempo que aplicaba el ERE denunciando las contrataciones irregulares de su progenitor, se servía de la misma práctica y enchufaba también él en la Diputación a otros 20 afines al PP, concedía arbitrarias subvenciones, a dedo, por casi dos millones de euros, mantenía las ayudas a los clubes deportivos y se rodeaba de un par de asesores que cuestan 120.000 euros a las arcas de la institución. Aludiendo a estas actuaciones, el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) ha desmontado el argumento economicista del presidente provincial y ha declarado "no ajustado a Derecho" el ERE, el primero promovido desde una Administración gallega. Aferrado sin embargo a su decisión -y a la crítica implícita al modelo de contratos temporales que acaban en fijos de la que se sirvió su padre- Baltar ha dado a entender que recurrirá la sentencia. En su opinión, bastará "simplemente" con "aumentar el número de indemnización de los días trabajados" de los 25 despedidos, de forma que pasaran de 20 a 45 para que el ERE sea aceptado por el alto tribunal gallego.

De momento, con su padre y predecesor con un pie en el juzgado para responder por los 104 enchufes, el segundo de los Baltar recibe del Tribunal Superior una crítica a su gestión del gasto en la institución, similar a la de su progenitor de cuya imagen intenta zafarse. El alto tribunal le advierte -para rechazar que el desajuste de la plantilla sea el factor desencadenante de la situación económica negativa de la Diputación- de que mediante "la reducción de las partidas presupuestarias destinadas al baloncesto o al fútbol quizás se hubieran podido evitar si no todos, sí un número mucho menor de trabajadores despedidos". El Tribunal Superior precisa, además, que el ERE "resulta contrario al deber de buena fe" toda vez que lo simultaneó con el nombramiento de "dos asesores de confianza con un gasto anual aproximado de 120.000 euros" para las arcas de la institución. Mientras Baltar se sacudía ayer, tras conocer la sentencia, el rapapolvo del alto tribunal gallego y esgrimía un argumento sobre la compatibilidad de contratar caros asesores al mismo tiempo que se despide personal por razones de ahorro para la institución, CC OO, sindicato que denunció judicialmente el ERE, reclamaba la inmediata incorporación de los 25 despedidos a sus puestos.

"Pues claro que los quiere indemnizar con 45 días en lugar de con 20; el dinero no es suyo sino de la institución", reprocha el "clientelismo del nuevo Baltar" el secretario xeral de la Federación de Servicios a la Ciudadanía (FSC) de CC OO, Ramiro Otero. Los 25 despedidos esperan ahora que Baltar tome una decisión en el plazo de los cinco días de que dispone para acatar o recurrir la sentencia del TSXG antes de que, dado que el ERE no fue declarado nulo, comiencen los juicios de los trabajadores en el juzgado de lo social de Ourense que aplicará la Reforma Laboral.

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2013/05/03/galicia/1367575965_108399.html

EL PSOE PIDE A LA AUDIENCIA AMPLIAR LA INVESTIGACIÓN DEL ENCHUFISMO EN OURENSE

Sostiene que el instructor “pasó por alto” indicios de malversación y falsedad documental

Para que en el entorno del congreso que ganó su hijo José Luis Baltar hubiera podido contratar a toda esa “gente que le vino en gana” -según hace constar el juez instructor Leonardo Álvarez en el auto en el que ordena el procesamiento del cacique ourensano acusado del único delito de prevaricación, que no conlleva cárcel- “no dudó en firmar documentos de su puño y letra” que no se atenían a la verdad, como el referido a las solicitudes de personal de diversos ayuntamientos que la práctica totalidad de estos negaron a requerimiento del juez. Así consta en el recurso de apelación registrado este mediodía en la Audiencia Provincial por el PSOE contra el auto de Álvarez.

Los socialistas insisten en que existen indicios suficientes para procesar a Baltar, además de por prevaricación, por los supuestos delitos de falsedad en documento público y malversación en relación con los mismos hechos.La falsedad documental queda acreditada para el PSOE provincial en esas solicitudes que resultaron no serlo y que sin embargo constan en un documento firmado por Baltar en agosto de 2010.

En lo que respecta al delito de malversación, los socialistas entienden que este es imputable al expresidente de la Diputación considerando que el jefe de servicio de personal de esa institución reconoció ante el juez instructor que “se contrató a nueve personas” para su departamento “y se le envió solo a una”, con lo que ocho contratados “no prestaron servicio” para el organismo público.Los socialistas hacen constar en su escrito de apelación que “no puede tratarse de cerrar una investigación en falso y de forma apresurada pasando por alto indicios” que perjudican al procesado

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2013/04/19/galicia/1366368875_065492.html

EL JUEZ PROCESA A BALTAR POR ENCHUFAR EN LA DIPUTACIÓN “A QUIEN LE VINO EN GANA”

La fábrica de votos a cambio de empleos del PP gallego se tambalea. José Luis Baltar, el patrón que durante dos décadas encabezó orgulloso la política caciquil de los conservadores en Ourense, será juzgado por enchufar a 104 personas en la Diputación Provincial que presidía, entre enero y marzo de 2010. Enchufes que sirvieron para apuntalar la sucesión de poder de Baltar su hijo José Manuel como líder del PP de Ourense en un congreso provincial celebrado en 2010. El Juzgado de Instrucción número 1 de Ourense ha ordenado el procesamiento del que fuera uno de los más poderosos barones del PP gallego, imputándole formalmente un delito de prevaricación. El magistrado Leonardo Álvarez emitió ayer un auto en el que considera a Baltar el cerebro único de los enchufes: apunta contra él pero rechaza imputar delito alguno al jefe de personal, al secretario general y al exinterventor de la Diputación.

El juez asegura que Baltar “se limitó a contratar a aquellas personas que le vinieron en gana, atentando contra la función pública” y “prescindiendo de las formalidades establecidas” para estos procesos. Además, lo hizo para facilitar que su hijo alcanzase la presidencia del partido en Ourense. El auto judicial vincula los contratos a dedo con el encarnizado congreso en el que los baltaristas se enfrentaron al candidato oficial del PP impulsado por Alberto Núñez Feijóo y Mariano Rajoy. Según el magistrado, hay indicios suficientes para procesar al cacique porque “la mayor parte de las personas beneficiarias” de los enchufes eran “afines, de uno u otro modo, al PP”, y porque lo hizo “en vísperas del congreso que tenía por objeto nombrar presidente, resultando curiosamente elegido su propio hijo”.

La “curiosa” victoria del hijo

Al PP de Ourense se le desmonta la maraña orgánica que permitió urdir la sucesión dinástica de Baltar I a Baltar II. Un relevo facilitado porque, según el juez, los enchufados eran afines al baltarismo “de uno u otro modo” para que en el congreso del partido al final, y “curiosamente”, fuese elegido el hijo. Hace tres años, el partido vivía en Galicia una convulsa campaña orgánica que enfrentó al aparato oficial con el baltarismo, en un congreso al que la dirección nacional del PP envió observadores como si Ourense fuese Kosovo en pleno conflicto bélico. José Manuel Jiménez Morán, alcalde de Verín, fue designado candidato a la presidencia por la dirección gallega y se enfrentó a Baltar hijo, por aquel entonces cómodamente instalado en el Parlamento gallego. Desde entonces, el cacique jubilado lo considera el máximo “traidor”.

El vapuleo al candidato de Rajoy y Feijóo en 2010 fue abrasador. Baltar hijo consiguió el 63% de los votos y sucedió a su padre. Feijóo, oriundo de un pueblo orensano, fue recibido entre abucheos en el recinto congresual. Los baltaristas más férreos lo nombraron persona non grata en su feudo. Dos años después, Baltar padre también abandonó la presidencia de la Diputación y completó así el plan que permitió al clan familiar heredar el organismo público. La dirección del partido no intentó frenar el traspaso familiar, ya que ahora las aguas bajan más calmadas. El pasado mes de marzo, el PP consagró a Baltar hijo con el beneplácito de Feijóo, en un nuevo congreso en el que fue candidato único obteniendo el 94% de los votos.

Baltar se saltó el proceso legal para contratar a su antojo. En concreto omitió la “fiscalización previa de los contratos por el servicio de intervención así como la correspondiente publicación” de los puestos de trabajo para que cualquier ciudadano tuviese acceso a los empleos públicos. De hecho, al magistrado le llama “poderosamente la atención” que la mayoría de las personas contratadas en esos tres meses tengan una vinculación directa o indirecta con el PP, “lo cual es lógico puesto que eran las únicas que tenían conocimiento de la existencia de estas ofertas”.

Los enchufados eran elegidos a dedo. Baltar lo sabía y, según el auto, formalizó los contratos a través de ocho decretos firmados de su puño y letra sabiendo, “indudablemente”, que era ilegal. El documento asegura que las explicaciones del cacique durante su declaración fueron “poco creíbles” porque “actuó a sabiendas de la injusticia de las resoluciones”, ya que “tenía perfecto conocimiento de que en las contrataciones se prescindía por completo de los trámites procedimentales”.

Durante la investigación judicial, Baltar explicó que actuó basándose en informes que acreditaban la necesidad de personal en la Diputación. Sin embargo, el juez asevera que esos informes “no existen”. Resalta que el expresidente de la Diputación afirmó haberlos visto, pero el magistrado recuerda que los ayuntamientos que, según Baltar, habían reclamado personal lo han negado cuando fueron reclamados durante la fase de instrucción. También destaca que los enchufes suponen “una quiebra de la confianza que los ciudadanos deben tener en la credibilidad de las instituciones públicas”. En los últimos años, Baltar ha dado empleo en la Diputación de Ourense a más de 400 cargos del PP, o familiares directos suyos, según ha documentado EL PAÍS en numerosas informaciones.

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2013/04/12/galicia/1365757558_216829.html

LA DIPUTACIÓN OBSTRUYE LA INVESTIGACIÓN SOBRE BALTAR

La Diputación de Ourense, convertida en feudo personal de José Luis Baltar durante dos décadas, intenta retrasar la investigación sobre los enchufes masivos del barón del PP. Tres semanas después de que el juzgado solicitase documentación sobre los contratos de 104 trabajadores, nada se sabe sobre esos expedientes.

La diputación no ha remitido un solo papel. Sí lo hicieron los ayuntamientos y mancomunidades que fueron requeridos sobre este mismo caso el pasado febrero.Fuentes de la investigación se muestran extrañadas por el retraso. “No hay un plazo establecido para la remisión de los documentos” aunque debe ser “a la mayor brevedad posible, como ya han hecho los ayuntamientos”, explican. Si el Gobierno provincial no remite los documentos, el juez puede seguir dos caminos: emitir otro auto reclamándolos o enviar a la policía para proceder a su incautación.

Baltar hijo ha proclamado reiteradamente su total disposición a colaborar con el juez entre apelaciones, también constantes, a la presunción de inocencia de su progenitor. Mientras, la instrucción se encuentra en vía muerta a la espera de que el organismo provincial remita los documentos.

Expedientes inéditos

Entre los papeles reclamados se encuentran los informes que justifican las contrataciones y que, según el expresidente, fueron enviados por los municipios a la diputación para solicitar la contratación urgente de personal antes del congreso que propició en 2010 la sucesión dinástica al frente del PP ourensano. El juzgado exige los expedientes completos correspondientes a los contratos ejecutados a través de ocho decretos firmados por Baltar padre, en los que la fiscalía y el juez instructor aprecian irregularidades. Los jefes de servicio y el propio Baltar hicieron referencia a estos expedientes en sus declaraciones.

Cuando el expresidente provincial fue interrogado, justificó algunos de los enchufes en las necesidades de personal planteadas por los alcaldes en esos hipotéticos escritos. “Deben de estar en la Diputación” aseveró cuándo fue preguntado por ellos. A pesar del minucioso detalle con el que se identifican los documentos reclamados en el auto judicial, ahora la Diputación de Ourense parece no encontrarlos. El jefe de Personal, José Luis Suárez, no los vio “nunca”. “Sólo vi la propuesta directa del presidente para los contratos”, admitió ante el juez.

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2013/03/14/galicia/1363292674_000836.html

BALTAR PIDE LA SUSPENSIÓN TEMPORAL DE MILITANCIA “PARA NO DAÑAR” AL PP

El PP provincial "agradece la decisión responsable" del expresidente de la Diputación y apela "al respeto a la presunción de inocencia"

El expresidente de la diputación de Ourense asegura que se adelanta a los hechos al evitar la apertura de un expediente sancionador

El expresidente de la Diputación de Ourense, José Luis Baltar, acaba de asegurar, en declaraciones la Cadena SER, que con la baja como militante del Partido Popular (PP) que ha anunciado esta mañana se “adelanta a los hechos" al evitar la apertura de un expediente sancionador por parte de la dirección del PP de Galicia, con la que está enfrentado. Y señala que “es un gesto hacia aquellos que reclaman la dimisión de políticos imputados”. Ha evitado valorar lo que hacen otros miembros de su partido en esa misma situación procesal.

Baltar está inmerso en un proceso judicial en el que se le imputa un delito de prevaricación continuada tras una denuncia del fiscal jefe de Ourense, Florentino Delgado.

El PSOE, que denunció los enchufes ahora investigados por el juez, amenaza con ampliar la querella a contrataciones hechas por su hijo, Manuel Baltar, el actual presidente de la Diputación. Baltar padre anima a la oposición a denunciar a su hijo. Ha recalcado que “si mi hijo está haciendo lo mismo que yo, que actúen igual que lo han hecho contra mí”. Por su parte, Baltar hijo ha explicado que se trata de un "gesto" que “honra” a su padre y que ejemplifica que "su trayectoria, comportamiento y actitud".

Baltar oficializó a última hora de la tarde de ayer su renuncia “para no dañar a la organización”. El PP explica que la decisión cumple lo dictado en los estatutos del partido. Los populares ofrecen "toda la colaboración" a la Justicia para esclarecer el caso, en el que se le acusa de enchufar a 104 personas en la Diputación “sin seguir ninguno de los procedimientos legales”.

Fuentes del PPdeG aseguraron la pasada semana que se procedería a la apertura de un expediente sancionador contra Baltar si el magistrado titular del juzgado de instrucción uno de Ourense, Leonardo Álvarez, mantenía la imputación tras su declaración, que se producirá a finales de enero. De esta forma, Baltar evita la medida disciplinaria de la dirección del PP gallego, con la que mantiene abierto un enfrentamiento desde 2010, cuando su hijo y actual presidente de la Diputación, Manuel Baltar, ganó el congreso provincial de partido, enfrentándose al candidato impulsado por Alberto Núñez Feijóo y Mariano Rajoy.

http://politica.elpais.com/politica/2013/01/10/actualidad/1357810411_367838.html

“LOS CONTRATOS DE BALTAR SON UNA AUTÉNTICA CHAPUZA”

El juez, perplejo, activa la querella del fiscal contra el cacique del PP de Ourense

Su exnuera, enchufada ella misma, empleó a ocho allegados

El baltarismo no se fraguó solo. El poder omnímodo con el que el fundador de la dinastía, José Luis Baltar, hizo y deshizo durante dos décadas cientos de contratos laborales a enchufados en la Diputación de Ourense —que le sirvieron para perpetuarse en el poder del PP y de la propia institución provincial a través de su hijo— tuvo colaboradores necesarios desde un punto de vista judicial. Entre otros, los jefes de personal, en su mayoría colocados por él mismo, y parientes suyos o de cargos públicos del PP. Y también los sindicatos. Así se desprende de la querella del fiscal contra el viejo cacique ourensano, que ayer admitió a trámite el juez Leonardo Álvarez.

El titular del juzgado número 1 de Ourense se incorporó el lunes a su puesto, se topó con la querella del Ministerio Público y no dio crédito. Algunos de los hechos denunciados y contrastados por la fiscalía “son una auténtica chapuza, en el caso de que no sean un error”, destaca perplejo el juez Álvarez. Hoy mismo hará público el auto que supone la imputación del exbarón del PP de Galicia, a quien citará a declarar después de que desfilen por el juzgado cuatro jefes de personal —supuestamente colocados a dedo por Baltar—, los tres representantes sindicales en la comisión de control de la Diputación — que, según la querella, no controlaron nada— cuatro de los enchufados y, finalmente, ya hacia el próximo mes de febrero, el propio imputado. “Apenas les haré dos preguntas a cada uno”, advierte el titular del juzgado ourensano.

Entre las “cosas tan extrañas” que sorprendieron a Leonardo Álvarez tras la lectura de los 800 folios de la denuncia penal presentada por el fiscal jefe de Ourense, Florentino Delgado —referida solo a los presuntos 104 empleados a dedo, vinculados al PP, en las vísperas del congreso provincial del partido de 2010, que encumbró a la presidencia provincial al hijo del exbarón, Manuel Baltar— destacan casos como que una sola persona figure contratada, en el mismo periodo de tres meses, para cuatro empleos distintos en otros tantos organismos dependientes de la Diputación. En realidad, ese tipo de prácticas no eran novedosas en el entramado administrativo que crearon los Baltar.

A finales de 2009, cuando ató la sucesión de su hijo al frente del PP de Ourense, José Luis Baltar ya era un experto avezado en la contratación masiva de personas vinculadas al partido a través de la Diputación que presidía. Cuando el bipartito formado por PSOE y BNG se hizo con la alcaldía de Ourense, en las elecciones municipales de 2009, desbancando al PP; se encontró con un sistema de sillas calientes utilizado por los enchufados del exbarón: como no había sitio para todos en las oficinas municipales, los colocados por Baltar en la institución local se turnaban para usar las sillas. Mientras unos salían a tomar el café o a hacer recados, las ocupaban otros. Y todos, aunque trabajaban en el Ayuntamiento de la capital provincial, cobraban de la Diputación.

Cuando, a finales de 2009, Baltar padre pugnaba para amarrar la sucesión de su hijo Manuel al frente del partido, contra una candidatura alternativa auspiciada por Feijóo, la espiral de contrataciones se disparó. El fiscal denuncia en su querella el empleo —sin informes ni proceso de selección, es decir, a dedo— en ese momento, de 104 personas en 19 organismos; ayuntamientos, fundaciones y otras instituciones dependientes o controladas por la Diputación. El gerente del edificio cultural (entonces con 33 porteros para cuidar tres puertas, aunque, según Baltar, se han reducido ahora a 16) solicitó por vía de urgencia 12 personas más. La primera mujer de Manuel Baltar, enchufada desde hace tiempo como gerente del Teatro Principal de la ciudad, reclamó nueve personas más por la misma vía. Y así hasta 19 organismos. Uno tras otro.

Se contrató a una persona para cuatro empleos distintos en tres meses

El fiscal acusa ahora a Baltar de un delito de prevaricación continuado basado en el enchufismo. Pero solo en el de las vísperas del congreso del PP. Aunque el juez reconoce que podría ampliar esa querella “siempre que los hechos que se documenten estén relacionados con esas contrataciones”. Álvarez explica que su instrucción se ceñirá a los más de un centenar de empleos que el fiscal ourensano tilda de ilegales en ese periodo precongresual. Pero puntualiza que si se presentasen pruebas que evidenciaran que fueron concedidos a cambio de “dádivas”, podría añadir al imputado otros delitos.

Tanto el PSOE, autor de la denuncia registrada en la fiscalía, como el sindicato Manos Limpias han solicitado personarse como acusación particular. Manos Limpias presentará la misma documentación sobre el supuesto incremento patrimonial del autodenominado “cacique bueno” que el pasado año un anónimo registró en la Fiscalía Anticorrupción y de la que este diario informó el pasado julio. Se trata de una extensa documentación que incluye datos sobre el patrimonio personal del ahora jubilado Baltar (diversos inmuebles en Galicia, además de una colección personal de más de un centenar de coches antiguos supuestamente concedidos a cambio de empleos, según la documentación del denunciante) así como de otros políticos de su núcleo duro. Los socialistas intentan aportar, además, documentación relativa a fondos europeos “que no fueron destinados al fin requerido”.

El gerente del edificio cultural (entonces con 33 porteros para tres puertas) solicitó 12 personas más

Mientras el baltarismo se enfrenta por primera vez a la justicia, el heredero del fundador de la dinastía, Manuel Baltar Blanco, evita las comparecencias públicas. Su padre sí da la cara, pero el hijo ha puesto a su brazo derecho en la Diputación y portavoz del PP en el Ayuntamiento de Ourense, Rosendo Fernández, a despejar balones

http://politica.elpais.com/politica/2013/01/07/actualidad/1357594471_731338.html

LA EXNUERA DE BALTAR, CLAVE PARA ACUSAR AL CACIQUE DE OURENSE DE PREVARICACIÓN

Olga Mojón y otros funcionarios confirmaron al fiscal que el exbarón ourensano se saltó la ley en más de un centenar de contratos. El juez admite a trámite la querella y le cita a declarar

La exnuera del anterior presidente de la Diputación de Ourense, José Luis Baltar, ratificó ante el fiscal que el exbarón ourensano realizó más de un centenar de contratos ignorando el procedimiento legal obligatorio, según publica El Faro de Vigo. La declaración de Olga Mojón, directora del Teatro Principal, junto a las de otros responsables de servicios de la diputación permitieron apuntalar el texto de la querella por presunta prevaricación continuada, que ya está en manos del titular del Juzgado número 1, Leonardo Álvarez.

El juez admitió a trámite la querella este mediodía y en el auto de incoación recoge la previsión del juez de tomar declaración al propio Baltar y a varios jefes de servicio y personas contratadas. Fuentes judiciales citadas por la agencia Europa Press, aseguraron que el auto de admisión a trámite de la querella se refiere a 104 contratos.

La querella se produce después de que el grupo provincial socialista denunciara estos hechos en junio de 2010. En aquel momento, el PSOE presentó ante el fiscal jefe de Ourense un escrito en el que acusaba a José Luis Baltar de cuatro delitos. Según denunció ese partido, el expresidente de la Deputación de Ourense contrató de manera irregular a 115 personas ligadas al Partido Popular en las semanas previas al congreso provincial del PP, entre los meses de noviembre de 2009 y marzo de 2010.

Según los socialistas, estos nombramientos consolidaron el relevo de José Luis Baltar por su hijo, José Manuel, al frente del PP en la provincia de Ourense. De hecho, el escrito entregado a la Fiscalía recogería declaraciones públicas de cargos del PP que durante la época precongresual denunciaron la utilización de recursos públicos para ganar votos a favor de Baltar hijo

http://www.publico.es/espana/448476/la-exnuera-de-baltar-clave-para-acusar-al-cacique-de-ourense-de-prevaricacion

EL JUEZ ADMITE LA QUERELLA CONTRA BALTAR POR ENCHUFAR A MÁS DE CIEN PERSONAS

La denuncia de la fiscalía apunta a un presunto delito de prevaricación continuada

El titular del juzgado de instrucción número 1 de Ourense, Leonardo Álvarez, ha admitido a trámite la querella del fiscal contra el exbarón del PP en la provincia, José Luis Baltar, por un presunto delito de prevaricación continuada. El magistrado investigará la contratación de un centenar de personas en la Diputación ourensana en las semanas previas al congreso del PP en el que el hijo de Baltar se aupó a la presidencia del partido en la provincia. El ministerio público sostiene que esos contratos, que se repartieron entre afines al PP, fueron ilegales.

El PSOE denunció que Baltar, que presidía la Diputación, empleó a esas personas a cambio de que votasen a su vástago en el congreso del partido para vencer al candidato apadrinado por el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo. El juez llamará a declarar como testigos a jefes de servicio de la institución provincial y a nueve de los contratados, que han sido elegidos de forma aleatoria. La fecha de la comparecencia de Baltar como imputado en los juzgados de Ourense aún no ha sido fijada.

La denuncia incluye una amplia documentación —300 folios— fruto del contraste, persona a persona, del centenar de enchufados tras la información que le trasladó, en 2010, el PSOE provincial. La denuncia de “enchufismo” se basa en la “ausencia de publicidad” —esto es, de convocatoria de oferta pública— para optar a las plazas, incumpliendo los principios de igualdad, mérito y capacidad que deben regir los procesos de selección de personal en las instituciones públicas. Los socialistas no solo acusaron a Baltar de prevaricación, sino también de cohecho por las supuestas “dádivas” de los seleccionados a cambio del empleo. Sin embargo, fuentes judiciales sostienen que a los investigadores les resultó “prácticamente imposible” aportar pruebas “documentales” de ello.

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2013/01/07/galicia/1357562165_196395.html

La Fiscalía acusa a Baltar de firmar los contratos de 104 personas sin informes

Las altas del exbarón ourensano en la Diputación se realizaron con "absoluta omisión de los elementales principios que rigen la contratación pública", según la querella

Contratación a dedo de 104 personas, sin informes y en 8 decretos firmados de "su puño y letra". Estos son uno de los pilares que sustentan la acusación del fiscal jefe de la Audiencia Provincial de Ourense, Florentino Delgado, contra el ex presidente de la Diputación, José Luis Baltar, al que imputa en el escrito de la querella a la que tuvo acceso FARO, un delito de prevaricación continuada.

Recalca en la querella que se trata de contratos temporales, y las personas "fueron elegidas por el propio presidente de la Diputación sin sometimiento a los mínimos principios que rigen la contratación pública", además de asegurar que "el único criterio de contratación un mero acto arbitrario de designación de los contratos por el propio José Luis Baltar".

Las mencionadas contrataciones, documentadas en los decretos firmados por Baltar, se realizaron "con ausencia de procedimiento de contratación en los términos que exige el ordenamiento jurídico, prescindiendo en cualquier caso, de todo principio constitucional que inspira dicha contratación pública sustentado en la igualdad, mérito, capacidad y publicidad, en concreto, con desprecio absoluto por la Ley 7/1995 de 2 de abril reguladora del régimen de las Bases del Régimen Local", remacha el fiscal jefe.

La querella también sostiene que "dichas contrataciones vulneraban además frontalmente la ley de Presupuestos del Estado 26/2009, en concreto, su artículo 93 que prohíbe la contratación de personal temporal o funcionarios interinos para todas las Administraciones Públicas salvo casos excepcionales para casos urgentes e inaplazables", y añade que "sin que en ninguna de las contrataciones citadas apareciese ni constatada, ni tan siquiera expresada la excepcionalidad para la necesidad urgente".

El ministerio público asegura que los decretos de contratación "se realizaron con absoluta y consciente omisión de los más elementales principios que rigen la contratación pública, en los que la publicidad es sin duda piedra angular". De esa forma, tanto los puestos de trabajo que habían de ser cubiertos como las personas destinadas para cubrirlos "con la apariencia de contratación temporal, fueron decisiones del querellado que conocía la absoluta ausencia de procedimiento de contratación y que quería de manera directa que fuesen esas personas, y no otras, las que ocuparan los puestos", por lo que "hizo pasar por inaplazables y necesarias las contrataciones bajo su propia consideración" y que se constatan en los decretos.

El fiscal sostiene que "en ninguno de los casos de las 104 contrataciones existió previa convocatoria u oferta en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP) o en el tablón de edictos, o de cualquier otro modo o manera que evidenciara la publicidad de las ofertas de contratación", de lo que colige una "omisión consciente" con el único objetivo de realizar contrataciones discrecionales. Además, revela que Baltar "nunca solicitó informe alguno, ni tan siquiera de manera verbal, existiendo únicamente sobre el particular dos informes, uno de la Intervención y otro de la Secretaria de la Diputación, posteriores a los propios decretos que firmó para las contratación de esas personas".

Esta "ilícita contratación" se desarrolló "sin control o inspección, contribuyendo la omisión y silencio de la comisión de control y seguimiento de la selección de personal temporal que creó la propia Ordenanza provincial".

http://www.farodevigo.es/galicia/2013/01/05/baltar-acusado-contratar-104-personas-informes/735967.html

RAJOY SOBRE LOS PROBLEMAS JUDICIALES DEL PP GALLEGO: “HOY VENGO A OTRA COSA”

Los guardaespaldas protegen a Rajoy de las preguntas sobre la imputación del alcalde y la querella de la fiscalía contra Baltar

Mariano Rajoy no está dispuesto a que los problemas judiciales del PP le amarguen su asueto navideño en Galicia. El presidente del Gobierno programó para hoy una mañana de viernes institucional en su tierra, en compañía de su esposa, Elvira Fernández, inaugurando un museo en su ciudad natal, Pontevedra, y entregando en Santiago la Gran Cruz de Isabel la Católica a un amigo personal, el primer presidente de la Xunta con Alianza Popular, Xerardo Fernández Albor. La querella del fiscal contra el expresidente de la Diputación de Ourense, José Luis Baltar, por prevaricación, y la imputación del alcalde popular de Santiago, Ángel Currás, por tráfico de influencias podrían haber dado al traste con sus planes. Pero no ha sido así. Los guardaespaldas de Rajoy han evitado a empujones que los periodistas parasen al presidente en su entrada al claustro del compostelano Pazo de Fonseca donde se celebró el acto.

Rajoy siguió su camino con el mentón en alto y protegido por el cuerpo de seguridad de las preguntas incómodas que, sin embargo, no pudo evitar oír. “Hoy vengo a otra cosa”, se ha limitado a decir, cuando ha sido preguntado por los casos de presunta corrupción de sus compañeros de partido. En una especie de resumen de la situación vivida por el presidente del Gobierno, el condecorado ha arrancado minutos después su discurso con una frase de John Lennon: “La vida es lo que te va sucediendo mientras tú haces otros planes”.

El secretario general del PP gallego, Alfonso Rueda, sí ha accedido a hablar de Baltar y Currás. Rueda ha apelado a la presunción de inocencia de ambos, ha dicho desconocer la querella del fiscal contra el exbarón del PP en Ourense y, sobre la posible dimisión del regidor compostelano, ha afirmado que el partido esperará a que Currás declare el día 17 ante la juez del caso Pokémon. Currás no ha acudido al acto presidido por Rajoy. Quien sí estaba es el hijo de José Luis Baltar, que heredó de su padre la presidencia del PP ourensano y de la Diputación en un proceso sobre el que la fiscalía ha extendido las sombras.

http://politica.elpais.com/politica/2013/01/04/actualidad/1357306260_024183.html

BALTAR: “YO YA ME INHABILITÉ CUANDO ME MARCHÉ”

El barón del PP afirma que todo lo que hizo “está bien hecho”

"¿Que hay un borrón? Pues buscaremos una goma de borrar", agrega

Baltar se fue tranquilo de la Diputación de Ourense camino de la jubilación. Sabía lo que hacía: legaba todas sus conquistas políticas a su hijo con una sonrisa en la cara y una denuncia del PSOE por enchufismo en la fiscalía. Tras labrarle y entregarle el ansiado futuro político al mayor de sus vástagos empleando métodos ahora cuestionados, el expresidente ourensano se quitó de en medio. “Yo ya me inhabilité cuando me marché”, afirmó ayer tras conocer la denuncia del fiscal y restándole importancia a la pena que podría imponerle la justicia. Solo la denuncia de su posible enriquecimiento personal, que el fiscal general del Estado eludió investigar, podría quitarle el sueño.

El jubilado Baltar asegura que ahora dedica el tiempo al resto de la familia, aunque ha seguido yendo prácticamente a diario a la Diputación. En Esgos, su localidad natal, ante las naves de la antigua granja de Coren en las que guarda una colección personal de coches antiguos, explica a este diario que “no le sorprendió la denuncia porque estaba presentada en 2010 por el PSOE y tenían que darle salida”. Y aún le pone una puntilla. Cree que el fiscal podría tener “miedo a recursos ante instancias superiores” y por eso ha decidido dar traslado al juez. “Todo lo que hice está bien hecho”, sentencia sobre su cuestionada política de personal, aunque reconoce que le amargaría acabar su vida “con un borrón que no tiene efectos prácticos”.

En su larga trayectoria política, Baltar no ha conocido la derrota. Su perfil es el del triunfador esforzado. Al estilo de Fraga, pero con mejor carácter, más boina que Estado en la cabeza y mucha más cintura política. La suficiente para apuntarse a las charangas electorales. La suficiente para tirar de billetes e invitar a todos los del bar de la comisión de fiestas de un pueblo ante la falta de reflejos del presidente de la Xunta que le acompañaba. La suficiente, también, para deshacerse de su exjefe de Centristas de Galicia, Victorino Núñez, que en los ochenta lo dejó durante un rato al frente de la Diputación —mientras él probaba suerte en la presidencia del Parlamento gallego— y jamás pudo recuperar ni la institución ni la amistad con el pupilo. La suficiente para plantarle órdagos a los presidentes de la Xunta que se le pongan delante.

El antiguo maestro de escuela y excobrador del coche de línea se hizo a sí mismo primero para poder hacer después a su semejanza a su hijo. “Con todos los defectos y virtudes seguiré luchando y siempre he salido airoso”, reconocía ayer. “¿Que hay que aguantar ahora este borrón? Pues buscaremos una goma de borrar y a seguir”.

La herencia que legó a su vástago es más política que genética. Mientras el fundador de la dinastía atendía ayer a algunos periodistas, su descendiente y sucesor —beatlemaníaco, madridista y que jamás ha tenido un empleo que no estuviera ligado a la política— evitaba dar la cara y se ausentaba de un acto público. Hace unos días no tuvo reparo en acusar a su progenitor de haber masificado la institución provincial que le entregó con el resto de las partijas políticas como argumento al que aferrarse para explicar que se veía obligado a aplicar un ERE para aliviar la asfixia económica de la Diputación.

“Me tocó a mí y qué le vamos a hacer”, concluye Baltar padre sobre la denuncia penal del fiscal jefe de Ourense. “Seguramente no conseguían pillarme por otra cosa y les dio por esto”, añade, para luego presumir que él “nunca” ha llevado a nadie a los tribunales. Baltar admite que teme este borrón: aún le quedan muchas elecciones a su hijo.

http://politica.elpais.com/politica/2013/01/04/actualidad/1357258758_799207.html

Rajoy en 2009: “Baltar es el PP”

Frente a la timidez y la parquedad del presidente del Gobierno, el cacique ourensano representaba el populismo extremo

Mariano Rajoy y José Luis Baltar son dos personajes completamente antagónicos. Frente a la timidez y la parquedad del presidente del Gobierno, el cacique ourensano representaba el populismo extremo con un don de gentes innato. El indomable Baltar y Rajoy chocaron muchas veces. El marianismo hablaba pestes de él, y maniobraba en su contra. Sin embargo, el ahora presidente del Gobierno siempre acababa rindiendo pleitesía al cacique ourensano cuando llegaban las elecciones.

En 2009, cuando Rajoy se jugaba buena parte de su liderazgo en el resultado de las gallegas, el entonces líder del PP hizo todo lo que le pidió Baltar. Hasta el punto de que se fue con él a recorrer cinco pueblos en un día, incluida O Pinto, la aldea natal del cacique. Y allí pronunció una frase que resume su relación: “Baltar es el PP”, llegó a decir Rajoy ante sus paisanos. “Porque el PP está aquí representado por él, con sus equivocaciones”.

Rajoy siempre ha evitado criticar en público a Baltar pese a sus escándalos. Es como si no fuera con él. Hace menos de un año, en las elecciones autonómicas, al final de un mitin, Baltar entregó a un alcalde, delante de todos, un sobre de 3.000 euros. “¿Qué le parece?”, le preguntaron a Rajoy en la SER al día siguiente. Primero dijo que era una “anécdota”. El periodista insistió: “Yo qué sé... Algo me contaron. Eso no va en mi programa electoral”, esquivó el presidente.

En esa campaña de 2009, para agradar a Baltar, Rajoy le envió a un mitin en Melón (Ourense) a Alberto Ruiz-Gallardón. Ante la mirada atónita del entonces alcalde de Madrid, el cacique soltó esta perla sobre el líder del PSdeG, Pachi Vázquez: “¿Por qué tiene Pachi esa obsesión conmigo? No soy mujer. Si lo fuera, entendería que me tuviera ganas, pero como soy hombre, tengo que entender que es maricón”.

http://politica.elpais.com/politica/2013/01/04/actualidad/1357258494_897390.html

EL FISCAL CERCA AL CACIQUE DEL PP GALLEGO

El Ministerio Público se querella contra José Luis Baltar por enchufar en la Diputación de Ourense a compromisarios que auparon a su hijo a la presidencia del partido

Creyó que lo dejaba todo atado. La herencia política completa. El exbarón del PP gallego José Luis Baltar Pumar (Esgos, 1940) se empleó para que lo sucediera su hijo José Manuel al frente del partido en la provincia y de la Diputación ourensana —cuyos poderes absolutos ostentó él durante dos décadas— a base de enchufar supuestamente a cientos de cargos, militantes y familiares de estos en la masificada institución provincial. La última tanda, en vísperas del congreso provincial del partido, en el que su vástago pugnaba contra el candidato del presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo. Lo barrió. El “buen cacique” había echado los restos: presuntamente contrató a dedo al menos a 115 militantes o familiares de estos. La mayoría, con voto en el cónclave que en enero de 2010 dio la victoria a su descendiente.

Con la misión cumplida, Baltar enchufó dos años después a su vástago en la Diputación: lo proclamó presidente tras propiciar primero un imprescindible trasiego de dimisiones y renuncias de otros diputados. Finalizado el trámite, el veterano político se jubiló. Sin mácula. Pero la herencia estaba envenenada: el fiscal jefe de Ourense ha presentado ahora una querella por prevaricación continuada contra el patriarca de los Baltar.

El fiscal Florentino Delgado acusa al expresidente ourensano de contratar ilegalmente a más de un centenar de personas en las vísperas de aquel congreso. Si el juez número 1 de Ourense, en el que ha recaído la denuncia penal, la confirma, el congreso del partido podría declararse nulo.

El PSOE asegura que hay más de 300 personas colocadas a dedo que tienen relación familiar u orgánica con el Partido Popular.

Con el patriarca fuera del escenario público —“a mí no me echa nadie, me voy yo”, repitió hasta la saciedad— una condena de inhabilitación no supondría más que la constatación judicial de las denuncias políticas. Salvo que Feijóo acepte la repetición del congreso de 2010 por la que no han dejado de clamar en Ourense los antibaltaristas de su partido, la querella interpuesta por la fiscalía no tendría mayores consecuencias que el escarnio público para los Baltar.

Según fuentes judiciales, la denuncia penal registrada el pasado día 28 de diciembre por el fiscal jefe de Ourense incluye una amplia documentación —300 folios— fruto del contraste, persona a persona, de al menos 115 enchufados en la institución provincial en las vísperas del cónclave del PP en el que Baltar padre fue sucedido por Baltar hijo y en el que la nieta, entonces adolescente, del fundador fue presentada como la continuadora de la dinastía.

El fiscal jefe realizó la investigación del enchufismo a instancias de la denuncia registrada en su departamento en 2010 por el PSOE provincial. El candidato de Feijóo —el alcalde de Verín, Juan Luis Jiménez Morán— se había ya hartado de proclamar el juego sucio del exbarón, alertando en la campaña congresual de que el veterano presidente contrataba a personal a cambio de que votara a favor de su hijo en el congreso. Un Baltar al borde del llanto, en ese ejercicio de “humanidad” que sus fieles ensalzan de él, llegó a reconocerlo ante la prensa: “En este caso actúo como un padre. ¿Qué puede hacer un padre?”

Los cientos de folios que el fiscal jefe ha entregado al juzgado son fruto de una investigación tan exhaustiva que las fuentes consultadas consideran muy previsible que Baltar padre sea imputado por el titular del juzgado número 1 de Ourense, Leonardo Álvarez. La denuncia de “enchufismo” se basa en la “ausencia de publicidad” —esto es, de convocatoria de oferta pública— para optar a las plazas, incumpliendo los principios de igualdad, mérito y capacidad que deben regir los procesos de selección de personal en las instituciones públicas.

Baltar eligió personalmente a los empleados. Pero, además, durante la larga investigación, el fiscal jefe intentó conseguir pruebas del supuesto delito de cohecho del que los socialistas acusaban también —junto con el de malversación de fondos públicos sobre el que el fiscal no se pronuncia— al entonces presidente provincial, alertando de supuestas “dádivas” de los seleccionados a cambio del empleo. Pero las mismas fuentes sostienen que a los investigadores les resultó “prácticamente imposible” aportar pruebas “documentales” de ello.

EL PAÍS publicó el pasado julio la denuncia registrada por un anónimo en la Fiscalía Anticorrupción con supuestas pruebas del enchufismo y el incremento de patrimonio del exbarón, cuantificado en diversos inmuebles y en la colección de un centenar de vehículos antiguos que guarda en una antigua granja de pollos de su pueblo. Semanas después, el fiscal general del Estado, Eduardo Torres-Dulce, descartó la investigación apelando a la inconsistencia de una parte de las pruebas y al hecho de que estaba siendo investigada ya la denuncia del PSOE de Ourense. Ahora, a raíz de su larga investigación, el fiscal aporta pruebas que acreditan, en su opinión, ese enchufismo.

Aun en el caso de que el primero de los Baltar llegue a ser juzgado y condenado, la pena supondría la inhabilitación de un jubilado para el ejercicio de la política y la renuncia a los empleos concedidos “ilegalmente”, según la querella del fiscal, de 115 personas que ya están fuera de la institución. Esto es, una mera puesta en escena. Y es que el “buen cacique” utilizó con este largo centenar de contratados el método original que le ha permitido alardear sin recato de usar la institución provincial para hacer favores, que después rebosaban en votos para él: emplear a cientos de afines, pero por periodos de tres o seis meses, lo cual le permitía seguir rotando las colocaciones y tener el control político de la práctica totalidad de la provincia.

La Diputación ourensana, que llegó a tener más de un millar de empleados y cuyo comité de empresa lo integran alcaldes del PP que son funcionarios de la institución bajo las siglas de CC OO, se convirtió de esta forma en su fortaleza: ante Fraga, primero, y después ante Feijóo, cuando la mayoría de los dos presidentes de la Xunta pendía del voto de los Baltar. Ahora, la crisis económica, la mayoría absoluta de Feijóo y la menor empatía del sucesor con el núcleo duro de los alcaldes tradicionales del baltarismo liberan al presidente del PP gallego y de la Xunta de estar en este vilo político, al tiempo que convierten a la Diputación en una institución venida a menos. Ello, aunque el segundo de los Baltar recorte empleos por un lado para contratar a más afines a él, por otro, siguiendo el manual paterno.

Baltar hijo sigue reivindicando la herencia. Hace apenas unas semanas presentó un libro en el que reivindica la provincia como demarcación territorial “necesaria” y a la Diputación como “instrumento de vertebración de Ourense”. Es decir, el legado intacto de su progenitor.

"Familias enteras chupando del bote"

Baltar hijo evitó esta mañana el encontronazo directo con los medios al no asistir a una convocatoria de prensa. En su lugar estuvo el vicepresidente de la Diputación, Rosendo Fernández, que insistió en que todas las contrataciones realizadas por el exbarón del PP gallego "estaban bien hechas" ya que "nunca hubo problemas con la justicia". La Diputación insiste en que "no tienen comunicación alguna" sobre la denuncia más allá de lo publicado hoy en la prensa.

La secretaria de Organización regional del PSOE, María Quintas, afirma que la denuncia presentada por su partido hace dos años es "la punta del iceberg" de "una trama de corrupción organizada por el clan de los Baltar". Y recuerda que "hay familias enteras del PP, incluida la exmujer de Baltar hijo, chupando del bote" de la Diputación. También matiza que, "con el máximo respeto a los tiempos” de la justicia, es “escandaloso” que no se haya actuado antes.

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2013/01/03/galicia/1357210667_479808.html

BALTAR COLOCA AL HIJO DE UN DIPUTADO QUE PROPICIÓ LA SUCESIÓN FAMILIAR

Junto a él, logran plazas en la Diputación más descendientes de cargos del PP

El viernes pasado, mientras asistía emocionado a su último acto institucional en la Diputación y se dejaba abrazar por cientos de enchufados, el "cacique bueno" dejaba colocada en la institución a una decena más de ourensanos. En su mayoría del PP, o vinculados a cargos. Uno de ellos, el hijo del portavoz del grupo popular en la institución a quien correspondía, por el cauce natural, la sucesión a la presidencia de la Diputación, Plácido Álvarez. Pero este se autodescartó después de que hubiera hecho otro tanto el vicepresidente y secretario del PP provincial, Rosendo Fernández.

El último proceso opositor abierto por el exbarón aún no ha finalizado

Además del hijo del portavoz del PP en la Diputación y alcalde de Muíños, Plácido Álvarez, también consiguió el aprobado una persona del entorno del presidente del Inorde, el alcalde de Barbadás, José Manuel Freire Couto.

Mientras ese viernes, día 27 de enero, Baltar se inmortalizaba en fotografías con sus empleados, con sus diputados, con los de la oposición, con los periodistas y con los espontáneos que se lo requirieron, la maquinaria institucional seguía su curso y declaraba a siete personas aprobadas para ocupar otras tantas plazas de auxiliares administrativos en la sobresaturada Diputación que en breve administrará su hijo.

Además de los dos mencionados, entre los auxiliares que acceden al organismo provincial con plaza en propiedad figura una hermana del hombre fuerte del baltarismo en Valdeorras, dueño de una cadena de pescaderías, militante sin cargo pero -según confirman fuentes del propio partido- el verdadero poder del PP en la sombra en la comarca. También consiguió superar al resto de aspirantes a uno de esos puestos de auxiliar la hija del alcalde de Boborás, Cipriano Caamaño y otros vástagos de cargos del PP. Y junto a los siete nuevos auxiliares administrativos accedieron, también como funcionarias, tres nuevas limpiadoras, alguna con vinculación no ya al partido, sino al entorno personal del exbarón.

Las nuevas contrataciones aparecen publicadas desde ayer, lunes, en la página web de la institución provincial y son los flecos del largo proceso opositor abierto por Baltar del PP antes de las pasadas elecciones municipales.

Un proceso al que se presentaron numerosos descendientes de alcaldes y concejales del PP en la provincia y el motor que puso en marcha, con más fuerza que nunca -a la vista de los resultados electorales: el PP se superó a sí mismo y arrebató alcaldías emblemáticas al PSOE- la maquinaria de hacer votos del baltarismo.

José Eugenio Galindo, miembro del equipo jurídico de la institución y que trabaja en este departamento recientemente junto a su hija, que también aprobó una oposición, firma, con fecha de ayer, la remesa de los últimos aprobados de la primera era del baltarismo, aunque todavía queda abierto ese proceso opositor por el que accederán 10 personas más a la Diputación.

www.elpais.es 31.01.12

BALTAR LEGA A SU HIJO UNA RED DE COSTOSOS ENTES PARALELOS A LA DIPUTACIÓN

El clan preserva los 'chiringuitos' e ignora el mandato de austeridad de Feijóo

El poder del baltarismo que el "cacique bueno" ha legado a su hijo se asienta sobre los pilares de la Diputación. Una institución con un presupuesto, este año, de algo más de 71 millones de euros, que el barón ha manejado con una soltura a manos llenas. Baltar no solo la ha atiborrado de empleados con carné o alcaldías y parientes del PP, sino que además la ha diseminado en multitud de chiriguintos, esos organismos paralelos sobre los que el Gobierno gallego predica su cierre en la aplicación de su filosofía de la austeridad.

Mantener los diversos centros agropecuarios cuesta 2,5 millones de euros

Los gerentes, entre los que está la exesposa de Baltar hijo, cobran hasta 80.000 euros

El PP de Ourense no ha hecho caso de esos "veletas" (en definición del propio José Luis Baltar en el anuncio de su despedida) de la dirección gallega del partido. Ni antes ni hasta ahora. Baltar optó por trastocar el principio original de la razón de ser de esta institución (ser ayuntamiento de ayuntamientos, esto es, centrar en ellos su inversión), y la puso al servicio de la manutención del millar de empleados.

El Inorde (con un presupuesto de 2,2 millones de euros anuales); el edificio cultural Simeón -el de los 33 porteros para dos puertas que ahora Baltar precisa que son apenas 19- (con 1,1 millones); el Pazo dos Deportes Paco Paz (1,3 millones); la Escola de Gaitas (medio millón de euros); el Teatro Principal (1,1 millones); y Urbaourense (una sociedad anónima pública financiada por la Diputación, con un agujero reconocido en este momento de 135.000 euros) son algunos de los organismos paralelos que han crecido por la ciudad al calor del baltarismo. Algo más alejados del centro de la ciudad están el Centro Ecuestre de Vilamarín (460.000 euros de presupuesto), el Centro Ecuestre y de Explotacion de A Limia (800.000 euros), el de Valverde (con un presupuesto de 174.000 euros) y diversos centros de explotación agropecuaria -que los grupos de oposición insistieron en reclamar que transfiriese a la Consellería de Agricultura- cuya suma de presupuestos supera los 2,5 millones de euros.

El fin primigenio y último de todos estos organismos no ha sido otro que el de crear empleos, según se ha hartado de denunciar la oposición. Baltar salió un par de veces al paso de las críticas. Una de ellas, para precisar una información del BNG que aseguraba que el presidente afrontaba la crisis "contratando personal para el centro ecuestre en a Lagoa de Antela, dedicado a la selectiva cría del caballo inglés", con una inversión de 1,2 millones de euros en 2008. El entonces portavoz del BNG en la institución provincial, Xosé Manuel Fírvida, aseguró que "17 personas atienden a 15 caballos". Entre el personal que cuida los animales figuraba un alcalde y varios concejales del PP. El gerente ganaba 60.000 euros.

La aclaración del presidente provincial consistió en sentenciar que el centro "funciona bien" y en acusar a los nacionalistas de beneficiarse de subvenciones del bipartito, entonces en la Xunta, para la hípica de Allariz (municipio gobernado por el BNG).

En el pleno del viernes, el último de Baltar en la presidencia de la Diputación, denegó una subida de sueldo a su exnuera, Olga Mojón, gerente del Teatro Principal, organismo que cuesta más de un millón de euros anuales e ingresa apenas 20.000. Un teatro emblemático, restaurado, en el corazón de la ciudad, pero que se ve abocado a competir con el auditorio municipal, que multiplica su aforo.

La exmujer de Baltar Blanco cobra más de 50.000 euros anuales. Un sueldo similar al que percibe el director del centro cultural Simeón, Francisco González, peró aún lejos del salario del presidente de Urbaourense, José Cudeiro, en torno a los 80.000 euros anuales. Urbaourense solo tiene dos empleados en nómina. Junto a Cudeiro está contratada una administrativa, hija del abogado personal del ya exbarón provincial del PP.

Baltar no solo creó organismos a golpe de impulso y colocó en ellos a los suyos. También gastó alegremente el dinero público en cosas "menores". Es el caso del alquiler que la institución está pagando por el local de la Escola de Gaitas, de 3.000 euros mensuales, cuando otros locales prácticamente idénticos a su lado se alquilan por 300. Hace apenas unos días, impelido por la oposición, decidió dejar de pagar los alquileres de los aparcamientos privados en donde, con cargo a las arcas públicas, los funcionarios de la institución guardaban sus coches y, a petición del grupo socialista en este caso, dejó de alquilar una nave en el barrio de O Pino para aparcar la maquinaria de la Diputación por la que los ourensanos pagaban 72.000 euros anuales cuando en el polígono industrial la institución dispone de una nave propia sin ocupar. El baltarismo que viene tendrá que cuadrar las cuentas.

Urbanismo con sello baltarista

La sociedad Urbaourense es el máximo exponente de la duplicidad de funciones que puede llegar a asumir un organismo con un coste fuera de serie. Baltar creó esta entidad dedicada a la promoción de suelo en 2008, con el bipartito gobernando en la Xunta. PSOE y BNG pusieron entonces el grito en el cielo. No le encontraban al organismo otra finalidad que la de competir con Xestur, la sociedad pública de gestión urbanística.

Más allá del sueldo del gerente (destacado cargo del PP), la Diputación financia al 100% a esta sociedad. El primer año, Baltar decidió inyectarle medio millón de euros solo para su constitución. Y Urbaourense se formó con el gerente y la administrativa, alquiló un bajo en el centro de la ciudad y, posteriormente, la institución provincial le hizo dos transferencias de capital por 4,5 millones y le transfirió, además, el aprovechamiento urbanístico de la finca Santamarina para que la urbanizase. No pudo hacerlo hasta ahora por la desaparición del planeamiento urbanístico de Ourense, aniquilado por ocho sentencias.

Entre las competencias que se impuso la sociedad figura la creación de parques empresariales (como hace ya Xestur). Comenzó por construir los de Esgos (el pueblo natal de Baltar) y Nogueira de Ramuín (su pueblo de adopción). El expresidente de la Diputación justificó entonces su decisión apelando a su palabra: la que le había dado al alcalde de este municipio, el mismo que ahora dimite como suplente en la institución provincial para que su hijo pueda continuar la línea sucesoria.

La sociedad compró uno de los terrenos más caros de la ciudad (en O Couto) por 800.000 euros y se propuso construir 17 viviendas. En el acta de aprobación de esta operación consta que los pisos se venderán "a precio de vivienda protegida", lo que evidencia que "no son protegidas", según el BNG, y no contarán con ayuda pública. Los constructores ourensanos optaron por el silencio pese a que la Diputación acababa de irrumpir en el mercado de la libre competencia.

www.elpais.es 30.01.12

EL PP DE OURENSE CONSAGRA LA SUCESIÓN DE BALTAR POR BALTAR

"Todos los diputados me darán su apoyo", afirma el hijo

A pesar de "no creer en las carreras políticas programadas", José Manuel Baltar Blanco heredará la Diputación de Ourense antes del 10 de febrero. El clan familiar se perpetúa en una institución pública como si fuese una finca de su propiedad. Y lo hace gracias a la decisión tomada ayer por unanimidad de todos los miembros de la junta electoral del partido. Ahora solo falta que los 14 diputados provinciales fieles a su padre lo aclamen en un pleno formal en el que asumirá la presidencia. Se cumple así el guión acordado por la familia Baltar para mantener el control del partido en la provincia. El padre renunció a la presidencia del partido y el hijo se hizo con el puesto tras un congreso en el que se enfrentó a Juan Manuel Jiménez Morán, alcalde de Verín y candidato oficialista de Alberto Núñez Feijóo. Ahora toca la Diputación.

Desde que nació vivió la política en casa, algo que "otros políticos no tienen"

El secretario del comité electoral, Rosendo Fernández -que también es vicepresidente de la Diputación y jefe del grupo municipal de los conservadores en la capital provincial- leyó ayer un escueto comunicado en el que hacía oficial la elección. No quedaba bien que el propio candidato se autoproclamase sucesor frente a las cámaras. Tras el anuncio, Manuel Baltar hizo aparición y afrontó las preguntas de los medios durante 30 minutos. Para el candidato es un "gran honor asumir un cargo de tan alta responsabilidad".

El hijo de Baltar recordaba que aún no tiene los votos de los 14 diputados con los que cuentan los conservadores. En realidad se refería a una cuestión formal, ya que él mismo añadió a continuación: "Todos los diputados me transmitirán su apoyo". La sucesión lleva meses cocinada y ahora únicamente falta poner la guinda al pastel. Según el propio candidato, Feijóo -que eludió hablar del tema durante dos días y cuando lo hizo fue para ofrecer barra libre al clan ourensano- está informado puntualmente de todos y cada uno de los acuerdos y "apoya todas las decisiones que se tomen".

También tuvo tiempo para intentar excusar al patriarca, que llamó "veletas" a la dirección gallega del partido en la comparecencia en la que anunció su marcha. "No se puede simplificar las declaraciones en lo de veletas" porque comparó y eligió "la base frente a los dirigentes". Preguntado por esas discrepancias que todavía mantiene su progenitor con el PP gallego, no concretó si va a seguir esa misma línea aunque matizó que "no va a ser conformista". El hijo también está enfrentado a Núñez Feijóo pero guarda más las formas.

Niega que le molesten las críticas de la oposición, que califica el proceso pactado por el clan familiar como "una abdicación". Baltar hijo asegura que con esa actitud solo han conseguido "fracasos más que sonoros" y defiende que "el tiempo da y quita razones", así como "los electores en las urnas". En su comparecencia aprovechó para defender el papel de las cuestionadas Diputaciones, que en su opinión son "absolutamente necesarias" para garantizar los principios de "solidaridad intermunicipal".

Desde ayer ya no tiene pelos en la lengua. Se reivindica a sí mismo como un buen candidato porque desde que nació vivió la política en casa y eso ofrece "una perspectiva que otros políticos no tienen". Además defiende acérrimamente el trabajo de su padre: "Tenía en casa un gran modelo político a seguir". El único escollo pendiente fue tumbado el viernes. El alcalde de Nogueira de Ramuín y diputado suplente primero, César Parente, firmó la renuncia al puesto que le correspondía tras la dimisión de Baltar padre. Así lo había acordado con el patrón familiar cuando fue colocado como primer reserva tras las elecciones de mayo.

Presidente en pocos días

La normativa dice que el plazo máximo entre la dimisión del presidente y el pleno de nombramiento del sucesor no puede exceder los 10 días hábiles, por eso Baltar Blanco heredará el puesto de su padre antes del 10 de febrero. El partido barajaba el próximo sábado 4, pero las posibles interferencias del congreso federal que el PSOE celebra ese mismo fin de semana en Sevilla, ha descartado ese día. Ahora estudian que sea en la semana del 6 al 10 de febrero. La decisión está en manos del presidente en funciones, Rosendo Fernández.

Baltar padre estará en la sesión de investidura de su hijo. El pasado viernes, tras su marcha entre los vítores y llantos de sus cientos de enchufados, se fue a comer con los diputados conservadores y su chófer. Desde entonces no volvió por el Pazo Provincial y no tiene pensando hacerlo hasta que José Manuel sea el nuevo presidente. En esa histórica retirada no estuvo presente ningún miembro del Gobierno gallego, a diferencia del pleno de investidura de su séptima legislatura, interrumpida ahora por la adelantada dimisión. La presencia institucional en el acto de traspaso familiar de la institución será un buen termómetro para medir la relación del PP ourensano y la dirección gallega. La frialdad con que Alfonso Rueda o Alberto Núñez Feijóo despidieron al barón levantó nuevas ampollas entre los baltaristas.

www.elpais.es 29.01.12

EL BALTARISMO PASA DE PADRE A HIJO

El hijo de José Luis Baltar, el "cacique bueno" del PP de Ourense, sucede a su padre en la Diputación con el apoyo del partido "por unanimidad"

El exbarón del PP de Galicia se despidió el viernes de dos décadas holgadas al frente de la Diputación y del partido en la provincia de Ourense. José Luis Baltar Pumar (Esgos, 1940), el "cacique bueno" -como él mismo se ha autodefinido-, dio carpetazo en su feudo de la institución provincial, entre ráfagas de vítores y lágrimas, a la primera era del baltarismo. E instauró la siguiente: su hijo, José Manuel Baltar Blanco (Ourense, 1967), anunció ayer que tiene el respaldo del grupo y del partido para suceder a su padre dentro de 15 días. Fue elegido candidato "por unanimidad".

El 'heredero', que ya dirige con mano de hierro el partido, anuncia continuidad

La institución dedica la mitad de su presupuesto a pagar salarios

El fundador de la saga presidió el último pleno de la Diputación con la misma soltura a manos llenas con la que ha gobernado este organismo y la provincia: cruzando chascarrillos con decretos y concesiones a dedo. Estuvo arropado por cerca de 400 enchufados (buena parte de cuyos contratos investiga la fiscalía), que formaron pacientes en las escaleras del pazo provincial con la esperanza de poder agradecer al patrón su deferencia. La mayoría, descendientes de alcaldes de la provincia o cargos del partido a quienes el ya exlíder del PP orensano amarró sus fidelidades -los innumerables votos que le permitieron esas mayorías impenetrables que hicieron arrodillarse al PP de Fraga y de Feijóo- con la dulce soga del puesto de trabajo.

El exbarón besó a docenas, los palmoteó en la espalda y, emocionado antes de tiempo, se vio impelido a huir camino ya de su jubilación sin dejarles completar el besamanos. "Hoy es un día para tener la fiesta en paz", había instado minutos antes a los eternos grupos de oposición (PSOE y BNG) desde el sillón presidencial de la corporación provincial. Y el pleno fue una balsa. Después, agasajó a los medios de comunicación con palabras de agradecimiento a su trabajo.

El "buen cacique" no tocó el trombón. No entonó esta vez la cantinela de "si no eres del PP, jódete", con la que cada apertura de campaña insuflaba ánimos a los suyos, pero mostró igual talante. Se dejó fotografiar a diestro y siniestro -"¿Alguien quiere alguna foto más?", exhortó, sin dejar su sonrisa y campechanía- y avisó distendido a los periodistas de que su ida era dejarles sin titulares. Además, tuvo palabras de aliento hacia al núcleo duro de sus alcaldes, los que hicieron con él la travesía hacia el PP desde aquel partido de Centristas de Ourense que él mismo se inventó, a finales de los ochenta, con su predecesor en la Diputación, Victorino Núñez. Estos no han tenido más remedio que asumir el sacrificio de la renuncia sucesoria -saldada con los empleos- a favor del vástago.

Baltar se despide convencido de que deja atado el baltarismo. En enero de 2010 legó a su hijo la presidencia provincial del PP a través de un congreso tildado de fraudulento por el sector oficial del partido (el fundador de la saga contrataba en la Diputación, en las vísperas, a decenas de compromisarios o parientes de estos).

Ahora, dos años después de aquella transmisión, le entrega el poder de una institución endeudada en el límite legal, con un presupuesto a la baja -este año, 71 millones de euros- del que prácticamente la mitad se destina a pagar salarios de trabajadores que apenas tienen espacio ni tarea en la que emplear su tiempo.

El legado del baltarismo sobre el que se habrá de asentar el nuevo baltarismo es una institución que dedica 29 millones de euros a gastos de personal y apenas 12 a inversiones. Ayer, el heredero, José Manuel Baltar, anunció la continuidad de la dinastía: el comité provincial que, desde que ganó el polémico congreso, él mismo dirige con mano de hierro -laminó previamente a todos los "infieles"-, lo proclamó por unanimidad candidato a la presidencia de la Diputación. Para ello fue necesaria la renuncia del primer suplente de la lista, el alcalde de Nogueira de Ramuín -municipio fetiche del fundador de la saga, en donde comenzó su carrera política- a ocupar la vacante que deja el exbarón.

Hace apenas unos meses, Baltar padre colocó con fórceps a su hijo como suplente segundo. Ya estaba decidido que los sucesores naturales en cualquier institución al uso (el vicepresidente y el portavoz del grupo popular en la Diputación) harían expreso su desinterés por el cargo y su renuncia. Todo bien atado. Baltar Blanco, el hijo y sucesor, abandonará ahora el escaño del Parlamento autónomo desde el que mantenía en jaque la mayoría absoluta de Alberto Núñez Feijóo tras promover en 2009 una carta de alcaldes orensanos en la que acusaban al presidente gallego de marginar a la provincia.

Mientras se gesta la tercera generación -la hija adolescente del sucesor ya se forja en el PP provincial para el que su padre acuñó carnés de ourensanidad, distintos del resto de España-, la segunda ya impone su marchamo: un nuevo modo de ejercer, con un Baltar menos empático que el progenitor. Nadie le debe aún nada en la envejecida provincia, que ocupa los últimos lugares en renta per cápita, y del que recela incluso el núcleo duro, la generación que arropó a su padre.

Ayer, el continuador del baltarismo compareció pletórico ante los medios de comunicación para anunciar el "grandísimo honor" que le supone "ser candidato a un cargo de altísima responsabilidad" y calificó de admirable el trabajo realizado por su progenitor y predecesor en todos los cargos. Y encajó con orgullo la acusación de "abdicación" que utiliza la oposición para referirse a este proceso sucesorio: "Ellos [socialistas y nacionalistas] van fracaso tras fracaso" electoral, espetó.

El baltarismo intentará perpetuarse y mantener el pulso con el PP gallego a base de ourensanidad. El nuevo líder ya mandó un aviso a Feijóo en su primera comparecencia, antes de tomar las riendas: "Llevo siempre el escudo de Ourense en mi chaqueta", dijo.

www.elpais.es 29.01.12

BALTAR CALIFICA A SUS ENCHUFADOS DE "PROFESIONALES COMPETENTES"

El barón del PP dimite en un pleno en el que por primera vez acepta todas las propuestas de la oposición

José Luis Baltar ya no es presidente de la Diputación de Ourense. La dimisión era el último punto de un farragoso pleno que fue alargado a propósito por las mociones que la oposición llevaba a debate. Su voz, entrequebrada casi desde el primer minuto, delataba los nervios del barón, que terminó arropado entre los abrazos y lloros de la mayoría de diputados provinciales del PP -todos alcaldes de feudos baltaristas- y de otros cargos del partido. No estaba ningún representante del birrete. Alberto Núñez Feijóo se desentendió de la sucesión y también de la despedida del hombre que ha garantizado, con su granero de votos, la mayoría absoluta parlamentaria. El baltarismo copó el salón de plenos y paralizó la institución. Entre el público o agolpados en los pasillos del Pazo Provincial, muchos de los trabajadores colocados por Baltar durante 22 años, miraban con añoranza al patriarca del clan.

El PSOE retira una moción incómoda para el PP por respeto al adiós

Al patriarca se le quebró la voz y sus diputados rompieron a llorar

Un largo aplauso de un minuto y medio sirvió para arropar al último barón. Con el público y los baltaristas en pie, la oposición esperó sin inmutarse el momento de la fotografía oficial. El ambiente fue relajado y distendido durante las dos horas de pleno. Incluso hubo tiempo para bromear. "Lo veo muy en forma así que aún podría seguir algunos años más", espetó el portavoz socialista, José Ignacio Gómez. Las risas fueron rebajando la tensión inicial y la voz temblorosa con la que inició sus intervenciones dejó paso a las habituales perlas que le han valido decenas de titulares. Baltar aludió a su esposa, Alicia Blanco, en numerosas ocasiones. Al final de su discurso declaró: "Mi mujer perdió un hombre en su mejor momento y ahora recibe un jubilado. Trataré de hacerla feliz aunque muchas cosas ya no se pueden hacer". Así finalizó su despedida, con risas de los presentes.

La primera referencia en su discurso fue para los trabajadores de la Diputación -muchos parientes de cargos del PP allí presentes-, a los que calificó como "magníficos y competentes profesionales" que convirtieron al ente provincial en "pionero en gestión". En segundo lugar agradeció el "apoyo y respaldo incondicional" a sus compañeros de grupo político, controlado por el baltarismo hasta la última tuerca y sin un solo verso suelto. El barón defendió el papel del ente que presidía hasta ayer, asegurando que "hay que modernizarla, quererla y cuidarla; necesita nuevas competencias para evitar duplicidades". Pero tampoco evitó reconocer errores: "Si en algún momento no fui capaz de estar a la altura de las circunstancias, os presento mis más sinceras disculpas".

También tuvo palabras de agradecimiento para la oposición. Los diputados conservadores acompañaron a Baltar y rehusaron la confrontación con PSOE y BNG por ser "un día especial". Tan buen ambiente se respiraba, que el grupo popular aprobó todas las mociones presentadas por socialistas y nacionalistas, incluidas algunas con reproches a la Xunta por la gestión de la estación de montaña de Manzaneda o las inversiones en la política agraria de la comarca de A Limia. El expresidente insistió en varias ocasiones que era un día "para tener la fiesta en paz". Tras esa aparente calma está un pacto de no agresión acordado por socialistas y populares horas antes. El PSOE incluso retiró una moción de urgencia sobre la planta basurera de O Irixo con la que pensaban "poner contra las cuerdas" al alcalde de O Carballiño y diputado, Argimiro Marnotes.

A los periodistas reconoció el buen el trato y lamentó que "ahora pierden un filón de titulares". Reiteró que su objetivo a partir de ahora es convertirse en una "persona anónima" para poder dedicar más tiempo a su familia. Nada más terminar la ronda de besos, abrazos y miradas cómplices entre los amigos populares que llenaron los sillones para el público, no quiso contestar preguntas. "No, ahora ya no toca".

Desde que el pasado martes anunció su marcha, ha repetido en todas sus declaraciones públicas que quiere ser una persona anónima. Quiere desprenderse de Baltar para ser "Luisiño porque soy pequeño". Así le llamaban en Esgos, su pueblo. En la teoría, va a dejar de ser el patrón de los centenares de empleados colocados en la Diputación. En la práctica, muchos de los que ayer lloraban el epílogo final del astuto líder galleguista seguirán defendiendo que "es un cacique pero nunca robó".

Con la formalización de su renuncia, el baltarismo pone un punto y parte. José Manuel Baltar no estuvo ayer en el acto de despedida de su padre. A esa misma hora trabajaba en sus futuras responsabilidades a unos metros de allí, en la sede provincial del PP. La maquinaria para el relevo está en marcha y funciona más rápido que nunca. Hoy a las 12 del mediodía se postulará oficialmente para presidir la Diputación y antes del día 5 de febrero será nombrado presidente por herencia. Trabajará de otra forma pero continuará la obra del padre. Gestionará el legado rodeándose de otros colaboradores más cercanos pero manteniendo la telaraña de fieles votantes tejida durante dos décadas. El expresidente provincial asegura que en Galicia hay otros políticos que no van "a las aldeas" porque "huelen mal". Ahora quiere ser otra vez un "hombre del pueblo" porque siempre escuchó el sentir de la gente. Y los recibió en su despacho, reconvertido en oficina de empleo, para cambiar votos por favores. Baltar se inmortaliza en Baltar.

www.elpais.es 28.01.12

400 BENEFICIADOS POR SU REPARTO DE EMPLEOS DESPIDEN CON VÍTORES AL PRESIDENTE DIMITIDO

Se despidió en su feudo. Y con honores. Entre salvas de aplausos, lágrimas, vítores y rendiciones. José Luis Baltar ofició hasta el último minuto el "buen" caciquismo del que alardeó durante sus impenetrables y sucesivos mandatos (22 años consecutivos) al frente de la Diputación de Ourense. Ayer, finalizado ya el último pleno que presidió, y tras el besamanos de turno de sus alcaldes y diputados -unos más emocionados que otros- mostró al mundo su verdadero legado: más de 400 empleados vinculados al PP que abarrotaron las regias escaleras del Pazo Provincial para despedir, cariacontecidos, en fila india a su patrón. Le fue materialmente imposible abrazarlos a todos. No solo por la ingente cantidad de sus enchufados, sino porque el ya exbarón del PP gallego había colmado el cupo emocional de la intensa jornada.

No pudo con todo. Dejó a cientos sin posibilidad de expresarle el afecto y enfiló como un rayo, precedido de su chófer, las escaleras hacia el garaje de la institución provincial con el rostro inflamado y los ojos humedecidos para subirse por última vez al coche oficial que habría de llevarlo esta vez a la jubilación. Ya ha dicho que irá él -en lugar del chófer de la Diputación- a sus nietos al colegio.

Tras dos décadas holgadas al frente de la máxima institución provincial, Baltar deja casi un millar de ourensanos (la mayoría cargos, o parientes, del PP) colocados en puestos de trabajo que apenas tienen cometido en una Diputación endeudada hasta el límite legal y con un presupuesto en recesión (poco más de 71 millones este año) del que casi la mitad (un 41%) se evapora en pagar salarios. La mitad estaban ayer ahí.

Antes de que lo embargara la emoción por esta muestra de agradecimiento de los cientos de empleados cuyos contratos investiga la Fiscalía, Baltar regaló a la audiencia las últimas ráfagas de su perfil político. Sin trombón y todo, mantuvo ese tono de proximidad y chanza que lo caracterizan y que tan buenos resultados (junto a las contrataciones) le han dado en política. Se dejó fotografiar con todo el mundo: diputados de su grupo, de la oposición, alcaldes, concejales, amigos... "Venga, ahí también. ¿Alguien más quiere otra foto? ¡Dónde haga falta!", repetía aparentemente incansable mientras se sometía con la mejor de sus sonrisas al ritual de turno como si aún le fueran los votos en ello.

Se inmortalizó también con los fotógrafos de los medios de comunicación a quienes tantas portadas brindó. Sentado entre ellos en las escaleras próximas a su despacho, fue el único capaz de romper el hielo del momento. "Esta es la foto de los que vamos a ir derechos al infierno", clamó mientras arreciaban los flashes.

"Para eso hay que nacer", comentó una de sus empleadas, expresando en voz alta lo que todo el mundo en el PP da por hecho: el baltarismo que viene está a años luz del baltarismo. Su hijo, el Baltar que se queda ahora con todo el legado acumulado en dos décadas por su padre su padre, no apareció. En breve gestionará una institución que dedica 29 millones de euros a gastos de personal y 12 a inversiones. Lo hará con un equipo de veteranos -otra generación- del núcleo duro de su padre y algunos de los cuales aspiraban a optar, tras años de fidelidad al patrón, a la sucesión institucional.

Como si los astros se conjuraran para marcar la jornada, en el edificio Simeón, el centro cultural de la Diputación (al que Baltar ha prohibido recientemente atribuirle 33 porteros: asegura ahora que "solo hay 19") se proyectaba a última hora de la tarde la segunda parte de la película El Padrino, de Coppola.

www.elpais.es 28.01.12

EL PP GALLEGO DEJA MANOS LIBRES A BALTAR PARA QUE LO SUCEDA SU HIJO

"No me faltaron enemigos en el partido, pero los hice esperar 23 años", dice a EL PAÍS el dimitido presidente - Los alcaldes apoyan sin fisuras el relevo

Escaldada por lo ocurrido hace un año, cuando sufrió una sonora derrota en el congreso provincial de Ourense frente al poder de los Baltar, la dirección del PP gallego ha decidido no intervenir esta vez. En enero de 2010, Alberto Núñez Feijóo y los suyos promovieron una candidatura alternativa para evitar que José Luis Baltar cediese a su hijo la presidencia provincial del partido. Los Baltar lograron su mayor triunfo interno y desde entonces la dirección gallega dejó de inmiscuirse en Ourense.

La estrategia se mantendrá, pese al más que previsible traspaso de la presidencia de la Diputación de nuevo de padre a hijo. Además de evitarse otro revés, la dirección del partido entiende que no tiene resortes para intervenir. Y está convencida de que Baltar hijo nunca tendrá el apoyo ciego de los alcaldes con que contaba su padre.

Con este panorama, solo han sido necesarias 24 horas para que la sucesión de José Luis Baltar esté encauzada. Y eso a pesar de que Baltar hijo afirmó ayer que abordará el asunto "sin prisa, aunque sin pausa". El guión se está cumpliendo al dedillo y los gestos a su favor se han ido sucediendo en cascada. Varios de los diputados baltaristas destacaban ayer las bondades de José Manuel Baltar Blanco, quien no niega la posibilidad de asumir la Diputación en herencia, aunque matiza que de momento es "política ficción" porque "serán los órganos de dirección del partido los que elijan lo mejor para la provincia". Unos órganos directivos que encabeza él mismo como es presidente del PP en Ourense.

Ese comité de dirección de los conservadores ourensanos se reunió ayer para analizar la retirada del cabeza del clan baltarista, pero será el próxima sábado cuando el comité electoral del partido proponga un solo candidato. Será de esta forma porque así lo exige la normativa: el pleno de la Diputación para elegir nuevo presidente debe celebrarse en un plazo máximo de 10 días tras la renuncia.

Baltar Blanco dice que será por acuerdo de los miembros de la dirección, pero en realidad será un nombramiento por aclamación u ovación a la figura del hijo del clan baltarista. A pesar de su negativa a aclarar si se postulará para el puesto, la totalidad de cargos del partido consultados dan por supuesto que así será. "Hoy no es día de personalismos", matizó Baltar Blanco ante las insistentes preguntas. Pero en una de ellas dejaba entrever que está siguiendo un guión que todavía no le permite postularse: "Tengo que decir lo que estoy diciendo por respeto a los órganos del partido". Intentó marcar distancia hablando en tercera persona cuando se cuestionaba la influencia del presidente del partido (es decir, él mismo) en el proceso de elección: "El presidente es la persona que tiene un contacto más directo con los diputados para valorar todas las opiniones. Hablaremos con el segundo diputado suplente para ver qué hará ante este momento histórico".

Tibia despedida

La dirección gallega de los populares ha despedido tibiamente al barón ourensano. Y parece que hasta con prisa, porque lo hizo antes de que el propio Baltar Pumar dimitiese oficialmente: el anuncio se hizo a las seis de la tarde y Alfonso Rueda ya agradecía los servicios prestados a las cinco, una hora antes. Ayer, volvió a ser el secretario general del PP gallego el que se refirió a la sucesión para desentenderse de lo que suceda en el feudo baltarista que garantiza sus mayorías absolutas parlamentarias: "No tengo nada que opinar porque tiene que ser la diputación la que decida". Alberto Núñez Feijóo incluso esquivó a los periodistas en Santiago para no hablar del asunto.

Hace ocho meses que el barón ourensano ató cabos colocando a su hijo como segundo diputado suplente y concejal en Esgos, cuyo alcalde es cuñado del todavía presidente provincial. Cumple así los dos requisitos fundamentales para poder acceder, primero, al sillón de diputado (hay que ser concejal) y segundo, al de presidente (hay que ser diputado). Para completar la jugada, César Parente, el alcalde de Nogueira de Ramuín -otro feudo baltarista- debe ceder su acta de primer concejal suplente a Baltar Blanco. Con esa renuncia, el traspaso familiar de una institución pública será un hecho.

www.elpais.es 26.01.12

BALTAR SE VA CON REPROCHES A FEIJÓO

El último barón histórico del PP abandona la Diputación tras 22 años y deja el camino despejado a su hijo - Admite que el pulso con el partido agotó su paciencia

Pocas veces la sala de juntas de la Diputación de Ourense se queda pequeña para acoger a los periodistas. Ayer sucedió. Tras 44 años en la política y 22 dirigiendo el ente provincial, el barón del PP que aguantó firme los envites de sus adversarios -los de la oposición y los de su propio partido- pone fin a su vida pública. José Luis Baltar lo deja con 71 años. Abandona todos sus cargos públicos: la presidencia de la Diputación y los sillones de diputado en el ente provincial y de concejal en Ourense. Quiere ser una persona totalmente anónima que se va a dedicar a pasear y a cuidar de sus nietos. Le costará lograrlo porque su poso personal ha marcado todas las instituciones públicas ourensanas y la vida política de Galicia.

"No doy por hecho que el sucesor vaya a ser mi hijo", aseguró

"A Feijóo le dije que me voy porque quiero, no porque me echen"

Ha controlado con mano dura a sus diputados, ha presumido de ser "un cacique bueno" y ha hecho temblar los cimientos de la Xunta cuando no veía satisfechas sus reclamaciones. El pasado verano, su salud se resintió seriamente. Ahí empezó el declive. La actividad pública cayó en picado y dejó de ser el protagonista en muchos de los actos que antes controlaba al dedillo. A partir de entonces, sus apariciones se limitaron a ruedas de prensa para presentar actividades de poca envergadura o a la presidencia de plenos. De hecho, uno de sus últimos grandes logros electorales -la conquista del Ayuntamiento de O Carballiño, feudo del líder de los socialistas gallegos, Pachi Vázquez- pasó de puntillas por su vida. Su enfermedad no le permitió asistir a las grandes celebraciones. De hecho, se quedó en casa mientras Mariano Rajoy y la plana mayor del partido en Galicia reconquistaban la célebre Festa do Pulpo de la localidad, de la que se habían apoderado los socialistas.

"El último congreso provincial fue la gota que colmó el vaso", reconoció ayer. En ese cónclave colocó a su hijo José Manuel al frente del partido en la provincia. Las zancadillas y venganzas personales afloraron más que nunca después de que el alcalde de Verín, Juan Manuel Jiménez Morán, se posicionase en contra del baltarismo liderando una candidatura apoyada por Feijóo y la dirección gallega del PP. Las espinas quedaron clavadas en el interior del histórico líder ourensano, que retiró la palabra a todos los que orbitaron en torno a esa lista. "Yo no me esperaba lo que pasó", dijo ayer en varias ocasiones. En julio de 2011 y tras las elecciones municipales, aseguraba a su hijo en la línea de salida para apuntalar su sucesión al frente de la Diputación. Desde entonces, José Manuel Baltar Blanco es diputado suplente y concejal en Esgos. Cumple así los requisitos para que el grupo popular decida, gracias a su mayoría absoluta, quién será el nuevo presidente. Baltar hijo figura como segundo suplente por lo que, para completar la sucesión, tendría que renunciar a su acta el primero, el alcalde de Nogueira de Ramuín, César Parente, de lealtad garantizada.

Mañana presentará su renuncia oficial que será llevada a un pleno que se celebra este mismo viernes y en un plazo máximo de 15 días, será convocado otro para elegir sustituto. Rosendo Fernández, vicepresidente, asumirá temporalmente el cargo. A partir de ese momento, "el partido tiene que tomar la decisión", insiste. "Cualquiera de los diputados provinciales, incluyendo el que entre en mi lugar, puede ser presidente", aclaró. Las quinielas están claras para la mayoría de fuentes consultadas, aunque el barón ourensano se mostrase ayer ambiguo: "No doy por hecho que el sucesor sea mi hijo. Ahora soy un militante de base más y solo si alguien me pide consejo se lo daré". Baltar asegura que aconsejó a su hijo que "no se metiese en política" después de su propia experiencia: "Fue más lo que perdí que lo que gané".

La voz se le quebró en más de una ocasión en su comparecencia y dijo que si no lloraba es porque su mujer se lo había prohibido. Las declaraciones acabaron con una gran sonrisa y aplausos de algunos de los trabajadores de la institución. Pocas personas sabían que haría pública su dimisión. A su mujer se lo dijo ayer mismo por la mañana y ella, que le insistía desde hace tiempo en que lo dejara, respondió que "no se lo creía". Al mediodía reunió a sus diputados para comunicárselo. Se ofrecieron a comparecer junto a él, pero lo rechazó.

A Feijóo se lo dijo hace una semana y ayer le llamó para aclararle: "Me voy porque quiero y no porque me eche nadie". Sus enfrentamientos con la dirección del PP han sido muy sonados y en la despedida no olvidó mandarle algún recado. Dijo que "los jefes", en alusión a la dirección gallega, "son una veleta que hoy está a tu favor y mañana te deja en la estacada". Los únicos fieles "son los votantes y los militantes", "con ellos no hay quien te tumbe", afirmó antes de concluir con otro reproche: "Nunca me voy satisfecho y menos con lo que han hecho por Ourense".

www.elpais.es 25.01.12

LA PIEDRA EN EL ZAPATO

La pugan con los hombre de Feijoó acabó desgastando al veterano dirigente, el único del PP que disentía en público

Se marcha el último enemigo interno. El único dirigente del PP que ha logrado amargar el retorno triunfal de Feijóo a la Xunta. El mismo que en enero de 2010 se empeñó en demostrar al presidente que Ourense seguía siendo su territorio, algo que Manuel Fraga, su predecesor, también conoció de primera mano. El que le hizo tragar al recién investido presidente gallego el sapo de investir a su hijo José Manuel líder del PP provincial, en contra del criterio de Feijóo y de todo su equipo, que improvisó a última hora la candidatura del alcalde de Verín, Juan Manuel Jiménez Morán, a la postre vapuleada en el congreso provincial.

De la vieja guardia ya solo queda Rafael Louzán en Pontevedra

Entonces Baltar sucedió a Baltar, y Feijóo, tras perder con estrépito aquella batalla interna -el día en que el PP ourensano le hizo entrar por una puerta lateral entre silbidos de los afines al barón- decidió sentarse y esperar. "Igual que cayó Cacharro, también a Baltar le llegará su día", se consolaban en voz alta algunos de los asesores del presidente.

La paz forzada de estos últimos dos años entre Feijóo y Baltar padre, agua y aceite que nunca han llegado a mezclar, deparó, no obstante, significativos encontronazos. Cada vez que surgió algún escándalo relacionado con las contrataciones de la Diputación que empañaban el discurso de la austeridad del PP, el líder gallego le conminó a explicarse. Entre las últimas tiranteces, una moción aprobada el pasado octubre por la Diputación de Ourense, donde los votos del PP se sumaron a los de socialistas y nacionalistas para censurar "el brutal recorte en servicios sociales por parte de la Xunta de Galicia". Rodeado de los suyos, Baltar también levantó la mano y protestó ese día para contentar a los alcaldes, quejosos con la falta de ayudas que llegan desde Santiago en esta era de vacas flacas. Y ayer volvió a repetir sus críticas a lo que considera un abandono de la provincia de Ourense.

La marcha del "cacique bueno", como él mismo se definió, servida en dos episodios -en 2010 del partido y ahora de las instituciones- abre la puerta a nuevos tiempos en la provincia de Ourense. Entre los colaboradores de Feijóo cunde la idea de que, aunque intentara perpetuar la sucesión dinástica, su vástago, José Manuel, no cuenta con los mismos adeptos, ni tiene el peso de quien gobernó durante dos décadas en la Diputación. Ni los históricos alcaldes le apoyan como a su padre, piensan, ni los tiempos de tirar de cheques -cuando no de fajos de billetes ante asociaciones, clubes deportivos o particulares- son ya los que eran. Cae otro de los virreyes de la compleja familia popular. Se acaba el tiempo en que hasta el secretario general, Alfonso Rueda, su enemigo íntimo, al que el barón siempre señaló como responsable de urdir una candidatura en su contra, tenía que pedir permiso para entrometerse en la provincia.

Con la retirada se rompe también un matrimonio de conveniencia entre Feijóo y Baltar padre -no son descartables segundas nupcias del líder gallego con su hijo y heredero- que nació el día en que el fallecido Xosé Cuiña se confesó incapaz de obtener el apoyo de los alcaldes de Pontevedra para optar a la sucesión de Fraga. Hasta entonces, Baltar era el gran apoyo de Cuíña, a quien decía que le unía una relación "como de hermanos" y a quien trató de vengar con una revuelta contra Fraga tras la defenestración del eterno delfín. Con Cuiña derrotado de antemano, Baltar tuvo manos libre para dar su apoyo a Feijóo y finiquitar la perenne pugna entre boinas y birretes. Pero el histórico dirigente orensano, además de algunos disgustos, ha cosechado resultados nunca vistos en su feudo y no solo para sí mismo. Los porcentajes de apoyo superiores al 60% sumaron también en las mayorías absolutas de Fraga y Feijóo, en las de Aznar, y últimamente en las de Rajoy que en las autonómicas de 2009 se prestó a patear los pueblos de su mano, por mucho que nunca fuera un líder del agrado del presidente provincial.

Ayer, ya desprendido de todo compromiso con la cúpula del PP gallego, soltó por su boca muchas de las cosas que siempre insinuó en privado. Cuentan quienes le conocen que ha admitido que su tiempo ha pasado, que está cansado y que su salud ya no es la que le permitía dar 11 mítines diarios cargando con el trombón con el que coreba "y si no eres del PP, jodeté". Ni siquiera dio por hecho que su hijo vaya a sucederle en la Diputación. Entretanto, Feijóo profundiza en la renovación de su partido. Y es un secreto a voces que de la vieja guardia solo queda Rafael Louzán en Pontevedra.

www.elpais.es 25.01.12

EL ADIÓS DEL CACIQUE BUENO

Heredero de los Centristas de Franqueira, Baltar acumuló su poder tejiendo fidelidades gracias al reparto de empleos públicos

El mediodía del 30 de enero de 2010, el barón del PP gallego, y presidente de este partido y de la Diputación en Ourense, José Luis Baltar Pumar (Esgos, 1940), apretó los labios, levantó los brazos y desató la euforia contenida durante semanas por el escarnio de las traiciones de buena parte de sus alcaldes: saltó como un resorte desde la silla que ocupaba en el tenso congreso provincial para coger en brazos a su hijo. Acababa de legarle, en vida política, a su vástago -el vicepresidente del Parlamento gallego y concejal del municipio familiar de Esgos, José Manuel Baltar Blanco- la presidencia provincial en un congreso tras más de 20 años y varios meses de poder omnímodo atornillado a base de la concesión inaudita de empleos en la institución provincial y de plantearle órdagos a los sucesivos presidentes de la Xunta de su propio partido (primero a Fraga y después a Feijóo) para marcar su territorio político y familiar. El territorio de una de las provincias con menor renta pér cápita de España, carente de tejido empresarial y principal granero de votos del PP gallego.

Atornilló más de 20 años de poder con el apoyo de sus fieles alcaldes

El pasado julio incorporó a su hijo a la Diputación como suplente

La euforia del expresidente provincial no era baladí. Se había fajado largas semanas, precedidas de largos años, en un cuerpo a cuerpo descarnado con parte de sus propios alcaldes que, llegado el momento del cónclave, decidieron alinearse con Feijóo, convencidos de que hasta el baltarismo tendría fecha de caducidad. El "cacique bueno", según propia definición, no pudo con el regidor de Verín, su hasta entonces fiel aliado Juan Manuel Jiménez Morán, a quien Feijóo ganó para su causa -junto con un puñado más- para colocarlo frente al hijo del barón, convencido de que podría arrebatarle la presidencia del partido. Desde entonces, José Luis Baltar se refirió siempre a Jiménez por el apelativo de "el traidor". Pero Baltar se empleó -hasta las lágrimas en sus comparecencias de aquellos días- reivindicando lealtades a los congresistas (no en vano los había empleado a todos ellos o a sus familiares) para su hijo, tirando a la desesperada de nuevas ofertas de empleo en la Diputación y reconociendo, con esa sinceridad a la cara que lo caracteriza, que se saltaba todas las normas internas. "¿Pero qué puede hacer un padre?", justificó su actuación política cargado de razones personales.

El Baltar de enero de 2010 que hacía el paseíllo cargando sobre la adrenalina de su euforia a su retoño por los pasillos del Palacio de Congresos de Expourense era un Baltar en retirada: enfermo, cansado y con un hijo pugnando desde hacía ya años por levantar cabeza en la política.

Se había acabado su ciclo. Con la misión cumplida, a fórceps, de colocar a su hijo le restaba ya solo legarle la otra parte de la herencia: la finca de la Diputación, el verdadero poder, la máquina de empleos que son votos (un millar de trabajadores, a tercera empresa en empleos de la provincia, con cargosen el partido o vinculados a él). Lo hizo ayer, aunque llevaba meses intentándolo. El pasado julio incorporó a su hijo, ya presidente del partido, a la Diputación como suplente. Nadie en el PP duda de que su acceso a la presidencia tardará en llegar lo que tarde en resolverse la maraña burocrática de las dimisiones de un par de diputados. Estaba todo atado.

La historia política de Baltar es la historia del juego de fidelidades e infidelidades que el antiguo maestro de la escuela de Luintra domina a la perfección. Fueron los fieles alcaldes -la mayoría procedentes de la extinta Coalición Galega fundada por Eulogio Franqueira, el ideólogo y promotor de Coren- los que arribaron con él a las filas populares en 1991 procedentes de un partido minoritario, Centritas de Ourense, para asentarse en el PP de Fraga y hacerlo suyo en la provincia para siempre.

A El león de Vilalba, Baltar le lanzo el primer órdago en 2003, tras el Prestige, con el encierro en un piso de la ciudad de As Burgas de los seis diputados autonómicos ourensanos, encabezados por su hijo, dispuestos a poner en jaque la mayoría del presidente si no les entregaba la cabeza del secretario general del partido, Xesús Palmou y rehabilitaba a Xosé Cuíña. Fraga cedió y Baltar reafirmó su poder.

El segundo órdago al PP gallego fue en 2009. Baltar inflamó otra vez la fidelidad de los suyos (alcaldes y concejales) que firmaron una carta de tres folios de descalificaciones contra el trato de Feijóo -con la mayoría parlamentaria pendiente del voto del hijo del barón- hacia Ourense. Le exigían un cambio en su actitud con la provincia y consideración hacia su presidente. La epístola no era sino el anticipo de la guerra a muerte por colocar a su hijo al frente del partido en el congreso que finalmente ganó con una proclama ourensanista que marcaba la distancia con el humillado aparato del PP. Desde que accedió a la presidencia de la Diputación y del PP de Ourense hace 22 años, José Luis Baltar no ha hecho más que acumular poder para legárselo a su vástago.

Su retirada dejará la estructura institucional y política del PP de Ourense en manos del teniente de alcalde de Esgos -tendrá que renunciar al escaño autonómico- que en los últimos tiempos se ha dejado querer por Feijóo en Santiago mientras en la finca provincial deshacía a su antojo las consignas que allí abrazaba. Baltar, el sucesor de Baltar, no ha dejado de proclamar, desde su acceso a la presidencia del partido, su ourensanidad política apelando a la herencia galleguista de la Xeración Nós como signo de identidad propia (lo escenificó emitiendo carnés de afiliación específicos del PP de Ourense). Exactamente como antes había hecho su padre desde aquel partido de Centristas de Ourense desde. El adiós del "cacique bueno" deja al PP provincial en manos de un heredero de menor empatía y con el que los alcaldes no contrajeron la fidelidad derivada de los empleos. Y se va sin haber asumido ningún coste político ni judicial por su desenfrenada política de enchufes, que nunca negó.

www.elpais.es 25.01.12

LA FÁBRICA DE EMPLEOS DE BALTAR

La Diputación de Ourense gasta un 41% en sueldos y sólo un 15% en obras

Al presidente de la Diputación de Ourense, José Luis Baltar (PP), se le conoce, además de por las reiteradas acusaciones de nepotismo que le lanza la oposición, por sus escasos reparos a la hora de gastar y por hacerlo con cierta extravagancia.

Valga de ejemplo la cena que uno de los organismos dependientes de la institución, el Inorde, organizó en A Limia en 2009, a la que invitó a más de 700 personas, o los 3.000 euros que el pasado mes de mayo, y a la salida de un mitin, entregó en mano a un alcalde como anticipo de una subvención, dinero que según explicó días más tarde, adelantó de su bolsillo para la instalación de un sistema de aire acondicionado.

Un organismo de la diputación llegó a organizar comidas para 700 personas

Gastos de funcionamiento

Esos gastos puntuales hacen que Baltar, que afronta su sexto mandato al frente de la institución provincial, salte a los medios y los partidos de la oposición le exijan explicaciones, pero a la Diputación ourensana la mayor parte del dinero, un 63%, se le va en gastos de personal y en los llamados gastos corrientes.

De los 73 millones de euros presupuestados para este año casi 30 (el 41%) están reservados al pago de las nóminas de 286 funcionarios, 410 trabajadores fijos y un eventual. En total, casi 700 empleados según el cuadro de personal aprobado a comienzos de año.

La diputación subvenciona hasta viajes a Fátima y Lourdes

Pero la diputación también realiza numerosos contratos temporales y cuenta con tres organismos autónomos el Inorde, el Padroado Provincial de Turismo y la Sociedade Urbanística Provincial de Ourense que tienen sus propios presupuestos y plantilla. El portavoz del PSOE en la Diputación, Ignacio Gómez, advierte de que de octubre a junio se han firmado unos 170 contratos temporales y se han convocado 50 nuevas plazas de funcionario.

Todo ello a pesar de que la deuda de la institución provincial se aproxima al máximo legalmente permitido, lo que ha hecho que Baltar se haya apuntado al discurso de la austeridad.

El pasado mes de junio anunció un recorte en materia de personal, pero aclaró que sólo afectaría a los contratos temporales, por lo que en la práctica la plantilla se mantendría casi igual: más de 700 trabajadores fijos, en su mayor parte cargos del PP, familiares o militantes, según denuncia el PSOE. Pero además, a pesar de las declaraciones del veterano político, la Diputación anunciaba este jueves en el Boletín Oficial de la Provincia la convocatoria de una docena de nuevos contratos temporales.

La oposición socialista exige la realización de una auditoría de cuentas

Ni sus propias medidas para "apretarse el cinturón" ni los tirones de orejas que le ha dado el Consello de Contas parece que vayan a ser efectivos y Baltar mantiene su sistema de contratación y prácticas como la de otorgar subvenciones sin una convocatoria pública "para tanatorios o viajes a Fátima y Lourdes", como destacan los socialistas, que en el próximo pleno tienen previsto solicitar una auditoría.

Duplicidades

El portavoz del BNG en la Diputación, Xoán Xosé Jardón, recuerda que su formación reclama la supresión de las diputaciones desde hace años y denuncia las "flagrantes duplicidades" que se dan en materia de competencias, que de evitarse ahorrarían a la institución ourensana "entre nueve y diez millones de euros". "Los centros ecuestres los habría que suprimir y las granjas se podrían transmitir a la Consellería de Medio Rural o alquilarlas", comenta.

El presidente provincial repartió dinero en mano en plena campaña

Para Jardón, "las diputaciones tienen que ser un instrumento de cooperación, no de control político" y es "el porcentaje en inversión real lo que incide en la calidad de vida de los ciudadanos". Porcentaje que la Diputación de Ourense fijó este año en un 15%, frente al 41% reservado a gastos de personal, cifra que prácticamente duplica la de cualquier otra diputación gallega

www.publico.es 21.08.11

PARIENTES DE CANDIDATOS DEL PP OURENSANO COPAN APROBADOS EN LA DIPUTACIÓN

José Luis Baltar blinda a su hijo para las municipales con una nueva remesa de aprobados en la Diputación. El mismo día en que el presidente provincial del partido, José Manuel Baltar Blanco, presentaba -en el edificio cultural de la institución provincial- la lista al Ayuntamiento de Ourense que encabeza el parlamentario Rosendo Fernández, su padre colgaba en la Diputación los nombres de 67 aprobados en el primer examen para siete plazas de auxiliar administrativo y de tres aprobados más para dos puestos de auxiliar de la Presidencia de la Diputación.

Entre los aprobados figuran el candidato número 8 de la lista, el ex árbitro de fútbol internacional Bernardino González; el hijo del candidato número 9, Odilo Masid; el hijo del número 13, Aurelio Gómez Villar; la cuñada del número 14, José Araújo Fernández, y la hija del número 25, el exalcalde Antonio Caride Tabarés. Este y el también exalcalde Jorge Bermello cierran la primera candidatura municipal de Ourense elaborada por el sucesor de José Luis Baltar.

La candidatura de la capital ourensana incluye una sorpresa en el quinto puesto, Guillermo Collarte, expresidente de Tragsa y ex director general de la Xunta, especialista en transportes y urbanismo que gestiona en la capital española el grupo Isolux-Corsán y al que en el sector antibaltarista daban por afín. Tras Rosendo Fernández y José Luis Baltar, ocupa el tercer puesto la economista Beatriz González-Tejada, y el cuarto, la actual concejal Mónica Mourelo. El independiente captado por Baltar Blanco hace unos meses para el PP provincial, funcionario municipal y presidente del comité de personal del Ayuntamiento por USO, José Luis Valcarce Baiget, va en el sexto puesto.

Pero José Luis Baltar no ha aprobado en la Diputación solo a personas vinculadas a esta candidatura. También han superado los primeros exámenes para las plazas mencionadas otros candidatos en listas de la provincia o parientes suyos. Es el caso de la compañera del tránsfuga socialista Eladio Fernández, el primer fichaje estrella de Baltar Blanco apenas alcanzó la presidencia provincial del partido.

Además han superado las pruebas la sobrina del alcalde de Barbadás, José Manuel Freire Couto; el hijo del vicepresidente de la Diputación y alcalde de Muiños, Plácido Álvarez; la cuñada del exalcalde de Xinzo de Limia, Isaac Vila; la nuera del alcalde de Montederramo, Juan Francisco Rodríguez; la candidata a la alcaldía de Cenlle en 2007, Ana Jovita González Pérez; la nuera del exalcalde de Amoeiro, Manuel Fernández Rincón; la hija del concejal del PP en Castro Caldelas Camilo Cid Pérez; la hija del alcalde de Boborás, Cipriano Caamaño; la concejal de Cea María del Mar Conde Seco y la nieta del alcalde de Lobeira, Emilio Higuero Cardoso, entre otros

Junto a ellos, figuran entre los 67 aprobados de este primer examen para las siete plazas de auxiliares administrativos varios compromisarios que contribuyeron a la victoria de Baltar Blanco en el congreso provincial del año pasado. Es el caso de Inmaculada Fernández y Paula Plaza. Se suma a la lista otra sobrina -ya tiene a cuatro y a su cuñada trabajando en la institución- de Gerardo Martínez, uno de los secretarios de Baltar, y los hijos de varios presidentes de distritos del PP de la ciudad.

Los aspirantes del PP competirán por los escasos empleos en otro examen convocado para el 29 de abril. Nadie en el partido duda de que todos trabajarán con ahínco en estas municipales para darle una victoria a Baltar.

www.elpais.es 09.04.11

BALTAR CONTRATA TEMPORALMENTE Y A DEDO A MÁS CARGOS DEL PP Y FAMILIARES SUYOS

Mientras el presidente provincial del PP de Ourense, José Manuel Baltar, hace campaña arropado por Feijóo en la provincia, su padre, el presidente de la Diputación, sigue dando empleos. Al proceso opositor abierto el mes pasado por el barón del PP en la institución provincial, por el que se convertirán en funcionarios más de medio centenar de personas -la mayoría vinculados al PP: son fundamentalmente quienes se presentan- ha sumado estos días la contratación "a dedo" de eventuales. Este nuevo personal, contratado por tres o seis meses, se va convirtiendo en fijo con el tiempo.

Entre los empleados recientemente figuran Roberto Ameijeiras, concejal de O Carballiño y expresidente de Nuevas Generaciones. Su contrato es de personal laboral interino para un puesto de "agente de obras y servicios". Junto a él, Baltar ha empleado como personal laboral con categoría de vigilante de peón agrícola a José Enrique Fernández Tesouro, integrante de la candidatura del PP de Baños de Molgas en las pasadas elecciones municipales, y a José Manuel Fernández Trigás, sobrino del alcalde de Celanova, como personal laboral interino con categoría de técnico de desarrollo en procesos informáticos.Otro de los contratados recientemente es María Lourdes Pérez, hija del concejal del PP y candidato a la alcaldía de Ribadavia en 2007, José Pérez Iglesias. Su puesto eventual será de técnico superior en administración financiera y tributaria.

Los Baltar se centran en la campaña que pone a prueba dentro del PP la capacidad del nuevo presidente además de la supervivencia política de su padre al frente de la Diputación, donde permanece desde hace más de dos décadas.

Baltar Blanco fichó hace unos meses para el PP al funcionario municipal de la ciudad de Ourense que años anteriores encabezaba una lista de independientes respaldada con cerca de 2.000 votos,. Se trata de José Luis Valcarce, que se da como seguro en puesto de salida en la candidatura de la capital provincial. Ahora, su número dos en aquella lista conservadora, José Manuel Fernández, encabeza una nueva formación independiente con las confusas siglas POLI (Partido Ourensano Liberal Independiente), el apodo por el que es conocido en Ourense el exalcalde y actual portavoz del PP en el Ayuntamiento, Enrique Nóvoa, defenestrado por José Manuel Baltar Blanco y sustituido por Rosendo Fernández. José Manuel Fernández es el abogado del ex alcalde de Os Blancos, José Antonio Rodríguez Ferreira -el más baltarista de los alcaldes de la provincia: levantó un busto al presidente en su pueblo y aseguraba únicamente creer "en Dios, en la Virgen y en José Luis Baltar"- actualmente encarcelado por malversación de caudales públicos y falsedad documental.

www.elpais.es 19.03.11

LA IMPOSICIÓN DE CANDIDATOS POR BALTAR PROVOCA ESCISIONES LOCALES EN EL PP

Críticos al barón ourensano dejan el partido y crean formaciones independientes

El nuevo líder del PP de Ourense, José Manuel Baltar Blanco, afronta su primera prueba de fuego -la elaboración de las listas de las municipales- apostando por la renovación. Esto es, laminando a quienes se alinearon en el congreso provincial del año pasado con el candidato de Feijóo y apoyándose en sus fieles y en fichajes de independientes.

Baltar Blanco prescindió en A Mezquita del portavoz del PP , exalcalde y diputado provincial Francisco José Montesinos, respaldado por más del 90% de la militancia. Les avisó por carta de que la potestad en la elección de los candidatos en municipios de menos de 20.000 habitantes (todos, salvo las grandes villas) la tenía él. Designó a dedo a Roberto Diéguez y el exregidor desafió al presidente anunciando la baja en el partido y la creación de una lista independiente con todos los que lo arropan en el PP.

En Carballeda de Valdeorras, el presidente provincial ha querido jugar sobre seguro. Ha fichado para encabezar la lista a la alcaldesa, durante décadas, Carmen González, una exsocialista que ha renovado mayorías absolutas como independiente en los últimos mandatos. La portavoz del PP en el municipio exigió explicaciones, pero descartó presentar lista alternativa.

En O Barco de Valdeorras, Baltar consolida el poder de su hombre de confianza, Moisés Blanco. Aquí también ha depurado a los fieles a Feijóo y se adelantó a la confección de las listas retirando a dos de las concejales críticas de la asistencia a las comisiones municipales. En su lugar designó a dos de sus adeptos.

En su intención de hacer un partido a su medida y prescindir de los alineados en el sector del presidente del PPdeG, el presidente provincial ha elegido para encabezar la lista de Ribadavia a Pilar Rodríguez, una militante que ha estado viviendo hasta ahora en A Coruña. "Hay que estar atentos a ver si aparece contratada en la Diputación", ironizan los críticos populares al baltarismo.

En Amoeiro, la escisión de los críticos también pasa factura. Tres concejales abandonaron el partido cuando Baltar incorporó al nieto -y lo empleó en la Diputación- del exalcalde popular. Los escindidos formalizaron lista independiente.

La situación es especialmente compleja en Xinzo. Baltar prescindió del histórico Isaac Vila hace unos meses y colocó al frente de la alcaldía al penúltimo de los concejales, Antonio Pérez, de su confianza. La elección generó un cisma. El también edil del PP, Alfonso Patricio, se abstuvo, denunció "las formas" de su partido y ahora estudia encabezar una lista integrada por descontentos del PP. El anuncio hizo reaccionar a Baltar. Isaac Vila promueve, según fuentes de este mismo partido, otra candidatura independiente "para que los votos de los descontentos se dividan entre las dos opciones y no vayan al PSOE", analizan los críticos. Mientras tanto, Feijóo hace campaña en la provincia de Ourense arropando a Baltar Blanco.

Una fuerza llamada POLI

Con la provincia de Ourense sembrada de escisiones del PP, en la capital se ha registrado un partido con las sonoras siglas de POLI (Partido Ourensano Liberal Independiente), el apodo por el que es conocido el ex alcalde y actual portavoz del PP en el Ayuntamiento, Enrique Nóvoa. Éste, que se ha desvinculado por completo de ese proyecto, perdió el apoyo de Baltar cuando se alineó, en el congreso provincial, con el sector de Feijóo.

Los críticos del PP al baltarismo sospechan que el POLI podría estar impulsado por el propio presidente de la Diputación ourensana para evitar que los votos de los descontentos de su partido puedan acabar en el PSOE.

www.elpais.es 17.03.11

BALTAR REPARTIÓ CONTRATOS A DEDO A LA EMPRESA FAMILIAR DE MIRANDA

Las adjudicaciones se frenaron tras el conflicto del barón con el 'número tres' del PP

El presidente de la Diputación de Ourense, José Luis Baltar, ha mantenido una intensa relación comercial con la empresa familiar del portavoz del PP gallego y candidato a la alcaldía de Allariz, Antonio Rodríguez Miranda. Baltar ha adjudicado, sin convocar concurso público, desde 2000 y hasta 2010, a la empresa del padre del número tres del PP gallego, compras de material agrícola por importe de miles de euros. La relación económica entre la Diputación y la empresa de la familia del portavoz de los populares es una radiografía de la confianza política que en los últimos años ha oscilado entre Baltar y Miranda.

La Diputación ha estado 10 años comprando material agrícola a la firma

Mientras el concejal y portavoz del PP de Allariz -nacido a la política bajo la protección de Baltar- mantuvo su fidelidad al barón ourensano, las compras a la empresa paterna fueron en aumento. A medida que Miranda comenzó a distanciarse del presidente provincial y a alinearse en el sector de Feijóo, hasta situarse en su núcleo duro, el volumen de las adjudicaciones de la Diputación a la empresa paterna fue decreciendo.

En 2000, Comercial Pardavedra, de la que figura como titular Antonio Rodríguez Piñeiro -padre de Rodríguez Miranda- recibió a dedo adjudicaciones de la Diputación para abastecer a la institución provincial de medicamentos de ganado, piensos y calizas para fincas por importe de 790.653 pesetas.

Rodríguez Miranda era entonces un prometedot político en las filas baltaristas que ejercía la oposición en la difícil plaza de Allariz, gobernada con mayoría absoluta por el BNG y donde el PP era apenas una opción testimonial. En 2001, las compras de la Diputación a Pardavedra incluyen, además de los elementos mencionados, otros como vestuario para el personal de las granjas de la institución, semillas, abonos, salvados, raticidas y virutas. El importe de la factura que cobra ese año la empresa de Rodríguez Piñeiro alcanza los 3,5 millones de pesetas.

En 2002, la relación política entre Baltar y Rodríguez Miranda era ya sólida. Ese año, la Diputación le adjudica a la empresa familiar -además de los productos ya mencionados- "materiales para el Parque Tecnológico", fertilizantes para este mismo recinto empresarial, sulfatadoras de plástico, cepillos, pilas, hilos, sacos, desinfectantes y mangueras. El importe supera los 11.000 euros.

Las compras continúan en 2003. La Diputación necesita ese año mucho más material y la factura a la empresa del padre del portavoz del PP gallego se dispara: más de 40.000 euros por la compra de piensos, fertilizantes, calizas, cordeles de empacar y sacos, útiles y abonos adjudicados directamente, sin acudir a concurso público.

En 2004, los gastos a Pardavedra se incrementan hasta superar los 42.000 euros y se mantienen prácticamente igual en 2005, el año de las autonómicas que gana el bipartito (PSdeG-BNG) y en el que Baltar destierra a Feijóo de la lista de Ourense -que encabeza una hasta entonces desconocida Amparo González Méndez, respaldada por José Manuel, hijo del barón- y en la que Miranda ocupa el puesto número cinco. La firma de Rodríguez Piñeiro recibió ese año 35.503 euros por compras de material agrícola a las que no pudieron optar otras empresas del sector.

En 2006 -año de la elección de Feijóo como presidente del PP- empieza a bajar, aunque ligeramente, la facturación de la institución provincial a Pardavedra. La Diputación le compra ese año material por 25.675 euros. Pero cuando la relación comercial se pone fea es en 2009, año de la victoria electoral de líder del PP gallego. Alberto Núñez Feijóo designa entonces como su número tres, y persona de estrecha confianza, a Antonio Rodríguez Miranda. La facturación de la Diputación a Pardavedra cae ese año en picado: las compras no llegan a los 5.000 euros.

Confianza traicionada

El secreto mejor guardado de Alberto Núñez Feijóo en el congreso regional del PP de 2009 - la elección de Antonio Rodríguez Miranda como portavoz y vicesecretario del partido- fue destripado por un impulsivo y entusiasta José Luis Baltar. El veterano político ourensano no esperó a la celebración del cónclave para anunciar lo que consideraba un éxito político personal. "Será Toñito", Rodríguez Miranda, el elegido, dijo cuando la dirección del partido en A Coruña creía que tenía opciones para esa cuota territorial.

José Luis Baltar confiaba en Toñito, creía que colocaba a su hombre de confianza cerca de Feijóo y que ello le allanaría el camino en el mantenimiento de su poder territorial dentro de la estructura del PP gallego.

No fue así. Miranda -a quien los baltaristas acusan de haber actuado como "doble agente"- peleó a cara de perro contra la candidatura del hijo del barón provincial, José Manuel Baltar, cuando este se hizo con las riendas del partido. La confianza política se quebró y Baltar se sintió traicionado. Y a partir de entonces las compras de la Diputación a Comercial Pardavedra cayeron en picado.

www.elpais.es 08.03.11

FEIJÓO, SOBRE BALTAR: "YO SOLO SOY RESPONSABLE DE LA XUNTA"

El presidente del PP gallego no se siente con autoridad para recriminar, ni aplaudir, la política de contrataciones que el barón ourensano de su partido, José Luis Baltar, lleva a cabo en la Diputación. Ayer, flanqueado por su representante institucional en Ourense -Rogelio Martínez, condenado a devolver el importe de obras "inexistentes" realizadas con fondos comunitarios, imputado penalmente por este mismo hecho y denunciado por prevaricación en la adjudicación de un tanatorio en su pueblo de Arnoia- y por el propio Baltar -a quien la fiscalía investiga por las contrataciones de personal de la Diputación- Feijóo evitó poner la mano en el fuego por ninguno de sus dos bastiones en la provincia.

"Yo no soy intérprete de nadie, solo soy responsable la Administración que presido", contestó cuando los periodistas le preguntaron si respaldaba la política de contrataciones del presidente de la Diputación y número dos en la lista del PP al Ayuntamiento de Ourense, que contradice su discurso sobre la contención del gasto: de los 74 millones de euros presupuestados, Baltar consume 28 en el capítulo de Personal. "La Administración autonómica tiene que dar cuenta de las políticas de personal que lleva a cabo y las otras administraciones, de las suyas", precisó presidente de la Xunta y del PP de Galicia, ante Baltar.

Contención del gasto

Obviando el caso de la Diputación de Ourense, sobre el que insiste en no pronunciarse, Feijóo considera que la política de contención del gasto que predica queda reflejada en el hecho de que "Galicia es una de las cinco comunidades que cumple con los criterios de déficit público y una de las dos, con Madrid, que en 2009 y 2010 cumplieron con el objetivo del déficit público".

No fue su única evasiva sobre la actuación de sus representantes en la provincia. El presidente gallego dejó en manos de la justicia la cuestionada actuación institucional de su delegado en Ourense, el ex alcalde de Arnoia, Rogelio Martínez.

"Tengo absoluta confianza en la justicia", aseguró evitando poner la mano en el fuego por su representante provincial. "En un Estado de derecho todos tenemos que ser responsables con la ley. Todos", precisó, para argumentar a continuación que los responsables políticos tienen "que lanzar un mensaje de independencia de la justicia y que ésta actúe con rigor y con todas las consecuencias".

www.elpais.es 03.03.11

EL ASESOR JURÍDICO DE BALTAR RENUNCIA A ESTAR EN EL TRIBUNAL DE LA OPOSICIÓN DE SU HIJA

Feijóo se desentiende de las denuncias por nepotismo en la Diputación ourensana

Al día siguiente de que este periódico publicase que la hija del asesor jurídico de José Luis Baltar optaría, mediante una oposición en la que el secretario sería su padre, a una plaza en la Diputación de Ourense, José Eugenio Galindo renunció a su puesto en el jurado de las pruebas. Así lo ratificaba ayer el Boletín Oficial da Provincia, en el que, además, el presidente del ente provincial firmaba la convocatoria de 53 nuevas plazas de funcionarios.José Eugenio Galindo, jefe de los servicios jurídicos del organismo público, seguirá, no obstante, como secretario de las otras 52 pruebas.

Mientras las denuncias por nepotismo en el Diputación ourensana se suceden -400 de los 475 ediles del PP en la provincia trabajan o tienen familiares contratados en la institución-, el presidente del partido y de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, prefiere desentenderse de los hechos. Ayer, en una entrevista en Radio Nacional de España, reclamó "argumentación" y empleo de "los mecanismos de la democracia" a la oposición que señala las prácticas de Baltar.

Preguntado por el periodista acerca de si consideraba que las protestas de PSdeG y BNG estaban "argumentadas", Feijóo se limitó a responder: "Si la pregunta fuese sobre la Xunta, me pronunciaría con intensidad; pero como se trata de otra administración, le corresponde a los dirigentes de esa administración responder". El líder popular aseguró no desconocer que esos dirigentes pertenecen a su partido y también admitió saber de la existencia "de acusaciones al respecto". "Yo creo en el mérito y en la capacidad a la hora de evaluar opositores", añadió, "y si hay alguna cuestión, que se investigue".

www.elpais.es 22.02.11

400 EDILES DEL PP TRABAJAN O TIENEN FAMILIARES EN LA DIPUTACIÓN OURENSANA

La mitad de los empleados del organismo están vinculados al partido de Baltar

A un minuto del comienzo de cada campaña electoral -las cero horas-, el presidente de la Diputación de Ourense, José Luis Baltar Pumar, toca el trombón. Baltar sopla forte, con la cara congestionada, ante el resto de dirigentes y militantes de los otros partidos que, como el suyo, finalizan la simbólica pegada de carteles. Acompañado por una orquestina con bombo y el núcleo duro de sus afines -una facción del partido-, el barón del PP entona la canción del carrito de los helados con traca final de su cosecha: Y si no eres del PP, jódete, jódete. Así, desde hace dos décadas: las que ha estado al frente del PP provincial y las que lleva en la presidencia de la Diputación, a la que vuelve a aspirar.

Hay 33 porteros para tres puertas, y sigue convocando más plazas

El PP tiene 485 concejales repartidos en los distintos ayuntamientos de la provincia. La Diputación emplea en este momento a 400 concejales (75 son ediles o alcaldes en activo) o parientes directos de éstos: mujeres, hijos, padres, hermanos y sobrinos. Es por número de trabajadores la segunda empresa de la provincia, después de Coren, y prácticamente infranqueable para quien no sea baltarista. Ahora cuenta con 950 empleados: los 400 alcaldes, concejales o sus familiares directos y otra mitad -con excepción de un puñado y de los que accedieron a la institución antes que el presidente-, de militantes del partido. Como el representante de Comisiones Obreras en la institución, concejal a su vez del grupo de Gobierno del PP en Esgos, el feudo del barón ourensano. En su pueblo natal gobierna su cuñado y es teniente de alcalde su hijo, José Manuel Baltar, el parlamentario autonómico y sucesor del progenitor en la presidencia provincial del partido desde el año pasado.

Entre el mes anterior y el siguiente al congreso que eligió a su hijo, Baltar colocó a más de 200 eventuales, según una denuncia del PSOE a la Fiscalía -que va ampliando poco a poco- y del sector crítico del propio PP en la campaña del congreso. A esos 200 los contrató (por tres o seis meses) sin la firma de la Intervención provincial. Después fueron a votar al congreso del partido. Como una buena parte de los funcionarios de la Diputación. El hijo que le sucedió en el cargo barrió al candidato de Feijóo y Rajoy.

La práctica contratadora de Baltar que los de Feijóo denunciaron en la campaña congresual viendo lo que se les venía encima, se repite en las citas electorales. Ya en sus vísperas se disparan las oposiciones aprobadas por familiares o cargos del PP y las contrataciones masivas -también de afines al partido- por periodos pequeños de tiempo, que en muchos casos el presidente acaba renovando.

Entre 2007 y 2009, Baltar empleó en la Diputación, con contratos temporales, a 106 personas que integraron listas del PP en los 92 ayuntamientos de la provincia; a 79 concejales (algunos alcaldes o exalcaldes) y a unos 120 parientes de estos.

También encontraron empleo en la Diputación varios altos cargos del PP: presidentes locales, presidentes de Nuevas Generaciones o, la más reciente y mediante oposición, la exalcaldesa de Bande (el alcalde ahora es su marido) y diputada en Cortes, Ana Belén Vázquez Blanco.

El recuento de enchufados corresponde solo a la institución. Pero, con sus dependencias abarrotadas de personal con escasa tarea -especialmente bedeles y porteros: en el edificio cultural hay 33 para tres puertas, y sigue creando plazas-, el presidente reparte a algunos contratados por ayuntamientos gobernados por el PP en la provincia. En el de la capital comenzaron a trabajar, cuando gobernaba su partido, la hija y la nuera del juez Abel Carbajales.

Tras el trámite de las contrataciones eventuales, los vinculados al PP acaban aprobando oposiciones. Se convierten en funcionarios. Los que acceden a las jefaturas (todos vinculados al partido) forman el tribunal de las oposiciones que examina a las siguientes tandas, y sigue la rueda. Aunque ahora comienza a haber problemas: llegan las segundas generaciones y se dan casos, como el del jefe de los servicios jurídicos de la institución, que está en la lista (como suplente del secretario, que hace años delega en él) del tribunal que debe examinar a su propia hija.

Familias enteras -siempre vinculadas a alcaldes, concejales o candidatos- comparten además del vínculo sanguíneo, el del empleo en la Diputación. Y hay municipios históricos en los que los parientes de alcaldes y concejales que cada uno de ellos aportan a la institución pública suman e incluso superan la veintena: Esgos, Nogueira de Ramuín (donde Baltar fue maestro), Vilamarín y Cea.

Jornada laboral con familiares y vecinos amigos

No todos los alcaldes o cargos del PP corren la misma suerte cuando intentan emplear a los suyos. Hay que estar especialmente capacitado para la Diputación. Jaime Sousa, concejal de Cartelle, no solo consiguió él mismo un puesto de trabajo: también sus dos hermanos, una hija y una sobrina. Hay sagas familiares que se perpetúan. El anterior secretario de la institución se jubiló por edad, pero sus tres hijos y una de sus nueras tienen plaza en la Diputación. Uno de los administrativos de la secretaría del presidente, Gerardo Martínez, comparte jornada laboral con su cuñada y cuatro sobrinos. La hija, el yerno, una nuera y un nieto del exalcalde de Amoeiro (ahora gobierna el PSOE) también tienen ahí empleo. El alcalde de Cea y diputado provincial José Luis Valladares comparte la jornada laboral con sus tres hijos y una cuñada. La lista es interminable.

Valladares no solo se encuentra a su familia en el trabajo, también a media docena al menos de vecinos de su municipio, todos vinculados a él como candidatos -o sus hijos- de su lista. Pero muchos más empleados de su pueblo aporta el alcalde de Vilamarín, el senador Amador Vázquez. Además de su yerno, también consiguieron empleo en la Diputación 16 vecinos (concejales, candidatos de su lista y parientes de unos y otros).

Nogueira de Ramuín, pueblo de adopción de Baltar, aporta nueve empleados-candidatos del PP y Esgos, el feudo del presidente, donde gobierna su familia y donde él tiene su finca, se lleva la palma: 10 empleados vinculado a la candidatura y alguna familia completa. Es el caso de los Batista: cinco hermanos y los cónyuges de dos. Además, consiguieron empleo otros vecinos del municipio que se deshicieron de unas parcelas de su propiedad que acabaron integrando la finca de Baltar. En la Diputación están también cuatro hijos del exalcalde de Esgos.

Pero no todo va para los hijos de sus concejales. Las dos exnueras del presidente tienen puestos bien remunerados, una como gerente del Teatro Principal y la otra, en el Instituto de Desarrollo Económico (Inorde). Recientemente, un concuñado de su hijo, presidente provincial del PP, se hizo con una plaza de técnico en Recursos Humanos.

El PSOE acusa a José Luis Baltar de prevaricación, malversación, tráfico de influencias y coacciones en relación con las "contrataciones a dedo". Baltar quitó hierro a la denuncia. "Aquí las cosas se hacen como hay que hacerlas", dijo. "Si hay alguna irregularidad, ya la corregiremos". Desde entonces, y tan cerca ya de las elecciones, ha abierto más de 70 procesos de empleo.

La batalla por el empleo ya solo la libran los militantes

"La fábrica de contrataciones del PP", repite la oposición (PSOE y BNG) cada vez que se refieren a la Diputación de Ourense. Los métodos "clientelares" de su presidente han sido denunciados hasta la saciedad. Con una deuda en el límite legal -casi el 107%- y un gasto de personal de 11,5 millones de euros, que casi triplica la inversión real, Baltar habla un día de la necesidad de que la institución "se apriete el cinturón" y, al siguiente, abre un nuevo proceso de contrataciones.

La mayoría de los aspirantes que concurren están vinculados al PP. La presencia de opositores ajenos al partido es simbólica. La batalla por entrar en la Diputación la libran ya solo los propios militantes, aseguran los grupos de oposición.

En el proceso de acceso al empleo en la Diputación los tránsfugas también suelen tener suerte. Entre ellos, el marido de la alcaldesa de Porqueira, Susana Dorado, quien en su día encabezó la lista del PSOE en ese municipio. Tras ganar la alcaldía con el apoyo del BNG, se dejó conquistar por el PP, al que entregó la alcaldía que ella misma preside desde entonces. Su marido consiguió más tarde el empleo. No es el único caso.

Ahora, con más de medio centenar de plazas convocadas desde hace un mes, pugnan por hacerse con un empleo fijo en la institución una lista ingente de parientes de numerosos cargos del partido, descendientes de alcaldes, exalcaldes, concejales y candidatos en distintos municipios, además de la hija del asesor jurídico de Baltar. Compiten en concurso oposición y son los hijos de los alcaldes históricos y del núcleo duro del presidente quienes forman los tribunales examinadores.

Feijóo, que prometió acabar con el caciquismo, guarda silencio. Rajoy proclama en las campañas electorales en las que necesita los votos de Ourense que "Baltar es el PP". Y la Justicia aún no se ha pronunciado.

Las academias ourensanas, que forman y exportan a centenares de funcionarios de esta provincia a distintos puntos del territorio español, reconocen que no preparan a alumnos para las oposiciones de la Diputación. No tienen demanda suficiente para llenar un aula.

www.elpais.es 20.02.11

EL PSOE CIFRA EN 12 MILLONES LOS SUELDOS DE BALTAR A AFINES AL PP

El presidente de la Diputación de Ourense, José Luis Baltar, dedica del presupuesto de la institución 12 millones de euros al año para pagar, "la estructura política del PP", según una denuncia de los socialistas gallegos. Esto es, a una plantilla integrada en su práctica totalidad por cargos públicos del partido, que preside su hijo en Ourense, o a familiares de estos. El capítulo de personal de la institución suma ya más gasto que el que reserva para este mismo cometido la Diputación de A Coruña mientras el sempiterno barón ourensano amenaza con seguir engordando esa nómina.

La tercera parte del presupuesto de la institución provincial se consume en "pagar favores políticos" del barón orensano del Partido Popular quien en los últimos 14 meses -desde la víspera del congreso provincial de su partido hasta ahora- "contrató a 542 personas", incluida una diputada.El secretario de organización del PSdeG, Pablo García y el responsable de política municipal del PSOE ourensano, José Arcos, denunciaron ayer no ya el clientelismo de Baltar, que lleva a cabo unos procesos selectivos "ilegales" siempre en vísperas de un proceso electoral interno o público, sino que la Justicia y la dirección del PP gallego "miren hacia otro lado".

Los socialistas responsabilizan a Alfonso Rueda, secretario general del PP y conselleiro de Presidencia, responsable de los procesos públicos de selección de personal, de mantener, "igual que Feijóo", un silencio clamoroso ante las oposiciones que realiza Baltar, presididas por cargos públicos del PP o familiares de estos, que examinan a otros cargos populares, o familiares de estos, a quienes aprueban masivamente.

García apuntó directamente al presidente nacional del partido. Recordó que no es solo que Rajoy proclamase en la campaña de las autonómicas, -cuando Feijóo necesitaba los votos de Ourense para gobernar- que "Baltar es el PP", sino que "ampara sus ilegalidades". "Que Rajoy y Cospedal expliquen este fin de semana que vienen a hablar de austeridad, por qué consienten que Baltar gaste 12 millones de euros en pagar favores políticos en una provincia con 28.000 parados".

Los socialistas han incorporado las últimas noticias publicadas sobre el nuevo proceso de selección de personal abierto estos meses por Baltar -creará 75 nuevos empleos y se presentan una vez más a estas oposiciones masivamente cargos vinculados al PP- a la denuncia que presentaron hace unos meses a la Fiscalía.

Familias enteras

El PSOE cifra en varios centenares el número de contratados en vísperas del congreso provinicial que entregó la presidencia del partido provincial a su hijo, el parlamentario José Manuel Baltar Blanco. Ahora, sostiene que "es absolutamente ilegal que el asesor jurídico de la Diputación y padre de una de las aspirantes a un empleo, José Eugenio Galindo, figure como miembro del tribunal".

La fábrica de contratación de cargos del PP en que se ha convertido la Diputación de Ourense llega al extremo de que haya familias enteras con plaza en la institución provincial. Los socialistas citaron el caso de Maceda. Baltar ha empleado a la mujer, cuatro cuñados y un sobrino de uno de uno de sus concejales en ese municipio. "No es más que un ejemplo", dicen.

www.elpais.es 13.02.11

LA HIJA DE UN ASESOR DE BALTAR OPTA A UNA PLAZA CON SU PADRE EN EL TRIBUNAL

Baltar no cesa. El presidente de la Diputación mantiene abierta hasta las elecciones de mayo una oferta de empleo por la que colocará a 53 personas más en el saturado organismo provincial. En esta ocasión, a la larga lista de aspirantes vinculados al PP admitidos se añade Ángela Galindo, hija del jefe de los servicios jurídicos de la Diputación, José Eugenio Galindo, quien desde hace más de dos años actúa como secretario de los tribunales opositores en sustitución del secretario, Francisco Cacharro Gosende, que delega siempre esta responsabilidad. En las oposiciones a las que se presenta la hija de Galindo, para una plaza de administrativo, su padre figura también como suplente de Cacharro.

Galindo rehusó ayer hablar con este periódico. El secretario de la Diputación asegura que en esta ocasión Galindo tendrá que abstenerse de participar en el tribunal opositor. "Sería ilegal", admite Cacharro Gosende. Pese a que Galindo asume desde hace años esa responsabilidad en los tribunales que aprueban masivamente personas vinculadas al PP, no está obligado a hacerlo. "Cualquier jefe de servicio puede cubrir esa función", dice Cacharro.

El hecho de que Galindo figure como suplente del secretario en el tribunal que decidirá si su hija se hace con la plaza ha alarmado incluso al personal de la Diputación. Aunque Galindo sea sustituido en el tribunal que calificará a su hija -quien competirá con 70 personas por una sola plaza- ella será examinada por los compañeros que habitualmente comparten con su padre esta tarea: José Luis Suárez (hijo del alcalde del PP de Monterrei), Manuel Valentín (hijo del ex alcalde del PP de San Amaro) y José Antonio Blanco (representante de CC OO en la Diputación y concejal del PP Esgos, donde gobierna el cuñado de Baltar padre y donde Baltar hijo es teniente de alcalde). En la lista de los suplentes, además del propio Galindo figura Montserrat Rodríguez (esposa del candidato del PP en O Carballiño).

La hija de Galindo no lo tiene fácil. Tendrá que competir con otros destacados militantes del PP. Entre ellos, Sandra Rodríguez, la portavoz del grupo popular en Calvos de Randín, quien, con el apoyo de un tránsfuga del PSOE, promovió durante tres años una moción de censura contra el alcalde socialista que el último día, y a regañadientes, Baltar les obligó a retirar.

Junto a la hija de Galindo, aspiran a la misma plaza David Pérez, hijo del ex alcalde de Coles; Margarita Pérez, candidata en Esgos; Emilio Formoso, candidato en Ourense; Iago González, hijo de un concejal de Piñor; Roberto Ameijeiras, concejal en O Carballiño; Rosa María Valladares, hija del alcalde de Cea y diputado provincial; Blanca Trapote, hija de un ex concejal del PP de Ourense; Francisco Javier Estévez, candidato del PP en Baltar; Corona Fernández, candidata en Petín; Carmen Salomé Caamaño, hija del alcalde de Boborás, y Silvia Carreño, concejal del PP en Parada do Sil.

Hay más. En la misma lista para esa única plaza figura Antonio Aydillo, cuñado del hijo de Baltar -pese a que aprobó recientemente una oposición y se hizo con la plaza de técnico superior en Recursos Humanos- y, por primera vez, aparece entre los candidatos vinculados al PP un pariente de cargo político de allende la provincia: Eugenia Tejero, casada con un concejal del PP de Crecente (Pontevedra).

Pero esta no es sino una más de las 53 plazas que hay convocadas estos días y que ha movilizado en las inscripciones para los exámenes a una multitud de militantes y parientes de cargos del PP.

Para uno de los empleos, de gestor en administración general, solo se han presentado dos personas. Una de ellas, Francisco Cougil, brazo derecho del ex socialista Antonio Troitiño y quien en los últimos años se ha presentado a las municipales por partidos independientes que, según los socialistas, solo les restaban votos a ellos. Cougil tiene ya una plaza, de menor categoría, en la Diputación y el PSOE sospecha que una promesa de ascenso podría estar vinculada a la inclusión de Troitiño en la candidatura del PP en la capital provincial.

LOS BALTAR DISCREPAN SOBRE LA INCLUSIÓN DE TRÁNSFUGAS

No hubo moción de censura en Calvos de Randín el jueves. Pero la presión política la tiene ahora el PP. Los Baltar (padre e hijo) han hecho públicas sus discrepancias. Al fracturado PP ourensano se suma otra discusión. En la decisión sobre la moción de Calvos, el presidente de la Diputación, José Luis Baltar, tomó el mando.

El barón del PP despachó con los ediles de su partido y el tránsfuga del PSOE -"un grupo muy unido", según su propia definición- en la institución esa misma mañana; dejó en la sombra a su hijo, el presidente provincial, y cumplió el compromiso que había asumido días antes con Feijóo: retirar la moción. Haberla presentado suponía contravenir la nueva ley que entra en vigor. Otro escándalo en vísperas de la votación que el PP gallego prefiere evitar.

Pero Baltar se juega mucho en ese pequeño y olvidado municipio ourensano. Calvos de Randín está en el partido judicial de Bande, donde el veterano político puede perder uno de los dos diputados que le permiten ahora gobernar la institución provincial. El otro escaño se disputa en Trives, donde Baltar arrebató otra alcaldía también mediante moción de censura, con cuatro tránsfugas del PP y dos del PSOE, a un bipartito de independientes y socialistas.

Un dilema

El presidente de la Diputación cumplió con Feijóo el acuerdo sobre Calvos. Pero para ello -los ediles se resistían a acatar la decisión- tiene que cumplir ahora con el grupo de los populares y el tránsfuga, José Manuel Andrade. Baltar tiene intención de colocar de número uno en la lista de las municipales en Calvos al tránsfuga, según ha declarado a Faro de Vigo. Entretanto, su hijo y jefe provincial recibe las felicitaciones del portavoz del PPdeG, Antonio Rodríguez Miranda, por su decisión de "de no llevar tránsfugas en Ourense". Una postura que la dirección del PP gallego "comparte".

Mientras cada uno tira para un lado, el "unido grupo" de Calvos enseña los dientes. En la rueda de prensa del jueves para justificar la retirada de una moción por la que habían peleado con crudeza durante tres años, apuntaron la posibilidad de presentarse como independientes.

Una decisión salomónica que liberaría a la familia Baltar de tensiones entre sí y con la dirección del PP gallego y que, al mismo tiempo, supondría un pequeño alivio para el presidente de la Diputación ya que, al menos, restaría votos al PSOE.

www.elpais.es 05.02.11

BALTAR NO LOGRA DAR EMPLEO A TODOS LOS QUE APOYARON A SU HIJO

José Luis Baltar se enfrenta a sus demonios. El presidente de la Diputación Provincial de Ourense no consigue colocar a todos los militantes del PP que respaldaron la candidatura de su hijo en el congreso del año pasado y que aspiran a empleos en la institución provincial.

Nicolás Pérez Pereira, hijo del alcalde de Padrenda, ha superado en nota -en el tercer examen de las oposiciones para una plaza de auxiliar de administración, del subgrupo C2- a Francisco Javier Masid, hijo del concejal del PP en el Ayuntamiento de Ourense Odilo Masid. Este edil es el único de los presidentes de las cinco juntas de distrito del PP de la ciudad que ha respaldado al hijo del barón ourensano en su estrategia para hacerse con la presidencia provincial del partido. El resto de los presidentes de juntas locales dimitieron en disconformidad con Baltar.

La nota de esta tercera prueba para las plazas de auxiliar no es definitiva. Se ofertan tres empleos y hay cinco aprobados. Pero Masid, con un 5,5, queda en la cola, superado en medio punto por el hijo del regidor de Padrenda. La estrategia del presidente de la Diputación y sempiterno barón del PP es clara para los populares ourensanos. Baltar colocó hace menos de dos años en la imprenta de la Diputación a la otra hija de su concejal de confianza, Susana Masid. "Tiene que repartir", sostienen fuentes del PP. Y pese a los meritorios esfuerzos del edil, su vástago tendrá que esperar. "Ya lo aprobará más adelante", sostienen las mismas fuentes.

Odilo Masid ha trabajado como pocos militantes por el sector baltarista en las repetidas luchas intestinas que protagoniza la formación conservadora. No solo fue uno de los pocos concejales del PP de la capital ourensana que se alineó en el sector de Baltar en el congreso que le dio la presidencia del partido a su hijo. Masid ofreció además el respaldo del distrito que él preside, el de Mariñamansa, a José Manuel Baltar Blanco y, tras ello, se partió el pecho en la lucha abierta en el seno de la federación vecinal Limiar, controlada desde sus orígenes por el PP -y de la que se han ido escindiendo diversos colectivos vecinales- por imponer a un candidato baltarista en contra del oficialista, alineado con la dirección gallega del partido.

Alarmados por este nuevo proceso de contrataciones de la Diputación, "en el que solo aprueban los parientes del propio Baltar y de los compromisarios que apoyaron a su hijo en el congreso", los socialistas ourensanos anuncian que incorporarán estos datos a la denuncia que han presentado a la fiscalía.

El portavoz del PSOE en la Diputación. y alcalde de O Barco de Valdeorras, Alfredo García, muestra la "indignación y consternación" de su grupo y lamenta que Baltar pueda insistir en sus prácticas "después de las múltiples denuncias que se han venido realizando". García recuerda que la institución ourensana está en el límite del endeudamiento presupuestario, "del 100%", lo que es insostenible", puntualiza.

El portavoz socialista sostiene que Ourense es ya "el último reducto caciquil de España" y arremete contra la dirección gallega del Partido Popular por respaldarlo "con su cómplice silencio" cuando el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, "prometió solemnemente que acabaría con el enchufismo en un solo día".

www.elpais.es 22.01.11

UN CUÑADO DE BALTAR BLANCO DIRIGIRÁ LA POLÍTICA DE PERSONAL DE LA DIPUTACIÓN

El barón ourensano crea otras 82 plazas de funcionario en vísperas electorales

Los Baltar echan el resto. Las municipales se han convertido en el objetivo de la supervivencia política de padre e hijo. Mientras el vástago -al frente del partido desde el devastador congreso de enero del año pasado que partió en dos al PP ourensano- intenta amarrar en la provincia los votos que permitan mantener a su padre al frente de la Diputación, este dispara su artillería empleadora. El veterano barón provincial ha convocado un centenar de plazas en la abarrotada institución que preside desde hace dos décadas. De momento, Antonio Aydillo Astorga, cuñado del presidente provincial, se hizo ayer mismo con una plaza de jefe de Recursos Humanos.

Una diputada popular logró hace unos días una plaza en la institución

La cuestionada política de personal de la Diputación, que investiga la fiscalía, estará, más que nunca, en manos de la familia Baltar. El tribunal examinador, que presiden funcionarios del PP, no ha puesto nota en la prueba que le dio la plaza de técnico especialista en Recursos Humanos al pariente de Baltar. De entre la lista de ocho aspirantes es el único que figura como "apto", aún a falta de una prueba de gallego. Aydillo accede al puesto en calidad de funcionario interino.

La oferta de empleo abierta en vísperas de las municipales por el presidente de la Diputación le permite colocar en la institución a cerca de un centenar de personas, pocos meses antes de la celebración de las elecciones municipales. Hace apenas unos días, la diputada en Cortes Ana Belén Vázquez Blanco, ex alcaldesa de Bande -puesto que ahora ocupa su marido- celebraba por todo lo alto la consecución de su plaza fija en la institución provincial a la que accedió mediante oposición.

La página web de la institución informa ahora de oposiciones para otros 82 puestos de trabajo. Como siempre, la mayoría sin requisitos de titulación. Abundan los puestos de trabajo para peones y limpiadores. Junto a ellos, se convocan nuevas plazas de porteros, una para el teatro Principal y dos sin especificar el destino. La Diputación ya tiene un edificio cultural con 33 porteros. También figuran en la convocatoria siete puestos de auxiliares administrativos y cuatro de chóferes especialistas asimilados al grupo C2, entre otras.

Junto a esta amplia oferta laboral, cuyo proceso está abierto desde hace algunas semanas, el Boletín Oficial de la Provincia del martes día 11 de enero da cuenta de la convocatoria y bases de selección de nuevo personal. Se trata de la conversión en funcionarios interinos de algunos de los contratados por Baltar en el entorno del congreso provincial en el que su hijo, enfrentado al candidato de Feijóo, se hizo con el poder del partido en la provincia.

Mediante esta convocatoria de empleo convertirá en funcionarios interinos a un técnico de administración en desarrollo de proyectos informáticos, a otro técnico en recaudación y procesos de integración, a un operario de basuras para la Baixa Limia, a un oficial técnico de seguridad y salud y a otro técnico en desarrollo de aplicaciones informáticas. Además, accederán a plazas de personal laboral interino un auxiliar técnico de deportes y un oficial para el Centro Ecuestre de Vilamarín.

Los propios funcionarios de la Diputación, acostumbrados a la política de contrataciones de Baltar, asisten asombrados a este despliegue de colocaciones. En la práctica totalidad de las listas de aspirantes a las plazas figura algún militante, o pariente, del sector baltarista del PP. "Está pagando los favores del congreso que le dio la victoria al hijo y llevando las arcas de la Diputación al límite", reprochan los críticos del PP a Baltar, a quien acusan de rebajar laboralmente a funcionarios alineados en el sector de Feijóo que hicieron campaña a favor del contrincante de su hijo en el congreso provincial.

El despliegue de la oferta de empleo se produce pese al compromiso público del propio presidente de la Diputación de que era necesario "apretarse el cinturón" y contradice abiertamente la política del PP en la Xunta. Con el proceso en marcha, todas las miradas están puestas ahora en una plaza especial, la de la secretaría del presidente. Un puesto en el que entran en colisión los intereses de varios candidatos con quienes los Baltar "están en deuda", sostienen las mismas fuentes.

El árbitro y la novia del tránsfuga

José Luis Baltar no solo ha abierto una convocatoria de empleo en la Diputación, sino, con ello, también la espita para una lucha feroz entre aspirantes de su propio partido que esperan ver recompensados los "méritos" acumulados ante los dirigentes -padre e hijo- del PP ourensano. A la única plaza convocada de auxiliar de presidencia de la institución provincial han sido admitidas 30 personas. Entre ellas, figuran apellidos de históricos militantes que tuvieron, o tienen, cargos institucionales en este partido y que siguen siendo afines a la línea baltarista.

Pera la verdadera pugna está entre dos de esa treintena de aspirantes: Teresa Fontao Bande, la compañera del ex líder del PSOE ourensano Eladio Fernández, a quien Baltar Blanco fichó con bombo mediático apenas estrenada su presidencia en el partido, y el hasta hace poco árbitro de fútbol de primera división Bernardino González Vázquez.

En sectores del PP próximos a Baltar se da por hecho que este cuenta con el árbitro para incluirlo en la lista de las municipales en la ciudad de Ourense. En el caso de la compañera de Eladio Fernández, los populares entienden que los Baltar tienen que "pagar el esfuerzo" realizado por el ex socialista, quien apenas fue capaz de explicar los motivos de su cambio de afiliación. En el PP de Ourense no se descarta tampoco -Baltar Blanco elude responder a esta cuestión- que Fernández pueda integrar alguna de las listas municipales en la provincia.

www.elpais.es 21.01.11 

Dimite el líder local del PP de Ourense por el enfrentamiento con los Baltar

Los populares se juegan en la ciudad dos escaños clave para mantener la Diputación

El PP ourensano afronta su renovación orgánica por la vía de las dimisiones. El presidente de la junta local de la capital ourensana, el ex alcalde y parlamentario Enrique Nóvoa, Poly, renunciará hoy a este cargo. La dimisión de Nóvoa como máximo representante de los militantes del PP de la ciudad se sumará a la de los presidentes de las juntas más populosas -la de la zona centro y la del barrio de O Couto-, que abandonaron sus puestos hace algunas semanas por discrepancias con las directrices del nuevo presidente provincial, José Manuel Baltar Blanco, quien tras el congreso de enero sustituyó a su padre al frente del partido.

Fuentes próximas a Nóvoa aseguraban ayer que su decisión de dimitir -con la que amagó hace días, aunque no llegó a presentar- es firme y obedece a su alejamiento de la dirección provincial. Nóvoa perdió la confianza del nuevo presidente del PP de Ourense después de que el ex regidor apoyara abiertamente la candidatura del aspirante de Feijóo, el alcalde de Verín, Juan Manuel Jiménez Morán, en el congreso provincial del pasado enero.

Los Baltar calificaron a Enrique Nóvoa de "traidor" en la campaña congresual e inmediatamente prescindieron de él como candidato a la alcaldía, pese a que las encuestas internas le daban, con diferencia, mejor puntuación que a los restantes compañeros de partido, incluido el candidato por el que optó Baltar Blanco, Rosendo Luis Fernández.

La confianza del nuevo presidente provincial en Fernández es absoluta. Fue su más estrecho colaborador en el largo periodo congresual y salió de él con la responsabilidad de la secretaría provincial. A los pocos meses, fue impuesto por el presidente como candidato a la alcaldía. Poco le importó a Baltar Blanco que las encuestas le dieran una escasa valoración. El popular mantiene con pulso firme su hoja de ruta pese a la fractura del partido en la ciudad, donde el PP se juega uno de los dos diputados provinciales que podrían apear de la presidencia de la Diputación a su padre, José Luis Baltar, tras más de 20 años al frente del organismo.

www.elpais.es 01.12.10

El fichaje de otros 30 eventuales abarrota la Diputación de Ourense

José Luis Baltar insiste en su política de contrataciones. El presidente de la Diputación de Ourense ha abierto estos días un nuevo proceso de oposiciones en la institución al mismo tiempo que ha contratado a casi una treintena de eventuales por periodos cortos, de entre tres o seis meses. Los nuevos trabajadores apenas encuentran asiento en las dependencias del organismo y abarrotan los pasillos. Mientras tanto, van aprobando los primeros exámenes de las oposiciones hijos y otros parientes de cargos del PP y del propio presidente.

La práctica de estas contrataciones cortas a la que suele recurrir Baltar desde hace años, permite al barón del PP emplear a un amplio número de personas con lo que, según la denuncia reiterada de socialistas y nacionalistas, los contratos revierten finalmente en votos.

Con las municipales a la vuelta de la esquina, en las que su hijo, el parlamentario José Manuel Baltar Blanco, se juega el prestigio del estrenado liderazgo provincial del partido, el presidente de la Diputación estira un poco más la capacidad empleadora de la institución, desde la que en los últimos tres años -hasta el pasado febrero- ha dado empleos eventuales a 1.600 personas.

La oferta pública da ya poco de sí. Las oposiciones que ha convocado son para cubrir apenas 19 plazas. De momento han superado los primeros exámenes el cuñado de su hijo y presidente provincial del PP, José Manuel Baltar Blanco; el hijo de un concejal de Ourense; el hijo del alcalde popular de Padrenda; y la mujer de un concejal de Nogueira de Ramuín, entre otros.

Mientras Baltar se mantiene fiel a su estilo, el fiscal ha llamado a declarar hoy mismo al secretario general del PSOE ourensano, Raúl González, en la investigación abierta por la denuncia de los socialistas contra las contrataciones del presidente de la Diputación. El PSOE lo acusa de prevaricación y malversación por el "enchufe" de más de 200 personas en los meses previos e inmediatamente posteriores al congreso provincial del PP que le dio la victoria a su hijo.

Según la denuncia, los contratados -ellos o parientes directos- acudieron de compromisarios con derecho a voto a ese congreso. El PSOE advierte de que los contratos se realizaron sin el preceptivo informe de Intervención. Desde que se registró la denuncia, Baltar no ha dejado de convocar nuevas plazas.

www.elpais.es 16.11.10

JOSÉ LUIS BALTAR RECLAMA SU DERECHO A "PERPETUARSE" EN LA DIPUTACIÓN

El presidente ourensano defiende como "social" el gasto de personal

Como cada año, los presidentes de las diputaciones gallegas comparecieron en el Parlamento para informar de sus presupuestos para 2011. El de Ourense, José Luis Baltar, lo hizo como "acto voluntario de colaboración", porque él las cuentas, aclaró, sólo las rinde ante el pleno provincial. Tras esa declaración de intenciones, el veterano político ourensano rechazó las acusaciones de la oposición de que elabora sus presupuestos con el objetivo de "perpetuarse en el cargo". No porque esté en contra de tal práctica, sino porque no considera censurable que un político permanezca en el cargo el máximo tiempo posible.

"¿Perpetuarse en el cargo? ¿Qué político no quiere perpetuarse en el cargo? Yo no veo escapar a tantos, aún no he visto a ninguno desaparecer tranquilamente, y eso que llevo en esto desde 1968". Fue la réplica de Baltar a las alusiones a su longevidad política, y toda una declaración de intenciones frente a las esperanzas de la dirección regional del PP, cada vez más escasas, de abordar un relevo en la presidencia de la Diputación de Ourense tras las elecciones municipales de mayo próximo.

Como Baltar "ya sabía a lo que venía" al Parlamento, confesó, no le extrañó que la oposición lo pusiese "a caldo". Pero aun así se esforzó en defender unas cuentas que dedican más de la mitad del presupuesto total de la Diputación a personal y que consagran una deuda que el portavoz del BNG, Alfredo Suárez Canal, tachó de escandalosa. Para empezar, Baltar partió de la base de que el de personal no es un gasto superfluo ni que fomente el amiguismo, como le acusó la socialista Mar Quintas, sino un gasto "social". Admitió que "desde fuera", tanto el pago de nóminas como el gasto corriente "puede parecer muy alto", pero reivindicó las contrataciones de personal frente al sistema de "externalizar" los servicios.

Baltar no le hizo ascos a la acusación de caciquismo. Como hiciera hace exactamente un año ante la misma comisión, pidió a la Xunta que aclare las funciones de las diputaciones. En aquella ocasión lo hizo "para no tener que caciquear". Ayer usó otra fórmula: "Para que se acabe lo que ustedes dicen que se hace". Y se explayó con una reflexión sobre una condición de la que PSdeG y Bloque le consideran paradigma: "Yo nunca me tildé de cacique, pero sigo diciendo que estoy al servicio de los ciudadanos. Si eso es caciquismo, lo será, pero nunca me levanto pensando cómo voy a fastidiar a un ciudadano, sino cómo lo puedo ayudar". El popular Antonio Rodríguez Miranda, enfrentado en los últimos tiempos con la familia Baltar, hizo méritos para la reconciliación: "De los cuatro presidentes provinciales, usted ha sido el más ejemplar, claro y transparente en su exposición".

La ronda de comparecencias de presidentes de diputaciones dejó un duro enfrentamiento entre el titular de la de Pontevedra, Rafael Louzán, y el diputado del PSdeG Modesto Pose, quien acusó al también líder del PP provincial de "amparar la corrupción" y de tener "una actitud mafiosa". El socialista le atribuyó asimismo un "trabajo persistente, de noche y con alevosía" en las mociones de censura, para que personas "en situación de debilidad" de un partido político "caigan" y faciliten cambios de gobiernos municipales que "alteran la democracia".

"Vamos a tope en endeudamiento, transfuguismo y discriminación de ayuntamientos que no son de mi color", continuó Pose, en referencia a la justificación de Louzán de "no dar abasto" para negar información que le pide la oposición provincial. Para encuadrar a Louzán, Modesto Pose encontró una nueva categoría en los sectores tradicionales del PP, ya que no lo ve con boina, "y desde luego mucho menos con birrete". "Usted ha creado un nuevo biotipo, que es el del bolsillo, el interés y el maletín". Dicho todo esto, el diputado del PSdeG pidió después la palabra para retirar cualquier palabra o expresión "que pueda resultar ofensiva".

Louzán ni se inmutó. "Estoy acostumbrado a sus barbaridades", se limitó a replicar, aunque no dejó de reivindicar el derecho del PP a promover mociones de censuras e incluir después a tránsfugas en sus listas, una vez que lo va a hacer el PSOE en Benidorm. Como también el PSdeG llegó a la Xunta en 1987 tras una moción de censura, el presidente de la Diputación concluyó que el transfuguismo "está en la esencia" del socialismo. Louzán descartó aplicar en los ayuntamientos gallegos el pacto antitransfuguismo, "porque se firmó en Madrid, no en Galicia".

www.elpais.es  09.11.10

BALTAR CAMBIA EL PRESUPUESTO PARA PAGAR A SUS CONTRATADOS

En los meses anteriores y siguientes al congreso provincial del PP que entregó el partido a su hijo, José Luis Baltar contrató a cientos de compromisarios en la Diputación. Lo hizo sin los correspondientes informes de Intervención y de Secretaría. Y sin partida presupuestaria. Mientras la fiscalía estudia la denuncia presentada por el PSOE ourensano sobre la supuesta ilegalidad de estos contratos, el presidente de la institución provincial anuncia que desviará un millón de euros del remanente de Tesorería, de 3,8 millones, para hacer frente a las nóminas del personal y 500.000 euros más para afrontar los pagos a la Seguridad Social. "Se trata del pago de las nóminas de los nuevos contratados", denunciaron ayer los socialistas.

La modificación de crédito se produce tras las reiteradas declaraciones de Baltar en los últimos meses relativas a la necesidad de que la Diputación se "apriete el cinturón" mediante la "reducción del gasto y el ahorro".

Lejos de ello, el barón ourensano del PP ha decidido seguir gastando. Según informó ayer en comisión a los grupos políticos, de los casi cuatro millones de remanente de Tesorería destinará 360.000 euros a gastos de publicidad y protocolo de la institución y del Inorde (Instituto Ourensano de Desarrollo Económico, dependiente de la propia Diputación) y 533.000 euros más los repartirá entre ayuntamientos del PP. Los del BNG no recibirán nada mientras que destina 20.000 euros para la perrera municipal de O Carballiño (PSOE) y 12.000 para la edición de un libro de la castaña promocionado por el Ayuntamiento de Parada do Sil (PSOE).

 "Baltar continúa repartiendo el dinero de la institución provincial a su antojo", denunciaba ayer de nuevo el portavoz socialista en la Diputación, Alfredo García. En esta ocasión, la decisión del barón ourensano de distribuir el dinero entre los suyos y para "pagar favores políticos" ha ido más lejos: Baltar ha decidido sufragar, con 12.000 euros de ese mismo remanente de Tesorería, el anteproyecto que un colectivo de comerciantes afín al PP presentó contra el plan municipal de reconversión de la plaza de abastos de la ciudad. "Es algo sin precedentes", exclamaban ayer los socios del bipartito que gobierna en la capital, sorprendidos de que la Diputación pague un proyecto particular "que incumple además las recomendaciones de Patrimonio de la Xunta" utilizado "como arma arrojadiza política" contra el gobierno local.

La asociación de comerciantes a la que Baltar sufraga -con fondos públicos- el proyecto está presidida por un simpatizante baltarista del PP y las reuniones que el colectivo realizó para oponerse al proyecto municipal fueron convocadas por el concejal del grupo del PP Aurelio Gómez Villar.

Baltar faltó a su compromiso de fomentar el ahorro en la institución, pero no al que asumió el pasado febrero ante el presidente de la Real Academia Galega (RAG), Xosé Luis Méndez Ferrín, quien pidió subvenciones finalistas ante la necesidad económica del organismo. El presidente provincial le ofreció entonces el "compromiso económico y moral" de la Diputación para que la RAG "no pase estrecheces". Le dedica, en concepto de "gastos de funcionamiento", 37.000 euros de la modificación de crédito.

El resto del dinero, hasta completar los 3,8 millones de euros, los destina a subvenciones de capital nominativas para acción social, actividades culturales y recreativas.

 (www.elpais.com, 15/09/10)

Baltar y los alcaldes del PP de Ourense comparten tribunal de oposiciones

Técnicos de la Diputación vinculados con el partido juzgan a los aspirantes

El modelo de oposiciones que tanta fama ha dado a la Diputación de Ourense se extiende por la provincia. El personal que habitualmente forma parte de los tribunales examinadores de la institución provincial -en donde desde hace décadas aprueban prácticamente en exclusiva cargos y parientes del PP- participa también en las oposiciones que celebran buena parte de los consistorios orensanos gobernados por este mismo partido. De esta forma, en los últimos meses las pruebas para varias administraciones locales han sido fiscalizadas por el asesor jurídico de la Diputación y secretario de las oposiciones, José Eugenio Galindo; el ex presidente de Nuevas Generaciones, José Carlos Castiñeiras, y el hijo del alcalde de Monterrei, José Luis Suárez, jefe del servicio de recursos humanos de la Diputación. Estos dos últimos accedieron a sus empleos en la institución, hace ya años, pese a varias denuncias de enchufismo.

  • Los alcaldes que no son del PP piden ayuda a la Xunta para sus tribunales

  • Las academias apenas preparan los temas para plazas en la Diputación

No actúan igual los municipos controlados por el BNG o el PSOE : "¿Cómo íbamos a pedir nosotros que nos envíen a esos técnicos? es personal de la máxima confianza de Baltar; no nos fiamos", resume el alcalde de O Barco, el socialista Alfredo García, harto de denunciar el enchufismo y el gasto en personal de la institución provincial. La práctica habitual entre los ayuntamientos que no son del PP es solicitar, cuando los necesitan, esos técnicos a la Xunta. "Te envían el que les parece, después completamos nosotros con nuestros propios técnicos como vocales", explican los alcaldes.

José Luis Suárez Martínez y José Eugenio Galindo formaron parte del tribunal designado para la cobertura de una plaza de auxiliar administrativo en el Ayuntamiento de Boborás . Suárez presidió también las pruebas para acceder a otra plaza en San Cristobo de Cea y las del ayuntamiento de Bande, ambas convocadas a finales de 2009, en donde figuraban como vocal y secretario suplentes Carlos Castiñeiras y José Eugenio Galindo. La situación se repite en buena parte de municipios del PP, lo que genera situaciones curiosas.

Algunos opositores que acuden ya "de oficio" a cuantas pruebas se celebran para acceder a un empleo en Ourense reconocen su sorpresa cuando se encuentran con el mismo tribunal, en la Diputación y en los ayuntamientos.

En cualquier caso, los opositores ajenos al PP son cada vez menos, pese a que algunos insistan. La evidencia es que las academias orensanas no muestran especial interés en promocionar la preparación de estos exámenes. Mientras sí anuncian las oposiciones a la administración central o a la autonómica, se alejan cada vez más de las de la Diputación.

Los centros formativos más prestigiosos de Ourense reconocen que no suelen preparar las oposiciones de técnicos de la Diputación "porque las convocan con poco plazo de tiempo", insuficiente para llevar bien "un temario de ese nivel".

Sí están dispuestas a preparar las pruebas para puestos inferiores, de auxiliares administrativos. Pero indican al peticionario que debe esperar. Si hay demanda suficiente "como para formar un grupo", lo avisan.

Uno de los opositores que peleó por una plaza en la última convocatoria de la Diputación destaca su sorpresa por el hecho de que, quedando en segundo lugar, tras un hijo de un alcalde, siempre con un punto menos, acabó con un suspenso en la prueba oral, difícil de recurrir por falta de pruebas escritas. Con el suspenso del segundo clasificado en esa última prueba, la Diputación queda obligada a convocar de nuevo la plaza en el caso de que el titular renunciara a ella. "No queda nada al azar", lamenta el afectado.

www.elpais.es 25.07.10

PARIENTES Y CARGOS DEL PP COPAN OTRA OPOSICIÓN DE BALTAR 

Los destacados militantes del PP e hijos de éstos que se presentaron a las últimas oposiciones de la Diputación de Ourense ya tienen plaza fija en la institución que preside José Luis Baltar. Los exámenes realizados por la diputada en Cortes Ana Belén Vázquez Blanco; por la hija del alcalde de Celanova, Marta Mouriño, y por, Esteban Fernández Álvarez, hijo del ex concejal ourensano y ex presidente de los hosteleros gallegos, Ovidio Fernández Ojea, no han encontrado rival que les hiciera sombra. 

Todos los opositores vinculados al PP obtuvieron la mejor puntuación en las distintas pruebas que se realizaron en la Diputación y a las que el letrado de la institución y ex alcalde de Nogueira de Ramuín -fichado en su día del PSdeG por Baltar- José Eugenio Galindo, prohibió, en su función de secretario de las oposiciones, la entrada a un periodista de este diario al comienzo del examen. Ello, aun cuando la ley deja claro que las pruebas son de acceso público y Baltar reitera que "puede asistir quien quiera". 

Ana Belén Vázquez Blanco no tendrá que repetir la oposición de inspectora nacional de policía que ganó en su día pero que no llegó a ocupar, ya que dio prioridad al escaño en el Congreso que tenía en la legislatura pasada. En las últimas elecciones la ex alcaldesa de Bande -traspasó el bastón de mando a su marido- aspiraba a renovar escaño en el Congreso. La suerte le llegó sólo de rebote. Baltar la situó en un difícil tercer puesto en la lista ourensana y no consiguió el acta hasta que el número dos de la lista, Jesús Vázquez, fue designado conselleiro por Feijóo. Vázquez Blanco prefirió preparar las oposiciones a la Diputación de Ourense que repetir las de policía. 

La suerte le pintaba de cara esta vez. Desde los primeros exámenes obtuvo las mejores calificaciones, seguida de cerca por el hijo del ex concejal Fernández Ojea. Llegaron los dos solos a la última prueba y consiguieron ambos las dos plazas, de técnico superior en desarrollo local y recursos europeos. 

La hija de Antonio Mouriño, alcalde de Celanova, tampoco encontró opositor que amenazara su plaza de técnico superior en administración financiera y tributaria. Marta Mouriño tenía un oponente duro -un desconocido que no milita en el PP-, pero en la última prueba ella se impuso con una nota de 6 frente al 4 de su adversario.  

El tribunal que los examinó, como el que puntúa el resto de las pruebas, estaba integrado por personal de la institución vinculado al PP. A estos tres se suma el aprobado del ingeniero técnico vinculado a Rogelio Martínez y que está imputado, como éste, en el juicio por presunto fraude en el cobro de subvenciones europeas. 

Baltar aseguró el mes pasado, cuando comenzaban las críticas a este proceso, que si él fuera miembro del tribunal pondría una "querella criminal" contra la oposición -PSdeG y Bloque- que denuncia irregularidades a modo de "cortina de humo" ante "problemas graves" como la supuesta trama agraria destapada por el PP. Pese a las acusaciones, Baltar aseguró que nadie conseguiría el objetivo de sacarlo "de sus casillas". El presidente del ente provincial insiste en que las oposiciones de la Diputación "se hacen escrupulosamente". 

(www.elpais.com, 07/07/10)

UN TÉCNICO QUE CERTIFICÓ EN FALSO APRUEBA UNA OPOSICIÓN DE BALTAR 

El técnico Miguel Reza que el jueves reconoció ante el juez haber certificado en falso la obra de la planta de biomasa por la que el superdelegado de Ourense recibió, de forma supuestamente fraudulenta, una subvención de la UE, tiene ya un pie en la Diputación de Ourense. Reza, imputado en el mismo proceso judicial que Rogelio Martínez, se ha presentado a las últimas oposiciones convocadas por José Luis Baltar y ha ido superando con éxito todas las pruebas. 

El pasado 24 de junio llegó ya solo, sin competidores, arrastrando una nota de 5 de su último examen. El hombre de confianza de Martínez se destacó ya en el primer ejercicio. Obtuvo un 6,5 frente a cuatro ceros y un 1,3 de sus competidores. El técnico aspiraba a una plaza de ingeniero superior industrial correspondiente al grupo A1, con el sueldo que corresponde a los funcionarios de nivel mas alto (licenciados). Este no será el primer empleo vinculado a la Diputación del técnico contratado, junto con su padre, por Rogelio Martínez para certificar las obras por las que la agrupación local Ceivam cobró subvenciones comunitarias que ahora investiga la Justicia. Sus anteriores empleos coincidieron con la etapa en la que el propio Martínez fue vicepresidente de la institución ourensana, cargo que dejó cuando fue designado delegado de la Xunta. 

Hasta estas oposiciones, Reza ha estado empleado en el Instituto Ourensano de Desarrollo Económico (Inorde), dependiente de la Diputación. El contrato del técnico de confianza de Martínez era inestable, por periodos de tres años, aunque no tuvo problema en que le fuera renovando constantemente hasta que decidió renunciar a él para optar a la plaza de funcionario. 

Su padre, José Miguel Reza, ha colaborado también con el superdelegado de la Xunta certificando las obras de Ceivam que la fiscalía entiende que incurrieron en el supuesto delito de falsedad documental. Jose Miguel Reza, miembro de Ceivam, concedió a su empresa Arquitectura, Ingeniería y Urbanismo los proyectos de obra de los talleres subvencionados por la UE que no se llegaron a realizar y que él mismo certificaba después desde la asociación a la que pertenecía, según denunció el PSdeG. 

(www.elpais.com, 03/07/10)

DENUNCIA A BALTAR ANTE EL FISCAL POR "ENCHUFAR" A 200 PERSONAS 

La política de contrataciones de Baltar llega a la Fiscalía. Los socialistas registrarán la próxima semana ante el ministerio público una denuncia contra el presidente de la Diputación de Ourense a quien acusa de prevaricación y malversación. Todo ello relacionado con el "enchufe" en la institución que preside de más de 200 personas en los meses previos e inmediatamente posteriores al congreso provincial del PP en el que su hijo se convirtió en su heredero político. 

El escrito del PSdeG atribuye a Baltar un delito de malversación basado en que los contratos de esos "enchufados" se realizaron sin informe de Intervención. De otra parte, fundamenta una de las denuncias de prevaricación en el destino de fondos públicos a fines partidistas toda vez que los contratados en esos meses "no sólo estaban vinculados al PP, sino que acudieron, ellos o sus parientes, a votar en el congreso" que le dio la victoria al hijo. La otra acusación de prevaricación se basa en la "negativa" de Baltar a entregar a la oposición la documentación relativa a esas contrataciones. 

El presidente se jacta, sin embargo, de su talante generoso. En un escrito dirigido a los socialistas advierte que les ha enviado documentación pese a que "no está obligado" a dar cuenta a los diputados que la reclaman. "Les recuerdo que no existe obligación legal de emitir esos informes al no ser solicitados por un tercio de la corporación", informa. En sus escritos remite siempre a la oposición al negociado de Personal para que le entreguen ahí el resto de la documentación. Pero cuando los diputados acuden a demandarla, "los funcionarios nunca tienen orden de entregarla". 

Mientras el PSOE acude a la Fiscalía, Baltar sigue creando empleos. El Boletín Oficial Provincial de ayer informaba de la convocatoria de siete nuevas plazas. En este caso, para el pabellón Paco Paz. La convocatoria se produjo el mismo día en el que otra vez hijos de alcaldes del PP, entre ellos el del regidor de Celanova, Antonio Mouriño, realizaban exámenes para acceder a puestos de funcionarios en la Diputación. 

(www.elpais.com, 10/06/10)

BALTAR REPARTIÓ A DEDO CUATRO MILLONES EN AYUDAS A ENTIDADES SOCIALES

El presidente decide a quién concede subvenciones de hasta 3.000 euros  

En el periodo de crisis económica que coincidió con el preámbulo del congreso provincial del PP, José Luis Baltar gastó cuatro millones de euros de las arcas públicas fraccionados en pequeñas subvenciones nominativas que repartió entre multitud de asociaciones ourensanas. La mayor parte de este dinero fue concedido mediante decretos de la presidencia que Baltar firma en su despacho, de forma que sólo el titular de la institución decidió a quién concedía el dinero y a quién no. Los destinatarios fueron en aplastante mayoría asociaciones vinculadas al PP o a ayuntamientos gobernados por este partido, según aseguró ayer el portavoz del PSOE en la Diputación, Alfredo García.

El PSdeG denuncia que la mayoría de los beneficiados son afines al PP

Baltar reparte, mediante los decretos de presidencia, partidas de hasta 3.000 euros entre asociaciones vecinales, municipales, artísticas, gastronómicas y culturales. En alguna ocasión "financió" una excursión de fin de curso de un instituto.

Pero no son los únicos fondos con los que, según denuncia el PSOE, el veterano político ourensano "compra" voluntades. Baltar tiró también de la caja de la institución provincial para contratar sólo en tres meses (entre enero y marzo de este año) a unos 200 nuevos empleados que han costado a los ourensanos más de dos millones de euros.

La mayoría de los nuevos trabajadores fichados en el periodo precongresual acudieron al cónclave provincial del PP en el que el hijo de Baltar resultó elegido su sucesor y nuevo presidente del partido en la provincia. A la vista del "dispendio" en época de crisis, el PSOE ha presentado un plan de ahorro para la institución provincial que tiene un endeudamiento en el límite legal, ya que supera el 105%.

La propuesta de los socialistas supone recortar gastos "de las partidas en donde se puede". Por ello, instan al presidente a que deje de repartir millones de euros entre sus fieles, evitando de paso el "clientelismo político que mantiene a los dos Baltar" en el poder provincial.

El portavoz del grupo socialista en la Diputación clamó ayer de nuevo contra los aprobados, ambos vinculados al PP, de la primera prueba para la oposición por la que se cubrirán sendas plazas de técnico en desarrollo local y recursos europeos. "La Diputación se está convirtiendo ya en una nueva sede del PP", advierte García a la vista de que la diputada en Cortes Ana Belén Vázquez y el hijo del presidente de la Cámara de Comercio, Ovidio Fernández Ojea, se han quedado sin rivales en el primer examen.

Entre las pruebas convocadas para cubrir nuevas plazas figura alguna de portero, pese a que sólo el edificio cultural de la Diputación dispone de 33 para atender tres puertas. La oposición alerta de que los nuevos contratados y funcionarios deberán "apretarse" en las dependencias de la institución considerando que el nivel de empleados es de tal calibre que Baltar destina a ayuntamientos gobernados por su partido a algunos de ellos que no caben ya en los edificios de la Diputación.

www.elpais.es  05.06.10

LOS MEJORES SEMENTALES SON DE BALTAR 

La Diputación de Ourense posee los mejores sementales de España, un mérito que se mide cada año de forma objetiva, contando el dinero que han ganado en las carreras sus hijos, repartidos por todo el territorio estatal. Los purasangre más cotizados como padres se llaman Wagon Master, de origen francés, y Baptize, de EE UU, y un encuentro amoroso con ellos les cuesta a los propietarios de las yeguas 1.500 y 1.000 euros respectivamente. El año pasado, cualquiera de estos empleados de José Luis Baltar tenía una tarifa por cubrición de 2.000 euros, que alegremente venían a pagar personas de toda España. Pero el purasangre, como los yates, es un objeto de lujo prescindible para muchos ricos, y con la crisis, el precio de las montas ha caído en picado en toda Europa, más incluso que en Galicia. 

En el caso de Baptize, un ejemplar de 12 años al que al menos le restan otros 10 en plena forma como semental, el precio de la cubrición descendió un 50% porque la Diputación comparte su titularidad con accionistas privados (tradicionalmente, la propiedad de los caballos se divide en 40 acciones, y antes cada uno de estos títulos daba derecho a cubrir una yegua al año). Estos particulares, dueños de una parte de Baptize, prefirieron no arriesgar la clientela. Wagon Master, en cambio, es enteramente del organismo provincial, que optó por bajar la tarifa solo 500 euros, entre otras cosas porque al caballo, que ya ha cumplido los 20, no le quedan más que dos o tres años de plenitud sexual y, en total, unos cinco de vida. 

Desde febrero hasta principios del verano, en el período denominado parada de sementales, la actividad de estos fenomenales machos y algunos otros es frenética en el Centro Ecuestre Antela de Sandiás. Probablemente más de 200 yeguas permanecerán durante más de un mes allí, pagando una pensión de diez euros al día que incluye comida, cuidados y alojamiento, con el único fin de quedarse preñadas. Este precio, que según el gerente, Gumersindo González, es en realidad de lo que "vive" el centro ecuestre, no ha cambiado con la crisis. 

Las yeguas, como las cabras o las gatas, son poliéstricas estacionales, es decir, tienen el celo en una determinada época del año. Y todo tiene que ver con la largura de los días. Las yeguas sienten la pulsión del apareo en primavera y una parte del verano. Así que a partir del 1 de diciembre, explica González, "se hace una trampa, porque interesa que los potros nazcan cuanto antes" para que puedan entrar a competir jóvenes (hay carreras a partir de los dos años, y los caballos que más aguantan siguen corriendo hasta los ocho). "Las yeguas, para el celo, necesitan tener 60 días de período lumínico elevado, y para eso lo que hacemos los criadores", detalla, "es dejarles en el box la luz encendida hasta las once y media de la noche, regulada por un reloj temporizador". 

En Sandiás controlan la ovulación de las yeguas propias y de las visitantes, y "cuando están a punto", las cruzan con los caballos. Luego, el animal tiene que permanecer en el centro ecuestre al menos 14 días más, que es el tiempo tras el cual "se puede diagnosticar el embarazo con una ecografía". 

Después de una gestación de 11 meses, los potros serán vendidos en subasta, en el hipódromo de Madrid, en el otoño del año siguiente al que nazcan. Y el precio dependerá, en buena parte, del nombre de sus padres. En este caso, Wagon Master y Baptize, que está claro que trabajan para la Diputación de Ourense por méritos propios. Gumersindo González reconoce que la compra de los que luego han resultado ser los mejores sementales de España se debió tanto a la "suerte" como al "buen ojo".  

Baptize, por ejemplo, costó 100.000 euros, cuando sus propietarios en América empezaron pidiendo por él 400.000. Siendo potro, se había vendido por 200.000 dólares, un precio alto para su edad, cuando todavía no había demostrado nada. Y cuando se interesó por él el centro de Antela ya había ganado 600.000 dólares en carreras celebradas en EE UU. El animal estaba sobradamente acreditado, pero al parecer "no daba el nivel suficiente para ser semental allá". Al final, la Diputación consiguió rebajar sustancialmente su precio, y resultó que la montura sí era un buen semental, el mejor, al menos para la calidad de las carreras que tienen lugar en la Península. 

En Antela, por lo menos, estos eventos arrasan, con una media de 3.000 personas. "Estamos en primerísima división. No hay otro espectáculo deportivo en Ourense que junte tanta gente ni de lejos", presume el gerente. 

(www.elpais.com, 19/05/10)

BALTAR CONTRATÓ ILEGALMENTE A EMPLEADOS DE LA OPOSICIÓN 

Baltar tiene contratados en fraude de Ley a los administrativos y auxiliares que prestan servicio a los grupos de oposición en la Diputación de Ourense. Frente a las contrataciones masivas de personal vinculado al PP, los cuatro empleados (dos por cada grupo) de la oposición en la institución llevan 15 años en situación ilegal, según reconoce una sentencia del juzgado de lo social número 3 de Ourense contra la que cabe recurso ante el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia. 

La resolución se produce tras la denuncia de una trabajadora que presta servicio al grupo socialista desde 1995. Hasta ahora, la empleada tuvo tres contratos, firmados por la institución provincial, en calidad de personal temporal. El último de ellos corresponde a 1997 y fue ilegal, según detalla la sentencia en la que se obliga a la Diputación a convertirla en personal laboral indefinido y a retribuirle los trienios, con carácter retroactivo desde el año pasado. La demandante ha dejado de cobrar los 1.500 euros anuales por ese concepto. 

El delegado de la Xunta en Ourense, Rogelio Martínez, compareció en el juicio en representación de la Diputación para acusar de la contratación ilegal al grupo socialista, que finalmente ha sido absuelto. Los otros tres trabajadores de PSOE y BNG que prestan sus servicios en las oficinas de estos grupos podrán reclamar ahora por vía judicial sus derechos laborales ya que se encuentran en la misma situación. 

(www.elpais.com, 07/05/10)

BALTAR PUMAR YA GASTÓ EL DINERO PREVISTO PARA LAS SUBVENCIONES A DEDO DE TODO EL EJERCICIO 

La Diputación ourensana se ha gastado en los tres primeros meses del año el dinero que había presupuestado para todo el año para las subvenciones sin concurso previo y concedidas bajo criterio exclusivo del gobierno y de su presidente, José Luis Baltar Pumar. La suma de las ayudas concedidas entre enero y marzo a ayuntamientos y entidades sin ánimo de lucro, que son de carácter nominativo, por resolución de presidencia o de la junta de gobierno, como las otorgadas a equipos deportivos, es de 1.846.664,94 euros. Para estos conceptos se había previsto un gasto de 1.841.305 euros en todo el ejercicio, según datos de la oposición. 

Esta situación no es nueva para la Diputación de Ourense, que suele aprobar el desvío de fondos desde otras partidas para hacer frente al pago de más subvenciones nominativas. En septiembre del año pasado, por ejemplo, se destinaron a este tipo de ayudas gran parte de los 5,6 millones de euros que habían quedado de remanente al sacar adelante la liquidación del ejercicio anterior. Una subvención para el equipo de fútbol de la capital -C.?D. Ourense- de 400.000 euros para un campo de entrenamiento era entonces la más alta de todas las concedidas. 

El club es también el principal beneficiario de las ayudas otorgadas durante el primer trimestre de este año por la Diputación, cuya relación publicaba este fin de semana el Boletín Oficial de la Provincia (BOP). El C.?D. Ourense se lleva 270.000 euros en esta remesa de subvenciones, aunque también destacan los 180.000 euros del COB (el equipo de baloncesto de la capital). Otros deportistas de élite o clubes deportivos de hockey o atletismo reciben también aportaciones que, según el caso, se recogen en el BOP con finalidades como «axuda ó deporte ourensán», «fomento do deporte ourensán na temporada 2008-2009», «gastos necesarios para a súa progresión como gran mestre internacional en xadrez», etcétera. 

Respecto a las ayudas concedidas a ayuntamientos, destaca el hecho de que todas ellas -a excepción de una de 9.000 euros para un programa de educación vial del Concello de Ourense- son para ayuntamientos del PP. La Diputación gastó, por ejemplo, 112.500 euros en plantar césped en el campo de fútbol de Nogueira de Ramuín, concello que gobernó como alcalde el ahora presidente provincial, José Luis Baltar. Los gastos de la guardería de Celanova, un monumento al pan de Cea o una máquina desbrozadora para Baños de Molgas están también entre las subvenciones entregadas a concellos de enero a marzo. 

Con las ayudas de la Diputación se hace frente a muy diversas actividades. Entre las subvenciones concedidas por resolución de presidencia, que no deben superar los 3.000 euros, hay algunas muy llamativas. La institución provincial pagó con dinero público las excursiones a Lourdes de la asociación Santa María de Tamagos del ayuntamiento de Verín y de la asociación sociocultural y recreativa San Cibrao de O Carballiño. Con temática religiosa, de hecho, hay numerosas ayudas. El Obispado recibió dinero para una peregrinación diocesana de niños a Santiago o para un sagrario en, de nuevo, la parroquia de Santa María de Tamagos. Destaca una ayuda de 2.000 euros para un solo armario de madera en la parroquia de Redemuíños. 

El listado se completa con una gran variedad de aportaciones. Así, las arcas provinciales han financiado la grabación de un cedé de Santiago Expósito Nóvoa, la asistencia a un congreso de magia de Brais Castro Forján, una exposición fotográfica en A Rúa o un libro conmemorativo «coa historia dos vinte e cinco anos de cogomelos na vila de San Rosendo», según reza la justificación publicada en el Boletín Oficial de la Provincia. 

(www.lavozdegalicia.es, 27/04/10)

BALTAR AUMENTA EL PATRIMONIO DE UN COLEGIO RELIGIOSO 

Baltar ha incrementado en 400.000, con fondos de todos los orensanos, el patrimonio privado del colegio de los hermanos Salesianos de la ciudad. La Diputación firmó un convenio con Club Deportivo Ourense (CDO), sociedad anónima cuya directiva la copan básicamente cargos del PP, mediante el cual esta entidad deportiva recibió casi medo millón de euros para construir un campo de hierba artificial en este colegio religioso del centro de la ciudad. La obra, licitada por la entidad futbolística, está ya en marcha sin haber obtenido la correspondiente licencia municipal. El constructor que la ejecuta es el ex alcalde del PP de Maside Benigno Álvarez. 

"El patrimonio de los Salesianos acaba de aumentar en la misma proporción en la que ha disminuido el de todos los ourensanos", censura el portavoz del BNG en la Diputación, Xosé Manuel Fírvida. El edil nacionalista advierte no sólo del "agravio comparativo" que supone la construcción de este campo de fútbol artificial respecto al de los centros de enseñanza públicos de la ciudad y provincia, "con grandes carencias", sino también con respecto al resto de campos deportivos "abandonados y en los que no se realiza la mínima inversión". 

Baltar se comprometió en comisión informativa ante la oposición a que la ejecución cumpliría "todos los trámites de obra pública". Sin embargo, la convocatoria no la realizó la institución provincial, sino el club deportivo. Éste invitó a participar únicamente a tres empresas que consideró adecuadas: Cofervi, de la que es titular el vicepresidente del mismo club de fútbol que hizo la convocatoria y durante 16 años concejal de Urbanismo del PP en Barbadás, José Ramón Fernández; Coarvi, de la que es apoderado Felipe Rodríguez Vide, ex concejal también del PP de Barbadás promotor destacado en el mismo municipio y miembro también de la directiva del CDO, y, por último, al ex alcalde del PP de Maside, Benigno Álvarez, quien se hizo con la adjudicación de la obra. El resto de empresas de la provincia no pudieron participar. 

Baltar aseguró en comisión a los grupos de la oposición que el campo de hierba financiado por todos los ourensanos se utilizaría en horario extraescolar por los alumnos del centro religioso y, además, por el CDO y sus equipos de base. "El resto del tiempo lo podrá usar la ciudadanía", concluyó. La oposición se pregunta si "a partir de las 12 de la noche, horario en el que quedará libre, o los fines de semana, acudirá algún ourensano" a practicar fútbol en las instalaciones de la entidad privada. 

El BNG alerta, además, del alto nivel de endeudamiento de la Diputación, de 74 millones de euros de un Presupuesto de 82, y que se ha visto obligada a asumir una reducción de inversiones -"aporta sólo 9 ó 10 millones de euros de fondos propios"- y sin embargo, aumenta el patrimonio de una entidad privada. "¿Será por ese catolicismo practicante del que hizo gala Baltar con cita bíblica para justificar el fichaje del ex líder provincial de PSOE?", se pregunta Fírvida. 

El portavoz del BNG lamenta que no haya inversiones para actividades culturales ni deportivas en los ayuntamientos de la provincia a los que se debe la Diputación "y sí para una entidad religiosa privada a la que acuden los niños del centro de la ciudad". A título de ejemplo menciona que el municipio de Barbadás, con más de 10.000 habitantes, "es el único de Galicia con este censo que carece de un polideportivo". 

La oposición pone el grito en el cielo. Los socialistas advierten de que la institución provincial tiene la totalidad de sus actividades culturales y deportivas en la ciudad de Ourense, mientras la provincia se sume en el abandono. Teatro Principal, Edificio Cultural "Simeón", Escuela de Danzas, Escuela de Gaitas y Real Banda, están en la capital ourensana. A apenas unos kilómetros se encuentra el Pazo cultural de Vilamarín y el centro hípico de la institución. "La provincia se hunde", denuncian nacionalistas y socialistas. 

(www.elpais.com, 26/04/10)

TRABALLO ANULA LA ELECCIÓN DE LA HERMANA DE BALTAR 

La elección de Carmen Baltar, hermana del presidente de la Diputación de Ourense, José Luis Baltar, como delegada sindical de CC OO ha sido declarada irregular por la Consellería de Traballo. Carmen Baltar Pumar ha perdido su cargo de representante de los trabajadores de la Confederación Hidrográfica del Miño-Sil en Ourense tras ser proclamada en un polémico proceso. 

Baltar, que se afilió al sindicato en 1975 cuando la empresa textil en la que trabajaba despidió a la plantilla, fue propuesta por CC OO como candidata al organismo de cuenca en las elecciones del pasado día 9. La candidata, que accedió al empleo contratada eventualmente por Tragsa durante el gobierno del PP en la Xunta (tras el despido de estos trabajadores por el bipartito pleiteó por la plaza hasta ganarla), obtuvo un empate técnico con el representante de UGT, Juan Méndez Veiras, de mayor antigüedad en la Administración pública. Sin embargo, la Mesa resolvió la igualdad computando sólo los años de trabajo en las oficinas de la Confederación Hidrográfica, lo que dio la victoria a Baltar Pumar. 

UGT presentó un laudo ante el árbitro sindical de Traballo, que ayer se resolvió a su favor. El árbitro declara nula el acta de proclamación de la candidata de CC OO y obliga a consignar como delegado al de UGT, a quien reconoce "mayor antigüedad en la empresa", entendiendo por tal la Administración pública. 

Aunque cabe la presentación de un recurso judicial, fuentes de CC OO han confirmado ya que no acudirán a esta vía en cumplimiento del acuerdo que tienen con UGT de aceptar las resoluciones de los laudos. Con todo el sindicato cree que "se ha hecho una mala interpretación del reglamento". UGT ha expresado su satisfacción por la resolución arbitral. Este sindicato impugnó la elección con el convencimiento de que había sido irregular ya que "por primera vez en unas elecciones sindicales" de la Administración pública se primó la antigüedad en una sola oficina. 

La hermana del presidente de la Diputación (en donde la junta de personal integrada desde hace tres años al cien por cien por CC OO no se ha pronunciado sobre la política de contrataciones de la institución) podrá hacerse con la representación sindical en el organismo de cuenca dentro de dos años, fecha en la que el candidato electo de UGT se jubilará. 

(www.elpais.com, 22/04/10)

HISTÓRICOS DE CC OO CLAMAN CONTRA EL "ENTREGUISMO" A LOS BALTAR 

CC OO se debate en Ourense. Los afiliados más veteranos se sonrojan ya desde la elección, hace tres años, de la junta de personal de la Diputación, integrada al 100% por militantes de esta central, procedentes de un sindicato independiente creado por el propio José Luis Baltar. Siguió su silencio frente a la política de contrataciones del organismo y, ahora, el fichaje de la hermana del presidente de la institución provincial, delegada electa en la Confederación Hidrográfica del Miño-Sil. 

Un amplio grupo de dirigentes ha comenzado a organizarse y se plantea dar un golpe de timón o, en último caso, abandonar el sindicalismo activo, a la vista del "entreguismo a los Baltar". La Federación de Administración Pública, mientras, avala su papel en la Diputación y en el fichaje de la hermana de Baltar en la Confederación Hidrográfica. 

Entre ambas posiciones, el alcalde socialista de Parada do Sil y miembro destacado del sindicato, Francisco Magide, defiende a la hermana de Baltar, aunque recela del papel de su sindicato en la Diputación. La secretaria de CC OO en Ourense, Ana Barrios, refrenda también el "compromiso sindical" de Carmen Baltar, aunque no se pronuncia sobre el papel de convidados de piedra que están ejerciendo sus representantes en la Diputación. "No se pueden mezclar ambos hechos: es malintencionado", sostiene. 

En la dirección provincial de CC OO destacan que Carmen Baltar Pumar, hermana del titular de la Diputación y tía del presidente provincial del PP, se afilió a CC OO en 1975. "Es una veterana sindical", sostiene la secretaria general del sindicato en Ourense, quien reconoce que la parienta de los Baltar acudió a ellos cuando la empresa textil en la que entonces trabajaba echó a la calle a la plantilla. 

Barrios sostiene que Comisiones Obreras "ni pide a nadie su carné político ni discrimina por razones de sexo ni de religión: mucho menos por el apellido". Tampoco se cuestiona cómo accedió al puesto de trabajo en el organismo de cuenca, contratada, según denunciaron los sindicatos en su momento, "a dedo" por Tragsa durante el mandato de Fraga en la Xunta. "Lo que sé es que tiene la plaza en propiedad porque hay una sentencia que lo acredita y nosotros respetamos profundamente las resoluciones judiciales", explica Barrios. 

Tanto ella como el regidor de Parada do Sil destacan que el proceso de elección de Baltar Pumar como delegada en la Confederación Hidrográfica fue "transparente y legal". Justifican que fue propuesta por trabajadores y que "ganó limpiamente" la elección, en la que quedó empatada con el candidato de UGT, a quien no le computaron toda la antigüedad en la Administración. "No hay nada reprobable en su elección", confirman Barrios y Magide. Pero mientras Barrios elude pronunciarse sobre el papel del sindicato en la Diputación, Magide sostiene que no lo comparte "en el caso de que realmente los contratos sean fraudulentos". 

Frente a esta postura, históricos afiliados de CC OO, algunos de los cuales contribuyeron a la creación de la Federación de Servicios Públicos, reconocen, de momento desde el anonimato, su "profundo malestar". Sostienen que hay un "apoltronamiento" de la cúpula dirigente gallega, que sólo "aspira a sumar delegados, lo que genera subvenciones, al precio que sea", y le echan en cara que olvide los principios constitucionales de mérito, esfuerzo y capacidad, que son "la razón de ser de un sindicato, máxime en una provincia como Ourense, a la cola en desarrollo". 

"Lo de la Diputación es un escándalo que salpica mucho a CC OO", lamentan los críticos, quienes alertan de que en estos últimos años "se están sucediendo las bajas de los históricos". 

(www.elpais.com, 15/04/10)

LA FISCALÍA INVESTIGA LOS COBROS Y CONTRATOS DE BALTAR EN LA DIPUTACIÓN 

Los 400 contratos que Baltar firmó a personas vinculadas al PP en las vísperas del congreso provincial que puso a su hijo al frente del partido, podrían sentarlo en el banquillo. La fiscalía ha abierto diligencias informativas para decidir si presenta una querella contra el presidente de la Diputación de Ourense por este motivo. 

El fiscal jefe de Ourense, Florentino Delgado, ha abierto la investigación a raíz de la denuncia presentada el mes pasado por el ex senador y ex diputado provincial del PSOE ourensano Agustín Vega, que declaró ayer como testigo. El fiscal requirió de Vega información que acreditara la vinculación con el PP de los contratados y le apercibió de que había algunos errores en la lista que le presentó: la misma que difundió el líder del PSdeG, Pachi Vázquez, cuando Baltar fichó a su hombre de confianza en Ourense, Eladio Fernández. 

Vega no pudo ofrecer todas las pruebas -"denuncio para que se investigue", precisó- pero advirtió de que el cruce de los nombres de cada uno de los "enchufados" con su filiación política o con los tránsfugas que dieron alcaldías ourensanas al PP "hace saltar la evidencia". El ex representante del PSOE informó además al ministerio público de que las contrataciones habrían incumplido la ley que obliga a las instituciones a realizar una oferta pública de empleo a través del Inem. "Si los hubiera contratado por el Inem daría igual que fueran todos del PP, pero no si se saltó este trámite", explicó Vega. 

La iniciativa del ex representante del PSOE de acudir al fiscal con la lista de los contratados de Baltar ha ralentizado la denuncia judicial que el PSdeG anunció. Los socialistas amplían de momento el número de los "enchufados" con las aportaciones de los ciudadanos que colaboran ofreciendo nuevos datos a través de la página web creada por el PSOE, enchufadosppourense.blogspot.com. 

La de las contrataciones no es la única investigación a la que se enfrenta Baltar. El presidente de la Diputación podría también tener que responder judicialmente por otra denuncia presentada por Vega, relativa al dinero que percibió de la institución provincial durante los años que fue senador (legalmente sólo se puede cobrar un sueldo; el del Senado es irrenunciable). Baltar se ha escudado en un escrito de la Secretaría de la Diputación que le autorizaría a percibir dietas de esta institución. La denuncia de Agustín Vega por la duplicidad de ingresos de Baltar se extiende a los también senadores del PP Isaac Vila y Amador Vázquez, además de al predecesor de Baltar en la institución, Victorino Núñez. 

En el caso de Vila, que ahora ha vuelto al Senado cumpliendo el pacto de turnarse el escaño con Amador Vázquez, su cobro duplicado fue en su día amonestado por la comisión de incompatibilidades del Senado. Fue obligado a devolver 3.000 euros cobrados por dietas del Inorde (el instituto de desarrollo económico, que entonces presidía, dependiente de la Diputación). Vega espera que al haber incurrido en faltas y no en delito, los hechos no hayan prescrito, aunque sostiene que el fin que persigue con su denuncia es que devuelvan lo cobrado o, cuando menos, "por el escarnio público". 

Agustín Vega afirmó ante el fiscal que los cuatro senadores del PP cobraron "ingentes cantidades irregulares de dinero" el tiempor que ocuparon escaño en la Cámara Alta. Vega mantuvo que mientras otros miembros del Senado del mismo periodo que los denunciados percibían 50.000 euros al año, ellos superaban los 100.000. La diferencia procedía, según el denunciante, del cobro de dietas de la Diputación, del Inorde y de los ayuntamientos. 

Vega no pudo contestar, en su comparecencia, a la pregunta que ayer le formuló el fiscal sobre los motivos por los que el Senado abrió una investigación contra el cobro irregular del alcalde de Xinzo, Isaac Vila, y no del resto de los senadores ourensanos que supuestamente realizaron la misma práctica. "No lo sometieron a criterio pese a que yo denuncié en su día que cobraban de tres o cuatro instituciones", respondió. 

(www.elpais.com, 07/04/10)

UN CONTRATADO DE BALTAR PADRE TRABAJA PARA BALTAR HIJO EN SU HORARIO LABORAL 

El ex concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Ourense y responsable del planeamiento anulado por ocho sentencias judiciales, Ricardo Campo Labrador, acude diariamente en horario de mañana a trabajar a la sede provincial del PP, pese a que tiene un puesto de trabajo en la Diputación en jornada matinal. 

Campo, abogado de profesión y responsable, con otros, de los planos del PXOM que se expusieron al público ocultando el volumen de edificabilidad que tenían los documentos aprobados en el pleno del Ayuntamiento, fue premiado el año pasado por José Luis Baltar con un puesto de trabajo. Lo contrató como auxiliar administrativo en la Diputación. 

En enero, el ex edil fue elegido, además, miembro de la ejecutiva del nuevo presidente provincial, José Manuel Baltar Blanco, y ahora compatibiliza en la jornada de mañana ambos puestos, según aseguran fuentes del PP, que sostienen que acude a las 10.15 horas a la sede del partido en Ourense y la abandona en torno a la una de la tarde. Este diario ha podido contrastar los testimonios llamando a la sede provincial. Ricardo Campo matiza los hechos. Reconoce que acude por las mañanas a las dependencias del PP, aunque sostiene que lo hace "puntualmente" para "llevar algún papel" durante "sus horas libres" de la jornada que debe cumplir en la institución provincial, de ocho y media de la mañana a dos y media de la tarde. 

El empleado de Baltar padre asegura dedicar "la jornada de la tarde" al partido, para ocuparse de los asuntos jurídicos y del proyecto para la dependencia que elabora la ejecutiva del nuevo PP de Ourense. Sostiene que no tiene tiempo libre entre su jornada en la Diputación, su labor como abogado y la dedicación al PP. 

El PSOE denunció ayer una vez más el uso por Baltar de fondos públicos para contratar a cargos del PP, y destacó que han sido admitidos a las nuevas oposiciones de la Diputación la hija del alcalde de Celanova; el hijo del alcalde de Xinzo; el hermano de la alcaldesa de Vilamartín de Valdeorras y la ex alcaldesa de Bande y diputada en Cortes Ana Belén Vázquez. 

(www.elpais.com, 18/03/10)

BALTAR OFRECE EL SERVICIO JURÍDICO DE LA DIPUTACIÓN A LOS EMPLEADOS QUE DENUNCIEN A PACHI VÁZQUEZ 

La difusión del listado de «enchufados» en la Diputación de Ourense viola la intimidad de las personas que están incluidas en la lista. Así lo cree el presidente de la institución, José Luis Baltar Pumar, que ofreció los servicios jurídicos de la entidad a los trabajadores que denuncien a Pachi Vázquez. El secretario general de los socialistas gallegos fue el encargado de anunciar la elaboración de ese listado. Son ya varios, según Baltar, los empleados afectados que le han informado de su intención de denunciar a Vázquez, de modo que los servicios jurídicos de la entidad se pondrán a su disposición para «aconsellar» y «analizar» sus casos. 

El presidente provincial insistió ayer ante los medios de comunicación en que «as cousas na Deputación se fan ben». Dijo que algunos de los nombres que aparecen en el listado del PSOE son erróneos porque, o bien no trabajan en la institución -citó el caso de la ex concejala ourensana María José Barbosa-, o entraron en política después de conseguir trabajo en la entidad. Otros, como José Eugenio Galindo, ex alcalde de Nogueira, llegaron a trabajar antes de que Baltar asumiera la presidencia. El ex regidor, además, entró en la plantilla de la Diputación cuando aún era socialista. 

Baltar cree que las críticas del secretario general de los socialistas gallegos están injustificadas y que solo tratan de desviar la atención tras el fichaje del ex número dos del PSOE en Ourense por el PP. «O señor Pachi Vázquez cada vez que ten un problema no seu partido dispara contra as contratacións da Deputación. Leva facendo isto vinte anos e ninguén lle fai caso. A proba é que o PP e o señor Baltar seguen gañando as eleccións nesta provincia ano tras ano», dijo el presidente. 

El máximo responsable de la institución se plantea también presentar una querella criminar contra Vázquez y dice que lo hará si sus servicios jurídicos así lo determinan. «Non é o mesmo dicir que hai contratos ilegais que dicir que hai unha trama de corrupción. A min paréceme que iso é moi grave», dijo. 

(www.lavozdegalicia.es, 17/03/10)

Baltar emplea a 300 cargos del PP ourensano

BÁJATE LA LISTA COMPLETA DE LOS 300 AGRACIADOS

Al menos cuatro alcaldes y 58 concejales del PP de distintos municipios de Ourense trabajan en la Diputación de Ourense que preside el conservador José Luis Baltar. No son los únicos. Según la lista hecha pública hoy por el PSdeG-PSOE, al menos 298 personas vinculadas con la formación que preside Alberto Núñez Feijóo, entre cargos electos del partido y familiares directos de estos (hijos, cónyuges, parejas, progenitores) "trabajan o han trabajado" en los últimos meses en el ente provincial que capitanea Baltar, padre y mentor del actual presidente del PP de Ourense, José Manuel Baltar Blanco.

De este modo, los regidores de Bande, Trasmiras, San Amaro y Rubiá comparten pagador, lo mismo que varios ediles de esos mismos municipios. Incluso el presidente de Novas Xeneracións, Roberto Ameijeiras, también concejal en O Carballiño, cobra un sueldo del organismo provincial.

El importe de los salarios de la Diputación de Ourense supera en varios millones a la partida destinada a inversiones y, según han denunciado los socialistas en reiteradas ocasiones, en el edificio del ente provincial ya no hay espacio físico para albergar a todo el personal con que cuenta en plantilla. Tanto es así que algunos los empleados están cedidos a ayuntamientos de la provincia en manos del PP. A modo de ejemplo, la Diputación, segundo empleador provincial, tras la empresa Coren, dispone de una biblioteca para investigadores, con 12 sillas y 10 bibliotecarios en plantilla y sólo el edificio de dos puertas que alberga el centro cultural de la ciudad, anexo a la Diputación, cuenta con 35 porteros.

Las ventajas de los asalariados de la Diputación no quedan ahí. Preocupado por la situación de crisis económica, Baltar habilitó una línea de ayudas destinadas a sufragar "hasta el 80% del valor de los seguros de los préstamos contratados para la adquisición de la primera vivienda de los trabajadores fijos".

Anticipos sin intereses

Anticipos de hasta 3.500 euros con un plazo de devolución de hasta en 36 meses sin intereses, ayuda escolar por cada hijo en edad escolar, un seguro de asistencia sanitaria integral, un plan de pensiones, 1.600 euros a la familia en caso de defunción, 1.500 de "premio a la constancia" por jubilarse a los 65 años o ayudas por familiares discapacitados, son sólo algunos ejemplos de los múltiples beneficios sociales de que disfrutan los trabajadores de Baltar.

www.publico.es 14.03.10

EL PSOE TRASLADA A FISCALÍA UNA LISTA CON MÁS DE 200 "ENCHUFADOS" DEL PP EN LA DIPUTACIÓN

Manuel Vázquez afirmó ante la directiva socialista que "el clan Baltar, a través de una trama de corrupción organizada, usa el dinero público para contratar a familiares y cargos políticos del Partido Popular"

El secretario general del PSdeG, Manuel Vázquez, anunció ayer en una reunión del comité de dirección y de la ejecutiva del partido que lidera que trasladarán al fiscal una relación con más de 200 “miembros del PP y familiares directos de cargos del partido” que están trabajando en la Diputación, o lo hicieron en los últimos meses. Vázquez justifica la medida, al entender que puede existir “delito”, cuando alguien “monta una trama organizada para emplear dinero público en algo para lo que no está destinado”.

El secretario provincial del PSOE, Raúl Fernández, también le entregará la lista, por petición de Vázquez, a todos los sindicatos, “por si ellos no lo saben”, y al Ministerio de Trabajo, al que pretende “echarle una mano, diciéndole dónde están los contratos ilegales, para que vayan de frente a por ellos”.

Como hace diez años, Manuel Vázquez denunció ante la militancia socialista que “el clan Baltar y el PP de Ourense, a través de una trama de corrupción organizada, usa dinero público de los ciudadanos para contratar y enchufar a sus familiares y a los cargos políticos del PP”.

Vázquez relacionó el fichaje del ex vicesecretario provincial del PSOE, Eladio Fernández, con este tipo de prácticas, al sostener que “no ha sido un caso aislado” ni “una casualidad” que se pasara al PP. Reconoció que está apenado. “Me duele el corazón por lo que acaba de pasar, porque me parece que alguien aprovechó la debilidad de una persona y aprovechó, sin piedad, las debilidades humanas, al pensar que en política vale todo”.

El secretario general del PSdeG considera que a los ciudadanos “le da asco” lo que está haciendo el PP en Ourense. Atribuye la baja de Eladio Fernández a la “debilidad de un pobre hombre que ha doblado la rodilla”. Y advirtió al PP que “por cada uno que tumben, van aparecer veinte más”.

Por su parte, Raúl Fernández contempla la actuación de Baltar como “una burla”. Y sostiene que “la gota que ha colmado el vaso” fue el fichaje de Eladio Fernández. “Ni los ciudadanos de esta provincia ni la justicia pueden permitir que se siga invirtiendo dinero público para pagar favores particulares. No hay ningún caso en España que tenga la dimensión del de la Diputación de Ourense”, pese a lo que muchos de ellos están siendo investigados.

Manuel Vázquez puso a disposición de la militancia de su partido y del conjunto de los ciudadanos “la relación de cargos, hijos, nueras, concejales, alcaldes y cuñados que están usando el dinero público de la Diputación de Ourense para enriquecerse y para manipular y controlar esta provincia”.

El PSOE llevará el listado a todos los concellos y villas de la provincia, según anunció Vázquez, para que sepan que “cuando no hay prestaciones por dependencia, cuando no hay sanidad, cuando no hay educación es porque alguien está malversando los fondos públicos”, para el pago de favores políticos.

Invocando a su condición de ex conselleiro de Medio Ambiente, Vázquez insinuó que el PSdeG tiene que contratar “un plan de saneamiento, depuración y desinfección” de la Diputación de Ourense, para que la institución que preside José Luis Baltar deje de ser la “última escuela de caciques de España”.

Manuel Vázquez sostiene que el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, “no es distinto de Baltar. Feijóo y Baltar se retroalimentan para conseguir un modelo absolutamente negativo para Galicia. Feijóo es cómplice de Baltar”, al que tiene “a su derecha”. Y acusó al presidente de la Xunta de “entregar Galicia al Vaticano, como si fuera una cruzada”, con motivo de su encuentro con el Papa y de la programación de su visita a esta comunidad autónoma.

Vázquez defiende la necesidad de que las diferencias que hay entre la militancia del PSOE queden en un segundo plano, con la finalidad de unirse al “clamor que existe en España para que echemos a estos, para desinfectar la Diputación de Ourense y para cerrar esa escuela de caciques”.

Recordó que el PP gobierna la Diputación “por dos diputados”, de los cuales uno corresponde a la circunscripción de Ourense, que “ganaron por 600 votos”, y el otro a las circunscripciones periféricas, por lo que sostiene que el PSOE tiene la presidencia de la institución “a tiro de piedra”. 

Relación

En la lista de cargos electos del PP o familiares que trabajan o trabajaron en los últimos meses en la Diputación de Ourense –dada a conocer parcialmente hace más de un mes por Faro de Vigo– figuran Alfonsín Gómez, María José, hermana de una candidata de Cartelle; Álvarez Álvarez, José, concejal de Muíños; Álvarez Cerqueira, Santiago, nieto de un cargo relevante del PP de Entrimo; Álvarez García, Rubén, candidato en Muíños; Álvarez González, Dositeo, ex concejal de Nogueira Ramuín; Álvarez González, Eugenio, candidato de A Teixeira; Álvarez López, David, sobrino de una concejal de A Teixeira; Álvarez Lorenzo, José Ramón, hijo de un candidato de A Teixeira; Álvarez Rodríguez, Manuel, candidato de San Xoán de Río; Álvarez Sousa, María Celia, sobrina de la teniente de alcalde de Cartelle; Álvarez Vázquez, Jesús, candidato de Calvos de Randín; Ameijeiras Toro, Roberto, concejal de O Carballiño y presidente de Nuevas Generaciones; Antelo Santos, María Dolores, candidata de O Carballiño; Araujo Lemus, Víctor Manuel, concejal del Concello de Baltar; Arias Devesa, Manuel, candidato de Verea; Arias Devesa, Manuel, ex concejal de A Veiga.

Armada Pérez, José Antonio, alcalde Bande; Aydillo Astorga, Antonio, hermano de la nuera del presidente de la Diputación; Babarro Fernández, Manuel, hermano del candidato de Paderne; Baltazar González, Verónica, concejal de A Rúa; Barbosa Martín, María José, ex concejal de Ourense; Barrio López, Eva María, concejal de Riós; Batista Seara, José Antonio, cuñado de un concejal de Maceda; Batista Seara, Josefa, cuñada de un concejal de Maceda; Batista Seara, Manuela, mujer de un concejal de Maceda; Batista Seara, Margarita, cuñada de un concejal de Maceda; Batista Seara, María Carmen, cuñada de un concejal de Maceda; Bizarro González, José Sobriño, concejal de Parada de Sil; Blanco Alonso, Ana Sofía, candidata de Quintela de Leirado; Blanco Iglesias, José, candidato de Coles; Blanco López, Elvira, hermana de un ex concejal de Castro Caldelas; Blanco Pérez, José Antonio, concejal de Esgos.

Boimorto Falcón, Anselmo, hermano de un concejal de Vilamarín; Caballero Vázquez, Levi Efrén, yerno del alcalde de Vilamarín; Cacharo Gosende, Francisco, hijo del ex-presidente Diputación de Lugo; Cádiz Rilo, Begoña, ex nuera del presidente de la Diputación de Ourense; Calviño García, Iria, hija de un ex concejal de Barbadás; Campo Labrador, Ricardo, ex concejal de Ourense; Candal Jarrín, Ignacio Santiago, hermano de la alcaldesa de Vilamartín de Valdeorras; Carballo Bouzas, Bernardino, concejal de Baños de Molgas; Carballo Fernández, Samuel, candidato de A Teixeira; Carballo Sampil, Ramón, candidato de A Merca; Caride González, Pilar Monserrat, concejal de O Carballiño; Carpintero Vázquez, María Dolores, hija del ex alcalde de Cortegada; Carrajo, Rosa, de la ejecutiva del PP de Verín; Carreño González, Silvia, concejal de Parada de Sil; Carrera Carballo, Rosa, ex concejal de Maceda; Casal Enríquez, Carmen María, pareja del hijo del alcalde de Xinzo; Casas Cabido, Monserrat, candidata de Xunqueira de Ambía.

Casas Iglesias, Pilar, candidata de Maceda; Castiñeiras Rois, Carlos, ex presidenta de Nuevas Generaciones; Castro Castro, Alberto Jesús, candidato de Coles; Cerdeira Lorenzo, Manuel, concejal de O Irixo; Cibeira Rodríguez, José, ex concejal de Piñor; Cid Cid, Domingo, hermano de un concejal de Allariz; Cid Cid, Javier, candidato de Allariz; Cid Delgado Rubén, hermano de una candidata de Maceda; Cid Rodríguez, Ana Isabel, candidata de Celanova; Cid Rodríguez, Ángel, candidato de Sarreaus; Conde Seco, José Luis, hermano de un concejal de Cea; Conde Seco, María del Mar, concejal de Cea; Contreras, Sonia, ejecutiva del PP de Verín; Cortés Pacios, Miguel, hermano candidato de Nogueira de Ramuín; Corzo Rodríguez, Adolfo Vicente, hijo del alcalde de O Bolo; Costa García, Emilio José, concejal de Castrelo do Val; Costela López, Emilia, candidata de Castro Caldelas.

Cudeiro Mazaira, José Jesús, ex jefe del Servicio Provincial de Urbanismo; Dacal Pavón Lucía, concejal de Vilamarín; De la Iglesia Rodríguez, Ana María, candidata de Esgos; Delgado Garrido, Pío, candidato de Baños de Molgas; Diéguez Covelo, Juan Manuel, candidato de Cenlle; Diz Salgado, Esther, candidata de Monterrei; Domínguez Gómez, Alfredo, hermana del candidato de A Teixeira; Domínguez Gómez, Ramiro, concejal de A Teixeira; Donis Carbajales, José Antonio, hermano candidato de A Bola; Donis Carbajales, Ricardo, candidato A Bola; Dosantos Lago, César, candidato A Gudiña; Enríquez Feijóo, Juan Manuel, candidato Xinzo de Limia; Estévez Diéguez, Fermín Carlos, candidato Entrimo; Estévez Durán, Julia, candidata Ribadavia; Estévez González, Raúl, candidato Vilamarín; Estévez Rodríguez, Francisco Javier, candidato Baltar; Expósito Pérez, María Luz, sobrina ex concejal Ribadavia; Fariñas Álvarez, Elvira, mujer concejal Arnoia; Feijóo Méndez, Francisco Javier, hijo alcaldesa Sandiás; Fernández Álvarez, Corona, candidata Petín.

Fernández Barja, Camilo, concejal Manzaneda; Fernández Bouzo, José Enrique, candidato Baños de Molgas; Fernández Cabido, Francisco, hermano concejal de Xunqueira de Ambía; Fernández Dacal, Alberto, concejal de Vilar de Santos; Fernández de la Fuente, María del Carmen, candidata de Cea; Fernández Fernández, Gloria, mujer del alcalde de A Merca; Fernández Fernández, Juan Carlos, concejal de Ribadavia; Fernández Fernández, Juan José, hijo concejal de San Cibrao;

Fernández Fernández; José Luis, hijo miembro de la ejecutiva del PP de O Barco; Fernández Figueiral, Javier, candidato de Amoeiro; Fernández López, Esther, candidata de Pereiro de Aguiar; Fernández Moreiras, María Luisa, candidata Carballeda de Avia; Fernández Núñez, Manuel, candidato Rubiá; Fernández Pérez, Nieves, madre de una concejal de Parada de Sil; Fernández Prieto, Manuel, concejal de Toén.

Fernández Rodríguez, Cristina, ex delegada; Fernández Rodríguez, José Julio, candidato Nogueira de Ramuín; Fernández Veiga, Antonio, concejal de Xinzo; Fernández Veleiro, Alfredo, ex concejal de O Carballiño; Ferreira Vázquez, Jónatan, candidato Ourense; Ferreiro Chao, Ramón, candidato Leiro; Ferreiro Feijóo, Felipe, ex delegado; Ferreiro Fernández, Manuel, candidato Rairiz de Veiga; Formoso Coello, Francisco Javier, candidato Esgos; Formoso Montero, Emilio, candidato de Ourense; Gago Laza, Ana María, ejecutiva del PP de Verín; Galindo González, José Eugenio, ex alcalde Nogueira.

http://www.farodevigo.es/galicia/2013/01/03/querellan-baltar-prevaricar-contratacion/734866.html

BALTAR DICE QUE QUIERE SEGUIR HASTA EL 2015 EN LA DIPUTACIÓN PARA PACIFICAR EL PARTIDO 

José Luis Baltar no se rinde. El veterano político ourensano anunció a bombo y platillo que se retiraba de la primera línea de batalla, no sin antes hacerse de rogar para tomar una decisión, pedir sucesivas prórrogas y confirmar su intención a no optar a la presidencia del PP en Ourense horas antes de que su hijo abriese al público su oficina electoral e iniciase el reparto de su propaganda y cartelería electoral para acceder al cargo que ocupaba su padre en el partido. Muchos vieron la puerta abierta para culminar la definitiva renovación del PP de Galicia y la erradicación de las baronías. Baltar incluso amagó con cumplir la aplazada promesa de recuperar el tiempo perdido y dedicar más horas a su familia renunciando también a la presidencia de la Diputación de Ourense si era menester. 

Pero el ex alcalde de Nogueira de Ramuín maneja los tiempos y los hechos, y su olfato político le advierte de que el 38% de votos de Jiménez Morán en el último congreso para elegir al presidente del PP en la provincia de Ourense y el enconamiento de las posturas enfrentadas de los partidarios de José Manuel Baltar y de Jiménez Morán (o lo que es lo mismo, de José Luis Baltar y José Manuel Baltar y sus afines, por un lado, y el sector oficial en la línea de Núñez Feijoo y Compostela, por otro) no presagia nada bueno. 

Y Baltar ha recurrido a sus mejores argumentos, clásicos por otra parte, para abrir la puerta a la sucesión de sí mismo. Las luchas internas en el seno del PP y su deseo de no fallarle a los «alcaldes e militantes que me están pedindo que continúe» son sus puntos de apoyo para esta «meditada» decisión. 

En su discurso triunfal del 30 de enero, cuando resultó elegido presidente provincial del PP de Ourense, José Manuel Baltar Blanco aseguró que su padre seguiría al frente de la Diputación si ese era su deseo. Y su padre, José Luis Baltar, fue dosificando sus mensajes al respecto en las últimas semanas: si cabía la posibilidad de continuar otros cuatro años, si será él quien reflote la economía de la Diputación de Ourense -como le espetó al portavoz del BNG, Xosé Manoel Fírvida, en el último pleno provincial- y que todavía sigue siendo «un activo importante no PP». 

La Diputación presentaba ayer un encuentro internacional sobre la castaña y, al ser preguntado sobre su futuro, Baltar decidió que había llegado el momento de abrir el «ourizo» de su futuro político: confirmó que su intención es optar a seguir al frente de la Diputación de Ourense y que ha decidido mantenerse en primera línea de la política provincial «despois de ver as actuacións que houbo nas semanas previas á celebración do congreso provincial». Esta circunstancia, la cita congresual particularmente dura y crispada, ha hecho recapacitar a Baltar Pumar, que se ve «na obriga de estar aí para ver se son capaz de ir moderando a situación dalgunha maneira e rematar cos enfrontamentos que poida haber». El presidente de la Diputación ourensana explicó que rectificaba su intención inicial de retirarse para tratar de apaciguar los ánimos y reconducir la situación «porque temos que olvidarnos dos problemas e traballar xuntos de cara ás próximas eleccións municipais» y para atender la demanda de la mayoría de los alcaldes y militantes del PP «que mo están pedindo». 

Baltar matizó que no es su intención restar protagonismo a su hijo y que las declaraciones fueron autorizadas «polo presidente provincial -su hijo-, porque cando un fai unhas declaracións deste tipo haille que pedir permiso ao presidente provincial». A pesar de las reiteradas llamadas realizadas, ayer fue imposible conocer la valoración de José Manuel Baltar sobre la decisión de su progenitor. 

(www.lavozdegalicia.es, 09/03/10)

UN PERITAJE TRIPLICA EL PRECIO POR EL QUE BALTAR VENDIÓ UNA FINCA EN 2001 

El valor real de la finca ourensana Santamarina casi triplica el precio por el que el presidente de la Diputación de Ourense, José Luis Baltar, la vendió en su día a la empresa Flager, SA, según la tasación realizada por un perito a petición de la Audiencia de Ourense. 

En 2001, Baltar entregó a la inmobiliaria catalana, aunque con accionariado gallego, Flager 20 hectáreas de terreno propiedad de la Diputación en la parte trasera del complejo hospitalario ourensano y tasó en 8,4 millones de euros el precio de la parcela. Alarmados por lo "ridículo" del montante y por lo que consideraban un "auténtico pelotazo urbanístico" ya que se proyectaba la construcción de más de mil viviendas en la finca, PSOE y BNG recurrieron judicialmente la transacción, convencidos de que el precio real multiplicaba por cuatro el de la venta. El colegio de arquitectos y peritos independientes avalaron en sus declaraciones judiciales las tesis de la oposición. 

Siete años después, en abril de 2008, el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) no sólo validó la operación realizada entre la inmobiliaria y la Diputación, sino que se mostró especialmente crítico con las valoraciones de PSOE, BNG y del colegio de arquitectos, que había tasado el precio real en 30 millones de euros. Y Baltar esgrimió su triunfo judicial destacando que evidenciaba su responsabilidad política. 

Finalmente, el precio real de la finca se acerca a la valoración real de los arquitectos. La parcela ha sido tasada por un perito de la Audiencia de Ourense en 27,4 millones de euros, muy lejos de los 8,4 millones en que fue vendida en 2001. La Audiencia requirió el valor real para sacarla a subasta tras aceptar una reclamación de los antiguos herederos que demandaban a Flager el pago de los derechos de reversión.  

La finca que Flager compró a la Diputación por 8,4 millones tiene 112.000 metros cuadrados edificables. El Ayuntamiento de Ourense acaba de vender por 2,8 millones mediante concurso, para construcción de vivienda pública, una parcela anexa de 9.000 metros cuadrados. "Acatamos en su momento la sentencia del TSXG", señala la concejala de Urbanismo, Áurea Soto, pero matiza: "Siempre mantuvimos que el precio de la venta de esa propiedad pública era irrisorio". 

Las enmiendas al urbanismo orensano son constantes. Ayer, el Gobierno local aprobó una rebaja de 15.000 metros cuadrados en la edificabilidad concedida por el Gobierno de Manuel Cabezas a la empresa Xardín das Burgas que preveía construir un hotel-balneario en ese entorno. Cuando el PP accedió al Ayuntamiento orensano, el planeamiento urbanístico concedía una edificabilidad de 3.000 metros cuadrados a la zona. El equipo de Cabezas elevó en 2000 la edificabilidad a 19.232 metros cuadrados. 

(www.elpais.com, 05/03/10)

Baltar recibió más de 200 votos de empleados de la Diputación

La victoria del presidente del PP orensano se fraguó gracias al apoyo de los trabajadores temporales empleados por su padre

El pasado 30 de enero, José Manuel Baltar Blanco sucedió a su padre, José Luis Baltar Pumar, como presidente del PP de Ourense. Ante la mirada de los "cascos azules" enviados desde las sedes del PP gallego y español para garantizar la limpieza del cónclave, el hijo de Baltar se impuso con rotundidad a su oponente.

José Manuel Baltar vapuleó al rival de Rajoy y Feijóo, el alcalde de Verín, Juan Manuel Jiménez. Pero ahora se ha sabido que más de 200 de los delegados que lo auparon a la presidencia y vitorearon después su triunfo abucheando a los oponentes, tenían puestos de trabajo en la Diputación provincial de Ourense. La mayoría de esos votantes eran empleados temporales fichados por el padre del presidente electo. Además de estos dos centenares largos de trabajadores de la institución, asistieron al congreso como delegados de Baltar otros militantes del Partido Popular que, aunque no dependen de la institución provincial, tienen colocados en ella a sus familiares.

Es el caso de alguno de los nuevos miembros de su ejecutiva, como Ignacio Martín Amaro; o el ex presidente de la ONCE, José Mayo; o la representante de la federación vecinal Limiar, Mercedes Alcalá, o el ex delegado provincial de Medio Ambiente Agustín Prado Verdeal. La lista es larga. Uno de los casos más llamativos es el del teniente de alcalde de Cartelle, Jaime Sousa. No sólo ha encontrado él un puesto de trabajo en la Diputación como funcionario. La institución da empleo también a sus dos hermanos, a un tío, a un hijo, a la hija de su primera mujer y a la hija de su actual compañera.El congreso de la victoria de los Baltar, que puso el cortafuego a la era de triunfos de Feijóo, se fraguó con el respaldo en urna de 723 compromisarios, frente a los 433 de su oponente. De aquéllos, casi un tercio, más de 200, trabajan para la Diputación, mayoritariamente como eventuales. Apenas figuran una docena de funcionarios. El resto son contratados temporales, con la reedición de sus empleos pendiente de la decisión del presidente provincial, y personal laboral fijo. Abundan los que han conseguido ver renovado su puesto de trabajo anualmente desde 2007 hasta 2009. Los más afortunados, pocos, consiguieron convertirse en laborales fijos tras el rosario previo de contrataciones.

Del entramado de adhesiones tejido por Baltar padre a lo largo de sus dos décadas al frente del Partido Popular y de la Diputación dan cuenta las fidelidades que ha cosechado en algunos municipios de la provincia, en donde la práctica totalidad de delegados avalaron a su hijo.

De los 10 compromisarios que se postularon por el Ayuntamiento de Amoeiro, siete trabajan en la institución provincial, todos ellos con contratos renovados sucesivamente, excepto dos que son laborales fijos. En el municipio de Entrimo, de los cinco delegados al congreso, cuatro han tenido o tienen contrato en la Diputación y uno de ellos es funcionario. Y en Nogueira de Ramuín, Baltar Blanco contó con el apoyo de media docena de trabajadores, entre los que figura también un funcionario, contratados por su padre.

Paradigmático es el caso de Esgos, tierra natal del presidente de la Diputación, en donde gobierna su cuñado, Manuel Blanco, mientras que José Manuel Baltar Blanco ejerce la tenencia de alcaldía. Aquí se invierte la tendencia de la precariedad laboral. De los cuatro delegados al congreso contratados en la Diputación tres son funcionarios.

El Ayuntamiento de Porqueira, en donde Baltar padre captó en su día de las filas del PSOE a Susana Vázquez Dorado -la primera tránsfuga española-, aportó seis compromisarios con empleo en la Diputación. Finalizado con éxito el congreso de la sucesión familiar, el presidente de la Diputación anunció que tocaba cerrar el grifo de las contrataciones, aunque en este mes ha anunciado nuevas oposiciones.

www.elpais.es 28.02.10

BALTAR CONVOCA OTRO CONCURSO PARA CUBRIR OCHO PUESTOS DE TRABAJO 

Cinco días después de anunciar su intención de "cerrar el grifo de las contrataciones", a la vista del alto endeudamiento de la Diputación, José Luis Baltar ha vuelto a convocar nuevas plazas. El Boletín Oficial de la Provincia de ayer recogía las bases de contratación para ocho nuevos puestos de trabajo: un portero, un chofer operario de basuras, un peón agrícola, un ayudante de obras y servicios y dos técnicos especialistas de laboratorio. Salvo estos últimos, con categoría de personal funcionario interino, el resto serán contratados como personal laboral interino. 

A estas convocatorias se suman las de otro técnico especialista de laboratorio y otro peón agrícola, ambos para el Inorde (Instituto Orensano de Desarrollo Económico) dependiente de la misma Diputación. Los ocho empleos que oferta la Diputación se concederán mediante concurso oposición y coinciden con un proceso de "funcionarización" (conversión en trabajadores fijos del personal eventual) iniciado la semana pasada en la institución, después de que Baltar contratase a otro centenar de personas durante el proceso precongresual del PP de Ourense. 

Para hacer frente a los gastos del personal, el organismo provincial acudirá este año a un crédito en su presupuesto general. El endeudamiento de la Diputación alcanza los 90 millones de euros, frente a un presupuesto de 84,9 millones. 

(www.elpais.com, 18/02/10) 

BALTAR DICE QUE NO QUERÍA BENEFICIAR A SU HIJO AL CONTRATAR A DELEGADOS DEL PP 

José Luis Baltar Pumar, presidente de la Diputación ourensana, no ve ninguna irregularidad en el hecho de que una de cada cuatro de las personas contratadas por la institución en las semanas previas al congreso provincial del PP fueran compromisarios o aspiraran a asumir esa responsabilidad de partido. El máximo mandatario de la entidad provincial, que no se había pronunciado hasta ahora sobre este asunto, explicó ayer que los veinte candidatos a delegados objeto de polémica fueron fichados en fechas cercanas al cónclave del PP porque es a principios de año cuando la institución dispone de fondos para renovar determinados contratos extinguidos al finalizar el anterior ejercicio. «Absolutamente ningún», según aseguró, fue contratado para garantizar el apoyo a la candidatura de su hijo, José Manuel Baltar Blanco, a la presidencia del PP ourensano, tal y como denuncia la oposición. 

«Non ten absolutamente nada que ver unha cousa coa outra. Non é que se contraten agora porque ían ser compromisarios; é que hai xente que xa traballara na Deputación e rescindíuselle o contrato moito antes de que houbera o congreso do PP», dijo José Luis Baltar, que calculó en un 90% el porcentaje de contratados en las últimas semanas que estarían en esa situación. El presidente de la institución provincial no quiso dar nombres ni referirse a casos concretos por respeto a los afectados, según afirmó.

Baltar quiso, además, eludir las críticas argumentando que para la Diputación trabajan también miembros de la candidatura que se enfrentó a la de su hijo, encabezada por Juan Manuel Jiménez Morán, y lamentó que esta circunstancia no haya sido tenida en cuenta entre quienes censuraron su actuación. «O que me estraña é que se fale só deses e non se fale de determinadas persoas que ían na outra lista. Hai señores da Deputación Provincial que son compromisarios e son votantes e que figuran na outra candidatura. ¿Por que ese interese de marcar a uns dun lado e dos outros non dicir absolutamente nada?», sentenció Baltar Pumar, que no precisó si las personas a las que se refería fueron o no renovadas en la institución provincial en semanas previas al congreso del Partido Popular. 

José Luis Baltar restó importancia a la polémica por las contrataciones de la Diputación ourensana y la situó en el marco del debate político habitual en la institución. «O PSOE ten que dar caña. Cando hai eleccións contratamos a xente porque hai eleccións. Este ano, como non hai eleccións, contratamos porque hai o congreso provincial do PP», dijo. 

(www.lavozdegalicia.es, 18/02/10)

BALTAR FIRMÓ EN TRES AÑOS 1.600 EMPLEOS EVENTUALES EN LA DIPUTACIÓN 

En los últimos tres años, los tres electorales, José Luis Baltar inició una escalada de contrataciones en la Diputación. A la baja en respaldo electoral, el presidente provincial firmó más de 1.600 empleos eventuales y colocó al organismo que preside en el ranking de los que más personal tiene de España. Y resistió en las urnas el tirón de socialistas y nacionalistas. 

La Diputación de Ourense (con 335.000 habitantes y en elpuesto 39º de las 52 provincias españolas en población) ostenta, tras Barcelona (5,4 millones de habitantes y la segunda más poblada de España), el récord en número de empleados. El millar y medio largo de trabajadores contratados temporalmente están, en su práctica totalidad, vinculados al PP, aunque menos de la mitad (básicamente alcaldes, concejales, cargos orgánicos del partido y sus parientes) son fijos. La Diputación tiene en plantilla a 650 personas pero alcanza picos de empleo de más de 1.100 trabajadores en periodos preelectorales. 

Ocurrió cuando Feijóo aspiraba a la presidencia de la Xunta. A finales de enero de 2009, Baltar admitió por escrito que en 2007 -hubo municipales- había contratado a 470 eventuales y en 2008 -en vísperas de las autonómicas- a otros 490. Entre ellos, 33 porteros para atender las 3 puertas de un centro cultural, 16 limpiadores para el Teatro Principal y 17 empleados para atender 15 caballos del centro ecuestre de Antela. "Nadie del PP protestó, pese a que se puso de manifiesto que el personal de la Diputación duplicaba al de las de A Coruña o Pontevedra aunque éstas ofertaban más servicios", sostiene la secretaria de organización de los socialistas orensanos, María Quintas. 

El secretario provincial del PSdeG, Raúl Fernández, destaca que Murcia o Málaga (cada una con 1,5 millones de habitantes), Alicante y Sevilla (con 1,9 millones) o Valencia (2,6 millones de habitantes) tienen diputaciones "con menor número de trabajadores que la de Ourense". En Valencia, la Diputación destinó en 2009 a personal 76,9 millones de euros de un presupuesto de 528,2 millones. Baltar gasta en Ourense 29,3 millones de euros en personal de un presupuesto de 84,9 millones. 

Pese a un endeudamiento del 110%, Baltar mantuvo la espiral de las contrataciones hasta que tocó techo en el congreso del partido en que su hijo se jugaba la sucesión. El presidente acabó contratando en la Diputación sin informes técnicos a decenas de militantes del PP. Su hijo ganó y la táctica de Baltar padre escandalizó a los rivales apadrinados por Feijóo, aunque él "haya avalado siempre el clientelismo".  

Quintas recuerda que el delegado de la Xunta y hombre de Feijóo en la provincia, Rogelio Martínez, "presidió durante estos 20 años los tribunales de oposiciones y las pruebas de acceso" por las que consiguieron empleos centenares de militantes del PP. "No sólo los de la boina, son docenas las personas vinculadas a Feijóo, Martínez y Jiménez que accedieron a trabajar en la Diputación por el mismo método". La socialista cita al ex delegado de Obras Públicas Elier Ojea, el alcalde de San Amaro o el concejal en Ourense Francisco Javier Rodríguez Nóvoa y su hermano. 

(www.elpais.com, 16/02/10) 

BALTAR DIO TRABAJO COMO PORTEROS Y PEONES A CANDIDATOS A DELEGADOS DEL PP 

Ordenanzas, porteros, peones y auxiliares. Esas son las ocupaciones en la Diputación de Ourense de la mayoría de los afiliados del Partido Popular que fueron candidatos a compromisario y, por tanto, aspirantes a votar en el congreso en el que resultó vencedor José Manuel Baltar, hijo del presidente de la institución provincial.

Según la lista de contrataciones realizadas entre noviembre y enero facilitada por el organismo a instancias de la oposición -que denunció la firma masiva en fechas próximas a la cita congresual-, el departamento de Vías y Obras es el que concentra a un mayor número de afiliados del PP que tomaron parte en el proceso electoral. Es el caso del miembro de Novas Xeracións José Luis Rodríguez López, con un contrato de seis meses como peón de albañil. El mismo puesto, aunque durante menos tiempo, ocupan otros dos candidatos a compromisario que comparten departamento con otros dos, que ejercen de sereno y ayudante de taller respectivamente. 

En el departamento de Cooperación Municipal trabaja el presidente del PP de O Carballiño, Guillermo Fernández Feijoo, contratado como gestor de la administración general. En la misma área, aunque como técnica de igualdad de oportunidades, trabaja la concejala en O Carballiño e integrante del comité ejecutivo de José Manuel Baltar, Pilar Caride. A Cooperación Municipal también están adscritos un agente de empleo y desarrollo local y un auxiliar de recaudación, candidatos a compromisario por la capital y O Barco, respectivamente. 

En la Secretaría General de la Diputación de Ourense prestan sus servicios desde el 16 de enero tres afiliadas de la capital como auxiliar administrativa, auxiliar informática y agente de empleo y desarrollo local, con contratos de entre tres y seis meses. 

Desde la oposición siempre se ha señalado al Centro Cultural de la Diputación como ejemplo paradigmático de la política de contratación de José Luis Baltar. En las semanas previas a la celebración del congreso del Partido Popular se contrató a una ordenanza por un período de medio año y a dos porteras, con contratos de seis meses. Según los últimos datos aportados por el Partido Socialista, en ese centro de trabajo hay once empleados fijos que ejercen de porteros y en los dos últimos años se materializaron las contrataciones de otros doce, más las correspondientes a diez ordenanzas y cuatro recepcionistas. Algo parecido ocurre en el Teatro Principal, que gestiona la Diputación, donde dos peones de mantenimiento firmaron en enero, días antes del congreso, para trabajar hasta el próximo mes de abril. 

María del Pilar García Tizón, concejala en Cea, tiene un contrato de seis meses como agente de empleo y desarrollo local, dependiendo del Servizo de Aguas y Medio Ambiente. La lista se completa con otro peón, que trabaja en la finca O Reino, y con un ayudante de fotocomposición en la imprenta provincial. 

(www.lavozdegalicia.es, 16/02/10)

BALTAR RECURRIÓ A UN CRÉDITO PARA CONTRATAR PERSONAL 15 DÍAS ANTES DEL CONGRESO DEL PP 

Quince días antes del congreso que puso a su hijo al frente del PP de Ourense, José Luis Baltar llenó los pasillos de la Diputación de candidatos a compromisarios, o parientes de éstos, y les firmó contratos de trabajo en la institución. La mayoría estaban ya empleados en las vísperas del cónclave. La urgencia llevó al presidente y padre del candidato José Manuel Baltar a firmar los contratos sin soporte técnico. El interventor, José María Baños, confirma ahora, en respuesta a una pregunta del grupo socialista, que Baltar concedió los empleos "sin contar con informe expreso" de Intervención ni de Secretaría, aunque el técnico disculpa la práctica señalando que "no se consideran preceptivos" esos informes. Baños reconoce que los contratos de trabajo de esos días se realizaron con cargo "al crédito presupuestario" de 2010, que entró en vigor ese mismo mes. 

Había dinero en las arcas provinciales para realizar las transacciones laborales porque la institución, acuciada por el recorte de las aportaciones del Estado, acudió a un crédito de 7,5 millones de euros -el de 2009 había sido de tres millones- de los que destinó "más de un millón" al capítulo de personal eventual, destaca el portavoz del grupo provincial del PSdeG y alcalde de O Barco de Valdeorras, Alfredo García. En opinión del socialista, la actuación de José Luis Baltar con las contrataciones durante el periodo previo al congreso "bordea la legalidad". 

Cuando se hizo público que había firmado contratos a posibles compromisarios al congreso del PP, el presidente reconoció la evidencia pero la enmarcó en la "práctica habitual". "Siempre contrato a principios de año", señaló. Solía hacerlo en febrero, pero además, según los socialistas, los contratos tenían los avales correspondientes. "Técnicamente es ilegal lo que ha hecho", sostiene García, quien reconoce que "finalmente no ocurrirá nada" porque después "legalizará la situación". Para el PSOE lo más grave es que las contrataciones se han realizado "sin más criterio de selección que el que convino al presidente" y "sin tener en cuenta" los supuestos de mérito y capacidad. 

Unos meses antes del congreso -el último cuatrimestre de 2009- Baltar firmó subvenciones nominativas, que tampoco informan los técnicos, a numerosos ayuntamientos de la provincia. Según consta en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP) de ayer la práctica totalidad de las ayudas fueron en esta ocasión para municipios gobernados por alcaldes del PP afines a él. El BOP recoge también las subvenciones concedidas de la misma forma a asociaciones y colectivos. Entre otras, las ayudas fueron para fiestas gastronómicas y patronales (incluida, con 2.000 euros, una del huevo frito), para la canción misionera; para la asamblea ordinaria de los empresarios del polígono industrial -3.000 euros-; para un curso de ecografía; para una conferencia de David Meca (Nadando hacia el éxito, por 3.000 euros); para trajes de los integrantes de las bandas de música de algún municipio y para vestuario y decorados de una asociación de jubilados, también por 3.000 euros. 

En medio de la tensión que vive el PP orensano, el portavoz del grupo popular en el Ayuntamiento, Enrique Poly Nóvoa - a quien el nuevo presidente llamó "desleal" por integrarse en el sector del candidato perdedor- se postuló ayer, contraviniendo a su nuevo jefe, como candidato a la alcaldía. "Me levanto y me acuesto en clave municipal", justificó Nóvoa. 

Por su parte, el portavoz del PP de Galicia y número dos de la candidatura derrotada en el congreso de Ourense, Antonio Rodríguez Miranda, señaló ayer que, para poder ganar las próximas elecciones municipales, la formación necesitará "generosidad por parte de los ganadores y lealtad por la de los perdedores" de las elecciones internas. "Mi presidente es José Manuel Baltar y estoy a su disposición para lo que necesite", aseguró a continuación. 

Las declaraciones de Miranda llegaron el mismo día en que Manuel Fraga, en un desayuno informativo en Madrid, calificó de "buena" la elección de Baltar, porque "las cosas siguen exactamente igual, independientemente de que haya ganado un bando u otro". 

(www.elpais.com, 03/02/10

LA CÚPULA DEL PP SE PLIEGA AL TRIUNFO DE BALTAR Y LE PIDE UNIDAD Y DIÁLOGO 

Tras el revés de la victoria del clan de los Baltar en la pugna por el control del partido en Ourense, la dirección del PP gallego desplegó ayer declaraciones y gestos de conciliación para matizar las amenazas previas a la derrota de su candidato el pasado sábado. La línea de reencuentro con el baltarismo fue sancionada ayer en Madrid por Alberto Núñez Feijóo, presidente del PP gallego, en un almuerzo en el Club Siglo XXI, donde evitó cualquier crítica al nuevo presidente del PP de Ourense, José Manuel Baltar Blanco. 

"A ningún demócrata puede preocuparle una victoria democrática. Estaría muy preocupado si se demostrase que en mi partido decide una sola persona. No es así, deciden los militantes. Aquí votaron 1.200 personas. Ahora el deber del nuevo presidente es unir a la militancia y ganar elecciones, de nada sirve ganar congresos si no se ganan elecciones.  

Y para ganar es imprescindible unir al partido", afirmó Feijóo, para luego añadir: "Ahora hay un nuevo presidente del PP de Ourense. Es verdad que comparte los apellidos con el anterior, pero nadie está inhabilitado por compartir apellidos con otro político. Tenemos excelentes políticos hijos de políticos, sin salir de Madrid [en referencia a Alberto Ruiz-Gallardón]. Lo respetaré". 

En A Coruña, el secretario general del PP gallego, Alfonso Rueda, redobló sus llamamientos a recomponer la unidad entre los conservadores orensanos. Sería "un error", alertó el número dos del PP, que el nuevo barón provincial excluyese a quienes votaron a su rival, el alcalde de Verín, Juan Manuel Jiménez. 

"Con independencia de los órganos de dirección que conforme" Baltar y de los que apartó expresamente a sus adversarios, el nuevo presidente del PP orensano, insistió Rueda, debe "contar con todo el partido", le hayan votado o no. "Todos deben trabajar en la misma dirección y creo que todos lo van a entender", deseó el secretario general del partido.  

Sobre su intención expresada antes del congreso de que el relevo de cargos en Ourense se extienda a la Presidencia de la Diputación, Rueda afirma que sigue en pie aunque matizó que se trataría de "hablar" del asunto con el actual presidente, José Luis Baltar Pumar. "Se trata de reforzar al partido, no de otra cosa", arguyó el secretario general al admitir que el propio Baltar tendrá voz y voto en un proceso que, "en un clima de normalidad", se abrirá para decidir a los candidatos a las diputaciones para las municipales de 2011. El nuevo líder provincial en Ourense ya advirtió DE que su padre será el que decida si quiere o no seguir al frente de la Diputación. "Todos remamos en la misma dirección", remachó Rueda. 

En Ourense aún supura la herida. El candidato de Feijóo, Jiménez Morán, perdedor del congreso, reclamaba ayer que se evite el revanchismo. "Quiero suponer que las cosas discurrirán por el cauce lógico, que no habrá revanchismo y que se tendrán en cuenta las alocuciones de Feijóo y de Baltar", llamando a la unidad. Asegura que está a disposición del nuevo presidente -"lo felicité en el congreso con un abrazo y me dijo que ya hablaríamos"- pero puntualiza que ni lo ha llamado. "Ni me importa", añadió. 

Jiménez sale al paso de las declaraciones realizadas a este diario por Baltar Blanco relativas a su papel decisivo en la confección de las candidaturas a las municipales. El alcalde de Verín confía en repetir. "Pero bueno, él verá. Sólo faltaba que alguien viniera a desequilibrar los mejores resultados del PP en la provincia", advierte. En una entrevista en la Cadena Cope, su rival, el presidente del PP orensano, José Manuel Baltar Blanco, afirmó que su mayoría en el congreso fue "súper absoluta" e insistió en que su padre, José Luis Baltar Pumar, seguirá en la Diputación "hasta que él quiera". 

(www.elpais.com, 02/02/10)

Feijóo se estrella contra Baltar

El hijo del barón logra el 62% de los votos frente a la dirección del partido - Rueda reclama unidad y el vencedor dice que no integrará a los oficialistas

José Luis Baltar atraviesa solo el Pazo de Os Remedios, busca a su mujer, Alicia Blanco, entre la media docena de pancartas de apoyo a su hijo, y concluye: "Ya está". Decenas de familiares y amigos se arrancan con vítores de "¡presidente, presidente!" el pabellón se contagia y aparece en escena el heredero, José Manuel, que baja por la escalerilla en medio de una atronadora ovación que hace imperceptible la entrada por una puerta lateral, del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo. Baltar padre alza a su hijo en brazos frente a un enjambre de fotógrafos que retratan la instauración de una saga en Ourense. "Han perdido los traidores", grita una seguidora convencida. Los altavoces del pabellón precisan el resultado: 723 votos de Baltar Blanco, por 433 de Juan Manuel Jiménez Morán. Los observadores llegados desde las sedes de Madrid y Santiago para fiscalizar la votación escuchan y callan.

Alberto Núñez Feijóo supo ayer que la dinastía continúa en Ourense y que tiene un problema grave en la provincia que lo vio nacer. Su candidato preferido, a quien la dirección regional empujó a presentarse tras proporcionarle un equipo de campaña, apenas convenció al 38% de compromisarios. De poco le sirvió a Jiménez Morán arrimarse al presidente gallego, ni las declaraciones de Feijóo y Rueda en dos periódicos distintos el pasado jueves, llamando a renovar el partido. La intervención del propio presidente nacional, Mariano Rajoy, que esta misma semana llamó a capítulo a Baltar a Madrid no tuvo efecto. Y la traca final del aspirante oficialista -la filtración la misma víspera del congreso, de una candidatura que reservó el segundo puesto, tras Jiménez Morán, al número tres del PP gallego, Antonio Rodríguez Miranda, y dejó hueco para el delegado de la Xunta, Rogelio Martínez- sólo añadió algo más de estrépito al fracaso. La apuesta de Feijóo, Rajoy y Rueda convenció exactamente al 36,05% de la militancia orensana.

Pero la contundencia de la derrota no impidió al secretario general gallego reclamar "inteligencia" a la hora de "interpretar los resultados". La dirección del PP interpreta que con un 40% de contestación interna, los Baltar no deberían permitirse demasiadas alegrías. Pese a ello, Alfonso Rueda se esforzó en cerrar las heridas de campaña. Admitió que algunas cosas no deberían haber pasado y pidió explícitamente un partido unido que garantice futuros éxitos electorales.

"Cerremos este día para la historia y trabajemos todos juntos", exhortó a los miembros de ambas candidaturas que compartían las primeras filas. Los rostros de todos ellos delataban a vencedores y vencidos. En las sillas del medio, exultantes, Baltar, padre e hijo... Mucho más escorados y cariacontecidos, dirigentes como Rodríguez Miranda, Celso Delgado, o Rogelio Martínez, muy tocados políticamente tras la votación de ayer.El sucesor de Rueda en el estrado, el presidente electo, Baltar Blanco, hizo como si no hubiera oído las llamadas a la unidad y ratificó su compromiso de construir un partido "de leales, de gente que no duda y que no siembra dudas". Demostró de paso que, por mucho que interese a la cúpula del PP, el antecedente de Cacharro Pardo no cuenta porque ni Lugo es Ourense, ni el apellido Baltar se jubila tan fácilmente.

El estreno en el cargo del nuevo presidente fue otro alegato a favor del galleguismo y de los intelectuales de la Xeración Nós, con evidentes puyas a sus superiores de Santiago y Madrid. "Llegó el tiempo de la imposición de abajo a arriba, en lugar del diseño de plástico", avisó de entrada. Luego invitó a su padre a seguir en la Diputación el tiempo que quiera, desoyendo a la dirección regional que pretende despedirlo también de las instituciones.

Pero la mayor carga de profundidad la colocó en el turno de agradecimientos. Tras saludar a "la familia", se acordó de su hija Elena, todavía adolescente. "Espero que nadie cercene tu libertad de presentarte", expuso en un mensaje directo a sus detractores internos del partido. "En Ourense pensamos lo que decimos y decimos lo que pensamos... nadie puede poner vetos a la democracia", continuó. Su intervención, trufada de ataques contra BNG y PSdeG para hacer ver que éstos son los verdaderos enemigos, sirvió además para marcar una cierta distancia respecto a su padre: "Nace un partido nuevo que conectará el pasado con una nueva forma de hacer política".

Cuando comprobó que la llamada a la unidad de Alfonso Rueda no había servido de mucho, el propio Feijóo la propuso a su manera. Evocó su propio ascenso a la presidencia del partido hace cuatro años y recordó a Baltar Blanco que sólo comprendería lo que él sintió entonces, cuando "desde la soledad de su despacho" reflexione sobre la responsabilidad de liderar "un partido unido donde haya sitio para todos", en su enésima llamada a una integración imposible de los dos bandos populares. Y más cuando el calendario marca que falta menos de un año para la campaña de los comicios municipales.

Feijóo había comenzado proclamando, que "este no es el partido de los caciques" y advirtió luego que "de nada valen ganar congresos si no se ganan elecciones". Empleó un tono gélido, más que frío, para saludar al vencedor, a quien no tardó en poner deberes. El presidente reclamó que el partido vuelva a la calle después de una campaña "viva" e incluso se propuso improvisar la fotografía de las portadas de hoy.

Cuando concluyó su intervención, impuso un posado a quienes no dejaron de descalificarse durante las últimas semanas. Pero las sonrisas forzadas de Baltar Blanco y Jiménez Morán deslucieron el retrato. La instantánea se quedó vieja sólo unos minutos después, cuando el nuevo presidente del PP orensano subrayó ante los periodistas que en ningún caso integrará a sus rivales en el cónclave, tal y como le exige la dirección. "Seré coherente con lo que dije en campaña y formaré un equipo con las personas que hablaron en positivo", espetó. Palabra de Baltar II en el inicio de su mandato. La vieja pugna entre el sector de la boina y el del birrete, que muchos dieron por finiquitada antes de tiempo, entra en una nueva fase.

"Os debo todo lo que soy"

No lloró José Luis Baltar, pero estuvo roto en el que debería de haber sido su discurso de presentación del informe de gestión y fue en cambio un recorrido emocional por sus casi dos décadas de dedicación al partido. Con la voz cortada desde el minuto cero, el presidente saliente habló de la familia -de la suya y de la del PP- e incidió en la unidad de una organización a la que, detalló, le entregó "la etapa más dulce, próspera y victoriosa de su historia".

Baltar celebró el congreso de la sucesión vigilado por la dirección de su partido, que puso al número tres, Antonio Rodríguez Miranda, de vicepresidente de la ejecutiva de su rival. Pero apeló en todo momento a la unidad. "Por separado no somos nada", repitió. Empezado su discurso, el presidente saliente mandó un "agradecimiento especial" a los observadores enviados por las direcciones gallega y nacional para controlar la limpieza de los votos. "Se van a ir convencidos de que aquí las cosas se hacen como hay que hacerlas", proclamó. Minutos después, la realidad lo contradecía: el presidente de la Mesa del congreso, el secretario general de Emigración, Santiago Camba, anunciaba que se habían presentado "duras impugnaciones".

Camba también amonestó a Baltar: "Le ruego que se ciña al informe de gestión", lo exhortó en medio del populista discurso. Pero Baltar dio rienda suelta a su emocional mitin: "¡Todo lo que soy os lo debo a vosotros, todo; siempre trabajé con la gente del pueblo!"

www.elpais.es 31.01.10

Baltar lamina al candidato de Rajoy y lega a su hijo el PP de Ourense

El nuevo presidente anuncia que construirá "un partido de leales"

El veterano dirigente orensano José Luis Baltar atraviesa solo el Pazo de Os Remedios, busca a su mujer, Alicia Blanco, entre la media docena de pancartas de apoyo a su hijo, y concluye: "Ya está". Familiares y amigos se arrancan con vítores de "¡presidente, presidente!", el pabellón se contagia y aparece en escena el heredero, José Manuel, en medio de una atronadora ovación que hace imperceptible la entrada, por una puerta lateral, del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo. Baltar padre alza a su hijo en brazos en la foto que instaura el nacimiento de una saga en Ourense. "¡Han perdido los traidores!", grita una seguidora convencida.

  • El heredero invitó a su padre a seguir al frente de la Diputación

  • Feijóo: "De nada vale ganar congresos si no se ganan elecciones"

La megafonía precisa el resultado: 723 votos de Baltar Blanco, por 433 de su rival Juan Manuel Jiménez Morán. El PP de Ourense tiene nuevo presidente y es el hijo del hombre que ocupó el cargo durante los últimos 17 años. Los observadores enviados desde las sedes del PP de Madrid y Santiago para fiscalizar la votación callan.

Alberto Núñez Feijóo supo ayer que la dinastía de los Baltar se perpetúa en Ourense y que el problema que se le presenta en la provincia que lo vio nacer es más grave de lo que pensaba. Un lamparón en la impoluta trayectoria que lo devolvió a la Xunta en sólo cuatro años, tras suceder a Fraga.

Después de prometer en campaña que él mismo acabaría con el caciquismo "en un día", ordenó improvisar una candidatura para cerrar el paso a Baltar en Ourense, máximo exponente del clientelismo en el rural gallego, que gobierna esa diputación provincial desde hace dos décadas. El propósito del viejo barón de dictar testamento político a favor de su hijo había irritado por igual al presidente nacional del partido, Mariano Rajoy, y a Feijóo.

Pero el candidato elegido por éstos para cortar la dinastía Baltar, Juan Manuel Jiménez Morán, apenas convenció al 38% de compromisarios orensanos.

De poco le sirvió a Jiménez Morán el apoyo del presidente gallego, ni las declaraciones de Feijóo en dos periódicos regionales el pasado jueves, llamando a renovar el partido. La intervención del propio Rajoy, que esta semana llamó a capítulo a Baltar a Madrid, no tuvo efecto. Y la traca final del aspirante oficialista, que reservó el segundo puesto de la candidatura al número tres del PP gallego, Antonio Rodríguez Miranda, sólo añadió algo más de estrépito al fracaso. La apuesta de Feijóo y Rajoy convenció exactamente al 36,05% de la militancia orensana.

La contundencia de la derrota no impidió al secretario general, Alfonso Rueda, reclamar "inteligencia" a la hora de "interpretar los resultados". Pero el presidente electo, Baltar Blanco, hizo como si no hubiera oído, y ratificó su compromiso de construir un partido "con leales y gente que no siembra dudas".

El estreno en el cargo del nuevo presidente fue un alegato a favor del galleguismo que tanto irrita al PP nacional, e incluyó puyas evidentes a sus superiores. "Llegó el tiempo de la imposición de abajo arriba, en lugar del diseño de plástico", avisó primero. Luego invitó a su padre a seguir en la Diputación el tiempo que quiera, desoyendo a la cúpula regional, que pretende despedir al viejo Baltar de la institución.

La mayor carga de profundidad la colocó en el turno de agradecimientos. Tras saludar a "la familia", se acordó de su hija Elena, todavía adolescente. "Espero que nadie cercene tu libertad de presentarte", un mensaje directo a los detractores internos que cuestionaron la sucesión dinástica. "En Ourense pensamos lo que decimos y decimos lo que pensamos", continuó.

Cuando comprobó que la llamada a la unidad de Alfonso Rueda no había servido de mucho, el propio Feijóo redundó en el mensaje. Evocó su propio ascenso a la presidencia del partido hace cuatro años y recordó a Baltar Blanco que sólo comprendería lo que él sintió entonces, cuando "desde la soledad de su despacho" reflexione sobre la responsabilidad de liderar "un partido unido donde haya sitio para todos". Fue su enésima y estéril llamada a la integración de dos bandos irreconciliables, temeroso de que la fractura interna vuelva a depararle otro disgusto en las municipales del próximo año.

Feijóo proclamó que "este no es el partido de los caciques" y advirtió al nuevo líder que "de nada valen ganar congresos si no se ganan elecciones". Una forma de pasar página sobre una campaña en la que su candidato no dejó pasar un día sin denunciar "el clientelismo y los favores" de la saga Baltar. El líder gallego empleó un tono gélido, más que frío, para saludar al vencedor y cuando concluyó su intervención, impuso un posado a quienes no dejaron de descalificarse durante las últimas semanas.

Pero las sonrisas forzadas de Baltar Blanco y Jiménez Morán deslucieron el retrato. La instantánea se quedó vieja sólo unos minutos después, cuando el nuevo presidente del PP orensano subrayó ante los periodistas que en ningún caso integrará a sus rivales en el cónclave, tal y como le exige la dirección. "Seré coherente con lo que dije en campaña y formaré un equipo con las personas que hablaron en positivo". Palabra de Baltar II en el inicio de su mandato.

La vieja pugna entre el sector de la boina y el birrete (las alas rural y urbana del partido), que muchos dieron por finiquitada, estrena una nueva era.

www.elpais.es 31.01.10

El poder de "la boina" reta a Génova

El ya ex presidente del Partido Popular de Ourense, José Luis Baltar Pumar, tiene una muletilla por la que se le identifica. "¡Feito!", que significa "¡Hecho!", y con la que contesta a las peticiones de cualquier interlocutor. Ha convertido los favores en su seña de identidad política, hasta el punto de reivindicarse como un "cacique bueno" y de emplear en la Diputación provincial, que sigue presidiendo, a cientos de alcaldes de su partido y familiares de éstos. Entre esos favores, uno de los más sonados fue el de contratar a 33 personas para atender la seguridad de tres puertas en el edificio cultural de la Diputación. Ayer los alcaldes votaron en considerable número en el congreso en el que resultó vencedor su hijo.

El PP de Baltar ha sido durante dos décadas el PP de "la boina": la representación del poder de los alcaldes rurales, sin los cuales tampoco se entendería la victoria de los populares en la Xunta.

Amparado en lo codiciado de sus votos, Baltar ha echado varios pulsos a la dirección autonómica y nacional. En 2003, puso en jaque la mayoría parlamentaria de Manuel Fraga mediante el encierro en un piso de Ourense de su hijo y otros cuatro diputados autonómicos. Hace apenas seis meses -con el congreso ya en perspectiva- intentó lanzar un órdago similar al actual presidente autonómico y líder del PP de Galicia, Núñez Feijóo, mediante la distribución de una carta, firmada por sus alcaldes, en la que reprochaban al presidente su "mal trato hacia Ourense". Esta misma semana desatendió las peticiones de Rajoy para pactar una lista de integración. Ayer, su hijo y sucesor proclamó su orensanismo y reclamó de Feijóo y Rajoy "igualdad real y no de boquilla" para la provincia.

www.elpais.es 31.01.10

LA TENSIÓN SE DISPARA EN EL PP DE OURENSE TRAS INTERVENIR MARIANO RAJOY 

A 48 horas del congreso provincial, la tensión alcanza máximas cotas en el PP orensano. José Manuel Baltar Blanco desató ayer una espiral de descalificaciones contraviniendo todas las recomendaciones y evidenciando que, lejos de lograr su objetivo de achicar los titulares y rebajar la intensidad de la guerrilla interna, las llamadas a la paz realizadas por Mariano Rajoy y por la dirección del PP gallego surten el efecto contrario. 

Baltar Blanco acudió ayer a la sede provincial cargado de avales (805, frente a los 407 de su rival, Juan Manuel Jiménez Morán) y de duras críticas. Incluso amagó con echar a su oponente del congreso tras comprobar que el candidato oficialista había entregado sus avales al gerente del partido en lugar de al comité de organización del congreso, "lo que es antiestatutario", motivo por el que registró una reclamación que, tras subir el tono entre los funcionarios de la sede provincial, acabó retirando. 

Entre las denuncias de Baltar Blanco a la gestión de su rival como presidente del PP de Verín incluyó una sobre un supuesto fraude al advertir de que los ingresos del partido en esa comarca se realizan "a una cuenta con el NIF de Morán". Los oficialistas pusieron el grito en el cielo. Jiménez sentenció que Baltar "sólo pretende manchar" y reconoció la práctica como algo "generalizado" en todas las juntas locales del PP orensano. "Después se hacen extractos detallados de todo", precisó. Además, aseguró que la cuenta también está a nombre de la secretaria, por lo que es "como un documento público". 

Baltar Blanco entró a la sede del partido digiriendo que habrá observadores en el congreso provincial y blandiendo en una mano las carpetas con los 805 avales y, en la otra, una más con 175. Justo los que, según asegura, Jiménez "obligó" a sus compromisarios a firmar por duplicado y que él podría anular dejando al oficialista sin apoyos suficientes para presentarse al congreso. Sólo tenía que mostrarlos, pero no lo hizo. "Quiero debatir con él", justificó. 

Entre sus 805 avales se incluyen los de 85 de los 92 responsables locales del partido. Baltar Blanco se siente satisfecho del respaldo de los firmantes del "histórico manifiesto" de Santa Cruz de Arrabaldo. "Sólo uno viró" de bando, señaló para evidenciar que la fluctuación de los apoyos no será decisiva en el congreso. Y citó al "desleal": "Andrés Montesisos, el alcalde de Viana do Bolo". A cambio, se felicitó de contar con el apoyo del regidor de Beade, Senén Pousa -popular por las misas que celebra en honor a Franco- quien no firmó el manifiesto de Santa Cruz "por problemas personales". 

Cuando compareció ante la prensa, Baltar Blanco acababa de saber que Génova había decidido enviar observadores al congreso de Ourense -lo mismo que, en un nuevo giro, la dirección del PP gallego- y elevó el tono de sus críticas.  

Tras advertir de que finalmente está dispuesto a someterse a vigilancia -"que pongan las cámaras que quieran; no me opongo a ningún tipo de desembarco"; la del sábado será "la fiesta de la democracia", señaló- arremetió primero contra las "irregularidades" de Jiménez Morán y después contra los "desleales", entre quienes incluye a Enrique Poly Nóvoa, el portavoz del partido en Ourense a quien reconoció que llegó a ofrecer la candidatura a la alcaldía en las próximas municipales. Ahora, las tornas han cambiado: "Es injustificable la decisión que tomó en estas semanas", advirtió. 

La lucha encarnizada por el poder provincial ha hecho mella en José Manuel Baltar. "Me sentí engañado, desilusionado", reconoció sus heridas para destacar, acto seguido, que pese a ello "aprendimos todos mucho", en esta campaña que finaliza en un cuerpo a cuerpo sin precedentes. 

Pese a todo se siente ganador y piensa en su ejecutiva para el PP de Ourense en la que, por si había alguna duda, aclara que no incluirá a los citados "desleales". "No quiero en mi comité a nadie que hable mal del partido y que empiece a salir de su boca de todo", justificó su respuesta negativa a la petición que le han hecho los máximos dirigentes del PP nacional y gallego para confeccionar una lista de integración. 

A úlitma hora de ayer, se resolvió otro de los motivos de disputa en los últimos días, a favor de los Baltar. El presidente de la Diputación intervendrá ante el Congreso antes de que se vote. Sus rivales trataban de impedirlo, persuadidos de que un discurso de despedida "emocionado" de Baltar Pumar puede "ablandar" a los compromisarios. 

(www.elpais.com, 29/01/10) 

RAJOY, EN 2009: "BALTAR ES EL PP" 

El congreso que elegirá mañana al nuevo presidente del PP de Ourense se celebrará con la presencia de observadores enviados por la dirección nacional para evitar que se cometan irregularidades. A tal punto ha llegado el cisma entre la candidatura de José Manuel Baltar Blanco, hijo del sempiterno presidente de la Diputación Provincial, José Luis Baltar, con los dirigentes regionales y nacionales del partido. Hace menos de un año, en febrero de 2009, la situación era bien distinta. Era época electoral y el PP enterraba diferencias para recuperar el gobierno de la Xunta. "Baltar es el PP", llegó a decir Mariano Rajoy en un mitin celebrado en Rubiá, en una de sus maratonianas jornadas de campaña. 

"No ha habido en todo el PP un proceso tan irregular como este", señalaba hace unas semanas Juan Manuel Jiménez Morán, alcalde de Verín y el candidato al congreso orensano que patrocina la dirección gallega. Pese a que Feijóo insiste en que la pugna en Ourense es un ejemplo de la democracia interna de un "partido vivo", Jiménez y otros dirigentes censuran ahora los modos de un Baltar cuyas prácticas y tono en las dos décadas que lleva a cargo de la Diputación de Ourense son bien conocidos. 

Durante la campaña electoral a las gallegas de 2009, Baltar llamó "maricón" a Manuel Vázquez, entonces conselleiro de Medio Ambiente y hoy líder del PSdeG. También insinuó que el candidato del BNG a la Xunta, Anxo Quintana, había maltrado a su ex esposa -una asunción que le costó una querella y por la que tuvo que declarar ante el juez- y dejó entrever que tenía una relación con Teresa Táboas, a la sazón conselleira de Vivenda. De aquellas acusaciones, Feijóo sólo criticó las injurias a Vázquez, por las que pidió perdón, pero trató de explicar la actitud de Baltar. "A veces uno reacciona más como persona que como político", señaló. El dirigente orensano se excusó ante los "homosexuales" pero reiteró que no había dicho "ninguna mentira" al hablar de Vázquez. 

El presidente de la Xunta ha sido tradicionalmente tibio en sus críticas a Baltar. Tras las elecciones generales de 2008, que revelaron un importante descenso de votos de su partido en Ourense, el líder del PP gallego anunció una "profunda" renovación del partido en la provincia. "Pensamos que José Luis Baltar es un presidente útil", puntualizó. Sus intentos posteriores por convencer al orensano de que se retirase o de sustraerle competencias han sido infructuosos. El superdelegado de la Xunta en Ourense, Rogelio Martínez, apenas ha conseguido arañar protagonismo a un Baltar omnipresente. 

En la memoria permanece el episodio de 2003, cuando cinco diputados orensanos se encerraron y amenazaron con romper el grupo parlamentario y dejar a la Xunta del PP en minoría si no se atendían las peticiones del ala rural del partido. Baltar impidió después encabezar la lista electoral por Ourense a un Núñez Feijóo que entonces era el delfín de Fraga. 

El veterano político orensano llevaba desde antes de las comicios gallegos amagando con su retirada. Tras las elecciones y el intento del PP gallego de restar influencia a los líderes provinciales, Baltar cambió de idea. En Ourense se llegó a dar por hecho que se volvería a presentar, pero, el otoño pasado su hijo lanzó su candidatura erigiéndose en defensor del galleguismo. 

El intento de conseguir una candidatura integradora in extremis ha fracasado, y aunque Baltar hijo pierda, su padre podrá seguir al frente de la Diputación al menos hasta las elecciones municipales. No se sabe si Rajoy participará en la campaña. 

(www.elpais.com, 29/01/10)

LOS BALTAR IGNORAN A RAJOY Y MANTIENEN SU LISTA EN OURENSE 

En su afán por dictar testamento político a favor de su hijo, el presidente de la Diputación y del PP en Ourense, José Luis Baltar, ha desairado a todo el escalafón de su partido: desde el secretario general, Alfonso Rueda, al presidente nacional, Mariano Rajoy, pasando por el líder gallego, Alberto Núñez Feijóo. Su repentina visita a la calle Génova, el pasado martes, también acabó sin acuerdo, según informan fuentes de la dirección nacional del PP, y a cuatro días del congreso, la lista de integración que pretenden Rajoy y Feijóo sigue siendo una quimera. 

El veterano dirigente rechazó en Madrid la misma oferta que ya le trasladó el presidente gallego la semana pasada: una candidatura única con su hijo como presidente que integre a tres de sus rivales.Ninguno de sus jefes ha logrado convencer a Baltar para que promueva la integración entre la lista de su hijo y la que encabeza el alcalde de Verín, Juan Manuel Jiménez Morán, preferido del aparato para pilotar una nueva era en Ourense. Pero a tres días de la votación, el apellido que ha gobernado dos décadas la provincia está dispuesto a perpetuarse: José Manuel Baltar no deja de repetir que, sea cual sea el resultado, en ningún caso dará cobijo a su rival, que estos días le ha dedica duras acusaciones sobre caciquismo y prácticas irregulares. 

La crisis abierta ha obligado a intervenir, sin éxito, primero a Feijóo, y hasta al propio Rajoy, quien en diciembre ya telefoneó al veterano dirigente orensano para que prorrogase su mandato y evitase el cisma, y que este martes lo citó en Madrid para pactar una salida al cónclave. La cúpula del PP ha asumido ya que el hijo sucederá al padre pero trata de evitar la fractura del día después, a unas semanas de que el partido designe candidatos para las municipales. La batalla interna amenaza con dejar muchas cicatrices: en la capital Enrique Poly Nóvoa, al que al menos públicamente apoyaban los Baltar para la alcaldía, se ha pasado al enemigo. Y en el entorno de Rueda y Feijóo están convencidos de que si resulta vencedor, Baltar Blanco intentará pasar factura a sus rivales cuando llegue el momento de elegir a los cabezas de cartel. En su lista negra figurarían nombres como los del portavoz del partido, Antonio Rodríguez Miranda, número uno en Allariz, o la esposa de éste, Josefa Rodríguez, candidata durante las pasadas elecciones en A Bola, así como algunos alcaldes que se han significado junto a Jiménez Morán. 

Entretanto la dirección gallega sigue intentando pacificar la campaña y pide a los dos candidatos que rebajen la tensión. Mañana el comité organizador volverá a reunirse con los emisarios de Alfonso Rueda para ultimar el orden del día del congreso que ha propiciado una nueva polémica: el intento de Baltar de hacer público su informe de gestión antes de que los compromisarios voten. Sus enemigos internos temen que el veterano dirigente trame una despedida lacrimógena que conmueva a los indecisos, algo que pretenden evitar. Según publicó ayer Europa Press, después de que el aparato en Santiago hubiera desistido de mandar observadores al congreso del sábado, ahora es la dirección nacional la que amenaza con enviar técnicos a esa votación. 

(www.elpais.com, 28/01/10)

EL LÍDER DEL PP CITA A BALTAR PARA EVITAR EL CISMA EN OURENSE 

Ni Alberto Núñez Feijóo ni el resto de la dirección gallega han logrado atajar la grave crisis interna del PP de Ourense -donde el sempiterno barón, José Luis Baltar, quiere legar la presidencia a su hijo- y el problema ha alcanzado ya los despachos de la calle Génova.  

El presidente gallego no sólo no ha logrado convencer a Baltar para que siguiera un tiempo más al frente de un partido donde ha mandado durante veinte años -y evitase así la incruenta batalla interna que se vive estos días- sino que el veterano dirigente sigue desafiando a la misma cúpula regional que le exigió neutralidad y ya no disimula su campaña a favor de su hijo José Manuel. El próximo sábado éste se verá las caras con un antiguo colaborador de su padre, Juan Manuel Jiménez Morán, alcalde de Verín desde hace dos décadas y preferido de Feijóo para la sucesión. 

Así que Mariano Rajoy, que ya en diciembre telefoneó sin éxito a Baltar para que continuase como presidente del PP provincial, citó a última hora de ayer al dirigente orensano en Madrid para evitar la dinastía o lograr al menos una lista de integración que evite la sangría de titulares.  

Está en juego mucho más que un relevo generacional en el principal granero de votos de los populares, que en muchos ayuntamientos de esta circunscripción supera el 60% de sufragios. Es la reedición de la vieja pugna entre boinas y birretes (los sectores rural y urbano) que amenizó la vida orgánica del PP durante la última década. 

En este contexto hay un antecedente que nadie olvida: el pulso que Baltar mantuvo con Fraga en 2003, cuando cinco diputados afines se encerraron en un piso y amenazaron con romper el grupo parlamentario y derrocar al Gobierno si no se atendían sus demandas. Aunque el equipo de Feijóo descarta un episodio así, la amenaza sigue latente: el baltarismo mantiene tres escaños y el PP sólo gobierna con uno de diferencia sobre PSOE y Bloque Nacionalista Galego. 

(www.elpais.com, 27/01/10)

LA DIRECCIÓN DEL PP DA MARCHA ATRÁS Y RETIRA A SUS OBSERVADORES EN LA PUGNA DE OURENSE 

La reunión convocada por el secretario de Organización del PPdeG, Alfonso Rueda, para garantizar un congreso pacífico en Ourense para suceder a Baltar se saldó con un encuentro de segunda. El candidato José Manuel Baltar Blanco, hijo del actual presidente orensano del partido, dio plantón a la dirección gallega, muy molesto con su intención de intervenir en el congreso del sábado y envió a la reunión al diputado autonómico Rosendo Fernández y a un ex senador, Ignacio Martín Amaro. Rueda, por su parte, mandó a dos segundas espadas: Alejandro Gómez, coordinador de organización del PPdeG y responsable de la intendencia en los mítines del partido, y al consejero de la CRTVG Higinio Meijide. Junto a ellos, dos representantes del comité de organización del cónclave, ambos baltaristas, y el candidato oficialista, Juan Manuel Jiménez. 

Lo que se prometía como un encuentro decisivo para garantizar la limpieza del congreso se quedó en un compromiso de buenas prácticas por parte del comité de organización orensano, que accede a que se instalen cabinas y a que los compromisarios puedan llevar el voto desde sus casas. A cambio, Santiago se compromete a no intervenir en el proceso. La dirección gallega se da por satisfecha y la orensana también, "porque se garantiza que no vendrán a vigilarnos", destaco ayer el secretario del comité de organización orensano, Placido Álvarez. "Todo es colaboración", puntualizó Álvarez tras la reunión a la que faltó Baltar Blanco.Pese a que desde Santiago se preveía la presencia en la reunión del candidato Baltar Blanco y se afirmaba que la presencia de observadores en el congreso no molestaría a nadie, el hijo del barón orensano del partido dejó claro unas horas antes del encuentro que enviaba a sus emisarios a la reunión a "escuchar" y a reclamar "que se tenga en cuenta" su escrito de denuncia sobre las "irregularidades" cometidas por su contrincante en la campaña. Y explicó los motivos del plantón: "Jiménez no ha hecho más que presentar quejas, y todas le fueron escuchadas, y yo sólo he presentado propuestas". Baltar aclaró además que "no es necesario ningún dispositivo especial para un congreso; la vigilancia sólo siembra dudas entre la militancia y no la puede entender un demócrata". 

Y aunque ahora el PPdeG intenta calmar los encendidos ánimos de la campaña dejando hacer al comité orensano, la guerra abierta entre los candidatos continúa a cinco días del congreso. Ayer por la mañana el candidato oficialista, Juan Manuel Jiménez, presentó al comité de organización del cónclave 407 avales (casi la mitad de los 1.212 compromisarios). No serán los últimos, advirtió, pero matizó con ironía que los presentaba ya "por si lo pierdo", incidiendo en el temor ya anunciado de que Baltar estaría intentando duplicar sus avales para invalidarlos. 

Unas horas después Baltar Blanco lo acusaba a él de haberle "robado" avales: "Tengo en mi oficina del candidato 175 avales de personas a las que después de haberme firmado a mí las llamó él o su entorno para decirles: tienes que firmar esto". Baltar advierte de que podría presentar sus avales al comité de organización e invalidar esas 175 papeletas de Jiménez, pero no lo hará porque su contrincante "se quedaría sólo con 218 avales", con lo que no podría presentarse al congreso: "Yo lo quiero allí, para poder debatir con él". 

En medio de la refriega, Baltar Blanco sigue proponiendo medidas encaminadas a hacer del PP de Ourense una isla en medio del PPdeG. Ayer compareció con el presidente de la Casa de Ourense en Buenos Aires, Alfredo Enríquez Badas, para anunciar que el PP orensano expedirá carnés específicos a los emigrantes que desean darse de alta en el partido. "Yo tuve que esperar 10 años por mi carné" del PP, destacó Baltar Blanco para asegurar que los del PP de Ourense se darán en "minutos". 

Antes de iniciar la reunión para organizar el congreso la presidenta del comité, la baltarista Pilar Otilia López, recibió a Jiménez con una reprimenda por su "falta de ética" en la campaña. 

(www.elpais.com, 26/01/10)

BALTAR LLEVA SU LUCHA HASTA EL FINAL PESE A LA PRESIÓN DE RAJOY Y FEIJÓO 

Desde que asomó, en enero de 2006, a la cúpula del PP gallego para relevar a Fraga, nadie internamente había tosido a Alberto Núñez Feijóo. El líder jubiló a la vieja guardia, incluidos varios conselleiros del antiguo régimen que pretendían repetir en el Parlamento, viró el discurso político del partido hacia las tesis de Madrid sin que se inmutara el sector galleguista, y diseñó su Gobierno, obviando cualquier concesión a los barones territoriales. Con una militancia rendida -que ni soñaba con recuperar la Xunta tan pronto- y un jefe, Mariano Rajoy, eternamente agradecido por salvarle el cuello con su victoria, Feijóo se topa ahora, como ya le sucedió a Fraga, con José Luis Baltar. Que es tanto como decir con el PP de Ourense. 

La batalla que libran las direcciones orensana y gallega tiene poco de ideológica: es una lucha por el control de la provincia, reedición de la pugna entre boinas y birretes que amenizó la vida orgánica del PP durante una década. 

Esta vez estalló antes incluso de que el veterano dirigente anunciase su marcha. Baltar apuró los tiempos, retrasó el adiós que le exigía la dirección gallega hasta diciembre y cedió el testigo a su hijo dos meses antes del congreso para no dejar margen a una hipotética alternativa. Así que Feijóo, que en campaña prometió "acabar con el caciquismo en un día" y profundizar en la renovación del partido, se vio obligado a pedirle a Baltar que se quedara. Lo hizo él personalmente porque el barón no reconoce a ningún otro interlocutor, se niega a tratar con el secretario general, Alfonso Rueda, del que está muy distanciado, y cree que el portavoz del partido, Antonio Rodríguez Miranda, también orensano, es un personaje irrelevante. 

Feijóo ha sentado dos veces durante el último mes y medio a su mesa a Baltar para tratar de frenar la sucesión dinástica, consciente de que algunos alcaldes orensanos tragarían con una prórroga pero no con que Baltar dictase testamento político en favor de su hijo José Manuel. 

La primera petición del presidente, el último día de noviembre, no hizo mella en el barón provincial, que se tomó un fin de semana para pensárselo y respondió con un no rotundo. "El problema de Ourense", como lo llaman eufemísticamente los dirigentes populares consultados, obligó entonces a intervenir al mismo presidente nacional, Mariano Rajoy, quien también telefoneó a Baltar para recomendarle que siguiera un tiempo más. Sin éxito. La decisión estaba tomada y el dirigente orensano, "después de escuchar a la familia", no sólo confirmó su marcha, sino que anunció ante cámaras y micrófonos que no se mantendría neutral en un proceso en el que participa su propio hijo. 

En el cuartel general del PP en Santiago no se quedaron de brazos cruzados ante semejante declaración de guerra. Nadie duda en la organización que fueron las llamadas desde la sede regional las que empujaron a plantear una candidatura alternativa al alcalde de Verín, Juan Manuel Jiménez Morán, hasta hace un mes baltarista convencido y todavía miembro de la ejecutiva provincial que ahora él mismo promete regenerar. El PP gallego puso al servicio de Jiménez Morán a una asesora de prensa del equipo de Feijóo y la sede de la Xunta en Ourense acogió al menos una reunión de estrategia de campaña en la que además del delegado, Rogelio Martínez, estuvo presente el secretario general, Alfonso Rueda. 

Desde hace semanas, el equipo de Feijóo ya no disimula que Morán es su candidato, al que el entorno de Baltar acusa de haber llevado demasiado lejos sus denuncias sobre supuestas prácticas irregulares de la Diputación de Ourense, muy similares a las que socialistas y nacionalistas hace años que vienen censurando. 

La paz que ansiaba Feijóo, quien hace 15 días volvió a sugerir en otra comida a Baltar padre la posibilidad de fraguar una lista conjunta para atajar la hemorragia, es ya imposible. Así que, ante las constantes dudas que Jiménez Morán vierte sobre el proceso, la dirección regional, en una decisión sin precedentes, ha optado por enviar observadores "para garantizar la transparencia del congreso". 

La fractura en la provincia es total y algunos miembros de la dirección gallega no ocultan su preocupación por lo que puede pasar el día después de las votaciones, que se celebran el próximo sábado. Asumen que Baltar Pumar sólo abandonará la Diputación si gana su hijo y admiten que los riesgos de una pugna con él son elevados, dados los antecedentes. 

No hay dirigente del PP que no recuerde la amenaza que cinco diputados baltaristas llevaron a cabo contra Fraga en 2003, cuando se encerraron en un piso y amagaron con romper el grupo parlamentario y dejar a su Gobierno en minoría si no se atendían las reclamaciones de Ourense. Dos de ellos, el propio José Manuel Baltar y Miguel Santalices, siguen en el hemiciclo, donde conservan escaños claves para el PP por su exigua mayoría de un diputado sobre la suma de PSdeG y Bloque. 

Aunque el propio Baltar repite estos días que aquel órdago fue un error que no piensa repetir, la amenaza sigue latente. Sobre todo, después de que trascendiese una carta anónima que todo el partido le atribuye a él, que unos cuantos alcaldes afines al veterano político habían empezado a firmar y que calcaban algunas de las afrentas a la provincia denunciadas en la crisis de 2003, esta vez personalizadas en Feijóo. La operación interna para desgastar al presidente de la Xunta se frustró cuando ese documento vio la luz. Detrás de la protesta estaban la negativa de Feijóo a colocar como conselleiro a Baltar hijo, una vieja reivindicación de la dirección orensana, o el escaso peso de ésta en los nombramientos que la Xunta ha hecho en la provincia, incluido el de Rogelio Martínez, como superdelegado. 

En la cúpula regional son pocos, pese a todo, los que creen que un episodio como el del piso pudiera repetirse ahora. Recuerdan que "fuera del PP hace mucho frío" y están convencidos de que el baltarismo ha tomado nota de lo que le sucedió a uno de sus antiguos socios en el denominado sector de la boina, Francisco Cacharro Pardo, que acabó fuera del partido después de su pulso con Feijóo. 

Aquella contienda dejó algunos efectos colaterales: el apoyo de Cacharro a las listas independientes de Terra Galega llevó al PP de Lugo a perder la Diputación y un puñado de alcaldías. En el entorno del presidente de la Xunta son legión quienes piensan que con la jubilación de Cacharro se empezaron a ganar las elecciones autonómicas. Pero ninguno quiere oír hablar de otra crisis que ponga en peligro la Diputación de Ourense, y para la campaña de las municipales apenas queda un año escaso. 

(www.elpais.com, 25/01/10)

El último cacique desafía a Feijóo

Baltar se enfrenta al PP gallego para legar a su hijo la presidencia de Ourense

José Luis Baltar manda desde hace 20 años en el PP de Ourense y nunca ha aceptado de buen grado las injerencias en su territorio. Lo sabe el presidente fundador, Manuel Fraga, que ya vio en 2003 cómo cinco diputados de esta provincia se atrincheraban en un piso bajo la amenaza de romper el grupo parlamentario y dejar a la Xunta del PP en minoría si no se atendían las peticiones del ala rural del partido. Los populares evitaron entonces la fractura, pero las luchas intestinas siguieron en las elecciones autonómicas de 2005 cuando Baltar dio un portazo al propio Alberto Núñez Feijóo para evitar que éste encabezase el cartel de su provincia. Alegó que necesitaba una mujer y colocó como candidata a una desconocida, Amparo González, que abandonó la política tras cuatro años inédita en el hemiciclo.

La dirección regional envía observadores al congreso para evitar irregularidades

Y ahora que Feijóo ha regresado a la Xunta ya como presidente, Baltar trata de sucederse a sí mismo, de instaurar una especie de dinastía en Ourense y ceder el liderazgo del PP a su hijo, José Manuel, vicepresidente del Parlamento gallego. Ni las llamadas de Feijóo, ni las de Mariano Rajoy lograron convencer en diciembre al eterno barón para que prorrogase sus dos décadas de mandato. Baltar hizo caso a su familia, anunció su jubilación y empezó a recabar apoyos entre los alcaldes para su vástago, ya que, según explica, los lazos de sangre le impiden garantizar esa independencia que Feijóo y la cúpula del PP gallego le exigen casi a diario. El conclave es ya una incruenta batalla entre las direcciones regional y orensana, en la que el oponente de los Baltar y antiguo colaborador suyo, Juan Manuel Jiménez Morán, alcalde de Verín, esgrime ahora como principal baza su cercanía a Núñez Feijóo.

El enfrentamiento interno ofrece titulares diarios: es habitual oír a Jiménez Morán refrendar denuncias sobre caciquismo y contrataciones irregulares idénticas a las que han aireado socialistas y nacionalistas durante estos 20 años de baltarismo. El propio Jiménez Morán ha pedido amparo a la dirección del PP gallego para que garantice la votación del próximo sábado en Ourense. En una decisión inaudita, el equipo de Núñez Feijóo anunció ayer que enviará observadores, una especie cascos azules, para garantizar la limpieza del congreso provincial.

www.elpais.es 24.01.10

Feijóo envía observadores al congreso del PP orensano

La dirección del PP gallego se ha involucrado ya en el congreso orensano tras reconocer que tiene denuncias de los dos candidatos, José Manuel Baltar y Juan Manuel Jiménez Morán, que aspiran a presidir el partido en la provincia. El secretario general, Alfonso Rueda, ha enviado sendas cartas al comité organizador y a los dos aspirantes para citarlos a una reunión en la que espera que todas las partes garanticen la "transparencia" de la votación. Fuentes del PP confirman que Rueda pretende transmitir a los compromisarios que podrán votar "libremente, sin presiones" y acabar con "los titulares" que enfrentan a los dos sectores del partido.

La carta fue muy celebrada por el candidato oficialista. Jiménez Morán entiende que ésta evidencia que sus denuncias "fueron escuchadas" y expresa su satisfacción por que el PP "haya decidido intervenir para garantizar" el voto secreto, algo que, entiende, le "favorece". Asegura, además, que la dirección regional "despeja dudas" sobre la neutralidad y la "higiene democrática" del congreso.

El entusiasmo de Jiménez choca con el malestar de Baltar Blanco, quien tildó hace unos días de "surrealista" que el PP gallego "envíe" vigilantes al congreso. En el mismo sentido se expresó su padre, Baltar Pumar, quien advirtió de que si la dirección gallega intervenía, "responderá ante el PP de Ourense".

La decisión del PP no sólo obvia el malestar de los Baltar, sino que supone además el reconocimiento de las irregularidades de la campaña electoral.

www.elpais.es 24.01.10

FEIJÓO FRACASA EN SU INTENTO DE FORZAR UNA LISTA DE INTEGRACIÓN EN EL PP DE OURENSE 

El último intento del presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, por cortar la hemorragia del partido en Ourense ha caído en saco roto. La petición que trasladó el lunes en un almuerzo con José Luis Baltar para que su hijo José Manuel y el otro candidato,Juan Manuel Jímenez Morán, se integrasen en una lista ha sido rechazada por ambos. El alcalde de Verín, que esgrime como principal baza su cercanía a la dirección regional, desechó la propuesta de Feijóo y abogó por medir fuerzas en las urnas e integrar ya "como vencedor" a los representantes del baltarismo en la futura ejecutiva provincial.En eso coincide con su oponente, Baltar Blanco, quien en declaraciones a la Cadena SER, se negó a "defraudar a la gente que apostó por este proyecto desde el principio". "Espero llegar al día 30 con el refrendo absoluto de los compromisarios", avanzó. 

Y mientras la guerra del PP de Ourense es cada día más la del PP de Galicia. Ayer, la dirección gallega se mostró dispuesta a "tutelar" el cónclave provincial -atendiendo a las denuncias del oficialista Juan Manuel Jiménez- y desató con ello las iras de la dirección orensana. El secretario del comité de organización del cónclave, el alcalde de Muiños, Plácido Álvarez, baltarista convencido, tildó de "auténtica vergüenza y espectáculo" el anuncio y amenazó con "mandarlos a paseo a todos". "Nadie duda de mi honorabilidad y si Santiago duda, yo también puedo dudar de ellos". "Hala, que le hagan la campaña a nuestros adversarios", sentenció "enfadadísimo". 

Lejos de apaciguar los ánimos, el anuncio de la dirección regional los ha exaltado aún más. Los baltaristas, al frente del PP en la provincia, se sienten legitimados para organizar el congreso, aseguran que han sido "escrupulosos" atendiendo las demandas del oponente que ahora se presta a "analizar" el PP gallego e interpretan su decisión de intervenir no sólo como una afrenta personal, sino como una intromisión en su terreno. 

La brecha entre las actuales direcciones del PP orensano y gallego parece insalvable. Si el congreso lo tutela la dirección provincial, protestan los oficialistas, y si lo vigila la dirección autonómica, los baltaristas se enfadan. "A mí no me vigila nadie porque no me dejo", sentenció Álvarez al conocer la decisión de Santiago. Plácido Álvarez expresa su malestar por lo que considera que ha sido una "utilización" del trabajo de los miembros del comité organizador. "Hemos estado trabajando por amor al arte con jornadas que acababan a las dos de la mañana y ahora nos echan". "Que lo hagan muy bien, si nosotros no valemos". 

Fuentes de la dirección autonómica aseguraron a este diario que con la decisión de mediar, pretenden garantizar "como sea" que los 1.212 compromisarios emitan sus votos "sin presiones y en secreto". La dirección regional respeta las competencias del comité de organización y el trabajo realizado, pero va a "estudiar" las quejas presentadas por Jiménez, quien en su escrito de amparo detalla actuaciones "irregulares" de los Baltar. 

Aunque el secretario del comité de organización del congreso sostiene que el candidato oficialista "no puede tener quejas" porque le han "aceptado todo lo que planteó", Jiménez alude a lo ocurrido en la votación para elegir compromisarios de la capital que se celebró en la sede el día 13. "Baltar padre repartía papeletas y tenía una larga cola en su despacho, mientras que el hijo, y candidato, actuaba como interventor en una mesa", denuncia su rival y advierte de que "fue difícil" conseguir que abandonaran esas "irregularidades". Jiménez precisa que no duda de la honorabilidad de Álvarez, pero "como en la sede no se veló por la limpieza del voto", reclama "que se vele en el congreso, donde habrá cerca de 2.000 personas". "No me fío", concluye. 

Su desconfianza procede también del visto bueno con que el comité de organización refrendó una elección de compromisarios, "miembros de candidaturas del BNG", celebrada en un bar de A Bola "fuera de plazo" mientras era rechazada la "votación oficial" celebrada en la sede del partido de ese municipio. 

(www.elpais.com, 20/01/10)

BALTAR DESAFÍA A FEIJÓO PARA LEGAR A SU HIJO EL CONTROL DEL PP EN OURENSE 

Si no quieres caldo, toma dos tazas. José Luis Baltar, el incombustible presidente del PP ourensano (y de la Diputación provincial), el último representante del sector de la boina (de origen rural) que durante años disputó el control del partido a los del birrete (educados en las ciudades, un grupo del que Mariano Rajoy fue durante décadas el máximo representante), abandona la presidencia del partido. Pero esta decisión, que en otras circunstancias haría las delicias del presidente de la Xunta y del PP de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, se ha convertido en todo un desafío.  

Porque Baltar se va, pero sólo para que su silla la ocupe su propio hijo. Si el candidato de Feijóo, el alcalde de Verín, Juan Jiménez Morán, no lo remedia, José Manuel Baltar, el primogénito, se coronará el 30 de enero presidente del PP de Ourense. Y todo hace pensar que será así: hace pocos días, el 95% de los representantes locales del partido aclamó al heredero y dejó claro que existe poco margen para evitar la confirmación de la dinastía. 

La estrategia de Baltar es consecuente con la biografía de un hombre al que propios y extraños consideran el último cacique. El próximo día 30 concluirán 33 años de actividad política ininterrumpida que el todavía presidente del PP ourensano, maestro de profesión, inició de la mano del franquismo convirtiéndose en 1976 en alcalde de Nogueira de Ramuín (2.500 habitantes).  

Tenía 36 años y un instinto innato para hacer política en una provincia condicionada por un hábitat disperso y una economía rural muy sensible al reparto de dinero público que, especialmente en los años ochenta y noventa, fluyó mayoritariamente desde la Diputación de Ourense, en cuya presidencia vive encaramado desde 1990.  

José Luis Baltar ha hecho de su éxito electoral el aval que le ha permitido no sólo sobrevivir a las embestidas de sus enemigos sino desafiar a quien tuviese la ocurrencia de oponerse a sus planes. Si ni siquiera se arrugó ante Manuel Fraga (en 2003, forzó una sublevación de diputados ourensanos que llegaron a encerrarse durante varios días en un piso amenazando la mayoría del PP en el Parlamento gallego), menos aún está dispuesto a hacerlo con Feijóo.  

El presidente de la Xunta quería que el hombre fuerte de los conservadores ourensanos aplazase el relevo y tener así tiempo de preparar una transición que le asegurase el control del PP en la provincia, la única que no controla desde su victoria electoral en las autonómicas de 2009. Pero Baltar se negó. Su sentido del poder (y de la familia) están por encima de la obediencia debida.  

No en vano, representa en Galicia lo más parecido a un conseguidor, alguien que ha hecho del intercambio de favores la pieza fundamental de su política. Con él como presidente, la diputación se ha convertido en el primer empleador de la provincia, sólo superada por las cooperativas Coren. La situación es tan grotesca como de dominio público: hasta 33 porteros ha llegado a tener en nómina para vigilar un edificio dedicado a exposiciones que sólo tiene dos puertas. 

Poco importa que la deuda de la diputación roce su presupuesto anual o que su gasto de personal duplique el de otras corporaciones provinciales con el doble de recursos económicos. Si hijos y esposas y parientes de alcaldes del PP de la provincia viven de la diputación, ironizan sus enemigos, ¿por qué habría de importar que a Baltar le suceda su propio hijo?  

(www.publico.es, 18/01/10) 

LOS EMPLEADOS DE LA DIPUTACIÓN DECIDIRÁN EL FUTURO DEL PP DE OURENSE 

Al próximo presidente del PP de Ourense lo elegirán los empleados de la Diputación. Al menos en una considerable proporción. El congreso provincial del día 30 será, además de un encuentro de la militancia del partido, un foro de decisión política para gran parte de los trabajadores de la institución que preside José Luis Baltar, padre de José Manuel Baltar Blanco, que opta a sucederlo con el apoyo de sus empleados. La simbiosis entre el PP y la institución pública, en donde Baltar padre ha repartido puestos de trabajo durante casi dos décadas a más de 300 cargos electos de su partido o familiares directos de éstos, queda más que nunca de manifiesto. 

Baltar ha estado haciendo campaña para su hijo y firmando contratos en la sede del organismo provincial a compromisarios al congreso. Dice que lo ha hecho por razones prácticas. "Cualquiera entiende que si está en su empresa y tiene que llamar a su casa y no tiene más que el teléfono de la empresa, nadie será tan ético ni tan moralista como para decir, no; este teléfono no, que tengo que coger el otro", justificó. 

Por eso ha llamado desde la institución pública a los alcaldes que en aplastante mayoría se postularon para ir como compromisarios de su hijo al congreso y, apenas iniciada la campaña, se fotografiaron con él suscribiendo un manifiesto "orensanista" en Santa Cruz de Arrabaldo. Antes de eso, Baltar los había empleado -a ellos o a sus mujeres, hijos o nueras- en la Diputación. A algunos, con contratos temporales que renueva cada 3 o 6 meses. A otros los hizo fijos en las oposiciones que convocó el verano pasado. Hay familias enteras de cargos electos del PP, ahora compromisarios, con puesto de trabajo en la institución provincial. 

El padre del candidato sostiene que no ha presionado a sus empleados para que apoyen a su hijo porque, dice, "no les eché en cara los favores". Sin embargo, los trabajadores-militantes han firmado los avales para su vástago en la mayoría de los pequeños municipios de la provincia. 

De los compromisarios que aporta Amoeiro, tres trabajan en la Diputación y dos son parientes del alcalde. Rairiz de Veiga, Ramirás, San Cristobo de Cea, Cualedro, A Merca, Maceda o Montederramo, aportan cada uno de ellos al menos tres delegados al congreso que al mismo tiempo tienen empleo en la Diputación. Castro Caldelas lleva a dos trabajadores-compromisarios y Xunqueira de Espadañedo, a cuatro empleados en la Diputación en la lista de los cinco delegados que votarán por este municipio. 

En Cartelle, cuatro delegados al congreso están vinculados también a la Diputación, como en A Peroxa. En Maside, dos de los cuatro que acudirán tienen también vínculo con la Diputación, como lo tienen cinco de Monterrei. 

El caso de Esgos es aparte. Es la localidad natal del presidente de la Diputación y su hijo y candidato, Baltar Blanco, es ahí teniente de alcalde a las órdenes de su tío, Manuel Blanco. De los nueve compromisarios que aporta este municipio al congreso, cinco son familiares del presidente y los cuatro restantes están empleados en la institución provincial. En Castrelo de Miño sólo hay un compromisario con puesto de trabajo en la Diputación: fue contratado este mismo mes de enero. 

San Cibrao das Viñas, gobernado por la suegra del diputado autonómico Rosendo Fernández (encargado de leer el manifiesto de Santa Cruz de Arrabaldo) aporta al congreso a la práctica totalidad de la familia de la regidora que tiene también a descendientes en la institución provincial. 

Distinta es la situación en Quintela de Leirado. En este caso, la familia del alcalde (él mismo, sus dos hijos, sus dos nueras y sus cuñados) trabaja en la Mancomunidad de Celanova a la que en la comarca llaman "el Gran Hermano". Pero Baltar no sólo ha empleado a las familias de los alcaldes o portavoces del PP en su feudo de la provincia. Al menos medio centenar de los que se postularon como delegados al congreso en los distintos distritos de la ciudad trabajan también (ellos o sus hijos, yernos o nueras) en la Diputación. 

No obstante, aunque éstos también le deben el empleo a Baltar, le dieron el respaldo al candidato oficialista en la votación en urna celebrada la semana pasada y dejaron prácticamente sin compromisarios por la ciudad al hijo del presidente. 

El fin de semana, Baltar padre intentó (según denuncia su rival, el alcalde de Verín, Juan Manuel Jiménez) presionarlos para que rubricaran los avales para su vástago. Los llama "y se mete en las cocinas" y a quienes le contestan que ya han firmado para Jiménez los conmina a que "vuelvan a hacerlo" por su hijo. "Al haber duplicidad, los avales quedan invalidados y nosotros nos quedamos sin el respaldo que teníamos", sostienen alarmados los oficialistas. "Ya se demostró en la ciudad que en donde el voto es en urna, Baltar no gana", sostienen. Los afines a Jiménez disculpan a quienes sucumben a las presiones: "Entendemos que acaben firmándole, porque con el trabajo no se juega", señalan los oficialistas. 

(www.elpais.com, 18/01/10)

Los rivales de Baltar piden al PP gallego que garantice la limpieza del congreso

El presidente de la Diputación justifica los contratos laborales con compromisarios

Arrecian las acusaciones de traición y juego sucio. En la enconada lucha por el poder del PP de Ourense, la sorpresa es la normalidad. El presidente saliente, José Luis Baltar, reconoció ayer que hacía campaña para su hijo desde la Diputación. También asumió que está firmando estos días contratos laborales del organismo público que preside a militantes y compromisarios. Lo encuentra normal: "Siempre hacemos contratos a principios de año y vienen a pedir las renovaciones", justificó. Además ve lógica su anunciada falta de neutralidad en el proceso electoral. Tras acusar de traición a militantes de su partido, sin dar nombres, el barón del PP de Ourense se aferró al capote que el día anterior le tendió Núñez Feijóo -tildó de "ejemplo de democracia" el proceso orensano- y se erigió como "verdadero demócrata" dispuesto a "curar con betadine", a partir del día 30, las "heriditas" que pueda haber en las dos facciones.

  • "Dicen que le dan la de papeleta de Baltar y es la de la otra candidatura"

  • "Curaré las heriditas con betadine después del día 30"

Una hora después, el oficialista Juan Manuel Jiménez denunciaba las "actitudes antidemocráticas" de los Baltar, afirmaba que había enviado un escrito a la dirección regional del PP para que "ponga todos los medios" para velar por la limpieza del congreso y aludía a su condición de sanitario para destacar que "el betadine es muy bueno, pero hay cosas que no cura". Jiménez cree que en lugar de intervenir en la campaña, Baltar padre debería "haber ido al notario y firmar allí su herencia".

No hay tregua entre Baltar padre y Jiménez. Ayer también terció el candidato Baltar Blanco, quien compareció ante los medios para presentar nueva cartelería de campaña -ahora el lema es Ourense, Nós- y reivindicar la limpieza de su campaña "en positivo".

"Espero que el voto sea secreto, porque ya empiezan a decir que una persona de cada municipio controle a los suyos en el congreso", acusó Jiménez a los dos Baltar por la mañana. Por la tarde, Baltar hijo respondió: "Yo no hablo de rumores, ésa es la diferencia".

El primero en hablar ayer fue su padre. Tildó de "cruel" el reglamento del PP que ha permitido que "por dos votos" su hijo haya perdido los compromisarios de uno de los distritos de la ciudad. Después denunció "deserción" de algunos militantes que habían "trabajado con nosotros y tres días antes se apuntaron al otro lado" y acabó reprobando "las traiciones". "De eso me quejo, y de que se distribuyan papeletas engañando a la gente: les dicen que le dan la de Baltar y es la de la otra candidatura", protestó. Finalmente, tras asegurar que no cuestionaba el reglamento "porque fue pactado por todos", acabó planteando la necesidad de "organizar otras reglas del juego".

Las heridas son grandes. Los oficialistas pretenden anular las elecciones de A Bola (1.648 habitantes) que celebraron los baltaristas en un bar del pueblo y en las que participaron "candidatos que iban en las listas del BNG". El comité electoral avaló esa votación y anuló la que se celebró en la sede del partido "en tiempo y hora". Por su parte, los Baltar intentan tumbar la elección de los compromisarios de Nuevas Generaciones de la ciudad, que le aportó 16 compromisarios a Jiménez.

Pese a la refriega, unos y otros hablan de la unidad posterior al día 30, fecha del congreso. Jiménez aseguró ayer que las posturas "no son irreconciliables" y tendió una mano a sus rivales. "El PSOE no va a tener la satisfacción de la ruptura del PP" dijo, y aseguró que dejará "puestos vacantes" en su lista para que se puedan integrar después los miembros de "la otra candidatura" con vistas a ganar las municipales de 2001.

Horas después su rival rechazó la oferta. Principalmente, porque Baltar Blanco se da por ganador del congreso con "900 adhesiones de los 1.212" compromisarios "y no renuncio a conseguir más". Él no ofrece integración a los rivales porque no va a "defraudar a la gente que me apoya y a la que se va a sumar". Sostiene que si gana, será con su lista y un respaldo del "80% al 90%", con lo que "no hay hueco" para los perdedores. Aunque da por hecha también la unidad posterior del PP. A partir del día 30, dice, "todos estaremos en un mismo partido y aumentaremos en 10 las 65 alcaldías" que el PP ostenta en la provincia.

www.elpais.es 16.01.10

EL HIJO DE BALTAR PIERDE EN LA CAPITAL OURENSANA EN LAS ELECCIONES DEL PP 

La primera fase del complejo proceso para la elección de un sucesor de José Luis Baltar como presidente del PP ourensano finalizó la medianoche del miércoles con el recuento de los votos para elegir a los compromisarios que representarán a los diez municipios más poblados de la provincia en el congreso del próximo día 30. A juzgar por la sonrisa de Juan Manuel Jiménez Morán, alcalde de Verín, cuando asistió ayer por la mañana a la reunión de candidatos convocada para validar los resultados, la votación le ha sido satisfactoria.  

No en vano, incluso su adversario, José Manuel Baltar -que no asistió al citado encuentro-, reconocía que Jiménez conseguiría el mínimo de avales necesario para competir con él por la presidencia del partido en Ourense. De hecho, en la capital, Jiménez obtuvo 174 compromisarios frente a los 27 que logró el hijo de Baltar, con lo que se hizo con cuatro de los cinco distritos. 

La reunión celebrada ayer entre representantes de ambas candidaturas tenía como objetivo, además de comprobar el recuento, la elaboración del documento donde se recogerán esos avales. Solo esos apoyos por escrito serán válidos, aunque ambos aspirantes hacían ayer una estimación del respaldo que pueden obtener en este momento del proceso. 

Los balances de Jiménez y de Baltar, sin embargo, son muy coincidentes. El hijo del actual presidente del PP ourensano calcula que tendrá el apoyo de 900 de los 1.212 compromisarios, es decir, un 75%. Muchos provienen de los seis ayuntamientos donde se impuso este miércoles: Barbadás, O Barco, O Carballiño, Celanova, Xinzo de Limia y Pereiro de Aguiar. 

Jiménez Morán, por su parte, calcula que obtuvo en torno a 350. Entre ellos estarían los de Verín, Allariz y Ribadavia, más la capital. Su victoria se habría repetido también entre los militantes de Nuevas Generaciones, las juventudes del PP. 

Durante los próximos días ambos aspirantes deberán recoger como mínimo 244 avales para confirmarse como candidatos a la presidencia del partido. Vistos los cálculos realizados por sus respectivos equipos, ni Baltar Blanco ni Jiménez Morán tendrán problemas para reunir esos apoyos. Esta circunstancia ha sido considerada ya de por sí como un éxito por el alcalde de Verín, que había denunciado los intentos de su contrincante de copar los compromisarios para evitar un enfrentamiento en las urnas el próximo día 30. 

Si los 900 compromisarios que dice tener de su lado el hijo del actual presidente votan por él, su victoria ese día en el congreso ya estaría asegurada. No obstante, Jiménez Morán relaciona esos apoyos con las presiones de la familia Baltar y cree que no se reproducirán en el cónclave gracias al voto secreto. Para asegurarse de que en ese momento no hay interferencias ni irregularidades pedirá a la dirección regional que vigile el proceso.

(www.lavozdegalicia.es, 15/01/10) 

BALTAR FRACASA EN EL INTENTO DE CORTAR EL PASO A SU RIVAL EN EL CONGRESO 

Los oficialistas respiran. Los primeros 15 intensos días de precampaña estuvieron encaminados, en el caso de los Baltar, a impedir que Jiménez pudiera llegar al congreso y, en el caso de éste, a asegurarse su presencia. El respaldo que el oficialista tuvo en la ciudad (ganó en cuatro de los cinco distritos) y su triunfo en Verín, Allariz -donde votó el número tres del PP, Antonio Rodríguez Miranda- y Ribadavia, lo metieron en el cónclave. 

Baltar Blanco, que se reivindicó urbanita a última hora, se impuso sin embargo en los feudos de la provincia controlados por alcaldes o portavoces afines a su padre: Barbadás, Celanova, Xinzo, Pereiro, O Carballiño y O Barco de Valdeorras. Pero su patinazo en la ciudad ha dejado sin acta de compromisaria a su madre y a históricos ex cargos del PP. La pérdida en la capital dejó fuera del congreso también a Gerardo Martínez y Celia Goyanes, los dos trabajadores de la secretaría personal del presidente de la Diputación que aspiraban a votar en el congreso. 

Ahora empieza la campaña. Los candidatos comenzaron ayer a recoger los avales de los compromisarios electos, y ambos aspiran a arrebatarle delegados al rival. El proceso les dará a los aspirantes la medida del porcentaje de apoyos con el que parten para el congreso. Será, en cualquier caso, un tanto por ciento sólo teórico, porque el voto en el cónclave será en urna y ambos candidatos esperan que ahí se produzca el trasvase definitivo de una lista a otra. 

Pese a la tensión, Baltar Blanco no se detiene. El hijo del barón orensano dedicó el primer día de la recta final de la campaña a la puesta de largo de su Instituto Orensano de Estudios Políticos y Sociales Atlántida, su seña de identidad galleguista. Para "poner en valor el orensanismo y el galleguismo" y para que "la voz de la sociedad sea escuchada", el hijo de Baltar contó con la colaboración del ex presidente de la Real Academia Galega, Xosé Ramón Barreiro. 

En el abarrotado centro cultural de la Diputación, con presencia de Baltar padre y otros familiares, de algún nacionalista como el ex director general de Cultura del bipartito Xosé Carlos Sierra y de numeroso público, Barreiro negó que su presencia en el acto fuera partidista. "Mi único partido es el gallego", precisó. Y ofreció su conferencia Da Xeración Nós a Gómez Franqueira, germen de los Centristas de Galicia de los que procede políticamente Baltar padre. 

El presidente del instituto orensano ensalzó, por su parte, el pensamiento político galleguista como imprescindible para "la defensa de la identidad orensana". Baltar Blanco estuvo acompañado por la directiva del instituto que preside: el profesor Miguel Anxo Bastos; el escritor José Luis Casas; el presidente del Colegio de Arquitectos de Ourense, Xan Rodríguez, y el licenciado en Filosofía César Fernández. 

Mientras Baltar buscaba adhesiones con su apuesta galleguista, los oficialistas decidían si impugnaban las elecciones de compromisarios del Ayuntamiento de A Bola.  

El pequeño municipio, de 1.500 habitantes, celebró las votaciones la semana pasada en la sede local pero, pese a que el comité electoral había certificado en tiempo y hora una única lista de compromisarios -afines a Jiménez-, un grupo de baltaristas decidió celebrar otra asamblea en un bar del pueblo y trasladar sus compromisarios electos al comité organizador, que los avaló también. 

(www.elpais.com, 15/01/10)

BALTAR OFRECE EMPLEOS POR ESCRITO A DELEGADOS AL CONGRESO DEL PP 

En la decisiva jornada electoral para el futuro de su hijo y del PP orensano -la elección de los compromisarios de los municipios de más de 5.000 habitantes celebrada ayer- José Luis Baltar recibió por la mañana en la Diputación a una treintena de personas, entre ellos compromisarios y militantes con derecho a elegirlos, a quienes prometió empleos en el organismo público. Había quedado en llamarlos en febrero para contratarlos por seis meses (después van al paro, hasta que les vuelve a renovar el contrato si lo ve oportuno) pero adelantó la oferta a la jornada electoral y a la víspera, según ratificaron algunos de ellos, que aseguraron haber firmado el compromiso por escrito. 

Ya por la tarde, se fue a la sede provincial del partido. Allí, mientras su hijo y candidato a sustituirlo se sentaba como interventor de la mesa en la que votaban en urna los afiliados, Baltar, con la foto del hijo-aspirante en la solapa y las papeletas con su candidatura en la mano, recibía a los que llegaban. El candidato alternativo, Juan Manuel Jiménez Morán, votaba en Verín, pero los suyos pusieron el grito en el cielo, tildaron de "espectáculo antidemocrático inaudito" la actitud de los Baltar y reclamaron al vástago del presidente saliente que abandonara su posición "antirreglamentaria". Como éste se negó, empezaron a buscar un notario para levantar acta de la "nueva irregularidad". Pero medió el comité electoral y conminó a los Baltar, padre e hijo, a que abandonaran sus discutidos puestos.La guerra entre las dos facciones del PP igualó ayer en tensión la jornada del día anterior, en la que se produjo un sonado altercado verbal entre Plácido Álvarez, presidente del comité electoral, alcalde de Muíños y baltarista, y el gerente del partido, Emilio Pascual, quien expresó su malestar por el proceso. Ayer por la mañana, tras la oferta de empleo en la Diputación, Baltar padre tuvo tiempo para acudir a la cadena Cope, en donde asiduamente hace declaraciones. Esta vez le dio la vuelta a las reiteradas acusaciones de "juego sucio" que recibe de sus oponentes y aseguró que los de Juan Manuel Jiménez, el otro candidato, "amenazan y hacen chantajes". 

Tras advertir de que los apoyos con que cuentan los oficialistas "son muy presionados", dio por ganador del congreso a su hijo, aún a expensas del reparto de compromisarios de ayer. Después arremetió contra el número tres del PP gallego, Rodríguez Miranda, por insinuar el apoyo de Feijóo a Jiménez. "Lo que era Miranda ya lo sabía yo desde hace mucho tiempo", dijo de su antiguo colaborador, de quien también cuestionó la "honestidad" de sus manifestaciones. 

En medio de la tensión, el centro cultural Simeón, dependiente de la Diputación, informaba del respaldo que hoy ofrecerá el ex presidente de la Real Academia Galega (RAG) Xosé Ramón Barreiro al hijo de Baltar. Barreiro será el primer ponente del Instituto Orensano de Estudios Sociales y Políticos Atlántida, creado en esta campaña por Baltar Blanco como referente de los postulados "galleguistas". 

Baltar Blanco cuenta entre sus compromisarios de la capital, además de su madre, Alicia Blanco, con varios ex alcaldes y ex responsables de urbanismo, como Ricardo Campo Labrador, autor del planeamiento declarado ilegal siete veces. En pequeños ayuntamientos tienen a familias enteras de compromisarios, como Cartelle: irán de delegados la alcaldesa y secretaria provincial del partido, Carmen Leyte; su marido, teniente de alcalde, su hijo y una sobrina contratada en la Diputación. Con todo, Jiménez se daba anoche por ganador del congreso. 

 (www.elpais.com, 14/01/10)

BALTAR USA MEDIOS DE LA DIPUTACIÓN PARA APOYAR LA CAMPAÑA DE SU HIJO 

ales para garantizar la presencia de los candidatos en el congreso del PP de Ourense, el presidente de la Diputación y padre del candidato José Manuel Baltar Blanco, pone la institución provincial al servicio de la campaña de su hijo. Ayer recibió en las dependencias del organismo que preside a un considerable número de militantes y empleados, a quienes "entregó documentación para firmar", según trabajadores del organismo. Ante la sospecha de que pueda estar gestionando puestos de trabajo de la institución provincial a cambio de avales para su vástago, los dos grupos de oposición, PSOE y BNG, anunciaron que registrarán sendas preguntas para conocer todos los movimientos de contrataciones de la Diputación realizados a lo largo de este mes precongresual para los populares. 

"Queremos que nos aclare si ayer firmó precontratos de la Diputación a los compromisarios del congreso", señalan los socialistas, que también reclaman información para saber si los militantes del PP acudieron a la Diputación a firmar avales. Tanto este grupo como el del BNG registrarán hoy sendos escritos reclamando la lista detallada de los contratados en este mes, para "cotejar los nombres" con los de los delegados al congreso. 

El portavoz del PSdeG en la Diputación, Alfredo García, sostiene que el barón del PP orensano se ha servido de los empleos en la Diputación para "amarrar" los apoyos para su hijo en la lucha interna por el poder del PP en la provincia. 

García alude al hecho de que el responsable de prensa de la institución provincial, contratado en calidad de "oficial de prensa" como personal laboral temporal en la última convocatoria de oposiciones de la Diputación, ejerce también como jefe de prensa de la campaña del hijo del presidente. "Es un espectáculo", sostiene García, y advierte de la "falta de ética" de los Baltar. 

El portavoz del PSOE alude a las "décadas" de denuncia de su grupo sobre la política de contrataciones de la Diputación y afirma que ahora Baltar está haciendo "lo mismo" que hizo siempre, "sólo que en lugar de hacerlo por el PP lo hace por su hijo". El PSOE destaca que el candidato oficialista, Juan Manuel Jiménez Morán, tiene como jefa de campaña a una consejera en la CRTVG y responsable de comunicación del PP regional, para advertir de que en esta "guerra abierta" entre baltaristas y oficialistas, los populares están demostrando que sólo quiere "el poder por el poder y vale todo", sostiene. 

Mientras la campaña llega a su ecuador, oficialistas y baltaristas medían ayer sus fuerzas en la ciudad de Ourense, la que mayor número de compromisarios aportará al congreso del día 30, del que saldrá elegido el sucesor de José Luis Baltar. Jiménez Morán hizo una demostración de fuerza en un acto presentado por el portavoz del PP en el Ayuntamiento de Ourense, Enrique Nóvoa. Cerca de 300 militantes de la capital arroparon su opción. En las primeras filas, el número tres del PP gallego, Antonio Rodríguez Miranda; el ex conselleiro y ex presidente del PP de Ourense Tomás Pérez Vidal; los concejales del grupo municipal (con la excepción de Baltar padre y los dos ediles que acudieron al Manifiesto de Santa Cruz de Arrabaldo); la mitad de los diputados autonómicos y, desapercibido entre el público, el diputado en Cortes Celso Delgado. Jiménez cosechó los mayores aplausos de los asistentes cuando aseguró que es leal al presidente saliente, "pero no a toda su descendencia", y cuando reclamó un partido "con la participación de las bases" y no basado en el "absolutismo". A unos metros de allí, Baltar hacía lo mismo 15 minutos más tarde, aunque con menos público que su contrincante. 

(www.elpais.com, 13/01/10) 

CONTRA MIRANDA 

Con la contienda interna cada día más crispada, y en la víspera ya de la recogida de avales de los municipios de más de 5.000 habitantes que hoy tendrá lugar, Baltar Blanco expresó ayer su malestar por unas recientes declaraciones del portavoz del PP, el ex baltarista Antonio Rodríguez Miranda. "Se pasó de frenada y derrapó" cuando calificó a Jiménez como "hombre de confianza" de Feijóo por formar parte del comité de dirección, señaló en declaraciones a la cadena Cope el candidato a la presidencia provincia. 

En su opinión, Miranda utilizó una "dialéctica bastante atacable y flojita" para expresar el apoyo a Jiménez del presidente del partido. "Si Núñez Feijóo quiere apostar por un candidato, tiene toda la autoridad del mundo, legitimidad y es mayor de edad para decirlo", precisó. Sin embargo, volvió a reclamar la neutralidad del líder del PP: "Su situación como presidente del partido es garantizar que militantes y afiliados elijan a quien crean que mejor defenderá sus intereses". Baltar dio además una vuelta de tuerca a sus postulados y, frente a su habitual identificación con el rural, se reivindicó como urbanita. El hijo de Baltar se definió como el "único candidato vinculado a la ciudad". 

(www.elpais.com, 13/01/10)

Guerra de avales entre los candidatos al PP de Ourense

Jiménez se atribuye el 42% de apoyos y Baltar, el 95%

La batalla por la dirección del PP de Ourense sube de tono. A falta aún de 20 días para la celebración del congreso del que saldrá el nuevo presidente provincial, los dos candidatos que confrontan por el poder del partido entran en una guerra de cifras sobre los apoyos recibidos el viernes, para garantizar su presencia en el cónclave, de los ayuntamientos de menos de 5.000 habitantes. Mientras el oficialista Juan Manuel Jiménez Morán, alcalde de Verín, anunciaba su satisfacción por haber conseguido el "respaldo del 42% de los compromisarios" de esos municipios, José Manuel Baltar Blanco se proclamaba en Monterrei (Verín) vencedor del congreso con el "apoyo del 95%" de los mismos.

  • El hijo del 'barón' del PP se proclama vencedor del congreso

  • El número tres del PP gallego certifica la confianza de Feijóo en Jiménez

Paralelamente, el número tres del PP de Galicia, el portavoz parlamentario y ex baltarista Antonio Rodríguez Miranda, terciaba, en una entrevista en Europa Press, certificando la "confianza" en Jiménez del presidente regional, Alberto Núñez Feijóo, aunque destacaba la "neutralidad" del líder del PP gallego en el proceso electoral orensano.

"Más que satisfecho" se sentía ayer Jiménez Morán con los resultados de la selección de compromisarios de los pequeños municipios de la provincia, en donde el padre de su oponente, José Luis Baltar, tiene su feudo. Jiménez estimaba en un 42% los apoyos recibidos de los delegados al congreso elegidos el viernes, lo que, unido a la elección aún pendiente de los ayuntamientos de más de 5.000 habitantes -más próximos a la línea oficialista-, interpretaba como el augurio de un probable éxito en el congreso.

Pero unas horas después, el hijo de Baltar elegía la comarca de su contrincante para rebatir sus datos. En una "estimación a la baja", Baltar Blanco aseguraba contar con el 95% de apoyos de los pequeños concellos, "521 de los 551 compromisarios elegidos el viernes", a los que sumó el apoyo "masivo" de Nuevas Generaciones "con 20 de los 23 elegidos" y los 83 compromisarios natos de los 93 que corresponden a estos pequeños municipios.

A falta de la elección de los grandes ayuntamientos, que será el día 13, Baltar Blanco se adjudicó ayer el apoyo de "624 de los 1.212 compromisarios". La suma de adhesiones le llevó a "agradecer este aluvión de confianza" que, según dijo, "determina" su "victoria" en el XV congreso del PP de Ourense.

Las cifras no cuadran. O alguno de los candidatos las infló, o los municipios no transmitieron fielmente el resultado de los apoyos obtenido por cada candidato en el recuento del viernes. La incógnita permanecerá hasta el día 13, cuando el comité electoral distribuya los avales en los que quedarán plasmados por escrito, y sin posibilidad de duplicidad de firmas, los apoyos de cada aspirante.

Pero los oficialistas creen ya que Baltar Blanco ha hecho trampas. El hijo del barón del PP orensano reconocía ayer mismo tener sus adhesiones "por escrito", pese al acuerdo alcanzado entre él y su oponente ante la junta electoral de que no distribuirían hasta el día 13 el documento oficial de los avales con un texto pactado por ambos. Como Baltar Blanco comenzó a distribuir su propio escrito el lunes pasado, Jiménez denunció el hecho ante el comité electoral, que le "garantizó" que se anularían esos avales. El equipo del candidato oficialista daba ayer por hecho que los apoyos anunciados por el hijo de Baltar, al margen de la cifra, "no son válidos".

Ayer, al anunciar su recuento, Baltar Blanco aludía a la expectativa hecha pública el día anterior por su oponente de alcanzar el 35% de los respaldos. "Se olvidó de colocar una coma", destacó para señalar que Jiménez apenas había superado el 3,5%.

En medio de la cada vez más agria campaña, el ex baltarista Rodríguez Miranda destacaba que "Feijóo es claro y las personas en quien más confía están en su comité de dirección", en alusión a Jiménez, aunque destacando que "Baltar desempeña otros puestos de responsabilidad". Miranda instó a los delegados a "garantizar con sus avales" la presencia de los dos candidatos en el congreso y a votar olvidándose "de presiones, favores o prebendas". Además, pidió renovación para frenar "la pérdida de apoyos" en los últimos comicios sin mencionar que Baltar Blanco ha sido el responsable de la organización del partido. Él votará a "quien mejor pueda liderar la formación para recuperar el apoyo electoral".

www.elpais.es 10.01.10

Dos secretarios de Baltar optan a delegados del congreso del PP

Buena parte de los funcionarios de la Diputación de Ourense serán delegados en el congreso provincial del PP. El presidente, José Luis Baltar, no sólo hace campaña para ceder el liderazgo del partido a su hijo José Manuel, sino que cuenta con sus empleados como electores.

Los empleados de la Diputación no decantarán el congreso, dado que la mayoría son alcaldes, concejales o militantes en pequeños pueblos de la provincia y serán las poblaciones mayores -Ourense, Verín, Xinzo, O Carballiño y Ribadavia- las que decidan el resultado final dado que cuentan con más compromisarios. Para ello la junta local del PP de Ourense tuvo que plantear un recurso: Baltar había resuelto que todos los municipios tuvieran igual número de delegados.

Mientras Baltar padre aseguraba hace unos días que pedía el voto para su hijo pero no presionaba - "no echo en cara los favores"- al menos dos de los cuatro funcionarios que trabajan a su servicio, en la secretaría del presidente de la Diputación se han apuntado para ser elegidos compromisarios al congreso. Similar es la situación en el resto de las dependencias de la institución en donde Baltar ha contratado a lo largo de sus casi dos décadas como presidente alcaldes, concejales, militantes y a sus familiares.

La última vuelta de tuerca en la política de contratación tuvo lugar el pasado verano. Baltar convocó un nuevo proceso de oposiciones que acabaron blindando en sus puestos a hijos, nueras, yernos y esposas de regidores del PP. Ahora éstos votarán, junto con algunos tránsfugas, en el congreso de "la renovación".

La secretaria de Política Municipal del PSdeG, Mar Barcón, acusó ayer al PP de evidenciar su "falta de respeto" al Pacto Antitransfuguismo, a la vista de la participación en el congreso orensano de los representantes de Trives y Calvos de Randín, a quienes Baltar aseguró en su día que expulsaría del partido. Barcón acusa a Rueda, Feijóo y a los presidentes provinciales del PP de, en lugar de apartar a los tránsfugas "promoverlos" para después "premiarlos".

A última hora de ayer se realizaba el recuento de delegados en los municipios de menos de 5.000 habitantes. El contrincante de Baltar, el alcalde de Verín, Juan Manuel Jiménez Morán, esperaba obtener en este primer proceso "al menos el 35%" de los compromisarios. El proceso se completará el próximo día 13 con la elección en los principales municipios.

www.elpais.es 09.01.10

Dos expulsados por tránsfugas son delegados al congreso del PP orensano

El alcalde de Trives y un edil de Calvos votará la elección del nuevo líder provincial

El PP orensano se servirá de los tránsfugas teóricamente expulsados del partido para elegir a su próximo presidente provincial. El alcalde de Trives y el portavoz del grupo popular de Calvos de Randín, declarados tránsfugas oficialmente, participarán en el cónclave convocado para el día 30 pese a que José Luis Baltar anunció en su día que acataría la decisión de la Comisión de Seguimiento del Pacto Antitransfuguismo y los expulsaría del partido.

El alcalde de Trives, Luis Álvarez, que accedió a la alcaldía a finales de 2008 mediante moción de censura pactada con dos disidentes del PSdeG, acudirá como "compromisario nato" al congreso orensano, según él mismo reconoció a este diario. Baltar padre, que ejercerá la presidencia provincial hasta que sea relevado el próximo día 30, anunció en diciembre de 2008 que Luis Álvarez y los tres concejales del PP que firmaron la moción que desbancó de la alcaldía al independiente Francisco José Fernández, serían "expedientados", a no ser, especificó entonces el barón del PP, "que ellos pidan directamente la baja antes de la expulsión". Cuando Baltar se comprometió a expulsar del partido a los concejales de Trives que le devolvieron una de las numerosas alcaldías perdidas en las municipales de 2007, lo hizo a regañadientes.

En el Ayuntamiento de Calvos de Randín, donde los ediles del PP se aliaron también a finales de 2008 con un tránsfuga del PSOE para echar de la alcaldía al socialista Aquilino Valencia, la moción no prosperó porque una multitud lo impidió al bloquear la entrada al salón de sesiones. Sin embargo, el PP también anunció la expulsión de sus ediles en cumplimiento del Pacto Antitransfuguismo. Contrariamente a lo que declaró, el número uno de los populares en este municipio, Antonio Rodríguez Alonso, también se ha apuntado para acudir como compromisario al congreso.El PP anunció que había expulsado a sus tránsfugas, pero estos continúan participando en el partido. Rodríguez Alonso "hizo campaña como si nada" para el PP en las pasadas autonómicas, sostienen representantes de PSOE y BNG, quienes aseguran que, además, el edil participó como interventor para este partido el día en que se celebraron los comicios.

El edil no confirma ni desmiente. "No sé nada", responde tanto a la pregunta de si continua militando en el PP como a la de si acudirá como compromisario al congreso provincial. Fuentes del PP dan por hecha su asistencia ya que los dos candidatos pactaron que asistan como miembros natos los alcaldes y presidentes de las juntas locales.

La elección de los compromisarios al congreso es la pieza clave para los dos aspirantes a hacerse con la presidencia del partido. Esta tarde se elegirán los delegados de los municipios de menos de 5.000 habitantes (la representación recaerá en alcaldes y presidentes de las juntas locales) mientras que los del resto se decidirán el día 13.

Los dos candidatos, mientras, continuaban ayer su campaña. El hijo de Baltar acusó a sus adversarios de "embarrar el campo" con "descalificaciones" hacia él. "Allá cada quién", señaló acusando a su rival, el alcalde de Verín, Jiménez Morán, de incurrir en "catastrofismos" en lugar "hablar de propuestas".

La suya sobre el galleguismo, recogida en una entrevista en este diario en la que tildaba de "insultantes" los argumentos de una parte del PP sobre el idioma, es considerada por el PSdeG como la evidencia de la "traición" de Feijóo a la lengua de Galicia así como de su "falta de autoridad" en su propio partido. Los socialistas gallegos señalan que, a la vista de las declaraciones de Baltar Blanco, hay un sector en el PP "incómodo con el Gobierno de Feijóo y con sus ataques a la lengua y cultura gallegas", motivo por el que piden al presidente de la Xunta que "recapacite".

www.elpais.es 08.01.10

Los críticos a Baltar exigen que se anulen los avales recogidos por la lista de su hijo

En la campaña a cara de perro que mantiene el PP de Ourense, el candidato José Manuel Baltar Blanco lleva la delantera. Y su oponente, Juan Manuel Jiménez Morán, alcalde de Verín, cree que Baltar y su padre "cometen infracciones" con el objetivo de echarlo del congreso. "Les interesa llegar al día 30 con un solo candidato porque no podrán controlar los votos en urna, por muchas fotos y firmas que hayan forzado", asegura el contrincante de Baltar Blanco.

Jiménez sostiene que en los primeros días de campaña el otro aspirante y su padre, José Luis Baltar, presidente de la Diputación y saliente del PP orensano, han incurrido en varias vulneraciones estatutarias. La primera, el reparto de compromisarios, ya impugnado, hecho por Baltar padre y que beneficiaba a su hijo. Tras ello, la "injerencia" del aún presidente provincial reclamando apoyos para su vástago.

Ayer, Jiménez alertó al comité organizador del congreso de nuevas faltas. Sostiene que los Baltar han incumplido el pacto sellado por los dos candidatos ante el secretario de la comisión de organización del cónclave, Plácido Álvarez, sobre el reglamento. Se comprometieron a consensuar con él el día 13 de enero el texto del documento en el que se recogerán los avales para el congreso "y Baltar ya empezó a distribuirlos".

Los candidatos -que ya tuvieron que ser avalados para poder ser aspirantes- deben obtener ahora cada uno de ellos la firma de al menos 244 de los compromisarios al congreso, el 20% del total. Tras la queja presentada ayer, Juan Manuel Jiménez Morán da por hecho que no valdrán los que ha recogido "antes de tiempo" Baltar Blanco.

La cuestión temporal es importante porque no se acepta la duplicidad de firmas, con lo que el hijo de Baltar llevaría una considerable ventaja en la carrera electoral. El candidato oficialista propondrá que los documentos vayan numerados para "evitar anulaciones" de última hora. "No vaya a ser que alguno firme dos veces y tengamos que repetirlo todo".En esta batalla por el poder del PP orensano, el alcalde de Verín y candidato a presidente se enfrenta a la estructura tejida durante dos décadas por el padre de su oponente, José Luis Baltar. La batalla es de tal calibre que asegura que, "pese a las vulneraciones", no tiene intención de recurrir el proceso electoral, sino que lo quiere es "acabar cuanto antes". "Esto es horroroso, no tendría fuerzas para repetirlo", señala.

El candidato oficialista se sorprendió el pasado domingo con la foto del Manifiesto de Santa Cruz de Arrabaldo. Baltar Blanco posaba arropado por la práctica totalidad de los miembros del comité organizador del congreso encargado de velar por su neutralidad. El mismo comité que deberá sancionar las posibles infracciones del aspirante al que apoya.

El secretario de ese órgano mediador es también firmante del manifiesto. Jiménez Morán acudió ayer a él con la protesta por el incumplimiento de Baltar Blanco. "No tengo quejas del comité de organización; Plácido Álvarez me dio la razón en cuanto le comenté la infracción" de los avales, declaró el contrincante de Baltar.

Mientras Jiménez Morán se enfrenta a los problemas de intendencia derivados de los "incumplimientos" de su oponente y se entrevista con alcaldes y militantes en busca de apoyos que garanticen su presencia en el congreso, Baltar Blanco anuncia, en populosos actos públicos, iniciativas para el "nuevo PP de Ourense".

Primero presentó el Instituto Orensano de Estudios Sociales y Políticos Atlántida, presidido por él mismo y dedicado a la defensa de los "intereses sociales" de Ourense y al impulso del "pensamiento galeguista", que pretende retomar el espíritu de la Xeración Nós para crear una "Xeración Vós" adaptada al siglo XXI.

Ayer, mientras el candidato oficialista negociaba la invalidez de los avales conseguidos "sin juego limpio" por Baltar Blanco, éste presentaba en un acto en O Carballiño una Escuela de Verano del PP de Ourense sobre Derechos y Libertades.

www.elpais.es 05.01.10

Baltar desafía al PP y apoya a su hijo para sucederle en Ourense

Temeroso del conflicto que se le podría abrir en Ourense, donde José Luis Baltar manda en el partido desde hace dos décadas, el presidente de la Xunta y del PP gallego, Alberto Núñez Feijóo, había consentido una prórroga al sempiterno barón para ganar tiempo, programar un relevo calmado y cumplir así con sus anunciadas promesas de renovación. Pero Baltar, que cosecha en su provincia cotas de apoyo electoral de récord, a menudo por encima del 60%, eligió una vez más su camino. No opta a la reelección, para alfombrar así el camino a la presidencia provincial de su hijo José Manuel, vicepresidente del Parlamento gallego. Lo hizo tras consultar a los alcaldes, que en su mayoría le pidieron que siguiera.

Mandó más su esposa, Alicia Blanco, que desde hace años, según él mismo ha reconocido, le invita a dejar la política. Cuando comunicó su retirada a Feijóo, todo lo que le pidió el presidente regional fue que mantenga la neutralidad en el cónclave que se celebrará el 30 de enero.

Pero Baltar vuelve a decir no a su jefe de filas. En declaraciones a EL PAÍS, explica que la neutralidad pactada le obliga "como presidente del PP, no como padre". De hecho, admite que su papel en el proceso sucesor es así mucho más fácil: al presentarse su hijo, no tiene "necesidad" de explicar a los alcaldes a quién hay que apoyar. "No me lo preguntan, es mi hijo, no otro aspirante".

De hecho, el menor de los Baltar, José Manuel, es el mejor colocado para suceder a su progenitor primero en el PP de Ourense y luego en la Diputación. Ha cosechado más de 2.805 avales frente a los 132 reunidos por su oponente, Juan Jiménez Morán, alcalde de Verín, que en su presentación esgrimió su cercanía a Feijóo. Baltar padre vigila por si acaso y pide al presidente gallego que cumpla con la "neutralidad pactada".

www.elpais.es 23.12.09

"No hace falta decirle a los alcaldes que apoyen a mi hijo como sucesor"

Admite que el propio Feijóo le pidió seguir un tiempo para no abrir un conflicto en Ourense, pero ha decidido abandonar la presidencia del PP provincial tras dos décadas porque su cara está "muy vista" y después de escuchar a su familia, sobre todo a su esposa, Alicia Blanco. José Luis Baltar Pumar (Esgos, 1940), que en enero cumple 20 años como presidente de la Diputación, analiza en la primera entrevista tras anunciar la retirada, el proceso de su propia sucesión. Se siente "decepcionado en lo personal" con el alcalde de Verín, Juan Miguel Jiménez Morán, que se enfrenta a su hijo, José Manuel Baltar por liderar el partido. El sempiterno barón entiende que la dirección del PP le pida neutralidad "como presidente, no como padre", pero avisa que se ahorrará el trámite de recomendar a los alcaldes a quien apoyar porque ya saben quien es su hijo. Al repasar su trayectoria, Baltar reconoce el error que supuso amenazar a Fraga con romper el grupo parlamentario en 2003, y explica que lo hizo por "lealtad a Xosé Cuiña", el mismo que le habían presentado el propio Fraga y su antecesor en la Diputación de Ourense, Victorino Núñez.

Pregunta. ¿Por qué deja la presidencia del PP de Ourense?

Respuesta. Por dos razones: mi familia, sobre todo mi mujer que lleva tiempo suspirando para que deje la política y me dedique a la familia, cosa que no hice durante estos 41 años largos que llevo en política. Además quería romper un tópico: había gente que me veía agarrado al sillón, y, en el momento más dulce de mi carrera, al día siguiente de que todos los alcaldes del PP me piden por unanimidad que continúe, pues tomo la decisión de irme. Además creo que mi edad lo requiere, han de llegar caras nuevas al frente del partido y las instituciones. No quería marcharme a casa cuando ya vaya con bastón y no logre subir las escaleras, quiero estar en condiciones para disfrutar de una jubilación merecida.

P. ¿No quiere ser Fraga?

R. No dije eso, cada uno toma las decisiones que cree adecuadas. Hay gente que a mi edad quiere estar en el ojo del huracán de la política, yo no lo veo así pero todas las opiniones son respetables.P. ¿No es un desaire a los alcaldes que le piden que siga?

R. No, me dijeron que preferían que me quedase pero que entendían mis razones si me iba.

P. También le pidió Feijóo continuar y no le hizo caso.

R. Por supuesto. Dije al presidente que lo meditaría, que me halagaba su propuesta y al final por las razones que cito, le dije que me quedaba más tranquilo conmigo mismo si lo dejaba.

P. Feijóo aduce que pactaron neutralidad. Le resultará difícil.

R. Esa neutralidad la asumo como presidente del PP y será impecable, hay una comisión organizadora y no me inmiscuyo. Como padre, todo el mundo entenderá que apoyo a mi hijo. No soy distinto a otro ser humano. A quien predica otra filosofía, me gustaría ver cómo actuaría en mi caso.

P. ¿Pide el voto para su hijo?

R. No hace falta. No tengo necesidad. Los alcaldes no me preguntan a quien hay que apoyar. Si fueran otro, pero es mi hijo.

P. ¿Y la dirección regional mantiene la neutralidad?

R. Hasta ahora no tengo indicios para cuestionarlo. A lo largo de la campaña lo veré y si no hay neutralidad lo diré públicamente.

P. Jiménez Morán promete abrir las ventanas en Ourense.

R. Él estaba en mi equipo, siempre acepté sus consejos y si no se abrieron las ventanas sería porque tendría frío, si no se hubieran abierto más. Quien trabaja conmigo, sabe que tarda más en hacerse una propuesta, que yo en aceptarla. Los problemas que hubo en el PP de Ourense eran de quienes no querían hablarme.

P. ¿No es una candidatura más renovadora que la de su hijo?

R. Por edad, no, por tiempo en las instituciones, tampoco. Jiménez Morán estuvo en mi equipo desde que soy presidente del partido, fue propuesto para todos los cargos que deseó y en Verín siempre se hizo lo que él dijo.

P. Él lamenta su falta de medios: no tiene sede ni personal.

R. Tiene la sede provincial que es neutral y cualquiera puede utilizar. Yo ya no voy por allí.

P. Jiménez esgrime en su campaña su cercanía a Feijóo.

R. Creo que nadie debería explotar esa baza, flaco favor le hace a Feijóo porque da a entender que quiere implicar al presidente, que prometió neutralidad. No entiendo por qué Jiménez Morán pretende ser su candidato. Nosotros también somos cercanos a Feijóo, primero yo pero también mi hijo que es vicepresidente del Parlamento. Feijóo no merece que se le meta en campaña.

P. ¿Se corre el riesgo de que acabe siendo una lucha entre Feijóo y Baltar?

R. Exactamente, y calculo que ése no es el espíritu de la campaña ni de Feijóo, al que se le puede estar metiendo en un problema. Él tiene otras responsabilidades y ha garantizado neutralidad.

P. ¿Pretenden una dinastía?

R. La prueba de que no hay dinastía son las dos listas. La habría si yo pudiera decir quién es el presidente, pero los militantes son libres, el voto es secreto, y José Luis Baltar tiene un solo voto.

P. Deja traslucir cierta decepción con el alcalde de Verín.

R. Como presidente del PP, no tengo nada que reprocharle porque ejerció su derecho. A nivel personal ya no pienso igual.

P. ¿Puede haber pacto?

R. No voy a mediar ni a favor ni en contra. Son personas inteligentes y deben tomar decisiones.

P. Sus enemigos internos critican los contratos en la Diputación a familias del PP.

R. ¿Y esos mismos enemigos no tendrán familiares por aquí? Parece que las cosas un día valen y después no. Con eso no se ganan las elecciones, porque yo no vendo los favores, ni se los echo en cara a nadie, entre otras cosas porque no hay favores, son plazas conquistadas por merecimiento. Pagan con su competencia.

P. Pero la diputación está muy cargada de personal.

R. Hace misiones que no asumen otras. Me preguntó por qué recibimos tres veces menos presupuesto teniendo las mismas obligaciones. Gestionamos servicios directamente con brigadas cuando los demás externalizan trabajos. El personal de vías y obras es el 60% de plantilla. Y lo mismo para la recogida de residuos. Y hay gente contratada en programas europeos. Al hablar del personal hay que analizar todo esto.

P. ¿Dejará la Diputación?

R. Cuando el partido quiera, pero cuanto más pronto, mejor. El presidente de la Diputación lo debe decidir el partido aquí y en Santiago, estarán de acuerdo. Haré lo que convenga al PP.

P. Su momento más duro en 20 años fue la amenaza de romper el partido hecha a Fraga.

R. Es un episodio olvidado, entonces nos cegó la lealtad a una persona

[el fallecido Xosé Cuiña] que fue propiciada por el mismo Fraga y por Victorino Núñez que fueron quienes me lo presentaron como el hombre de futuro. Me dejé guiar por eso, no fue mi decisión más acertada pero al final no pasó nada. Fue un amago que hizo daño al partido, lo admito, pero peor fue lo que le hicieron a Fernández Albor en el Parlamento, nosotros amenazamos pero no dimos. Hubo arreglo.

P. ¿En qué PP está más cómodo: con Feijóo o con Fraga?

R. ¿Piensa que son distintos? Un líder sin respaldo no cambiaría nada. Los éxitos del PP de Fraga respondían a su comunión con el partido. Cuando se pensaba que el PP se rompería, hubo un congreso y llevamos al partido a la Xunta. Es cierto que hay ilusión y empuje, eso lo da la juventud.

P. ¿Pierde el PP galleguismo?

R. No, eso es patrimonio del pueblo, por muchos que algunos dirigentes lo llegaran a intentar, no se perdería. Lo que hay que fomentar es el cariño por la lengua, no el odio. Si se propicia eso a los nietos e hijos, no hay político que lo eche abajo. Pero también digo que no se puede imponer como un castigo o forzarlo. Yo le tengo amor a la lengua como signo de nuestra identidad que es.

P. ¿El PP urbano también?

R. El amor a la lengua hay que demostrarlo en la práctica. Yo puedo hablar castellano, pero ¡Cómo un gallego no puede amar su idioma! Me siento español como cualquiera pero más culto porque yo tengo dos idiomas.

P. ¿Promovió o conoció la carta de los alcaldes en las que se quejaban del trato de Feijóo?

R. No. Cuando me enteré, estaba redactada, no la había leído y cuando un alcalde me dijo que no firmaría le di la razón.

P. Dos décadas gestionando la Diputación y muchos ayuntamientos pero Ourense no despega.

R. No tenemos medios para salir de esta situación. Debería ser la Xunta y el Gobierno central. Hay 20 provincias que necesitan una acción especial que ni PP ni PSOE hacen. Ourense precisa discriminación positiva y Feijóo empieza bien con el plan Impulsa Ourense que favorece a las empresas que se implanten aquí.

P. ¿Cuál es su fórmula para lograr esos resultados electorales?

R. Trabajo, trabajo, más trabajo y escuchar a la gente, que te vea por la calle, te aplauda y si te llama la atención, aguantar estoicamente porque el pueblo es soberano y cuando llegan las elecciones ajusta cuentas.

P. ¿En las municipales cuál es su candidato para Ourense?

R. Poly Nóvoa. No encuentro otro mejor. Si se me escucha en su momento, aunque ya no sea presidente provincial, apostaré por él y no daré mi brazo a torcer.

P. ¿Veinte años de mandato dan para arrepentirse de mucho?

R. No pude hacer por la provincia todo lo que quería en 1983.

P. ¿Qué es un cacique bueno?

R. ¡Qué político no es un cacique! Si se entiende como solucionar problemas, yo lo hago desinteresadamente y atiendo igual a las personas influyentes y a las que no lo son. Eso no es caciquismo y menos caciquismo malo.

P. ¿Cómo imagina su primer día fuera de la política?

R. No me levantaré a las seis, mi cuerpo no sufre estando en la cama hasta las nueve. Y luego me pondré a las órdenes de mi mujer, intentaremos viajar, ver a mis familiares, trabajar con la desbrozadota en la finca...

P. Con la desbrozadora, no con la rebarbadora, la de sus adversarios, a la que tanto temía...

R. (Risas). No, con esa no, a esa le sigo teniendo mucho miedo, te puede llevar por delante en cualquier momento.

www.elpais.es 23.12.09

EL RIVAL DE LOS BALTAR SE PRESENTA PARA "ABRIR LAS VENTANAS" 

Hay batalla en el PP de Ourense. El alcalde de Verín, Juan Manuel Jiménez, registró en el último día de plazo su candidatura a la presidencia del partido en la provincia. "El conformismo es el peor camino en política", justificó su decisión. Intentó presentarse en tono conciliador, "humilde, honesto y transparente", llamó a la unidad con su lema "Xuntos somos maioría" y expresó su "cariño" por Baltar padre. Pero también dejó claras sus discrepancias, y las del sector oficialista al que representa, con el hijo del barón y no disimuló su cercanía con el presidente del partido. "Tengo la ideología del PPdeG que lidera Feijóo, asumo su propuesta de renovación y me presento con el programa de las autonómicas: sería una locura que fuera distinto", marcó la diferencia con Baltar Blanco a quien no concedió ventaja: "Soy tan orensanista y galleguista como él". 

Con menos "parafernalia", la foto de las municipales empastada a última hora en el cartel de campaña y con bastantes menos avales que su rival (132 firmas conseguidas el fin de semana "sin salir de Verín", Jiménez anunció la pugna de los históricos del PP contra el intento de perpetuación del baltarismo. "Hay que abrir las ventanas" del partido, reclamó, y calificó su decisión como la más importante de su vida política. Después arremetió: "No propondré crear de escuelas de verano ni foros de opinión: sé por experiencia lo que pasa con eso; yo quiero agilidad y órganos no rimbombantes pero que funcionen". 

Tras tildar de "escandaloso" el gasto en publicidad de su oponente aseguró que él sólo invertirá "en gasolina" para emular la campaña de las autonómicas de Feijóo que le llevó a la Xunta "contra todas las encuestas". 

El alcalde de Verín esgrimió su amistad personal con Feijóo, a quien "le gustó" que concurriese en una lista pero advirtió de que el presidente de la Xunta mantendrá su neutralidad en el cónclave. Jímenez definió a Baltar Blanco como "un militante" igual que él, "aunque coordine el partido" y le recriminó las "ayudas que recibe". "Parece que no es él quien se presenta", aludió a su padre. 

En su primer día como candidato, Jiménez avisó de que concurre para ganar: "No me gusta perder ni al tute", advirtió, y rechazó la única lista de integración que acepta Baltar Blanco, encabezando él la lista. 

(www.elpais.com, 22/12/09)

EL ALCALDE DE VERÍN PLANTA CARA A LOS BALTAR EN OURENSE 

Sin cartelería, sin "oficina del candidato", sin fotos tamaño pared de su imagen, sin presupuesto, e intentando reunir aún a media tarde de ayer los 75 avales necesarios, el alcalde de Verín, Juan Manuel Jiménez Morán, plantará cara al baltarismo en el congreso provincial del PP convocado para el 30 de enero. 

"Yo no tuve siete meses para preparar esto; decidí el sábado presentar la candidatura y tendré que recurrir a los amigos para que me echen una mano", explica Jiménez dos días después de que José Manuel Baltar Blanco acudiera con 2.805 firmas, en papel y soporte digital, a la sede provincial del partido mientras proclamaba el carácter histórico de su récord: el apoyo de 82 alcaldes y concejales de los 92 municipios de la provincia y del 95% de cargos públicos. 

Unas horas antes de anunciar su decisión de presentar candidatura -ha convocado una rueda de prensa para hoy- Jiménez reconocía lo evidente: "Mi posición de salida es fastidiada". 

El alcalde de Verín y consejero de CRTVG, a propuesta de la reicción del PP, cree que parte "en desventaja" frente a su competidor. Contra el despliegue Baltar Blanco, Jiménez reconoce que no dispone apenas de presupuesto. "Espero que algún amigo me pueda prestar una oficina" para la campaña, señalaba ayer, aunque reconocía que no será equiparable a la del hijo de Baltar, situada en un céntrico edificio de la capital. Asegura que de momento cuenta con "buenas ideas" para el futuro del partido y con un buen lema, que hoy desvelará. 

La lista alternativa a la de los Baltar se ha fraguado a contrapelo. Los críticos al baltarismo confiaron -a lo largo de los dos meses transcurridos desde que el hijo anunció que se presentaría si no lo hacía su padre- en que las presiones de la dirección del partido en Galicia y Madrid frenarían el intento de sucesíón dinástica. 

Pero no fue así. Baltar padre no sólo no cedió al clamor, incluso de los más próximos a él, para frenar la candidatura de su hijo. El barón del PP pidió el respaldo para su vástago, presionó a concejales, según denunciaron algunos, e intentó darle a Baltar Blanco "ventaja" de salida igualando los compromisarios de los grandes ayuntamientos (en donde tiene mayoría de oponentes) con los de los pequeños, controlados por sus fieles. 

Funcionarios de la Diputación -en donde Baltar padre ha empleado a familias enteras de concejales y alcaldes del PP, un buen número en las oposiciones de este verano- aseguran que la institución aportó gran parte de los casi 3.000 avales a la candidatura del hijo mientras éste y su padre insistían en reclamar neutralidad a Feijóo. 

Pese a todo, Jiménez Morán cree que merece la pena el intento: "Una cosa son los avales y otra el voto secreto en el congreso". 

(www.elpais.com, 21/12/09)

Baltar Blanco hace alarde de fuerza y presenta 2.800 avales

"Es un movimiento popular imparable", proclama

"Este es un movimiento popular imparable", advirtió ayer José Manuel Baltar Blanco. Y desplegó sus fuerzas: 2.805 avales, el doble de los compromisarios que elegirán al próximo presidente del PP en el congreso provincial del 30 de enero. "Porque cerramos el recuento a las 14 horas, si no a estas alturas estaríamos hablando de más de 3.000", aclaró.

"Animo a Jiménez a que se presente", afirma sobre el alcalde de Verín

El hasta el momento único aspirante que se ha postulado para sustituir a José Luis Baltar acudió a media tarde a la sede del PP a registrar sus avales cargado no sólo de firmas (necesitaba 75), sino de récords. "Este dato supone un récord de avales presentados históricamente en Galicia por un candidato de cualquier fuerza política y a cualquier nivel territorial", destacó. Y abundó en el logro: "Incluido cualquier candidato autonómico o provincial". Después destacó que llevaba las firmas no sólo en papel, sino "por primera vez en España, que se tenga constancia, en formato electrónico, en un pendrive".

Tres días antes de que comience la campaña y tres después de haberse postulado, el hijo de Baltar asegura que ha conseguido los apoyos de 84 representantes (alcaldes y concejales) de los 92 ayuntamientos de la provincia y del 95% de cargos públicos del partido que no son alcaldes. Rehusó dar nombres. "Un momento como éste debe de ser de humildad, y no dejarse llevar por la arrogancia", precisó tras aludir al "caudal de confianza inmenso" que asegura percibir no sólo en el partido, sino "por la calle", por parte de gente "que no es militante" y que valora "un proyecto de muchísima utilidad para el futuro de la provincia".

El aspirante a la presidencia solicitó al partido comenzar su campaña el día 26 en Verín, gobernado por Manuel Jiménez Morán, el único de los críticos al baltarismo que reconoce que baraja presentar candidatura. "Animo a Jiménez a que se presente; estoy muy interesado en conocer su proyecto del partido y su diseño organizativo de futuro", reclamó.

Con el elevado número de avales registrados, Baltar Blanco considera "un tema menor" el recurso que la junta local orensana planteó ante la ejecutiva gallega por considerar "antiestatutario" el reparto de compromisarios que hizo su padre y que según los militantes de la ciudad, le beneficia a él. "Estamos hablando de 18 o 20 compromisarios en detrimento de los ayuntamientos y a favor de la ciudad", minimizó la cuestión y aseguró que cuando su progenitor hizo el planteamiento en la junta directiva provincial "se aprobó sin intervenciones en contra y sin enmiendas".

"Agradecido" por el apoyo que dice recibir de la militancia, se mostró dispuesto a valorar la lista de integración si se la pidieran, pero con él de candidato a la presidencia. Renunciar al primer puesto "no sería integración, sino claudicación".

www.elpais.es 19.12.09

DERROTA DE LOS BALTAR EN EL PP DE LA CIUDAD DE OURENSE 

José Manuel Baltar Blanco ha topado con su primer escollo en el camino hacia la presidencia del PP orensano. Ayer, la junta local del partido en la ciudad de Ourense rechazó el reparto de compromisarios ideado por su padre, el presidente de la Diputación. Y lo hizo en votación a mano alzada y con los dos Baltar, hijo y padre, presentes. La directiva de la capital, con mayoría de críticos al baltarismo, había denunciado que el presidente provincial "beneficia" la opción de su hijo, el aspirante a la presidencia, con el reparto de compromisarios. 

La junta provincial que preside Baltar padre decidió el lunes que cada ayuntamiento de la provincia participaría en el congreso con dos compromisarios, poniendo en pie de igualdad a los municipios con mayor número de habitantes (en donde el control lo tienen los críticos al baltarismo) y a los más pequeños, controlados por el presidente. 

(www.elpais.com, 18/12/09)

FEIJOO BUSCA UN CANDIDATO ALTERNATIVO A BALTAR PARA DIRIGIR EL PP OURENSANO 

Nadie ha guardado luto por la renuncia de José Luis Baltar a dirigir el PP ourensano tras 18 años en el cargo. Los contactos precongresuales no han parado desde el momento en que el presidente provincial anunció su retirada. Alberto Núñez Feijoo ha movido ficha y está buscando un candidato alternativo al hijo de Baltar. Este, que se postuló para el cargo hace ya 64 días, tiene el trabajo más avanzado. Tiene incluso lema de campaña y ayer inauguró una oficina del candidato. 

Por su parte, los hombres de confianza del presidente autonómico en la provincia de Ourense han iniciado los contactos para buscar apoyos a una candidatura que compita con la de José Manuel Baltar. De estos movimientos tiene constancia ya el aún presidente provincial, José Luis Baltar. «Sei que andan buscando xente pero en principio parece que non quere ninguén, que hai que forzar», manifestó el máximo responsable del partido en Ourense, que dijo respetar la iniciativa porque «reforza a idea de que aquí non hai ningunha dinastía nin nada». 

El nombre de la persona que encabezaría ese proyecto se mantiene aún en secreto. Uno de los que más sonaba para medirse al vicepresidente del Parlamento mantenía ayer la incógnita. Se trata de Juan Manuel Jiménez Morán, alcalde de Verín, el municipio ourensano más poblado de los que gobierna el PP. Este decía que se trataba solo de rumores, pero ni confirma ni desmiente esa posibilidad. 

Los contactos precongresuales también están sirviendo para abordar una posible integración de las dos corrientes. El propio Alberto Núñez Feijoo se ha puesto en contacto con José Manuel Baltar y afines a este último lo han hecho también con los hombres de confianza del presidente autonómico en Ourense. Por el momento esta posibilidad no ha fructificado y cobra fuerza la intención de presentar una candidatura alternativa a la de José Manuel Baltar. Este, preguntado ayer directamente por esa eventual integración, decía que aún no era el momento de hablar de listas: «Imos ver o día 21 ás oito da tarde [fecha en la que se cierra el plazo de presentación de candidatos] que persoas queren ser presidentes do partido e contan co mínimo de 75 avais recibidos que esixe o regulamento deste congreso». 

Si finalmente no se llega a un acuerdo y la corriente crítica con José Manuel Baltar presenta un candidato, el elegido tendrá mucho recorrido que remontar al hijo del actual presidente provincial. Poco más de 24 horas después de conocerse la renuncia de José Luis Baltar, el vicepresidente del Parlamento inauguró una oficina del candidato en un céntrico local de la capital ourensana para recoger avales de los afiliados y presentó un decálogo de propuestas organizativas para el partido. 

(www.lavozdegalicia.es, 17/12/09)

BALTAR DESAIRA A FEIJÓO Y POSTULA A SU HIJO PARA LIDERAR EL PP DE OURENSE 

Recién cumplidos los 69 años, José Luis Baltar inicia el lento proceso de su retirada. "Empiezo la carrera para desaparecer de la política; es la decisión más difícil y no tiene vuelta atrás", aseguró ayer en la ansiada rueda de prensa convocada para desvelar su futuro. Mantuvo en secreto su decisión dos largos meses, desde que su hijo se postuló para optar a la presidencia del partido, en el caso de que no lo hiciera él, pero en cuanto ayer pisó la sede del PP no se contuvo ya. Apenas traspasaba el umbral de la puerta, espetó con ironía al grupo de militantes que se arremolinaban expectantes en el entorno: "¿Venís al entierro o qué?". Y en cuanto se sentó, fue al grano: "No me presento a las elecciones a presidente en el congreso del PP; si teníais alguna apuesta ya lo sabéis". Y aclaró: "Esta es una decisión personal, consultada, con sus pros y sus contras, y analizada concienzudamente; me costó mucho tomarla: me pedían que continuara", y se emocionó hasta el llanto. 

El veterano barón del PP da por culminado su ciclo tras 18 años al frente del partido y de la Diputación de Ourense, pero centra la esperanza en su hijo que, si resulta elegido en el congreso del próximo 30 de enero, garantizará el baltarismo por un tiempo. Ayer, ante la prensa, lo defendió reconociendo la imposibilidad de mantenerse neutral en la pugna, si la llega a haber, por la presidencia: "Debo ser neutral, pero todos sabéis que soy quien soy y mis vínculos familiares no se pueden romper", dijo llanamente sobre su apoyo a la candidatura de su vástago, el vicepresidente primero del Parlamento gallego, José Manuel Baltar Blanco. "Ya nadie me pregunta a quién apoyo: sería tan indiscreto que no contesto", remachó. Después, ensalzó su "valía" para rechazar que el clamor unánime que estos días le pedía que continuase ocultara, en realidad, el rechazo a la candidatura de su descendiente. 

"Mi hijo tendrá derecho como los demás", apuntó. Y matizó: "Si fuera tonto, o disminuido físico o psíquico, con perdón para éstos, y no hubiera en donde enchufarlo... pero tiene su carrera y su destino final". "Sería inconstitucional vetarlo por el apellido", añadió. 

Baltar no cree que en el partido -los críticos, los alcaldes afines a él y la junta directiva provincial, que le pidieron que no se fuera- no quieran a su hijo. "Preferimos que sigas tú, pero aceptamos lo que hagas", asegura que le dijeron. Pero en contra de "todo el mundo", el barón orensano decidió marcharse para "dar paso a la alternancia". Sostiene que la razón última fue una cuestión de edad. "Hay que dejar paso", apuntó. "Alguna vez tendrá que ser y cuanto antes, mejor". Y acto seguido reconoció también cierta dosis de revanchismo: "Quienes me querían acusar de perpetuarme en los cargos me piden ahora que me quede: pues ahora me voy, que quede claro que eran acusaciones partidistas". 

Baltar no cree que su decisión vaya a provocar un cisma en el partido. "Tengo claro que no puede ser así si estamos en un partido de demócratas". De momento reconoce que sólo sabe de una candidatura, la de su hijo, y se jacta de haber "jugado limpio" porque no esperó "hasta el final" para anunciar su retirada. Asegura que habrá ruptura si alguien quiere que la haya: "Yo me pondré a disposición del que gane, si no me llaman tras el congreso, no estorbaré, pero si me necesitan, sí, porque seré del PP toda la vida". 

Su despedida del partido empieza a ser también la de la Diputación. Quiere dejarla "para que haya verdadera renovación". Pero está dispuesto a hacer "lo que diga el partido". 

Justo después de que se produjese su anuncio, Feijóo hizo llamar a su despacho en el Parlamento a José Manuel Baltar. Tres reunirse durante poco más de media hora, éste rehusó hacer declaraciones y convocó a los periodistas a una rueda de prensa que se celebrará hoy en Ourense. 

(www.elpais.com, 16/12/09)

LOS ALCALDES DEL PP, REACIOS A APOYAR AL HIJO DE BALTAR 

Tres días pidió Baltar, presidente del PP de Ourense, a Feijoo, presidente del PP de Galicia, para deshojar la margarita de su sucesión al frente de la organización que dirige desde 1991. Es el tiempo que necesita para consultar con los 60 alcaldes populares de la provincia. Las confesiones comenzaron ayer. Unas, telefónicas, y otras, personales. Seguirán durante el fin de semana para tener el balance preciso de apoyos antes de la reunión que el próximo lunes fijará el congreso del PP ourensano para el 30 de enero. 

En estas 48 horas, José Luis Baltar intentará reclutar los respaldos necesarios para perpetuar el baltarismo en el poder a través de su hijo, José Manuel Baltar, hoy vicepresidente del Parlamento gallego. No le resultará fácil porque, según ayer reconocía uno de los alcaldes, «para el todo o que queira, pero para o seu fillo xa non nos pode comprometer». En tal tesitura se topará Baltar en una mayoría de conversaciones. Recibirá la gratitud de los cargos políticos a los que fue regando de prebendas (especialmente vía puestos de trabajo de la Diputación), y que le ofrecerán su apoyo para renovar un nuevo mandato. Pero ese no es el objetivo de Baltar. Ese sería el mal menor. 

Su objetivo es ceder el poder a su hijo. Desde hace tres meses dos muletillas no abandonan sus bocas: «Si se presenta mi padre, yo no me presento», reitera el hijo; «hasta que fale con Feijoo non vou a tomar a decisión sobre si continúo ou non», remacha el padre. Y así mareando la perdiz sin que los meses de primarias del hijo le granjearan nuevos apoyos. El único peso que tiene en el PP de Ourense es el que le traslada su progenitor. Y el de este ya no es aquel que enarboló cuando puso contra las cuerdas al Gobierno de Fraga con el encierro de su hijo y cuatro diputados más en un piso. Ni tampoco el que exhibió cuando en vísperas de las autonómicas del 2005 le dijo a Feijoo, con la anuencia de Fraga, que en Ourense no había sitio para él en la candidatura del PP y que se buscase acomodo en la de Pontevedra. 

El Baltar de ahora, con el contrapoder del delegado de la Xunta, Rogelio Martínez, su hombre fiel durante 18 años en la vicepresidencia de la Diputación, es un Baltar con menos regalías a repartir. Y los alcaldes van a lo práctico. En la situación de penuria que viven los concellos, ¿cómo enfrentarse al poder de la Xunta? ¿Cómo olvidar que el presidente del partido lo es también del Gobierno y que el secretario general es conselleiro de Presidencia? Esta realidad hace que los ecos que le llegan a Baltar no sean del estilo «o que ti digas» sino «pide para ti o que queiras, pero o do teu fillo non é este o momento». 

Si Baltar repite habrá unanimidad. Si le da la alternativa a su vástago, habrá luchas intestinas y división en el otrora monolítico partido y, al final, resultará un Baltar ganador y un Feijoo perdedor, o viceversa. 

(www.lavozdegalicia.es, 14/12/09)

BALTAR LLAMA A LOS ALCALDES PARA PEDIRLES QUE APOYEN A SU HIJO 

Ni la recomendación de Feijóo ni lo que digan los alcaldes. El futuro político de José Luis Baltar, y en consecuencia el de su hijo, lo decidirá él mismo. O ambos. Tras el largo tiempo esperando por el encuentro con Feijóo que habría de despejar las dudas, Baltar se entrevistó el jueves con el líder gallego, escuchó una posición diferente a la suya y acabó pidiendo prórroga: tenía que consultar con los alcaldes. 

Los llamó ayer y recibió el mensaje. La mayoría prefiere que quede él y no su hijo, "aunque hay opiniones para todos los gustos". Varios alcaldes, que prefirieron guardar el anonimato, confirmaron que Baltar les pidió apoyo expreso para su hijo, pese a que la víspera había pactado con Feijóo la neutralidad de las direcciones gallega y provincial. 

"Todo el mundo sabe que soy yo quien tiene que decidir lo que voy a hacer", explicó ayer a preguntas de los periodistas. Tras reconocer que en las consultas que está realizando entre los regidores ha detectado que "la mayoría prefiere" que se quede él, acabó poniendo de manifiesto su deseo de despejar el camino a su hijo: "Físicamente estoy bien, pero psicológicamente estoy cansado", justificó. 

El barón orensano ha quedado en la sombra durante los casi dos meses en que su hijo, el vicepresidente del Parlamento gallego, José Manuel Baltar Blanco, se fogueó en una intensa campaña orgánica y mediática. Alcaldes de la provincia consultados por este diario reconocen que Baltar Blanco les pidió el apoyo a su candidatura hace ya días, como lo reiteró ayer su padre. Pero la mayoría prefiere que continúa el actual presidente, sobre todo el reducido núcleo que ha estado esperando durante largos años darle su relevo tanto en el partido como en la Diputación y para quienes la candidatura del hijo supone el punto final a sus aspiraciones. 

Mientras en el ámbito interno el presidente provincial vela por los intereses de su vástago, en sus declaraciones públicas alude a que hará lo mejor para el PP de Ourense, aunque reconoce que "lo mejor" es "siempre subjetivo". Su "personal" decisión será anunciada el martes, afirmó ayer ampliando el plazo del suspense. "No sabemos si el hecho de que haya un nuevo presidente en el PP puede ser un revulsivo que le dé un aire de modernidad al partido, beneficioso para las elecciones, o a lo mejor conviene no hacer cambios ahora porque es un momento delicado", confesó su indecisión. Después matizó: "Cada uno tenemos nuestra idea", aunque no expuso abiertamente la suya. 

(www.elpais.com, 12/12/09)

DOS LISTAS DE CANDIDATOS 'OCULTOS' SE DISPUTARÁN LA SUCESIÓN DE BALTAR 

El PP orensano se prepara para celebrar un congreso histórico. Por primera vez en dos décadas los militantes tienen ante sí un escenario inaudito: el baltarismo con Baltar, el baltarismo con otro Baltar o el fin del baltarismo. Pero el despliegue de posibilidades, anunciadas a bombo y platillo por ambos bandos, no tiene candidatos realmente postulados por ninguno. La estrategia es el despiste. Y la identidad de los aspirantes, un secreto. El puro disimulo: nadie dice nada. 

El parlamentario José Manuel Baltar Blanco anunció hace ya casi dos meses que quiere suceder a su padre. Pero en vez de postularse hizo un amago. Calificó su decisión de presentar candidatura a la presidencia provincial del PP de "firme, contundente, inapelable, irrevocable, absolutamente meditada y razonada" y acto seguido se enmendó: renunciará si se presenta su padre. 

En los 54 días transcurridos desde entonces, el presidente provincial se aferra a su secreto. El sábado pasado su hijo repitió la escena y reiteró la incógnita: no habla con su padre de política, asegura, pese a ser el coordinador provincial del partido. Sus adversarios entienden el mensaje: Baltar padre sólo presentará su candidatura en el caso de que la crítica pudiera impedir el triunfo de su hijo. Y también callan. 

Para romper el secreto de los Baltar y despejar la incógnita, el delegado provincial de la Xunta, Rogelio Martínez, que lidera al sector contrario, anunció la presentación de una candidatura alternativa cuando fracasó su propuesta de una lista integradora sin ningún Baltar al frente. Tampoco dio nombres. Ni siquiera estaría necesariamente encabezada por él. 

El delegado provincial ha decidido emular la estrategia del despiste de los baltaristas. "No diremos quién es el candidato hasta el último minuto del último día", sostiene Martínez. "Así, a lo mejor por primera vez tenemos tres candidaturas para elegir en el congreso", apunta convencido de que de esta forma forzará al presidente provincial a destapar su juego. Creen que si ellos enseñaran ahora el suyo, Baltar, padre e hijo, decidirían la estrategia que les daría la victoria. 

Baltar Blanco insiste en su órdago y reta a sus compañeros de partido a que se postulen de una vez con el pretexto de debatir con ellos. Pero no encuentra con quién: sus críticos no se dan por enterados. 

Lo que está en juego no es la perpetuidad de José Luis Baltar al frente del PP orensano, sino mucho más: el futuro político de su hijo. Los antibaltaristas no presentarían alternativa si el padre fuera el candidato y no hubiera línea sucesoria abierta. El veterano barón del PP desea retirarse, pero no lo hará hasta dejar bien situado a su vástago. 

Sus críticos lo comprenden: "¿Pero cómo no va a querer Baltar dejar colocado a su hijo si se ha pasado la vida colocando a los de los demás?". 

(www.elpais.com, 08/12/09)

Baltar Blanco se prepara para "coliderar Ourense" con su padre

José Manuel Baltar Blanco sigue decidido a encabezar el PP de Ourense en el caso de que no lo siga haciendo su padre, José Luis Baltar, presidente de la Diputación y del partido en la provincia. 52 días después de postularse como cabeza de una lista en el próximo congreso de los populares orensanos, insiste en retar a sus oponentes a que debatan con él y pide "altura de miras" para valorar su proyecto, sobre el que no aceptará "vetos". Asegura que si consigue la presidencia del PP "coliderará" la provincia con su padre.

Ayer, tras persistir en la incógnita sobre la decisión de su progenitor de presentarse o no ("en casa no hablamos de política", señala), el coordinador del PP orensano aseguró que el congreso será "democrático" aunque no aclaró si, como temen sus adversarios, los compromisarios serán elegidos desde la Diputación. En su opinión "a la gente no le importa cómo se eligen".

En su empeño por suceder a su padre en la presidencia del PP de Ourense, Baltar Blanco rechaza la propuesta de la lista de integración que le formuló el delegado de la Xunta, y cabeza visible de sus oponentes, Rogelio Martínez. "No quiero parches ni componendas", sostiene, tras destacar que no tiene sentido una lista de consenso "cuando no hay disenso". Y justifica: "Si hay otras opciones, me gustaría conocerlas. Tiempo tuvieron para formar una".

Aunque centrado en el congreso, Baltar Blanco no niega su interés por dar el salto a la presidencia de la Diputación. "Los objetivos políticos hay que fijarlos poco a poco", puntualiza. De momento destaca que el único escenario que se plantea es el de presidir el partido y continuar en el Parlamento gallego.

www.elpais.es 06.12.09

BALTAR BLANCO REHÚSA PACTAR LA CANDIDATURA AL PP DE OURENSE 

El vicepresidente primero del Parlamento gallego, José Manuel Baltar Blanco, mantiene su intención de optar a la presidencia del PP de Ourense en sustitución de su padre, José Luis Baltar, en el congreso provincial previsto para el próximo mes de enero. Baltar Blanco declaró ayer a este periódico que en ningún caso pactará una candidatura de consenso con los sectores críticos del partido en la provincia y reiteró que sólo se retiraría de la carrera en caso de que su padre decidiese optar a la reelección. 

Uno de los propuestos para esa hipotética candidatura de consenso, el diputado autonómico Rosendo Fernández, descartó ayer rotundamente que tenga intención de presentarse. A pesar de todo, el delegado de la Xunta en Ourense, Rogelio Martínez, punta de lanza de los críticos a Baltar, insistió en que habrá candidatos alternativos. 

(www.elpais.com, 25/11/09)

EL DELEGADO DE LA XUNTA EN OURENSE TRATA DE FRENAR AL HIJO DE BALTAR 

Consenso para hacer frente a la sucesión del baltarismo. Ésta es la consigna en el PP de Ourense, dispuesto a ofrecer una candidatura de integración al hijo del presidente provincial, el vicepresidente del Parlamento gallego, José Manuel Baltar Blanco, único militante que se ha postulado hasta el momento para la presidencia del partido. 

El delegado de la Xunta en la provincia, Rogelio Martínez, cree que prosperará una lista alternativa. Martínez se descarta para ese puesto pero está convencido de que la mejor opción sería el consenso: una candidatura de integración de los dos sectores enfrentados, encabezada por alguien próximo al presidente provincial y a su hijo. Y cita, como posible candidato, al diputado autonómico Rosendo Martínez (ilocalizable ayer para este diario), del núcleo duro del baltarismo. La propuesta pasaría por que en la ejecutiva que éste presidiera hubiese una amplia representación del partido "y nadie quedase excluido". 

De momento, la opción es recibida con escepticismo en el sector del PP que encabeza Martínez. Destacados militantes la ven inviable. "Baltar Blanco se blindó", señalan, convencidos de que si fragua una lista nueva, el hijo se retirará y se presentará el padre, a quien nadie se atreve a hacer frente.Baltar y su hijo "dejaron todo atado", dicen los dirigentes populares consultados. En cualquier caso, los contrarios aceptarían la opción de Rosendo Fernández "con tal de que no se mantenga la línea sucesoria, algo que el PP ya no puede vender en ningún lado". Creen que con Baltar Blanco de número dos y una ejecutiva plural "y equilibrada", el partido podría iniciar la transición hacia "la normalidad", aunque insisten en que la opción de Rosendo Martínez dependerá "de lo que diga el presidente". "Ya veremos si apuesta por el partido o por su hijo". 

Sin embargo reconocen que hay otras bazas que podrían inclinar a Baltar a aceptar la lista de consenso. Una de ellas, la garantía que "sin duda va a ofrecer" la ejecutiva gallega de que el congreso no estará organizado desde la Diputación; esto es, que no sea el presidente quien dirija el congreso al que se presenta su hijo designando a los compromisarios. El delegado de la Xunta en la provincia tiene la convicción de que la ejecutiva gallega garantizará un cónclave "limpio", dirigido por representantes consensuados, "no puede ser de otra manera". 

Con la garantía de un congreso democrático, la otra baza que en opinión de los críticos a Baltar lo forzaría a aceptar la lista consensuada es la determinación de presentar candidatura alternativa para enfrentarla a la de Baltar Blanco y medir sus apoyos reales en la provincia. No descartan para ello la opción del portavoz del PP en el Parlamento, Antonio Rodríguez Miranda. 

El sector contrario a Baltar está convencido de que "pese a los resortes institucionales y mediáticos" que utiliza su hijo "no tiene los mismos apoyos que su padre". Y alertan de que pueda repetirse con él el "síndrome Cuiña", que contaba con todos los apoyos para el congreso de la renovación para sustituir a Fraga y acabó retirándose de la carrera sin conseguir siquiera el de Baltar. Confían además en que las continuas comparecencias de Baltar Blanco (entrevistas recogidas en la prensa local con asociaciones vecinales, alcaldes, militantes y otros colectivos afines) supongan más "un desgaste" que su promoción porque "se empieza a ver quién es el que gobierna". 

Mientras el congreso se pospone (de noviembre a enero) los alcaldes más fieles al presidente empiezan a reconocer en privado que no se sienten obligados a respaldar a Baltar Blanco. "Yo estoy en deuda con Baltar, no con su hijo", reconoce desde el anonimato uno de estos veteranos. 

(www.elpais.com, 24/11/09)

FEIJÓO DA LIBERTAD A OURENSE SOBRE EL RELEVO DE BALTAR 

La "misma independencia" que los cuatro candidatos reclamaron a Manuel Fraga en el congreso que resolvió la sucesión del presidente fundador del PP. Esa es la postura que la dirección regional del partido, con su líder a la cabeza, Alberto Nuñez Feijóo, mantendrá en el cónclave de Ourense que ahora busca relevar a otro histórico del partido, el sempiterno barón provincial José Luis Baltar. El hijo de éste, Xosé Manuel Baltar Blanco, vicepresidente de la Mesa del Parlamento, ha sido el primero en anunciar que presentará candidatura. Y el padre no ha tardado en consagrarlo como su "digno sucesor", en una entrevista el martes en la cadena Cope. Siempre que el propio José Luis Baltar decida no presentarse, una decisión que hoy por hoy no está tomada. 

Feijóo garantizó ayer "su imparcialidad ante todos los congresos del partido", para que "cualquier militante, independientemente de su apellido, se pueda presentar". "Ganará el que tenga más votos", concluyó el presidente gallego, cerrando así la puerta a los críticos con Baltar en la provincia, que esperaban un gesto de la dirección regional para evitar que se consolide una dinastía al frente del partido en Ourense. Sus palabras permiten concluir, algo que confirma el entorno del presidente, que Feijóo no abrirá una guerra en Ourense para impedir que Baltar se suceda a sí mismo en la figura de su hijo, máxime cuando sus rivales, el sector urbanita, ni siquiera constituyen una alternativa organizada capaz de presentar un candidato a presidir el partido. Con todo, falta que Feijóo y Baltar mantengan la conversación definitiva para que éste último le comunique si sigue o lo deja. "Hoy por hoy, el presidente está más cerca de marcharse", explica uno de sus estrechos colaboradores en la Diputación. 

El mensaje del líder del PP gallego ayer no pone trabas a esa despedida, si bien su apuesta por la neutralidad puede entenderse como un mensaje a Baltar para que mantenga distancias con la candidatura de su hijo. "Leí que Baltar apoyaría a ese posible candidato y a cualquier otro que se presente, yo desde luego apoyaré a todos", afirmó Feijóo. "El PP de Galicia manifiesta su independencia, rigor y neutralidad para que cualquier militante se pueda presentar a presidente en Ourense o cualquiera de los 315 ayuntamientos de Galicia ", prometió. 

Fuentes de la dirección del Partido Popular en Galicia piden que no se dé por hecho que Baltar Blanco vaya a convertirse en el futuro lider del PP orensano. Sostienen que el vicepresidente del Parlamento de momento sólo está calibrando las repercusiones de su hipotética candidatura encabezada por él. 

(www.elpais.com, 22/10/09)

BALTAR AVISA A FEIJÓO DE QUE SÓLO ÉL DECIDIRÁ SI CONTINÚA AL FRENTE DEL PP ORENSANO 

Baltar marca los tiempos. Y el futuro del PP orensano no tiene otro apellido que el suyo. El presidente provincial dejó ayer claro en una entrevista en la cadena Cope que será él quien decida, un evidente recado al líder del PP gallego, Alberto Núñez Feijóo.Hasta que no se reúna con el presidente, no tomará la decisión sobre si presenta candidatura para seguir al frente del partido en su provincia. "Decidiré yo si me presento o no" al congreso provincial -para el que de momento sólo se ha postulado su hijo- advirtió tras encontrar "más virtudes que defectos" en su vástago al que considera "digno sucesor" para relevarlo en la presidencia. 

El barón orensano no se movió un ápice de la indefinición que maneja sobre su futuro. "No he tomado ninguna decisión, si la hubiera tomado ya, se lo habría comunicado al presidente", sentenció. Baltar se mostró dispuesto a "escuchar las razones del presidente para después decidir si es verdad la realidad que dice que hay que llevar a cabo". "Decido yo, pero también estoy dispuesto a escuchar lo que proponga el presidente" del PP. 

Sus palabras evidencian la estrategia iniciada por el clan Baltar que ya apuntó el sector crítico de los populares orensanos. El veterano político quiere retirarse, como lleva anunciando desde hace años, pero su entorno político da por hecho que no lo haría si cree que Feijóo está dispuesto a avalar una lista alternativa. En ese caso se plantearía continuar como referente en la provincia. Entretanto, se entretiene apoyando a su hijo. Y advierte a los alcaldes de que al día siguiente al congreso, todos han de "ponerse a disposición" del futuro lider para "ayudarle a llevar este barco. 

Los críticos al presidente provincial han recibido el mensaje. Cada día que pasa desde que el hijo de Baltar, Xosé Manuel, se postuló dejando abierta la opción de su progenitor, ven más lejanas las opciones de presentar alternativa. "Todo depende de Santiago, aquí nadie se va a quemar a lo bonzo", sostiene un representante de este sector. 

Feijóo, mientras, sigue guardando silencio sobre el futuro del PP en Ourense. 

(www.elpais.com, 21/10/09)

EL HIJO DE BALTAR SE POSTULA PARA SUCEDER A SU PADRE EN EL PP DE OURENSE 

Solo, "aunque no en soledad", en un acto convocado por sorpresa y celebrado en un hotel de la ciudad "porque es una decisión personal", José Manuel Baltar Blanco, el hijo del presidente del PP de Ourense, José Luis Baltar, anunció su candidatura al congreso provincial del partido, que aún no tiene fecha. Baltar Blanco, de 42 años, definió su iniciativa como "firme, contundente, inapelable, irrevocable, absolutamente meditada y razonada y que conviene que la diga para atajar todo tipo de especulaciones y comentarios". "No tiene vuelta atrás", sentenció. 

Pero acabó corrigiéndose y despejando la incógnita de su operación. "Sólo cambiará el escenario si el presidente provincial decide presentar su propia candidatura, cosa que, pueden creerme, yo desconozco", afirmó. "Si el señor Baltar decide presentarse, yo me retiro", insistió, dando con ello al anuncio de su candidatura un tinte de órdago al presidente del PP gallego, que tiene pendiente una entrevista con su padre para hablar sobre esta cuestión. 

Baltar Blanco dijo ayer que mucha gente, incluido Núñez Feijóo, sabían de su "voluntad", pero ninguno de ellos conocía su "decisión" de presentar la candidatura para aspirar a presidir el partido en la provincia "en estos tiempos difíciles". "Son ustedes los primeros en saberlo y quienes transmitirán la noticia", incluso a su padre y al líder del partido en Galicia, aseguró a los periodistas. 

José Manuel Baltar dijo que desconoce cuántos apoyos puede tener en Ourense, ni si contará con los mismos que sustentan a su progenitor, fundamentalmente los alcaldes, y ni siquiera si su padre intentará convencer a Feijóo de que su vástago es el mejor candidato posible. "Yo formo parte de un equipo liderado por José Luis Baltar y supongo que tendré los mismos respaldos" que él, acabó contestando, aunque matizó que "no estoy aquí para compararme con él ni para ganar por 20 o por 50". Y sobre la reacción de Feijóo a su candidatura, supone que "no hará una reflexión negativa; tiene que saludar que se presente cualquier afiliado con ganas de dirigir una organización". 

Baltar Blanco ve clara la victoria (suya o de su padre). Sabe que sólo hay posibilidad de candidato alternativo si él se presenta y ayer retó a sus compañeros de partido a que se postulen y a debatir con ellos "en público o en privado, donde quieran". Pero ya adelantó que la junta provincial, controlada por el baltarismo, decidirá el número de compromisarios que asistirá al congreso en una combinación "entre el nivel de participación en las elecciones y el resultado de las mismas en cada municipio". Esto es, que quienes elegirán al próximo presidente provincial serán los alcaldes y concejales de los municipios que controla José Luis Baltar, la mayoría empleados -ellos y sus familiares- en la Diputación. 

Si finalmente se presenta y gana el congreso, José Manuel Baltar reeditará el baltarismo, aunque irá más allá en su defensa del galleguismo. "Para el PP de Ourense es incuestionable que el idioma oficial de Galicia es el gallego y yo estoy dispuesto a promocionarlo y a luchar por ello", señaló para reivindicar que eso forma parte del "ideario del PP de Galicia". En esta línea, expresó su complacencia con la manifestación convocada para el domingo en Santiago por la plataforma Queremos galego, aunque no asistirá a ella. 

El precandidato justificó su decisión en su experiencia de "17 años de afiliado al PP" y en el ejercicio de diversos cargos orgánicos en la estructura provincial y más recientemente como miembro de la ejecutiva del PP de Galicia. 

(www.elpais.com, 16/10/09)

JOSÉ MANUEL BALTAR SE POSTULA ANTE LOS ALCALDES PARA SUCEDER A SU PADRE AL FRENTE DEL PP OURENSANO 

Lo saben los alcaldes del PP de la provincia y el propio Feijoo. José Manuel Baltar Blanco, el hijo del barón del PP ourensano, está decidido a formalizar su candidatura para suceder a su padre al frente del partido en el congreso que los populares deben celebrar antes del 31 de enero. La determinación del vicepresidente del Parlamento, que desde hace unas semanas preside en funciones la Cámara por la baja de Pilar Rojo, podría favorecer la continuidad del progenitor, si la dirección del PPdeG no encuentra candidato para contrarrestar a Baltar hijo, y opta por pedirle al padre que siga para ganar tiempo. En esa circunstancia, Baltar júnior no formalizará su candidatura. 

La situación es paradójica. El barón, consciente de las pretensiones del aparato del partido, ya ha planteado en numerosas ocasiones su disposición a dar un paso a un lado, aunque sin renunciar a dejarse querer. En esa tesitura, José Manuel Baltar no quiere dejar pasar la oportunidad de competir por el puesto en el único cónclave con miga de los tres que el PPdeG celebrará en las próximas semanas. 

Pero las expectativas del diputado ourensano chocan con el criterio extendido en el equipo de Feijoo de que el relevo del padre por parte del hijo provocaría lecturas malévolas. El peso del apellido solaparía, en ese supuesto, la valoración objetiva de las facultades de Baltar Blanco para pilotar el partido. La dirección del PPdeG se ve, por tanto, obligada a buscar un mirlo blanco que, de momento, nadie acierta a divisar con nitidez. 

En este escenario, Feijoo podría decantarse por dejar las cosas como están para madurar el relevo y no quemar a nadie en esa carrera. En favor de esa posibilidad juega un contexto en el que el líder popular no quiere alborotos, en un momento dulce en el que las heridas del pasado parecen suturadas y el partido afronta en su retorno a la Xunta el objetivo de afianzar el poder municipal que ha visto mermar desde las elecciones locales de 1999. Claro que con Feijoo no hay que descartar nada. Muchos pensaban que el presidente evitaría la afrenta de situar como superdelegado del Gobierno gallego en Ourense a Rogelio Martínez, y Feijoo optó precisamente por el candidato que Baltar nunca hubiera elegido. 

El desenlace de la sucesión depende del resultado de las conversaciones entre Feijoo y el barón. También la propia fecha del congreso provincial. Aunque se maneja la primera quincena de diciembre, podría posponerse hasta enero. Con anterioridad, Barreiro renovará su liderazgo en el PP de Lugo el próximo día 31, y Louzán hará lo propio en Pontevedra un mes más tarde. Solo resta aclarar si en Ourense hay margen de cambio. Baltar Blanco ya ha movido su ficha. 

 (www.lavozdegalicia.es, 14/10/09)

BALTAR RATIFICA ANTE EL JUEZ LAS INSINUACIONES CONTRA ANXO QUINTANA 

Serio y contenido. Así se mostró ayer el presidente provincial del PP, José Luis Baltar, en el juzgado de instrucción de Ourense adonde acudió a declarar, en la fase de diligencias previas, como imputado por un presunto delito de calumnias con publicidad contra el ex vicepresidente de la Xunta Anxo Quintana. El ex líder del BNG y su ex pareja, la concejala nacionalista en Allariz Cristina Cid, presentaron una querella criminal por las declaraciones que el dirigente del PP realizó en un mitin en Punxín durante la campaña de las pasadas autonómicas. 

El presidente orensano insinuó entonces ante auditorio y cámaras de televisión que existía maltrato conyugal del nacionalista hacia su ex pareja. "Pusimos al ratón a cuidar del queso", clamó entonces Baltar, en alusión a las competencias de Igualdade que ejercía Quintana. Ayer, ni él ni su abogado respondieron a las preguntas de los medios. "No voy a hacer declaraciones, no quiero juicios paralelos en los periódicos", reclamó. Pero ante el juez reconoció la evidencia (el abogado de los querellantes aportó el vídeo del mitin emitido por TVG) de la insinuación: "No hay derecho a que, con quien es el encargado de cuidar de las mujeres, se den los hechos que se dan. Algunos ya saben de lo que hablo: pusimos al ratón a cuidar del queso". Según fuentes próximas a Quintana, Baltar rechazó la posibilidad de celebrar un acto de conciliación. 

No fueron las únicas insinuaciones sobre el ex líder del BNG. En el mismo mitin Baltar pidió al entonces presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, la destitución de Quintana. Argumentó que tenía como vicepresidente "al frente del departamento de Igualdad y de la Mujer a alguien que es el primero en incumplir".

Ayer, ante el juez, Baltar intentó enmarcar las declaraciones en el ámbito de la batalla electoral, aunque meses más tarde, tras conocer el anuncio de la querella, ratificó la supuesta calumnia alegando que si se refirió a la vida privada de ambos fue porque "era vox pópuli": "Yo sólo me hice eco de los rumores que se decían por todo Allariz". 

El letrado de Quintana, Xoán Antón Pérez Lema, considera importante que la querella criminal haya sido admitida a trámite y destaca que la ley prevé un aumento de la pena precisamente en el caso de que las calumnias se pronuncien en el marco de una campaña electoral, "ya que el alcance de su difusión es mayor". En la querella se recoge que Baltar atribuyó a Quintana un delito de violencia doméstica. 

Si la justicia llegase a considerar probada la calumnia Del presidente del PP de Ourense, Baltar podría enfrentarse a una pena de cárcel de entre 15 y 24 meses. No ingresaría en prisión pero tendría que hacer frente a la accesoria de suspensión del derecho de sufragio universal, lo que le inhabilitaría para el ejercicio de cargo público durante una temporada. 

(www.elpais.com, 02/10/09)

BALTAR AYUDA AL ALCALDE DE MELÓN ACUSADO DE PREVARICAR 

El alcalde de Melón, Alberto Luis Pardellas, levantó un polideportivo sin licencia a 75 metros del monasterio de Santa María, Patrimonio Cultural de Galicia. Por el supuesto delito de prevaricación urbanística, la Fiscalía pide para el regidor nueve años de inhabilitación para cargos públicos y un año de cárcel, pero el presidente de la Diputación, José Luis Baltar, ha decidido recompensarlo. La institución provincial financiará un nuevo polideportivo mientras el ilegal, sobre el que pesa una orden de derribo, sigue paralizado. 

A la Diputación de Ourense, que arrastra un endeudamiento del 78% de su presupuesto y gasta en amortización e intereses de la deuda 6,1 millones, le han sobrado 4,3 millones de euros del presupuesto de 2008. Además, la institución provincial tiene un remanente de tesorería de 5,6 millones, que repartirá entre los municipios que gobiernan sus alcaldes (casi un millón de euros) y entre asociaciones culturales y deportivas (cerca de otro millón). Al Club Deportivo Ourense le dará 400.000 euros, según los dictámenes que hoy se presentarán al pleno. 

Ahora Baltar concede 300.000 euros al Ayuntamiento de Melón para un polideportivo en Cruceiro Gordo.No es la primera vez que recompensa al alcalde de Melón. Pardellas se jacta de no cobrar impuesto de basuras a sus vecinos, aunque para hacer frente al servicio gratuito la Diputación le ha comprado un camión de recogida. 

(www.elpais.com, 25/09/09)

FAMILIARES DE LOS ALCALDES MÁS FIELES A BALTAR SACAN PLAZA EN LA DIPUTACIÓN 

Los alcaldes de Baltar ya han colocado a más familia. Las notas de las últimas oposiciones blindan laboralmente a hijos, nueras, yernos y esposas de regidores del PP orensano. Los mismos entre quienes circuló el mes pasado, para ser firmada, una carta contra el presidente del PP gallego y de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, a quien los baltaristas reprochaban el reparto territorial de poderes y le exigían rectificación. 

José Luis Baltar no pudo completar entonces su estrategia, según reconoció, al difundirse el escrito cuando apenas llevaba unos días en manos de los regidores. Sin embargo, el presidente orensano ha visto cerrado el círculo de su táctica política con estas oposiciones. El acceso a la Diputación de los familiares de los alcaldes consolida la fortaleza interna del barón con vistas al congreso de octubre en donde el baltarismo, puesto contra las cuerdas por Feijóo -primero los apartó de los principales puestos de la lista, después prescindió de ellos para los cargos de relieve en la Xunta y finalmente designó a uno de sus principales oponentes como delegado territorial-, se juega el poder en Ourense y su supervivencia. 

Las sospechas sobre la estrategia de Baltar llevó a las Xuventudes Socialistas a realizar una denuncia parodiada hace apenas diez días. Los jóvenes del PSOE representaron un número de magia a cargo del mentalista Toniño Blake. Éste metió en una urna el nombre de cuatro familiares de cargos del PP y tras pronunciar unas palabras mágicas selló la caja y les auguró el aprobado entre el centenar de aspirantes al mismo puesto. Ayer abrieron la urna y quedó constancia de que el mago sólo había errado uno de los nombres. Un error "leve", dicen las Xuventudes, ya que la difusión alcanzada por los nombres de los parientes de cargos del PP que iban superando los primeros exámenes hizo que algunos de ellos optaran por retirarse del proceso. Otros, como el cuñado del hijo de Baltar, contratado como técnico de recursos humanos, del grupo A, recibió un suspenso para una plaza de auxiliar administrativo, del grupo C2. 

El ilusionista Toniño sí acertó el nombre de Rubén Álvarez, hijo del alcalde de Muíños y nuevo vicepresidente de la Diputación, Plácido Álvarez; el de la compañera del hijo del alcalde de Xinzo, Isaac Vila; y el del ex concejal en Nogueira de Ramuín, Raúl Soto Martínez. 

Junto a ellos consiguieron también plaza, en este caso de conserjes -sólo en el edificio cultural hay 33- el concejal del PP de Sarreaus Manuel Rodríguez Martínez y la mujer del alcalde de A Merca. El yerno del alcalde de Vilamarín y senador, Amador Vázquez, obtuvo plaza de técnico superior informático; y el hijo del ex alcalde de Vilamartín de Valdeorras y hermano de la actual alcaldesa, el empresario Ignacio Santiago Candal Jarrín, consiguió la de técnico en desarrollo local y recursos europeos. 

El acceso de allegados a cargos populares a plazas de funcionarios en la Diputación de Ourense viene de lejos. Buena parte de los regidores del PP orensano tienen ya colocados ahí a sus parientes cuando no a toda la familia. Es ilustrativo el caso del teniente de alcalde de Cartelle, Jaime Sousa. Primero consiguió colocarse él mismo; después accedieron sus dos hermanos José y Darío; más tarde, su hija Pamela, fruto de su primer matrimonio, y un poco después entró la hija de su actual pareja. Ahora se ha hecho con una nueva plaza su sobrina, Celia Álvarez Sousa. 

La oposición está "harta" de denunciar y apela a la ciudadanía para que castigue estas prácticas en las urnas. El portavoz del PSOE Alfredo García advierte que si Feijóo no frena "este caciquismo" como dijo en campaña, será "cómplice". 

Pese a las denuncias, Baltar no descansa. El jueves pasado, cuando la Diputación empezaba a hacer públicas las notas de los aprobados en estas oposiciones, el Boletín Oficial da Provincia publicaba las bases de selección de otras 11 plazas, entre ellas monitores de gaita, de canto-pandereta, de juegos populares y de percusión, así como tres agentes de desarrollo local. 

(www.elpais.com, 21/07/09)

Hijos de alcaldes del PP superan otras oposiciones de Baltar

Hijos y parientes de alcaldes del PP, además de familiares de Baltar y de reconocidos letrados y jueces de la provincia, copan las abultadas listas de aspirantes en las oposiciones que está celebrando la Diputación de Ourense. Su presidente, José Luis Baltar, sumará de esta forma nuevos funcionarios al más del millar que tiene ahora y que sitúan la institución a la cabeza de las diputaciones españolas en porcentaje de gasto en nóminas.

Las oposiciones finalizan esta semana, pero buena parte de los aspirantes vinculados al PP van superando las pruebas. De momento se ha hecho ya con plaza el hijo del ex alcalde de Vilamartín de Valdeorras y hermano de la actual alcaldesa, María Jesusa Candal Jarrín. El nuevo funcionario es presidente y administrador de empresas dedicadas al vino, a la asistencia a ancianos y a los servicios jurídicos. Su plaza es la única de técnico superior en desarrollo local y fondos europeos.

Pero la mayor parte de las calificadas en su día por Fraga como mentes "prominentes", para justificar que obtuvieran mejor calificación los hijos de cargos del PP que el resto de ciudadanos, se presentan a las plazas de las escalas más bajas de la institución, en las que no se exige título universitario. Hasta el punto de que la elección de seis funcionarios administrativos se presenta muy reñida. Tras la primera criba del examen de gallego quedaron 136 aspirantes, de los que 11 han superado la primera prueba. Al menos cuatro de ellos están vinculados al PP.

Entre los aprobados figuran un hermano de la nuera de Baltar, Antonio Aydillo, a quien el presidente provincial empleó ya este año en con un contrato de superior categoría, técnico en recursos humanos. Junto a él aprobaron las primeras pruebas para las plazas de administrativos la compañera del hijo del alcalde de Xinzo de Limia, Isaac Vila; un hijo del alcalde de Padrenda, Manuel Pérez Pereira, y un hijo del alcalde de Muíños y nuevo portavoz del PP en la diputación, Plácido Álvarez. Este último se estrenó en el cargo la semana pasada defendiendo la negativa de su partido a aprobar una moción del BNG, que demandaba una lista baremada para las oposiciones.

José Antonio Rodríguez Ferreiro, alcalde de Os Blancos por el PP entre 1991 y 1999, cuando erigió en el pueblo un busto de José Luis Baltar, ingresó ayer en prisión para cumplir una condena de cinco años y tres meses por delitos de malversación de fondos públicos y falsificación documental.

01.07.09

Baltar se niega a un baremo para contratar al personal

José Luis Baltar sólo amaga con hacerle oposición al PP en la trastienda. En los actos institucionales cierra filas como el que más con las tesis oficiales de su partido. Ayer, en el pleno de la Diputación, renunció al galleguismo que abandera entre los suyos y rechazó una moción del BNG contra la derogación, por la Xunta, del decreto del gallego. Los nacionalistas sacaron carteles con el lema "eu amo o galego" que motivaron al popular: "¡Yo también lo amo!", clamó. Presionado por la incongruencia de sus tesis, les advirtió: "Ya sé lo que quieren" (evidenciar la división interna del PP) y rechazó la propuesta.

También tuvo que lidiar con el PSOE por el documento que envió a sus alcaldes para que firmaran y forzar al presidente de la Xunta a darle mayores cuotas de poder. Los socialistas lo acorralaron. "Denos a nosotros esa carta, que se la firmamos sin ningún problema", le sugirió el portavoz del PSOE, Alfredo García, destacando la indecisión de los regidores del PP. Baltar salió del paso como pudo. "A ustedes no se la doy, que no tienen categoría", contestó.

Porteros y otros empleos

Pero el presidente no se mueve un milímetro de su política de personal. No vacila en contravenir la tesis de austeridad que predica Feijóo. Primero rechazó una moción del PSOE para crear una comisión de investigación de la "escandalosa" creación de empleos "que usa con tintes partidistas". Después, rechazó otra del BNG encaminada a incluir en las bases de contratación unas listas baremadas "como las del Sergas o las de Educación" con el consenso de los grupos y participación de los sindicatos "para que todo el mundo conozca sus posibilidades de acceder al puesto de trabajo".

Al nacionalista Xosé Manuel Fírvida le respondió el nuevo portavoz del PP (sustituye al superdelegado, Rogelio Martínez), Plácido Álvarez. "No tiene sentido aprobar lo que ya estamos haciendo", le espetó. Baltar, que se sintió personalmente aludido -"la moción está más dirigida a mí que al grupo", dijo- fue más explícito en la negativa. Reconoció su fastidio al preguntársele por los 33 porteros del edificio Simeón que atienden tres puertas. "Son necesarios", destacó, "no es una dictadura, hay trabajadores que descansan y tienen turnos". Y dejó clara su intención de seguir igual. "No hay que investigar nada; les doy los contratos y las explicaciones que me pidan, caso por caso, y les digo por qué unos se hacen de una forma, y otros de otra", zanjó.

www.elpais.es 27.06.09

BALTAR YA GASTA EL DOBLE EN PERSONAL QUE LA DIPUTACIÓN DE A CORUÑA 

En la planta principal de la Diputación de Ourense, a unos metros del despacho del presidente, José Luis Baltar, un grupo de conserjes (dos sentados en una misma mesa y dos de pie, por falta de espacio) pasa sin gran cometido su jornada laboral. No hay documentos en las estanterías ni ordenadores a la vista. Uno de los bedeles traza garabatos imaginarios sobre la madera. 

En el edificio Simeón, 33 porteros hacen turnos para atender las tres entradas del contenedor cultural que la institución dedica a sala de exposiciones. 

Ambas estampas definen bien la política de personal de la Diputación de Ourense que preside el incombustible José Luis Baltar, a la que acuden diariamente más de mil personas (1.100 en este momento, según cálculos de la oposición) que perciben mensuamente de ella sus salarios. El porcentaje que dedica a pagar las nóminas, el 35% del presupuesto, es el doble de lo que gasta en el mismo capítulo la Diputación de A Coruña. 

La principal fábrica en número de empleos en la provincia, tras Coren, arrastra una deuda que roza el límite legal (67,3 millones de euros de un presupuesto de 86 millones) aunque Baltar sigue contratando masivamente pese a la escasez de puestos y cometidos en interminables convocatorias de oposiciones. 

Casi siempre en periodo electoral, las pruebas acaban favoreciendo a personas vinculadas a su propio partido o a su entorno familiar.La Diputación de Ourense destina a pagar a su personal el 35% de todo su presupuesto. El caso no tiene parangón en Galicia. El organismo que preside el todopoderoso Baltar gasta prácticamente el doble que la que preside el socialista Salvador Fernández Moreda en A Coruña (invierte en el mismo capítulo el 18,20% de sus fondos) y bastante más que la de Pontevedra, también con presidente del PP, que dedica un 20,72% a este apartado o la de Lugo, donde el bipartito emplea el 24,87% del presupuesto en pagar las nóminas. 

La peculiar política de recursos humanos de la institución orensana engulle uno de cada tres euros y por supuesto también la principal partida de gasto: 29,4 millones, incluido el del Instituto Ourensán de Desenvolvemento Económico (Inorde). 

Para encontrar un caso similar en España, hay que buscarlo en Castellón, el feudo de Carlos Fabra, donde la Diputación invierte una cifra similar en personal, 29 millones, pero dentro de unas cuentas, 170 millones, que duplican a las de su compañero de partido. Según el último censo actualizado en enero de 2008, la Diputación de Castellón atiende a 594.915 personas. La de Ourense, sólo a 336.099. 

Pese a que Fabra es el paradigma del enchufismo (él mismo se ha jactado públicamente de no saber a cuánta gente emplea en una conversación telefónica grabada que revela los métodos clientelares de contratación que utiliza), la plantilla de la Diputación de Castellón, incluidos sus organismos autónomos y patronatos, es de 605 personas según consta en sus presupuestos de este año. 

La Diputación de Ourense duplica esa cifra. Paga menos pero a mucha más gente. Aunque sólo 600 trabajadores son funcionarios, el resto es personal contratado que depende de sus oposiciones para conseguir un empleo definitivo. Esto es, según Bloque y PSdeG, lo que la diferencia del resto de diputaciones de España en donde las contrataciones "son puntuales". 

En Ourense hijos, mujeres y parientes de alcaldes de la provincia, cuando no ellos mismos, trabajan para la Diputación. La "red clientelar" que sistemáticamente denuncia la oposición, es, a la vista de los presupuestos, la principal razón de ser de la institución. Al poco de llegar al Ayuntamiento de Ourense, el alcalde Francisco Rodríguez, descubrió con sorpresa que algunos de los empleados de la Diputación habían buscado acomodo en la casa consistorial, ante la falta de espacio en la Diputación. Como tampoco el Ayuntamiento tenía mesa para todos, idearon un sistema de sillas calientes. Y así, mientras unos ocupaban la oficina, otros aprovechaban para hacer recados. 

El dinero que Baltar emplea en pagar nóminas supera casi en 7 millones la cantidad (22,8 millones) consignada en los presupuestos de este año a "inversiones reales". Así, las cosas hace muchos años que la Diputación de Ourense no anuncia una carretera nueva. 

Sus cuadrillas, las que Baltar ofrece en los mítines a los paisanos para bachear todo lo que haga falta -siempre que voten al PP-, se emplean en lavar la cara a algunas carreteras secundarias. Al ritmo que acometen los trabajos, la oposición ha calculado que tardaría aproximadamente 110 años en parchear su red de infraestructuras. 

Para planes provinciales, objetivo básico de las diputaciones (junto con el apoyo a los ayuntamientos más débiles), este año se ha destinado una partida exigua, de 5,2 millones de euros. 

En lo que respecta a otro de los fines de estos organismos, el apoyo que ofrece a los ayuntamientos más pequeños sin capacidad para contratar personal es de 42.000 euros anuales a cada uno. La Diputación desembolsa el 37%%, 16.000 euros los aporta el Ministerio para las Administraciones Públicas y los 9.500 restantes, cada municipio. El de Lobeira no pudo acceder este año al plan provincial. No disponía de los 9.500 euros necesarios. 

No hay dinero para inversiones, pero Baltar reparte "sin control técnico y bajo su propio criterio", subvenciones a asociaciones y particulares por más de 2 millones de euros. 

Los aspirantes a estas ayudas hacen cola un día a la semana en la antesala del despacho del presidente en espera de la dádiva. Es la jornada de más tarea para los conserjes que deben ordenar los turnos. Luego Baltar firma esas concesiones discrecionales "sin que el demandante presente un programa o figure en un registro de asociaciones", según denunció el BNG. 

Subvención de 20.000 euros para un "velatorio"

l Boletín Oficial de la Provincia (BOP.) del pasado 8 de mayo incluye las subvenciones nominativas que concedió el presidente José Luis Baltar en el primer trimestre del año. Lo mismo destina 70.000 euros para "gastos de funcionamiento" de una asociación de Barbadás llamada Música y Cultura de Galicia que gestiona un ex concejal del PP en ese concello, que subvenciona con 40.000 euros a la Asociación Down Ourense. La misma cantidad que ha decidido dar en este trimestre también para "gastos de funcionamiento" a Emprende Ourense, una entidad creada por un ex dirigente de Nuevas Generaciones del PP orensano, Jorge Pumar, del círculo de amistades de su hijo, José Manuel Baltar Blanco, y contratado en el ayuntamiento de Coles, por supuesto con alcalde popular.

Entre las ayudas que decide Baltar personalmente figuran en este trimestre 20.000 euros para un "velatorio" en un pueblo de este mismo municipio; 60.000 euros para rehabilitar un edificio para centro social de un pueblo de Riós (con Gobierno del PP) o 46.504,65 euros para el local de una asociación de vecinos del pequeño pueblo de Vilela. Hay además ayudas a la Iglesia, a agrupaciones sociales y asilos de ancianos.

Esta política basada en la magnanimidad del presidente no tiene coste político para Baltar. Más bien al contrario, "cada vez que se hace público su caciquismo, en lugar de perjudicarle le da más votos", reconocen en privado militantes del PP. "Cada día que me levanto sólo pienso en cómo podré ayudar a los demás", declaró el presidente en una ocasión, después de autodefinirse como un "cacique bueno".

Conserjes, limpiadores, y peones engrosan las ofertas de empleo. Son las plazas más demandas. A las oposiciones que se están celebrando este mes hay 196 aspirantes para puestos de ordenanzas y 150 para peones. Sus discretos sueldos duplican la renta media de la provincia.

(www.elpais.com,  22/06/09)

BALTAR SE RETRACTA TRAS LA QUERELLA DE QUINTANA 

La aseveración formulada en la pasada campaña de las autonómicas por el presidente del PP y de la Diputación de Ourense, José Luis Baltar, "pusimos al ratón a cuidar del queso", en alusión directa al ex vicepresidente de la Xunta, Anxo Quintana, y pronunciada en el contexto de los malos tratos a las mujeres, le ha valido una querella criminal por calumnias e injurias graves con publicidad presentada por el político y su ex pareja, Cristina Cid. Ello le podría suponer una pena de prisión de 15 a 24 meses o multa. 

Ayer, tras conocer la querella, Baltar dio un paso atrás. "Lo tiene claro si quiere resucitar metiéndose ahora conmigo", dijo inicialmente. De inmediato advirtió de que no cree que "sea material penal lo que se dice en un mitin" y, tras insistir en que él lo dijo "porque era vox populi", acabó afirmando que si lo que afirmó no es cierto, se retracta. 

El 24 de febrero pasado en un mitin en Punxín, Baltar, tras repudiar la violencia machista, dijo: "El encargado de esto es Anxo Quintana, como dijo muy bien aquí Rosendo [Fernández] pero, claro, nosotros pusimos al ratón a cuidar del queso". Las palabras de Baltar se recogen literalmente en el texto de la querella presentada. Incluye también otras frases textuales de Baltar con las que atribuía al entonces responsable de Igualdade "serios problemas de convivencia" y pedía a Pérez Touriño que lo cesara. 

La querella -en la que se cita como testigo a Rosendo Fernández- informa de que tanto en ese acto político como en otros del PP se repartió entre el público, y se difundió también a través de Internet, una fotografía que mostraba una puerta del garaje de la vivienda de Quintana en Allariz con una abolladura que el PP atribuyó "al comportamiento" de Quintana con su mujer. Rosendo Fernández aludió, según consta en la querella, a esa foto para tildar el daño en la puerta de "extraño accidente" y destacó que no se sabía "si hubo gente, mujeres por el medio y escapó, pero bueno, está el tema parado". 

El abogado de Quintana entiende que Fernández anticipó el mensaje de Baltar introduciendo la referencia al supuesto accidente, lo que "prepara al auditorio para relacionar el mensaje que después proferirá Baltar con la vida privada de los querellantes y con los supuestos incidentes producidos en el desarrollo de la misma". 

(www.elpais.com, 05/06/09)

BALTAR EMPLEA A 75 CANDIDATOS DEL PP EN LAS MUNICIPALES 

El popular José Luis Baltar emplea en la Diputación de Ourense que preside a candidatos que, en su condición de líder del PP orensano, sitúa en las listas electorales. El PSOE ha hecho recuento de los miembros de las listas de las elecciones municipales de 2007 con trabajo (fijo o temporal) en la institución provincial y le salen más de 75. 

El PSOE irán al juzgado si detecta irregularidades en los contratos. "La Diputación no puede seguir pagando favores políticos", protestó ayer el secretario provincial del PSOE, Eladio Fernández. "El personal no cabe" en la sede provincial y "tienen que salir unos a tomar café para que puedan entrar otros", dice Fernández, quien añade que la institución emplea a más de 1.000 orensanos (600 de ellos fijos) cuando empresas como Adolfo Domínguez tienen 600 trabajadores. 

En la lista de los candidatos del PP que trabajan en la Diputación figuran Miguel Prado López, hijo del ex delegado provincial de Agricultura, Agustín Prado Verdeal (la hija se presenta a las oposiciones ahora convocadas); Francisco Javier Rodríguez Nóvoa, concejal del PP de Ourense; y varios trabajadores que aspiran a hacerse con plaza fija en las oposiciones convocadas para este mes. 

El PSOE denuncia que los integrantes de los tribunales que presiden las oposiciones (y conceden los puestos de trabajo) "son en su mayoría políticos". Aunque la ley establece que los miembros de los tribunales deben ser técnicos, los de la Diputación son políticos convertidos en técnicos por Baltar, según explicó ayer el dirigente del PSOE. 

Entre los miembros del tribunal que decide quiénes obtendrán un puesto de trabajo en la Diputación se encuentran Valentín Pérez, alcalde de San Amaro; Miguel Ángel Rodríguez, concejal en Esgos; José Eugenio Galindo, ex alcalde de Nogueira de Ramuín; Carlos Castiñeiras, ex presidente de Nuevas Generaciones; Montserrat Rodríguez, esposa del portavoz del PP en O Carballiño; y José Luis Suárez, hijo del alcalde de Monterrei; y Francisco Cacharro Gosende, vinculado a UPyD e hijo del ex presidente de la Diputación de Lugo. Estos dos últimos obtuvieron en su día las dos notas más altas de la oposición que la Justicia mandó repetir porque Baltar había ordenado a los aspirantes, en contra de la ley, que pusieran sus nombres y apellidos encabezando el examen. 

(www.elpais.com, 04/06/09)

BALTAR ANUNCIA QUE SU FAMILIA SEGUIRÁ UTILIZANDO EL CHÓFER DE LA DIPUTACIÓN 

José Luis Baltar seguirá utilizando el chófer de la Diputación para los mismos fines particulares que hasta ahora. "Estoy actuando correctamente", advirtió ayer tras insistir en la necesidad de servirse de su "escolta" por razones de seguridad. El presidente del PP y de la Diputación de Ourense aseguró que tanto él como su familia están "amenazados" -pese a que las fuerzas de seguridad no tienen constancia - para justificar su traslado en el coche oficial a algunos mítines y que el chófer de la institución lleve a sus nietos al colegio. "Y seguirá haciéndolo, porque yo nunca le obligué", puntualizó. Afirmó además que el funcionario está a su servicio personal todo el día porque "es un asesor y no tiene horario" para protegerlo y destacó que le fue reforzada su seguridad tras las elecciones autonómicas. 

El dirigente del PP pasó al ataque contra el senador del BNG Xosé Manuel Pérez Bouza, quien el lunes le acusó de mantener una doble moral por criticar el uso del Falcon del Ejército por el presidente del Gobierno y utilizar él mismo con fines personales y partidistas los servicios de la institución orensana. "Que me lleve al juzgado", retó el popular al nacionalista.  

Antes, acusó a la ex vicepresidenta del Parlamento y actual diputada del BNG Tereixa Paz de "haber llevado en el coche oficial a su familia" a Xinzo en una ocasión con motivo de una inauguración; denunció de forma imprecisa que los representantes del BNG en el bipartito llevaban en el coche oficial a gente "de dudosa personalidad" y advirtió que Pérez Bouza, cuando era diputado provincial, "estaba empadronado en Porqueira para poder cobrar más por desplazamientos".  

La aseveración es "una mentira", replica el portavoz provincial del BNG, Xosé Manuel Fírvida: "La Diputación no paga desplazamientos, sino fijos por asistencia a plenos y comisiones, con lo que da exactamente igual la distancia a la que vivas", explica.Nacionalistas y socialistas consideran una huida hacia delante las justificaciones de Baltar sobre el uso personal de los recursos públicos. Recuerdan que abrió la sede de la Diputación la víspera de Reyes para que los mismos nietos que transporta el chófer oficial siguiesen desde allí la cabalgata. "Y eso no sería por razones de seguridad", sostiene la oposición. 

Ante la insistencia en las amenazas de las que asegura que son objeto él y su familia, el BNG registrará varias preguntas en la Diputación para que explique "si está en un programa estatal de protección o si fue el chófer, al que le creó una plaza con sueldo de 47.000 euros, el que le hizo ese programa". 

El portavoz parlamentario del PP, Manuel Ruiz Rivas (promotor de la campaña contra el lujo del bipartito y que aireó denuncias sobre el uso de coches oficiales por conselleiras para acudir a la peluquería y otros recados), permaneció ayer mudo. Siempre atento a los "desmanes del bipartito", Ruiz Rivas dijo no estar al tanto de si el chófer de la Diputación transporta a los nietos de Baltar como reconoció el propio presidente orensano. "No sé si Baltar tiene nietos", se excusó. 

(www.elpais.com, 03/06/09)

BALTAR USA AL CHÓFER DE LA DIPUTACIÓN PARA LLEVAR A SUS NIETOS AL COLEGIO 

El presidente del PP y de la Diputación de Ourense, José Luis Baltar, utiliza prácticamente a diario y en horario laboral al chófer de la institución provincial para tareas domésticas. El empleado provincial recoge habitualmente a los nietos del dirigente orensano a la salida del colegio antes de las 13 horas. El funcionario conduce para esta labor un Audi de propiedad privada y espera en la puerta de un céntrico colegio religioso de la ciudad, ante la presencia de las dos abuelas de los menores, para trasladar a los nietos del presidente a su domicilio. 

Baltar ha contratado como chófer para la presidencia de la institución provincial a un ex policía, como "asesor técnico de seguridad" de la institución. Aunque goza de despacho propio, su misión habitual es transportar al presidente, que le ha creado una plaza con sueldo de 47.273 euros anuales, según consta en los Presupuestos de la Diputación. Además de trabajos personales para el dirigente provincial, el funcionario conduce en campaña electoral el Audi oficial del presidente para acudir a los mítines de Baltar. 

El BNG tomó fotos el domingo del coche oficial de la Diputación en las inmediaciones del mitin de Porqueira. "Utiliza el vehículo oficial con el chófer pagado por todos los orensanos para ir a los mítines de la campaña electoral", denunció ayer el senador nacionalista Xosé Manuel Pérez Bouza. "Los cargos del PP tienen una doble vara de medir", advirtió en alusión al tema central de la campaña de Mariano Rajoy, basada en la denuncia de los desplazamientos de Zapatero a los mítines del PSOE en un Falcon del Ejército. "Aunque en el PP critican a los demás por hacerlo, Baltar no va en un Falcon porque no puede que, si no, ni lo dudaría", acusó Pérez Bouza. 

El senador nacionalista advirtió que la electoral no es la única utilización que hace Baltar de los medios públicos. Bouza instó a Baltar a explicar estas actuaciones. "Y si no tiene justificación, que dimita", añadió. 

La justificación no se hizo esperar. La Diputación divulgó un comunicado para dejar constancia de que "la institución" se ve en la "obligación de desmentir" al senador del BNG. El desmentido reconoce, sin embargo, que el chófer de la institución conduce el Audi oficial a los mítines, aunque matiza que el presidente orensano no viaja en él, sino en su coche particular. "El técnico de seguridad de la institución acude en un vehículo oficial que dispone de inhibidor y siguiendo las recomendaciones precede o sigue al vehículo del señor Baltar", especifica la nota. Aclara, además, que este "técnico" recoge "efectivamente" a los niños en el colegio, pero matiza que lo hace "siguiendo las normas de seguridad" y utilizando para ello siempre coches particulares. 

El desmentido pone de manifiesto que las mencionadas "normas de seguridad" que sigue el chófer de Baltar para recoger a sus nietos y para llevar el Audi oficial a los mítines "están avaladas por las recomendaciones expresas del técnico de seguridad adscrito a la Diputación", que no es otro que el propio chófer. 

La Diputación justifica toda esta utilización a fin de garantizar la seguridad. "El señor Baltar dispone de seguridad institucional después de haber sido amenazado", dice la nota, en la que consta que Baltar dispone de actuaciones de seguridad específicas de la propia Policía Nacional, de inspección y de contravigilancia. Fuentes policlaeas manifestaron a este periódico no tener constancia de que existan amenazas expresas contra el presidente provincial. 

(www.elpais.com,  02/06/09)

BALTAR DA UNA PLAZA EN LA DIPUTACIÓN AL PERIODISTA QUE LE LLEVÓ LA CAMPAÑA 

El presidente de la Diputación de Ourense, José Luis Baltar, ha adjudicado la plaza del gabinete de prensa de este organismo al periodista contratado por el PP orensano y responsable de su campaña electoral. El profesional que se ha hecho con el puesto, y que acreditó título de bachiller, superó en el concurso de méritos a un grupo de aspirantes que aportaron documentación de sus licenciaturas, experiencia profesional en diversos medios y, en algunos casos, máster y doctorado. 

Pese a ello, el jefe de prensa del PP fue valorado con 12,35 puntos frente al 0,5 que recibió, por su currículo, una periodista con experiencia en medios de comunicación y en una consultoría, licenciatura, doctorado y máster. Cuando ésta pidió explicaciones sobre su nota en la Diputación, le contestaron que "lo que puntuaba era el bachiller y los meses de paro y no los extras" de su formación académica y profesional. 

Baltar convocó la plaza para acceder al gabinete de prensa de la Diputación orensana en vísperas del Carnaval y concedió un plazo de siete días, la mayoría festivos, para presentar la documentación. Pese a ello concurrieron ocho aspirantes. En las bases quedaba claro que el perfil del destinatario se adaptaba como un guante al del periodista del PP orensano. "Estaban hechas a la medida" del contratado del PP, sostiene el portavoz del PSOE en la corporación provincial, Alfredo García, quien recuerda que "ésta no es una práctica aislada" sino que se enmarca en la política de convocatoria de empleo "poco transparente" del presidente provincial. 

Sólo cuatro de los ocho candidatos llegaron a la fase final, en la que puntuaron los méritos (el bachiller y los meses de paro) que sólo tenía el empleado del PP. El Colegio de Xornalistas de Galicia presentó un recurso contra la convocatoria y la posterior adjudicación de la plaza. En su opinión, Baltar incurrió en "fraude de ley" ya que para el puesto que convocó "es necesario dirigir y coordinar actuaciones específicas que hacen necesario poseer una titulación acorde". El colegio anuncia que interpondrá denuncia judicial. 

(www.elpais.com, 28/04/09)

BALTAR AÑADE MÁS EMPLEOS A LA CUENTA DE LA DIPUTACIÓN 

Baltar continúa creando empleo en la Diputación, la empresa de la provincia con mayor número de trabajadores (cerca del millar) después de Coren. Apenas transcurridas unas semanas de las elecciones autonómicas, el presidente ha aumentado el número de contratados en el Simeón, el edificio cultural de la institución en el que ya colocó en los últimos dos años a 33 porteros para atender tres puertas operativas. 

El PSOE sostiene que los porteros "actúan como agentes electorales". Los socialistas aseguran que al menos media docena de estos empleados de la institución asistieron a la junta electoral el pasado 1-M para participar en el recuento de los votos de la emigración. El director del centro cultural, Francisco González, cuestiona el dato y matiza que "es posible que haya ido alguno, pero se trata de un acto libre" y advierte que si acudieron lo hicieron, "desde luego, fuera de su jornada laboral". 

Coincidiendo con la cita electoral de este año los empleos en la institución provincial experimentaron un nuevo impulso. Entre los meses de enero y febrero, el presidente firmó 290 contratos para los distintos departamentos de la Diputación. El Simeón, el noble edificio rehabilitado en 1997 por la Xunta de Galicia con una inversión de 800 millones de pesetas para convertirlo en un "referente para que Ourense siga siendo la Atenas de Galicia", en palabras del entonces conselleiro de Política Territorial, Xosé Cuiña, se ha convertido, según PSOE y BNG, en un "auténtico referente" pero "de la política clientelar del presidente". 

La inversión inicial fue superada con continuas reformas de la Biblioteca. Al número de porteros empleados en el bajo del inmueble, se suman los del ático, que alberga la biblioteca (en realidad un archivo de bibliotecas cedidas por ilustres orensanos). Fuentes de la institución sostienen que tras las elecciones autonómicas se incorporaron cinco más y elevan a 15 los empleados en este departamento. González sostiene desconocer el número de empleados en este archivo, que tiene su propio director "y funciona de forma autónoma", pero puntualiza que abre mañana y tarde. 

El director de la llamada "biblioteca provincial", el sacerdote Enrique Bande, ha sido contratado este año como asesor de José Luis Baltar, cargo que compatibiliza con el de la gestión bibliográfica. 

La biblioteca apenas recibe visitas, más allá de las de un reducido número de intelectuales interesados en el estudio de los autores que donaron sus bibliotecas personales para este archivo, según confirman fuentes de la institución. Entre las que custodia se encuentran las cedidas por Eduardo Blanco Amor, Xosé Ramón Fernández-Oxea, Alberto Vilanova, Álvarez Buylla, Álvaro de las Casas, José Pérez Ávila, Matilde Lloria, Benito Fernández, José González Paz y Manuel Albendea. Cuenta también con la colección completa de la revista La Zarpa y con un ejemplar del Theatrum Orbis Terrarum, y con originales de Oseira y del Santuario das Ermidas. 

Durante los últimos años estuvieron empleadas temporalmente en este archivo las viudas o mujeres de conocidos empresarios y de diputados y alcaldes del Partido Popular. 

(www.elpais.com, 30/03/09) 

FAMILIARES, MILITANTES Y EL HIJO DE UN TRÁNSFUGA 

La lista de contratados en los dos primeros meses de este año en las distintas áreas de la Diputación incluye a cargos y militantes del Partido Popular y también a familiares del propio presidente. Este año firmó un contrato a Antonio Aydillo, hermano de una de sus nueras, como técnico especialista en Recursos Humanos. Entre los militantes del PP contratados en lo que va de año figura la ex concejala de Educación durante los mandatos de Manuel Cabezas en el Ayuntamiento de Ourense, Belén Girón. La ex edil ha sido colocada como técnico medio en Desenvolvemento. También ha encontrado empleo el hijo del tránsfuga de Castro Caldelas que en 1996 entregó la alcaldía de ese municipio al PP. 

Recientemente, el presidente provincial creó una oficina de recaudación provincial en Vilamartín de Valdeorras a la que ha trasladado al alcalde de la localidad próxima de Rubiá, Antonio Cao, con plaza en la única oficina que existía, en Ourense. La apertura de la nueva sede se produce después de que la oposición denunciara que el regidor sólo atendía la alcaldía y no acudía al puesto de la Diputación, pese a que cobraba por ambos empleos. 

Aunque los trabajos que crea el presidente provincial son temporales, los contratados acaban en plantilla. Es el caso de sus dos ex nueras quienes, tras años de renovación de sus contratos temporales, se han convertido ya en funcionarias. 

(www.elpais.com, 30/03/09)

Baltar llama "maricón" al conselleiro de Medio Ambiente

Quintana: "Es un hooligan entregado a la difamación"

Tras las insidias personales contra Anxo Quintana, el presidente del PP de Ourense, José Luis Baltar, cambió ayer el punto de mira. Y en mitin con el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, escogió como objetivo al conselleiro de Medio Ambiente y cabeza de lista del PSdeG por Ourense, Manuel Vázquez, a quien llamó "maricón, sinvergüenza y miserable".

Baltar también monopolizó el discurso de Quintana, anoche en Ourense. El candidato del BNG personificó en él la "política rastrera" del PP y le acusó de estar detrás "de las difamaciones personales más asquerosas" sufridas por el candidato nacionalista. "Fraga se vengó de nosotros dejándonos aquí a Baltar", lamentó Quintana, en un mitin ante más de 2.000 personas. En la tierra de Baltar, encargado de las mayoría de los ataques personales contra Quintana de las últimas semanas, el aspirante nacionalista fue directo a por él. Le acusó de "pintarse la cara para dar miedo".

"Anda como alma en pena por los pueblos como un hooligan, entregado a la mentira y a la difamación", afirmó Quintana, en medio de un encendido ambiente, a propósito de Baltar, a quien redujo a la categoría de "enviado de Feijóo". "Quiere destruir incluso a las personas, llegando a los peores extremos de la difamación personal", le acusó, para añadir un mensaje al candidato del PP: "Que sepa Feijóo que no puede esconderse detrás de su empecinado de aquí".

Mientras, en otro lugar de la provincia de Ourense, Alberto Ruiz Gallardón no se quedó a los callos. Ni siquiera cerró el mitin en Melón, a 30 kilómetros de la capital provincial. Puso 15 minutos de su brillante oratoria al servicio del candidato del PP, Alberto Núñez Feijóo. Dibujó un bipartito agotado y se propuso ayudar a socialistas y nacionalistas "para que no sigan sufriendo y vuelvan a la oposición de la que nunca debieron salir". El alcalde de Madrid elogió la "política al servicio de las personas" y a los partidos, el suyo, "con programas claros y que no insultan". Luego salió pitando a otro mitin en O Carballiño (Ourense).

Y entonces el barón orensano, José Luis Baltar se quedó a gusto. Literalmente, no dudó en reconocerlo. Lo había anticipado: el suyo no es un discurso de ideas como el de Gallardón, sino "la caña". "Hoy toca PSOE", avanzó. Venía de denunciar en el juzgado al secretario provincial del PSOE y conselleiro de Medio Ambiente, Manuel Vázquez, por insinuar que el candidato destituido en Ourense, Luis Carrera Pásaro, le había condonado al dirigente popular una deuda de 900.000 euros cuando estaba al frente de un banco.

Baltar se arrancó: "Está obsesionado conmigo y yo no soy candidato, no me presento, ni siquiera soy mujer porque entonces entendería que me tuviera ganas, si tiene obsesión por mí tengo que decir que es maricón". "Miserable y sinvergüenza" fueron los siguientes calificativos y el modo en que Baltar interpreta la campaña limpia que Feijóo defiende cuando los micrófonos están abiertos.

Cierto que el acto no estaba diseñado para la caravana de periodistas que sigue al PP. Que no había cámaras y que los flashes escaseaban. Tampoco andaba por allí Feijóo, así que los populares recuperaron el estilo que siempre les acompañó en los mítines rurales. No faltó el camión del ayuntamiento de Melón y los operarios municipales en el montaje de sillas y escenario. Ni la furgoneta de Coren con 100 kilos de garbanzos "encargados por el alcalde" para repartir entre el público. La tarde acabó en fiesta, con vítores a Baltar. Los seguidores de éste en Celanova también animaron ayer la campaña repartiendo pasquines que atribuyen al bipartito la intención de expropiar fincas y pisos.

Por la noche, el Palacio de Congresos de Vigo acogió el mitin central del PP con una ausencia clamorosa. En lugar del presidente nacional, Mariano Rajoy, el PP subió al estrado al alcalde de Madrid. Entonces volvió la cantinela sobre el lujo, la utilización de fondos públicos -siempre del bipartito- y la campaña sin insultos que defienden los populares en los actos televisados.

Ante 3.500 personas, Feijóo prometió poner el 2 de marzo el cartel de "se vende" al coche de Touriño, comprar un Citroën y volcar todos sus esfuerzos en las 30.000 familias que viven de la automoción.

www.elpais.es 27.02.09

BALTAR VUELVE A CONVOCAR OPOSICIONES A LA DIPUTACIÓN EN PERÍODO ELECTORAL 

El presidente provincial del PP y de la Diputación de Ourense, José Luis Baltar, vuelve a convocar oposiciones en periodo electoral. El Diario Oficial de Galicia del 30 de noviembre anunciaba la convocatoria de una nueva oferta de empleo público, mediante concurso oposición, para cubrir 56 puestos de plantilla en la institución orensana, la que emplea a más personal de las de Galicia. 

Según datos aportados por el portavoz del BNG en la Diputación, Xosé Manuel Fírvida, entre los meses de enero y octubre de este año, Baltar aumentó la plantilla con 23 personas más que accedieron a la institución como personal indefinido. Además, contrató hasta el mismo mes de octubre a 430 temporales "de esos contratos de seis meses que va rotando". 2008 no fue, contra lo previsto, año electoral. Al término del mismo el presidente "convoca oposiciones a comienzos de 2009, coincidiendo con la cita con las urnas", apunta el diputado nacionalista. 

Los 79 empleos fijos creados en estas convocatorias pasan a engrosar la plantilla de más de 700 trabajadores que tiene la Diputación de Ourense entre laborales fijos y eventuales. Socialistas y nacionalistas consideran que los contratados elevaban la cifra al millar a comienzos de este año. Ahora se suman los 430 de 2008. 

Los presupuestos que el PP ha presentado paran 2009, 86 millones de euros, evidencian el fuerte gasto en personal. La institución dedicará 28,2 millones de euros a pagar salarios (el 33% del presupuesto) de la Diputación y 1,2 millones más a los sueldos del Inorde (Instituto de Desarrollo Económico que depende de la misma institución). Para nóminas de la recién creada Sociedade Urbanística Provincial, que hasta ahora sólo cuenta con gerente, se destinan 130.000 euros. La cantidad que se dedica a las inversiones es más pequeña: 25,3 millones, un 30% del presupuesto. "Por más vueltas que le he dado a este borrador que nos han entregado, no consigo saber qué partida se dedica al personal eventual: no figura en ningún lado este concepto", señaló Fírvida. En su lugar aparecen apartados consignados como "gratificaciones" y "gratificaciones especiales". 

El BNG sostiene que entre los últimos contratados figuran, como en otras ocasiones, familiares de cargos del PP. 

(www.elpais.com, 17/12/08)

Baltar firmó un convenio en Uruguay sin soporte legal

El convenio que José Luis Baltar firmó a finales de octubre en Montevideo, en el mismo escenario en el que acababa de dar un mitin del PP, por el que comprometió 15.000 euros de la Diputación para gastos de 11 ancianos del Hogar Español, "no cumple ningún trámite legal". El portavoz del PSOE en la Diputación, Alfredo García, denunció ayer que ese acuerdo supone "un claro abuso de poder" por parte del presidente provincial "ya que ni había informe de Intervención ni partida a la que cargar el dinero, ni se informó previamente a nadie".

"Baltar reconoció que le informaron allí mismo, en el mitin del PP, de la difícil situación de unos emigrantes y personalmente y obviando todos los trámites", decidió darles el dinero de la institución provincial. García señala que las explicaciones que Baltar ofreció la semana pasada en el pleno de la Diputación "eran falsas" y reitera que la representación de Baltar en los actos de la Diputación "tenía un fin partidista".

www.elpais.es 07.11.08

ALTAR FIRMÓ CONVENIOS DE LA DIPUTACIÓN EN DOS MÍTINES DEL PP EN LATINOAMÉRICA 

Entre el 24 y el 28 de octubre el presidente del PP y de la Diputación de Ourense, José Luis Baltar, se dio un baño de masas en Uruguay y Argentina en donde participó en mítines políticos y, sin bajar del escenario y con la cartelería del PP de fondo, firmó convenios institucionales comprometiendo fondos públicos de la Diputación. En esos actos de partido, según confirman asistentes a los mismos, Baltar arremetió contra el actual gobierno de la Xunta por "olvidarse de sus paisanos en el exterior" e invocó el espíritu viajero de Manuel Fraga loando el esfuerzo de sus continuos viajes para visitar a la colectividad gallega. 

En los días previos a la gira, el PP orensano envió a los centros de Buenos Aires y Montevideo visitados por la expedición orensana del PP sendos programas de actos en los que queda patente la fusión entre lo institucional, en representación de la Diputación, y lo partidista (los mítines del PP). El dirigente popular encabezó una extensa comitiva en la que, además de su esposa, viajaron la secretaria de organización del PP en la provincia y alcaldesa de Cartelle, Carmen Leyte, y los regidores populares de Celanova, Verea y Melón, además de un concejal de Bande y el teniente alcalde de Quintela de Leirado. 

Según el PSOE orensano, asistentes al mitin del PP celebrado en el centro gallego de Montevideo, en donde la comitiva congregó a más de un millar de personas, Baltar firmó "sin apearse del atril" en el que había pronunciado el discurso político, un convenio comprometiendo 15.000 euros de la institución provincial, prorrogables en sucesivas anualidades. Una partida que, según quedó allí claro, se destina a asumir el gasto generado por los 11 orensanos que residen en el Hogar Español de Ancianos, centro que depende del Ministerio de Trabajo de España. 

En Buenos Aires, Baltar participó, entre otros actos, en una comida multitudinaria (asistieron más de 2.000 personas) celebrada en el centro Costa Salguero a la que, según los datos recabados entre los asistentes por los socialistas orensanos, "nadie tuvo que pagar nada". 

En Argentina, el presidente de la Diputación firmó un segundo convenio, en este caso para "el desarrollo cultural, educativo y comunitario" con los intendentes municipales de Avellaneda y de Lomas de Zamora. 

En la jornada del viernes 24, el programa de la comitiva orensana trufó actos institucionales, como la visita al Centro Gallego de Buenos Aires, a las 18.30, y de partido, como una reunión con la directiva del PP en Argentina a las 19,45 horas. 

En el mencionado centro Costa Salgueiro de Buenos Aires, Baltar y sus alcaldes participaron el domingo 26 a las 12.15 horas en la Segunda Xuntanza de ourensáns en Buenos Aires. En ese caso, Baltar, que tenía asignada una intervención al término del evento, fue presentado en el programa como "presidente de la Diputación de Ourense". 

La delegación orensana dedicó la jornada del lunes 27 a atender a la colectividad de la Casa de Ourense en Buenos Aires, según figura también en el programa oficial que especifica que esos actos estaban reservados "sólo a alcaldes". Baltar también criticó la política del bipartito en la emigración y prometió enviar el próximo febrero, en vísperas de las elecciones, a la Real Banda de Gaitas de la Diputación de Ourense, así como pagar viajes de retorno a los orensanos de la diáspora. 

El PSOE presentará una batería de preguntas sobre este viaje en el pleno de la Diputación convocado para hoy. Los socialistas quieren saber quién pagó los desplazamientos y algunos actos, como la comida del centro Costa Salguero. 

(www.elpais.com, 31/10/08)

BALTAR DESTINA 17 EMPLEADOS A CUIDAR DE 15 CABALLOS 

La Diputación de Ourense afronta la crisis económica "contratando personal para el centro ecuestre que posee en plena Lagoa de Antela, dedicado a la selectiva cría del caballo inglés" e invirtiendo en ella 1,2 millones de euros en este año. Según datos aportados por el portavoz del BNG en la institución provincial, Xosé Manuel Fírvida, 17 personas atienden a 15 caballos propiedad de la Diputación que se crían en las 138 hectáreas que ocupa el centro ecuestre de la finca de Antela. Entre el personal que cuida los animales figura el alcalde popular de Trasmiras, Emilio José Pazos y varios concejales del PP. Pero los de la institución provincial no son los únicos caballos que se crían ahí. "Hay 40 más de una cuadra madrileña". 

Además, entre los 15 atribuidos a la Diputación figuran algunos que en realidad están en régimen de pupilaje; esto es, que la Diputación les ofrece cuadra, limpieza y mantenimiento "por el módico precio de 75 euros al mes". A cambio, la institución orensana se gasta 19.000 euros en el mantenimiento de cada uno de ellos. "Saldría más barato mandarlos a un hotel de lujo en el Caribe", ironiza Fírvida, advirtiendo de que "la política del presidente provincial, José Luis Baltar, dista mucho de la doctrina de contención del gasto público que predican Rajoy y Núñez Feijóo". 

A los gastos de la crianza se añade el sueldo del gerente, el funcionario Gumersindo González, que percibe en torno a 60.000 euros anuales. Frente a la inversión de 1,2 millones, la venta de los potros "reporta a la Diputación unos beneficios de 186.999 euros", sostiene el BNG. 

La Diputación de Ourense, sigue el diputado nacionalista, asume este coste en una finca "de gran potencialidad agrícola y ganadera" comprada en la década de los 70 al Instituto Nacional de Reforma y Desarrollo Agrario con el objetivo de destinarla al centro de investigación y asesoramiento a productores agrícolas. Pero de una extensión de 150 hectáreas, sólo dedica 16,5 al Instituto do Campo y a un pequeño aeródromo. Las 138 hectáreas restantes las ocupa el centro ecuestre, y el hipódromo está en una parcela de apenas 3,36 hectáreas. "El resto se dedica a la producción de hierba y forraje para los caballos". 

Los diputados del BNG sostienen que el centro ecuestre de Antela se enclava en una comarca privilegiada para la explotación agrícola y aluden a la "inversión de cerca de seis millones de euros" que la Consellería de Medio Rural está realizando en el Plan de Regadío de A Limia. Esta comarca fue declarada Zona Especial de Interés Agrario y alberga la sede de uno de los principales Bancos de Terra. Los nacionalistas reclaman a Baltar que transfiera las 138 hectáreas al Banco de Terra de A Limia ya que se ahorraría 1,2 millones de euros e ingresaría 40.000 euros por el alquiler. 

La finca de Antela no es la única que la Diputación dedicada a la cría del caballo inglés. Para el mismo fin invierte 400.000 euros en la finca del centro ecuestre de Vilamarín en la que da empleo a otras 14 personas. 

Y todo esto, denuncian los nacionalistas, teniendo en cuenta que "Baltar alude constantemente a la falta de recursos económicos" de la institución para justificar la "ausencia de inversiones en las infraestructuras provinciales". 

(www.elpais.com, 10/10/08)

Un patronato de la Diputación de Ourense contrata trabajos a familiares de directivos

La Diputación de Ourense contrata trabajo por "cantidades considerables" a empresas "afines al PP" y sin mediar concurso público. El portavoz del PSOE en la corporación, Alfredo García, denunció ayer que la institución ha gastado en combustible para su parque móvil más de 428.000 euros en los últimos cuatro años, todos ellos en la estación de servicio propiedad del teniente de alcalde de San Cibrao de Viñas, José Méndez (PP). Éste fue, previamente, el adjudicatario de un hotel con gasolinera en el polígono industrial orensano, perteneciente a San Cibrao, tras rechazar el ayuntamiento ofertas de conocidas firmas.

Los socialistas sostienen que, también sin mediar concurso público, la institución pagó en los últimos ejercicios varias facturas por importe de 221.520 euros a la empresa de publicaciones Xosé Lois Vázquez e Nicole Carpentier SC.

Especialmente grave es para el PSOE que desde el Patronato Provincial de Turismo, dependiente del Instituto Orensano de Desarrollo Económico (Inorde), de la Diputación, se efectúen pagos a empresas como Tecnología Gallega y Comunicación, en la que "tienen una importante participación personas muy próximas a cargos del PP", lo que, según destaca García, "plantea serias dudas sobre la legalidad de la operación".

Tecnología Gallega y Comunicación está presidida por Luis Baños Campo, hermano del interventor de la Diputación, y figura como consejera delegada Lucía Rodríguez Pérez, hija del gerente del Inorde, organismo que firma el contrato. Constituida con un capital social de 4.000 euros, y con dos empleados en plantilla, realizó ventas en 2006, según datos del Registro Mercantil, por 454.897,34 euros. La empresa tiene como objetivo social la comercialización, venta y mantenimiento de material de telecomunicaciones, así como la producción y distribución de películas.

La denuncia de clientelismo de los socialistas se amplía a las oposiciones de la diputación. El también diputado socialista y alcalde de O Carballiño, Carlos Montes, denunció el proceso abierto para la convocatoria de una plaza de técnico superior en Desenvolvemento Local e Recursos Europeos. De momento, el primer examen sólo lo ha aprobado, con un 6,20, Montserrat Rodríguez, mujer del portavoz del PP en el Ayuntamiento de O Carballiño, Argimiro Marnotes. Los ocho restantes aspirantes no superaron el cero, salvo en un caso en que la nota fue de 0,10. Montserrat Rodríguez ya está contratada en la Diputación y el tribunal que la examina está integrado "por su actual jefe y por los hijos de alcaldes del PP". www.elpais.es 10.04.08

Baltar : "Soy un valiente y no abandono cuando las cosas van mal"

La empresa de la nuera del líder del PP realizó los actos clave de la campaña

El presidente del PP orensano, José Luis Baltar, ha dado su versión sobre la pérdida de respaldo electoral a su partido en la provincia. "Hubo falta de movilización, no se implicó suficientemente a la gente y no utilizamos a tope los recursos". En opinión del responsable del PP orensano el partido siguió "una rutina de 20 años" que no pudo hacer mucho por frenar lo que él mismo llama "el efecto Zapatero". Sus declaraciones ponen en evidencia al comité de organización electoral que preside su propio hijo, José Manuel Baltar Blanco, y que encargó la celebración de los actos electorales de Feijóo en la provincia a la empresa Melior Producciones, SL, dedicada a la "organización y gestión de toda clase de eventos", de la que es administradora y única socia su mujer, María José Caldelas, ex diputada autonómica del Partido Popular.

Ayer, contestando a preguntas de los periodistas, el presidente provincial reconoció el mal resultado electoral en la provincia, aunque a medida que pasan los días lo minimiza. "Me preocupa más no haber subido en votos -perdió 27.500 en la provincia- que haber perdido el tercer diputado", asegura mientras pone coto a quienes intentan pedir su cabeza. "Hemos abierto un periodo de reflexión para hacer un diagnóstico y si conviene la renovación se hará, pero lo decidiremos nosotros y no cuatro o cinco ni quien tenga interés", advierte.

El dirigente popular no teme que pueda correr la misma suerte que su amigo Francisco Cacharro en Lugo. "A Cacharro lo quitaron los militantes, no la dirección del partido, y eso hay que aceptarlo. Yo aquí no tengo ese problema y no me preocupa". Su tranquilidad obedece a la decisión unánime de los alcaldes de cerrar filas en torno a él. "Me llamaron todos y me dijeron: estamos contigo", destaca matizando que si su dimisión fuera la razón para que el PP arrancara, la pediría él. Pero, lejos de ello, suma los méritos: "No hubo ningún presidente del PP que estuviera más de cuatro años en el cargo, y yo llevo 17".

Baltar hizo de nuevo ayer gala de carácter: "No tengo apego ninguno al cargo, aunque sí al partido, y si no se me considera útil, seré el primero en quedar como militante". Luego explicó las razones por las que no dimite: "Yo soy un valiente y me amarga dejar el partido cuando las cosas no van bien".

Pese a ello, el dirigente provincial del PP reconoce que tanto él como Mariano Rajoy o Alberto Núñez Feijóo tienen siempre sus cargos a disposición del partido. En el caso de Rajoy sostiene que "a lo mejor tiene él más ganas de que lo liberen del cargo". A Feijóo lo exime de responsabilidades: "Su caso nada tiene que ver con la posible dimisión de Rajoy: son cosas aisladas", y lanza un aviso a los fieles del presidente gallego destacando que "quienes le rodean" son "tan responsables como él de los éxitos o los fracasos".

Plegado al discurso de la línea dura del PP, Baltar destacó la "casualidad" de los atentados terroristas ocurridos días antes de éstas y las anteriores elecciones generales y afirmó que hubo "cosas raras" en ambos. Mientras se rendía homenaje en Madrid a las víctimas del 11-M, el presidente del PP de Ourense hacía su análisis: "La masacre ocurrida a tres días de los comicios de 2004 pretendía un cambio de signo en el Gobierno". Baltar acusó al PSOE de "utilizar todo lo que le puede servir para ganar las elecciones".

www.elpais.es 12.03.08

Baltar: "Mi caciquismo parece rancio, pero el del PSOE y el BNG es peor"

El líder del PP orensano amenaza al bipartito con "sacar listas de los cajones"

El presidente del PP y de la Diputación de Ourense, José Luis Baltar, reivindicó públicamente su papel de "precursor del caciquismo" gallego para denunciar el intento de emulación que están haciendo, en su opinión, socialistas y nacionalistas. "Mi caciquismo parece rancio, parece del siglo XVIII o XIX, pero ellos están creando el del siglo XXI, que es peor", sentenció.

Baltar, que compareció en conferencia de prensa para anunciar la celebración de unas jornadas de debate sobre el futuro de las diputaciones, asumió sin reparo alguno su cuestionada política de contratación de personal, su apoyo económico -a través de subvenciones de la Diputación- a los ayuntamientos del PP y la creación de una nueva categoría de personal de la institución, el laboral indefinido, cuestiones todas éstas que apenas unos minutos antes había denunciado el portavoz del BNG en la Diputación, Xosé Manuel Pérez Bouza. "Pues claro que sí", reconoció abiertamente ante las imputaciones, "pero porque todo es legal y porque los concellos del PP se cansan de peregrinar por la Xunta sin conseguir nada. Así que ante el sectarismo de la Xunta, la Diputación actúa como mecanismo corrector", explicó.

Sobre el caciquismo de nuevo cuño que imputa a PSdeG y BNG, fue explícito al denunciar que la Xunta -citó a las consellerías de Medio Rural y Medio Ambiente- utiliza el mismo sistema de contratación. "Me están legitimando", replicó para destacar a continuación que ambas formaciones políticas se hartaron de denunciar las fundaciones creadas por el PP y ahora "resulta que ellos montan chiringuitos, como Tragsa o Seagasa, para que hagan de intermediarias y les contraten al personal que ellos les indican y poder aparecer así limpios y puros, sin quemarse".

Embalado en la denuncia -"estoy mucho más cómodo ahora que hace dos años", aseguró aludiendo al papel de oposición del PP gallego- amenazó a quienes le acusan de seguir contratando personal en la diputación y de convocar nuevas oposiciones, las últimas fijadas para coincidir casi con las elecciones: "Si insisten, empiezo a sacar listas de los cajones; pero ahora ellos están callados, claro, ahora esas denuncias sólo las pueden hacer los periodistas".

Pero en cuestión de caciquismo, el presidente provincial del PP dejó claro que no admite lecciones. "Con sus actuaciones están legitimando todo lo que yo llevo hecho", insistió en referencia a socialistas y nacionalistas, "porque resulta que fui un precursor y, o copiaron todos o aprendieron en el mismo libro o fueron a la misma escuela", sentenció. Pero Baltar advirtió, al mismo tiempo, que en materia caciquismo "está ya todo inventado" y matizó que socialistas y nacionalistas "ni son más listos, ni son mejores políticos ni nada de nada". "Lo que pasa es que nosotros tenemos más vergüenza que ellos, porque hay cosas que no nos atrevemos a hacer", agregó. Finalmente retó a los socios del bipartito: "Que prediquen con el ejemplo" si quieren seguir denunciando su política en la Diputación, sobre la que lamenta incluso no haber ido más allá: "Fui bastante parvo en el tiempo que pasó, ¡pero es que creía que ellos eran más honrados!", justificó

www.elpais.es 14.12.07

Baltar contrató a 260 personas en la Diputación durante la precampaña

Cincuenta de los empleados se destinaron a ayuntamientos del PP

A comienzos de la campaña electoral de las municipales del pasado 27 de mayo, la Diputación de Ourense contrató a 260 personas. Estos empleos, de seis meses de duración, forman parte de una de las tandas de contratos que la institución realiza a lo largo del año, según señala la oposición, que ahora coteja el listado de nombres, facilitado por el presidente, José Luis Baltar, para saber cuántos son cargos del PP o familiares suyos.

Hacia finales de marzo y principios de abril, el presidente de la Diputación, José Luis Baltar, descolgó el teléfono y pidió al Inem trabajadores con determinado perfil para emplearles en la institución provincial. Así lo sostienen los diputados provinciales del BNG a la vista de que "ninguno de estos nuevos contratados figuraba en la lista de la Diputación que abre plazos de inscripción para cubrir vacantes y sustituciones". El portavoz del grupo nacionalista, Xosé Manuel Pérez Bouza, asegura "tajantemente" que el presidente provincial "se saltó la lista y contrató a quien le pareció" ya que "ninguno de los elegidos para el empleo figuraba en la relación" de inscritos en espera de trabajo de la institución.

También asegura Pérez Bouza, a la vista de la información, que 50 de los 260 nuevos empleados fueron repartidos por distintos consistorios de la provincia: "Pero no en comisión de servicios. El 99% fue destinado directamente a ayuntamientos que en ese momento estaban aún en manos del PP y sólo uno se destinó a O Carballiño, gobernado por el PSdeG". Los 210 contratados restantes engordaron el ya abultado ejército de trabajadores a los que da cobijo y sueldo la institución provincial "pero no tarea, ya que en su mayoría carecen de cometido".

El BNG ha solicitado ahora a Baltar la copia de los escritos sobre necesidades de personal que los ayuntamientos a los que fueron destinados los trabajadores remitieron a la Diputación. Un imposible, porque el propio Pérez Bouza señala que está seguro "de que no la hay". Y, al mismo tiempo, insta a CC OO -única representación sindical- a que "haga algo ya, o se disuelva".

Pero mientras Baltar aumentaba el personal de la Diputación y de algunos ayuntamientos, el Consello de Contas ponía de manifiesto en su informe de fiscalización el incumplimiento reiterado en la rendición de cuentas por parte de los consistorios orensanos. En el texto se hace constar que los éstos alegan "insuficiencia de medios" para llevar a cabo la tarea.

Ateniéndose al informe de Contas, el PSdeG ha registrado una moción reclamando el "incremento de apoyo de la Diputación" a los ayuntamientos de la provincia. El portavoz socialista, Alfredo García, argumenta que la asistencia jurídica, económica y técnica a los municipios es prácticamente inexistente, cuando laLey las señala "como una de las competencias irrenunciables de las diputaciones".

El Consello de Contas alerta de que en la asistencia económica no consta ninguna consulta de los consistorios, lo que "contrasta con las necesidades manifestadas" por éstos y en asistencia jurídica ha detectado expedientes incompletos e informes firmados por distintas personas de la unidad. Especial es el caso de la asistencia técnica. Aunque la Diputación asegura que cuenta con 45 personas para atenderla, no puede especificar cuántas ni cuáles apoyan a los ayuntamientos.

www.elpais.es 12.09.07

Baltar dejó en el Ayuntamiento a decenas de funcionarios que no caben en la Diputación

La política de contrataciones de la Diputación de Ourense estaba extendida por el Ayuntamiento. Varias decenas de personas contratadas como Agentes de Desarrollo Local (ADL) por la institución provincial fueron "transferidas" a la municipal ante la imposibilidad de encontrarles espacio en las dependencias del pazo provincial. Pero en el Ayuntamiento tampoco caben. El grupo de gobierno del PP ideó una fórmula para mantenerlos: la permanencia por turnos. Las sillas están siempre ocupadas, pero con distintos usuarios a lo largo de cada jornada.

Ahora, socialistas y nacionalistas, coligados en el gobierno local, se los encuentran por todas partes, no saben cuántos son ni tampoco qué hacer con ellos. "¡Mientras pague Baltar...!", señalan entre jocosos y resignados.

El nuevo grupo de gobierno no da crédito. Decenas de personas -de momento no pueden cuantificar el dato- ocupan plazas inexistentes en la institución local orensana. Todas ellas fueron contratadas como ADL por la Diputación y traspasadas al Ayuntamiento de la capital cuando ambos organismos estaban gobernados por el PP. Entre los contratados figuran personas vinculadas al PP e incluso algunos alcaldes electos de la provincia.

Pero la institución local, en la que el crecimiento de personal en los últimos meses ha sido notable -se celebraron dos procesos de oposiciones en los últimos cuatro meses, y las pruebas finalizaron un día antes de constituirse la nueva corporación- no tiene infraestructura suficiente para dar cabida a tanto empleado, por mucho que carezcan de cometido. Éste parece haber sido el motivo que llevó al anterior gobierno local a idear un sistema de sillas calientes. Varias personas ocupaban la misma plaza, pero en turnos horarios distintos. Fuentes del Ayuntamiento sostienen que, para organizar estos turnos, los usuarios dejaban su puesto vacante por espacio de unas horas "y se daban una vuelta por la ciudad; iban a tomar café o a hacer recados". Después regresaban y salían los otros.

El nuevo alcalde orensano, el socialista Francisco Rodríguez, expresa su sorpresa: "Vaya por el departamento que vaya, me encuentro a cuatro o cinco personas que dicen que son de la Diputación y que no sé qué cometido tienen aquí". El alcalde ha pedido a los distintos departamentos municipales el dato exacto de los trabajadores transferidos por la institución provincial. "Pero no constan en ningún lado, así que aún no sé si son 40 ó 400", señala.

Para esclarecer el misterio de los trabajadores fantasmas, el regidor sostiene que, como último recurso, llamará mañana al jefe de Personal de la Diputación. "Más que nada para saber de qué dispongo, porque a lo mejor hay alguna lumbrera y nos conviene aprovecharla... gratis, claro", ironiza.

En la misma línea se expresa el teniente de alcalde, Alexandre Sánchez Vidal. El nacionalista hace recuento de los despachos "completamente vacíos" que les dejaron los concejales del PP. "En el mío había un perchero con dos paraguas, una estantería totalmente vacía, una lamparita de mesa y un folleto del aparcamiento subterráneo del Parque de San Lázaro aprobado por el PP y al que nos habíamos opuesto nosotros, supongo que para echármelo en cara". El despacho -que pertenecía al anterior edil de Infraestructuras- carecía de cualquier otro documento y ni siquiera tenía el ordenador. "Pero a cambio nos dejaron esto lleno de funcionarios y también de trabajadores que paga la Diputación; ¡estoy encantado; son gratis!", bromea el nacionalista. Como su socio de gobierno, Sánchez Vidal sostiene que, vaya por donde vaya, aparecen estos empleados que carecen de cometido específico. Tampoco él sabe cuántos son. "En Infraestructuras, ayer [por el jueves] había unos ocho o nueve", detalla.

Con malestar, pero también con resignación, han aceptado PSOE y BNG la herencia de funcionarios que el PP dejó colocados en el último momento. El alcalde lamenta que hasta el último día se hayan estado celebrando exámenes para dotar al Ayuntamiento de nuevo personal, en su mayoría vinculado al PP. "Y, aunque todos los puestos son igual de dignos, con las últimas oposiciones, celebradas incluso después de las elecciones del pasado 27-M, el PP cubrió 12 plazas de asesores jurídicos, arquitectos y otros funcionarios del grupo A, el de mayor nivel", que a partir de ahora ejercerán como técnicos asesores del nuevo gobierno local.

El ex concejal de Personal, Francisco Javier Rodríguez Nóvoa, del PP, confirma este hecho señalando que es "absolutamente legal" haber finalizado el proceso de exámenes con otro gobierno electo y advierte que su hermano, admitido para presentarse a la plaza de arquitecto, decidió finalmente no concurrir a la prueba en cuanto este periódico hizo público su parentesco. "Fue para no perjudicarme", alega.

Nóvoa -quien siendo concejal se hizo con una plaza de funcionario en la Diputación y tiene a varios familiares contratados en el Ayuntamiento, en donde ha sido hasta ahora responsable de Personal y presidente de los tribunales de las oposiciones- vaticina que no prosperará ninguna demanda contra su proceder. "No hemos hecho nada ilegal", sostiene.

A este respecto, el alcalde confía en que prospere el recurso presentado por la CIG contra la composición del tribunal -integrado por concejales del grupo de gobierno saliente- para que se desestime el proceso. "Desde luego", afirma, "es la primera vez en la historia que después de celebradas unas elecciones, y un día antes de que se constituya la nueva corporación, se celebran oposiciones" en una institución.

'Temporeros' recolocados en el pabellón de deportes

Los agentes de desarrollo local son la guinda del sistema de contrataciones de la Diputación. Al alto número de familiares de cargos del PP empleados en este organismo, se suman los eventuales ADL a los que la institución da trabajo, o al menos nómina, de año en año. "Son temporeros", señala un funcionario del organismo provincial, "y suele ser a partir de este mes, siempre en verano, cuando se hacen los contratos". Aunque el organismo provincial suele quedarse con un número indeterminado de ellos, "la mayor parte los cede a los ayuntamientos de la provincia de su propio signo político", que hasta ahora eran la mayoría. De esta forma, el presidente del PP "ha mantenido la red clientelar que le ha dado tantos réditos políticos", señala el funcionario.

El actual alcalde de Ourense -hasta ahora portavoz del PSdeG en la Diputación- ha reiterado su denuncia sobre el excedente de personal de la institución provincial. "Me consta que han mandado personal a todas partes y que los que no le cabían en ningún lado, porque no había ya sillas suficientes en la Diputación, Baltar los enviaba al Pabellón de Deportes, sin cometido específico", insiste.

Aunque en teoría los ADL son los profesionales, encargados de evaluar, proponer y ejecutar planes de desarrollo, los contratados por la Diputación de Ourense se destinan básicamente, según fuentes de la institución, a "brigadas de obras".

Baltar emplea en la Diputación a 300 cargos públicos del PP y familiares

El pasado mes de septiembre José Luis Baltar, presidente de la Diputación de Ourense, inició un nuevo proceso de captación y remodelación de personal para la institución, que aún está en marcha. El 'Boletín Oficial de la Provincia (BOP) de ese mes da cuenta de los nombramientos por parte de la presidencia de 46 plazas de "funcionarización" -ascenso de funcionarios- que "pasaron la correspondiente prueba selectiva", entre los que figura un importante número de afines al PP. La Diputación orensana da trabajo ya a más de 300 personas vinculadas al PP.

En este mes de febrero han comenzado nuevas oposiciones para cubrir otras 96 plazas -15 del cuadro de funcionarios y 32 del laboral- a las que se presenta una larga lista de cargos y parientes del mismo partido. Y eso que el número de afines empleados en la institución provincial supera ya al de la plantilla de funcionarios.

La Diputación tiene 897 empleados, de los cuales sólo 238 son funcionarios (272 son personal laboral y 387 son temporales), lo que da cuenta del modelo de contratación y vuelta al paro que ha instaurado el titular de la institución "con clara estrategia electoralista", apostilla el portavoz socialista, Francisco Rodríguez. La operación es sencilla: "Contrata por tres meses a personas de determinado municipio que le interesan electoralmente; una vez conseguidas esas voluntades, las deja fuera y contrata por otros tres meses a nuevo personal. Así sucesivamente", explica Rodríguez.

Socialistas y nacionalistas llevan más de una década denunciando el "sistema clientelar" del que se sirve Baltar en la institución para hacerse fuerte en lo político. La Justicia les dio la razón en una ocasión, en 1999, obligando a repetir unas oposiciones.

Pasados ocho años, sin el colchón económico de la Xunta, Baltar se pertrecha en su feudo desafiando con la convocatoria de unas nuevas e igualmente polémicas oposiciones cuyos tribunales están integrados, paradójicamente, por algunos de aquellos hijos de dirigentes del PP que aprobaran las pruebas que la Justicia había obligado a repetir por irregulares.

Este nuevo proceso opositor, al que aspiran nuevos dirigentes y familiares del PP, ampliará en un centenar los empleos en la institución.

A primeros de este año entraron ya a trabajar en la Diputación en calidad de funcionarios nuevos amigos del presidente. La lista la integran dos administrativos, entre los que se encuentran Francisco Cougil, el que fuera número dos y brazo derecho de Antonio Troitiño -ex concejal del PSdeG que abandonó el partido y presentó a las pasadas elecciones municipales una lista independiente que frenó el avance de los socialistas en la ciudad- y Pamela Sousa, hija del teniente de alcalde del Ayuntamiento de Cartelle. Junto a ellos, la número seis en la lista del Partido Popular de Sarreaus obtuvo una plaza de portera.

En lo que respecta a los contratados en los últimos meses, destacan igualmente los relacionados con el PP. Miguel Prado López, hijo del ex delegado provincial de la Consellería de Medio Ambiente, aprobó el primer ejercicio de la convocatoria de técnico auxiliar en Informática. Mientras se prepara para el nuevo examen, ha sido incluido ya en la lista que los populares presentarán a las elecciones en el Ayuntamiento de Toén.

Otros aspirantes a contrato de la Diputación son una concejala del PP en Nogueira de Ramuín, Marta María Pérez Rodríguez, y la concejala en Maside Raquel Casares.

Además de las oposiciones que se están celebrando estos días, el Boletín Oficial de la Provincia (BOP) del 28 de septiembre de 2006 da cuenta del proceso de "funcionarización"; esto es, nombramientos de personal ya funcionario para plazas incluidas en la oferta de empleo público del año 2005. En total, 42 funcionarios ascendidos. Entre los afortunados se cuentan la ex nuera del presidente y hasta ahora gerente del Teatro Principal, Olga Mojón, y el director del edificio cultural de la Diputación y jefe de prensa de Baltar, Francisco González, que consiguen sendas plazas de técnico superior en gestión cultural.

Las tres plazas de técnico especialista en gestión tributaria y recaudación se las reparten otro hijo del ex secretario y dos alcaldes del Partido Popular, los de San Amaro, Ernesto Pérez y el de Rubiá, Elías Rodríguez. De las dos plazas de auxiliar de administración general, una corresponde a Darío Sousa Seara, hijo del teniente de alcalde de Cartelle.

Nuevas Generaciones

A estos se suma el representante de Nuevas Generaciones, Carlos Castiñeiras, como técnico especialista en recursos humanos; dos hijos del ex secretario de la Diputación, uno como letrado y el otro como técnico especialista en gestión tributaria (estos comparten empresa con otro hermano y una cuñada).El portavoz socialista cree que estos son los últimos coletazos de Baltar. "Él es consciente ya de que está en la recta final", señala, "y está agradeciendo los servicios prestados, tirando la casa por la ventana".

NÓVOA DICE QUE NO SABÍA QUE FAMILIARES DEL PP COPAN LAS PLAZAS MUNICIPALES

 Enrique Nóvoa, alcalde de Ourense y candidato del PP, declaró que "se enteró por la prensa" de la relación de aprobados vinculados a dirigentes provinciales del PP y personas influyentes de la ciudad en las oposiciones convocadas por la institución que preside. Pese a ello, Nóvoa sitúa ese número de aprobados "en no más de un 9%". El cálculo que ha hecho Nóvoa dista mucho del que hace la oposición. El portavoz y candidato socialista, Francisco Rodríguez, estima que "han aprobado estas oposiciones en torno a un 90% de personas vinculadas al PP , y esto es lo alarmante". 

El regidor orensano manifestó que los militantes y parientes de cargos del PP tienen tanto derecho como los demás a aprobar las oposiciones, consiguiendo plazas fijas en la institución. Respecto a los exámenes aún pendientes, que el grupo de gobierno intenta celebrar antes de las elecciones, Nóvoa hace un llamamiento a la calma señalando que si se presenta el hermano del concejal de Personal "naturalmente" no será éste quien presida el examen, sino otro concejal del grupo de gobierno. 

Frente a las declaraciones del alcalde, los portavoces del PSdeG y del BNG manifestaron su preocupación por lo que el socialista, Francisco Rodríguez, tildó de "modelo de Baltar, vigente desde hace 20 años" aplicado a "la práctica totalidad de los ayuntamientos del PP en la provincia". Rodríguez sostiene que no es sólo que se apruebe a los familiares y amigos, "sino a los parientes de dirigentes del PP en toda la provincia y que ni siquiera pagan sus impuestos en esta ciudad". 

"Modelo Baltar" 

El "modelo Baltar" al que se refiere el concejal socialista es el de la política de contrataciones de la Diputación, donde, señala, "no se convocan plazas porque haya un estudio que demande personal específico, sino que se crean las plazas en función de los contratos comprometidos por el grupo gobernante". Hasta tal punto, explica, que "los funcionarios no caben ya en las dependencias de la Diputación y los van trasladando al pabellón municipal de deportes".

Mientras el portavoz del PSdeG manifestaba la imposibilidad de demandar judicialmente al PP por su política de contrataciones en el Ayuntamiento -"lo que hacen es un escándalo, pero ya se cuidan para que no sea ilegal"- el candidato del BNG reclamaba la intervención de oficio de la Fiscalía. 

Tanto Sánchez Vidal como Francisco Rodríguez proponen "mirar hacia delante" y prometen un nuevo modelo de tribunales examinadores integrado por técnicos en cada materia y políticamente independientes, "como se hace ahora en las convocatorias de la Xunta", matizó el socialista. Sánchez Vidal lamenta que "tengamos que estar hablando de esto en lugar de hacerlo sobre infraestructuras". "Yo no tengo a nadie enchufado", afirma. 

www.elpais.com, 24/04/07

El gasto en personal triplica el dinero dedicado a inversiones

La importancia empleadora de la Diputación provincial orensana se hace evidente, a ojos del Partido dos Socialistas de Galicia, haciendo un poco de estadística. La de Ourense, explican, es la diputación de Galicia con mayor plantilla de personal a pesar de que tiene un nivel de endeudamiento que roza el límite legal (se sitúa en 109%, cuando el máximo es del 110%) y lleva a cabo la menor inversión real por habitante.

"Es significativo que para gestionar los 9 millones de euros del presupuesto de este año para inversiones se destinen 26 millones a personal", destaca el portavoz del PSdeG.

El desorbitado número de personas cuyo salario depende de la Diputación (las corporaciones provinciales de A Coruña y Lugo tienen 700 trabajadores, la mayoría funcionarios, y la Pontevedra 605, de lo que sólo 13 son laborales) provoca situaciones "surrealistas, porque muchos trabajadores no tienen mesa, ni tarea encomendada.

La provincia de menor desarrollo industrial de Galicia pone sus ojos en la tabla de salvación laboral en que se ha convertido la Diputación. El control que sobre la institución ejerce el presidente provincial es de tal calibre que, paralelamente al incremento del personal temporal, los sindicatos han desaparecido de escena dejando el camino despejado a una asociación de trabajadores montada por el propio José Luis Baltar -él mismo pidió personalmente la firma a los empleados para constituirla- que desde entonces es dueña y señora de la representación laboral. Desde entonces, no han trascendido reivindicaciones ni conflictos en la institución.

Frente a esta representación, sobrevivía simbólicamente la central UGT con un único representante. Pero en el proceso electoral que ahora se desarrolla -los trabajadores elegirán a los representantes de su nuevo comité de empresa el próximo 2 de marzo- ya sólo será posible votar al sindicato del jefe. UGT ha colgado una nota en el tablón anunciando que sucumbe ante la imposibilidad de encontrar trabajadores para integrar la candidatura. "La Diputación es desde siempre, pero ahora más que nunca, una empresa particular del Partido Popular", sostiene Francisco Rodríguez.

www.elpais.es 18.02.07

El líder del PP de Ourense emplaza a sus alcaldes a que "roben los votos a quien sea" 

El presidente del PP de Ourense, José Luis Baltar, reunió a sus alcaldes en la noche del pasado jueves, poco antes del inicio de la campaña electoral, para exhortarles a "buscar los votos donde sea, convencer a quien sea y robárselos a ellos o a quien sea". Baltar entregó a los 92 regidores que tiene el PP en la provincia una ficha en la que figura el número exacto de sufragios que les exige que consigan en las elecciones del próximo 19 de junio. Para la provincia completa, el cálculo del presidente del PP de Ourense es que su candidatura pueda recaudar 144.100 votos.

Baltar, presidente de la Diputación Provincial de Ourense, que hace unos meses amenazó con abandonar el partido si la dirección nacional no respetaba su cuota territorial, está empeñado en batir el próximo 19 de junio sus poco frecuentes marcas electorales. No lo va a tener fácil. Desde 1993, en todos los comicios autonómicos ha superado ampliamente el 50%, una cota de la que no bajó siquiera en las generales de 2004, en las que el PP sufrió un fuerte retroceso en las ciudades gallegas. En las últimas autonómicas, Baltar se acercó al 55%.

Antes del comienzo de la campaña, tras un acto de presentación del programa electoral del PP al que asistió el vicepresidente primero de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, el líder de los populares de Ourense llamó a capítulo a sus alcaldes. "Podemos y somos capaces de conseguir más votos", les arengó Baltar. "Si teníamos 104.000, tenemos que conseguir 105.000. Si teníamos 118.000, hay que conseguir 119.000", reclamó.

Tras entregar a los regidores una ficha individualizada con el rendimiento electoral que se les exige, Baltar advirtió de que no tolerará excusas. "No me valen las disculpas de los votantes que murieron. Eso había que arreglarlo antes", explicó Baltar, quien aludió a la necesidad de reclutar para el partido apoyos de la gente joven antes de que lleguen los periodos electorales. Y a continuación espetó: "El que no hubiese hecho ese trabajito durante ese tiempo ahora tiene que arreglárselas para buscar los votos donde sea, convencer a quien sea y robárselos a ellos o a quien sea para conseguir los votos que tenemos que conseguir".

Sin la crudeza en la expresión de Baltar, los dirigentes del PP han comenzado la campaña animando a los suyos a multiplicarse en la búsqueda de apoyos. El candidato del PP a la Xunta, Manuel Fraga, advirtió ayer en un acto en Negreira (A Coruña), de que "no se puede desperdiciar ni un voto". "La obra de Galicia hay que hacerla con votos. Y 10 son el doble que cinco, y cinco son más que uno", enfatizó Fraga.

Fraga compartió ayer con Baltar el acto central de su primer día de campaña, un mitin en Xinzo de Limia (Ourense), uno de los feudos del presidente de la Diputación, en el que se reunieron más de 2.000 personas. El mitin se abrió con una consigna lanzada por megafonía que el público coreó: "¡Vamos a ganar! ¡Vamos a ganar!". En su intervención, Baltar admitió que había dicho a sus alcaldes: "Si no los tienes [los votos], róbalos". Pero el líder del PP de Ourense dio a entender que se le había malinterpretado: "Me quieren meter en Chirona por eso. No saben ni entender el lenguaje, por eso no entienden a los gallegos. En Ourense les vamos a dar una paliza de la que se van a acordar".

Los llamamientos a vencer a las encuestas son el mensaje más insistente de la dirección del PP. Ayer, se conoció un sondeo del Instituto Opina para la cadena SER, que apunta a que Fraga perderá la mayoría absoluta. Éste no quiso comentar la encuesta porque, dijo, la SER es "un medio hostil".

El PSdeG traslada a la Junta Electoral las palabras de Baltar

La frase de José Luis Baltar sobre el "robo" de votos llevó ayer a Emilio Pérez Touriño, el candidato socialista, a pedirle que "recupere la calma" y a trasladar sus declaraciones a la Junta Electoral de Galicia por si pudieran ser objeto de un delito electoral. "Están nerviosos, están perdiendo las formas. Nos llaman locos, payasos. Están descalificando a los que no piensan como ellos. Y ahora esto. Ya que los dirigentes del PP no controlan lo que piensan, al menos podrían controlar lo que dicen. Porque no se puede pretender ganar a cualquier precio".

Touriño se mostró convencido de que los gallegos sabrán luchar contra quienes quieren controlar sus decisiones. "La ciudadanía madura no se va a dejar amedrentar. El voto será un castigo contra la intolerancia del PP. No se puede pretender ganar a cualquier precio. Que se comporten, que respeten. Nosotros haremos una campaña limpia, serena y tranquila", clamó el candidato en un mitin en Camariñas (A Coruña).

El secretario general del PSdeG, Ricardo Varela, se mostró convencido, después de las declaraciones de Baltar, de que los gallegos "no se van a dejar robar estas elecciones". Para Varela, el PP "ha desvelado su verdadera cara y su estrategia en los últimos 16 años". Varela exigió a Fraga que, si quiere demostrar que no comparte esta idea de Baltar, le pida su dimisión inmediata como presidente del PP de Ourense y que, además, reúna de nuevo a los alcaldes para rectificar sus palabras y pedirles que permitan el voto libre de todos los gallegos.

"Un producto de Fraga"
"Son prácticas que no nos sorprenden", declaró el candidato del Bloque Nacionalista Galego, Anxo Quintana, quien considera a José Luis Baltar "un producto de Fraga". El cabeza de lista del BNG acusó al presidente de la Xunta de "apadrinar la corrupción" y aspirar a perpetuar en esta época "prácticas de la Galicia del siglo XIX". Haciendo un juego con el lema de los populares, Quintana dijo que el eslogan del PP significa "más corrupción para el país de los baltares y los cacharros", en alusión a los dos barones provinciales de más peso del PP, los presidentes de las Diputaciones de Ourense y Lugo, José Luis Baltar y Francisco Cacharro Pardo.

Fuentes de la dirección de la campaña del BNG acusaron ayer al PP de "confundir" el partido con las instituciones, lo que identificaron como la causa de la "corrupción estructural" del PP. Los populares, agregaron, "usan las instituciones públicas como un coto privado" y otorgan a los ciudadanos "el tratamiento de súbditos"

Publicado en El País. 04.06.05

Los rebeldes del PP de Ourense mantienen firme su amenaza de romper con el partido  

Las Jóvenes promesas PPopulares

El futuro del PP y del Gobierno de Galicia pende del hilo sobre el que hoy se deslizarán dos hombres a punto de romper una amistad personal y una alianza política que duró 15 años. Para el presidente de la Xunta y fundador del PP, Manuel Fraga, será una cita casi dramática porque está en juego el modo en qué concluirá su vida política. Fraga tendrá que convencer a su interlocutor, el líder del PP de Ourense, José Luis Baltar, de que desista de abandonar el partido para fundar una nueva formación política regionalista.

Anoche, más allá de los mensajes optimistas que se transmitían desde algunos medios oficiales para minimizar el alcance mediático de la crisis, en la dirección del PP de Ourense aseguraban que se mantenían firmes en su pulso.

Sometido desde hace una semana a las presiones contrapuestas de los barones provinciales del PP gallego, que desean forzar una salida pactada, y a la voluntad de la dirección nacional del partido de no ceder ante los rebeldes, Fraga huyó durante el fin de semana del viciado aire que se respira estos días en Santiago. Pasó el viernes y el sábado de cacería en Palencia y ayer, a su regreso, reanudó los contactos políticos para preparar la reunión de hoy con Baltar, cuando termina el ultimátum del PP de Ourense. Baltar ya le había anunciado a Fraga el pasado lunes que se disponía a abandonar el partido porque consideraba que la dirección del PP y los aliados gallegos de su secretario general, Mariano Rajoy, le estaban arrinconando. Ante la insistencia de Fraga, el líder de los populares de Ourense y presidente de la Diputación Provincial concedió una semana de plazo antes de confirmar públicamente la escisión.

Fraga se reunió ayer por separado con sus dos vicepresidentes. Ambos, también por separado, habían mantenido en los últimos días contactos personales con Baltar. Los dos, nombrados hace tres semanas, no representan la misma línea política en el PP gallego. El primero, Alberto Núñez Feijoo, está plenamente identificado con la dirección nacional del partido y sus adversarios lo consideran el hombre de Rajoy en la crisis, en la que ha asumido un gran protagonismo. El segundo, Xosé Manuel Barreiro, es más proclive a un entendimiento con los barones provinciales, en cuyo entorno comenzó su carrera política, y ha actuado desde un segundo plano.

Según fuentes del PP de Ourense, las gestiones de Barreiro y Núñez Feijoo ante Baltar no ofrecieron resultado. La misma versión asegura que el encuentro con Núñez contribuyó a tensar más el clima. Mientras Baltar guarda silencio, en su entorno aseguran que su postura es firme, ya que piensa que Fraga no tendrá margen de maniobra para ofrecerle una satisfacción suficiente. Algunas fuentes de la Xunta y de la dirección del partido transmitían, por el contrario, que el acuerdo aún es posible y que a los rebeldes les están fallando los apoyos. Pero también en estos medios se hacían confesiones pesimistas desde el anonimato. La versión sí era coincidente al asegurar que la dirección del PP no está dispuesta a hacer más concesiones que garantizar la cuota territorial de Baltar y prometer que no habrá represalias.

El propio Rajoy, en una entrevista en Abc, advirtió ayer de que "el peor coste" para el PP no sería la ruptura sino "no hacer aquello que los ciudadanos perciban como serio".

(*) Publicado en la edición digital de El País.27.09.04

La amenaza de escisión del PP de Ourense abre la mayor crisis del Gobierno de Fraga  

La decisión del presidente del PP en Ourense, Xosé Luis Baltar, de abandonar el partido junto a un grupo de cinco diputados ha abierto la crisis más grave en el Gobierno gallego desde los años 80. Fuentes del PP de Ourense han confirmado que Baltar comunicó anoche su marcha a Manuel Fraga, al que dijo que era irrevocable, aduciendo que no veía protegidos sus intereses en la Xunta. Las mismas fuentes han informado de que los diputados rebeldes han amenazado con crear otro partido, algo que pondría en serio peligro la mayoría del PP en el Parlamento gallego.

La Cámara gallega se compone de 75 escaños, de los que el PP actualmente ocupa 41, tres diputados por encima de la mayoría absoluta, establecida en 38. De consumarse la espantada, el partido de Manuel Fraga pasaría a tener 36 diputados y se vería privado de la mayoría.

El grupo de descontentos de Ourense critica el poder y la influencia -excesivos, en su opinión- del secretario general del PP, Mariano Rajoy, en el PP gallego. Este sector siempre ha apoyado al viejo rival de Rajoy en Galicia, el que fuera delfín de Fraga, Xosé Cuiña, que fue obligado a dimitir hace año y medio de la Xunta. La última remodelación del Gobierno gallego, coincidiendo con el anuncio de Fraga de optar a su quinto mandato, dió entrada a figuras próximas a Rajoy, como el vicepresidente primero, Alberto Núnez Feijoo, y dejó en un escalafón inferior al también vicepresidente José Manuel Berreiro, próximo a los barones provinciales que apoyaban a Cuiña.

"Un pacto de silencio"

Tras el encuentro de anoche, y a petición de Fraga, el presidente del PP de Ourense abrió un plazo de una semana para consumar su abandono, que asegura es irrevocable. En declaraciones, esta tarde, a los periodistas, Baltar ha confirmado la existencia de "un pacto de silencio hasta dentro de una semana", en la que ambos políticos volverán a reunirse, en un intento de dar "una segunda oportunidad" al Gobierno gallego, según Baltar.

Junto a éste, en principio, abandonarían la disciplina de partido otros diputados porque, según aseguran, no ven respaldados sus intereses. Tampoco se descarta que otros miembros del Parlamento gallego se sumen a la decisión ya en firme de Miguel Santalices, Roberto Castro, Xosé Manuel Baltar, hijo del líder provincial, María José Caldelas y Maximino Rodríguez.

El amago de escisión ha destapado una crisis de enorme gravedad. Aunque este grupo de diputados afirman que apoyarán las decisiones del PP en lo que resta de legislatura, ya están planteándose, según fuentes próximas, la posibilidad de crear un nuevo grupo político con el que concurrirían a las elecciones autonómicas que se celebrarán en 2005. La espantada se interpreta como un jaque al presidente gallego, ya que el PP en Ourense suele obtener mayoría absoluta y es un importante bastión de los populares. El Partido Popular de Galicia gobierna en 75 ayuntamientos y, según las fuentes consultadas, 60 alcaldes respaldan al dirigente provincial, por lo que los críticos no perderían la mayoría absoluta en la Diputación de Orense.

"Una cena magnífica"

Xosé Manuel Baltar, líder del PP en Ourense y presidente de la Diputación provincial, comunicó anoche a Manuel Fraga su decisión en una cena que mantuvieron ambos en Santiago, en la que el titular de la Xunta intentó salvar sin éxito la escisión del partido. Pese a que la crisis ya estaba anunciada, Fraga ha insistido esta mañana en que la reunión de anoche había sido "magnífica" y que confiaba en "rematar bien" las negociaciones.

Al parecer, Manuel Fraga había ofrecido a los orensanos libertad para confeccionar las listas en la provincia para las elecciones del próximo año, la destitución del secretario general del PPdeG, Jesús Palmou, y consensuar la nueva persona que ocuparía este cargo en su lugar.

Además, el presidente de la Xunta se comprometió a que el ex consejero Xosé Cuiña, fuertemente respaldado por los dirigentes del partido en Orense frente a lo que consideran intromisiones de Madrid, figurase en las listas de Pontevedra.

(*) Publicado en la edición digital de El País.21.09.04

Volver

© Copyright. 1998 - 2016. www.losgenoveses.net. Ningún derecho reservado. Aquí es todo de gratis y sin comisiones( Página diseñada para ver con Explorer 8 o superior  a 1024 x 768 píxeles )