LA NOTICIA DEL DÍA  (*)

Anticorrupción investiga los ingresos de Fabra como asesor antes de la sociedad Carmacas

El presidente de la Diputación Provincial de Castelló, Carlos Fabra, asesoró al empresario Vicente Vilar, propietario de Naranjax, al menos dos años antes de que constituyera la asesoría Carmacas S. L., según se deduce de su declaración como imputado del pasado 3 de febrero.

Esta declaración está siendo analizada por el fiscal Anticorrupción, Carlos Saiz, con el fin de averiguar si Fabra tenía ingresos profesionales antes de fundar la mercantil Carmacas SL y si los puede justificar ante Hacienda con facturas o libros de contabilidad.

En un momento de la declaración la juez Isabel Belinchón, ahora trasladada a Teruel, preguntó al presidente popular si la labor de asesoramiento a Vicente Vilar la desarrolló desde el principio de la relación de amistad que ambos mantuvieron durante años. El líder del PP fue rotundo: «Desde el principio». Fabra aclaró que tuvo su primera reunión con el empresario de Artana «en vísperas de la Magdalena del 98 o 99», de lo cual se deduce que el presidente de la diputación castellonense mantuvo relaciones comerciales con Vilar antes de fundar la asesoría Carmacas SL, constituida legalmente el 28 de abril de 2000 con el objetivo de elaborar informes jurídico-técnicos para empresas privadas, entre ellas la sociedad que dirige Vilar. El fiscal Saiz quiere saber qué pasó en esos dos años, cuántos trabajos realizó Fabra y cómo justificó sus honorarios.

El líder del PP dio más detalles a la juez al asegurar que asesoró a Vilar en la construcción de un polígono industrial en Artana y llega a afirmar que realizó «gestiones y trabajos sobre una fábrica de detergentes, ladrillos (...) Quería [se refiere a Vilar] hacer un polígono industrial en Artana y me hizo hablar con dos o tres empresas constructoras, a ver el coste por metro cuadrado, un estudio y cuánto costaría traer el gas hasta allí, porque no había gas». En otro párrafo Fabra hace un esfuerzo de memoria y recuerda que Vilar le sugirió: «Yo quiero que tú me asesores, te lo pagaré».

Entonces la juez le pregunta si todos estos negocios los realizó a través de la empresa Carmacas SL y el líder del Partido Popular responde: «Sí, sí a través de Carmacas». Unos folios después, sin embargo, Fabra tiene que matizar ante la titular del Juzgado de Instrucción Número 1 de Nules: «Para el grupo de empresas [de Naranjax] no hice nada antes de constituirse Carmacas pero para el señor Vilar sí, como lo del polígono industrial». Por contra, el industrial químico castellonense mantiene que nunca recibió ningún informe de asesoramiento sobre la construcción del futuro polígono de Artana, sino que era el propio Carlos Fabra el que estaba interesado en que el proyecto saliera adelante, con el apoyo de otros empresarios de la provincia.

Vilar declaró en su momento que estos «asesoramientos» de Fabra nunca fueron respaldados por estudios o informes jurídico-laborales sino que simplemente ingresaba a cuenta del líder del PP «comisiones millonarias» en agradecimiento a sus contactos en organismos públicos como el Ministerio de Agricultura, donde el presidente provincial del PP influyó, según Vilar, para que salieran al mercado determinados productos insecticidas fabricados por Naranjax.

En su comparecencia como imputado, Fabra llega a admitir que antes de constituir Carmacas SL hizo gestiones para Vilar aunque no le facturó hasta que fundó la asesoría. Para esclarecer una declaración que estaba resultando cuanto menos confusa, la juez le invita a explicar si esas «gestiones» al margen de la actividad de Carmacas las cobraba y el líder del PP no titubea: «Las cobraba, claro».

Belinchón le formula entonces una pregunta no exenta de picardía: «¿Pero esas gestiones eran comentarios de café?». Y Fabra descubre una nueva carta al responder: «De café nada. Preparar una visita a Bolonia para visitar una empresa como System no es un comentario de café sino que hay mucho trabajo. Me reúno con los técnicos italianos entre ocho y diez horas y él [Vilar] habló con ellos y le asesoré de la no conveniencia de montar una fábrica azulejera».

Carlos Fabra, su esposa, Vicente Vilar y su ex mujer figuran como imputados en uno o varios delitos contra la Administración Pública en el Juzgado de Instrucción Número 1 de Nules

(*) Publicado en la edición digital de El Levante. 05.12.0

VOLVER A MÁS NOTICIAS

© Copyright. 1998 - 2004. www.losgenoveses.net. Ningún derecho reservado. Aquí es todo de gratis y sin comisiones
( Página diseñada para ver con Explorer 5 o superior  a 1024 x 768 píxeles )