LAS NOTICIAS ECLESIÁSTICAS + PPOPULARES


El Arzobispado de Valencia gasta 200.000 euros en un ‘palauet’ para el cardenal García Gasco

El cardenal Agustín García-Gasco tendrá un retiro de lujo. El Arzobispado de Valencia ha destinado 200.000 euros a las obras para acondicionar su futura residencia, un edificio del Seminario de Moncada conocido como “el Palauet”. El religioso dejará el arzobispado el próximo mes de abril, cuando será sustituido por su homólogo de Oviedo, Carlos Osoro. Entretanto, el cardenal no desaprovecha oportunidad para pedir “implicación personal contra la pobreza”. Lo que se dice, predicar con el ejemplo…

“El Palauet”, un edificio de tres plantas del Seminario de Moncada, será la residencia de García-Gasco a partir del próximo mes de abril. El inmueble, que en sus principios acogió a los estudiantes de Derecho del CEU, actualmente está destinado a la formación de sacerdotes.

200.000 euros
La licencia para remodelarlo se solicitó el pasado mes de julio, y fue concedida tres meses más tarde. Las obras de remodelación, valoradas en 200.000 euros, incluyen el acondicionamiento de la vivienda, una capilla privada, un despacho y salas para personal de su gabinete. García-Gasco,
 muy significado en la peculiar lucha del clero español contra el Gobierno socialista, dejará el arzobispado valenciano el próximo 18 de abril, cuando tomará posesión el actual encargado de la diócesis de Oviedo, Carlos Osoro.

Predicando sin el ejemplo
Entretanto, el cardenal emérito está exprimiendo sus últimos días al frente de la Iglesia valenciana pregonando “implicación personal contra la pobreza”. “La negativa situación económica del país y el aumento continuado del desempleo exige que los cristianos sepamos estar a la altura de los tiempos” instaba a finales de enero en su carta pastoral. Y es que, según recordaba, la Iglesia “siempre se ha interesado por los pobres”. Y por los sin techo

www.elplural.com 14.02.09

Rouco defiende la libertad de expresión "tutelada"

El presidente de la Conferencia Episcopal arremete contra la campaña de publicidad en autobuses a favor del ateísmo

El cardenal arzobispo de Madrid y presidente de la Conferencia Episcopal,

Antonio María Rouco Varela, ha defendido hoy que la libertad de expresión "debe ser tutelada" y que "los medios públicos no deberían ser utilizados para socavar derechos fundamentales" como el de "los creyentes a no ser heridos y ofendidos en sus convicciones". Rouco ha hecho estas declaraciones en relación a la campaña publicitaria a favor del ateísmo en autobuses municipales de Barcelona y que en breve se hará en Madrid, que considera "un abuso que condiciona injustamente el ejercicio de la libertad religiosa".

El presidente de la Conferencia Episcopal ha pedido a las autoridades que "tutelen como es debido el derecho de los ciudadanos a no ser menospreciados y atacados en sus convicciones de fe". Además, ha elogiado a las autoridades municipales de Roma, Milán y Zaragoza por saber "compaginar la tutela de los derechos de libertad religiosa y libertad de expresión". Los Ayuntamientos de estas tres ciudades han impedido publicidades similares a las de Barcelona. Rouco ha dicho que los tres casos son "un buen ejemplo para Madrid y otras ciudades de España que se enfrentan a situaciones semejantes".

www.elpais.es 25.01.09

Rouco proclama que la verdadera familia se basa "en un varón y una mujer amándose hasta la muerte"

Esta mañana se ha celebrado en Madrid la Misa por la Familia convocada por el arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela. El acto ha arrancado con un accidentado mensaje del Papa desde Roma, que se ha visto pero no se ha podido escuchar, y ha proseguido con cantos y coros además de la tradicional homilía del anfitrión, en la que ha tildado el aborto como “lacra de nuestro tiempo” y ha recordado que la verdadera familia está formada por “un hombre y una mujer”.

El seguimiento en directo del acto se ha hecho con especial empeño desde la COPE y desde la cadena pública Telemadrid, si bien es cierto que otras televisiones, en TDT, eso sí, se ha retransmitido la eucaristía. Tal es el caso de Intereconomía o Popular TV, también propiedad de la Conferencia Episcopal.

Benedicto XVI sólo llega en italiano
Uno de los momentos más esperados de toda la celebración se ha visto empañado por problemas técnicos. Y es que el mensaje que el Papa tenía preparado para dirigir a los asistentes desde Roma sólo ha podido ser entendido por aquellos que hablen italiano. No ha sido culpa de Benedicto XVI, que ha demostrado una gran soltura con el castellano, sino de la Radio Vaticana, cuya traducción en directo al italiano para los presentes en la celebración de Roma se ha sobrepuesto sobre la imagen del Papa.

"El Papa está con vosotros"
El malentendido ha sido resuelto por los asistentes, que se han apresurado a lanzar vivas al Papa. Igualmente, Rouco Varela ha leído el mensaje del Papa, traducido ya al castellano. Benedicto XVI ha enviado “un cordial saludo” a los presentes en “la entrañable fiesta” de Madrid. Benedicto XVI les ha recordado que “el Papa está a vuestro lado” y les ha pedido que no permitan “que la familia y sus lazos afectivos se desvirtúen”.

El aborto, lacra de nuestro tiempo
El arzobispo de Madrid y anfitrión de la celebración, Antonio María Rouco Varela, ha dirigido una homilía a todos los presentes en la que, tras saludar a todos los niños pequeños que han asistido a la eucaristía, ha cargado contra “la sobrecogedora crueldad del aborto” por ser “una de las lacras de nuestro tiempo”, así como contra la pobreza que sufren millones de niños en todo el mundo. Rouco ha recordado que “la familia es gracia de Dios y la familia de Nazaret es el modelo a seguir”.

El modelo de la Sagrada Familia
El prelado también ha alertado a los fieles de que “la cultura del relativismo y la cultura de la muerte son muy poderosas” en los tiempos actuales y les ha alentado a que vivan siguiendo el modelo de la Sagrada Familia. Un modelo que se basa en “un varón y una mujer amándose hasta la muerte”, aunque actualmente “es posible vivir la familia de manera distinta a la que se impone desde ciertos sectores de la sociedad y que cuenta con varios apoyos mediáticos, sociales…”. Rouco ha evitado en todo momento hacer mención a apoyos políticos o reformas legales.

Seguimiento televisivo
Para aquellos a los que el sonido de los micrófonos de la COPE les supiera a poco, se han abierto diferentes alternativas audiovisuales. Para quienes no hayan querido abandonar las ondas episcopales, Popular TV era la opción obligatoria. También dentro del sistema de TDT se ha podido seguir el acto en directo gracias al empeño de Intereconomía. Sin embargo, muchos pueden haber sido los que todavía no tengan acceso a la televisión digital. Para todos ellos, y siempre y cuando residieran cerca de la Comunidad Autónoma de Madrid, la solución ha sido Telemadrid. La televisión pública de todos los madrileños ha hecho un seguimiento en directo apoyado por dos comentaristas que no han ahorrado en elogios al acto y a las palabras de Rouco sobre "el asesinato de niños" que supone el aborto.

www.elplural.com 28.12.08

García-Gasco se alinea con Rouco y el sector duro

El cardenal anuncia su presencia en el segundo gran encuentro de la familia en Madrid

El arzobispo de Valencia, cardenal Agustín García-Gasco, volverá el próximo día 28 al escenario de la plaza de Colón de Madrid, desde donde el año pasado lanzó proclamas contra los ataques del Gobierno a la familia que llenaron titulares y dieron mucho que hablar. El purpurado valenciano -así lo anunció ayer su oficina de prensa- acompañará de nuevo al arzobispo de Madrid y jefe del episcopado español, Antonio María Rouco Varela, en esta convocatoria, que coincide con la festividad de la Sagrada Familia.

Claro que el contexto es bastante diferente al de 2007. Entonces faltaban unos meses para las elecciones generales, Rouco no era el presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE) y Antonio Cañizares -el valenciano arzobispo de Toledo, tercero de los cardenales protagonistas de aquel acto- no había sido designado para presidir una congregación (ministerio) del Vaticano. Estos dos últimos factores se han interpretado en ambientes eclesiales en clave de un posible distanciamiento entre los que en los últimos años han sido las voces más poderosas del sector conservador de la Iglesia española.

Por ahora, Cañizares no ha confirmado su asistencia al acto por la familia de Madrid -su ausencia, no obstante, se antoja difícil, porque daría mucho que hablar-, pero García-Gasco sí que ha dado un rápido paso adelante para alinearse con Rouco. Y ha subrayado además que no irá solo. Con él estarán los tres obispos auxiliares de Valencia: Esteban Escudero, Enrique Benavent y Salvador Giménez.

Importantes prelados se desmarcan

Y lo ha hecho en un momento en el que numerosos -e importantes- prelados se están desmarcando de la convocatoria. Los cardenales Carlos Amigo (Sevilla) y Lluís Martínez Sistach (Barcelona) han anunciado que no estarán. No lo harán tampoco ninguno de los obispos de las diócesis catalanas, según publicaba ayer el especialista en información religiosa Jesús Bastante en su blog.

El arzobispo de Mérida-Badajoz, el valenciano Santiago García Aracil, aseguró ayer asimismo que no acudirá a Colón por compromisos anteriores con sus sacerdotes. El titular de la sede de Santiago, Julián Barrio, tampoco estará.

La situación empieza a contrastar con la de 2007, cuando cuarenta obispos, entre ellos el entonces presidente de la CEE, Ricardo Blázquez, acompañaron a Rouco en el encuentro "por la familia cristiana".

García-Gasco llegó a afirmar en aquel acto -en el que destacó la presencia del fundador del Camino Neocatecumenal, Kiko Argüello- que los ataques a la familia cristiana conducen "a la disolución de la democracia". "La cultura del laicismo radical es un fraude y un engaño, no construye nada, sólo desesperanza por el camino del aborto y del divorcio exprés", dijo el cardenal en referencia a las reformas legislativas del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

En esta segunda convocatoria, el lema es La familia, gracia de Dios, y da la impresión de que Rouco no quiere que los ataques al Gobierno tengan tanto protagonismo. Durante el encuentro, tendrá lugar una eucaristía y, previamente, Benedicto XVI dirigirá desde Roma un mensaje a los participantes durante el rezo del Ángelus en la plaza de San Pedro.

www.levante-emv.com 17.12.08

Los laicos preguntan a Bono por qué invitó a un prelado al aniversario de la Constitución

El presidente de Europa Laica, Francisco Delgado, ha enviado una misiva a José Bono lamentado que, en la ceremonia conmemorativa del trigésimo aniversario de la aprobación de la Constitución española que tuvo lugar la semana pasada en el Congreso de los Diputados, en el lugar que ocupaban las máximas autoridades del Estado (jefe del Estado, presidente de Gobierno, presidenta del Tribunal Constitucional, presidente del Tribunal Supremo, presidente del Congreso, presidente del Senado), se encontraba un prelado de la Iglesia Católica.

“Ante nuestra sorpresa, queremos preguntarle en calidad de qué estaba aquel señor allí, situado en lugar preferente y no en el lugar de los invitados, entre el público asistente”, indica Delgado en esta carta.

No confesionalidad
Para Europa Laica, la presencia de este prelado de la Iglesia Católica entre las máximas autoridades del Estado, ha provocado que “quienes no tienen ninguna creencia religiosa, quienes profesan otra religión o convicción y quienes siendo católicos entienden que ninguna confesión religiosa debe gozar de privilegio alguno, vean atacado el principio de no confesionalidad del Estado, en el plano simbólico y protocolario”.

Indignación
“Las creencias personales de las autoridades del Estado, aunque sean muy respetables, no deben interferir en las tareas propias de su cargo, en privilegiar a ninguna confesión en un lugar y más en una fecha tan señalada para nuestra democracia. (…) Le mostramos nuestra indignación, y le solicitamos las explicaciones pertinentes al respecto, comunicado que hacemos llegar, también, a los grupos parlamentarios”, concluye Francisco Delgado.

www.elplural.com 12.12.08

La revista del arzobispado de Madrid alerta de que pueden empezar a arder iglesias

El cardenal arzobispo de Madrid y presidente de la Conferencia Episcopal, Antonio María Rouco Varela, prepara de nuevo una macro-misa dedicada a la familia cristiana prevista para el 28 de diciembre en Madrid. El aborto y los matrimonios homosexuales siguen siendo, como ya lo fueron en la celebración del año pasado en la plaza de Colón, dos de las principales dianas contra las que apuntan los obispos. Sin embargo, en las últimas semanas, otro tema ha cobrado especial relevancia entre la jerarquía católica: lo que han dado en llamar “cristofobia”. Las iniciativas por retirar los crucifijos de los lugares públicos, sumado a la polémica por el intento de colocar una placa de santa Maravillas en el Congreso han alimentado la obsesión del clero por denunciar, el laicismo del Ejecutivo de Zapatero, que estaría asolando nuestro país. ¿Será este el nuevo punto fuerte de la eucaristía familiar? El semanario del arzobispado de Madrid, Alfa y Omega hace gala en sus páginas de esta nueva bandera de la lucha de los obispos.

La sentencia de un juzgado de Valladolid que obliga a un colegio público a retirar los crucifijos de sus aulas ha dado pie a los obispos para alzar la voz contra una supuesta “cristofobia” que pesa sobre nuestro país. El cardenal arzobispo de Toledo, Antonio Cañizares, fue el primero en utilizar este término y se refirió precisamente a esta polémica, y también a la originada en el Congreso en torno a la proposición de colocar en él una placa en homenaje a santa Maravillas.

Sin reacción popular
Este parece ser el último frente abierto por la Iglesia española para arremeter contra el Ejecutivo. La revista de su presidente, Rouco Varela, el semanario Alfa y Omega, se centra esta semana en denunciar ese supuesto odio a todo lo cristiano en la sociedad actual. De hecho, sobre ello versa el texto de su editorialista anónimo –firmado con el seudónimo de Gonzalo de Berceo-, que se pregunta cómo “es posible que la gente no reaccione ante” semejantes desmanes.

La retirada de crucifijos está "quedando impune"
A esta voz del episcopado la retirada de crucifijos o la negativa a colocar la placa le recuerda “alarmantemente” cómo “empezaron los más trágicos acontecimientos de nuestra historia” y lamenta que esta actitud “esté quedando impune y, lo que es mucho peor, sea considerado por este socialismo de banqueros y de áticos exentos de ley de costas y por todo su mariachi mediático, como algo progresista y hasta pionero”.

"Signo de amor entregado"
En la misma línea van otros textos de la revista: el arzobispo de Valladolid, Braulio Rodríguez Plaza, firma una columna en la que asegura que los símbolos religiosos en lugares públicos “no hacen mal, sino que son signo de amor entregado a los semejantes, y recuerda que “no existe ninguna norma que prohíba la existencia de crucifijos” en los lugares públicos.

Aguirre, la enemiga de los socialistas
Más lejos llega el redactor jefe de la publicación, Ricardo Benjumea, que advierte en un suelto editorial con el sugerente título de "¿Y si mañana arde una iglesia?", del ambiente enrarecido que hay en España. Tras reivindicar la figura heróica de Esperanza Aguirre tras el atentado de Bombay, arremete contra los socialistas por la "repugnante campaña" emprendida en su opinión contra ella. "Su delito es cuestionar la hegemonía socialista. Algunos de sus críticos no la ven ya como adversaria, sino como enemiga. Pero esta vez, se han pasado de frenada. España no está tan madura para el socialismo como creen. Y empieza a estarlo, según algunos, para la Presidenta Aguirre", argumenta.

"¿Soprendería que manaña ardiera una iglesia?"
Benjumea también sale en defensa de su jefe, Rouco Varela que ha cometido el "delito" de creer en Dios, "lugar que reclama para sí el socialismo". De la presunta persecución socialista destaca, entre otras cosas, que la Guardia Civil prohibiera el acceso al Valle de los Caídos por llevar un rosario (que sepa este periódico la Guardia Civil lo que ha impedido es la entrada de falangistas con camisas azules, la bandera preconstitucional y otros símbolos prohibidos expresamente por la Ley de Memoria)"¿Anécdotas? ¿Sorprendería que mañana ardiera una iglesia?", concluye el artículo.

Aborto y matrimonio gay
El propio Benjumea firma otra pieza en la que se refiere a los otros dos grandes signos de la supuesta cristofobia en nuestra sociedad: el aborto y los matrimonios homosexuales. Sobre el primero, advierte que el “derecho a la vida” ha dejado paso “a unos supuestos derechos reproductivos y sexuales de la mujer”. Por su parte, el matrimonio se encuentra en un “proceso degenerativo” en el que se le niega el “carácter sacramental” y le manipula jurídicamente “desligando la Ley natural de la Ley divina”.

Utilización política
Para remarcar más aún dónde tiene ahora la Iglesia española su frente de batalla, el semanario de Rouco dedica dos páginas a la figura de Santa Maravillas en exclusiva, y dos más a una entrevista con el recién reelegido secretario general del episcopado Martínez Camino, quien no duda en hablar de los dos temas estrella: sobre la polémica de la santa asegura que “se debe a la ignorancia, a los prejuicios, al intento de utilizar políticamente lo que se desconoce”.

"Nadie tiene que temer"
Y sobre la “antirreligiosidad” de la retirada de crucifijos, el número dos de Rouco advierte que “donde no existe la Iglesia” es donde precisamente “se confunde la política con la religión”. “Nadie tiene que temer que la Iglesia católica vaya a estar en contra de la aconfesionalidad del Estado, ni de la sana laicidad”, añadió. Si esa aconfesionalidad es precisamente la que defienden los partidarios de la retirada de símbolos religiosos de la vida pública, ¿dónde está entonces la “cristofobia” de la que hablan los obispos?

Religioso frente aconfesional
Hasta un
juez acusado de homófobo se ha refugiado en ese odio a lo cristiano en su testimonio en el banquillo. Juez a quien, por cierto, ha defendido a capa y espada en reiteradas ocasiones
este semanario. Al final, parece que los “temores” de los que hablaba Martínez Camino se quedan únicamente en el lado de quienes no ven clara esa separación entre lo religioso y lo público y aconfesional.

www.elplural.com 05.12.08

ROUCO DIXIT : "A veces hay que saber olvidar"

El presidente de la Conferencia Episcopal y cardenal arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, volvió a pronunciarse en contra de la Ley de Memoria Histórica asegurando que “a veces es necesario saber olvidar”, y abogó por “cultivar el espíritu de reconciliación, sacrificado y generoso” de la Transición. El prelado se refirió también a la crisis económica y apuntó que, ante esta situación, es necesario “prestar atención a las responsabilidades morales”.

Durante su discurso inaugural de la XCII Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal, en la que se designará un nuevo secretario general en sustitución de Juan Antonio Martínez Camino, Rouco Varela apuntó que después de haber superado los “enfrentamientos parricidas” de los últimos dos siglos, es necesario ahora “evitar de raíz actitudes, palabras, estrategias y todo lo que pudiera dar pábulo a las confrontaciones que puedan acabar siendo violentas”. En este sentido, invitó a recuperar el espíritu de la Transición.

"Saber olvidar"
Una vez más, el cardenal arzobispo de Madrid atacó la Ley de Memoria Histórica y afirmó que “a veces es necesario saber olvidar, no por ignorancia o cobardía, sino en virtud de una voluntad de reconciliación y de perdón verdaderamente responsables y fuerte”. A su juicio, esto es “lo que puede llamarse una auténtica y sana purificación de la memoria”.

"Responsabilidades morales" de la crisis
El presidente de los obispos habló también sobre la crisis económica, de la que aseguró que tiene “sin duda, causas de orden técnico”, pero añadió que “como la economía está tejida también de relaciones humanas libremente decididas, ninguna situación económica puede ser entendida como fruto de leyes inexorables totalmente ajenas al comportamiento humano”. En este sentido, Rouco destacó que “en tiempos de crisis, como en tiempos de bonanza, es necesario prestar atención a las responsabilidades morales de los actores sociales”.

"El derroche y la ostentación"
Para el prelado, debemos reflexionar sobre los “orígenes morales” de la crisis y examinar “si el relativismo moral no ha fomentado conductas no orientadas por criterios objetivos de servicio al bien común y al interés general; si la vida económica no se ha visto dominada por la avaricia de la ganancia rápida y desproporcionada a los bienes producidos; si el derroche y la ostentación, privada y pública, no han sido presentados con demasiada frecuencia como supuesta prueba de efectividad económica y social”.

Apoyo a los inmigrantes
Por otro lado, Rouco reivindicó “reactivar la solidaridad que procede del amor” y recomendó a los poderes públicos y a la sociedad que apoyen a “quienes se quedan sin trabajo, los inmigrantes, con menos apoyo del entorno familiar y social, y en general, las personas que se hallan más desfavorecidas”. En este sentido, recordó que la familia es la “escuela primera y básica de la solidaridad efectiva”, y aprovechó para criticar el aborto, al que calificó como una “injusticia clamorosa que no puede dejar de afectar seriamente a todas las relaciones humanas más básicas”.

Las preocupaciones de la jerarquía eclesial
En este marco, la semana pasada se clausuró en Málaga la XIV Semana Andaluza de Teología sobre Fe y Política organizada por movimientos de cristianos de base. Entre sus conclusiones finales, este colectivo lamentó que “la mayoría de los representantes visibles de la Iglesia en España se preocupen únicamente de la defensa de sus posiciones conservadoras en moral sexual, divorcio y aborto, oposición a la Educación para la Ciudadanía, fomento de la religiosidad sociológica y de consumo”, y apostaron por “una renovación política para un futuro más humano y ecológico”.

www.elplural.com 24.11.08

EL CARDENAL AMIGO CREE QUE LA ERRADICACIÓN DEL CRUCIFIJO "NO FAVORECE LA CONVIVENCIA" 

La Iglesia no ha tardado en reaccionar a la sentencia, del juzgado de lo Contencioso Administrativo número 2 de Valladolid, que obligó al colegio público Macías Picavea a retirar los crucifijos de sus aulas y espacios comunes, después de que un grupo de padres así lo demandara desde 2005. 

El cardenal arzobispo de Sevilla, monseñor Carlos Amigo, cree que la erradicación de un signo tan arraigado en nuestra cultura como es el crucifijo "no favorece la convivencia", que se construye con el "respeto".  

"Lo importante es que se eduque a los niños y niñas de Valladolid a respetar los signos religiosos de cualquier religión", declaró fray Amigo en el marco de la XCII Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Española (CEE), que comenzó hoy en Madrid, en relación a la sentencia judicial antes mencionada. 

Monseñor Amigo, que sostuvo que "las medidas drásticas no educan a las personas" consideró que lo importante no es "tirar por la borda" los símbolos religiosos sino "ayudar a respetarlos". 

En sintonía con los Obispos, la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, defiende que "a la mayoría de los españoles", no le molesta que haya crucifijos en las aulas de los colegios públicos. El PP, ha matizado, "ni comparte ni deja de compartir" la sentencia judicial. Simplemente la respeta. 

En un nuevo giro, ha subrayado que al PP "no le molesta" que haya un crucifijo en un aula de un colegio público, ya que la Constitución consagra la aconfesionalidad del Estado pero también la posición particular de la confesión mayoritaria. 

También la Confederación Española de Padres y Madres de Alumnos (CEAPA) se ha manifestado en contra de la presencia de cualquier símbolo religioso en los centros educativos, aunque han reconocido la autonomía de los consejos escolares para tomar la decisión en cada caso. 

De la misma forma, el Grupo Socialista de las Cortes de Castilla y León exige que los efectos de la sentencia sobre retirada de símbolos religiosos en el colegio de Valladolid se extiendan, de oficio, a todos los centros públicos de la Comunidad Autónoma

La portavoz de este grupo, Ana Redondo, señaló que la extensión de los efectos de la sentencia "es la única forma de que se tutelen los derechos de las familias que, por el motivo que sea, no profesan la religión católica" y, por lo tanto, se reconozca el pluralismo ideológico y religioso en la escuela pública.  

(www.publico.es, 24/11/08)

HERRERA ESTUDIA RECURRIR EL FALLO SOBRE LA RETIRADA DE SÍMBOLOS RELIGIOSOS DE UN COLEGIO DE VALLADOLID 

El presidente de la Junta de Comunidades de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, considera que la presencia de símbolos religiosos en los centros escolares públicos no vulnera derechos o libertades y ha anunciado que su Gobierno está estudiando si recurre o no el fallo judicial qeu exige la retirada de un crucifijo de un colegio de Valladolid. Preguntada al respecto, la secretaria General del PP, María Dolores de Cospedal, ha dicho esta mañana en su comparecencia ante los periodistas tras la reunión de la Ejecutiva del PP que a su partido no le molesta "en absoluto" la presencia de crucifijos. 

Herrera ha explicado a los periodistas en Salamanca que no puede "compartir una parte de la sentencia, según la cual la presencia en algunos colegios públicos de un símbolo religioso, como es el crucifijo, sea un elemento de agresión, de vulneración de derechos y de libertades". A su juicio, esa apreciación "no es así en la España de hoy para el cien por cien de los ciudadanos, de las familias, de los alumnos y de los profesores, profesen o no una religión".

Toma de posesión del Gobierno

En ese sentido, ha recordado la presencia de un crucifijo en el último acto de juramento del cargo de ministros del Gobierno de España. Al respecto, ha afirmado que "a nadie se le ocurrió que su presencia deslegitimara a un Gobierno democrático, laico, de la España del siglo XXI, y nadie, le hubiera votado o no, se sintió agredido".  

Autonomía de los centros

Herrera ha calificado al entorno escolar como un lugar "propenso al encuentro, al acuerdo, a la pacificación, a pesar de que tenemos en el Gobierno de España a un partido que objetivamente se está abonando a la confrontación ideológica". En su opinión, estas cuestiones "se resolvían y se han resuelto de forma muy eficaz en los centros educativos de Castilla y León, creyendo en la autonomía de los centros, en la participación de los padres y en el buen criterio de los profesores" a través de "los consejos escolares, en los que hemos depositado hace mucho tiempo la resolución de estos asuntos".  

Herrera ha considerado que los consejos escolares "quedan sustancialmente dañados en virtud de esta resolución judicial".

Retirada de símbolos

El Juzgado de la Contencioso Administrativo número 2 de Valladolid dio la razón a la Asociación Escuela Laica, que reclamaba la retirada de todo símbolo religioso en el Colegio Público Macías Picavea de la capital vallisoletana.

Cristofobia y convivencia

La Iglesia ya se ha pronunciado en contra de la sentencia. En este sentido, el cardenal arzobispo de Toledo, Antonio Cañizares, denunció ayer la "cristofobia" de esa sociedad que está enferma. Por su parte, el cardenal arzobispo de Sevilla, Carlos Amigo, considera que la erradicación de un signo tan arraigado en nuestra cultura como lo es el crucifijo "no favorece la convivencia". Lo ha dicho en XCII Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Española (CEE), que se celebra desde esta mañana en Madrid. "Lo importante es que se eduque a los niños y niñas de Valladolid a respetar los signos religiosos de cualquier religión", comentó, para concluir que  "las medidas drásticas no educan a las personas". 

(www.elplural.com, 24/11/08)

La crisis aprieta al cardenal Rouco

Los obispos estudian esta semana cómo frenar el retroceso del catolicismo en España

La Iglesia católica pierde cada año en España a 20.000 fieles, que buscan su camino religioso en otras confesiones. También cae el número de practicantes católicos, con un retroceso en dos décadas de algo más de 20 puntos porcentuales (el 53% en 1980; un 31,6% en 2002). Son 200.000 personas menos cada año en las misas dominicales, según estudios sociorreligiosos recientes. Esta semana se reúne la asamblea plenaria de la Conferencia Episcopal Española (CEE) para estudiar y, probablemente, aprobar un plan para hacer frente a esa crisis. Ha sido elaborado por la Comisión de Misiones con el nombre de "misión ad gentes en España".

La recesión afecta al nuevo sistema de financiación del Estado a los obispos

Los prelados inician su asamblea el lunes y trabajarán hasta el viernes. Los preside el cardenal Antonio María Rouco, que pronunciará mañana un largo discurso, el primero desde que en marzo pasado volvió a asumir el liderazgo de la CEE.

En España, apenas un 4% de quienes se dicen católicos son practicantes activos, es decir, van a misa habitualmente, creen en las verdades de su confesión y adaptan las grandes decisiones de la vida a la predica de sus jerarcas. Son sobre todo mujeres y personas mayores, sin que los obispos encuentren la forma de atraer a los jóvenes. Del resto de quienes se dicen católicos, la inmensa mayoría lo es de manera ocasional. No van nunca a misa o lo hacen por compromiso social: entierros o bodas, en procesiones de Semana Santa, etcétera. Son lo que el sociólogo Juan González Anleo llama "católicos ocasionales" y "católicos festivos". Este catedrático de la Universidad Pontificia de Salamanca sostiene, sin embargo, que "la minoría activa de católicos comprometidos suma un millón de personas, más que ningún partido o sindicato". "Hay que romper el estereotipo. España sigue siendo católica. Negarlo es mala fe", proclama.

Lo que más preocupa a los obispos es "la sordera" de los jóvenes ante el mensaje eclesiástico. ¿A dónde van quienes se alejan de la iglesia en que fueron bautizados? Una pequeña parte termina siendo atea, algunos se refugian en iglesias protestantes y la mayoría engrosa lo que González Anleo llama "los poscatólicos". "No rechazan la Iglesia, pero la encuentran desfasada y anticuada", dice.

¿Será capaz la jerarquía católica de parar ese retroceso? El cardenal Rouco regresó en marzo pasado a la presidencia de los obispos con esa misión, después de un mandato de tres años del obispo de Bilbao, Ricardo Blázquez. Rouco ya lideró la CEE entre 1999 a 2005 y es, junto a los cardenales Antonio Cañizares (primado de Toledo) y Agustín García-Gasco (Valencia), la punta de lanza de una ofensiva que ve en los socialistas a sus principales enemigos. La posible reforma de la ley de Libertad Religiosa, la anunciada ampliación de la llamada ley del aborto y la implantación este curso de la asignatura de Educación para la Ciudadanía son los puntos de mayor fricción. Pero Gobierno y episcopado llevan meses sin enfrentarse con la acritud con que lo hicieron en los tres años pasados. En todo caso, la mayoría de los obispos sigue pensando que el Gobierno socialista les es hostil porque promueve un "laicismo fundamentalista" que busca arrinconar lo religioso en las sacristías.

Otro punto de preocupación del episcopado es la crisis económica. Varias diócesis reconocen ya un descenso "muy grave" de sus ingresos por el cepillo y donaciones de fieles. Además, la recesión estalla en el primer ejercicio presupuestario del nuevo sistema de asignación tributaria acordado en 2006. El Gobierno incrementó entonces un 34% el porcentaje que el Estado da a la Iglesia católica para su "sostenimiento" mediante la cuota del IRPF de los contribuyentes que expresen ese deseo. El pacto causó gran disgusto en el sector laicista del PSOE y del Gobierno.

El nuevo sistema tiene "carácter indefinido", es decir, el Ejecutivo socialista renunció a exigir a la Iglesia católica su compromiso de autofinanciarse, asumido solemnemente en los acuerdos suscritos con la Santa Sede en 1979. En 2009 Hacienda ingresará cada mes en una cuenta de la Conferencia Episcopal algo más de 13 millones de euros por ese concepto. Antes del próximo 30 de noviembre deberá efectuarse la liquidación provisional. Hacienda y los obispos guardan celosamente el resultado del nuevo sistema en su primera experiencia.

En España hay 69 diócesis católicas, más el arzobispado castrense. En la asamblea que empieza mañana tienen derecho a voto 77 prelados.

Cañizares se va a Roma

Si el peso de las iglesias locales se midiese por la presencia en Roma, la española sufre una grave recesión. Benedicto XVI lo remedia ahora en parte llamando a su lado al cardenal Cañizares. Será el nuevo prefecto de la Congregación de Culto Divino y Disciplina de los Sacramentos, uno de los departamentos de la curia. Con Juan Pablo II llegó a haber hasta tres ministros españoles: los cardenales Martínez Somalo, Julián Herranz y Antonio María Javierre. Los dos primeros están jubilados y Javierre falleció hace un año.

Primado de España desde 2002, Cañizares tiene 63 años y ya trabajó con Benedicto XVI cuando el entonces cardenal Ratzinger presidía la Congregación para la Doctrina de la Fe y Cañizares dirigía su sucursal en Madrid. Fue entonces cuando amigó con el futuro Papa hasta el punto de que se le conoce cariñosamente como "el pequeño Ratzinger". Doctrina de la Fe es como se llama ahora el temible Santo Oficio de la Inquisición. Su actual viceministro es el jesuita Luis Ladaria, hasta ahora el más alto cargo español en el Vaticano.

Con la marcha de Cañizares, el Gobierno socialista se libra de uno de los críticos más agrios, aunque sus informes sobre España tendrán ahora un peso mayor en Roma.

Los propagandistas tocan a rebato

El congreso de 'Católicos y Vida Pública' reclama más presencia en la política

Los católicos están desanimados y su presencia en la política española es muy escasa. Para colmo, el Gobierno socialista los quiere atrincherar en las sacristías. Esta es la percepción de los asistentes, este fin de semana, al congreso Católicos y Vida Pública, organizado por la Asociación Católica de Propagandistas (ACdP). Las jornadas bajo el lema Cristo, la esperanza fiable, han convocado a más de un millar de personas. Hoy las clausura el cardenal arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco.

El sueño del sector más tradicional del catolicismo español es reconstruir con todo su esplendor la Asociación Católica de Propagandistas que fundó hace 100 años, el 4 de noviembre de 1908, el jesuita Ángel Ayala. Aquel día se reunieron varios congregantes marianos de los Luises para fundar la Juventud Católica Española. El nombre original de la ACdP fue el de Asociación Nacional de Jóvenes Propagandistas, y el criterio de selección, el talento, las dotes oratorias y el espíritu. Buscaban "despertar al adormecido catolicismo" de principios del siglo XX. Entre los elegidos destacó el santanderino Ángel Herrera Oria, futuro abogado de Estado, gran promotor de periódicos y cardenal de la Iglesia romana.

Por impulso de Herrera Oria, hoy en proceso de beatificación, nacieron la Editorial Católica; la Confederación Nacional de Estudiantes Católicos; la primera escuela de periodismo de España, vinculada al diario El Debate; los diarios Ya, Hoy de Badajoz y el Ideal de Granada; el Instituto Social Obrero; el Centro de Estudios Universitarios (CEU); la Biblioteca de Autores Cristianos (BAC); el Instituto Social León XIII; la Asociación Pío XII de agricultores o la Escuela de Ciudadanía Cristiana de la Iglesia, entre otros organismos. Hoy, la principal obra de la ACdP es la Fundación Universitaria San Pablo-CEU, de la que dependen tres universidades, cinco colegios de primaria y secundaria, varios centros de posgrado, una escuela de magisterio y dos escuelas de negocios.

Durante la larga dictadura franquista, los propagandistas constituyeron una de las familias más influyentes del régimen. Tras el Concilio Vaticano II, algunos de sus dirigentes, como Joaquín Ruiz Jiménez, se pasaron a la oposición. Uno de sus miembros, Leopoldo Calvo-Sotelo, fue incluso presidente del Gobierno.

Reducida ahora a lo que el obispo José Sánchez llama "el jardín de los domingos", con muchas hojas parroquiales y poco más que la polémica cadena Cope, la Iglesia católica añora el empuje mediático de sus viejos propagandistas. Cada año toca a rebato a sus fieles para que se movilicen. En privado, los nuevos propagandistas sueñan incluso con la creación de un partido político propio. El de este año es el décimo congreso en el que reclaman que los católicos espanten sus complejos y se lancen a la conquista de la vida pública.

www.elpais.es 23.11.08

Cañizares tacha la igualdad de sexos de “revolución insidiosa” que lleva a “la destrucción del hombre”

Monseñor Antonio Cañizares, cardenal y arzobispo de Toledo y primado de España ha atacado, una vez más, a lo que él llama “la ideología de género presentada como igualdad y no discriminación”. Lo que viene a ser la lucha por la igualdad entre hombres y mujeres. Para Cañizares, este fenómeno es “una de las revoluciones más insidiosas” de la humanidad porque conlleva “la destrucción del hombre”.
 

Estas denuncias contra la igualdad de género son comunes a monseñor Cañizares, que no titubea a la hora de repetir el discurso cuando la ocasión se presta a ello. Ya lo hizo en febrero de 2008 durante una visita a Roma y el pasado 30 de julio en un curso en Santander sobre la figura del cardenal Herrera Oria.

Revolución insidiosa
“La ideología de género presentada como igualdad y no discriminación” representa para Antonio Cañizares, “sin ninguna duda”, y según recoge un audio de la Cadena Ser, “una de las revoluciones más insidiosas que se han dado en la historia de la humanidad y que tiene mayor alcance puesto que conlleva la destrucción del hombre, de la verdad del hombre”.

Misma cantinela
La cantinela, sin embargo, no es nueva. En febrero, El cardenal Cañizares tuvo la ocasión de realizar la primera intervención del congreso “Mujer y varón, la totalidad del humanum” celebrado en Roma, por el XX aniversario de la carta apostólica Mulieris dignitatem (la dignidad de la mujer), el primer documento pontificio dedicado por entero a la mujer.

La creación de Dios
Allí, Cañizares explicó que esta “revolución cultural en toda regla” es más insidiosa y destructora de cuanto se pueda pensar. “El hombre es creado por Dios, está constituido con una verdad: una humanidad única diferenciada hombre-mujer”, explicó Cañizares, lo que les lleva a ser un única verdad formada por dos partes que deben permanecer diferentes.

Camino a la homosexualidad, transexualidad…
En la ideología de género la sexualidad no se acepta “propiamente como constitutiva del hombre” aclaró Cañizares, sino que ”el ser humano sería el resultado del deseo de la elección”, de manera que, “sea cual sea su sexo físico”, la persona “podría elegir su género” y modificar su opción cuando quisiera: homosexualidad, heterosexualidad, transexualismo, etcétera. El párrafo es obra del diario cristiano Zenit.

Bis en Santander
Este verano, en Santander, durante un curso de verano sobre la figura del cardenal Herrera Oria, organizado por la Fundación San Pablo CEU y la Asociación Católica de Propagandistas, Cañizares sacó a relucir de nuevo su discurso. La única diferencia es que, con la nueva legislatura socialista, el cardenal metió en el saco de esta “revolución cultural insidiosa” al laicismo junto a la ideología de género.

Destrucción de la familia y del matrimonio
“Se trata de una iniciativa que afecta a lo social, político y cultural, y que busca modificar la realidad social y cultural de España transformando su identidad” explicó Cañizares. Y no sólo eso. La ideología de género también, según el cardenal, “busca la destrucción de la familia y del matrimonio entre un hombre y una mujer”.

Callado con Aznar
Pero Cañizares no siempre ha sido un adversario de la igualdad entre géneros. Tan sólo una semana antes de su comparecencia en Santander, durante otro curso de verano celebrado en Aranjuez que él dirigió y al que acudió invitado José María Aznar como ponente la postura fue otra. El ex presidente del Gobierno defendió ante él y el arzobispo de Pamplona, Fernando Sebastián Aguilar, que “
la evolución de la igualdad entre sexos y la evolución del cristianismo han ido de la mano, basta asomarse a la historia para comprobarlo. Aquellas declaraciones eran una crítica a la falta de igualdad entre géneros en el islamismo, y nadie le reprochó nada.

Violencia de género
Todo esto tiene lugar en vísperas del 25 de noviembre, el día señalado oficialmente por Naciones Unidas para denunciar la violencia de género. Una lacra que en España pesa como una losa y ya ha costado la vida a 62 mujeres en lo que va de año.

www.elplural.com 10.11.08
 

Rouco propone un referéndum a la californiana sobre los matrimonios gays

El cardenal arzobispo de Madrid y presidente de los obispos, Antonio María Rouco Varela, volvió a criticar dos de los temas más recurrentes para la Iglesia en los últimos tiempos: la nueva asignatura de Educación para la Ciudadanía y los matrimonios homosexuales. Sobre la asignatura, Rouco considera que no es “compatible con la Constitución”. Sobre las uniones entre personas del mismo sexo, se muestra incluso más tajante: “Va en contra de la civilización”.


Después de que
el prefecto para la Congregación Pontificia para la Educación del Vaticano apoyara esta semana la objeción de conciencia de la asignatura de Educación para la Ciudadanía (EpC), el presidente de la Conferencia Episcopal Española y arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela reafirmó sus numerosas críticas a la materia y aseguró que “sus contenidos no son compatibles con la Constitución” porque coarta el “derecho de los padres a determinar la formación moral de sus hijos”.

Madrid y los colegios católicos
En una entrevista en el programa La Linterna de la COPE, el cardenal madrileño habló también de la educación en los colegios católicos y elogió a la Comunidad de Madrid, donde
Esperanza Aguirre ha favorecido especialmente la creación de nuevos colegios concertados. Rouco apuntó que “son poquísimas” las regiones que “ofrecen las facilidades” de Madrid a los colegios católicos, e insistió en la importancia de que haya más centros concertados (financiados por el Estado, pero de titularidad privada, generalmente pertenecientes a la Iglesia) para garantizar “el derecho de elección de los centros”.

Mirar a la familia
Y es que, para el presidente de los obispos, la educación debe jugar un papel esencial, especialmente en una España que le está dando la espalda a la familia, situándose a la cabeza de Europa en número de divorcios. “Volver la mirada a la familia es una cuestión no solo vital para España, sino para Europa”, advirtió, y apuntó que las repercusiones “a medio y largo plazo” de descuidar la familia serán “muy graves” para la sociedad. A su juicio, “el primer efecto” de esta crisis de la familia “es el descenso demográfico en Europa a pesea de la prolongación de la vida”.

Referéndum sobre el matrimonio gay
Entre los males que afectan a las estructuras familiares se sitúa, según Rouco, el matrimonio entre personas del mismo sexo. A raíz de
referéndum de California por el que se ha aprobado prohibir este tipo de uniones, el arzobispo de Madrid destacó que también en España “hubiese sido bueno” hacer una consulta popular antes de aprobar la ley que permite casarse a los gays, porque eso “ayudaría a conocer mejor la realidad profunda de la conciencia y de los aspectos más decisivos de la vida de los Españoles”.

En las encuestas gana el sí
Si en el momento de iniciarse la tramitación de la ley se hubiera celebrado un referéndum, habría ganado el sí mayoritariamente si damos por buenos los datos de las encuestas. En 2004, según un barómetro del CIS del mes de julio, ya en plena polémica entre la Iglesia y el recién elegido Gobierno de Zapatero, un 66,2% de los ciudadanos consideraban que los homosexuales deberían tener derecho a casarse por lo civil mientras que sólo un 26,5% estaba en contra. El porcetaje, sin embargo, bajaba en relación a las adopciones, un 44,1% de los encuestados se mostró poco o nada de acuerdo con las adopciones de parejas del mismo sexo, frente al 48,2% que se mostró muy o bastante de acuerdo. En general, la opinión mayoritaria de los españoles con respecto a la homosexualidad es de tolerancia. En este sentido, el 67,7 % considera que deben tener los mismos derechos y obligaciones que las parejas heterosexuales.

"Va en contra de la civilización"
Según el cardenal, “esa forma de abordar la concepción del matrimonio, en la que la diferencia sexual no juega ningún papel, va en contra de la civilización, no sólo de la cristiana, sino de prácticamente todas las civilizaciones en todos los tiempos y lugares de la historia”.

"La vida es sagrada"
Rouco se pronunció también una vez más en contra de la modificación de la ley del aborto y la posible despenalización de la eutanasia, dos leyes en las que en estos momentos trabaja el Ejecutivo. El cardenal habló de estas normas como “problemas muy graves” y lamentó que se quieran justificar estas prácticas que, en su opinión, van contra “el evangelio de la vida” que deberían promover los católicos. “La vida es sagrada” desde el “el momento mismo de la concepción” hasta que “se pierde de manera natural”, puntualizó.

www.elplural.com 07.11.08

El Rey presidirá el I Congreso Internacional sobre el Santo Grial

El Rey Don Juan Carlos ha aceptado la presidencia de honor del I Congreso Internacional “Valencia la ciudad del Santo Grial”. El cardenal arzobispo de Valencia, Agustín García-Gasco; el presidente de la Generalitat Valenciana, Francisco Camps; el presidente de la Diputación de Valencia, Alfonso Rus; la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá; y el decano de la Real Academia de Cultura Valenciana, Vicente Simó Santonja, también forman parte del comité de honor de este congreso.

Esta asamblea, que se celebrará del 7 al 9 de noviembre en la capital valenciana, está organizada por el Arzobispado de Valencia; el Cabildo Metropolitano de la Catedral; la Universidad Católica de Valencia San Vicente Mártir; la Real Hermandad y la Cofradía del Santo Cáliz y el Centro Español de Sindonología.

Santo Cáliz
Según señaló el Arzobispado de Valencia en un comunicado, en este Congreso, que coincidirá con el 1.750 aniversario de la llegada a España de la reliquia, diversos arqueólogos e historiadores analizarán la autenticidad y el origen del Santo Cáliz de la Ultima Cena, que los fieles católicos veneran en Valencia desde el año 1424.

Leyenda
Según informa Europa Press, los especialistas abordarán la historia de la reliquia desde su origen en la Palestina del siglo I antes de Cristo, su paso por Roma y su llegada a España a donde fue enviada, según la tradición por san Lorenzo, antes de ser martirizado en Roma en agosto del año 258.

www.elplural.com 02.11.08

Los obispos preparan otra beatificación masiva de sus "mártires"

"Cuando tengamos algo que comunicar, lo comunicaremos". Con esta contundencia zanjó ayer el portavoz de los obispos, Juan Antonio Martínez Camino, una pregunta sobre el requerimiento del juez Baltasar Garzón para que la Conferencia Episcopal le informe sobre víctimas y desaparecidos en la Guerra Civil y durante la dictadura franquista. El portavoz remitió a lo dicho por él hace tres semanas: que el episcopado "colaborará en el marco de la ley".

Los obispos no disimulan su disgusto por la iniciativa del magistrado y con la Ley de la Memoria Histórica. Quedó patente ayer, en la presentación de dos voluminosos libros sobre los "mártires de la fe" canonizados hasta ahora. Suman ya 977 y están preparando la beatificación de otros 500, de un catálogo que reúne a casi 10.000.

Frente a la glorificación pública de sus víctimas, los prelados sostienen que la Ley por la que se reconocen y amplían derechos y se establecen medidas en favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la Guerra Civil y la Dictadura, siembra la cizaña entre los españoles. "La utilización de la memoria histórica, guiada por una mentalidad selectiva, abre viejas heridas de la Guerra Civil y aviva sentimientos encontrados que parecían superados", proclaman en la instrucción pastoral Orientaciones morales ante la situación actual de España, de noviembre de 2006.

www.elpais.es 17.10.08

Rouco relaciona laicismo y nazismo

El líder de los obispos españoles critica el Estado moderno en su discurso ante el sínodo - Llama a los católicos a "iluminar con el Evangelio la vida pública"

El cardenal Antonio María Rouco Varela, presidente de la Conferencia Episcopal Española, ha impulsado en el sínodo de los obispos de Roma un nuevo despertar en la conciencia de los cristianos para "iluminar con el Evangelio la vida pública". La Iglesia debe ser fermento de las culturas modernas, y participar en la vida pública y los debates legislativos, afirmó Rouco, para oponerse al laicismo, esa gran fuente de peligros históricos: "El Estado moderno, en su versión laicista radical, desembocó en el siglo XX en las formas totalitarias del comunismo soviético y del nacional-socialismo", advirtió. Según el arzobispo de Madrid, "en la cultura de la modernidad también continuó viva y social-jurídicamente operante la visión cristiana de la vida. Incluso se produjo un retorno del derecho natural, partiendo del Ius Gentium de la Escuela de Salamanca". A pesar de ello, señaló, "la postmodernidad ha agravado la concepción moderna del hombre, de la sociedad y del orden político-jurídico en sus aspectos más negativos, dando paso al nihilismo existencial y a la dictadura del relativismo ético".

Para Rouco, los males de esa dictadura laicista son evidentes. "El tratamiento legal dado al derecho a la vida, como si el Estado pudiera disponer ilimitadamente de él, constituye una prueba elocuente. Urge, pues, una respuesta cultural del Evangelio que, en un diálogo sincero entre fe y razón, haga presente en la vida pública la verdad de Dios Creador y Redentor del hombre: del Dios que es amor".

Rouco tomó la palabra el martes ante la asamblea sinodal y lanzó el reto de hacer que la Palabra de Dios luche contra "uno de los rasgos que más intensamente caracteriza la cultura moderna, sobre todo en el contexto euroamericano: la concepción inmanentista del hombre y del mundo, sin referencia ni explícita ni implícita a Dios Creador y Redentor del hombre". El líder del catolicismo español concluyó su discurso animando a la Iglesia a asumir que "los seglares sean protagonistas más activos" en la misión pastoral, lo que parece a la vez un reconocimiento implícito de la dificultad para llenar los seminarios, y un aplauso tácito a la ingente labor evangelizadora que desarrolla su fiel amigo y colaborador Kiko Argüello.

Al tomar la palabra en la asamblea, el doctor Nicholas Thomas Wright, obispo de Durham, delegado fraterno que acude en representación de la Comunión Anglicana, agradeció a Rouco su análisis, ya que lo consideró aplicable también a la Iglesia de Inglaterra.

Mientras, el sínodo sigue adelante con sus reflexiones sobre la Biblia y la misión de la Iglesia. Ayer, el relator, cardenal Oullet, resumió en 19 propuestas las 220 intervenciones pronunciadas hasta ahora en el aula. Oullet habló en latín, durante cerca de dos horas, y se quedó sin voz al final entre rumores de su beatificación inminente.

Entre las ideas lanzadas está la necesidad de mejorar las homilías, predicar con el ejemplo, publicar un compendio con la doctrina papal para realizar una correcta eucaristía y abrir el ministerio de la palabra a los seglares. La más moderna, en todo caso, fue la presentada por Agnes Lam, presidenta de la Asociación Bíblica Católica de Hong Kong, que sugirió al Papa que abra un blog en varios idiomas para "pastorear al mundo de hoy".

La extensión de las sesiones obligó a reducir sus discursos (duran cinco minutos como máximo) tanto a Rouco como al arzobispo de Toledo, Antonio Cañizares (que habló de catequesis), y aplazó las intervenciones de los invitados del Papa, entre otros la de Kiko Argüello, líder del Camino Neocatecumenal, uno de los movimientos más citados como ejemplo de estrategia para relanzar la Palabra de Dios.

www.elpais.es 16.10.08

Los obispos desenvainan su Memoria Histórica anunciando 800 beatificaciones más

Que Garzón avance en su investigación sobre la Guerra Civil y los represaliados durante el franquismo inquieta, por algo, a los prelados. Quizá por ello, el obispo auxiliar de Madrid y portavoz y secretario general de la Conferencia Episcopal Española, Juan Antonio Martínez Camino, ha asegurado que "la sangre de los mártires es el mejor antídoto contra la anemia de la fe". Además, el portavoz de los prelados informan de que trabajan en la beatificación de 800 mártires más.

Martínez Camino ha hecho esta afirmación en rueda de prensa al presentar los libros "Los primeros 479 santos y beatos mártires del siglo XX en España. Quiénes son y de dónde vienen" y "Mártires del siglo XX en España. Don y desafío", ambos editados por María Encarnación González, directora de la Oficina para la Causa de los Santos, según informa Discap.net.

Casi mil mártires
Para el portavoz de los obispos, estos dos libros recogen la biografía de "casi mil mártires, reconocidos como tales por la Iglesia, personas que dieron su vida en la persecución de los años 30 en España".

Los 498
Asimismo, presentó un DVD oficial con las imágenes de los tres actos celebrados en Roma del 27 al 29 de octubre de 2007 con motivo de la beatificación de 498 mártires del siglo XX en España.

"Eco pastoral"
Martínez destacó que la citada beatificación "está llamada a tener un eco pastoral y un fruto pastoral muy importante, porque el testimonio de los mártires es siempre para la Iglesia origen de vida".

Otros 800
Finalmente, señaló que las diócesis españolas trabajan en los procesos de beatificación de otros 800 mártires, de los que 47 se encuentran ya en la Congregación para las Causas de los Santos en Roma. Asimismo, comentó la intención de la Conferencia Episcopal Española de celebrar una beatificación de estos mártires como la celebrada el pasado año en Roma, aunque no precisó ni dónde ni cuándo.

www.elplural.com 16.10.08

Hacienda entregará a la Iglesia 156 millones a cuenta del IRPF

El Ministerio de Hacienda ingresará este próximo año algo más de 13 millones de euros mensuales en una cuenta de la Conferencia Episcopal Española (CEE) para salarios de obispos y sacerdotes diocesanos. En España hay 69 diócesis y 22.000 parroquias. Estos ingresos (en concreto, 13.006.094,24 euros cada mes) son un anticipo del dinero que previsiblemente asignarán a la Iglesia católica los contribuyentes que marquen la casilla del 0,7% en su declaración personal de la renta (IRPF). Así aparece reflejado en la disposición adicional cuadragésimo séptima del proyecto de ley de Presupuestos Generales del Estado para 2009, que empiezan a tramitar la próxima semana las Cortes Españolas.

El proyecto de ley señala también que el Estado efectuará antes del 30 de noviembre de 2010 una liquidación provisional de esas asignaciones. La definitiva se retrasará a "antes del 30 de abril de 2011". Si el episcopado recibió en los 12 meses de 2009 más dinero del asignado por los contribuyentes, la CEE devolvería lo recibido de más. Y viceversa: si lo recaudado supera los algo más de 156 millones de euros ingresados a cuenta mes a mes, Hacienda pagará la cantidad asignada de menos.

Éste es el segundo ejercicio presupuestario con la fórmula de financiación acordada en 2006 entre el Gobierno socialista y la Iglesia romana. Ya se aplicó en el IRPF de 2007, liquidado a mediados de este año. Ni Hacienda ni el episcopado han ofrecido datos de sus resultados.

132 millones para las ONG

Una disposición adicional anterior (la cuadragésimo sexta) asigna 132,8 millones a subvencionar en 2009 "actividades de interés social", es decir, a las ONG, también las de la Iglesia católica. "Cuando no se alcance esta cifra [a través del IRPF], el Estado aportará la diferencia", dice el proyecto presupuestario.

Con la nueva fórmula, los obispos quedaron liberados de su compromiso de autofinanciarse, pactado en 1987 para concretarse a partir de 2001. También han visto incrementado hasta un 34% el tanto por ciento que sus fieles o simpatizantes pueden asignarles en sus respectivos IRPF (antes el 0,5%, ahora el 0,7%). En cambio, los obispos pagarán ahora el IVA por sus actividades de comercio, una exigencia reiterada por la Comisión Europea. Es el único impuesto que paga al Estado esta confesión religiosa.

Hacienda tampoco tendrá que hacer frente a partir de ahora a la llamada "dotación directa" a la Iglesia romana cuando lo adelantado fuese superior a lo finalmente asignado por los fieles. Esa circunstancia se produjo año tras año, y a veces llegó a suponer hasta un 15% de más, que los obispos nunca devolvieron.

Por el acuerdo de 2006 la Conferencia Episcopal se compromete también a presentar una memoria sobre cómo ha gastado el dinero otorgado por los contribuyentes. Pese a que a este sistema, el viejo y el ahora ensayado, se le ha llamado "impuesto religioso", los católicos no añaden ni un euro de más de su bolsillo para financiar a su iglesia.

www.elpais.es 16.10.08

Rouco ataca la memoria histórica por trasladar la Guerra Civil a los jóvenes

El cardenal de Madrid promueve miles de beatificaciones del bando vencedor

"La Ley de la Memoria Histórica no me parece necesaria", proclamó ayer el cardenal Antonio María Rouco, arzobispo de Madrid y presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE). Su tesis es que la generación que nació "cuando la Guerra Civil" [Rouco, en el año 1936] no debería "trasladar ese problema a otras generaciones". La CEE no ha respondido al requerimiento del juez Baltasar Garzón sobre los archivos de las parroquias porque, dijo Rouco, "¿cómo vamos a responder, si no nos ha llegado nada". Según el prelado, la Conferencia Episcopal "no tiene competencia" en este asunto. Son los obispos y sus archivos diocesanos los que podrían responder. "Están abiertos; nunca ha habido ningún problema", añadió.

La oposición de la Iglesia católica a que familiares de víctimas de aquella tragedia nacional busquen a decenas de miles de cargos públicos de la Segunda República o militantes y simpatizantes de partidos de izquierdas enterrados en fosas comunes o desaparecidos, contrasta con la campaña que desde hace décadas lleva a cabo la jerarquía del catolicismo en favor del recuento, la exhumación e incluso la canonización por el Papa de miles de sus fieles, víctimas también, aunque en otro bando, de un golpe militar y una guerra que la jerarquía de la época apoyó con entusiasmo.

Rouco acudió ayer a las nueve de la mañana a los llamados Desayunos Informativos de Europa Press y pronunció una conferencia sobre Iglesia, Sociedad y Comunidad Política. Estado actual de la cuestión. Después contestó, a veces con sorna gallega, a una docena de preguntas. Con una dialéctica suave y voz queda, el cardenal no retrocedió ni un paso, sin embargo, sobre sus radicales posiciones contra la ley que despenaliza el aborto voluntario en determinados supuestos, contra la legalización del suicidio asistido, sobre la asignatura de Educación para la Ciudadanía o sobre el laicismo radical.

- El aborto. La formación del no nacido no depende de "elementos cuantitativos", dijo sobre la propuesta del Ejecutivo de una ley de plazos del aborto. "Desde el momento que hay código genético hay que hablar de quién, no de qué; el embrión no es un qué, sino un quién". Concluyó que "la aceptación social del aborto es el mayor mal moral de Europa".

Pero los obispos no promoverán manifestaciones contra esa reforma. Dijo Rouco: "En un Estado democrático de derecho se puede hacer uso de los instrumentos como la manifestación, la libertad de expresión y el derecho a reunión, pero si se produce una movilización, algo de lo que no tengo constancia, serán los seglares quienes convoquen".

Criticó severamente que en la comisión de expertos nombrada por el Ministerio de Igualdad y en la creada por el Parlamento no estén representados todos los grupos sociales, como los opuestos a la despenalización. "Llama la atención, sería impensable en otros países europeos", afirmó.

- Educación para Ciudadanía. El cardenal arzobispo de Madrid espera todavía algún acuerdo con el Ejecutivo para resolver el conflicto de la asignatura de Educación para la Ciudadanía. "Si se quiere se puede modificar el actual programa, es muy sencillo", dijo. Reiteró con firmeza, pese a todo, el derecho de los padres a objetar contra dicha asignatura, diga lo que diga el Tribunal Supremo. ¿Es eso una rebelión contra una ley aprobada por el Parlamento? El prelado replicó sin dudarlo: "Se pueden criticar las leyes, ¿no? Se pueden objetar. Ya veo yo que la gente joven tiene menos rebeldía y menos sentido crítico que los de mi generación".

- El laicismo. Sobre el laicismo y laicidad, términos que incomodan a los prelados españoles, el cardenal, después de analizar el significado y la evolución de esos conceptos, dejó claras sus preferencias, a propósito de la reciente visita del Papa a Francia, la nación símbolo del laicismo y sobre sus amistosas relaciones con el presidente Nicolas Sarkozy.

Rouco no tiene envidia de esa laicidad. "Me encuentro mejor en España que en Francia. Los artículos 16 y 27 de la Constitución y el Concordato de España con la Santa Sede de 1979, dan un marco mucho más positivo a España. Pero me da envidia Alemania", sostuvo.

- El crucifijo. Sobre la presencia de símbolos religiosos como el crucifijo en las tomas de posesión del presidente del Gobierno y los ministros, el líder episcopal no cree necesario ni siquiera discutir. Dijo: "Si la reforma implica que los católicos no pudieran jurar sus cargos ante un crucifijo, no sería aceptable. El crucifijo pertenece a la historia y a la cultura de España. Siempre hay minorías que se ofenden por todo, pero la presencia del crucifijo es masiva en todos los pueblos, así que o se destruye España para quitarlos, o cierran los ojos. Es un asunto en el que nadie debe perder la sensibilidad a la hora de juzgar".

"Pinta de boxeador no tengo"

"Hombre, como pinta de boxeador no tengo", replicó ayer el cardenal Rouco cuando se le quiso encuadrar en el "sector duro" de la jerarquía del catolicismo español. También negó que haya en su confesión religiosa una "postura de choque" frente al Gobierno socialista, o que el PSOE busque chocar intencionadamente con ellos al promover determinadas leyes. "La palabra choque es muy dramática. Hay puntos de vista divergentes, pero la respuesta de la Iglesia es de diálogo", dijo el prelado.

www.elpais.es 25.09.08

El arzobispo de Valencia compara las críticas a Medicina con el sufrimiento de Cristo

La homilía del Arzobispo de Valencia, Agustín García-Gasco, durante la misa previa a la apertura oficial del curso, se centró ayer en la Facultad de Medicina y la polémica que la ha envuelto este curso al no recibir sus estudios la homologación ministerial, cuya sede ha sido inaugurada por el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, esta misma semana. En opinión del cardenal, el último año ha sido "un tiempo especialmente marcado para la Universidad Católica por la experiencia de la cruz" porque "hay quienes desearían verla fracasar".

Dirigiéndose a los profesores, alumnos y al personal de esta institución académica católica, asistentes a la ceremonia realizada en la iglesia de Santa Úrsula, el prelado aseguró que "muchos os habréis preguntado si tiene sentido haber experimentado tanta contradicción, tanta crítica injusta y, por qué no decirlo, tanta persecución". Y añadió" "el amor de Cristo se purifica en la pruebas; Él sabe mejor lo que nos conviene", según informa su agencia oficial Avan.

Al acto de apertura, presidido por García-Gasco, asistieron la secretaria autonómica de Universidades, Amparo Camarero, y el concejal del Ayuntamiento de Valencia, Alfonso Grau, entre otros representantes. La directora general, entre otras cuestiones, se refirió al apoyo del Consell a cualquier iniciativa que suponga incrementar las plazas en Medicina porque "es una necesidad social". Según indicó, se necesitan más puestos, indiferentemente de que sean en la universidad pública o en la privada.

García-Gasco, quien ya en el acto público de apertura mostró su intención de reunirse en breve con la comunidad universitaria de esta institución en una reunión privada, les animó a "admitir con valentía que hay quienes discrepan de nuestro proyecto y que desearían verlo fracasar". Sin embargo, añadió que "eso no nos debe hacer perder el más leve aliento acerca de los que nos mueve: formar los mejores profesionales para el bien, y la dignidad de las personas, y para la gloria de Dios".

La libertad religiosa

Durante su intervención, el cardenal arzobispo de Valencia se refirió también a la libertad religiosa, "que no se limita a que cada uno tenga sus propias convicciones" afirmó, y añadió que "la verdadera libertad religiosa exige que podamos nutrir la sociedad con la fuerza movilizadora de lo que creemos y los principios y virtudes que unen los corazones".

La Universidad Católica, según argumentó, "expresa esta libertad religiosa, que busca servir a la sociedad ofreciendo un proyecto educativo enraizado en la lógica del amor", y recalcó que esta institución académica "está para extender la civilización del amor. Lejos de nosotros la cultura de la muerte, que con tantos medios se difunde a nuestro alrededor".

En los últimos meses, las actuaciones educativas promovidas desde el arzobispado han estado en la calle, como las negociaciones que lleva con la Fundación San Pablo-CEU para actualizar los alquileres. El colegio privado y parte de la Universidad Cardenal Herrera ocupan pabellones del seminario de Moncada en donde la Iglesia ha anunciado su intención de desarrollar proyectos formativos.

www.levante-emv.com 20.09.08

Rouco atribuye la Guerra Civil a que "el hombre había pecado mucho, sobre todo contra Dios"

En una misa celebrada este domingo en la abadía benedictina del Valle de los Caídos, el cardenal arzobispo de Madrid y presidente de los obispos españoles, Antonio María Rouco Varela, defendió la continuidad del lugar como “símbolo de reconciliación” y superación de “divisiones y odios”. El cardenal aseguró que hace cincuenta años, cuando se concluyó la basílica que se empezó a construir tras la Guerra Civil, “el hombre había pecado mucho y sobre todo, contra Dios, y cuando se vive una etapa de negación de Dios es muy fácil que luego los hombres luchen entre ellos”.

Rouco ofició una misa vespertina en el Valle de los Caídos con motivo del cincuentenario de la fundación de su abadía y lo hizo con una homilía en la que defendía la validez del monumento como “símbolo de reconciliación” y aludía a la Guerra Civil como consecuencia de la negación previa de Dios.

"El hombre había pecado mucho"
Para el cardenal, la cruz que preside el conjunto del Valle de los Caídos “era y es señal de reconciliación de los hombres entre sí” y se erigió porque “entonces el hombre había pecado mucho y sobre todo, contra Dios, y cuando se vive una etapa de negación de Dios es muy fácil que luego los hombres luchen entre ellos”, según recoge el diario La Razón.

Ahora también se está pecando
Las advertencias de que el pecado de “la negación de Dios” está muy extendido y que el Gobierno socialista ejerce un “laicismo radical” y excluyente con la Iglesia constituyen dos de los pilares del discurso actual de la jerarquía católica española. Por ejemplo, durante su discurso de investidura como honoris causa por la universidad católica CEU Cardenal Herrera, el cardenal arzobispo de Toledo, Antonio Cañizares,
advirtió de que “el problema radical de nuestra sociedad es la negación de Dios”, y que éste “asume cada día con más fuerza en algunos países la forma de un laicismo, más o menos oficial, radical e ideológico”.  Además de la Guerra Civil, para el presidente de la Conferencia Episcopal la negación de Dios también fue el motivo de otros enfrentamientos bélicos como la Primera Guerra Mundial.

Alabanzas de Rouco al abad cruzado
Durante su homilía de este domingo, Rouco alabó la labor de los monjes benedictinos del Valle de los Caídos, con cuyo abad, Anselmo Álvarez, concelebró la misa. Álvarez es un conocido defensor del franquismo que ha utilizado su abadía
para celebrar misas de homenaje al dictador. En una entrevista publicada por El Mundo, el abad defendía que "Franco unió los símbolos de lo fundamental de España: cruz, templo y basílica” o que "lo español y lo católico van unidos" ya que "España se sostiene en Dios”. También alertaba del riesgo musulmán: "En 15 o 20 años, van a venir con su bagaje técnico pero también con el Corán bajo el brazo y vamos a tener que sacar nuestro Evangelio, si es que queda algún ejemplar para defendernos de esta invasión”.

www.elplural.com 15.09.09

Un sobrino de Rouco decidirá si se retiran los crucifijos de los juzgados de Castilla-La Mancha

Vicente Rouco Rodríguez, presidente del Tribunal Superior de Castilla-La Mancha, protagoniza un episodio más de la polémica sobre la presencia de símbolos religiosos en espacios de la administración. De por sí, el tema es espinoso, pero en este caso tiene un condimento extra: como indica su apellido, el del TS es, a la sazón, sobrino de Antonio María Rouco Varela, presidente de la Conferencia Episcopal Española.

Según informa hoy El Mundo, Vicente Rouco Rodríguez preside el Tribunal Superior de esta región desde julio de 2005 –el cardenal asistió a su toma de posesión-, órgano al que ha llegado un contencioso peculiar. Ahora, el sobrino del presidente de la Conferencia Episcopal se enfrenta a una decisión peculiar. Se trata de una petición de la asociación Jueces para la Democracia, que en noviembre de 2007 reclamó a la Sala de Gobierno que retirase un crucifijo de bronce situado en los estrados de una sala de la Audiencia de Albacete.

La decisión vuelve a Rouco
Dicha Sala, presidida por el sobrino del cardenal, respondió a esta solicitud arrojando balones fuera: Rouco Rodríguez resolvió que el asunto era competencia de los magistrados que la utilizaran.  Ahora, sin embargo, el CGPJ ha considerado incorrecta esta decisión. Según el órgano, estaría dentro de las competencias de la Sala de Gobierno establecer las normas de utilización de las dependencias judiciales. Estas reglas deben establecerse a propuesta de su presidente, en este caso, el citado Rouco Rodríguez. El magistrado deberá dirimir, por tanto, sobre el particular asunto.

Otros sobrinos
No es la primera vez que los sobrinos del cardenal acaparan páginas de los periódicos. La más recordada, seguramente, es Magdalena Rouco, la sobrina que se dio a conocer
por su posado para Interviú. "Quiero desnudar la hipocresía de mi tío", declaró a la revista. Menos notorio, pero también noticia en su momento, fue el nombramiento de Alfonso Carrasco Rouco, unido al arzobispo de Madrid por el mismo parentesco. Carrasco fue investido como obispo de Lugo en diciembre de 2007. Aunque este tipo de nombramiento es potestad del Vaticano, nadie dudó que su tío, miembro de la poderosa Congregación encargada en Roma de elegir a los prelados, influyó determinantemente

www.elplural.com 09.09.08

La COPE pacta una indemnización con la periodista despedida por lesbiana

La cadena de los obispos paga 93.000 euros, más 12.000 por salarios atrasados

La cadena Cope ha perdido una guerra. Después de 13 meses y una sentencia confirmada por el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) que declara nulo el despido de la periodista Isabel Quintairos, la radio de los obispos ha pagado más de 90.000 euros de indemnización a la redactora.

  • "Ganamos un proceso que prueba que la Cope discrimina", dice la abogada

Ayer Quintairos esperaba en el Juzgado de lo Social número 2 de Santiago que la funcionaria de la sala pronunciara su nombre y empezara el nuevo juicio. Por segunda vez en un año, tenía que volverse a sentar al lado del responsable de Recursos Humanos de la Cope. El mismo que la despidió el 18 de julio de 2007 por estar casada con una mujer y por haber trabajado para el BNG, según reza la sentencia que ha ratificado el TSXG. El mismo que la volvió a destituir dos días después de readmitirla -como obligaba el fallo- tras ofrecerle un cheque de más de 32.000 euros que la periodista rechazó. Durante esas dos jornadas, Quintairos estuvo sentada en una silla, apartada de la redacción y sin que nadie le asignara una tarea. El juicio por el segundo despido, sin embargo, no se celebró.

Los abogados de la emisora llegaron a un acuerdo con Quintairos por el que la periodista acepta el despido como improcedente -a pesar de la sentencia del TSXG, que lo declara nulo por "violar los derechos fundamentales" de la trabajadora- y la Cope se compromete a no recurrir el fallo del Tribunal. Además de los más de 93.000 euros de indemnización -casi el doble de lo que le correspondería por despido improcedente-, Quintairos cobrará otros 12.000 euros por los salarios de tramitación -hasta hoy sólo había recibido la prestación por desempleo- y la Cope le pagará 3.000 euros más por daños morales.

El punto final a "13 meses muy duros" para Quintairos, son, según la abogada de la periodista, Patricia López Arnoso, "una satisfacción moral y una victoria judicial en un proceso que demuestra que la Cope discrimina". La letrada asegura que la sentencia del TSXG "es un avance social, un hito que sienta precedente" en la jurisprudencia española. "Hasta donde sabemos", explica, "es el primer fallo sobre discriminación por matrimonio homosexual en el país".

La Cope perdió, desde el primer día, todas las batallas de este proceso judicial. Recusó a la magistrada del Juzgado de lo Social número 2 de Santiago, Ana López Suevos, por dictar la sentencia en gallego -"una lengua oficial o tal vez algún dialecto" que los abogados de la cadena no advirtieron desconocer durante el juicio-, pero el Consejo General del Poder Judicial archivó la causa. Luego la emisora de los obispos recurrió, sin éxito, la sentencia al Tribunal Superior de Xustiza de Galicia.

A pesar de su tenacidad, Quintairos insiste en que nunca se propuso ser "la bandera de nadie". "Lo hice por mí. Decidí que no me podía rendir, que nadie podía manejar mi vida personal y, a raíz de ello, mi vida profesional", explicaba ayer poco después de zanjar la relación laboral con la cadena para la que trabajó casi 20 años. A su lado, estaba la presidenta del comité de empresa de la Cope, Carmen Pérez, quien ha apoyado a la periodista en todo momento. Lo mismo hicieron, en su día, el Colexio de Xornalistas de Galicia y varias asociaciones de prensa.

Con dos años de paro por delante, Quintairos se replantea ahora su futuro porque, "por el giro que ha dado la emisora en los últimos años", tampoco quería seguir en la cadena. "No estaba dispuesta a que [la Cope] se librara de mí y se fuera de rositas porque una empresa no puede decirte cómo tienes que vivir o con quien te tienes que casar". El ideario de la emisora afirma, sin embargo, que la cadena debe difundir "el concepto cristiano del matrimonio, la familia y la sexualidad".

www.elpais.es 13.08.08

LA IGLESIA SE 'VUELVE' CONSERVADORA Y SÓLO CREE EN SANTANDER Y MAPFRE

Las tres Sicav controladas por la cúpula eclesial han sacado de Bolsa 10 millones de euros en el último año y han elevado su inversión en deuda pública y privada.

La Iglesia española ha hecho gala en los últimos meses de su conservadurismo. No nos referimos a su oposición a algunas de las leyes promovidas por el Gobierno, ya sean el matrimonio entre homosexuales o la Educación para la Ciudadanía. Ni tampoco a las iniciativas que los socialistas guardan en el cajón, como una ley de plazos sobre el aborto o la regulación de la eutanasia.

Hablamos de dinero, de los millones de euros que la Iglesia invierte a través de diversos instrumentos, sobre todo las tres Sicav con las que canaliza sus ahorros en el mercado.

Haciendo gala de, quien sabe, una inspiración divina en lo que a diversificación de las inversiones se refiere, la cartera de la Iglesia en Bolsa ha huido de la renta variable, notablemente castigada en el último año, y ha ganado terreno en valores seguros, sobre todo deuda pública del Estado y pagarés y bonos de las empresas.

En el segundo trimestre del pasado año, la Iglesia se mantenía fiel a la renta variable. En ella tenía invertidos 12,84 millones de euros, tanto en acciones españolas como de empresas extranjeras.Por el contrario, en activos de renta fija los fondos rondaban los 5,3 millones de euros.

Sin embargo, al cierre del primer trimestre del año en curso -el último del que hay datos disponibles de las tres sociedades- apenas quedaban en Bolsa 2,1 millones de euros. Es decir, la Iglesia ha sacado de la renta variable más de 10,7 millones de euros.

¿Dónde ha ido a parar ese dinero? A bonos, letras del tesoro y pagarés de empresa. En concreto ocho millones de euros más de los que había un año atrás.

Pero los milagros, aunque existen, no consiguen tapar todos los agujeros. Las Sicav de la Iglesia han visto reducido su patrimonio en el último año en 2,6 millones de euros.

Entre las razones está la caída de la Bolsa, a la que la Iglesia no ha sido ajena, aunque su castigo ha sido menor gracias a girar sus inversiones hacia la renta fija.

Y, en segundo término, está procediendo a la liquidación de una de sus tres Sicav. Es Umasges, gestionada por Caja Madrid, y cuyo patrimonio ha pasado de 8,3 a 6,1 millones de euros entre el segundo trimestre de 2007 y el primero del año 2008.

Umasges sustenta aún las dos inversiones más fuertes que, en renta variable, tiene la Iglesia. Son los 291.000 euros dedicados a acciones de Cie Automotive y los 338.000 de Mapfre.

En tiempos de crisis el sector asegurador se considera un refugio y los gestores del patrimonio eclesial lo han tenido en cuenta.

Un año atrás Umasges tenía más de ocho millones de euros en Bolsa, con inversiones de más de 300.000 euros en sociedades como BBVA, Cintra, Iberdrola o La Seda de Barcelona.

Pero eso es el pasado y, a día de hoy, es otra Sicav, Vayomer (gestionada por Santander Asset Management) la que aglutina más patrimonio. En concreto maneja 6,9 millones de euros.

Su gran apuesta bursátil son las acciones del banco que preside Emilio Botín, con 206.000 euros en títulos del Santander. Pero Vayomer también invierte, aunque cuantías menores, en el resto de blue chips del mercado, como Repsol, BBVA o Telefónica.

Esta sociedad tenía fondos en algunos de los valores que más han sufrido la crisis. Pero sacó su dinero a tiempo. Es el caso de bancos internacionales como el francés BNP y el británico Royal Bank of Scotland (RBS).

La tercera Sicav de la Iglesia es BI Gran Premiere, con un patrimonio de casi 2,7 millones de euros. El gestor encargado de la misma es la entidad portuguesa Banco Espirito Santo. Es la que tiene inversiones más diversificadas, pero su cuantía es ínfima. Entre una treintena de valores se reparten fondos que, en el mejor de los casos, llegan a los 26.000 euros destinados a Criteria Caixa Corp.

Vistos los datos parece una evidencia que, en lo que a inversiones se refiere, la Iglesia sí ha tenido cintura para acomodarse a los nuevos tiempos.

Ahora que sopla el viento de cara para la renta variable, los fondos eclesiales han buscado refugio en unos activos que, al menos, garantizan la inversión y dan una rentabilidad que permite compensar la inflación, en el entorno del 5%.

Estén atentos. Cuando vean que Vayomer y Gran Premiere recuperan su apetito por la renta variable, quizá sea el momento de seguir al clero, al menos en lo que al dinero se refiere. Ambas se han mostrado como una buena rueda a seguir.

Las Sicav o cómo pagar un 1% de impuestos

Las sociedades de inversión de capital variable, más conocidas por su acrónimo, Sicav, son un quebradero de cabeza para la Hacienda Pública y un chollo para los grandes patrimonios, que han encontrado en ellas un instrumento para tributar sus ganancias al 1%, lejos del 30% que impone el más lesivo Impuesto de Sociedades.

La fiscalidad es, sin duda, la gran ventaja de las Sicav, un instrumento al que se han aferrado los ricos del país. Pocos son quienes, acumulando millones de euros de patrimonio, no se han rendido a los encantos de estas sociedades.

Es el caso de Amancio Ortega, dueño de Inditex, de su ex mujer, Rosalía Mera, o de grandes apellidos como Entrecanales, Del Pino o Koplowitz.

Entre los requisitos que se impone para poder crear una Sicav es contar con más de 100 accionistas. Pero, hecha la ley, hecha la trampa.

Los 'mariachis'

Los propios bancos gestores de las Sicav se encargan en numerosas ocasiones de buscar los 99 acompañantes necesarios para que el millonario tenga su Sicav. Esos compañeros son los que, en la jerga, se denominan mariachis.

De este modo, una supuesta sociedad de inversión colectiva se convierte en un chiringuito con el que su único y real propietario consigue eludir al Fisco el 29% de sus ganancias.

Los propios inspectores de Hacienda llevan exigiendo años a los diferentes gobiernos -en esto PP y PSOE no se diferencian tanto- que pongan fin a esta injusticia. Pero sus quejas quedan en el olvido.

Tampoco la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha tenido en este caso una actuación activa.

En su mano está el controlar que los 100 accionistas mínimos exigidos sean reales, pero, por ahora, no hay constancia de que el organismo presidido por Julio Segura haya sacado los colores a alguna de estas sociedades.

www.elmundo.es 10.10.08

Zapatero rechaza la pretensión de Rouco de modificar Educación para la Ciudadanía

El cardenal reclama su derecho a defender la moral católica con "libertad evangélica"

Las posiciones de fondo no han variado, aunque la incógnita está en cómo se traducirán en esta legislatura las hondas discrepancias de la jerarquía de la Iglesia católica con la política del Gobierno, con el antecedente de que en la anterior el malestar se expresó desde los púlpitos y en la calle. Aún es pronto para saberlo, ya que ayer el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el presidente de la Conferencia Episcopal, Antonio María Rouco Varela, constataron sus diferencias en un clima de cordialidad, según ambos reconocieron.

El presidente no aceptó la sugerencia del cardenal de modificar algunos de los contenidos de la asignatura de Educación para la Ciudadanía. "Es una ley aprobada por las Cortes Generales", aseguran fuentes gubernamentales que respondió Zapatero a Rouco. Además, el jefe del Ejecutivo recordó al presidente de los obispos que existe un acuerdo cerrado sobre esta asignatura con la Federación Española de Religiosos de la Enseñanza (FERE). En efecto, la FERE acepta impartir la asignatura aunque sus alumnos tendrán también la visión católica de los contenidos.

A iniciativa propia, el presidente le confirmó que su Gobierno reformará la Ley de Libertad Religiosa para incorporar los cambios que ha habido en España desde que esa ley fue aprobada 30 años atrás. Rouco obtuvo del presidente el compromiso de mantenerle informado sobre las modificaciones de esta norma, como deferencia obligada ante el representante de la religión que profesan en España "millones de ciudadanos", explicó posteriormente la vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega.

Defensa de la familia

Quizá no por casualidad, Zapatero explicó a Rouco la política de su Gobierno en favor de las familias, dado que durante la anterior legislatura la jerarquía católica le acusó de no defenderla, singularmente tras la aprobación del matrimonio entre personas del mismo sexo. El 30 de diciembre de 2007 hubo una concentración en Madrid de las familias católicas, convocadas por la jerarquía de esta Iglesia, en la que se relacionó la aprobación de ésa y otras leyes del Gobierno con la "disolución de la democracia".

Zapatero desplegó ayer ante Rouco el catálogo de ayudas aprobadas y las que habrá en esta legislatura. Y empezó por la entrega de 2.500 euros por nacimiento o adopción de cada hijo. Asimismo, el presidente elogió la labor abnegada de organizaciones católicas que trabajan con los inmigrantes y los más desfavorecidos.

Sí hubo un acuerdo de gran relevancia para la Iglesia. El Gobierno pondrá toda la logística necesaria para que la celebración, en agosto de 2011, de la Jornada Mundial de la Juventud en Madrid, presidida por el Papa Benedicto XVI, sea un éxito.

Además de este compromiso concreto no hubo mucho, pero tampoco se esperaba de la primera reunión "de cortesía institucional" entre quienes acaban de renovar sus respectivos puestos. Tras la reunión, llegó la reafirmación de las posiciones. "El Gobierno ofrece a la jerarquía eclesiástica respeto y lealtad, y le pedimos, al mismo tiempo, respeto y lealtad", señaló la vicepresidenta. La Iglesia, por su parte, reivindica su derecho a "anunciar la fe y la moral católica con libertad evangélica", según una nota de la Conferencia Episcopal posterior a la reunión. Antes de la misma hubo voces de la Iglesia muy en línea con la hostilidad mantenida en los últimos cuatro años. En la Universidad Menéndez Pelayo de Santander el arzobispo emérito de Pamplona, Fernando Sebastián, señaló: "No espero del Gobierno ningún gesto de generosidad ni que encauce la relación con la Iglesia en una perspectiva de leal colaboración". Para Zapatero, sin embargo, la reunión fue "fructífera" y mostró cierta perplejidad ante la posibilidad de que la Conferencia Episcopal sintiera "malestar" por el "formato" de la entrevista,.

www.elpais.es 02.08.08

Guerra abierta entre las dos universidades católicas valencianas

El arzobispo exige a la Cardenal Herrera que deje su sede en plena matrícula

La muy difícil coexistencia de las dos universidades privadas valencianas de nítido perfil católico saltó ayer oficialmente por los aires. El cardenal y arzobispo Agustín García-Gasco, gran canciller de la Universidad Católica San Vicente Mártir de Valencia, exigió a la Fundación San Pablo CEU el desalojo de las instalaciones de Montcada, donde imparte educación básica, bachillerato, y universitaria desde finales de los setenta, y que pertenecen a la Iglesia. García-Gasco dio por concluidas las negociaciones para renovar el alquiler en un comunicado, evitando explicar si ello significaba que el CEU debía dejar los edificios de forma inmediata, a un mes de empezar las clases y con la matrícula todavía abierta.

El CEU sólo imparte en Montcada carreras del área de la Salud

El CEU, que públicamente sólo se declaró "sorprendido" por la decisión del arzobispo, transmitió un mensaje de relativa tranquilidad. Aceptando que una vez manifestada la voluntad del arrendador su salida del antiguo seminario era inevitable, se consideraba que el actual contrato daba un margen de tres a cinco años para hacerla efectiva. Y que si se dieran divergencias de interpretación entre las partes al respecto, lo lógico sería que el juez concediera un plazo de tiempo razonable al CEU, que tiene matriculados allí, entre el colegio y la universidad, a más de 2.000 alumnos. La fundación cuenta con terrenos libres en su segunda sede de Alfara del Patriarca, muy cerca de la de Montcada.

El arzobispado dijo oficialmente que el desalojo del CEU, fundado por la Asociación de Propagandistas Católicos, respondía, de un lado, a su intención de ubicar en los edificios un "colegio-seminario concertado", "un centro de Formación Profesional", y una residencia "al servicio de sacerdotes jubilados y enfermos" ("en el que se invitará a colaborar al CEU"). Tres proyectos que perseguirían "beneficiar a las familias de Montcada y de las poblaciones limítrofes en el área metropolitana de Valencia". Por otro lado, se aseguraba que los contratos mantenidos con la fundación habían supuesto "un grave quebranto económico para el arzobispado" debido a la baja cuantía del alquiler.

En el fondo de la maniobra se intuía, sin embargo, la voluntad del arzobispo de fortalecer a su universidad debilitando a su competidora, en un momento complicado para la Católica debido a su fracaso en implantar Medicina. La Universidad Católica, fundada en 2003, mantiene su debilidad. Su nacimiento en una época de escasez de alumnos; en un medio en el que la red pública cubre casi toda la oferta universitaria (y a un precio incomparablemente menor); sin capacidad económica para labrarse un prestigio que le distinga de las demás (actualmente se diferencia, en todo caso, para mal), y con una competidora en el ámbito privado y en su franja ideológica, convirtieron su aspiración por Medicina (y en un segundo escalón, por el resto de carreras del área de la Salud) en una cuestión casi de vida o muerte.

Descartada como está prácticamente una fusión entre el CEU y la Católica (que garantizaría la viabilidad del centro) mientras el arzobispo y máximo dirigente de la segunda siga siendo García Gasco, el cardenal logró, sin embargo, a través de su excelente sintonía con el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, un extraordinario espaldarazo de parte del Gobierno valenciano. La Católica, anunció el año pasado el Consell, contaría con Medicina, Odontología, Podología y Fisioterapia (lo cual equivalía a fundar por segunda vez la universidad, que por entonces subsistía gracias, básicamente, a las carreras de Magisterio de la Fundación Edetania, que había sido desgajada a su vez de la Universitat de València, a la cual estaba adscrita).

Aquello fue un flagrante caso de favoritismo porque la concesión de nuevas carreras estaba suspendida en toda España debido a la reforma del sistema universitario, y sólo se ha desbloqueado a principios de este año. Para el CEU supuso, además, un tortazo en toda regla. Como ya se supo entonces, los dirigentes de la universidad habían solicitado la carrera sólo unos meses antes al Consell. El equipo del entonces consejero de Universidad y Ciencia, Justo Nieto, les respondió que no era posible debido a la moratoria impuesta por el Gobierno, pero le dio a entender también que una vez levantada la cosa iría para adelante. La siguiente noticia que tuvo de Medicina fue que, con suspensión o sin ella, la Generalitat daba la carrera a la Católica.

El rector de la Católica, el arzobispado (y la misma Generalitat) trataron, a continuación, de conseguir un nuevo trato de favor, en este caso del Gobierno. Pero el Ministerio se mantuvo firme, y las carreras tuvieron que hibernar (con una polémica versión no oficial funcionando).

Antes del verano, a la universidad del arzobispo le llegó su oportunidad con todas las de la ley: la Católica solicitó la creación de cuatro nuevas carreras (además de la adaptación al espacio europeo de las que ya tenía), y la agencia estatal encargado de evaluar las protestas le dijo que no a las cuatro. En el recurso posterior, el centro salvó Fisioterapia, pero volvió a ver cómo le tumbaban las otras tres debido a la penuria de profesores, instalaciones y convenios con hospitales que presentaban las solicitudes. Hasta en cuatro ocasiones la agencia informó desfavorablemente, y el Ministerio de Educación confirmó que la universidad había perdido toda posibilidad de implantar las carreras para el curso que empezará en septiembre.

En ese escenario llega el anuncio de que el arzobispado quiere desalojar al CEU. Realizado sin advertir previamente a la otra universidad privada (tendente por su propia naturaleza a la sumisión a la jerarquía de la Iglesia, que representa en este caso García-Gasco), que se hallaba en negociaciones para actualizar los alquileres.

El arzobispado argumenta que busca "beneficiar" a Montcada y a su entorno abriendo tres centros educativos, cuando para ello debe perturbar la tranquilidad de los dos millares de alumnos (y de sus familias) que ya se encuentran emplazados en los otros tantos centros que gestiona el CEU. Y el paso es un torpedo dirigido, precisamente, contra las carreras del área de la Salud, que son las que la universidad privada tiene instaladas en los edificios de Montcada. ¿Una casualidad?

Ayer sorprendía en ámbitos universitarios que García-Gasco tomara esa decisión cuando, por su edad, no deberían faltar demasiados meses para su retirada. Y quizá eso influya, pero al revés. El arzobispo no parece dispuesto a marcharse sin dejar como legado una universidad fuerte y consolidada.

www.elpais.es 02.08.08

Mutismo de García Gasco sobre el destino de más de 23 millones de euros legados para obras de caridad

Por mucho que le insisten al arzobispo de Valencia, Agustín García Gasco, que explique el destino de 23,3 millones de euros legados en testamento a la iglesia por dos acaudaladas hermanas valencianas, la máxima autoridad católica guarda un silencio sepulcral. El mutismo del purpurado está haciendo que cundan en torno a él todo tipo de sospechas.

Han pasado casi 40 años desde que, en 1973, las conocidas como “Senyoretes Nadal” - María y Carmen - nacidas en la población de Ontineynt, legaron esta multimillonaria herencia para financiar obras de caridad en su pueblo. La voluntad testamentaria dejó claro cuál debía ser el destino del legado y sus porcentajes exactos del reparto, entre tres beneficiarios: Cáritas Interparroquiales, la iglesia de San María y la casa de ejercicios espirituales de Santa Ana. Las tres en Ontinyent.

Venta multimillonaria
Los 23,3 millones de euros tendrían que haberse empezado a invertir en esa población de la Vall d’Albaida en 2006, cuando el arzobispo y cardenal, García Gasco, recibió los primeros pagarés de la venta de un terreno en el litoral malagueño, según recuerdan a El Plural fuentes católicas. El bien patrimonial enajenado era propiedad de las hermanas Nadal, ubicado en el municipio de Estepona, con una superficie de más de 2 millones de metros cuadrados.

Hasta su venta definitiva en 2002 hubo un intenso trasiego de personas y empresas apoderadas o intermediarias para representar los intereses de la familia propietaria, venderla y destinar el dinero a obras de asistencia para pobres y al mantenimiento de lugares de culto.

Implicación de la Conferencia Episcopal
Ha sido a través de una excelente y minuciosa labor de investigación periodística del corresponsal del diario Levante-EMV en Ontinyent, Rafael Garrido, por lo que han salido a luz pública muchos episodios oscuros de esta historia. En uno de ellos, por el año 1988, aparece en primer plano de este asunto quien entonces ocupaba la vice-secretaría de asuntos económicos en la Conferencia Episcopal Española, Bernardo Herráez. Este prelado fue después presidente de la cadena COPE, la radio de los obispos españoles.

Mala inversión
Por una decisión de Herráez, la gestión patrimonial en Estepona de la familia Nadal se incluyó en la cartera de negocios de una empresa madrileña, Copresa, ligada a la Iglesia. Esta hizo quiebra años después, dejando deudas por valor de más de 12 millones de euros. Pero se pudo rescatar parte de la propiedad de las hermanas Nadal y venderse, aun con el terreno mermado, por el precio de 60 millones de euros.

Maniobra de Gasco
Ahora, el arzobispo García Gasco, sin conocerse bien sus intenciones, ni los motivos, ha decidido modificar la voluntad de las testamentarias, denuncian a El Plural fuentes de la Iglesia católica en Valencia. Lo ha hecho, a través de un “tinglado de fundaciones”, con el eufemismo canónico de “Pías Memorias”. Por esta fórmula, el arzobispado de Valencia se atribuye la “potestad absoluta” para decidir otros nuevos destinos de la fortuna de las millonarias “Senyoretes Nadal”, lamentan las mismas fuentes.

Migajas para Cáritas
A raíz de estas denuncias, hechas públicas por primera vez hace medio año contra García Gasco, el arzobispado de Valencia se ha visto obligado a desbloquear unos fondos, por valor de 345.000 euros, destinados a Cáritas Interparroquiales de Ontinyent. Esta cantidad se considera “ínfima” - a decir del sector crítico cristiano - ya que Cáritas tenía que haber recibido en torno a unos 5,8 millones de euros, calculando al prorrateo la voluntad expresa de las hermanas legatarias. Con la suma recortada, el proyecto de Cáritas en Ontineynt sólo podrá acoger en asistencia a una docena de niños pobres.

A la espera del legado
Ni la parroquia de Santa Santa María, ni la casa de ejercicios espirituales de San Ana han recibido, hasta ahora, ningún compromiso del arzobispo García Gasco para que algún día cuenten con los fondos dinerarios que les corresponde por derecho del legado.

Intervención del Ayuntamiento
El ayuntamiento no descarta intervenir en defensa de los intereses de los ciudadanos. De no aclararse la legalidad del testamento, el consistorio de Ontinyent podría presentarse como institución pública afectada, aunque indirectamente, argumentando incumplimiento de la voluntad testamentaria de la familia Nadal por parte del arzobispo García Gasco. Fuentes técnicas municipales señalan que se trata un “asunto complicado”, al chocar el derecho civil y el derecho canónico.

Polémica también en Gandía
A García Gasco le han denunciado también por motivos similares otros herederos de una familia de Gandía. Uno de sus miembros había expresado en testamento su voluntad de contribuir a la construcción una iglesia, legando a la iglesia un céntrico terreno de su propiedad en Gandía. En vez del templo, el arzobispado de Valencia destinó el terreno heredado para que se construyera un edificio de viviendas de renta libre. www.elplural.com 02.07.08

El ala dura de la Conferencia Episcopal impone intransigencia frente al Gobierno

Los cardenales Rouco y Cañizares aprovechan la festividad del Corpus para denunciar que en España "no hay libertad religiosa" y que se quiere "declarar la muerte de Dios"

La tregua entre el Gobierno socialista y la Iglesia católica, tras la reelección del presidente José Luis Rodríguez Zapatero, es sólo una apariencia. Ayer lo dejaron claro los cardenales de Madrid, Antonio María Rouco, y de Toledo, Antonio Cañizares, con motivo de la festividad del Corpus Christi. El primero cree que existe una "fuerte tentación de declarar la muerte de Dios", y Cañizares siente que su iglesia soporta "insultos, ofensas y agravios", en un ambiente de falta de libertad religiosa y de "grandes ataques". El cardenal primado estaba indignado ayer por una representación teatral por las calles de Toledo, el día anterior, según él con graves mofas a la Virgen.

El arzobispo de Madrid y el obispo de Bilbao reviven sus diferencias

El Papa, preocupado por las políticas laicistas que, según él, impulsa Zapatero

Éste es el ánimo con que las principales figuras del catolicismo español han regresado de Roma, donde despacharon el lunes pasado con Benedicto XVI y la Curia (gobierno) del Estado vaticano. También departieron larga y amigablemente con el embajador de España ante la Santa Sede, el socialista Francisco Vázquez.

Rouco preside la Conferencia Episcopal Española (CEE) desde el pasado 4 de marzo, cuando en una apretada elección -dos votos de diferencia- apeó del cargo al moderado obispo de Bilbao, Ricardo Blázquez, relegado ese día a la vicepresidencia. Un alto cargo del Vaticano, al informar del resultado de las votaciones, comentó: "La Conferencia Episcopal Española está ahora vere staccata" (realmente dividida).

Rouco se hizo acompañar a Roma del pleno del Comité Ejecutivo de la CEE, siete prelados en total, en un hecho sin precedentes. En circunstancias normales, esa audiencia se limita a una visita meramente protocolaria de la llamada terna de la CEE, casi siempre en sintonía, es decir, presidente, vicepresiente y portavoz-secretario general. Así fue en trienios anteriores. ¿Por qué la excepción, ahora? ¿Fue a petición de Rouco, o se le requirió desde el Vaticano?

Lo cierto es que la visita del pasado lunes fue polifónica. Asistieron, además de Rouco y su principal contrincante electoral, los también cardenales Lluis Martínez Sistach (Barcelona), Carlos Amigo (Sevilla) y Agustín García-Gasco (Valencia), además del arzobispo de Oviedo, Carlos Osoro, y el prelado auxiliar de Madrid y portavoz, el jesuita Juan Antonio Martínez Camino.

En teoría, pese a que, como suele decirse, nada se parece más a un obispo que otro obispo, de los siete presentes, tres pertenecen al ala moderada del episcopado y estarían por apaciguar las relaciones con el Ejecutivo socialita (Blázquez, Sistach y Amigo); los cardenales Rouco, Cañizares y García-Gasco son partidarios de la tensión y la crítica, y el séptimo ejecutivo, Carlos Osoro, estaría en posiciones intermedias, por carácter personal y por circunstancias presentes e históricas de su agitada diócesis -sus predecesores fueron dos aperturistas ex presidentes de la CEE, el cardenal Enrique y Tarancón y el arzobispo Diaz Merchán-.

Pese al mutismo público de los participantes, no han faltado informaciones sobre lo tratado en Roma el lunes pasado. El Papa sigue muy preocupado por la deriva laicista que impulsa el Gobierno Zapatero, según Roma, por el riesgo de contagio al resto de Europa, pero invitó a sus interlocutores "a la comunión, a la urgencia evangelizadora, a una postura inteligente en la pluralidad, a un respeto ante la sana laicidad y a un estilo evangélico cuando haya que hacer la oportuna denuncia profética", en palabras del sacerdote Juan Rubio, director de la revista católica Vida Nueva, editada por la congregación marianista.

Algunos de los prelados presentes habían desvelado sus estrategias antes de verse con Benedicto XVI. Es el caso de Cañizares, conocido amistosamente como el pequeño Ratzinger desde antes de que el cardenal alemán accediera al Pontificado. "Tratan de erradicar nuestras raíces cristianas más propias", dijo cuando el Gobierno anunció hace tres semanas la próxima reforma de la Ley Orgánica de Libertad Religiosa "para avanzar hacia la laicidad".

No opina distinto el cardenal Rouco, aunque lo exprese con sutileza. Ayer habló, refiriéndose a España, de la importancia de la "comunión con la Iglesia" en tiempos de tentaciones a "declarar la muerte de Dios con fatales consecuencias para el hombre".

¿Y Zapatero, qué hace?

Los mentideros de Roma -en el Vaticano, pero también en el Gobierno italiano- se nutren muchas veces de maledicencias a causa de España. Una veces son frívolas, como cuando Berlusconi bromea sobre las mujeres ministras de Zapatero; otras, por asuntos políticos graves (la semana pasada, por la emigración); y también por cuestiones de religión. Todo empezó en enero de 2005, cuando Juan Pablo II, enfermo ya de muerte, sorprendió a un grupo de obispos españoles, de visita en Roma, con esta pregunta: "Y Zapatero, ¿qué hace?".¿Qué está haciendo el Gobierno español con la religión y por el laicismo? Los italianos creen que Zapatero es un fundamentalista de la laicidad, o un comecuras. El Ejecutivo y el PSOE no siempre se esfuerzan para espantar esas impresiones, pese a haber cedido hace un año al episcopado lo que negaron Gobiernos anteriores en materia de financiación pública.En la pasada campaña electoral, el líder del PSOE amenazó a los obispos con ponerles "los puntos sobre las íes" si persistían en las críticas. ¿En qué dirección? De momento, se anuncia la reforma de la ley de Libertad Religiosa. La legislatura empieza con incógnitas.

Las quejas de Rouco y Cañizares

- Cardenal Cañizares. "Pedimos perdón por los que ayer ultrajaron el cuerpo de Cristo. Esta fiesta y lo que significa son más grandes que ese rebajamiento y ese tirarse por los suelos que supone tanto escarnio". - "El laicismo excluyente intenta acabar con el patrimonio y los principios morales que caracterizan a Occidente, sustituyéndolos por la dictadura del relativismo".- "La institución familiar, asentada en el matrimonio entre un hombre y una mujer, sufre grandes ataques. La familia es el único espacio donde el hombre puede formarse como persona". (...) "Que nadie usurpe los derechos inalienables, ni en modo alguno negociables, que les corresponde en la educación de sus hijos". "Necesitamos libertad religiosa. Son muchos los insultos, los agravios y las ofensas que está recibiendo la Iglesia, y ante la pasividad de tantos no puede continuar esta situación".- Cardenal Rouco. "Renovar la profesión de fe en comunión con la Iglesia es hoy no menos urgente que cuando España y Europa sentían fuertemente [el siglo pasado] la tentación de declarar 'la muerte de Dios".

www.elpais.es 26.05.08

La chispa prendió en Toledo

Los socialistas apoyan "la libertad de creer y de no creer", y el PP critica "cualquier agresión" a la religión

Un pasacalles festivo la víspera del Corpus, contratado por el Ayuntamiento de Toledo (PSOE), fue el desencadenante del enfado del cardenal arzobispo Antonio Cañizares, que acusó al Gobierno de no respetar la libertad religiosa y al desfile de "agredir la fiesta del cuerpo de Cristo".

Ni el Ejecutivo ni el PSOE quisieron pronunciarse oficialmente sobre su homilía. Sí lo hizo el responsable de Libertades de los socialistas, Álvaro Cuesta, quien señaló: "Si lo que se pide es que el Estado haga de gendarme de la creencia religiosa católica, eso es imposible. El Estado tiene que preservar la libertad, la de creer y la de no creer, pero nada más".

La presidenta regional del PP, María Dolores de Cospedal, que presenció la procesión desde los balcones de la Delegación del Gobierno, dijo que cualquier agresión contra un credo, sea el que sea, "es digna de crítica". La portavoz popular en el Ayuntamiento de Toledo, Paloma Barredo, aseguró que van "a pedir explicaciones" y el expediente de la contratación del espectáculo "para saber lo que ha ocurrido para que haya habido esta censura tan fuerte por parte del cardenal". Barredo calificó la homilía de Cañizares de "grave". "No era sólo el cardenal, todos los que le rodeaban estaban muy indignados". "Hay que respetar la libertad de todos". Barredo destacó que "el Corpus en Toledo es un tema muy delicado. Es nuestra gran fiesta. Hay mucha sensibilidad religiosa".

Desde el Ayuntamiento de Toledo, un portavoz del alcalde, el socialista Emiliano García-Page, consideró que monseñor Cañizares "debía de estar enfadado por alguna otra cosa" para decir lo que dijo. "Había unas alegorías de la Virgen que no podían resultar ofensivas. Parece ser que les ha ofendido la representación en general", declaró.

La contratación de la representación alegórica no tuvo ninguna intención, aseguran en el Ayuntamiento toledano. En cuanto a que la Iglesia lo critique, les parece una opinión más. "Otra cosa es lo que al cardenal le haya llegado, porque él no lo vio", declaró ayer un portavoz.

El coordinador general de IU, Gaspar Llamazares, denunció "los muchos insultos, agravios y ofensas que está recibiendo la Iglesia", como "la típica declaración de un nostálgico del nacionalcatolicismo" que confunde la aconfesionalidad del Estado con "libertinaje religioso" y que responde a "una concepción del Estado preconstitucional". "Se quejan de vicio", añadió. "Ningún Gobierno, tampoco el anterior, ha dado un paso sustancial para separar la Iglesia del Estado. Vivimos en un estado seudoaconfesional. Todo esto me parecen quejas preventivas para mantener sus privilegios, y les funciona muy bien". www.elpais.es 26.05.08

Blanco: "La disidencia en el seno de la Conferencia Episcopal es una extensión de la del PP"

El secretario de Organización del PSOE lamenta la "escisión" entre los obispos y pide "interlocutores claros"

El secretario de Organización del PSOE, José Blanco, ha señalado que su partido está "preocupado porque la disidencia del PP se extienda también a la Conferencia Episcopal Española". En su comparecencia ante los medios tras la reunión de la Ejecutiva federal del partido, Blanco ha lamentado esa "escisión" en el seno del órgano rector de los obispos porque los socialistas quieren tener "interlocutores claros".Blanco ha dedicado la mayor parte de su intervención a hablar sobre la crisis del PP ya que, ha dicho, "pone nuevas dificultades para renovar los órganos judiciales", aunque no ha dado más detalles sobre el estado en que se encuentran las negociaciones entre el PSOE y PP para renovar el Consejo General del Poder Judicial y el Tribunal Constitucional. Sin embargo, ha asegurado que su partido descarta cualquier posibilidad "que no sea la del acuerdo" con el principal partido de la oposición.Sobre las afirmaciones de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, a propósito de que los rumores sobre su posible candidatura a presidir el Partido Popular interesan al Gobierno, Blanco se ha limitado a responder que "la señora Aguirre confundió la calle Ferraz con la calle Génova. Fue un lapsus".

La teoría de la conspiración

Para Blanco, el presidente del PP, Mariano Rajoy, está conociendo ahora "de primera mano" lo que es "una auténtica teoría de la conspiración", en alusión a la teoría de la conspiración sobre los autores del atentado del 11-M que se difundió desde el PP y algunos de sus medios afines.En el repaso que ha hecho el secretario de Organización del PSOE de la actualidad, ha expresado su "preocupación" por el uso que hacen algunos dirigentes del PP de las víctimas del terrorismo, no ya para "combatir al Gobierno", como en la pasada legislatura, sino para "dividir ahora su propio partido". www.elpais.es 26.05.08

"ES UNA LAMENTABLE DECISIÓN" 

El cardenal de Toledo, Antonio Cañizares, se atrevió el pasado lunes a cuestionar en público la decisión de la Conferencia Episcopal de renovar el contrato a Federico Jiménez Losantos al frente del programa La Mañana en la COPE. Cañizares llegó a calificar la renovación de “lamentable decisión” delante de Rouco Varela, principal valedor de la permanencia de Losantos en la emisora.

El roce tuvo lugar el lunes 19 en la embajada española ante la Santa Sede, en la Plaza de España de Roma, donde la Conferencia Episcopal estaba invitada a una comida tras ser recibidos por el Papa en audiencia. Según escribe hoy en La Vanguardia el periodista Enric Juliana, la comida era una invitación del embajador y anfitrión, Francisco Vázquez, que se quedó “estupefacto” ante la respuesta de Cañizares, el único que se pronunció al conocerse la noticia.

"Me parece una muy mala noticia"

Fernando Giménez Berrocal, vicesecretario para asuntos económicos de la Conferencia Episcopal y el único laico que asistió a la audiencia papal es el encargado de anunciar en voz alta la buena nueva: "Eminencias, me informan desde Madrid que en la página web de la Cope se acaba de anunciar la renovación del contrato de Federico Jiménez Losantos". Fiel a su estilo de decir lo que piensa, la respuesta de Antonio Cañizares es tajante: "Me parece una muy mala noticia. Es una lamentable decisión".

Cañizares, de acuerdo con el "masón" Monteiro

Sin embargo, el malestar de Cañizares ya se había hecho público unos días antes, el jueves 15, cuando en la sede de la Conferencia se discutía dicha renovación. En aquel momento, el cardenal de Toledo no se encontraba presente en Madrid, pero hizo llegar por escrito su opinión, haciendo saber su oposición. Cañizares opina que el propagandismo de la COPE se ha pasado de la raya y está dañando el prestigio de la Iglesia. Una opinión que el nuncio de la Santa Sede en España, Manuel Monteiro de Castro, también comparte y así se lo hizo saber a la Secretaría de Estado del Vaticano. Cabe recordar que Monteiro fue acusado de “masón” por Losantos en su programa, quien también calificó su reunión con Zapatero en febrero como algo parecido al “anticristo”.

Losantos, casi despedido

Podría decirse que ese jueves, Losantos estuvo a punto de ser despedido, dada la composición del grupo que tenía que tomar la decisión. De los siete miembros del comité ejecutivo episcopal que se reunió para tomar la decisión, cuatro son contrarios a la deriva actual de la COPE, empeñada, de la mano de El Mundo, en hacer caer a Mariano Rajoy, muchas veces utilizando el insulto directo. Esos críticos son el vicepresidente Ricardo Blázquez (Bilbao), Antonio Cañizares (Toledo), Lluís Martínez Sistach (Barcelona) y Carlos Amigo (Sevilla). En medio queda el obispo de Oviedo Carlos Ossoro. Y apoyando a Losantos se sitúan Rouco Varela y el secretario portavoz de la Conferencia, Juan Antonio Martínez Camino, obispo auxiliar de Madrid. Sin embargo, la renovación del locutor no se sometió a votación.

Un año más, prorrogable

Ante la división aparente, aunque Cañizares fue quien más se hizo escuchar y los obispos de Sevilla y Barcelona prefirieron moderarse, Rouco supo llevar la decisión a su terreno, proponiendo que la decisión la tomara Alfonso Coronel de Palma, presidente de la emisora. Tres días más tarde Jiménez Losantos renovaba por un año prorrogable al frente de La Mañana, aunque su petición era de tres años más.

Apuesta contra Rajoy

Juliana concluye que esta apuesta clara por Losantos supone el visto bueno del presidente de la Conferencia Episcopal a la campaña cada vez más radical del periodista contra Rajoy, pese al encuentro de hace unas semanas entre el líder del PP y Rouco Varela. Según asegura en su artículo de La Vanguardia, el presidente del PP pidió al cardenal neutralidad en la crisis que asola su partido, pero éste tenía clara la respuesta: la beligerancia. www.elplural.com 25.05.08

"LOS OBISPOS SOMOS MILEURISTAS"

El obispo de Alcalá de Henares ha pedido a los contribuyentes que marquen la casilla a favor de la Iglesia en la declaración de la renta. Ha defendido la labor social del clero, "un gran 'gastazo' que estamos ahorrando al Estado". 

El obispo de la diócesis de Alcalá de Henares, Jesús Catalá, ha asegurado hoy: "Los sacerdotes cobran menos de 800 euros y los obispos menos de mil. Somos mileuristas". Y ha añadido: "Ya está bien de engañar a la gente con los dineros y los poderes de la Iglesia, que ha servido para que varios Gobiernos manipulen".

"Lo que la Iglesia percibía no era un privilegio, era una compensación" 

Así lo ha indicado Catalá durante una rueda de prensa para informar sobre la campaña iniciada por la Conferencia Episcopal para animar a los contribuyentes a marcar la equis en la casilla de la Iglesia católica en la declaración anual del IRPF, en la que prevé una aportación económica "similar" a la de años anteriores, que "estuvo entre un 30% y un 33".

"Es lo que esperamos, pero si eso no ocurriera nos apañaremos", ha apostillado.

Catalá ha criticado que no existan controles para conocer con certeza y objetividad cuál es el porcentaje exacto de la aportación del IRPF que se dirige a la Iglesia católica. "Cómo lo sé yo. No ha habido ninguna verificación real, aunque yo la he pedido, me tengo que fiar", ha señalado.

Los lodos de la desamortización   

Sobre su visión de por qué la Iglesia católica ha estado percibiendo fondos de forma directa del Estado español, Catalá ha explicado que esos fondos directos eran una forma de pagar la desamortización de la que fue objeto esta institución en el siglo XIX.

Más de siglo y medio después, las aportaciones directas se han terminado y, ahora, la Iglesia católica percibirá del Estado el 0,7% correspondiente al porcentaje de personas que hagan la declaración de la renta que elijan que su aportación vaya dirigida a esta institución o se comparta, marcando las dos casillas de forma simultánea, entre esta institución y la otra opción: los bienes sociales.

"Lo que la Iglesia percibía no era un privilegio, era una compensación, y ahora, desde enero de 2007, el Estado no aporta ni un euro a la Iglesia, y si no hay fondos económicos todo lo que se está haciendo no se podrá hacer", ha apuntado.

La labor social de la Iglesia

Considera que "muchos sacerdotes e instituciones de la Iglesia católica dedican todo su tiempo, sus fines de semana y las 24 horas del día, a labores sociales con enfermos, inmigrantes, ancianos, con los más desprotegidos, y eso es un gran 'gastazo' que estamos ahorrando al Estado", ha aseverado.

La Iglesia, ha querido aclarar Catalá, "no está pidiendo a la gente ni un euro más, está pidiendo a la gente que marque la equis, y eso no le va a suponer más dinero". www.publico.es 23.05.08

Los ateos piden la destitución de Vázquez por pedir que se marque la casilla de la Iglesia en la renta

La Unión de Ateos y Librepensadores (UAL) ha exigido al Gobierno de Zapatero la destitución del embajador español ante la Santa Sede, Francisco Vázquez por haber aconsejado a los ciudadanos que marquen en su declaración de la renta la casilla para financiar a la Iglesia católica

“Falta de respeto inadmisible”
Esta organización de ateos consideran que la petición de Vázquez es “una falta de respeto a los ciudadanos absolutamente inadmisible”. Con su actitud, asegura la UAL en un comunicado, el embajador español ante la Santa Sede "convierte su cargo oficial en un instrumento de propaganda al servicio de una opción particular de conciencia, comprometiendo gravemente la neutralidad ideológica del Estado establecida por la Constitución”.

Declaraciones partidistas
Según la UAL no se trata de un hecho aislado y critica las, en su opinión, habituales “declaraciones partidistas” de Vázquez a favor de la Iglesia católica, “poniendo con ello en entredicho la aconfesionalidad del Estado”. “En 2006 ya se permitió afirmar que el Gobierno había ofendido gratuitamente a la Santa Sede al sacar adelante la ley de matrimonios homosexuales, y en enero manifestó públicamente que él no está de acuerdo con una absoluta separación entre Iglesia y Estado”, recuerda esta organización de ateos.

Tras considerar que Vázquez utiliza su cargo público “para hacer apología de sus creencias o convicciones personales”, conminan al gobierno a destituirle como embajador de España ante la Santa Sede “de forma inmediata”.

La Unión de Ateos y Librepensadores es una organización integrada por Ateus de Catalunya, Asociación Madrileña de Ateos y Librepensadores (AMAL), Associació Valenciana d’Ateus i Lliurepensadors (AVALL), Ateos y Librepensadores de Andalucía (AL-ANDALUS) y Ateneu Eclèctic i Liberal d’Ateus i d’Agnòstics de Barcelona.
www.elplural.com 24.05.08

Los obispos achacan a los medios la quiebra de la fe

Los obispos consideran que muchos bautizados no viven la fe cristiana debidamente a causa de la secularización progresiva de la sociedad y a las imágenes "parciales, sesgadas y distorsionadas" que algunos medios de comunicación difunden.

No obstante, admiten que desde la Iglesia tal vez no se ha prestado la suficiente atención y dedicación a la formación de los adultos bautizados, según un mensaje de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar titulado Laicos cristianos: sal y luz del mundo con motivo de la celebración del día de Pentecostés.

El documento, publicado por la Conferencia Episcopal, constata que "bastantes cristianos" viven de una fe heredada, pero no personalizada. "Sus criterios sobre estas realidades ya no parten del Evangelio ni de las enseñanzas de la Iglesia", indica la nota, "sino de las opiniones de los demás, de los criterios sociales y de las presentaciones parciales, sesgadas y distorsionadas que, en bastantes casos, hacen de la Iglesia algunos medios de comunicación". www.elpais.es 11.05.08

MADRID : La Fiscalía estudia si la presencia de sacerdotes en los comités de bioética vulnera los derechos fundamentales

"De acuerdo con la Constitución, no se puede imponer a los pacientes criterios basados en creencias religiosas", aseguró la vicepresidenta De la Vega sobre el polémico convenio firmado entre la Comunidad de Madrid y el Arzobispado que permite a los sacerdotes participar en los comités éticos de los hospitales. Por ello, el Gobierno ha pedido a la Fiscalía y a la Agencia de Protección de Datos que estudien si procede emprender acciones legales contra el mismo. Mientras, desde la derecha, surgen voces en defensa del convenio y el diario La Razón llega a acusar a la SER de inventarse noticias para “expulsar a la Iglesia de los lugares públicos”.

La vicepresidenta primera del Gobierno anunció, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, que el Ejecutivo, a través del Ministerio de Justicia, se ha dirigido al Ministerio Fiscal y al director de la Agencia de Protección de Datos para que analicen el contenido del convenio y estudien si vulnera derechos fundamentales, como los derechos a la intimidad, la autonomía personal, la salud y la libertad religiosa.

Güemes defiende que no son decisivos
Tras la publicación en la Cadena SER del
nuevo convenido firmado entre Aguirre y Rouco Varela que permitiría a los sacerdotes formar parte de los comités de ética de los hospitales, las reacciones se han ido sucediendo sin pausa. Juan José Güemes, consejero de Sanidad, aseguró ayer que “ni el capellán del hospital ni ningún miembro del comité de bioética pueden tomar decisiones médicas”. Sin embargo, tanto el Ministerio de Sanidad como la Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública, que se posicionó en contra,  recuerdan que estos comités sí adoptan decisiones médicas.

En otras comunidades
Además José Güemes, argumentó que varias comunidades autónomas gobernadas por el PSOE tienen convenios similares. Sin embargo, este punto también es desmentido por las informaciones de Cadena SER, que asegura que los citados convenios distan mucho del aprobado por Aguirre.

"Acoso a la Iglesia"
La derecha mediática considera la noticia un signo más del “acoso a la Iglesia”. El diario La Razón acusó en su editorial a la Cadena SER de “fabricar noticias y manipular los hechos” para expulsar a la Iglesia de la vida pública “aunque desprestigien a los miles de religiosas y sacerdotes que atienden abnegadamente a los enfermos, empezando por los que padecen sida”.

El "siniestro caso Montes"
Además, el diario conservador contempla la noticia como alguna clase de venganza por el “siniestro caso Montes” -cabe recordar que el que fuera jefe de urgencias del hospital Severo Ochoa recibió una sentencia favorable en la que se reconocía que no hubo mala praxis en su actuación.

"Campaña anticatólica"
“Los dirigentes del PSOE pretenden retomar su campaña anticatólica y expulsar a la Iglesia de los lugares públicos”, apunta el rotativo, que sigue a pies juntillas la explicación ofrecida por Güemes y asegura que “el comité de ética tiene carácter consultivo y no decide nada”.

En casos de abortos
La Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública se posicionó en contra de este convenio, y recordaron que los comités de ética también intervienen en decisiones sobre determinados casos de aborto.

Otras confesiones
Por otra parte, el sindicato Comisiones Obreras (CC.OO.) calificó de “muy grave” este convenio y apuntó que “el modelo confesional de sociedad debería estar superado ya”. “Nuestra región es multicultural, ¿por qué no representantes de todas las confesiones registradas, musulmana, evangélica o de la cienciología, o ateos?”, añadieron.

www.elplural.com 26.04.08

EL AYUNTAMIENTO DE MADRID  HA CEDIDO AL ARZOBISPADO 120 MILLONES DE SUELO PÚBLICO 

José María Álvarez del Manzano, ex alcalde de Madrid, firmó en 1997 un convenio con el Arzobispado de la capital por el que el Ayuntamiento iba a ceder a la Iglesia 41 parcelas de suelo público (unos 80.000 metros cuadrados) a cambio de otras que sumaban 240.000 metros cuadrados. Hasta aquí, un gran negocio para la ciudad. 

El problema es que 226.000 metros de los 240.000 que aportaba la Iglesia para las permutas eran suelo rústico no urbanizable que se encuentra en el Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares. Una parcela que, a pesar de su extensión, al no estar contemplada su urbanización en el Plan General de Ordenación Urbana de Madrid, no superaría, a precio de mercado actual, los 3,5 millones de euros. 

A cambio, desde que se firmó el convenio, el Arzobispado ha recibido 37 parcelas diseminadas por todo Madrid, destinadas a uso parroquial, que suman 64.130 metros cuadrados y que, a precio de mercado, alcanzarían los 120 millones de euros. O sea, un gran negocio para la Iglesia. 

Las cesiones, que todavía no han terminado, se han producido durante parte el último mandato de Álvarez del Manzano y los dos de Alberto Ruiz-Gallardón. El primero cedió a la Iglesia 42.899 metros cuadrados de suelo público en distintos puntos de la ciudad. El segundo va por los 21.239 metros. Y todavía llegarán más. Quedan cuatro parcelas para alcanzar la cifra que se acordó en el convenio de 1997. 

"La descompensación del convenio es evidente, pero aún es más grave que la cesión de estas parcelas de suelo público no atienda a las necesidades reales de los vecinos", denunció ayer Ángel Pérez, portavoz de IU en el Ayuntamiento. Por ello, Pérez pidió que parte de esas parcelas cedidas al Arzobispado "se dediquen a equipamientos sociales y la Iglesia se comprometa a no hacer negocio" con ellas.

Como ejemplo de lo "desproporcionado" de esta "supuesta política de intercambio de parcelas con el Arzobispado", Pérez recordó el caso de los vecinos del barrio de Butarque, en Villaverde, que han recogido firmas en contra de la cesión de una parcela para la ubicación de una nueva parroquia (el distrito ya cuenta con 17). 

Sin embargo, el barrio de Butarque, que tiene 15.000 habitantes, no cuenta con ninguna escuela infantil, ninguna biblioteca, ningún consultorio de salud, y sólo tiene un colegio público y un centro de mayores, a pesar de que el 19% de su población, según Pérez, "es analfabeta". 

IU piensa llevar esta cuestión al Pleno del próximo lunes y exigirá que se realice un control sobre el uso que se da a dichos terrenos. El Ayuntamiento rehusó ayer hacer declaraciones sobre este asunto. 

(www.elpais.com, 26/03/08)

El obispo emérito de Pamplona arremete contra la eutanasia apelando a la “digna” muerte de Jesucristo

Nadie esperaba que la Iglesia apoyase la despenalización de la eutanasia pero quizás, tampoco se esperase que recurriese a la muerte de Jesucristo para arremeter contra esta práctica, e incluso contra los cuidados paliativos para los enfermos terminales. El arzobispo emérito de Pamplona, Fernando Sebastián Aguilar, ha proclamado la oposición de la Iglesia Católica a la eutanasia al defender que la muerte de Jesucristo en la cruz fue "absolutamente digna" a pesar de que "no tuvo cuidados paliativos"."¿Alguien puede decir que la de Jesús no fue una muerte digna?", ha interpelado el arzobispo emérito, quien ha animado a los hombres a acercarse a Dios para "encontrar dignidad" con que afrontar la muerte.

Sebastián -que en su día pidió el voto para partidos de extrema derecha como Falange Española de las JONS, Alternativa Española o Comunión Tradicionalista Católica-, ha recurrido a la muerte de Jesucristo para intentar, a través de la fe cristiana, que los creyentes adopten el discurso del sector más conservador de la Iglesia Católica frente a la eutanasia y los cuidados paliativos para enfermos terminales –que son totalmente legales en España-. El obispo emérito de Pamplona ha pronunciado el tradicional "Sermón de las Siete Palabras" ante miles de personas congregadas en la plaza Mayor de Valladolid y ha catequizado sobre el modo en que los cristianos deben enfrentarse a la muerte: "Jesucristo miró a la muerte cara a cara, con confianza, la aceptó con amor y la vivió descansando en los brazos del Padre Celestial". "¿Alguien puede decir que la de Jesús no fue una muerte digna?", ha interpelado el arzobispo emérito, quien ha animado a los hombres a acercarse a Dios para "encontrar dignidad" con que afrontar la muerte.

En tono elevado
Sebastián ha pronunciado palabras referidas a la muerte digna en un elevado tono al trasladar al tiempo actual las palabras "Sed tengo", que el Cristianismo atribuye a Jesús en la cruz, y ha agregado que los cristianos españoles deben reflexionar sobre lo que están negando al Hijo de Dios en sus vidas cotidianas.

“¿Cómo no vas a tener sed?
"¿Cómo no vas a tener sed ante una sociedad cada vez más olvidada de ti?, ¿cómo no vas a tener sed si muchas familias cristianas han perdido el recuerdo de tu vida, milagros y palabras?, ¿cómo no vas a tener sed ante miles de jóvenes bautizados para los que no representas nada?", ha preguntado el arzobispo emérito.

“Sabios falsos y pretenciosos”
Sebastián parece haberse levantado con fuerzas ya que se ha revelado también contra los "sabios falsos y pretenciosos" que defienden el laicismo porque, en su opinión, "no sabemos lo que hacemos cuando nos apartamos de Dios". "Somos muy poca cosa y nos equivocamos muchas veces", ha zanjado Sebastián, quien seguidamente ha proclamado el valor del perdón y la misericordia.

Riesgos de la sociedad
A pesar de que hace poco más de un año pidió el voto de índole fascista, Sebastián ha hecho un alegato a favor de la libertad en un mundo "no sólo plural sino confuso y contradictorio" en el que "unos saben ver lo bueno y otros sólo ven lo malo, para su desesperación", y ha avisado de los riesgos que entraña una "sociedad hierática e inhumana que nos quieren hacer ver".

Los miembros de la Iglesia, no necesitan privilegios
"La fe cristiana no es enemiga de la convivencia", ha insistido el prelado antes de reclamar a los fieles que no tengan "miedo de nada ni de nadie" porque los miembros de la Iglesia Católica no necesitan "privilegios ni protecciones de nadie" al contar con Cristo como su "protector".
www.elplural.com  22.03.08

García Gasco anima a los fieles a reaccionar frente a los que quieren "acallarlos"

Aprovechando la celebración de la Semana Santa, la jerarquía católica continúa advirtiendo a sus fieles sobre los peligros del laicismo. Tal y como recoge Europa Press, el obispo de la Diócesis de Asidonia-Jerez (Cádiz), Juan del Río, aseguró que el laicismo “si pudiera” haría desaparecer las manifestaciones religiosas de las cofradías”. Del Río aseguró que los laicistas “intentarán vaciarlas de contenidos cristianos y alejarlas de su vinculación con la jerarquía de la Iglesia Católica”, aunque permanecerán porque son un “reclamo para el turismo donde se sustenta gran parte de la economía”. El cardenal de Valencia, Agustín García-Gascó, también ha pedido a los creyentes que se manifiesten sin “miedo” a pesar de que “hoy son muchos, y muy poderosos, quienes desean diluir la presencia” de Dios, según informa Levante.

Juan del Río, mediante una carta pastoral, ha pedido a las cofradías que cuiden la espiritualidad cristiana y criticó que “viendo las conferencias y actos culturales que organizan” parece que “están más preocupadas por los estrenos y el aumento de los enseres cofrades que por cuidar la formación y espiritualidad”. Mediante esta crítica, el obispo de Jerez pretende criticar ese supuesto laicismo en el que según su opinión está cayendo la Semana Santa.

“Fidelidad a las reglas”
Por otro lado, Del Río recordó que los cofrades deben mostrad “fidelidad a las reglas que se profesan y del sentido de comunión eclesial”. De este modo, el obispo de Jerez parece recordar que toda la fiesta debe girar alrededor de las normas de la Iglesia. Por último, Del Río pidió a los cofrades que “no se encierren”, y “contribuyan a elaborar un concepto de sana laicidad, que respetando la legítima autonomía de las realidades terrenas como reclama el Vaticano II luchen para que Dios y su ley moral enga cabida en esta sociedad”.

Ataque al Gobierno
Por su parte el cardenal de Valencia, Agustín García-Gascó, tras pedir a los creyentes que se manifiesten “sin miedo” y a “no esconder nuestras convicciones”, destacó, durante la celebración del Domingo de Ramos, que “a lo largo de la historia siempre se ha intentado acallar a los discípulos de Cristo”. Mediante estas declaraciones, García-Gascó parece relacionar las persecuciones sufridas por los cristianos a lo largo de la historia con la política promovida por el Gobierno de Zapatero.

Educación católica
García-Gascó también pidió a los católicos el que deben elegir entre educar “a nuestros hijos en la fe, o en el espíritu de este mundo y a considerar a Cristo como la solución a los asuntos más graves de la humanidad, o contemplarlo sólo como un fenómeno histórico interesante”.
www.elplural.com 18.03.08

Los pecados de Zapatero

El cardenal arzobispo de Toledo afirma en una entrevista que España va hacia el desastre con leyes como la que permite el aborto o el matimonio homosexual

Tan sólo dos días después de la victoria del PSOE en las elecciones generales del 9 de marzo, el cardenal arzobispo de Toledo y Primado de España, Antonio Cañizares, ha concedido una entrevista a un periódico italiano en el que redunda en las discrepancias con el Gobierno socialista que provocaron la crisis entre el Ejecutivo y la Conferencia Episcopal Española. A juicio del ex vicepresidente de la CEE, en todo Occidente tiene lugar una "revolución cultural laicista" en la que España es "la avanzadilla" con "sus leyes de género que van más allá del feminismo tradicional" y derivan en "una suerte de lucha de clases entre el hombre y la mujer".

Monseñor Cañizares, ex vicepresidente de la Conferencia Episcopal y actual miembro del comité ejecutivo, no cree, tal y como le pregunta el periodista, que la victoria en las elecciones generales de José Luis Rodríguez Zapatero sea ''la derrota'' de los obispos españoles. Al contrario, "felicito a Zapatero", señala el Primado de España en una entrevista al ''Corriere della Sera'' en la que asegura que la CEE está dispuesta a "colaborar" con el Gobierno para que "se mueva dentro de la Constitución y persiga, como hace la Iglesia, el bien común".

"No estamos contra el Gobierno", asegura Cañizares, que cree que los "conflictos con el poder constituido son para la Iglesia una condición histórica" y apunta que, en todo caso, los obispos no dejarán de protestar "contra algunas cosas que el Gobierno ha hecho o puede hacer". Según el cardenal, "en todo Occidente" está en marcha "una revolución cultural laicista", como ya denunció el Papa Benedicto XVI cuando advirtió contra la ''dictadura del relativismo'', y "España representa la avanzadilla de esta revolución con sus leyes de género", en referencia a la Ley de Igualdad.

"Van más allá del feminismo tradicional" en esta "suerte de lucha de clases entre el hombre y la mujer", sentencia monseñor Cañizares, que considera que el Gobierno del PSOE "ha lanzado leyes que niegan la evidencia de la naturaleza y la razón, que le atribuyen al Estado la formación moral de los jóvenes, que se proponen fundar una nueva cultura bajo una concepción falsa de la libertad". Frente a esta ''revolución'', la Iglesia debe actuar "como hasta ahora", según el Primado, que critica que "la izquierda hablar de extender los derechos", pero que "los derechos no se crean en el Parlamento".

Contra la democracia

"La Iglesia quiere colaborar en la construcción de una sociedad de convivencia y de paz. Pero ¿qué convivencia puede haber fuera del matrimonio entre un hombre y una mujer? ¿qué convivencia puede haber si se intenta eliminar a Dios de la vida social? ¿qué convivencia puede haber si se niega el derecho a la vida?", se pregunta Cañizares. En este sentido, el arzobispo de Toledo asegura que los obipos no tienen nada de qué arrepentirse de sus críticas a ciertas políticas del Gobierno, pues "sería una traición se renunciáramos a defender la vida, desde la concepción a la muerte natural".

"No estamos contra la democracia, sino a favor; quien niega el derecho a la vida está contra la democracia y conduce la sociedad al desastre", asevera Cañizares, que advierte que los obispos se "batirán" contra la ampliación de la ley del aborto y contra la eutanasia. En este sentido, y tras mostrarse convencido de que algunos de los 100.000 abortos que se han llevado a cabo en España este año podrían haberse evitado, el Primado se adhiere a la "batalla" del periodista Giuliano Ferrara, que ha abierto un debate en Italia sobre la moratoria de ''la 194'', la ley italiana del aborto. "Me batiré por la abolición del aborto, que es la peor degradación de la historia de la humanidad", remacha.

www.cadenaser.com 11.03.08

García-Gasco se estrena como guardián de la fe instando al voto para Rajoy

El cardenal arzobispo de Valencia, Agustín García-Gasco, recién nombrado en la Conferencia Episcopal como presidente de la comisión para la Doctrina de la Fe -la antigua Inquisición- dedica su carta semanal a pedir el voto el próximo domingo para quienes defienden “los derechos humanos y de la familia”. En línea con las orientaciones al voto de los obispos, recurre al terrorismo para criticar la negociación del Gobierno con la banda.

La carta semanal del arzobispo de Valencia insta a “elegir la defensa de los derechos humanos y de la familia” en las elecciones del domingo porque son “una urgencia social que debemos respaldar (…) para construir entre todos un futuro mejor que el actual”.
No al diálogo con ETA
En línea con los ataques de la Conferencia Episcopal a Zapatero por la negociación con ETA, García Gasco denuncia a “quienes practican el terrorismo, o lo legitiman, o vienen a situar a los terroristas como representantes válidos de la sociedad” y apunta que el terrorismo “sólo puede ser vencido desde la razón y la supremacía de la ley”. El arzobispo insiste en que propuestas de diálogo “jamás merecen ser escuchadas” ya que “nunca son oportunidades para la paz”.

“Laicismo radical”
García Gasco también denuncia que cuando “la legítima laicidad del Estado es excusa para atacar las libertades de los demás se convierte en un laicismo radical”.

Contra el matrimonio homosexual
También arremete contra el matrimonio homosexual: “La familia es una realidad natural que surge de la complementariedad entre el varón y la mujer en la tarea de procrear y educar a los hijos, y no puede ser utilizada como campo de experimentación de otro tipo de reivindicaciones”. Para el arzobispo, la dignidad humana “se ve amenazada cuando el matrimonio entre varón y mujer queda diluido en la legislación del Estado generando confusión en la sociedad”.

“Deje de ampararse en sotanas”
La candidata de Bloc-Iniciativa-Verds al Congreso por Valencia, Isaura Navarro, pidió a García Gasco después de hacer pública esta carta que “deje de ampararse en las sotanas y tenga la valentía de dedicarse a la política como un afiliado más del PP”, según recoge el diario Levante.
www.elplural.com 07.03.08

El 'duro' Rouco retoma el poder

Los obispos eligen como líder al prelado que encabeza las protestas contra el Gobierno

El cardenal Antonio María Rouco, de 71 años, confirmó ayer que sigue siendo el prelado del catolicismo español con más poder e influencia. A la primera votación, los obispos lo eligieron presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), un cargo que ya había ostentado entre 1999 y 2005. Ocurrió a las 10.30, apenas media hora después de iniciada la segunda jornada de la 91ª Asamblea Plenaria de la CEE.

  • Los partidos, a excepción del PP, se muestran críticos con la elección

  • El presidente aplaza una rueda de prensa para no interferir en las elecciones

  • Es el eclesiástico con más poder en España e influencia en el Vaticano

  • La elección de Blázquez como vicepresidente es un mensaje de unidad

Tras conocer el resultado de la votación, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, envió un telegrama al cardenal felicitándole y trasladándole su voluntad de "diálogo y colaboración". Rouco se ha destacado por su beligerancia contra el Ejecutivo socialista, participando en masivas manifestaciones contra alguna de esas reformas. La clase política, a excepción del PP, se mostró crítica en extremo, con el argumento de que la elección de Rouco es un triunfo de la derecha y el regreso a una jerarquía "más agresiva". Varios dirigentes del PSOE y algunos ministros se unieron a esos reproches.

Rouco fue elegido por la mayoría absoluta de los votos emitidos (39 sobre 77), frente a los 37 del obispo de Bilbao, Ricardo Blázquez, aspirante a la reelección. Otro voto fue a parar al cardenal de Toledo, Antonio Cañizares. Participaron en la elección todos los prelados con derecho a hacerlo, a excepción de Juan José Omella, obispo de Calahorra-La Calzada, ausente por enfermedad.

Blázquez se conformará con la vicepresidencia de la CEE, junto a Rouco, confirmando así que "no hay división entre el episcopado sino modulaciones dialécticas", explicó uno de los prelados. El obispo de Bilbao, además, obtuvo una votación sonada: 45 votos, frente a los 29 que recibió Cañizares, actual vicepresidente y uno de los prelados más conservadores y combativos frente al Ejecutivo. También recibieron votos para la vicepresidencia el arzobispo de Oviedo, Carlos Osoro (2), y el cardenal de Barcelona, Lluís Martínez Sistach (un voto).

La vuelta del cardenal de Madrid al liderazgo de los obispos fue recibida con regocijo no disimulado en algunos sectores eclesiásticos, pero con decepción en otros. "Felicidades. Hoy sí que felicidades", dijo sin recatarse un sacerdote de larga sotana e impoluto alzacuello. No le importó que le escucharan una docena de periodistas. Ocurrió en la sala de prensa de la Conferencia Episcopal, que ayer se quedó muy pequeña para acoger a las 25 cámaras de televisión, el medio centenar de fotógrafos y la riada de periodistas que acudieron a la llamada de la Oficina de Comunicación episcopal nada más enterarse de la elección de Rouco.

El cardenal habló poco, sin derecho a preguntas, pero se declaró abrumado por el revuelo que estaba causando su vuelta a un cargo del que fue desalojado hace tres años por no alcanzar los dos tercios de los votos necesarios para un tercer mandato consecutivo (tuvo 51 votos, necesitaba 52).

"Hace mucho tiempo que no pasaba por esta sala, pero el número de ustedes se ha multiplicado por diez. Me produce asombro y agradecimiento. Veo que la renovación de los cargos de la CEE y la elección de su presidente tienen un eco muy importante", afirmó.

Pese a estar enfermo y con una ronquera que no acaba de curarse, Rouco presentaba un aspecto rocoso y jovial. También estuvo conciliador. Ofreció la "colaboración leal" de los obispos a "la autoridad política", eso sí, "pensando y bajo el principio del bien común". Y recalcó que el cargo que ocupa tiene "categoría de servicio, un trabajo añadido al que los obispos tienen al frente de sus diócesis respectivas, "un sacrificio más, un servicio a la CEE y a los obispos", explicó.

También expuso la doctrina que le mueve en sus "relaciones con la comunidad política y autoridades": la fijada en dos documentos del Concilio Vaticano II, que aconsejó a los periodistas repasar o conocer. Se trata de Dignitatis Humanae sobre la libertad religiosa, y del capítulo cuarto del documento Misión de la Iglesia en el mundo contemporáneo, de la Constitución Gaudium et Spes, sobre la pastoral de la Iglesia en el mundo actual. Subrayó, además, que el presidente no es "la cabeza del episcopado" ni "el jefe de los obispos", porque la relación jerárquica "se establece directamente con el Papa".

Es lo que dicen los estatutos de este organismo, creado por el Concilio Vaticano II en 1965, pero la experiencia indica que el puesto tiene mucha más importancia. Puede influir en las relaciones de la jerarquía con los poderes del Estado, e incluso torcer el brazo a Gobiernos débiles o poco firmes. Se notó por la satisfacción con que el cardenal citó ayer, uno tras otro, a sus predecesores, entre ellos los cardenales Vicente Enrique y Tarancón y Ángel Suquía, que también ocuparon antes que él el arzobispado de Madrid.

Es la primera vez que un ex presidente vuelve a tomar las riendas de la CEE, y también la primera que un presidente en ejercicio es apeado del cargo sin una segunda oportunidad. Había ocurrido al comienzo de la historia de la Conferencia Episcopal, pero fue por razones de edad en el caso del cardenal Fernando Quiroga Palacios (1966-1969), o por fallecimiento del titular (arzobispo Casimiro Morcillo, 1969-1971).

Rouco no respondió ayer a pregunta alguna, para no dar la impresión de querer intervenir en las votaciones del domingo. Comparecerá en una conferencia de prensa, naturalmente con preguntas, "en fechas próximas".

Pero su elección provocó inmediatamente una catarata de reacciones políticas, en su mayoría muy desfavorables, sobre todo en la izquierda y entre los partidos nacionalistas. El Gobierno, por boca de su presidente, Rodríguez Zapatero, se mostró cauto y con "disposición a colaborar con la nueva directiva eclesiástica". También, a través de la directora general de Asuntos Religiosos del Ministerio de Justicia, Mercedes Rico, el Ejecutivo "saludó" la elección expresando sus deseos "de la mejor colaboración". Pero el secretario general del Ministerio de Educación, Alejandro Tiana, aludió a la posición "conservadora" que representa Rouco, pese a confiar en que ello no implique "confrontación". "Sería una mala noticia", dijo.

En la memoria del Ejecutivo pesa su convencimiento de que el cardenal es, de todos los prelados españoles, el más capaz y dispuesto para llamar a las masas a manifestarse contra las reformas legislativas de los socialistas. También recuerdan que el cardenal de Madrid, amigo del Papa, es quien tiene informado al Vaticano de lo que ocurre en España, que Roma tiene por peligroso.

Algunos dirigentes socialistas, como la candidata por Barcelona y ministra de Vivienda, Carme Chacón, tomaron la elección como "palpable demostración de la radicalización de parte de la Iglesia". En cambio, la candidata del PP también por Barcelona, Dolors Nadal, felicitó a Rouco porque le considera "el mejor presidente" que podrían tener los obispos. Gaspar Llamazares, líder de IU, dijo que es una "mala noticia". "La derecha ha ganado las únicas elecciones que podía ganar, las de la Conferencia Episcopal", dijo. El cabeza de lista de CiU al Congreso, Josep Antoni Duran Lleida, felicitó a Rouco, pero dijo que no era su candidato "preferido", informa Efe.

En cambio, al nuevo líder del episcopado le llovieron los parabienes desde gran parte de sus correligionarios. Así, el presidente de la Asociación Católica de Propagandistas, Alfredo Dagnino, dijo que el cardenal sabrá responder a "los retos y desafíos que la Iglesia tiene por delante".

Los presidentes de la Conferencia Española de Religiosos (Confer) y de la Federación de Religiosos de Enseñanza (FERE), Manuel de Castro y Alejandro Fernández, alabaron la gestión de Blázquez con la seguridad de que Rouco seguirá el mismo camino. www. elpais.es  05.03.08

cardenal García Gasco será el guardián de la ortodoxia de los obispos españoles

El arzobispo de Valencia liderará la comisión episcopal para la Doctrina de la Fe, heredera de la Inquisición

La Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Española (CEE) ha designado hoy al cardenal arzobispo de Valencia, monseñor Agustín García-Gasco, de 77 años de edad, como responsable de la Comisión Episcopal para la Doctrina de la Fe, que presidía en funciones desde abril del pasado año tras el fallecimiento del obispo auxiliar de Madrid, monseñor Eugenio Romero Pose.

Monseñor García-Gasco será así el responsable de la comisión de la CEE encargada de "procurar que lo que se diga en la Iglesia, de palabra o por escrito (la doctrina), sobre el Evangelio salvador de Jesucristo responda de verdad a ese Evangelio tal y como lo entiende la Iglesia, la Esposa de Cristo a la que asiste el Espíritu de la verdad. Dicho de otra manera: la misión de la Comisión doctrinal es promover la ortodoxia y velar por ella".

García-Gasco, que conforme a lo establecido en el canon 401 del Código de Derecho Canónico, presentó su renuncia al Papa en febrero de 2006 tras cumplir la edad de 75 años, está a la espera de que Benedicto XVI proveá "teniendo en cuenta todas las circunstacias".

La "disolución de la democracia"

En enero de 2003, Juan Pablo II designó a Valencia como sede del V Encuentro Mundial de las Familias (EMF), que tuvo lugar en julio de 2006, y encomendó a García-Gasco la preparación del evento en colaboración con el Pontificio Consejo para la Familia. El pasado 30 de diciembre, durante la concentración Por la Familia Cristiana que tuvo lugar en la madrileña Plaza de Colón, monseñor García-Gasco afirmó que "la cultura del laicismo radical" conduce a "la disolución de la Democracia" y sigue un camino que "no respeta la Constitución del 78".

Según apuntó entonces, en su opinión dicho laicismo es un "fraude" y un "engaño", y "sólo conduce a la desesperación por el camino del aborto, el divorcio express y las ideologías que pretenden manipular la educación de los jóvenes".

García-Gasco nace en la localidad toledana de Corral de Almaguer el 12 de febrero de 1931. Recibió la ordenación sacerdotal el 26 de mayo de 1956 y fue nombrado arzobispo de Valencia por el Papa Juan Pablo II el 24 de julio de 1992. Fue creado cardenal por el Papa Benedicto XVI en el Consistorio de 24 de noviembre de 2007, con el título presbiteral de San Marcelo. www. elpais.es  05.03.08

Rouco limita su "colaboración" con el Gobierno a lo que tenga "finalidad evangelizadora"

El recién elegido presidente de la Conferencia Episcopal Española ha comparecido sonriente y satisfecho ante los medios de comunicación, ante los que ha declarado que la relación de la Conferencia con los políticos "es siempre de colaboración leal, pensando en el bien común". Pero Rouco ha querido dejar claro que, con respecto a ese "bien común", los obispos se centran o se centrarán en "aquellos aspectos que deben tender más directamente y expresamente a la finalidad evangelizadora". Una afirmación que no dibuja un panorama muy esperanzador en lo relativo a las relaciones entre Gobierno e Iglesia católica.

La designación de Rouco como presidente de la Conferencia Episcopal, que refleja la victoria de su facción más conservadora, ha sido recibida de manera crítica por parte de la mayoría de los partidos del arco parlamentario y con vivas y loas por parte de la cadena COPE, dependiente del propio organismo que Rouco Varela vuelve a dominar tras sus seis años de presidencia entre 1999 y 2005.

Un hombre para este momento
En este sentido, la conductora del programa La Tarde de la cadena COPE y miembro del movimiento cristiano Comunión y Liberación, Cristina López Schilichting, ha expresado sus "felicitaciones" a un presidente "intelectualmente brillante", "ideal para un momento histórico complicado con la secularización, que amenaza con transformarse en anticlericalismo". 

Presidente y Partido Socialista
Distinta es la percepción que la mayoría de los partidos políticos tiene de este nombramiento. Frente al talante dialogante del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que ha enviado un telegrama para presentar al arzobispo de Madrid su "voluntad de diálogo y colaboración en el ejercicio de nuestras respectivas responsabilidades", el secretario de Organización del PSOE, José Blanco, ha expresado su deseo de que la Iglesia católica española se conduzca "buscando el diálogo y no la confrontación".

"Podría ir en una candidatura"
Un Rouco Varela que, para Blanco, "no se presenta a las elecciones generales (...) pero que por algunas de las cosas que ha dicho podría ir en una candidatura".

"Radicalización"
Por su parte, la cabeza de lista del PSC por Barcelona, Carme Chacón, ha declarado que la nominación demuestra la "radicalización de parte de la Iglesia".

Un listón muy alto
Esta radicalización, que consistiría en el nombramiento de un presidente más conservador que su predecesor, Ricardo Blázquez, ha sido valorada como "previsible" por el teólogo progresista Enrique Miret Magdalena, que, con ironía, ha vaticinado que esta elección no supondrá un mayor número de manifestaciones contra el Gobierno socialista (de vencer el domingo Zapatero), pues "el listón es tan alto, que superarlo será difícil".

Un paso atrás
Por otro lado, tanto PNV, Izquierda Unida e ICV han coincidido en considerar "un paso atrás" esta nominación. Íñigo Urkullu, presidente del PNV, ha lamentado que haya surtido efecto "un trienio de trabajo por parte de los sectores más conservadores" que ahora querrían seguir "influyendo políticamente".

Mala noticia
Más contundentes se han mostrado Gaspar Llamazares y Joan Herrera, dirigentes, respectivamente, de IU e ICV. Ambos consideran que se trata de una "mala noticia" lo que, para Herrera, supone un reflejo de la "jerarquía eclesiástica más salvaje, carca, de derechas y alejadada del evangelio que existe en Europa".  
www.elplural.com 04.03.08

Rajoy se siente “identificado con muchas de las posiciones de la Conferencia Episcopal”

El líder del PP, Mariano Rajoy, ha vuelto a insistir en que Zapatero “aún no ha dicho con claridad que no va a negociar con ETA”, a pesar de las reiteradas declaraciones del jefe del Ejecutivo y sus colaboradores más cercanos que desmienten esta afirmación. Además, Rajoy considera que “Zapatero cambió la política antiterrorista que había dejado a ETA en la peor situación de su historia y optó por la negociación política”. Sobre la Iglesia, Rajoy niega que su partido sea el de los obispos pero reconoce que “soy católico y me siento identificado con muchas de las posiciones de la Conferencia Episcopal”.

Rajoy se empeña en insistir, a dos semanas de las elecciones, en uno de los temas que, sin duda, han sido protagonistas de la legislatura de Zapatero, la política antiterrorista. En una entrevista concedida a La Vanguardia, el aspirante a la presidencia del Gobierno afirma que “Zapatero cambió la política antiterrorista que había dejado a ETA en la peor situación de su historia y optó por la negociación política”. Rajoy asegura que le dijo “en público y en privado, que era un error, pero quiso empezar de nuevo y se equivocó”. Por no haber oído, los buenos consejos que Rajoy le dio, Zapatero “ha hecho mucho daño al Estado de derecho y a la dignidad del sistema democrático. Ahora está haciendo lo que yo dije que se tendría que hacer, pero aún no ha dicho con claridad que no va a negociar con ETA”.

“Infinitamente” mejor preparado
En la entrevista al diario mencionado, Mariano Rajoy se muestra convencido de que ahora está “infinitamente” mejor preparado para ser presidente del Gobierno y afirma que “en estos cuatro años en la oposición me he demostrado a mí mismo que he sido capaz de mantener y traer hasta aquí a un partido que salía de una derrota electoral imprevista. Sé qué hay que hacer para que las cosas vayan mejor en España”. Además, a pesar de que ninguno de los sondeos electorales publicados hasta el momento le concede la victoria, Rajoy asegura que “tengo posibilidades de ganar”.

Zapatero prefiere la tensión
También en la campaña electoral evita la originalidad e insiste en uno de los temas que llevan en boca de los populares varias semanas. Rajoy asegura que mientras el presenta su programa electoral, Zapatero “le dice a Gabilondo que necesitaba tensión y dramatismo” aunque asegura que “la estrategia del PSOE de siempre. No tiene otro discurso”.

Recuperar los grandes pactos
En cuanto a los resultados de las elecciones, de las que como ya ha dicho en reiteradas ocasiones se ve ganador a pesar de que todos los sondeos reflejan lo contrario, Rajoy asegura que si gana en minoría propondrá al PSOE “recuperar los grandes acuerdos que hubo con Suárez, Calvo-Sotelo, González y Aznar. Después hablaré con los partidos que tienen un modelo de sociedad compatible con el nuestro, para intentar llegar a acuerdos sobre la base de que el señor Zapatero y yo hemos dicho que quien gane, forma gobierno”. En los últimos días Rajoy ha lanzado algunos guiños a los nacionalistas que se contradicen con la actitud mantenida hacia ellos a lo largo de la legislatura, para no cerrarse de puertas de cara a los posibles pactos después de los comicios. Como es lógico, el líder del PP asegura que “en mayoría” es “como me gustaría gobernar a mí, con pactos parlamentarios puntuales” y asegura que “no me cierro a ninguna posibilidad”.

El Estatuto “no es bueno para Cataluña”
Los nacionalistas catalanes ponen la condición de que retire el recurso contra el Estatuto para obtener su apoyo, a lo que Rajoy responde que “recurrí el Estatut porque creo que no se ajusta a la Constitución y porque creo que no es bueno para Cataluña. Nadie puede percibir esto como una agresión. Quiero que el Tribunal Constitucional resuelva y dé o quite razones. De entre lo más importante que puedo ofrecer, está mi palabra. Si retirara el recurso para llegar a la Moncloa, yo no sería fiable”.

La palabra de ZP
Sobre la decisión de Zapatero de pactar con CiU si no obtiene la mayoría suficiente Rajoy afirma que “no sé la opinión del señor Zapatero para el futuro, pero ha tenido como aliados durante toda la legislatura a los partidos más radicales del arco parlamentario. Por otra parte, si alguien sabe lo poco que vale la palabra del señor Zapatero, es, precisamente, CiU”.

No lo aclara
Uno de los temas que incomodan al líder del PP en esta campaña es el matrimonio entre personas del mismo sexo. Rajoy no aclara si cambiará la ley que permite el enlace matrimonial entre homosexuales, ni si acabará con su derecho de adopción, a pesar de que hace unas semanas, aseguró en una entrevista en el diario 20 Minutos aseguró que les quitaría ese derecho. En la entrevista publicada en La Vanguardia hoy prefiere decir que “mi discrepancia no está en el contenido de la ley, sino en el nombre y en la adopción. Lo hemos recurrido al TC y esperaré a lo que diga y luego estudiaremos la decisión más oportuna”. A pesar de que comparten muchas ideas, sobre todo en el modelo de familia deseado, Rajoy no cree que su partido sea el de los obispos aunque reconoce que “soy católico y me siento identificado con muchas de las posiciones de la Conferencia Episcopal”.
www.elplural.com 24.02.08

"La agitación de la cuestión religiosa por parte del poder suele traer fatales consecuencias”

A pesar de que insisten en que no pretenden hacer campaña electoral a favor de ningún partido –que podría ser el PP-, ni mucho menos en contra de otro -que podría ser el PSOE-, los obispos siguen aportando su granito de arena a la tensa campaña electoral. Si ayer, el obispo de San Sebastián Juan María Uriarte quiso calmar el descontento que ha provocado la intromisión de la Iglesia en el juego político, recordando a sus compañeros de la jerarquía católica que deben evitar hacer partidismos, hoy ha vuelto a salir el brazo más duro de la Conferencia Episcopal de la mano del obispo de Sigüenza-Guadalajara, José Sánchez, que ha advertido de que "la agitación de la cuestión religiosa por parte del poder suele traer fatales consecuencias”.

Esta advertencia forma parte de la carta pastoral de hoy domingo en la que ha dicho además que "no es bueno que la cuestión religiosa sea materia de confrontación en una campaña electoral", y ha pedido que se evite no sólo el odio, sino también la burla, la descalificación, la falta de respeto, la infravaloración de la religión y de sus símbolos, de sus ritos, de sus fieles y de sus autoridades. Parece que el obispo de Sigüenza prefiere ahora poner a la Iglesia como víctima de un poder Ejecutivo –socialista- que le ataca desmesuradamente. Ante esta situación José Sánchez ha querido advertir hoy a los fieles de que "la agitación de la cuestión religiosa por parte del poder suele traer fatales consecuencias para la seguridad, incluso para la integridad física de personas y bienes, para el equilibrio de una sociedad y para la paz. Y el desprestigio de las autoridades religiosas suele repercutir en el desprestigio de la autoridad en general".

Sin pretensión de inclinar el voto
Lejos de estas acusaciones al poder, Juan María Uriarte pedía ayer a los responsables eclesiales que eviten "con sumo cuidado cualquier signo o apariencia de proclividad partidista, particularmente en tiempo electoral o preelectoral". Según Uriarte, "en momentos electorales” los obispos “pueden proponer criterios éticos que ayuden a emitir un voto ponderado y responsable”. No obstante, les recordó también que los criterios éticos que se propongan, "lejos de tener la pretensión de inclinar el voto concreto de los ciudadanos incluso de los creyentes, han de orientarse a que éstos lo emitan con libertad, con realismo y en conciencia", sin "proteccionismos ni intervencionismos de ningún signo" porque "el votante tiene derecho a ser tratado como un adulto".

Un ejemplo de respeto
José Sánchez, por su parte, prefiere quedarse como víctima, pedir respeto y no reconocer que la Iglesia se está metiendo en un terreno que para muchos, no es el suyo. El obispo considera en su pastoral que los candidatos a ejercer una función pública han de tener siempre en cuenta que los que aspiran a ocupar puestos con responsabilidad pública deben constituir para sus conciudadanos "un ejemplo de respeto, de educación y de buenas maneras en el trato con sus adversarios políticos, con las personas diferentes y con los que piensen de distinto modo”. Para el obispo de Sigüenza los candidatos políticos han de respetar también la verdad, y la justicia, y añade que "el respeto a este principio obliga a los candidatos a evitar toda ofensa personal, difamación o calumnia".

El gasto en la campaña electoral
Si a la Iglesia le quedaba alguna cuestión sobre la que opinar, el obispo de Sigüenza le ha puesto remedio hoy, criticando el gasto que supone la campaña electoral. "Otro principio elemental es el de la sobriedad en el gasto de la campaña electoral. No se pueden gastar en imagen, en propaganda, en pura parafernalia los recursos que necesitan los sectores más humildes de nuestra sociedad o de otras zonas del mundo" mantiene José Sánchez en su carta pastoral. "A los que no estamos implicados en la campaña electoral como protagonistas nos corresponde hacer el esfuerzo por conocer las propuestas reales de las diversas ofertas políticas, discernir en conciencia, votar en libertad y pedir al Señor por un proceso correcto de las próxima elecciones generales y de la campaña iniciada" ha concluido.
www.elplural.com 24.02.08

Los obispos siguen despidiendo a docentes de religión pese a la LOE

La "partida de bautismo", exigencia para acceder a un contrato del Estado

"Nuestro gozo en un pozo". Así define la Federación Estatal de Profesores de Religión (Feper) el estado de ánimo con que vive el desarrollo de la Ley Orgánica de Educación (LOE), un año después de su aplicación. Los obispos siguen despidiendo a docentes de religión sin explicación alguna y, según los dirigentes de la Feper, "el Gobierno también vulnera su ley por miedo a los movimientos de la jerarquía o utilizándonos como moneda de cambio para granjearse la comprensión episcopal".

Las consecuencias son, de momento, cuatro nuevas sentencias en los cuatro últimos meses por despidos nulos, obligados los prelados a pagar, además, cuantiosas indemnizaciones por "daños morales" y "atentado a derechos fundamentales de la persona", como la propia imagen y el honor. Feper, además, tiene en el contencioso-administrativo del Tribunal Supremo un recurso, admitido a trámite, contra el real decreto "regulando el estatus de los docentes de religión por debajo de lo decidido en la LOE".

La Ley Orgánica de Educación acordó, tras severas disputas entre el Gobierno y la Conferencia Episcopal, que "los profesores que imparten la enseñanza de las religiones deberán cumplir los requisitos de titulación establecidos para las distintas enseñanzas reguladas". Además, ordenó que esos docentes estén amparados por el Estatuto de los Trabajadores pese ser elegidos por las confesiones religiosas -en el caso de la católica, por cada obispo diocesano-, y no pertenecer a los cuerpos de funcionarios docentes.

El legislador decidió, también, que quienes accedan a esa función lo hagan "mediante criterios objetivos de igualdad y mérito"; que la determinación del contrato, a tiempo completo o a tiempo parcial según lo requieran las necesidades, corresponda a las administraciones competentes, y que "la remoción, en su caso, se ajustará a derecho". Un real decreto, de fecha 1 de junio de 2007, concretaba sin género de dudas los requisitos que debía cumplir cada docente "para ser contratado por el Estado como profesor de religión".

La respuesta episcopal -"con la pasividad del Gobierno", según Feper- fue endurecer sus propios "requisitos". Lo hizo por acuerdo de la asamblea de la Conferencia Episcopal y uno de los documentos que debe presentar ahora "el solicitante para obtener la Declaración Eclesiástica de Competencia Académica" es una "partida de Bautismo".

"Meros catequistas"

Detrás de este tipo de exigencias está la idea de que los profesores de religión en las escuelas públicas -contratados y pagados por el Estado "de entre los propuestos" por los obispos- "son meros catequistas", denuncia el presidente de Feper, Rafael Ramírez. Su vicepresidente, Luis Guridi, culpa al Tribunal Constitucional de esa actitud, cuando hace un año, al denegar el amparo a una docente de religión en Canarias despedida "por vivir con un hombre sin ser su esposo", sentenció que los obispos tienen derecho a exigir a los profesores de religión "ejemplo de vida acorde con la confesión de la que son docentes".

El Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) acaba de emitir cuatro nuevas sentencias contra las diócesis de Las Palmas y de Tenerife con la advertencia de que sus decisiones nunca pueden atacar "a derechos fundamentales". El TSJC condena a la Iglesia católica a pagar las indemnizaciones debidas, y no al Gobierno canario, ejecutor de los despidos, como venía ocurriendo hasta ahora.

Siete sentencias por un profesor

No es la primera vez que los obispos cosechan hasta seis condenas del Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) por despedir, en otros tantos cursos, a un docente de religión. Esta vez, sin embargo, la acumulación de reproches judiciales se produce en apenas cuatro meses. El protagonista es el profesor Martín Domingo Suárez Quesada, despedido por el episcopado por ser dirigente de la Federación de Profesores de Religión en la Confederación Canaria de Trabajadores.Cada sentencia del TSJC va precedida, como es lógico, de otra en primera instancia. Es decir, este trabajador acumula ya seis decisiones judiciales. También le afecta otra del Tribunal Constitucional inadmitiendo la cuestión previa de inconstitucionalidad planteada por el TSJC por el mismo caso.El calvario judicial del profesor Suárez lo inició el obispado mandando el 14 de abril de 2005 una carta a todos los alumnos del centro en que daba clase, anunciándoles con graves descalificaciones que ya no era su profesor por carecer de la "missio canónica" y de la titulación exigida. Suárez llevaba cinco años en el puesto a satisfacción del empleador.Las sentencias del TSJC llevan fecha de 1 de octubre y 17 de diciembre de 2007, y de 4 de enero de 2008, esta última absolviendo a la Administración del pago de la indemnización acordada, 12.015,20 euros más salarios atrasados. El pagano, dice el tribunal, será el obispado, responsable único de los "daños morales, de imagen y al honor" causados al despedido. www.elpais.es 18.02.08

García-Gasco acusa al PSOE de “imponer” un modelo antifamilia

Los obispos están empeñados en continuar con su campaña contra el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. Uno de los clásicos en sus ataques al Ejecutivo, el obispo de Valencia, Agustín García-Gasco, vuelve a arremeter en su pastoral de hoy contra algunas de las leyes aprobadas durante la legislatura socialista y acusa al Gobierno de querer “imponer” un modelo antifamilia.

García- Gasco arremete de nuevo contra el Gobierno de Zapatero en su carta pastoral de hoy –titulada “Leyes justas y familia”- en la que advierte, según publica La Razón, de que”la Iglesia no quiere imponer nada a nadie, pero el Evangelio tampoco se calla ante quienes pretenden imponerlo todo”. Además, Gasco afirma que “los cambios legales, económicos que perjudican a la familia son negativos para las familias y la sociedad”. En este sentido, el obispo de Valencia le recuerda a los fieles que familia es la “célula básica de la sociedad” y que cada hombre “procede de la unión de un hombre y una mujer”. “Las leyes que desdibujan el contorno y la definición de la familia acaban creando desconcierto, inseguridad e inestabilidad en la propia sociedad...Las leyes que favorecen la desintegración unilateral y sin causa de la familia la privan de toda eficacia y estabilidad», señala García- Gasco en relación con algunas leyes aprobadas por el PSOE. Con aires de querer defender la libertad, el obispo señala que defender la familia no es proclamar “moralismos” sino que se trata de “defender la verdadera libertad, la que respeta siempre la dignidad humana”, por lo que la Iglesia seguirá denunciando lo que provoque “confusión sobre los elementos esenciales del matrimonio y la familia.

Valoración positiva
A pesar de la valoración positiva que, de ambas partes, se ha hecho de la reunión mantenida entre el jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, y el nuncio del Vaticano en España, Manuel Monteiro, algunos obispos siguen empeñados en mantener su actitud beligerante hacia el Gobierno. Entre estos obispos se encuentran el Arzobispo de Valencia, Agustín García-Gasco el ex portavoz de la Conferencia Episcopal y obispo de Guadalajara-Sigüenza, José Sánchez que, según publicó ayer El País, lanzaron duras críticas hacia el Gobierno y criticaron también la cena mantenida entre Zapatero y el nuncio, en sus respectivas pastorales.

“Mensaje de división”
"¿Se cree seriamente que Roma o el nuncio del Papa nos han dado la espalda?" se preguntaba uno de los obispos en reflejando la posición del episcopado ante la reunión. Según el diario mencionado, los obispos tienen "la certeza" de que el Gobierno ha intentado transmitir "un mensaje de división entre nosotros" con la cena entre Zapatero y el nuncio.

“Sin reproches”
A pesar de la opinión de los obispos, la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, aseguró tras la reunión entre el jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, y el nuncio del Vaticano en España, Manuel Monteiro que no hubo "reproches" en el encuentro, y que no se planteó modificar la política con la Santa Sede. De la Vega manifestó que la reunión transcurrió en un tono cordial, de diálogo y de entendimiento, como así ha sido durante toda la legislatura. Ha asegurado que no se planteó la modificación de la política con el Vaticano y ha destacado que las relaciones con el Vaticano son "buenas", "correctas", "de respeto, diálogo y acuerdo", y "sin ningún problema".De la Vega ha insistido en que anoche "no hubo ningún reproche, ni recomendaciones" y sí "un diálogo constructivo".

“Confianza y empatía”
También la nunciatura valoró positivamente la cena mantenida con el presidente del Gobierno, según ha publicado El Periódico de Catalunya. Según este diario, también la organización Redes Cristianas valoró la cena entre Zapatero y Monteiro porque considera que crea "confianza y empatía".

“Muy sabia”
No obstante, también ha habido valoraciones negativas de la reunión entre el presidente del Gobierno y el nuncio, como la del coordinador de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares que subrayó que aunque PSOE salga "contento" de esta reunión, tiene que saber que la diplomacia vaticana "es muy sabia y con la mano izquierda va a recoger el buen talante diplomático, mientras con la derecha actuará con contumacia durante toda la campaña electoral". El líder de IU insistió, en este sentido, en la necesidad trabajar en el desarrollo de la aconfesionalidad del Estado, pero reconoció que tiene la impresión de que "con el señor Zapatero solo y con la jerarquía eclesiástica eso no va a tener lugar en España y va a seguir siendo un Estado pseudoconfesional, nacional católico parcial".
www.elplural.com 17.02.08

El episcopado no cambiará de actitud pese a la mediación del nuncio vaticano

Los prelados recuerdan a Zapatero que son ellos los interlocutores del Gobierno

Las espadas siguen en alto en el enfrentamiento entre los socialistas y la jerarquía de la Iglesia católica por la Nota episcopal sobre cómo votar en las próximas elecciones. Peor, incluso. Los obispos creen que el PSOE ha iniciado "una furibunda campaña" contra ellos con la disculpa de aquella Nota, y están decididos a enfrentarla "con la cabeza muy alta".

Al "no nos callarán" del cardenal primado de Toledo, Antonio Cañizares, de hace una semana, se unen este fin de semana varias pastorales con igual decisión, entre otras una del cardenal de Valencia, Agustín García-Gasco, y otra del ex portavoz de la Conferencia Episcopal y obispo de Guadalajara-Sigüenza, José Sánchez.

"¿Se cree seriamente que Roma o el nuncio del Papa nos han dado la espalda?" La pregunta con que ayer explicó su posición uno de los arzobispos reflejaba el estado de ánimo del episcopado ante la cena ofrecida anteanoche al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, por el embajador vaticano en Madrid, el arzobispo portugués Manuel Monteiro de Castro.

Los obispos tienen "la certeza" de que el Gobierno ha intentado transmitir con esa cena en la Nunciatura "un mensaje de división entre nosotros", subrayando la supuesta actitud más dialogante de la Santa Sede. Replican con otros tres mensajes. "Uno: La unidad plena en la Conferencia Episcopal al redactar la nota sobre las elecciones. Dos: El interlocutor del Gobierno en asuntos de la Iglesia católica en España somos la Conferencia Episcopal, no la Santa Sede. Y tres: Estamos en comunión con el Papa punto por punto; léase L'Osservatore Romano [el periódico oficial del Vaticano] del día 8 y verá que no sólo los obispos no tenemos que rectificar nada, sino que tenemos el apoyo del Santo Padre porque hemos emitido la doctrina de la Iglesia".

Asunto aparte es el "juicio de oportunidad" de la cena en la nunciatura. Las opiniones difieren, con voces críticas, de indiferencia o de perplejidad. La más autorizada es la del arzobispo emérito de Navarra, Fernando Sebastián, autor de muchos de los grandes documentos pastorales de la Conferencia Episcopal en las últimas décadas, entre otros, el referido a la política antiterrorista. Sebastián expresó su opinión con ironía. "La reunión es poco propicia en tiempos de elecciones", dijo.

Otro eclesiástico relacionó "la famosa cena con esa ridícula idea que se le pasa por la cabeza a algunos políticos de que los católicos españoles, y sobre todo sus obispos, somos como ciudadanos de un Estado extranjero". www.elpais.es 16.02.08

"No nos persiguen, pero no nos quieren"

La Iglesia católica en España se siente acosada por todas partes y quiere saber los motivos. "¿Quién no nos quiere y por qué?", se preguntó ayer en un debate convocado por la revista Vida Nueva, del Grupo SM-PPC, con motivo de su 50 aniversario. Las respuestas llegaron, sobre todo, por boca del arzobispo emérito de Pamplona, Fernando Sebastián, y del político católico Jordi Pujol, ex presidente de la Generalitat de Cataluña.

"Estamos acosados por todas partes, por los medios de comunicación poderosos y por un Gobierno sectario", había dicho antes el obispo emérito de Badajoz, Antonio Montero, uno de los fundadores de la exitosa revista cristiana. El arzobispo Sebastián fue menos tajante. "No nos persiguen, pero no nos quieren", dijo. Sebastián ha inspirado en las dos últimas décadas los grandes documentos doctrinales del episcopado español, entre otros los referidos al terrorismo y los nacionalismos.

En el ambiente estaba la Nota de la Conferencia Episcopal ante las próximas elecciones, que los nacionalistas y el PSOE recibieron con severos reproches por execrar de toda negociación política con ETA. Pujol reiteró las críticas. "¿Por qué no nos quieren? Hay fallos de la Iglesia, por ejemplo ese documento, un error serio", dijo el político catalán después de declarase "soldado derrotado del ejército del cardenal Montini [Pablo VI, el papa del Concilio Vaticano II]".

"La Nota tenía reminiscencias que no son positivas, hace pensar en otras cosas. La Iglesia católica tiene el derecho, incluso el deber, de opinar, pero ha de actuar con prudencia. Sobraba la referencia a ETA. Ahí le ha faltado a los obispos algo que habitualmente ha tenido la jerarquía, lo que en Italia se llama finezza. Opinando sobre la negociación, se han equivocado porque siempre se ha de hablar con el enemigo. La Iglesia ha estado en la negociación muchas veces. Esa idea de un enemigo vencido y desarmado no vale. El enemigo nunca está totalmente vencido y desarmado. Hay que dialogar para poner el final a un conflicto", reprochó Pujol.

El arzobispo replicó: "Lo que hemos dicho es que el Estado no puede conceder a una asociación de terroristas el rango de interlocutor político. Excluido eso, es evidente que para terminar con ETA habrá que hablar sobre qué se hace con sus presos, con los que viven fuera, etc. La Nota es cita literal de un documento anterior, de 2006, aunque sólo se reprodujo un párrafo. Quizás debió hacerse mejor, reproduciendo todo el texto original, o no diciendo nada. En ese sentido quizás no ha sido una nota perfecta. La que emitieron los obispos andaluces unos días antes era más original y estaba mejor confeccionada".

Pujol le interrumpió, entre risas: "Es decir, fue una nota de lo más penosa". El arzobispo, con el aplauso de los asistentes, unos 200: "Dejémoslo en que pudo haberse hecho mejor. Pero también digo que si el PSOE y el Gobierno afirman que nunca negociaron políticamente con ETA, no veo por qué se han dado por aludidos, sinceramente".

Sobre la posible denuncia de los Acuerdos de 1979 entre España y la Santa Sede, el arzobispo ironizó que "en la historia de la Iglesia católica en España todo lo que puede ocurrir ya ha ocurrido en ocasiones anteriores".

Añadió: "Si se denuncian los acuerdos, va a perder más el Gobierno que la Iglesia". Pujol no cree que "esa amenaza" se lleve a cabo. "El PSOE, si es que gana estas elecciones, tendrá que pensarlo. Espero que la gente sensata que hay dentro, aunque ahora no mande, imponga la realidad. El PSOE tiene que tranquilizarse en eso también", remachó.www.elpais.es 15.02.08

Zapatero reclama al nuncio que la Iglesia respete la soberanía del Estado

El presidente lamenta la "injerencia" de los obispos en sus competencias

José Luis Rodríguez Zapatero reclamó ayer al nuncio de la Santa Sede en España, Manuel Monteiro de Castro, el respeto de la jerarquía eclesiástica al Estado, tras los desencuentros surgidos en el último mes y medio. Durante la cena que compartieron en la Nunciatura, el presidente del Gobierno persiguió reforzar la relación con el Vaticano pero con el restablecimiento del respeto mutuo que se deben dos Estados. Zapatero lamentó las "injerencias" de la Conferencia Episcopal Española en la soberanía de la política del Gobierno de España.

El jefe del Ejecutivo mostró su indignación, especialmente por dos expresiones de los obispos que, a su juicio, desbordan sus competencias. Por un lado, el ataque de los cardenales Agustín García-Gasco y Antonio Rouco Varela al Gobierno al afirmar que algunas de sus leyes disolvían la democracia. Ocurrió en la concentración por la familia cristiana celebrada en la plaza de Colón el 30 de diciembre.

La otra expresión de su malestar procedió de la nota de la Conferencia Episcopal dirigida a los votantes católicos con motivo de las elecciones del 9 de marzo, en la que, a juicio de Zapatero, se injería en competencias del Estado al criticar, de modo inédito, la "negociación política" con ETA, así como la inclusión de la Educación para la Ciudadanía como asignatura en la enseñanza. Ambas críticas de la jerarquía eclesiástica coincidían con aspectos clave de la política de oposición del PP, lo que llevó a concluir al PSOE que los obispos apoyaban al primer partido de la oposición.

Zapatero trasladó a Monteiro que el Estado y el Vaticano deben atenerse a lo que señala la Constitución, con respeto a la libertad religiosa y a la separación entre las funciones políticas y las de las confesiones religiosas. En este contexto, reiteró su aceptación de los compromisos adquiridos con la Iglesia católica y apeló al diálogo para superar las diferencias.

Los prolegómenos del encuentro de ayer tienen una historia que revela que son mejores las relaciones entre el Gobierno y la Nunciatura que las que mantienen el Gabinete y la jerarquía eclesiástica española. El 9 de enero, Zapatero, en una conferencia en el foro Nueva Economía, en Madrid, recordó al nuncio, presente en el acto, que tenían que "tomarse el caldito" al que éste le había invitado hacía algún tiempo. Esta apelación de Zapatero se producía inmediatamente después de que hubiera manifestado su indignación en dicho foro por los discursos de García-Gasco y Rouco Varela.

Casi un mes después, el 6 de febrero, en otro foro, Zapatero, tras criticar la nota electoral de los obispos, reiteraba a Monteiro, también presente, su cita pendiente para "tomar el caldito". El presidente del Gobierno le dijo desde el estrado que la cita no debía pasar de "la próxima semana". Allí mismo decidieron que fuera en la Nunciatura. Cenaron, y fue algo más que un "caldito". www.elpais.es 15.02.08

Rajoy en Ceuta: "Yo nunca me enfrentaré a los obispos"

Mariano Rajoy viajó ayer a Ceuta para participar en un almuerzo mitin con 300 afiliados. Durante las tres horas que permaneció en la ciudad autónoma, el presidente del PP acusó al Gobierno de "oportunismo" por promover, según dijo, la ilegalización del Partido Comunista de las Tierras Vascas (PCTV) y de Acción Nacionalista Vasca (ANV) "únicamente porque las elecciones están a la vuelta de la esquina". También afirmó, en relación con la polémica generada por la reciente Nota de la Conferencia Episcopal: "Yo nunca me enfrentaré con los obispos".

Rajoy hizo esas y otras afirmaciones en una ciudad en la que el PP lleva años arrasando en las urnas. Los tres escaños que están en liza por la circunscripción de Ceuta (dos en el Senado y uno en el Congreso) llevan 15 años en poder del PP, que en las últimas elecciones generales obtuvo 20.978 sufragios; es decir, el 60% de los votos.

Rajoy, que prefirió viajar a Ceuta en el ferry en vez de en el helicóptero que une la ciudad con Málaga, declaró que para él estar en la ciudad autónoma "es como estar en mi casa". "He venido como ministro, como turista, como líder de la oposición, solo y con mi esposa. La próxima vez lo haré como presidente del Gobierno", añadió. "¡Que Dios te escuche!", le gritó uno de los afiliados. "Dios me oye, sin duda, como todos los españoles", respondió.

Siguiendo con asuntos religiosos, aludió al enfrentamiento entre el Gobierno y la Conferencia Episcopal. Tras señalar que el Ejecutivose dedica "a generar conflictos artificiales y a engendrar tensión y división", prometió: "Yo nunca me enfrentaré con los obispos, ni con nadie".

www.elpais.es 05.02.08

Los obispos dicen que no callarán jamás pese a "sufrimientos e injurias"

Dura advertencia del cardenal primado, Antonio Cañizares , al Gobierno

En los púlpitos de la Iglesia católica tocaba este domingo hablar de las Bienaventuranzas que predicó el fundador cristiano hace 2.000 años, pero el cardenal primado de Toledo, Antonio Cañizares, aprovechó su homilía para lanzar advertencias de firmeza al Gobierno. Los obispos, anunció, "no callarán", amenacen represalias o arrecien los insultos. "[La Iglesia] la palabra de Cristo no la callará jamás, no la silenciará a pesar de los poderes de este mundo que quisieran silenciarla o verla reducida a los espacios sacrales", dijo.

Cañizares: "Se ha de tener valor para predicar el Evangelio de Dios en medio de fuerte oposición aunque esto le traiga descalificaciones y así se vea sometida a juicios falsos e injustos que descalifican por sí mismos a quienes los hacen" -

"Los insultos y los juicios falsos descalifican a quienes los hacen"

Con palabras del apóstol Pablo a los tesalonicenses, Cañizares añadió: "A pesar de sufrimientos e injurias padecidos, que ya conocéis, se ha de tener valor para predicaros el Evangelio en medio de fuerte oposición. Nuestra exhortación no procedía de error o de motivos turbios, ni usaba engaños, y así lo predicamos, no para contentar a los hombres, sino a Dios, que aprueba nuestras intenciones. Nunca hemos tenido palabras de adulación, ni codicia disimulada. Dios es testigo".

El cardenal primado es también vicepresidente de la Conferencia Episcopal y, por tanto, un actor decisivo en la redacción de la Nota con orientaciones electorales emitida el jueves pasado por la Comisión Permanente de este organismo.

El documento ha suscitado una avalancha de críticas, sobre todo por el párrafo octavo, de apenas cinco líneas, que execraba de toda negociación política con terroristas. El Gobierno y el PSOE, sobre todo, pero también el resto de las fuerzas parlamentarias, excepto el PP, consideran que los obispos con esa Nota han entrado en campaña electoral en favor de la derecha. Cañizares replicó ayer que el documento "no trata de imposiciones, sino de exhortaciones, en modo alguno partidistas".

La larga homilía del cardenal -casi 2.400 palabras- sobre las bienaventuranzas es toda ella una advertencia a navegantes anticlericales o a quienes busquen "desunir" a los prelados o "enfrentar" a los fieles con sus pastores. Varios párrafos están dedicados a reafirmar su derecho a hablar y a no callar "jamás", aunque "se vea sometida [la Iglesia] a insultos, descalificaciones y juicios falsos, que descalifican a quienes los hacen".

"[La Iglesia católica] proclamará sin cesar y reivindicará en cualquier circunstancia la dignidad e inviolabilidad de todo ser humano y los derechos fundamentales que le corresponden al hombre, así como todos los correspondientes a la libertad de la educación. Y por lo mismo proclamará a tiempo y a destiempo el evangelio, y pedirá a todos trabajar por la familia, porque hacerlo es trabajar por el hombre y no hacerlo es ir contra el hombre", afirmó.

Pese a esta contundencia, Cañizares, uno de los prelados españoles predilectos de Benedicto XVI, pasa por ser el interlocutor preferido de la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, la encargada por Rodríguez Zapatero de apagar los frecuentes conflictos del Ejecutivo socialista con el episcopado o con la Santa Sede.

Ayer, el embajador Francisco Vázquez confirmó que ha expresado el "malestar" del Ejecutivo por la Nota de los obispos. "No se ha tratado de ninguna nota oficial de protesta, ha sido un contacto oficioso que mantuve con las autoridades vaticanas", dijo a Efe. El diplomático evitó desvelar con quién se entrevistó, "por cortesía" hacia el interlocutor, pero fuentes vaticanas indican que fue con el arzobispo Fernando Filoni, el número dos de la Secretaria de Estado.

El líder de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares, instó ayer al ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, a que admita que se ha equivocado con "el intercambio de cartas con el Vaticano, para mantener su situación de privilegio", y achacó el conflicto con la jerarquía eclesiástica a la "falta de decisión del PSOE para profundizar en el Estado constitucional, que es aconfesional, y denunciar el Concordato".www.elpais.es 04,02.08

Blanco dice que tras el 9-M debe haber cambios en la autofinanciación de la Iglesia

Para el coordinador de Organización del PSOE 'deben replantearse' las relaciones Iglesia-Estado por la confrontación durante la legislatura

El secretario de Organización del PSOE, José Blanco, ha afirmado hoy que después de las elecciones del 9 de marzo "nada será igual" en la relación con la jerarquía católica. Habrá que dar, ha matizado Blanco, "pasos definitivos" hacia la autofinanciación de la Iglesia.

"Hay una situación concreta, que es el acuerdo entre la Iglesia y el estado, que debe replantearse porque la jerarquía eclesiástica la está replanteando todos los días buscando la confrontación con el Gobierno legítimo de España", ha manifestado Blanco en rueda de prensa en la sede socialista de Ferraz tras presentar los carteles preelectorales del PSOE.

El 'número dos' de los socialistas ha hecho hincapié en que el Gobierno "ha hecho esfuerzos por el diálogo con la Iglesia, como se puso de manifiesto en el acuerdo de financiación" alcanzado en esta legislatura. Pero ha añadido que dada la reacción de la jerarquía eclesiástica, que "viene diciendo desde hace mucho tiempo que hay que caminar hacia la autofinanciación". "Es hora de pasar a las palabras a los hechos", ha añadido.

Blanco ha dejado claro que el PSOE no prevé denunciar los acuerdos entre la Iglesia y el Estado de 1979, pero incidió en que desde entonces la propia jerarquía eclesiástica ha expresado su deseo de alcanzar la autofinanciación, aunque no se ha llegado a ello. El dirigente socialista ha apostillado que la Iglesia "cada vez tiene mas difícil" este objetivo "porque cada vez tienen menos seguidores". www.elpais.es 04,02.08

Obispo José Sánchez: "Han dicho de nosotros cosas terribles"

Distorsión de sus palabras e intenciones, vapuleo, insultos y chacotas en boca del presidente Rodríguez Zapatero. El obispo José Sánchez, uno de los prelados más respetados y con mayor proyección pública -fue secretario general y portavoz de la Conferencia Episcopal Española (CEE) entre 1993 a 1999-, expresó ayer con esas palabras el sentimiento de pena con que la jerarquía asiste a la polémica ocasionada por su Nota del jueves.

Entrevista al Obispo de Sigüenza en 'A vivir que son dos días' -

"Han dicho de nosotros cosas terribles. Nos han insultado con los peores epítetos que hay en el peor de los diccionarios", concluyó Sánchez, obispo de Sigüenza-Guadalajara y uno de los redactores de la Nota episcopal como miembro, junto a otros 22 altos eclesiásticos, de la Comisión Permanente Episcopal.

José Sánchez (Fuenteguinaldo, Salamanca, 1934), recordó ayer sus veinte años de capellán de emigrantes españoles en Alemania para sostener que lo dicho estos días contra la jerarquía del catolicismo "no es normal en democracia", ni tampoco la manipulación de una orientación doctrinal. Señalando directamente a Rodríguez Zapatero, pidió que se lea con atención un documento que, insistió, empieza afirmando el "respeto a quienes ven las cosas de otra manera" y que propone libremente la manera de ver las cosas por los obispos "sin que nadie se sienta amenazado ni nuestra intervención sea interpretada como una ofensa o como un peligro para la libertad de los demás". Añadió: "Le digo al presidente que, por favor, no utilice a los obispos para agitar a las masas. No es bueno para el país. En un mitin de campaña electoral, hacer chacota de los obispos recabando el aplauso de gente entregada puede tener efectos muy perjudiciales para el equilibrio del país".

Durante una entrevista en la cadena SER, Sánchez dijo, además, que la Nota episcopal no suponía juzgar "ningún hecho". "Damos doctrina pura, y el que se sienta aludido, cosa suya es", aseguró. También acusó al presidente del Gobierno de "poner un sambenito a un grupo significativo como es el de los obispos".

Ni los prelados catalanes, en ocasiones distantes de la línea oficial del conjunto de la Iglesia española, se han desmarcado de la Conferencia Episcopal. Los obispos catalanes se han alineado por completo con las directrices del pasado jueves y sólo han llegado a pedir que no se interpreten sus recomendaciones en clave limitadora de la libertad de voto.

www.elpais.es 03.02.08

El vicepresidente de los obispos afirma que su documento electoral se inspira en el Evangelio

"Dios aprueba nuestras intenciones", asegura el cardenal Antonio Cañizares

El cardenal arzobispo de Toledo, monseñor Antonio Cañizares aseveró hoy que la Iglesia "no tiene otra palabra que decir que Cristo" y "esta palabra no la callará jamás, no la silenciará a pesar de los poderes de este mundo que quisieran silenciada o verla reducida a los espacios sacrales, no la dejará morir nunca".

AUDIO - Cadena Ser - 03-02-2008

Cañizares: "Se ha de tener valor para predicar el Evangelio de Dios en medio de fuerte oposición aunque esto le traiga descalificaciones y así se vea sometida a juicios falsos e injustos que descalifican por sí mismos a quienes los hacen" -

En la homilía de la misa celebrada en la Catedral Primada, monseñor Cañizares aludió a sí a la situación creada tras la nota de "orientaciones" ante las próximas elecciones emitida por la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal, un texto que "no trata de imposiciones, sino de exhortaciones en modo alguno partidistas".

En su opinión, el documento, que no es coyuntural, "tiene una razón de ser muy profunda y muy en sintonía con sus anteriores enseñanzas, esto es, con lo que es la verdad del Evangelio, que nunca ha de callar por servicio a los hombres, servicio que reclama obedecer a Dios antes que a los hombres mismos".

Aseguró que a la Iglesia "le importa el hombre de manera fundamental, porque le importa por encima de todo Dios", y esa "es la es la raíz de su actuación, aunque esto le traiga sinsabores, insultos, descalificaciones, y aunque así se vea sometida a juicios falsos e injustos que descalifican -lo siento- por sí mismos a quienes los hacen".

La Iglesia, agregó, "proclamará sin cesar y reivindicará en cualquier circunstancia la dignidad e inviolabilidad de todo ser humano y los derechos fundamentales que le corresponden al hombre, incluidos los de la libertad de conciencia y de libertad religiosa en toda su extensión, así como todos los correspondientes a la libertad de la educación".

En este contexto, y a propósito de la lectura de las bienaventuranzas, recordó que en ellas Jesús "nos muestra la verdad del hombre llamado a la dicha plena y total, querido por Él hasta lo insospechado y haciéndole así ver su grandeza y su dignidad, así como a la meta y vocación a la que está convocado".

Sin motivos turbios

Por eso, "la bienaventuranza prometida nos coloca, así, ante opciones morales decisivas", apuntó el cardenal de Toledo, para quien "las bienaventuranzas nos abren un horizonte nuevo con relación a la vida y a la conducta humana".

"Esto es lo que enseña la Iglesia, lo que transmite una y otra vez la jerarquía de la Iglesia en España, vuestros obispos a quienes algunos os pretenden enfrentar y de los que os intentan separar, y a los que no hay día que no se les critique".

Finalmente, señaló que exhortación de la Conferencia Episcopal "no procedía de error o de motivos turbios, ni usaba engaños, y así lo predicamos, no para contentar a los hombres, sino a Dios, que aprueba nuestras intenciones. Nunca hemos tenido palabras de adulación, ni codicia disimulada. Dios es testigo. No pretendimos honor de los hombres".

Moratinos tacha de "fundamentalista" a la jerarquía del catolicismo español

El Gobierno protesta ante el Vaticano por la 'Nota' episcopal sobre las elecciones

La llamada Nota de los obispos ante las próximas elecciones y las reacciones posteriores están dejando la misma huella en el ánimo del episcopado que del Gobierno. Los primeros se sienten "insultados y vapuleados" por los socialistas, y el Ejecutivo que preside José Luis Rodríguez Zapatero dice que está "indignado y perplejo". Las consecuencias de la trifulca dialéctica, que ayer arreció en varios frentes, están alcanzando, además, cotas diplomáticas, con una protesta formal del embajador de España ante la Santa Sede.

El ministro Bermejo dice que no se tomarán "decisiones en caliente"

Lo anunció ayer el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos. Quien expresó en el Vaticano, de manera formal, "el sentimiento de perplejidad y sorpresa" del Gobierno por la postura de los obispos fue el embajador Francisco Vázquez, informó el ministro. "Queremos mantener un mejor nivel de la relación con la Santa Sede, pero no entendemos esta postura", añadió.

La Conferencia Episcopal emitió el jueves pasado su habitual Nota preelectoral con orientaciones al votante católico, en esta ocasión execrando en apenas cinco líneas de toda posibilidad de diálogo con ETA. Dice la Nota: "Una sociedad que quiera ser libre y justa no puede reconocer explícita ni implícitamente a una organización terrorista como representante político de ningún sector de la población, ni puede tenerla como interlocutor político".

El Gobierno entendió este punto del documento episcopal como una crítica a su política antiterrorista e, incluso, como una incitación a votar al PP.

Moratinos, de visita ayer en Rute (Córdoba), manifestó su opinión "como católico, no sólo como militante socialista". Dijo: "Quiero expresar mi indignación y perplejidad, porque no creo que ningún católico del siglo XXI lo pueda entender".

El ministro calificó a la jerarquía de "integrista, fundamentalista, neoconservadora, que ni siquiera puede representar al sentimiento de la mayoría de los católicos españoles", y sostuvo que no se puede identificar, como católico, "con alguien que utiliza políticamente el terrorismo para dividir a todos los demócratas españoles", informa Efe.

El mismo reproche y con parecida dureza lo reiteraron ayer en sendas declaraciones públicas el presidente del Gobierno, su vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, y el ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo.

Sobre posibles medidas diplomáticas ante la actitud de los prelados, como una hipotética denuncia de los acuerdos que regulan desde 1999 las relaciones de España y el Estado de la Santa Sede, Fernández Bermejo afirmó que el Gobierno "no acostumbra a tomar decisiones en caliente". www.elpais.es 03.02.08

El Abad de Montserrat se desmarca de la Conferencia Episcopal

En su homilía de la misa dominical, el abad del monasterio benedictino de Montserrat, Josep Maria Soler, se ha desmarcado de un modo firme e inequívoco del reciente comunicado público dado a conocer la pasada semana por la Conferencia Episcopal Española (CEE). En un tono conciliador y sereno, el abad Soler ha pedido respeto para todas las ideologías y ha hecho una llamada al diálogo, rechazando la confrontación y la imposición.

“Los cristianos sabemos que ningún proyecto contingente de carácter sociológico o político puede pretender la exclusiva de representar el Evangelio”, ha dicho el abad de Montserrat durante su habitual homilía dominical. “En nuestra sociedad plural –ha añadido- los miembros de la Iglesia no pueden tener ningún privilegio”. También ha dicho, en referencia a los católicos, que “hemos de proponer de una manera serena, atrayente y esperanzada, sin imposiciones, la luz que nos viene del Evangelio sobre las personas humanas y la convivencia en sociedad, y lo hemos de hacer a través del diálogo y la misericordia”.

Claro desmarque
Con estas palabras el abad de Montserrat se ha desmarcado no sólo de las posiciones radicales expuestas en el comunicado de la CEE, que la pasada semana fue aprobado con los votos favorables de 17 de los 19 obispos presentes en la reunión de su Comisión Permanente, sino también de las posiciones algo más moderadas de los obispos catalanes, expresadas también la pasada semana en Vic, con motivo de la reunión de la Conferencia Episcopal Tarraconense. A destacar, no obstante, que el secretario de los obispos catalanes y obispo de La Seu d’Urgell, Joan-Enric Vives, ha insistido en señalar que “no es verdad que la CEE pida el voto para el PP”.

Todos menos el PP
Durante estos últimos días todos los partidos catalanes, con la única excepción del PP, han reclamado a los obispos catalanes que tomasen distancias con el comunicado de la CEE. Incluso el candidato de CiU, Josep-Antoni Duran Lleida, líder de la democristiana UDC, ha intentado encontrar diferencias entre las posiciones del episcopado catalán y la CEE.
www.elplural.com 03.02.08

La cúpula del PSOE amenaza con una "relación diferente" con los obispos

Se plantea un cambio gradual de comportamiento, sin afectar a los pactos

La relación entre el Gobierno socialista y la jerarquía eclesiástica no va a ser igual tras la nota de orientación electoral aprobada por la Conferencia Episcopal del jueves. Los obispos desaconsejaban votar propuestas que coincidían con las del PSOE y criticaban "leyes gravísimas injustas" y negociación política con ETA, asumiendo el postulado del PP contra el Gobierno. Esta nota, sumada a la concentración de final de año donde los obispos criticaron la "legislación antidemocrática" del Ejecutivo, ha hecho que en la cúpula socialista se alzaran ayer los gritos de "basta ya".

La primera, la vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega, que el mismo jueves protestó, en nombre del Gobierno, al presidente de la Conferencia Episcopal, Ricardo Blázquez, por el contenido del documento. En una llamada telefónica, De la Vega reprochó a Blázquez que la jerarquía eclesiástica utilice el terrorismo en el debate partidista y se identifique, por tanto, con la pieza clave de la estrategia de oposición del PP en esta legislatura. Lo mismo remachó anoche en un mitin, en Ourense, el presidente José Luis Rodríguez Zapatero: "Los obispos no tienen derecho a utilizar el terrorismo en campaña, y si no se lo hemos aceptado a Rajoy, tampoco se lo vamos a aceptar a ellos".

Ceremonias y funerales

La cúpula del PSOE dio un paso más al advertir a la Iglesia que su "alianza con el PP condicionará el futuro de las relaciones con el Gobierno", y que dichas relaciones "van a ser diferentes de lo que han sido porque así lo han querido". La dirección socialista se hizo eco de las palabras de su presidente, Manuel Chaves, que apuntó ayer por la mañana en esa dirección en un foro del diario Cinco Días en Sevilla. Chaves consideró "tremendo" que los obispos "mientan" en su manifiesto electoral.

La ejecutiva del PSOE no se plantea una revisión de los acuerdos financieros con la jerarquía episcopal ni de los pactos con la Santa Sede, según adelantó Chaves. Pero sí pueden cambiar, de modo gradual, los comportamientos del Gobierno hacia los obispos en las atribuciones que el Estado le ha concedido graciosamente, según la dirección del partido en el Gobierno.

Carlos García Andoin, coordinador federal de Cristianos Socialistas del PSOE, precisó que el Gobierno podrá cuestionar el papel protagonista de la Iglesia en ceremonias y funerales de Estado. El cardenal Rouco Varela presidió los funerales por las víctimas del 11-M y tanto él como otros jerarcas de la Iglesia han protagonizado otras ceremonias de Estado, como funerales por militares y policías, muertos en actos de servicio.

Además de eliminar esta competencia graciosa del Estado hacia la Iglesia, el Gobierno puede aumentar el pluralismo religioso con subvenciones a otras religiones minoritarias, pero legítimas.

García Andoin detecta un malestar creciente entre el electorado socialista católico por la actitud de los obispos. Según el CIS, el 78,7% de los votantes socialistas se declara católico, y un 33%, practicante. Sólo un 14,6% se declara no creyente, y un 10,7% opina que no debe estudiarse ninguna religión. "Es por respeto a los numerosos católicos españoles, que también son Iglesia, por lo que no nos planteamos la revisión de los acuerdos", explican fuentes socialistas.

Ayer hubo numerosos pronunciamientos de dirigentes socialistas contra la jerarquía. Lo que más indignó fue su "hipocresía" en relación con el diálogo o negociación con organizaciones terroristas para lograr su final. No sólo la Iglesia vasca lo ha practicado. También una comunidad católica, como la de San Egidio, así como la jerarquía eclesiástica en países latinoamericanos, como Colombia ahora.

El dirigente socialista vasco Ramón Jáuregui pidió a la Iglesia vasca un pronunciamiento. "Es positivo que la Iglesia condene la violencia. Lo que es insólito y rechazable es que se injiera en la estrategia para terminar con ella", señala. Según Fernández de la Vega, es consecuencia de las "coincidencias" del PP y la Conferencia Episcopal.

El ex vicepresidente del Gobierno Alfonso Guerra fue aún más lejos: "Nos están apretando tanto que nos están llevando a la denuncia de los acuerdos con la Santa Sede".

Careta y privilegios

- Chaves: "Se han quitado la careta, están en su derecho de hacerlo, pero los demás también a responder (...) La mayoría de los creyentes no están de acuerdo con la actitud descarada de los obispos".

- Llamazares:: "Los obispos añoran el nacional-catolicismo (...) Hay que acabar con los privilegios financieros de la Conferencia Episcopal".www.elpais.es 02.02.08

Los prelados matizan que se puede hablar con ETA pero no "negociar"

Martínez Camino sostiene que la 'nota' no juzga si lo ha hecho el Gobierno actual

Ni intenciones electorales, ni críticas al PSOE y al Gobierno por la política antiterrorista, ni nada que no hayan dicho en circunstancias parecidas. Con esta idea se defendieron ayer varios obispos de los reproches que les ha acarreado la nota de la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal (CEE) ante las elecciones de marzo. La principal queja la expresó el secretario general y portavoz de la CEE, el jesuita Juan Antonio Martínez Camino, obispo auxiliar de Madrid y autor del borrador de la polémica nota. Dijo, en declaraciones a Tele 5, dolido sobre todo porque el PSOE les haya acusado de no aceptar la Constitución: "La Iglesia en España ha reiterado su aceptación amplia del sistema de Gobierno y de convivencia y en su nota de ayer [por el jueves] los obispos lo vuelven a reiterar".

A los socialistas les dolió sobre todo que los obispos les acusen de haber "negociado políticamente con terroristas", y Martínez Camino calificó de "injusta" y "grave" esa reacción porque, afirmó, "los obispos no han dicho que no se pueda hablar con ETA". "El punto fundamental de la nota del PSOE parte de una falsificación que induce a la confusión", explicó. E insistió en que lo dicho por la Conferencia Episcopal es que "no se puede negociar políticamente con ETA".

Puntualizó: "En ningún momento dicen los obispos que no se pueda hablar con terroristas para ver las condiciones para su desaparición, sino que los terroristas no pueden ser interlocutores políticos porque sería dar carta de legitimidad al crimen organizado. [La nota] no dice que esto haya ocurrido ni juzga si éste u otro Gobierno lo ha hecho. Se trata simplemente de un criterio y que cada uno se aplique el cuento". También dijo que pese a que "algún obispo haya podido hablar con ETA, no es un representante del poder político para negociar políticamente".

También sostuvo que "no es novedad" que los prelados hablen de la moral del terrorismo y que el tema "no es una noticia inventada ayer para la precampaña política". "Todo lo que se dice en la nota está tomado literalmente de la Instrucción Pastoral Orientaciones morales ante la situación actual de España, de noviembre de 2006", recordó.

Sobre la acusación de que, aconsejando no votar a partidos que ignoren determinadas doctrinas cristianas, los obispos están pidiendo en realidad el voto para el PP, el portavoz de la CEE replicó que no se cita en la nota a ningún partido, ni directa ni indirectamente. "La nota dice que los católicos pueden militar en un partido o en otro, pero a la hora de apoyar un partido deben hacer un juicio tranquilo, ponderado, no dejándose llevar de la impresión inmediata del último tema que está en la prensa", precisó.

Martínez Camino también se pronunció sobre las relaciones de la jerarquía católica con el Gobierno. Dijo que los prelados tienen "voluntad de entendimiento amplio, sosegado y amistoso", pero que "la Iglesia libremente no se va a callar, va a seguir proponiendo el Evangelio, porque el hecho de que se haya tachado los nombres de padre y madre en el Código Civil es un atentado contra los derechos fundamentales de todos los esposos y esposas".

Texto aprobado por los obispos

"El terrorismo es una práctica intrínsecamente perversa, del todo incompatible con una visión moral de la vida justa y razonable. No sólo vulnera gravemente el derecho a la vida y a la libertad, sino que es muestra de la más dura intolerancia y totalitarismo. Una sociedad que quiera ser libre y justa no puede reconocer explícita ni implícitamente a una organización terrorista como representante político de ningún sector de la población, ni puede tenerla como interlocutor político".www.elpais.es 02.02.08

Zapatero: "La actitud de la Iglesia va a abrir un debate en España"

El presidente del Gobierno asegura en Vigo que "ETA se sabe terminada"

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, cree que una reacción que contemple la ruptura de los acuerdos con la Iglesia por la actitud de la jerarquía católica constituiría "un error". Sin embargo, el jefe del Ejecutivo está seguro de que la actitud de la cúpula episcopal va a abrir un debate social en España. "Una revisión" de los acuerdos con la Iglesia "no puede ser ahora fruto de una reacción", insistió el presidente del Gobierno.

Rodríguez Zapatero acudió anoche a una cena de PRISA en Vigo. La cúpula directiva del grupo que edita EL PAÍS estaba reunida con su presidente, Ignacio Polanco, y su consejero delegado, Juan Luis Cebrián, en la sede de Caixanova, cuyo presidente, Julio Fernández Gayoso, había invitado a los directivos del grupo que celebraban en esta ciudad su reunión anual.

En una conversación que sostuvo con los periodistas presentes tras la cena, el presidente del Gobierno aludió a los más diversos asuntos. Zapatero se refirió al proceso de paz que vivió este país hasta el penúltimo día de 2006. "ETA no tiene ningún plan", dijo. "ETA se sabe terminada. El único escenario que hay que contemplar es que la banda terrorista decida dejar las armas. Será una decisión unilateral, no cabe otra cosa", afirmó el presidente. Se mostró cauto Rodríguez Zapatero con respecto a los pronósticos electorales. "Vamos a ganar si hacemos bien la campaña, una campaña vital, con energía, que permita reencontrarnos con los sueños de la sociedad", señaló.

El presidente del Gobierno, que por la tarde había participado en un acto de precampaña en Ourense, dice vivir las críticas que recibe, por lo que hace y por lo que no hace, "como un demócrata", y como una consecuencia más de lo que representa el ejercicio democrático. Considera que en el ámbito político y democrático "hay trincheras muy profundas", y eso no es bueno. "No podemos establecer trincheras. Sobrellevo las críticas. Ni me callo ni me enfado". La pregunta incluía su reacción personal ante los insultos recibidos, hasta ahora mismo, por su actitud en el proceso de paz para derrotar a ETA.

Le preguntaron los periodistas por los próximos debates electorales y sobre dónde éstos debieran producirse. El presidente cree, como su partido, que lo democrático es abrir los debates para todas las televisiones.

Zapatero concluyó su intervención rindiendo un homenaje a Jesús Polanco, presidente del Grupo PRISA, que falleció el pasado 21 de julio. "Ayudó, con su dignidad y con su trabajo, al desarrollo de este país", manifestó. www.elpais.es 02.02.08

El Gobierno del PP, en 1999: "No venimos a la derrota de ETA"

Una delegación de tres personas en representación del Gobierno español, que presidía José María Aznar, se reunió con la cúpula de ETA el 19 de mayo de 1999 en un hotel de Vellvey (Suiza). En la mesa estaban sentados, por parte del Gobierno, Ricardo Martí Fluxà, secretario de Estado de Seguridad; Pedro Arriola, asesor de Aznar, y Francisco Javier Zarzalejos, secretario general de Presidencia. Por parte de ETA, Mikel Antza y Belén González Peñalba (ambos actualmente en prisión). Como testigo estuvo el obispo de San Sebastián, Juan María Uriarte. González Peñalba hizo un acta de la reunión, que el diario Gara publicó un año después.

Éstos son algunos pasajes del diálogo que hoy el PP asegura que no era una negociación, y menos política:

Antza: "ETA renueva su alto el fuego condicionado a la aceptación por parte del Estado del derecho de autodeterminación de Euskal Herria".

Zarzalejos: "Existe un nuevo escenario [la tregua] que se nos impone al Gobierno y a todos los actores".

Arriola: "Las conversaciones de Argel fueron una catástrofe. Mientras esté este presidente [Aznar] sabemos que ninguna conversación será una trampa".

Antza: "Dicen que la prensa no la pueden controlar, ¿y el Cesid [actual CNI]?".

Martí Fluxà: "Eso, más".

Zarzalejos: "No venimos a convencerles de que dejen de ser una organización armada. Es una decisión suya. No venimos a ver si ustedes van a mantener la tregua. Es ETA la que decide".

Arriola: "La posibilidad de negociar con una organización armada es ilegal .] La Constitución española no es inamovible; tampoco, creo, los estatutos. Existen vías de cambio".

Antza: "No nos interesa".

Zarzalejos: "Hemos hecho un esfuerzo para asumir la lógica del otro, y dentro de esa lógica no pensamos que ETA se va a rendir. Hemos hecho un esfuerzo de acercamiento... No venimos a la derrota de ETA".

Antza: "Queremos saber si en el Gobierno existe un nivel de reflexión sobre el conflicto existente y su superación".

Arriola: "Si Aznar no admitiera la existencia de un conflicto que es evidente, no estaríamos aquí [...] Es claro lo que ustedes quieren. Por otro lado está la Constitución. Hay que crear una nueva dinámica y que decidan los ciudadanos. Si la mayoría del Parlamento español lo decide, si la mayoría de los ciudadanos lo decide, entonces OK". www.elpais.es 02.02.08

Los obispos piden el voto para "el bien mayor" con duras críticas al Gobierno Zapatero

La Conferencia Episcopal emite una nota orientando el voto, en la que ataca la negociación con grupos terroristas, el matrimonio gay o la asignatura de 'educación a la ciudadanía'.

El portavoz de la Conferencia Episcopal, Juan Antonio Martínez Camino, no ha querido hoy cerrar el silogismo del voto católico ante las elecciones del próximo 9 de marzo, pero ha expuesto contundentes razonamientos lógicos para deducir que la aversión episcopal hacia el actual Gobierno y contra el PSOE no tiene remedio. "En España, en estos momentos, hay varias leyes que son gravisimamente injustas y deben ser cambiadas porque lesionan derechos fundamentales", ha dicho el portavoz. Además, ha subrayado que las palabras del cardenal arzobispo de Valencia, Agustín García Gasco, el pasado día 30 de diciembre en la masiva concentración de las familias católicas en Madrid, reflejan "lo que opina la asamblea plenaria" de los obispos. Incluso ha ido más lejos. El cardenal García-Gasco dijo en la plaza de Colón que las leyes inicuas y la cultura del laicismo radical conducen a la "disolución de la democracia". Martínez Camino ha añadido hoy que esas leyes, por alejarse de la "recta razón" y de la dimensión moral de la sociedad, "degeneran sin remedio en dictadura, discriminación y desorden", y conducen a una sociedad "desvertebrada, literalmente desorientada, fácil víctima de la manipulación, de la corrupción y del autoritarismo".

¿Qué partidos políticos merecen las complacencias episcopales? Martínez Camino no ha citado a ninguno hoy, pese a la insistencia de los periodistas, pero ha dejado claras las premisas. Incluso ha ironizado sobre el mal menor y el mal mayor, cuando se le ha puesto sobre la mesa las siglas del PP y del PSOE. Ha dicho: "¿El voto por el mal menor? Pues sí. O el voto por el bien mayor, que es la otra cara de la misma moneda. Del voto moral y responsable depende la democracia. No hay democracia sin moral".

Los católicos, ha reiterado, "y todos los que deseen escuchar" a los obispos deben acudir a votar a partidos y programas "compatibles con la fe y las exigencias de la vida cristiana". Textualmente, la llamada Nota de la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal Española ante las elecciones generales de 2008, emitida hoy después de más de cuatro horas de debate, afirma que los votantes "para actuar responsablemente" deben tener en cuenta "el aprecio que cada partido, cada programa y cada dirigente otorga a la dimensión moral de la vida" porque, se añade, "la aconfesionalidad del Estado no se debe confundir con la desvinculación moral".

Entre las "consideraciones" de la Nota episcopal para "el ejercicio responsable del voto" los prelados destacan la "defensa de la vida humana en todas sus etapas, desde la concepción hasta la muerte natural, y la promoción de la familia fundada en el matrimonio entre un hombre y una mujer. Asimismo, critican "las dificultades para incorporar el estudio libre de la religión católica en los currículos de la escuela pública" y a la nueva asignatura de Educación para la Ciudadanía que "lesiona el derecho de los padres a formar a sus hijos de acuerdo a sus convicciones religiosas y morales".

También hacen los prelados una apelación electoral a cuenta de la política antiterrorista, claramente crítica con el Gobierno actual. Dicen: "Una sociedad que quiera ser libre y justa no puede reconocer explícita ni implícitamente a una organización terrorista como representante político de ningún sector de la población, ni puede tenerla como interlocutor político".

En la nota, los obispos también hacen referencia crítica a los nacionalismos, pese a reconocer "la legitimidad de las posiciones nacionalistas, que, sin recurrir a la violencia, por métodos democráticos, pretenden modificar la configuración política de la unidad de España". De inmediato subrayan la necesidad de "tutelar el bien común de una sociedad pluricentenaria" (el subrayado es de la propia nota episcopal) y "superar decididamente las tendencias corporativas y los peligros del separatismo con una actitud honrada de amor al bien de la propia nación y con comportamientos de solidaridad renovada" por parte de todos". Añaden: "Hay que evitar los riesgos de manipulación de la verdad histórica y de la opinión pública en favor de pretensiones particularistas o reivindicaciones ideológicas.

Los obispos han aprobado hoy esta nota electoral en la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal, integrada por 23 prelados, entre ellos los cardenales Antonio María Rouco (Madrid), Antonio Cañizares (Toledo), Lluís Martínez Sistach (Barcelona) y el ya citado García-Gasco (Valencia). No ha acudido el prelado de Sevilla, cardenal Carlos Amigo. El documento fue redactado en origen por la secretaria general del organismo, que ostenta el jesuita Martínez Camino, desde hace quince días obispo auxiliar de Madrid. Tiene 1.095 palabras y ha ocupado casi cinco horas de debate ("entre cuatro y cinco horas", según Camino), mereciendo serios retoques de los reunidos antes de ser votado. Obtuvo 17 votos a favor, uno en contra y un sufragio en blanco. "Unanimidad moral", ha despachado el asunto el portavoz, sin dar detalles.

El portavoz episcopal ha sostenido que la nota ofrece unas 55 orientaciones de voto. Pero las más radicales se refieren a la legislación aprobada por el Gobierno Zapatero en la legislatura que ahora termina. "Es preciso afrontar con determinación y claridad de propósitos", señala citando al Papa Benedicto XVI, "el peligro de opciones políticas y legislativas que contradicen valores fundamentales y principios antropológicos y éticos arraigados en la naturaleza del ser humano, en particular con respecto a la defensa de la vida humana en todas sus etapas, desde la concepción hasta la muerte natural, y a la promoción de la familia fundada en el matrimonio, evitando introducir en el ordenamiento público otras formas de unión que contribuirían a desestabilizarla, oscureciendo su carácter peculiar y su insustituible función social. La legislación debe proteger al matrimonio, empezando por reconocerlo en su ser propio y específico".

También señala que "no es justo tratar de construir artificialmente una sociedad sin referencias religiosas, exclusivamente terrena, sin culto a Dios ni aspiración ninguna a la vida eterna". Apuntan aquí, entre otras cosas, a "las dificultades crecientes para incorporar el estudio libre de la religión católica en los currículos de la escuela pública, así como el programa de la nueva asignatura, de carácter obligatorio, denominada Educación para la Ciudadanía, que lesiona el derecho de los padres -y de la escuela en colaboración con ellos- a formar a sus hijos de acuerdo con sus convicciones religiosas y morales".

En la conferencia de prensa, el obispo portavoz ha llegado a decir que las palabras esposo y esposa, o marido y mujer son "poesía" para el Gobierno socialista porque las ha suprimido el Código Civil al legislar sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo. También sostuvo que el derecho fundamental de los padres a educar a sus hijos en los criterios morales de cada cual han saltado por los aires con la reforma educativa socialista. Cuando un periodista le ha hecho notar que cada padre puede llevar a sus hijos a catequesis en las parroquias para recibir la educación moral católica, el portavoz ha replicado con celeridad: "Por supuesto que pueden. A catequesis y el fin de semana a la sierra. Pero aquí estamos hablando de leyes que lesionan derechos fundamentales de los padres".

Ninguna mención a la negociación con ETA en 2004

Hace cuatro años, en vísperas de las elecciones de 2004, la Conferencia Episcopal Española emitió un documento similar al hoy hecho público para orientar el voto. En aquella nota, Votar es un derecho y un deber, los obispos subrayaban en primer lugar la obligación ciudadana de acudir a las urnas, cosa que no hacen ahora. Los prelados pedían entonces que no se apoyara a formaciones partidarias del matrimonio homosexual, la eutanasia o de ampliar el derecho al aborto. El documento incluía una mención al terrorismo, para rechazarlo incondicionalmente, pero no se hacía ninguna mención a una hipotética negociación con ETA.

Una referencia casi textual de la mención hecha hoy sobre este tema puede encontrarse en cambio en una instrucción pastoral titulada Orientaciones morales ante la situación actual de España que la CEE difundió en noviembre de 2006. En aquella ocasión, los obispos admitían la indulgencia para los etarras que abandonaran la lucha armada pero afirmaban que: "Una sociedad que quiera ser libre y justa no puede reconocer explícita ni implícitamente a una organización terrorista como representante político legítimo de ningún sector de la población, ni puede tenerla como interlocutor político".

www.elpais.es 31.01.08

¿Malos tratos? En otros tiempos había más paciencia y espíritu de sacrificio

El obispo de la diócesis Orihuela-Alicante, Rafael Palmero, vincula la lacra de los malos tratos a que "ahora vivimos en un mundo más alterado y perdemos con facilidad la paciencia". En declaraciones a Levante-EMV cuando se cumple su segundo aniversario al frente de la diócesis, los veinte años de su ordenación episcopal y en medio de un periodo de especial controversia en la Iglesia, afirma acerca de los malos tratos que, "como aspiración y deseo, no sólo sería de desear que eso no sucediera, sino que tenemos que trabajar todos para que nada de esto ocurra. La violencia siempre es condenable. En otras épocas, quizá ha habido mayor paciencia, tolerancia y espíritu de sacrificio y algunos problemillas iniciales se solucionaban con el diálogo y la comprensión mutua". Asimismo, sobre esta cuestión dice que "para los cristianos, el matrimonio es sacramento, y, verlo así, nos ayuda a reconocer que, además de los valores humanos, que pueden facilitar la convivencia y evitar la violencia, contamos con la ayuda de la gracia de Dios que nos da fuerza para respetar y amar a los demás empezando por la propia familia".

El obispo de Orihuela-Alicante, por otra parte, se declara convencido de que la homosexualidad es una enfermedad: "La biología dice que normalmente es una enfermedad, lo que pasa es que en algún caso puede haber una situación concreta que tenga otra explicación y tal, pero normalmente nadie quiere ser homosexual". Asimismo, Rafael Palmero se pronuncia en contra del matrimonio entre personas del mismo sexo que está contemplado por la ley: "Uno nace en una familia de un hombre y una mujer. En el orden humano se pide eso. Uno busca en el diccionario qué es un matrimonio y dice que es la unión estable y duradera de un hombre y una mujer. Si nos colocamos dentro de la Iglesia elevamos la familia a la categoría de sacramento: la familia cristiana nace de la recepción de un sacramento por parte de un hombre y de una mujer. A partir de ahí viene la familia y lo que vaya por otro camino no es fruto de un sacramento. La institución familiar que nace de la unión sacramental está en vías de crecimiento. Lo que sea parafamiliar, parasacramental, paraunional... es una cosa que no se define con el concepto de lo otro", afirma.

Con el obispo de Tenerife

Preguntado sobre las declaraciones realizadas por el obispo de Tenerife sobre la pederastia, en las que éste sostiene que hay niños que van provocando, Rafael Palmero dice no haber escuchado la polémica grabación: "Yo no la escuché. Él me ha dicho que le habían interpretado mal. Yo me quedo con eso".
El obispo de Orihuela-Alicante también se refirió al aborto y al debate actual sobre esta cuestión: "Mi postura es que nunca la vida de una persona puede depender del comportamiento de otras porque nadie es dueño de nadie. La Iglesia defiende que la vida es sagrada y hay que defenderla siempre". Sobre las mujeres que abortan porque no tienen otra salida afirma que "hay muchos casos y que cada mujer abortará por unas razones distintas, alguna porque esté convencida de que puede o debe, otras porque se lo dicen, por amenazas... A veces afirman: "es que va a haber una malformación", pero yo conozco quien ha dicho "sea lo que Dios quiera", y luego ese niño ha nacido y se ha desarrollado. Si esa mamá accede, ¿se queda tranquila? Dicen todas, o la mayor parte de las que han abortado, que les queda luego una actitud pesarosa que no se borra".

Contra el divorcio exprés

También se muestra muy crítico con el divorcio exprés, ya que está convencido de que incita a la separación a muchas parejas. Así, opina que "esta ley ha facilitado el divorcio de una forma tan fácilmente lograble que se resuelven las cosas de la noche a la mañana, cuando son cuestiones más serias que hay que estudiarlas con seriedad. En vez ayudar a que se resuelvan los problemas de la familia, se facilita que se disuelva cuanto antes".

Sobre el modelo educativo del Gobierno, Palmero critica la asignatura Educación para la Ciudadanía, que ve inaceptable porque "los padres tienen el derecho a educar a sus hijos y hay que respetarlo. Nadie puede asumir ese derecho y quitárselo a ellos. Esa asignatura pretende educar a los hijos cuando son los padres los que deben hacerlo. Se invoca que en otros lugares de Europa existe esta materia pero el contenido no es el mismo que aquí. Hay razones poderosas para que no se admita".

El obispo no cree, por otro lado, que en los centros concertados haya un veto a los inmigrantes. "Esa afirmación hay que retirarla porque no se veta sino que se está admitiendo y se tiene buena mayoría de inmigrantes. A lo mejor van más a la pública porque la prefieren, no se les cobra nada al ser una enseñanza costeada por todos, por mí también. En otros lugares hay un bono escolar y se puede elegir. Sería lo deseable", afirma.

www.levante-emv.com 27.01.08

El Obispado de Ávila gana 19 millones al vender unos terrenos que recalificó el gobierno local del PP

El Ayuntamiento de Ávila ha propiciado un pelotazo urbanístico de la Iglesia. El Obispado de esta ciudad ha ganado 19 millones de euros al vender unos terrenos rústicos que habían sido recalificados previamente por el gobierno local del PP. La Iglesia ha tapado con este dinero el enorme agujero económico de la Universidad Católica promovida en su día por el Arzobispo Antonio Cañizares y por el entonces alcalde de Avila, Ángel Acebes.

El Obispado de Ávila disponía desde el año 1969 de una inmensa parcela, de más de un millón de metros cuadrados de suelo rústico que puso en manos de la Iglesia su propietaria, la Marquesa de Muñoz, a través de una fundación religiosa que lleva su nombre. Unos terrenos cuyo valor se disparó cuando el Ayuntamiento de Ávila los recalificó para uso industrial en el año 2005.

De esa parcela, el obispado de Ávila vendió casi un millón de metros cuadrados el pasado mes de mayo a la empresa Iniciativas Empresariales Habit S.A. que pagó por ellos 19 millones de euros, según la documentación a la que ha tenido acceso la Cadena SER. El Ayuntamiento de Ávila justificó la recalificación en que la ciudad necesitaba más suelo industrial cuando lo cierto es que el actual polígono de Ávila apenas se ha desarrollado en un 60%. Además con esta recalificación el Ayuntamiento no consiguió ni un solo metro cuadrado industrial público puesto que todos los terrenos siguieron en manos privadas, fundamentalmente de la Iglesia.

El fiasco de la universidad que impulsó Acebes

Con los 19 millones de euros conseguidos en la venta, el Obispado ha saldado la deuda que arrastraba Universidad Católica estimada por sus propios gestores en aproximadamente 1.000 o 1.200 millones de pesetas.La Universidad Católica acumulaba esta deuda desde su creación en el año 1996, una iniciativa liderada por el entonces obispo de Ávila, Antonio Cañizares, y promovida, entre otros, por Ángel Acebes, entonces alcalde de Ávila, y Sebastián González, ahora número tres del Partido Popular y entonces presidente de la Diputación Provincial de Ávila.

www.cadenaser.com 21.01.08

Los terrenos cedidos al Obispado de Ávila eran para financiar misas

El Obispado de Ávila ganó 19 millones de euros al vender unos terrenos rústicos que el Ayuntamiento había recalificado como industriales. Pues bien, según ha podido saber la Cadena SER, la venta vulnera la voluntad de la Marquesa de Muñoz, que fue la que donó los terrenos a la Iglesia para financiar, entre otros fines, tres misas diarias perpetuas en una parroquia de la ciudad. La Marquesa cedió los terrenos para ser arrendados, nunca vendidos, pero el Obispado desobedeció y utilizó el dinero para pagar las deudas de la Universidad Católica de Ávila impulsada por el Obispo Cañizares y el entonces alcalde del PP, Ángel Acebes.

En los estatutos de la Fundación Marquesa de Muñoz, creada en el momento de la donación, se especifica que el dinero que maneje esta entidad provendrá del arrendamiento de los bienes que cede la donante, exclusivamente el arrendamiento, no la venta.

Además los propios estatutos, a los que ha tenido acceso la SER, fijan unos fines a los que se debe dedicar el dinero obtenido, fines concretos y jerárquicos. El primero de ellos es la celebración de tres misas rezadas diarias y perpetuas en la iglesia parroquial de Santiago Apóstol de la ciudad de Ávila. En los propios estatutos se establece que mientras no se cumpla este fin no se puede destinar ningún dinero para los otros, que son un total de seis que incluyen becas para pobres que estudien para sacerdotes, ayudas a vocaciones religiosas, atención a las parroquias pobres de la diócesis y otros, pero en ningún caso se establece que los fondos obtenidos se dediquen a saldar deudas de la Universidad Católica, como se ha hecho, ni a vender los terrenos cedidos por la donante, como también se ha hecho.

La Fundación Marquesa de Muñoz se creó en el año 1969 por deseo expreso de Francisca Muñoz y Frías, Marquesa de Muñoz, en su testamento. En el decreto de erección de la misma se la dota de tres fincas y una casa en la ciudad de Ávila, una de esas parcelas es la que ha vendido el obispado para saldar la deuda de la Universidad Católica. www.cadenaser.com 22.01.08

EL PP RESTA IMPORTANCIA A LA ACUSACIÓN DE ESPECULAR CON SUELO DEL OBISPADO DE ÁVILA 

El presidente del PP de Ávila, Antolín Sanz, se mostró ayer «absolutamente tranquilo» ante las acusaciones vertidas desde la Cadena Ser de especulación urbanística en la ciudad. «Me preocupa y me inquieta que una decisión política como un convenio urbanístico aprobado por el Ayuntamiento en el 2005 salga ahora, en campaña electoral», aseguró Sanz, quien pidió a quien haya detectado ese pelotazo que acuda al juzgado.

El Obispado de Ávila ganó 19 millones de euros con la venta a la empresa Iniciativas Empresarias Habit de unos terrenos rústicos que fueron recalificados por el equipo de Gobierno popular. La Iglesia abulense disponía de una parcela de más de un millón de metros cuadrados desde el año 1969 cuando la Marquesa de Muñoz la puso en manos del Obispado. Al parecer, la venta vulneró su voluntad, ya que ella cedió la parcela para financiar tres misas diarias en una parroquia de la ciudad. Además, donó los terrenos para ser arrendados.

En la actualidad, la finca se ha integrado en el Polígono Industrial de Vicolozano, donde «afortunadamente se ha creado una amplia superficie industrial con multitud de empresas y empleos», añadió el presiente de los populares. En el mismo sentido se manifestó José Ángel Domínguez, presidente de la Cámara de Comercio e Industria de Ávila. «Todo lo que sea promover suelo industrial nos parece bien».

 (www.nortedecastilla.es, 23/01/08)

El cardenal de la crispación

El arzobispo de Valencia, Agustín García-Gasco, recupera en su archidiócesis las formas del nacionalcatolicismo

El arzobispo de Valencia, Agustín García-Gasco, se ha convertido en uno de los más feroces azotes del Gobierno. El presidente del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, lo ha señalado como uno de los responsables del envenenamiento de las relaciones entre la Iglesia católica española y el Gobierno.

  • Una encuesta de la curia constata el alejamiento de los presbíteros

  • En sintonía con el PP trató de que el Papa condenara la política del Gobierno

Su forma de gobernar la archidiócesis de Valencia es "la de un pequeño dictador", según refiere en la revista Alandar el sacerdote Juan Ramón Álvarez. También el obispo auxiliar emérito, Rafael Sanus, laminado por García-Gasco, le atribuye "una cierta mentalidad nacionalcatolicista".

El arzobispo, con 76 años, se encuentra al final de su pontificado. Hace un año tuvo que dimitir por razón de edad, pero el Papa le ha prolongado el mandato. Su circunstancia lo requiere: es una pieza clave para el pulso contra el Gobierno socialista.

García-Gasco nació el 12 de febrero de 1931 en Corral de Almaguer (Toledo), donde vuelve cada año a celebrar una misa en sufragio de sus padres, aunque evita referencias sobre sus orígenes familiares. Personas de su pueblo atribuyen ese silencio a un problema por una herencia. Procede de una familia de agricultores conocida como Los Florillos. Con 13 años dejó el colegio de La Salle e ingresó en el seminario en Madrid, y completó los estudios con diplomaturas en sociología industrial, ciencias empresariales y técnicas de educación a distancia. Ordenado sacerdote en 1956, ejerció en las parroquias Cristo del Amor y Santiago, de Villamanta (Madrid). Entre 1958 y 1970 fue asesor religioso del Ministerio de Educación y la Diputación de Madrid: eran los tiempos de Franco.

En la etapa de la Iglesia protagonizada en Madrid por Vicente Enrique y Tarancón -el cardenal aperturista-, García-Gasco fue nombrado vicario episcopal. En aquel tiempo "cuidaba su imagen de tolerante y hasta progresista", según Álvarez. Un vicario episcopal de aquellos años, que prefiere el anonimato, recuerda que "no encontraba corbatas suficientemente grandes y rojas para sus trajes de sastre para aparentar su aperturismo". Pero, según el propio Álvarez, enseguida se le vio "oficiar como incensador del cardenal Ángel Suquía", quien en 1985 lo consagró obispo auxiliar. En 1988 fue nombrado secretario de la Conferencia Episcopal, cargo desde el que se inició como flagelo de los Gobiernos del PSOE y que le permitió ascender a la sede de Valencia.

El 3 de octubre de 1992 tomó posesión de la archidiócesis. Según Álvarez, una vez en la cumbre ejerció "de monarca absoluto". "No quiere colaboradores sino ejecutores", relata Álvarez.

Su falta de tacto le llevó a enfrentarse con todos los estamentos de la diócesis. Según el sacerdote Emili J. Marín, incluso "personas de obediencia ciega a la autoridad han acabado pleiteando con el señor arzobispo". Una encuesta de 2001 de la propia curia concluía que "el alejamiento es cada vez mayor entre gran parte del presbiterado y el Arzobispado y se va agrandando cada vez más".

El arzobispo inició un armonioso maridaje con el PP. "La cosa de Dios se realiza con la ayuda de las instituciones", dijo. García-Gasco alcanzó pronto una fluida relación con el entonces presidente de la Generalitat, Eduardo Zaplana, a quien organizó actos en plena campaña electoral para atraer el voto católico y de quien recibió cuantiosas ayudas para la Iglesia. Sólo la elaboración de la ley de parejas de hecho, en época del Gobierno del PP, hizo chirriar esta feliz sintonía. El arzobispo la consideró una "utopía marxista" y activó en contra a las asociaciones controladas por el arzobispado. El PP se vio obligado a retrasar la ley y rebajar su contenido.

Las relaciones de García-Gasco con la Generalitat valenciana se intensificaron con la llegada de Francisco Camps a la presidencia -cargo que, a diferencia de sus antecesores, juró sobre la Biblia-. A instancias del arzobispo, Camps impulsó la creación de la Universidad Católica de Valencia, concedió una emisora de televisión autonómica a la Cope -la cadena de radio del episcopado- y multiplicó las ayudas a la Iglesia, hasta alcanzar el 85% del total de las subvenciones e inversiones de la Generalitat destinadas a patrimonio artístico. En contra del criterio de todos los rectores, autorizó una nueva facultad de Medicina para la Universidad Católica, cuyo objetivo es el de "crear médicos para la vida y no para la muerte".

El Ayuntamiento de Valencia, que está tramitando su nombramiento como hijo adoptivo, concedió al Arzobispado la antigua nave de hormigón de la industria química Cross, en la que García-Gasco está construyendo el Santuario de los Mártires Valencianos, en memoria de los 226 beatos valencianos muertos en la Guerra Civil "por el odio a la fe". Asimismo, la Generalitat se involucró en la organización y financiación de la visita del Papa a Valencia con motivo del V Encuentro Mundial de las Familias. Tanto el PP como la Iglesia valenciana tensaron las relaciones entre el Gobierno de España y la Santa Sede con motivo de este acontecimiento. Trataron de que el Papa condenara en Valencia las políticas familiares del Gobierno. Sin embargo, Benedicto XVI mostró una cautela muy diplomática.

Tanto la constitución de la Universidad Católica como la organización del V Encuentro Mundial de las Familias, calificado en sectores cristianos como "triunfalista, antievangélico y dilapidador", han sido utilizados en Roma por García-Gasco y su entorno político para cumplir su sueño de acceder al cardenalato. Camps se mostró exultante porque era un reconocimiento a su trabajo "excepcional".

Ambas iniciativas y una administración calificada por el propio clero como "pésima", han dejado a la iglesia valentina "exhausta". Con la diócesis "paralizada y convertida en un rebaño sin pastor", según el sacerdote Joan Antoni Comes, el panorama es un mosaico de tantas taifas como parroquias. El desentendimiento y falta de iniciativas, la ausencia de planificación, coordinación y hermandad, con un clero "encerrado cada uno en su parroquia", ha conseguido, no obstante, poner de acuerdo a un colectivo tan diverso en una cosa: el rechazo a un pontificado que califican de "nefasto" y por cuyo fin rezan fervorosamente.

Lapidario del prelado

  • "Radio Nacional mantiene en antena programas diabólicos". 15-6-1998-

  •  "EL PAÍS pretende eliminar de la faz de España a la Iglesia católica" 18-6-1998

  •  "La madre que dedica toda su persona al crecimiento de sus hijos es el modelo más perfecto de sociedad". 19-3-1999

  •  "La confusión de nacionalismo y terrorismo procede de la misma ambigüedad de los partidos nacionalistas" 06-6-2002

  • "Una oposición a la guerra [de Irak] que ayudara a la estrategia terrorista sería un error moral y político de trágicas e incalculables consecuencias" 23-3-2003

  •  "El laicismo es intolerante" 17-10-2004

  •  "TVE es el portavoz en sus informativos de grupos que incitan a la violencia contra el Santo Padre" 23-2-2005

  • "El divorcio exprés es un contrato basura: en tres meses a la calle, sin explicaciones" 03-6-2005

  • "La LOE es fruto del revanchismo de nacionalistas y separatistas". 17-11-2005

www.elpais.es 13.01.08

España, frente de batalla contra el laicismo

El apoyo del Papa al acto sobre la familia es parte de su contraofensiva en el sur de Europa

La mañana del domingo 30 de diciembre fue tan soleada en Roma como en Madrid, dos capitales unidas ese día por un mismo espíritu de batalla ideológica, por un puente verbal de viejos argumentos en defensa de la familia tradicional tendido entre la cúpula de la Iglesia católica española y el cuartel general del catolicismo mundial. De un lado, los cardenales Rouco Varela, Cañizares y García-Gasco, lanzando duras críticas contra el Gobierno socialista español. Del otro, el Papa Benedicto XVI con un discurso moderado, que contenía, no obstante, un rechazo total al divorcio, al matrimonio homosexual y a la eutanasia.

  • "Lo inusual ha sido la amplitud del mensaje", dice el portavoz vaticano

  • El arzobispo de Madrid, Rouco, tiene acceso directo a Benedicto XVI

  • En Italia, la Iglesia apoya la 'moratoria' del aborto que propone la derecha

En la plaza de Colón de Madrid se escenificaba así una batalla de la guerra que el Papa se propone librar contra el laicismo galopante de las sociedades modernas. Su determinación no es de ahora. Desde sus años de cardenal y principal consejero de Juan Pablo II, el teólogo alemán Joseph Ratzinger tiene perfectamente identificado al enemigo y está decidido a combatirlo para reconquistar el terreno cedido por la Iglesia en Europa.

El domingo, el Papa defendió ante los fieles congregados en Madrid que la familia "fundada en la unión indisoluble entre un hombre y una mujer, constituye el ámbito privilegiado en el que la vida humana es acogida, desde su inicio, hasta su fin natural". ¿Era su mensaje un mero detalle de cortesía con la cúpula de la Iglesia española tan diligente a la hora de las movilizaciones de masas en defensa de las posiciones vaticanas? Todo apunta a que se trata, por el contrario, de una iniciativa en total sintonía con la Santa Sede, decidida a contraatacar en todos los frentes ideológicos abiertos en uno de sus antiguos feudos.

"Obviamente, las palabras de Su Santidad estaban preparadas desde mucho antes", responde en conversación telefónica el portavoz vaticano, Federico Lombardi. Aun así, reconoce que había algo "un poco diferente" en este mensaje de Benedicto XVI: su "considerable amplitud, mayor de lo habitual".

¿Pretendía el Papa con su alocución aprovechar las gigantescas dimensiones de la audiencia que le proporcionaba, una vez más, la Iglesia española, para lanzar su infatigable alegato en defensa de la familia tradicional? Eso parece. Su resignado análisis de hace años, cuando reconocía abiertamente que la Iglesia católica en el siglo XXI estaba destinada a constituir "un pequeño rebaño", contrasta ahora, convertido desde abril de 2005 en el sucesor de Juan Pablo II, con su afición a los baños de multitudes.

"A título personal, como profesor y estudioso, es una persona tímida y no se encuentra cómodo ante las grandes movilizaciones de masas, pero como pastor de la Iglesia, reconoce su importancia", explica José María de Vera, veterano responsable de comunicación de la Compañía de Jesús, en Roma, y un observador privilegiado de las relaciones Iglesia española-Vaticano. A De Vera, la intervención del Papa en la manifestación por la familia tradicional le pareció "una escenificación perfecta. Seguía una pauta bien concordada, era casi como una película", en la que, naturalmente, el cardenal Rouco llevaba la voz cantante. Sólo él tiene la llave de dos puertas fundamentales: la que le da acceso directo a Benedicto XVI, del que fue alumno, y con el que puede conversar en alemán; y la que le comunica con los grandes movimientos religiosos que, como el Camino Neocatecumenal, liderado por Kiko Argüello, son capaces de reunir casi de un día para otro masas oceánicas de fieles.

La prensa italiana no ha dudado en hablar de un millón de personas al informar de la concentración de la madrileña plaza de Colón. Una cifra exagerada, pero capaz de encandilar a cualquiera. Después de todo, Benedicto XVI sólo ha reunido a 2,8 millones de personas en total, sumando las audiencias y las celebraciones litúrgicas, en todo el año 2007. Animado por este despliegue de poder que le ofreció la Conferencia Episcopal Española, y por algunos signos de cambio que aparecen en el panorama político europeo -como la elección de Nicolas Sarkozy, en Francia-, el Pontífice ha decidido movilizar a sus huestes contra las fuerzas del laicismo.

"El Papa y el secretario de Estado quieren que haya mayor participación de los católicos en la vida pública. Benedicto XVI ha animado a todo el mundo a entrar en la dialéctica de la vida política y de la sociedad. De ahí su llamamiento a los profesionales católicos, farmacéuticos, médicos, políticos, para que se movilicen", reconoce el catedrático de Teología de la Universidad de la Santa Croce, del Opus Dei, Lluís Clavell. Clavell es miembro de la Academia Pontificia de Teología y lleva años en Roma, pero no se aventura a hablar del protagonismo vaticano en el evento.

Otros interlocutores, que prefieren mantenerse en el anonimato, consideran capital el papel del primer ministro vaticano, Tarsizio Bertone. "Un hombre que se ha ido escorando cada vez más a posiciones conservadoras, y que, junto al cardenal vicario de Roma, Camillo Ruini, forma parte del círculo de asesores más íntimo del Pontífice".

Ruini, precisamente, se ha lanzado a una campaña en pro de la revisión de la Ley del Aborto aprobada en Italia hace 30 años. El banderín de enganche se lo ha proporcionado el ex comunista y antiguo colaborador de Silvio Berlusconi Giuliano Ferrara, quien propone una moratoria para el aborto con el apoyo de los llamados laicos devotos, como el intelectual y senador de Forza Italia Marcello Pera.

La contraofensiva vaticana liderada también por el cardenal Bertone parece haber cobrado nuevo brío a raíz de la visita a la Santa Sede, el 21 de diciembre pasado, del presidente francés, Nicolas Sarkozy. Divorciado y todo, Sarkozy ha causado inmejorable impresión en el Vaticano, donde, para sorpresa general, coincidió con Benedicto XVI en defender la importancia de la religión católica en la vida pública y se permitió incluso alentar al clero francés a que intervenga más y con más valentía en los debates sociales y morales.

Toda una inyección de optimismo para la Santa Sede, que aspira ahora a reconquistar siquiera una parte de la influencia perdida en Francia, pero también en Italia y España, los tres feudos católicos del sur de Europa. www.elpais.es   06.01.08

"La precampaña electoral es cosa de ustedes"

Federico Lombardi, portavoz de la Santa Sede y director de Radio Vaticana, responde casi con brusquedad cuando se le pregunta si es consciente del actual momento político, a dos meses de unas elecciones generales, que vive España. ¿Es consciente el Papa de que se ha iniciado ya una precampaña electoral en la que los temas aludidos por los obispos en Madrid serán uno de los caballos de batalla? "Ésos son asuntos de ustedes, los españoles. El Vaticano no tiene nada que decir al respecto". Lombardi resta importancia, incluso, a la conexión televisiva con Madrid, desde la plaza de San Pedro del Vaticano. "Nos hemos limitado a transmitir el Angelus, en directo, como se hace todos los domingos. Lo único especial ha sido la intervención del Papa, transmitida por televisión a los congregados en Madrid, con motivo del día de la familia. Hay veces, sin embargo, que además de la conexión unilateral, como la que se realizó el domingo pasado, en la que se transmite el mensaje del Papa, hay una conexión multilateral, es decir, un enlace de dos direcciones, por el que se transmite la imagen y la palabra del Papa, y el Pontífice recibe la imagen y el sonido del encuentro en el que interviene. Ocurre, por ejemplo, en los encuentros de Rímini [organizados por el movimiento Comunión y Libera-ción]".

Había, pese a todo, otra novedad en la conexión desde la plaza de San Pedro: hasta ahora no se habían realizado transmisiones ad hoc como ésta, durante el Angelus. Lombardi le quita importancia: "Bueno, se realizan estas conexiones otras veces. Lo extraordinario ha sido la longitud del texto leído por el Papa en español, algo ciertamente inusual". www.elpais.es   06.01.08

El PSOE reta al PP a incluir en su programa las derogaciones que reclaman los obispos

La manifestación que organizaron los obispos el domingo pasado en Madrid contra el Gobierno de Zapatero, al que se acusó de llevar a la "disolución de la democracia" con su legislación laica, estuvo concertada con la dirección del PP, según denuncia el PSOE. Por ello, el número dos de los socialistas, José Blanco, retó ayer al PP a introducir en su programa electoral la derogación de las leyes del divorcio, del aborto, del matrimonio entre homosexuales y de igualdad, tal y como los obispos reclamaron en la plaza de Colón.

Mientras tanto, la Ejecutiva Federal del PSOE dejaba claro, a través de un comunicado titulado Las cosas en su sitio, que el Gobierno no cederá a las pretensiones de los obispos. "No daremos ningún paso atrás" en esa legislación que "amplía los derechos de los españoles", advierte el partido del Gobierno. El comunicado, que invoca la soberanía del pueblo, responde directamente a las acusaciones, "de contenido político", vertidas en aquella protesta por "algunos responsables de la jerarquía de la Iglesia Católica", a los que acusa de ser ellos quienes "se apartan de los fundamentos esenciales de la democracia".

Con ello, el PSOE trata de probar que su ofensiva frente a los obispos, anunciada la víspera, va en serio. El propio presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, aprovechó un acto en Almonte (Huelva) para reafirmar que el Gobierno no retrocederá porque "España va a seguir así". Añadió que en la Constitución española "cabe todo el mundo, todo el mundo tiene su sitio, todos tienen derecho a tener derechos, piense como piense, profese una religión o no".

Poco después, el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ratificaba que "el Gobierno está de acuerdo al 100% con el comunicado emitido por el PSOE". Y el presidente de la Junta de Andalucía y del PSOE, Manuel Chaves, que acompañaba a Zapatero, fue igual de rotundo al denunciar que "las familias cristianas españolas no tienen un concepto de familia tan integrista, arcaico y ultraconservador como algunos obispos y cardenales españoles".

En todo caso, el PSOE no ha logrado, hasta el momento, la rectificación que ha pedido a los obispos por acusarle de "disolver la democracia". Los dirigentes socialistas se muestran escépticos sobre la posibilidad de que lo hagan o, incluso, que respondan al contundente comunicado de ayer. Por ello, el PSOE pretende ahora llevar este conflicto iniciado por los obispos al terreno del debate político con el PP, por su vinculación con las posiciones más conservadoras de la jerarquía eclesiástica.

José Blanco dijo ayer que la dirección del PP debe "dejar de esconderse debajo de las faldas de los obispos; tiene que quitarse la careta y abandonar la hipocrecía". Le emplaza a atender en su programa electoral las reivindicaciones de la plaza de Colón.

A la ejecutiva del PSOE no le cabe duda de que la dirección del PP está detrás de la manifestación preelectoral del domingo, aunque sólo acudieron a la cita una parte de sus dirigentes, como el europarlamentario Jaime Mayor y el ex secretario de Estado Jorge Fernández Díaz.

"Los obispos hicieron suyo el discurso del PP, y si Mariano Rajoy y la dirección de este partido en pleno no acudieron a la manifestación, cuando sí lo ha hecho en otras protestas contra el Gobierno organizadas por los obispos en esta legislatura, ha sido porque a dos meses de las elecciones no les conviene para no disgustar a sus electores más moderados", manifestó Blanco.

De la complicidad entre los obispos y el PP dio fe el ex ministro de Defensa, José Bono, que siempre ha exhibido su catolicismo, al denunciar que "algunos dirigentes de la Iglesia no abrieron la boca cuando gobernó el PP y no la han cerrado cuando gobierna el PSOE". Bono dijo que "España es el país de Europa que mejor trata a la Iglesia en el presupuesto, la enseñanza, los ejércitos...".

El silencio de De la Vega

La principal responsable del Gobierno en las relaciones con la Iglesia, la artífice de los acuerdos logrados por el Ejecutivo socialista con la Conferencia Episcopal en materia de financiación, la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, seguía ayer sin pronunciarse públicamente sobre la crisis abierta entre los obispos y el Ejecutivo del que es número dos. A última hora de ayer, fuentes próximas a De la Vega manifestaron que la posición de la vicepresidenta primera es la que formuló en Almonte el presidente José Luis Rodríguez Zapatero y la del comunicado del PSOE. Pero de sus labios no salió ninguna palabra.

El silencio de la vicepresidenta sorprende tanto en la dirección socialista como en el Ejecutivo. "No parece normal que cuando los ministros dan la cara en los temas que les compete, la vicepresidenta no lo haga ante la crisis de unas relaciones que ella ha protagonizado, siendo, además, como es, la portavoz del Gobierno", señalaron fuentes socialistas.

Otras fuentes añadieron, con cierta sorna, que "más que la responsable de las relaciones con la Iglesia, la vicepresidenta parece la responsable de las buenas relaciones con la Iglesia".

La réplica del PSOE a los cardenales

(...) En estos cuatro años, nuevas leyes han avanzado en la extensión de derechos y políticas sociales precisamente en favor de las familias.

Lo han hecho estableciendo medidas para promover la natalidad, para conciliar la vida laboral y familiar, para dignificar a las familias de jubilados con pensiones más bajas, para apoyar a las familias con personas dependientes, para que las familias con menos recursos dispongan de más becas para que sus hijos puedan seguir estudiando...

También en estos cuatro años, nuevas leyes han creado nuevos derechos: para la igualdad efectiva entre mujeres y hombres, para reconocer el derecho a contraer matrimonio a todas las personas, sin discriminación alguna basada en su orientación sexual, y para poder poner fin, en ejercicio de la libertad, a una relación conyugal rota sin tener que sufrir dilaciones injustificadas.

La fortaleza de la democracia consiste en la garantía de la convivencia de opciones ideológicas, morales y religiosas distintas, sin aceptar la imposición de ninguna en particular. En este sentido, en un régimen de libertades, la fe no se legisla. La legitimidad de los valores y de las reglas de la convivencia emana de los principios y procedimientos constitucionales. No hay más legitimidad que la legitimidad constitucional.

Toda confesión religiosa tiene plena autonomía en su orden doctrinal respecto de quienes participan de ella, pero es la sociedad la que tiene, a través de sus representantes, la potestad de ordenar los principios de libertad individual y de convivencia para todos los ciudadanos. Sólo quienes deliberadamente ignoran o no respetan estos principios se apartan de los fundamentos esenciales de la democracia.

Guiados por nuestras convicciones democráticas y por nuestra defensa de la libertad individual, los socialistas, no daremos ningún paso atrás: seguiremos trabajando para que los ciudadanos españoles sean más libres y con más derechos, y para que, al mismo tiempo, nuestra convivencia sea cada vez más respetuosa y tolerante.www.elpais.es 03.01.08

El PP expresa "el máximo respeto" por la protesta de la plaza de Colón

El PP se mostró ayer sorprendido por la reacción del PSOE tras la concentración en defensa de la familia católica celebrada el 30 de diciembre en la plaza de Colón de Madrid. Los populares, que tuvieron una participación muy limitada en este acto organizado por los obispos, no tienen intención de sacar más punta al asunto. Sin embargo, Ignacio Astarloa, responsable de Libertades Públicas del PP, defendió ayer la protesta y atacó al PSOE: "Desde el PP queremos expresar el máximo respeto por el acto convocado por la Iglesia Católica, al que se sumaron miles de personas. Y manifestar el asombro a la reacción desmesurada y radical de los socialistas", sentenció.

"Supongo que ante su incapacidad en el tiempo en el que estamos viviendo para hablar de los problemas que hoy preocupan de verdad a las personas, han decidido cargar contra quien deberían en este momento sencillamente expresar el respeto a los derechos de todos", concluyó Astarloa, hombre de confianza de Ángel Acebes, el secretario general del partido. A pesar de esa defensa cerrada, ni Astarloa ni el propio Acebes acudieron a la concentración, en la que participaron unas 160.000 personas.

Perfil bajo

El PP no se ha opuesto públicamente a que el acto se celebrara. Al contrario, muchos de sus militantes, los mismos que han acudido a otras protestas contra el Gobierno, estaban allí. Sin embargo, el principal partido de la oposición ha querido ofrecer un perfil muy bajo en la concentración. Sólo dirigentes muy vinculados a las posiciones de la Iglesia, como Jaime Mayor o Jorge Fernández Díaz, se dejaron ver en la plaza de Colón.

La explicación oficial de esta reducida presencia del PP se basa en que los organizadores dejaron claro que se convocaba a las familias católicas, y no a los partidos ni a organizaciones sociales, al contrario de lo que ocurrió en otras ocasiones, especialmente en las protestas contra el matrimonio homosexual o la ley de educación del PSOE, las dos grandes protestas organizadas por sectores católicos.

En todo caso, Rajoy, aunque católico practicante, ya ha dejado ver en las últimas semanas que no tiene intención de acudir a manifestaciones como la del 30 de diciembre, que puede animar a sus votantes más fieles pero no le permiten ampliar el espacio electoral necesario para ganar los comicios del próximo 9 de marzo. Rajoy no ha ido a ninguna protesta desde la que protagonizó en marzo del año pasado en la misma plaza de Colón junto a los obispos. www.elpais.es 03.01.08

Rouco pide, Benedicto XVI autoriza y los movimientos aportan las masas

Fueron el cardenal Rouco y su animosa corte de colaboradores en el Arzobispado de Madrid quienes idearon la masiva concentración del domingo. Objetivo oficial: reivindicar a la familia cristiana -suele haber jornadas como esta en muchos otros países-. Motivo real: demostrar la fuerza de la Iglesia de Madrid y lanzar la candidatura del cardenal a la presidencia de la Conferencia Episcopal Española (CEE) en unas elecciones convocadas ya para el próximo tres de marzo.

Rouco presidió la CEE entre 1999 y 2005 (dos mandatos de tres años), pero no pudo repetir un tercero por un voto. Los estatutos le exigían los dos tercios emitidos. Sólo el cardenal Tarancón había logrado esa hazaña. Apeado de la competición, las siguientes votaciones favorecieron al obispo de Bilbao, Ricardo Blázquez, frente al candidato del propio Rouco, Antonio Cañizares (entonces arzobispo de Toledo, hoy cardenal). En marzo próximo, Rouco sólo necesitará la mayoría simple de votos, si Blázquez no obtiene la absoluta antes. No es descartable su regreso al liderazgo episcopal. Se sabe que le gusta.

El apoyo de los 'kikos'

Rouco por sí sólo no hubiera podido llenar de fieles la plaza de Colón. Se fue a Roma, consiguió el beneplácito de Benedicto XVI -y su compromiso de que hablaría a los concentrados por televisión- y convenció a Kiko Argüello para que se implicase en el empeño. Era más de la mitad del éxito.

El carismático fundador del Camino Neocatecumenal, el movimiento más movilizador de todos los que proliferan en las últimas décadas en Roma, debía un favor a Rouco: el encargo de pintar, novísimo Miguel Ángel, los techos de la catedral de la Almudena. Aceptó. Más: movilizó al resto de los nuevos movimientos. Suelen competir, pero esta vez se unieron: focolares, legionarios de Cristo, comunidad de San Egidio, Renovación Carismática...

Rouco se encargó del resto. Convenció a la Conferencia Episcopal, incluso a su presidente Blázquez, muy reacio a asistir a este tipo de manifestaciones (hubo 42 obispos en la plaza de Colón, sobre 74). Convenció al resto de los cardenales en activo, aunque finalmente dos no acudieron (Martínez Sistach, el de Barcelona, dicen que por enfermedad; y el de Sevilla, Carlos Amigo, que mandó un mensaje grabado). Se reunió en secreto con los católicos del PP (el diputado Jorge Fernández, el ex consejero con Gallardón Carlos Mayor Oreja...). Y no le costó conseguir el apoyo del Foro de la Familia, presidido por Benigno Blanco, ex alto cargo en el Gobierno de Aznar y convocante de las manifestaciones contra el matrimonio entre homosexuales. Sólo fracasó ante el nuncio de Roma, el arzobispo portugués Monteiro. Le invitó a unirse, pero no se presentó.

www.elpais.es 03.01.08

El PSOE responderá a la ofensiva de los obispos como parte de la campaña del PP

Blanco les pide que rectifiquen y la ejecutiva les replicará hoy en un comunicado

Las espadas están en alto entre la jerarquía de la Iglesia católica española y el PSOE tras la manifestación que los obispos encabezaron el pasado domingo en Madrid, la última de la cadena de protestas que han organizado en esta legislatura contra el Gobierno. El PSOE anunció ayer que "hará frente a la ofensiva de la jerarquía eclesiástica, que fue el primer acto de la campaña electoral del PP". Así lo manifestó su número dos, José Blanco, ante lo que cree un "ataque de extrema gravedad, inédito desde la Transición, de los obispos a las instituciones democráticas", y les exigió que rectifiquen.

  • El PSOE acusa a los obispos de propalar "falsedades" y de "cinismo"

  • La cúpula del PSOE se considera tratada injustamente por los obispos

Blanco arguyó que "los obispos, si quieren hacer política están en su derecho, pero lo que tienen que hacer es presentarse a las elecciones", y agregó que la actuación de la jerarquía provoca en muchos cristianos, entre ellos él, "ganas de borrarse". El ministro de Justicia, Mariano Fernández-Bermejo, advirtió de que "el nacional-catolicismo ha entrado en campaña electoral de la mano de la jerarquía eclesiástica y de la derecha más reaccionaria".

El pasado domingo, ante 160.000 personas congregadas en la plaza de Colón de Madrid, la jerarquía eclesiástica atacó duramente al Gobierno socialista. El arzobispo de Valencia, Agustín García-Gasco, afirmó que "el laicismo radical puede llevar a la disolución de la democracia". El cardenal de Madrid, Antonio María Rouco, aseguró que "el ordenamiento jurídico ha dado marcha atrás respecto a lo que la Declaración de Derechos Humanos reconocía, que la familia es el núcleo fundamental de la sociedad".

Ante tal intromisión en la política por parte de la jerarquía eclesiástica, en vísperas de la campaña electoral y en sintonía con el sector más conservador del PP, la cúpula socialista decidió tomar cartas en el asunto. La Ejecutiva Federal del PSOE difundirá hoy un comunicado de respuesta, titulado Las cosas como son y que ha sido supervisado por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. La cúpula socialista está convencida de que una buena parte de los católicos discrepa de esta actuación del sector más conservador de la jerarquía eclesiástica, que ha faltado al respeto de la pluralidad política de los creyentes españoles. Un 20% de los votantes socialistas se declara católico; un 50%, de creencias católicas pero no practicante, y un 20%, agnóstico. Son porcentajes similares a los del PP, según fuentes socialistas.

La cúpula del PSOE tiene una sensación de trato injusto por parte de la jerarquía eclesiástica. En esta legislatura, el Gobierno no sólo no ha revisado el Concordato, que mantiene a la Iglesia católica en una situación privilegiada en comparación con la que tiene en otros Estados europeos, sino que ha mejorado su financiación al subir del 0,52% al 0,7% de participación en el IRPF. El Gobierno, también, ha negociado con el episcopado la asignatura de Educación para la Ciudadanía y no ha ampliado la ley del aborto, vigente desde 1985, ni ha puesto en marcha la eutanasia, pese a figurar en el programa del PSOE de 2004.

La cúpula socialista denuncia que en las acusaciones de los obispos se incurre en "falsedades", como atribuirle la ley del divorcio, vigente desde el inicio de la democracia. Y, también, de "cinismo", al no haber exigido los obispos al PP, en los ocho años que gobernó, contrarreformas en materia de divorcio o de aborto y sí hacerlo ahora.

Pero aún hay más. Hace un mes, el secretario de Estado del Vaticano, Tarsicio Bertone, dijo a la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, cuando asistió en Roma al nombramiento de varios cardenales españoles, algunos de los cuales destacaron por su beligerancia el pasado domingo: "No hay contencioso con el Gobierno español". De la Vega, que ha dirigido las negociaciones con la Iglesia, no respondió ayer a las llamadas de EL PAÍS para conocer su opinión sobre la ofensiva episcopal.

El portavoz del PSOE en la Comisión Constitucional del Congreso, Ramón Jáuregui, atribuye la hostilidad episcopal a la lucha por el poder entre los extremistas de Rouco y los moderados de su presidente, Ricardo Blázquez, de cara a la votación para elegir su cúpula el próximo marzo. Con excepción de Blázquez, no acudieron a la manifestación de Madrid ni los obispos catalanes ni los vascos.

Ni el PSOE ni el Ejecutivo se plantean, por ahora, una revisión de su política moderada con la Iglesia durante esta legislatura. Pero la beligerancia "tan exagerada e injusta" que ha mostrado contra el Gobierno va a hacer crecer la opinión de los que se plantean en España, incluidos católicos, la revisión de las relaciones con la Iglesia, señala Jáuregui.

www.elpais.es 02.01.08

Los ataques de los cardenales en la plaza de Colón de Madrid

- Agustín García-Gasco, cardenal de Valencia- "La cultura del laicismo radical es un fraude y un engaño. Sólo conduce a la desesperanza. Por el camino del aborto, el divorcio expréss y las ideologías que pretenden manipular la educación de los jóvenes no se llega a ningún destino digno del hombre y sus derechos. Por ese camino no se respeta la Constitución y nos dirigimos a la disolución de la democracia.- "Los poderes públicos deben proteger y defender la familia, nunca socavar sus fundamentos. El Parlamento Europeo, inspirador de legislaciones sobre la familia, debería tomar buena nota de estas manifestaciones, expresión de la auténtica cultura europea". -

Antonio Cañizares, cardenal primado de Toledo- "La familia es la institución social más valorada, pero está siendo sacudida en sus cimientos por graves amenazas, incluso con legislaciones inicuas e injustas".-

Antonio María Rouco, cardenal de Madrid- "[En España] el ordenamiento jurídico ha dado marcha atrás respecto a lo que la Declaración de Derechos Humanos reconocía: que la familia es el núcleo fundamental de la sociedad y tiene derecho a ser reconocida".- "Con la suerte de la familia está y cae la suerte del hombre mismo y el presente y el futuro en paz de la sociedad y de los pueblos; también el presente y el futuro de España y de Europa."- "Existe un medio ambiente cultural y social, en crecimiento continuo, donde se relativiza radicalmente la idea misma del matrimonio y de la familia y se fomentan desde las edades más tempranas prácticas y estilos de vida en las relaciones entre el varón y la mujer opuestos al valor del amor indisoluble y al respeto incondicional a la vida desde el momento de su concepción hasta la muerte natural".- "La experiencia diaria nos enseña lo que sucede a las personas y a las sociedades cuando no construyen el matrimonio y la familia sobre el fundamento sólido de la institución divina: vidas rotas por la separación irreversible entre los cónyuges, sufrimientos, desorientación y desamparo en los niños y los jóvenes afectados por la ruptura familiar, la plaga del aborto, el envejecimiento imparable de la población...".

www.elpais.es 02.01.08

Por la familia, pero sólo la cristiana

La jerarquía católica arremete contra las leyes de Zapatero ante 160.000 fieles

"A la desesperanza por el camino del aborto y el divorcio exprés". "A la disolución de la democracia". Y en dirección contraria "a la Declaración Universal de los Derechos Humanos". A eso se dirige España por culpa del Gobierno socialista, en opinión de los obispos españoles, que ayer convocaron en el centro de Madrid a decenas de miles de fieles -dos millones según los organizadores, 160.000 según el cálculo de este periódico- para reivindicar "la familia cristiana" y arremeter contra el Ejecutivo, sin citarlo. El papa Benedicto XVI los saludó a todos, en directo, desde el balcón de san Pedro del Vaticano.

  • García-Gasco: "El laicismo radical lleva a la disolución de la democracia"

  • Cañizares: "La familia está siendo sacudida por legislaciones inicuas"

  • Rouco "[La ley] ha dado marcha atrás respecto a los derechos humanos"

  • Redes Cristianas ha criticado el acto y la "visión estrecha" de la jerarquía católica

La política estuvo mucho más presente en la tribuna de oradores -un escenario de 40 metros en la plaza de Colón, presidido por un crucifijo gigante y ocupado por medio centenar de cardenales, obispos y representantes de movimientos católicos- que en el auditorio; a pie de acera, tomada por grupos de padres, hijos y abuelos -como mandaba el espíritu de la convocatoria-, no hubo gritos contra el presidente José Luis Rodríguez Zapatero. Aunque, entre cánticos y oraciones, muchos se declaraban preocupados por los mismos "ataques" a la "institución familiar" que los obispos iban denunciando en sus discursos: la ley de matrimonio homosexual, la de investigación biomédica, la del aborto -que no ha sido aprobada ahora sino en 1985, y que ningún Gobierno ha tocado- y, por encima de todas las anteriores, la del divorcio exprés, la que más rechazo parecía generar.

El más apocalíptico entre los purpurados fue Agustín García-Gasco, cardenal de Valencia, que auguró "la disolución de la democracia" si prosigue "la cultura del laicismo radical": un "fraude" que "no respeta la Constitución" y "conduce a la desesperanza por el camino del aborto, el divorcio exprés y las ideologías que pretenden manipular la educación de los jóvenes", en referencia a la asignatura de Educación para la Ciudadanía.

Antes de él había hablado Ricardo Blázquez, presidente de la Conferencia Episcopal, para subrayar que "el matrimonio y la familia son el centro neurálgico de la humanidad"; pero no cualquier familia sino en concreto la cristiana, que corre el peligro de "difuminarse" ante los nuevos modelos de familia. Éstos no sólo no son el centro de la humanidad sino que están dando lugar a leyes que son "ataques de gran calado", añadió el arzobispo de Toledo, Antonio Cañizares.

"La familia, pese a ser la institución social más valorada, está siendo sacudida en sus cimientos, incluso con legislaciones injustas e inicuas", dijo Cañizares. Y señaló el principal "problema social" en el que debe volcarse la Iglesia católica hoy: "La salvaguarda del matrimonio".

"Hoy la familia se siente acosada: se promueve el aborto y la anticoncepción, las familias se rompen apenas formadas...", clamaba en el estrado Francisco Ayuga, presidente diocesano de Acción Católica. Y en la calle dos mujeres asentían: "Cuando hay crisis en el matrimonio hay que dar oportunidades a la reconciliación, no empujar al divorcio". "Gays siempre hubo, qué le vamos a hacer. Que vivan juntos, pero nada de llamarlos familia", se escuchaba en otro grupo.

Aunque también había padres mucho más preocupados porque "el respeto se está perdiendo en las aulas" que por las leyes de Zapatero: "Eso de las leyes es lo de menos, de verdad. Lo importante es la educación, eso sí crea o rompe vínculos", murmuraba José Antonio rodeado por sus cuatro hijos.

Por fin se produjo la conexión con Roma, apareció Benedicto XVI en una pantalla de 25 metros cuadrados y cientos de padres levantaron en hombros a sus hijos -sepultados hasta entonces entre las rodillas de los adultos- para que lo vieran bien. El Papa animó a los cristianos a trabajar "por la familia y el matrimonio" y dijo que los padres tienen "la obligación" de educar a sus hijos en la fe.

Después de eso se sacó en procesión a la imagen de la Virgen de la Almudena, Kiko Argüello (fundador del Camino Neocatecumenal) cantó desde el estrado con su guitarra y, finalmente, tomó la palabra Antonio María Rouco Varela, cardenal arzobispo de Madrid. "El ordenamiento jurídico ha dado marcha atrás respecto a lo que la Declaración Universal de Derechos Humanos de Naciones Unidas reconocía: que la familia es el núcleo fundamental de la sociedad y tiene derecho a ser protegida". No se protege, según él, porque con "las leyes vigentes" se "relativiza radicalmente la idea del matrimonio" y "se fomentan desde las edades más tempranas prácticas y estilos de vida opuestos al valor del amor indisoluble".

La concentración se disolvió a las tres horas de iniciarse. Y empezaron las críticas: IU lo tachó de "acto de precampaña del PP" (la dirección de ese partido no asistió como tal, aunque sí lo hicieron algunos cargos del PP como el diputado Jorge Fernández Díaz y el ex ministro Jaime Mayor Oreja) y la Federación de Gays y Lesbianas acusó a los obispos de despreciar la convivencia. Desde el seno de la Iglesia, el colectivo de base Redes Cristianas denunció la "visión estrecha" de la jerarquía católica. www.elpais.es 31.12.07.

La divinización del todo

Acostumbrada a contar los años desde la fecha —incierta, desconocida— del nacimiento de su fundador Jesús, la jerarquía del catolicismo cree también haber inventado la familia, el matrimonio, la filosofía, la ciencia, la vida misma. Adán como el principio de todo, y para espantarle la soledad, el generoso añadido de Eva a partir de su costilla. Ayer aludió a esta historieta uno de los oradores, ante la inmensa multitud concentrada en la plaza de Colón.

No hay más familia que la cristiana, sostienen lo obispos. Si cae la familia formada entre un hombre y una mujer unidos en matrimonio eclesiástico, “cae la suerte del hombre mismo”, precisó el cardenal Rouco. Las nuevas legislaciones conducen a la decadencia, el apocalipsis, la destrucción de la Constitución e, incluso, a la disolución de la democracia. Uso palabras exactas entre las muchas pronunciadas ayer. También se escuchó que el hombre es un ser conyugal, más que un ser civil, poniendo por testigo, cómo no, al mismísimo Aristóteles. Se dice esto, por cierto, en una organización que tiene prohibido a sus jefes el casarse y tener hijos, y a la mujer, desempeñar cargos de relevancia.

No es la primera legislatura, desde la muerte del dictador Franco, que los obispos salen a la calle o alzan su voz contra el Gobierno. Pero nunca lo habían hecho con tanto estruendo y frecuencia. La concentración de ayer surge, además, sin motivo nuevo aparente. El Ejecutivo de Rodríguez Zapatero no ha tomado medida alguna —ni anunciado que vaya a hacerlo en el futuro, si gana las elecciones de mazo— que deba preocupar a los prelados. Al contrario, en los últimos meses les mejoró, con sorprendente generosidad, el sistema de financiación de la Iglesia católica mediante los impuestos de todos los españoles, y ha cedido no poco en su idea inicial de impartir en las escuelas públicas y concertadas una llamada educación para la ciudadanía coherente con la Constitución de 1978, es decir, aconfesional, laica, libre de ataduras religiosas de Estado.

¿Qué ha ocurrido, entonces, para que 42 obispos, los inevitables Kikos y todo el entramado del catolicismo europeo más tradicional y movilizador se hayan echado a la calle este final de año? Las heridas del pasado, que tardan en cicatrizar. Los obispos se irritan por la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo; porque se agilizan —y abaratan, se supone— los trámites del divorcio; porque se permite investigar con embriones con fines terapéuticos, y, sobre todo, porque se diga que debería reformarse la ley que despenaliza el aborto y generalizar los métodos anticonceptivos. Es decir, están en contra de que se cumpla con lo que, parafraseando al expresidente Adolfo Suárez, debe hacerse desde un Gobierno legítimo: elevar a la categoría de legal lo que ya es en la calle normal, incluso para millones de católicos.

Los obispos superarán el trauma de estos cambios. Siempre ocurrió. Pero necesitan años. Y no exigirán a un hipotético Gobierno de la derecha que derogue la legislación que tanto les disgusta ahora. No lo hicieron cuando gobernó, durante ocho años, José María Aznar, católico confeso.

Este comportamiento recuerda lo ocurrido cuando el Estado español decidió legalizar el matrimonio civil. Entonces, 41 obispos españoles —ayer hubo 42 en Colón— execraron del Gobierno con brutalidad. Dijeron: “El matrimonio civil no será jamás otra cosa que un inmoral concubinato o un escandaloso incesto”. Fue en 1870. El Gobierno de la época sólo quería que los españoles no católicos tuvieran por fin derecho al modelo napoleónico de matrimonio civil obligatorio, manteniendo la indisolubilidad del eclesiástico. “La ley de la mancebía”, argumentaron los prelados. Ayer se escucharon descalificaciones igual de gruesas, como que con la despenalización del aborto se otorgan “licencias para matar”.

Apenas ha transcurrido siglo y medio y la Iglesia romana mantiene sus tesis: tampoco ahora el Estado puede legislar sobre el matrimonio de parejas del mismo sexo, o sobre la educación cívica de los niños. Sólo la Iglesia, sólo Dios, según el cardenal Rouco. Su idea es que el matrimonio tiene origen divino y es un contrato natural instituido con anterioridad a la sociedad civil. Por tanto, un asunto lejos del alcance del Estado. Y en el caso del matrimonio gay, que el Gobierno tampoco podría legislar porque son “derechos inexistentes”. Como si el matrimonio y la familia fuesen realidades fijas e inmutables. www.elpais.es 31.12.07.

Desconcierto en la izquierda

Los sectores laicos reclaman al Gobierno socialista un cambio drástico en la orientación de las relaciones de España con el Estado de la Santa Sede

Escandalizada ante las declaraciones de los obispos, irritada por las manifestaciones callejeras promovidas desde la jerarquía eclesiástica y por el ataque sistemático de la radio episcopal, la izquierda laicista no acierta a comprender la postura del Gobierno, singularmente en materia de financiación, y reclama un cambio drástico en el modelo de relaciones con la Iglesia.

  • El modelo italiano ha sustituido a la idea francesa de separación radical

  • La Iglesia católica es una poderosa organización multinacional

  • La cesión del 0,7% del IRPF tampoco parece ser la panacea

  • El salario de los sacerdotes es de unos 12.000 euros brutos anuales

La duda atraviesa las filas del PSOE y del propio Ejecutivo, pero no hasta el punto de desencadenar un cambio de estrategia, ni de modificar los acuerdos con la Santa Sede. El Gobierno socialista y su partido han aceptado la presencia pública de la Iglesia en la sociedad y su nuevo afán es evitar que el resto de las confesiones se sientan discriminadas en una España cada vez más plural en lo religioso. El modelo italiano ha sustituido a la referencia francesa de separación radical Iglesia-Estado, tan apreciada por las izquierdas clásicas españolas.

A pesar de haber sido acogida con cierto alborozo en medios vaticanos, la cesión del 0,7% del IRPF tampoco parece ser la panacea que imaginan los laicistas más críticos.

"Hasta ahora, el Estado cubría la diferencia entre la recaudación por el 0,52% del IRPF y el presupuesto de la Conferencia Episcopal, unos 30 millones de euros anuales, pero a partir de ahora tendrán que financiarse exclusivamente con el 0,7% y hay que tener en cuenta que el número de contribuyentes que marca la equis en la casilla de la Iglesia ha ido disminuyendo", indica un responsable de la Administración. Tampoco se puede ignorar que los sacerdotes españoles son, sin excepción, mileuristas de tramo bajo -su salario anual viene a ser unos 12.000 euros brutos, aunque tienen alojamiento gratis-.

Fundir las subvenciones directas a la Iglesia con las cuantiosas ayudas públicas destinadas a la conservación del rico patrimonio histórico artístico religioso, al mantenimiento de los centros escolares y hospitalarios bajo tutela eclesiástica y a las grandes ONG, como Cáritas, no deja de ser una manera de hacer las cuentas del Gran Capitán. Y aunque la Iglesia católica es una poderosísima organización multinacional (desde el desmembramiento de la Unión Soviética no hay una estructura similar en el mundo), justo es reconocer que, además de confortar las necesidades espirituales de buena parte de la población, cumple una labor social impagable, preferentemente en ámbitos como el de la inmigración o la marginalidad, y puede ser un valioso aliado en el desarrollo de una cultura de integración en las virtudes cívicas.

"Si miramos más allá de Francia, nos encontramos con que también en otros países las confesiones religiosas están presentes en la vida pública", destaca la directora de Asuntos Religiosos, Mercedes Rico. En Alemania, modelo que políticos como Azaña e intelectuales como Ortega estudiaron a fondo en la República, la Iglesia tiene estatus de "corporación de Derecho público" y capacidad recaudatoria, aunque allí los católicos no pueden destinar a su Iglesia una parte de su IRPF, sino que deben que pagar un impuesto específico voluntario para poder disponer de los servicios religiosos.

"La cuestión a debate en la Iglesia alemana es si se debe dar de comulgar o no a los divorciados. Piense ahora en los políticos españoles divorciados que alardean de catolicismo y verá la diferencia a la hora de entender la religión", apunta Rico.

Con un sistema similar al español, los católicos italianos pueden derivar a su Iglesia el 1% del IRPF y los húngaros el 0,9%. En Bélgica, se plantean abrir la participación en el IRPF, no sólo a las religiones, sino también a las asociaciones de ateos espiritualistas, colectivos que han empezado a aflorar también en España.

En Rusia, el Gobierno abona directamente los salarios de los sacerdotes y en el Reino Unido es el Estado el que nombra a los obispos y al alto clero, de acuerdo con una terna propuesta por la jerarquía eclesiástica. Allí, la Iglesia tiene carácter nacional.

"Dentro de la Iglesia siempre ha habido formas distintas de entender las relaciones con el Estado, pero lo que nos preocupa es el corrimiento de fondo actual en el que lo que prima no es la racionalidad y la búsqueda de acuerdos, sino la rienda suelta de la esfera de los sentimientos", indica un sacerdote estrechamente vinculado a la jerarquía eclesiástica. "El derecho que nos asiste a exponer nuestra visión de las leyes no tiene por qué dar lugar a manifestaciones que responden, quizás, a móviles personales de determinados miembros de la Iglesia. Ni en el Gobierno, ni en la Iglesia hay una visión unitaria sobre la actitud a adoptar", subraya.

Entonces, ¿quién manda en la Iglesia?, le pregunto.

-El poder en la Iglesia es poliédrico. Los obispos, aunque sean cardenales, son una voz, el conjunto de la jerarquía es otra, y luego está el Santo Padre.

-¿Qué representan los obispos manifestantes?

-Se representan a sí mismos. Las expresiones de la Conferencia Episcopal sólo son vinculantes para las diócesis cuando se trata de la doctrina de la Iglesia; en el resto de los casos se trata de meras instrucciones.

-¿También Rouco Varela se representa a sí mismo?

-El cardenal de Madrid se representa a sí mismo. La fotografía de los obispos en manifestación no se corresponde con la actitud que ha mantenido la Iglesia.

-¿Y por qué callan los obispos moderados?

-Para evitar enfrentamientos públicos.

-¿Cuál es la posición de la Iglesia sobre la asignatura Educación para la ciudadanía?

-Yo le he oído decir a Ricardo Blázquez que la Conferencia Episcopal no tiene nada contra la Educación para la ciudadanía. Otra cosa es si se le dota a esa asignatura de contenidos que no respetan la moral católica, pero creo que las cosas van por buen camino. Nos preocupa mucho el clima que se ha instalado en la sociedad.

-Le recuerdo que la Conferencia Episcopal es la propietaria de la Cope.

-El asunto se ha debatido y somos muchos los que no alcanzamos a comprender por qué no se hace nada.

Tampoco en el Gobierno entienden la resistencia de la Iglesia a remover a Federico Jiménez Losantos de su púlpito radiofónico. "Cuando Ricardo Blázquez tomó posesión de su cargo, nos dijo que estaba decidido a resolver el problema, pero que necesitaba tiempo. Han pasado tres años y le han seguido renovando el contrato. Los obispos no se atreven con él. Además, tiene un contrato blindado que dificulta las cosas. Él gana mucho dinero, pero les hace ganar mucho más", señala una fuente gubernamental.

Las persistentes protestas diplomáticas ante la Santa Sede -la más reciente, cuando el comentarista de la Cope pidió la abdicación del Rey-, no han logrado otro efecto en la Secretaría de Estado vaticana que el de recabar informes, tanto a la Conferencia Episcopal, como al director de la Cope, Alfonso Coronel de Palma, anterior secretario general de la Asociación Católica de Propagandistas.

Con todo, el embajador de España en el Vaticano, Francisco Vázquez, cree que el conflicto está en vías de solución. "Las relaciones han mejorado últimamente y cabe pensar que en mayo próximo la Conferencia Episcopal no renovará el contrato a Jiménez Losantos. Al Vaticano no le gusta que desde sus medios se ataque a las instituciones de los estados"www.elpais.es 31.12.07.

"Hay adolescentes que desean los abusos, incluso te provocan"

Duras críticas al obispo de Tenerife por una declaración en la que equipara la homosexualidad con la pederastia

Pregunta: “La diferencia entre una relación homosexual y un abuso está clara”.

- Respuesta: “Por supuesto. Pero, ¿por qué el abusador de menores es enfermo?”

- Pregunta: “Para empezar, un abuso es una relación no consentida”.

- Respuesta: “Puede haber menores que sí lo consientan y, de hecho, los hay. Hay adolescentes de 13 años que son menores y están perfectamente de acuerdo y, además, deseándolo. Incluso si te descuidas te provocan. Esto de la sexualidad es algo más complejo de lo que parece”.

El obispo de Tenerife, Bernardo Álvarez, recibió un aluvión de críticas tras comparar la homosexualidad con la pederastia y afirmar que hay menores que desean y provocan los abusos sexuales. En una entrevista publicada por La Opinión de Tenerife, Álvarez asegura que "sólo un 6% de los homosexuales se deben a cuestiones biológicas; no hay que confundir la homosexualidad como necesidad existencial de una persona, con la que es practicada como vicio. La persona practica, como podría practicar el abuso de menores. Lo hace porque le atrae la novedad, una forma de sexualidad distinta".

En ese instante, la periodista del diario Laura Docampo le interrumpe: "La diferencia entre una relación homosexual y un abuso está clara", a lo que el obispo responde: "Por supuesto, pero ¿por qué el abusador de menores es enfermo?". La periodista replica: "Un abuso es una relación no consentida". Y el obispo: "Puede haber menores que sí lo consientan y, de hecho, los hay. Hay adolescentes de 13 años que son menores y están perfectamente de acuerdo y, además, deseándolo. Incluso, si te descuidas, te provocan. Esto de la sexualidad es algo más complejo de lo que parece".

El obispo no atendió ayer las llamadas telefónicas de EL PAÍS. El vicario general del obispado, Antonio Pérez, intentó matizar las declaraciones: "El obispo en sus palabras no pretende justificar ni comprender un fenómeno absolutamente rechazable como es el abuso de menores".

El secretario de Movimientos sociales del PSOE, Pedro Zerolo, calificó estas declaraciones como "impropias e irresponsables" y las vinculó a "una línea integrista", que "debe haber sorprendido a los propios feligreses católicos". Zerolo aseguró que Álvarez "busca notoriedad con una clara intencionalidad política", que vinculó a la cercanía de la manifestación prevista en Madrid el día 30 por la defensa de la familia tradicional. "Si Dios existe, tendría que estar llorando ante estas declaraciones", concluyó el defensor de los derechos de los gays.

La comunidad homosexual en Canarias reaccionó con indignación. Los colectivos Algarabía, Altihay, Gamá y su grupo Diálogo Cristiano y Lánzate emitieron ayer un comunicado conjunto en el que lamentan "el tono y contenido del mensaje", que "representa las posturas más retrógradas de la Iglesia católica y alejadas de los valores de nuestra sociedad". Estos grupos advierten del error de vincular la homosexualidad con una enfermedad, "de la misma forma que en la actualidad nadie en su sano juicio defendería teorías del pasado como la supremacía de la raza blanca, del hombre sobre la mujer o la inconveniencia de los matrimonios interraciales".

Todos argumentos defendidos en otros tiempos por la Iglesia y sobre los que ha sabido modificar su discurso. www.elpais.es 28.12.07

La derecha se sigue movilizando contra el Gobierno en época preelectoral

Rouco Varela no descansa en Navidades. "En un momento crucial en que las familias sufren fuertes amenazas", y en pleno ambiente pre-electoral, el cardenal de Madrid ha convocado una concentración en la madrileña plaza de Colón para el próximo día 30 de diciembre. Una marcha que no es sino una más de las distintas movilizaciones y actos que la derecha tiene organizadas en época preelectoral.

“Os exhorto a participar familiarmente en este momento de gracia, como testimonio de lo que creemos y vivimos en un momento crucial en el que la familia, tanto en España como en Europa, sufre fuertes amenazas”, afirmó Rouco Varela, el encargado de organizar esta macro concentración a favor de la familia.

Asistentes
Aparte de felices matrimonios de jóvenes y ancianos, seminaristas, fieles procedentes de toda España, y numerosas organizaciones católicas, en este acto contra las leyes de progreso aprobadas por el Ejecutivo socialista también participarán todos los cardenales españoles, más de una veintena de obispos, y hasta el mismísimo presidente de la Conferencia Episcopal, Ricardo Blázquez.

Benedicto XVI
El acto comenzará a medio día, intervendrá en directo desde Roma directo Benedicto XVI, y desde el diario ABC ya se atreven a asegurar que al menos acudirán 200.000 personas procedentes de toda España.

La fecha
Pero sin duda, lo más llamativo de esta concentración es la fecha en que se ha decidido programar: En plena precampaña electoral y tras una tensa legislatura en que la Iglesia ha protestado por todas y cada una de las medidas que ha adoptado el Gobierno para modernizar España.

Ejemplos
La ley que agilizaba los trámites del divorcio, la implantación de Educación para la Ciudadanía, o la ley de matrimonios homosexuales han molestado tanto a la curia española, que a lo largo de los últimos cuatro años, los obispos no han dudado en salir a la calle para criticar duramente al Ejecutivo socialista.

Más manis
Pero esta concentración no será la única a la que los fieles más conservadores se verán obligados a acudir en estas Navidades. Tal y como ya informó El Plural, diferentes asociaciones conservadoras, bajo el lema
“Concéntrate por la vida”, planean convocar para el próximo 28 de diciembre diferentes manifestaciones en todas las ciudades españolas contra el aborto.

Y después de Navidades… el Congreso de las víctimas
También con el fin de calentar el ambiente electoral, la universidad católica San Pablo CEU de Madrid organizará a finales del mes de enero, y con el apoyo de la Fundación de Víctimas del Terrorismo – asociación que dirige Mayte Pagazaurtundúa-
el IV Congreso Internacional sobre Víctimas del Terrorismo. Cabe recordar que la edición del año pasado de este Congreso de Víctimas de Terrorismo se acabó convirtiendo en un alegato abierto contra José Luis Rodríguez Zapatero.

Estrategia
Con todos estos actos, la derecha más conservadora y la Iglesia católica intentarán a la par, tal y como han hecho a lo largo de toda la presente legislatura, desgastar al Ejecutivo socialista. Con diferentes excusas, pero con el mismo ímpetu de siempre, determinados sectores sociales están dispuestos a poner toda la carne en el asador para que los ciudadanos no decidan volver a confiar en un Gobierno de progreso que modernice España profundamente.

www.elplural.com 16.12.07

Cañizares vuelve a la carga política: “Educación para la Ciudadanía es totalitaria”

“Educación para la Ciudadanía es educación totalitaria”. Con esta frase finalizó su intervención Modesto Romero, secretario de la Comisión Episcopal de Enseñanza de la Conferencia Episcopal, que participó, sustituyendo y leyendo una intervención escrita por Cañizares, en la jornada “El derecho de los padres a educar a sus hijos”, organizada por la entidad ArbilBcn en la Universidad Abad Oliva, y en la que intervinieron además, entre otros, Manuel Silva, abogado del Estado que ha presentado el recurso de la Universidad Abad Oliva-CEU contra EPC, así como Jorge Fernández Díaz, diputado del Congreso del Partido Popular e integrantes del Foro de la Familia, una de las organizaciones satélites del PP beligerante con la nueva asignatura.

Cabe recordar que en la actualidad Educación para la Ciudadanía se imparte con total normalidad en 7 Comunidades Autónomas: Asturias, Cantabria, Cataluña, Andalucía, Extremadura, Navarra y Aragón. En el próximo curso escolar, esta asignatura impulsada por la Unión Europea también comenzará a impartirse en el resto de Comunidades del Estado español.

EpC vuelve a ser el mal
Si hace unos meses fue el propio cardenal monseñor Antonio Cañizares quien salió a la palestra con unas declaraciones en las que afirmaba que “quien apoya la EpC está apoyando al mal”, ayer se oyeron proclamas similares. Estaba prevista la presencia del primado de España y vicepresidente de la Conferencia Episcopal Española, pero a última hora tuvo que cancelar su visita a Barcelona a causa de una enfermedad. Modesto Romero vino a la capital catalana y leyó la conferencia que Cañizares había preparado.

“Hay que actuar”
En su intervención se escucharon algunas lindezas, como que la alarma que se ha creado en relación a EPC está más que justificada, porque el Estado no puede arrogarse el papel de educador moral. “Hay que actuar. El Gobierno y algunas comunidades se han equivocado cuando han decidido empezar a enseñar la asignatura. Aún estamos a tiempo de impedirlo. EpC no une, sino que divide a los ciudadanos”, explicó Modesto Romero.



 

Más leña contra Zapatero
El diputado Jorge Fernández Díaz se remontó a la Segunda República para explicar el origen de Educación para la Ciudadanía. “El nacimiento de EpC coincide con el 75 aniversario de la Constitución Republicana, y no es casualidad. No tengo duda de que el objetivo de José Luis Rodríguez Zapatero es avanzar en la laicización de la sociedad, y conseguir la descristianización de España. Por eso es fundamental que el sistema educativo sea laico. Por ese motivo se cargaron la LOCE promovida por el PP. EpC entronca con la Institución de Libre Enseñanza, y está destinada a manipular las conciencias de los niños. Y eso no puede ser, porque los hijos son de los padres, y no del Gobierno”, aseguró Jorge Fernández Díaz, que también relacionó EpC con la masonería.

Otros asistentes
El diputado acudió a la Universidad Abad Oliva arropado por su hermano Alberto Fernández Díaz. Entre el público estaba Juan Carlos Girauta, columnista habitual de Libertad Digital y participante en las tertulias de la Cope de Federico Jiménez Losantos, Cristina López Schlichting y César Vidal.

Poca o nula pluralidad
Manuel Silva, abogado del Estado miembro de Unió Democràtica de Catalunya, Pablo Nuevo, profesor de Derecho Constitucional, Fernando Cortázar, del observatorio para la Objeción de Conciencia y miembro del Foro de las Familias, y Jorge Buixadé, del Foro Catalán de la Familia, también tomaron parte en la cita.

Además, el cepillo
Frases como “los contenidos de EpC son perjudiciales para la formación de las personas” o “utilizan las técnicas y las tácticas marxistas para generar la dictadura de los laicos” arrancaron los aplausos de las casi mil personas que llenaron el Aula Magna de la Universidad Abat-Oliva CEU, en la que se instalaron también mesas para recoger declaraciones de objeción de conciencia a la Eduación para la Ciudadanía. Además, en un momento de la conferencia, dos azafatas recaudaron dinero entre el público para sufragar los gastos de la organización del evento.

www.elplural.com 16.12.07

El juez condena al arzobispo de Granada por coacciones e injurias

El prelado deberá pagar 3.750 euros por su presión a un canónigo

Francisco Javier Martínez, arzobispo de Granada, ha sido el primer superior de la Iglesia en sentarse en un banquillo de los acusados y, ahora, el primer condenado. El tribunal le ha declarado culpable de un delito de coacciones y de una falta de injurias. El Juzgado de lo Penal Número 5 de Granada le ha condenado a pagar una multa de 3.750 euros por su trato al canónigo Francisco Javier Martínez Medina a quien el arzobispo, según el juez, obligó "a paralizar a la fuerza" un libro sobre la catedral si quería conservar su puesto. Además, el sacerdote sufrió una suspensión de sueldo que tenía como objeto quebrantar su voluntad y fue denunciado por una falsa apropiación indebida.

El juez atribuye el origen de todas las acciones contra el cura a la vinculación de este último con Cajasur, entidad financiera de Córdoba fundada por la Iglesia católica. El arzobispo de Granada lo fue antes de Córdoba y mantuvo un enfrentamiento con la entidad financiera y, en especial, con el anterior presidente, el sacerdote Miguel Castillejo.

En la sentencia, el juez Miguel Ángel Torres, primer instructor del caso Malaya, expone que Antonio Cañizares, antecesor del arzobispo granadino, había mantenido durante su obispado unas "relaciones excelentes" con Cajasur, en especial con la celebración de una exposición sobre Carlos V de la que fue comisario Javier Martínez Medina, canónigo de la catedral de Granada. El éxito de la muestra provocó que Cajasur y el arzobispado granadino encomendaran a Medina una nueva misión: la publicación de un libro sobre la catedral de Granada.

Francisco Javier Martínez fue nombrado arzobispo de Granada tras su enfrentamiento con Miguel Castillejo, lo que forzó su salida de Córdoba. "Su intención, conforme tomara posesión, fue la de romper toda relación con la entidad financiera, poniendo fin a la colaboración anterior y malogrando todos los proyectos en curso", expone la sentencia. De hecho, antes incluso de tomar posesión, Francisco Javier Martínez llamó por teléfono al canónigo Martínez Medina, la persona más vinculada al anterior arzobispo y a Cajasur, para prohibirle la publicación y la difusión en Granada de la revista de Semana Santa de Cajasur, que iba a homenajear a Antonio Cañizares.

En octubre de 2003, según considera probado la sentencia, el arzobispo destituyó por teléfono al canónigo, que siguió ejerciendo su cargo en espera de un comunicado oficial. A falta de éste, el 25 de diciembre del mismo año, minutos antes de comenzar la misa de Navidad, cuando los dos se encontraban vestidos para oficiarla, el arzobispo le repitió al canónigo que dejara su cargo y que le entregara las llaves del archivo.

Pese a la notificación de la destitución, Martínez Medina siguió trabajando en el libro encargado por Cañizares y por Cajasur. El arzobispo, el 26 de agosto de 2004, le dijo a gritos por teléfono al ex canónigo que él era el único dueño de la catedral y que si no detenía la publicación del libro pagaría sus consecuencias. "Con látigo te enseñaré a obedecerme", le espetó mientras le acusaba de ser un mal sacerdote. "Se trata de valorar si, como es obvio, la aplicación del derecho canónico efectuada por el señor Arzobispo vulnera o no gravemente los derechos constitucionales del querellante y reviste en tal caso entidad delictiva", resume la sentencia.

El ex canónigo denunció entonces al arzobispo y el cabildo de Granada decidió responder con una medida similar contra Martínez Medina por una supuesta apropiación indebida. Un mes después, el Juzgado de Instrucción número 1 de Granada archivó las diligencias. Esta actuación motivó la condena, hecha pública ayer, al arzobispo por una falta de injurias. La sentencia obliga al arzobispo a pagar una multa de 10 euros durante 12 meses por el delito de coacciones y de 10 euros durante 15 días por la falta de injurias.

"Soy frágil como todos los humanos"

"Soy frágil como todos los humanos y, como todos, tengo la necesidad de la misericordia". Con estas palabras, el arzobispo de Granada despidió la última homilía antes de ser juzgado en la que fue su única muestra de debilidad desde que llegó a la ciudad. Quienes le conocen le consideran una persona inflexible, autoritaria y convencida de estar en posesión de la verdad.

Tras la espantada del Obispado de Córdoba por las diversas confrontaciones relacionadas con Cajasur, Francisco Javier Martínez llegó a Granada dispuesto a no pasar desapercibido. Una de sus primeras medidas fue la creación de un instituto teológico que desplazó a la Facultad de Teología, a la que prohibió el acceso de seminaristas. Después, tras las primeras quejas, los seminaristas fueron el objeto de su autoridad: se les prohibió el uso de Internet, se les limitó las horas de televisión y se les condenó a un duro horario de entrada y salida del seminario. Y a partir de ese momento, la polémica ha sido continua, con la expulsión de una religiosa extranjera por ser inmigrante, la denuncia por el libro catedralicio y la denuncia del ex canónigo de la catedral, que llevaría a Martínez a los tribunales, y su condena final.

También llevó a Martínez a las páginas de los periódicos su decisión de trasladar al cura de Albuñol, a petición de unas monjas de la pequeña localidad de la costa granadina. A las religiosas no les gustaba que Gabriel, el cura de los senegaleses, diera catequesis en un polideportivo o que recibiera a inmigrantes sin papeles ni hogar en su propia casa mientras conseguían un trabajo. Albuñol se levantó contra Martínez e incluso se celebró una huelga de hambre, pero finalmente, ante las presiones del arzobispo, desistieron, convencidos de que Gabriel sería el gran perjudicado. En el pueblo han propuesto nombrarlo persona non grata. Además, el pasado mes de noviembre un grupo de 132 sacerdotes firmó un documento en el que mostraban su descontento por la crisis abierta en la facultad de teología, los gastos excesivos de la diócesis y la marginación que han sufrido algunos sacerdote . www.elpais.es 11.12.07

El cardenal Rouco promueve a su sobrino al obispado de Lugo

El sacerdote Alfonso Carrasco Rouco, sobrino del cardenal Antonio María Rouco Varela, es el nuevo obispo de Lugo. Lo anunció ayer la Conferencia Episcopal Española (CEE). El nombramiento es decisión del papa Benedicto XVI, pero nadie duda de que ha sido promovido por el cardenal arzobispo de Madrid, que es miembro de la poderosa Congregación encargada en Roma de elegir a los prelados para todo el orbe católico.

Hacía tiempo que se decía en los ambientes eclesiásticos que Carrasco Rouco, de 51 años de edad, sería obispo muy pronto, pese a su parentesco con el cardenal, 20 años mayor que su sobrino carnal. Frenaba la decisión el riesgo de que la designación fuese tachada de acto de nepotismo, un serio baldón de la Iglesia de Roma en el pasado. El reciente nombramiento del jesuita Juan Antonio Martínez Camino como prelado auxiliar en la archidiócesis de Madrid, obra de Rouco pese a la resistencia de la Compañía de Jesús, desató de nuevo los pronósticos. Con este nombramiento, largamente esperado y aplazado, el cardenal dejó patente de nuevo su gran influencia en Roma.

Pese a todo, el portavoz del Obispado de Lugo, Mario Vázquez, dijo ayer que el cardenal tuvo "muy poco que ver" con el nombramiento de su sobrino. "Ciertamente, en la Congregación para los Obispos está el cardenal Rouco, pero en la última reunión me consta que no estuvo presente. Por tanto, posiblemente influyó muy poco en este nombramiento", dijo.

El nuevo prelado español nació en Villalba (Lugo), en la misma casa que el cardenal Rouco, huérfano desde joven. Teólogo de larga trayectoria pero escaso renombre, Carrasco Rouco estudió filosofía y teología en las universidades de Salamanca, Friburgo (Suiza) y Munich (Alemania), después de su paso por el seminario de Mondoñedo, donde también estudio su tío Antonio María. Fue decano de la Facultad de Teología San Dámaso, en Madrid, donde hasta ahora enseñaba Teología Dogmática.

Es miembro del movimiento Comunión y Liberación y asesora en la CEE a la Comisión Episcopal para la Doctrina de la Fe (ex Santo Oficio de la Inquisición), que en Roma presidió durante décadas el papa Benedicto XVI cuando era sólo el cardenal Joseph Ratzinger.

www.elpais.es 01.12.07

De la Vega tiende la mano a la Iglesia y García-Gasco la rechaza

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, ha tratado de tender un puente entre la Iglesia y el Ejecutivo, destacando la convivencia de las dos instituciones en un ambiente “de respeto y libertad”. Sin embargo, el clero no parece sentir lo mismo. El cardenal y arzobispo de Valencia, Agustín García-Gasco, fue el encargado de distanciarse del gesto de paz protagonizado por De la Vega insinuando que el Gobierno pretende “construir una sociedad sin Dios”.

Las palabras de García-Gascó sorprendieron a los asistentes a una cena en la embajada de España en el Vaticano, tal y como informa El Periódico. El encuentro había sido propiciado por De la Vega, que quería rendir homenaje a los tres nuevos cardenales españoles nombrados por Benedicto XVI: Lluís Martínez Sistach, Urbano Navarrete y el propio García-Gascó. Pero el homenaje se vio enturbiado por las palabras del arzobispo de Valencia, afín a los obispos más ultraconservadores y crítico con el “laicismo radical”.

“Y en todo, caridad”
De la Vega recurrió a una cita de San Agustín para tender la mano a la Iglesia: “en lo fundamental, unidad, en lo dudoso, libertad, y en todo, caridad”. La vicepresidenta primera del Gobierno trató durante su discurso de mostrar un paralelismo entre los objetivos buscados por la Iglesia y el Estado. “Ambas instituciones”, señaló, “buscan la realización de valores como la iguladad, la justicia, la dignidad y la paz”.

La respuesta
García-Gasco no pareció adherirse a este mensaje de paz y a esta búsqueda de rasgos comunes entre Iglesia y Estado. Al contrario, huyó de las similitudes y tras atacar a los que “pretenden construir una sociedad sin Dios” eludió referirse al Gobierno, pese a que De la Vega había solicitado a los cardenales que transmitiesen el saludo del Ejecutivo al Papa. El cardenal de Valencia fue todavía más allá, y afirmó que España “no tiene futuro si la sociedad cierra su corazón a Dios”, propiniendo el Evangelio como “gran baluarte de la dignidad.

Relaciones
García-Gascó ha protagonizado en los últimos tiempos la polémica puesta en marcha de la Facultad de Medicina de la Universidad Católica de Valencia para la que no tenía los permisos correspondientes tal y como ya informó El Plural. También por construir en la capital del Turia un templo dedicado a los mártires del 36. Además es conocido por sus relaciones con clérigos ultraconservadores como Rouco Varela o Antonio Cañizares, quienes también estuvieron presentes durante la cena ofrecida por De la Vega.

www.elplural.com 26.11.07

De la Vega resalta en el Vaticano que sin respeto no hay democracia

La vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, resaltó el sábado en Roma, durante una cena celebrada en la Embajada de España ante la Santa Sede, que sin respeto no hay democracia. Lo hizo en el discurso que pronunció en nombre del Gobierno, al que respondió, en representación de los cardenales, Agustín García-Gasco.

La cena, a la que asistieron los tres nuevos cardenales españoles entronizados el pasado sábado y otros purpurados ya veteranos, resultó muy cordial, "en línea con las actuales buenas relaciones entre España y la Santa Sede", según comentaron en Madrid fuentes diplomáticas.Fernández de la Vega, encargada de suavizar las relaciones con la iglesia católica tras los frecuentes desencuentros que el Gobierno de Rodríguez Zapatero mantiene en España con la cúpula de la Conferencia Episcopal, habló de "respeto" entre las instituciones, porque sin este concepto "no se entienden las democracias". La vicepresidenta regresó a Madrid satisfecha tanto de la cena como de la entrevista que mantuvo durante casi tres cuartos de hora con el secretario de Estado vaticano, Tarcisio Bertone.

Anillo

Los tres nuevos cardenales españoles, Agustín García-Gasco (arzobispo de Valencia), Lluís Martínez Sistach (arzobispo de Barcelona) y Urbano Navarrete (ex rector de la Universidad Pontificia Gregoriana), recibieron ayer el anillo de manos de Benedicto XVI durante una ceremonia celebrada en la basílica de San Pedro. La imposición del anillo estuvo acompañada del ritual en latín: "Recibe este anillo de la mano de Pedro y sepas que con el amor del príncipe de los apóstoles se refuerza tu amor hacia la Iglesia".En su homilía, el Pontífice recordó a los purpurados que debían dar ejemplo y subrayó como misión esencial la de "mantener la paz entre todos los discípulos de Cristo", en referencia a los esfuerzos para aproximar y, en último extremo, reunificar las iglesias católica y ortodoxa. Ése era el tema central del Consistorio recién concluido.

Tras la ceremonia, el Papa invitó a todo el colegio cardenalicio a un almuerzo compuesto de pasta, ternera y postres. Por la tarde, los cardenales volvieron a la Embajada española, donde el Gobierno les ofreció una recepción.

www.elpais.es 25.11.07

Ni condones, ni educación sexual

El observatorio católico de bioética niega la política pública con dinero del Consell

En la portada de la web se lee: "Destacado: Ya está a su disposición el vídeo sobre el aborto retirado por Youtube". Un vendaval de imágenes escabrosas aptas solamente para estómagos militantes. Es la tarjeta de visita del Observatorio de Bioética de la Universidad Católica San Vicente Mártir de Valencia, un think tank ultraconservador de lo más activo, propiedad de la Iglesia y financiado directamente por la Generalitat.

Sus frentes de acción son el aborto, la investigación con embriones para la obtención de células madre, la educación sexual, la objeción de conciencia del personal sanitario y la eutanasia.

Hace una semana, en un congreso celebrado en el Observatorio, Cristina López del Burgo, profesora de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Navarra, descalificó la eficacia de los preservativos en la lucha contra el sida, el método más utilizado a escala mundial para frenar la enfermedad. López del Burgo dijo que las únicas prevenciones reales pasan por la castidad y la monogamia.

Era posible que esa opinión no coincidiera con la línea del observatorio. Su cabeza visible, Justo Aznar, médico retirado y director del Instituto de Ciencias de la Vida de la Universidad Católica (en el que está insertado el observatorio) aclara las cosas: "Indudablemente aquella opinión era de la profesora. El observatorio es un foro de debate ético y no tiene una opinión como tal. Pero es evidente que entre sus componentes es mayoritaria la postura de que los preservativos no son una solución idónea para frenar el sida. Es falsa su identificación con el sexo seguro, porque fallan en un 5% o 10% de los casos. Otra cosa es que para aquellos que quieran tener relaciones promiscuas sí que implique una reducción del riesgo".Entre los fondos de la web del observatorio existen numerosos documentos que critican las clases de educación sexual para menores porque, se sostiene, pueden "estimular a tenerlas".

El Gobierno valenciano aprobó el 21 de marzo un convenio por el que la Consejería de Sanidad subvencionaba con 60.000 euros "el funcionamiento del gasto corriente del observatorio". El entrecomillado está extraído del boletín informativo del propio organismo.

No ha sido la única contribución pública. La Generalitat ha destinado 102.000 euros a dos cursos máster de la Universidad Católica, uno de los cuales, el de bioética, está directamente vinculado al observatorio. El punto 10 del cuarto apartado del programa tiene por título: "Homosexualidad: aspectos médicos y éticos". Y los puntos 12 y 13 rezan: "Análisis de libros de texto sobre educación sexual" y "Educación para la ciudadanía, aspectos éticos y políticos".

El máster, que tiene precio libre al tratarse de una universidad privada, cuesta 3.000 euros. Se dirige "especialmente a personas interesadas en formar parte de un comité de bioética asistencial. Comités que deben existir en cualquier institución sanitaria según el decreto del Consell de la Generalitat 99 / 2004 del Consell de la Generalitat".

El observatorio lo sostiene en primer lugar personal de la Universidad Católica de Valencia, pero entre sus 60 miembros destacan por su número los profesores de la Universidad de Navarra (vinculada al Opus Dei). Y los hay de la Universidad Francisco de Vitoria (vinculada a los Legionarios de Cristo), el CEU y la Universitat de València (sobre todo del departamento de Filosofía del Derecho, Moral y Política). En el organismo están representados también el Foro Español de la Familia, la Pontificia Academia para la Vida, el Instituto Pontificio Juan Pablo II y la Asociación Provida.

La mayor campaña lanzada por el observatorio se dirigió contra la Ley de Investigación Biomédica aprobada en junio por el Parlamento. Y la oposición a las políticas gubernamentales ha sido constante. Justo Aznar rechaza, sin embargo, que partan de una fijación contra el Ejecutivo o contra los avances científicos en general. Y recuerda por ejemplo las críticas vertidas contra el Centro de Investigación Príncipe Felipe, dependiente de la Generalitat valenciana, que gobierna el PP.

"Nuestro enamoramiento hacia la investigación es absoluto. No hay ninguna oposición al desarrollo de la investigación. Lo que sí hace el observatorio, porque es su función, es estar atento a problemas éticos que puedan derivarse de una línea de investigación concreta. En esos casos si por el Gobierno, o por otra institución, como el Príncipe Felipe, encontramos líneas que a nuestro juicio adolecen de una realidad ética que sea admisible, nos manifestamos en contra de ella", afirma Aznar.

El observatorio se mueve, toma postura, emite alertas, trata de remover conciencias. Pero para ser verdaderamente efectivo necesita un terreno más sólido. Una base desde la que dar consistencia científica a sus planteamientos. Algo así como una facultad de Medicina.

www.elpais.es 24.11.07

El arzobispo de Granada, en el banquillo

Martínez niega coacciones a un canónigo al que despidió

El arzobispo de Granada, Francisco Javier Martínez, rechazó ayer las graves amenazas y coacciones hacia un sacerdote de las que está acusado, y apeló a su libertad de gobierno en la Diócesis para destituirle, en el juicio al que se enfrenta. Martínez se convirtió así en el primer prelado español juzgado en la historia y ayer se enfrentó a un revelador interrogatorio desde el banquillo de los acusados. "Nunca le amenacé ni dije una palabra en su contra, siempre pedí discreción y me duele mucho esta confrontación pública", lamentó.

Sin embargo, Martínez había detallado sus graves acusaciones en sucesivos decretos emitidos durante su prolongado enfrentamiento con el ex canónigo de la catedral, Javier Martínez Medina, desde 2003: "Por el motivo de apropiación indebida reiterada y pertinaz de bienes de la Iglesia (...) extorsionando a la Iglesia, intentando arrebatarle sus derechos de forma dolosa y alevosa (....) te suspendo en el ejercicio de tu condición de capitular". El arzobispo está acusado de cinco delitos por injurias, calumnias, coacciones, acoso moral y lesiones, aunque la Fiscalía ha pedido su absolución. No hubo fieles ayer en apoyo a Martínez pero cincuenta periodistas acudieron a la vista oral presidida por Miguel Ángel Torres, anterior juez instructor del caso Malaya.

El sacerdote desgranó ante el juez las amenazas que presuntamente vertió el arzobispo en su primer cara a cara: "Tú no mandas aquí. Eres un mal sacerdote desobediente y te voy a enseñar a obedecer con el látigo". El prelado negó dichas acusaciones.

La causa arranca de las diferencias surgidas en torno a la publicación de un libro sobre la catedral, encargado por el anterior arzobispo de Granada y vicepresidente de la Conferencia Episcopal Española, Antonio Cañizares. La obra fue financiada por la caja de ahorros CajaSur, propiedad del clero, y que el arzobispo frenó antes de llevarse a imprenta. Martínez negó que sus diferencias con CajaSur estuvieran detrás de dicho veto y su salida de Córdoba, donde fue arzobispo. Martínez dijo ayer que desconocía en 2004 que la caja de ahorros andaluza financiara la publicación. Pero en un decreto de ese mismo año justificó la destitución del ex canónigo "dados sus vínculos con CajaSur".

El ex canónigo denunció que el cese de sus cargos fue debida a su relación con CajaSur, lo que ha perjudicado su salud por el estrés. Martínez Medina señaló que el arzobispo le aclaró que "su clero no se iba a relacionar con actividades de la caja". Para el cura esto fue "una vejación". El arzobispo declaró ayer: "Me siento víctima de un acoso mediático".

www.elpais.es 15.11.07

Los mártires y 6.000 personas

El arzobispo Rouco Varela habla de la Guerra Civil y el alcalde cita a Tarancón en la misa de la Almudena

"Martirio" y "España" fueron las dos palabras más repetidas por el cardenal Rouco en el sermón pronunciado ayer en la Plaza Mayor ante las cerca de 6.000 personas congregadas para celebrar la misa de la Almudena. En primera fila se encontraban, entre otros, el alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, la edil de Medio Ambiente, Ana Botella, y el vicepresidente segundo de la Comunidad de Madrid, Alfredo Prada.

Antes del sermón del arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, el alcalde renovó los tradicionales votos de la villa ante la Virgen, con un discurso en el que pidió que la "actitud diaria se vea libre de rencores (...) y que nuestra memoria individual no sea causa de discordia". El alcalde también recordó el centenario del nacimiento del cardenal Vicente Enrique y Tarancón, arzobispo de Madrid y figura destacada de la transición. Deseó que la memoria del prelado ayude "en el camino de la reconciliación y la paz". Y apostilló: "Que parece que todavía no hemos concluido".

Después, Rouco Varela tomó la palabra y se refirió a "la memoria histórica de la Almudena". Habló de la fidelidad de Madrid a su patrona, aunque esa fidelidad, según sus palabras, "haya sufrido vaivenes, especialmente en los dos últimos siglos". Como ejemplo de ello, rememoró episodios "sacrílegos" durante la Guerra Civil, en los que "se quemaron bancos y confesionarios en la cripta de la catedral de Nuestra Señora". El cardenal también recordó a los "mártires" de la contienda beatificados recientemente en Roma.

Los fieles asistían a la misa entre las altas mantillas de señoras de riguroso negro, algún abrigo de visón y trajes regionales de las distintas comunidades. Alrededor, en los porches de la plaza, turistas atónitos. No faltaban tampoco los carteristas en pareja que, a pesar de la presencia de guardias municipales y aprovechando el gentío, se interesaban por los bolsos ajenos.

Tras la misa, una procesión partió desde la Puerta del Sol a la catedral con la imagen de la Virgen, por cierto, este año renovada.

www.elpais.es 09.11.07

La Generalitat Valenciana pregunta a enfermos crónicos por sus creencias y hábitos religiosos

El test está elaborado por la Administración republicana de Estados Unidos

El formulario consta de doce folios y fue elaborado por la Administración republicana de Estados Unidos. Desde al menos dos años, según admite la consellería de Sanidad, se distribuye en los tres centros hospitalarios que acogen a enfermos crónicos en la Comunidad Valenciana.

La madre de una paciente a la que aplicaron el test, ha manifestado a Radio Castellón su sorpresa por estas preguntas de contenido religioso. "Las que más me llamaron la atención fueron las de si era creyente católica y con cuánta asiduidad acudía a misa", señala esta mujer, quien recriminó al encargado del cuestionario algunas preguntas "que no me gustaron nada".

La consellería de Sanidad sostiene que el test es producto de un convenio de investigación con la Universidad de Valencia para clasificar a los pacientes, y que redujeron las 700 preguntas iniciales del texto norteamericano a las 400 del cuestionario actual, en el que todavía figuran cuatro ítems que preguntan por los hábitos religiosos de los pacientes.

Entre ellos, como puede comprabar en el archivo adjunto, si "normalmente acude a la Iglesia, templo", o si "encuentra fuerzas en la fe". La consellería de Sanidad asevera que ha pedido que no se hagan estas preguntas. Sin embargo, fuentes hospitalarias confirman que no han recibido directrices del gobierno de Francisco Camps para censurarlas. www.cadenaser.com 05.11.07

El abad del Valle de los Caídos cree que lo español y lo católico van unidos

  • «Huele a 'preguerracivilismo»
  • «Aquí habrá misa los 20-N»
  • «Habrá que sacar el Evangelio para defendernos de la invasión musulmana»
  • «Nos precipitamos al vacío»
  • «Losantos es muy valiente»
  • «Hay un 'rojo' que merece ser beatificado»

1- Ser católico hoy en España es políticamente...

- Lo incorrecto es creer que ser católico es incorrecto. Es como decir que sentirse español es incorrecto. Lo español y lo católico van unidos. España se sostiene en Dios.

2- ¿La inmigración amenaza su concepto de España?

 Puede ser. Para los musulmanes, su religión es lo más rico en origen y en destino. Vienen con espíritu de conquista. En 15 o 20 años, van a venir con su bagaje técnico pero también con el Corán bajo el brazo y vamos a tener que sacar nuestro Evangelio, si es que queda algún ejemplar, para defendernos de esta invasión.

3- ¿Aventura una Cruzada?

- Lamentablemente, no la aventuro. Porque España -y Europa- ha perdido la convicción de que debe mantener su razón de ser, algo que hasta ayer mantuvo con la espada: su identidad frente al enemigo que quería aniquilarla. España está desarmada ante ese intento de conquista. Y toda cultura, si tiene sentido de supervivencia, debe defenderse.

4- ¿Usted, en maitines, reza a Los Santos?

- Losantos es muy noble y muy valiente. Que se extralimite en sus expresiones es personal, pero no hay un pecado especial en ello.

5- ¿Educación para la Ciudadanía es un sindios o un condioses?

- Un galimatías. Crea confusión sobre el pasado para que en el futuro no se sepa qué es bueno y qué es malo.

6- ¿Cuánta ciencia admite su conciencia?

- Toda la basada en pruebas. La ciencia camina con la mística, ya que es un don de Dios. Con las células madre, muchos ansían robarle el fuego a Dios. Hay hombres que buscan una semejanza con Dios y Dios es un estorbo. En España ya lo es.

7- ¿Una familia homosexual es una familia?

- No. Se ha roto lo básico para España: el respeto a la ley de Dios. Es la ruptura de tabúes: Dios es el pasado y podemos crear algo mejor. Nos precipitamos al vacío.

8- ¿Por qué levanta tanta polvareda levantar las alfombras de nuestro pasado?

- Porque levantamos nuestros demonios, que nos dieron mucha guerra. Cada uno defiende hoy sus viejas ideas. Huele a preguerracivilismo, y seguramente contra la voluntad de quienes lo provocan. Pero no temo al futuro... Es de Dios. Dios estará al quite con España.

9- ¿Beatificaría rojos?

- Hay uno que lo merece: Escobar, un mando de la Guardia Civil. En el Valle se le negó el pasado. Por sus convicciones religiosas se negó a apoyar el Movimiento. Su vida fue intachable.

10- Ya que celebra misas por Franco, ¿estoy ante un franquista de espíritu?

- Está ante un español de espíritu. Aquí se olvida que Franco era un símbolo de la mitad de España. Cuando se juzga a Franco se juzga a los españoles que le siguieron en la guerra y en la paz.

11- ¿Qué dirían los republicanos que murieron construyendo el Valle de los Caídos si levantaran la cabeza?

- Aquí murieron 14 personas en accidente laboral. Los siete que eran republicanos dirían lo mismo que los otros. Han visto a Dios y han eliminado los límites terrenales que les dividieron.

12- Pero si volvieran verían que faltan sus símbolos. Sólo están los de sus verdugos.

- El Valle es reconciliación. Los símbolos de aquí están por encima de unos y otros. Franco unió los símbolos de lo fundamental de España: cruz, templo y basílica.

13- Francamente, ¿qué va a ser del Valle de los Caídos sin la misa del 20-N?

- Es una hipótesis que no cabe. La misa es un acto religioso. Y se celebrará, siempre que alguien la demande.

A PRIMERA VISTA

Risas, las justas. Cortesía y paciencia del abad del Valle de los Caídos, todas. Pero risas, sólo para el fútbol, que ni España ni Dios están para bromas / Estamos en el templo de una victoria vieja derrotada por la dignidad nueva, en el ligamento cruzado del nunca jamás / Hay enterrados de dos lados, pero sólo a unos les decoraron la muerte / Alvarez es benedictino con historia / Su padre, fusilado por rojos, y su hermana, muerta por bomba nacional, yacen aquí / Reza por todos y pide sitio entre los beatos de mañana para un republicano de Dios / Nota para islámicos, ateos y distraídos: con el padre Anselmo hemos topado.

www.elmundo.es 27.10.07

El obispo de Sigüenza califica el franquismo como una época donde también hubo "bondades"

José Sánchez ha confesado que la relación con el Gobierno no es buena por entrar "muy fuerte" en temas "sagrados para la Iglesia"

El obispo de Sigüenza, en su día número dos de la Conferencia Episcopal, José Sánchez, ha defendido hoy el porqué la Iglesia no condena el franquismo: "Es muy difícil condenar en bloque una época que duró cuarenta años y que tuvo maldades, pero también tuvo bondades". Además, el obispo ha confesado en la Cadena Ser que la relación con el Gobierno no es buena, porque han entrado "muy fuerte" en temas "sagrados para la Iglesia" como el matrimonio, el aborto o la educación.

"Una cosa es la persona de Franco, sus adláteres y sus partidos, y otra es condenar todo en bloque, porque también hubo personas muy buenas en el lado de Franco", manifestó el obispo de Sigüenza al ser cuestionado por Carles Francino sobre por qué la Iglesia no condenaba el franquismo.

José Sánchez reconoció que la relación con el Gobierno no es la mejor: "No es buena, pero nunca ha sido una relación fácil. Tenemos planteamientos y objetivos distintos. Este Gobierno entró demasiado fuerte en tres campos sagrados para la Iglesia: Matrimonio y familia, la vida humana en el inicio -aborto, bioética- y la educación".

El obispo de Sigüenza justificó que cuando "te tocan los puntos más sensibles, reaccionas porque no han ido por el camino que nos gusta".

Ley de Memoria Histórica

Para el antiguo número dos de la Conferencia Episcopal está "bien" que todos los que hayan sido sometidos a atropellos "en una y otra parte" "sean reconocidos y su memoria sea recordada". José Sánchez quiso incidir en que también ha habido atropellos antes del franquismo o de la Guerra Civil "por la otra parte".

Para el obispo, el problema reside en que se ha hecho "una lectura de la historia parcial", desde el punto de vista de los vencedores. Sin embargo, cree que ahora "lo peligroso" es que se haga "una lectura parcial desde el otro bando": "La vida no es tan maniquea como eso. El bien y el mal anda muy repartido. Ahora, para compensar, decir que nosotros fuimos los buenos y ellos los malos, no es la solución".

Agresor racista

Por otra parte, el obispo de Sigüenza también se pronunció sobre el caso del agresor racista de la mejor ecuatoriana del tren: "Le diría a este chico que se pusiera en tratamiento psiquiátrico. Es un monstruito de los que surgen en nuestra sociedad".

www.cadenaser.com 10-2007
 

El presidente de la Universidad Católica de Murcia se enriquece por la cara

Si con alguien no fue Jesucristo indulgente, sino incluso violento para echarlos del templo, fue con los mercaderes instalados en el entorno de lo sagrado. Siendo así, que se juntaba con pecadores, los comprendía y perdonaba, instándoles al cambio, pero en cambio con los fariseos, con los doctores de la ley, y con los mercaderes en el templo fue tajante en su rechazo, descalificaciones, e incluso en expulsarlos sin contemplaciones. He aquí una manera contundente de reaccionar contra la falsedad, la hipocresía, la doble moral, sobre todo cuando se apela a la Divina Providencia.Pues bien, pese a lo dicho, nos encontramos actualmente con una situación en algunos sectores de nuestra Iglesia que entran de lleno en lo reprobable humana y divinamente, por su mal ejemplo, e inconsecuencia. Uno de estos capítulos se está escribiendo en España, en concreto en Murcia desde la creación de la Universidad Católica San Antonio de Murcia, en que se mezclan la mundanidad del negocio, de los intereses, con las miserias humanas de la vanidad, la soberbia, la delación y la infamia, con las apelaciones a un catolicismo integrista y rancio.

Visionario fanático
Esta entidad erigida por el obispo emérito Javier Azagra Labiano, en el término de su etapa activa, para propiciar la prórroga de Roma, y seguir al mando de la Diócesis de Cartagena, no sólo no le sirvió para su propósito –por su mala gestión- sino que generó un nuevo e importante problema para la Diócesis, ya que accedió a las pretensiones de un visionario fanático e integrista, José Luis Mendoza, que veía así una manera de generarse un empleo, y una estabilidad económica para su numerosa familia, que en ese momento no tenía.

Sin título universitario
De manera que D. Javier erigió una Universidad Católica para cederla inmediatamente, por término de 50 años, a la Fundación San Antonio que de titularidad de José Luis Mendoza y de su hermano Vicente. Por lo que este obispo creaba el armazón legal para darle cobertura a la Empresa de Mendoza, dando lugar así a una especie de “franquicia universitaria”. Siendo conforme a Derecho Canónico, pero rara especie de Universidad Católica llevada por un laico, que entonces no tenía siquiera título universitario.

Personaje singular
De Mendoza hay que decir que es un personaje singular, miembro confeso del movimiento neocatecumenal (Kikos), que dejó en Murcia una academia de enseñanza en la que se impartían cursos de formación profesional, bajo el amparo de su Fundación, y que un buen día decidió partir para “evangelizar las Américas”, motivo por el que había estado con una familia de 10 miembros en una “supuesta misión seglar” en la República Dominicana, donde tras unos meses de pasar calamidades y penurias económicas con sus numerosos hijos, regresa a Murcia y retoma su antiguo modo de vida que lo había seguido su hermano Vicente.

Denunciado por sus alumnos
Su academia se encontraba en un modesto local de Murcia, y había tenido algún que otro problema con la expedición de diplomas o certificados de algún curso, lo que determinó que alumnos suyos le denunciaran, poco antes de su marcha a misiones. Por lo que ante tal controversia, y su falta de currículum para liderar un proyecto universitario, hacían de todo punto desaconsejable encomendarle su pretendida empresa. Ello no obstante, Mons. Azagra se lo concedió. Se cuenta que para ello Mendoza se granjeó la confianza de algunos vicarios de entonces, por vía de favor, que acabaron por convencer al Prelado de la oportunidad de la propuesta que se les estaba haciendo, ya que entre otras cosas, la Diócesis no tenía que poner un duro, y sin embargo se podía negociar, como así se hizo el pago de un canon por alumno, además de conseguir el arreglo del Monasterio de los Jerónimos, sede de la Universidad actual, que estaba en estado de abandono.

Hipotecó una capilla
Tras ello, Mendoza se puso en marcha para lo cual hipotecó ante una Entidad de Crédito Regional una Capilla que tenía bajo su titularidad, perteneciente a los Kikos, que era el antiguo convento de la calle San Antonio de Murcia, y que le supuso empezar su empresa por un valor de unos 280 millones de la época, gran parte de los cuales se le fueron en restaurar el Monasterio, y en comprar terrenos de alrededor del mismo, las cuales, según parece fueron ya puestas a nombre de su Fundación, por lo que si al cabo de los 50 años la Iglesia le retirara la concesión, lo único que habría de devolver sería el templo del Monasterio, ya que todos los pabellones edificados en su entorno, donde se imparte la docencia son de él.

Obsesionado con los masones
En un primer momento, el Gobierno Regional del PP receló de Mendoza, porque al decir de la Consejera Educación y Cultura de entonces, no reunía idoneidad ni cumplía con los requisitos establecidos para una docencia con garantías en la relación de titulaciones que implantó. Motivo por el cual, arremetió contra la Consejera acusándola de ir contra la Iglesia, y de filomasona por haber sido homenajeada por el Club Rotary de Murcia. Naturalmente, ello hizo mella en una Consejera del PP en una provincia como en Murcia, y pronto encontró el entendimiento y la comprensión del Gobierno Regional, que le franqueó el paso hasta el día de la fecha, llegando incluso a regalarle importantes extensiones de terreno el Ayuntamiento de Murcia gobernado por el PP, en un gesto que pocos entendieron, ya que no se entiende tal regalo a una empresa privada, que no da ningún tipo de compensación al pueblo de Murcia.

Contra jesuitas, franciscanos y dominicos
Curioso fue ir comprobando como los cuadros de profesores eran formados en gran medida por miembros de colegios profesionales de las profesiones cuyas titulaciones se impartían, alto funcionariado, etc. A los que poco a poco iba seduciendo con honores universitarios y con un trabajo extra que a la mayoría le convino. Igualmente curioso resulta evidenciar la práctica ausencia de miembros de órdenes religiosas (jesuitas, franciscanos, dominicos, etc.) con implantación en Murcia, e incluso con presencia docente. Para evitar en todo momento que le quitaran el monopolio de la Dirección universitaria.

Asesor Pontificio sin estudios
Sólo dejó penetrar un numeroso grupo de miembros del Opus Dei para ganarse la simpatía y el apoyo de los mismos, especialmente al principio, en que agasajó al actual Arzobispo de Burgos, oriundo de Murcia, y miembro de la Prelatura del Opus Dei para que le introdujera en Roma, en la etapa en que era Secretario de la Comisión de Familia, que preside el Cardenal López Trujillo, de manera que le nombraron Asesor Pontificio en materia de familia, sin estudios algunos sobre la materia, aunque práctica es innegable que le sobraba.

Cuchillos largos
Y una vez conseguida su introducción por Roma, que ya recorre como por su casa, le empezó a sobrar el grupo del Opus, decidiéndose el verano pasado a disolverlo expulsando de la Universidad a varios de sus miembros, incluido el más destacado de los mismos el Vicerrector Higinio Marín, al que echó a cajas destempladas, y difamó, generando una etapa en la Universidad de “cuchillos largos”, sobre delaciones envidiosas, chismes e infamias varias.

Negocio ajeno a la iglesia
Pero tal situación no es novedosa en la UCAM ya que en su origen, cuando hubo de ganarse la confianza del Obispo Azagra, utilizó personas de la Iglesia del ámbito más liberal, como resultaron ser el asesor del Obispo, Raimundo Rincón, y el primer Rector, Santiago Fernández Ardanáz, antropólogo y periodista que se trajo de Roma engañado, para tras manipularlo hasta que aquél se le plantó, despedirlo de muy malas maneras, sin importarle para nada su situación personal, familiar, y profesional, que el hombre pudo superar por su abultado currículum profesional y académico al ser contratado por la Universidad Miguel Hernández. En es primera crisis, un grupo de padres de alumnos y colaboradores del proyecto, ante el giro que estaban tomando los acontecimientos y evidenciar que se trataba de un burdo negocio al que le sobraba el apellido de católico, plantearon al Administrador Apostólico Mons. Cañizares, actual Cardenal Primado, la posibilidad que se hiciera cargo de la UCAM el CEU, a lo que Cañizares se negó tras reconocer que la UCAM era un negocio ajeno a la Iglesia, y en palabras del mismo, que se mantendría si era rentable, y si no se cerraría.

Posteriormente, se nos dijo por parte de clérigos próximos a la Curia de la Diócesis, que Mendoza había colocado a familiares de Cañizares en la UCAM, y que había tenido algunos detalles crematísticos con el Cardenal. Cuestión que de ser cierta, explicaría el decidido apoyo y la amistad personal de Cañizares con Mendoza, ya que es su auténtico valedor.

Pingües beneficios
A partir de ese momento, la UCAM se convirtió en un negocio de pingues beneficios, en el que no se hacen descuentos a familias numerosas, ni a personas sin recursos, o con escasez de medios económicos. Puesto que no hay un sistema claro y objetivo de becas. Y para más INRI, este
Asesor Papal de Familia, deja explícito en documentos de la Universidad y en carteles que no se hacen descuentos a familias numerosas, cuando el resto de Universidades de la Iglesia sí los hacen. De manera que el colectivo de la Asociación de Familias Numerosas ha denunciado reiteradas veces la hipocresía de Mendoza, y ha procurado el apoyo del Obispo sin conseguirlo, ya que este último dice que él no manda nada allí.

Cardenal Ratzinger
Y para mayor agravio, hemos de constatar que Mendoza ha organizado diversos Congresos de escaso o nulo valor científico o académico, puesto que iban encaminados hacia su peculiar “marketing vaticano”, ya que a los mismos invitaba prelados romanos, incluidos el Prelado del Opus Dei, el Cardenal López Trujillo, e incluso el Cardenal Ratzinger antes de ser Papa, por supuesto, son fijos los Cardenales Rouco y Cañizares, y el Nuncio. Tales eventos, además de cuantiosos gastos, conllevaban regalos a los prelados visitantes, e incluso se dice que sobres con una donación por unidad de unos 3.000€. De ser así, desde luego podemos cambiar la frase célebre por la de “Murcia bien vale una Misa…”.

Opera bufa
Claro tan almibarado quedó el ambiente, que hace poco, Mendoza y su mujer fueron agasajados por Roma nuevamente, con una condecoración, cuyos méritos ignoramos, más allá de la natural tarifa.., que le dio de sí al ínclito personaje para darse un festín académico aprovechando el nombramiento de sendos doctores honoris causa para autoimponerse la medalla vestido con uniforme de general decimonónico, con gorro al uso, y sable al cinto. Acudiendo a la “opereta bufa” hasta siete prelados de la Iglesia, en un gesto difícil de entender y más difícil de explicar.

Enemigo del comunismo
En esta situación, de auténtico delirio, de vanidad insultante, de incoherencia total, es un clamor en los corrillos de la ciudad la incomprensión de tanta pompa y boato con el personaje, pues conocido resulta su carácter impertinente, soberbio, arrollador, interesado, intrigante, y beato, pero la realidad es que nadie lo acaba por poner en su sitio, y pocos lo invitan a la verdad. Pues cuando alguien asume ese riesgo, recibe en pago la infame descalificación, que en boca del personaje suele ser o bien la de comunista, o la de masón, esta última es especialmente recurrente entre su vocabulario, a la que acompaña la de enemigo de la Iglesia, para acabar de hundir en la miseria moral y social a sus enemigos, de forma absolutamente inmisericorde.

¡Qué poca vergüenza!
Finalmente, cabría añadir que no sé ni me interesa la evolución del negocio, ni si va a servir para engorde del mismo, o para su beatificación. Me da igual, pero lo que no me da igual, es que se sea tan inconsecuente desde la jerarquía eclesiástica, que ampara –cuando no fomenta- a personajes como el mencionado, negocios como el indicado, y actuaciones como las que estamos viendo. Y que no se diga que esta Universidad contribuye a la Evangelización porque no es cierto, a la Iglesia le ha de dar lo mismo que hayan más aparejadores, publicistas, enfermeros, etc. Lo que tiene que velar es por la salvación de las almas, y la conversión de ésta Generación, y todo lo demás sobra, cuando no estorba porque además es piedra de escándalo, por amparar una vez más el clasismo, elites económicas que pueden pagar los 5.000€ de matrícula que cuesta cada curso, sin ayuda de ningún tipo, puesto que cuando la pides te remiten al Banco para que te preste, ellos no prestan, ni deducen, ni becan, ni bonifican, ni aplazan el pago.

¡En fin.., todo un ejemplo evangélico….!

Y luego Cañizares demoniza a los que imparten educación para la ciudadanía…. ¡Qué poca vergüenza…!

www.elplural.com 14.10.07 J. L. VIVO. VEGA MEDIA PRESS

Los mártires de la desmemoria

En octubre de 1936 el bando sublevado asesinó a 16 religiosos vascos. Ninguno de ellos figura en la lista de los 498 mártires de la guerra

La historia edulcorada por la actual jerarquía católica ante la próxima beatificación de los llamados 498 "mártires españoles del sigloXX" se salta siempre la misma página. Dieciséis curas y religiosos vascos fueron asesinados por las tropas franquistas en Euskadi sin renunciar tampoco a su fe.

"Todos los asesinatos son condenables, pero no todos los asesinados son mártires", señaló el pasado martes el portavoz de los obispos, Juan Antonio Martínez Camino, preguntado por esta causa olvidada.

Entre los 498 nuevos beatos de la Guerra Civil hay elementos comunes. Todos murieron de manera trágica en el umbral del conflicto o avanzado el verano de 1936. Todos han sido desde entonces ensalzados por la Iglesia del poder nacional católico. Todos han ocupado un lugar en su recuerdo y en sus oraciones. Pero ninguno murió por orden del bando franquista. Eso les diferencia y les garantiza un lugar en la memoria de la Iglesia, que ha resultado ser tan coincidente en lo temporal con la agenda del Gobierno, como selectiva en cuanto a su rigor histórico.

Durante la presentación de los actos que coronarán esta causa de beatificación masiva el próximo 28 de octubre en la plaza de San Pedro del Vaticano, Juan Antonio Martínez Camino negó cualquier discriminación hacia los religiosos asesinados por orden del bando sublevado. Casualidad o no, ninguno ha sido elevado aún a la gloria del Vaticano.

Martínez Camino lavó sus manos y las del episcopado. Se excusó señalando que las causas sobre la posible santidad de una persona no las inician los obispos, sino los fieles. "La conciencia del pueblo de Dios es donde está depositada la fama de santidad o de martirio", concretó. Cuando se presenta una causa "no hay prejuicio previo que cierre el camino a nadie", dijo el portavoz de los obispos.

Sacerdotes depurados
Pero nadie ha iniciado causa alguna a favor de sacerdotes o religiosos asesinados por las balas del bando fascista. Su memoria sigue viva sólo en los archivos de historia. El golpe de Estado de Franco fracasó inicialmente en Guipúzcoa. La columna del general Mola entró en San Sebastián el 3 de septiembre de 1936. Como en el resto de España, ocupación se convirtió en sinónimo de depuración. Republicanos y nacionalistas vascos fueron el primer objetivo. La sotana no fue, en esta ocasión, un salvoconducto. Dos curas de Rentería, Gervasio de Albizu y Martín de Lekuona fueron los primeros. El 8 de octubre de 1936 eran fusilados sin renunciar a sus convicciones religiosas ni a sus ideas nacionalistas.

Durante las tres semanas siguientes serían ejecutados por el bando rebelde 14 religiosos más, entre ellos el cura y escritor José de Ariztimuño, un teórico del nacionalismo.

No fueron hechos aislados. En un territorio en el que el nacionalismo está fuertemente ligado al fenómeno religioso, el asesinato de sacerdotes era algo más que un simple aviso.

Franco obedece al cardenal

"Tenga Su Eminencia la seguridad de que esto queda cortado inmediatamente", respondió Franco al primado de los obispos españoles, el cardenal Isidro Gomá, cuando éste se quejó ante el general tras tener conocimiento de las ejecuciones de religiosos vascos.

Cuenta también el historiador Julián Casanova que a los 16 curas asesinados "se les tomó declaración en juicio sumarísimo antes de la ejecución. Los fusilaron vestidos de seglar, de noche, para evitar publicidad, avisados poco antes para evitarles sufrimientos morales". Dos jesuitas estuvieron con ellos en un improvisado confesionario, en el interior de un automóvil.

Gomá detuvo los asesinatos. La jerarquía de la Iglesia, "identificada y fusionada con las armas franquistas, hablaba con quien tenía que hablar y presionaba a quien tenía que presionar. Ése era el método. Y lo podían haber utilizado para truncar bruscamente los asesinatos de muchas más personas, de miles de ellas. Pero no eran sacerdotes, sino ‘rojos' y ‘canalla marxista' por los que no valía la pena incordiar al Generalísimo", escribe Casanova en La Iglesia de Franco, un manual de referencia sobre este episodio de la historia.

La represión de Franco contra el clero vasco, no se detuvo ahí. Decenas de curas y religiosos fueron encarcelados. El obispo de Vitoria, Mateo Múgica, favorable a la sublevación, acabaría siendo una excepción dentro de la complaciente jerarquía católica.


El obispo exiliado

Múgica protestó por los abusos del bando sublevado contra clérigos y creyentes en su diócesis. Se quejó y acabó por convertirse en un exiliado. Instalado en Roma desde mediados de octubre de 1936, Múgica no regresó a España hasta diez años después. Fue condenado al ostracismo hasta su muerte. Su pecado fue de omisión. No firmó la "Carta colectiva del Episcopado español a los obispos del mundo entero", encargada por Franco al cardenal Gomá. Un pacto firmado en julio de 1937 que uniría para siempre a la dictadura con la jerarquía de la Iglesia.

www.publico.es 14.10.07

MAS NOTICIAS

Volver

© Copyright. 1998 - 2014.www.losgenoveses.net. Ningún derecho reservado. Aquí es todo de gratis y sin comisiones
( Página diseñada para ver con Explorer 9 o superior  a 1024 x 768 píxeles )